Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las teorías de la guerra justa en el siglo XVI y sus expresiones contemporáneas

 | 
Gilles Bataillon
, 
Gilles Bienvenu
, 
Ambrosio Velasco Gômez

Tercera parte. Las expresiones contemporáneas

Jus in bello: terrorismo y daño colateral

Farid Kahhat

Texte intégral

1La doctrina de la ”guerra justa” tuvo siempre dos facetas en la tradición occidental: por un lado, aquella que nos remite a lo que constituye una causa justa para iniciar una guerra (jus ad bellum), y, por otro, aquella que nos remite a la conducción justa de una guerra, al margen de cuales sean sus causas (jus in bello).

2En relación con la forma justa de conducir una guerra, parece existir un consenso en torno a las siguientes premisas: en primer lugar, el terrorismo no constituye nunca un medio legítimo de acción política. En segundo lugar, el daño colateral causado a civiles inermes, aunque lamentable, es no sólo inevitable en el transcurso de una guerra, sino que además no da lugar a responsabilidad jurídica (al menos no si la guerra se desarrolló por una causa justa).

3Aunque en principio válidas, el problema con esas premisas es que, o bien no existe consenso en torno a la definición de sus términos medulares (por ejemplo, ”terrorismo”), o bien esos términos son objeto de un uso político que no está amparado en su status jurídico (el caso del ”daño colateral”). El siguiente trabajo intenta dilucidar la pertinencia de su uso en el contexto de algunos conflictos recientes en la escena internacional.

DAÑO COLATERAL

4Durante la reciente guerra en Irak, un miembro del ejército iraquí estrelló un auto (cargado de explosivos) contra un retén militar norteamericano, provocando la muerte de cuatro soldados. Días después, una camioneta que transportaba mujeres y niños transitaba frente a un retén similar, y los soldados abrieron fuego, dando muerte a siete de los ocupantes. ¿Cuál es la diferencia entre estos actos? A juzgar por la versión del gobierno estadounidense, el primero constituye un atentado terrorista, es decir, una acción punible bajo el derecho internacional. El segundo en cambio constituye un lamentable aunque comprensible caso de daño colateral, es decir, un accidente infortunado sin consecuencias legales (lo cual podría ser cierto, pero por otros motivos, pues según un reportero del Washington Post, los soldados se comportaron como auténticos inimputables: no hicieron señal alguna para que el auto se detuviera, ni realizaron disparos de advertencia).

5Más allá de la anécdota, el tema reviste interés por el hecho de que, en años recientes y a escala global, los presuntos casos de daño colateral han provocado más muertes entre civiles inermes que los atentados terroristas en prevención de los cuales se suelen producir. El punto aquí no es que el daño colateral carezca de estatus jurídico en el derecho internacional: éste se define como la devastación causada a personas y propiedades adyacentes a un blanco militar. La pregunta es si los casos recientes en los que se ha invocado el concepto realmente ameritan el uso de ese eufemismo.

6En mi opinión, muchas veces la respuesta es no, básicamente por dos razones: en primer lugar, por la naturaleza del blanco elegido, y en segundo lugar, por la ostensible negligencia con que se realiza la operación. En lo que se refiere a la naturaleza del blanco, el protocolo de 1977 a las Convenciones de Ginebra de 1949 hace una clara distinción entre blancos lícitos e ilícitos: la población y, en general, los denominados ”objetivos civiles” caen dentro de la segunda categoría. En esta última categoría caen los medios masivos de comunicación, a menos que sean empleados con fines militares. Éste es el argumento que esgrimió el gobierno de Estados Unidos para justificar sus ataques contra las estaciones de televisión en Belgrado durante la guerra de Kosovo, y en Bagdad durante la reciente invasión de Irak.

