Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Historiografía francesa

 | 
Hira de Gortari
, 
Guillermo Zermeño

El príncipe, la biblioteca y la dedicatoria en los siglos XVI y XVII

Roger Chartier

Texte intégral

  • 1 École des Hautes Études en Sciences Sociales, París.

1Note portant l’auteur1

  • 2 Se cita The Tempest de The Illustrated Stratford Shakespeare, Londres, Chancellor Press, 1982, pp. (...)
  • 3 Véase el comentario de Louis Marin, "Le portrait du poète en roi. William Shakespeare, La tempête, (...)

2En The Tempest, representada en la corte el 1° de noviembre de 1611, ante el rey Jacobo I, Shakespeare presenta en escena a un príncipe que, para su desgracia, prefiere la compañía de los libros al arte de gobernar. Próspero, duque de Milan, ha renunciado, en efecto, a ejercer el poder para dedicar todo su tiempo al estudio de las artes liberales y al conocimiento de las ciencias secretas. "Being transported and rapt in secret studies" ["Completamente dado y aplicado a las ciencias ocultas"], no aspiraba sino a escapar del mundo y a encontrar un retiro en su biblioteca : "Me, poor man, my library was dukedom large enough" ["En cuanto a mí, pobre hombre..., mi biblioteca era un ducado suficientemente grande"] (acto I, esc. II, versos 109-110)2 Ha dejado a cargo de los negocios y de la dirección del Estado a su hermano, Antonio. Esta disociación original es fuente de todos los desórdenes : desorden politico por la traición de Antonio, que se proclama duque y destierra a Próspero de sus estados ; desorden cósmico indicado por la tempestad de la primera escena que trastorna el orden de la naturaleza de la misma manera que la usurpación de Antonio ha destruido el de la ciudad. La historia que se cuenta en La tempestad es la de una reconciliación. Al final de la obra, la armonía, quebrantada en un tiempo, se restaura plenamente, y desaparece el desgarramiento inicial que había hecho de Próspero un mago todopoderoso, dueño de los elementos y de las aimas y, al mismo tiempo, un pobre soberano, destronado, desorientado, exiliado en una isla desconocida.3

  • 4 Para una interpretación "rosacruciana" de The Tempest, véase Frances A. Yates, Shakespeare's Last P (...)

3Este espejo, colocado delante del verdadero príncipe, espectador de la obra, refleja al mismo tiempo el poder de los libros y su peligro. Gracias a los libros, que el fiel Gonzalo le ha permitido llevar consigo en su barca de infortunio ("Knowing I loved my books, he fournish'd me / From mine own library with volumes that / I prize above my dukedom" ["Sabiendo lo que estimaba mis libros, llevó su generosidad hasta proveerme, sacados de mi propia biblioteca, de volúmenes a que yo concedía mayor valor que a mi ducado"] (acto I, esc. II, versos 166-168), Próspero puede desatar o aplacar las aguas, invocar a los espíritus y embrujar a los humanos. Pero es también su pasión sin límites por los libros, en primer lugar los que contienen los conocimientos secretos, la que le ha hecho perder el trono. La restauración de la soberanía legítima y del orden político requiere pues la renuncia a esos libros que no dan poder más que a cambio de una pérdida : "But this rough magic /I here abjure [...] I'll break my staff,/Bury it certain fathoms in the earth, / And deeper than did ever plummet sound / I'll drown my book" ["Pero aquí abjuro de mi negra magia (...) romperé mi varita mágica, la sepultaré muchas brazas bajo tierra, y a una profundidad mayor de la que pueda alcanzar la sonda sumergiré mi libro"] (acto V, esc. I, versos 50-57).4

  • 5 Simone Balayé, La Bibliothèque Nationales des origines à 1800, Ginebra, Librairie Droz, 1988, p. 64 (...)

4Personal, secreta, la biblioteca de Próspero es una biblioteca de príncipe mas sin embargo no es una biblioteca principesca, si entendemos por ello una colección reunida para un soberano pero no forzosamente destinada a su uso personal. Hay que subrayar, de entrada, esta distinción y no apresurarnos a identificar la "biblioteca del rey" con los libros, y menos aún con las lecturas del monarca. El caso francés lo ilustra ejemplarmente puesto que, a partir de los años 1570, la "librería" del rey se transporta del palacio de Fontainebleau a París, en donde se instala en edificios que no son casas reales : primero, en una casa particular ; luego, en 1594, en el colegio de Clermont ; en 1603, en el convento de los franciscanos ; en 1622, en un edificio en la calle de la Harpe, siempre en el recinto de los franciscanos, y en 1666 en dos casas en la calle Vivienne, compradas por los Colbert. La biblioteca permaneció allí hasta 1721, fecha en la que se instaló en el palacio de Nevers. Es así como, a partir del último tercio del siglo xvi, la "Biblioteca del Rey" (el término hace su aparición en un edicto de 1618) ya no ocupa un edificio que sea a la vez residencia del principe. Sus libros personales, los que lee para sí y que forman el gabinete del Louvre, no están mezclados con los de la colección "pública" que constituye la biblioteca real. Prueba de ello es un reglamento de 1658 que imponía a libreros e impresores el depósito de un quinto ejemplar de todo libro publicado : dos estaban destinados a la Biblioteca del Rey, uno a la comunidad de los libreros-impresores, otro al canciller y el último iba a la biblioteca del Louvre "ordinariamente llamada gabinete de los libros, que le sirven a nuestra persona".5 El rey guarda, pero no en el Louvre, los libros que son de su agrado, o los lleva consigo a sus diversos palacios y moradas.

  • 6 Ibid., p. 27.
  • 7 Ibid., p. 42.
  • 8 Ibid., p. 47, n. 196.

5Cabe destacar que este procedimiento es antiguo, ya que existía antes de la mudanza de la biblioteca de Fontainebleau a París. En un inventario de 1518, que hace un recuento de los libros de la biblioteca del rey instalada entonces en el palacio de Blois, hay un rubro titulado "Otros libros que el rey lleva comúnmente" en el que se enumeran diecisiete libros guardados en los cofres que siguen los desplazamientos del soberano.6 De todos modos, las razones que, en 1520, llevan a Francisco a fundar una nueva "librería" real en Fontainebleau, luego, en 1537, a pedir el depósito obligatorio de un ejemplar de todas las "obras dignas de verse" en la biblioteca de Blois, y, finalmente, en 1544, a reunir en Fontainebleau las dos bibliotecas, no tienen nada que ver con sus costumbres personales. Las colecciones así formadas tienen una finalidad totalmente "pública: evitar que desaparezcan libros que merezcan ser conservados ; abiertas a los sabios y a los eruditos ya que, como dice Robert Estienne acerca de la biblioteca de Fontainebleau, "nuestro rey [...] la pone libremente a disposición de todo aquel que tenga necesidad".7 Este uso público fue, además, uno de los argumentos utilizados para la transferencia de la "librería" a la capital. En 1567, Pierre Ramus le recuerda a Catalina de Médicis que los príncipes de su familia, Cosme y Lorenzo, habían instalado su biblioteca "en el centro de sus Estados, en la ciudad en la que estaba más accesible a los estudiosos".8 El rey de Francia debía imitar ese ejemplo.

6La "biblioteca real" fue así una doble realidad. Por una parte, instituida de la manera más sólida, no estaba dedicada al recreo del monarca sino a la utilidad del público. Esto mismo es lo que le dio gloria y renombre. Gabriel Naudé lo subraya en el Advis pour dresser une bibliothèque, publicado en 1627. Dice que

  • 9 Gabriel Naudé, Advis pour dresser une bibliothèque, reproducción de la edición de 1644 precedida po (...)

no hay medio más honrado y seguro para adquirir gran fama entre los pueblos que el de formar bellas y magníficas bibliotecas, y luego dedicarlas y consagrarlas al uso del público. También es verdad que esta empresa nunca engañó ni decepcionó a los que supieron manejarla bien, y que siempre se ha considerado de tal envergadura que no sólo los particulares han logrado que fuera de su provecho [...] sino que incluso los más ambiciosos han querido siempre servirse de ella para coronar y perfeccionar todas sus bellas acciones, como se hace con la llave que cierra la bóveda y sirve de adorno resplandeciente al resto del edificio. Y como pruebas y testigos de lo que digo me bastan aquellos grandes reyes de Egipto y de Pérgamo, aquel Jerjes, aquel Augusto, Lúculo, Carlomagno, Matías Corvino, y aquel gran rey Francisco I, a quienes les gustaba y pusieron particular interés en acumular una gran cantidad de libros (entre la casi infinidad de monarcas y potentados que también practicaron esta astucia y estratagema), e hicieron montar bibliotecas muy curiosas y bien provistas.9

  • 10 William H. Sherman, "A Living Library" : The Reading and Writings of John Dee, tesis de doctorado, (...)
  • 11 Antoine Coron, " Ut prosint aliis. Jacques-Auguste de Thou et sa bibliothèque", en Claude Jolly (co (...)

