Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las fronteras del istmo

 | 
Philippe Bovin

II. Génesis: el espacio fragmentado

Las administraciones pública y privada en la frontera México-Belice, 1884-1898

Gabriel Aarón Mactas Zapata

Texte intégral

  • * Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, ciesas del Sureste, subsed (...)

1Note portant sur l'auteur*

2Durante las últimas dos décadas del siglo xix el gobierno mexicano enfrentó el problema para definir la frontera con la colonia inglesa de Honduras Británica o Belice. La situación se complicó por la acumulación de una serie de problemas que conformaron una compleja red de relaciones económicas y étnicas regionales, entre las que se mezclaban las aportaciones de un régimen colonial inglés en expansión frente a una nación mexicana en proceso de consolidación en la región; y, en medio, un grupo de mayas yucatecos que desde 1847 habían logrado su autonomía como producto de una sublevación.

3Los intereses regionales estaban representados por el grupo indiviso de comerciantes-madereros de Belice, que, a la vez que explotaban los terrenos del lado mexicano en posesión de los indígenas rebeldes, los abastecían de armamento para sostener la rebelión.

4El gobierno mexicano mostraba su temor por aquel sistema de rentas, no sólo por estimular a la sublevación sino porque además se tenía presente la experiencia colonial española, por la que se enfrentó sin éxito al avance de los británicos sobre el territorio de la capitanía de Yucatán, empujados por las exigencias del corte del palo de tinte sujeta a la búsqueda de terrenos vírgenes.

5A partir de la toma de Bacalar por los mayas en 1858, México experimentó una situación similar a la de los españoles, al quedar la región bajo el dominio de los sublevados. Ante el temor del gobierno mexicano de que los británicos expandieran la colonia hacia el norte del río Hondo, aprovechándose del acceso al territorio facilitado por los mayas; como contrapartida se implementó una estrategia para impulsar la ocupación por medio del sistema porfirista de las concesiones forestales, otorgadas a ciudadanos mexicanos leales a las instituciones y a las autoridades mexicanas.

6El objetivo de este trabajo es analizar el proceso por el que el Estado nacional impulsó la recuperación de un territorio mediante una relación recíproca con los concesionarios privados, en la que a ambos les convenía el establecimiento de la soberanía mexicana sobre la región. Los empresarios saldrían ganando porque obtendrían la garantía en el acceso de los terrenos concesionados, apoyándose en las leyes que avalaban la cesión del territorio y del poder nacional que las sustentaba; mientras que el Estado lograría el establecimiento de una población mexicana que reconocería su potestad sobre la región.

7Otro aspecto que nos interesa exponer es el proceso por el que el Estado delegó a los empresarios algunas de las funciones de su competencia, aprovechando para ello la confluencia de intereses económicos entre ambos. Nuestro análisis se centrará en la conformación de la estrategia señalando sus alcances y los límites, además de sus contribuciones en la formación del Estado nacional en la región fronteriza.

  • 1 La importancia económica del comercio entre Belice y la península de Yucatán, así como el de su vi (...)

8Comenzamos señalando que aparte del contrabando establecido entre mayas e ingleses, también se generó un intercambio comercial desde Belice hasta la Laguna de Términos contemplando además la península de Yucatán. Este comercio se hizo indispensable para el abastecimiento del mercado yucateco, por lo que las autoridades aduanales no intentaron de impedirlo, pero sí reglamentarlo para evitar el contrabando desmedido.1

9Para tal efecto había que salvar dos obstáculos derivados de la situación de Belice. El primero era la falta de un cónsul mexicano en la colonia para tramitar los despachos de los buques mercantes que iban con rumbo a los puertos nacionales. México se negaba nombrar un funcionario de tal índole, pues de hacerlo significaba el reconocimiento de la soberanía de Inglaterra sobre Belice. Esta dificultad se resolvió adoptando una medida supletoria, encargándole el trámite a un cónsul de una nación amiga como fue el caso del representante norteamericano.

10El segundo problema se derivó de la declaración de 1884, en la que México reafirmó la apertura de sus puertos al comercio con las naciones soberanas, a la vez que concedía igual trato a las posesiones coloniales reconocidas. La dificultad surgió al reglamentar el comercio con Belice, se presentó la controversia de sí el puerto debía considerarse como una posesión colonial, para aplicar en este caso las reglas relativas al comercio de altura. La otra opción era integrar al asentamiento inglés como parte del territorio mexicano, por lo que la reglamentación aplicable sería la del comercio de cabotaje.