7Pero como indica Aidan White, secretario general de la mayor organización mundial de periodistas (la ifj): ”La idea de que los soldados iraquíes estaban sentados en el desierto mirando televisión para recibir sus órdenes es absurda”; no sólo no existe indicio alguno de que dichos medios hayan sido empleados con propósitos militares, sino que además el ataque se produjo poco después de que se propalaran imágenes de soldados estadounidenses capturados por el ejército iraquí, lo cual sugiere que el objetivo era silenciar su contenido. Esa presunción se ve fortalecida por el hecho de que las oficinas de la cadena de televisión Al Jazeera, cuya cobertura mediática fue objeto de críticas públicas por parte de la administración Bush, fueron atacadas con misiles tanto en Afganistán como en Irak. Por lo demás, los medios de comunicación no son los únicos objetivos civiles atacados en las guerras que han librado Estados Unidos durante la última década: lo mismo puede decirse de la destrucción del hospital militar de Kabul (el cual también prestaba atención a civiles), o de la destrucción de las fuentes de suministro eléctrico en Bagdad y Basora.

8Hasta aquí nos hemos referido a blancos civiles atacados en forma deliberada. Existen sin embargo casos en los que objetivos civiles son alcanzados por error, lo cual en principio podría caer dentro de la definición de daño colateral. Pero el no haber causado esas bajas en forma intencional no basta para eximir de responsabilidad a sus autores, se requiere además que hayan hecho todo lo que estaba a su alcance para reducir el riesgo de producir bajas civiles. Y según un informe de inteligencia estadounidense citado por el New York Times, eso no fue precisamente lo que ocurrió en Afganistán. Por ejemplo, proyectiles lanzados por aviones de la fuerza aérea de Estados Unidos impactaron en dos ocasiones un depósito de alimentos de la Cruz Roja Internacional. El depósito contaba con el símbolo de la organización pintado de un gran tamaño en el techo, precisamente para ser divisado desde el aire. Pero ese símbolo difícilmente podía ser divisado por pilotos que, durante los primeros días de la guerra, volaban de noche y a 5 000 metros de altura.

9Lo mismo podría decirse de la guerra de Kosovo. Estados Unidos, por ejemplo, emplazó helicópteros Apache en Macedonia con el propósito de usarlos contra las unidades blindadas encargadas de la expulsión de los albaneses. De ese modo hubiesen contribuido a reducir tanto el éxodo como el daño colateral, pero al precio de hacerse vulnerables al fuego antiaéreo de las tropas serbias. Finalmente la otan optó por refugiarse en la seguridad que brindaba a sus pilotos el volar fuera del alcance de las baterías antiaéreas. Los helicópteros jamás fueron utilizados.

10La guerra de Kosovo da cuenta además de otro tipo de negligencia, como es el uso de armas de alta precisión contra objetivos identificados mediante reportes de inteligencia cuyo grado de deficiencia se encuentra más allá de todo margen plausible de error: por ejemplo, alcanzar el edificio que alberga la embajada china en Belgrado, bajo la presunción de que en realidad se trataba de un depósito de municiones del ejército serbio.

11Pero probablemente el caso más ostensible de negligencia deliberada haya sido el uso de bombas de fragmentación, prohibidas por convenciones internacionales. Lo cual es particularmente grave cuando esas bombas (cuyo propósito es provocar el mayor daño posible en una determinada área geográfica, y no destruir un blanco específico y claramente delimitado), se usan contra zonas urbanas, como ocurrió en Bagdad y Nasirya. O cuando los paquetes que esparcen esas bombas tienen el mismo color y tamaño que las raciones de alimentos arrojadas en paracaídas, como ocurrió en Afganistán.

TERRORISMO

12Por otro lado, la ”guerra contra el terrorismo internacional” declarada por el gobierno de Estados Unidos soslaya el hecho de que la abrumadora mayoría de las acciones terroristas que se producen en el mundo son de carácter nacional, y que en esos casos el principal perpetrador suele ser el propio Estado. Ello tiene como consecuencia paradójica el que posibles inculpados de promover o condonar el terrorismo oficial a nivel nacional (como el gobierno ruso en el caso de Chechenia, o el de Uzbekistán), puedan ser a la vez aliados privilegiados en la lucha contra el terrorismo internacional.

