Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las fronteras del istmo

 | 
Philippe Bovin

II. Génesis: el espacio fragmentado

Conflictos limítrofes y discurso nacionalista. La frontera Nicaragua-Costa Rica (1824-1858)

Frances Kinloch Tijerino

Texte intégral

  • * Instituto de Historia de Nicaragua. Universidad Centroamericana (UCA).

1Note portant sur l'auteur*

INTRODUCCIÓN

  • 1 Programa ”Lo Nuestro”, Canal 4 de Televisión de Nicaragua. El actual departamento de Guanacaste co (...)

2”¡Guanacaste es nuestro!” reza una consigna que se cuela con insistencia en la pantalla de televisión, durante un programa sobre folclore nicaragüense transmitido en el contexto de la campaña electoral del presente año.1 La consigna se refiere a un conflicto limítrofe originado hace ciento setenta años, cuando el Congreso Federal de la República de Centro América emitió un Decreto, con carácter provisional, separando el Partido de Nicoya del Estado de Nicaragua para agregarlo al de Costa Rica.

3La reivindicación de la soberanía sobre este territorio ha generado una ardiente retórica en ambos países centroamericanos. En efecto, a través de los años, partidos políticos de distinto signo ideológico han rivalizado en presentarse como los auténticos defensores del patrimonio nacional: de ese espacio único e insustituible, deslindado y separado de los ”otros” mediante una línea discontinua en las representaciones cartográficas.

  • 2 Miguel Ángel Álvarez, De cómo perdimos las provincias de Nicoya y Guanacaste, prólogo de Carlos A. (...)

4Inspirados por fervor patriótico, prestigiosos juristas e intelectuales nicaragüenses han escrito sobre este conflicto. Ejemplo de ello es la obra del prominente historiador conservador, Miguel Ángel Álvarez, titulada De cómo perdimos las provincias de Nicoya y Guanacaste, cuya intención es evidente desde su epígrafe, tomado de la Eneida: ”Exoriatus ess his ossibus ultor.” ”Salga de estos huesos el vengador”. Carlos A. Bravo –uno de los fundadores de la narrativa costumbrista nicaragüense– calificó este libro como el de mayor interés histórico escrito desde la Independencia, a la vez que pronosticó: ”¡Y esperemos 10, 20, 50 años que el Guanacaste volverá a Nicaragua, porque la injusticia no puede ser eterna!”.2

5El discurso nacionalista ha dado pie a la creación de mitos en torno al proceso de delimitación de la frontera entre Nicaragua y Costa Rica. Una versión costarricense explica la Anexión del Partido de Nicoya a ese Estado como producto de la decisión voluntaria y unánime de sus habitantes, deseosos de acogerse al sistema democrático que, se supone, ha disfrutado desde siempre ese país. Este argumento nacionalista contribuye a crear un sentido de identidad en torno a la noción de que el costarricense constituye un pueblo excepcional en el istmo centroamericano.

  • 3 Ver especialmente: Álvarez, 1942, pp. 45, 60 y 69; Pedro Joaquín Chamorro Zelaya, Máximo Jerez y s (...)

6Mientras tanto, en Nicaragua, predomina la idea de que la llamada anexión no fue sino un artero despojo perpetrado por los costarricenses, una criminal mutilación de la madre patria. La historiografía conservadora agrega la versión de que la pérdida de ese valioso territorio sólo fue posible debido a la complicidad de Máximo Jerez, signatario del Tratado Limítrofe de 1858, por lo que este general leonés no merece el título de prócer que le otorgó la Revolución Liberal de 1893.3

7A continuación, referiremos algunos hechos históricos que invalidan esta simplificación nacionalista sobre el complejo proceso de construcción de los territorios de Nicaragua y Costa Rica.

LOS CABILDOS EN LA INDEPENDENCIA

8El establecimiento de los límites territoriales en el istmo centroamericano formó parte de uno de los aspectos claves de la transición cultural y política que acompañó el proceso independentista: la mutación del concepto de nación.

9El término de ”nación española”, predominante en el largo periodo colonial, englobaba a un conjunto heterogéneo de comunidades cuyas unidades políticas de base eran las ciudades principales. Representadas por los cabildos, aquéllas gozaban de un control casi autónomo sobre los territorios y pueblos circundantes. La cohesión de este mosaico de comunidades se hallaba cimentada en la idea de un pasado común, tanto real como mítico, en la que el rey ocupaba un lugar central pues se le consideraba ungido por Dios. La unidad moral, derivada del pacto de lealtad hacia el monarca, constituía el fundamento de la nación de Antiguo Régimen.

  • 4 Francois Xavier Guerra, Modernidad e Independencias. Ensayos sobre las revoluciones hispánicas, Mé (...)