11Cualquiera de las dos alternativas traería consigo algunos inconvenientes. En caso de estimar a Belice como posesión colonial significaba que México renunciaba a la soberanía del asentamiento. En el otro extremo, de incluirlo como parte de la nación, causaría una situación aún más comprometedora para el gobierno. Esto porque el puerto ”mexicano” estaba ocupado por los ingleses y, en estos casos, la ley determinaba que podría decretarse como un sitio en rebelión, procediéndose a cerrar el comercio de Belice con los puertos mexicanos hasta que se establecieran las autoridades mexicanas. Los resultados serían que, aparte de bloquearse el comercio con Yucatán, México podría decretar un casus belli (caso de posible guerra) contra Inglaterra.

12Este dilema coincidió con el inicio de la reanudación de las relaciones diplomáticas entre México y la Gran Bretaña. Es probable que el Secretario de Relaciones Exteriores de México, Ignacio Mariscal, haya tenido bien presente el tratado de paz, comercio y navegación que se firmó con Inglaterra en 1884, para que el funcionario ofreciera una ingeniosa respuesta a la controversia.

  • 2 El Secretario de Relaciones Exteriores, Ignacio Mariscal, al Secretario de Hacienda; 26/V/1885. ag (...)
  • 3 Ibid.

13Mariscal argumentó que cualesquiera que hayan sido los derechos de México sobre Belice –e independientemente de una reclamación posterior a Inglaterra por la ocupación del territorio– el asentamiento inglés constituía una posesión de hecho, ”y como tal –añadía-está reconocida por las naciones que allí tienen agentes consulares”.2 Mientras Mariscal señaló la posibilidad de una reclamación de México sobre el territorio, a la vez evadía el riesgo de que un funcionario mexicano considerase a Honduras Británica como posesión inglesa, cediéndole el reconocimiento como tal a las demás naciones que en Belice ya tenían un cónsul acreditado. Al resolver la situación de esta manera, también aclaró que ello no significaba ”que el Gobierno de México reconozca que la Gran Bretaña tenga derecho (sic) para ocupar el territorio de Belice”.3

14Estas adaptaciones permitieron la reglamentación del comercio entre Honduras Británica y Yucatán, pero resultaron ineficaces para acabar con el problema del tráfico entre mayas e ingleses. Parte de la problemática era la incapacidad de las secciones aduanales de las islas, Mujeres y Cozumel, para detener a los barcos que llevaban a Belice la tintórea explotada en los bosques ocupados por los mayas. Otra cuestión era que, aunque el cónsul norteamericano en Honduras Británica tramitaba los despachos de las mercancías enviadas legalmente para Yucatán, no estaba comprometido para velar por los intereses de México en la colonia.

  • 4 Este empresario desplegó una gran actividad económica. A mediados de los sesenta en el siglo xix, (...)
  • 5 El artículo 2° del contrato era más específico al señalar que: ”se comprenden todos los baldíos no (...)

15Para salvar estos obstáculos el gobierno mexicano recurrió al apoyo de Felipe Ibarra Ortoll.4 Este capitalista obtuvo en 1887 una concesión forestal otorgada por el gobierno federal, y que comprendía a ”los terrenos baldíos de los Estados de Yucatán y Campeche”,5 quedando incluidas las tierras bajo de dominio de los mayas por haber sido clasificadas como propiedad de la nación.

La Península de Yucatán (1884-1898).

16Ibarra explotó una parte del bosque pero también daba permisos a taladores para el corte de la tintórea en los terrenos de la concesión. El problema del empresario era uno que también afectaba al gobierno, y consistía en que muchos de los cortadores evadían los pagos de las rentas de Ibarra y los del erario público.

17Para evitar este tráfico se establecieron los principios para la colaboración entre el sector privado y el gobierno federal, porque a ambos les convenía que los ingleses les pagaran los derechos a ellos, en vez de que lo hicieran a los mayas. La lucha por la soberanía se encubría en la disputa por obtener las rentas, porque además estos ingresos en manos de los indígenas reforzaban su autonomía. Aprovechando que Ibarra tenía en Belice a un agente Comercial que se encargaba de sus negocios, en octubre de 1889 el gobierno federal giró la orden de que

  • 6 La Secretaría de Fomento a la de Hacienda, transcribiendo un oficio enviado por Fomento a la Jefat (...)

