Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Migración internacional, crisis agrícola y transformaciones culturales en la región central de Veracruz

 | 
Rosío Córdova Plaza
, 
Cristina Núñez Madrazo
, 
David Skerritt Gardner

4. Transformaciones en los grupos domésticos en el contexto de la migracion internacional

Texte intégral

1Una vez analizados en capítulos anteriores diversos aspectos de la migración en la región central del estado de Veracruz, tales como las condiciones socioeconómicas regionales, los perfiles sociodemográficos de los migrantes, el proceso migratorio mismo y los impactos ocurridos en la cultura y en las estructuras productivas de las sociedades abordadas en este estudio, toca el turno de examinar uno de los âmbitos de la vida social que experimenta de manera más acusada las alteraciones que trae consigo la migración internacional. La esfera familiar, debido a las características de inmediatez y cotidianidad que son propias de sus relaciones, se ve súbita y directamente alterada por la ausencia prolongada de uno o algunos de sus miembros.

  • 1 Kearney afirma al respecta que “[...] es en la unidad doméstica, más que en cualquier otra parte, (...)

2Siendo que las unidades domésticas suelen registrar los cambios sutiles que vive una sociedad (Netting en Pauli, 2002), el análisis de las transformaciones que tienen lugar en las unidades familiares como resultado de la migracion ha sido considerado como una vía efectiva para establecer los vínculos entre los acercamientos macro y microsociales a este fenómeno (Schmink, en Kearney, 1986; Muñoz, 2000).1 De tal manera, los grupos familiares pueden abordarse como un espacio donde se articulan las motivaciones individuales, las dinámicas colectivas dirigidas a la reproducción social y los cambios socioeconómicos del contexto social más amplio, en el entendido de que las familias son una parte constitutiva de las estructuras económicas y políticas de una sociedad.

3Para comprender tales mudanzas, este capítulo tendra como hilo conductor las pau tas de parentesco que estructuran, ordenan y dan sentido a los grupos familiares. Darâ inicio con la revision de algunas propuestas de definición de grupo doméstico y las dificultades que ésta entraña. Posteriormente, se analizará la importancia del sistema de parentesco y sus patrones de nupcialidad, residencia y herencia/sucesión, tanto para el funcionamiento intemo grupal como para la regulation de los nexos entre sus integrantes. En seguida, se examinarán las transformaciones que han experimentado las familias en tales patrones tradicionales como resultado de la migración internacional de uno o algunos de sus miembros. En un apartado siguiente, se analizará la problemâ tica del retorno, la disolución de las uniones y la constitución de nuevas familias en ambos lados de la frontera. Los cambios en los tipos de relaciones intergenéricas e intergeneracionales, que hasta ahora habían cimentado la cohesión familiar, emergerân en cada una de estas instancias normativas en estrecha vinculación con la fase del ciclo de desarrollo de los grupos domésticos en el que ocurre la migración.

4Una vez comprendida la relevancia del análisis del sistema de parentesco para la configuration de los escenarios previos, durante y posteriores a la migración que exhiben los grupos domésticos, se dedicará un apartado exclusivo a la migración femenina, dada la importancia que tiene la situación familiar para la movilidad de las mujeres. El capítulo cerrará con una reflexión sobre las incertidumbres en la perma nencia de los lazos familiares, debido a las largas estancias y las enormes distancias, así como la aparición de las familias transnacionales y las familias reconstituidas.

Los grupos domésticos: una interpretación

5Los grupos domésticos son entidades complejas, en las cuales tienen lugar una intrin cada urdimbre de relaciones sociales en un mismo locus. No obstante, los grupos domésticos son asociaciones de difícil definición y de limites difusos (Ilcan, 1996: 34), cuya composición, fronteras, funciones y tipos de relaciones entre sus integrantes tienen amplias variaciones a lo largo del tiempo y en las distintas sociedades. Generalmente, se les ha concebido como unidades económicas que poseen funciones de producción, reproducción y consumo, donde confluyen relaciones de parentesco y residencia (Jâuregui, s/f). Sin embargo, otros autores consideran que, si bien las de terminaciones económicas son importantes para explicar la forma y estructura de las familias, no se les debe ver únicamente como vehículo para establecer relaciones jurídicas o económicas entre personas y cosas, sino como un “sistema completo de reglas, derechos y expectativas” que involucran variados aspectos, además de la propiedad y la transferencia del patrimonio (Yaganisako, 1979: 170).

6Para fines analíticos, debe hacerse una distinción conceptual entre familia, grupo o unidad doméstica y hogar, pues el primer término hace referencia a categorías de individuos y a la relación que establecen entre sí, mientras que el segundo alude a la corresidencia y a la organización de actividades conjuntas —sin implicar obligato riamente relaciones parentales—, tendientes a la reproducción de los ciclos de producción y consumo. Ambos, sin embargo, denotan un espacio de relaciones sociales de convivencia física, temporal o simbólica, para la reproducción generacional tanto biológica como culturalmente (Córdova, 1997:12; Salles, 1991:80). Por su parte, Mummert (1999) ha señalado la carga simbólica que exhibe la idea de hogar en el imaginario de los actores sociales, el cual, además de referirse a un espacio físico donde se comparte “un mismo techo y un mismo fuego” (Tuirán, 2001:26), remite a una relación ideal de convivencia armónica, de ejercicio de responsabilidades, de despliegue de afectos y satisfacción emocional.

7Siguiendo esta argumentación, los grupos domésticos son mucho más que entida des económicas, al tener entre sus actividades la de transmitir y actualizar la cultura, la cosmovisión y los valores que contribuyen a regular la vida colectiva (Córdova, 1997). Al decir de Guyer y Peters, “... no se pueden entender las relaciones sociales de producción y consumo más que a través de prácticas e ideologías de filiation y herencia, matrimonio y control de recursos, residencia y jerarquía” (1987:200. La traducción es nuestra). Por tanto, la estructura de un grupo doméstico no es la suma de sus lazos genealógicos, sino la configuración total de los vínculos de procreation y socialización, de producción, intercambio, poder, desigualdad y estatus entre sus miembros, por lo que incluyen relaciones de autoridad, influencia, solidaridad emocional, negociación y conflicto (Yaganisako, 1979:185).

Sistema de parentesco y grupos domésticos en la región: los escenarios tradicionales

  • 2 Con esto deseamos hacer una distinción entre las comunidades que no han manifestado reconoci mient (...)

8En las comunidades rurales mestizas, amestizadas e indígenas,2 como las que aquí nos ocupan, el sistema de parentesco tiene un papel central como eje organizador de la vida social, pues conforma el vehículo para la realización de un conjunto variopinto de actividades que permiten la continuidad e interrelación de las unidades sociales mínimas. Asímismo, los grupos familiares constituyen la institución elemental para la enculturación de las nuevas generaciones, al satisfacer necesidades materiales, afectivas, didácticas y simbólicas (Córdova, 1997). De igual manera, el sistema de parentesco regula las relaciones al interior de las familias, pero también hacia el exterior, con otros grupos familiares: por un lado, garantiza la articulación de los grupos en la sociedad a través de las uniones conyugales, las cuales permiten la designación de los matrimonios preferenciales en cuanto a las normas de exogamia o endogamia, así como la construction de relaciones de intercambio, complementariedad y cooperación entre las familias y los grupos (Córdova, 2002).

  • 3 Turner afirma que toda sociedad se enfrenta a cuatro tareas elementales: a) la reproducción de las (...)

9Por otro lado, la organización doméstica, sustentada en las relaciones que estable cen sus miembros, se encuentra reglamentada por un conjunto de normas estructura les. A nivel intrafamiliar, mediante los patrones de conyugalidad, residencia y sucesión, se incorporan nuevos miembros a las unidades domésticas, así como se establecen derechos y obligaciones entre géneros y generaciones. El sistema de parentesco, en comunión con un régimen de sexualidad y un sistema de género, regula la continui dad de la vida comunitaria en sus dimensiones tanto materiales como emocionales y simbólicas, a partir del ordenamiento de las relaciones entre los sujetos.3

10En la región de estudio, el sistema de parentesco se ajusta en lo general a aquel que Robichaux (1997) ha denominado “modelo familiar mesoamericaño”. Este esquema puede tener su origen en pautas muy antiguas (Nutini, 1976; Dehouve, 2003) que se han ido modificando y adaptando a lo largo del tiempo. El marcado sesgo patrilineal que caracteriza sus rasgos principales en cuanto a sucesión, residencia y ejercicio de la autoridad, condiciona la lógica de la reproducción de los grupos, confîgurada en tomo a la retención de los hijos varones, la expulsion de las hijas y la incorporation de mujeres ajenas al grupo (Fagetti, 2002 y 2006). Son cuatro los aspectos elementales de este modelo: la residencia patrivirilocal inicial de la pareja recién formada, la heren cia masculina preferencial, el establecimiento de patrilíneas limitadas localizadas, y la herencia de la casa paterna por ultimogenitura (Robichaux, 1997).

11Estos patrones bâsicos cobran sentido cuando se vinculan a la dinâmica específica de la reproducción campesina en la región, que se sustenta en el trabajo familiar para la explotación agrícola de los cultivos de plantación y la contratación estacional de maño de obra asalariada en la época de cosecha. Sin embargo, “...no son solamente los requerimientos tecnológicos de producción que exigen un tipo de grupo doméstico particular, sino la manera total en la cual la producción se organiza socialmente” (Yaganisako, 1979: 174, la traducción es nuestra), es decir, que cualquier actividad productiva puede ser realizada por una variedad de tipos de unidades domésticas, dependiendo de la manera en que esa producción está organizada de acuerdo con la division del trabajo por sexo y edad, el uso de mano de obra asalariada, la cooperación para las tareas productivas y el intercambio de trabajo entre unidades domésticas (Yaganisako, 1979: 175).

12Así, por su calidad estructurante para la organización de la vida comunitaria, las normas de parentesco suelen fijar rígidas jerarquías que se sustentan materialmente en el control individual del patrimonio y los recursos por parte del cabeza de familia, y simbólicamente en concepciones sobre el respeto y el sacrificio que cimientan los vínculos entre padres e hijos. El jefe de familia ha ejercido tradicionalmente un fé rreo control sobre los restantes miembros, concentrando el ingreso, distribuyendo el trabajo, detenninando los gastos y disponiendo las actividades de hijos, nueras y nietos, con la colaboración de su esposa, quien suele ser la encargada de la buena marcha del hogar y de la organización doméstica. De tal manera, las relaciones intrafamiliares comprenden esquemas de subordinación y obediencia que son proclives a generar tensiones y conflictos (Salles, 1988: 11; Córdova, 2002: 42).

13En primer término, la residencia patrivirilocal implica que las parejas recién forma das pasen a vivir a la casa de los padres del varón. Esto representa el tránsito de la vida de la pareja hacia la fijación de nuevos vínculos de obligaciones y derechos que involucran a todo el grupo familiar. Dichos imperativos están condicionados por el sistema de género, que señala papeles, actividades y responsabilidades diferenciadas a hombres y mujeres, para los cuales van siendo preparados desde el proceso de sociali zación primaria en sus respectivos grupos domésticos. Las obligaciones del varón hacia su desposada —consistentes en procurar su manutención, proporcionarle un techo y protegerla a ella y a su futura prole— son reciprocadas mediante el cuidado y la obediencia al varón que la esposa debe acatar. El cumplimiento de tales obligaciones es garantizado por las mujeres del grupo familiar masculino, quienes instruyen a la recién llegada en el aprendizaje de los hábitos de su nueva familia, la vigilan y la supervisan constantemente, además de que critican su desempeño. Por su calidad ajena, la mujer recién unida ocupa el último peldaño en la estructura de poder del grupo doméstico y se encuentra prâcticamente subordinada al resto de sus miembros.

14Los varones, entre tanto, continúan relativamente sometidos a la voluntad patema, compartiendo el fondo común resultante de los ingresos de la parcela y del trabajo asalariado, así como la vivienda, donde permanecen hasta que se encuentran en posi bilidad de establecer residencia aparte, lo cual puede dilatar un tiempo indefinido. Las normas indican que, después del nacimiento del primer hijo, y dependiendo de la mag nitud de los recursos con los que se cuente, los padres del varón cederán una porción del terreno común o, en caso de no haber suficiente espacio, ayudarán a adquirir un sitio donde poder edificar vivienda propia para que la pareja pueda “desapartarse”. En el caso de que el grupo posea tierras cultivables, como resultado de esta mudanza, el padre suele ceder a su hijo una fracción para que la trabaje y usufructúe los rendimientos de la producción de caña de azúcar o café de forma autónoma. El estableci miento de residencia independiente marca para un varón el arribo pleno al estatus de adulto en su comunidad, pues significa que ya se encuentra capacitado para tomar sus propias decisiones y proveer por sí mismo a su familia de procreación de los satisfactores indispensables para su subsistencia. Asimismo, en el caso de las localidades ubicadas en la zona de abastecimiento de algún ingenio de la región, esto permite al varón registrarse como productor cañero, lo que le representa algunos beneficios mínimos, como la afiliación al Instituto Mexicano del Seguro Social para él y su familia nuclear, o el acceso a una cuota anual de azúcar.

15En suma, los papeles de género reservan para los hombres la autoridad sobre su familia, el derecho al espacio público, el respeto, la autonomía personal y el poder de decisión en tanto cumpla cabalmente con su principal función de proveedor (véase Safa, 1995), así como la protección a los miembros más débiles de la familia. La mujer, una vez instruida en el conocimiento de los gustos y costumbres de su marido, deberá proporcionarle atención, cuidados y fidelidad, engendrar hijos y criarlos, administrar recursos escasos y hacerse responsable de la buena marcha del ámbito doméstico. El siguiente testimonio da cuenta cabal de ello:

Uno, la mujer, tenemos que ser puntuales en nuestra comida, con lo poquito que “haiga”, limpias en la limpieza de nuestros hijos. Y, claro, que pus el marido manda si da la raya, cuando no le falta a uno nada. Porque es como le digo, si quiere gobemar, quiere mandar, pero no es cumplido, puej... (Toribia, 58 años).

16Ser recibida en el hogar del novio significa para una mujer que, ante los ojos de los demás, esa union ha sido positivamente sancionada por la familia del varón, sin que tenga mucha importancia si ha sido legitimada a través de alguna ceremonia civil o religiosa. Sin embargo, aun cuando las uniones conyugales no conllevan la fijación de relaciones institucionalizadas de reciprocidad ritual, iniciadas con las tradiciona les ceremonias de formalización del lazo conyugal como el pago o el servicio de la novia, sí llegan a traducirse en ciertos vínculos de cooperación voluntaria. Por lo regular, la union implica únicamente el reclutamiento de una nueva integrante a la unidad doméstica del marido, a la que sumará sus capacidades productivas y reproductivas, sin que medie compensación de ningún tipo para la familia de origen de la mujer (Córdova, 2002: 44-45).

17La forma más común de materializar la union conyugal ha sido mediante la figura conocida como rapto de la novia, es decir, la pareja conviene en fugarse, a veces como resultado de un embarazo no planeado; después de un par de días que suelen pasarse fuera de la comunidad, los novios regresan a “pedir perdón” y se instalan en la residencia de los padres del varón. Como no es necesario que medie ceremonia de formalización, basta con hacer vida en común bajo el mismo techo para que la sociedad los considere casados. Tradicionalmente, las uniones preferentes han tendido a circunscribirse a un radio formado por cada comunidad y las localidades vecinas, entre cuyos habitantes suelen existir diversos lazos. Los padres consideran que es necesario conocer los antecedentes familiares de los posibles cónyuges de sus hijas e hijos, así como la conducta y reputación que observan las y los pretensos. Los caña les de información, relación directa, vínculos de amistad, afínidad, compadrazgo o negocios se extienden en una multiplicidad de círculos concéntricos a lo largo del territorio de la región y permiten tal conocimiento.

18El arribo de una mujer a casa de sus suegros es generalmente resultado de un acuerdo pactado de antemaño entre el novio y sus padres, quienes acceden a recibir en su casa a la muchacha elegida por su hijo. Sin embargo, cuando la chica no es de su agrado, suelen hacer valer su autoridad mediante la negativa a aceptarla, lo cual tiene funestas consecuencias para la mujer, quien será ahora considerada “fracasada” por haber tenido relaciones sexuales con un hombre que no quiso asumir su respon sabilidad para con ella y, si es el caso, para con el hijo que viene en camino.

19Aunque la convivencia diaria bajo un esquema que exige acatamiento puede ge nerar situaciones bastante conflictivas —principalmente para las mujeres—, la residencia patrivirilocal tiene diversas ventajas para las parejas, a saber: la division doméstica del trabajo, la posibilidad de crear un fondo de ahorro en dinero o artefac tos y la ayuda en la crianza infantil para los padres bisoños (Córdova, 2002: 46), así como la transmisión de conocimientos especializados ligados a la atención a la salud y a la terapéutica tradicional (Gonzâlez Chévez, s/f: 46).

  • 4 “Tal supervivencia [del grupo doméstico] tiene por condiciones concretas la común explotación del (...)

20Por otro lado, los grupos domésticos desempeñan un papel fundamental en la transferencia del patrimonio. Las reglas de sucesión y herencia estân íntimamente relacionadas con la reproducción social de las unidades domésticas,4 y no pueden desligarse del sistema de parentesco y de los papeles de género, que en conjunto designan qué tipo de personas son aptas para recibir los bienes a heredar (Córdova, 1997). Es importante destacar que el patrimonio familiar no significa una titularidad común sobre los medios de producción. Los ingresos, el producto del trabajo o el usufructo de un bien, pueden ser compartidos por los miembros del grupo, no así el bien mismo que es detentado por individuos, quienes “... ejercen autoridad sobre los demás miembros, que deben subordinârsele[s] por su dependencia económica...” (Gonzalez Montes, 1988: 71).

21Todo ello permite entender la forma en que se ejerce la autoridad al interior de las unidades domésticas. Por un lado, las relaciones de poder en este tipo de arre glos residenciales propician un marcado sesgo androcéntrico; por otro, las jerar quías generacionales posibilitan la sumisión de los más jóvenes a partir del control de los recursos, tanto materiales como también basados en los saberes especializa dos. La lógica del sistema se sustenta en la oportunidad que tendrâ cada miembro del grupo de obtener a la larga su coto de poder gracias al reemplazo generacional: como padres y esposos, como madres y suegras.

  • 5 Las “uniones de visita” se consideran propias de la familia caribeña e involucran arreglos no resi (...)

22En cuanto a los diversos tipos de acomodos residenciales, el modelo patrivirilocal favorece la existencia de familias extensas y multifamiliares, donde se comparte la residencia, los productos del trabajo familiar y los ingresos en dinero, así como las responsabilidades domésticas. Sin embargo, aunque este esquema corresponde al tipo ideal de familia que ha imperado tradicionalmente en la región, han existido diver gencias a la norma que se traducen en la presencia de otros arreglos residenciales, ya sea de tipo uxorilocal en razón de que los varones vayan a vivir a casa de los padres de su esposa por gozar ahí de mayores recursos, o bien porque las mujeres regresan con su prole a su familia de origen como resultado de la separación de la pareja. También se presentan otras formas de acuerdos conyugales, como los matrimonios seriados o las uniones “de visita”;5 o bien la monoparentalidad con jefatura femenina, debido a la viudez, a la separación o a los abandonos.

23Se puede observar, entonces, cómo las normas de parentesco en las localidades estudiadas configuran los tipos de organización social en cuyo marco se desarrolla la vida comunitaria. Veamos ahora la forma en que la migración transforma a los grupos domésticos que operan bajo esta estructura parental.

La familia ante la migración internacional: los escenarios en transformación

24Como se señaló al inicio de este capítulo, por ser una instancia intermedia entre la sociedad y los individuos, la familia ocupa un lugar estratégico como espacio donde se realizan funciones vitales para la reproducción social. De ahí su sensibilidad a los cambios ocurridos a escala más amplia y su versatilidad para hacerles frente. En la actualidad, las fuerzas de la globalización y la dinâmica capitalista han impactado las esferas doméstica y comunitaria, subrayando el papel esencial de la familia desde varios frentes: la continuidad cultural, la cohesión entre sus miembros y la reproducción económica. Además, la necesidad de contar con múltiples ingresos, que proven gan de múltiples fuentes y que posibiliten echar mano de múltiples opciones, convierte a la familia en una instancia de síntesis donde cubrir esas necesidades (Creed, 2000: 343) y, de cierta manera, les permite lidiar con la incertidumbre que acompaña la flexibilización y precarización del empleo.

25En este contexto, la migración internacional laboral representa actualmente una importante estrategia de subsistencia para las unidades domésticas. Debido a que el ámbito familiar es el marco de referencia donde se desenvuelve la cotidianidad de los individuos, la incorporation al flujo migratorio de uno o varios de los integrantes de la unidad familiar tiene repercusiones sustanciales en su estructura y organización, algunas de carácter inmediato, otras presentan consecuencias a mediano y largo pla zo. Esto también implica que, dadas las caracteristicas de los movimientos migratorios de los últimos tiempos, sobre todo en lo que se refiere a la inmediatez que ofrecen los actuales medios de comunicación, aun cuando los individuos pasen largos perio dos ausentes de su lugar de origen suelen conservar tanto su calidad de miembros como su injerencia en el grupo doméstico.

