Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las fronteras del istmo

 | 
Philippe Bovin

III. Geopolítica e impacto de los conflictos

La región fronteriza del sur de México en la perspectiva de la seguridad nacional estadounidense

Juan Manuel Sandoval

Texte intégral

  • * Coordinador General del Seminario Permanente de Estudios Chicanos y de Fronteras Dirección de Etno (...)

1Note portant sur l'auteur*

INTRODUCCIÓN

2En el contexto actual de reestructuración económica y política que el Estado mexicano lleva a cabo para insertarse en el llamado, eufemísticamente, proceso de ”globalización” –a través de la integración de ciertos sectores y regiones económicas al Área Norteamericana de Libre Comercio–, las fronteras nacionales cobran una nueva dimensión en términos geopolíticos y geoeconómicos.

  • 1 Juan Manuel Sandoval, ”Las fronteras de México en el marco de la integración económica regional no (...)

3La mayor inserción económica de México a Estados Unidos, acelerada desde principios de la década de los ochenta, se ha enfocado fundamentalmente en la región norte del país, por medio de impulsos a su desarrollo industrial y financiero, a su infraestructura carretera y de comunicaciones, a su liberalización comercial, al incremento de los servicios y otros aspectos inherentes a tal proceso.1

  • 2 Timothy J. Dunn, The militarization of the U.S.-Mexico border, 1978-1990: low intensity conflict d (...)

4Por su parte, el afán del Estado norteamericano por la ”recuperación” de sus fronteras –planteado desde el régimen de Ronald Reagan como una necesidad para poder seguir subsistiendo como nación (hegemónica)– ha significado que en la última década se haya impulsado el establecimiento de un férreo control de la frontera con México, a través de su militarización bajo múltiples pretextos (lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, de inmigración de indocumentados, etc.), instrumentando en esta región una estrategia de guerra contrainsurgente derivada de su Doctrina de Seguridad Nacional, el denominado Conflicto de Baja Intensidad, utilizado por Estados Unidos en Centroamérica y en otras regiones del planeta.2

5Con ello, el Estado norteamericano busca asegurar el control sobre una extensa región a ambos lados de la frontera, lo cual es de suma importancia para intentar recomponer su hegemonía en la feroz lucha por el liderazgo económico y el control de los mercados mundiales en contra de los otros poderes imperiales, Japón y Alemania, que encabezan sendos bloques geoeconómicos. Todo ello, en el marco de la reestructuración económica y política que se ha venido llevando a cabo desde hace dos décadas a nivel mundial.

  • 3 Paul Ganster and Alan Sweedler, ”The United States-Mexico Border Region: Security and Interdepende (...)
  • 4 George W. Grayson, ”Mexico and the United States: The Problem of Security Partnership”, in Securit (...)
  • 5 Juan Manuel Sandoval, La frontera México-Estados Unidos en la perspectiva de la seguridad binacion (...)

6En sus intentos para asegurar aún más el control de esta región fronteriza, el Estado norteamericano ha buscado, por diversas vías, que su contraparte mexicana acepte que se trata de una región interdependiente y cuya seguridad atañe a ambos por igual. Es decir que existe un amplio rango de intereses y preocupaciones comunes que unen a México y a Estados Unidos en forma de interdependencia y seguridad compartida, y que se puede aceptar que ambas naciones forman, de hecho, una ”comunidad de seguridad” (security community).3 Se plantea también que por estos intereses comunes ambas naciones deben estar ”asociadas en la seguridad” (security partnership),4 y que, por lo tanto, a esta región fronteriza debe enfocársele desde una perspectiva de ”seguridad binacional” (binational security).5

  • 6 Javier Barrios Valero, ”México-Estados Unidos: seguridad nacional y cooperación”, palabras del sub (...)
  • 7 Jim Cason y David Brooks, ”Acuerdo confidencial México-EU sobre seguridad transfronteriza”, La jor (...)

