Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las teorías de la guerra justa en el siglo XVI y sus expresiones contemporáneas

 | 
Gilles Bataillon
, 
Gilles Bienvenu
, 
Ambrosio Velasco Gômez

Primera parte. En torno a la conquista de América

De las ofensas contra los indios. La injusticia de la guerra y otras violencias, según el Padre Las Casas

Jean-Pierre Clément

Texte intégral

1Decir si es justa o no la guerra que se hacen, en el siglo xvi, españoles e indios implica, en realidad, dos cosas: por una parte, saber precisamente qué significa la palabra guerra y, por otra, determinar en qué medida es legítima tal lucha. Empezaremos, pues, por aclarar el contenido de la noción de guerra, tratando, en especial — puesto que hablamos esencialmente de su ideario — de entender qué quiere decir fray Bartolomé de las Casas al emplearla.

2Primero podemos dar una definición por la negativa: no se trata, ni para él, ni para otros muchos pensadores de aquella época, de la confrontación bélica de dos ejércitos enfrentándose en batalla campal. Es verdad que el dominico emplea con frecuencia esta voz en el sentido corriente de lucha armada entre dos entidades políticas; pero él llama también así todas las ”ofensas”, como dice, o sea, las agresiones que sufren los indígenas por parte de los conquistadores. Observemos de paso que, en este caso, usa un plural de concretud y escribe guerras, para nombrar las batallas entre cristianos e indios, así como todas las violencias, de cualquier tipo que fueran (masacres de niños, violaciones de mujeres, despedazamientos por perros amaestrados, tormentos horrorosos, etc.), como se nota en el ejemplo siguiente:

  • 1 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, ed. de André Saint-Lu, Caracas, Biblioteca Ayacuch (...)

Iban luego [los españoles] a hacerles guerra, y para meterles el temor en el cuerpo, hacían dellos, desnudos, en cueros y sin armas ofensivas y defensivas, estragos nunca oídos, cortándolos por medio, haciendo apuestas sobre quien le cortaba la cabeza de un piquete, quemándolos vivos y otras crueldades exquisitas [...]1

3Guerra(s), pues, es un término que abarca en nuestro autor un campo léxico más amplio que el estricto que le prestamos hoy. Añadiré que en ningún caso sirve para designar enfrentamientos individuales, sino siempre colectivos. Nunca expresa la lucha de una o unas personas contra otras pocas, sino la de grupos bastante numerosos: generalmente un conjunto más o menos nutrido de conquistadores (los soldados) bajo las órdenes de un jefe (el capitán) contra otro grupo (más frecuentemente un pueblo de indios), encabezado por su cacique.

  • 2 Juan Ginés de Sepúlveda, Democrates alter de justis belli causis apud indos o Tratado sobre las ju (...)

4En la inmensa mayoría de los casos, notamos que se trata de un ataque del primero, el europeo, contra el segundo, el americano. Es lo que quiere claramente decir Sepúlveda, al escribir desde la primera frase de su Democrates alter:2

  • 3 Ibid., p. 43.

Si es justa ó injusta la guerra con que los Reyes de España y nuestros compatriotas han sometido y procuran someter á su dominación aquellas gentes bárbaras que habitan las tierras occidentales y australes, y á quienes la lengua española comúnmente llama indios; y en qué razón de derecho puede fundarse el imperio sobre estas gentes, es gran cuestión [.. .]3

5O sea, que, para él, la guerra de que se trata es la destinada a someter a los indios al poder de los españoles, guerra plenamente justificada según su punto de vista. En cambio, Las Casas suele acompañar la guerra de esta especie con el calificativo de injusta. ¿Por qué razones o motivos lo hace? Es lo que intentaremos dilucidar; ya podemos adelantar que, siendo fray Bartolomé tan atento siempre al hombre, la respuesta tendrá que abarcar todos los campos que frecuenta el hombre: lo moral, lo social, lo político y lo espiritual.

LA GUERRA ES MORALMENTE INJUSTA

  • 4 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. 2, cap. viii, p. 35.
  • 5 Ibid., t. i, cap. civ, p. 433.
  • 6 Ibid., t. 2, cap. viii, p. 35.
  • 7 Idem., y en Bartolomé de las Casas, Brevísima relación de la destrucción de las Indias, ed. de And (...)
  • 8 Idem.
  • 9 Ibid., pp. 80-81. Sobre el desequilibrio de los armamentos respectivos, véanse otros ejemplos en l (...)

6El primer ejemplo de condena que encontramos bajo su pluma, antes ya de que él pase a estudiar la validez jurídica o teológica de los ataques contra los indígenas, es cuando denuncia el desequilibrio de las fuerzas: los indios carecen tanto de armas defensivas como ofensivas. Con su lenguaje, concreto y sensible, el dominico no deja de recordar al lector que los indios no tienen más que ”las barrigas por escudos para recibir las saetas de las ballestas de los españoles y las pelotas de las escopetas”.4 En el mejor de los casos, como no pasa ”su vestido de una mantilla delgada de algodón”, ésta constituye sus desgraciadas ”armas defensivas”,5 frente a los españoles ”cuyas armas son hierro”.6 El resultado es que las guerras de los indígenas son ”como juegos de niños”,7 es decir, de muy poca eficacia o, como dice él, ”de poca ofensión y resistencia y menos defensa”,8 mientras ”los cristianos, con sus caballos y espadas y lanzas [... hacen] matanzas y crueldades” entre los indios.9

  • 10 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. ii, cap. viii, p. 35. Las Casas encuentra a los (...)

7Pero Las Casas no se limita a denunciar tal desigualdad material en la lucha, sino que lleva el problema al plano moral: la superioridad material o técnica del armamento español no significa, ni mucho menos, una inferioridad de sus contrarios, esto es, de la persona del indio, quien aparece en sus textos como dotado de la cualidad esencial del caballero: el valor y, en particular, el valor del que lucha con ahínco para defender a su patria, a su familia y a su casa: ” [...] hallaron los indios aparejados para pelear y defender su tierra y sus pueblos, si así pudieran como querían”.10

  • 11 Ibid., t. iii, cap. lii, p. 195.