18el Agente del Sr. Ibarra notificará a los cortadores de madera que... se presenten dentro de un término prudente para pagar los derechos, tanto correspondientes al Gobierno como al concesionario, advirtiéndoles que para continuar haciendo el corte tienen que arreglarse con el Agente del Sr. Ibarra en Belice, so pena de incurrir en las penas que establece el Reglamento... para los cortes fraudulentos.6

19Por esta razón, al Agente se le delegaba una función que era competencia del Estado: la captación de los ingresos federales. Esta labor se facilitaría por estar instalado en el puerto de Belice, adonde acudían los cortadores para exportar la madera hacia Europa.

  • 7 Mariscal, 1893, p. 30.

20Bajo esta estrategia México no estuvo obligado a reconocer la soberanía de Inglaterra sobre Belice, lo que de tal manera se hubiera hecho en caso de establecerse un consulado mexicano en el puerto inglés. Hasta ahora no conocemos un dato de que las autoridades coloniales hayan obstaculizado las actividades de este cuasi-cónsul, porque además ejercía funciones extraterritoriales al cobrar, fuera del país, los impuestos que deberían de aplicarse en el interior. Quizá la actitud de los ingleses también obedecía a la voluntad de no interferir en las buenas relaciones que se estaban reanudando entre México e Inglaterra. Esta prudencia pudo ser reflejo de las pláticas secretas que desde 1888 se efectuaron para definir al río Hondo como límite fronterizo.7

21Mientras la Agencia ganaba terreno como representante informal de México en Belice, en territorio mexicano enfrentó dificultades con las autoridades aduanales. Las instrucciones que había recibido el agente de Ibarra eran para reglamentar el cobro de los derechos por la explotación de la madera, pero habían quedado pendientes los relativos al abastecimiento de los campamentos y de la exportación de las maderas.

22En febrero de 1890 la aduana de Cozumel aprehendió al balandro inglés ”Wispher”, bajo el cargo de efectuar el contrabando en Tulúm, sitio ocupado por los mayas pero también comprendido dentro de la concesión de Ibarra. El capitán Standy Usher declaró haber sido contratado por Isidro Martínez, vecino de la colonia, para trasladar víveres hasta un campamento maderero que el inglés tenía en Tulúm. Aunque el capitán mostró un despacho de la Agencia de Ibarra, las autoridades lo declararon culpable por no reunir los requisitos para el traslado de mercancías en territorio nacional.

23La ley mexicana obligaba a los buques procedentes del extranjero a realizar su primer escala en un puerto de altura para proceder a su revisión. El más cercano a Tulúm era el de Progreso, situado a unas 310 millas marítimas y que deberían de recorrerse de ida y vuelta. Según las autoridades Usher cometió un delito por no haber realizado el trámite, pero el capitán alegaba que de hacerlo el costo del flete hubiese aumentado hasta hacer incosteable la explotación de las maderas.

24Usher también basó su defensa vinculando su actuación con el comienzo del dominio del gobierno mexicano en Tulúm, a lo que él creía había contribuido al abastecer al campamento forestal. Alegaba que

  • 8 El capitán Standy Usher al encargado de la Sección Aduanal de Cozumel; 14/III/1890. agn, shycp, Se (...)

el Gobierno Mexicano empieza a ejercer una real jurisdicción sobre los terrenos ocupados por los indios bárbaros, cobrando derechos fiscales por la madera que se va extrayendo... con el permiso de la Agencia establecida en Belice... y en la cual se pagan los derechos fiscales.8

25Este argumento merece una aclaración ya que si bien el gobierno obtuvo algunos ingresos, el dominio sobre la región continuaba en manos mayas. Es probable que Isidro Martínez, aparte de obtener el permiso de Ibarra para explotar el bosque de Tulúm, también haya pagado a los indígenas para trabajar en el mismo sitio. Pero de nada le valieron a Usher sus razonamientos, la embarcación le fue decomisada y rematada en subasta pública.