7A pesar del reiterado rechazo explícito del término de seguridad binacional por parte de la cancillería mexicana, la cual plantea que este esquema está fuera de contexto en las relaciones México-Estados Unidos,6 los regímenes de Carlos Salinas de Gortari y de Ernesto Zedillo han optado por aceptar tácitamente dichas concepciones, e incluso con este último se ha llegado a suscribir recientemente un Acuerdo Confidencial México-Estados Unidos sobre ”Seguridad Transfronteriza”, bajo el pretexto de llevar a cabo una lucha conjunta en contra del narcotráfico.7

  • 8 Juan Manuel Sandoval, ”Integración económica y militarización de la frontera México-Estados Unidos (...)

8De hecho, se está poniendo en práctica una serie de medidas propuestas ya de manera sistematizada desde hace diez años por el teniente general retirado del Ejército de los Estados Unidos, Gordon Summer, expresidente de la Junta Interamericana de Defensa y asesor especial del Departamento de Estado para cuestiones de seguridad nacional en el gobierno de Reagan, quien planteaba la creación de una franja autónoma militarizada de 100 a 200 millas de ancho a todo lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, pero sobre territorio mexicano, para enfrentar los problemas de la inmigración indocumentada y el narcotráfico, así como para realizar maniobras militares conjuntas. En esta franja –denominada ”zona tapón"– se establecería asimismo un sistema de mercado libre ”con limitada interferencia de los gobiernos de México y los Estados Unidos”.8

  • 9 Ibid.

9A diez años de haberse hecho este planteamiento, nos encontramos que tanto las ”modalidades administrativas” como el cambio de ”actitudes” de ambos gobiernos (considerados como requisito para instrumentar la mencionada propuesta) se han concretado, y que el proyecto planteado por Summer está en marcha, si no puntualmente, sí en lo fundamental, como lo muestran las siguientes cuestiones:9

  1. en primer lugar, en esta década, el gobierno estadounidense ha establecido las medidas más restrictivas de contención –en toda su historia– para enfrentar la inmigración indocumentada a lo largo de su frontera sur, con la colaboración de dependencias de nuestro país –de migración y policías diversas, incluyendo cuerpos especiales contra la violencia como los grupos Beta– que hacen el trabajo sucio al gobierno estadounidense en el lado mexicano. Esta colaboración se extendió hasta la frontera sur de México –y de hecho a todo el territorio nacional–, donde se aplican medidas similares para detectar, detener y deportar a los migrantes de terceros países, principalmente de Centroamérica, que intentan llegar a los Estados Unidos. La administración salmista hizo las adecuaciones legales y administrativas correspondientes para endurecer sus políticas migratorias, adhiriéndose a la visión estadounidense sobre la migración internacional –principalmente la indocumentada– como un problema de seguridad nacional, en vez de uno de derechos económicos y humanos.10
  2. en segundo lugar, las medidas anteriores –conjuntamente con otros mecanismos ad hoc– han servido también a autoridades estadounidenses y mexicanas para hacer frente al narcotráfico, principalmente a lo largo de la región fronteriza entre ambos países, pero también en la frontera sur de México. El gobierno de Salinas de Gortari –y de hecho desde fines del sexenio de De la Madrid– adoptó las tesis y estrategias de la guerra contra las drogas, propuestas por Reagan en su directiva de 1986, que incluyen la militarización del combate antinarco y la reconversión de los problemas de salud pública, pobreza y educación en un problema único de seguridad nacional. Y aunque la militarización de la lucha contra las drogas en México no es nueva (por ejemplo, la Operación Cóndor en los setenta), lo que sí es nuevo es la cooperación con Estados Unidos a partir del cambio en el discurso mexicano en los ochenta. Esta colaboración incluye actualmente el entrenamiento en Estados Unidos de militares mexicanos en tácticas policiacas antinarcóticos, asesoría y equipo militar (principalmente helicópteros). Y ahora se incluye también el ”acuerdo confidencial sobre seguridad transfronteriza y cooperación policiaca”, suscrito en julio de 1996 por funcionarios de la Procuraduría General de la República (pgr), el Instituto Nacional para el Combate a las Drogas (incd), el Servicio de Aduanas de Estados Unidos, el fbi y la dea, mismo que establece protocolos y responsabilidades para la comunicación bilateral y el intercambio de inteligencia en las campañas conjuntas contra los narcotraficantes a lo largo de la frontera.11
  3. en tercer lugar, se han establecido ya las condiciones para la realización de maniobras militares conjuntas en mar y tierra, principalmente en la región fronteriza entre México y Estados Unidos, en un futuro cercano, como lo declarara el 16 de marzo de 1996 el secretario de Defensa estadounidense, William J. Perry, desde un portaaviones estacionado frente a la costa californiana. Y aunque dicho anuncio fue desmentido por la cancillería mexicana, precisando que se trataba sólo de entrenamiento a militares mexicanos en técnicas policiales antidrogas, ello no supone que no existan acuerdos secretos de mayor colaboración.12
  4. finalmente, con la creación del Área Norteamericana de Libre Comercio que incluye a Canadá, Estados Unidos y México, la región fronteriza entre los dos últimos países está considerada como una de las más importantes dentro de la estrategia estadounidense para reestablecer su hegemonía mundial.13 En esta perspectiva, el propio Departamento de Defensa estadounidense ha manifestado su interés por el establecimiento de un programa de producción industrial en los centros de producción ya existentes a lo largo de la frontera México-Estados Unidos para la defensa de este último país.14