10El proceso independentista americano reflejó el desprestigio de la teoría absolutista del carácter dinástico del poder. Roto el pacto de lealtad con el rey, los pueblos, representados por sus cabildos, reasumieron la soberanía. A fin de legitimar los nuevos sistemas políticos, las élites americanas recurrieron al concepto moderno de nación difundido por las ideas ilustradas, el cual se refería a una comunidad nueva, fundada en la asociación voluntaria de los habitantes de un espacio territorial delimitado.Sin embargo, esta idea moderna de nación presentaba un vivo contraste con la existencia real de múltiples comunidades heterogéneas, y con la arraigada tradición de ejercicio del poder local por parte de los cabildos. Éstos no tardaron en luchar entre si, disputándose los espacios de jurisdicción sobre los que secularmente habían presidido. Tal contradicción presentó a los sectores gobernantes del periodo postindependentista un doble desafío: crear, en primer lugar, un Estado centralizado y, luego, a partir de éste, inculcar en los ciudadanos individuales un sentido de lealtad hacia el nuevo centro de poder.4 Veamos cómo se manifestó esta contradicción en el caso de Nicaragua.

11A raíz de la independencia del Reino de Guatemala, las dos principales ciudades de Nicaragua –León y Granada– adoptaron distintas posiciones. La primera decidió proclamar su anexión al Imperio Mejicano, mientras la segunda, conservando su lealtad a Guatemala, formó su propia Junta Gubernativa republicana. Esta oposición profundizó antiguas pugnas localistas, desembocando en una cruenta guerra civil que se prolongó desde febrero de 1823 hasta enero de 1825. Mientras Nicaragua se debatía en la guerra civil, el gobierno de Costa Rica invitó a los Ayuntamientos del Partido de Nicoya a anexarse a su Estado, mediante una comunicación oficial emitida el 5 de marzo de 1824.

  • 5 Luis Fernando Sibaja y Chester Zelaya, La Anexión de Nicoya, San José, C.R., euned, 1985, pp. 43-4 (...)
  • 6 Pedro Agustín Morel de Santa Cruz, ”Visita Apostólica, topográfica, histórica y estadística de tod (...)

12Las respuestas no fueron uniformes ni consistentes, lo que se explica por los distintos orígenes y circuitos económicos a los que se hallaban integrados los pueblos del Partido. Nicoya, ubicado al sur de la península del mismo nombre, había sido un importante centro indígena antes de la Conquista, del cual quedaban unos dos mil habitantes para la época de la independencia. Su economía se hallaba vinculada al comercio y actividad tabacalera de Puntarenas, principal puerto costarricense en el Pacífico, al que accedían por medio de la cuenca hidrográfica del río Tempisque, el puerto de Alvarado y el golfo de Nicoya. Santa Cruz era el centro religioso de unos dos mil quinientos ladinos, dispersos en pequeñas explotaciones agrícolas o ganaderas. Guanacaste, hacia el norte del partido, había surgido en 1769 alrededor de una ermita creada para atender las necesidades espirituales de la población dispersa en unas veinticinco grandes haciendas ganaderas, cuyos propietarios residían en la villa de Rivas, Nicaragua.5 Las nociones de territorialidad predominantes en la época colonial eran de carácter étnico, siendo notoria la hostilidad de los indígenas del pueblo de Nicoya hacia los ladinos de Santa Cruz.6

  • 7 Las Actas de los cabildos abiertos celebrados por los ayuntamientos de Guanacaste, Santa Cruz y Ni (...)
  • 8 El carácter provisional del Decreto se establece en el artículo primero: ”Art. 1°.- Por ahora y ha (...)

13Lo anterior explica la diversidad de posiciones de los cabildos ante la invitación de Costa Rica a anexarse a su Estado. La población de Guanacaste la rechazó, argumentando sus lazos de parentesco, amistad y comercio con los habitantes de la vecina villa de Rivas. Por el contrario, el cabildo de Nicoya se pronunció por la anexión, argumentando que la propia ”Naturaleza” indicaba la conveniencia de tal decisión, a lo que se sumaban las ventajas derivadas de la seguridad y quietud del régimen político de ese Estado. El cabildo de Santa Cruz, recién creado el 3 de mayo de 1824, reflejó posiciones ambivalentes, aunque manifestó su deseo de ”apartarse de los lugares en que cada día se aumentan las rivalidades y ruina”.7 Obviando esta discrepancia, el Congreso Federal decretó, el 9 de diciembre de 1825, la agregación provisional de la totalidad del partido de Nicoya a Costa Rica.8

14La decisión del Congreso Federal desencadenó una serie de acciones, tanto de las municipalidades de Nicoya como de los gobiernos de los dos Estados limítrofes. Mientras Nicaragua solicitaba la revocatoria del Decreto de Anexión, Costa Rica giró instrucciones para el nombramiento de funcionarios subordinados a su gobierno, y ordenó a los cuerpos municipales prestar juramento a su Constitución.