26Poco después fue detenido el balandro inglés ”Capricho”, cuando cargaba madera cerca de la bahía del Espíritu Santo, también bajo el amparo de un permiso de la agencia de Belice. No obstante la protesta de Manuel Sierra Méndez, apoderado de Ibarra Ortoll, el ”Capricho” fue rematado por dedicarse al contrabando.

27Estos hechos obligaron a las autoridades aduanales a reflexionar sobre los efectos de la estricta aplicación de las leyes en la costa oriental, al obstruir a la actividad forestal legalmente permitida.

28El reto era el mismo que se había planteado desde un principio: estimular la explotación de los bosques en la concesión de Ibarra, pero detener los cortes de maderas negociados con los indígenas. Para este fin el gobierno volvió a recurrir al apoyo del empresario, por lo que el administrador de la aduana de Progreso, José F. Castelló, propuso que

  • 9 El administrador de la Aduana de Progreso, José F. Castelló, al Secretario de Hacienda, l/XI/1890, (...)

es conveniente... robustecer con el apoyo moral y material del Gobierno la intervención del Concesionario Ibarra, que tiene establecida en Belice una Agencia en forma, la cual deberá contribuir eficazmente para evitar hasta donde sea posible la importación en Belice de palo de tinte y demás maderas de modo fraudulento que hoy se viene verificando.9

29Lo que significaba que al agente de Ibarra se le otorgaba otra función que era competencia del Estado, como era la vigilancia de la exportación de la madera extraída de los terrenos del empresario.

30Otro aspecto que había que atender era lo relativo a la reglamentación de la navegación, para estimular el comercio generado por la concesión de Ibarra. Según la experiencia era necesario hacer compatible la travesía para tramitar los despachos de las embarcaciones, con el recorrido para dirigirse al sitio en donde se realizaban los cortes, con el fin de que la distancia recorrida entre uno y otro tramo no incidiera en el alza innecesaria de los fletes.

31Para ello, el administrador Castelló dispuso que todo buque que efectuara actividades forestales en los terrenos de la concesión de Ibarra, de los comprendidos entre Tulúm y Progreso, tramitaran el despacho en la aduana de Progreso. Los que hicieran los cortes entre Tulúm hasta el río Hondo, lo obtendrían en la aduana de Cozumel. Para estimular la explotación en la zona de la bahía de Chetumal y el río Hondo, se determinó que los barcos podrían realizar el trámite a través de la agencia de Ibarra. Se advertía que todo aquel buque que careciera del despacho aduanal o del permiso de la agencia, sería castigado como contrabandista.

  • 10 Ibid.

32Castelló creía que con estas medidas ”se prestigiará (a) la Nación en estos terrenos limítrofes y próximos a la Colonia inglesa de Belice”.10 Una opinión más moderada, como la de Demetrio Mejía, empleado de Hacienda, aseguró que sólo lograría atenuarse el problema y no a impedirlo de raíz. Este juicio coincidía con la situación que imperaba en la zona asignada para su vigilancia a la agencia de Belice, pues desde Tulúm hasta el río Hondo era un área ocupada por los mayas. De los alrededores de la bahía de Chetumal, el río Hondo y de Bacalar, era de donde salían las mayores cantidades de madera explotada por convenio con los mayas.

33En ocasiones Ibarra contaba con el apoyo de los barcos de la marina que periódicamente recorrían la costa para evitar el contrabando. Sin embargo, estos buques no tenían acceso a la bahía de Chetumal por la baja profundidad de las aguas en contraste con el alto calado de los cañoneros. Hasta aquel momento las detenciones del ”Wispher” y del ”Capricho”, indicaban que la vigilancia más efectiva sólo podía ejercerse en mar abierto.

  • 11 Este personaje formaba parte de un grupo político que impulsó a Olegario Molina y además conocía p (...)

34Antes de que se pudieran evaluar los resultados de la estrategia de Castelló, el 7 de octubre de 1892 el empresario Ibarra solicitó la anulación de la concesión forestal, alegando que no contaba con los elementos para explotarla. La petición tuvo efecto a los pocos días y en lo que parecía que el gobierno mexicano se había quedado sin representante informal en Belice, en ese momento apareció Manuel Sierra Méndez.11

  • 12 El secretario de Fomento, Fernández Leal, transcribe al de Hacienda una solicitud de Manuel Sierra (...)