10En este contexto de integración regional norteamericana, la frontera sur de México cobra también una nueva dimensión para el Estado mexicano y para el de la Unión Americana en términos geoestratégicos. En esta perspectiva, las élites mexicanas en el poder ya no ven con preocupación hacia Estados Unidos, con el cual comparten ahora el Área Norteamericana de Libre Comercio, y con ello aceptan tácitamente ser parte de la esfera geoestratégica y de seguridad nacional estadounidense. Dichas élites ven hacia el sur y el sureste mexicanos desde una perspectiva geopolítica y de seguridad nacional, aplicando –para el control de esta región– medidas ”copiadas” o ”made in usa”; colaborando con ello a extender la frontera sur geoestratégica de Estados Unidos hasta el istmo centroamericano. El presente texto se centra en el análisis de dicha situación.

LA IMPORTANCIA GEOPOLÍTICA ACTUAL DE LA FRONTERA SUR DE MÉXICO

11Una mirada general a la frontera sur de México nos muestra que en esta región ha existido una realidad lamentable en muchos aspectos, ya que no obstante las riquezas con las que cuenta esa región fronteriza, la explotación de aquéllas no la ha beneficiado en la misma proporción, manteniéndose en un abandono ya histórico por parte de los diversos regímenes. Es sólo hasta un periodo relativamente reciente –desde mediados de la década de los setenta– cuando se comenzó a vislumbrar su real importancia en términos geopolíticos.

  • 15 Juan Manuel Sandoval, Francisco Javier Guerrero y María Eugenia del Valle, ”La política de segurid (...)

12El hecho de que a partir de entonces se haya empezado a considerar a esta región desde una perspectiva de seguridad nacional tanto por el gobierno estadounidense como por el mexicano,15 se debía a tres cuestiones fundamentales, a las cuales se le ha venido a sumar una más a partir del 1° de enero de 1994: la rebelión mayoritariamente indígena del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Los yacimientos petrolíferos en el sur y el sureste mexicanos y el megaproyecto del Istmo de Tehuantepec

  • 16 Juan Manuel Sandoval, Francisco Javier Guerrero y María Eugenia del Valle, ”La política de segurid (...)
  • 17 ”Abren el Istmo a capital extranjero”, La Jornada, 22 de julio de 1996.

13Las enormes riquezas petroleras localizadas en el sur y el sureste de México, así como la gran importancia que ha vuelto a cobrar el Istmo de Tehuantepec como una posible salida al problema del Canal de Panamá (hoy día sobresaturado por la transportación marítima), han obligado a las élites mexicanas en el poder a buscar establecer un mayor control de esta región, ya que el petróleo es una de las principales fuentes de ingresos del país y de enriquecimiento de algunos sectores del gobierno y de la burguesía (ambos muy vinculados entre sí). En el caso del Istmo de Tehuantepec, a diez años de haberse propuesto sin éxito la creación de un Sistema Multimodal Transístmico,16 el gobierno mexicano se prepara para convertirlo ahora en una vía de comunicación y transporte de mercancías que compita con el Canal de Panamá, mediante una autopista de 411 kilómetros, la privatización del corredor transístmico ferroviario y la construcción de unidades generadoras de energía eléctrica. En el llamado Megaproyecto del Istmo se considera el ofrecimiento de capitales transnacionales saudiárabes y estadounidenses.17