15El ayuntamiento de Guanacaste se negó a reconocer al gobierno de Costa Rica. Igual actitud asumió el alcalde de Santa Cruz, por lo que fue destituido; disposición que provocó, poco después, disturbios callejeros en ese pueblo. El jefe político subalterno de Nicoya solicitó a las autoridades en San José armas y pertrechos ”para perseguir a los revolucionarios”, y éstas respaldaron el uso de la fuerza para asegurar la anexión, ordenándole

  • 9 Sibaja y Zelaya (1985), p. 76.

que si la municipalidad de Guanacaste u otra es desafecta a la unión del partido a este Estado, mande se renueven inmediatamente; que a fin de consolidar la tranquilidad y unión, pongan los pedáneos más fieles para que aviven y contengan cualquier conmoción; que si hay algún empleado de hacienda o militar que sea sospechoso, avise Ud. a este gobierno para su remedio.9

16El clima bélico se acentuó hacia finales de 1826. En septiembre, se dio a conocer en todo el partido una circular emitida desde el cuartel general de Nicoya, por la que se ordenaba a todos los vecinos de Santa Cruz presentarse en esa villa a prestar juramento a la Constitución de Costa Rica

  • 10 Sibaja y Zelaya (1985), p. 78.

prometiendo a los que así lo hicieren verlos como vecinos obedientes, y a los que no, pasar con las bayonetas a esta costa, embargar sus bienes, quemar sus casas y traer sus familias a morar a este pueblo.10

17Un mes más tarde, el jefe político de Nicoya realizó un despliegue de tropas para intimidar a los pobladores de Guanacaste y Santa Cruz, e impuso contribuciones forzosas a algunos de sus vecinos acaudalados para costear la expedición pacificadora. Ante el agravamiento del conflicto y las amonestaciones del Gobierno Federal, las autoridades josefinas destituyeron al jefe político subalterno de Nicoya. La corrección oportuna de los abusos de las autoridades militares del partido, y, sobre todo, el estallido de una nueva guerra civil en Nicaragua en 1827, contribuyeron a consolidar la segregación de Nicoya.

  • 11 La posición de los gobernantes nicaragüenses se halla reflejada en dos importantes documentos: Tor (...)
  • 12 Sibaja y Zelaya (1985), pp. 153-154.

18En 1838 se disolvió el Congreso Federal Centroamericano, sin haber revocado ni modificado en forma alguna el Decreto provisional de Anexión. A raíz de este hecho, Nicaragua y Costa Rica emprendieron algunas negociaciones para resolver la cuestión limítrofe, pero éstas resultaron infructuosas.11 Los ayuntamientos de Nicoya, por su parte, celebraron cabildos abiertos para dar a conocer su posición al respecto. El Acta de la Municipalidad de Guanacaste contiene un considerando interesante. A fin de prevenir la posibilidad de encontrarse entre el fuego cruzado de los Estados de Costa Rica y Nicaragua, expresa que ”consultados los principios de libertad, justicia y sana razón, sería mejor dejar en plena libertad a estos pueblos para que se gobernasen independientemente, hasta cuando les placiera agregarse a uno u otro Estado”.12 Este texto evidencia que la lealtad primaria entre los pueblos de Nicoya era de carácter localista. El sentido de pertenencia ”nacional”, ya con respecto a Costa Rica o a Nicaragua, era practicamente inexistente en este periodo histórico.

CONFLICTOS TERRITORIALES ENTRE LEÓN GRANADA

19Por otra parte, si bien algunos nicaragüenses manifestaban su disposición de arriesgar sus vidas para restablecer la integridad del territorio patrio, estas proclamas no pueden interpretarse mecánicamente como expresiones de una conciencia nacional, en el sentido moderno. Al igual que entre los pueblos del partido de Nicoya, las lealtades de los nicaragüenses seguían aferradas a sus comunidades políticas tradicionales: la ciudad-estado y sus órganos de poder local, los cabildos. Ello explica que la disputa con Costa Rica por el territorio de Nicoya quedara en un segundo plano, ante los conflictos de jurisdicción territorial entre las municipalidades de León y Granada, que desembocaron a fines de 1844 en una nueva y más cruenta guerra civil.

  • 13 ”Remitido”, Tipitapa, enero 17 de 1844, El Ojo del Pueblo, núm. 10. Reproducido en Revista Conserv (...)
  • 14 ”Más Managua”, El Ojo del Pueblo, núm. 14, Granada, febrero 17 de 1844. En rcpca, vol. xxvii, núm. (...)
  • 15 ”Remitido”, Granada, enero 24 de 1844, en: El Ojo del Pueblo, núm. 11, Granada, enero 27 de 1844. (...)

