Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las fronteras del istmo

 | 
Philippe Bovin

V. ¿Hacia la emergencia de nuevos modos de integración?

Costa Maya-San Pedro: los retos del desarrollo turístico fronterizo

Stella Maris Arnaiz Burne

Texte intégral

  • * Universidad Autónoma de Puebla.

1Note portant sur l'auteur*

INTRODUCCIÓN

2En los últimos 30 años se han dado en la región del Caribe dos transformaciones profundas: primero, la revolución técnico-comercial pesquera, que inserta a esta área dentro del circuito del mercado internacional, fundamentalmente con la captura de langosta y camarón; y segundo, la turística, que ubica al Caribe como uno de los destinos más frecuentados por el mercado de los Estados Unidos.

3El surgimiento de estas dos actividades se da, en algunos casos, conjuntamente con cambios en la estructura política de algunas entidades, que se convierten de colonias en países independientes. Sin embargo, no resulta claro que esta situación sea la de una ruptura de la dependencia de las metrópolis, ya que tanto la pesca comercial como el turismo dependen de los mismos mercados.

4Hay cambios importantes en estas sociedades, los cuales son profundos y muy dinámicos, ya que se transforma no sólo la estructura económica, basada en la economía de plantación, sino también los aspectos culturales, sociales y políticos de las mismas.

5En este trabajo pretendemos presentar el proceso de desarrollo que se ha dado en dos poblaciones fronterizas, Xcalac, México y San Pedro, Belice, unidas por vínculos de parentesco y por una vida de aislamiento, que han comenzado con diferentes tiempos y magnitudes un proceso de modernización de su actividad productiva y de cambio hacia el turismo.

6Belice, en Centroamérica, es uno de los países que forma parte de este universo caribeño, y San Pedro (Ambergris Caye) es uno de los ejemplos más significativos de estos cambios, ya que allí conviven la pesca comercial y el turismo en un difícil proceso de relación. Estas dos actividades no sólo compiten por el espacio, las playas y el mar, sino también por la fuerza de trabajo.

7Tanto los sanpedranos como los quintanarroenses no son pescadores de tradición, sino más bien se trata de campesinos que fueron arrojados, varias generaciones atrás (mitad del siglo xix) a las costas, donde desarrollaron una nueva actividad agropecuaria e integraron la pesca como una actividad complementaria dentro de una economía mercantil simple. A esto lo hemos definido como economía coprero-pesquera, que más adelante desarrollaremos.

8En Xcalac, el proceso de desarrollo turístico es más incipiente, ya que recientemente el gobierno ha comenzado con el proyecto de Costa Maya que pretende el desarrollo de más de 100 km de costa entre Punta Herrero-Xcalac, al sur del Estado de Quintana Roo.

9Con nuestro trabajo pretendemos encontrar un modelo común que se dio en el área caribe de transición de comunidades de pescadores a destinos turísticos. Consideramos que éste es uno de los mecanismos de cambio en las comunidades pesqueras, el más común a la región.

10Los cambios en la sociedad costera generados por la pesca comercial, como son la integración de la mujer al trabajo industrial de las empacadoras, van a ser determinantes en el proceso de inserción del turismo en la región. La modernización considerada como un proceso de integración-ampliación del mundo de estos pescadores, será el punto de partida de estos cambios que al comienzo los absorben y luego los marginan, al generarse sobre los restos de su estructura social una nueva que los ubica muy por debajo del nivel en que estaban, salvo algunas mínimas excepciones.

EL CARIBE OCCIDENTAL COMO REGIÓN

11El Caribe continental occidental, que estaría formado por la región costera de Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala, Belice y México, tiene una olvidada historia, que hoy emerge entre la complejidad de sus problemas.

12Durante la Conquista, España nunca tuvo gran interés en esta región, salvo en algunas áreas en la actual Honduras. La causa de esto fue la falta de yacimientos de metales preciosos o de riquezas de fácil explotación durante los primeros tiempos, lo cual la transformó en una región abandonada. En el siglo xvii, el corte de palo de tinte que se daba en las costas fue la base de precarios asentamientos y en el siglo siguiente, la explotación de la caoba consolidará los mismos. (Arnaiz, 1994).