7La biblioteca real, como todas las grandes bibliotecas humanistas (por ejemplo la de John Dee)10 o las de los magistrados (por ejemplo la de los Presidentes en el Parlamento Henri de Mesmes, al que Naudé dirige su Advis, o Jacques de Thou),11 no es un solitarium, un lugar de retiro fuera del mundo y de gozos secretos. Abiertas a los hombres de letras, a los sabios, incluso a los simples curiosos (como es el caso de la Biblioteca del Rey a partir de 1692), sus colecciones de manuscritos y de impresos pueden movilizarse al servicio del saber, de la historia de la monarquía, de la política o de la propaganda del Estado.

8Pero los rey es son también lectores. De ahí que haya, fuera de la biblioteca "pública", colecciones de libros dispersas aquí y alla, en sus diversas residencias. Fernando Bouza Álvarez hace hincapié en el contraste entre la biblioteca de carácter muy personal, como la de Felipe IV en la Torre Alta de su Alcázar madrileño, y la biblioteca real del Escorial :

  • 12 Fernando J. Bouza Álvarez, Del escribano a la biblioteca. La civilización escrita europea en la alt (...)

Sin duda, la librería de la Torre Alta es un ejemplo de biblioteca muy personalizada en atención a las peculiares e irrepetibles características, necesidades y deseos de quien fue su propietario. Para los Austrias españoles, la gran biblioteca regia seguía siendo la Laurentina y la del Alcázar cumplía una función menos representativa, más utilitaria y placentera ; como escribió Juan Alonso Calderón, esta última había sido fundada por Felipe IV a comienzos de su reinado precisamente "para poder asistir en ella cada día", "no contentándose —el rey— con la ilustre de San Lorenzo el Real".12

  • 13 Simone Balayé, op. cit., pp. 198-200.

9Encontramos una dualidad similar en Francia, por una parte con la Biblioteca del Rey (que Luis XIV no visitó más que una vez, en 1681) y, por otra, con el gabinete del Louvre y, más tarde,la biblioteca del palacio de Versalles, instalada entre 1726 y 1729 en las dependencias menores, y la del palacio de Choisy en 1742.13

10La constitución de colecciones reales, de la naturaleza que sean, pone en juego muchas acciones. En el caso francés, las bibliotecas del monarca se enriquecían de diversas maneras : por las confiscaciones realizadas después de las expediciones militares victoriosas (como durante las guerras de Italia) ; por la reunion de las bibliotecas de los miembros de la familia real (por ejemplo, en 1599, la de Catalina de Médicis o, en 1660, la de Gaston de Orléans) ; por la obligación (por cierto muy poco respetada) del depósito de ejemplares exigido a los libreros e impresores ; por intercambios (como, en 1668, con la biblioteca del Collège des Quatre Nations al que Mazarino había legado su biblioteca, reconstituida después de la Fronda) ; por donaciones (la hecha por Jacques, uno de los hermanos Dupuy, en 1652, constituye la primera aportación importante de libros impresos a la biblioteca real, cuyas colecciones estaban esencialmente constituidas, hasta entonces, por manuscritos) ; y también por adquisiciones, tanto de ejemplares sueltos comprados en el extranjero por viajeros, diplomáticos y corresponsales, como de bibliotecas enteras puestas en venta al morir sus dueños.

11Pero es otra acción, minoritaria, la que nos ocupará : la del libro obsequiado al príncipe. En francés, se utilizan los mismos términos (dédier—dedicar, consagrar— ; dédicace —dedicatoria, consagración) para la consagración de una iglesia y la "ofrenda" de un libro. En 1690, el Dictionnaire universel de Furetière encadena así las definiciones : "Dédicace : Consagración de una iglesia [...] Es también el epígrafe preliminar de un libro dirigido a aquel a quien se le dedica para rogarle que lo proteja" ; "Dédier : Consagrar una iglesia [...] Significa también obsequiar un libro a alguien para hacerle honor y tener ocasión de que lo elogie, y a menudo esperar de él vanamente alguna recompensa". "Esperar de él vanamente alguna recompensa: la amargura irónica de Furetière, perdonavidas de los mecenas avaros y de los escritores en pos de gratificaciones, no debe disfrazar la importancia de una práctica que gobernó duraderamente la producción y la circulación de las obras.

  • 14 Para una comparación entre las representaciones de la consagración de una iglesia y las de la dedic (...)

12En el libro, la dedicatoria al príncipe es, ante todo, imagen... En la época de los libros manuscritos, numerosos eran los frontispicios en los que estaba representado el autor de rodillas, ofreciendo al príncipe, sentado en su trono y dotado de los atributos de su soberanía, un libro ricamente encuadernado conteniendo la obra de la que era el creador, el traductor, el comentador o el comanditario. La escena le confiere un nuevo contenido a la iconografía tradicional y frecuente de las miniaturas, los frescos, los capiteles esculpidos, los vitrales, los retablos : un donador arrodillado ofreciendo a la iglesia o a la capilla, representada como una maqueta, que éste ha mandado construir para la gloria de Dios. En la imagen de la relación entre el soberano y el escritor, el libro ha tomado el lugar del edificio sagrado, el autor el del fundador y el rey el lugar de Dios, como lugarteniente suyo en la Tierra.14

  • 15 Cynthia J. Brown, "Text, Image, and Authorial Self-Consciousness in Late Mediéval Paris", en Sandra (...)

13Cynthia J. Brown ha sugerido recientemente que, con el libro impreso, esta representación de la dependencia del autor, sometido al príncipe que acepta recibir su obra, cedió el lugar a una afirmación vigorosa de la identidad propia del escritor : "Parece razonable concluir [...] que el advenimiento de la imprenta y su desarrollo, a finales del siglo xv y principios del XVI, tuvieron bastante que ver con el origen de la timidez autoral entre los escritores vernáculos de Paris. Incluso puede haber llegado a provocar un cambio en el concepto mismo de literatura."15 El ejemplo en que se funda la hipótesis esta dado por una obra del retórico parisino André de la Vigne, Ressource de Chrestienté, texto alegórico que justifica la pretensión al reino de Nápoles de Carlos VIII. En el manuscrito de presentación al rey (B.N., ms. fr. 1687), el autor está, al mismo tiempo, medio escondido (su nombre no aparece más que en el último verso, disimulado en un juego de palabras) y dependiente (la miniatura del frontispicio lo representa en la postura clásica del donador arrodillado a los pies del príncipe).

  • 16 Michel Foucault, "Qu'est-ce qu'un auteur ?", Bulletin de la Société Française de Philosophie, t. LX (...)
  • 17 Cynthia J. Brown, art. cit., p. 104.

