Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las fronteras del istmo

 | 
Philippe Bovin

II. Génesis: el espacio fragmentado

Intereses mexicanos en Centroamérica: la ”campaña chiapaneca” y el canal de Tehuantepec, 1821-1824

Mario R. Vázquez

Texte intégral

  • * Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

1Note portant sur l'auteur*

CRITERIOS DE ”ALTA POLÍTICA”

2A pesar de su corta vigencia, la anexión de las provincias centroamericanas al Imperio Mexicano, entre finales de 1821 y mediados de 1823, perfiló procesos históricos de indiscutible trascendencia, como fueron para México la configuración de su actual frontera sur con la incorporación de Chiapas y el Soconusco, y para las actuales repúblicas de Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, su más temprana constitución como una sola entidad soberana, las Provincias Unidas de Centro América. A lo largo del pasado siglo, la cuestión chiapaneca dio lugar a recurrentes controversias e inclusive enfrentamientos entre México y Guatemala. Sin embargo, tras dirimirse los desacuerdos limítrofes entre ambos Estados, tanto la anexión de 1821 como la subsecuente incorporación de Chiapas a México pasaron a considerarse episodios menores dentro de nuestro agitado nacimiento a la vida independiente. Tal vez por lo mismo, poco se ha profundizado en el análisis crítico de aquella coyuntura, al grado que hoy en día permanece casi intacta la interpretación que elaboraron al respecto autores mexicanos como Manuel Larráinzar y Matías Romero. Y ni siquiera la reciente oleada de interés por los asuntos de Chiapas ha logrado trastocar esta singular circunstancia. Tributaria de aquella versión nacionalista, forjada al calor de las disputas diplomáticas del siglo pasado, la historiografía mexicana ha evitado en general examinar a fondo los tempranos intereses estratégicos sobre Centroamérica que se manifestaron en la iniciativa anexionista de 1821 y, más tarde, tras la caída del Imperio, cuando el gobierno de México se empeñó en mantener a toda costa la posesión de Chiapas.

3Los fundadores del Imperio Mexicano contemplaron la anexión del vecino Reino de Guatemala como una consecuencia obligada de la propia independencia. Con ello no sólo buscaban hacer extensivo el proyecto político del Plan de Iguala sino, sobre todo, apuntalar la defensa estratégica del naciente Estado, ya que aún en el caso de lograr un acuerdo satisfactorio con España, la posibilidad de que Guatemala permaneciera leal a la Corona implicaba un alto riesgo para la independencia de México; a la vez, la opción de que las provincias centroamericanas se constituyeran como una república independiente era considerado de suyo peligroso para el orden interior del régimen monárquico que se intentaba establecer.

  • 1 Dictamen presentado a la Soberana Junta Gubernativa del Imperio Mexicano, por la Comisión de Relac (...)

4Esto fue planteado por el propio Iturbide en octubre de 1821, al entablar contacto oficial con las autoridades de Guatemala. Informes de diferentes emisarios mexicanos enviados a Centroamérica, Manuel Mier y Terán, Tadeo Ortiz de Ayala y Vicente Filisola, contribuyeron a reafirmar tales criterios y difundirlos entre los círculos políticos mexicanos. Posteriormente, un análisis de la situación del Imperio en el contexto internacional presentado a la Junta Gubernativa en diciembre de ese mismo año vendría a subrayar la relevancia estratégica del Istmo, ponderando en particular la posición de Chiapas como ”antemural poderoso que defiende la entrada del río de Tabasco” y advirtiendo la vulnerabilidad del Gran Lago de Nicaragua, ”punto muy apetecido por las naciones extranjeras...”.1

5Esta perspectiva fue resumida y avalada por el Congreso Constituyente del Imperio el 10 de julio de 1822, al aprobarse la anexión de las provincias guatemaltecas. El dictamen respectivo manifestaba sin ambages que la iniciativa anexionista se fundaba en razones

  • 2 Actas del Congreso Constituyente Mexicano, v. 2, p. 232, México, Imprenta de D. Alejandro Valdés.