14En el caso del petróleo, de lo que se trataba cuando se descubrieron los enormes yacimientos en la década de los setenta, era supuestamente evitar que los intereses estadounidenses lograran establecerse en esta misma región. Sin embargo, desde 1976, la Casa Blanca considera que las reservas mexicanas de petróleo son esenciales para la seguridad nacional de los Estados Unidos y, por lo tanto, que está obligada a proteger las instalaciones de pemex en caso de conflicto internacional, y aun en contra de los mexicanos si hubiese conflictos internos.

  • 18 John Saxe-Fernández, ”El gas natural mexicano: su integración vertical a Estados Unidos y la segur (...)

15Las empresas estadounidenses han estado presionando para la privatización del petróleo, hoy sujeto a las condiciones del país vecino para el pago del préstamo establecido en el paquete financiero con el que se rescató al gobierno mexicano de su crisis económica de diciembre de 1994.18 Las empresas de ese país ya han empezado a abrirse camino, al lograr una de ellas un contrato para explorar en la Sonda de Campeche. De esta manera, los hidrocarburos, ubicados principalmente en el sur-sureste del país, se han vuelto la reserva estratégica de los Estados Unidos quedando insertos dentro de los intereses de la seguridad nacional de este país.

Refugiados guatemaltecos en territorio mexicano

16La actitud asumida por los gobiernos militares de fines de los setenta y principios de los ochenta en Guatemala respecto de la insurgencia en su país, los llevó a impulsar una política militarista de seguridad nacional, para extirpar a los combatientes y a las comunidades de las regiones donde se localizaban aquéllos (campaña de tierra arrasada), desplazando a los sobrevivientes a las zonas montañosas del interior del país, a ”aldeas estratégicas” (verdaderos campos de concentración) y a regiones de la frontera del lado mexicano, a donde penetraron en muchas ocasiones las tropas contrainsurgentes de élite (kaibiles) para asesinar y secuestrar a supuestos insurgentes o colaboracionistas de éstos.

  • 19 Michael J. Dziedzic and Stephen J. Wagner, ”Mexico's uncertain quest for a strategy to secure its (...)

17Con ello, los militares chapines buscaban que el gobierno mexicano asumiera una postura neutral o en contra de la insurgencia organizada en la urng e impidiera que ésta instalara supuestos santuarios en territorio mexicano y se infiltrara entre los refugiados. Las posturas de apoyo a las insurgencias nicaragüense y salvadoreña por parte del gobierno mexicano, impulsaron al gobierno guatemalteco a asumir tales políticas,19 mismas que fueron apoyadas por el gobierno estadounidense, el cual llegó inclusive a levantar el embargo de ayuda militar a dicho gobierno –por violaciones a los derechos humanos de su población–, para ”hacerle sentir a México el calor de la guerra”, y obligarlo a militarizar su frontera. Todo ello, al fin, llevó a las élites en el poder en México a asumir una perspectiva de Seguridad Nacional para el control de su frontera, trasladando a miles de refugiados a otras regiones del sur-sureste del país (Campeche y Quintana Roo) y reubicando o reagrupando a otros miles en Chiapas.

México: ¿Centroamérica, ”Middle America” o Norteamérica?

18En su interés por integrar a México al Área Norteamericana de Libre Comercio –y en particular la región fronteriza del norte de nuestro país, como ya se señaló–, el régimen estadounidense ha modificado su concepción histórica de considerar a la nación mexicana como parte de Centroamérica o –en algunas instancias como América de Enmedio (Middle America)–, ubicándola geoestratégicamente dentro de Norteamérica actualmente. En esta perspectiva, y al menos en el discurso (porque en la realidad se sigue echando la basura nuclear, tóxica y contaminante en el territorio fronterizo del norte), México deja de ser el patio trasero de la Unión Americana, correspondiéndole ese dudoso honor hoy día a Centroamérica.