35Sierra Méndez solicitó al gobierno una concesión en los terrenos nacionales comprendidos entre Punta Flor en la costa oriental y el río Hondo, y que antes habían formado parte de la de Ibarra. Aparte de los negocios que pensaba emprender, otro objetivo planteado por Sierra Méndezera colaborar con el gobierno para ”obligar a todos los explotadores de... maderas, a reconocer el derecho de México (sobre) aquellas tierras”.12

  • 13 Con esta medida Sierra pensaba salir beneficiado en su lucha contra los contrabandistas, al indica (...)

36Con base a la experiencia como apoderado de Ibarra y contando con la asesoría del Administrador de la Aduana de Progreso, Sierra Méndez presentó un proyecto de contrato en el que planteaba superar los problemas presentados en la anterior concesión. El empresario proponía que en vez de tener el papel de denunciante como había sido Ibarra, solicitaba la autoridad para detener a los contrabandistas. Como medida complementaria Sierra Méndez solicitó que en cada uno de los barcos que tuviera a su servicio, se embarcara un agente fiscal para ejercer con ellos la vigilancia.13 Con esto trataba de suplir la falta de buques apropiados para detener el tráfico en la bahía de Chetumal y de los que carecía el gobierno.

  • 14 Ibid.

37También solicitó la libre importación para el abastecimiento de la región en la que no había ninguna garita aduanal. Esto porque existía la prohibición para introducir mercancías en donde no hubiese una oficina fiscal, como era el caso del territorio solicitado. La idea era estimular la colonización de la región, lo que para Sierra tendría la función de ”ir tomando por medio del trabajo, la posesión definitiva del territorio ocupado por los indios sublevados”.14

38En lo que parecía un reclamo por una administración local, también pedía la anulación de trasladarse a Progreso para tramitar los despachos de las embarcaciones. En su lugar proponía que los permisos para el corte de maderas expedidos por él mismo, cubrieran también con aquél requisito. Para hacer cumplir estas medidas Sierra se valdría de la ex agencia de Ibarra en Belice.

39Sin más pérdida de tiempo, la solicitud de terrenos se aprobó el 19 de noviembre de 1892, publicándose el contrato en ese mismo año en una edición bilingüe español-inglés, probablemente para su distribución en Honduras Británica.

40Al año siguiente, envió a las autoridades mexicanas varios informes proporcionados por su agencia de Belice, en los que admitía la incapacidad para detener el tráfico de maderas con tan sólo la presencia de su empleado en el puerto inglés. La mayor parte del contrabando continuaba procediendo de la bahía de Chetumal y el río Hondo, y en la costa oriental desde Majahual hasta la bahía del Espíritu Santo.

41Al mismo tiempo describía el sistema de explotación organizado entre mayas e ingleses. Al principio de cada año los jefes mayas visitaban Belice para cobrar las rentas anuales y para convenir nuevos contratos con las casas comerciales entre las que estaban la Aickman & Co., B. Crammer & Co., The Belice Estate & Produce Co., Melhado & Koop, Mutrie Arthur & Currie y W. Ginney & Co., entre otras. Durante la ausencia de los jefes, los indígenas tenían a su representante que se encargaba de otorgar licencias para el corte de madera en el norte del río Hondo y en la costa oriental.

42Para realizar los trabajos del corte, estas compañías contrataban a los refugiados yucatecos que habían inmigrado a la colonia por causa de la guerra de castas. Otros más preferían talar la madera por su cuenta y venderla libremente a las mismas casas beliceñas.

43Ante este sistema la alianza gobierno-Sierra Méndez casi no había obtenido resultados, al grado de que una de aquellas negociaciones, la Crammer & Melhado, había instalado en Bacalar un aserradero y una central maderera. Este fracaso se debía en parte porque la flotilla de embarcaciones que Sierra Méndez prometió permaneció en un proyecto. Este revés también tuvo lugar porque era imposible colonizar la zona sin antes someter a los mayas por las armas, por lo que la reconquista ”por medio del trabajo” era una utopía.

44Lo único que Sierra Méndez pudo lograr era que, ante la falta de colonos que trabajaran en la concesión, se haya dedicado a percibir rentas otorgando permisos para la explotación de las maderas. Los únicos habitantes disponibles eran los mismos refugiados que al mismo tiempo trabajaban con los mayas y las casas beliceñas. En esta lucha por las rentas y el territorio, los indígenas eran los que salían ganando por tener mayor control sobre las tierras, apoyados por la fuerza militar que les proporcionaba el abastecimiento de pertrechos.