de alta política que no se ocultan á la penetracion del soberano Congreso y son demasiado claras para que las tratemos con misterio. Conviene al imperio mexicano dilatar su extensión hasta el último de Panamá, para de este modo poner sus fronteras á cubierto del cálculo siempre activo de la ambicion extrangera, y poseer al mismo tiempo todo el litoral de ambos mares oriental y occidental con los territorios feraces, puertos, ríos y ensenadas que se contienen en esta vasta extensión. De otro modo, no solo los extrangeros se prevaldrian de la debilidad y desunion de aquellos pueblos para dominarlos, sino que los mismos pueblos serian una rémora incesante á la quietud y seguridad del imperio.2

6Y si bien dicho cuerpo se pronunció contra el uso de la fuerza para someter a San Salvador o cualquier otro distrito disidente, el punto relativo a la incorporación de ”todas las provincias que componían el reino de Guatemala” fue aprobado de manera expedita. Para entonces, sin embargo, el asunto centroamericano constituía un espinoso expediente. En unos cuantos meses la iniciativa de Iturbide había provocado una grave alteración de los vínculos políticos del Reino de Guatemala, desencadenando el estallido de la guerra civil. Desde cierta perspectiva, estos enfrentamientos justificaban aún más la intervención mexicana. Pero el proyecto anexionista iba a mostrar más temprano que tarde su franca inoperancia. En buena medida porque lejos de consolidarse el gobierno de Iturbide se vio presa de graves conflictos internos, pero también porque, salvo el caso particular de Chiapas, donde existían vínculos más estrechos con provincias del antiguo virreinato novohispano (Oaxaca y Tabasco específicamente), el compromiso ”imperial” de las élites centroamericanas se había establecido sobre bases muy endebles.

7Con la caída del Imperio, en marzo de 1823, la representación de los intereses regionales ganó mayor espacio en el escenario político mexicano, imponiéndose un ambiente de marcada sensibilidad ante la más leve amenaza contra la autonomía de las provincias. Muy a tono con esta nueva circunstancia el Congreso se apresuró a condenar la ocupación de San Salvador por las tropas de Filisola y se comprometió a revisar lo antes posible la situación de Centroamérica. ”Para nosotros y para Goatemala ha variado la época...”, iba a señalar la Gaceta del Gobierno en una explícita condena de la política imperial:

  • 3 Diario de sesiones del Congreso Constituyente de México, v. 4, p. 131, México, Oficina de Valdés, (...)

Apenas tornó el Congreso á sus augustas funciones, se ha ocupado de la suerte de aquel infortunado suelo. Volaron las órdenes a suspender el brazo del ángel exterminados.. S. Soberanía ha mandado cesar la criminal lucha de unos hermanos con otros por los intereses de un hombre solo.3

LA ”CAMPAÑA CHIAPANECA”

8Pese a golpes de pecho y exculpaciones semejantes, el derrocamiento de Iturbide no cancelaría las reivindicaciones estratégicas del estado mexicano, aunque, en efecto, introdujo modificaciones sustantivas en cuanto a la forma específica de abordar el asunto. Consumada la independencia y establecidos sistemas similares de gobierno en uno y otro territorios, dos de las preocupaciones manifestadas explícitamente en 1821 quedaban suficientemente resueltos como para no considerar que la separación de la ex Capitanía pudiera amenazar la seguridad del país ni su estabilidad interna. Por otro lado, asumir la defensa y el control político de aquel extenso territorio rebasaba las posibilidades económicas de la nueva república. Y respecto al tema del comercio interoceánico, se confiaba en que México también podría tener su propio paso a través del Istmo de Tehuantepec.

  • 4 Instrucciones formadas en Oaxaca por Mier y Terán para el General Filisola por orden de Iturbide, (...)

9Sin embargo, con respecto a Chiapas prevaleció el antecedente imperial que destacaba su importancia para la defensa periférica de las costas mexicanas. Se trataba de aquel ”antemural poderoso” que resguardaba Tabasco, y por lo mismo un observador tan agudo como el coronel Mier y Terán consideró tempranamente que era la única de las provincias centroamericanas llamada a permanecer unida a México en lo sucesivo: según el antiguo militar insurgente, su propia posición ”á la espalda de Tabasco y Yucatán” demandaba ”redondear” el territorio y establecer ”la Linea divisoria de Mejico y Guatemala... del Mar del Norte al del Sur”; argumento que sin duda había tenido en cuenta Iturbide cuando en enero de 1822 declaró a la provincia de Chiapas ”incorporada para siempre al imperio”, y algunos meses más tarde, al estipular su fusión con Tabasco, Totonicapán y Quezaltenango en una sola comandancia general que debía ser gobernada precisamente desde la cabecera chiapaneca.4