  • 1 ”The National Security Strategy of the United States of America”, septiembre 2002, p. 5.
  • 2 Michael Walzer, ”Cinco preguntas sobre el terrorismo”, en Letras Libres, septiembre 2002, año iv, (...)

13En el tema específico del terrorismo, cuando se recuerda que en los enfrentamientos de los últimos dos años por cada israelí han muerto al menos tres palestinos, el gobierno de Israel alega que la diferencia radica en que, mientras las acciones palestinas tienen como blanco deliberado a civiles israelíes, las acciones de su ejército tratan de evitar las bajas civiles entre los palestinos. De ser cierta, esa sería una atingencia crucial, porque diversas acepciones del concepto de ”terrorismo” coinciden en que esa es una característica definitoria del fenómeno. Así, por ejemplo, en el documento que esboza la nueva estrategia de seguridad nacional de Estados Unidos, el terrorismo se define como ”la violencia premeditada y políticamente motivada perpetrada contra inocentes”.1 Más específica, y más cercana al común denominador académico, es la definición que ofrece Michael Walzer: ”El terrorismo es el asesinato deliberado de gente inocente, al azar, con el fin de propagar el miedo entre toda una población y de forzar la mano de sus líderes políticos”.2

14Ahora bien, en noviembre de 2001, oficiales de inteligencia israelíes ”sembraron” un artefacto explosivo en la calles de Gaza. Su presunto objetivo eran milicianos palestinos que habrían atacado a colonos israelíes desde esa zona. Sus víctimas reales, sin embargo, fueron cinco niños palestinos que, de camino al colegio, activaron accidentalmente el artefacto.

15Podría afirmarse que se trató de un acto terrorista, dado que, siguiendo la definición de Walzer, se trató del asesinato de gente inocente, y su efecto práctico fue propagar el miedo entre la población de la zona. Concuerda por lo demás con el objetivo político trazado por Ariel Sharon ante el parlamento de su país (como se indicó antes, ”dar duros golpes a los palestinos” para ”sacarles de la cabeza” la idea de que pueden obligar a Israel a negociar mediante el uso de la fuerza). Sin embargo el ejército israelí acudió al eufemismo ”daño colateral” para describir el incidente, alegando que no tuvo la intención de provocar esas consecuencias.

16La definición de terrorismo no dependería entonces de la naturaleza de los hechos, sino de la intención de los autores. Pero si ese es el caso, la potestad de juzgar esas intenciones se convierte en una prerrogativa política de primer orden. Sobre todo si es asumida motu proprio por Estados que, como Israel, han hecho del ”daño colateral” un hábito cotidiano (produciendo, como vimos, muchas más muertes civiles que los atentados terroristas en prevención de los cuales se comete). Ello a su vez nos da un indicio de la intención detrás de esos presuntos errores, porque si se considera un medio de acción legítimo el ”sembrar” artefactos explosivos en plena vía pública es por que importa poco que quienes los detonen sean milicianos o transeúntes.

17El punto aquí es que, en hechos de esta índole, no se puede juzgar la intención de los autores simplemente por lo que estos manifiestan. Al igual que en un proceso penal, la palabra de un homicida no basta para establecer sus motivos. Sugiero que ante hechos como el descrito, la intención de las autoridades israelíes debe juzgarse en función de los siguientes criterios: la ostensible negligencia que refleja esa conducta, el carácter sistemático de la misma, y la absoluta impunidad con que se repite.

18Probablemente el mejor ejemplo de la negligencia con la que actúan regularmente las tropas israelíes sea el asesinato en julio de 2002 del dirigente de Hamás, Salah Shehada: éste se llevó a cabo a través de un misil que contenía una tonelada de explosivos, lanzado contra la zona residencial de Gaza, la ciudad más densamente poblada del planeta. El misil causó la muerte de Shehada, al igual que la de catorce civiles que vivían en la zona, la mayoría de ellos menores de edad. En ese contexto, nadie en su sano juicio podía sostener, como hizo Ariel Sharon, que la muerte de civiles fuese un hecho imprevisto. En esa ocasión, ni siquiera el gobierno de Estados Unidos, principal aliado de Israel, toma en serio esos alegatos. Durante una conferencia de prensa, Ari Fleischer, portavoz de la Casa Blanca, sostuvo lo siguiente sobre el caso:

Pregunta: —Pero, Ari, la respuesta de Israel es que está en guerra, como lo está Estados Unidos. Y que en toda guerra se pierden vidas inocentes. ¿Cual es la diferencia desde la perspectiva del Presidente (Bush) entre la acción de Israel en Gaza, y la de los Estados Unidos contra Al Qaeda en Afganistán, donde también han perdido la vida inocentes?
Ari Fleischer: — Ambas situaciones no son comparables. Y la diferencia crucial es que, en este caso, en Gaza, se trató de un ataque deliberado contra un edificio en el que se sabía que habitaban civiles. [...] lo que ocurrió en Gaza fue un ataque consciente contra un edificio en donde había civiles [...].
Pregunta: —Ari, ¿qué evidencia tiene la Administración Bush de que los israelíes sabían que había civiles en ese edificio, y que el ataque produciría la muerte a civiles inocentes? Ari Fleischer: — El blanco era un conjunto de edificios residenciales.3

  • 4 Akiva Eldar, Menahem Klein, Sharon is abetting terrorism against Israel, 25 de julio del 2002, en: (...)

19Según Menahem Klein, desde el inicio de la Intifada el alto mando israelí ”ha autorizado el uso de misiles y la implantación de explosivos en áreas residenciales o contra vehículos que transportan civiles”. Añade Klein que, generalmente, ”esas operaciones se llevan a cabo tras vuelos de reconocimiento sobre el blanco, por lo que la presencia de civiles resulta obvia”.4

  • 5 Khaled Amayreh, ”License to keep Killing”, en Al Ahram Weekly, del 9 al 15 de mayo de 2002.
  • 6 Cf. idf Loosened Open-Fire Directives in the Occupied Territories”, en Ha’aretz, Tel Aviv, 7 de a (...)
  • 7 B’Tselem, op. cit.

20La negligencia israelí puede rastrearse además en incidentes como el asesinato de una madre y sus dos hijos (de cuatro y seis años), por disparos de soldados israelíes en Jenin, en mayo de 2002. Pese a reconocer, como no podía ser de otro modo, que las víctimas no presentaron en ningún momento una conducta amenazante, un vocero militar israelí alegó sin embargo que los soldados actuaron de acuerdo a las reglas existentes sobre el uso de armas de fuego.5 El problema aquí son precisamente esas reglas,6 las cuales autorizan el uso de armas de fuego no sólo en situaciones que no lo ameritarían (por ejemplo, contra manifestantes desarmados), sino que además conceden un amplio margen de discrecionalidad a los oficiales al mando sobre el terreno, razones ambas por las que el grupo B'Tselem considera que son ilegales.7

  • 8 ”El Supremo israelí suspende el uso de ’escudos humanos’ palestinos”, en: El País, Madrid, 19 de a (...)

21A lo dicho hasta aquí cabría añadir una práctica denunciada durante mucho tiempo por los palestinos: el uso regular de civiles como escudos humanos. El ejército israelí solía negar con vehemencia esas acusaciones, hasta que el Tribunal Supremo de Israel constató la existencia de esa práctica y decidió proscribirla.8

  • 9 M. A. Bastenier, ”La doctrina Bush-Sharon”, en El País, Madrid, 24 de septiembre de 2002, p. 6.

22En cuanto al carácter sistemático de esa conducta negligente, cabría recordar que entre septiembre de 2000 y septiembre de 2002 perdieron la vida cerca de 2 000 palestinos, la mayoría de ellos civiles. Se trata por cierto de muertes que suelen pasar desapercibidas para un amplio espectro de la prensa internacional. Por ejemplo, un titular del diario mexicano El Universal sostenía que el atentado perpetrado el 19 de septiembre de 2002 por un suicida palestino (el cual provocó cinco muertes), había puesto fin a lo que describía como ”seis semanas de calma” en la región. Sin embargo, como recordaba un columnista del diario El País, entre el 4 de agosto (fecha del último atentado de esa índole), y el 19 de septiembre, ”la violencia de la protesta se había resumido en una variedad de incidentes aislados, y, sin embargo, en ese período murieron 75 palestinos”.9 Pareciera entonces que la muerte cotidiana de los palestinos constituye una rutina que no perturba la calma.