14Las ediciones impresas de la obra, que se encuentra en una antología titulada Le vergier d'honneur, proporcionan una imagen muy distinta del autor : por una parte, su nombre aparece en la página del título y se repite en el último verso de la obra, a manera de una firma personal ; por otra, en el frontispicio, la escena dedicatoria le ha cedido el sitio al retrato del autor. En modo alguno observamos el dibujo detallado y realista del escritor, sino más bien vemos una representación estereotipada del autor colocado frente a su libro terminado. Ésta cobra valor independientemente de toda obra particular, de todo autor singular, al indicar de manera genérica la "función autor", para decirlo como Foucault.16 En el caso de una miniatura más realista, que se encuentra en un ejemplar en vitela de la segunda edición, es el hecho mismo de la composición de la obra el que llama la atención. Sentado en un sillón parecido al del rey de las escenas dedicatorias, el poeta ve aparecer ante sí a los personajes alegóricos del relato que está escribiendo —con el doble sentido que la palabra adquirió en el lenguaje del siglo xv : no sólo sostener la pluma, sino también componer una obra. Del manuscrito al impreso, para Cynthia J. Brown, "la situacíon de La Vigne como autor va pasando, en el texto mismo, de una posición secundaria convencionalmente medieval a una presencia autoritaria creciente, y [...] al mismo tiempo su patrono Carlos VIII se transforma de autoridad dominante, personalizada, en un personaje más ausente y ambiguo".17

  • 18 Ruth Mortimer, "Portrait of the Author in Sixteenth-Century France", ponencia presentada con motivo (...)
  • 19 Ibid., figura 3.
  • 20 Ibid., figura 7.
  • 21 Annie Parent-Charon, "Ambroise Paré et ses imprimeurs-libraires", Actes du colloque international " (...)

15¿Tiene este ejemplo un valor general ? Tal vez no, si recordamos la persistencia, en los libros impresos durante el siglo xvi, de las escenas dedicatorias. Ruth Mortimer sugiere una tipología que identifica tres formas de éstas.18 La primera no constituye una presentación de libro propiamente dicha : pone, sin embargo, en un mismo espacio al autor y al rey al que aquél destina su obra. Así lo vemos en un grabado que ilustra Les Annales d'Aquitaine de Jean Bouchet (Poitiers, 1524), en el que el rey (designado en una filacteria "Franc. Rex") y el autor ("Actor") están rodeados de figuras mitológicas ("Mercurus"), alegóricas ("Fortitudo", "Justitia", "Fides", "Prudentia", "Temperentia") e históricas ("Aquitania").19 La segunda iconografía es la más clásica y deja ver el gesto mismo de la presentación y de la entrega del libro que pasa de la mano del autor a la del destinatario : rey, reina, ministro, cortesano, etc. La tercera categoría de ilustraciones representa al autor leyéndole su obra al soberano al que se la obsequia. Es el caso, por ejemplo, de un grabado utilizado dos veces por Antoine Macault en sus traducciones de Diodoro y de las Filípicas de Cicerón, que dedica a Francisco I.20 La relación de patronazgo y de protección, tal como la muestran estas escenas dedicatorias, no desapareció pues con la primera reafirmación de la identidad y de la función del autor —que por cierto es anterior a la invención de la imprenta. A lo más, en la composición de estas escenas aparecen otras modalidades del retrato del autor, mostrado sólo, dotado de los atributos reaies o simbólicos de su arte, triunfante a la manera antigua o al natural. Así, el cirujano Ambroise Paré, siguiendo el ejemplo de Vesalio, inserta su retrato, en diversas edades y etapas de su vida, en la mayoría de las ediciones de sus obras publicadas después de 1561 (es decir, en total, durante toda su carrera de autor, en nueve ediciones de las dieciséis publicadas entre 1545 y 1585).21

  • 22 Annie Parent[-Charon], Les métiers du livre à Paris au xvie siècle (1535-1560), Ginebra, Librairie (...)

16Los contratos establecidos entre los autores o los traductores y los libreros registran a su manera la persistencia de la dedicatoria a los protectores. En los treinta y tantos contratos parisinos encontrados por Annie Parent-Charon para el periodo 1535-1560, el caso usual es aquel en el que el librero carga con todos los gastos y en que el autor recibe como retribución no una cantidad de dinero, sino cierto número de ejemplares gratuitos de su libro : de veinticinco ejemplares para la traducción de Jean Amelin de las Décadas de Tito Livio, publicada por Guillaume Cavellat (contrato del 6 de agosto de 1558), a tien ejemplares para el Épithomé de la vraye astrologie et de la reprovée de David Finarensis, impreso por Etienne Groulleau (contrato del 22 de agosto de 1547). Sólo en dos casos hubo remuneración monetaria además de los ejemplares cedidos gratuitamente por el librero : cuando el autor obtuvo él mismo el privilegio y desembolsó los gastos de cancillería, y cuando el contrato era de traducción, particularmente en las décadas 1550 y 1560 para las traducciones de novelas de caballería castellanas, muy de moda a la sazón.22

  • 23 Ibid., pp. 300-301.
  • 24 Ibid., pp. 301-302.

17Incluso en esos casos, empero, la entrega de ejemplares que pueden obsequiársele al rey y a los grandes sigue siendo esencial, como lo demuestra esta cláusula del contrato establecido el 19 de noviembre de 1540 entre Nicolas de Herberay y los libreros parisinos Jean Longis y Vincent Sertenas, para su traducción del segundo, tercer y cuarto libros del Amadís de Gaula. Por su trabajo y por el privilegio que él mismo obtuvo, Nicolas de Herberay recibió, por una parte, ochenta escudos de oro sol y, por otra, "de cada uno de los tres volúmenes dichos, doce libros, de blanco en rama [es decir sin encuadernar], tan pronto estén impresos, sin que él tenga nada que pagar". Pero hay más : los libreros se comprometen a no poner el libro a la venta antes de que el traductor lo haya mandado encuadernar y le haya presentado al rey el ejemplar que le dedica : "No podrán despachar ni vender ninguno de dichos tres volúmenes sin que antes los haya presentado el dicho de Herberay al rey nuestro señor, so pena de costas, daños e intereses, mismos que promete presentar en seis semanas después de que dicho volumen le haya sido entregado impreso de blanco como dicho esta."23 Dos años más tarde, por la traducción del quinto y sexto volumenes del Amadís de Gaula, el contrato establecido el 2 de marzo de 1542 entre Nicolas de Herberay y los libreros Jean Longis, Denis Janot y Vincent Sertenas preveía no sólo el pago por parte de éstos de una suma de sesenta y dos escudos de oro sol (a la cual hay que agregar veintidós escudos de oro sol de una deuda que tenía con Jean Janot de la que Herberay queda libre desde ese momento), sino también la entrega al traductor de "doce libros de dichos quinto y sexto volúmenes, a saber diez de blanco y dos encuadernados y dorados, sin que por razón de dichos libros deba pagar cosa alguna".24

  • 25 Jean Toulet, "Les reliures", en Roger Chartier y Henri-Jean Martin (comps.), Histoire de l'édition (...)

18La escena grabada en las miniaturas o en los grabados en madera remite a una realidad duradera. El rey recibe para su o sus bibliotecas un número de obras que le obsequian en dedicatoria los autores que buscan su protección. Éstos las mandan encuadernar antes de presentárselas al soberano—lo que altera un poco la uniformidad deseada por Francisco I para la "librería" de Fontainebleau cuyos volúmenes tenían que encuadernarse según un mismo programa, con decorados idénticos en las cubiertas de ternera café oscuro o negra y con las armas reaies estampadas en el centro de las tapas.25

19La lectura en voz alta de la obra presentada al rey es también una costumbre de la que hay pruebas. La Croix du Maine nos proporciona un ejemplo entre otros. En 1584, dedica al rey (en este caso Enrique III) el Premier volume de la Bibliothèque du Sieur de la Croix du Maine. Qui est un catalogue général de toutes sortes d'Autheurs, qui ont escrit en François depuis cinq cents ans et plus, jusques à ce jour d'huy (Paris, Abel L'Angelier). En el libro, varias marcas indican la relación de dependencia que La Croix du Maine pretendía instituir entre el rey y él. El retrato del soberano (y no el del autor) aparece grabado en el frontispicio, la epístola dedicatoria que le dirige se termina por "François de la Croix du Maine del que el anagrama es Raza del Mans, tan fiel a su rey", y se imagina así la escena de presentación :

  • 26 Sobre el Premier volume de la bibliothèque du Sieur de la Croix du Maine, cf. Claude Longeon, "Anto (...)