  • 6 Basch y colaboradoras en Gledhill. 1999: 24. Guarnizo y Smith (1999) señalan el riesgo de inde fin (...)
  • 7 Para Ludger Pries, este concepto “[...] destaca el hecho de que estos colectivos humanos en el esp (...)

26Para dar cuenta de este tipo de vínculos que exigen gran ductilidad a los sujetos y a los grupos, durante la última década se distingue el estudio de la migración desde la perspectiva del transnacionalismo, la cual considera como una premisa fundamental de anâlisis el hecho de que “[...]al vivir sus vidas en diferentes lados de la frontera, los transmigrantes enfrentan y participan en los procesos de construction de dos o más estados-nación. Sus identidades y prâcticas se enfrentan a categorías hegemónicas, como raza y etnicidad, arraigadas en los procesos de cons trucción de estos estados-nación”.6 Este enfoque acuña el concepto de “espaciosocial transnacional”,7 para enfatizar el constante ir y venir de personas, bienes e información que vinculan a los migrantes asentados en ambos lados de la frontera, sin perder de vista el reconocimiento de las contradicciones de clase, etnia, género, generacionales e identitarias (D'Aubeterre, 2000: 23).

27No obstante, abordar así al grupo significa concebirlo como una arena signada por el conflicto y la negociación, donde operan relaciones de poder diferenciadas entre géneros y generaciones, las cuales condicionan el acceso tanto a los recursos simbóli cos y materiales, como a la toma de decisiones ligada a una mayor o menor autonomía individual (Hondagneu-Sotelo, 1992). Por tanto, el género, la posición intergeneracional, el control sobre recursos —como tierra, vehículos, créditos y demás—, el estado civil, la presencia de hijos o la etapa del ciclo de desarrollo en que se encuentren los grupos domésticos, entre otros, son factores que inciden en el peso específico que cada individuo despliega en las dinámicas familiares frente a la migración.

28Esto implica que las estrategias desarrolladas para la subsistencia familiar no sean necesariamente asumidas de forma armónica y consensuada entre los miembros, y también que las decisiones tomadas por quien ejerce la autoridad puedan lesionar intereses prioritarios de los otros. Si se entiende por estrategia familiar “...toda selección de cursos alternatives de acción (recursos tâcticos) por su virtualidad para producir resul tados futuros (objetivos estratégicos en situaciones de incertidumbre)”, que involucra un margen de maniobra, una meta a mediano plazo y algún tipo de inseguridad respecto a su fin (Garrido y Gil, 1997: 14), no se excluye la existencia de contradicciones entre las estrategias individuales y las grupales. Algunas consecuencias de las acciones desarrolladas, no obstante, son generalmente asumidas por el grupo en su conjunto.

29En el caso de la migración, el proceso mismo puede, por tanto, involucrar decisiones individuales o colectivas, armónicas o conflictivas, de autoridad o de resistencia a dicha autoridad, que tendrân efectos en los demás miembros del grupo (Córdova, 2005). La posibilidad de emigrar, sin embargo, debe contar con el concurso del resto de los integrantes de la familia, estén o no de acuerdo con ella, pues sus altos costos e inciertos resultados hacen difícil que pueda ser afrontada por individuos aislados. Singerman señala la importancia del concepto de estrategia cuando se trata de familias pobres, ya que“la cooperación, la confianza y la dependencia mutua tienen sentido en un contexto donde la escasez de recursos, la exclusion política y la información incompleta son realidades cotidianas” (en Creed, 2000: 347, la traducción es nuestra).

30Ante la crisis agrícola, el desempleo creciente, la precarización laboral y los bajos salarios de los puestos existentes, la migración internacional se presenta en las comunidades estudiadas como la opción más atractiva para garantizar la continuidad de los grupos y devolver ciertos niveles de bienestar a las unidades domésticas de la región. La familia cobra así un importante valor simbólico como la principal motivation para la migración (Malkin, 1999: 482), pero, paradójicamente, también introdu ce elementos desestabilizadores en ella, que pueden llevar a su fragmentación, disolución y recomposición. Al alterar los principios de parentesco sobre los que se edifica la estructura de los grupos en función del delicado entramado de derechos y obligaciones entre géneros y generaciones, diluye, como se verâ más adelante, las jerarquías entre los papeles familiares y socava los imperativos de obediencia y sumisión, en tanto hace depender la cohesion grupal de compromisos basados en los afectos y los sentimientos de responsabilidad. Así, la respuesta a los embates globalizadores en la forma de inserción al proceso migratorio puede producir un fortalecimiento de los vinculos primarios, o bien, puede erosionar las bases sociales en las que se sustenta la viabilidad de la familia (Ariza, 2002: 54).

  • 8 El modelo de Fortes, el cual propone una secuencia uniforme de desarrollo de los grupos domésticos (...)

31A continuación se analizarán los cambios ocurridos en los grupos domésticos de la región, tomando como eje las normas estructurales del sistema de parentesco. Ello permitirá el acercamiento a las transformaciones de sus dinámicas organizativas y de los rasgos culturales que les dan sentido, vinculândolos con las fases del ciclo de desarrollo en que ocurre la migración (Fortes, 1962),8 su prolongación en el tiempo y sus efectos a corto, mediano y largo plazos.

Transformaciones en los patrones de parentesco en las familias de migrantes

32Como se señaló antes, hemos partido de la idea de que el centro del territorio veracruzano se puede abordar “[...] como una unidad espacio-temporal de análisis en tendida como una región” (Córdova, 2003a: 184). Siendo que en toda la zona impera el modelo de familia mesoamericana, es posible encontrar algunas regularidades al analizar los impactos de la migración internacional en los grupos domésticos. Las familias de las comunidades contempladas en este estudio ofrecen formas similares para compensar el desequilibrio que representa la ausencia repentina y prolongada de alguno de sus integrantes. Sin embargo, también exhiben respuestas exclusivas que se hallán ligadas a la particular conformation sociohistórica y cultural de cada una de las localidades.

33Según Hammel, la investigation empírica ha mostrado que la familia es una institución extraordinariamente duradera, aun bajo condiciones de cambio y movilidad sociales extremos (Yanagisako, 1979: 181). En esta direction, un punto de partida para abordar los cambios que se experimentan en el ámbito familiar como resultado de la migración, es el que se refiere a la estructura y composición de los grupos domésticos. La forma y el grado de transformación de los patrones de nupcialidad, residencia y sucesión están directamente relacionados con el tipo de personas que parten, el momento del ciclo vital en que lo hacen, y la fase de desarrollo en que se encuentra el grupo doméstico, así como la duración de la ausencia.

  • 9 Para Fortes (1962), esta fase inicia con el matrimonio de una pareja hasta completar la familia de (...)

34Retomando los perfiles sociodemográficos de los migrantes analizados en capítu los anteriores, se observa que de la muestra total de 461 grupos domésticos con miembros que han viajado a trabajar a Estados Unidos, casi 84 por ciento de la población corresponde a varones, y la cifra restante a mujeres. De ese universo, 51 por ciento fluctúa entre los 20 y 29 años de edad, en tanto que poco más de 30 por ciento se sitúa entre los 30 y 39 años. Asímismo, 60 por ciento mantiene una relación conyugal esta ble. Estos son datos importantes pues indican que una parte sustantiva de los grupos se encuentra en algún momento de la fase de expansion, la cual está marcada por el inicio de la vida conyugal, los nacimientos y la crianza.9

35El reducido número de mujeres insertas hasta el momento en el circuito, puede explicarse en función de varios factores: el primero de ellos se refiere a lo novedoso del fenómeno en la región, donde aún se conocen pocas experiencias femeninas que puedan servir de modelo a otras mujeres. Asímismo, se relaciona con los rasgos culturales y las concepciones del sistema de género, que limitan la autonomía y movilidad de las mujeres. Los constreñimientos patriarcales a los que hace referencia Hondagneu-Sotelo (1992) —es decir, aquellos que otorgan a los hombres la autoridad y los recursos necesarios para migrar de manera independiente, pero los niegan a las mujeres—, se ven reforzados por las historias de peligros, violaciones y asaltos en el cruce de la frontera. Por otro lado, la existencia de alternativas de trabajo para ellas en la capital del estado y en las distintas cabeceras municipales, como Xalapa, Coatepec, Naolinco o Alto Lucero —destinos laborales recurrentes desde finales de la década de los ochenta, cuando se presentó la grave crisis de la cafeticultura—, ha hecho posible la absorción de un número de mujeres de las comunidades de la región en el servicio doméstico o los establecimientos comerciales. Sin embargo, el número de mujeres que se están incorporando al circuito va en aumento.

  • 10 Aquí se distingue entre normas de nupcialidad, entendidas como las reglas para el establecimiento (...)

36Tenemos, entonces, que hasta el momento la población migrante estâ conformada en su mayoría por los llamados “solos” (Alarcón y Mines, 2002), es decir, varones jóvenes, casados o casaderos, que encuentran en la migración laboral una salida a una compleja superposition de malestares sociales. Y aunque su partida representa la posibilidad de solventar las necesidades del grupo, también es un factor de desestabi lización para el orden familiar y social, que impacta principalmente en varios aspec tos: los patrones sucesorios y las normas de nupcialidad, así como en las relaciones de conyugalidad y residencia.10 Éstos involucran a su vez transformaciones en el ámbito del sistema de género y de los mecanismos de control sobre la fidelidad femenina (Vance, 1989). Es claro que estos aspectos se encuentran inextricablemente li gados y guardan relativa coherencia en la cosmovisión de las sociedades; sin embargo, serân examinados por separado para fines analíticos.

Cambios en los papeles de autoridad entre generaciones: la relación entre obediencia y herencia

  • 11 Donati (1999) señala que se ha entendido lo generacional como característica de la sociedad, y a l (...)

37De la mayor relevancia resultan las transformaciones que introduce la migración con respecto a los vínculos intergeneracionales.11 Como se ha mencionado, la estructura y organización de los grupos domésticos descansan en patrones de autoridad relativa mente rígidos entre géneros y generaciones. Sin embargo, las relaciones entre padres e hijos sufren mutaciones como resultado de la migración al dejar de estar fundadas en el control paterno de los elementos significativos que interesan a los hijos (véase Adams, 1983), los cuales descansan principalmente en la necesidad del apoyo finan ciero y simbólico del “jefe de familia” para que los miembros de la siguiente genération logren la autonomía y arriben a la adultez plena en su comunidad.

38Como resultado de la crisis agraria, la exigencia de diversificación de las fuentes de ingreso y la dependencia cada vez mayor de los salarios para lograr una mínima cobertura a los requerimientos familiares, se ve minado el estricto control que tradi cionalmente ha ejercido el jefe de familia sobre los restantes miembros del grupo. En el caso de la migración laboral, si se suma la distancia física y la dependencia del grupo doméstico respecto de las remesas enviadas desde el otro lado de la frontera, los jóvenes migrantes tienen armas para resistir de manera efectiva la obligación de obedecer a sus padres. Por añadidura, la posibilidad de heredar la tierra o los títulos agrarios, cuando la agricultura en pequeña escala no es más un modus vivendi, ya no conlleva el atractivo que antes poseía para los varones como fuente de prestigio y poder. De tal manera, el papel central de la herencia como factor que configura la forma y el tipo de relaciones de autoridad al interior de los grupos domésticos, va disminuyendo en la medida en que decrece el interés y se amplían las fuentes de obtention de recursos (Creed, 2000: 343).

39En este sentido, la migración de uno o varios de los hijos solteros puede representai la diferencia entre, por un lado, la ausencia de satisfactores básicos, el abandono de las parcelas o la deserción escolar de los hermanos menores o, en cambio, alcanzar cierto bienestar para la unidad doméstica. De igual manera, al invertirse el control de los recursos, ya no es el jefe de familia quien toma las decisiones respecto de las actividades de los miembros del grupo, pues ahora se precisan los dólares enviados desde el norte para la reproducción familiar (Córdova, 2005). El padre de un joven migrante comenta al respecto:

Mi hijo se fue porque no había dinero para que siguiera estudiando y porque en el campo ya no hay trabajo y no se gana bien. No alcanza para comer, vestir y calzar. Yo le dije a mi hijo que buscara trabajo de otra cosa, pues tenía estudios, pero él no quiso. Yo le consegui el dinero para que se fuera, que es lo más difícil, porque los intereses los cobran muy alto. Buscaron al pollero y en una semana se arregló eso de que se iba. Yo no quería que se fuera solo, por eso su primo fue con él. De hecho se pidió dinero prestado para los dos y se quedó que entre los dos iban a pagar el dinero. Y gracias a Dios, ya pagaron en seis meses la deuda. Se pidieron prestados 50 mil pesos para los dos y ellos mandaban cada ocho o quince días una cantidad en dólares al banco para pagar la deuda. Orita lo que mandan ya es libre, es para ayudarnos aquí en la casa, para limpiar las fincas que compraron y compo ner la casa. Pero sobre todo para ir comiendo (Miguel, 45 años, padre de migrante, Tuzamapan).

40Dado lo oneroso que resulta el desplazamiento internacional de carácter indocumentado, generalmente la familia tiene que maximizar sus opciones para reunir el dinero necesario para el viaje, incluso después de sobrellevar conflictos y negocia ciones por la decisión de partir. Sin embargo, otra evidencia de la pérdida de poder sobre la proie se observa además en la relativa frecuencia con que los jóvenes solte ros relatan una clara oposición de los padres a su partida. Para evitar que el hijo emigre, el(la) jefe(a) de familia no proporciona el efectivo o se niega a vender alguno de sus bienes o a solicitar un préstamo a los agiotistas locales —en el entendido de que él o ella si es sujeto de crédito al poder dejar en prenda escrituras o certificados de sus posesiones— para pagar los gastos del viaje. No obstante, ante la perspectiva de empezar a ganar dólares a corto plazo, los jóvenes consiguen como pueden el dinero y enfrentan a sus padres a hechos consumados:

No, de hecho, mi papá no me iba a conseguir nada, porque no quería que me fuera: “no, ¿por qué te vas?” decía mi papá. “No, pus porque yo quiero tener mis cosas, que a mí me cuesten”. Entonces me dijo: “yo te hago tu casa”. No, ya se me puso, pero yo que le digo: “me voy. Es más, ya tengo el diner”. Digamos, que yo ya tenía el dinero y no me iba a echar para atrás. El dinero me lo presto un amigo sin interés de nada (Sergio, 26 años, migrante de retorno, Colonia Enríquez).

Porque se ponen tercos en irse, pues ven que aquél regresa y tiene dinero y empiezan “que yo me quiero ir, porque aquí no la voy a hacer”. Y así se montan en su “macho” y se van... y luego hasta sin permiso. Ya cuando te das cuenta, pus ya nada más te avisan que ya se fue (Lorenza, 42 años, madre de migrante, Tuzamapan).

Mutaciones en las normas de nupcialidad

41Tradicionalmente, las sociedades agrarias conciben la union conyugal como una via para construir relaciones de complementariedad y cooperation entre grupos, para incorporar nuevos miembros, así como para establecer derechos y obligaciones entre sus intégrantes que el objetivo de garantizar la continuidad de la familia. En este tenor, el sistema de parentesco indica las formas de galanteo, las personas adecuadas para contraer nupcias y las edades apropiadas para las uniones, entre otros. El matrimo nio se entiende, pues, como un estado natural y necesario para toda persona, mediante el cual se abandona la imprudencia juvenil y se adquiere la madurez y la responsabili dad de un(a) adulto(a) (Córdova, 2003: 149).

42Uno de los aspectos que se ha visto alterado con la incorporation de los solteros al circuito de migración internacional es el que concierne al establecimiento de relacionés conyugales. Sí en un momento anterior los padres podían, si no determinar la elección de pareja, sí condicionar el aporte de recursos o el recibimiento de la novia en su casa a su aprobación de la pretensa, ahora la independencia económica que les brinda los salarios devengados en Estados Unidos hacen que los migrantes decidan con mayor libertad sobre su futura cónyuge y tomen providencias para que las condiciones de inicio de la vida en común sean más favorables. En algunos casos, la perspectiva de un casamiento es el principal acicate para incorporarse al circuito y llega a marcar el inicio de una carrera migratoria pendular, caracterizada por largos periodos en “el Norte” y breves visitas a las comunidades de origen:

Se fue en el 99 y decidió migrar porque tenía pensado casarse y destinar un espacio donde vivieran él y su futura esposa. El estaba trabajando aquí, en Colonia Enríquez, en la tienda de los hermaños Romero —por cierto la más grande del pueblo—. Ahí estaba trabajando y andaba de novio con esta nina y de repente se salió y a los tres días decidió irse a los Estados Unidos. Me imagino que sí fue una condición para que él se fuera para allá. Tenía cuatro años allá, extrañaba a su familia. Además, su novia que tenía aquí le habló por teléfono y le dijo que lo extranaba muchísimo y que sí regresaba ella se casaría con él y pues él ilusionado decidió venirse. No lo pensó dos veces (Irene, 28 años, familiar de migrante, Colonia Enríquez).

La primera vez que él se fue, fue hace seis años en 1999. Primero se fue por un año. Bueno, es que antes de que nos casâramos él ya se había ido. Regresó y nos casamos y nos quedamos aquí con sus papás. Aquí vivo desde hace cinco años. Vino para quedarse por menos de un año y me quedé embarazada cuando él se volvió a ir. Y después regreso un mes antes de que naciera la niña. Estuvo poco tiempo. Hace dos años que no ha venido. Y ahorita no conoce a la otra niña (Maria, 24 años, esposa de migrante, Mahuixtlán).

43La insistencia de los padres en la elección de una pareja de la localidad de origen no sólo confirma la norma de endogamia regiónal, tan importante en otros tiempos por el conocimiento directo de la reputation de la novia y su familia, de la pureza sexual de la mue hacha y de sus virtudes domésticas. También les ofrece garantías acerca del retorno del hijo, la constancia en el envío de las remesas y el reforzamiento de los sentimientos de deuda filial, que el hijo debe mostrar hacia sus padres, quienes velan por la esposa e hijos del migrante durante su estancia en el vecino país.

44Sin embargo, en ocasíones, la autonomía del joven puede llegar incluso a la trans gresión de esta norma, en la inteligencia de que ahora los migrantes solteros pueden establecer relaciones conyugales duraderas y fundar una familia, aun sabedores de que existe oposición, sin que padres y madres puedan intervenir en su decisión de manera efectiva. Así, la elección de pareja fuera del radio de relaciones cara a cara de las localidades vecinas suele ser una fuente de angustia para los padres del migrante, pues suponen, a veces con sobrada razón, que una vez que haya formado pareja en Estados Unidos con una mujer de región diferente —de México o de otro país—, el hijo ira perdiendo interés en regresar a vivir al poblado, con el consecuente enfria miento de los lazos familiares.

El primero ya no piensa venir para acá, porque es mejor allá y pues ya se casó, aunque a mí me hubiera gustado que mi hijo se hubiera casado aquí, pero se casó allá con una mucha cha de México. El segundo ya se quiere venir, él ya tiene rato de hacer su casa, pero sólo hizo unos cuartitos. El grande sólo le gusta la diversion, y aquí no ha hecho nada, es que allá son otras formas de vivir, todo lo ven bonito y les gusta estar allá (Isabel, 49 años, madre de migrantes, Mahuixtlán).

45En muchos casos, esto deriva en el desapego familiar, expresado por la intermi tencia o suspension del envío de remesas, el espaciamiento de las llamadas o la prolongation de la ausencia, es decir, puede conducir al debilitamiento o la ruptura de los vínculos de reciprocidad. Todo ello se justifica ante la adquisición de las nuevas obligaciones contraídas “del otro lado”:

Sí, bueno, ahorita que ya se casó, ya no [envía dinero], porque pus ya tiene a quien mante ner, pero antes sí nos enviaba para ir comiendo. El está muy nuevo, mi chiquillo, pero los hijos se van y ya ni opinion le piden a uno pa’ hacer las cosas. Yo quería que regresara y se casara con una de aquí, pero ni modo, ¡qué puedo hacer! (Macaria, 41 años, esposa y madre de migrantes, Colonia Enríquez).

¡Ay, tú crees!, yo m’hijo pus ya tiene tiempo que está por allá. Se casó, y con la vieja aquella tiene[...] creo que cuatro chiquillos que ni conozco. Pero vas a decir que cómo me hacen enojar cuando me habían, porque me habían en inglés. Pero como ni yo les entiendo lo que me dicen de allá pa'ca, ni ellos me entienden lo que yo les digo de aquí pa’lla, luego me empieza a alegar y a alegar. Y digo: “estos jijos ¡uta!, me la están mentando”. Y agarro y les digo: “miren, vayan y chinguen a su madre”, luego no les entiendo, ya solamente que me hable m'hijo. Ése sí me habla bien, porque ni la mujer me habla bien en español (Celia, 49 años, madre de migrante, Tuzamapan).

Me quiero regresar porque sí me gustó, o sea, yendo a lo que va uno a trabajar, para sacar algo de allá, un beneficio. Pero no pienso casarme por allá porque sería como ya no regresar para acá, ya es pensarlo mil veces o más (Xavier, 22 años, migrante de retomo, Tuzamapan).