13Esta zona tuvo una historia demográfica muy especial. Inicialmente repoblada por inmigrantes de otros continentes, mayoritariamente de origen africano y que hablan inglés por proceder de colonias británicas, que se enfrentan a los nativos lo cual origina grandes diferencias étnico-culturales con el resto de las sociedades criollo-mestizas que hablan español y lenguas indígenas.

14En el siglo xix la búsqueda de un paso transoceánico, eleva el interés de las potencias por esta región. Por ello la misma ha sido una zona de enfrentamientos, primero español-británico, luego británico-estadounidense y, por último, estadounidense-nuevos países.

15Sin embargo, hasta hoy esta zona se mantiene aislada, pese a que ha pasado por diferentes dominaciones sin perder esta característica, la única región de habla inglesa de Centroamérica.

16A mitad del siglo xx se da un hecho fundamental en la región, lo que cambiará las relaciones dentro del área. Es en 1959 que estalla la revolución cubana, como la primera revolución socialista en América. Esto incidirá en la región que en esta época fungía como un área de abastecimiento de productos tropicales y un destino turístico para los Estados Unidos. Sus efectos más importantes en toda la región darán origen a transformaciones en la estructura económica y política de las entidades que conforman la misma.

17En el caso particular de México y Belice, dominados en esa época por una economía de enclave forestal, que comenzaba a mostrar signos de agotamiento por la explotación irracional a que había sido sometida, así como la pérdida de valor de sus productos en el mercado internacional, iniciaron un proceso de modernización, donde la pesca comercial y el turismo se convertirían en las actividades de punta en la región.

18No significa esto que ambas actividades fueran desconocidas, sino que se darían bajo nuevos modelos, con una fuerte dependencia del mercado internacional. Así, la pesca comercial y el turismo significaron cambios en lo económico, social, cultural y ambiental en las sociedades caribeñas, en algunos casos tan profundos que hicieron peligrar su propia identidad en aras de satisfacer las expectativas que los promotores turísticos ofrecían a sus clientes.

19Pero no podemos considerar al desarrollo de la pesca comercial y luego al turismo como algo aislado, sino como una nueva forma de apropiación capitalista, ya que cuando los países caribeños no tienen más materias primas que ofrecer, sólo les queda la explotación de sus paisajes para el disfrute de los turistas del Primer Mundo.

LA COPRA, MODELO PLANTACIÓN

20En la costa del Caribe continental occidental, Quintana Roo (México) y Belice, se dio un gran desarrollo de las plantaciones de coco para agua y copra, pero sus formas organizativas fueron muy diferenciadas.

21Para el caso mexicano, se tomó el criterio, típico de la expansión de la frontera agropecuaria y en general, el crecimiento del dominio de los blancos-mestizos en detrimento de los mayas. Esto significó que la ocupación de tierras que se consideraban del Estado, y su posterior apertura a la explotación coprera, implicaba un acuerdo con el Estado para que éste respetara esa propiedad en formación y al cabo de algunos años, poder escriturarla a su nombre. Éste es el origen de las nuevas fortunas en el Caribe mexicano, asociadas con el desarrollo del turismo.

22Xcalac, que había sido fundada en 1900 como el primer puerto importante de la costa del Caribe, tenía para 1950 una población de 1,800 habitantes y una infraestructura de construcciones sólidas de mampostería y madera, siendo la actividad coprera la principal economía de la población. (Arnaiz, et al., 1994.) La pesca se realizaba en menor escala, por medio de embarcaciones conocidas como ”viveros”.

23El segundo caso fue el de Belice, y más específicamente el de Ambergris, donde la propiedad territorial es acaparada por tres grandes familias y ellas crearán un sistema de ranchos, para poder generar una administración más eficiente en su gran plantación.