Si vuestra majestad deseara saber cuáles son los otros [volúmenes] que he escrito y compuesto para el ornamento y la ilustración de vuestro tan célebre y floreciente Reino, estoy listo para dar lectura (cuando le plazca mandármelo) del Discurso que mandé imprimir hace cinco años, respecto al catálogo général de mis obras [se trata del Discours du Sieur de la Croix du Maine contenant sommairement les Noms, Titres et Inscriptions de la plus grande partie de ses œvres latines et françaises que enumera varios cientos de obras y que se publicó en el Premier volume de la Bibliothèque].26

  • 27 Pascale Burgain, "L'édition des manuscrits", en Histoire de l'édition française, op. cit., t. I, pp (...)

20Leerle al rey la obra que se le dedica y que va a ocupar un sitio en su "librería" : este gesto demuestra que, incluso en el tiempo de la imprenta, subsiste la modalidad antigua de la "publicación", esto es, la lectura en voz alta de una obra delante del príncipe, el señor o la institución a quien está dedicada.27

21La dedicatoria de un libro al soberano por parte de su autor constituye, todavía en el siglo xviii, una de las mejores maneras de atraer la benevolencia real. Veamos un ejemplo que nos transporta a la corte de Luis XV. En 1763, Marmontel pretende el puesto que Marivaux dejó vacante a su muerte en la Academia Francesa. Es el candidato de los filósofos pero éstos no son todavía más que cuatro en la institución. Además, Marmontel es el blanco de la feroz hostilidad de uno de los ministros, el Conde de Praslin. La única manera de eludir una oposición tan poderosa es ganar la preferencia del rey. Para obtenerla, el candidato de los filósofos, aconsejado por su protectora, la marquesa de Pompadour, recurre al gesto más tradicional de sumisión del hombre de letras : obsequiar al soberano un ejemplar de una de sus obras encuadernado lujosamente. "Finalmente, habiéndose terminado la impresión de mi Poétique, le rogué a Madame de Pompadour que obtuviera del rey que una obra que le faltaba a nuestra literatura le fuera presentada. Es, le dije, una gracia que no le costará nada ni al rey ni al Estado, y que probará que soy bien recibido y aceptado por el rey." La marquesa consigue sin dificultad el consentimiento del rey y le sugiere a Marmontel que le obsequie su libro ese mismo día al soberano, a la familia real y a los ministros. Es lo que decide hacer. Para ello va a Versalles :

Con mis ejemplares magníficamente encuadernados (pues no escatimé nada), me fui un sábado por la noche a Versalles, con mis paquetes [...] Al día siguiente, el duque de Duras me hizo entrar. El rey acababa de levantarse. Jamás lo había visto tan espléndido. Recibió mi obsequio con una mirada encantadora. El colmo de la felicidad habría sido que me dijese dos palabras ; pero sus ojos hablaron por él.

  • 28 Marmontel, Mémoires, edición crítica realizada por John Renwick, Clermont-Ferrand, G. de Bussac, 19 (...)
  • 29 Roger Chartier, "L'uomo di lettere", en Michel Vovelle (comp.), L'uomo dell'Illuminismo, Roma/Bari, (...)

22Y Marmontel prosigue : "Cuando bajé a ver a Madame de Pompadour, a quien ya había presentado mi obra, 'Id, me dijo, a obsequiarle a Monsieur de Choiseul su ejemplar, os recibirá bien ; y dejadme el de Monsieur de Praslin ; se lo obsequiaré yo misma'." La dedicatoria de la Poétiquehizo su efecto puesto que Marmontel acabó por ingresar a la Academia.28 Esta pequeña anécdota ejemplifica perfectamente el lazo paradójico que asociaba, en el siglo xviii, la nueva definición del hombre de letras, practicante audaz del pensamiento filosófico, y el respeto necesario de las formas más clásicas del mecenazgo para quien quería obtener el patronazgo del príncipe, dispensador supremo de los favores y las protecciones.29

  • 30 Mary Beth Winn, "Antoine Vérard's Presentation Manuscripts and Printed Books", en J.B. Trapp (ed.),(...)
  • 31 Roméo Arbour, Un éditeur d'oeuvres littéraires au xviie siècle : Toussaint Du Bray (1604-1636), Gin (...)

23Los autores o los traductores no eran los únicos que presentaban libros a los príncipes. Los libreros también acostumbraban hacerlo ; cuando sucedía, en torno a la dedicatoria podía entablarse una rivalidad entre el que había escrito la obra y el que había hecho el libro. El caso de Antoine Vérard, que dominaba el mundo de los libros en París entre 1485 y 1512, es un perfecto ejemplo. Como ha demostrado Mary Beth Winn, las ediciones de Vérard presentan cierto número de rasgos comunes, directamente heredados de los manuscritos que éste produjo : por una parte, comprenden un epígrafe, un poema o un prólogo dedicatorio que, a veces, no se encuentra en el ejemplar obsequiado al rey ; por otra parte, los ejemplares de presentación contienen generalmente una miniatura que representa la escena dedicatoria. El hecho importante es que Vérard, que no era ni el autor de los textos ni el impresor de los libros sino el editor, se adjudicó a menudo el papel y la posición del donador. Es su propio retrato el que figura en varias de las miniaturas que muestran la entrega del libro al rey —y en uno de los manuscritos ese retrato está puesto bajo el término "Actor". Y es Vérard el que firma un gran número de dedicatorias al rey (empleando la formula "muy humilde y muy obediente servidor"). Si trece de las obras que publico llevan una dedicatoria a Carlos VIII firmada por su autor o su traductor, once, es decir casi otras tantas, tienen un homenaje de Vérard al soberano. Para sus dedicatorias, Antoine Vérard compuso a veces un texto original, pero tampoco se privé de apropiarse y utilizar los prólogos escritos por otro —y para otro. Así, para L'arbre des batailles, que publica en 1493, presenta como suya la dedicatoria que había escrito el autor, y le dirige a Carlos VIII un texto que había sido escrito para Carlos VI. De la misma manera, reutiliza la misma dedicatoria en dos ejemplares de presentación de De consolatione de Boecio, publicado en 1494 : la primera está dirigida a Carlos VIII, la segunda a Enrique VII de Inglaterra, cuyo nombre está escrito con tinta, en vez del nombre del rey de Francia, raspado y borrado.30 Considerándose los "autores" de libros cuyo texto no han escrito, los libreros-editores presentan al príncipe y obsequian a su biblioteca ejemplares de sus ediciones con el fin de conseguir su protección. Esta práctica, por otra parte, no es particular de los primeros tiempos de la imprenta : en el siglo xvii, el librero Toussaint Du Bray introdujo en treinta y ocho de sus ediciones una epístola dedicatoria de su cosecha —una de ellas dirigida a un soberano, el rey Carlos I de Inglaterra.31

  • 32 Sobre las estrategias dedicatorias de Galileo, véase Mario Biagioli, Galileo, Courtier. The Practic (...)
  • 33 Galileo Galilei, Sidereus Nuncius/Le messager céleste, texto, traducción al francés y notas de Isab (...)

24La dedicatoria y la presentación del libro adquieren un sentido particular en el caso de las obras científicas. Tomemos como ejemplo a Galileo.32 En 1610, es profesor de matemáticas en la Universidad de Padua, que depende de la República de Venecia, pero su esperanza es tener el patronazgo de un príncipe absoluto, condición indispensable para obtener una remuneración sin estar obligado a pasar gran parte de su tiempo en tareas de enseñanza. Para conquistar tal posición la dedicatoria es una arma esencial. En 1610, Galileo publica en Venecia, en el taller de Tomasso Baglioni, un libro titulado Sidereus Nuncius, en el que describe las observaciones que se han vuelto posibles gracias al anteojo (el perspicillum) que dice haber inventado. El libro se initia con una dedicatoria al duque Cosme II de Médicis, del que espera protección y sostén. Galileo le obsequia no sólo su libro, sino también un anteojo que permitirá al príncipe observar la faz de la Luna, las estrellas fijas, la Vía Láctea, las nebulosas y, sobre todo, cuatro "estrellas" nunca antes vistas. Son éstas, más que el libro, las que dedica a los Médicis bautizándolas con su nombre. El título indica, en efecto, que esos cuatro planetas que giran alrededor de Jupiter "quos, nemini in hanc usque diem cognitos, novissime Author depraehendit primus, atque Medicea Sidera nuncupandos decrevit" ("nadie los había conocido hasta este día, el Autor ha sido el primero en descubrirlos recientemente y ha decidido nombrarlos Astros Medíceos").33

  • 34 Ibid., p. 3.
  • 35 Isabelle Pantin, "La réception du Sidereus Nuncius", en Johannes Kepler, Dissertation cum Nuncio Si (...)