46En otra direction, un incentivo adicional para emprender la aventura migratoria es el aura que cubre al viajero al regresar a su comunidad, exhibiendo las marcas del éxito y la adquisición de rasgos culturales del “Norte”. La experiencia durante la estan cia en el país extranjero, el conocimiento del mundo, el aplomo adquirido, la valentia y el arrojo que se atribuye a los varones migrantes, los transforman de sujetos “inde seables” o “buenos para nada”, en apetecibles “solteritos” casanovas:

Cuando yo era chiquillo tenía primos mayores que siempre me chingaban y me castraban. Mis primos me decían: “cuando seas grande ninguna te va a querer. No ves cómo estas de feo, estas desbaratao, quién crees que te va a querer. No tienes las pestañas chinas, tienes los ojos prietos, tienes los pelos como erizo, no vas a crecer y no tienes culo... ¿a qué le tiras?”. Yo me ponía a pensar y eso se me metió en la mente, ambicionaba tener muchas mujeres para mí. Dije: “algún día me voy a ir a algún lugar y voy a volver con mucho dinero y mucha suerte pa’ las viejas”. Aquí les hablaba a las mujeres y no me hacían caso y las sacaba a bailar y no querían porque las pisaba y nunca serví pa’ nada. Me fui para Estados Unidos con el alma hecha pedazos con una idea de regresar y ponerle el pie adelante a todos. Yo me preguntaba por qué hay mujeres que andan con tipos demasíados feos y andan de ellos colgados como garrapatas y yo que estoy más carita no me hacen caso. Entonces una persona me dijo: “tienes que tener colmillo”. Yo empecé a probarlo y me di cuenta que era realidad. Cuando regresé de Estados Unidos para acá todo pasó. Yo había cambiado mucho, ya no era un adolescente, sino un solterito. Empecé a practicar, porque no todo el colmillo que tengo es de orita. Me di cuenta que las mujeres en Estados Unidos no son como las de aquí. allá es muy diferente, allá no les lavas el coco, porque te vistas bien o porque tengas verbo. No, allá no. Para mí irme a los Estados Unidos y regresar y tener suerte con las mujeres fue lo más bonito que pudo haberme pasado. Me contó muchísimo. Para conquis tar a las mujeres me valió mucho (Sofío, 21 años, migrante de retorno, Colonia Enríquez).

47Esto puede brindar a los jóvenes varones un atractivo especial a los ojos de las muchachas casaderas y sus familias, quienes los consideran buenos partidos para realizar una union conyugal, debido a la presuposición de que regresan con un capital ganado en Estados Unidos. La solvencia económica del varón significaría la conjura de penurias a future, de ahí que la posibilidad de conquistar a ese hombre triunfador y poderoso alimente las fantasías de las chicas, tal como relata jocosamente una mujer familiar de migrantes:

Tú los ves, andan en la calle que se sienten que no caben, cuando no sirven para un cabrón. Lamentablemente, tenemos el concepto de que las personas que se van a Estados Unidos ganan y tienen mucho dinero. Algunos llegan muy diferentes en su vestimenta. La mayoria usa sombrero, camisas cuadradas y pantalones vaqueros con botas, es decir, de categoría. Antes usaban botas de plástico, ahora ya no, sino que usan botas de piton y de diferentes pieles, pantalones de marca y camisas furor, claro, con su tejana. Y por supuesto traen una camioneta que les cuesta 20 dólares en la frontera que les sirve para una chingada y a nosotras las mujeres se nos caen los calzones por ellos (Irene, 28 años, familiar de migrantes, Colonia Enríquez).

48Estos testimonios dan una idea de la gama de motivaciones que puede impulsar la partida y que contribuyen a sentar las bases para el establecimiento de una cultura de la migración (Kandel y Massey, 2002). En el caso de los jóvenes solteros, la posibi lidad de convertirse en objetos de interés para las mujeres a su regreso a las localidades de origen, así como la adquisición de experiencias amorosas en los sitios de destino, se suma a las otras razones de carâcter económico que pudieran tener para incorporarse a los circuitos migratorios. También permite apreciar un cambio respecto a la forma de entender el lazo conyugal, ya que algunos jóvenes parecen haber vuelto con el deseo de prolongar su soltería en el marco de nuevas concepciones acerca de la etapa juvenil, como un periodo de diversion y disfrute de la vida sin responsabilidades conyugales, ni filiales:

Crio que orita es tiempo de que aprovéchenos a ir fa Estados Unidos], antes de que nos câsenos, porque ya casados ya le piensa uno más por dejar a la esposa y a los hijos. [Por eso yo] no, orita todavía no pienso en casarme, faltan como otros seis años (Marcos, 21 años, migrante de retomo, Tuzamapan).

Apenas estoy viendo eso, pues mi chava ya se quiere casar conmigo, con los billetes que traje de allá. Pero yo no quiero todavía, porque quiero regresarme, porque ahí está bueno el cotorreo. Ella no quería que me fuera, porque decía que por allá me iba a enamorar de otra, pues como sabe que me gustan las viejas, pues tenía miedo. Pero no le hice caso (Javier, 23 años, migrante de retomo, Tuzamapan).

La conyugalidad a distancia

49Un abanico de situaciones diferente del anterior ocurre cuando quien migra es un varón casado. Recordemos que los resultados de la encuesta muestran, por la edad y el estado civil de la mayoria de los migrantes, que una buena parte de sus núcleos familiares se encuentra en la fase de expansion, es decir, que se hallá en el proceso de crecimiento en el número de sus miembros. y de acumulación para establecer residencia separada con el objeto de lograr la independencia de la autoridad paterna. Esto concuerda con la meta específica manifiesta como una de las razones más importantes para migrar, que es la construction, acondicionamiento, ampliación o reparación de una vivienda.

50Sin embargo, la migración de los hombres casados también implica otro tipo de tensiones y conflictos a nivel doméstico que exigen la reorganización de las relaciones entre los miembros del grupo, sobre todo entre el marido y la mujer; pero también entre la mujer y sus parientes por afinidad: suegras y suegros, cuñados y cuñadas, así como concuñadas que estén habitando simultáneamente en la residencia patrivirilocal, sean éstas igualmente esposas de migrantes o no. Ello significa que es la población femenina en edad reproductiva la que enfrenta mayores dificultades y tensiones (Córdova, 2005). Ante la ausencia del varón, las mujeres experimentan la conyugalidad a distancia (D'Aubeterre, 2000), de manera que se convierten en mujeres casadas sin marido; solas, pero imposibilitadas de relacionarse formalmente con otra pareja; so metidas a voluntades ajenas que despliegan, como se verá más adelante, mecanismos precisos de control sobre sus vidas (Córdova, 2007):

Eso de que vienen nomás a visitar a uno y se vuelven a ir [...] mejor se divorcian, ¿pa qué vivir sola toda la vida? Y le digo: “vivo hasta más como presa, porque me dices que hablas el domingo y ahí me tienes todo el día esperando la llamada, me invitan a alguna parte y no me puedo ir porque me vas a llamar y porque te sale caro la llamada” —le digo— “no, a mí esa vida no me gustó nada, nada. La soporté porque vi que a los pocos meses que, gracias a Dios, te fue bien y sí la iba yo haciendo” (Queta, 34 años, esposa de migrante de retorno, Tuzamapan).

51En consecuencia, la emigración del esposo tiene implicaciones directas en la esfe ra del género, de la residencia posmarital y del control sobre la sexualidad femenina, cada una de las cuales serán analizadas a continuation.

Papeles de género: la masculinidad recuperada y la feminidad sublimada

52Siendo que las concepciones regiónales del sistema de género entienden los papeles de hombres y de mujeres como complementarios y excluyentes (Córdova, 2003), el contexto previo a la partida es importante para entender los valores culturales como uno de los factores que están impulsando la migración laboral hacia Estados Unidos.

53En la región, los arquetipos de masculinidad y feminidad se hallán insertos en una larga tradición que supone la dominación de los hombres y la subordination de las mujeres (p.e. Stern, 1995). La autoridad legítima del varón descansa en la asígnación de las características entendidas como naturales a su sexo biológico, las cuales actúan como rasgos distintivos de la hombría: la fuerza fisica personal, la voluntad y la energía. Estas cualidades hacen de los hombres los guardianes obligados del honor, protectores de los débiles y los proveedores del sustento familiar, además de proporcionarles la libertad de decisión y de movimientos que les garantiza la posibilidad de defenderse por sí mismos. En contrapartida, la “naturaleza” femenina (más débil) requiere de una fuerza ajena a ella que vele por su seguridad, por lo que su papel es de obediencia, apoyo y aceptación de la autoridad del varón. sí la fortaleza es el rasgo masculino marcado por definición, la fragilidad de las mujeres las expone a mayores peligros provenientes del exterior, por lo que su libertad debe ser restringida y sus movimientos vigilados para evitar los peligros que puedan acecharlas.

  • 12 La asígnación al varón del papel de proveedor tiene una historia que se puede relacionar con el su (...)

54Sin embargo, existe también un amplio consenso que atribuye a idénticas cualida des masculinas de fuerza y voluntad un carâcter rebelde e irresponsable que se sustenta en las libertades de las cuales gozan los varones. Este carácter indomable es el causante de que los hombres no lleguen a cumplir con el más importante de sus imperativos de género, que consiste en el aprovisionamiento de los satisfactores que requieren sus dependientes más débiles: las mujeres y los niños.12 En este doble registro, se encuentra una serie de concepciones que se dirigen a reforzar la idea de la fuerza física como rasgo distintivo de la masculinidad; concepciones que actúan como directrices de la apreciación de las diferencias genéricas a lo largo del ciclo de vida (véase Córdova, 2003).

55En este entendido, el llevar a cabo de manera eficiente la función de proveedor permite a un varón contar con una serie de derechos, tanto al interior como al exterior del grupo familiar. Aunque la definición de “buen proveedor” es bastante flexible, se espera, en primer término, que sea responsable en el aprovisionamiento de los satisfactores materiales para la familia, y este hecho parece bastar para que se le considéré como una persona cumplida en sus imperativos de género y la autoridad de la unidad familiar. Sin embargo, si los ingresos de un varón no son suficientes, puede ser apre ciado como proveedor eficiente sí destina un buen porcentaje de ellos al gasto familiar y no lo despilfarra en vicios. De igual manera, ser considerado como responsable de su hogar le garantiza al hombre, además de prestigio, libertad de decisión y de movimientos, la posibilidad de relacionarse sexualmente con otras mujeres sin que su esposa pueda reclamarle —siempre que sea un hombre responsable de sus obligaciones—y “le esté arrimando todo” (Córdova, 2003: 128). El mandato de género masculino no estâ completo si no existen seres más débiles con quien ejercer la responsabilidad y la protección, así como de quienes obtener el respeto y la obediencia. En resumen, las acciones varoniles deben estar marcadas idealmente por la responsabilidad, la valen tía y el respeto.

  • 13 “A pesar de que en la práctica se ve constantemente confrontada, la imagen del varón-proveedor se (...)

56Debido al recrudecimiento de la crisis económica, la capacidad del varón para proveer a la familia de los satisfactores cotidianos está siendo puesta en entredicho constantemente. La falta de empleo y de altemativas laborales en los centros urbaños vecinos, los bajísimos salarios y la imposibilidad de lograr el sostenimiento del grupo con los ingresos provenientes de la agricultura, suelen acarrear baja autoestima, sentimientos de frustración y pérdida de autoridad ante la imposibilidad de cumplir cabalmente la función de proveedor como puntal de la masculinidad:13

Fíjate que cuando yo me fui de aquí, mi casa era un puto a chorro de agua y un desgraciado chinchero debajo de los colchones, que no te imaginas. En una cama dormía yo, mi esposa y mis tres hijos. Y no se duerme como la gente decente, porque a mí no me daba, porque estoy un poquito grande y tenía que poner unas sillas para poder dormir bien. Yo no cuento con un pedazo de parcela, no cuento con un negocio, ni con nada. más que con mi mujer, mis hijos y la gracia de Dios. Fíjate que nada más pensaba y me sentaba allá afuera en la banqueta y veía mi casa toda desmadrada, de lamina de carton, con agujeros. Y de un momento a otro pensé: “¡aquí no voy a hacer nada!” Como dice la Biblia: “sí la montaña no viene a mí, pues tengo que buscarla”. Esto te lo digo porque durante años me chingué la madre trabajando en el campo y no pude hacer nada (Jesús, 48 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

57Ante la perspectiva de empezar a ganar dólares que permitan transformar la situación de carencia a corto plazo, la migración internacional se presenta como una option altamente deseable. No sólo por la posibilidad de asegurar la manutención familiar y la construction o reparación de la vivienda, sino también porque implica la recuperation de la autoridad como cabeza de familia frente al cumplimiento de los imperativos de género y la satisfacción de los deberes paternales. Un entrevistado refiere:

Desde luego que cada quién sale de su tierra a ver nuevos horizontes, a pensar en tener algo. más que nada a sufrir, pero el deseo es más grande que el sufrimiento. Por eso yo me fui y estuve en esas tierras americañas, porque quise llegar y lo logré, y sin rumbo fijo, para que te lo sepas. Pero después me di cuenta que eso no era para mí, y por lógica me regresé a mi pueblo, porque aquí tengo alguien que me espera, mi familia. Entonces para mí había una idea en mí mismo. Quiero que mi vida se transforme y le pedí a Dios que me diera la oportunidad de darle a mis hijos las cosas que yo no tuve. Pero les digo a ellos: “no se enorgullezcan, cabrones, nosotros somos los mismos aunque tengamos una casa bonita”. No quiere decir que ya tengas mucho. A ellos ya les di escuela mientras estaba por allá, a una de ellas le di preparatoria. Eso sí te lo puedo decir, me fui por la necesidad de hacer algo. Para que mi chaparra y mis hijas tengan lo que yo no tuve, por eso me fui a chingar a Estados Unidos (Jesús, 48 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

58Varios elementos son dignos de destacar de este testimonio con respecto a la ética de la hombría: el énfasís en el sufrimiento que implica alejarse de la familia y adentrarse en una tierra extraña sin conocimiento, sólo armado de una férrea voluntad aunada al compromiso con los lazos familiares. Además, la fuerza para arrostrar los peligros de una empresa que llevará bienestar a su familia, en contraste con las carencias padeci das por el migrante. Por último, la lección moral en la sentencia a los hijos de no ensoberbecerse por la nueva situación económica, así como la importancia de su legado en la forma de education como fuente de movilidad social y mejoramiento de la calidad de vida a futuro.

59Igualmente, la progenie se considera la concreción obligada para estrechar y conso lidar los lazos que vinculan a una pareja, gracias a la cual se logra la realización personal y se cumplen las expectativas sociales. Hacia ellos, una de las tareas del padre es lograr la obediencia de los hijos, quienes representan así una fuente para la reafirmación de la hombria al brindarles una guía correcta para que, con el ejemplo y la aplicación de correctivos, se desarrollen por el buen camino. La migración trastoca esta importante tarea y deja en manos de las madres —a veces auxiliadas por algún miembro varón de la familia—, la ardua tarea de encauzar a la prole. Pero la forma en que se concibe la debilidad intrínseca femenina, hace de las mujeres seres menos capaces de lograr esa obediencia, sobre todo de los varones, quienes se suponen más rebeldes que las niñas, por lo que la migración introduce conflictos de autoridad entre madres e hijos/as:

Me habla por teléfono cada ocho días, pero ahorita lo hace dos veces por semana, para saber cómo estamos todos, en especial sus hijas. Y habla con la más grande, pues a la nina grande sí le afecta que su papá no esté, y cuando habla por teléfono, ella sólo quiere hablar con él y a veces se enoja cuando quiero hablar con su papá. Creo que es el problema que he enfrentado, la obediencia en mis hijas. Tal vez no tanto con la chiquita, por lo mismo, per como la otra está más grande, pues al no ver a su papá sí le afecta (Maria, 24 años, esposa de migrante, Mahuixtlán).

60Por tanto, el imperativo femenino gira en torno a las actividades de maternaje y exige poner en primer término, por encima de los deseos y aspiraciones de las mujeres, los deberes de la crianza y protection a hijos e hijas:

[Ha sido] muy difícil. Uno como mujer carga con todo y yo tengo que sacar adelante a mi hijo, la obligación es mía. Sí, porque el nino tiene 7 años, pero lo dejó chiquito y no lo conoce ni por foto, porque no nos manda nada. Para él, mi papá es su papá y ya. Pues ya, siquiera que yo ya saqué adelante al niño, ya ve que cuando comienzan a crecer, los gastos de la escuela o cuando se enferman... Y eso es lo que digo, uno puede salir y hacer de nuevo su vida, pero ellos sin mamâ y papá, pues ya que siquiera tenga el cariño mío. Porque no es lo mismo que él le esté hablando, a que lo esté viendo. Pues ya siquiera que sepa que tiene a su papá y que lo espere. Yo luego le digo que le llame la atención, pero él dice que cómo quiere que le diga o lo regañe, sí lo hace ya no va a querer hablar con él. Porque algún día va a regresar, pero imagínese, ¡ya cinco años de estar allá! (Guadalupe, 27 años, esposa de migrante, Mahuixtlán).

61Asímismo, como parte de sus responsabilidades genéricas, las mujeres deben mostrar extremo cuidado para administrar los recursos duramente ganados al otro lado de la frontera, empleândolos en las metas designadas por el migrante, la manutención familiar y el inicio de un fondo de ahorro:

Me dice a veces [mi suegra]: “cómprate esos zapatos”. Y le digo: “¡ay, doña Lucha, ‘tan re caros! Yo no quiero gastar ahorita porque luego se enferman los niños o hay gastos impre vistos y yo tengo que tener dinero”. Y dice: “no, pues tienes razón”. Y le digo a él que guarde para que ora que venga ya no se vuelva a regresar tan pronto. Así como está la vida. Le digo a mi mamá: “desbarato un billetito y ¡creo que perdí el dinero!”. Qué lo va uno a perder, así se va, no rinde el dinero lo que es nada, verdad de Dios. Luego dice mi suegra: “cómpratelo, das diez vueltas y ahorita paso, y ahorita vengo, y es mentira Luz, no te lo compras”. Le digo yo: “nomás voy a llevar mi papel de baño, mi jabón, lo que sea más indispensable, ya después a ver si me lo compro”. Y luego le platico a él por teléfono, dice: “eres coda, porque dinero sí tienes”, le digo: “ay Saúl, yo tengo que ver mis hijos” (Luz, 28 años, esposa de migrante, Tuzamapan).

Yo senti que no cambié nada en mí, porque lo poquito que yo pude ahorrar a pesar de lo poco que me mandaba para la casa. Yo compré cositas que no tenía: mis camas, sillas, mesa y compré los vidrios para la puerta. O sea, lo que era lo de mi gasto no tenía nada que ver, y sí, yo se lo dije. Lo poquito que pude haber hecho lo hice, yo sentí que no me malgasté nada, porque de hecho no cambié en el aspecto de comprarme ropa a mí y a mis niños. Muchas eso es lo que hacen. Yo siempre seguí siendo la misma, qué bueno que ahorita él ya lo reconozca, yo le pedí a Diosito que tan siquiera lo hiciera entrar en razón y sí, jgracias a Dios!, ahorita ya empezó a decir que hubiera aprovechado aquel tiempo (Yola, 37 años, esposa de migrante de retorno, Xomotla).

62Aunado al hecho de enfrentar los avatares de la vida cotidiana sin su compañero, las mujeres deben adquirir la habilidad necesaria para sustituirlo en aquellas actividades propias del género masculino que suelen involucrar a la esfera pública, como la contratación y supervision de albañiles durante la edificación de una nueva vivienda, las labores agrícolas y la vigilancia de los cultivos (sí se contratan peones), o la negociación con los agiotistas:

Me dijo cómo estaba la casa, yo le dije lo que faltaba. Con [ayuda de] mis hijos y mi papá era de acarrearme la arena y la grava desde allá, porque no entran los carros. Un primo que es albanil, él trabajo. Dice él queyo sí soy valiente y que por eso me valora. Le digo: “pues ya no me quedó de otra, hay que armarse de valor al no tener. Es como -gracias a Dios estás vivo pero es como sí estuviera uno viuda”. El compró el sitio también, todo lo ha hecho de su esfuerzo. El no me falló, nunca me falló (Cecilia, 34 años, esposa de migrante, Tuzamapan).

63Muchas mujeres hacen hincapié en el sentido de responsabilidad, la atención y la capacidad del esposo para afrontar los requerimientos del grupo doméstico, el apego a la esposa y a los padres. Una lectura entrelíneas revela el orgullo que algunas de ellas muestran del compromiso de sus hombres, la confianza que la pareja muestra entre sí y la aprobación masculina por el correcto desempeño de las comisiones en cargadas a las mujeres en su lugar de origen:

Sí, me manda dinero cada 15 días y me alcanza para todo. Me manda dinero por medio del banco, en envió de un día para otro, antes lo hacia por medio de una tarjeta, pero ya no porque la otra vez se perdió el dinero, es decir, no me llegó, y también me manda cosas por correo. El dinero que me manda lo utilizamos porque estamos construyendo unos cuarti tos, en el terreno que le compró a su abuelita en la parte de atrás de la casa de sus padres desde hace ocho meses. Yo y mi suegro vemos lo de los albaniles y del material. Porque ya me quiero ir a mi propia casa. También les manda dinero a sus padres cuando puede, pero por lo regular me lo manda a mí (Maria, 24 años, esposa de migrante, Mahuixtlán).