  • 10 ”7 Killed, 17 Injured in an Ambush of a Bus by Palestinians”, en The New York Times, 17 de julio e (...)

23Similar es el caso del diario The New York Times, que el 17 de julio de 2002, al informar de un ataque suicida que causó siete muertes, sostenía que no se había producido un ataque similar desde el 20 de junio, y que ”Sin embargo, 40 palestinos han sido asesinados desde entonces en Cisjordania y Gaza, 22 de ellos civiles desarmados”.10 Lo curioso aquí es que tanto el atentado ocurrido en junio como el que tuvo lugar un mes después recibieron titulares de primera plana en ese diario, mientras que ninguna de las cuarenta muertes entre los palestinos mereció la misma suerte.

  • 11 ”Un total de 277 niños —de ellos, 230 palestinos y 47 israelíes — han muerto desde que comenzó la (...)

24Frente a la tesis israelí según la cual la selectividad de sus métodos contrasta con el carácter indiscriminado de las acciones palestinas, cabría mencionar además que, en la actual etapa del conflicto, por cada niño israelí han muerto cinco niños palestinos, es decir, una desproporción aún mayor que la que impera en el conjunto de la población.11

25Por último, para graficar la impunidad con la que actúan tanto los soldados como los colonos israelíes, podríamos empezar con una muestra escalofriante recogida por la revista The Economist:

  • 12 ”Israel, the Law and the Uprising”, en The Economist, marzo de 2001, pp. 42 y 43, vol. 358, num. 8 (...)

Nahum Korman, quien persiguió, pateó y golpeó hasta matar a un niño palestino de 12 años en noviembre de 1996, fue sentenciado en enero a seis meses de trabajo comunitario. Ello ocurrió tras un complejo proceso legal que incluyó a la Corte Suprema, cortes de menor jerarquía, y un acuerdo con la fiscalía. B'Tselem, una organización israelí de defensa de los derechos humanos, condenó la sentencia afirmando que enviaba un mensaje según el cual Ta vida de los palestinos no vale nada'. Esa organización acusó a las autoridades legales de llevar adelante 'una política no declarada de absolución y complicidad con los civiles israelíes que atacan palestinos'.12

26Lamentablemente, el caso descrito no constituye un hecho aislado. Algunos datos agregados reflejan este clima de absoluta impunidad desde otro ángulo:

  • 13 B’Tselem, op. cit., p. 7.

Hasta el 14 de noviembre de 2001, la unidad de investigaciones de la policía militar había investigado tan sólo catorce casos de uso ilegal de armas de fuego. Ese número es bastante pequeño a la luz de los testimonios recogidos por B'Tselem, y de la información recibida por otras organizaciones de derechos humanos, los residentes de los territorios ocupados, la prensa, que mencionan muchos otros casos en los que existía cuando menos una gran probabilidad de que las instrucciones para abrir fuego fueron violadas.13

27En otras palabras, hacia una fecha en la cual el número de mujeres y menores de edad desarmados que cayeron víctimas del fuego de soldados israelíes (fuego no sólo de balas, sino también de obuses disparados desde tanques y de misiles disparados desde helicópteros y aviones de guerra) era de varios centenares, la policía militar israelí había investigado tan sólo catorce casos.

28Enfrentado ante la evidencia de esta conspiración del silencio, el ministro de Defensa israelí, Benjamín Ben Eliezer, dispuso ampliar el número de investigaciones. Hacia octubre de 2002 el número de casos investigados, según un reporte de Ben Wedeman para la cnn, había llegado a 220, como consecuencia de los cuales 30 soldados habían sido puestos a disposición de cortes militares, pero, y esto es lo más significativo, el gobierno israelí se niega a brindar el número de soldados condenados por acciones como las descritas. De hecho, no se sabe de soldado alguno que haya recibido algo más que una sanción disciplinaria por el asesinato a sangre fría de civiles palestinos.

