Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las fronteras del istmo

 | 
Philippe Bovin

I. Naciones y fronteras

La frontera norte de México: singularidad demográfica y factores de cambio

María Eugenia Zavala de Cosío

Texte intégral

  • * Investigadora del Centre de Recherche et de Documentation sur L'Amérique Latine, CREDAL.

1Note portant sur l'auteur*

INTRODUCCIÓN

2Este ensayo tiene como base los primeros resultados de un proyecto de investigación franco-mexicano que empezó en 1991. Después de estudiar las características demográficas de la frontera norte de México, nos plantearemos a continuación dos preguntas: la primera, acerca de la existencia de una región fronteriza, la segunda acerca de la influencia de los Estados Unidos sobre la aparición de pautas demográficas particulares.

3Se pueden confrontar dos hipótesis: la primera es la hipótesis de la difusión, cuando se explican las pautas económicas y sociales singulares de la zona por la cercanía de un país vecino con alto grado de desarrollo y una transición demográfica avanzada. Sin embargo existe otra hipótesis alternativa que descansa en la observación histórica de las políticas económicas adoptadas para la frontera norte, siempre diferentes de las del resto del país. El resultado fue atraer masivamente a una mano de obra y a una población migrante de todas las regiones del país: en ese caso, la situación demográfica de la frontera no es más que un reflejo condensado de la población nacional, en un contexto económico especial y con una inmigración selectiva que determina el poblamiento específico de la zona.

4A la hora del Tratado de Libre Comercio norteamericano (nafta) las respuestas a esta serie de preguntas son de suma importancia, sobre todo cuando las políticas económicas aplicadas a la frontera norte de México van a generalizarse a nivel nacional.

UN CRECIMIENTO DEMOGRÁFICO EXTRAORDINARIO

5En pocas décadas, la población de los principales municipios mexicanos que bordean la línea divisoria entre México y Estados Unidos pasó de 617,914 habitantes en 1950, a 1,179,919 en 1960, 1,766,325 en 1970 y 3,164,304 en 1990. En el periodo 1950-1990, Tijuana pasó de 65,364 a 742,686 habitantes (cuadro 1). En Tijuana, Mexicali, San Luis Río Colorado, Reynosa, las tasas medias de crecimiento sobrepasaron el 10 % anual en algunas décadas, sobre todo entre 1950 y 1970.

  • 2 Santa Barbara, Ventura, Los Angeles, Orange, San Diego, Riverside, San Bernardino.

6Del lado norteamericano, los condados (counties) del sur del estado de California,2 que contaban con 5,589 millones de habitantes en 1950, crecieron a 8,953 millones en 1960, 11,594 millones en 1970, 13,658 millones en 1980 y 17,399 millones en 1990. Las tasas medias de crecimiento anuales alcanzaron cerca de un 6 % en algunos condados. Pero lo más característico de esa población es el crecimiento de la proporción de población de origen mexicano: 10.5 % en 1970, 18.3 % en 1980 y 24.4 % en 1990, llegando a 28.5 % en Los Angeles en 1990 (Rubin-Kurtzman et al., 1993).

7El importante crecimiento se deriva de flujos de migración procedentes de diferentes regiones de México, entre las cuales destacan el norte y el occidente.

Cuadro 1. Población, tasas de crecimiento y porcentaje del total, en los principales municipios de la frontera norte de México, 1930-1990

Cuadro 1. Población, tasas de crecimiento y porcentaje del total, en los principales municipios de la frontera norte de México, 1930-1990

Fuente: Censos generales de población y vivienda. México, 1930-1990. Procesado por R. Ham, Changements démographiques à la frontière du Mexique avec les Etats-Unis, credal, 1995.

8Diferentes y numerosos trabajos han analizado las rutas de la migración, sus causas, su frecuencia, su peridicidad, las condiciones del paso de la frontera, las estrategias de vida en los Estados Unidos, las consecuencias de la migración en las zonas de origen. Sin pretender citar aquí una bibliografía exhaustiva sobre el tema, debemos destacar los aportes importantes de los trabajos de Jorge Bustamante, Rodolfo Corona y Jorge Durán, que han ofrecido conceptos analíticos originales, como las redes migratorias, la plurirresidencia, la circularidad de la migración, la complementaridad entre las migraciones internas e internacionales, la selectividad de los migrantes, la funcionalidad económica y social del fenómeno, tanto para los Estados Unidos como para México. Por otra parte, hay que añadir que los análisis no sólo contemplan a los individuos migrantes, pero también utilizan como unidades de análisis a las comunidades de las cuales proceden, en función de las estrategias familiares liga-das a la organización de los flujos migratorios (Lestage, 1995; De la Roque, 1994).

9La frontera norte de México parece ser el lugar ideal para contemplar la migración surnorte; las relaciones entre movilidad espacial, ciclos de vida familiares y mercados de trabajo; los espacios de vida transfronterizos; la complementaridad de las instituciones, redes, relaciones, entre lugares de origen y de destino y entre las poblaciones asentadas en ambos lados de la frontera.

¿LA FRONTERA NORTE COMO REGIÓN?

10Una de las hipótesis que desde un principio nos ha interesado es la posible existencia de un comportamiento demográfico especial y más o menos homogéneo a todo lo largo de la frontera norte de México: surgimiento de centros urbanos con un muy alto crecimiento; ciudades gemelas de ambos lados de la frontera, con funciones de complementaridad económica y de servicios; vecindad de dos poblaciones con una situación demográfica muy diferente, entre las cuales los fenómenos de difusión ligados a la transición demográfica se podrían observar.

11La población estadounidense se encuentra al final de la transición demográfica mientras la población mexicana apenas va a mitad del camino por recorrer (Zavala de Cosío, 1992). Por lo tanto, podría existir un sistema demográfico fronterizo, con características particulares, determinadas a la vez por el origen alta-mente migratorio de su población y la cercanía de los Estados Unidos. La difusión de los cambios demográficos, a través de redes de información, podría ser el vector de un sistema original.

12Este análisis está basado en el paradigma de los sistemas demográficos regionales, en los cuales la mortalidad, la nupcialidad, la fecundidad y las migraciones se combinan en interacciones regionalmente determinadas por un contexto dado. En cada sistema demográfico, hay una tendencia hacia un cierto equilibrio entre los diferentes factores que determinan la reproducción de la población. Si alguno de ellos cambia, se produce una desestabilización general, tendiendo hacia otra situación equilibrada, con una nueva combinación de los diferentes fenómenos demográficos. Por ejemplo, si se reduce la mortalidad, aumenta el tamaño de las familias y puede producirse un aumento en los movimientos migratorios para utilizar nuevas estrategias de sobrevivencia en otras regiones. Contrariamente, cuando la fecundidad es baja y la población crece poco, el crecimiento puede apoyarse en movimientos de inmigración.

13En el caso que analizamos, el sistema regional fronterizo actual sería un sistema altamente inmigratorio, con baja fecundidad. La primera observación se refleja en las altísimas tasas de crecimiento, que alcanzaron un máximo entre 1940 y 1960, y que siguen siendo actualmente más elevadas que el total nacional (cuadro 1). Por otra parte, en años recientes, la fecundidad del norte de México es una de las más bajas del país después de la zona metropolitana de la ciudad de México. Además, la población de la frontera norte de México vive en un contexto totalmente urbano y dispone de un mercado de empleo favorable a la inmigración y a las mujeres (Zenteno, 1995).

14El primer balance importante del estado del cono-cimiento de la población fronteriza a finales de la década de 1980 llevó a la publicación del libro de Weeks y Ham-Chande en 1992. Con los estudios que lo componen, destaca la peculiaridad de la situación demográfica en la zona fronteriza. De allí que surgiera la idea de una región fronteriza singular a lo largo de los 3,300 kilómetros, diferente a la vez del resto de la Re-pública mexicana como del resto de los Estados Unidos (Ham-Chande, 1995). J. Bustamante (Bustamante, 1995) escribe:

es válido hablar de una región fronteriza a pesar de sus contrastes y heterogeneidades, si no por otra cosa, por la vecindad geográfica con el otro país. Sin embargo esta noción sólo resuelve la delimitación espacial fronteriza del este al oeste y viceversa. Más difícil que esto es definir al otro eje.

  • 3 Las maquiladoras son industrias de ensamble en zonas francas.

15Las características de esta región serían: un proceso histórico de poblamiento particular, la importancia de los flujos migratorios, transformaciones rápidas en los comportamientos demográficos ligados a la proximidad con los Estados Unidos, la existencia de familias transfronterizas, un mercado de trabajo dinámico con oportunidades en las maquiladoras,3 en el turismo y en los Estados Unidos (Ham-Chande, 1995). Del lado de la frontera sur de los Estados Unidos, la omnipresencia de la población de origen mexicano determina el panorama demográfico, así como la existencia de lazos antiguos y permanentes entre las familias de origen mexicano y sus parientes en México y la función económica básica de los trabajadores de origen mexicano en el mercado de trabajo norteamericano de California y de Texas.

16En lo que respecta a la fecundidad, se observa una graduación en los niveles, conforme se pasa de México a los Estados Unidos: la fecundidad más elevada es la de las mexicanas residentes en México, seguida por las mexicanas que migraron a los Estados Unidos. Final-mente, los niveles más bajos son los de las mexicanas de nacionalidad estadounidense, aunque nunca se re-duce su fecundidad al nivel de las norteamericanas no-mexicanas (Delaunay, 1994,b).

17Sin embargo, en nuestro proyecto de investigación, quedaban por analizar las características de las familias en las regiones fronterizas del norte de México, a la luz de las evoluciones demográficas, y con relación al empleo y al sistema de salud. En una primera etapa, se analizaron las tendencias de la fecundidad, con base en mapas municipales, como posible revelador de las especifidades regionales (Delaunay y Brugeilles, 1995).

18Como lo señala Daniel Delaunay, el espacio de la frontera contiguo a los Estados Unidos no dibuja un territorio homogéneo, ni tiene límites precisos, pero más bien, es el producto de un espacio estructurado por redes, cuyas raíces se internan mucho más al sur. Él lo llama ”espacio reticular”, siendo la distancia física mucho menos importante que las redes de comunicación. Su estudio se basa en métodos cartográficos, representando datos censales en una base municipal de los once estados norteños (Delaunay, 1994, a).

19Se observa, al representar la paridez de las mujeres de 40-44 años derivada de los censos de 1970 y de 1990, que la distribución de la fecundidad tiene mucho que ver con la urbanización acentuada del norte de México. Destacan las regiones que siguen las configuraciones tradicionales orientadas de sur a norte en el vasto conjunto de los estados norteños: el golfo de California, los centros urbanos industriales y mineros, el noreste industrial. La importancia de los centros urbanos se ve confirmada por la configuración de los mercados de trabajo más dinámicos, los de mayor ingreso, que también incluyen mayor población activa femenina (Delaunay y Brugeilles, 1995).

20Esta división territorial coincide con la propuesta de regionalización hecha por Bernardo García Martínez, con base en la geografía histórica de México (1995), que propone dividir en diferentes subregiones la parte norte de México. Estas subregiones corresponden a antiguas rutas comerciales y de poblamiento, que se formaron poco a poco durante la época colonial. La línea fronteriza, por lo tanto, está cortada en pedazos, entre los cuales suele haber poca comunicación. Un hecho significativo es que no hay ninguna autopista o carretera continua que permita ir del Este al Oeste de la línea fronteriza en una ruta continua.

21Pertenecientes a regiones históricamente diferentes, participando de redes surnorte con raíces profundas en el país, los migrantes internos o las poblaciones nativas, con o sin fuertes lazos con los Estados Unidos, no forman una población regionalmente homogénea. La frontera Norte como región aparece más bien como un conjunto de ciudades, con grandes diferencias entre ellas y características que varían según los contextos regionales en los cuales se ubican y sus propias oportunidades de trabajo.

  • 4 En septiembre de 1996 empieza una encuesta piloto en Tijuana con el método Courgeau-Lelievre del i (...)

22Sin embargo, la importancia de esa población de la frontera norte de México es primordial para los dos países vecinos y se legitima como objeto de investigación. Los siguientes pasos de la investigación deben de profundizar en el conocimiento de los diferentes grupos de ciudades, destacando la importancia de Tijuana, Mexicali, Ciudad Juárez y Matamoros, las siempre mejor estudiadas, pero también extendiendo el conocimiento más allá a otros conjuntos fronterizos del norte, a las ciudades más o menos importantes entre las colindantes con los condados norteamericanos. Si no se puede hacer un estudio exhaustivo de la población de todas las ciudades fronterizas, por lo menos es preciso estudiar una muestra representativa.4

LAS FAMILIAS EN LA FRONTERA

23Entre los temas fundamentales que contempla nuestro proyecto está el de la familia. Ño sólo por la importancia del fenómeno de la reproducción demográfica, la influencia determinante de los niveles de fecundidad en el cambio demográfico, sino también porque, en México y en los Estados Unidos siempre se ha subrayado la preponderancia de los valores familiares mexicanos, en el país o en la emigración. En el contexto de la migración internacional, las familias mexicanas han sabido conservar y consolidar los lazos entre sus miembros de una parte y otra de la frontera. En su funcionamiento y en sus estructuras, las familias de la frontera presentan especifidades en cuanto a sus estrategias de vida, lazos de parentezco y solidaridades.

24También nos interesa el tema de las interrelaciones entre hogares, familias y movilidad espacial hacia el norte de México y el sur de los Estados Unidos. La familia es una de las estructuras que permiten los cambios demográficos y sociales en el contexto migra-torio, tanto desde el punto de vista funcional como del cultural, normativo y de los valores.

Una fecundidad en rápida disminución

25La fecundidad del norte de México, una de las más al-tas de México en el umbral de la transición demográfica, es ahora una de las más bajas. Hasta 1970, las tasas de natalidad eran superiores en los estados norteños que en el conjunto de las entidades federativas. La situación cambió en la década del setenta, cuando los estados de la frontera redujeron su fecundidad más velozmente que el promedio nacional. Los factores que influyeron en la reducción de la fecundidad son, principalmente, los mismos que los del modelo de transición demográfica mexicana: urbanización, escolarización, niveles de ingreso, trabajo femenino.

26Para analizar años recientes, disponemos de los resultados de la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (enadid) de 1992, representativos a nivel de entidad federativa. Estos datos permiten observar la graduación de los niveles de la tasa global de fecundidad: la más baja es la de Nuevo León, y la mayor es la de Chihuahua. Baja California tiene una fecundidad mucho más precoz que Nuevo León a principios de la vida reproductiva. En el grupo de edades 15-19 años, los seis estados fronterizos presentan grandes variaciones en los niveles de fecundidad: Baja California está muy por encima del promedio nacional, Nuevo León tiene uno de los niveles más bajos del país. En el grupo 20-24 años, tres estados fronterizos superan la media nacional (Baja California, Coahuila, Chihuahua). En cambio, después de los 25 años, todos los estados de la frontera se sitúan por debajo de el nivel promedio del país. Es notable la alta fecundidad antes de los 20 años de las mujeres de Baja California, que se puede explicar por el contexto de alta migración y fuerte participación económica femenina, que le da cierta autonomía a las jóvenes, con un mercado matrimonial que es favorable a las mujeres, ya que los índices de masculinidad son elevados entre los jóvenes. Además, en Baja California, la unión libre es una forma de nupcialidad más frecuente que a nivel nacional (Zavala de Cosío, 1995).

La influencia de los Estados Unidos

27Una de las principales hipótesis que se han manejado con respecto a la fecundidad de la frontera norte de México, ha sido suponer que el intenso contacto con la cultura norteamericana ha llevado a cambios demográficos y culturales en el valor de los hijos y en la condición de la mujer, con una mayor autonomía femenina, una elevación de los niveles de educación y una participación elevada de las mujeres en el mercado de trabajo.

28También ha surgido el tema de las familias transfronterizas, unidades familiares cuyo espacio de vida se desarrolla de ambos lados de la frontera, y cuya socialización, estrategias de vida, formación y reproducción reciben la influencia de factores binacionales como: trabajo y/o estudios de algún miembro de la pareja en los Estados Unidos; transferencias de recursos a través de la frontera; hogares mexicanos con personas nacidas en los Estados Unidos y, por lo tanto, hijos de dos nacionalidades diferentes en una misma familia; nupcialidad entre personas de nacionalidades diferentes (Ojeda, 1991).

29En el trabajo de tesis de doctorado de Carole Brugeilles sobre familia, fecundidad y planificación familiar en Tijuana, usando los datos de las Encuestas Demográficas de Baja California, se ha dividido la población que reside en Tijuana en dos subpoblaciones: las familias sin contacto con los Estados Unidos y las ”transfronterizas”. Se trata en este caso de familias que tienen contactos frecuentes con los Estados Unidos, sea porque el hombre o la mujer trabajaron en ese país, sea porque alguno de los miembros de la pareja nació y/o estudió allá. El contacto se hace más frecuentemente por los hombres.

30La muestra comprende 1,110 hogares de Tijuana, con 22 % de hogares ”transfronterizos” según esa definición (que representan a 19,3 % de los hombres y 6,5 % de las mujeres). Un 96 % de los hombres de hogares ”transfronterizos” habían trabajado en los cinco últimos años en Estados Unidos y 70 % de las mujeres. En estas familias, el tamaño de la descendencia se empieza a reducir más rápidamente que en las no-transfronterizas a partir del momento en que la mujer cumple los 30 años de edad y una parte significativa de los hijos nace en los Estados Unidos (12 % de los últimos hijos, 20 % del total de hijos).

31Sin embargo, pocas familias mandan a sus hijos a la escuela en los Estados Unidos (5 % de las transfronterizas, ninguna entre las familias no-transfronterizas). De hecho, los hogares fronterizos adoptan lo que les conviene económicamente o usan infraestructuras del ”otro lado”, ampliando las posibilidades de su espacio de vida. Por otra parte, culturalmente y en sus valores y aspiraciones, se siguen refiriendo a los que les parece primordial en el estilo de vida mexicano, y antes que nada a la omnipresencia de la familia, la comida, la fiesta. No se observan modelos familiares diferentes, aunque haya modificaciones en las formas de vida ligadas a nuevas condiciones socioeconómicas (Brugeilles y Lestage, 1994).

32En general, como lo apunta Jorge Bustamante, los mexicanos fronterizos ”ven a los estadounidenses a la vez como un problema de desigualdad o asimetría de poder”, pero ”al mismo tiempo, los fronterizos ven a Estados Unidos como la oportunidad... que no es igual a un deseo de convertirse en estadounidense”. Escribe Bustamante: ”los fronterizos tienden a ser más cosmopolitas que los mexicanos del interior”, pero eso no significa una pérdida de la identidad étnica original (Bustamante, 1995).

33Otra comparación que se puede llevar a cabo es la de las mujeres migrantes de otras regiones de México con las nativas de la entidad. En un estudio basado en la Encuesta Sociodemográfica de Baja California, Gabriel Estrella mostró cómo los patrones reproductivos de la población migrante y no migrante se diferencian claramente, con una nupcialidad más precoz entre las migrantes y un nivel de fecundidad menor entre las nativas, asociado a un mayor uso de métodos anticonceptivos a todo lo largo de la vida fértil (Estrella, 1992).

La planificación familiar

34La encuesta enadid muestra que el uso de la píldora anticonceptiva en Baja California es mayor que el promedio nacional, en todos los grupos de edad. En cambio, el dispositivo intrauterino (diu) se usa menos y los niveles de esterilización femenina se encuentran al nivel del promedio nacional. A este respecto, los seis estados fronterizos no tienen los mismos perfiles de uso de métodos de anticoncepción. Seguramente, esto va ligado a prácticas diferenciales tanto de la población como de las instituciones de salud (Zavala de Cosío, 1995).

35Una de las hipótesis que se ha manejado mucho es la de una rápida difusión del conocimiento de métodos modernos de anticoncepción en la frontera norte de México, gracias a la proximidad de los Estados Unidos. En realidad, el factor explicativo fundamental es que las parejas viven en un contexto urbano, y que los comportamientos demográficos se derivan de la urbanización y de la formación de grandes ciudades como Tijuana, Mexicali, Ciudad Juárez, en donde el Programa Nacional de Planificación Familiar mexicano tiene infraestructuras importantes (hospitales del imss, clínicas obstétricas, centros de consulta en los barrios).

36Del trabajo de Carole Brugeilles se obtienen resultados que contradicen la hipótesis de una fuerte influencia de los Estados Unidos en la anticoncepción. Ella analizó la organización de la planificación familiar en Tijuana y entrevistó a mujeres que acababan de dar a luz, a médicos y a enfermeras. La práctica y los discursos del personal de salud son parecidos a las orientaciones nacionales del Programa Nacional de Planificación Familiar. La dirección del programa de pf viene de México, la organización es la misma que en el resto del país. Los problemas de funcionamiento del pnpf son todavía más agudos que en otras partes de México, sobre todo por el fuerte crecimiento de la población femenina ligado al desarrollo de la industria maquiladora, el perfil extremadamente joven de las mujeres tijuanenses, y su fecundidad precoz, en la etapa de su primer alumbramiento.

37En una situación en que los médicos no se dan abasto, en que las clínicas no pueden hacer frente a la demanda, las condiciones en las que se aplica el programa nacional de planificación familiar resultan particularmente deficientes. Se observa un uso sistemático del diu en las clínicas del imss en el momento del parto, que no significa una política coherente sino más bien una actuación de emergencia; hay muchas cesáreas y se recomienda esterilizar a las mujeres después de tres cesáreas. Los médicos parecen desanimados frente a las malas condiciones en las cuales trabajan en el sector público y frente a la imposibilidad de llevar a cabo de manera correcta la información sobre planificación familiar que se requeriría. Subrayan la importancia de una tarea de educación para la cual no tienen tiempo disponible, situación parecida a la de otras zonas del país.

38La gran mayoría de los médicos están convencidos de que las mujeres mexicanas que lo desean pueden abortar fácilmente del lado americano, reconociendo que la legalización del aborto en México es imposible, por razones morales, políticas, religiosas y que ellos también se oponen al aborto legal. Sin embargo, la mayoría subraya que hay menos abortos ahora en la frontera norte, gracias a los avances del programa de planificación en México.

39En conclusión, Carole Brugeilles encuentra que la tarea de comunicación con las mujeres es deficiente, en la opinión del cuerpo médico y de ellas mismas. Esto viene complicado por la precocidad de los nacimientos y el mal uso de los métodos anticonceptivos al igual que en otras partes del país, pero los problemas en la fronteran se agudizan con el crecimiento rápido de la población.

40Sin embargo, existe un contexto positivo para una mejor información y mayor autonomía de las mujeres, bajo la influencia de posibles mejoras en las condiciones de vida, en la salud, en la alimentación, ligadas a un mercado de trabajo favorable, ya que en Tijuana la tasa de desempleo abierto en 1990 era de tan sólo 1.4 % y el ingreso promedio mensual superior en un 58 % al de la ciudad de México (Zenteno, 1995). El personal de salud opina que el diálogo es cada vez más fácil con las mujeres, sobre todo cuando se trata de la protección de su salud reproductiva y de sus hijos.

LA MUJER TRABAJADORA EN LA FRONTERA NORTE DE MÉXICO

41Los grandes centros urbanos del norte de México han experimentado en las últimas décadas un crecimiento extraordinario, no sólo, como hemos visto, en su dinámica demográfica, sino también en su economía, que prosperó con relación a la industrialización fronteriza y al turismo. Ligado a ese desarrollo, el trabajo femenino aparece como un factor determinante de los cambios en los fenómenos de población.

42En su trabajo de tesis sobre los mercados de trabajo en la frontera norte de México, Marie-Laure Coubés se ha interesado a la segmentación del empleo según género, a los ingresos de la pea femenina y a las trayectorias profesionales de hombres y mujeres, basándose en censos y encuestas.

43En el norte de México, se observan varias microrregiones a nivel municipal. Entre las diferencias más notables están las que separan a las zonas rurales, urbanas y metropolitanas con relación a la actividad económica de hombres y mujeres. Entre lo rural y lo urbano, la actividad masculina cambia mucho: agrícola en un 59 % en el campo, las ciudades y grandes metrópolis tienen alrededor de un activo de cada tres en el sector secundario y de servicios respectivamente, entre uno y dos de cada diez en el sector comercial (cuadro 2).

44Para las mujeres, el cambio es menos importante, ya que desde el sector rural, se concentra la mitad de las mujeres en los servicios y participa poco en la agricultura. La pea femenina en la industria es elevada y aumenta algo con el tamaño de las ciudades (cuadro 2).

45También se observa que entre el sector rural y metropolitano, el ingreso medio de los hombres pasa de 1.68 a 3.10 salarios mínimos (sm), o sea un aumento del 84 %. En el campo, los ingresos medios femeninos son equivalentes a los de los hombres, incluso un poco más altos: 1.71 sm. Aumentan a 2.31 en las grandes ciudades, o sea que sólo alcanzan las tres cuartas partes del ingreso medio masculino (cuadro 2). Entre lo rural y lo metropolitano, los ingresos medios aumentan sólo de 35 % para las mujeres (Coubes, 1995).

46La comparación entre los ingresos medios de hombres y mujeres a nivel municipal muestran una mayor diferencia en las zonas más urbanizadas y en las regiones cuyas economías se han beneficiado más con la proximidad de los Estados Unidos (Baja California y Baja California Sur, Sonora). Esto significa que el proceso de urbanización en el norte de México ha sido acompañado por una posición femenina relativamente más desfavorable que la masculina: mientras mayor el ingreso medio de los hombres, mayor la desigualdad de los ingresos.

47Entre las diferencias en los mercados de trabajo fronterizos masculinos y femeninos, destacan las condiciones de empleo. A pesar de un ingreso medio inferior al masculino, las mujeres presentan proporciones más elevadas de empleo asalariado que los hombres y mejor protección social, o sea más empleo formal. En las ciudades fronterizas, la relación en el sector informal es de dos hombres por cada mujer en Matamoros, Nuevo Laredo, Ciudad Juárez y Chihuahua, y un poco inferior en Tijuana. Por otra parte, la profesión de obrero industrial está mucho más feminizada en la frontera que en el resto del país, hasta tres veces más.

48En el colef se realizó la encuesta ”Trayectorias profesionales y cultura del trabajo” en 1993. Los resultados del análisis de las trayectorias masculinas y femeninas muestran una edad al ingreso al primer empleo superior para las mujeres que para los hombres y, por lo tanto, trayectorias más cortas a la misma edad. Sin embargo, hay que subrayar que las trayectorias son

Cuadro 2. Distribución entre sectores de actividad y sexo ( %). Ingreso medio (salarios mínimos)

Cuadro 2. Distribución entre sectores de actividad y sexo ( %). Ingreso medio (salarios mínimos)

Fuente: M. L. Coubés, 1995.

49casi tan continuas para las mujeres como para los hombres, sin periodos de inactividad o de desempleo. En Tijuana, 83 % de las mujeres y 94 % de los hombres han tenido trayectorias continuas, 81 % y 89 % respectivamente en Matamoros. Esto significa que las mujeres entran más tarde al mercado del trabajo, pero una vez que entraron, siguen trabajando de manera continua, ya que les es indispensable el ingreso derivado de su empleo en el contexto actual.

50En conclusión, con respecto al empleo femenino en la frontera norte de México es notable la inserción laboral de las mujeres, que ha acompañado el proceso de industrialización (maquiladoras) y de urbanización, aunque las condiciones de trabajo les procuran ingresos siempre inferiores a la mano de obra masculina. Trayectorias laborales continuas y alta participación femenina están en la raíz de cambios demográficos importantes con respecto a la posición de la mujer en la familia y en la sociedad en la frontera norte de México.

CONCLUSIONES

51A las dos preguntas iniciales, tenemos respuestas parciales: no hay homogeneidad en las regiones fronterizas del norte de México y la influencia de los Estados Unidos es poco perceptible en temas tan esenciales como la familia y la formación de la descendencia. La originalidad del poblamiento de la frontera norte está ligada al dinamismo del mercado de trabajo, consecutivo a un tratamiento político y económico particular de esos territorios por parte del gobierno federal, y a las relaciones económicas con el potente vecino del norte.

52Las dinámicas de la población, nativa y migrante, en ese contexto particular, están fuertemente condicionadas por las normas y los valores que se refieren en México a la familia, a los hijos y a la posición de la mujer en la sociedad. Los cambios demográficos y sociales no pueden separarse de cambios en esos temas.

53Podemos generalizar estas observaciones a todas las regiones fronterizas: las fronteras son sede de cambios y a la vez de resistencias, de intercambios transnacionales y de afirmaciones de las identidades nacionales. El cambio demográfico y social está condicionado por las posibilidades de evolución en el contexto nacional, mediando las reacciones a los procesos de cambio venidos del país colindante.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

Brugeilles C, F. Lestage, 1994, ”Des couples et des enfants dans un contexte binational: choix reproductifs et stratégies éducatives à Tijuana (Basse-Californie, Mexique)”, Trace, México, cemca, núm. 26.

Bustamante, J., 1995, ”Etnicidad en la frontera México-Estados Unidos: una línea hecha de paradojas”, Colloque ”Le Mexique en France”, Paris, Bordeaux, Toulouse, mayo.

Coubès, M.L., 1995, ”Les revenus de la population active occupée en 1990”, Changements démographiques à la frontière du Mexique avec les Etats-Unis, M. E. Zavala de Cosío, éd., credal.

De la Roque, M., 1994, Entraide, échange et groupes domestiques en milieu urbain mexicain (le cas des yalaltecos à Oaxaca de Juárez), Paris, ehess.

Delaunay D., C. Brugeilles, 1995, ”Les espaces de la fécondité dans le Nord du Mexique (de 1970 à 1990)”, Changements démographiques à la frontière du Mexique avec les Etats-Unis,. M. E. Zavala de Cosío, éd., credal.

Delaunay D., 1994, a. ”Algunas identidades demográficas de la frontera norte de México”, Trace, núm. 26, diciembre.

Delaunay D., 1994, b. ”Fécondités mexicaines: le choix des lieux” , Trace, núm. 26, diciembre.

Estrella G., 1992, ”Movilidad de población y comportamiento reproductivo: el caso de Baja California”, Estudios Fronterizos, 29, septiembre-diciembre.

García Martínez B., 1995, ”Temps et périodes dans la construction de l'espace”, Colloque Le Mexique en France, Paris, Bordeaux, Toulouse, mai.

Ham-Chande, R., 1995, ”La population d'origine mexicaine aux Etats-Unis et ses interrelations démographiques avec la frontière nord du Mexique”, Changements démographiques à la frontière du Mexique avec les Etats-Unis, M. E. Zavala de Cosío, éd., credal.

Lestage F., 1995, Le village dans la ville. Structure communautaire et organisation spatiale chez les migrants mixtèques de la frontière entre le Mexique et les Etats-Unis, Fondation fyssen (en prensa).

Ojeda N, 1991, ”Hogares transfronterizos”, IV Reunión Nacional sobre investigación demográfica en México.

Rubin-Kurtzman J., R. Ham-Chande et al., 1993, ”Demographic and economic interactions in transborder cities: the Southern California-Baja California-Mega city”, 22 nd General Population Conference, iussp, Montréal.

Weeks, J., R. Ham-Chande, 1992, Demographic Dynamics of the US-Mexican Border, Texas Western Press, El Paso.

Zavala de Cosío M. E., 1995, ”Cambios demográficos y sociales en la frontera norte de México”, V Reunión Nacional de Demografía de la somede, México (en prensa).

Zavala de Cosío, M. E., 1992, Cambios de fecundidad en México y políticas de población, El Colegio de México-Fondo de Cultura Económica.

Zenteno, R., 1995, ”Del rancho de la tía Juana a Tijuana: una historia breve de desarrollo y población en la frontera norte de México”, Estudios demográficos y urbanos, 10, 1, enero-abril.

Notes

2 Santa Barbara, Ventura, Los Angeles, Orange, San Diego, Riverside, San Bernardino.

3 Las maquiladoras son industrias de ensamble en zonas francas.

4 En septiembre de 1996 empieza una encuesta piloto en Tijuana con el método Courgeau-Lelievre del ined para recolectar datos sobre familia, migración y empleo. Organizan la encuesta el credal, la uabc y el colef.

Notes de fin

* Investigadora del Centre de Recherche et de Documentation sur L'Amérique Latine, CREDAL.

Table des illustrations

Titre Cuadro 1. Población, tasas de crecimiento y porcentaje del total, en los principales municipios de la frontera norte de México, 1930-1990
Légende Fuente: Censos generales de población y vivienda. México, 1930-1990. Procesado por R. Ham, Changements démographiques à la frontière du Mexique avec les Etats-Unis, credal, 1995.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/659/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 160k
Titre Cuadro 2. Distribución entre sectores de actividad y sexo ( %). Ingreso medio (salarios mínimos)
Légende Fuente: M. L. Coubés, 1995.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/659/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 68k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2005

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540