19Por lo tanto, la frontera entre México y el istmo centroamericano entra directamente en la órbita de la seguridad nacional estadounidense, pasando a ser así ésta la frontera sur geoestratégica de la Unión Americana. Con ello, los Estados Unidos buscan establecer un puente hacia América Latina para su proyecto de la Iniciativa de las Américas, utilizando a México como país bisagra, cinturón sanitario y amortiguador. Nuestra frontera sur se ha convertido, de esta manera, en el campo de acción de los estadounidenses en políticas migratorias, contra el narcotráfico y otras cuestiones como lo ha sido nuestra frontera norte.

La rebelión indígena en Chiapas en enero de 1994

20Chiapas es una de las entidades donde más conflictos sociales se han dado en los últimos años. Es aquí donde estalló la rebelión mayoritariamente indígena el 1° de enero de 1994, aunque con demandas que rebasan el ámbito regional e involucran a toda la nación. Esto ha llevado al gobierno a movilizar a más de 60 mil efectivos militares a esta entidad para hacer frente a dicho conflicto. La salida militarista y de seguridad nacional instrumentada por el Estado mexicano –para recuperar el control de todo el territorio nacional– no ha podido ser llevada a cabo hasta sus últimas consecuencias, debido a la movilización de la sociedad civil organizada, la cual desde un principio obligó a ambas partes a hacer un alto al fuego y a entablar pláticas para buscar una salida pacífica al conflicto.

  • 20 Dolia Estevez, ”Chiapas: an intelligence fiasco or coverup?”, Covertaction Quateriy, spring, 1994, (...)

21Sin embargo esta rebelión había sido largamente anunciada al menos desde un par de años antes del levantamiento, pero las dependencias de inteligencia mexicanas y estadounidenses no quisieron afectar las negociaciones del tlc entre ambos países, y encubrieron la información, aunque no calcularon el verdadero potencial de dicho levantamiento.20

  • 21 Juan Manuel Sandoval, ”Las estrategias político-militares del Estado mexicano y del Ejército Zapat (...)

22A partir del estallamiento de la rebelión se ha venido incrementando el abastecimiento de modernos pertrechos militares a México, provenientes de Estados Unidos y de países europeos; y se ha estrechado la colaboración de los militares de México y Estados Unidos (aunque se sabe de la participación de militares de otros países: chilenos, argentinos, etc.), para elaborar estrategias contrainsurgentes aplicadas actualmente en Chiapas y otras regiones del país, en su modalidad del Conflicto de Baja Intensidad.21

23Frente a esta situación general ya descrita y entre los aspectos fundamentales para intentar sacar a la frontera sur del abandono y establecer un mayor control sobre esta región, el Estado mexicano inició desde fines de los setenta y principios de los ochenta la colonización de grandes espacios no habitados, la introducción de infraestructura para su desarrollo (principalmente una red carretera); y más recientemente, el impulso de grandes inversiones para incrementar la productividad de la región, como lo anunciara Salinas de Gortari en su viaje por Chiapas en abril de 1992. Todo ello en el marco de una visión geoestratégica.

  • 22 Xóchitl Leyva y Gabriel Ascencio, ”Espacio y organización social en la Selva Lacandona: El caso de (...)

24En esta perspectiva, el régimen busca desarrollar económicamente a la región y establecer una política de Estado hacia Centroamérica y el Caribe, atrayéndose a los países de esta zona a sus posiciones geopolíticas por medio de convenios comerciales, de intercambio cultural, de lucha conjunta contra el narcotráfico, de políticas de inversiones y de capacitación, de grandes proyectos de infraestructura, etc.22

25Esta política, con la que se intenta mantener una autonomía respecto de los intereses estadounidenses, sobre Centroamérica y el Caribe, refleja los intereses propios del régimen gubernamental, de las Fuerzas Armadas y de ciertos sectores de la burguesía mexicana por asegurar un área natural de influencia económica, social y geopolítica.

