Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las fronteras del istmo

 | 
Philippe Bovin

III. Geopolítica e impacto de los conflictos

El problema fronterizo entre Honduras y El Salvador

Gregorio Bello Suazo et Sigfredo Cabrera Rajo

Texte intégral

  • * Instituto de Estudios Históricos, Antropológicos y Arqueológicos de la Universidad de El Salvador.

1Note portant sur l'auteur*

  • Historiador de la Universidad Autónoma de Barcelona; miembro de la Comisión de Investigación del P (...)

2Note portant sur l'auteur

ESPACIO GEOGRÁFICO DE EL SALVADOR. PLANTEAMIENTO HISTÓRICO

3El espacio geográfico del actual territorio de la República de El Salvador, a principios del siglo xvi, estaba claramente definido de acuerdo a los asentamientos indígenas que configuraban las comunidades pipiles, xincas pocomanes, lencas y cacaoperas y otras lenguas minoritarias en la región comprendida en los confines occidentales de Guatemala y que podemos denominar como fronteras lingüísticas y naturales.

4Hacia el oriente, la frontera natural del río Lempa era la línea divisoria de otras lenguas y otros pueblos que ocupan la zona actual de los departamentos de Usulután, San Miguel, Morazán y la Unión, cuyos límites divisorios eran fronteras naturales establecidas por accidentes geográficos, ríos, quebradas, montes o influencias lingüísticas. Así, cada región recibía su grado de influencia de los dos grandes grupos mayoritarios que ocupan la mayor parte de aquel territorio:

  1. Pipiles: desde la frontera occidental de Guatemala, con algunas lagunas xincas y pocomanes, hasta los confines orientales del río Lempa.
  2. Lencas: pasando el río Lempa con lagunas cacaoperas, hasta los confines occidentales con el Golfo, frontera natural con otros pueblos nicaraos y hoy día denominado Golfo de Fonseca.

5La presencia de los castellanos en territorio de Cuscatlán al ir extendiendo su avance conquistador desde tierras del Anáhuac en tierra azteca, realizan la primera incursión expansionista en territorio guatemalteco para atravesar el río Paz y derrotar al ejército pipil, que en 1524 trata de defender su tierra y gente. Los pipiles, a pesar de las derrotas de sus ejércitos en las dos únicas batallas, no aceptaron someterse a los castellanos, su resistencia provocó a Pedro de Alvarado, para hacerles el proceso y requerimiento, condenando al pueblo a ser esclavos y con su venta pagar la inversión de lo gastado en la empresa conquistadora.

6En 1526, la derrota del ejército pipil, y el terror hacia la caballería y la artillería, agregados los desmanes que habían hecho los indígenas auxiliares que traía Alvarado, habían afectado a la población; así, no encontró resistencia a su paso para Choluteca en busca de Hernán Cortés, excepto el enfrentamiento que le hicieron los lencas a su regreso y cuyo testimonio escrito del hecho lo dejó el cronista Bernal Díaz del Castillo.

7En 1528 se envía una expedición más numerosa y capaz de enfrentarse a la resistencia pipil; los castellanos fundan la villa de San Salvador, de acuerdo a las instrucciones específicas que traían de Jorge de Alvarado, cumpliendo lo ordenado por Pedro de Alvarado, teniente de capitán general de Cortés, hasta que en 1527 le nombran Adelantado y Capitán General del Reino de Guatemala.

8Con la fundación de la villa de San Salvador, al ocupar el señorío de Cuscatlán los conquistadores-encomenderos reciben a los indígenas en encomiendas, los cuales les son quitados por Jorge de Alvarado y Pedro de Alvarado posteriormente, viéndose obligados a ir a conquistar a los indígenas llamados por ellos ”chontales” por ser otra lengua, hacia el oriente y posteriormente hacia el norte de la sierra del vecino país de las Higueras u Honduras, penetrando hasta el pueblo de Ocotepeque, que por otro nombre le pusieron ”El Asistente”, siendo su primer encomendero Diego de Alvarado, teniente de capitán general al mando de la expedición fundadora y conquistadora, sin que tercera persona se lo impidiera, según lo legislado en ese momento por los castellanos.