20De acuerdo a la demarcación territorial histórica, Managua pertenecía al departamento de Oriente; sin embargo, en enero de 1844, el alcalde 1°, capitán Andrés Páiz, empezó a gestionar su traslado administrativo bajo la jurisdicción de la capital del Estado.13 Esta fue proclamada oficialmente el 29 de enero, bajo el argumento de que los managüenses estaban cansados de contribuir con sus impuestos al fausto de la aristocracia de Granada. La modificación de las divisiones administrativas internas del Estado cobró para los granadinos una dimensión trascendental, de consecuencias insospechadas. Con la suma de los representantes de Managua, los occidentales obtendrían una aplastante mayoría en las cámaras legislativas.14 Peor aún, León ganaría control del estratégico ”territorio de Tipitapa”, y con ello, el dominio por ”agua i tierra” sobre el departamento de Oriente, pues aquel era el paso obligado hacia el distrito de Chontales, donde se hallaban las vastas haciendas ganaderas de la élite granadina.15

21El conflicto degeneró en una cruenta guerra civil a finales de 1844, reflejando la gravedad de las tensiones generadas en el proceso de incorporación de las comunidades políticas de Antiguo Régimen, dentro del modelo ideal de nación propio de la modernidad. La creación de un Estado centralizado implicaba la subordinación de las lealtades tradicionales, proceso que enfrentó una fuerte resistencia durante todo el siglo xix, por parte de los órganos de poder local.

  • 16 ”Exposición. Al Sr. Prefecto del Departamento Oriental”, Nota (a). Granada, setiembre 27 de 1844. (...)

22Cabe destacar que durante la guerra civil de 1844-1845, y en los años posteriores a ésta, la población del partido de Nicoya se incrementó notablemente con la afluencia de inmigrantes nicaragüenses, tanto forzosos como voluntarios. En agosto de 1844, el gobierno de Nicaragua radicado en León ordenó expulsar al Guanacaste a sus principales opositores granadinos.16 Concluida la contienda bélica, sus secuelas –el desempleo y la inseguridad– empujaron a los trabajadores nicaragüenses al éxodo, según revela un dramático informe del prefecto de Rivas, fechado el año de 1846:

  • 17 ”Informe del Prefecto del Departamento Meridional al Señor Ministro de Relaciones del Supremo Gobi (...)

Un número considerable de familias menesterosas, multitud de jornaleros emigran diariamente en busca de comodidades para el Estado de Costarrica en donde se fijan, para no volver siquiera, á una patria desolada, en donde su amor pugnaba con sus necesidades. [...] Esta es una perdida positiva para todo el Estado que se desmembra por falta de industria y por que no hai un Gobierno protector que les de un fuerte impulso y que por otra parte les ofresca seguridad”.17

EL TRATADO CAÑAS-JEREZ: SOLUCIÓN DIPLOMÁTICA EN EL CONTEXTO DE LA AMENAZA FILIBUSTERA

23A partir de 1848 el conflicto limítrofe entre Nicaragua y Costa Rica en torno al partido de Nicoya se agravó, al mezclarse con el problema de la usurpación británica del puerto de San Juan del Norte, el 1° de enero de ese año. Con esta acción, preparada por el beligerante cónsul Frederick Chatfield, Gran Bretaña procuraba el control de la terminal atlántica de la ruta interoceánica ofrecida por el río San Juan y el lago Cocibolca. Por su parte, los Estados Unidos enviaron a su enérgico diplomático E.G. Squier a Nicaragua, para contrarrestar las pretensiones hegemónicas de la poderosa Albión, y asegurarse una vía de comunicación rápida para poblar sus nuevas posesiones en el Pacífico, adquiridas a raíz de la guerra con México.

  • 18 José Dolores Gámez, Historia de la Costa de Mosquitos. (Hasta 1894), Managua, s.p.i., 1915-1939, p (...)

24Alentado por Chatfield, el gobierno costarricense designó al diplomático guatemalteco Felipe Molina como ministro plenipotenciario ante Gran Bretaña y, el 11 de julio de 1849, éste firmó con la compañía Flyer & Carmichael una contrata para la construcción de un canal interoceánico desde el lago de Nicaragua hasta el puerto de Salinas, ubicado dentro de los límites del partido de Nicoya.18 Por su parte, el 27 de agosto de ese mismo año, el gobierno de Nicaragua firmó, bajo los auspicios de Squier, un contrato similar con la Compañía Americana del Canal Marítimo Atlántico-Pacífico. La tensión llegó a un punto álgido entre 1849 y 1853, años en que se produjo una copiosa correspondencia diplomática referida al conflicto limítrofe, así como belicosos editoriales periodísticos y proclamas marciales. La guerra entre Costa Rica y Nicaragua parecía inevitable.