26Sin embargo esta supuesta autonomía del Estado mexicano se enfrenta a ciertos límites y a desafíos impuestos por las contradicciones internas y externas, propios de los intereses mexicanos, estadounidenses y otros. Por ejemplo, en el caso del narcotráfico internacional, éste ya ha comenzado a sentar sus reales en Guatemala y Belice, utilizando el sur y el sureste de nuestro país como áreas de tránsito, trasiego y/o abastecimiento para aeronaves. En este negocio ilícito se ha involucrado no sólo a campesinos pobres, sino a ricos ganaderos, funcionarios públicos, agentes de diversas corporaciones policiacas y, aun, de las Fuerzas Armadas (Ejército, Armada y Fuerza Aérea). Los acuerdos de combate conjunto al narcotráfico entre México y Estados Unidos están llevando a que esta nación tenga una mayor presencia e injerencia no sólo en el norte sino en el sur y el sureste de nuestro país. Por ejemplo, a principios de mayo de 1992 se estableció una central de operaciones de la Agencia Antinarcóticos estadunidense (dea) y de la Interpol (con 4 agentes) en Ciudad del Carmen, Campeche.

27En el caso de la migración indocumentada centroamericana y de otros países en tránsito por México hacia Estados Unidos, la estrecha colaboración entre autoridades migratorias y policiacas mexicanas con autoridades migratorias estadunidenses para detectar, detener y deportar a tales indocumentados, ha llevado a México a establecer una política migratoria en su frontera sur con medidas muy similares a las políticas y medidas impuestas por Estados Unidos en su propia frontera sur. Esta visión geopolítica del Estado mexicano respecto de la inmigración de grandes flujos de personas a nuestro país o en tránsito, fue desarrollada a partir de considerar, como ya se mencionó, a los refugiados guatemaltecos como un problema de seguridad nacional. En esta perspectiva, la salida masiva de los refugiados hacia Guatemala mediante la repatriación, y la integración como ciudadanos de los que se quedaran en México, fue vista por el régimen salmista –y continuada por el de Zedillo– como una de las soluciones para avanzar en sus relaciones con Guatemala, fortaleciendo su posición geoestratégica de supuesta autonomía.

28Sin embargo esta autonomía del Estado mexicano respecto del Estado norteamericano, es relativa en tanto que los intereses del primero chocan con los del segundo y éste influye, a su vez, en la definición de las políticas mexicanas respecto a Centroamérica y el Caribe.

A MANERA DE CONCLUSIONES

29De acuerdo con el análisis anterior, podemos plantear que las perspectivas geopolíticas de los Estados norteamericano y mexicano sobre la región fronteriza entre ambos países, difiere en una cuestión fundamental: la de Estados Unidos responde a intereses imperialistas tanto en lo económico como en cuestiones de su seguridad nacional; la del Estado mexicano responde ya no a la defensa de la soberanía e integridad territorial nacional, sino a los intereses económicos y políticos de las élites en el poder, las cuales han supeditado la soberanía nacional a la seguridad nacional estadounidense. En suma, y en base al análisis anterior, podemos plantear las siguientes tesis:

  1. Las élites mexicanas en el poder actualmente ya no ven con preocupación hacia el norte, del cual consideran ya parte a nuestro país (a través de su inserción formal al Primer Mundo); y con ello, aceptan tácitamente entrar en la esfera geoestratégica y de seguridad nacional estadounidense buscando, para ello, acabar con algunos aspectos históricos de conflicto entre ambos países, incluso ”reescribiendo la historia”, estableciendo una política exterior de bajo perfil, apoyando políticas estadounidenses contrarias a nuestra tradición de respeto a la soberanía de otros países y afectando la soberanía nacional sobre los recursos petrolíferos al comprometerlos en prenda del pago del paquete financiero otorgado por la Casa Blanca y el Fondo Monetario Internacional en diciembre de 1994, y aun retractándose de medidas soberanas como sucedió en el caso de la orden de suspensión de actividades de la dea en nuestro país (a la que se dio marcha atrás), como respuesta a la negativa estadounidense de extraditar a Humberto Álvarez Machaín, involucrado en el asesinato de un agente de dicha dependencia, y que fue secuestrado y llevado a Estados Unidos. Esto sucedió durante las negociaciones del Tratado de Libre Comercio a las cuales no se quiso entorpecer.
  2. Por el contrario, dichas élites ven hacia el sur y sureste del territorio mexicano desde una perspectiva geopolítica y de seguridad nacional, aplicando –para el control de esta región– medidas ”copiadas” o ”made in usa” (combate al narcotráfico y a la inmigración indocumentada; instrumentación del Conflicto de Baja Intensidad para enfrentar el llamado conflicto chiapaneco e intentar eliminar al ezln) colaborando con ello a extender la frontera sur geoestratégica de Estados Unidos hasta el istmo centroamericano.
  3. Con la apertura del Istmo de Tehuantepec al capital transnacional estadounidense y saudiárabe para el desarrollo del Megaproyecto del Istmo (autopista, ferrocarril y unidades generadoras de energía), para hacerle la competencia al Canal de Panamá en el transporte de mercancías de un océano a otro, la región del sureste de México adquiere mayores dimensiones estratégicas para los Estados Unidos y por supuesto para su seguridad nacionalen su nueva perspectiva donde lo económico y lo militar van de la mano con la promoción de la democracia en los países donde esta nación imperial tiene grandes intereses.23
  4. Con todo lo anterior, México queda actualmente englobado materialmente dentro de los intereses geoestratégicos estadounidenses, y con ello la soberanía nacional mexicana queda subordinada, desde una perspectiva pragmática, a la Doctrina de Seguridad Nacional de la Unión Americana. De esta manera, la supuesta autonomía del Estado mexicano respecto a su política de control de las regiones fronterizas del norte y del sursureste, así como su política de relaciones exteriores con Centroamérica y el Caribe, se relativiza al quedar limitada por dicha subordinación.

Notes

1 Juan Manuel Sandoval, ”Las fronteras de México en el marco de la integración económica regional norteamericana. Una perspectiva geopolítica”, en Memorias del Encuentro sobre Globalización, Empleo y Migración (1994), Hermosillo, Universidad de Sonora, 1996.

2 Timothy J. Dunn, The militarization of the U.S.-Mexico border, 1978-1990: low intensity conflict doctrine comes home, Austin, cmas Books, The Center for Mexican American Studies, The University of Texas at Austin, 1996. Asimismo, Juan Manuel Sandoval, ”La frontera México-Estados Unidos en la perspectiva de la seguridad binacional”, en Las fronteras nacionales en el umbral de dos siglos, Juan Manuel Sandoval (compilador), México, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 1993, Colección Científica, núm. 267, pp. 65-89.

3 Paul Ganster and Alan Sweedler, ”The United States-Mexico Border Region: Security and Interdependence”, in United States-Mexico Border Statistics since 1900, David Lorey (ed.), Los Angeles, ucla Latin American Center Publications, University of California, Los Angeles, 1990.

4 George W. Grayson, ”Mexico and the United States: The Problem of Security Partnership”, in Security in the Americas, Georges Fauriol (ed.), Washington, D.C., National Defense University Press, 1989, pp. 139-158.

5 Juan Manuel Sandoval, La frontera México-Estados Unidos en la perspectiva de la seguridad binacional, op. cit.

6 Javier Barrios Valero, ”México-Estados Unidos: seguridad nacional y cooperación”, palabras del subsecretario c de Relaciones Exteriores en la Tercera Ronda de Diálogo sobre Seguridad Binacional, organizada por el Consorcio de la Universidad de California sobre México y Estados Unidos, en San Diego, California, el 17 de septiembre de 1990, Dirección General del Acervo Diplomático de la Secretaría de Relaciones Exteriores (Textos de Política Exterior, núm. 54).

7 Jim Cason y David Brooks, ”Acuerdo confidencial México-EU sobre seguridad transfronteriza”, La jornada, 1° de agosto de 1996.

8 Juan Manuel Sandoval, ”Integración económica y militarización de la frontera México-Estados Unidos”, El Cotidiano, núm. 77, julio de 1996.

9 Ibid.

10 Juan Manuel Sandoval, ”Los refugiados centroamericanos en la frontera México-Estados Unidos, ¿problema de seguridad nacional o de derechos humanos?”, en Los refugiados guatemaltecos y los derechos humanos, una década de refugio en México, México, Academia Mexicana de Derechos Humanos y Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, 1993.

11 Jim Cason y David Brooks, ”Acuerdo confidencial México-EU sobre seguridad transfronteriza”, La Jornada, 1° de agosto de 1996.