10La incorporación de Chiapas no volvió a ser objeto de disposiciones particulares del gobierno mexicano sino hasta mediados de 1823, cuando se hizo inminente la separación de Centroamérica. Papeles públicos, correspondencia oficial, actas legislativas, decretos del Poder Ejecutivo y muchos otros testimonios documentales brindan evidencia de la acción sistemática que se implementó a partir de entonces en aras de perpetuar la agregación de aquella provincia. En lo concerniente .a las autoridades centrales de la nueva república, esta ”campaña” giró en torno a tres objetivos fundamentales: a) estrechar su alianza con los partidarios chiapanecos de la incorporación a México y reforzar su posición dentro de la provincia, b) contener y, dado el caso, repeler la posible reacción de las autoridades centroamericanas, y c) consolidar entre las diversas instancias de autoridad, opinión y representación política de México el ”caso Chiapas” como punto irrenunciable del interés ”nacional”. Aunque esta vez se procuró ocultar el trasfondo estratégico de dicho interés, fundando la legitimidad de aquella agregación no a partir de razones de ”alta política”, como en los tiempos del Imperio, sino en la supuesta voluntad de los propios chiapanecos para integrarse al país con el que, según se reclamaba, mantenían los más estrechos lazos económicos y culturales.

  • 5 Cf. Archivo Histórico Genaro Estrada, exp. 211-2669; Archivo General de la Nación, Gobernación s/s (...)
  • 6 El reconocimiento de la independencia centroamericana fue debatido (y denegado) por el Congreso el (...)

11El involucramiento decisivo del secretario de Estado y Relaciones Exteriores, Lucas Alamán, en el diseño e implementación de la estrategia mexicana resulta insoslayable. A la cabeza de aquel importante ministerio, investido de singular autoridad y respaldado por una amplia red de relaciones políticas, Alamán promovió y asumió decisiones determinantes al respecto, tanto políticas como militares. En julio de 1823 él personalmente ordenó al general Filisola la disolución de la Junta Gubernativa autónoma que un mes antes había asumido el mando de la provincia, indicando a dicho jefe restablecer la antigua Diputación Provincial, instalar un jefe político designado por México y dejar en Ciudad Real una parte de sus tropas. Y cuando en noviembre fue restablecida aquella junta por medio del ”Plan de Chiapa Libre”, no dudó en ordenar al comandante de Tabasco respaldar militarmente la acción sediciosa de los ”mexicanistas” coletos.5 El Secretario de Relaciones también emprendió una activa campaña de opinión entre los diputados del Congreso y los círculos políticos de la capital. Al parecer, este afán explica que durante el segundo semestre de 1823 y los primeros meses de 1824 abundara en la prensa mexicana tal cantidad de información, documentos, cartas y comentarios al respecto; de hecho, durante ese lapso ningún otro tema tuvo una cobertura ”periodística” tan amplia como éste. Magnificando la inestabilidad política de Centroamérica, subrayando las desavenencias que perturbaban el escenario local, Alamán buscó desacreditar a las autoridades de la república ”rival” ante la opinión política mexicana. Asimismo, a instancias suyas, el reconocimiento oficial de las Provincias Unidas de Centroamérica fue postergado deliberadamente por el gobierno mexicano hasta agosto de 1824, apenas un mes antes de ser consumada la agregación chiapaneca.6

  • 7 Águila Mexicana, 3 de julio de 1823; Águila Mexicana y El Sol, 20-22 de octubre de 1823.