29El problema obvio aquí es que las fuerzas de defensa israelíes son a la vez juez y parte en estos procesos, pues son los propios soldados quienes se investigan entre sí. Peor aún, los soldados israelíes son además los testigos de cargo:

  • 14 Ibid., p. 8.

A través de conversaciones con varios investigadores de la policía militar, B'Tselem se enteró de que la unidad de investigaciones de la policía militar no cuenta con investigadores que hablen el idioma árabe. Por ende, en la gran mayoría de casos, no se recoge el testimonio de los palestinos. Como consecuencia de ello, las investigaciones se basan únicamente en el testimonio de los soldados, afectando así la credibilidad de las investigaciones.14

30En síntesis, la negligencia inducida o deliberada, la sistematicidad con que se produce esa conducta negligente y el manto de impunidad que se tiende sobre ella, nos dicen mucho más sobre las intenciones del gobierno israelí que cualquier alegato de inocencia que éste pretenda esgrimir en su favor: la represión e intimidación de la población civil palestina es un proceso sistemático y deliberado, y tiene como propósito minar su voluntad de resistir la ocupación.

31Una prueba adicional de que esas acciones son parte de una estrategia coherente y no un cúmulo de sucesos fortuitos, y que tienen un propósito político que no es la mera preservación de la seguridad de Israel, es su conjunción con el cerco económico y militar que el ejército israelí ha tendido sobre todas las zonas de los territorios ocupados pobladas por palestinos (práctica que llevó al embajador británico en Israel a afirmar que los territorios ocupados constituían la prisión más grande del mundo).

32Se trata de círculos concéntricos que se cierran férreamente sobre la vida económica y social de los palestinos, hasta hacerla intolerable: por una parte, el control de todos los pasos fronterizos, de modo tal que muchos trabajadores palestinos no pueden acceder a sus trabajos dentro de Israel, y los exportadores palestinos no pueden vender sus productos al exterior. Cuando ocasionalmente se les permite exportar, el gobierno israelí retiene los impuestos que esta actividad genera, y que constituyen una de las principales fuentes de ingresos de la Autoridad Nacional Palestina. El segundo círculo es el que se tiende sobre todas y cada una de las ciudades y poblados palestinos de los territorios ocupados, impidiendo el desplazamiento entre ellos. Como consecuencia de eso, los agricultores no pueden trasladarse a sus campos de cultivos (puesto que estos se encuentran usualmente fuera de la zona cercada), con lo cual pierden sus cosechas. Las personas que no laboran en su lugar de residencia no pueden desplazarse hacia sus centros de trabajo, y los enfermos que requieren tratamiento especializado en hospitales de ciudades colindantes no pueden acceder a ellos (como ha podido corroborar la Cruz Roja Internacional).

33Finalmente, llegamos al último círculo: las autoridades de ocupación israelí suelen imponer toques de queda que se prolongan por meses, y durante los cuales la población civil sólo puede acceder a las calles durante períodos de entre dos y cuatro horas una vez por semana. En ese lapso de tiempo deben conseguir provisiones, atender a sus heridos y enterrar a sus muertos. Pero obviamente es poco probable que alguien tenga la posibilidad de adquirir provisiones cuando no se le ha permitido trabajar durante toda la semana. Allí donde no llega la ayuda humanitaria, la gente simplemente se muere de hambre:

  • 15 Justina Huggler, ”Palestinians face Disaster, warns u.s. Government Group”, en The Independent, 6 (...)

Veinte por ciento de los niños palestinos menores de cinco años padece de desnutrición, según un informe dado a conocer ayer (5 de agosto de 2002) por la Agencia Internacional para el Desarrollo del gobierno de los Estados Unidos (usaid) y la agencia humanitaria Care Internacional. [...] El reporte de usaid encontró que la escasez de alimentos producida por el bloqueo israelí eran una de las principales causas de la desnutrición.15

  • 16 Associated Press, 26 de julio de 2002.