A unas les mandan por semana, a otras por quincena y a otras por mes. Digo yo todas —digo yo— todas las dolareñas, porque el carro aquí se va lleno de pura mujer, ¿a qué van? Pues a cobrar. Todo el mundo va a cobrar al Bancomer, o a ése [...] en Coatepec, una ferreteria que le llaman Eléctrica Andrade, ahí mandan el dinero. Y yo a veces voy a cobrar y digo: “jay, Dios mío!, ¿qué haríamos nosotros sin los Estados Unidos?”, la verdad creo que ya nos hubiéramos comido unos a otros (Liliana, 28 años. esposa de migrante, Tuzamapan).

  • 14 En otro trabajo he señalado las cualidades que permiten a un hombre ser independiente, además de e (...)

64De esta manera, una experiencia migratoria exitosa en términos económicos refuerza los valores de la masculinidad,14 en tanto que permite al varón hacer gala de sus buenas cualidades y habilidad para sobrevivir en un medio hostil. Por ello, las historias de migrantes se centran principalmente en las dificultades sufridas y en las acciones ejecutadas para superarias, sublimando así una experiencia que los coloca en una posición de vulnerabilidad extrema, pero de la cual han sabido salir airosos, debido a su arrojo, su tenacidad y su valor:

Yo, de lo más orgulloso que me siento es haber dominado un poquito el inglés, que es lo más difícil. Es el único orgullo que tengo. También el que pude darme el lujo de viajar en un avion. Fíjate, cuândo yo, un ranchero, iba a viajar en un avión, cuándo me iba yo a imaginar llegar a un aeropuerto americano y pedir un boleto de avion porque voy a México. Le doy gracias a Dios que me dio la ilusión de ir y de regresar, pues creo que el deseo y la ilusión es lo que te lleva a todo (Alfonso, 38 años).

65En general, los entrevistados se asumen como víctimas de circunstancias adversas ajenas a su control, de las que se sobreponen gracias a su entereza, valor y disposition para arrostrar peligros y humillaciones, atributos todos que se exigen a un “hombre verdadero”. En esta dirección, uno de los imperativos masculinos es procurar la protección de la familia y evitar que los más débiles —léase mujeres y niños— pa dezcan las tribulaciones de vivir en otro país.

A la familia no me la llevo porque mucho peligro que hay para pasar, como por ejemplo el desierto. Las ciudades son bien distintas a las de aquí, en los trabajos veces te maltratan. Sí uno que ya está grande sientes feo, ahora imagínate que veas a tu mujer e hijos sufriendo igual que uno, pues no. Mejor aquí se quedan (Gerardo, 42 años, migrante de retomo, Tuzamapan).

66Asimismo los relatos se centran en los logros alcanzados, las propiedades adqui ridas y los beneficios que la migración trajo a la familia del trabajador. Pero también en la oportunidad que representó para el individuo conocer nuevos horizontes, pero conservando el amor al terruño, las costumbres y formas de vida que se tienen en el pueblo, y las relaciones de reciprocidad que se han establecido desde antiguo en la región:

Sí, me compré un terreno, construí la casa y compré una camioneta. Fíjate que es muy bonito conocer pa'que no te platiquen cosas que no son. Antes decían que allá se iba a recoger el dinero con una escoba, ¿y cuándo?, nunca. Lo que más me chocó es que la gente que se va de aquí empieza a hablar como los gringos y dicen: “¡oh sí!” Pa’decir sí o no, nada más dicen “oh, oh”. Hubo una ocasíón, me contó mi compadre, que estaban unos cuantos y que iba a pasar una muchacha de esas mexicanitas ignorantitas, pero pa’que la oyeran les decía: “excuse, excuse” y ni estaban estorbando. Cuando llegan allá se creen mucho. También tienen muy pegado eso de que “jahí me lo devuelves pa’tras!” Muchos cambian su forma de hablar, pus se creen que son de allá, nomás porque están unos meses. Fíjate, que a una muchacha de por acá cerca le decíamos la “oh, sí”, porque pa’todo decia esa palabra (Rubén, 37 años, Colonia Enríquez).

  • 15 Fragmento de la octava estrofa del Himno Nacional Mexicano.

67Esta idílica vision de los avatares de la migración, donde los varones lucharon para sobreponerse a las adversidades de la ausencia, la incertidumbre de la empresa y las desventajas del destino para lograr sus propósitos de mejora económica, tiene su contraparte femenina en la esposa que supo esperar pacientemente el regreso de su hombre, vigilar sus reales y haciendas, educar a sus hijos y recibir al volver “altivo a los patrios hogares, el guerrero a contar su Victoria, ostentando las palmas de gloria que supiera en la lid conquistar”.15 El anhelo de encarnar los valores idéales de una masculinidad recuperada y una feminidad exaltada, puede situarse también entre las múltiples motivaciones para emprender el proceso migratorio.

68No todo recuento, sin embargo, suele ser tan grato. Hay muchos que recuerdan el episodio con amargura, quienes no pudieron cumplir con sus expectativas y llegaron incluso a perder los bienes empeñados para obtener los recursos para el viaje:

La vida por allá es muy dura. Los americanos lo humillan mucho a uno, o sea no quieren al mexicano; habían muy mal de uno, lo maltratan a uno re'feo, trabaja uno y los americaños se hacen tontos, pues casí no hacen nada; y nosotros los mexicanos todo el tiempo estamos trabajando duro. Y no se gana mucho también por allá para que digas “me voy a hacer rico”. Se sufre bastante, nos humillaban feo. Nos decían cosas así en inglés, nos decian groserías pero como no se las entendíaf...] (Jorge, 23 años, migrante de retomo, Tuzamapan).

69A continuation se verâ la manera en que el fenómeno de migración acelerada estâ dando paso a râpidos reajustes y al desarrollo de opciones versátiles para hacer frente a los impactos que acarrea la partida de algún miembro en los grupos domésticos de la región.

Los reacomodos residenciales

  • 16 Para Fortes, “[e]l matrimonio es un elemento crucial en determinar las alternativas de residencia, (...)

70Sí bien los patrones de residencia estân condicionados por la economia, la cultura y las formas de relaciones afectivas, así como jurídicas de una sociedad, es necesario señalar que los tipos de residencia son más bien fases en el ciclo de desarrollo de los grupos domésticos (Fortes, 1962), aunque no sean necesariamente secuenciales. Así, el inicio de la vida en común de una nueva pareja conyugal generalmente implica en la región la substracción de una mujer de su grupo de origen y su incorporation a la unidad doméstica de su cónyuge,16 arreglo que después irâ cambiando según las po sibilidades de cada núcleo familiar.

71La importancia del análisis de los tipos de residencia que se adoptan en las comunidades rurales previos, durante y posteriores a la migración, ha sido señalada por diferentes autoras (D'Aubeterre, 2002 y 2006; Lestage, 1999: Mummert, 1999; Pauli, 2002). Las pautas residenciales que se establezcan en las primeras y subsiguientes etapas de la union conyugal tienen acusadas consecuencias, no sólo en términos materiales sino también simbólicos, que incluyen aspectos como la legitimation de la union, el reconocimiento de la proie y la fijación de derechos y obligaciones entre géneros y generaciones (Córdova, 2003). Ante la migración masculina, las alternati vas para su núcleo familiar son las siguientes:

  1. la mujer permanece en la vivienda de sus suegros, o bien regresa a vivir con ellos a petición de su marido, aun cuando la pareja haya logrado establecer residencia aparte;
  2. la mujer regresa a la residencia de su familia de origen;
  3. la mujer permanece en su propia vivienda, ya sea en completa autonomía o bajo la vigilancia de sus suegros o de sus padres.

72La elección de alguno de estos tipos de residencia depende de varios factores, entre los que se puede señalar: la disponibilidad de recursos en la familia de adscrip ción o en la de origen de la mujer, el momento del ciclo vital en el que se encuentre la familia nuclear del migrante, la presencia o ausencia de hijos, sus edades y número, la existencia de conflictos entre los miembros del grupo, el tiempo que lleve la pareja unida, así como el grado de afecto y confianza que se tengan mutuamente, entre otros (Córdova, 2007). Examinemos.

73a) La permanencia en la residencia patrivirilocal. Dado el perfil de los migrantes —jóvenes casados con familias en expansion—, existe un buen número de mujeres que se encuentran en la situación de vivir en casa de sus suegros. El análisis de la encuesta arrojó que del total de migrantes casados, 16.3 por ciento de las esposas de éstos se encontraba viviendo en la residencia patrivirilocal, ya sea porque aún no tienen la posibilidad de establecer residencia separada (lo que corresponde a 70 por ciento de la muestra), o porque regresaron a ella después de haberse mudado a otra vivienda.

74Este tipo de arreglo tiene la ventaja de asegurar la manutención de la familia nuclear del migrante en tanto comienzan a fluir las remesas. Pero la presencia de la nuera sin su esposo introduce una fuente de tensiones en el grupo. Limitada para acompañar a su marido por la existencia de hijos pequeños y por el temor que ocasíona una empresa de la que no se conocen aún suficientes experiencias de mujeres, el dominio que ejerce la familia de adscripción sobre la vida femenina y su restricción en espacios domésticos se ven recrudecidos y se le supervisa constantemente. Asímismo, también suele sufrir reclamos por encontrarse “arrimada”, de forma que se ve forzada a asumir una carga mayor del trabajo doméstico común. Los conflictos entre las mujeres que residen juntas se agudizan:

Bueno, él no quiso que me fuera con mis papás. Pero aquí tienen feo modo, siempre me están echando indirectas, de que a ver cuándo voy a salirme. Pues le digo a ellas, yo soy la que estoy aguantando. [Al hijo de mi cuñada] le dan la preferencia, se ve luego y eso es lo que me da muina, ¿no?, porque dicen que mi esposo está del otro lado y le puede comprar cosas al nino. Pero le digo a mi suegra: “es su nieto también, ¿no?”. No debe de ser, si va a comprar a uno una cosa, comprársela al otro aunque sea una cosa sencilla, pero no, siempre ha sido así. Y luego él se molesta que yo le diga. Cuando habla, [su mamá] le dice que me enojo de todo, pero le digo a él que ellos tienen preferencias. Yo al principio estaba muy calláda, pero ahora no (Yolanda, 20 años, esposa de migrante, Tuzamapan).

75De esta manera, lo común es que el viajero delegue en su madre y hermanas el control de su esposa. La suegra, como partícipe de esa responsabilidad, trata de exa cerbar la vigilancia sobre su nuera restringiendo sus relaciones y sus salidas:

Yo como le dije a ésta: “mira, si tú quieres a tu marido de veras y por amor a esos dos hijos, no dejes que diga la gente, no hagas cosas indebidas”. Porque soy peleonera, pero ya cuando se me bajan los humos le digo: “no es bien para mí, yo no me echo nada a la boisa con estarte diciendo, pero es bien para ti, mañana me lo vas a agradecer”. Y ella mejor llora cuando la reprendo [...] que le digo, por ejemplo: “no vayas a la vecindad, mira si no tienes qué, ponte a ver tele, o haz algo beneficioso. Sí no quieres, no te obligo. Nomás no saïgas de casa en casa porque eso es malo, si no te sacan un cuento es otro, y ahí sales tú bailando y eso no me gusta”. Ahora, como le digo, donde yo voy, va ella (Dona Eva, 74 años, madre y abuela de migrantes, Tuzamapan).

76En una variante de este escenario, la mujer puede contar con vivienda aparte de los suegros pero, a petición expresa del migrante, regresa con sus hijos a la residencia patrivirilocal con el objetivo explícito de evitarle contratiempos por quedarse “sola” y de reducir los gastos en tanto se esperan los primeros envíos de dinero. Por el enonne potencial conflictivo que implica una pérdida de la independencia ganada por la mujer, éste es el arreglo que se presenta de manera menos frecuente en las diferentes comunidades estudiadas, ya que sólo nueve de las esposas de migrantes que se encontraban residiendo con sus suegros al momento de la encuesta corresponde a este tipo:

Estábamos rentando, pero ya con mi mujer embarazada la dejé con mis papás por más seguridad, pues ;qué mejor que con mis papás! Y hablé con ellos y me dijeron que aquí se podían quedar. Eso lo decidimos juntos y eso se hizo. Y ya cuando regresé nos vimos y no fue lo mismo. Después de un año no es lo mismo... y al niño, como yo lo dejé recién nacido, pues no me conocía o sea le molestaba que yo estuviera con él y se siente uno mal. Pero como son niños a los días ya se empiezan a acostumbrar. Mis padres no quieren que me vuelva a ir, pero la necesidad... (Lamberto, 21 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

77b) El regreso a la familia de origen. 11.7 por ciento del total de familias nuclea res de migrantes casados habita en residencia uxorilocal, y de ese universo, 78.3 por ciento se mudó como resultado de la migración, mientras que para el resto era su residencia habitual. Varias son las razones que pueden propiciar que una mujer aban done la residencia patrivirilocal y decida regresar con sus padres. El principal de ellos suele deberse a que, ante la ausencia del varón y la incertidumbre de su regreso, los conflictos con la familia de afinidad sean de tal magnitud que la situación resulte insostenible:

Sí [tuve muchos problemas] porque era de esas personas... yo no me sentía ser mala, porque yo me daba a querer y entonces, de una forma o de otra, a mi suegra lo que le molestaba es que yo viniera a ver a mi mamá. Entonces yo llegaba y ya me había cerrado la puerta con candado, ya me había cerrado la llave del agua, me quitaba el gas, me apagaba la luz... fueron muchísimas cosas. Para mí sí fue triste, hasta que dije: “no tengo necesidad de sufrir”. Ella siempre trató de separarnos de una forma o de otra; pero lo bueno está en que mi esposo nunca me dio la espalda a mí. Llegó el momento en que yo dije: “basta, ya no soporto más, yo me voy para mi casa”. Y poco a poco vamos construyendo aquí, en el sitio que me regaló mi papá (Graciela, 24 años, esposa de migrante, Tuzamapan).

78La posibilidad de que una mujer se mude con su prole a la residencia de su familia de origen también depende de una serie de circunstancias, taies como la voluntad de sus padres de recibirla de vuelta al hogar, la disponibilidad de espacio en la vivienda, la presencia de otras nueras con hijos y la existencia de recursos para hacer frente al periodo de espera de las remesas desde Estados Unidos:

Mira, yo cuando me fui, le dejé principalmente la familia, que era mi mujer y mis dos hijos, a mi suegro. Mi suegro estuvo mucho al pendiente de mi mujer, de mis hijos, ¿por qué mi suegro?, porque yo iba a construir. Tú sabes que para que una mujer construya es un poco difícil, entonces yo se lo dije a mi suegro, yo se lo planteé: “¿sabe qué? me voy, porque quiero construir equis cosa”. Y él me dijo: “yo te voy a ayudar, no con dinero, no te voy a ayudar económicamente, te voy a ayudar a cuidar a tu familia, que es mi familia también”. Entonces yo me fui, cada vez que yo hablaba en las mañanas, de noche, en la tarde, mi suegro siempre estuvo aquí pendiente de la construcción, de mi familia, ¿me entiendes? Ahora yo llegué aquí a México, llegué a tu casa, me esperó mi suegro y me dijo: “¿sabes qué?, ya llegaste, tu mujer sana, tus hijos sanos, tu casa... me despido”. Esa fue la relación que yo tuve con mi suegro cuando me fui: yo le encargué a mi suegro a mi familia, él se quedó a cargo. Es que no podía yo dejârselo a mi madre, a mi padre tampo co, ¿sabes por qué no?, porque tengo cinco hermanos (Adrián, 30 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

79Empero, la decisión de partir de la residencia patrivirilocal puede tener conse cuencias graves en la vida de las mujeres, pues deslinda a los suegros de la responsabilidad de la manutención de la mujer y los hijos del migrante en tanto fluyen los recursos del “otro lado” de la frontera. A veces, son los propios suegros los que se niegan a seguir sufragando los gastos, como muestra el siguiente testimonio:

El marido de m’hija tiene tres meses que se fue y desde entonces no sabemos nada. allá [en la casa de los padres de él] no quisieron cargar con ella y sus niños porque dicen que no pueden. Yo ya estoy desesperado porque ahora tengo que ver por los hijos y aquél ni se ha comunicado. Ya ve qué difícil estâ la situación (Don Efrén, 58 años, suegro de migrante, Tuzamapan).

80Asímismo, puede significar a la larga una pérdida de los derechos que los hijos tuviesen sobre la herencia del migrante y se suele entender como el inicio del debilita miento del lazo conyugal:

Una de mis nueras ya no quiso vivir conmigo. Se fue porque ya tenía mucho tiempo de estar sin su marido. Yo le decía: “no te vayas, si él regresa, bendito sea, y si no regresa, tú te quedas en tu casa. Tú llegas, entras y sales, pero estas en tu casa. No vayas a dejar tu casa. Y luego tus hijos, ¿qué les vas a dejar sí estas pagando renta?”. Le hablaba yo que se quedara aquí conmigo (Esther, 41 años, madre de migrantes, Tuzamapan).

81En otros casos, el migrante puede interpretar como un desafío a su autoridad y sus deseos el que la mujer retorne a su familia de origen, sin importar las razones que haya tenido para ello. De ello da puntual cuenta el siguiente relato:

82“Ella no se quiso estar”. Desligándose de la responsabilidad conyugal.

83Sebastián, de 26 años de edad, emigró en 2003 a instancias de su hermano radicado en Texas. Antes de unirse a Adela, de 18 años, era ayudante de un comerciante de juguetes, y posteriormente se dedicó a laborar en el campo y a ayudar al padre en sus tierras, pero el trabajo era muy cansado y su salario muy bajo. Su hermano le envió el dinero para cruzar la frontera y una vez que pudo conseguir empleo, comenzó a en viar dinero a sus padres y a su esposa:

Lo enviaba para que me lo guardaran en el banco y de ahí iban agarrando mis papás pa’ comer y también le mandaba a Adela para sus cosas. Sí, yo le dije que me iba, pero que se quedaba en la casa con mi mamá. Ella se quería ir conmigo, pero yo no quise porque la droga de los dos pa’ cruzar era mucha y mejor le dije que se quedara. [Empezaron los problemas] primero porque ella no quiso estar en mi casa, que porque mi mamá la maltrataba, y luego que porque quería irse conmigo. Cada vez que yo hablaba era pura queja y mejor a veces nomás le hablaba a mi mamá. Fíjate que por sus calzones se pasó con su mamá y hermanos a vivir y no me hizo caso. Porque yo le dije que no, que mejor se aguantara. Y no, ella fue la que se fue, yo no la corn. Yo la dejé en mi casa y ahora que regresé ya no estaba. Yo ya no la voy a buscar, ya tengo algo por allá en Estados Unidos. Ella es de El Salvador y la verdad nos llevamos muy bien. Yo con ésta, ya no (Sebastiân, 26 años, migrante de retorno, Colonia Enríquez).

84La intención de Sebastián es regresar a Estados Unidos a reencontrarse con su nueva pareja, en tanto que Adela sufrirá el estigma de ser una mujer “fracasada”, hasta que pueda encontrar un hombre dispuesto a unirse conyugalmente a ella.

85De igual manera, se puede dar el caso de que la mujer haya dejado su casa inde pendiente, se haya ido a vivir con los suegros y posteriormente se mudase con sus propios padres, en la búsqueda de arreglos residenciales más tolerables que permitan sobrellevar la ausencia.

86c) La residencia en la vivienda propia. Sí la pareja ya contaba con vivienda de su propiedad o si gracias a las remesas ha podido obtener una, es frecuente que la mujer permanezca en ella y haga frente por sí misma a los retos que implica la conyugalidad a distancia. Generalmente, esto ocurre con parejas que llevan ya varios años de union y han logrado separarse de la tutela de la familia del varón. También puede ocurrir en los casos en que el migrante partió soltero y dedicó parte de sus remesas a la construction de una morada que le permitiera establecer residencia neolocal al inicio de la union conyugal. En muchos sentidos, tal situación es la mejor de las alternativas para las mujeres, pues son más libres y más autónomas en sus decisiones, adminis tran a su albedrío los recursos enviados desde el “Norte” y representan a sus esposos en los espacios públicos, lo que suele contribuir a su mayor empoderamiento. El siguiente caso es ilustrativo a ese respecto:

87“A mí me ha gustado siempre trabajar y yo lo voy ayudando”. Mujeres en el espacio público.