Mapa 1. Carta esférica, año 1809. Dirección Hidrográfica, Madrid. Nótese ¡a ausencia de líneas limítrofes entre las provincias del Antiguo Reino de Guatemala.

Mapa 2. Mapa de Johnson y Browning, posterior a 1852, mostrando los límites anteriores al Tratado Cañas-Jerez.

Mapa 3. Mapa de E. G. Squier, año 1860, mostrando los límites establecidos por el Tratado Cañas-Jerez.

  • 19 ”Solon Borland, United States Minister to Nicaragua, to William L. Marcy, Secretary of State of th (...)

25Sin embargo, la rivalidad entre las principales ciudades de Nicaragua también había llegado a tal extremo que algunos prominentes granadinos consideraban seriamente la conveniencia de anexar todo el departamento Oriental de Nicaragua al Estado de Costa Rica, y poner término de una vez por todas a la funesta rivalidad entre Léon y Granada.19

26La anunciada guerra civil estalló en mayo de 1854. Durante el conflicto el bando democrático encabezado por los liberales leoneses Máximo Jérez y Francisco Castellón, contrató tropas norteamericanas que luego se apoderaron del país. La ocupación filibustera encabezada por William Walker tuvo la virtud de unir, el 12 de septiembre de 1856, no sólo a granadinos y leoneses, sino también a los ejércitos centroamericanos. Acorralado, Walker entregó sus armas al capitán de un buque norteamericano en el puerto de San Juan del Sur, el 1° de mayo de 1857. Sin embargo, el espíritu del pacto entre legitimistas granadinos y democráticos leoneses para derrotar a los filibusteros, se esfumó apenas Walker salió del país.

27La ausencia de un sentido de nación entre las fracciones de la élite nicaragüense, se refleja en los siguientes hechos relatados en un editorial de la Gaceta de Nicaragua:

  • 20 ”El 12 de Junio”, Gaceta de Nicaragua, tomo ii, num . 20, Managua, junio 12 de 1858.

El tratado del 12 de setiembre de 1856 no era más que un armisticio para mientras durase la guerra nacional, porque en él no se hizo mas que salvar las dificultades del momento para abrir la campaña contra Walker; y en efecto, vencido éste, los dos partidos quedaron con las armas en la mano, y frente á frente ocupando los mismos puestos que antes de la toma de Granada por los filibusteros... todo parecía preparado por el genio de la discordia para que este pueblo continuase la sangrienta lucha que casi lo había devorado.20

28En este contexto, los principales generales legitimistas de Granada gestionaron oficialmente la anexión de los departamentos de Granada y Rivas a Costa Rica, expresando en una carta dirigida al general José María Cañas el 21 de mayo de 1857, lo siguiente:

  • 21 Paul Woodbridge, Los contratos Webster Mora y las implicaciones sobre Costa Rica y Nicaragua, San (...)

Los infrascritos deseosos de asegurar el porvenir de este departamento y del Mediodía, en que están vinculadas la mayor parte de nuestras propiedades, hemos resuelto recabar a Ud. si en el caso de que el arreglo de nuestra política interior no dé suficiente garantía al trabajo y a la propiedad, puede Ud. como comisionado de su gobierno aceptar la anexión a Costa Rica de los mencionados Departamentos, o si este negocio deberá tratarse con el mismo gobierno...21

  • 22 El texto del Tratado Cañas-Juárez se halla reproducido en Sibaja y Zelaya, op. cit., pp. 160-162.

29La inminente división del país se evitó gracias la imposición de una dictadura bipartidista provisional, encabezada por los generales Tomás Martínez y Máximo Jerez. El 6 de julio de 1857, el ministro de Relaciones Exteriores del gobierno binario, Gregorio Juárez, firmó con el general Cañas un tratado limítrofe, por el cual Nicaragua cedía a Costa Rica el partido de Nicoya, así como el derecho a la libre navegación en el río San Juan, en gratitud por su apoyo en la lucha antifilibustera.22

  • 23 Sibaja y Zelaya, (1985), pp. 117-118.

30A pesar de los notables beneficios que el Tratado Cañas-Juárez ofrecía a Costa Rica, su gobierno rehusó considerar esta solución diplomática. El presidente Juan Rafael Mora intentaba aprovechar el estado de postración en que se hallaba Nicaragua como resultado de la guerra antifilibustera, para obtener aún mayores ventajas para su país. El 14 de julio de 1857 firmó un contrato canalero con el súbdito británico Robert Clifford Webster, que incluía concesiones sobre el istmo de Rivas, el río San Juan y lago de Nicaragua. Por su parte, el general Cañas propuso secretamente al magnate norteamericano de la Vía del Tránsito, Cornelius Vanderbilt, fundar un Estado independiente con los territorios de los departamentos de Rivas, Guanacaste y Río San Juan.23 Los proyectos de Mora y Cañas para apropiarse de la ruta interoceánica quedaron en evidencia cuando el ejército costarricense ocupó los fuertes del Castillo y San Carlos, así como otros puntos estratégicos en el río San Juan y riberas del lago de Nicaragua.