45Entretanto, las pláticas entre Inglaterra y México sobre el caso de Belice seguían avanzando. El gobierno mexicano llegó a la conclusión de que antes de emprender una campaña militar era imprescindible la colaboración de las autoridades coloniales para impedir el tráfico con los mayas. A cambio los británicos pidieron que no se discutiera la posesión de Inglaterra sobre Belice. Mariscal aceptó la condición debido a que, al revisar la historia, concluyó, que en caso de una reclamación, México sólo tendría derecho a la porción situada entre los ríos Hondo y Belice por haber formado parte de la capitanía de Yucatán, mientras que el resto de Belice lo había sido de la de Guatemala. Mariscal también preveía que una reclamación no tendría sustento, porque España no pudo haberle cedido a México un territorio que nunca pudo ocupar.

46La firma del tratado reflejó la táctica de ceder el territorio de Belice, fijándole límites a la colonia para evitar su expansión hacia territorio yucateco, a la vez que se recuperarían las tierras ocupadas por los mayas con la ayuda de los ingleses al cerrarles el suministro. El convenio se firmó el 8 de julio 1893, estableciendo al río Hondo como frontera y acordándose el compromiso de no vender armas a los indígenas.

47El tratado se ratificó hasta julio de 1897, mientras la situación en la frontera mexicana seguía en las mismas condiciones. Los informes de Sierra Méndez describían su incapacidad para detener a los contrabandistas que se introducían en diversos sitios como Calderas, Bacalar, Jesús Maria, Achiote, Ucúm, El Palmar, Cerros, Agua Blanca, Kopen, Corosalito y Estero Franco, lugares localizados en la bahía de Chetumal, el río Hondo y en Bacalar. Otros lugares eran el río Indio y Majahual, situados en la costa oriental.

  • 15 Comentarios de la Secretaría de Hacienda sobre un informe de Manuel Sierra Méndez; 1/VII/1893, agn(...)

48Al calor de las denuncias, entre la privacía de los funcionarios de Hacienda se discutió la necesidad de vigilar tanto a los cortadores denunciados por Sierra como a él mismo, porque todos extraían maderas sin pagar los derechos al Estado.15 Ante esta situación, en la que el empresario cometía la misma falta que a él se le había confiado para su vigilancia, las autoridades sugirieron el establecimiento de la custodia con recursos del Estado para hacer valer ante propios y extraños su potestad sobre la región. Esto lo podemos interpretar en el sentido que desde que el empresario antepuso su beneficio personal al de la lucha por la soberanía que se le encomendó, la desconfianza dio lugar a la necesidad de que el Estado recuperase sus funciones delegadas al sector privado, en este asunto en que estaba de por medio la integridad del territorio nacional.

49Al parecer a Sierra Méndez le era útil la falta de atención en la frontera, pero él solicitó también con urgencia la creación de una aduana, lo que podría entenderse debido a que la carencia le creaba más problemas que beneficios. Hacía hincapié en las pérdidas sufridas por culpa de los contrabandistas, aceptando que no contaba con los elementos para detenerlos. Además varios de los taladores solían pagar legalmente un solo permiso para extraer madera, pero lo defraudaban al utilizarlo en repetidas ocasiones.

50Entre los lugares estratégicos que Sierra Méndez proponía para instalar la vigilancia destacaban la isla de Tamalcab y el canal Boca Bacalar Chico, ambos localizados en la bahía de Chetumal, lugar por donde los buques sacaban la madera de la concesión de Sierra Méndez.

51Nuevamente los intereses entre el sector público y el privado volvían a coincidir, pues aunque Sierra Méndez velaba por evitar los fraudes en su negocio, al fin y al cabo se trataba de terrenos nacionales concedidos en usufructo al empresario, además de ser los mismos que ambos le disputaban a los mayas. Sin embargo la instalación de una aduana tuvo que esperar por los temores a un ataque de los indígenas.