88El marido de Edith era jornalero agrícola antes de partir cinco años atrás hacia Filadelfia, donde ha trabajado en un restaurante como cocinero, sin haber regresado desde entonces a la localidad de Cerro Azul. Con las remesas enviadas han comprado dos terrenos, en uno de los cuales construyeron su vivienda, además de adquirir una camioneta que fue traída desde la frontera por su cunado. Edith se quedó al frente de la familia con una hija y un bebé de ocho meses y, como buena administradora, ahorró lo suficiente para comprar un taxi y poder mejorar ingresos. Sin embargo, los gastos de rentar las placas, pagar al chofer y gasolina sobrepasaban las ganancias y decidió venderlo. Ella trabaja, además, vendiendo oro, ropa y perfumes, y ha empe zado a generar un ahorro porque tiene la esperanza de que su esposo regrese para las fiestas navideñas y quiera quedarse permanentemente en el poblado. Mujer empren dedora, para Edith la partida de su marido ha representado la posibilidad de explorar nuevos espacios y desarrollar habilidades:

Cuando él se fue ganaba cuarenta pesos [diarios]. Pues de ahí comía uno y todo, y no nos alcanzaba. Y cuando aprovechábamos para hacer algo, comprar algo, era en tiempo de café que nos íbamos los dos a trabajar. Se imagina uno solito, pues él, nomás no. Antes, desde que él estaba, vendía yo oro y ropa, perfumes y eso, y lo voy ayudando. Teníiamos la casíta de madera y eso. Ahora pus no me preocupa tanto. Y le digo: “con lo de la casa ya no tienes que estar pensando que tienes que hacer casa, que no tenemos donde vivir y eso”. Y ya con lo poco que tengamos ya la vamos pasando. Ya aprendí a manejar con la camioneta, sí, pero no crea que todavía así bien. Es de ésas que son bajitas y como está la carretera bien fea, con tantito que se te vaya les pega uno y la compostura está muy cara. Ahorita le cambié llantas y fueron cinco mil pesos, al poco tiempo se nos descom pone del tanque de la gasolina: tres mil pesos. El dice que yo la voy a tener un tiempo y después la vendo. Lo que quiere es un carro por lo de la caña, pero, como yo le digo: “no tienes caña ¿para qué [lo quieres]?” Nosotros pensamos en lo de las ventas, o sea, ran chear. sí, por ejemplo, vender ropa, zapatos y eso, o sea salir a los ranchos. A ver si él se acostumbra, porque ya ve que luego se van y ya no se acostumbran. Acá ése es el proble ma. Hace un año se venía, según me dijo que él ya se venía, pero que estaba seis meses y que se volvía a regresar y pues no tiene chiste ya que venga y que nos acostumbre otra vez y ahí va. “No, cuando te vayas a venir, vente. Yo ya no quiero que te vayas”. Nos acostumbran y ya no. [Además], cuánto es lo que gastan ahorita para pasar, con veinte mil pesos ya no se va. Gasta mucho porque donde estâ, estâ muy lejos. Hace cinco años le cobraron a él veintidós por pasarlo.

89Pero contar con su propia vivienda puede, asimismo, implicar una mayor fragili dad en la situación femenina si las remesas no empiezan a llegar con la constancia y en cantidad suficiente para hacer frente a las necesidades familiares. En este contexto, la autonomía de las mujeres puede ser un arma de doble filo al deslindar a los suegros de cualquier compromiso de ayudar económica o emocionalmente a su nuera y nietos. Tal es la situación de Petra, habitante de Colonia Enríquez:

90“Pero una responsabilidad de mis suegros, no”. Vulnerabilidad femenina ante la escasez de remesas.

91El marido de Petra era peón de albañil y decidió migrar porque sus hermanos le dijeron que en Estados Unidos había mucha facilidad de ganar dinero. Sin embargo, tardó dos meses para encontrar empleo. Aun ahora no tiene un puesto fijo y trabaja sólo algunos días a la semana. Petra, de 40 años y madre de tres adolescentes, debe enfrentar la pobreza, porque los “gastos son muchos y el dinero no alcanza”. Al igual que muchas mujeres, Petra necesita realizar actividades remuneradas para contribuir al gasto familiar, porque a su marido no le ha ido del todo bien, pues “puede pasar muchos meses sin trabajar”:

Mira, cuando él se fue, me dejó 200 pesos para ver lo que hacía. El no llevaba mucho dinero, pero sí llevaba para algo, y le dije: “llévate dinero para una torta”. Cuando estaba en la frontera, me mando mil pesos porque el dinero allá no vale. Cuando llegó allá él se enfermo muy feo, se falseó de su cintura. Cuando me hablaba lloraba muchísimo. Y para que un hombre agarre el teléfono y llore, es que estâ sufriendo mucho. El me decía: “tú me haces mucha falta y mis hijos”. Yo le dije: “sí, pero ni modo, tú querías estar allá”. Mi mamá le decía: “en lugar que tú le des valor, te pones a llorar”, y yo le decía: “sí, ma’, pero desde luego que [si] llora por teléfono es que él está sufriendo mucho”. Después de que él se fue, yo le ayudaba a mi suegra a lavar y la verdad es penoso, pero yo lavaba tres veces la lavadora con tal de que me diera una tortilla. Ella me decía: “ven a ayudarme; voy a hacer de comer y te doy a ti y a tus hijos”. A veces me daba veinte o diez pesos para mi pan. Mi esposo lo sabía, y como él me decía: “ni modo, jqué vas a hacer!”. Siempre le he ayudado a mi suegra, cuando tiene un kilo de fríjol me lo da. Me pasé ese tiempo que no mandaba dinero con 200 pesos. Solamente Dios sabe cómo y con la ayuda de mi mamâ que me daba una bolsita de sopa y así la estuvimos pasando. Fíjate que hubo un mes que me mandó dinero prestado de allá. Cuando él se fue, le dijo a mi mamá que se iba y que en caso de que yo necesitara algo, que me enfermara o mis hijos, pus que me echara la mano. Pero una responsabilidad de mis suegros, no. Una responsabilidad que dijera te quedas a cargo de ellos, no. Hasta el día me envía dinero, pero como dice que no le alcanza por la renta...

92La situación de contar con vivienda propia puede representar para las mujeres un mayor grado de libertad en cuanto a poder de decisión, pero también genera una dependencia más acusada hacia los envíos de remesas de Estados Unidos. Durante el periodo de espera de los dólares, la red de parientes y vecinos desempeña un papel relevante en el aprovisionamiento temporal de las mujeres de los migrantes neófitos. Asímismo, se presenta una suerte de esquema de solidaridad comunitaria, bajo el cual los pequenos comerciantes de las localidades proporcionan productos fiados a las familias (Santamaría, 2005). Sin embargo, este tipo de apoyo va disminuyendo poco a poco sí no empiezan a fluir las remesas:

Pues ahorita, yo lo más difícil que siento pues es que como ahorita que no trabaja [mi esposo], y pues ya ve que los hijos tienen que vestir, calzar. y pues como ahorita no trabaja, con qué [pago los gastos], Y pues mientras estoy viviendo, ahora sí como dicen aquí, de fiao, regalao o prestao (Montserrat, 27 años, esposa de migrante, Tuzamapan).

93Frente a la ausencia de recursos, muchas mujeres se dedican a alguna actividad remunerada, de preferencia que sea compatible con sus responsabilidades de género en la atención a los hijos y el cuidado del hogar, por ejemplo, la venta de productos por catâlogo, la comercialización de ropa y la elaboration de antojitos para vender, así como lavar y planchar “ajeno” (Santamaría, 2005: 51). Otras, sin embargo, se ven precisadas a buscar empleos en el servicio doméstico en los centros urbaños cerca nos, opción siempre abierta a la población femenina, aunque de jornadas extenuantes y baja remuneración. La intermitencia en el trabajo de los varones en Estados Unidos significa una fuente de angustia para las esposas, ante la perspectiva de no lograr cubrir los gastos familiares:

Sí, desde que él se fue, primero trabaje dos años en casas, haciendo la limpieza. Ahora puse mi tiendita y me dedico a criar un cochinito, así cuando crezca, lo vendo y vuelvo a invertir en otro. El dice que el dinero no le alcanza allá, porque tiene que pagar departa mento, tiene que vestirse, que comer y mandarme. Y es como le digo, que aquí comemos de vez en cuando un pedacito de carne y allá hasta la tiran. Y le digo: “lo que tiras allá aquí nos falta” (Guadalupe, 27 años, esposa de migrante, Mahuixtlán).
El nunca [ha dado lo suficiente]. Sí, desde antes de que nacieran y después de nacidos yo los vi de todo. [Él sólo] mandaba poco para pagar su deuda. Y sigue igual, pero pues lo poquito que ha mandado se ve, porque pues antes de que él se fuera en realidad no tenía mos lo que era nada y pues lo poquito se ha invertido que camas, que sillitas y así, ropa, zapatos, se pagaron deudas, el colegio de mis hijos, todo eso, y ahorita pues sigo trabajando (Isabel, 37 años, esposa de migrante, Tuzamapan).

94Asímismo, el riesgo de abandono para las mujeres y su prole que se encuentran residiendo de manera independiente se incrementa, porque al no haber responsabilidad de la familia de adscripción para su manutención, bienestar y vigilancia, tampo co existe presión hacia el hijo irresponsable por parte de padres y hermanos que estén sufragando los gastos. En cierto sentido, el migrante puede desligarse con mayor facilidad de enviar recursos regularmente o espaciar las llamadas telefónicas, o, incluso, llegar al abandono de la esposa. Veamos.

95“Muchos hombres por allá se olvidan de la esposa y sólo piensan en ellos y eso es lo más triste”. Enfrentando el abandono.

96Gabriela se fugó a los 17 años con Mario, albañil de 19, con quien lleva unida diez años. Por conflictos con los padres de él, se fueron a vivir a casa de la familia de Gabriela y, finalmente, con muchos sacrificios pudieron comprar un terreno donde edificaron un cuarto. Mario emigró a Georgia tres años atrás, con la intención de ampliar su vivienda y darles una mejor calidad de vida a sus dos hijos. Entre tanto, Gabriela permaneció en su hogar supervisando los trabajos de construction, administrando las remesas y criando a sus niños, a la espera del regreso de su marido. Sin embargo, por la época de la entrevista, Gabriela se había enterado que Mario sostenía otra relación de pareja en Estados Unidos con una mujer originaria de la ciudad de Xalapa.

Cuando él se fue sólo estaba este cuarto y una estufita, mi cama, un ropero y dos sillas, era lo único que tenía. Pero ya de lo que él mandaba cada ocho días levantamos el baño y las recâmaras. Pero todo cambia. Porque al principio sí veía yo, me mandaba seis, siete mil pesos, ocho mil pesos semanales. Pero de un tiempo para acá yo empecé a notar que me mandaba dos mil pesos, mil quinientos, que mil pesos... Varias personas me decían y yo no lo creia. Hablé con él y le dije: “o sea, yo lo entiendo, conociendo tantas personas, que te involucres por allá con alguien” y se quedó calládo, no me lo negó para nada. Pero, dice: “qué te falta, yo te mando”. Entons le digo: “sí, tienes mucha razón, esta semana que viene mándame para tus hijos y mira, asunto arreglado”. De hecho él no tiene una fecha exacta para llegar y le digo: “has de pensar que toda la vida me vas a tener esperando”, pero él dice que no me voy a arrepentir, que algún día va a llegar y que él quiere estar bien con nosotros, que quiere vivir tranquilo, pero yo siento que ya va a estar difícil. El me dice: “¿pero qué te falta?”, le digo: “no, no me falta nada, tienes muchísima razón, cuando quieras volver tus hijos ya estarán grandes y no te van a dejar que les des un abrazo, porque te van a ver como una persona desconocida. Orita que te necesitan es cuando deberías estar con ellos”. He estado a punto de decirle: “¿sabes qué?, basta ya, haz tu vida y yo hago la mia”, pero me he detenido, dando tiempo para que recapacite. Porque, gracias a Dios, no me deja de mandar. Me conformo con que me mande para que mis hijos coman, de ahí pa’llá, pues ya tenemos casa.

97El caso de Gabriela ilustra varios aspectos centrales de la cultura de las comunidades estudiadas. En primer término, hace referencia a los papeles diferenciados que se asígnan a hombres y mujeres; también pone en evidencia las prerrogativas masculi nas cuando se cumple con la función de proveedor, entre las que se encuentra la posibilidad de involucrarse sexualmente con otras mujeres. De ahí el temor constante que viven las esposas ante la idea de que el marido llegare a formar una union para lela en Estados Unidos que pudiera significar el abandono de mujer e hijos de este lado de la frontera y el eventual cese en el envío de remesas.

98En suma, las posibilidades de residencia encierran cada una ventajas y desventa jas para los diferentes miembros de las familias que se quedan en el lugar de origen, tanto en el terreno económico como en el ámbito emocional. A continuación se exa minarân los diferentes escenarios que resultan de la migración y las posibilidades a futuro de la conyugalidad a distancia.

Regresos, rupturas, infidelidades y reconstitución de familias: los escenarios posteriores

99No obstante la voluntad empeñada en mantener la comunicación via telefónica, la circulación de objetos, fotos y videos, y el flujo ininterrumpido de noticias de ida y vuelta a ambos lados de la frontera, la separación prolongada va propiciando que los afectos se enfríen, los lazos se desdibujen y el anhelado retorno vaya perdiendo interés, tanto para el migrante como para la familia que lo espera en el terruño:

Cuando se van para el Norte ya vienen y como que la mujer ya no los quiere. Le pierde el cariño, como también los hijos. Una vez llegó y me dijo: “madre, yo confío en ti, pero a mí mujer la encuentro diferente, ¿qué no le has sabido algo, qué no ha andado por ahí con otro hombre? No la cubra usted porque si la va a cubrir hasta usted hasta este momento deja de ser mi madre” (Dona Maria, 73 años, madre de migrantes, Tuzamapan).

100A partir de entrevistas realizadas a esposas e hijos de migrantes en el marco de esta investigación, Ramos (2006) detectó que las emociones vinculadas a la migración pasan por diversas etapas en función del tiempo de separación entre el migrante y sus familiares inmediatos. Estas etapas están caracterizadas por el tipo de ajustes que las familias deben realizar para sobrellevar la ausencia del padre-esposo o de la madre:

  1. Fase de reestructuración: va del inicio del proceso hasta alrededor del primer año, periodo en el cual la familia tiene que vivir la ausencia física del migrante, readecuar las actividades y asumir nuevas obligaciones. Podemos agregar que este periodo también se encuentra cargado de angustias e incertidumbres, ya que contempla la obligación del pago de la deuda contraída para sufragar los gastos de viaje y las negociaciones con los agiotistas.
  2. Fase de realización de proyectos: dura aproximadamente de uno a tres o cuatro años, etapa en la cual la familia dedica sus energías y recursos a cumplir las metas que se propusieron como motivo de la migración.
  3. Fase de espera: permanecieron los miembros del grupo que se quedaron en la localidad de origen estiman que los objetivos o parte de ellos han sido com pletados y ha llegado el tiempo de que el migrante regrese al seno familiar, que suele aparecer a partir del cuarto y quinto año.
  4. Fase de ruptura de los vínculos afectivos: existe resignación o indiferencia ante la idea de que el migrante prolongue de manera indefínida su estancia fuera de la comunidad. En ella, los niños pierden interés en comunicarse con sus padres por teléfono y las esposas se cuestionan sobre la continuidad del vínculo conyugal.

101En consecuencia, la fragmentación familiar provocada por las largas ausencias ha alterado la composición de los grupos domésticos, pues no solamente los ha dividido, sino que a ello es preciso sumar los casos de abandono de la familia en el terruño y la reconstitution de nuevos vínculos maritales a ambos lados de la frontera, o bien el establecimiento de uniones paralelas en el norte, lo que se traduce en una reduction de los montos de las remesas o, incluso, su total suspension. La migración, entonces, obliga a una flexibilización de las formas de entender los derechos y las obligaciones que observan los diversos miembros del grupo familiar.

102Por ejemplo, Cristina, madre de dos hijos adolescentes, considera como un deber haberse resignado a vivir la conyugalidad a distancia por tiempo indefinido, con la esperanza de que su marido regrese y la resarza de la soledad y sufrimientos padeci dos, porque él ha sido cumplido en el envío de remesas y, supone, no ha establecido una union paralela en Estados Unidos:

Ya van a ser cinco años que se fue [mi esposo] y no ha venido desde entonces. El dice que sí, que ya va a venir. Yo ya me acostumbré a estar sin él. El me dice que me quiere mucho y estamos muy comunicados porque nos hablamos por teléfono cada tercer día. Yo también siento que no lo olvido y que no quiero dejarlo. He tenido oportunidad de irme a otro lado y no puedo. Sera porque tenemos dos hijos y yo tengo mi edad, ya no... de joven como que tiene uno ilusión de hacerse una nueva vida, volver a empezar y como que yo digo no, mejor aquí me estoy con mis hijos, no les quiero buscar un padrastro a mis hijos. Mejor, sí él es responsable, porque sí nos manda. Siempre nos ha hablado, habla con sus hijos. Ellos tienen ilusión de su papá, aunque no está, ellos lo quieren y saben que va a venir. Saben que no tiene otra mujer y él también sabe que lo estamos esperando. El no se ha casado, porque aquí luego se sabe cuando alguien ya se casó, porque les dejan de mandar (Cristina, 38 años, esposa de migrante, Tuzamapan).

103Entonces, los escenarios para las familias se reducen al esfuerzo para lograr su continuidad en el tiempo, mediante el retorno del migrante o la reunificación familiar; o bien a su desmembramiento debido a la separación definitiva y, con frecuencia, la reconstitución de nuevas familias en ambos lados de la frontera, como se verâ a continuación. La migración de la esposa para alcanzar al marido en el pais vecino se analizarâ por separado, ya que merece una serie de consideraciones más profundas.

104El ansiado retorno

105Sin duda, las actuales condiciones del cruce son cada vez más difíciles. Debido al endurecimiento de la frontera, que ha incrementado los peligros y encarecido el costo del traslado, así como a la actual fase de persecución de indocumentados por la que atraviesa la política migratoria estadounidense (véase Alonso, 2005), las estancias tienden a prolongarse por varios años y, a veces, de manera indefinida. Sin embargo, la mayoría de los migrantes parte con la idea de dar cumplimiento a un objetivo preciso lo más râpidamente posible y regresar a su terruño con suficientes dólares como para construir o reparar su vivienda, invertir en la compra de tierras o en un negocio productivo que les permita elevar sus niveles de bienestar. El sueno de que el ahorro generado pueda resolver su situación de precariedad a largo plazo anima a muchos sujetos a trabajar duramente:

La diferencia son casi nueve años. Por lo que yo vi, son como nueve años de diferencia ¿no?, de avance, de todo. Al menos cuánto vale aquí un dólar: nueve pesos, ¿no? Trabajas allá un año y ya dejas de trabajar aquí diez años, con dos años que trabajes. Te vienes para acá y ya no trabajas lo que resta del día... pero pos sabiéndolo ahorrar. Pero si te gusta gastar, pos te va durar menos de lo que canta un gallo (Xavier, 32 años, migrante de retomo, Mahuixtlán).

106En este tenor, algunos de ellos logran sus metas y consideran que la empresa migratoria les ofreció el impulso que requerían para recuperar los imperativos de la masculinidad, posicionarse de nuevo como jefes de familia indiscutibles y así aco gerse de vuelta en el seno del grupo familiar. Este tipo de migrantes considera que el desplazamiento fue realizado por una única vez y no tienen intención de repetir la hazaña, ya sea porque se sienten satisfechos con lo logrado o porque su situación Personal o familiar ha variado:

Bueno, donde sea la vida es muy bonita, pero creo que no hay como conservar el lugar donde vives, como para ir y trabajar y volver a regresar y empezar, está bien. Pero como para ir y quedarse y olvidarse de que es uno mexicano, creo que no. En cuanto a lo económico creo que es igual, las únicas ventajas son que las comodidades son más extremas y sobre el dinero pues definitivamente había que hacerlo rendir, porque había en qué gastar y había muchas necesidades, pero no, definitivamente el dinero ganarlo allá se erradica igual, a menos de que uno sea muy ahorrador (Enrique, 33 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

No, ya no. Fíjate que ya estoy viejo, me fui y lo aproveché; y hasta compuse un verso que dice: “Adiós mi Newman querido, de tus morenas me alejo; si vine fue porque estoy jodido y si vuelvo es porque soy pendejo”. Y pienso que irse ya es para los muchachos, porque yo ya estoy viejo para volver a regresar, y sí no encuentro chamba por lo mismo de que ya estoy grande, pues nada más voy a sufrir, joh, no! (Ángel, 59 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

107Otros migrantes arguyen que el aumento en las complicaciones del cruce representa un factor disuasivo para intentar otro viaje. Arriesgarse por segunda vez al paso por el peligroso desierto, a las inclemencias del tiempo, al agotamiento físico, a la captura por la migra o a los temidos cholos, va más allá de su deseo por volver a ganar dólares:

Yo, gracias a Dios, no pienso irme porque hay mucho problema para pasar, pues ahorita ya está más duro por los de migración. Con eso del atentado en Nueva York, pues yo ya estoy registrado en pura computadora y la huella del dedo o la mano entera. Es lo que tiene allá, que a uno lo tienen bien registrado, y por eso se me hace más difícil irme. Y también, pues ya me acostumbre aquí y ya no pienso salir. Y a la familia no me la llevó por que muchos peligros que hay para pasar, como por ejemplo el desierto. Si uno que ya esta grande sientes feo, ahora imagínate que veas a tu mujer e hijos sufriendo igual que uno, pues no. Mejor aquí me quedo (Gerardo, 42 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

Tiene el temor de regresar y de volver a irse por el desierto, porque luego él me dice: “mami, yo sí quisiera verte, yo quisiera estar con ustedes, pero en realidad tengo miedo”. Le digo: “¿miedo a qué?, -“Miedo a que me pase”. Porque creo que lo intento dos o tres veces y lo regresaron, hasta la ultima vez ya pasó y ése es su miedo. Ése es el temor, porque pienso yo que sufren hambre, calor o frio; sed y porque caminan hasta que sangran sus pobres pies, y creo que ése es el miedo que ellos tienen al volver a regresar y volver a lo mismo (Aurélia, 48 años, madré de migrante, Tuzamapan).