12En consonancia con las gestiones de Alamán, sucesivas disposiciones del Congreso apuntalaron la evolución de la ”campaña chiapaneca”. Tras negarse a reconocer formalmente a las Provincias Unidas, dicho cuerpo evitó por varios meses discutir el retiro de los legisladores centroamericanos que aún permanecían en su seno y que recurrentemente demandaban un compromiso más claro del gobierno mexicano con su respectiva independencia. Y cuando no se pudo más evadir tal discusión, fue autorizada su salida advirtiendo a la letra no comprenderse entre aquéllos a los representantes de Chiapas ”por ser provincia de las que componen la Nacion Mexicana”.7 Esta disposición del Congreso marca un hito en el esfuerzo mexicano por asegurar la posesión de Chiapas. En el prolongado debate que rodeó su aprobación se pudo apreciar con claridad cómo el tema chiapaneco se había afincado en la percepción (y el discurso) de los diferentes operadores y grupos políticos presentes en el Congreso como punto sustantivo del ”interés nacional” o, para decirlo de forma más adecuada a las condiciones del país en aquellos tiempos, cómo el interés de cierto grupo de poder había ganado tan amplio consenso entre las más importantes instancias de representación y autoridad política de la joven república. Y es notable que una vez afincado dicho interés en las altas esferas gubernativas y legislativas de México, no sería abandonado aún cuando los acontecimientos en Chiapas se inclinaron momentáneamente en contra suya.

13Cabe aquí recordar –y a la vez dar un enorme salto hacia las latitudes chiapanecas– que si en 1821 la idea de abandonar la autoridad guatemalteca fue aceptada en aquella provincia sin mayores contratiempos, tras el derrocamiento de Iturbide la división de opiniones acerca de reincorporarse a su anterior adscripción o refrendar la pertenencia a México había dado lugar a serias diferencias entre los grupos de poder locales. De alguna manera el mismo problema de atomización regional interna que experimentaron las demás provincias centroamericanas con la anexión al Imperio se reprodujo en Chiapas tras el advenimiento del régimen republicano. En este caso a partir del enfrentamiento entre la antigua cabecera, Ciudad Real (con su Cabildo Eclesiástico, Diputación Provincial y demás corporaciones) y con ella la región de Los Altos, y por otro lado ciertas cabeceras de partido como Tuxtla, Tapachula, Chiapa y Comitán, que no conformaban sin embargo un bloque homogéneo. Lamentablemente la historiografía sobre el tema no ha logrado explicar bien a bien aquella circunstancia. Por ejemplo, falta determinar el papel que jugó la atracción económica desde los lados mexicano y centroamericano sobre diferentes regiones de la provincia, sobre todo en cuanto a participación en circuitos mercantiles, redes familiares o sistemas de crédito. Los partidarios de México insistieron siempre en destacar los lazos económicos que unían a Chiapas con Campeche, Oaxaca y Tabasco. Pero es obvio que la existencia real de dichos vínculos no bastó para unificar la opinión en ese sentido. Por el contrario, los partidos de Tuxtla, Tonalá e Ixtacomitán, colindantes con provincias mexicanas y beneficiarios del intercambio comercial con ellas, se inclinaron por la unión a Centroamérica, si bien nunca respaldaron su opción públicamente con argumentos tan explícitos como los ”promexicanos”. Dados los términos en que las localidades disidentes plantearon su desacuerdo con las autoridades ”coletas” –barajando la posibilidad de federarse a México, a las Provincias Unidas o incluso a Oaxaca, Yucatán y Tabasco– su actitud parece aproximarlos más a ciertos pronunciamientos ”federalistas” o autonomistas radicales de otras provincias mexicanas que a la reivindicación de una adscripción estatal (y mucho menos nacional) determinada. Así, no obstante contar entre sus filas con decididos partidarios de la unión a Centroamérica, las localidades chiapanecas disidentes nunca coincidieron en establecer un compromiso claro con el gobierno de las Provincias Unidas, en tanto que el grupo de poder asentado en Ciudad Real buscó desde el principio el apoyo financiero y militar de las autoridades mexicanas, logrando con ello una importante ventaja sobre sus adversarios. Al final, el desenlace del dilema chiapaneco se vendría a decidir por una singular combinación entre las gestiones del gobierno mexicano en favor de sus aliados ”coletos” (incluyendo presiones diplomáticas y cierto tipo de amenaza militar, es decir, la continuidad de la ”campaña” alamanista), y la fractura de aquella alianza ”proguatemalteca” que había sostenido la autonomía chiapaneca por medio del ”Plan de Chiapa Libre”.