8Los conquistadores vencen, pues, a los indios, porque les son técnica pero no humanamente superiores. En efecto — excepto en los casos en que los indígenas usan hierbas para envenenar sus flechas —, frente a sus armas ”de niños”, los españoles no corren ningún riesgo: sus tan cacareadas ”hazañas” no son proezas sino ridiculas escaramuzas sin peligro: ”Así que no eran las que Vasco Núñez [de Balboa] y los suyos a los indios daban muy peligrosas batallas para gloriarse”.11

9Repetidamente, en la Historia de las Indias, emplea el dominico ese tono burlón al emplear la palabra hazaña y al relatar los triunfos de que se vanaglorian los conquistadores.

10En conclusión, diremos que este tipo de guerras es injusto, porque no corresponde con los cánones sociales del mundillo de los que suelen esgrimir la espada. Estamos muy lejos del combatiente español, lleno de valentía y bravura, tal como lo pinta Sepúlveda, con colores bastante halagüeños. Veamos algunas líneas:

  • 12 Juan Ginés de Sepúlveda, Tratados políticos, edición de Ángel Losada, Madrid, Instituto de Estudio (...)

Tienes a los españoles, cuyo gran valor y habilidad para hacer la guerra son de sobra conocidos no sólo de ti, sino de todos los hombres, como para tener que explicarlo con mi discurso y palabras. No es necesario buscar en las viejas historias el testimonio de sus valerosas y esforzadas hazañas, en todo momento realizadas, ni alabar la gesta de Sagunto o recordar la gloria de Numancia, en la cual, como es sabido, cuatro mil españoles resistieron durante catorce años a un ejército de cuarenta mil, compuesto no de medos o persas, no de débiles asiáticos, sino de valerosos soldados romanos; y no sólo resistieron, sino que más de una vez, rechazándole y venciéndole, le impusieron pactos deshonrosos.12

11Existe, pues, una inmoralidad en la manera de actuar de los conquistadores, puesto que no respetan ni el código, ni los valores que impone su grupo social de origen: la nobleza.

LA GUERRA ES HUMANA Y SOCIALMENTE INJUSTA

12Pero hay más, y es que, no contentos con esta injusticia material y su consecuente inmoralidad, añaden los cristianos otra: contrariamente a las normas admitidas en el derecho del siglo xvi, ellos cometen innumerables crímenes y horrores, que Las Casas suele llamar ”crueldades”, ”guerras”, ”violencias”, ”agravios”, ”injurias”, ”desafueros”, ”ofensas” y otras palabras afines.

  • 13 Son frecuentes en sus escritos las alusiones al diabolismo de los conquistadores. Por ejemplo: ” [ (...)
  • 14 ” [Los españoles...] traen muchos indios en cadenas por los caminos que andan, como si fuesen mana (...)

13No es aquí el lugar para detallar y analizar estas ”obras”, como también las nombra — probablemente por referencia a las obras del Diablo — ,13 pero recordemos los grandes rasgos de la conquista: las numerosas violaciones de mujeres, las amputaciones violentas (narices, orejas, manos, tajadas por puro placer), los indios — incluso niños de pecho — cortados en dos con las espadas, quemados vivos en sus casas de ramas o en parrillas armadas adrede, echados a los perros o, peor quizá, transformados en la materia principal de las carnicerías de carne humana14 destinadas a la alimentación de los perros que se están amaestrando, etc. Todo lo cual se opone violentamente a la concepción de la guerra en aquella época. Un hombre como Sepúlveda, partidario del enfrentamiento bélico, exige no obstante determinadas condiciones para su iniciación y desarrollo; así precisa en su Democrates primus, que se ha de mostrar rectitud en el modo de ejecución, lo que significa que la acción militar ha de ser la más moderada posible, que hay que evitar los abusos de la soldadesca, y el hacer daño a inocentes (mujeres, niños y ancianos).

  • 15 ”Dos maneras generales y principales han tenido [...] en extirpar y raer de la haz de la tierra a (...)
  • 16 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. i, cap. xvii, p. 94.

14Finalmente, aun cuando se considere la conquista como una guerra justa, se puede decir que los cristianos no respetan las normas edictadas para su aplicación por los mismos partidarios de la guerra. Por consiguiente, las guerras contra los indios son igualmente injustas en su realización, son ”tiránicas”, según sus palabras.15 Y explica: ”Conquistar [...] no es otra cosa sino ir a matar, robar, cautivar y sujetar y quitar sus bienes y tierras y señoríos a quienes están en sus casas quietos y no hicieron mal, ni daño, ni injuria a los de quien las reciben”.16

15Alcanzamos aquí un punto clave del pensamiento del Padre Las Casas sobre los indios: para él, ellos son inocentes, y no deja de clamar desesperadamente que nunca jamás cometieron malas acciones contra los cristianos, los cuales, en cambio, se ensañan con castigar a los indígenas, como si éstos fueran culpables. Según un procedimiento retórico de que suele usar en sus razonamientos o descripciones, invierte los términos — y con ellos los valores de que son portadores. Teóricamente, en aplicación de las bulas alejandrinas que donaron América a los reyes de Castilla y León, los españoles tendrían que esforzarse por convertir y doctrinar a los indios; o sea, que, al otorgar esta concesión, el Papa Alejandro VI hizo como si dijera a los españoles lo que Cristo dijo a los apóstoles: ”Id entre las naciones como ovejas entre lobos”. Entonces, Las Casas, al observar las ”crueldades” de los conquistadores y la inocencia de los indios, invierte la metáfora y escribe:

  • 17 Bartolomé de las Casas, Brevísima relación..., p. 77. El primero en estudiar y explicar el origen (...)

En estas ovejas mansas y de las calidades susodichas por su Hacedor y Criador así dotadas, entraron los españoles desde luego que las conocieron como lobos y tigres y leones crudelísimos de muchos días hambrientos.17

16Por consiguiente, la guerra de conquista que llevan los españoles es injusta, no sólo porque no hacen lo que había ordenado el Papa en 1493, sino también porque hacen exactamente lo contrario de lo que él había mandado. Tanto más cuanto que estas acciones violentas y fuera del propósito inicial de la empresa indiana tienen consecuencias negativas para la fe cristiana. Veamos algunos rápidos ejemplos.