52Otro factor, la reglamentación del comercio legal, también se ajustaba a la necesidad de crear una aduana en la frontera. Aunque Sierra Méndez había previsto en su contrato prescindir de la obligación de trasladarse a Cozumel para tramitar los despachos, de todos modos se le obligaba a cumplir con el requisito. La opinión era que el trámite podría cumplirse con agilidad y sin perjuicios para los taladores, si hubiese una aduana en la región. Esto obviamente le daría una mayor independencia administrativa a la zona, a la vez que se estimularía a la actividad económica local.

  • 16 Lapointe, 1983, p. 95.

53Convencido de las necesidades regionales, el gobierno inició una campaña militar al mismo tiempo que creó en 1896 la aduana de la Costa Oriental y que funcionó desde 1898 en un pontón como aduana de Chetumal. Esta embarcación fue construida especialmente para vigilar la bahía de Chetumal y el río Hondo y en cuya desembocadura se instaló en 1898 para impedir el tráfico de madera y de armas. Otro golpe para los mayas fue que desde 1897 los comerciantes de Belice se negaron a pagarles por la extracción de los productos forestales.16 Estos factores en su conjunto, aunado a las divisiones entre los jefes mayas, tuvieran como desenlace que en 1901 el gobierno federal tomara Chan Santa Cruz y Bacalar.

54El mismo año en que se instaló la aduana de Chetumal el contrato de Sierra Méndez fue cancelado para firmarse otro nuevo; en él se ratificó la concesión forestal pero se le retiraron las funciones que el Estado le había delegado en vigilancia y captación de impuestos. Desde el momento en que el Estado se instaló en la región, se deslindaron las esferas del sector privado y del público antes fusionadas en las compañías forestales. Ahora el Estado se encargaría de garantizar los derechos del sector privado en cuanto a la explotación económica del terreno concesionado, al mismo tiempo que de hacer cumplir las obligaciones de los empresarios además de administrar el territorio recién recuperado.

  • 18 La idea de Sierra Méndez era crear el Territorio Federal de una manera temporal hasta concluir con (...)

55Podemos concluir que la contribución de los empresarios no fue la de recuperar la zona en disputa como se propuso desde un principio, sino que a través de las necesidades creadas por la explotación de los terrenos nacionales concesionados, fue que el Estado adaptó y organizó estratégicamente a la administración de la región para después afianzar el dominio al establecer el gobierno regional. En esta situación de frontera en la que se requería de una organización fiscal y política independiente de la del resto de la península de Yucatán, un tanto por la distancia entre los centros del poder de Mérida y de Campeche, además de las necesidades específicas de la localidad; se llegó al extremo de adoptar formas de gobierno contradictorias al federalismo, al decretarse en 1902 el establecimiento de un sistema centralista como fue el Territorio Federal, como parte de una propuesta que en 1896 hizo Manuel Sierra Méndez.18

SIGLAS UTILIZADAS

56agn. Archivo General de la Nación.

57apd. Archivo Porfirio Díaz, Universidad Iberoamericana.

58exp. expediente.

59shycp. Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

60(s/c). sin clasificación.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

Lapointe, Marie, Los mayas rebeldes de Yucatán, México, El Colegio de Michoacán, 1983.

Mariscal, Ignacio, ”Informe del C. Ignacio Mariscal Secretario de Relaciones Exteriores, rendido ante el Senado acerca del Tratado de Límites entre Yucatán y Belice”, México, Imprenta de F. Díaz de León, 1983

Suárez Molina, Víctor M., La evolución económica de Yucatán a través del siglo xix, 2 tomos, México, Ediciones de la Universidad de Yucatán, 1977.

Notes

1 La importancia económica del comercio entre Belice y la península de Yucatán, así como el de su vigilancia, se expresaba en 1894 en un informe de la Aduana de Campeche que indicaba: ”Belice es el mercado en que se proveen varios individuos de artículos de importación para su consumo en la península, y que estos se introducen legalmente sólo cuando no pueden efectuarlos de otra manera”. La Sección 1a. de Hacienda rinde un informe al Jefe de la misma; 20/XI/1894. agn, shycp, Sección 1a, Aduanas Marítimas y Fronterizas, 1894, Progreso, (1-900), exp. 1787 (s/c).

2 El Secretario de Relaciones Exteriores, Ignacio Mariscal, al Secretario de Hacienda; 26/V/1885. agn, shycp, Sección 1a, Indiferente, 1885, (393-410), exp. 410 (s/c).

