Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las fronteras del istmo

 | 
Philippe Bovin

V. ¿Hacia la emergencia de nuevos modos de integración?

Comercio exterior, fronteras y gestión pública en Guatemala

Edgar Pape

Texte intégral

  • * Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (PCFLACSO-Guatemala).

1Note portant sur l'auteur*

LA GRAN TENDENCIA DEL COMERCIO EXTERIOR GUATEMALTECO: EL DÉFICIT PERVERSO CON EL TLCN

2El fuerte incremento en el comercio exterior guatemalteco durante los últimos años, ha estado determinado por las políticas de liberalización económica y apertura comercial. Ellas han determinados tres tendencias básicas: un sesgo comercial antiintegracionista, un vuelco hacia el tlcn un déficit comercial perverso.

3En el comercio intracentroamericano se registró entre 1980 y 1995 una tendencia hacia la baja con relación al total tanto de las exportaciones como de las importaciones. Mientras que el porcentaje de las exportaciones intracentroamericanas respecto a la exportación total bajó del 25 al 21 %, la relación en términos de importaciones intrarregionales respecto al total importado se redujo del 19 al 12 %, en el mismo periodo. En el caso de Guatemala, en 1985 destinaba el 80 % de sus exportaciones al resto del mundo y el restante 20 % a Centroamérica. En 1995 las exportaciones han bajado al 69 %; en contraste, las importaciones procedentes del resto del mundo subieron del 89 % al 91 % en los últimos 10 años. Lo anterior implica que en materia comercial, la mundialización está más cerca de nosotros, que la integración con nuestros vecinos.

4Pero si esta relación fuera benéfica, no tendríamos de que alarmarnos. En la balanza comercial puede observarse claramente que la característica dominante ha sido un déficit perverso que aumentó de US$ 486 millones en 1990 a US$ 1,357 millones en 1995.

5El 83 % de este déficit se produce con los países del tlcn, que crece con inusitado dinamismo por cuanto hace 6 años representaba sólo el 57 %. En términos de bloques económicos, el tlcn aumentó en quetzales

61,014 millones sus exportaciones a Guatemala, en tanto que nosotros sólo pudimos venderle US$ 160 millones más. Se trata pues de una relación cada vez más asimétrica.

7En los saldos negativos de comercio con el bloque del Norte, el déficit comercial de Guatemala con México, se elevó de US $75 a 263 millones en el mismo periodo, equivalente al 23 por ciento del déficit total con el tlcn. El grueso del saldo negativo se produce en forma acumulada y creciente con los Estados Unidos.

8Esta situación contrasta con la balanza comercial guatemalteca en relación a los países de la región centroamericana –incluyendo sólo a los países del mcca,– la cual se ha mantenido en un superávit con tendencias alcistas durante los últimos años, al pasar de US$ 135 a US$ 291 millones entre 1990 y 1995.

9De hecho, Guatemala mantiene una balanza comercial favorable con todos los Estados del Mercado Común, en contraste con sus intercambios altamente deficitarios con los bloques económicos mundiales. El único país limítrofe con el que se tiene déficit comercial es con México.

10De lo anterior se infiere que, pese a la fuerte capacidad exportadora del país en sus intercambios intrarregionales, con el resto del mundo se mantiene un balance sumamente desfavorable. Por otro lado, los ritmos de crecimiento comercial son más fuertes con el resto del mundo que con Centroamérica y que gracias al superávit que se obtiene con los países de la región, el déficit total en la balanza comercial no se hace aún mayor.

11Con ello se evidencia que los esfuerzos de inserción a la globalidad no han impactado en un mejoramiento de la capacidad de exportación al resto del mundo, en comparación con el rápido dinamismo de las importaciones. Ello incide directamente en el aumento del déficit comercial guatemalteco y, peor aún, en la cada vez mayor dependencia del país respecto al exterior.

12Con estas tendencias, es importante fortalecer en el caso guatemalteco, los mecanismos de integración con los países de la región, lo que necesariamente implicaría un mejoramiento de las zonas fronterizas con nuestros vecinos. El déficit comercial también refleja la alta propensión al consumo de productos de importación procedentes de Estados Unidos por parte de guatemaltecos con altos ingresos, así como la endémica incapacidad de la economía para ampliar el mercado interno. Evidencia, igualmente, una insuficiente competitividad de los productores y exportadores guatemaltecos.