17Las Casas se opone a la servidumbre de los naturales, por razones filosóficas y teológicas, pero igualmente por motivos sociales. Cuando se esclaviza a estos infelices, explica, se los cautiva y se los manda a diversas casas de españoles; es decir, que en la operación de reparto es frecuente que resulten separados los maridos de las mujeres, y los hijos de los padres. Lo que es humanamente reprensible y triste. Pero, al mismo tiempo, la disyunción de la pareja provoca una ruptura de hecho del lazo conyugal, o sea, que de ahí incurre algo socialmente malo, y a la vez inaceptable a nivel religioso, puesto que dicha ruptura forzada suele acarrear la aparición de nuevas relaciones de tipo matrimonial con otras parejas, haciendo por lo mismo caer a los indios en el pecado. (No olvidemos el gran peso social del sexto mandamiento en aquella época).

18La violencia de las guerras, así como sus efectos derivados — como el trabajo excesivo en las minas —, provocan la muerte de centenares de miles de indios, lo que significa, para el cura Las Casas, la perdición eterna de todas estas almas.

  • 18 Bartolomé de las Casas, Brevísima relación..., p. 145. Véase la misma idea en las pp. 79 y 174.

Véase aquí si guardan los españoles [...] los preceptos divinos del amor de Dios y del prójimo, poniendo en peligro de muerte temporal y también del ánima, porque mueren sin fe y sin Sacramentos, a sus prójimos por su propia cudicia.18

  • 19 Ibid., p. 92. Son innumerables los empleos de este tipo: en ibid., pp. 98, 119, 141, 143, 163, 167 (...)

19De ahí el que escriba muy a menudo no que han muerto indios o naturales, sino que han muerto almas (o ánimas), como en el ejemplo siguiente: ”...súbitamente se les revistió el diablo a los cristianos y meten a cuchillo en mi presencia (sin motivo ni causa que tuviesen) más de tres mil ánimas... ”19 Estas guerras son, por consiguiente, injustas, por ser inmorales e ir contra los deseos de Dios.

LA GUERRA ES POLÍTICAMENTE INJUSTA

20Tampoco se olvida nuestro dominico del aspecto político del problema. En sus textos, y quizá más en la Brevísima relación de la destrucción de las Indias — que se dirige, nunca se debe olvidar, al futuro Felipe II, encargado por su padre, en el momento en que se publica este libro, de la gestión de Castilla y, subsecuentemente, de las Indias — sugiere con insistencia fray Bartolomé que las guerras hechas a la población indígena y la destrucción inexorable de la misma causan una pérdida irremediable para Castilla.

  • 20 Bartolomé de las Casas, Brevísima relación..., p. 94. Véase lo mismo, en la p. 171, a propósito de (...)

21Lamenta Las Casas —y de ahí lo denuncia ante el príncipe—el que las tierras americanas vean así aniquilados sus habitantes — y con ellos la mano de obra potencial que constituyen —, y ellas privadas de producciones agrícolas y mineras: ”...y así asolaron y despoblaron toda aquella isla [Cuba], la cual vimos agora poco ha [en 1540] y es una gran lástima y compasión verla yermada y hecha toda una soledad”.20

  • 21 Tratado comprobatorio del imperio soberano y principado universal que los reyes de Castilla y León (...)

22Este argumento político económico se hace luego argumento moral en el Tratado comprobatorio de 1552,21 cuando explica que es el deber del rey intervenir para que cesen tales prácticas:

  • 22 Ibid., p. 55.

Y puesto que socorrer los opresos e atribulados y que padecen fuerça y agravios de otros [...] injustamente, pertenezca a todos los hombres del mundo [...], e por esto qualquiera varón poderoso (como son los príncipes) podría y devería y sería obligado a libraries [...]22

  • 23 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. ii, cap. lxiv, p. 232 y t. iii, cap. lv, pp. 20 (...)
  • 24 Ibid., cap. cxxv, p. 460.
  • 25 Ibid., cap. lviii, p. 214.

23Políticamente, el argumento de Las Casas es que los españoles no tenían ningún derecho para maltratar a los indios (él escribe ”tiranizar”), para matarlos o para reducirlos a esclavitud, porque el rey de Castilla no tenía ningún derecho sobre ellos,23 y porque ellos no lo habían aceptado por soberano,24 ni habían firmado con él contratado o tratado.25

  • 26 ”El Papa Romano y Summo Pontífice, canónicamente elegido y entronizado en la apostólica silla, es (...)
  • 27 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. iii, cap. xi, p. 41; Tratado comprobatorio, p. (...)

24En efecto, para fray Bartolomé, el Papa dio a los reyes de Castilla la soberanía del Nuevo Mundo —y tenía pleno derecho para otorgársela —26, pero dicha donación no priva de su señorío ni de sus poderes y derechos a los señores naturales de Indias, porque sería trastornar la jerarquía (emperador, reyes, señores, nobles, etc.) aceptada por todos y conservadora del equilibrio del mundo.27

  • 28 Tratado comprobatorio, p. 69.

[...] ni el Summo Pontífice ni otro príncipe alguno de quantos ay en la tierra [...] no puede sin legítima causa a fieles ni a infieles de sus señoríos e preminencias reales, jurisdicciones, haziendas públicas ni particulares despojar o privar.28

  • 29 Ibid., pp. 24 y 45.

25Estos reyes indígenas tienen sus poderes por derecho natural,29 y lógicamente tendría todo que ir a la inversa, o sea, que, siendo ellos legítimos señores de las Indias, cada uno en su reino, tendrían que ser los conquistadores los que les debieran obedecer. Pero por la violencia, por la fuerza de la guerra, pasa lo contrario, lo que es políticamente injusto o ilegítimo.

  • 30 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. iii, cap. xii, p. 46.

26Del hecho de que tengan los indios sus señores naturales infiere Las Casas que son capaces de gobernarse por sí mismos. Por esto rechaza las ideas del padre Gregorio Lita, quien, apoyándose en Santo Tomás de Aquino, explica que es legítimo someter a pueblos que se caracterizan por su malignidad (concretamente, los que muestran hostilidad hacia la religión cristiana) o por su barbarie; y en este segundo caso, precisa el buen padre, ”como son estos indios, que, según todos dicen, son como animales que hablan”.30 Ésta es también la opinión de Sepúlveda: en la primera cita que hemos hecho de este autor, en la parte introductoria a este trabajo, hemos visto que él se pregunta ”si es justa ó injusta la guerra” que se hace para someter ”aquellas gentes bárbaras [...] á quienes la lengua española comúnmente llama indios”. Como se puede observar, no define a los indígenas americanos por su origen étnico (indios) sino por el grado de civilización que les atribuye: no los presenta como indios (más o menos civilizados), sino que los considera, antes que nada, como bárbaros; lo que significa, según las teorías vigentes en aquellos tiempos, que es gente que no se sabe gobernar sola. Y por consiguiente, la pregunta de ”si es justa ó injusta la guerra” que se les hace es una falsa pregunta, una interrogación retórica que, para quien la pronuncia, lleva en sí misma la respuesta.

  • 31 Cristóbal Colón, Textos y documentos completos, ”Diario del primer viaje (1492) ”, ed. de Consuelo (...)

27Es éste un punto clave para entender el ardiente debate que se inaugura entonces: muchos pensadores de aquellos tiempos se aprovechan de Aristóteles para justificar a la vez la esclavitud individual de los autóctonos americanos y la manumisión política de los pueblos indígenas en su conjunto. El filósofo griego explica que son esclavos a natura los individuos o los pueblos que son incapaces de gobernarse por sí mismos. Y añade que el aspecto físico de los hombres revela si se sitúan en la parte superior o inferior de la humanidad: los inferiores son muy robustos, pero con cuerpos poco armoniosos y caras más feas, mientras los superiores son bellos con rasgos finos (Política, 1, v, § 10-11). Pues, precisamente, Las Casas — situándose en la línea de Colón quien, en su Diario de a bordo, cuando el primer encuentro (con los indios de Guanahaní), los calificaba repetidamente de ”hermosos” — ,31 Las Casas, pues, los describe como físicamente bien constituidos, de caras agradables y los dice tan delicados, que parecen hijos de príncipes europeos:

  • 32 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. iii, cap. cli, p. 552.

Las señales, pues, que tienen de libres y no de siervos por natura, también lo declaran, porque por la mayor parte son de muy buenas disposiciones de miembros, y órganos de las potencias proporcionados y delicados, y de rostros de buen parecer, que no parecen todos sino hijos de señores [...]32

  • 33 Ibid., p. 551.
  • 34 Ibid., p. 554.

28Por tanto, no tienen estos pueblos indígenas el aspecto predefinido de los siervos por naturaleza de las descripciones aristotélicas,33 y, por añadidura, se saben gobernar muy bien, como lo apunta nuestro autor: ”ningún reino ni provincia ni pueblo en islas ni en Tierra Firme hallamos, que no tuviese su rey y señor natural, mediato o inmediato [...]”34

  • 35 ”Item, si los reyes suyos naturales se dieran a los reyes de Castilla, ¿no tuvieran los pueblos de (...)

29En conclusión diremos que es injusta la guerra que se les hace, sea para reducirlos individualmente a esclavitud, sea para someterlos políticamente en cuanto grupo humano. Tanto más cuanto que ellos respetan con gran escrúpulo los principios básicos que constituyen la soberanía y el poder de los príncipes — principios que expondrán con claridad y precisión, a fines de ese siglo y comienzos del xvii, los jesuitas Juan de Mariana y Francisco Suárez —. En efecto, Las Casas explica que, en virtud del pactum translationis, pacto por el cual los ciudadanos de un país (o provincia o reino) entregan voluntariamente su potestad individual entre las manos de un príncipe, por un lado los reyes y señores indios no pueden someterse a otro rey — el de Castilla, por ejemplo — , porque sería romper este contrato con sus pueblos, y por otro lado, tampoco pueden los indios abandonar a sus caciques, porque sería también romper el pacto existente.35

  • 36 Ibid., t. ii, cap. xxvii, pp. 102-103.

30Pero el probar que, según el derecho natural y el derecho de gentes, los señores de los americanos son legítimos, acarrea una consecuencia de peso, y es que, teniendo estos señores de las Indias plena soberanía y poder sobre sus respectivos señoríos, subsecuentemente poseen el derecho de justicia y el deber de proteger a sus pueblos o súbditos de las ”ofensas” de los españoles, tanto más cuanto que estos últimos ni tienen derecho alguno en estas tierras, ni respetan las leyes de la hospitalidad.36 Luego, si una guerra es justa, es la de los indios contra los cristianos.

LA GUERRA ES ESPIRITUALMENTE INJUSTA

31Cristianos, he dicho. Las Casas, en efecto, al hablar de los conquistadores, los llama a veces ”españoles”, pero con mayor frecuencia — casi me atrevería a decir masivamente — los trata de ”cristianos”; sin embargo, éste es siempre un empleo irónico, de una ironía llena de amargura y dolor. El buen padre los nombra así porque, precisamente, no se portan como tales. Quiere recordar sin cesar que ellos están en contradicción abierta con la fe que pregonan y que en ellos parece ser sólo apariencia o fachada. Fray Bartolomé considera injusta la guerra que los españoles llevan contra los indios, pero todavía más injusta por ser cristianos quienes la hacen, porque esta cuestión de si la guerra es justa o no tiene un marcado aspecto religioso y espiritual.

  • 37 Ibid., t. iii, cap. lv, p. 203.

32Todo parte, según él de la donación de las Indias por el Papa Alejandro VI y de la obligación consecutiva: ”...el título que los reyes de Castilla tenían al señorío universal y supremo [...] deste orbe de las Indias, no era otro sino la predicación del Evangelio y conversión des tas gentes... ”37

  • 38 Tratado comprobatorio, p. 24.
  • 39 Ibid., p. 25.

33El papel del soberano pontífice es, recuerda el dominico ” enderezar o encaminar los hombres [...] en el camino de la vida eterna”,38 o sea, que su interés o preocupación no es material sino espiritual: in ordine ad finem spiritualem.39

  • 40 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. ra, cap. lv, p. 204.

34Por consiguiente, predicar el Evangelio, que debe ser el único propósito de los españoles, no puede ser pretexto para quitar sus reinos a los señores naturales ni la libertad a sus súbditos, que tampoco pueden, so color de evangelización, verse privados de sus tierras y de sus bienes. Otra razón a esto es que tal actitud da a los infieles o paganos una imagen fea de la religión cristiana que, en vez de ser ”querida” y ”amada”, es ”odiosísima y de todo el mundo aborrecida”.40 Es por eso por lo que Las Casas se opone con fuerza al Requerimiento, practicado por los españoles para obligar a los indios a que se conviertan. Consiste, recordémoslo, en leerles, en el primer contacto que se establece con ellos, un texto — redactado por el Dr. Palacios Rubios —, en el cual se explica en pocas frases quién es Dios, qué son la Iglesia y el Papa, y también quién es el rey de Castilla; después de esta breve exposición, se pide a los indios que se sometan a la doble autoridad del Papa y del rey, bajo amenaza de guerra abierta en caso de respuesta negativa.

  • 41 Ibid., cap. lviii, p. 216.

35Las Casas critica primero, con gran vehemencia, las condiciones del Requerimiento; en particular, denuncia el que los conquistadores lo lean a indígenas que no entienden el castellano, o, peor todavía, que lo lean entre sí media legua antes de entrar en los pueblos indios, es decir, fuera de la presencia de los habitantes. Exclama fray Bartolomé: ”y ya saben los que estudiaron derecho qué validad [...] tiene el mando o precepto o requerimiento que se le hace a gente la lengua en que se dice no entiende [...]”41

36Pero lo que pasa es que capitanes y soldados consideran el Requerimiento como una sencilla formalidad con la que es necesario cumplir para poder acometer a los indios con toda tranquilidad y legalidad.

  • 42 Bartolomé de las Casas, Brevísima relación..., p. 96.

37Además de rechazar la forma que reviste, nuestro dominico se muestra igualmente hostil al mismo principio del Requerimiento. Explica que, cuando Cristo dijo a sus discípulos: Euntes docete omnes gentes (”Id y enseñad a todo el mundo” Mt 28, 19, N. del E.), nunca quiso él que se hiciera tal tipo de declaración antes de hablar a los que se querían evangelizar, ni que se usara de violencia para lograr su conversión. Portarse así, añade, ”es cosa absurda y estulta y digna de todo vituperio y escarnio e infierno”.42

  • 43 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. ii, cap. xliii, pp. 157-158.

38Porque tampoco se puede decir que este tipo de acción sea un mal necesario. Repetidas veces, clama Las Casas que no se puede aceptar un mal, aunque permita algún bien: ”...no suele a Dios aplacer bien alguno, por grande que sea, perpetrando los hombres gravísimos pecados, y aunque sean chicos.. , ”43

  • 44 Ibid., cap. xlii, p. 157.
  • 45 Ibid., cap. lxii, p. 230.
  • 46 Ibid., cap. xxv, pp. 100-101; este mismo relato está resumido en Bartolomé de las Casas, Brevísima (...)

39Para la Iglesia, son inaceptables estas violencias — ”no quería Dios aquella cristiandad con tanto estrago” —,44 porque, ”matando, robando, cautivando y escandalizando los inocentes que mal nunca les merecieron”, o sea, ”infamando la fe de Cristo”, los conquistadores hacen obra diabólica,45 lo que obstaculiza, a veces definitivamente, la conversión de los indios. Ejemplo horriblemente sabroso de tal fenómeno es el caso del cacique Hatuey. Éste, perseguido por los españoles en su isla natal de Santo Domingo, se refugia en Cuba para escapar de las ”ofensas” repetidas que él y los suyos reciben; pero, poco tiempo después, llegan a su vez los españoles a Cuba y logran cautivarlo. Lo atormentan y lo condenan, bajo el falso motivo de rebelión, a morir en la hoguera. Un religioso lo incita, en último momento, a convertirse, arguyendo que así se subiría al cielo; entonces, le pregunta el cacique si los cristianos van al cielo y, ante la respuesta, prudente pero afirmativa del fraile, Hatuey le contesta que prefiere ir al infierno, para ya no tener más contactos con esa gente.46

40A Las Casas le parece inaguantable ese rechazo de la religión cristiana que provocan las ”ofensas” y otras violencias de los españoles:

  • 47 Treinta proposiciones, prop. 23, p. 174.

Porque estiman de Dios ser el más cruel y más injusto, y sin piedad que hay en los dioses, y por consiguiente es impeditiva de la conversión de cuales quiera infieles, y que ha engendrado imposibilidad de que jamás sean cristianos en aquel orbe gentes infinitas [.. .]47

  • 48 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, 3, cap. i, p. 5. Fuera de los numerosos momentos e (...)

41Otro motivo para que la Iglesia no considere como justas las guerras hechas a los indios, es que mueren éstos en tan gigantescas proporciones que, ” [...] en los sitios de las iglesias que el papa tenía regidos y señalados ya no había a quien convertir ni predicar, si no era a los pájaros y árboles”.48

  • 49 Ibid., t. 2, cap. xli, p. 149; y también, t. 3, cap. xxxiv, p. 130, y cap. cxxviii, pp. 469-470.

42Pero lo negativo de estas despoblaciones absolutas no reside sólo en que ya no quede nadie por evangelizar, sino en que, como esta población muere en las guerras que les hacen los españoles antes de ser bautizados, sus almas están irremediablemente perdidas: ” [...] pero de los tristes que por sacarlo [el oro] morían y de la sangre humana que costaba, y de lo que más doloroso es, de las ánimas que sin fe y sin Sacramentos salían desta vida, ni se decía ni se preguntaba”.49

  • 50 Ibid., t. i, cap. xcix, p. 415. Véase también: t. ii, cap. lv, p. 204; t. ii, cap. lxviii, p. 250; (...)
  • 51 Ibid., p. 84.

43Todo lo cual explica el descontento divino, del que Las Casas está convencido de dar pruebas, multiplicando los ejemplos en los cuales malos conquistadores mueren prematuramente y antes de poder gozar del fruto de sus robos y violencias,50 ”por hacer Dios venganza de tan grandes injusticias”.51

44Observaremos para terminar que, como los demás pensadores de su tiempo, Las Casas opina que no se puede hacer la guerra a los infieles por el sencillo hecho de ser ellos infieles. Para afirmar esto, se apoyan todos sobre la Suma teológica de Santo Tomás, quien, después de decir que no hay que usar de la fuerza para difundir la fe, y después de citar el Evangelio de San Mateo (13, 28) — en el que se cuenta la parábola del buen grano y de la cizaña — , añade:

  • 52 Santo Tomás de Aquino, Suma teológica, iia parte, iia sección, Cuestión 10, Artículo 8, Obyección (...)

San Juan Crisóstomo comenta así: ”El Señor quiso aquí [al impedir arrancar la cizaña de entre el trigo] prohibir de matar. Porque no se debe matar a los heréticos, por esta razón que, si se los matase, sería forzoso que muchos santos fuesen destruidos al mismo tiempo”. Parece, pues, por la misma razón, que no se debe constreñir a la fe unos infieles.52

45Esto quiere decir que se necesitan otros y más serios motivos para atacarlos.

  • 53 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. i, cap. xxv, pp. 136-137.
  • 54 Juan Ginés de Sepúlveda, ”Democrates primus sive de convenientia disciplina militaris cum Christia (...)

46El primero de ellos es la legítima defensa, con el caso, omnipresente en los siglos xvi y xvii, de los moros y turcos que asaltan tanto los barcos cristianos en el Mediterráneo como lo pueblos y ciudades de las costas.53 La lucha contra ellos es permitida, porque es lógico, para el hombre, defenderse de las agresiones o repelerlas. Hasta es lícita en momentos en que ellos no acometen a los cristianos, porque se sabe que son pausas que poco duran. Ésta es una opinión que fray Bartolomé comparte con su gran rival Sepúlveda (en su Democrates primus).54

  • 55 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. ii, cap. xliii, p. 158; t. ii, cap. lvi, p. 205 (...)

47Pero, como es fácil observarlo, todas estas condiciones, que permiten afirmar que una guerra es justa, se aplican más bien a las que hacen los indios para defenderse de los conquistadores, o para recuperar sus mujeres y bienes robados por los españoles. Y se complace Las Casas en multiplicar los relatos y los comentarios en los cuales insiste sobre el perfecto comportamiento de los indios, que no cometen ni la sombra de una mala acción contra los españoles.55 Sepúlveda, pues, conforta ahí indirectamente la postura del dominico. Así como cuando enumera las demás condiciones necesarias para que una guerra sea justa.

  • 56 Ibid., t. iii, cap. cl, p. 549. Dice lo mismo en las Treinta proposiciones: ”Siempre se han prohib (...)

48Se necesita, dice, siempre a continuación de Santo Tomás, que la guerra sea decidida y declarada por una autoridad legítima. A lo cual Las Casas se apresura a contestar que: ”...los reyes de Castilla, no sólo nunca tal autoridad dieron por palabra ni por escrito, pero muchas veces y por muchas instrucciones, mandamientos y exhortaciones lo prohibieron”.56

  • 57 Bartolomé de las Casas, Brevísima relación..., p. 163. Las alusiones a la codicia de los conquista (...)

49Después, Sepúlveda dice que, para que sea justa una guerra, es menester que los que la inician tengan rectas intenciones y, por ejemplo, que no la hagan para llevarse un botín. Lo que, obviamente, no es consigna respetada por los conquistadores, permanentemente atraídos por el metal precioso y las otras riquezas que puedan poseer los indios, y que van guiados, en su avance a través del continente americano, por ”el sonido del oro”.57

50En fin Sepúlveda explica, siempre en su Democrates primus, que una guerra justa implica, por parte de los que la hacen, una rectitud en la ejecución, teniendo que evitar los abusos corrientes entre los soldados y tratar de no provocar daños a los inocentes. Lo que también lleva agua al molino lascasiano, puesto que abusos y daños constituyen buena parte de las acciones de los españoles... y de las denuncias del dominico que, en cambio, no deja de pintar a los indígenas como llenos de cualidades: inocencia, generosidad (regalos, hospitalidad, servicios), pacíficos, buenos maridos y buenos padres, etcétera.

51Observaremos, pues, que en los principios básicos disienten poco los dos pensadores. Donde se separan radicalmente es en las razones que presenta Sepúlveda, en su Democrates alter, para que sea justa la guerra que se hace a los indios, y son las siguientes:

  • Siendo los españoles más cultos y más civilizados, son superiores a los indios y los deben gobernar;
  • los señores indígenas carecen de potestad legítima;
  • deben ser castigados los indios por sus numerosos pecados contra naturaleza (antropofagia, culto a los demonios, sacrificios humanos, etcétera);
  • los cristianos tienen el deber imprescindible de difundir el evangelio, incluso imponiéndolo por la fuerza.
  • 58 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. ii, cap. lxiv, p. 232.
  • 59 Ibid., t. ii, cap. lviii, p. 212. Ya había dicho algo parecido en t. i, cap. xvii, p. 94.

52Es evidente que Las Casas no puede aceptar estas cuatro últimas razones, porque van en contra de cuanto piensa (por ejemplo él opina lo contrario del segundo argumento, o sea que, para él, son los españoles los que no tienen ”una punta de alfiler de derecho”)58 y de cuanto cree, siendo fundamental el que considere — como en los orígenes del cristianismo — que los hombres son iguales: ”de cada uno dellos es una no más la definición”.59 De esta igualdad induce que todos se han de tratar del mismo modo y, habiendo admitido los pensadores de su siglo que la guerra es justa cuando sirve para defenderse de una agresión injusta, el padre Las Casas concluye — y lo haremos con él —:

  • 60 Ibid., t. iii, cap. lviii, p. 215. Afirma ser justa la guerra de los indios en otras numerosas pág (...)

Luego injustas e inicuas y tiránicas y detestables fueron, serán y son [las guerras], dondequiera que por tal causa y con tal título, a tales fieles, como los vecinos y moradores destas Indias, se hicieron o hicieren, condenadas por toda ley natural, humana y divina; luego justísima será la guerra destos y de los tales infieles contra todo español y contra todo cristiano que tal guerra moviere.60

53De nuevo, fray Bartolomé invierte las cosas, para dar mayor fuerza a su discurso, en el que deja transparentar que le parecería digno de la justicia divina ver, por una vez, las ovejas comerse a los lobos.

Notes

1 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, ed. de André Saint-Lu, Caracas, Biblioteca Ayacucho, 1986, vol. 3, cap. vi, p. 24.

2 Juan Ginés de Sepúlveda, Democrates alter de justis belli causis apud indos o Tratado sobre las justas causas de la guerra contra los indios, con una advertencia de M. Menéndez y Pelayo y un estudio de M. García-Pelayo (ed. bilingüe), México, Fondo de Cultura Económica.

3 Ibid., p. 43.

4 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. 2, cap. viii, p. 35.

5 Ibid., t. i, cap. civ, p. 433.

6 Ibid., t. 2, cap. viii, p. 35.

7 Idem., y en Bartolomé de las Casas, Brevísima relación de la destrucción de las Indias, ed. de André Saint-Lu, col. ”Letras Hispánicas”, núm. 158, Madrid, Cátedra, 1995, p. 80.

8 Idem.

9 Ibid., pp. 80-81. Sobre el desequilibrio de los armamentos respectivos, véanse otros ejemplos en la Historia de las Indias, t. i, cap. civ, pp. 433-434; t. ii, cap. i, p. 3; t. ii, cap. xliv, p. 162; t. iii, cap. lii, p. 194.

10 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. ii, cap. viii, p. 35. Las Casas encuentra a los indios ”valientes”, ”esforzados” o ”denodados” (Ibid., t. ii, cap. xciv, p. 401; t. i, cap. cii, p. 427; t. i, cap. cv, p. 436; t. i, cap. cxx, p. 482; t. i, cap. clxxii, p. 684; t. ii, cap. xvii, p. 71; t. iii, cap. lxii, p. 226; t. iii, cap. xcii, pp. 334- 336; t. iii, cap. cxliv, pp. 531-532; 3, cap. clxii, p. 598; t. iii, cap. clxiii, p. 603).

11 Ibid., t. iii, cap. lii, p. 195.

12 Juan Ginés de Sepúlveda, Tratados políticos, edición de Ángel Losada, Madrid, Instituto de Estudios Políticos, 1963, p. 21.

13 Son frecuentes en sus escritos las alusiones al diabolismo de los conquistadores. Por ejemplo: ” [...] siempre desde el principio han ido creciendo en mayores desafueros y obras infernales” (Brevísima relación de la destrucción de las Indias, p. 105). Más lejos, llama a la conquista ”ejercicio del infierno” (p. 145) y habla de ”sus endemoniadas obras” (p. 165).

14 ” [Los españoles...] traen muchos indios en cadenas por los caminos que andan, como si fuesen manadas de puercos, y matan dellos y tienen carnicería de carne humana, y dícense unos a otros: 'Préstame un cuarto de un bellaco desos para dar de comer a mis perros hasta que yo mate a otro', como si prestasen cuartos de puerco o de carnero” (Ibid., p. 173). Esta horrenda práctica ya venía denunciada en la p. 119.

15 ”Dos maneras generales y principales han tenido [...] en extirpar y raer de la haz de la tierra a aquellas misaerandas naciones. La una por injustas, crueles, sangrientas y tiránicas guerras. La otra [...] oprimiéndolos con la más dura, horrible y áspera servidumbre [...]. A estas dos maneras de tiranía infernal se reducen [...] todas las otras [...]” (ibid., p. 78).

16 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. i, cap. xvii, p. 94.

17 Bartolomé de las Casas, Brevísima relación..., p. 77. El primero en estudiar y explicar el origen y funcionamiento de esta metáfora fue mi maestro André Saint- Lu; cf. su artículo ”Des brebis et des loups (á propos d'une image lascasienne) ”, en Mélanges offerts a Charles Vincent Aubrun, París, Éditions hispaniques, 1975, t. ii, pp. 213-222. Se encuentra esta misma imagen en la Historia de las Indias, t. i, cap. civ, p. 434; t. i, cap. cxx, p. 481; t. i, cap. cliii, p. 608; t. i, cap. clxiv, p. 648; t. i, cap. ix, p. 42; t. ii, cap. xiii, p. 57; t. ii, cap. xxii, p. 88; t. ii, cap. xliv, p. 161; t. Ii, cap. xlv, p. 165; t. iii, cap. x, p. 36; t. iii, cap. xii, p. 48; t. iii, cap. xxix, pp. 113-114; t. iii, cap. xxx, pp. 116 y 118; t. iii, cap. lxiii, p. 263; t. iii, cap. lxxxii, p. 294; t. iii, cap. clxvi, p. 613, y también en la Brevísima relación..., pp. 107, 108, 116, 144 y 169.

18 Bartolomé de las Casas, Brevísima relación..., p. 145. Véase la misma idea en las pp. 79 y 174.

19 Ibid., p. 92. Son innumerables los empleos de este tipo: en ibid., pp. 98, 119, 141, 143, 163, 167 y 172; en la Historia de las Indias: t. i, pról., p. 11; t. i, cap. xxiv, p. 133 ; t. i, cap. xxv, p. 137; t. i, cap. cvi, p. 440; t. i, cap. clxxii, p. 687; t. i, cap. clxxiii, p. 690; t. ii, cap. xli, p. 149; t. ii, cap. xliv, pp. 160-161; t. ii, cap. xlv, p. 165; t. ii, cap. l, p. 183; t. iii, cap. iii, p. 11; t. iii, cap. lxiv, p. 233; t. iii, cap. lxxi, p. 257; t. iii, cap. lxxii, p. 260; t. iii, cap. lxxiii, pp. 263-264; t. iii, cap. xc, p. 328; t. iii, cap. cxviii, p. 431; t. iii, cap. cxx, p. 437; t. iii, cap. cxxx, p. 477; t. iii, cap. cxxxiii, p. 489; t. iii, cap. cxxxvii, p. 505; t. iii, cap. cxliv, p. 529; t. iii, cap. clv, p. 567; t. iii, cap. clxiii, p. 604; t. iii, cap. lxiv, p. 606; en el Tratado comprobatorio, p. 55.

20 Bartolomé de las Casas, Brevísima relación..., p. 94. Véase lo mismo, en la p. 171, a propósito de la Nueva Granada.

21 Tratado comprobatorio del imperio soberano y principado universal que los reyes de Castilla y León tienen sobre Las Indias, compuesto por el obispo don fray Bartholomé de las Casas o Casaus de la orden de Sancto Domingo. Año 1552 ; ed. facsímil; introd. por Eduardo Aznar Vallejo; transcripción por Gloria Díaz Padilla. La Laguna: Servicio de publicaciones de la Universidad de la Laguna, 1997. 132 pp. además de 160 pp. no numeradas.

22 Ibid., p. 55.

23 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. ii, cap. lxiv, p. 232 y t. iii, cap. lv, pp. 203-204.

24 Ibid., cap. cxxv, p. 460.

25 Ibid., cap. lviii, p. 214.

26 ”El Papa Romano y Summo Pontífice, canónicamente elegido y entronizado en la apostólica silla, es sucessor de Sant Pedro y Vicario soberano y universal de no puro hombre, sino Hombre y Dios Jesuchristo, e tiene su poder sobre todo el mundo que contiene y comprehende fieles e infieles [...]” (Tratado comprobatorio, pp. 24-25). Desarrolla el autor esta misma idea en sus Treinta proposiciones muy jurídicas, en las cuales sumaría y suncintamente se tocan muchas cosas pertenecientes al derecho que la Iglesia y los príncipes cristianos tienen, o pueden tener, sobre los infieles de cualquier especie que sean [...] (1552), en Thomas Gomez, Droit de conquête et droits des gens, París, Armand Colin, 1996, props. 1-9, pp. 170- 171, y props. 14-16, p. 172.

27 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. iii, cap. xi, p. 41; Tratado comprobatorio, p. 55; y Treinta proposiciones, props. 10-12, p. 171.

28 Tratado comprobatorio, p. 69.

29 Ibid., pp. 24 y 45.

30 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. iii, cap. xii, p. 46.

31 Cristóbal Colón, Textos y documentos completos, ”Diario del primer viaje (1492) ”, ed. de Consuelo Varela, Madrid, Alianza, 1992, pp. 110-111.

32 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. iii, cap. cli, p. 552.

33 Ibid., p. 551.

34 Ibid., p. 554.

35 ”Item, si los reyes suyos naturales se dieran a los reyes de Castilla, ¿no tuvieran los pueblos derecho [...] de deponerlos? ¿Y si los pueblos sin los reyes lo hicieran, no tuvieran mucha razón de tenerlos por traidores y ararlos de sal como en España los reyes justamente en tal caso lo hicieran? ” (Ibid., t. ii, cap. xix, p. 79).

36 Ibid., t. ii, cap. xxvii, pp. 102-103.

37 Ibid., t. iii, cap. lv, p. 203.

38 Tratado comprobatorio, p. 24.

39 Ibid., p. 25.

40 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. ra, cap. lv, p. 204.

41 Ibid., cap. lviii, p. 216.

42 Bartolomé de las Casas, Brevísima relación..., p. 96.

43 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. ii, cap. xliii, pp. 157-158.

44 Ibid., cap. xlii, p. 157.

45 Ibid., cap. lxii, p. 230.

46 Ibid., cap. xxv, pp. 100-101; este mismo relato está resumido en Bartolomé de las Casas, Brevísima relación..., p. 92. Más lejos, escribe que muchos indios ”no estiman de nuestro verdadero Dios, sino que es malo, injusto y abominable, pues tan inicuos hombres envía a que los aflijan y destruyan con tan nunca oídos otros tales daños y males” (Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. 3, cap. cxvii, p. 427).

47 Treinta proposiciones, prop. 23, p. 174.

48 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, 3, cap. i, p. 5. Fuera de los numerosos momentos en los que realiza un balance cifrado de la destrucción de la población caribeña, Las Casas suele usar, como aquí, de imágenes para mantener en vilo la mente del lector; por ejemplo, dice, al tratar del despoblamiento de una tercera parte de los habitantes de la isla Española: ”¡Buena vendimia, y hecha harto aprisa! ” (Ibid., t. 1, cap. cvi, p. 440), o explica más tarde que los españoles los destruyeron ”de tal manera, que los que vienen a esta isla pueden preguntar si los indios della eran blancos o prietos” (Ibid., t. 2, cap. xviii, p. 76).

49 Ibid., t. 2, cap. xli, p. 149; y también, t. 3, cap. xxxiv, p. 130, y cap. cxxviii, pp. 469-470.

50 Ibid., t. i, cap. xcix, p. 415. Véase también: t. ii, cap. lv, p. 204; t. ii, cap. lxviii, p. 250; y Bartolomé de las Casas, Brevísima relación..., p. 85.

51 Ibid., p. 84.

52 Santo Tomás de Aquino, Suma teológica, iia parte, iia sección, Cuestión 10, Artículo 8, Obyección 1.

53 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. i, cap. xxv, pp. 136-137.

54 Juan Ginés de Sepúlveda, ”Democrates primus sive de convenientia disciplina militaris cum Christiana religione dialogus o Demócrates primero”, en Tratados de Juan Ginés de Sepúlveda. Madrid, Instituto de Estudios Políticos, 1963.

55 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. ii, cap. xliii, p. 158; t. ii, cap. lvi, p. 205; t. iii, cap. cl, pp. 549-550; y Brevísima relación..., p. 87.

56 Ibid., t. iii, cap. cl, p. 549. Dice lo mismo en las Treinta proposiciones: ”Siempre se han prohibido las guerras por los Reyes de Castilla contra los indios de las Indias” (prop. 25, p. 174).

57 Bartolomé de las Casas, Brevísima relación..., p. 163. Las alusiones a la codicia de los conquistadores y los ejemplos de la misma son innumerables a lo largo de la Historia de las Indias y de la Brevísima relación...

58 Bartolomé de las Casas, Historia de las Indias, t. ii, cap. lxiv, p. 232.

59 Ibid., t. ii, cap. lviii, p. 212. Ya había dicho algo parecido en t. i, cap. xvii, p. 94.

60 Ibid., t. iii, cap. lviii, p. 215. Afirma ser justa la guerra de los indios en otras numerosas páginas; por ejemplo, en la Historia de las Indias, t. i, cap. xxv, p. 135; t. i, cap. xciii, p. 397; t. i, cap. c, pp. 418-419; t. ii, cap. xxvii, pp. 102-103; t. ii, cap. lviii, p. 212; t. iii, cap. cxxv, pp. 459-460; y en la Brevísima relación..., pp. 88, 111 y 124-125.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540