3 Ibid.

4 Este empresario desplegó una gran actividad económica. A mediados de los sesenta en el siglo xix, en Mérida, montó el taller mecánico ”Las Monjas”; cuya prosperidad logró gracias a la calidad de los trabajos, y ya en 1880 era considerado como el más completo de Yucatán. También instaló las fábricas de puros ”El Comercio” y ”La Carmelita”. De 1876 a 1878 fue dueño de una imprenta y del prestigioso periódico La Revista de Mérida. Bajo la firma ”Ibarra Ortoll & Cía.” se dedicó al comercio de importación y a la exportación del henequén y del palo de tinte. Suárez, 1977; pp. 269, 297, 313.

5 El artículo 2° del contrato era más específico al señalar que: ”se comprenden todos los baldíos no adjudicados hasta la fecha de este Contrato, no comprendiéndose... los de las municipalidades, ni los que hayan sido enajenados o...de los cuales tengan los particulares derechos adquiridos conforme a las leyes”. Contrato celebrado entre el Gral. Carlos Pacheco, Secretario de Fomento, y el Sr. Manuel Sierra Méndez como apoderado de Felipe Ibarra Ortoll, para la explotación de algunos árboles, arbustos y plantas existentes en los terrenos baldíos de los Estados de Yucatán y Campeche. México, 16/XI/1887. agn, shycp, Sección 1a, Indiferente, 1891 (409-454), exp. 412 (s/c).

6 La Secretaría de Fomento a la de Hacienda, transcribiendo un oficio enviado por Fomento a la Jefatura de Hacienda de Yucatán; 23/IX/1889. agn, shycp, Sección 1a, 1889, Indiferente (76-94), exp. 88 (s/c).

7 Mariscal, 1893, p. 30.

8 El capitán Standy Usher al encargado de la Sección Aduanal de Cozumel; 14/III/1890. agn, shycp, Sección 1a, Confiscaciones y Multas, 1890, Progreso (151-923), exp. 362 (s/c).

9 El administrador de la Aduana de Progreso, José F. Castelló, al Secretario de Hacienda, l/XI/1890, agn, shycp, Sección 1a, 1890, Indiferente (101-148), exp. 135 (s/c).

10 Ibid.

11 Este personaje formaba parte de un grupo político que impulsó a Olegario Molina y además conocía personalmente a Porfirio Díaz. Sierra Méndez ya había demostrado su habilidad para conseguir contratos para el deslinde de tierras, como el que obtuvo en 1885 y por el que logró titular más de 26 mil hectáreas en Cozumel y 244 en Isla Mujeres.

12 El secretario de Fomento, Fernández Leal, transcribe al de Hacienda una solicitud de Manuel Sierra Méndez para una concesión de terrenos nacionales; 3/X/1892, agn, SHycp, Sección 1a, Asuntos Diversos, 1892 (329-382), exp. 360 (s/c).

13 Con esta medida Sierra pensaba salir beneficiado en su lucha contra los contrabandistas, al indicar que, a cambio, ”yo recibiría el provecho de que se le daría fuerza y vigor a mis trabajos, con el respeto que impondrán los agentes fiscales a bordo de las embarcaciones puestas en movimiento para el tráfico que el permiso concede”. Ibid.

14 Ibid.

15 Comentarios de la Secretaría de Hacienda sobre un informe de Manuel Sierra Méndez; 1/VII/1893, agn, shycp, Sección 1a, Asuntos Diversos, 1893 (329-382), exp. 360 (s/c).

16 Lapointe, 1983, p. 95.

18 La idea de Sierra Méndez era crear el Territorio Federal de una manera temporal hasta concluir con la pacificación de los mayas. Como sabemos, salvo en dos ocasiones en que este sistema desapareció, la región fue conocida como Territorio Federal de Quintana Roo hasta que en 1974 se convirtió en el estado de Quintana Roo. La propuesta para la creación del Territorio Federal se encuentra en: ”Manuel Sierra Méndez al presidente Porfirio Díaz. Apuntes sobre la campaña de indios de Yucatán, presentando un croquis explicatorio de ellos; México, 12 de julio de 1897”, apd, legajo 22, caja 17, exp. 008128-008140.

Notes de fin

* Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, ciesas del Sureste, subsede Chetumal.

Table des illustrations

Légende La Península de Yucatán (1884-1898).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/680/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 87k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540