LA CONDICIONALIDAD AMPLIADA: TELÓN DE FONDO DEL DÉFICIT PERVERSO

13Tratemos de indagar respecto a los factores causales de la vulnerabilidad exterior acumulada en la economía nacional:

14Las tendencias anteriores se explican por un proceso ”de condicionalidad ampliada”, que consiste básicamente en las formas de desarrollo que impone las políticas de reestructuración económica mundial en Guatemala y que han transitado por dos etapas: la primera se refiere a la condicionalidad clásica, de tipo financiero auspiciada por el fmi, el Banco Mundial y la banca internacional privada y la segunda, que incorpora al comercio, los servicios, la propiedad intelectual, el medio ambiente y otras actividades que amplían el círculo de condicionalidad de los países, a través de la creación de la Organización Mundial del Comercio y la adhesión de nuestro país a la misma, en 1994.

15En efecto, el ordenamiento de las políticas de reestructuración económica mundial privilegió en sus inicios, el crecimiento económico y la estabilización macrofinanciera, dejando al comercio, la inversión y los servicios en una situación hasta cierto punto subordinada o en un segundo plano.

16El bajo perfil que se otorgó a la regulación comercial obedecía a la dominación del sistema por una élite de naciones capitalistas industrializadas encabezadas por los Estados Unidos, las cuales estaban en condiciones de autorregular sus intercambios y según su conveniencia, y tenían la hegemonía suficiente para evitar el establecimiento de una regulación más rigurosa en la materia.

17Por consiguiente, el orden económico internacional únicamente tenía dos ejes, el birf y el fmi, y estaba determinado por los lineamientos de estas organizaciones en campos de acción eminentemente financieros e institucionales. Lo anterior se hacía más evidente por el hecho de que el gatt no pasaba de ser un acuerdo transitorio, sin organicidad permanente, por lo que no se podía ubicar a la par de los otros organismos y sus esferas de actividades estaban relegadas a una posición secundaria.

18Postergado por casi medio siglo, el establecimiento de la omc fue motivado por las nuevas tendencias globalizadoras de la economía mundial que han hecho cada vez más importantes, pero a la vez más difíciles y complejos, los intercambios de bienes y servicios. La instalación del nuevo organismo vino a modificar sustancialmente el ordenamiento institucional de la economía mundial.

19En primer lugar, dio al comercio un peso relativo mayor en la economía mundial, en comparación con el que tenía en la época de vigencia del gatt, colocándolo a la par de los aspectos financieros que cubren el birf y el fmi, los cuales ya no tendrán mayor jerarquía que los comerciales como sucedía anteriormente.

20Al mismo tiempo, incorporó nuevas actividades y tendencias en las transacciones entre países, lo que permite reestructuraciones más globales, ya que con igual rango que el Banco Mundial y el Fondo Monetario, la omc supera lo transitorio y coloca al comercio, las inversiones y los servicios en una escala de igual importancia que los flujos y variables financieras.

21De esta cuenta, se sustituyó el esquema de dos ejes por uno de tres, tal y como se había previsto en Bretton Woods. De ello se deriva que, en el futuro los diversos estados deberán adaptar su normativa a las condiciones de las tres entidades; en otras palabras, estarán obligados a regirse también por los condicionamientos de la omc y no únicamente por los del birf y el fmi.

22De lo anterior se deriva que la nueva condicionalidad económica mundial ha quedado ampliada, al dársele a los aspectos comerciales un mayor peso en el ordenamiento internacional, mediante el establecimiento de una institución más permanente, universal, de cobertura más amplia y de mayor obligatoriedad que el gatt.

23En consecuencia, la nueva condicionalidad orientada a la liberalización de las economías, y concretamente de las transacciones comerciales, es más exigente en el cumplimiento de sus normas y objetivos tras el establecimiento de la omc. En resumen, la condicionalidad ampliada en nuestro país abarca a una serie de instrumentos internacionales referidos a la suscripción de Acuerdos con el fmi y la política de ajuste estructural con el Banco Mundial, que interactúan predominantemente hasta 1994 y a partir de allí, se suma la influencia de la incorporación del país al gatt y la omc, con lo cual se cierra el círculo de la condicionalidad mundial, al abarcar ajustes y compromisos en las esferas del comercio, las inversiones, los servicios, las relaciones laborales, el medio ambiente y la propiedad intelectual.

24Este proceso de condicionalidad mundial, explicable en el marco de la globalización, exige del país un perfil arancelario bajo, la eliminación de barreras no arancelarias, la reducción de los actos gubernamentales y la flexibilización en los flujos de comercio, servicios y de capitales, lo que ha traído como consecuencia un reajuste en las relaciones de la sociedad civil y el Estado.

25Para los efectos de este trabajo, interesa puntualizar que las reformas derivadas de esta condicionalidad ampliada, se aplican para quitar todos los valladares de los que el Estado podría echar mano para contener los antojos de la economía internacional. Además de que estos marcos de condicionalidad, fijan políticas a seguir (obligaciones, metas, compromisos, etc.) en las transacciones con otros países, los mismos tienden a constituir la principal herramienta de política nacional y, por ende, a limitar la capacidad de gestión nacional independiente.

26En cuanto a los resultados en materia de comercio exterior, la promoción de exportaciones guatemaltecas no ha sido exitosa en comparación con la desprotección y el incremento inusitado de las importaciones, lo que ha traído como consecuencia un abultado déficit en la balanza comercial cuya consecuencia directa es haber sacado de circulación a los propios productos guatemaltecos.

UN ESTADO INDEFENSO, DESPROVISTO DE FRONTERAS: LA PEOR CONSECUENCIA DE LA CONDICIONALIDAD AMPLIADA

27Este título no se refiere a los límites territoriales, sino al contenido de una concepción geopolítica básica, en que se pone en juego la formación del Estado-Nación, que implica la consecución de ciertas metas de soberanía, de pertenencia, de representación y de identidad. Es en este sentido que se hace alusión a la falta de gestión, de internalización de intereses fronterizos por parte del Estado, del gobierno y de los propios sectores hegemónicos, que en condiciones de la globalización de los mercados tiende a achicarse más allá del secular abandono en que se han mantenido las regiones circundantes a los límites internacionales.

28Algunos de los efectos más visibles de la condicionalidad ampliada, son:

  1. Un mayor dinamismo hacia el centro, básicamente con los países del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, aspecto que se demuestra con mayores importaciones y un déficit comercial cada vez mas desfavorable.
  2. Un estancamiento o leve progreso en las relaciones de comercio intrarregional, que obedece a impulsos de inserción internacional, con lo que se produce un doble movimiento en que la globalización se va por el elevador, mientras que la integración camina por la escalera.
  3. Una supeditación mayor del Estado guatemalteco a la política económica internacional, básicamente de liberalización del comercio y los servicios, a la par que se le adelgadaza mediante la desregulación, las privatizaciones y otras medidas que actúan en contra de la formación del mercado interior.
  4. Poca respuesta del aparato productivo para ajustarse al mejoramiento de la oferta y a las condiciones de la competencia internacional, no obstante que el sector empresarial ha venido empujando la aplicación de la normativa y los compromisos con la omc y los organismos financieros internacionales.
  5. Derivado de la reducción del Estado y de la desregulación, aumentan las limitaciones para un comercio más ágil y eficiente a nivel de las regiones fronterizas.

LAS REGIONES FRONTERIZAS: ¿TIERRA DE NADIE?

29Como consecuencia de los efectos perversos de la condicionalidad ampliada, se produce en la práctica del achicamiento del Estado, un conflicto de intereses para los propios objetivos de desarrollo que se persiguen con la liberalización y ampliación del comercio. Como efecto de este trade off se reduce la capacidad del gobierno para atender los puertos de entrada y de salida del país, y particularmente del desarrollo de las regiones fronterizas, incluyendo la intervención pública para modernizar su gestión.

30En efecto, además de la pérdida de soberanía en las decisiones públicas, se acentúan las restricciones para garantizar la presencia de las instituciones del Estado en las zonas fronterizas. No se trata de reclamar a la liberalización del comercio de que se preocupe de resolver las deficiencias de infraestructura y de servicios en las regiones fronterizas, ni mucho menos que resuelva los problemas de los pobres de dichas regiones. Se trata de que, al menos, el Estado se preocupe en formular políticas y regular los movimientos de mercancías, de personas y de servicios que se producen entre los países.

31Sin embargo, la condicionalidad ampliada agrava las restricciones de intervención gubernamental, incluyendo la propia planeación estratégica de inserción hacia el exterior, con lo que el país carece hasta de una definición categórica de lo que es una zona de frontera, ni cuenta con instrumentos legales que regulen la actividad; tampoco están definidos los espacios de desarrollo ni hay normas regionales para promover y solucionar los problemas que frecuentemente se presentan en las fronteras.

32De esa cuenta, la función de las fronteras en relación a los objetivos de la apertura comercial no es internalizada por los propios formuladores y ejecutores de las políticas que siguen viendo hacia el centro, relegando las fronteras físicas del país a un segundo plano, lo que tiende a introducir riesgos y acumular tensiones que a la larga se dirigen a hacer insostenible el modelo actual de desarrollo.

33Por otra parte, los funcionarios guatemaltecos no actúan como funcionarios de fronteras, pues ningún organismo se los exige; no existe en consecuencia mayor conciencia de la representación fronteriza que ejercen y que están obligados a asumir. Estas competencias no están delimitadas, y se reserva al Ministerio de Relaciones Exteriores, que interviene sólo cuando se negocian o suscriben acuerdos bilaterales, o cuando ocurre un problema fronterizo. No obstante la militarización que ha caracterizado las funciones de gobierno, es clara la ausencia por parte de las fuerzas de seguridad y defensa en cuanto a una institucionalidad que vele por los problemas específicos de frontera.

34A falta de mecanismos para el abordaje de la gestión fronteriza, conviene señalar que la entidad político-administrativa de mayor significado en la frontera, por su proximidad física y ejercicio de gobierno, es el municipio. Pero esta entidad carece asimismo de recursos y experiencias para asumir tales tareas. En ese sentido, para fines de gestión y en vista de que no existe una definición geográfica del territorio que corresponde a la zona fronteriza, la jurisdicción de los municipios que limitan territorialmente con otros países, deberían de recibir los mayores apoyos por parte del Estado.

CATEGORIZACIÓN DE LAS REGIONES FRONTERIZAS EN GUATEMALA

35De conformidad con factores internos relacionados con los recursos naturales, económicos y humanos y con factores geopolíticos y estratégicos vinculados a la inserción externa, es posible identificar en el país una dinámica fronteriza de dos vertientes: La primera es la que corta la línea fronteriza con México, y que orienta sus flujos fundamentalmente hacia el tlcn y la segunda, es la línea que nos une al Mercado Común Centroamericano. A partir de la dinámica de estas fronteras, Guatemala se ha convertido en una región transfronteriza, de importancia geopolítica, geoeconómica y ecológica de primera importancia para el futuro de la integración del continente.

36A partir de estos elementos socioeconómicos, movilizados por el comercio exterior, se pueden definir a su vez cuatro zonas fronterizas importantes:

  1. La primera se relaciona con la importancia ecológica y la riqueza de los sitios arqueológicos y culturales en la reserva de la biósfera maya. El proceso de degradación ambiental en esa zona representa un deterioro irreversible no sólo para Guatemala sino en general para el planeta Tierra, al constituir el quinto pulmón del mundo. Y por lo tanto tiene una connotación que reclama protección internacional.
  2. La segunda tiene una importancia política-diplomática que se alimenta de la nostalgia de los guatemaltecos con relación al territorio perdido de Belice, cuya demarcación y reclamación latente debiera esclarecerse definitivamente.
  3. La tercera región fronteriza tiene que ver con la integración de centroamérica, en relación con un proceso dinámico de desarrollo ya iniciado con el proyecto del Trifinio, y que se refiere a la región fronteriza con Honduras y El Salvador.
  4. La cuarta región constituye la puerta de entrada hacia el tlcn, con un gran dinamismo comercial y migratorio, y de potencialidades que ya se anuncian con el cosmopolitismo que tiene Tecún Umán y otros pueblos de la frontera hacia el sur de México. En esta área de influencia podría reconocerse una subregión de conflicto político potencial, determinada por la existencia del movimiento insurgente mexicano por un lado, y guatemalteco por la otra, especialmente en las zonas que limitan con los departamentos de Huehuetenango, Quiché y El Petén.

GESTIÓN PÚBLICA Y RECONOCIMIENTO DE LO BINACIONAL

37Es indudable que los habitantes que viven en los municipios fronterizos, que interactúan de acuerdo a las formas particulares de vida que se comparte entre dos entidades o naciones, tienden a integrarse en el plano económico en forma espontánea. Se trata de una integración económica que es necesario matizar para comprender que el servicio público en las fronteras, es diferente de la gestión que desempeñan los funcionarios de estado en otras partes del país.

38La conciencia de gobierno fronterizo sólo la pueden tener los municipios que marcan la frontera. No obstante, que en algunas fronteras se producen fenómenos económicos y migratorios novedosos, la mayoría ilícitos como los que se registran en el caso de Tecún Umán, conocido como la Tijuanita de Centroamérica, el comercio fronterizo entre los mismos habitantes es todavía artesanal y se limita a intercambio de productos básicos, algunas materias primas, medicinas, que se dan por situaciones y ventajas de precios.

39Dadas las dimensiones de población y de recursos naturales y culturales en la frontera, y la necesidad de propiciar su desarrollo, es necesario que el Estado recupere la identidad de los habitantes de las zonas fronteriza y promueva medidas para su debida integración y pertenencia al país.

40En una época en que se requiere de especialización, eficiencia y buen manejo de las relaciones económicas entre países, es lamentable que los funcionarios guatemaltecos (Relaciones Exteriores y Segeplan), que dicho sea de paso están influidos por una racionalidad centralista y que, además, normalmente se trata de funcionarios nuevos e inexpertos, tengan que discutir y negociar sobre desarrollo fronterizo con expertos de países vecinos, sin contar con estrategias definidas.

41Se ha visto con buenos ojos que el Congreso de la República haya ratificado (en 1995) el Acuerdo para el Programa de Desarrollo Integral de Proyectos de Infraestructura a partir de la Zona Fronteriza entre los gobiernos de Guatemala y México, suscrito en 1992, ya que una de las estrategias más apropiadas para asegurar los objetivos de afirmación nacional y de reorientación del espacio fronterizo, es impulsar el intercambio binacional en torno a unidades geoeconómicas. Y en esto es preciso advertir que las fronteras políticas no coinciden con las fronteras económicas, en razón de los sucesivos cambios en las identidades económicas, independientemente de la línea divisoria que políticamente, los separa.

Mapa 1. Las regiones fronterizas en Guatemala.

42Me refiero a unidades económicas como las que gravitan alrededor de Tecún Umán o Valle Nuevo, donde gran parte de la población guía sus decisiones por dos conjuntos de parámetros, lo guatemalteco y mexicano, lo guatemalteco y lo salvadoreño, dos vectores de precios, dos monedas, dos legislaciones laborales, dos formas de atención aduanal, dos esquemas tributarios y administrativos. Por eso es importante definir estrategias de complementariedad en áreas económicas, reconocer la binacionalidad como actitud para lograr la compatibilización de las dos economías de frontera.

43Cabe insistir en lo anterior, porque en Guatemala, de hecho, la gran élite, que comercia con Estados Unidos y Europa, tienen una actitud mundial, globalizada, que produce, negocia y acumula en Guatemala pero que tiene más arraigo con lo transatlántico, como lo prueban los datos sobre importaciones de bienes de consumo, los egresos de turismo por la vía aérea y las cuentas bancarias en el exterior.

44Se trata entonces de rescatar y reorientar la acción del Estado, y en particular, de vincular la política exterior con el desarrollo económico sectorial e interno del país y evitar los efectos producidos por la desregularización de la economía, que favorece las vinculaciones de gravitación hacia los países del norte, en desmedro del tejido del interior del país. Los habitantes de las regiones fronterizas que viven en la pobreza, no reciben ningún beneficio de la liberalización de los mercados, sino que mas bien sufren los efectos de una mayor relación de dependencia respecto al centro, que promueven las élites identificadas con Miami o Europa.

45Como movimiento espontáneo, el desarrollo fronterizo se ha venido gestando en forma creciente y caótica, a veces en forma despiadada, sin que sea abordado por un proceso deliberado de acción pública o privada. Es más, la única experiencia seria en materia de estrategias de desarrollo fronterizo no ha sido internalizada, y resulta hasta frustrante, como el caso del Trifinio en que la cooperación internacional de la oea y de la Unión Europea ha sido evidente, pero que nuestro país no ha podido asumir con responsabilidad.

46De nuevo, resulta contradictorio que mientras no se concede importancia a los esfuerzos de desarrollo fronterizo, respaldado por alguna cooperación internacional que se interesa por la reforma social y la protección del ambiente, sí a cambio, se adoptan como propias, las condicionalidades que emanan de los programas de ajuste estructural y de liberalización económica. Lo anterior implica que el Estado guatemalteco deja sus decisiones en manos de los organismos portadores de la condicionalidad mundial.

OTRAS EVIDENCIAS DE DIAGNÓSTICO

47Frente al incremento de las transacciones económicas, en su mayoría de comercio irregular, contrabando, la corrupción de funcionarios, robos e indocumentados, la ausencia del Estado es cada vez más notoria. El conocimiento y la información sobre el tipo de relaciones sociales que se producen en la frontera y las transformaciones de la cultura propia, espontánea, binacional, continúa siendo un tema extraño en las políticas públicas. Se tienen estimaciones muy pobres sobre los flujos de pobladores que cruzan de ida y vuelta la frontera, ya para subsistir o curarse en salud y todo este movimiento genera problemas de orden público por el volumen y condiciones de ilegalidad y pauperismo en que ingresan y salen del país.

48Consciente de ese movimiento espontáneo y natural que convierte en imaginarias las fronteras, podemos referirnos a los datos estadísticos oficiales, casi como una muestra de los flujos y movimientos reales que se producen en los espacios cada vez más ampliados de nuestras fronteras. Respecto a los flujos de mercancías y de personas, sin incluir a los que viven en los sectores fronterizos que utilizan permisos vecinales, o simplemente la cédula del país de origen, resulta conveniente poner énfasis en los cuadros que se anexan.

49Como se observa, no obstante que los acuerdos de libre comercio hacen referencia a bienes, servicios y capitales, las personas que se movilizan por estas vías terrestres de la frontera son significativas, anualmente 320,000 personas cruzan las fronteras terrestres de Guatemala, entran 240,000 turistas, y salen 80,000 de las mismas. Estos datos no toman en cuenta los movimientos de los avecindados de frontera que operan con permisos locales, no registrados y, a veces, hasta indocumentados.

50En cuanto a la circulación de mercancías, éstas han venido creciendo aceleradamente, pero en desorden: Así, el total exportado hacia México a través del paso de Tecún Umán subió de 29 millones de kilos a 58 millones en 1995, lo que equivale al 60 por ciento de las exportaciones hacia México en términos de peso. Este paso fue diseñado en 1949, lo que explica los 5 km de colas, hasta en 3 filas, que se forman en las temporadas altas de transportación.

51En materia administrativa, se dan dos fenómenos clásicos: el primero es que simplemente no existe autoridad y el segundo es que, ante tal ausencia, impera el desorden, el delito y la anarquía, pues se trata de territorios sin gobierno; y donde éste existe, normalmente se trata de autoridades ineficientes, que se concentran en dos o tres pasos de frontera, que se desempeñan discrecionalmente, lo que provoca que la población reaccione cual si no tuviere deberes con la nación.

52De esa cuenta, la degradación de los recursos a lo largo de la fronteras también es alarmante: áreas boscosas en deterioro, ríos limítrofes contaminados y disminuidos en sus caudales; el río Selegua, por ejemplo, está marcando el fin de la vida en Huehuetenango, con potenciales pérdidas al otro lado de la frontera por cuanto México comparte estas aguas en sus embalses y presas hidroeléctricas. Ante tal abandono, las zonas fronterizas se han convertido en campos propicios para la producción y tráfico de drogas.

53Es un tema obligado, fuera de este trabajo la cuestión de la inseguridad fronteriza, del tráfico de drogas y el contrabando en la que se vincula al ejército y Guardia de Hacienda, funcionarios de Aduanas y de Migración, no obstante que éstos debieran velar por las fronteras. De modo que el Estado debería prever todos estos aspectos y descentralizar dichas funciones, fortaleciendo a los municipios fronterizos. No está de más recalcar que el gasto del Estado en curar y combatir estos males, resulta más oneroso que el que costaría preverlos mediante una buena administración de fronteras.

54Cabe insistir en la necesidad de crear una institucionalidad, o un nivel administrativo que se encargue de la gestión fronteriza. Lamentamos que los funcionarios no sienten como suya esa responsabilidad, sobre todo porque Guatemala se está convirtiendo, de hecho, en un país transfronterizo, entre el bloque norteamericano y el mercomún centroamericano y latinoamericano. No hay autoridad en las alcaldías de los municipios fronterizos; ni siquiera comisiones para analizar problemas urgentes que les atañe directamente, ni en las gobernaciones, ni delegados ministeriales. Es realmente una tierra de nadie. Y eso explica la pérdida y el uso irracional de los recursos y que las negociaciones con otros países, sean deficientes, como se ha mostrado con México y Belice.

LINEAMIENTOS PARA UNA GESTIÓN DESCENTRALIZADA DE LAS REGIONES FRONTERIZAS EN GUATEMALA

55Se intenta en estas líneas alertar en torno a la necesidad de poner en marcha una administración de las fronteras nacionales a partir de una progresiva presencia del Estado. No se intenta sugerir un desarrollo regional fronterizo en su sentido amplio para resolver la pobreza de los habitantes, que sería lo deseable. Pero al menos, los guatemaltecos debiéramos romper con la pésima herencia que nos legaron las autoridades del pasado que negociaron muy mal, y que no entendieron la dinámica de los cambios ni los intereses de las generaciones futuras.

56Si hemos de entrar a la globalidad, hay que mostrar una nueva cara, que comienza por los pasos fronterizos, por las condiciones en que vive la gente que es vista desde la puerta de entrada y quienes tienen derecho a recibir los beneficios del comercio y de las transacciones internacionales. Si la democracia y la paz guatemaltecas quieren reconciliarse con el mundo, y transitar hacia la competitividad y la sustentabilidad de las buenas relaciones internacionales, hay que interactuar positivamente.

57En ese sentido, se propone que acompañemos al gobierno en las siguientes tareas:

  1. Definir un programa de mejoramiento de las condiciones de vida de los habitantes de las regiones fronterizas (previa definición del territorio) donde exista mayor población, niveles de vida más bajos y mayor vinculación con los países vecinos. En esta área, asumir la responsabilidad y seleccionar lo sustantivo ejecutable del proyecto Trifinio. Y la idea de un centro de desarrollo e investigación económica de la zona fronteriza, como el propuesto en el Acuerdo de la zona fronteriza entre México y Guatemala.
  2. Creación de corredores viales para ampliar y conectar fronteras con el resto del país; por ejemplo, con las cabeceras departamentales más cercanas.
  3. Regulación de asentamientos urbanos fronterizos, que deviene importante, particularmente en ciudad Tecún Umán y Esquipulas.
  4. El establecimiento de la gestión ambiental, especialmente en la biosfera maya. Los programas turísticos nacionales e internacionales son básicos en este mismo campo.
  5. Atención a la población indígena para reconstituirla hacia nuestro país, luego de que durante la violencia tuvo como referente los espacios mexicano y beliceño como albergues de salvación y de paz. Deberá redefinirse identidades, elevar la participación en las decisiones y mejorar el nivel de prestación de servicios públicos.
  6. Asignar presupuesto para organizar una policía fronteriza, especializada para atender la problemática fronteriza con sujeción a la normativa nacional, que podría estar a cargo de los mismos municipios.
  7. Fortalecimiento y coordinación de los poderes públicos en las fronteras, para fomentar el espíritu de integración. Tanto el nivel ejecutivo, nacional, departamental y municipal y de éstos con los tribunales de justicia. Especial atención merece la coordinación institucional para combatir el tráfico ilegal de migrantes y el establecimiento de marcos jurídicos conjuntos para el tratamiento de los trabajadores migrantes.
  8. Integrar a los alcaldes de los municipios fronterizos en un régimen de coordinación a fin de desarrollar metodologías y sistemas de información para la planificación y la gestión estratégica, en una primera fase, con los de Guatemala, y luego con los municipios del otro lado de la frontera para arribar a planteamientos y acuerdos de desarrollo binacional. Los municipios colindantes a los países deberían de recibir apoyos adicionales por parte del Estado.
  9. La actividad aduanera debería de pasar paulatinamente a ser administrada por los municipios. Se calcula que en las aduanas fronterizas se evaden cerca de Q1,000 millones anuales.
  10. Modernización de los puestos y servicios migratorios, capacidad de comunicación y eficiencia por parte del personal que atiende los flujos de población extranjera.
  11. Retomar con seriedad la resolución del diferendo territorial con Belice, en consulta con la población.

Notes de fin

* Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (PCFLACSO-Guatemala).

Table des illustrations

Légende Mapa 1. Las regiones fronterizas en Guatemala.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/709/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 149k

Auteur

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540