DISPUTA DEL TERRITORIO DE CUSCATLÁN

9Las características poblacionales y de producción de alimentos a lo largo del territorio de Cuscatlán, contribuyen a ser punto de disputa entre los conquistadores que, con su expansionismo, prentenden ocupar el territorio.

10Pedrarias Dávila, desde Nicaragua y sus capitanes se encuentran fundando villas en 1524, como Bruselas, Granada y León. En 1528 se da la ofensa al cabildo de San Salvador, por parte del capitán Estete, hombre de Pedrarias, quien ocupa el territorio y trata de someter a los vecinos de la villa de San Salvador. Al no lograrlo, funda la Villa de los Caballeros de Perulapa. Los vecinos de la villa de San Salvador recurren a las autoridades de Guatemala. Las dudas del juez de residencia enviado a Guatemala, que ocupa interinamente el cargo de justicia mayor, no muy puesto en pleitos entre conquistadores, recurre a la Audiencia de México; mientras tanto, entra en cuestiones legalistas para expulsar al invasor. Finalmente, Estete abandona el territorio con sus hombres, llevando esclavos y ahorcando a un procurador que le cuestionaba sus acciones.

11La ofensa al cabildo de la villa de San Salvador tuvo sus repercusiones en España, pues la Audiencia de México había informado los hechos y la Corona envía real cédula para que se informe sobre los límites y configuración territorial de las provincias conquistadas, los productos, los que se pueden sembrar y las riquezas del suelo y subsuelo. Por su parte, Pedro de Alvarado, para asegurar su frontera de lo conquistado por él, envía a fundar la villa de San Miguel de la Frontera, pasado el río de Lempa, hasta donde había llegado con sus hombres, lo que provoca la reacción del cabildo de León en Nicaragua y del gobernador interino Castañeda, quien sustituye a Pedrarias por haber fallecido éste de vejez y otros achaques.

LA AUDIENCIA DE LOS CONFINES

12El nacimiento del gobierno colegiado, como las leyes indianas, hacen referencia a las encomiendas de indígenas y jurisdicciones locales, respetando los límites territoriales existentes de acuerdo a lo anteriormente señalado.

13La creación del Juzgado Privativo de Tierras, cumplió con su función administrativa en lo que se refiere a cuestiones de tierra, se da a entender que favorece a los castellanos en perjuicio de los naturales. En el protocolo de medidas de tierras, entra la descripción del terreno a medir, vecinos colindantes, medidas de cuerdas y cuando los accidentes geográficos no lo permiten a vista de ojo la medida, tomando de referencia o mojón cualquier árbol, monte, peña, quebrada o río, incluso en los imprecisos límites provinciales. Pero nunca el gobierno colegiado, ni después el unipersonal de los Presidentes de la Audiencia, se preocuparon por la demarcación jurisdiccional y limítrofe de las Provincias, mucho menos entre Honduras y El Salvador, pués no era tema cuestionable a la administracion colegiada ni unipersonal, así como la supresión de la Audiencia de los Confines a su traslado a Panamá, a su regreso a Guatemala, supuso únicamente la demarcación de una línea imaginaria que dividía el territorio que le correspondía a la jurisdicción de la Audiencia de Nueva España y a la de Panamá, pero nunca entre sus provincias, por formar parte de un reino, de una sola administración, simplemente de la Corona.

EL SIGLO XVIII, SURGIMIENTO DEL PROBLEMA DE TIERRAS

14Los problemas sobre tierras, irán apareciendo a partir del siglo xviii, cuando se plantean pleitos sobre posesión de tierras ocupadas, usurpadas por los criollos, españoles o indígenas que defienden sus intereses y que afectan los ejidos de las comunidades, como los términos jurisdiccionales de las provincias y particulares, ya no digamos de los pueblos colindantes que por haber desaparecido sus mojones o en lugares de nuevos asentamientos indígenas que perjudican a la jurisdicción o límites de antiguos títulos de tierras, cuyos ejemplos los podemos encontrar en el Archivo General de Centroamérica, Guatemala, y Archivo General de Indias, Sevilla, España, así como en archivos de administración local de cada uno de los países que conforman el istmo centroamericano, como los relacionados con poblaciones limítrofes entre las fronteras mal definidas o los impresisos límites territoriales que hasta este momento se habían identificado.

EL ACTUAL PROBLEMA DE FRONTERAS

15Como consecuencia del conflicto armado entre El Salvador y Honduras de julio de 1969, se efectuaron numerosas ruedas de consultas y negociaciones que finalmente culminaron en un proceso de mediación, en un tratado suscrito el 6 de octubre de 1976. (Tratado Borgonovo-Batres.)

16En el Tratado se especificó que de no llegarse a un acuerdo total sobre las diferencias de límites en las áreas de controversia, las partes convenían en que se negociaría y suscribiría un compromiso, para someter conjuntamente el diferendo existente a la decisión de la Corte Internacional de Justicia.

17Se convino que el fallo de la Corte se efectuaría en un todo y con entera buena fe; a cuyo efecto, dentro de seis meses contados a partir de la fecha de la sentencia de la Corte, la Comisión Mixta de Límites iniciaría la demarcación establecida en el fallo.

18La Comisión Mixta de Límites, creada para la delimitación de la frontera no definida, tomaría como base documentos expedidos por la Corona de España o por cualquier autoridad española, seglar o eclesial, durante la época colonial, que señalen jurisdicciones o límites de territorios o poblaciones. Igualmente, otros medios probatorios, argumentos y razones de tipo jurídico, histórico o humano, o de cualquier otra índole que aporten las partes, admitidos por el derecho internacional.

19No habiéndose resuelto en el lapso de cinco años todos los aspectos de la controversia fronteriza, terrestre, insular o marítima, se suscribió en Esquipulas, Guatemala, el 24 de mayo de 1986, el compromiso sobre el diferendo limítrofe. El tratado compromisorio, una vez cumplidos los procedimientos constitucionales, entró en vigor el 1 de octubre de 1986.

20Los diversos problemas existentes en las zonas fronterizas a causa de los intereses políticos de cada uno de los países que forman el istmo centroamericano, concretamente, Honduras, Nicaragua y El Salvador, han hecho resurgir problemas limítrofes históricos que afectan a una fuerte población asentada en cantones y lugares próximos a la frontera y en puntos de imprecisos límites territoriales que hasta hace algunos años no se habían identificado.

21Honduras, con una larga experiencia en este tipo de reclamaciones, –recordemos sus pleitos con Nicaragua y Guatemala, respectivamente–, toma el tema limítrofe con El Salvador para aclarar diferencias territoriales que vienen arrastrando históricamente.

22El Salvador, inexperto en este tipo de negociaciones, se vio obligado a crear una comisión en el Ministerio de Relaciones Exteriores, bajo la dirección del Departamento de Límites, que a su vez, creó un equipo de rescate de documentos históricos para su estudio.

23El equipo de paleógrafos se dedicó a la búsqueda de fuentes documentales, en el Archivo General de Centroamérica, Guatemala y, posteriormente, en el

24Archivo General de Indias (Sevilla, España), de los siglos xvi, xvii y xviii y xix, así como de la documentación contemporánea relacionada con los títulos de los propietarios que poseen tierras en la línea de demarcación limítrofe cuestionada.

25Las lagunas documentales del Archivo General de Centroamérica, obligan a desplazarse a este equipo al Archivo General de Indias, para encontrar, estudiar e identificar las zonas en conflicto. Las dificultades que presenta este tipo de investigación se derivan de la inexistencia de un inventario expecífico de la documentación.

26El volumen documental histórico de los fondos del Archivo, de la Sección Guatemala, así como los problemas burocráticos, obligan a adquirir una experiencia primaria de los fondos, consulta de catálogos y otros instrumentos de descripción del archivo, para llevar a feliz término la investigación.

27El tiempo es un factor importante; la investigación tendría resultados a largo y no a corto plazo, como se había planificado. Los inconvenientes de tipo administrativo, burocráticos, de adquisición de material, etcétera condicionaban los resultados inmediatos para completar los estudios realizados en Guatemala. Aunque se encontró documentación respecto a la conquista, administración colegiada, presidencial, provincial y local, no había documento alguno, salvo excepciones concretas, que definieran la demarcación territorial de la frontera norte de El Salvador; la búsqueda se prolongó durante varios años, hasta que el golpe de Estado del 15 de octubre de 1979, implicó una desorganización en el proyecto original, apremiado por la necesidad de presentar la documentación que serviría de base ante los órganos internacionales implicados en la solución limítrofe.

28El Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador, a raíz del recrudecimiento del problema limítrofe histórico con Honduras, presenta en la Corte Internacional de Justicia, en La Haya, Holanda, una reseña histórica del desarrollo del litigio limítrofe entre Honduras y El Salvador, que abarca un periodo de más de 170 años y de varios gobiernos, donde la disponibilidad de los gobernantes de turno era propicia para la solución de las diferencias limítrofes.

EL FALLO DE LA CORTE INTERNACIONAL DE JUSTICIA

29El 16 de septiembre de 1992, la Corte Internacional de Justicia emite el fallo definitorio sobre los límites fronterizos entre Honduras y El Salvador. Para emitir dicho fallo, la Corte tomó, como fecha crítica, el año de

301821, es decir pasaron 165 años, durante los cuales, ambos países, se reunieron 30 veces para tratar de resolver sus problemas limítrofes.

31La Corte confrontó una situación externa, al analizar un testimonio documental de 1860, escrito en castellano antiguo con su respectiva traducción del mismo actualizado, describiendo el estado limítrofe de dicha fecha.

32La sala de la Corte, antes de entrar en las consideraciones decidió que dichos testimonios documentales no eran suficientes y su postura fue que no necesariamente debía irse por los documentos expedidos por la Corona española, sino tomar en consideración toda aportación documental que describa concretamente la demarcación fronteriza de 1821, porque dicha demarcación limítrofe estuvo condicionada por convenio o aceptación de las partes.

33La sala puntualizó que su trabajo era ensamblar las partes no demarcadas con las ya definidas en el Tratado General de Paz, otorgándose el derecho de presuponer cuál había sido el sentir y pensar directo entre las partes contendientes, consagrados en el Tratado General de Paz que define a perpetuidad las 7 secciones.

34Por otro lado, la sala contaba con una documentación de las progresivas negociaciones bilaterales realizadas a través de los años y respondió que, aunque es así como son falladas, carecen de valor; no obstante, se adjudicó el derecho a tomarlas en consideración para entender cuáles eran los límites jurisdiccionales entre los implicados en 1821.

35Ni Honduras ni El Salvador presentaron testimonios documentales, durante el procedimiento, sobre la real frontera de la provincia de San Salvador. No existe testimonio documental descriptivo ni mapas sobre dicha demarcación que honrosamente tenga que ser válido como aportación documental fidedigna que formen parte de los fondos documentales de los archivos históricos generales de Centroamérica o España como tampoco en otras instituciones públicas o privadas que describa con bastante precisión dicha demarcación limítrofe.

36Tal como se mencionó en el anterior apartado, este planteamiento de definir por medio de un accidente geográfico natural, mojón o punto de referencia concreto a los límites fronterizos entre Honduras y El Salvador, se solventa desde el siglo xvi por la Corona incluyendo dicho territorio con un todo del reino de Guatemala y ni la Corona ni la Real Audiencia, plantearon nunca ni cuestionaron dicho problema, ya que el territorio le pertenecía en su totalidad.

37Los problemas derivados por pleitos jurisdiccionales entre ejidos de las comunidades o particulares fueron problemas internos y locales, cuya experiencia y ejemplarización podemos percibirla a través de los testimonios documentales que sobre este tema se hallan en la sección Juzgado Privativo de Tierras y Justicia del Archivo General de Centroamérica y del Archivo de Indias, pero nunca se trató un tema tan delicado a nivel jurisdiccional fronterizo, entre las provincias de Guatemala, Honduras y El Salvador. El propietario nunca llegó a plantearse este problema, pues es hecho natural que le pertenece, y para las pequeneces administrativas estaba el gobierno local y la Delegación del Juzgado Privativo de Tierras que legislaban sobre este asunto.

38Durante los siglos xvi, xvii y xviii, los gobiernos de la Corona en la Audiencia de Guatemala nunca hicieron mención de lineas fronterizas entre Honduras y El Salvador. El único caso, como se mencionó con anterioridad, hace referencia, durante la supresión de la Audiencia, a una línea que separa ambas audiencias en 1562; a la jurisdicción de la nueva audiencia, que incluye las provincias de Chiapas, Yucatán, Cotzumel, Guatemala, San Salvador, Honduras, que dependían directamente de la Audiencia de México, se le agrega Nicaragua y Costa Rica que pertenecen a la audiencia de Panamá.

39Para finalizar este apartado, podemos manifestar que la administración española, durante los tres siglos mencionados, el juzgado privativo de tierras hizo un papel legislador y práctico en la medición de tierras y baldíos pertenecientes a la Corona y a las comunidades indígenas, extendiendo su tutela sobre las tierras medidas; en éstas se incluye un patrón estipulado sobre las medidas del terreno, ubicación geográfica de las tierras, propietarios colindantes o de tierras realengas, protocolo de las medidas, medición de cuerdas y leguas si las hubiere (a vista de ojo o cuerda), amojonamiento (punto de referencia geográfica accidental) y declaración de testigos, entre otros.

40El punto de partida cronológico para el análisis comparado de la cuestión referida al tema fronterizo es el del año 1524, en el que se realiza la distribución geográfica de los asentamientos de las comunidades indígenas que viven en cada una de las regiones, que hoy día forman el territorio de la República de El Salvador. En referencia a los posibles pleitos entre las comunidades indígenas por la separación del territorio de Choluteca, entrado el siglo xvii, no aparecen noticias de los mismos.

41Las cuestiones relativas a la identificación de zonas concretas, el levantamiento de mapas topográficos y aplicación de la geografía descriptiva, como la conocemos actualmente, se empiezan a aplicar a finales del siglo xviii. Pedro Cortés y Larraz, en su descripción geográfico-moral de 1770, reconoce que no era práctico en el conocimiento de la cosmografía (entendida como geografía descriptiva). Aunque se demarcaron límites fronterizos provinciales concretos, en muchos casos no era preciso. La frontera de Honduras y El Salvador fue un caso típico de imprecisos límites jurisdiccionales que aún hoy día no están solucionados; debido a ello, juega un papel importante los enfrentamientos políticos que repercuten en la población que reside entre ambos lados de los imprecisos límites.

BOLSONES DE LOS TERRITORIOS DE EL SALVADOR Y HONDURAS

42La frontera terrestre que se encontraba sin delimitar entre las repúblicas de El Salvador y Honduras, se localizaba en seis sectores comprendidos entre el Mojón Trifinio de las repúblicas de El Salvador, Guatemala y Honduras, y la desembocadura del río Goascorán, en el estero La Cutú, del Golfo de Fonseca.

43Estos sectores, que tienen una extensión superficial de 446.4 kilómetreos cuadrados, son conocidos con los siguientes nombres:

44El fallo de La Haya fue básicamente desfavorable para El Salvador, en un plano jurídico, ya que le otorgó a Honduras el 66.2 % de los 446.4 kilómetros en disputa, es decir, dos terceras partes de las tierras. También obliga a los gobiernos de ambos países a respetar los derechos de propiedad adquiridos por los habitantes de los ex bolsones.

45La sala produjo un documento, con mapas anexos al mismo y explicaciones. A manera de ejemplo, para entender los criteros tomados por la Corte, se expone el caso específico de Los Amates. Éste es un sector de 70 kilómetros, comprendido entre el actual cauce del río Guascorán y el cauce antiguo, territorio en posesión de Honduras. El Salvador lo reclama, ya que en 1828, aquel territorio se había separado de la provincia de Tegucigalpa, pasando a la provincia de San Salvador, y acá, en 1888, se había aceptado en forma indiscutible el cauce del río Guascorán como frontera. El Salvador alegó que por obra del hombre en esa región, el río cambió su cauce. Pero Honduras toma el Goascorán como frontera en su actual cauce, y ante la falta de elementos indicativos, la Corte desestima la pretensión de El Salvador sobre Los Amates.

EL GOLFO DE FONSECA

46En cuanto al Golfo de Fonseca, la Corte decide que es una bahía histórica, cuyas aguas habían estado bajo control único de España previo a 1821, y desde 1821 hasta 1839 bajo la República Federal de Centroamérica. Después fueron heredadas y mantenidas en soberanía por la República de El Salvador, la República de Honduras y la República de Nicaragua conjuntamente, y continúa a ser mantenida así, tal como lo define el fallo.

REACCIÓN POPULAR EN EL SALVADOR

47Al conocerse el fallo de la Corte, la respuesta de los pobladores de los bolsones no se hizo esperar. En primer lugar denunciaron la absoluta falta de información y consulta a la población afectada por el fallo, sobre todo ante una medida que afectaría el futuro de sus vidas. Esta falta de información dio pie a legítimas sospechas de que oscuros intereses políticos o económicos hubieran condicionado al gobierno salvadoreño para no defender con todo entusiasmo y con todos los argumentos posibles su propia soberanía.

48Por ejemplo, la sospecha de que se pretendía quitar base social al fmln o enfrentar al fmln con el ejército hondureño dentro de una estrategia de contrainsurgencia. Igualmente se cuestionó la autodefinición nacionalista del partido en el gobierno, ante el poco interés de informar a sus ciudadanos de un hecho que reduce la extensión de un país tan pequeño y afecta de manera tan importante a la vida de una parte de sus ciudadanos más pobres.

49Los pobladores denunciaron la actitud de indiferencia y apatía por parte del gobierno salvadoreño ante la presencia y hostigamiento de tropas hondureñas en las zonas de disputa, el mismo día de haberse conocido el fallo. Afirmaron que el presidente salvadoreño se desentendía con risa irónica, tanto del problema de la tierra que originó el fallo a los pobladores de los bolsones, como también se desentendía de denunciar las incursiones del ejército hondureño para capturar a los pobladores. Igualmente, denunciaron la falsedad de las declaraciones del presidente Callejas, quien negó la existencia de incidentes entre el ejército hondureño y los pobladores de los bolsones. Los pobladores denunciaron que el ejército hondureño, sin ninguna justificación, había asesinado, torturado, robado y quemado viviendas.

50Por otra parte, hubo denuncias sobre el planteamiento ”economicista” e inhumano que se hizo a través de los medios de comunicación, en extensos artículos públicos, en los que se calificó el resultado del fallo como ”exitoso” para el gobierno salvadoreño, porque las islas del Golfo de Fonseca tendrían más porvenir económico que los bolsones.

CONFLICTOS ACTUALES EN LA FRONTERA

51Las consecuencias del fallo están vivas, y continúan generando problemas en las relaciones entre los dos países. Por ejemplo, en el pasado mes de agosto, se dio la usurpación de propiedades en la frontera común, en la zona de Polorós, departamento de La Unión (El Salvador). Esto provocó la confrontación entre familias de ambos países. Un campesino estuvo a punto de ser asesinado por haber intentado cercar su propiedad de aproximadamente 20 manzanas, de las cuales unas 15 se sitúan en territorio hondureño.

52En la misma oportunidad, dos indígenas hondureños resultaron heridos de bala, al intercambiar disparos con enardecidos vecinos de Las Lajitas, al ser perseguidos por ser los presuntos agresores del campesino salvadoreño.

53Los hondureños sostienen que ellos son propietarios del terreno que actualmente cultivan, pero contradictoriamente, esa parte cultivada se encuentra en territorio salvadoreño. Los salvadoreños sostienen que la usurpación es clara, pero no obstante, pretenden dejar que los campesinos hondureños recojan la cosecha; según los pobladores de Las Lajitas, los campesinos hondureños son manipulados por el hijo de Antonio Martínez Argueta, que siempre ha estado presentes en los problemas que se le crean a las familias salvadoreñas desde antes de 1969, recordando los inicios de la guerra entre El Salvador y Honduras. Martínez Argueta fue detenido por la extinta Guardia Nacional de El Salvador en 1969, debido a que se le imputó la muerte de cuatro salvadoreños. Luego de su captura se produjeron confrontaciones entre ambos países y se conoció para entonces que militares hondureños realizarían un operativo para rescatar a Martínez, quien era y sigue siendo uno de los terratenientes hondureños.

54Posteriormente, fue canjeado por un grupo de soldados salvadoreños que habiendo provocado un incidente en Nueva Ocotepeque, municipio hondureño fronterizo con El Salvador, fueron detenidos por autoridades hondureñas.

55Si bien los problemas entre familias de ambos países son antiguos en la zona fronteriza, los pobladores advierten que el problema actual se ha generado con una clara intención.

56Se han recibido muchas denuncias en el sentido de que a varios hondureños se les ha adjudicado tierras en los ex bolsones donde existen prácticamente sólo propiedades de salvadoreños. Las adjudicaciones realizadas por el Instituto Nacional Agrario de Honduras, se han dado incluso después del fallo emitido por la Corte Internacional de Justicia.

57Por su parte los diputados salvadoreños acusan al gobierno hondureño, y particularmente a la Cancillería de dicho país, de manipular el problema humano en los ex bolsones, achacándole falta de seriedad en la búsqueda de soluciones y de actuar contra el espíritu de integración centroamericana.

58De acuerdo con los legisladores, la cancillería y el ejército hondureños buscan beneficiarse de la situación para ocultar las dificultades por las que atraviesan, como escándalos por visas falsas y pérdida de protagonismo de los militares.

59Por su parte, los ganaderos de Honduras, específicamente la Federación Nacional de Agricultores y Ganaderos de Honduras, pidieron al gobierno de su país que cierre el mercado a productos salvadoreños, ante la prohibición de El Salvador al ingreso a su mercado de derivados de leche a cinco empresas artesanales hondureñas. Incluso, expresaron, que deben cerrar el mercado de calzado que ha hecho quebrar una serie de empresas pequeñas de Honduras.

60Después de cuatro años de haberse emitido el fallo de la Corte Internacional de Justicia, las fronteras entre Honduras y El Salvador siguen sin demarcarse. Al parecer, son los mismos intereses, económicos y políticos de los sectores dominantes los que prevalecen. Algunos diputados manifiestan la necesidad de recurrir de nuevo a La Haya para hacer una interpretación de su fallo de septiembre de 1992. Esta idea empieza a ganar adeptos, sobre todo por la necesidad de mantener este problema fuera de la esfera militar, para evitar un conflicto mayor. Sin embargo, los pobladores de las fronteras de ambos países han iniciado negociaciones para encontrar alternativas de consenso.

61Surge la esperanza de que una acción de los históricos protagonistas, directamente afectados, encuentren una solución duradera, diferente a la de la guerra y de acuerdo a sus propios intereses.

LOS TESTIMONIOS DOCUMENTALES O EL PATRIMONIO HISTÓRICO DOCUMENTAL

62La mayoría de los países de la América Latina tienen un problema en común, a saber, la falta de conservación de su patrimonio histórico documental que testimonien los hechos ocurridos durante los siglos xvi, xvii y xviii y parte del siglo xix. Frecuentemente escuchamos las quejas o lamentos de muchos de los investigadores que visitan los archivos históricos generales, nacionales, locales y particulares, en busca de fondos y documentos que aclaren la verdad sobre las lagunas documentales que registran los acontecimientos que han venido sucediendo a lo largo de los tres siglos de dominación española en la América hispanohablante. Documentación sobre la administración, justicia, juzgado privativo de tierras, corregimientos, alcaldías mayores, etc., no se encuentran o están incompletas. Por supuesto, la mano del hombre ha contribuido a su destrucción, entre otros: pérdida, robo, expolio, abandono y falta de conservación. Los elementos naturales también han contribuido a este destrozo: el agua, los terremotos, los incendios, uno de ellos acabó con los fondos documentales de la etapa colonial del Archivo de la Nación de la República de El Salvador, donde el fuego destruyó la mayor parte de los fondos historícos-documentales y que hoy todos los investigadores, estudiosos e historiadores lamentamos, pues para escribir sobre la historia de este país, es necesario ir a otros archivos históricos generales, como es el caso del Archivo General de Centroamérica y el Archivo General de Indias (Sevilla, España) en busca de estos testimonios escritos.

Mapa. Zonas no delimitadas: El Salvador y Honduras.

Notes de fin

* Instituto de Estudios Históricos, Antropológicos y Arqueológicos de la Universidad de El Salvador.

Historiador de la Universidad Autónoma de Barcelona; miembro de la Comisión de Investigación del Problema Limítrofe Honduras-El Salvador; asesor del iehaa-ues.

Table des illustrations

URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/696/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 37k
Légende Mapa. Zonas no delimitadas: El Salvador y Honduras.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/696/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 169k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540