108Sin embargo, para otros, las dificultades se situan más bien en el regreso, pues una vez acostumbrados a recibir un salario constante y comparativamente abundante en Estados Unidos, la vuelta a las condiciones de crisis económica que existen en el pais significa la merma de los ahorros y un largo calvario en la búsqueda de empleo. Con frecuencia, la unica alternativa es reingresar a las labores agrícolas, mal pagadas, extenuantes y poco gratificadoras:

‘Tá cabroncillo [desde que regresé], porque en el campo te pagan 50 a 60 pesos al día. Aquí está difícil porque nomás va uno al día y el trabajo es muy pesado. A un primo hasta calentura le agarró en el corte de caña. Para completar y poderle llevar dinero a mi esposa y dos hijos, los sábados me voy a ayudar a mi compadre como peón de albañil y ya me da 50 a 70 pesos más, pero es mucha madriza por tan poco (Cutberto, 22 años, migrante de retomo, Tuzamapan). [Me dedico] otra vez al campo, a trabajar el azadón, la caña o lo que haya de trabajo en el campo. Pero me desespero porque aquí es más trabajo y menos dinero, porque aquí se mata uno mucho, se acaba uno más y allá no (Eleazar, 36 años, migrante de retorno, Mahuixtlán).

109El desaliento empieza a hacer presa de ellos y algunos llegan a considerar reem prender el viaje como la única alternativa para defender los haberes duramente gana dos en el norte:

El 22 de diciembre tiene un año que yo regresé aquí a México y vine a encontrar trabajo hasta abril, jimagínate! Sí traes unos ahorros, pero tú sabes que el dinero se acaba, principalmente aquí en México que estâ todo carisísimo. Se me estaba dando la idea de que ¿sabes qué? mejor me voy, para qué me vine, hice mal en venirme. Pero también te voy a decir algo personal, no todo es el dinero. Yo me pude haber quedado un año, otros dos años, ¿y mi familia? Ése fue uno de los motivos, yo siempre pensé en mi familia aquí. Así que ni mucho ni poco, ni más rico ni más pobre, no soy conformista, tampoco lo tomes de esa manera, no lo soy; simplemente que tengo una casa, tengo ya un buen trabajo gracias a Dios, tengo a mis hijos, mi mujer, ¿qué más quiero? ¿O no? Realmente al principio sí me daban ganas de regresarme; ahorita ya no, ahorita ya estoy bien aquí, ya me establecí en un trabajo y vamos adelante poco a poco (Adrián, 30 años, migrante de retorno, Mahuixtlán).

Ahorita no lo puedo definir todavía, no sé qué camino agarrar y pienso que hay que volver a agarrar camino otra vez. Porque yo creo que ya no va a estar uno bien aquí, nomás estar unos veinte días y hay que vol verse a ir, más que nada por el trabajo. Ya sabiendo uno comunicarse no sufre uno de trabajo. Y aquí no, aquí puedes ir a pedir diez trabajos al día y quizá alguien te dé esperanzas, pero está difícil. Estoy acostumbrado aquí, porque ésta es mi casa, ésta es mi familia. Lo que pasa es que vienes y caes otra vez pior que antes. Antes a cualquiera le decías: “oye no habrá trabajo en tal parte” y ya te mandaban; pero ahorita no te dice nada nadie. ¿A quién le pides trabajo? Ése es el problema y no hay otro camino que pelarme otra vez para el otro lado. Mi trabajo ha sido la panadería y sí no me llegara a ir pondria un negocio de panadería (Agustín, 38 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

110Pero no es sólo el ámbito laboral el que acarrea desazón a los migrantes a su regreso al terruño; el retorno también introduce conflictos de readaptation a las condiciones de pobreza anteriores que ahora se perciben como desagradables y no resis ten la comparación frente a las ventajas de sociedades más ordenadas y opulentas: la precariedad y suciedad de la fisonomía de los poblados, la mínima oferta de servicios, la ausencia de grandes almacenes y productos novedosos, la carestía de la vida, las dificultades para adquirir los bienes más indispensables... De tal manera, los migrantes “ya no se hallán y extrañan la vida de allá”:

Pues yo diría que la vida allá [es mejor] porque te dedicas a tu trabajo, a tu casa, el sueldo te da para ahorrar, aquí no te da ni para ahorrar. Ahorita acabo de ir a traer dos kilos de tomate, a veinte pesos el kilo... ¡pues cuándo! (Rosa, 49 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

Aquí viene uno, o sea, yo vengo como de visita y pues a los ocho o quince días me aburrí, porque no hace uno nada, y si quiere uno conseguir un trabajo y ahora como está la crisis, pues no hay trabajo. Y aquí pues como depende uno de la familia, o sea cómo va uno a mantener a la familia de uno y así es. Allá el trabajo no es tan pesado como aquí y de que pues para cualquier lado tiene uno comodidades más mejores. allá la ley sí se hace respe tar y te apoyan, y sin embargo aquí en vez de que ayuden lo acaban a uno de joder (Artemio, 25 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

Cuándo van a comparar la vida ésta a la de allá. Allá hasta el más huevón trabaja porque todo está bien pagado. Y aquí pues todo malamente anda uno todo chanclenado y mal vestido. j Y allá ya mero! ¡Aquí cuándo te vas a comprar unos tenis de mil pesos!, vaya ni hasta en sueños. Aquí las cosas terminan en el Monte de Piedad. Aquí se va uno a lo más económico y nada de lujos. El modo de vida es diferente y por eso luego no quieren regresar, en una por el modo de vida que tienen allá y otra por el temor de regresar (Aurelia, 48 años, madre de migrante, Tuzamapan).

111Aún a ello hay que agregar el difícil proceso de reasímilación del retorno del cónyuge y padre para el resto de los miembros del grupo doméstico, pues el migrante se siente en completo derecho de retomar el control del grupo en virtud de su cumpli miento de los imperativos de género, objetivado en el envío de los dólares difícil mente ganados del otro lado de la frontera. Sin embargo, las mujeres, sobre todo las que han logrado establecer residencia aparte, se han acostumbrado a tomar decisiones autónomas, a administrar su tiempo y esfuerzos, a decidir las actividades de su proie y a disponer con relativa libertad de los recursos según su conveniencia. Así, el regreso del varón puede llegar a constituir una fuente adicional de tensiones y negociaciones para la familia.

112Todo ello contribuye a la conformation de una cultura de la migración (Kandel y Massey, 2002: 982), en la cual las relaciones familiares se han transformado a tal grado que la vida en común se torna conflictiva. Así, al parecer, estamos asístiendo al inicio de un proceso pendular con extensos periodos vividos en el Norte y breves visitas a las comunidades de origen, en el cual, a la larga, hombres y mujeres de manera creciente ingresarán al circuito migratorio. Dona Tina dice, respecto al segundo de sus hijos:

Es la de dos veces que viene a pasear y se vuelve a ir. Estuvo por allá cuatro años. Namás viene de visita dos meses y se vuelve a ir, porque dice que pues no la hace aquí, porque pues el campo ya ve usted que es poco lo que ganan. Nomás vino a visitarnos. Pasó aquí su cumpleaños, que es en octubre, y pasó Todosantos y ya se fue. Ya no quiso estar más porque dice que ya no se acostumbra, porque dice que tiene allá sus cosas también y mejor se iba. Ahorita me dijo que sí Dios quiere, vendrá hasta dentro de dos años, si es que no lo agarra la migra (Dona Tina, madre de migrante, Tuzamapan).

113Esto acarrea cambios profundos en los grupos familiares, ahora enfrentados de manera súbita a escenarios en constante transformación, cuyo dinamismo obliga a una rápida reconfiguración de las formas de relacionarse material y emocionalmente en su interior y con el exterior.

114El desapego: desintegration familiar, abandonos, uniones paralelas y familias reconstituidas.

115Uno de los mayores riesgos que sufren las mujeres casadas con hombres que han emprendido la aventura migratoria es el eventual desapego de su marido cuando se encuentra del otro lado de la frontera. Debido en buena medida a las concepciones sobre el sistema de género que asígna el espacio doméstico a la exclusividad femenina, la incompetencia o el cansancio varonil después del trabajo para atender las labores reproductivas, justifica la búsqueda de otras parejas que puedan, además de “atenderlos”, proporcionarles servicios sexuales:

Allá en Estados Unidos la mayoria de los migrantes viven con una persona, porque ahorran más dinero y tienen con quién compartir gastos. Tienen quién les haga el quehacer que ellos no pueden o no quieren hacer, quién les lave y quién les planche. Aparte, esas mujeres tienen relaciones sexuales con ellos. Para ellos es más accesible tener sexo con una persona y no con una prostituta, porque es más seguro. Además, como ellos dicen que con esas mujeres no tienen ningún compromiso, me refiero a que ellas saben que todos están casados y que aquí en la comunidad tienen compromiso y finalmente necesitan a alguien allá que les haga sus cosas. Aquí en Colonia Enríquez hay un caso de un muchacho que está allá y le ha ido muy bien, y cuando se regresó, su esposa le dijo que se regresara de nuevo para que arreglara su casa y pusieran un negocio, porque él tiene un oficio. Me comentó mi compadre que cuando se fue, él y otro amigo ellos vivían con una persona cada uno. Una era de Puebla y la otra de Durango. Ahora el amigo de mi compadre que está en Estados Unidos tiene una pareja y su esposa igual aquí (Irene, 28 años, familiar de migrantes, Colonia Enríquez).

116De esta manera, algunos migrantes comienzan a establecer relaciones de tipo conyugal en Estados Unidos, donde incluso llegan a procrear otros hijos:

Sí ha habido casos donde el hombre deja a su mujer y se casa allá, la deja con los hijos y la deja de mantener, ya no manda dinero. Yo no sé qué sienten esas personas, no les dolerân sus hijos, porque los dejan a la voluntad de Dios que los mantenga nada más la mamâ y sí la mamá no trabaja. En lo personal mi sobrina, ahi la ves que vendiendo pan pa’ mantener a sus hijos que les dejaron [...] yo digo, si él gana, ¿por qué no les manda? Él dice que no, porque ella nada más fue su compañera. Ahorita que tienen mujer allá, ya no se acuerda, pero que se preocupe de sus hijos y eso es lo que a mi me disgusta de las personas que se van y hacen eso. Eso a mí me molesta, porque le dejan el paquete a la esposa, yo no sé por qué ahorita los hombres se les está haciendo muy fácilmente dejar a la mujer y ellos se van. Si se fueron a trabajar, pues que ganen, que hagan sus casas, que compongan, que levanten a su familia y que guarden, porque no toda la vida van a estar jóvenes. Ahorita encontraron su pareja allá, pero algún día los dejan porque aque llas personas ni los conocen, las conocieron allá, pero no saben cómo son. Y estas personas [sus esposas] sí las conocen porque son de aquí (Gonzalo, presidente del comisariado ejidal, Xomotla).

117El enterarse de la union paralela provoca conflictos y temores en las mujeres, pues suele significar que los recursos fluirán en menor cantidad o, a la larga, se suspenderân como resultado del enfriamiento de los lazos de afecto y del sentido de compromiso entre la pareja:

Fíjese que sí siento que hay tristeza, porque ellas ponen su música, mucha romántica, pero pus nosotros todos en esta calle somos alegres. Porque aquí la mayoría están por allá, pero nos reunimos aquí a platicar y todo. Y sí, cuando les habla su marido o les mandan dinero se ponen muy alegres, pero hay muchas también que sufren porque están sabiendo que el hombre tienen otra mujer por allá. Pero saber que aquel hombre está con otra mujer, entonces no come una igual. Yo lo viví, yo lo sufrí, yo sé lo que es eso. Fueron como cuatro años, entonces por allá se encontró con otra mujer. Y la mujer teniendo el hombre siguen de la mano y se dan las cosas, pera ya la esposa no se da bien porque ya ellos se van, pero ya todo lo que juntó ya no lo está disfrutando la esposa, ya lo va disfrutar la amante y está mal (Doña Lucía, madre y esposa de migrantes).

118Incluso, dicha situación puede llegar a representar una ruptura entre el migrante y sus hijos, para quienes deja de tener importancia el contacto con el padre que se fue mucho tiempo atrâs, a quien casi ni recuerdan y que no ha sabido valorar los años de espera y fidelidad de su núcleo familiar:

Yo tengo una amiga, una señora, que su marido tiene seis años de que se fue. Ella dice que ya no lo va a esperar, ahorita ella lo único que le consuela es que su hija ya está grande y trabaja para mantenerla. El senor ya ni le habla. Ya hasta se va a casar la más grande que tiene 18 años de edad, se va a casar en diciembre y no quiere que le avisen a su papá (Lola, 20 años, esposa de migrante, Tuzamapan).
Tiene tres años [que se fue] y aquí me ayuda mi hermano, mi mamá. Mi niña ni lo conoce, tenía un año cuando se fue. Pero él tiene contacto con mi hermano que está aquí. Ultimamente, hace como veinte días, un mes, le dijo a mi hermano que ya no iba a venir porque yo ya tenía una pareja acá. Le digo: “pues eso es mentira”, y dijo que iba a venir hasta que la nina tuviera quince años, le digo: “pues a ver si nos encuentra, porque yo no me voy a quedar toda la vida esperándolo (Oralia, 21 años, esposa de migrante, Tuzamapan).

119Es posible también que ante el abandono masculino, las mujeres traten de estable cer una nueva union conyugal con alguien que les ayude a solventar los gastos de manutención de su hogar. La aparición de familias reconstituidas se multiplica a ambos lados de la frontera:

Aquí un señor se fue y dejó a su esposa y sus tres hijos, [al principio] le mandaba dinero, pero el senor se olvidó de ella, ya no le mandó dinero, ya la señora se tuvo que juntar con otro; y ya orita los ninos pues tienen otro papá y orita ya el señor ya vino, vino a buscar a sus niños, los queria recoger, pero la señora ya no quiere, porque él ya venía por los niños. Pero la culpa fue de él, porque se fue mucho tiempo y dejó de mandarle dinero y luego se encontró una mujer por allá y ya después venía a recoger a sus hijos y a ella, pero ya no pudo porque pues ya la señora tiene otro [...] Yo le digo a [mi marido]: “si te vas, vete y manda dinero” —le digo— “mientras tú me mandes dinero, yo no puedo andar por allá” —le digo—, “pero si tú no me mandas, pues yo tengo que buscarle pa'que coman mis hijos” (Francisca, 38 años, migrante de retorno y esposa de migrante, Tuzamapan).

120Frente a este pañorama, es interesante comprobar cómo los agudos dardos de la condena social se dirigen selectivamente hacia unos u otras en razón del cumplimien to de los papeles de género: para los varones, la función de proveedor eficiente de su grupo doméstico les garantiza prestigio y valoración sociales, disculpa sus andanzas extraconyugales y confirma su autonomía. Las mujeres, en cambio, están obligadas a respetar la norma de fidelidad en tanto se encuentren recibiendo de forma constante remesas del marido; cuando éstas son esporádicas, insuficientes o de plano se sus penden, dicha norma puede ser quebrantada bajo la mirada tolerante de la comunidad, en el entendido de que la principal función femenina es la de “sacar adelante a los hijos”, porque por ellos “se hace cualquier sacrificio”.

121Hasta el momento, se ha analizado los impactos que conlleva la migración mascu lina para las familias que se quedan. Un espacio aparte merece el examen de las mujeres que emigran, ya sea de forma autónoma, o bien como migrantes asociacionales (Ariza, 2000), como se verá a continuation.

La migración femenina: solteras, “fracasadas” y casadas

122Los desplazamientos geográficos femeninos han ocurrido, a no dudarlo, en todo momento histórico; sin embargo, es hasta los últimos años que se considera un campo de reflexión propio al quedar al descubierto la problemâtica específica a la que respon den y la complejidad que presentan. El creciente reconocimiento del papel protagónico de las mujeres en los movimientos migratorios ha atraído la atención de la academia, de manera que se ha desatado un interés por analizar qué de diferente, qué de nove doso, introduce la perspectiva de género como factor explicativo de la realidad social de la migración internacional (véase entre otros, Gonzalez et al, 1995; Gregorio, 1998; Barrera y Oehmichen, 2000; Ariza, 2000; Poggio y Woo, 2000; Marroni, 2007). Lo que constituye un hecho innegable es que, en la actualidad, las mujeres representan casí 51 por ciento del total de inmigrantes en el mundo desarrollado, y 46 por ciento en los países en vías de desarrollo (Zlotnik, 2003).

123La llamada “feminización” de la migración ha centrado la atención en las causas por las cuales las mujeres emigran; se han descartado las anteriores visiones que afirmaban, por un lado, que sus desplazamientos obedecían a motivos de reunificación familiar (Ariza, 2000) y, por otro, que sus condiciones de partida y llegada eran las mismas que en el caso de los hombres (Vicente, 2003). En nuestro país, esto se hace evidente, por ejemplo, en la selectividad por género de los mercados de trabajo en lo que respecta a la preeminencia femenina en las huestes que nutren a la industria maquiladora ubicada en las urbes fronterizas, como Tijuana, Matamoros y Ciudad Juárez (Ruiz y Velasco, 1995), o bien en las industrias despulpadoras de mariscos en los Estados Unidos, principalmente en los estados del sureste (Vidal et al, 2002).

124En este aspecto, existen regiones en la entidad veracruzana en las cuales las mujeres han acostumbrado realizar desde larga data un tipo de migración intermunicipal e interregiónal, principalmente como vendedoras ambulantes (Tepetla 2005; Vázquez, 2000; Rodríguez López, 1991), o como jornaleras agrícolas en la cafeticultura (Hoffmann y Olvera, 1996) y, en algunas ocasiones, en las labores de caña de azúcar como cortadoras (Córdova, 1998). En ocasiones, estos desplazamientos han llegado a alcanzar los estados más surorientales del país (Rodriguez López, 1991). Asimismo, ha existido una movilidad femenina ligada al servicio doméstico desde las comunidades rurales hacia las diversas zonas urbanas del estado (v.g. Córdova, 1999; Ramos, 2006).

125No obstante, como se ha añotado en capítulos anteriores, la migración internacional de mujeres es un fenómeno bastante reciente en la región de estudio que, aunque de menor magnitud que la de los hombres hasta el momento, estâ experimentando un incremento tal que, a corto o mediano plazo, las puede llevar a integrarse a esa “cultura de la migración” como partícipes de los flujos a la par que los varones.

126Es necesario considerar que cuando quien migra es una mujer, la problemática que enfrenta el grupo doméstico al que pertenece es diferente con respecto al caso de los varones. Aunque la continuidad de las familias requiera del concurso de sus dis tintos miembros y de la diversificación de las tareas, el ámbito doméstico es femeni no, por excelencia y la partida de una mujer exige la cooperación de otras mujeres —parientas, amigas o vecinas— que suplan las labores de maternaje y de reproducción doméstica familiar.

127La migración femenina en la región está conformada por diversos tipos de mujeres, tanto solteras y “fracasadas”, como casadas, que marchan hacia Estados Unidos acicateadas por diversas motivaciones. La mayoría, es decir, 63.3 por ciento, aduce haber emigrado por cuestiones económicas, siguiendo en importancia la reunificación familiar, con 25.4 por ciento, y el resto se divide entre las que se van por aventura, quienes deseaban construir o reparar su vivienda, las que enfrentaron alguna emer gencia en términos de salud y algunas más, en fin, por decepciones amorosas.

128No obstante que el porcentaje de población femenina emigrante va en aumento, existe una percepción generalizada de la impropiedad e inconveniencia de que las mujeres partan, dada la importancia de su presencia para el buen funcionamiento de la unidad doméstica y su condición de mayor indefensión social. Se entiende que los peligros del cruce se agudizan, tanto por el agotamiento extremo al que son someti dos los migrantes durante el trayecto, como por la posibilidad de ser objeto de agre siones sexuales, tanto por parte de los mismos polleros, como de las bandas de delincuentes a ambos lados de la frontera, de los propios compañeros de viaje:

Para las mujeres es más difícil o sea pasar, porque luego los polleros son regandallás. Como son los que llevan a la gente y si luego una chava les gusta o eso, pues a huevo que quieren estar con ella. Con el que me fui, o sea, con el de aquí, iba un chavo con su esposa, o sea la chava sí estaba bonita, o sea delgada, y pasó al chavo y a la chava no; o sea la dejó para aprovecharla y pues ya luego nos enteramos que tenía muchas atenciones con ella hasta que se la llevó al hotel donde se hospedaba. Y la tuvo como una semana ahí viviendo, pero no porque no la pudiera pasar, sino porque no quería pasarla (Mauricio, 23 años, migrante de retomo, Tuzamapan).

  • 17 Accedió a tener relaciones sexuales con él.