14En efecto, con la renovación del ayuntamiento de Comitán, a principios de 1824, las nuevas autoridades de este partido (casi todos firmantes de aquel documento) decidieron romper con Tuxtla y desligarse de los ”proguatemaltecos” locales. Este viraje, aún pendiente de ser explicado, alteró de manera decisiva la correlación de fuerzas en la provincia. La ruptura de la alianza autonomista o ”proguatemalteca” permitió que las posturas favorables a México prevalecieran en las determinaciones de la Junta Gubernativa local. Así fue posible estipular como criterio para decidir la unión a México o a la república centroamericana la base de población que representaba cada ayuntamiento, con lo cual Ciudad Real, la región los Altos y sus tránsfugas aliados comitecos pudieron obtener una sobrada mayoría. Así, la ”reincorporación” a México fue consagrada por las autoridades chiapanecas el 14 de septiembre de 1824.

CHIAPAS, ALAMÁN Y EL ISTMO DE TEHUANTEPEC

15Hablar de las preocupaciones estratégicas del Imperio Mexicano y subrayar el carácter deliberado de la ”campaña chiapaneca” quizá no represente mayor novedad para quien haya examinado con cierto detenimiento el asunto. Aun así, he creído necesario extenderme en ello para destacar la súbita importancia que adquirió la agregación de Chiapas a México y la importante movilización de recursos que ésta implicó entre 1823 y 1824, a lo que, por cierto, deben sumarse riesgos e inversión correspondientes a la ocupación del Soconusco 18 años más tarde. Creo que de este modo se comprenderá mejor la necesidad de encontrar una explicación adecuada a la magnitud de las cosas. Sobre todo en cuanto se refiere al involucramiento personal de Lucas Alamán y el respaldo que éste recibió por parte de un influyente grupo político

16(el llamado partido ”escocés” o centralistaborbónico), que tras promover el derrocamiento de Iturbide pasó a ocupar importantes posiciones en el Poder Ejecutivo, y que además contaba con una fuerte presencia entre altos mandos militares y diputados del Congreso.

17Al respecto, desde hace algún tiempo he venido estudiando la hipótesis de una relación directa entre el interés por la anexión de Chiapas y ciertos planes de cohesión política, control territorial y desarrollo económico que dicho agrupamiento buscó impulsar tempranamente. En particular con el proyecto de la construcción de un canal interoceánico a través del Istmo de Tehuantepec, que junto con la reactivación de la producción minera, la apertura comercial del país, y la consolidación de un gobierno central fuerte eran proyectos que interesaban particularmente al grupo de Alamán y sus aliados ”escoceses”. Chiapas, ubicado en las vecindades de aquel Istmo, tenía mucho que ver con el proyecto de Tehuantepec. Y desde su privilegiada posición en el gabinete, Lucas Alamán pudo atender ambos asuntos de manera simultánea, figurando así como su principal promotor o cuando menos el más visible.

  • 8 Cf. A. Crame, ”Reconocimiento de la barra de Goazacoalcos á istmo de Tehuantepec en-1774, rectific (...)

18Vale la pena apuntar que el célebre político había manifestado con anterioridad su interés personal en el tema de Tehuantepec desde mediados de 1821, siendo diputado en las Cortes españolas. Como es sabido, la apertura de aquella vía interoceánica fue contemplada seriamente durante el gobierno del virrey Revillagigedo (1789-1794), tomando como base los estudios hechos por el ingeniero militar Agustín Crame en 1774. Éstos, realizados sin mucha precisión, difundieron la idea de no ser en realidad muy difícil ni costosa la comunicacion de ambos océanos. Aún así, el proyecto nunca fue concretado, y aparentemente no volvió a hablarse de él sino hasta mayo de 1813, cuando Mariano Robles Domínguez, canónigo de Ciudad Real y diputado por Chiapas, lo expuso en las Cortes junto con otra iniciativa suya para fomentar la navegación de los ríos chiapanecos que corren hacia el Golfo. La propuesta de Robles fue aprobada por las Cortes en abril del año siguiente. Con el retorno de Fernando VII, el decreto respectivo permaneció archivado hasta que, restablecido el orden constitucional en 1820, Lucas Alamán, entonces joven diputado, volvió a insistir ante las Cortes en la necesidad de ejecutar aquella empresa destinada, según sus propias palabras, ”á dar una nueva dirección al comercio del mundo”.8

  • 9 Alamán op.cit., p. 48; Consulado de Veracruz, ”Memoria de Estatuto”, 1818, en Carlos María de Bust (...)