24Si bien los sampedranos tienen ciertas opciones de completar sus ingresos con el chicle, éste los obligaba a dejar la copra y con ello asumir el riesgo de perder su solar, también propiedad de las familias dueñas de la isla, por ello el chicle implicaba el dejar sustitutos, explotar más intensivamente su propia familia. La pesca era una actividad complementaria a nivel de dieta, pero excepcionalmente generaba otros ingresos, por la imposibilidad de mantener el producto. Sólo el pescado salado en temporada de corridas o lo que compraban barcos extranjeros, en ciertas temporadas del año, eran una opción de ingresos complementarios a los sampedranos.

25De allí que definamos al periodo que va desde el final del siglo pasado hasta mediados del actual como el periodo de la economía coprera, pero diferenciándolo del Caribe mexicano, donde ésta era una economía de ingresos significativos a los campesinos; aquí se trataba de un complejo sistema de plantación que incluía la tristemente célebre ”tienda de raya” (en otros países se les llamaba comisariato o economato), pero en general, era el abastecimiento obligatorio en una tienda de los dueños de la plantación, la cual vendía a precios más elevados que en el mercado. Esto sacaba de la circulación más del 70 % del dinero, y a la vez, canalizaba el consumo al alcohol, que ataba más al campesino a la plantación.

26La estructura de propiedad coprera nos da, en el análisis de las costas de la región caribe, una primera radiografía de los asentamientos del turismo y la formación de nuevos grupos sociales emergentes, que antes vivían de esta explotación.

27Para el caso de Ambergris, su formación y posterior participación son un proceso importante, ya que sobre él se montará, primero a nivel urbano, y luego en las propiedades rústicas, la infraestructura turística que tiene el actual cayo.

Ocaso y caída del mundo coprero

28En la década de los cincuenta dos grandes hechos se dan en esta región, y que son comunes a Belice y al Caribe mexicano. El primero es un hecho natural, el ciclón Janet que en septiembre de 1955 logró destruir la mayoría de las plantaciones copreras y marcó el comienzo del fin de éstas.

29La población de Xcalac quedó reducida a 35 personas, muchos de los cuales emigraron a Chetumal o San Pedro. El Janet arrasó materialmente al poblado, sembrando la destrucción y la muerte. (Arnaiz, 1996).

30El segundo es un hecho de los hombres; se rompe el aislamiento, el Caribe continental occidental deja de ser la isla anclada en el continente para integrarse al México moderno y al circuito económico, cada vez más dinámico, del sur de los Estados Unidos.

31Cierra esta década un hecho político, ya mencionado, la revolución cubana y con ello, un profundo cambio se inicia en la macro-región amenazada por muchos años de injusticia por una utopía triunfante en medio de un emergente mundo bipolar.

32El coco pasará a la historia de estas tierras bajas y hoy, con palmeras, como una negra pesadilla de los hombres de su tiempo, mientras en la cultura culinaria de estos mismos hombres el coco es la diferencia con el maíz, una subcultura que rodea como un gran cinto el mundo tropical desde las islas del Pacífico al tropical Caribe.

33El ”rice and beans”, la comida tradicional de Belice, no puede ser pensada y mucho menos degustada sin el sabor tradicional del aceite de coco, que no sólo sirve para dar sabor al pescado, sino que acompaña al pescador más allá de sus dolencias.

34El Janet acabó con la hegemonía de las plantaciones copreras, y nuevas actividades comenzaron a desarrollarse en San Pedro (Godfrey, 1983). Pero este tristemente recordado huracán no hizo más que justificar lo que ya venía en picada.

35La llegada de nueva población a mediados de los cincuenta, los parientes mexicanos de Xcalac, y otros rancheros que huían de esta tragedia, reforzó la situación y la comunidad empezó a enfrentar lentamente a los caciques.

36La apertura comercial que genera la pesca, primero de unos pocos y luego de la mayoría de la población, unido al destrozo del Janet, lograrán sepultar esa página negra de estos estoicos pobladores, comenzando así una nueva: la época de la pesca.