34Si tenemos en consideración que un informe similar de la aid hace dos años, es decir, ”antes de que se iniciaran los actuales enfrentamientos”, indicaba que la desnutrición infantil alcanzaba entonces siete por ciento,16 la conclusión obvia es que las acciones del ejército israelí son la principal causa de que la desnutrición entre los niños palestinos se haya incrementado en alrededor de 200%.

35Según consta en el informe de la aid, el ejército israelí justifica el cerco sobre las ciudades alegando que es la única forma de evitar los ataques de militantes palestinos. De ser ese el caso, el hecho de que esos ataques hayan continuado sin interrupción durante la vigencia del cerco nos da un indicio de su inoperancia como instrumento de disuasión. Cabría preguntarse entonces por qué se mantiene en forma indefinida una política que no ha cumplido su propósito declarado. Más aún, cuando se trata de una política que carece de todo sustento legal o moral. En esas circunstancias no se requiere de mayor suspicacia para concluir que, en conjunción con otras acciones cotidianas contra civiles palestinos, el cerco militar persigue fines políticos que tienen poco que ver con la seguridad de Israel. Más específicamente, sea que lo definamos como ”violencia premeditada y políticamente motivada perpetrada contra inocentes”, o como ”el asesinato deliberado de gente inocente, al azar, con el fin de propagar el miedo entre toda una población y de forzar la mano de sus líderes políticos”, las acciones contempladas en la estrategia política de sucesivos gobiernos israelíes pueden ser calificadas como terrorismo de Estado.

Notes

1 ”The National Security Strategy of the United States of America”, septiembre 2002, p. 5.

2 Michael Walzer, ”Cinco preguntas sobre el terrorismo”, en Letras Libres, septiembre 2002, año iv, núm. 45, p. 26.

3 http://www.whitehouse.gov/news/releases/2002/07/20020723-5.html#2

4 Akiva Eldar, Menahem Klein, Sharon is abetting terrorism against Israel, 25 de julio del 2002, en: www.miftah.org. Lo cual viola las leyes de la guerra, las cuales ”prohiben ataques con armas que no sean suficientemente precisas como para distinguir entre objetivos militares y civiles”. B’Tselem, The idf Open Fire Regulations, Tel Aviv, 2002, p. 2.

5 Khaled Amayreh, ”License to keep Killing”, en Al Ahram Weekly, del 9 al 15 de mayo de 2002.

6 Cf. idf Loosened Open-Fire Directives in the Occupied Territories”, en Ha’aretz, Tel Aviv, 7 de agosto, 2001, y ” idf Loosens Open-Fire Regulations”, en The Jerusalem Post, Jerusalén, 9 de agosto de 2001.

7 B’Tselem, op. cit.

8 ”El Supremo israelí suspende el uso de ’escudos humanos’ palestinos”, en: El País, Madrid, 19 de agosto de 2002.

9 M. A. Bastenier, ”La doctrina Bush-Sharon”, en El País, Madrid, 24 de septiembre de 2002, p. 6.

10 ”7 Killed, 17 Injured in an Ambush of a Bus by Palestinians”, en The New York Times, 17 de julio en 2002, pp. A1 y A7.

11 ”Un total de 277 niños —de ellos, 230 palestinos y 47 israelíes — han muerto desde que comenzó la segunda Intifada en septiembre del 2000”. ”Las Dolorosas cartas entre una niña palestina y un niño israelí”, en El País, Madrid, 6 de abril en 2002, p. 5.

12 ”Israel, the Law and the Uprising”, en The Economist, marzo de 2001, pp. 42 y 43, vol. 358, num. 8211.

13 B’Tselem, op. cit., p. 7.

14 Ibid., p. 8.

15 Justina Huggler, ”Palestinians face Disaster, warns u.s. Government Group”, en The Independent, 6 de agosto de 2002, http://news.independent.co.ok/world/%20middleeast/story.jsp?story-321938

16 Associated Press, 26 de julio de 2002.

Auteur

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540