31En respuesta, Nicaragua declaró la guerra a Costa Rica el 19 de octubre de 1857, pero una nueva invasión filibustera encabezada por el propio William Walker, a fines de noviembre de ese mismo año, unió nuevamente a ambos pueblos frente al enemigo común. Un editorial de la Gaceta de Nicaragua, refleja el sentir del momento:

  • 24 Gaceta de Nicaragua, tomo ii, núm. 3, Managua, 30 de enero de 1858.

La guerra con Costarica ya cesó, y (ambos Estados) unieron nuevamente sus armas, pues el vandalismo del norte no disputa a los centroamericanos un pedaso de tierra, no un derecho sobre el tránsito, ni menos la comunidad de intereses; nada de eso; nos disputa sí, la vida, el honor, la propiedad, i todo cuanto se comprende bajo la palabra Centro America. Esta es la cuestion del dia, i en este sentido, Nicaragua está en guerra permanente con los filibusteros, como deben estarlo tambien los demas Estados de la Union Centroamericana.24

  • 25 La prioridad de la ruta interoceánica para el gobierno de Nicaragua es evidente en las diversas ne (...)
  • 26 Ambos documentos se hallan publicados en El Nacional, tomo i, núm. 21, León, 30 de octubre de 1858

32En este contexto, el 15 de abril de 1858, los generales Máximo Jerez y José María Cañas suscribieron un tratado de límites, por el cual Nicaragua aceptó la anexión del partido de Nicoya a Costa Rica, a la vez que obtuvo de su vecina el reconocimiento de su dominio exclusivo sobre la ruta canalera por el río San Juan.25 Unos días más tarde, los presidentes Tomás Martínez y Juan Rafael Mora se reunieron en Rivas, e intercambiaron las ratificaciones del Tratado. El 1° de mayo de 1858, aniversario de la capitulación de William Walker, celebraron conjuntamente un contrato para la construcción del canal interoceánico con Félix Belly, a quien se tenía por representante del emperador francés Napoleón III. Asimismo, ante la inminencia de una nueva invasión filibustera, acordaron colocar dicho convenio, así como la independencia de sus repúblicas, bajo la protección de la ”Europa civilizada”.26

ALGUNAS REFLEXIONES FINALES

33La génesis de la frontera entre Nicaragua y Costa Rica fue resultado de un proceso complejo, marcado por la intervención de diversas instancias de poder –local, estatal y regional– así como de los intereses geopolíticos de las principales potencias de la época en la ruta interoceánica.

34El establecimiento de los límites territoriales formó parte de la conflictiva transformación de las comunidades políticas heterogéneas del antiguo Reino de Guatemala, en Estados nacionales modernos; transición que implicó la subordinación de las lealtades propias de un universo mental pactista y de una arraigada tradición de ejercicio del poder local a través de los cabildos.

35En este proceso de delimitación fronteriza, se conjugaron las decisiones de los ayuntamientos del partido de Nicoya, tomadas en el contexto de los conflictos de jurisdicción territorial entre las Municipalidades de las principales ciudades de Nicaragua. Las tensiones locales se vieron agravadas por las pugnas entre centralistas y federalistas a nivel centroamericano, y las ambiciones geopolíticas de Estados Unidos y Gran Bretaña.

36El contraste entre el discurso patriótico en torno a la reivindicación de la soberanía sobre el partido de Nicoya, y la prioridad asignada en la práctica por las fracciones de la élite nicaragüense a sus pugnas jurisdiccionales internas, refleja la ausencia de un sentido moderno de nación en este periodo histórico.

  • 27 Eric Hobsbawm, ”Inventando tradiciones”, en Historias, núm. 19, octubremarzo 1988, p. 3.

37Hacia la década de 1870, el Estado nicaragüense empezará a adquirir sus atributos indispensables, entre éstos la capacidad de internalizar una identidad colectiva; es decir, de inculcar en los ciudadanos sentimientos de pertenencia colectiva y de lealtad hacia el nuevo centro de poder, mediante diversas prácticas enmarcadas en lo que Eric Hobsbawm ha denominado ”nacionalismo oficial”.27 Éstas incluyeron el establecimiento de un sistema educativo público, la elaboración de las primeras historias oficiales, la producción de monumentos, la sacralización de los símbolos patrios como la bandera y el himno, y la creación de un panteón de héroes nacionales.