El fin de una etapa

37El ocaso de la copra coincide con el chicle y ambos cierran el ciclo de la explotación de las selvas y las costas, a partir de sus riquezas naturales. Termina así un largo ciclo que se inicia tres siglos atrás cuando los primeros piratas decidieron dejar ese lucrativo negocio por otro que lo era más, el de la recolección del palo de tinte, quizás la raíz donde se origina ese asentamiento que dará lugar a Belice. Luego viene la época de la caoba, seguida por el chicle y, por último, la copra; los dos últimos durante este siglo.

38De este largo camino, queda una selva saqueda, sin más riqueza forestal que grandes acahuales, selva baja con mínima densidad de caobas o cedros, y los pueblos o campamentos como fantasmas solitarios y abandonados sólo hacen recordar épocas pasadas.

39Pero en las costas es diferente; el coco no sólo cambió la economía de la región, sino que transformó el paisaje. Lo que no imaginaron los primeros rancheros fue que comenzaban a plantar parte de la magia moderna del Caribe, al cual nadie puede imaginar sin palmeras, y nadie tampoco sabe que las palmeras no son parte del paisaje original de estas costas y mucho menos de las islas (Arnaiz, 1996).

40Por ello, del chicle quedó la leyenda negra de la selva, la de los hombres que morían de hambre, por los animales, por la mosca chiclera, por todo. De las costas queda un nuevo paisaje; por ello la historia de los ranchos copreros es la prehistoria del turismo, una nueva plantación que emergerá décadas después, también traída, como los cocos, de otras latitudes, que esperemos deje también un nuevo aspecto en estas paradisíacas playas del Caribe.

41Algo positivo debía quedar de tantos años de explotación; lo otro que emergerá de esta desolada región, será un pueblo de hombres con su propia identidad, no reniegan de su raza, son descendientes de yucatecos; de su idioma, hablan el español; y menos de su historia, seguirán siendo refugiados, en un país donde los refugiados llegarán pronto a ser una importante minoría.

42Así, medio siglo de economía coprera dará un nuevo perfil a ésta, que hoy se le conoce como la ”Isla Bonita”, ayer, la parte sur de una península que cerraba la bahía de Chetumal.

43Estas características propias de San Pedro, hacen que para esta época estuviese más unido a México que a Belice, ya que mientras Chetumal comenzaba a despegar gracias a la zona libre, en Belice el ocaso colonial era cada vez más profundo.

SAN PEDRO: DE LA PESCA COMERCIAL AL TURISMO

44El proceso de transformación que se da en este siglo en la isla implica dos cambios radicales en la sociedad y economía de la misma. El primero está asociado a la pesca comercial para exportación; y el segundo, al turismo internacional.

45A partir del surgimiento de la pesca comercial, como actividad dominante en San Pedro, sus habitantes comprendieron que la única forma de romper con la dependencia de las compañías exportadoras y entrar directamente al mercado internacional era la formación de una cooperativa de pescadores.

46De esta manera surge la Caribeña Producers Cooperative Society Limited, que quedará registrada oficialmente en 1963 y que en dos década generará un proceso de transformación del poblado, más allá de lo esperado. Durante la época coprera encontramos a una sociedad no diversificada, mientras que la actividad pesquera traerá impactos colaterales, entre los que se encuentran la diversificación del empleo y el surgimiento de nuevas profesiones.

47Con la pesca comercial, se presentan los pescadores, constructores de barcos, carpinteros de ribera, tejedores de redes, tramperos, administradores, contadores, técnicos en refrigeración, entre otros. Esta variedad de empleos atrae a trabajadores de otros lugares y comienza el fenómeno de la inmigración en la isla, transformándose San Pedro de una comunidad cerrada en un lugar con una oferta de empleo.

48Esta situación posibilita también la integración de la mujer al empleo fuera del hogar o la diversificación de las actividades dentro del mismo. Aquí se presenta una situación diferente a la que encontramos en comunidades mexicanas de pescadores. En San Pedro, la mujer se inserta en el trabajo dentro de las oficinas de la cooperativa, porque al haber asistido a la escuela (que se dicta en inglés después de los primeros años) hace que las mismas tengan conocimiento de ese idioma que les hace posible escribir los reportes.