25Sacando partido de la mitología dinástica y astrológica de los Médicis que asociaba estrechamente a Cosme I con Jupiter, Galileo le obsequia al duque lo que, de hecho, ya era suyo : a saber, unos astros predestinados a llevar su nombre. El prefacio lo recalca con énfasis : "El mismo Creador de los astros parece haberme comprometido, por signos évidentes, a dedicar estos nuevos planetas al nombre glorioso de vuestra Alteza, elegido entre todos." Cosme II, en efecto, nació cuando Jupiter "ocupaba el centro del cielo" y recibió en herencia las virtudes trasmitidas al fundador de la dinastia medicea por "la estrella de Jupiter, la más noble de sus iguales".34 Con tal presente y tan hábil dedicatoria, Galileo alcanza sus fines : cinco meses después de la presentación del libro, Cosme II lo nombra "Filosofo e Matematico Primario del Granduca di Toscana" y recibe una remuneración como profesor de matemáticas en la Universidad de Padua pero sin ninguna obligación ni de residencia ni de enseñanza. Por otra parte, por intermediación de los embajadores y de los diplomáticos del Gran Duque distribuye en Europa, a diferentes príncipes y cardenales, el Sidereus Nuncius y los anteojos que ha mandado fabricar para acompañar la dedicatoria.35 La autoridad política del dedicatario viene así a certificar y garantizar la autenticidad del descubrimiento del donador.

  • 36 Mario Biagioli, Galileo, Courtier, op. cit., cap. II : "Discoveries and Etiquette", pp. 103-157.
  • 37 Roberto Zapperi, Annibale Carraci. Ritratto di artista da giovane, Turin, Giulio Einaudi editore, 1 (...)
  • 38 Mario Biagioli, Galileo, Courtier, op. cit., cap. V : "Courtly Cornets", pp. 267-311.

26Como Mario Biagioli ha demostrado, la dedicatoria del Sidereus Nuncius, nuevo libro que enriquece la biblioteca de Cosme de Médicis, es reveladora de la importancia del patronazgo real en la Europa de los siglos xvi y xvii.36 Para los autores, los sabios, los artistas, el ingreso en una clientela, la participación en una corte, la dependencia respecto de un soberano son casi siempre las únicas posibilidades de alcanzar una independencia prohibida por la tradición de pertenecer a universidades o comunidades de oficio. Gracias al título que obtuvo en la corte, Galileo pudo eludir la jerarquía tradicional de las disciplinas que, en la universidad, mantenía subordinada las matemáticas a la filosofía. De la misma manera, los pintores que deseaban librarse de los reglamentos de las corporaciones no tenían más opción que convertirse en artistas de la corte.37 Para todos los que escribían y publicaban, dedicar un libro al príncipe era pues un acto del que podía depender toda su existencia. Al aceptar o rechazar la dedicatoria, el soberano tenía el poder de dar legitimidad o, al contrario, de descalificar una obra (o un descubrimiento). Así, en 1623, cuando en marzo había comenzado la impresión de un libro nuevo de Galileo, Il Saggiatore, el príncipe Cesi y los miembros de la Accademia del Lincei (a la que pertenecía Galileo) decidieron dedicar y presentar la obra al papa Urbano VIII, electo al trono pontificio el 6 de agosto. Con esta dedicatoria y con la distribución de ejemplares del libro al cardenal sobrino y a otros cardenales, Galileo y los académicos de Lincei pretendían obtener la aprobación del papa recién electo, en medio de la disputa sobre los cometas entablada contra los jesuitas del colegio romano. El resultado no los decepciona : el papa recibe seis veces a Galileo cuando éste va a Roma, unos meses después de la publicación del Saggiatore, y recibe, con ciertas exigencias, la autorización para publicar el libro que, finalmente, fue causa de su pérdida, el Dialogo [...] sopra i due massimi sistemi del mondo, tolemaico e copernicano.38

  • 39 Ibid., pp. 127-133 y 151-153.
  • 40 Corneille, Œuvres complètes, textos, presentación y notas de Georges Couton, París, Gallimard, Bibl (...)

27El ejemplo del Sidereus Nuncius conlleva otra enseñanza. Al designarse, en el título, como un simple "mensajero celeste", como quien no es más que un correo y un mediador que anuncia lo que siempre ha sido, pero que permanecía oculto (a saber que los satélites de Jupiter pertenecían a los Médicis), Galileo oscurece su identidad de autor.39 Es ésta una figura clásica de la retórica dedicatoria de la que podrían darse multiples ejemplos. No daré más que uno, salido de la pluma de Corneille. La dedicatoria de Horace, obra representada en marzo de 1640 y publicada en enero de 1641, está dirigida al cardenal de Richelieu. Corneille halaga al ministro declarando que sus ideas y sus juicios enuncian, en su perfección, las reglas del teatro : "Nos habéis facilitado los conocimientos [del arte del teatro] puesto que ya no necesitamos de otro estudio para adquirirlos que fijar la mirada sobre Vuestra Eminencia cuando honra con su presencia y con su atención la recitación de nuestros poemas. Es entonces, al leer en su rostro lo que le place y lo que no le place, cuando nos instruimos con certeza de lo que es bueno y de lo que es malo, y sacamos reglas infalibles de lo que hay que seguir y de lo que hay que evitar."40 La tragedia que Richelieu recibe dedicada no es pues, en el fondo, más que el producto de su propia enseñanza ; por consiguiente, es su creación, tanto o más que la de Corneille. Se trate de irónico fingimiento o de sincera adhesion a las leyes del género, esta retórica que hace del rey o del gran personaje el "autor" de la obra que recibe es una manera de inscribir la relación de clientela dentro de una afirmación de la soberanía absoluta del príncipe que posee no sólo lo que da sino lo que recibe.

  • 41 Roger Chartier, L'ordre des livres, op. cit., pp. 85-87.

28Generalmente, se le dedica al príncipe un libro en particular que va a enriquecer sus colecciones, nutrir sus lecturas y captar su benevolencia. En un caso que amerita quizás una atención particular, lo que se obsequia al soberano no es sólo una obra sino, aun más, una biblioteca que llegará a ser real. En 1583, La Croix du Maine redacta una memoria intitulada Desseins, ou Projects du Sieur de la Croix du Maine, présentez au Trèschrestien Roy de France et de Pologne Henri III du nom, publicada en el Premier volume de la Bibliothèque al año siguiente.41 El texto enuncia el plan de una biblioteca ideal, "perfecta y completa en todo punto". Debe comprender cien aparadores, "cada uno de éstos con cien volumenes, siendo así diez mil, divididos en Libros, Capítulos, Cuadernos y lugares comunes, y además puestos por orden de A, B, C, para encontrarlos más fácilmente". El principio que rige el proyecto depende enteramente de la práctica intelectual de los lugares comunes, la cual tiene la intención de agrupar, por rúbricas y por temas, en cuadernos o libros, citas, ejemplos, referencias y observaciones.

  • 42 Fernando J. Bouza Álvarez, "La biblioteca de El Escorial y el orden de los saberes en el siglo xvi"(...)
  • 43 Sobre Gesner, véase Alfredo Serrai, Conrad Gesner, Maria Cochetti (comp.) (con una bibliografía de (...)