19A diferencia de Robles, que había pedido depositar la construcción del canal exclusivamente en manos españolas, Alamán propuso abrirle las puertas al capital extranjero. No en balde su iniciativa retomaba ideas vertidas al respecto previamente por el poderoso Consulado de Veracruz. Y precisamente un connotado comerciante del puerto jarocho, Tomás Murphy cuyos vínculos con casas británicas en los años previos a la Independencia son ampliamente conocidosiba a trabajar después, a nombre del gobierno mexicano, en la fallida captación de dichos recursos. Murphy, por cierto, fue diputado en España junto con Alamán, así como otros destacados miembros de la elite novohispana –autonomistas, desde luego, algunos de ellos después reconocidos ”borbonistas” o ”escoceses"–, que respaldaron en Madrid el proyecto del canal.9

  • 10 Azcárate, op. cit., pp. 27-28; Tadeo Ortiz, Resumen de la estadística del Imperio mexicano, 1822, (...)

20No deja de ser extraño que durante la etapa imperial el tema de Tehuantepec haya pasado un tanto inadvertido. Aunque el citado informe presentado en diciembre de 1821 a la Soberana Junta Gubernativa mencionaba la importancia del istmo ”para los aumentos sucesivos del comercio por ambos mares”, éste no fue objeto de mayores atenciones por parte de la Regencia o el propio Iturbide. En realidad en este periodo quien habló del asunto con mayor claridad fue Tadeo Ortiz de Ayala, que en 1822 esbozó por vez primera su proyecto de constituir el istmo como distrito especial abierto a la colonización ”desmembrando una parte de las provincias de Oaxaca y Chiapas, hasta los puertos de Tehuantepec, Guatulco y Tonalá”, paso previo al inicio de las obras ingenieras.10

21Este Ortiz, viajero infatigable, es el mismo que hacia de 1821 apareció en Ciudad Real y Quezaltenango como espontáneo emisario del Imperio. El mismo, también, cuyo estilo inconfundible se reconoce en los informes de Manuel Mier y Terán sugiriendo ”redondear” el territorio mexicano mediante la anexión a perpetuidad de la provincia de Chiapas. Ambos amigos –por cierto, allegados muy cercanos de Alamán en los años subsecuentes–, no sólo hicieron juntos aquella larga ruta en octubre de 1821; también desempeñaron un papel de primera importancia en la coyuntura que nos ocupa: Mier y Terán como activo promotor en el Congreso de la ”campaña chiapaneca” y luego como Secretario de Guerra, y Ortiz como primer comisionado para la colonización del Istmo.

  • 11 Bases sobre las que se está formando un plan de colonización en el Istmo de Tehuantepec (México, I (...)
  • 12 Cf. ”Dictamen de la comisión especial encargada de examinar el proyecto de colonizar el Istmo de T (...)

22El que el gobierno imperial haya prestado tan poca atención al tema del paso interoceánico conc1uerda con el dato de que sus principales promotores se hallaban justamente entre los detractores de Iturbide. El 21 de abril de 1823, recién elevados Mariano Michelena al Poder Ejecutivo y Lucas Alamán a la Secretaría de Relaciones, fue publicado un proyecto para colonizar el istmo, suscrito por Ortiz y los militares José Antonio Echavarri y Mariano Barbabosa (ambos relacionados, por cierto, con el derrocamiento del emperador).11 Al día siguiente Carlos María Bustamante expuso el plan ante el Congreso. El asunto fue turnado a una comisión especial que demoró algunos meses en extender su dictamen. En el ínterin Alamán debió enfrentar el desafío federalista de las autoridades oaxaqueñas, que amenazaban romper con el gobierno central. En junio, un pronunciamiento en tal sentido fue aprovechado por la villa de Tehuantepec para separarse de la provincia, desde luego contando con el visto bueno del secretario. Cuando en septiembre la comisión legislativa propuso la unión de los distritos de Acayucan y Tehuantepec en una entidad que habría de estar regida por un estatuto especial de colonización, aquella villa disidente figuraba en el dictamen como cabecera de la nueva ”provincia del Istmo”.12

23Aparte de la gestión interna del ambicioso proyecto, otro rubro sustantivo de su implementación fue la campaña de Alamán y sus aliados para captar capital extranjero a cambio de importantes concesiones y privilegios. En tal sentido se pensó inclusive en invitar al célebre Alejandro de Humboldt para volver a México y asumir la presidencia honoraria de la empresa canalera. En el caso de Estados Unidos, la iniciativa mexicana pronto rivalizó con gestiones similares destinadas a orientar dicha inversión hacia Nicaragua, lo cual representó un enorme contratiempo para los planes de financiamiento del proyecto de Tehuantepec. Es probable que las principales fricciones diplomáticas entre México y la república centroamericana durante los años subsecuentes, incluyendo desde luego el asunto chiapaneco, hayan estado estrechamente relacionadas con esta competencia, de la cual, aparentemente, tampoco fue ajeno el ministro estadounidense en nuestro país Joel R. Poinsett.

  • 13 Carlos Ma. Bustamante y Lorenzo de Zavala participaron en las sucesivas comisiones que evaluaron e (...)

24En muchos aspectos, el proyecto de colonizar y abrir la ruta de Tehuantepec siguió un camino similar a la ”campaña chiapaneca": cabildeo entre diputados, negociación y jaloneos con autoridades provinciales, difusión en la prensa e intensos afanes de Alamán para garantizar su concreción. Y no sólo ambas ”campañas” evolucionaron de manera paralela en cuanto a tiempos y resoluciones, sino que en su promoción coincidieron los mismos actores, órganos de propaganda y agrupamientos políticos. Puede ser casual, en efecto –y aún así, sumamente significativo– que tan sólo cinco días después de aprobar el dictamen sobre colonización del istmo, el Congreso calificara a Chiapas como provincia ”de las que componen la Nacion Mexicana”, o que la convocatoria oficial a los empresarios extranjeros para la construcción del canal fuese emitida en noviembre de 1824, unas semanas después de conocerse en la capital mexicana la proclamación definitiva de la anexión chiapaneca. Lo que no parece ninguna coincidencia es que influyentes diputados que promovieron el proyecto de Tehuantepec, como Carlos María de Bustamante, o Manuel Mier y Terán, Lorenzo de Zavala y Javier Bustamante, miembros de la comisión que elaboró el dictamen respectivo, hayan sido al mismo tiempo comprometidos impulsores de la ”campaña chiapaneca”. O que Tadeo Ortiz de Ayala, precursor mexicano de la agregación de Chiapas, fuera el primer comisonado para reconocer y organizar la provincia del Istmo y echar a andar en ella los primeros planes de colonización.13

  • 14 Alejandro de Humboldt, Viage á las regiones equinocciales del nuevo continente, hecho en 1779 y ha (...)

25Al examinar las circunstancias de las regiones de América más favorables para la construcción de un paso interoceánico, Humboldt puntualizó alguna vez: ”Las divisiones políticas entre Oajaca y Chiapa, Costa Rica y Veragua, no estan fundadas sobre los límites naturales... sino sobre la única costumbre de una dependencia de los jefes españoles que residian en Méjico, Goatemala ó Santa Fé de Bogotá...”.14 Sin duda, consideraciones semejantes fueron las que privaron en la visión estratégica de aquellos políticos que en aras de ”acuerpar” la vulnerable región del Istmo buscaron recorrer hacia el sur la anterior frontera novohispana. Lo ameritaba, a su juicio, la trascendencia del proyecto, el paso interoceánico, ensueño y pesadilla para México a todo lo largo del siglo xix.

26Por cierto, la iniciativa que impulsaron con ahínco Lucas Alamán, y una amplia franja de la naciente ”clase política” republicana, declinó tempranamente por falta de capitales. Para finales de 1825, los planes del canal estaban cancelados. Quizá por eso mismo no se puso demasiada atención a la ”neutralidad” del Soconusco. Hasta que en la primavera de 1842 –gran casualidad– coincidieron otra vez el tema de Tehuantepec y el afán por ”redondear” el territorio mexicano, con la agregación de aquel distrito.

Notes

1 Dictamen presentado a la Soberana Junta Gubernativa del Imperio Mexicano, por la Comisión de Relaciones Exteriores, el 29 de diciembre de 1821, primero de la Independencia, publicado como: Juan Francisco de Azcárate, Un programa de política internacional, México, Secretaría de Relaciones Exteriores, 1932.

2 Actas del Congreso Constituyente Mexicano, v. 2, p. 232, México, Imprenta de D. Alejandro Valdés.

3 Diario de sesiones del Congreso Constituyente de México, v. 4, p. 131, México, Oficina de Valdés, 1823. ”Libertad de Goatemala” en Gaceta del Gobierno Supremo de México, núm. 49, 12 de abril de 1823.

4 Instrucciones formadas en Oaxaca por Mier y Terán para el General Filisola por orden de Iturbide, 3 de enero de 1822, en R. H. Valle La anexión de Centroamérica a México, v. 3, p. 110, México, Sría. de Relaciones Exteriores, 1936; Decreto de la Regencia, México, 16 de enero de 1822 en M. Romero, op. cit., p. 63; ”Circular del Ministerio de Guerra y Marina del Imperio Mexicano formando tres comandancias generales y estableciendo sus jurisdicciones en las provincias de Guatemala”, Caceta del Gobierno Imperial, 16 de noviembre de 1822.

5 Cf. Archivo Histórico Genaro Estrada, exp. 211-2669; Archivo General de la Nación, Gobernación s/s, c. 55.

6 El reconocimiento de la independencia centroamericana fue debatido (y denegado) por el Congreso el primero de julio y después el 18 y 20 de octubre. Cf. Águila Mexicana, núm. 80, 3 de julio de 1823; Águila Mexicana y El Sol, 20-22 de octubre de 1823.

7 Águila Mexicana, 3 de julio de 1823; Águila Mexicana y El Sol, 20-22 de octubre de 1823.

8 Cf. A. Crame, ”Reconocimiento de la barra de Goazacoalcos á istmo de Tehuantepec en-1774, rectificado por los comisionados del gobierno mexicano en 1824 y 1825” en El Oriente, n. 663, Jalapa, 16 de julio de 1826; Mariano Robles, Memoria del Br... Diputado en Cortes por su provincia, en Hermilo López Sánchez, Apuntes históricos de San Cristóbal de Las Casas v. 2, pp. 874-876 (México, Hermilo López); Colección de decretos y órdenes que han expedido las Cortes Ordinarias desde 25 de septiembre de 1813, día de su instalacion, hasta 11 de mayo de 1814, en que fueron disueltas v. 5 p. 202 (Sevilla, Imprenta Mayor de la Ciudad, 1821) L. Alamán, Memoria que el secretario de Estado y del despacho de Relaciones Esteriores é Interiores presenta al soberano Congreso Constituyente... leída en la sesion de 8 de noviembre de 1823, p. 48 (México, Imprenta del Supremo Gobierno, 1823).

9 Alamán op.cit., p. 48; Consulado de Veracruz, ”Memoria de Estatuto”, 1818, en Carlos María de Bustamante, Juguetillo nono, (s.p.i. 1821).

10 Azcárate, op. cit., pp. 27-28; Tadeo Ortiz, Resumen de la estadística del Imperio mexicano, 1822, México, unam, 1968, p. 59.

11 Bases sobre las que se está formando un plan de colonización en el Istmo de Tehuantepec (México, Imprenta de Juan Cabrera, 1823). Cf. Guy Thompson, ”La colonización en el departamento de Acayucan: 1824-1834” en Historia Mexicana n. 94, México, El Colegio de México, oct.-dic. de 1974.

12 Cf. ”Dictamen de la comisión especial encargada de examinar el proyecto de colonizar el Istmo de Tehuantepec”, Archivo General de la Nación, Gobernación s/s, c. 55.

13 Carlos Ma. Bustamante y Lorenzo de Zavala participaron en las sucesivas comisiones que evaluaron el asunto en 1823 y 1824; Javier Bustamante fue comisionado mexicano en Chiapas durante los momentos decisivos de su anexión en 1824, y Mier y Terán, primer emisario oficial en aquella provincia, representante suyo en el Congreso, cuando nuevamente se recurrió a la presión militar en 1824 fungía como ministro de Guerra.

14 Alejandro de Humboldt, Viage á las regiones equinocciales del nuevo continente, hecho en 1779 y hasta 1804..., v. 5, p. 63, París, Casa de la Rosa, 1826.

Notes de fin

* Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540