49Asimismo, el hecho de que la planta de empaque se instale en la isla, origina que también se requieran de obreras en la misma, creando nuevas fuentes de empleo para las sampedranas.

50La inserción de la mujer coincide también con un cambio generacional que se presenta en San Pedro. Durante dos décadas, la Caribeña fue el centro económico de San Pedro y de entre sus líderes emergieron los cuadros de las actividades económicas y políticas de la isla (empresarios de la industria turística y mayores del Town Board).

51A partir de los ochenta, la cooperativa comienza con un proceso regresivo, en el cual podemos señalar varias causas; entre ellas la emergencia de nuevas actividades vinculadas al sector turístico y la sobreex-plotación del recurso. Esto origina una reducción del número de productores, una disminución de las capturas en áreas cercanas y una crisis generacional, ya que los jóvenes prefieren desarrollar otras actividades y los viejos ya no tienen capacidad física para realizar el buceo, forma en la que realizan la captura de langosta. Para 1990, esta crisis se presenta como irreversible.

52El surgimiento de la cooperativa constituyó un salto cualitativo para la sociedad sampedrana. Pero el mismo proceso de modernización que envolvió a la isla, trajo dos elementos disolventes: la apertura de esta comunidad y un desarrollo capitalista acelerado. La apertura implicaba la llegada de inmigrantes y sus valores culturales; nuevos empresarios y las opciones de trabajo que presentaban; nuevas ideas; todo esto en la época en que Belice se independiza y aparece en el contexto mundial.

El desarrollo turístico

53La historia hotelera en San Pedro se inicia en 1965 con la apertura del Hotel Holiday's. A este primer paso se le unirá un grupo de sampedranos que formularán la agrupación ”Coral Beach”. Se trataba de transformar las casas de pescadores en posadas, y así generar los primeros hoteles. (César et al., 1991.)

54De esta manera comenzó un turismo en pequeña escala y el número de hoteles crecería lentamente, hasta alcanzar en 1990 los 39 establecimientos con alrededor de 900 camas.

55La mayoría de estos hoteles son pequeños, y muchos se encuentran en proceso de ampliación. Los terrenos donde se encuentran son reducidos, por lo cual su expansión se lleva a cabo aumentando un piso a las construcciones, que generalmente son de dos niveles.

56En cuanto a la propiedad de los hoteles, los localizados en el poblado y más pequeños son de beliceños, mientras que los que se ubican en el resto de la isla son de capital extranjero.

57También difieren en los materiales utilizados en la construcción, ya que los del poblado son de madera o combinados de madera y concreto y, en cambio, los demás son en su mayoría de concreto.

58Para 1987, los visitantes a la isla ascendieron a 9,678, originarios fundamentalmente de los Estados Unidos y en 1990 llegaron alrededor de 12,000 turistas. La tasa de retorno se sitúa en el 81 %, siendo una de las más altas de la región.

59El turismo, si bien en pequeña escala, lo desarrollaron en un principio los sampedranos; actualmente, el capital extranjero controla, a través de sus grandes hoteles y sus agencias en los Estados Unidos, una parte importante del flujo turístico y se beneficia principalmente de los ingresos del mismo.

60Pareciera que el círculo se cierra: comenzó con producción coprera en manos de una pocas familias vinculadas a empresas comerciales extranjeras y, hoy, el turismo es controlado nueva y mayoritariamente por extranjeros, así que la diferencia es que pese a todo los sampedranos ya tienen un lugar en la pujante economía de la isla.

La diversificación económica y la nueva estratificación social

61Los cambios sociales que ha tenido la población de San Pedro no se pueden entender si no conocemos los cambios en su estructura económica, que han transformado al sector terciario en el motor de su desarrollo, encabezado por la actividad turística. El reacomodo de los espacios urbanos y la organización de una nueva estructura social se manifiestan como un fenómeno complejo. Las casas-habitación se han convertido en posadas, hoteles o pensiones, para los turistas o trabajadores que llegan a la isla. Según un censo que se realizó en 1990, (César, et al., 1991), de un total de 238 viviendas censadas, se señalaron 54 en las cuales vivían personas ajenas a la familia (pensionistas), esto es, una de cada 4.5 casas.