29Es esta técnica intelectual la que rige el orden mismo de la biblioteca. Si el fin es verdaderamente, como escribe Fernando Bouza Alvarez, "una exquisita recreación del universo, cuya suprema jerarquía se ve reflejada en aquel otro lugar donde también ha sido creado un orden y que es la biblioteca",42 la biblioteca de los cien aparadores la alcanza yuxtaponiendo rúbricas que son como cien rúbricas de un cuaderno o de un libro de lugares comunes. En su memoria, La Croix du Maine las repartió entre siete órdenes que conciernen, respectivamente, "a todas las cosas sagradas, o a las que dependen de ellas", "las artes y las ciencias", "la descripción del universo tanto en general como en particular", "el género humano", "los hombres ilustres en la guerra", "las obras de Dios" y "la miscelánea de diversas memorias". En cada una de esas clases (de las que no se sabe qué papel debían representar en la disposición material de la biblioteca), la nomenclatura enumeraba los cien (de hecho, ciento ocho) temas que correspondían a los aparadores. No hay pues aquí una organización sistemática del saber por distinciones o divisiones, ni un orden jerarquizado de las disciplinas del conocimiento como, por ejemplo, en los veintiún libros de Pandectarum sive Partitionum universalium de Conrad Gesner, publicados en Zurich en 1548.43 La clasificación de La Croix du Maine ofrece, ante todo, categorías cómodas para un inventario de las cosas sagradas y profanas.

30La segunda particularidad de la biblioteca propuesta al rey de Francia en 1583 es su composición misma. A la inversa de la biblioteca real, tal y como existía, ésta no estaba constituida por una colección de libros originales, singulares, sino por diez mil volúmenes, compilaciones manuscritas que reunían de cada tema (uno por aparador) "todo lo que pueda encontrarse escrito concerniente a la materia escogida [...] clasificado en tal número, y en tal orden, que sea muy difícil encontrar algo que agregar". La Croix du Maine proponía al rey "proveer libros, memorias, o compilaciones, para llenar los cien aparadores" y, en los casos en los que él mismo no hubiera ya reunido y clasificado los materiales necesarios, reunir en ocho o quince días el contenido necesario para uno cualquiera de los cien aparadores. Dentro de cada uno de los aparadores, los volumenes estarían ordenados por orden alfabético de materias ; y cada volumen estaría organizado según divisiones a la vez discursivas (los "libros" y "capítulos"), materiales (los "cuadernos") y temáticas (los "lugares comunes"), movilizables gracias a unas tablas o a lo que La Croix du Maine llamó los mentionnaires, "que es como un libro de lugares comunes, o recopilación de autores que han hecho mención de alguna cosa particular". Lo que La Croix du Maine dedica al rey en 1584 es, pues, en conjunto, un libro, el suyo, un proyecto de biblioteca que constituiría un ejemplo digno de imitar, y los volúmenes que constituirían el fondo.

31De todos los libros que le llegaban, dedicados y donados, el príncipe leía sin duda algunos. Veamos el testimonio de Froissard, quien en 1395, durante su último viaje a Inglaterra, le obsequia al rey Ricardo II un manuscrito de sus poemas :

  • 44 Citado de Jacqueline Cerquiglini-Toulet, La couleur de la mélancolie. La fréquentation des livres a (...)

Lo abrió y miré el interior, y le gustó grandemente, y bien debía gustarle, pues estaba iluminado, escrito y adornado y cubierto de terciopelo bermejo prendido con diez clavos de plata dorados y rosas de oro en el centro, y dos grandes broches dorados y ricamente labrados en medio de rosas de oro. Entonces me preguntó el rey de qué trataba. Yo le dije : "De amores." De esta respuesta se regocijó, y miró dentro del libro en varios lugares, y leyó, pues muy bien hablaba y leía el francés, y luego hizo que lo tomara un caballero suyo [...] y lo llevara a suhabitación de retiro, y me ofreció un gran banquete y buen recibimiento a las mil maravillas.44

  • 45 Paul Saenger, "Silent Reading : Its Impact on Late Medieval Script and Society", Viator. Medieval a (...)

32La escena de la dedicatoria tal como la describe Froissart comprende los elementos ordinarios a menudo representados por los miniaturistas : la ofrenda, hecha por un autor, de un manuscrito suntuosamente decorado y encuadernado ; la proximidad entre el príncipe y el escritor, representada aquí por el intercambio de palabras ; la protección otorgada por el soberano a aquel que, por el gesto de la dedicatoria, es admitido en su casa o en su corte. El texto de Froissart agrega un aspecto suplementario : muestra al rey leyendo en diferentes sitios el libro recibido y prometiéndose proseguir con la lectura en el espacio privado de su "habitación de retiro". El testimonio confirma pues lo que vamos sabiendo por las representaciones pictóricas y epístolas al lector sobre las conquistas de la lectura personal, silenciosa y puramente visual, entre los príncipes y los grandes personajes a partir de mediados del siglo xiv.45

  • 46 William Nelson, "From 'Listen, Lordings' to 'Dear Reader'", University of Toronto Quarterly. A Cana (...)
  • 47 Simone Balayé, La Bibliothèque Nationale, op. cit., p. 32.

33Sin embargo, tal observación no debe hacernos olvidar que una de las costumbres más estrecha y perdurablemente ligadas a las bibliotecas principescas era la lectura en voz alta que se hacía para el soberano.46 En Francia, en el siglo xvi, quien tenía asignada esta tarea era un oficial que llevaba el título de "lector ordinario del rey". En 1537, Pierre du Chastel, un humanista protegido de Erasmo, antes de serlo de Margarita de Navarra, sucede en su cargo a Jacques Colin. Tres años más tarde, reemplaza a Guillaume Budé como "maestro de la librería" en la Biblioteca del Rey en Fontainebleau.47 El lazo es así inmediato y directo entre el enriquecimiento y la organización de las colecciones reaies y la lectura que se lleva a cabo en la mesa o en el momento de acostarse el príncipe.

34Encontramos en Rabelais una alusión al lector del rey y a la persona de Du Chastel en la dedicatoria de la edición de 1552 del Quart Livre des faits et dits héroïques du bon Pantagruel, dirigida a Odet de Coligny, cardenal de Chátillon y miembro del consejo privado. Evocando las acusaciones de herejía dirigidas en su contra por "ciertos caníbales, misántropos, atrabiliarios", declara :

  • 48 Rabelais, Œuvres complètes, edición, notas y prefacio de Guy Demerson, París, Éditions du Seuil, L' (...)

En tiempos me dijisteis que de tales calumnias había sido advertido el difunto rey Francisco, de eterna memoria ; y curiosamente habiendo oído y escuchado, por la voz y pronunciación del más docto y fiel anagnosta [lector] de este reino, lectura clara de aquellos libros míos (lo digo, porque malvadamente algunos me han imputado falsedades e infamias), no había encontrado ningún pasaje sospechoso, y le había horrorizado cierto tragador de serpientes a quien se achacaba mortal herejía, a causa de una N puesta en lugar de una M, por error y negligencia de los impresores.48

  • 49 Ibid., p. 449.

35La anterior es una referencia al capítulo 22 del Tiers Livre en el que Panurge afirma acerca de Raminagrobis : "Pecó gravemente. Su asno [áne, en vez de áme, alma, que apareció en las primeras ediciones] se va con treinta mil cestos de diablos."49 Con este término griego anagnostes, que se encuentra en Plutarco y en Cicerón, Rabelais designa el oficio de Pierre du Chastel cuyas lecturas al rey, como puede verse, no sólo conciernen a obras poéticas, naturalmente destinadas a la expresión oral, sino también a textos en prosa como son los "hechos y dichos heroicos del noble Pantagruel".

  • 50 Cita de William Nelson, art. cit., pp. 114-115.
  • 51 Lisa Jardine y Anthony Grafton, "'Studied for Action' : How Gabriel Harvey Read His Livy", Past and (...)