  • 28 Patricia Fumero Vargas, ”De la iniciativa individual a la cultura oficial: El caso del general Jos (...)

38El héroe nacional por excelencia durante el periodo conocido como los Treinta Años Conservadores (1858-1893) fue el general legitimista granadino José Dolores Estrada, destacado protagonista en una de las primera derrotas infligidas a las tropas del filibustero William Walker.28 Sin embargo, bajo el régimen de José Santos Zelaya, que se prolongó entre 1893 y 1909, correspondió el cimero lugar en el panteón nacional al principal ideólogo liberal, el general Máximo Jerez.

39La restauración de los conservadores granadinos al poder entre 1912 y 1928, bajo la sombra de la ocupación militar norteamericana, produjo una nueva interrupción en el proceso de invención de tradiciones nacionales. No obstante, en 1932, Máximo Jérez recobró su lugar en el ”altar de la patria” con la instauración del gobierno liberal de Juan Bautista Sacasa, y lo conservó durante la dictadura populista de Anastasio Somoza García.

  • 29 Ver Miguel Ángel Álvarez (1942); Pedro Joaquín Chamorro Zelaya (1948); Pedro Joaquín Chamorro Zela (...)

40Este proceso de construcción y deconstrucción de tradiciones, llevada a cabo en el contexto de la lucha por la hegemonía entre los principales partidos políticos, se vio acompañado de una agria polémica en torno a las diversas figuras propuestas como paradigmas del patriotismo nicaragüense.29

41En la década de 1940, Máximo Jerez se convirtió en el eje de la disputa. Sus ideas y acciones políticas fueron escudriñadas en numerosas obras, tanto por apologistas como por detractores. Al haber correspondido a esta polémica figura representar a Nicaragua en la firma del tratado de límites de 1858, el complejo proceso de la anexión de Nicoya a Costa Rica se vio distorsionado por el discurso partidista, y simplificado como culpa de la ambición o de la traición de protagonistas individuales.

Notes

1 Programa ”Lo Nuestro”, Canal 4 de Televisión de Nicaragua. El actual departamento de Guanacaste comprende el territorio del antiguo partido de Nicoya, además de la región de Bagaces y Las Cañas.

2 Miguel Ángel Álvarez, De cómo perdimos las provincias de Nicoya y Guanacaste, prólogo de Carlos A. Bravo, Managua, Nicaragua, Editorial La Prensa, 1942, pp. 4-5.

3 Ver especialmente: Álvarez, 1942, pp. 45, 60 y 69; Pedro Joaquín Chamorro Zelaya, Máximo Jerez y sus contemporáneos. (Estudio histórico-crítico), Managua, La Prensa, 1948, pp. 4 y 241; Pedro Joaquín Chamorro Zelaya, Don Sofonías Salvatierra y su ”Comentario Polémico”, Managua, Editorial La Prensa, 1949, pp. i y ii del prólogo y p. 205.

4 Francois Xavier Guerra, Modernidad e Independencias. Ensayos sobre las revoluciones hispánicas, México, Fondo de Cultura Económica-mapfre, 1993, pp. 85-89, 349-350.

5 Luis Fernando Sibaja y Chester Zelaya, La Anexión de Nicoya, San José, C.R., euned, 1985, pp. 43-49.

6 Pedro Agustín Morel de Santa Cruz, ”Visita Apostólica, topográfica, histórica y estadística de todos los pueblos de Nicaragua y Costa Rica” (1751), citado en Sibaja y Zelaya, (1985), p. 45.

7 Las Actas de los cabildos abiertos celebrados por los ayuntamientos de Guanacaste, Santa Cruz y Nicoya se hallan parcialmente reproducidas en Sibaja y Zelaya, (1985), pp. 59-61.

8 El carácter provisional del Decreto se establece en el artículo primero: ”Art. 1°.- Por ahora y hasta que se haga la demarcación del territorio de los Estados, que previene el artículo 7° de la Constitución, el Partido de Nicoya continuará separado del Estado de Nicaragua y agregado al de Costa Rica.” Sibaja y Zelaya, (1985), pp. 70-72.

9 Sibaja y Zelaya (1985), p. 76.

10 Sibaja y Zelaya (1985), p. 78.

11 La posición de los gobernantes nicaragüenses se halla reflejada en dos importantes documentos: Toribio Tijerino, ”Cuenta documentada del Comisionado del Supremo Gobierno del Estado de Nicaragua cerca del de Costarrica sobre la obligacion que el segundo tiene de devolver al primero el Partido de Nicoya”, León, 25 de marzo de 1843; y ”Conferencias habidas ente los Comisionados de Costa-Rica y Nicaragua sobre la Anexacion del Partido de Nicoya al primero de los Estados, y límites territoriales de uno y otro, mandadas publicar de orden del supremo gobierno de Nicaragua, Año 1848”, Imprenta de la Paz.