62La actividad económica ha generado la llegada masiva de trabajadores centroamericanos (guatemaltecos y salvadoreños, fundamentalmente) y de otros distritos de Belice, así como de inversionistas, predominantemente de los Estados Unidos. Estos cambios han alterado la composición social de la población, creando una nueva estructura social.

63No es posible determinar el número de inmigrantes a la isla, ya que en muchos casos se trata de ilegales centroamericanos sin ningún documento, pero se estima en alrededor de un millar.

64Los mismos trabajan fundamentalmente en la construcción o en los empleos de mantenimiento de los hoteles. En el caso de la industria de la construcción se trata de empleos temporales y tienen una gran rotación.

El nuevo San Pedro: los ”Master Plan”

65En diciembre de 1988 la Organización Mundial del Turismo (omt) comisionó a Shankland Cox para la preparación del ”Ambergris Caye Master Development and Zoning Model Plan” para el gobierno de Belice. Este proyecto pretendía la realización de un modelo de planeación que pudiera ser aplicado con algunas modificaciones en otras áreas similares del país. Este plan debería aplicarse entre 1988 y el año 2005, con intervalos en 1990, 1995 y 2000. Los objetivos del plan fueron los siguientes:

  • Proveer oportunidades para la posterior expansión del turismo, cuidando sus características generales y el medio ambiente de la isla.
  • Generar trabajos para el futuro incremento de la población.
  • Mantener lo más separado posible los ambientes rural y urbano.
  • Proteger el ecosistema de las excesivas actividades humanas.
  • Evitar niveles de migración que traigan una injusta tensión social sobre la comunidad.
  • Planear la expansión de San Pedro para satisfacer sus necesidades presentes y futuras.
  • Establecer un contexto para una planeación sistemática y desarrollo de la infraestructura turística.
  • Inhibir la especulación en el costo de la tierra. (Cox, 1989.)

66El estudio realizado proyectaba que para el año 2005 llegarían a la isla entre 69,000 y 89,000 visitantes, dependiendo del largo de su estancia, y podrían generar US$37 millones. Asimismo, estimaba que para la misma fecha Ambergris contaría con 1,175 cuartos de hotel (Cox, 1989).

67El Master Plan presenta una estrategia de desarrollo para todo Ambergris, realizando una zonificación de acuerdo a las características de cada área y recomendando las zonas de reserva natural.

68Un año después, el Convenio de Cooperación Bilateral México-Belice daría marco al Convenio ciqro-Ministerio de Recursos Naturales de Belice. Estos dos convenios, a su vez, dieron lugar al estudio sobre el desarrollo del Cayo Ambergris, elaborado por investigadores del Centro de Investigaciones de Quintana Roo (ciqro) durante el segundo semestre de 1990 y publicado en 1991 con el título de Los impactos del turismo y sus alternativas: el caso de San Pedro, Ambergris, Belice.

69Por este convenio el ciqro se comprometía a realizar un estudio integral del Cayo Ambergris y la población de San Pedro, con base en enfoques particulares: el estudio socioeconómico y el estudio de los recursos naturales y los ambientes de la isla y su entorno.

70El estudio sobre el desarrollo de Cayo Ambergris, desde una perspectiva multidisciplinaria, tuvo como principal objetivo plantear alternativas y complementaciones a las formulaciones iniciales establecidas en el Master Plan elaborado en 1989.

71Los resultados principales del estudio, plasmados en la publicación citada, fueron la identificación de problemas urbanos y de las zonas costeras, así como propuestas de solución.

72Para 1993, se lleva a cabo un nuevo estudio ”The 1993 Narrative Master Plan for North Ambergris Caye, Belize”. Éste fue preparado por Community Design Institute of Hilton Head Island, y se hizo bajo contrato con la Belize Reef Community Ltd. y la Belize Reef Management Company.