36Se encuentra la misma usanza en la corte de Inglaterra, donde el puesto de "reader to his/her Majesty" ("lector de su Majestad") es envidiado y disputado. La correspondencia de Lord Harrington da varios testimonios. En 1601 escribe a Sir Robert Cecil : "Sir John Stanhope me ha dado a entender que yo estaba doblemente en deuda con vos : en general por vuestra buena opinion de mí y en particular porque después del deceso del doctor James vuestro honor me designó como uno de los que pensabais que podían convenirle como lector a su Majestad." Más tarde, Harrington recuerda haber complacido al rey Jacobo I al leerle uno de los cantos de Orlandofurioso.50 Además, los monarcas no eran los únicos que empleaban lectores a su servicio. Ministros, cortesanos, aristócratas buscan a estos lectores profesionales que no sólo pueden leer en voz alta sino también proponer glosas y comentarios derivados de las lecturas o, incluso, como La Croix du Maine, componer, a partir de sus propias lecturas, compilaciones, resúmenes y repertorios de lugares comunes para su patron. Un lector así, calificado de facilitator por Lisa Jardine y Anthony Grafton, quería contratar el Conde de Essex : "A partir de sus propias lecturas deberá sacar elementos útiles para otras personas y deberá presentarlos (en mi opinion) como epítomes, o resumenes, o bajo encabezados y lugares comunes."51

  • 52 Sobre el patronazgo y el mecenazgo en los siglos xvi y xvii, véase Guy Fitch Lytle y Stephen Orgel (...)
  • 53 Furetière, Le roman bourgeois, edición presentada, preparada y comentada por Jacques Prévót, Paris, (...)

37Ciertamente marginal en la constitución y el acrecentamiento de las bibliotecas reaies, "públicas" o más personales, el gesto de la dedicatoria no por ello deja de revelarnos ciertos intríngulis y tensiones mayores organizados alrededor de las colecciones, los lectores, el príncipe. Esta práctica es decisiva en la economía del mecenazgo : a cambio del libro dedicado, obsequiado y aceptado, obliga al dedicatario a conceder protección, empleo o retribucíon.52 En una época en que el mercado de obras no está todavía fuertemente establecido como para permitir a los hombres de letras o a los científicos vivir de su pluma, los favores otorgados por un patrono generoso son el único medio de obtener posición y rémuneración. Nada lo muestra mejor que la amargura provocada por las irregularidades del mecenazgo. Furetière lo demuestra en el artículo "Dedicatoria" de su Dictionnaire. Después de la definición : "Dedicatorio : no se usa más que en la frase epístola dedicatoria, para indicar la que contiene la dedicatoria" da tres ejemplos de empleo : "Somme dédicatoire ou Traité des dédicaces es una sátira contra los falsos mecenas incluida en Le roman bourgeois [alusión al titulo de una obra ficticia y paródica cuyo índice incluyó Furetière en el Roman comique que publicó en 1666]. Se dice que Ariosto y Tasso realizaron epístolas dedicatorias muy poco afortunadas. Teodoro Gaza, por una epístola dedicatoria que le hizo al papa Sixto IV, en el libro de Ariosto sobre la naturaleza de los animales, no recibió como recompensa más que el reembolso de la encuadernación." La crítica había sido más fuerte todavía en los títulos de los capítulos de los cuatro tomos de la Somme dédicatoire —la obra supuestamente encontrada en la biblioteca del escritor Mythophilacte, que murió en la pobreza extrema. Las leyes de la dedicatoria están ahí irónicamente expuestas : "Que los elogios inmoderados son del estilo de las epístolas dedicatorias. Con la prueba experimental de que la adulación que encabeza más a menudo es la que se considera mejor, contra la opinion de los médicos drogueros" (tomo IV, cap. 2), o aún : "Si un autor que le haya otorgado a su mecenas la divinidad o la inmortalidad debe recibir un pago doble del de aquel que sólo lo haya llamado semidiós, ángel o héroe" (tomo IV, cap. 7). Denuncia con gracia la avaricia de los mecenas : "Paradoja muy cierta, que los más ricos señores no son los mejores mecenas. En donde se trata de una súbita parálisis de la que son susceptibles los grandes personajes, y que les da en las manos cuando les toca pagar" (tomo II, cap. 11). De ahí la conclusion inapelable, que no dispensa ni al mismo rey : "[Nos preguntamos] si la dedicatoria es absolutamente necesaria para un libro. Cuestión resuelta a favor de la negativa, en contra de la opinion de diversos autores antiguos y modernos" (tomo I, cap. 2).53

38Pero la dedicatoria al príncipe no debe entenderse nada más como un instrumento de intercambio disimétrico entre el que obsequia la obra y el que, como contraparte diferida y liberal, concéde su patronazgo. Es también un símbolo de alabanza al príncipe porque lo declara inspirador primordial, autor primero del libro que se le presenta —como si el escritor o el sabio le obsequiaran una obra que, de hecho, fuese suya. En esta figura extrema de la soberanía, el rey se vuelve poeta o sabio, y su biblioteca ya no es sólo un tesoro que preserva las riquezas amenazadas, o una colección útil al publico, o un recurso para placeres privados : se transforma en un espejo en el que se refleja el poder absoluto del príncipe.

Notes

2 Se cita The Tempest de The Illustrated Stratford Shakespeare, Londres, Chancellor Press, 1982, pp. 9-29. [Traducción de Luis Astrana Marín, de la primera version íntegra del inglés, única edición completa en lengua castellana de las obras completas de William Shakespeare, de M. Aguilar, Madrid, 1943.]

3 Véase el comentario de Louis Marin, "Le portrait du poète en roi. William Shakespeare, La tempête, acte I, scènes 1 et 2 (1611)", en Des pouvoirs de l'image. Gloses, Paris, Éditions du Seuil, 1993, pp. 169-185.

4 Para una interpretación "rosacruciana" de The Tempest, véase Frances A. Yates, Shakespeare's Last Play s : A New Approach, Londres, Routledge and Kegan Paul, 1975.

5 Simone Balayé, La Bibliothèque Nationales des origines à 1800, Ginebra, Librairie Droz, 1988, p. 64 (sobre el gabinete de los libros del rey en el Louvre, véase pp. 156-157, n. 30).

6 Ibid., p. 27.

7 Ibid., p. 42.

8 Ibid., p. 47, n. 196.

9 Gabriel Naudé, Advis pour dresser une bibliothèque, reproducción de la edición de 1644 precedida por "L'advis, manifeste de la bibliothèque érudite", por Claude Jolly, Paris, Aux Amateurs de Livres, 1990, pp. 12-14.

10 William H. Sherman, "A Living Library" : The Reading and Writings of John Dee, tesis de doctorado, Universidad de Cambridge, 1991, mimeo.

11 Antoine Coron, " Ut prosint aliis. Jacques-Auguste de Thou et sa bibliothèque", en Claude Jolly (comp.), Histoire des bibliothèques françaises, t. II : Les bibliothèques sous l'Ancien Régime, 1530-1789, París, Promodis/Éditions du Cercle de la Librairie, 1988, pp. 100-125.

12 Fernando J. Bouza Álvarez, Del escribano a la biblioteca. La civilización escrita europea en la alta edad moderna (siglos XV-XVII), Madrid, Editorial Sintesis, 1992, p. 131.

13 Simone Balayé, op. cit., pp. 198-200.

14 Para una comparación entre las representaciones de la consagración de una iglesia y las de la dedicatoria de un libro, véase el catálogo de la exposición Les fastes du Gothique. Le siècle de Charles V, Galeries Nationales du Grand Palais, 9 de octubre de 1981-lo. de febrero de 1982, Paris, Éditions de la Réunion des Musées Nationaux, 1981, en particular el núm. 53, Jean Tissendier como donador (estatua de Jean Tissendier, obispo de Rieux, ofreciéndole a Dios la capilla llamada de Rieux que hizo construir en el presbiterio de la iglesia de los franciscanos de Tolosa) ; el núm. 257, Dominicus Grima, Lectura in Genesim (miniatura que representa la entrega por Dominico Grima de su obra al papa Juan XXII) ; y el núm. 285, Biblia historial de Vaudetar (miniatura que representa a Carlos V recibiendo la Biblia que le obsequia su consejero Jean de Vaudetar). Véase también Georges Duby, Fondements d'un nouvel humanisme 1280-1440, Ginebra, Éditions d'Art Albert Skira, 1966, "Le donateur et sa marque", pp. 21-29.

15 Cynthia J. Brown, "Text, Image, and Authorial Self-Consciousness in Late Mediéval Paris", en Sandra Hindmand (ed.), Printing the Written Word. The Social History of Books, circa 1450-1520, Ítaca/Londres, Cornell University Press, pp. 103-142 (cita en la p. 142).