12 Jim Cason y David Brooks, ”Maniobras militares EU-México. Lo anunció Perry en el Portaaviones Carl Vinson”, La Jornada, 17 de marzo de 1996. También, ”Desmiente la sre a Perry”, La Jornada, 18 de marzo de 1996. Asimismo, Jim Cason y David Brooks, ”Entrenará EU a militares mexicanos. Aprenderán técnicas policiales antidrogas: el Pentágono”, La Jornada, 30 de marzo.

13 Juan Manuel Sandoval, ”Integración económica y militarización de la frontera México-Estados Unidos”, El Cotidiano, núm. 77, julio de 1996.

14 Damasio López, ”The Defense Industry and Border Infrastructure”, Albuquerque, Rio Grande Corridor Border Project, University of New Mexico, 1992.

15 Juan Manuel Sandoval, Francisco Javier Guerrero y María Eugenia del Valle, ”La política de seguridad nacional y las fronteras en México”, Nueva Antropología, núm. 26, 1985, pp 89-175. También, Juan Manuel Sandoval, ”La antropología en el sendero de la guerra centroamericana: el caso de la frontera sur de México”, Boletín de la Escuela de Ciencias Antropológicas de la Universidad Autónoma de Yucatán, año 16, núm. 94, 1989, pp. 3-47. Asimismo, Juan Pohlenz, ”Frontera y colonización. El caso de Marqués de Comillas en la selva chiapaneca”, mecanuscrito, 1992. Igualmente, Jorge Ramón González-Ponciano, ”Frontera, ecología y soberanía nacional. La colonización de la franja fronteriza sur de Marqués de Comillas”, Anuario del Instituto Chiapaneco de Cultura, Gobierno del Estado de Chiapas, 1990, pp. 50-83. Por último, Michael J. Dziedzic and Stephen J. Wagner, ”Mexico's uncertain quest for a strategy to secure its southern border”, Journal of Borderlands Studies, vol. VII, number 1, spring, 1992, pp. 19-48.

16 Juan Manuel Sandoval, Francisco Javier Guerrero y María Eugenia del Valle, ”La política de seguridad nacional y las fronteras en México”, Nueva Antropología, núm. 26, 1985, pp 89-175.

17 ”Abren el Istmo a capital extranjero”, La Jornada, 22 de julio de 1996.

18 John Saxe-Fernández, ”El gas natural mexicano: su integración vertical a Estados Unidos y la seguridad nacional”, El Cotidiano, núm. 71, septiembre de 1995.

19 Michael J. Dziedzic and Stephen J. Wagner, ”Mexico's uncertain quest for a strategy to secure its southern border”, Journal of Borderlands Studies, vol. VII, number 1, spring, 1992, pp. 19-48.

20 Dolia Estevez, ”Chiapas: an intelligence fiasco or coverup?”, Covertaction Quateriy, spring, 1994, núm. 48, pp. 44-48.

21 Juan Manuel Sandoval, ”Las estrategias político-militares del Estado mexicano y del Ejército Zapatista de Liberación Nacional: ¿seguridad nacional vs soberanía nacional?”, ponencia presentada en el taller sobre Autonomías en el marco de la regionalización y la globalización, Centro de Investigaciones Humanísticas de Mesoamérica y el estado de Chiapas de la unam, San Cristóbal de las Casas, Chiapas, febrero-marzo de 1995.

22 Xóchitl Leyva y Gabriel Ascencio, ”Espacio y organización social en la Selva Lacandona: El caso de la subregión Cañadas”, Anuario del Instituto Chiapaneco de Cultura, Gobierno del Estado de Chiapas, 1990, pp. 17-49. También, Juan Pohlenz, ”La conformación de la frontera entre México y Guatemala. El caso de Nuevo Huixtán en la selva chiapaneca”, en La formación histórica de la frontera sur, México, ciesas-Sureste, 1985.

23 The White House, 1990. National security strategy of the United States, U.S. Washington, Government Printing Oficce.

Notes de fin

* Coordinador General del Seminario Permanente de Estudios Chicanos y de Fronteras Dirección de Etnología y Antropología Social del Instituto Nacional de Antropología e Historia, (deas-inah)

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540