73El trabajo de este plan estuvo focalizado en las 20,000 acres de la antigua hacienda ”Pinkerton”, una zona deshabitada que el gobierno expropió para llevar a cabo un desarrollo sustentable. En dos tomos este estudio contempla una planeación integral desde el norte del río San Pedro hasta el norte del cayo, en la frontera con México.

74En esta zona se pretenden establecer áreas de reservas naturales y de la biosfera, zonas de desarrollo turístico sobre la costa y de nuevos asentamientos de población.

75Los tres planes fueron indicativos, pero muy limitados en su aplicación por falta de inversiones extranjeras. Hoy el último plan (1993) tiene posibilidades de desarrollarse, ya que sus promotores son también inversionistas en el mismo.

XCALAC: DE LA PESCA COMERCIAL AL PROYECTO COSTA MAYA

76El ciclón Janet, además de dejar devastados los pueblos costeros de la zona sur de Quintana Roo, como ya dijimos, terminó con la actividad coprera. Esto obligó a los pobladores a emigrar o cambiar de actividad. Para el caso de Xcalac, este fenómeno significó el cambio de su base económica (César y Arnaiz, 1986). Dominantemente coprera se transforma rápidamente en pesquera.

77El incremento de la pesca de 1956 a 1959 lleva a los productores a organizarse en cooperativa. Con el apoyo del gobierno federal, se crea en octubre de 1959 la Sociedad Cooperativa de Producción Pesquera ”Andrés Quintana Roo”, comenzando con 49 socios, quienes fueron apoyados por la Confederación de Cooperativas Madereras y Chicleras de la entidad.

78La actividad pesquera se convierte así en la principal actividad de esa pequeña localidad y su área de captura se ubica en el Banco Chinchorro, el pesquero más importante del sur de Quintana Roo.

79A partir de la década de los ochenta, la captura de langosta, principal producto pesquero, comienza a declinar. Varias causas originan este fenómeno: la sobre-explotación del recurso, no respetar las vedas y fundamentalmente que los jóvenes se alejan de la pesca, atraídos por el turismo que ofrece al pescador una opción con mayores beneficios y menores riesgos, y transforma a la actividad en una faena agradable.

80El turismo además de reclutar pescadores como agentes para el desarrollo de actividades marinas, también transforma zonas exclusivamente pesqueras en turísticas, desplazando a ésta a regiones más alejadas.

El modelo de ecoturismo para el sur de Quintana Roo

81A comienzo de los ochenta la población de Xcalac comienza a decrecer, a consecuencia de la baja de la producción pesquera. De allí que las autoridades intenten la implementación de un modelo de desarrollo turístico, de baja intensidad, con especial cuidado en el medio ambiente (ecoturismo) y que permitan el asentamiento de población en esta área fronteriza.

82En la actualidad, desde Punta Herrero a Xcalac existe un reducido número de hoteles rústicos, pero que son el punto de partida del desarrollo turístico que se pretende, vinculado a un proyecto mayor denominado Mundo Maya (sectur, 1992).

83Este macro proyecto, que abarca a México, Belice, Guatemala, El Salvador y Honduras está orientado hacia un turismo cultural que muestre las bellezas del mundo mesoamericano. El objetivo de este proyecto, además de mostrar los vestigios arqueológicos de una cultura, aún hoy presente en la región, intenta unir áreas con desarrollo similar en un proyecto integral de turismo donde se combinen las áreas arqueológicas con las naturales, ya sean de playa o selva.

84Ante este proyecto, la zona sur de Quintana Roo se transformaría en la puerta de entrada al Mundo Maya, a través del aeropuerto internacional de Chetumal, fundamentalmente de los turistas provenientes del norte de la península (Mérida y Cancún).

85Recientemente el gobierno estatal ha presentado el proyecto Costa Maya, que pretende el desarrollo de esta área desde Punta Herrero a Xcalac, ubicándolo dentro del segmento de ecoturismo. Esta actividad vendría a dar nueva vida económica al sur del Estado seriamente afectado por la crisis comercial de los últimos años, así como a fortalecer la demografía de una zona fronteriza.

CONCLUSIONES: EL TURISMO HOY; UN CAMINO IRREVERSIBLE

86Los historiadores del futuro se asombrarán al estudiar un fenómeno que deriva de la búsqueda de satisfacción de necesidades psico-sociológicas por parte de los habitantes de los países desarrollados y que logró influir en el desarrollo de varios países del Tercer Mundo, transformándolos radicalmente. Esa actividad es el turismo.

87En la década de los sesenta, el Caribe emergía a un mundo bipolar y a su independencia sin ninguna perspectiva de desarrollo económico, ya que sus potencias colonizadoras habían quedado en el traspatio del emergente capitalismo norteamericano. Así, el turismo impone un nuevo modelo en el Caribe al transformarse en la actividad dominante. México y Belice no son la excepción, y comienza con un desarrollo gradual de esta actividad. Este modelo implica nuevas dependencias, tanto del mercado emisor de turistas, como de los abastecimientos que requiere el desarrollo de esta actividad.

88En la actualidad, el poblado de San Pedro en el Cayo Ambergris es el principal destino turístico de Belice, recibiendo, en 1990, alrededor de 12,000 visitantes.

89La ocupación de guía de buceo atrae fundamentalmente a los hijos de pescadores, que encuentran a esta actividad más rentable y menos peligrosa que la pesca de langosta, además de gozar de un mejor estatus social. También los pescadores de cierta edad encuentran en el trabajo de guías de turistas una ocupación más tranquila, y aprovechan el equipo que poseen y fundamentalmente su conocimiento de donde se encuentran los bancos de peces y la forma de pescar en cada caso.

90Así la actividad pesquera ha ido perdiendo su fuerza de trabajo atraída por esta actividad moderna, y parecería que la vida de la Cooperativa está ligada a los pescadores viejos; cuando éstos desaparezcan se llevarán consigo una forma de vida que ya no tiene cabida en el San Pedro de fines de siglo.

91Ello nos lleva a una reflexión sobre el papel del turismo en el proceso de globalización, ya que San Pedro, el perdido pueblo de pescadores, hoy es conocido en el Primer Mundo y éste puede acceder a su belleza de múltiples maneras, reemplazando el antiguo aislamiento por una integración que cada vez es mayor.

92Para el caso de Xcalac, el proyecto Costa Maya pretende transformar el área costera sur del estado de Quintana Roo en turística, pero no siguiendo el modelo de Cancún, sino implementando un turismo de bajo impacto, semejante al de San Pedro, que le permitirá asentar población en esta región fronteriza de México.

93Si bien la crisis actual ha demorado este proyecto, creemos que el destino de esta región estará en el turismo y así la frontera México-Belice llegará al fin de siglo inmersa en esta moderna actividad económica.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

Arnaiz, s. (1994), ”Turismo en la zona fronteriza México-Belice”, en Estudio integral de la Frontera México-Belice, Análisis Socioeconómico, tomo i, México, ciqro.

—, (1996), De la pesca al turismo: los cambios socioeconómicos en San Pedro, Ambergris, Belize. Thése présentée a l'Université Laval pour l'obtention du grade de Philosophie Doctor (Ph.D.). Département d'anthropologie, Québec.

Arnaiz, s. et al. (1994), Estudio integral de la frontera México-Belice, Monografías de México, tomo ii, México, ciqro.

César y Arnaiz (1986), Estudios socioeconómicos preliminares de Quintana Roo, Sector Pesquero, México, ciqro.

César, A. et al. (1991), Los impactos del turismo y sus alternativas. El caso de San Pedro, Ambergris, Belize, México, ciqro.

Cox (1989), Master Plan for Ambergris Caye, Belize, Government of Belize-wtc-United Development Programme.

Godfrey, G. (1983), Ambergris Caye: Paradise with a Past, Belize, Cubola Productions.

sectur (1992), Mundo Maya, vol. 1, núm. 2, México.

Notes

* Universidad Autónoma de Puebla.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540