12 Sibaja y Zelaya (1985), pp. 153-154.

13 ”Remitido”, Tipitapa, enero 17 de 1844, El Ojo del Pueblo, núm. 10. Reproducido en Revista Conservadora de el Pensamiento Centroamericano, (rcpca), Managua, Nicaragua, Artes Gráficas, vol. xxvii, núm. 133, (octubre, 1971), p. 39.

14 ”Más Managua”, El Ojo del Pueblo, núm. 14, Granada, febrero 17 de 1844. En rcpca, vol. xxvii, núm. 134, (Noviembre, 1971), Libro del Mes, p. 53.

15 ”Remitido”, Granada, enero 24 de 1844, en: El Ojo del Pueblo, núm. 11, Granada, enero 27 de 1844. En rcpca, vol. xxvii, núm. 133, pp. 43-44.

16 ”Exposición. Al Sr. Prefecto del Departamento Oriental”, Nota (a). Granada, setiembre 27 de 1844. En rcpca, vol. xxvii, núm. 134, p. 99.

17 ”Informe del Prefecto del Departamento Meridional al Señor Ministro de Relaciones del Supremo Gobierno del Estado. Rafael Lebrón. Rivas, julio 14 de 1846.” Registro Oficial, núm. 80, Santiago de Managua, 12 de septiembre de 1846.

18 José Dolores Gámez, Historia de la Costa de Mosquitos. (Hasta 1894), Managua, s.p.i., 1915-1939, p. 263; Clotilde Obregón Quesada, El Río San Juan en la lucha de las potencias, (1821-1860), San José, C.R., euned, 1993, pp. 97-100.

19 ”Solon Borland, United States Minister to Nicaragua, to William L. Marcy, Secretary of State of the United States”, Managua, Nicaragua, October 8, 1853. En William Manning, Diplomatic Correspondence of the United States. Inter-American Affairs (1831-1860), vol. iv, Washington, Carnegie Endowment for International Peace, 1934, p. 362.

20 ”El 12 de Junio”, Gaceta de Nicaragua, tomo ii, num . 20, Managua, junio 12 de 1858.

21 Paul Woodbridge, Los contratos Webster Mora y las implicaciones sobre Costa Rica y Nicaragua, San José, Editorial Costa Rica, p. 71. La respuesta del general Cañas se halla reproducida en Sofonías Salvatierra, Máximo Jerez inmortal. Comentario polémico. Managua, Nicaragua, Tipografía Progreso, 1950, pp. 264-265.

22 El texto del Tratado Cañas-Juárez se halla reproducido en Sibaja y Zelaya, op. cit., pp. 160-162.

23 Sibaja y Zelaya, (1985), pp. 117-118.

24 Gaceta de Nicaragua, tomo ii, núm. 3, Managua, 30 de enero de 1858.

25 La prioridad de la ruta interoceánica para el gobierno de Nicaragua es evidente en las diversas negociaciones que precedieron este tratado de límites. Ver Pedro Joaquín Chamorro, (1949), pp. 192,194 y 196; y Sibaja, (1985), pp. 188 y 190.

26 Ambos documentos se hallan publicados en El Nacional, tomo i, núm. 21, León, 30 de octubre de 1858.

27 Eric Hobsbawm, ”Inventando tradiciones”, en Historias, núm. 19, octubremarzo 1988, p. 3.

28 Patricia Fumero Vargas, ”De la iniciativa individual a la cultura oficial: El caso del general José Dolores Estrada, Nicaragua, Década de 1870”, en Nicaragua en busca de su identidad (Frances Kinloch Tijerino, ed.), Managua, Instituto de Historia de Nicaragua, 1995, pp. 307 y sigs.

29 Ver Miguel Ángel Álvarez (1942); Pedro Joaquín Chamorro Zelaya (1948); Pedro Joaquín Chamorro Zelaya (1949); Sofonías Salvatierra (1950).

Notes de fin

* Instituto de Historia de Nicaragua. Universidad Centroamericana (UCA).

Table des illustrations

Légende Mapa 1. Carta esférica, año 1809. Dirección Hidrográfica, Madrid. Nótese ¡a ausencia de líneas limítrofes entre las provincias del Antiguo Reino de Guatemala.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/676/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 405k
Légende Mapa 2. Mapa de Johnson y Browning, posterior a 1852, mostrando los límites anteriores al Tratado Cañas-Jerez.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/676/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 687k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/676/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 643k
Légende Mapa 3. Mapa de E. G. Squier, año 1860, mostrando los límites establecidos por el Tratado Cañas-Jerez.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/676/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 578k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540