Éramos casi como seis y ya no aguantábamos. Entonces que le decimos al guía que ya no llevábamos agua. Iba una muchacha que se desmayó como tres veces y unos decían: “ya déjenla porque nada más nos quita el tiempo”. Pero dijo el guía: “pues si venimos todos, todos nos vamos”. Y ya el guía nos dijo que pasáramos a recoger agua en unos establos que tenía hasta gusanos, así como alfileres, y pues así nos la tuvimos que tomar; sin colarla ni nada. La muchacha también aguantó. Pero al principio cuando se desmayaba, pues cuando la alzábamos y en el desmadre, pues metíamos mano porque estaba bien y como que reac cionaba, la mera verdad pues en mi caso, pues ya ni se me antojaba y la verdad ni se me paraba. En una por el cansancio, en otra por la desesperación de querer llegar y en otra porque estaba yo bien apestoso a sudor y la boca me olía a madres, pues imagínate todo lo que caminamos. Pero ya luego sí nos asustó porque ya no reaccionaba. Pero ya luego todo fue tranquilo porque se juntaron otras muchachas también. Inclusive a la muchacha la ayudamos con la mochila para que llegara a su destino que iba a ir ella. Y pues ya en “agradecimiento” y antes de llegar, pues sí le “presto”17 al guía y ya ése se la llevó (Satur nino, 33 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

129Pero la población femenina no sólo puede ser víctima de abusos sexuales y viola ciones durante el cruce, también puede caer en las redes de trata de mujeres que constituyen, como ya ha sido documentado, un lucrativo negocio (Phinney, s/f). Rosa narra cómo operan estas redes y la alternativa que encontró para librarse de ejercer la prostitución, empleándose en el mismo establecimiento adonde había sido llevada junto con otras mujeres:

Al principio llega usted y lo primero que le ofrecen... nunca le van a ofrecer un taco, mucho menos a nosotras que somos mujeres, porque allá están escasas las mujeres. Lo primero que hacen es invitar una cerveza para ver sí la emborrachan a una y cae. La segun da vez que me fui caímos en manos de una salvadoreña que ya nos tenía vendidas para prostitución. Todavía no llegâbamos y ella ya había cobrado a los clientes según que porque iba a llegar un viaje de seis mujeres, y que iban pa’l negocio. Como yo ya estaba más despierta y llevaba yo unas sobrinas lejanas, entonces ellas se apegaron al principio... porque nadie estaba de acuerdo. Al último cada quien decidió por ella misma, les dieron buenos carros y se fueron con los muchachos. Yo al último acabé agarrándome con la señora y fue como me quedé como cocinera de la gente de la casa, me gané mi título de cocinera a mucho valor. Porque allá cocinas y te dan quince pesos semanales por cada uno que le cocines. Ellos compran la comida. Con diez ya son ciento cincuenta, y además puedes ir a trabajar. Yo llegué a tener setenta abonados (Rosa, 42 años).

130Además de la percibida vulnerabilidad social, otra razón de peso para desarrollar mecanismos que eviten la migración femenina es la diferencia que se aprecia en las relaciones entre los géneros en el país vecino. Las formas de interacción menos jerarquizadas y que brindan a las mujeres mayor protección contra la violencia del varón, se perciben como anómalas. En este sentido, aun las propias mujeres manifiestan temor ante la posibilidad de dejar de obedecer al marido y trastocar así el orden “natural” de la realidad y la “objetividad” de las relaciones entre los géneros:

  • 18 Policía.

Sí, dice mijo que allá es diferente a todo lo de aquí. Sí allá un hombre le llega a pegar a su mujer o ponerle una maño, viene la chota18 y se lo lleva. Trescientos pesos les cobran por sacarlos. allá un hombre no puede gritarle a una mujer “eres hija de tal por cual”. Y si allá la mujer se porta mal con su marido, va el marido y le pega, también lo encierran (Esther, 44 años).

Él se queja de que allá las mujeres son totalmente distintas a las de aquí, porque allá la mujer manda, y allá la mujer cobra el cheque y la mujer que aquí es buena se hace muy distinta allá. allá a una mujer no le puede pegar, porque se lo lleva la policía y aquí nos pegan y nos tenemos que dejar. Ya qué vamos hacer (Laura, 29 años).

  • 19 Véase, entre otros, Hondagneu-Sotelo, 1992; D'Aubeterre, 2000; Marroni, 2000.

131Por tanto, aunque existe polémica entre los estudiosos respecto a que el fenómeno migratorio introduzca cambios en la asimetría de las relaciones de género,19 al menos en las comunidades donde esto ocurre tal situación suele percibirse como amenazan te para el orden social y como generador de rupturas en el ámbito familiar, principalmente debido a la tolerancia que se experimenta allá hacia un ejercicio de la sexualidad femenina menos constreñido:

La mayoría que se van son solteras y las casadas se van yendo a buscar a su esposo. Pero desgraciadamente allá yo creo que ha de ser más la libertad, porque nos cuentan que hay matrimonios que ya no viven juntos, ya cada quien jala por su lado. La mayoría son mucha chas que no tienen hijos y llegan allá y uno hasta le da a uno miedo cuando dicen: “se fue fulana y va llegar a tal parte”, porque la familia se destruye. Porque llegan las mujeres y ven que el esposo anda con otras, [dicen] “sí él lo esta haciendo, yo por qué no”, y ya se metió con uno y ya se metió con otro (Dona Lucía, 56 años).

132No obstante estas concepciones, la migración de mujeres de diversas edades, estado civil y condición social va en aumento y registra una multiplicidad de objetivos.

Explorando las motivaciones femeninas: solteras

133A diferencia de los hallázgos de otras investigaciones en el país, donde se documenta que una importante causa de la emigración de las mujeres solteras es auxiliar en las labores domésticas y de crianza a sus parientas casadas que se encuentran residiendo en Estados Unidos (véase D’Aubeterre, 2002 y 2006), las solteras de la región inician la empresa migratoria como parte de un proyecto autónomo que les permita conseguir independencia y ampliar sus horizontes. Algunas de ellas manifiestan haber tenido que luchar contra la oposición de sus padres y haber logrado el permiso gracias a su tenacidad.

Nada más de repente me dio por irme. Muchas de mis amigas que estaban con nosotros en el teba se fueron y una de ellas es con la que me llevo bien, y ella ya va a tener dos años que se fue. Y desde que ella se iba, me decía: “vámonos, que dicen que está bonito y no sé qué”. Estaba yo trabajando en una gasolinería y más o menos me iba bien, pero después empeza ron a recortar personal y pues me tocó y fue cuando me fui y estuve más de un año. Primero una muchacha de las que se fueron vino hasta aquí a verme, que sí no me animaba, que me fuera con ella para que así nos hiciéramos compañía. Y le digo: “pues voy a ver, porque no creo que me dejen”. Y como nada más soy yo la única hija no me dejaban ir mi mamá ni mi papá, pero los convencí y ya, me dijeron si queria pues ya estaba yo grande y sabía lo que hacía. Dije que sí y ya nos fuimos porque todo mundo, o sea, mis amigas que son las que más estân: “que vente, que hay muchas cosas bonitas y no nada más para que te cuenten y siquiera conozcas ahorita que estás soltera, que después te casas y ya no vas a hacer nada”. Orita que me regresé, otra vez habló mi amiga y me dijo “no, pues vente” y digo “pues voy a ver”. Está ella, con la que más me llevo es con ella, está otra Lupe, una que se llama Yaneli, que es de Mahuixtlán también, mis primos y otra prima que se fue también de esa misma familia de mi mamá (Marta, 21 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

134Es interesante descubrir que, al igual que en el caso de los varones solteros, las jóvenes están contemplando la posibilidad de retrasar el momento de establecer una union conyugal para aventurarse en experiencias novedosas fuera del alcance de la mayoria de las jóvenes rurales en la búsqueda de otros horizontes. El capital personal que representa una mayor escolaridad puede ser empleado como recurso para lograr autonomía:

Mire, sólo sé que mi sobrina se fue al otro lado, a Estados Unidos, desde hace un año. La verdad es que no entiendo para qué se fue. Sus padres gastaron de en balde para que estudiara, pero nada más vino su primo que es pollero y la convenció de irse y se fue con él (Gilberto, familiar de migrante, Mahuixtlán).

135Asímismo, la migración puede representar para una joven verse libre de la tutela paterna, decidir el inicio de su vida conyugal e, incluso, disfrutar de las ventajas que representa vivir en una sociedad más desarrollada económicamente. La forma en que se ha potenciado el poder de decisión en algunas jóvenes que migraron solteras se evidencia con el caso de Macrina, quien se fue hace tres años al estado de Florida contratada para trabajar en la pizca de la naranja, donde residen dos de sus hermaños que migraron un par de años antes. Su objetivo era reunir suficiente dinero para construir su casa, pero estando allá conoció a un hombre, originario también de Veracruz, con quien procreó un hijo. Esto ha cambiado sus planes y al momento de la entrevista recién había regresado a su pueblo para que su madre conociera al niño y aprovechar la ocasíón para registrarlo y bautizarlo, pero ya no tiene interés en volver a la comunidad, aunque continua enviando remesas para la construction de una vivienda que ahora será para su madre:

Está muy canijo aquí. Allá vive uno muy bien. Allá te apoyan en todo, yo desde el momento que estuve embarazada pues allá el gobierno ayuda muchísimo, no le voy a decir que no cobran, sí cobran pero dan mucha facilidad de pago y mandas tus pagos cada mes; sí, el gobierno se encarga de eso [...] te apoyan muchísimo. Yo, cuando estuve embarazada, cada mes me daban cuatro cheques —uno por semana— de leche, de queso, de jugos y después de que nació mi hijo siempre le dieron la leche, allá el gobierno ayuda mucho; aquí, hasta para cuando se enferman... aquí, jya mero!, va uno a un doctor y sacan un dineral. Pero allá no se siente gastar dinero. Allá si a mi hijo le falta zapatos, le falta ropa, yo voy y se la compro con cien dólares. Yo cuando llegué, le digo a mi mamá “n’ombre, aquí la ropa está carísima”, que un pantalon, una camisa ya se hicieron doscientos pesos, más de cien pesos. Yo me fui soltera y [luego] conocí al papá de mi hijo. El ya se hizo residente y [aunque] no vivimos juntos, yo nunca he estado con él, pero él se ocupa de todo. Ya de que nació mi hijo pues no trabajaba, y digo, pues ya que no estoy trabajando aquí, mejor me voy a ir allá a visitar. Yo lo tomé como vacaciones, como una visita el venir aquí a ver a mi familia. No sé, pero yo aquí me siento [...] apenas tengo veinte días y me siento aburrida. Le digo a mi mamá que yo desde que me bajé del avión y agarré el camion, que pisé la ciudad de México, se siente una diferencia tan grande, un cambio enorme de ver las casas, de ver las cosas. No, yo creo que la vida de allá no la cambio ya por estar aquí, no. Yo creo que sí hay momentos en que se siente uno mal, porque pues no está uno cerca de la familia. Para mí eso es lo único que a veces te pone así, medio agüitado, te pone triste, pero de ahí en fuera hay muchos lugares para distraerte. Sobre todo al principio sí es un poco difícil, pero conforme pasa el tiempo y comienza uno a comunicarse con ellos, casi no se siente aquí, o sea, no se siente tanto la ausencia de la familia porque está uno en constante comunicación. Pero yo no vine a decir me voy a quedar ya, yo vine de vacaciones, que conocieran a mi hijo, pero yo pienso regresar no sé cuándo, sólo pasar estas fechas aquí (Macrina, 23 años, migrante de retomo, Tuzamapan).

136Así, aunque el porcentaje de solteras en el universo registrado por la encuesta es mínimo, pues apenas alcanza 0.04 por ciento del total, la dinámica del proceso migratorio hace suponer que se dirige hacia una incorporation cada vez mayor de población femenina joven, sin compromisos conyugales ni filiales, que pueda quizá conducir a su mayor empoderamiento.

137Las “fracasadas”

138Como se ha mencionado, el sistema de género en comunión con el tipo de parentesco que predomina en la región producen dentro de su tipología una categoría de mujeres denominada “fracasada”. La condición de “fracasada” puede derivar del abandono del cónyuge, de la viudez o de haber sostenido relaciones sexuales con un hombre casado o que no se responsabilizó de un embarazo, en caso de haberlo. Aunque la preservation de la virginidad exhibe diferentes valoraciones en las comunidades estudiadas y su mera pérdida puede traducirse en un “fracaso”, el denominador común de las “fracasadas” es ser mujeres solas con hijos a su cargo, por lo que la obtention de un trabajo remunerado resulta vital para su subsistencia. Tradicionalmente, las “fracasadas” se han dedicado al servicio doméstico, a la venta de artesanía, se han empleado como jornaleras agrícolas o han combinado actividades para incrementar sus ingresos (Córdova, 1999 y 2003). Ello hace de este tipo de mujeres un grupo proclive a buscar en la migración una alternativa para solucionar sus carencias económicas. La manutención de los hijos y la construction de una vivienda suelen ser las principales razones que impelen a estas mujeres a incorporarse al circuito migratorio:

Tengo una hija y mi mamá tenía su casa chiquita y pues ahorita, gracias a Dios, ya tiene su casa grande que yo le hice, esa casa es nueva. Y nomás decidí irme de repente porque en mi casa no tenía yo ni luz, ni agua; o sea, que estâbamos con velas y la casa nada más era un cuarto, un cuartito y ahorita, mire, tenemos el poste enfrente, tenemos agua, tenemos luz, patio para atrás. Cambiamos la casa; esa casa era de lámina, de carton, o sea que era fea la casa y ahorita ya ésta es nueva. Cuatro años exactamente duré allá para hacerla y dejé a mi hija de año y medio (Lilia, 21 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

139Las dramáticas narraciones de mujeres que emprendieron la migración debido a que se vieron envueltas en uniones desgraciadas, que fueron abandonadas o huyeron de una situación de violencia doméstica, estân signadas por la precariedad económica y la vulnerabilidad social.

140El caso de Rosa es digno de destacar porque ella fue la primera persona de la que tenemos registro que emigró del poblado de Tuzamapan hacia Estados Unidos y es una de las pocas mujeres que continuó una carrera migratoria, con varios viajes a diferentes destinos de Estados Unidos. Sin embargo, por otra parte, no fue punta de lanza para el establecimiento de una red social que favoreciera el desplazamiento de otras personas de la comunidad. Cuando Rosa tenía 17 años, cometió “el error de que el novio pidió la prueba de amor” y la abandono, dejândola embarazada de su hija mayor. Posteriormente, se unió con otro hombre y procrearon dos niñas más, una de las cuales enfermó de leucemia. Debido a la enfermedad de su hija decidieron irse, primero a Ensenada y luego, huyendo de los malos tratos de ese hombre, Rosa decidió cruzar a Estados Unidos en 1986. Desde entonces, ha hecho tres viajes y, en cuanto tenga la oportunidad, volverá a irse.

Yo fui una de las primeras personas que me fui de aquí. El papá de las últimas niñas es de Ensenada, Baja California. Entonces él estaba comisionado acá en Veracruz en la armada y de ahí lo cambiaron para allá. En Ensenada me acomodé a trabajar en unos polios asados. La hacía yo de cajera, de todo, pero el senor me daba buen sueldo. Ahí podía yo tener a la niña chiquita en una reja, ahí la sentaba yo. Enton's un 19 de diciembre mi hija estaba internada y él llegó de viaje como a las 11, 12 de la noche y yo no estaba en casa. Llego, según yo, que me iba a cambiar, y el senor me dice que estaba borracha y que andaba yo en la prostitución, y me empezó a golpear y me dejó ahí, golpeada. Por los malos tratos de él me animé a brincar al otro lado, porque el señor de los polios me ayudó. Yo pasé al otro lado pero como nomás trabajaba para puro doctor, pues no me daba porque hay que pagar guardería. La primera vez me fui a Santa Ana, [trabajaba] en una fábrica de casetes y discos. Y me vine, entonces la niña ya iba para tres años y me la traje. Esa niña yo me la llevé un huesito, cuando yo la traje era una pelota. Estuve aquí un tiempo vendiendo taquitos, vendiendo chácharas como aretitos, coleteros y todo eso, casa por casa, pero la vida no [...] yo tenía una casa de block sobrepuesto y lámina de carton y vía que mis hijas no tenían ni zapatos. La segunda vez que me fui, tenía yo treinta y dos años. Caí en un pueblito en Carolina en el campo y empecé [a trabajar] en el tabaco, me enfermé porque los químicos me entraron por los pulmones. Yo me aprendí todo lo que es las temporadas. Como a los cinco, seis meses que había yo llegado encontré trabajo en el aserradero. Ahorita para nosotros la buena temporada [...] si se va a la naranja, se va a Florida; pero nosotros nos vamos a sembrar pinos porque dejan un poco más. Sí, llegamos a los límites de canadá plantando pinos. En total, los últimos ocho años los he vivido más allá que acá. Ahorita no digo que tengo buena casa, pero a como estaban mis hijas antes [...] por lo menos las saqué arriba. No quisieron estudiar porque no son de buena cabeza. Ahorita todos estamos estu diando, todos, hasta yo, la secundaria abierta (Rosa, 41 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

141Debido a su condición de madres solas, las “fracasadas” requieren del concurso de otras mujeres de su familia para la atención de sus hijos en tanto ellas tratan de ganar suficientes dólares para la manutención de su progenie, su permanencia en la escuela, la adquisición de un predio, la construction o mejoramiento de la vivienda o el cuidado de la madre enferma. Este apoyo es de vital importancia para ejercer lo que Hondagneu-Sotelo y Avila (1997) denominan la “maternidad transnacional” a través de madres sustitutas, en tanto ellas pueden estar cuidando, como niñeras o trabajadoras domésticas, a los hijos de otros en los lugares de destino:

Si, tengo una hija que su esposo también está allá, pero ya tiene mucho que no le manda dinero, y ya se desentendió de su hijo. El tuvo cinco mujeres y cinco hijos y a todos los dejó. Mi hija tardo nueve años esperándolo y sólo le mando dinero por nueve años, ahorita ya tiene un año que no le manda. Ella se fue a trabajar a Tijuana y el nino me lo dejó aquí chiquito, se fue por dos años y ya no se queria venir porque estaba bien allá, pero yo le dije que se viniera con la familia con la que estaba y de lo que fue a ganar se puso una tiendita. Después se chocó de vivir sola y se acaba de casar bien con otro muchacho y el niño ya le dice papá. Le hizo una fiesta bien bonita. El niño de aquí siempre lo ha visto su mamá sola con el apoyo de nosotros. Y hasta ya le dice papá al marido de su mamá (Isabel, 49 años, madre de migrantes, Mahuixtlán).

142Algunas de ellas entienden que la reconstitución conyugal del otro lado de la frontera puede traducirse a la larga en un desapego hacia la familia y la comunidad de origen. Pero también están claras acerca de que las uniones de pareja no son etemas y esto puede conducirlas a mayores complicaciones:

Mi niña tiene seis años. Tenía yo 15, casi cumpliendo los 15 años cuando la tuve. Y por eso le pienso, porque si me caso por allá, ya no iba yo a regresar, con los gringos hay muchos problemas. Porque yo veo el caso de mi primo, sus hijos nacieron allá y deben de pedir un permiso para venir para acá cuatro meses, tres meses y si pasan de los cuatro meses los vienen a traer. Una vez, pasaron como tres meses y no regresaban porque su mamá había fallecido. Tenía que hacer una carta él de que tenían permiso del papá, hay mucho problema. Yo por eso mejor aquí tengo a mi hija. Supongamos, yo me caso y a lo último me descaso, puede que mi marido no le dé permiso a mi hijo de salir, entonces yo no puedo salir más que con mi hijo (Claudia, 22 años, migrante de retomo, Tuzamapan).

143En suma, si bien es cierto que las “fracasadas” poseen una mayor autonomía y poder de decisión sobre la posibilidad de migrar, también lo es que sus responsabili dades familiares son más apremiantes y requieren de la buena voluntad y el compromiso de otras mujeres de su familia para poder emprender la aventura migratoria.

144Las incertidumbres de la reunificación familiar: mujeres casadas y migración

145No obstante que la ausencia de los hombres pueda prolongarse durante varios años, en la región es común encontrar una oposición explícita a que las esposas emprendan el viaje para reunirse con sus maridos en Estados Unidos. Se suele pensar que la migración femenina acarreará una subversion de los papeles y las jerarquías de género “naturales”, principalmente debido a que la reproducción del grupo familiar requière de más de un salario para pagar todos los biles que requiere la manutención cotidiana “del otro lado”. Se estima que disponer de sus propios recursos coloca a la mujer en posición de desafiar la autoridad masculina y su debilidad innata la enfrenta a los peligros del adulterio:

Dice que no está loco para llevarme para allá, que allá es un desbarajuste de todo. Dice: “de que tu te vengas para acá, mil veces me voy yo mejor, porque aquí ya hacen lo que quieren, ya no hay respeto”. Porque como allá la mujer es la que apoya más que el hombre, y como la mujer empieza a trabajar y que se compra su coche, dice que allá: “pues si hemos vivido bien, acá nos disgustamos y puede que hasta nos separemos”, porque allá la mujer es libre. Y dice: “si yo no te dejo trabajar aquí no me alcanza a mí” —porque allá las rentas están muy caras—, “tienes que trabajar, y al dejarte trabajar es como si yo te empujara a que... porque la mujer es débil y aquí hay de muchas partes y no, no” (Concha, 34 años, esposa de migrante, Tuzamapan).