16 Michel Foucault, "Qu'est-ce qu'un auteur ?", Bulletin de la Société Française de Philosophie, t. LXTV, julio-septiembre de 1969, pp. 73-104. Para una lectura histórica de este texto, cf. Roger Chartier, "Figures de l'auteur", en L'ordre des livres, lecteurs, auteurs, bibliothèques en Europe entre les xive et le xviiie siècles, Aix-en-Provence, Alinéa, 1991, pp. 35-67.

17 Cynthia J. Brown, art. cit., p. 104.

18 Ruth Mortimer, "Portrait of the Author in Sixteenth-Century France", ponencia presentada con motivo del decimoquinto aniversario de la Hanes Foundation for the Study of the Origin and Development of the Book, Hanes Foundation, Chapel Hill, The University of North Carolina, 1980.

19 Ibid., figura 3.

20 Ibid., figura 7.

21 Annie Parent-Charon, "Ambroise Paré et ses imprimeurs-libraires", Actes du colloque international "A. Paré et son temps", 24 y 25 de noviembre de 1990 en Laval (Mayenne), Laval, Asociación de conmemoración del 400 aniversario de la muerte de Ambroise Paré, 1990, pp. 207-233.

22 Annie Parent[-Charon], Les métiers du livre à Paris au xvie siècle (1535-1560), Ginebra, Librairie Droz, 1974, pp. 98-121, y "Annexe. Quelques documents extraits du Minutier Central des notaires parisiens aux Archives Nationales", pp. 286-311.

23 Ibid., pp. 300-301.

24 Ibid., pp. 301-302.

25 Jean Toulet, "Les reliures", en Roger Chartier y Henri-Jean Martin (comps.), Histoire de l'édition française, t.I : Le livre conquérant. Du Moyen Áge au milieu du xviie siècle, Paris, Prosmodis, 1982, pp. 530-539.

26 Sobre el Premier volume de la bibliothèque du Sieur de la Croix du Maine, cf. Claude Longeon, "Antoine du Verdier et François de la Croix du Maine", Actes du Colloque Renaissance-Classicisme du Maine, Le Mans, mayo de 1971, Paris, A.-G. Nizet, 1975, pp. 213-233, y Roger Chartier, "Bibliothèque sans murs", en L'ordre des livres, op. cit., pp. 81-92.

27 Pascale Burgain, "L'édition des manuscrits", en Histoire de l'édition française, op. cit., t. I, pp. 48-75 (en particular la p. 54).

28 Marmontel, Mémoires, edición crítica realizada por John Renwick, Clermont-Ferrand, G. de Bussac, 1972,t.I, pp. 212-217.

29 Roger Chartier, "L'uomo di lettere", en Michel Vovelle (comp.), L'uomo dell'Illuminismo, Roma/Bari, Editori Laterza, 1992, pp. 143-197.

30 Mary Beth Winn, "Antoine Vérard's Presentation Manuscripts and Printed Books", en J.B. Trapp (ed.), Manuscripts in the Fifty Years after the Invention of Printing. Some Papers Read at a Colloquium at the Warburg Institute on 12-13 March 1982, The Warburg Institute, University of London, 1983, pp. 66-74.

31 Roméo Arbour, Un éditeur d'oeuvres littéraires au xviie siècle : Toussaint Du Bray (1604-1636), Ginebra, Librairie Droz, 1992.

32 Sobre las estrategias dedicatorias de Galileo, véase Mario Biagioli, Galileo, Courtier. The Practice of Science in the Culture of Absolutism, Chicago, The University of Chicago Press, 1993.

33 Galileo Galilei, Sidereus Nuncius/Le messager céleste, texto, traducción al francés y notas de Isabelle Pantin, París, Les Belles Lettres, 1992, reproducción de la pagina del título original, p. 1

34 Ibid., p. 3.

35 Isabelle Pantin, "La réception du Sidereus Nuncius", en Johannes Kepler, Dissertation cum Nuncio Sidereo/Discussion avec le messager céleste, texto, traducción al francés y notas de Isabelle Pantin, París, Les Belles Lettres, 1993, pp. IX-LXXVII.

36 Mario Biagioli, Galileo, Courtier, op. cit., cap. II : "Discoveries and Etiquette", pp. 103-157.

37 Roberto Zapperi, Annibale Carraci. Ritratto di artista da giovane, Turin, Giulio Einaudi editore, 1989 ; Martin Warnke, Hofskünstler. Zur Vorgeschichte des modemen Künstlers, Colonia, Du Mont Buchverlag, 1985.

38 Mario Biagioli, Galileo, Courtier, op. cit., cap. V : "Courtly Cornets", pp. 267-311.

39 Ibid., pp. 127-133 y 151-153.

40 Corneille, Œuvres complètes, textos, presentación y notas de Georges Couton, París, Gallimard, Bibliothèque de la Pléiade, p. 834. Para una perspectiva de conjunto de las epístolas dedicatorias en la Francia del siglo xvii, véase Wolfgang Leiner, Der Widmungsbrief in derfranzösischen Literatur (1580-1715), Heidelberg, Carl Winter Verlag, 1965.

41 Roger Chartier, L'ordre des livres, op. cit., pp. 85-87.

42 Fernando J. Bouza Álvarez, "La biblioteca de El Escorial y el orden de los saberes en el siglo xvi", en El Escorial : arte, poder y cultura en la corte de Felipe II, Universidad Complutense de Madrid, Cursos de Verano, El Escorial, 1988, Madrid, 1989, pp. 81-99 (cita en la p. 88).

43 Sobre Gesner, véase Alfredo Serrai, Conrad Gesner, Maria Cochetti (comp.) (con una bibliografía de las obras realizada por Marco Menato), Roma, Bulzoni Editore, 1990, y Helmut Zedelmaier, Bibliotheca Universalis und Bibliotheca Selecta. Das Problem der Ordnung des gelehrten Wissens in derfrühen Neuzeit, Colonia, Weimar y Viena, Böhlau Verlag, 1992.

44 Citado de Jacqueline Cerquiglini-Toulet, La couleur de la mélancolie. La fréquentation des livres au xvie siècle (1300-1415), París, Hatier, 1993, pp. 160-161.

45 Paul Saenger, "Silent Reading : Its Impact on Late Medieval Script and Society", Viator. Medieval and Renaissance Studies, vol. 13, 1982, pp. 367-414 (en particular pp. 407-414).

46 William Nelson, "From 'Listen, Lordings' to 'Dear Reader'", University of Toronto Quarterly. A Canadian Journal of the Humanities, vol. XLVI, núm. 2, invierno de 1976-1977, pp. 110-124.

47 Simone Balayé, La Bibliothèque Nationale, op. cit., p. 32.

48 Rabelais, Œuvres complètes, edición, notas y prefacio de Guy Demerson, París, Éditions du Seuil, L'Intégrale, 1973, pp. 546-565.

49 Ibid., p. 449.

50 Cita de William Nelson, art. cit., pp. 114-115.

51 Lisa Jardine y Anthony Grafton, "'Studied for Action' : How Gabriel Harvey Read His Livy", Past and Present, núm. 129, noviembre de 1990, pp. 30-78 (cita en la p. 35).

52 Sobre el patronazgo y el mecenazgo en los siglos xvi y xvii, véase Guy Fitch Lytle y Stephen Orgel (eds.), Patronage in the Renaissance, Princeton, Princeton University Press, 1981 ; Alain Viala, Naissance de l'écrivain. Sociologie de la littérature à l'áge classique, Paris, Les Éditions de Minuit, 1985 (y la resena de Christian Jouhaud, "Histoire et histoire littéraire : naissance de l'écrivain", Annales esc, 1988, pp. 849-866) ; y L'áge d'or du mécénat (1598-1661). Actas del coloquio internacional del cnrs (marzo de 1983) : "El mecenazgo en Europa y particularmente en Francia antes de Colbert", recopiladas y publicadas para la Société d'Études du xviie Siècle por Roland Mousnier y Jean Mesnard, Paris, Éditions du Centre National de la Recherche Scientifique, 1985.

53 Furetière, Le roman bourgeois, edición presentada, preparada y comentada por Jacques Prévót, Paris, Gallimard, Folio, 1981, pp. 234-245.

Notes de fin

1 École des Hautes Études en Sciences Sociales, París.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2000

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540