146Por ejemplo, Ismael, agobiado por el recrudecimiento de los problemas que enfren taba su esposa Bertha con su madre, debido a la llegada de una nueva nuera a la casa, cuatro años atrás decidió partir hacia California a trabajar para acelerar la construction de su vivienda, la cual se había quedado a medio construir por el nacimiento del tercer hijo de la pareja. Desde entonces no ha regresado, aunque sigue enviando con regulari dad remesas para el sostenimiento de su esposa e hijos, ahora ya instalados en su propio hogar. Bertha, no obstante el deseo de reunirse con él, exhibe dudas respecto a la con veniencia de hacerlo e Ismael trata por todos los medios de desanimarla en su intento:

Él nos engaña al hablar por teléfono, dice: “si Dios quiere en este cheque que cobre, ya tengo listas mis maletas, me voy”. Estamos esperando y arreglo la casa y mis hijos y, luego, “no pude ir porque fijate que me toca una tanda y me tengo que esperar”. Pero ya pienso que es injusto, porque mis hijos lo necesitan. Orita en las vacaciones, mayo y otros meses, dice él que está bueno para trabajar en el campo. Por eso no se quiere venir, porque pierde dinero ahí. Y yo, de coraje, se me mete a veces la locura, digo “yo me voy”, y luego él dice: “No, pero ¿vas a dejar los niños? Porque pa'pasarlos está peligroso. No se te ocurra venir te, vas a caminar días y días y no le ves fin al desierto”, digo: “ay, no me espantes, ¿de veras es cierto?”. Él se queja de que allá las mujeres son totalmente distintas a éstas. Porque allá la mujer manda, y allá la mujer cobra el cheque y la mujer de aquí cambia porque todo es muy distinto allá. Allá a una mujer no le puede pegar, dice, porque se lo lleva la policía y aquí pos nos pegan y nos tenemos que dejar y ya qué vamos hacer (Bertha, 25 años, esposa de migrante, Mahuixtlán).

147Este testimonio muestra las tensiones que se viven con la exposición a patrones culturales diferentes en el espacio transnacional. Es alta la frecuencia con la que la población, sobre todo masculina, pero también algunas mujeres, expresa su rechazo a los patrones culturales que se viven en Estados Unidos, los cuales, en términos generales muestran una mayor proclividad a la relaciones menos asimétricas entre los géneros. Ello refuerza la tendencia a evitar que las mujeres emprendan la partida, aunado al énfasís puesto en los relatos acerca de los peligros del viaje, los crímenes en la frontera y las dificultades de la adaptación.

Si decido irme, pues me voy yo, pero los hijos que no corran ese riesgo. Ahora vamos a la legalidad de la gente, que por ejemplo, no conocen a la persona y dice “yo los paso por 70 mil pesos”. Y qué pasa si en ese trayecto pierden a sus hijos para siempre... Ahí hay que pensar y meditar para llevarse a los hijos. Luego los tienen sin comer y sin darles agua ahí en Sonora. En este último año se fue un muchacho de 14 años y lo agarraron allá y lo encerraron porque era menor de edad, y pues cada vez se pone más difícil esto. Yo me pregunto cómo los de allá pueden venir aquí a nuestro país. Hasta en Jacomulco ya la hicieron una zona turística de puro gringo y por qué nosotros no podemos ir para allá. Vienen aquí y andan como en su casa, y uno, ¿a ver? Hasta para sacar papeles está duro [o] cuentas bancarias (Refugio, 29 años, esposa de migrante, Tuzamapan).

148Asímismo, se concibe que la reunificación familiar acarreará efectos nocivos en niños y adolescentes quienes, al estar en contacto con la sociedad estadounidense, están más expuestos a las drogas y a un ambiente de mayor libertad que propicia la desobediencia hacia los padres. La protección estatal a los infantes se entiende más bien como una injerencia en las decisiones paternas, así como una restricción de su autoridad sobre los hijos y de su derecho a reprenderlos con los correctivos que se aplican en el pueblo, principalmente golpes y castigos:

[Los que regresan] no dicen que la vida es dura, los mal ven, los niños se hacen muy liberales, hay libertinaje. Nomás con que el hombre le ponga una mano, lo demandan, lo meten a la cárcel, le quitan todo el dinero y ella hace lo que quiere. Eso me cuenta él. Entonces a mí no me gustaría que mis hijos se criaran en ese ambiente, acá todavía hay cosas más morales. Allá si a los niños les pegan, les dice la maestra: “¿tu papá te pegó?”, dice el niño: “mi papá me pegó” y lo denuncian y lo meten a la cárcel... no se pueden castigar. Malo que le vean un moretón de que se haya caído, porque investigan. Me dice: “yo lo veo, yo veo esta situación aquí” y yo le creo, porque él no me miente a mí. Ahora, sí empiezan a crecer y se juntan con mancuernas que les gusta la libertad y tú le prohíbes que no vaya a empezar a fumar o a tomar, pero si a él le gusta, ni caso te hacen. A mí no me gustaría eso para mis hijos (Teresa, 34 años, esposa de migrante, Mahuixtlán).

149Sin embargo, a pesar de esta estrategia de disuasíón, una cuarta parte de las mujeres que al momento de la encuesta se encontraban en Estados Unidos eran casadas y habían migrado por motivos de reunificación conyugal. Muchos de los desplazamientos de este tipo son resultado de las noticias recibidas en el pueblo acerca de que el varón ya estableció una union paralela en su lugar de residencia. Ante la amenaza de ser abandonadas y enfrentar la miseria, las mujeres prefieren arrostrar los peligros del cruce para recuperar el cariño y el contenido del bolsillo de sus hombres:

Mi papá trabajaba en el campo y pues no le daba para mantenernos a nosotros. Y ya el que se fue primero fue mi papá, y como al mes después, mi mamá se fue a seguirlo, porque le dijeron que él por allá ya andaba con otra mujer. Es que aquí todo mundo te tiene envidia y más sí ven que vas progresando. Y luego, luego, vinieron con el chisme... y ya ella decidió irse a alcanzarlo para comprobar sí era cierto. Y nunca fue cierto... Lo único que gaño fue una madriza que le dio mi papá por allá. Porque pues como no le aviso que se iba, pues lo agarró de sorpresa (Juan Luis, 19 años, hijo de migrantes, Tuzamapan).

150Por añadidura, ya comienzan a observarse algunos pocos casos en que el varón décide que su esposa e hijos se reúnan con él, lo que implica un proyecto de mayor permanencia en aquel país. Asimismo, es posible encontrar parejas en las que ambos cónyuges han decidido partir juntos desde un principio, con el objetivo de reunir una mayor cantidad de dólares en el menor plazo posible, como muestra el siguiente caso.

151“Los dejé dos años y se me pusieron bien así”. La maternidad a distancia

152Flor instó a José a viajar a Estados Unidos porque ella tenía una hermana trabajando en Texas, quien les ofreció ayuda con los gastos del viaje y alojamiento mientras conseguían trabajo. Como ahí encontraron dificultades para obtener un empleo, deci dieron marcharse a Carolina del Norte, donde vivieron por más de dos años. Los tres hijos de la pareja, de entre seis y nueve años de edad, fueron dejados a cargo de la hermana de José. Flor relata:

153Nos fuimos porque aquí gana uno poco y no nos alcanzaba el dinero, y él ya estaba chocado. Llegamos primero a Houston con mi hermana, pero ahí nos fue remal. Hacía yo tamales de masa pa’vender de a dólar y mi esposo trabajaba de noche en una fábrica de cocinas. Estuvi mos 4 meses y de ahí nos fuimos para Norte Carolina. Allá juntamos un dinero entre los dos, pero ya nomás nos quedó poco, porque nos compramos dos terrenos y compusimos la casa. Gracias a Dios, encontré trabajo, juntâbamos el dinero entre los dos y mandábamos para acâ. Estuve dos años tres meses y de ahí me regresé por mis niños. Me vine por ellos, porque como los dejé a los tres, digo “no, pus yo me voy”. Luego me decían: “mami, ya vente, ya quiero que te vengas”, —“ya me voy a ir, ya mero”. Y quién sabe qué se me dio, que digo “ora sí me voy”. Porque se nos pusieron bien así. Orita ya los empecé a enderezar. Se pusieron tremendos, eran bien así, no obedecían y eran groserillos con su tía. Ahora poco mi esposo se volvió a ir. Yo decía que no fuera, dice él “me voy”, porque quiere componer el piso y dice: “si l’echo ganas me voy hacer otro cuarto arriba”. Me habló el sábado y dice que me vaya yo. Dice: “es que me siento solo y quiero que tú me ayudes”. Le digo: “pues sí, pero cómo dejo a los niños”—. “Pus ahí busca quién te los cuide”. Pero, pus no, mejor aquí me quedo con ellos. Porque le digo, pa’dejarlos solos, como que ya no.

154Este caso da cuenta de cómo el proceso migratorio confirma diversos hallázgos documentados en otras investigaciones, entre otros, la paulatina incorporation femenina a los circuitos y las carreras migratorias más cortas de las mujeres, a menudo reducidas a un viaje de ida y vuelta, que se encuentran definidas por sus responsabi lidades de género (Anguiaño, 1998; Marroni, 2000). El estatus de indocumentado, que incrementa los peligros del viaje y la vulnerabilidad de la estancia en el país vecino, hace que las mujeres migrantes rara vez se desplacen con sus hijos y se vean obligadas a dejarlos en maños de alguna mujer perteneciente a sus redes de apoyo. La disyuntiva a la que se enfrentan es difícil, porque se trata de decidir entre la materni dad o la conyugalidad (Marroni, 2000).

Recapitulación: el futuro de las familias transnacionales

  • 20 Kearney señala al respecto que “[...] es en la unidad doméstica, más que en cualquier otra parte, (...)

155Debido a la importancia que tiene el grupo doméstico para la reproducción de individuos, familias y comunidades,20 la fragmentación que supone el fenómeno migratorio pone en jaque no sólo su operatividad, sino, en buena medida, los cimientos en los que se basan las normas de parentesco que lo estructuran. Ello exige una gran plasticidad para echar a andar rápidos arreglos que a veces son producto de imposiciones, de ríspidas negociaciones o bien de acuerdos armónicos, que requieren del concurso de los individuos integrantes del grupo. Suegros y suegras, cuñados y cuñadas, hijos y nueras, se ven afectados en mayor o menor medida. Pero, principalmente, la decisión de migrar de los jóvenes varones casados puede presentarse como una fuente de con flicto para la pareja, donde las mujeres pueden poseer escaso o nulo poder de negociation en caso de estar en desacuerdo, y no tienen otra opción más que resignarse a ver partir al marido. En ocasíones, sin embargo, la empresa puede también ser apreciada como la única manera de garantizar un nivel, cuando menos mínimo, de subsistencia para las familias.

156Con frecuencia, la posición subordinada de las mujeres se recrudece y el destino de las remesas es decidido por otros, de manera que cambian las prioridades en el empleo del dinero. Al depender casi totalmente de los envíos constantes de remesas —que en varias circunstancias son tardíos e insuficientes y, en algunos casos, des aparecen por completo—, se evidencia de forma más acusada la vulnerabilidad femenina. Asímismo, las mujeres pueden enfrentar los conflictos que surgen en el ejercicio de la autoridad y en la toma de decisiones sobre el destino de los recursos, que no siempre se utilizan para cubrir sus propias necesidades, ya que los suegros, en forma impositiva, a veces utilizan el dinero para gastos suntuarios antes que para el sustento cotidiaño.

157Por otra parte, la positiva sanción a las uniones conyugales, objetivada en la recepción de la novia en la residencia patrivirilocal y los recursos para la ulterior edificaón de la nueva vivienda, no es ya requisito indispensable para el establecimiento de la union conyugal, lo que comienza a socavar las bases del poder intergeneracional.

158No obstante los cambios que necesariamente enfrenta la organización doméstica, para los pobladores la viabilidad y continuidad del sentido de comunidad depende del mantenimiento de los lazos estrechos entre sus miembros. Si la principal razón de la emigración es el mejoramiento de las condiciones de vida, tanto el migrante como los familiares que permanecen en los lugares de origen, dependen de sus mutuos compromisos para mantener derechos y obligaciones conyugales y filiales, a pesar de la distancia y del tiempo. La red familiar y social debe servir de apoyo para garantizar dicha continuidad, pero también debe mostrarse lo suficientemente flexible para per mitir una salida a las tensiones generadas por la ausencia (Córdova, 2007).

159Aunado a las adaptaciones que tienen que experimentar para lograr una inserción exitosa en el mercado de trabajo, los migrantes viven con la constante zozobra de haber abandonado a la familia por un largo periodo. Las llamadas telefónicas y los envíos de remesas, en efectivo y en especie, fotografias y videos, son indispensables para mantener viva la presencia del ausente, o a través de la toma decisiones con respecto al uso del dinero, el otorgamiento de premios o sanciones a los hijos y las instrucciones a la esposa, como una forma de mantener la autoridad que le brinda el papel de proveedor y jefe de familia. El temor ante la pérdida de los afectos familiares y el control sobre los demás miembros del grupo doméstico, constituye entonces otra fuente de ansiedades. Todo ello no podría funcionar como una rueda de engrana je sí no estuviera sustentado por ese espacio social transnacional que brinda inmedia tez y cercanía a la cotidianidad vivida en diferentes espacios geográficos.

160En términos teóricos, el factor migración en la era de la tecnología revitaliza el antiguo debate en ciencias sociales, particularmente en antropología, acerca de la posibilidad de establecer los límites de proximidad o corresidencia de los grupos domésticos (Yaganisako, 1979: 164). Asimismo, aunque las unidades campesinas puedan hallárse limitadas de recursos y en gran medida estar sujetas a las fuerzas de la naturaleza, del mercado y de las políticas estatales, la migración introduce elemen tos para la estratificación social y la diversificación de las unidades domésticas al aportar disparidades, a veces significativas, de riqueza y bienestar a partir de la movilidad social que les pueden brindar los migradólares.

161En el futuro, los grupos familiares de los lugares de origen, tal como ahora los conocemos, pueden estar en vías de minar en importancia debido a la creciente migración, para ceder su lugar a arreglos más flexibles, dinâmicos y proteicos, como ya se observan en los sitios de destino (véase D’Aubeterre, 2007). La versatilidad de la familia transnacional, cuya membresía al grupo se defina de muy distintas maneras, que mantenga lazos muy diversos y conserve una relativa ubicuidad, podrá ocupar un lugar relevante en las continuidades y cambios que experimentará esta importante institución social.

Notes

1 Kearney afirma al respecta que “[...] es en la unidad doméstica, más que en cualquier otra parte, donde ocurre la producción no capitalista diferenciada por género y la reproducción parcial de los trabajadores en el capitalismo” (1986: 348).

2 Con esto deseamos hacer una distinción entre las comunidades que no han manifestado reconoci miento de un origen indígena, aunque en algunas de ellas pudiera rastrearse un pasado ligado a grupos étnicos, y las de innegable raigambre nahua, como Atlahuilco y San Sebastiân. En otras, como Colonia Enríquez o Xomotla, la población se mezcló con oleadas de inmigrantes europeos (véase cap. 1 ).

3 Turner afirma que toda sociedad se enfrenta a cuatro tareas elementales: a) la reproducción de las sociedades en el tiempo; b) la regulation de los cuerpos en el espacio; c) la canalización del cuerpo por vía de las disciplinas; y d) la representation del cuerpo en el espacio social (1989: 26). En las sociedades tradicionales, estas tareas se organizan con base en el parentesco, el género y la sexualidad.

4 “Tal supervivencia [del grupo doméstico] tiene por condiciones concretas la común explotación del patrimonio familiar y el traspaso de las responsabilidades y de los derechos jurídicos y económicos de una generation a otra, junto con la gradual transmisión de los conocimientos necesarios para asumir los” (Pepin y Rendón, 1988: 110).

5 Las “uniones de visita” se consideran propias de la familia caribeña e involucran arreglos no residenciales, principalmente en las fases iniciales de formation de la pareja (De Oliveira, 1998: 40 41).

6 Basch y colaboradoras en Gledhill. 1999: 24. Guarnizo y Smith (1999) señalan el riesgo de inde finición del concepto, ante la creciente ambigüedad que su uso indiscriminado puede provocar.

7 Para Ludger Pries, este concepto “[...] destaca el hecho de que estos colectivos humanos en el espacio ocurren cada vez menos en forma unidireccional y por única vez, sino constituyendo cada vez más flujos pendulares, duraderos y diferenciados, que dan lugar a nuevas realidades sociales, por encima o más allá de la separación geográfica espacial de las regiones de procedencia o de llegada” ( 1997:18).

8 El modelo de Fortes, el cual propone una secuencia uniforme de desarrollo de los grupos domésticos en cada sociedad, ha sido criticado en el sentido de que puede explicar algunas variaciones obser vadas, pero no todas, para producir una diversidad de grupos domésticos, ya que “[...] un modelo de ciclo de desarrollo uniforme no puede explicar por qué las historias de diferentes familias llevan a diferentes secuencias de desarrollo” (Yaganisako, 1979: 168). Con estas reservas, el modelo continua siendo util para caracterizar los diferentes momentos y sucesos por los que transitan los grupos familiares, como matrimonios, nacimientos, muertes y division del patrimonio.

9 Para Fortes (1962), esta fase inicia con el matrimonio de una pareja hasta completar la familia de procréation. El límite biológico es el periodo de fertilidad de la o las esposas y corresponde al tiempo en que la progenie es dependiente económica, afectiva y jurídicamente de sus padres.

10 Aquí se distingue entre normas de nupcialidad, entendidas como las reglas para el establecimiento de nuevas relaciones de pareja, y las de conyugalidad, que se refieren al tipo de vínculos una vez que las parejas están unidas.

11 Donati (1999) señala que se ha entendido lo generacional como característica de la sociedad, y a la familia a través de dos visiones: por un lado, de la noción de “grupo de edad”-tanto en su sentido demográfico (cohorte) como histórico-, y, por otro, la idea de “descendencia parental-familiar”, es decir, como posición en un sistema de relaciones-en su sentido antropológico. Este autor propone analizar a las generaciones bajo un enfoque relacional, que aborde la descendencia/ascendencia familiar, mediada por las relaciones sociales extemas a la familia.

12 La asígnación al varón del papel de proveedor tiene una historia que se puede relacionar con el surgimiento del capitalismo. Para ello, Illich (1990: 187) propone cuatro etapas en la formation de lo que él llama “la pareja sexuada de hoy”: a) durante la Edad Media, el matrimonio vinculaba a dos grupos familiares, sus propiedades, estatus y descendientes; b) hacia el siglo xi, apuntó a la creación de un lazo entre dos coproductores de renta genéricamente diferenciados y la iglesia eleva el acuerdo a la categoría de sacramento; c) el desarrollo protoindustrial rompe la economía del género y lleva a una asociación económica entre un trabajador asalariado y una trabajadora fantasma (con el término fantasma, Illich alude al trabajo invisible del ama de casa); y, d) una etapa de género sintético, desexuado, a la cual no se atreve a dar nombre.

13 “A pesar de que en la práctica se ve constantemente confrontada, la imagen del varón-proveedor se mantiene como estereotipo por varias razones: a) porque refuerza la posición marcada de los hombres como autoridades prístinas de la familia; b) porque al ser el femenino una clase de poder anómalo, es decir, que no deriva directamente de su papel “naturel” de género sino que se obtiene a partir de la imbrication de roles, no es acumulable ni detentado por las mujeres como grupo, sino individualmente y como resultado de su situación familiar particular; y, c) la imagen persiste como parte de la esperanza femenina de encontrar un compañero que cumpla con ella, porque compartir o sustituir al varón en el aprovisionamiento del grupo significa para una mujer la exigencia evidente de dobles y triples jomadas de trabajo” (Córdova, 2003: 136).

14 En otro trabajo he señalado las cualidades que permiten a un hombre ser independiente, además de económica y sexualmente eficiente: “[...] un varón será considerado como un hombre cabal[...] cuando cumple con la palabra empeñada, no traiciona a sus amigos y es generoso con ellos, no se deja de nadie, ni da muestra de amedrentarse ante las amenazas[...] signo de honorabilidad masculina son las adecuadas manifestaciones de respeto a los superiores y la aplicación oportuna de la violencia contra iguales o contra subordinados que demuestren falta de respeto, desobediencia o abuso” (Córdova, 2003: 197).

15 Fragmento de la octava estrofa del Himno Nacional Mexicano.

16 Para Fortes, “[e]l matrimonio es un elemento crucial en determinar las alternativas de residencia, porque marca una division en uno o ambos de los grupos de origen de los cónyuges” (1962: 18, la traduction es nuestra, cursivas en el original).

17 Accedió a tener relaciones sexuales con él.

18 Policía.

19 Véase, entre otros, Hondagneu-Sotelo, 1992; D'Aubeterre, 2000; Marroni, 2000.

20 Kearney señala al respecto que “[...] es en la unidad doméstica, más que en cualquier otra parte, donde ocurre la producción no capitalista diferenciada por género y la reproducción parcial de los trabajadores en el capitalismo” (1986 : 348).

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable