Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Migración internacional, crisis agrícola y transformaciones culturales en la región central de Veracruz

 | 
Rosío Córdova Plaza
, 
Cristina Núñez Madrazo
, 
David Skerritt Gardner

2. El proceso migratorio en la región

Texte intégral

1En este capitulo profundizaremos en la manera en que se ha venido desenvolviendo la migración en la región de estudio, enfatizando en el proceso de formación de las redes y en las diversas maneras en que éstas sustentan un procesomigratorio acelerado a partir de los últimos años de la década de los noventa. asímismo, se abordan los motivos que llevan a los migrantes a tomar la decisión de ir a trabajar a Estados Unidos, los costos y las dificultades del viaje y del paso por la frontera en su calidad de clandestinos (Durand y Massey, 2003). Finalmente, se analiza la forma en que estos trabajadores se incorporan a la vida en las urbes de Estados Unidos, particularmente en las ciudades del sureste de este país, destino principal de los pobladores de la región central de la entidad. Vemos cómo el proceso se configura a partir de múltiples factores y de esta manera estamos delineando la complejidad del fenómeno migratorio internacional en el centro de Veracruz.

2Los desplazamientos recientes de los habitantes de la zona central del estado de Veracruz a diversos destinos de Estados Unidos han estado asociados a una multipli cidad de factores. Como hemos observado en este trabajo, la crisis de las actividades agropecuarias, que han sido las fuentes fondamentales de la subsistencia campesina, propició la situación estructural idónea para que la población regiónal comenzara a responder positivamente a la demanda de un mercado laboral que requiere fuerza de trabajo no calificada, muy barata y flexible. Las condiciones estructurales de una región agrícola que paulatinamente va entrando en una fase de deterioro sin precedentes, facilitan la emergencia del fenómeno. Aunado a ello, la creciente demanda de mano de obra por parte del capital norteamericano genera las condiciones estructurales en las sociedades de destino para la llegada masiva de trabajadores en busca de mejores condiciones materiales de vida. Así, el crecimiento acelerado de la migración a partir de la segunda mitad de la década de 1990, responde claramente a las condiciones de la región, así como a las necesidades de la acumulación del capital global en Estados Unidos.

  • 1 Mario Pérez distingue tres tipos de redes sociales: las redes densas, las redes difusas y la inexis (...)
  • 2 A partir de la noción de capital, varios especialistas en estudios sobre migración conceptualizan a (...)

3Al mismo tiempo, este proceso migratorio se ha anclado en un tejido denso de redes sociales1 que emerge y se desarrolla muy rápidamente. A través de esta trama sociocultural se ha venido autogenerando el proceso migratorio en la región. Las redes han fungido como la “infraestructura social” (Massey et al., 1991 ) en la que se ha sustentado este ritmo acelerado del fenómeno migratorio. Este tejido se nutre del conjunto de vínculos interpersonales a través de las fronteras que conectan a los migrantes activos, a los migrantes de retorno y a los no migrantes por medio de lazos de parentesco, de amistad y de paisanaje (Levitt, 2001:8; Moctezuma, 2006). Las redes proporcionan a los nuevos migrantes la información necesaria, así como el apoyo material y moral para tomar la decisión de migrar y para instalarse (obtener empleo, vivienda y ubicación) en los destinos migratorios,2 propiciando de esta manera la conformación de una retícula compleja que articula a las sociedades de origen y de destino desde diversos puntos y espacios de la geografía de ambos países (Kearney, 1996).

  • 3 En la primera etapa, parte entre 10 y 19 por ciento de la población en edad de migrar, se trata pri (...)

4Varios estudios sobre la dinámica migratoria, particularmente de México hacia Estados Unidos, han mostrado que, una vez que la migración comienza, se expande exponencialmente a través de las redes sociales. Al mismo tiempo, los cambios socioculturales propiciados por el proceso se convierten en el motor fundamental para la reproducción del proceso mismo (Massey et al., 1991; Massey et al., 1994; Levitt, 2001). A partir de un estudio comparativo en diversas comunidades con altos indices de población migrante, Douglas Massey, Luin Goldring y Jorge Durand (1994) proponen cinco etapas del proceso, atendiendo a la dinámica demográfica del patrón migratorio.3 Sin embargo, como lo han señalado otros especialistas en el tema, las transformaciones estructurales en la economía mexicana y en los mercados de trabajo en Estados Unidos, han modificado el patrón migratorio, de tal manera que lo que observamos es una dinámica muy heterogénea atendiendo a las diversidades regionales, tanto en las sociedades de origen como de destino (Marcelli y Cornelius, 2001; cañales, 2002).

5Como hemos visto en el capítulo anterior, el comportamiento migratorio en la región ha mostrado un crecimiento inicial muy acelerado, así como una presencia desigual de mujeres en las corrientes, más en unas localidades que en otras. Por ejemplo, en el caso de Monte Blanco podemos observar un proceso que inicia muy temprano —en referencia al contexto regional— y que se dispara en los últimos quince años; actualmente, Monte Blanco se puede considerar como una comunidad transnacional consolidada, a partir de la dinámica de las interrelaciones y el tejido social que se ha configurado entre el lugar de origen y el de llegada, principalmente en Los Ángeles, California. Sin embargo, es posible observar que algunos migrantes de esta localidad empiezan a diversificar los destinos, en virtud de la falta de oportunidades de trabajo en esa ciudad estadounidense.

  • 4 Las nuevas teorías sobre transnacionalismo representan un cambio en las perspectivas duales de la m (...)
  • 5 La notion de “transnacionalismo desde abajo” (Guarnizo y Smith, 1999) concibe ”... un proceso multi (...)

6Al tiempo que los desplazamientos se apoyan en las redes sociales, la dinámica de las relaciones y el tejido sociocultural que emerge, están dando lugar a la configuration de circuitos, prácticas y campos sociales transnacionales, al interior de los cuales los migrantes actúan, toman decisiones, crean nuevas formas de interrelaciones sociales y reconstruyen sus identidades (Guarnizo y Smith, 1999; Levitt, 2001; Rouse, 1992; Smith, 1999).4 Para algunos autores, la formación y dinámica de las redes sociales forman parte de procesos de “transnacionalismo desde abajo”, es decir, de formas de organización que trascienden los espacios locales y que a su vez expresan “relaciones sociales específicas establecidas entre personas especificas, situadas en localizaciones inequívocas, en momentos históricamente detenninados” (Guarnizo y Smith, 1999: 93)5.

Los primeros migrantes y la formación de las redes sociales

7Cuando rastreamos el origen de la migración hacia Estados Unidos en las diferentes localidades de la región, nos encontramos, en la mayoría de los casos, con historias aisladas que datan de mediados de los años ochenta o principios de los noventa. Es común que en las localidades de la zona, las primeras experiencias migratorias a la Union Americana hayan sido emprendidas por personas con una trayectoria migratoria previa hacia otras ciudades del país, como la ciudad de México, Monterrey o Guadalajara. Es en esas urbes donde se establece el contacto con las redes migratorias nacionales. Es interesante observar que, en varios casos, las primeras migrantes fueron mujeres: unas eran empleadas en el servicio doméstico en Xalapa y en la ciudad de México, las otras cruzaron la frontera a causa de sus lazos conyugales con hombres del occidente o del norte del país, regiones que, como sabemos, forman parte de añejas redes sociales vinculadas con la migración a Estados Unidos.

  • 6 Información proporcionada por el agente municipal de Chiltoyac, señor Régulo Tejeda. Según los dato (...)

8En la mayoría de las localidades del centro del estado estudiadas, los primeros migrantes no se constituyeron en los nodos originales de una red social para la posterior expansión del proceso, es decir, no son la base a partir de la cual éste se extiende; sin embargo, sí actúan como referentes simbólicos, historias de migrantes que cobran significado en el contexto de la actual dinámica de desplazamientos. El caso de Chiltoyac, municipio de Xalapa, es ilustrativo al respecto: la primera persona que partió a la nación vecina lo hizo en 1988. Se trata de una mujer joven que previamente se había empleado en el servicio doméstico en Xalapa y que viajó a Illinois con sus patrones. Actualmente tiene 38 años, “va y viene” y no ha perdido contacto con su familia en la comunidad. Gracias a los dólares ganados, “sus papas tienen dos casas grandes y antes vivían en una casita”. Algunos años después, migró un hombre soltero proveniente de una familia acomodada del pueblo, quien decidió aventurarse a una nueva vida en el país vecino y hasta el momento no ha regresado. En 1993 se fueron tres personas más; aunque hacia 1997 sólo había cuatro personas de Chiltoyac en Estados Unidos (Ruiz, 2004: 47). Sin embargo, desde 1998-1999, coincidiendo exactamente con la baja de los precios del café, se inició un movimiento migratorio acelerado y creciente; entre esos años y 2002 aproximadamente diez por ciento de la población local partió a trabajar hacia Estados Unidos (Núñez, 2003).6

  • 7 Entrevista realizada con el agente municipal señor Marcos Lara, en octobre de 2004, en Tuzamapan, V (...)

9En Tuzamapan, municipio de Coatepec, el proceso se inició de manera similar. En 1986 cruzó la frontera una mujer de 25 años, originaria de esta localidad, que unos años antes habia emigrado a Ensenada, Baja California, lugar de origen de su esposo. A partir de ese año y hasta la actualidad, esta mujer ha vivido en un ir y venir de la localidad a varias regiones de Estados Unidos, para emplearse en diversas actividades económicas como trabajadora temporal. Posteriormente, en 1988, otra mujer con sus dos hijos varones emigraron a la ciudad de San Diego, California, donde se establecieron definitivamente, sin regresar a Tuzamapan hasta la fecha. Es importante observar que estos dos casos fueron en su origen bastante aislados, ya que no propiciaron la formation de una red social con la comunidad de procedencia que sirviera como punta de lanza para el movimiento de población. Al igual que en el caso de Chiltoyac, fue hasta 1998 cuando se disparó la ola de salida de migrantes hacia el país del norte. En el año 2004 las autoridades locales calculaban un número cercaño a 1 500 personas que habia dejado la comunidad (Córdova, 2005: 118-119; Flores 2005: 96).7

10De acuerdo con los estudios sobre procesos migratorios en diversas partes del occidente de México, cuando la migración comienza, se desarrolla una infraestructura social sustentada en las redes que permite convertir al movimiento inicial en un fenómeno permanente y masivo, es decir, en un “proceso dinámico y autosostenido”; las redes sociales crean las condiciones que facilitan la migración de otras personas. Una vez que una red se establece, aumentan de forma exponencial las probabilidades de que la migración se incremente. Un viaje generalmente propicia la emergencia de otro viaje, de tal manera que las familias y las comunidades se adaptan a la rutina de salida y llegada permanente de trabajadores migrantes. Las redes sociales disminuyen los riesgos y los costos de la migración, dado que en el lugar de arribo hay gente establecida para recibir y fungir como guía de los recién llegados. Los migrantes neófitos se apoyan en estas redes para tener acceso al empleo, a la vivienda y en general para ubicarse en las sociedades de destino. Una vez que el proceso migratorio comienza y se establece, la experiencia migratoria se extiende y permea el conjunto de la vida social, familiar e individual en las localidades y propicia la emergencia de nuevos procesos migratorios (Massey et al, 1991; Massey et al, 1994).

11En el caso de la región de estudio, el proceso migratorio transnacional comenzó alrededor de 1995, expandiéndose velozmente hasta la fecha. La densidad de los vínculos sociales ha desempeñado un papel central en la dinámica acelerada del fenómeno. En general, observamos una muy rápida expansion de las redes sociales. Expresiones como “ya hay otro Chiltoyac en Estados Unidos”, aluden a la formación de lazos entre comunidades de origen y comunidades de destino, así como a la estructuración de un soporte social sólido que está fungiendo como sustento del proceso migratorio en la región.

12En el año 2000, justamente desde la localidad de Tuzamapan, salía un autobús cada quince días hacia la frontera con Estados Unidos con entre 35 y 40 jóvenes migrantes originarios de diversas localidades (Núñez, 2003: 38):

[...]del pueblo se van entre cinco y 20 personas junto con otras de las localidades cercanas cada quince días o cada mes, sobre todo por los meses de marzo, abril y mayo, en adelante, porque se acaban las labores del campo en la comunidad [el corte de café y la zafra] y porque en Estados Unidos la temperatura se empieza a elevar... Generalmente, el autobús que los trasladará a los límites de la frontera se estaciona en zonas estratégicas del pueblo o sí no lo esperan en la población [cercaña] de Las Trancas [...] (Flores, 2005: 98).

13La expansion de las redes se ha configurado a partir de un entramado denso de relaciones interpersonales construidas a través del tiempo y sustentadas en instituciones y prácticas socioculturales propias de una convivencia regiónal cotidiana (Núñez, 2003: 38). Este tejido social se produce y reproduce a través de los intercambios materiales y simbólicos que se dan entre comunidades y familias. Se trata de un territorio donde la interacción entre la población de las localidades ocurre a partir de vínculos familiares en los que predomina el intercambio y la circulación de mujeres al interior de una organización familiar predominantemente patrilineal (Córdova, 2003). así, además del intercambio mercantil de productos del campo y de artesanías, las relaciones sociales entre la población se sustentan en estructuras familiares, de compadrazgo y de amistad que se extienden por todo el espacio regional.

14De esta manera, la información y la comunicación sobre los detalles de la experiencia migratoria, sobre los traslados, la salida de autobuses, la confiabilidad de los polleros, la vida y el trabajo en los lugares de destino, y demás conocimiento de vital importancia, circula en el contexto de las fiestas patronales, de las bodas, de los bautizos. Es en estos espacios donde se dan encuentro las personas, los migrantes que están temporalmente de visita con los migrantes potenciales; ahí se difunde la información, se propicia la salida y se ofrece el apoyo para la llegada de los nuevos migrantes a los diferentes destinos en la union americana. Este entramado de relaciones sociales a nivel regiónal, se traslada hacia los lugares de llegada, generándose redes de apoyo entre familiares y amigos de distintas localidades de la región que viven y trabajan en Estados Unidos. Es el caso de Víctor y Beto, dos jóvenes originarios de Chiltoyac, quienes migraron en 1999 y fueron recibidos en la ciudad de Atlanta por los tíos maternos del primera, originarios de Paso San Juan, quienes a su vez habían partido un año antes, “ellos trabajaban en la caña y se fueron con unos familiares que tenían allá, de Banderilla”.

En el aeropuerto de Atlanta nos iban a estar esperando los tíos de Víctor, los de Paso de San Juan... desde que estábamos en Chicago nos comunicamos con ellos y ya sabía que íbamos a llegar a las 9:55 a Atlanta... llegamos bien, a esa hora, pero no estaban sus tíos, no habían llegado. Víctor se puso nervioso....¿te imaginas?!, uno sin saber leer en inglés, sin saber usar el teléfono... pasó una hora y no llegaban. Yo le dije: “¿sabes qué?, sí no llegan nos vamos a entregar”. Yo sentía la presión de ver que pasaban los policías y saber que éramos mojados... sentíamos que la gente nos veía raro, pasaban hablando y no les entendíamos nada. Pensábamos que nos andaban buscando y que no nos encontraban... el aeropuerto de Atlanta es grandísimo. Así esperamos dos horas, finalmente llegaron sus tíos. De ahí en adelante ellos nos fueron enseñando, cómo usar el teléfono, cómo usar taxi, las palabras principales en inglés, el trabajo, todo. Desde que salimos de aquí sabiamos en qué fecha íbamos a empezar a trabajar y mientras pues estuvimos viviendo con ellos, pero sabíamos que tarde o temprano teníamos que separarnos de ellos. Entonces comenzamos a salir solos, al supermercado, a comprar ropa, a usar el autobús. Poco a poco nos fuimos acostumbrando (Beto, 24 años, migrante de retorno, Chiltoyac).

  • 8 Cornelius (1999), al hablar de las muchas ventajas de contratar indocumentados para los empleadores (...)

15Así, la formation de los vínculos de reciprocidad entre la población originaria de las diversas localidades de la región que ahora se encuentra en ambos lados de la frontera, se evidencia de multiples maneras. La frecuencia con que se repiten los tipos de ocupaciones en los lugares de destino puede ser una muestra significativa de estos lazos de cooperación y apoyo.8 Por ejemplo, para el caso de Atlahuilco, localidad nahua de la sierra de Zongolica, las principales actividades realizadas allende la frontera son el trabajo agrícola en la cosecha de fresa y flores, así como en el ramo restaurantero de meseros, lavaplatos o cocineros. Un número menor se emplea como obrero en empacadoras de carne y fábricas de plásticos.

[Trabajé] en un restaurán chino. Y el primer momento de mi trabajo pues llegué ahí y ya estaban otros amigos que trabajan y me enseñaron a lavar trastes y a agarrar los utensilios y cómo lavar en máquina. Casi una semana trabajé de a gratis, no me pagaron. Yo recibía nada más mi comida y nada de dinero. Llego a los quince días y ya me dieron y me dijeron: “mira, vas a trabajar aquí”. En un mes ya me aprendí de todo, menos a cocinar, porque no sabes. Un mes estuve de lavaplatos. El idioma no fue tanto trabajo, porque en el restaurán me ayudaron mis amigos... lo principal que me servía de mi trabajo, unas palabras, porque tampoco vas a hablar mucho con ellos. Mira, sí el patrón habia inglés, sí quiere calabazas o quiere brocoli, lo único que enseña es a señas, cortando (Lorenzo migrante de retorno, 32 años, Atlahuilco).

16La densidad de los vínculos sociales y afectivos que establecen los pobladores de la región en los dos países es, sin duda, el sustento fundamental del actual proceso migratorio transnacional que ha permitido su rápido crecimiento. Sin embargo, el caso de Monte Blanco destaca en el universo de estudio por la antigüedad que exhibe ahí el fenómeno migratorio, por lo que vale la pena examinarlo más detenidamente.

La experiencia migratoria de Monte Blanco

17En contraste con el resto de la región, la experiencia de la localidad de Monte Blanco, municipio de Teocelo, nos revela un proceso migratorio temprano hacia la ciudad de Los Ángeles, sustentado en redes familiares que se han ido consolidando a través de los años. Las primeras migrantes fueron tres mujeres que trabajaban como empleadas domésticas en la ciudad de México con una familia que emigró a Los Ángeles. Al poco tiempo se fue el hermano, quien era campesino-ejidatario viviendo en Monte Blanco:

  • 9 Actualmente, don Laurencio y su esposa viven en Monte Blanco, aunque viajan constantemente a Los Án (...)

Aquí en el pueblo una de las primeras familias migrantes fue mi familia, una hermana mía y dos primas, en el año 1965. tres años después las seguí yo. En aquellos años no era tan difícil el cruce, había un consulado en el puerto de Veracruz y para conseguir visa no era tan difícil. Yo era agricultor, ejidatario... aquí siempre hemos vivido del café, del mango, de la caña de azúcar... y en ese tiempo se nos dio la oportunidad de viajar y bueno, desde aquellos años, era una necesidad ganar un poquito más. En ese tiempo era migrante temporal, yo iba a trabajar y regresaba. Llegué a la ciudad de San Fernando, California, muy cerca de ahí trabajaba mi hermana y yo me empleaba con una familia. Estaba una temporadilla, un año y me regresaba. Estuve en el 68, regresé, estuve aquí dos años, volvi a regresar, en el 72 volví a regresar, en el 75 volví a regresar, en el 78 volví a regresar para acá. Fue mi último viaje, porque mi hijo mayor ya tenía 19 años y se quiso ir. Entonces al llegar él allá yo le dejé mi trabajo y ya le dije: “ya te viniste tú, ¿quién ve allá la casa?”. Por cierto que en aquellos años yo no tenía esta casa. Mi esposa se había quedado con los niños, con mis padres, todavía... entonces me regresé y al poco tiempo, al año o dos años se fue el otro hijo. Los dos mayores se fueron siguiendo, ya uno ayudó al otro. Primero yo ayudé al mayor, y a se quedó en donde yo trabajaba. Yo trabajaba en una cromadora de rines. El otro no trabajó en eso. A los dos años ya se fue la hija mayor, luego se fue el otro, el otro y el otro, allá están seis de ocho hijos. Mi hijo mayor tiene 22 años que se fue, ya es ciudadaño, los dos que le siguen también... de los demás, cuatro son residentes legales y dos son indocumentados (don Laurencio, primer migrante, ejidatario, Monte Blanco).9

  • 10 La polémica al interior de las teorías de la migración en torno a sí la decisión de migrar es un as (...)

18De esta manera, notamos cómo el proceso migratiorio se autogenera a partir de un “efecto en cadena” (Palloni, 2001) que está asociado tanto con los lazos sociales y afectivos, como con las estrategias de reproducción del grupo familiar. Esta cadena reduce los costos y riesgos para los nuevos miembros que se incorporan; la migración se contempla, entonces, como una estrategia del grupo doméstico más que una decisión a nivel individual.10 Es decir, la decisión de migrar es un asunto que compete a la familia en su conjunto, que está asociado con las estrategias familiares de reproducción y está permeado, como se verá en un capítulo posterior, por las posiciones de género y generacionales al interior del grupo.

19Una de las primas a la que se refiere don Laurencio es doña Gonzala, quien cuenta actualmente con 60 años de edad y cuya historia es ilustrativa de la manera en que las redes familiares entre Monte Blanco y Los Ángeles se fueron tejiendo para consolidar una cadena migratoria que ha venido creciendo a través de los años. Originaria de Monte Blanco, doña Gonzala se fue a trabajar a la ciudad de México a los nueve años con una familia. Viviendo en la capital del país, conoció y se casó con un hombre originario del estado de San Luis Potosí, quien decidió irse a trabajar a Estados Unidos. Actualmente cinco de sus ocho hijos viven en Los Ángeles. Uno de ellos es migrante de retorno, después de catorce años de radicar allá.

La primera vez que fui a Los Ángeles fue hace 36 años, pasé de ilegal. Fue triste. Esa primera vez fui para alcanzar a mi esposo, que estaba allá. Él iba y venía, sin ninguna dificultad, pero nunca logró nada. Tomaba mucho y por eso fue un migrante frustrado y fracasado. Nunca nos ayudó ni a mí ni a mis hijos.... Mi hijo mayor se fue hace 19 años con mi hermana. Ella, que estaba allá, me miraba cómo estaba yo de amolada y un día me dijo: “déjame que me lleve a Lucio, para que te mande dinero, para que él empiece a trabajar, para que tengas un pedacito de tierra donde vivir”. Y así se fue él. Luego se llevó a su hermaño, y luego al otro, y luego al otro, y así... se fueron siete. Ahí se fueron ayudando unos con otros. A Lucio, el mayor, le faltaba un mes para terminar el bachillerato pero se fue a México con la ilusión del futbol. Abel se fue de 20 años, estudió la prepa. Tono también, nada más hizo la prepa, quiso entrar a la universidad, tres veces intentó, pero no quedó. Trabajó en hojalatería y ya después se fue para allá. Allá ha hecho cursos. Él se quiere venir, quiere juntar unos centavos allá para venir y poner un negocio aquí. Su esposa es de Xalapa. Aldo y José quieren quedarse allá. Todos mandan dinero, cien dólares cada quincena para ella y cien para su hermano... Abel tiene muchos gastos allá. Está pagando su casa, tienen sus hijos en la escuela, sus hijos ya están grandes. Todos viven bien allá (doña Gonzala, 60 años, madre de siete migrantes, Monte Blanco).

20Estas experiencias familiares no son aisladas en la localidad y coinciden con la manera en que el proceso mígratorio se ha desarrollado en otras regiones del país. En este sentido, Massey y colaboradores señalan que los primeros parientes que acompañan al migrante casado son típicamente los hijos varones solteros en edad productiva, al ser ellos los miembros de la familia que tienen mayor potencial para trabajar y obtener ingresos; al tiempo que, de acuerdo con el modelo de organización familiar prevaleciente, son ellos quienes tienen esa función, es decir, la de acompañar al padre en el trabajo y contribuir a la reproducción de la familia en su conjunto. Eventualmente, otros parientes, como sobrinos, cuñados, primos, se unen a la experiencia migratoria; así como las hijas mujeres solteras, las esposas y los niños (Massey y et al., 1994: 1499).

21Siguiendo esta dinámica, varias familias grandes de la localidad tienen a la mayoría de sus hijos haciendo su vida en Los Ángeles desde hace más de treinta, veinte y diez años. Las redes familiares entre los migrates de Monte Blanco en Los Ángeles y su comunidad de origen se han consolidado fundamentalmente a través de los lazos entre hermanos, hombres y mujeres.

Mi esposo se ha ido tres veces, como él tiene dos hermanos allá residentes, pues fácil, se fue y no hubo problema, porque allá llegó con ellos y le consiguieron trabajo (Rosario, 28 años, ama de casa, esposa de migrante, Monte Blanco).

En Los Ángeles es donde se mantiene la red, que es como una cadena que se forma, ya que muchas familias nos encontramos en este lugar y los mismos familiares se llevan a otros, incluso hay familias completas (don Laurencio, migrante de retorno, tiene seis hijos que residen en Los Ángeles).

En Los Ángeles es una gran familia de Monte Blanco la que vive allá y aunque vivan lejos siempre se reúnen, para festejar bautizos, primeras comuniones, cumpleaños, bodas... todo (Fabián, 35 años, migrante de retorno, agente municipal, Monte Blanco).

22Las relaciones en las que se sustentan las redes sociales están basadas en un conjunto de solidaridades y obligaciones recíprocas que rigen los lazos de parentesco, de amistad y de origen comunitario común (Levitt, 2001; Lomnitz, 1994; Massey et al., 1994). Vemos en este proceso cómo las redes se extienden, se profundizan y se institucionalizan siguiendo principios locales/regionales de convivencia social, lo cual, desde luego, no excluye el conflicto.

23La comunidad transnacional ofrece a los migrantes una red de protección y una fuente de oportunidades económicas (Smith, 1994: 17). En este sentido, es interesante constatar que muchos jóvenes migrantes llegan a Los Ángeles para trabajar en una empresa donde se croman rines de auto, donde se encuentra laborando como manager uno de los hijos de don Laurencio.

Allá el trabajo es muy exigente, son esclavos del reloj, los que tienen tiempo y medio en la fábrica tienen suerte... aquí hay unos compañeros que están en la fábrica de rines, defensas y accesorios para automóviles, donde mi hijo es manager... sí hay vacantes, mi hijo ayuda a la gente de Monte Blanco a conseguir trabajo. Ahorita están trabajando en esa compañía setenta de aquí del pueblo (don Laurencio, primer migrante, ejidatario, Monte Blanco).

Yo estuve trabajando ahí un tiempo, pero empezaron las envidias y todo eso... me tuve que salir. Porque así es, como aquí en el pueblo, surge mucho la envidia (Julián, 24 años, migrante de retorno, Monte Blanco).

24Por otra parte, las redes sociales se mantienen mediante el proceso de emigración y retorno, en el que los migrantes establecidos regresan con regularidad a sus comunidades de origen (Massey et al., 1991: 15). Monte Blanco exhibe una gran cohesión en la sociedad de destino, lo cual ha fortalecido los lazos con el poblado de origen y conlleva que las redes de relaciones sociales se fortalezcan y consoliden aún más.

De nuestra familia ha de haber como unas 200 personas allá. Sí, entre conexiones familiares son muchos los que van. Los familiares de nosotros fueron los primeritos que se empezaron a ir y ya no regresaron... Eso fue hace aproximadamente 35 años. Algunos ya tienen residencia legal allá y todo. Van y vienen. Tienen como regla venir cada tres años y comotienen sus padres aquí, algunos vienen a verlos cuando se enferman. Como ya tienen documentos van y vienen sin problema, pasan rápido. Yo tengo mucha conexión con ellos, yo les vigilo aquí y ellos me vigilan allá. Lo que sea que se ofrezca yo corro y les hablo, estamos todo el tiempo en contacto (don Antolín, padre de migrantes, Monte Blanco).

Pues mis hermanas andan por allá y me dijeron “vente para acá”. Eso aliviana mucho. Yo nunca había pensado ir, nomás fue por eso. Y también porque aquí no la hace uno sin dinero y allá sí sacas billete... bueno depende también sí te quieres superar. Pero sí tienes familiares allá que ya están conectados, rápido te conectan para conseguir un trabajo (José, migrante de retorno, 35 años, Monte Blanco).

25Así, notamos cómo los migrantes de esta localidad, al mismo tiempo que hacen su vida y se integran en Estados Unidos, están conectados y orientan su atención hacia las comunidades de origen (Levitt, 2001; Rouse, 1992), sobre lo cual abundaremos en el siguiente capítulo.

  • 11 Las leyes de 1996, The Illegal Immigration Reform and Immigrant Responsibility Act y The Personal R (...)

26La antigüedad que presenta el fenómeno migratorio en Monte Blanco ha permitido que, a diferencia de los originarios de las demás comunidades estudiadas, un número significativo de sus migrantes haya adquirido residencia legal, acogidos a las reformas jurídicas de las leyes de migración (como la Simpson-Rodino), y han forzado a los ya residentes a buscar la ciudadanía como resultado de las sanciones impuestas por la reformas de 1996 (Massey et al., 2002: 73 y ss)11 Ello ha permitido una interacción mucho más estrecha entre los migrantes y sus familias en el lugar de origen. Así, es frecuente ver nutridos grupos que se hallán de visita durante la fiesta del Santo Patrono o en las fechas de mayor carga simbólica, como el día de muertos o las navidades, se observa como costean los gastos de las ceremonias y se organizan para proveer al pueblo de algunos equipos y servicios, como la reciente compra de una ambulancia. Esto, sin embargo, no constituye la generalidad en la región. Veamos.

Los efectos de la calidad migratoria indocumentada

  • 12 Es interesante observar cómo, al ampliarse las localidades de destino y expandirse por todo el terr (...)

27Sin duda, el momento histórico en que la mayor parte de la población veracruzana se está incorporando a los “circuitos migratorios internationalesw” (Rouse, 1989) no es el más favorable para permitir una inserción relativamente tersa a los lugares de destino y al drástico cambio que implica asentarse en sociedades con cultura, lengua y hasta fenotipo distintos.12

28Las dificultades para ingresar al país vecino se han agudizado desde la implementación de diversos operativos de vigilancia de la frontera hacia finales de 1993 (Operation Blockade en El Paso, Texas, posteriormente llamada Hold-the-line; Operation Gatekeeper en San Diego California —no por casualidad la que ocupó con mucho la mayor cantidad de agentes fronterizos— y Safeguard en Nogales, Arizona), los cuales han tenido la pretensión explícita de desalentar la entrada de indocumentados a Estados Unidos. Pero su principal propósito ha sido alejar a los migrantes de los tradicionales puntos de cruce en las áreas urbanas y desviarlos hacia zonas de alto riesgo, principalmente a través del desierto y las montañas del sur de Arizona (véase Massey et al., 2002; Rubio-Goldsmith et al., 2006: 30). Estos operativos, más que frenar el flujo de personas, han tenido la ventaja política de situarlo fuera de la vista pública del electorado (C. Smith, 2000: 12). Asímismo, las grandes dificultades del cruce responden también a una serie de circunstancias de mayor complejidad que han tenido consecuencias funestas para los migrantes. Por un lado, los atentados al World Trade Center y al Pentágono del 11 de septiembre de 2001 han colocado a todo trabajador migrante bajo la sospecha de ser un “terrorista potencial”, y una orden del procurador general, emitida en abril de 2003, permite la detención indefinida de todo indocumentado por razones de “seguridad nacional”, sin posibilidad de libertad bajo fianza mientras espera su audiencia (La Jornada, 26/04/03).

  • 13 Hoffman Plastic Compound, Inc. v. NLRB, 122 S. Ct. 1275 (2002). La NLRB había autorizado una indemn (...)

29A ello hay que sumar la voracidad del capital, la cual parece estar exigiendo condiciones de mayor explotación de la fuerza de trabajo. Esto se evidencia al examinar un juicio del año 2002 en el que la Suprema Corte revocó un fallo de la Junta Nacional de Relaciones Laborales (nlrb, por sus siglas en inglés) para el pago de indemnización a un trabajador indocumentado mexicano, quien fuera despedido por participar en actividades sindicales.13 La importancia de dicha resolución es que sien ta jurisprudencia para privar de derechos laborales elementales —como la organización sindical, la reinstalación en el puesto de trabajo o la obtención de indemnización y salarios devengados— a los trabajadores irregulares (Córdova, en prensa).

30Sin duda, el endurecimiento de la frontera, la promulgation de leyes antiinmigrantes más severas y la gran dificultad de ingresar como trabajador legal a Estados Unidos, no han frenado el arribo masivo de migrantes a ese país, debido a la necesidad de su economía de contar con un flujo constante de mano de obra barata, dócil y desprotegida, pero sí ha contribuido a precarizar la existencia de los trabajadores irregulares. Esta situación permea la totalidad de la experiencia de los migrantes como “indocumentados”, desde el inicio de la aventura —las peligrosas condiciones del cruce, el incremento exagerado de los costos de viaje, la indispensable presencia de polleros y coyotes, las repetidas aprehensiones y deportaciones—, el establecimiento en los lugares de destino —el hacinamiento y altos costos de las viviendas, la imposibilidad de contar con documentos de identidad, licencias de conducir o acceso a créditos—, la situación laboral —explotación, bajos salarios, falta de protección legal y de seguridad social, discriminación—, entre otros, así como compromete la viabilidad del pronto retorno.

  • 14 Resulta evidente que la condición migratoria indocumentada es un fenómeno relativamente reciente, p (...)

31Ser indocumentado implica, por tanto, una peculiar condición migratoria que se refleja a cada paso del individuo en la sociedad de destino.14 Un análisis de las diversas implicaciones de la inmigración irregular desde el momento en que se emprende el desplazamiento será presentado a continuación.

Los motivos, la decisión y el costo del viaje

[...] se oye decir que allá uno gana más y aquí es más friega [...]
por eso la gente se va [...]
(José Adalberto, 25 años, migrante de Chiltoyac, jornalero y cortador de caña)

32De acuerdo con la información que nos arroja la encuesta, la gran mayoría de los migrantes decide irse a trabajar a Estados Unidos por la difícil situación económica que enfrenta. Como se ha mencionado anteriormente, ante la baja de los precios del café y la situación crítica de la agroindustria azucarera en la región, los campesinos, ejidatarios y pequeños propietarios, se han enfrentado a la pérdida de sus fuentes fundamentales de reproducción material. En este sentido, no es extraño que los motivos más comunes que se aducen para explicar la decisión de ir a trabajar al otro lado son los bajos salarios, la falta de empleo, o bien la falta de oportunidades para progresar. Son éstas las motivaciones que detonaron el flujo de migrantes de la región a la union americana durante los primeros años del proceso y que continúan siendo factores importantes en la toma de decisión de emigrar por primera vez.

La necesidad es la que ha estado empujando a la gente a irse, aquí no hay trabajo, y sí encuentras es mal pagado, no te alcanza. allá ganas más dinero por menos trabajo... o ponle que sea el mismo trabajo, el mismo cansancio, pero te va a dar para vivir allá, corner bien allá, vestir bien, y todavía mandarle a tu familia dinero para que acá no se preocupen (Régulo, 32 años, agente municipal, Chiltoyac).

Aquí las cosechas están raquiticas, ya no nos dan. Eso fue lo que impulsó a mis hijos para migrar. Ellos tenían la ilusión de hacer algo (don Antolín, expresidente del Comisariado Ejidal, Monte Blanco).

33La expresión de hacer algo, utilizada reiteradamente por la gente para explicar la decisión de migrar por parte de alguno de los miembros de la familia, alude al propósito de labrarse un futuro de solvencia económica mediante la instalación de algún negocio o de cubrir necesidades de una mejor vivienda, estudios, vestido, adquirir electrodomésticos, muebles; es decir, de vivir con más comodidad, a partir de la irruption de nuevas necesidades que de alguna manera están asociadas a una transformación en las nociones de bienestar social en las sociedades rurales, sobre lo cual abundaremos en el siguiente capítulo.

34La construction, la ampliación de la casa y/o la compra de un pequeño terreno, constituyen motivos fondamentales para tomar la decisión de emigrar. Algunos van solamente con este objetivo, trabajan dos o tres años en Estados Unidos y regresan. Este móvil está estrechamente asociado, como veremos, con la necesidad de las jóvenes parejas de independizarse de la casa paterna.

35Pagar una deuda también constituye un motivo para migrar. Sobre todo en el contexto de la crisis abrupta de los precios del café en 1998, cuando algunos cafeticultures cayeron en “cartera vencida” con el Banrural. Hacer un ahorro o tener dinero para gastos médicos es una razón importante para algunas personas que deciden ir a trabajar a Estados Unidos. Asimismo, la reunificación familiar es un motivo importante, no solamente en el caso de las mujeres que van para seguir al esposo, sino también en el caso de grandes familias que van atrayendo a un número cada vez mayor de sus integrantes.

  • 15 Escobar define la catástrofe como “[...] un cambio cualitativo que representa una disminución drást (...)

36Vemos, sin embargo, que en las comunidades de menores recursos y de raigambre étnica, como Atlahuilco y San Sebastián, en general los motivos exhiben las dos características reportadas por Escobar (2003) en relación con la población más pobre: la urgencia y la sobrevivencia, que pueden estar propiciadas por el deterioro constante de las condiciones de existencia y tienden a una estrategia a mediano plazo, o bien buscan la recuperación de activos perdidos por algún evento catastrófico.15 Enfermedades, pérdida de cosechas o de ganado, pérdida del empleo, daños a la vivienda o el abandono de la familia por parte del proveedor, son situaciones que amenazan la sobrevivencia de un grupo. Este segundo tipo de respuestas incluyó, por ejemplo, la enfermedad de la madre, un hijo al que le detectaron leucemia, la destruction de una vivienda por plaga de polilla, una mujer y sus hijos abandonados por el esposo, entre otros. El familiar de una de las mujeres migrantes afirma:

Mi mamá está muy enferma y con lo que gaño en el campo y la venta de leña pus no alcanza para comprarle sus medicinas. Por eso mi hermana se fue primero a trabajar en casas con otras muchachas de aquí, pero luego mi mamá se puso peor de salud y ella tuvo que regresarse. Luego estuvo trabajando en Córdoba, de mesera en un restaurán, y ahí conoció a unos muchachos que s’iban a ir a Estados Unidos y pos la invitaron. Por eso pensamos que primero se fuera ella, por lo menos un año, y cuando regrese pos ya me tocará a mí (hermaño de migrante, 17 años).

  • 16 Esto puede ser resultado del tipo de organización socio-espacial que se observa en la localidad, co (...)

37A diferencia de otras comunidades estudiadas, la construction de una nueva vivienda no fue expresada como una de las principales razones para emprender el viaje en Atlahuilco.16

38Algunos jóvenes, sin necesidades económicas apremiantes, deciden irse para experimentar otra manera de vivir. Los medios de comunicación y la experiencia de otros jóvenes los impulsan a tomar la decisión de ir a trabajar y vivir en alguna ciudad de Estados Unidos.

Yo me fui por la escasez de trabajo aquí, que es muy poco lo que pagan y no hay trabajo para uno, que tiene mucha familia. La situación es muy crítica y lo que gana uno aquí no da. Teníamos hijos en la secundaria y yo ya no podía salir adelante, entonces me tuve que ir, para poder hacer mi casa y ayudar a mi familia. Solamente así pude hacer mi casa, estando allá. Estuve trabajando tres años y me regresé, me fui en el 82 y regresé en el 86. Estuve en Los Ángeles y trabajé en una fábrica de platinos, donde se croman rines, defensas de autos, todo eso. Y tenía un buen trabajo pero me tuve que regresar por mis hijos y mi esposa. No era lo mismo que ellos estuvieran por acá solos y que yo anduviera por allá. Tengo un chamaco que hasta ahora me reprocha por haberlo abandonado. Uno va por buscar el bien y abandona a los hijos aquí y no es lo mismo que uno los críe, que uno esté aquí con ellos. Ahora me dedico al campo, ando cortando café todavía. Y de ahí voy a salir al norte a Sinaloa, a cortar mango (Julián, 45 años, migrante de retorno, Monte Blanco).

Yo no me fui por cuestiones económicas, me fui para ver, conocer y regresar (don Fabián, agente municipal, Monte Blanco).

Hay gente que se va por necesidad y hay otra que se va por el afán de irse, al ver que los demás se van, pues les entra la euforia o las ganas de salir. A pesar de que tienen sus tierras, sus fincas para cultivar, se van. Y a lo mejor tienen razón porque el café está muy mal pagado, los precios muy raquíticos, no dejan nada, no alcanza el dinero para abonar la finca, para fertilizar, para limpiar, para podar, para hacer el trabajo. Sin recursos no hay trabajo, no hay nada... Además, allá es una vida diferente, como la pintan, no es necesario trabajar toda la semana para comer bien... (Régulo, 32 años, agente municipal de Chiltoyac).

39Vemos cómo el proceso migratorio, al transformar el contexto cultural al interior del cual se toman las decisiones, se vuelve crecientemente atractivo por razones ya no puramente económicas. Al transformarse el estilo de vida, el trabajo asalariado en el extranjero se convierte casi en la única opción de empleo; asimismo, como veremos posteriormente, se convierte en un rito de iniciación para los jóvenes varones, que a través de éste pretenden demostrar su valor, su virilidad y su madurez, además de convertirlos en buenos proveedores (Massey et al., 1994).

40De esta manera, las motivaciones que empujan a tomar la decisión de ir a trabajar a Estados Unidos se crean a partir de un conjunto de elementos que van desde la situación económica precaria, hasta la necesidad de demostrar valor, virilidad, madurez, independencia, es decir, como un rito de paso hacia la autonomía masculina; o bien, para alejarse de situaciones familiares conflictivas; y la curiosidad por conocer y comprobar lo que se dice de la vida allá.

Simplemente nada más por ir a conocer. Como ya estaba allá mi papá me contaba que estaba bonito y me fui por la curiosidad (José Luis, 19 años, migrante de retorno Tuzamapan).

Tenía entendido que la vida era un poco más atractiva y aparte de eso había algunos sentimientos encontrados que me hicieron retirarme de aquí y fue pues por una decepción de una novia que tomé la iniciativa a irme. Después, pensando en hacer una vida más mejor económicamente, y las dos cosas influyeron (Enrique, 33 años, migrante de retomo, Mahuixtlán).

Yo me fui, de hecho, nada más por conocer el lugar. Más que nada por ir a ver, para que el día de mañana no nos platiquen. Porque mucha gente emigra y a la vez regresa y ya te dicen que se gana muchos dólares. Pero a veces es mentira, porque allá se sufre mucho. O sea, yo lo poco que viví para que me lo platiquen, pues ya me di cuenta y se desengaña uno, la verdad. De hecho, no era mi intención ir a trabajar, mi intención era conocer el lugar (Fermín, migrante de retorno, 35 años, Atlahuilco).

41En suma, la decisión de migrar se ve fuertemente apoyada cuando un pariente o amigo cercaño ha vivido la experiencia. La solidaridad y el apoyo de parientes y amigos son fundamentales; hemos visto cómo de padres a hijos, entre hermaños, tíos, sobrinos, cuñados, se extiende una red regional y local muy amplia que se sustenta en la solidez de las estructuras familiares campesinas. La experiencia migratoria de una persona cercana proporciona en primera instancia la fuerza moral para tomar la decisión, lo cual se complementa de manera fundamental con el hecho de tener el apoyo directo para la llegada a los lugares de destino y, en algunos casos, para tener el dinero necesario para el cruce y la llegada.

42En general, en la región prevalece el préstamo de dinero usurero a intereses bastante altos, de entre 13 y 25 por ciento mensual. Como se puede observar en los datos que arroja la encuesta, en la mayoría de las localidades el porcentaje de migrantes que obtienen el dinero para el viaje a través de préstamos privados es mayor 70 por ciento del total (véase tabla 7 en el anexo estadístico). Estos préstamos se obtienen con acuerdos que incluyen el aval de una posesión sobre tierras y un porcentaje de interés sobre la cantidad prestada. Esto supone básicamente tres cosas, primero, que la deci-

43sión de migrar debe estar apoyada por algún familiar que posea una fracción de tierra (en pocos casos es el propio migrante el que posee dicha fracción); segundo, dado que los préstamos locales casi siempre van acompañados de la necesidad de un aval, esto se convierte en una gran preocupación adicional para el migrante, quien se va con el peso que significa el riesgo de perder alguna propiedad de la familia; y tercero, que el pago del préstamo constituye la prioridad durante los primeros meses de trabajo en Estados Unidos, lo cual disminuye considerablemente la capacidad de cubrir la deuda y la manutención familiar con los envíos de dinero durante la primera etapa de la estancia migratoria. En general, para los jóvenes cuyas familias no poseen tierras de su propiedad, se considéra un privilegio tener la posibilidad de irse a Estados Unidos, y regularmente lo hacen a través del apoyo de familiares y/o amigos.

Muchos jóvenes tienen el deseo de irse, pero no tienen con qué, no tienen dinero. Si piden préstamo, necesitan tener un aval. La planta de café lo avala a uno en el préstamo. Y hay algunos que tienen sus amigos allá y les echan la mano (dona Pilar, 75 años, madre y abuela de migrantes, Chiltoyac).

44También se dan casos en los que los familiares o amigos que están “del otro lado” proporcionan el préstamo para el cruce, lo cual significa una gran ventaja en términos de la conservación del patrimonio, ya que este préstamo no incluye un aval en tierras u otras propiedades, y en la mayoría de los casos no se cobran intereses.

Me fui porque mi hermano ya había estado allá y me comentó que estaba bien la chamba por allá y me dijo que me fuera. Mi ilusión era estar con mi carnal porque él ya se había ido dos veces y ahora ya lleva tres. El me prestó el dinero y también tenía yo dinero guardado. Nos fuimos juntos con un tío que todavía está allá, en Carolina. Pues pasamos por cerros y espinas por la noche en un lugar que se llama Tecate, Nido de las Aguilas, que está por Tijuana, para que no nos viera la migra, ni los helicópteros. Y estuvimos juntos en San Diego.

Me fui por progresar yo con mi familia, porque él está casado o sea él ya tenía que ver por su esposa y yo quería ver por mi papá y mi mamá. Mi mamá lloraba y mi jefe me decía que no, que aquí me quedara yo. Que aunque comiéramos poco, pero que estuviéramos todos. Pero como yo tenia la ilusión de irme, pues me puse necio, tanto que me fui. Yo era albañil, pero eso es muy matado. Luego trabajé en una gasolinera y ahora sigo trabajando allí porque me volvieron a contratar (Adalberto, 19 años, migrante de retorno Tuzamapan).

45Aun cuando es difícil para los migrantes conseguir el dinero para irse, el proceso migratorio en la región ha abarcado y se ha extendido desde los primeros años a todos los sectores sociales. En este sentido, se observa un proceso de selectividad de la migración bastante diferenciado en términos de posición socioeconómica entre las distintas comunidades, pues encontramos migrantes poseedores de tierras, pero también jornaleros agrícolas; con nivel medio superior o sin ninguna escolaridad. Ello sugiere una mayor diversificación socioeconómica que la señalada por Massey y colaboradores (1994), quienes postulan que durante la primera fase de la migración son los sectores más acomodados quienes tiene acceso a los recursos necesarios, las redes y el dinero.

46Debido al incremento de los controles en la frontera, los costos del viaje se han disparado notablemente en la década de los noventa. Por ejemplo, en 1994 el señor Fabián, originario de la localidad de Monte Blanco, pagó 350 dólares, mientras que el viaje de su hijo, cinco años después, tuvo un costo de 1 200 dólares. En el año 2 000, los migrantes de Chiltoyac pagaban alrededor de 18 mil pesos más 13 por ciento de intereses del préstamo para llegar a la ciudad de Atlanta. El incremento de los costos del viaje está asociado con la necesidad de contar con una compleja red de intermediarìos, la cual se ha conformado justamente a partir de las dificultades del “cruce” y del crecimiento acelerado de la migración en nuevas regiones.

47La vulnerabilidad en que se coloca el grupo familiar ante la dependencia de las remesas del migrante para cubrir la deuda, genera importantes tensiones tanto en el trabajador —obligado a finiquitar el monto prestado en el menor lapso posible para que no crezca de manera exorbitante—, como en el grupo doméstico, que vive el temor de ser desalojado de su vivienda o despojado de sus parcelas u otros bienes sí no fluyen los recursos con constancia y en cantidad suficiente desde el otro lado de la frontera. Esta situación vuelve más incierto el éxito de la empresa. El caso de doña Carlota, habitante de Tuzamapan, es ilustrativo de la situación de indefensión en que pueden quedar las familias ante los usureros. Sus dos hijos varones, que cuentan con 25 y 20 años en la actualidad, partieron uno en 1999 y el otro un año después. Para el viaje del mayor, ella y su esposo vendieron un mangal, con lo que cubrieron el total del monto. Este hijo regresó nueve meses después, “sin hacer nada, con trabajos pudo pagar su deuda”. En el caso del segundo hijo —quien se fue con la ilusión de ahorrar dinero para “comprarse una plaza de intendente o ponerse a estudiar enfermería”—, tuvieron que pedir 15 mil pesos prestados dejando en prenda su casa, a un interés de 20 por ciento mensual. Dado que este hijo tuvo problemas para encontrar trabajo y no pudo pagar râpidamente, la deuda creció de manera descomunal. Doña Carlota afirma que lleva más de año y medio entregando dinero a la prestamista y aún debe 60 mil pesos, lo que le hace temer que esté en serio riesgo de perder su casa, pues su hijo “manda pa’nosotros y manda para ir abonando la cuenta, pero no le baja porque le digo a usté... el veinte por ciento!, ¿di’ónde?” (Córdova, 2005). Otra entrevistada comenta al respecto:

Aquí hay una persona que está bien rica y presta, pero ponen al frente sus casas, sí no le pagan les recoge. Nomás van a trabajar para ella con el rédito, no les condona nada de rédito. Tiene refrigeradores, tiene ya casas embargadas, tiene hartos carros, porque cobra el 20, el 25 por ciento. Los muchachos se van a trabajar y ellos mandan dinero a su gente para llevarle a la mujer, [pero] en lugar de bajar la cuenta pues va subiendo sí no tienen buen trabajo, porque ya ve que ya está bien escaso el trabajo por allá también. Y ahora [ellos] ya agarraron idea de que se van y les vale, ponen al frente sus cosas y le van a pedir dinero, lo que les cobren (Doña Gertrudis, 49 años, madre de migrante, Tuzamapan).

48Este es uno de los problemas más graves a los que se enfrenta la gente que hadependido del agio para sufragar los gastos del viaje, pues no son raros los casos en que los familiares de un migrante han perdido parte de su patrimonio a manos de los prestamistas, para costear los montos desorbitantes pedidos por los polleros.

49

Gráfica 8. Costo promedio del viaje a Estados Unidos, por localidad, 2003

Gráfica 8. Costo promedio del viaje a Estados Unidos, por localidad, 2003

Fuente: Encuesta “Impacto de la migración internacional en el medio rural del centro de Veracruz”.

50Coyotes y polleros en el tránsito por la linea

51Con la escalada rampante que experimenta actualmente el fenómeno migratorio en el estado de Veracruz, los traficantes de personas proliferan por doquier como actores protagónicos del proceso. Estos individuos no tendrían razón de ser sí existiera libre tránsito de personas —tal como ocurre con bienes, capital e información en el marco del tlcan—, o, cuando menos, un programa ordenado de trabajadores temporales en Estados Unidos. Pero es évidente cómo la inmensa mayoría de los migrantes exhibe una calidad migratoria indocumentada, que las políticas de inmigración del país vecino califican como “ilegal”, en una deliberada vinculación con el quebrantamiento de las leyes y la criminalidad, de manera que asocian migración irregular y amenazas a la seguridad, bienestar e identidad nationales (Córdova, 2004).

52En este pañorama, los llamados coyotes y polleros17 se convierten en figuras imprescindibles para el migrante neófito que inicia su carrera migratoria, e incluso, para aquél más experimentado que requiere estar al tanto de la constante apertura de nuevas rutas que ofrezcan mayor seguridad de no ser atrapado o donde el tránsito sea menos vigilado, ante el deterioro de las actuales condiciones del cruce y el endurecimiento de la frontera.18 Esto, consecuentemente, incrementa la peligrosidad de los trayectos, hace que los caminos más alejados de los asentamientos humanos sean más utilizados y encarece aún más los costos del traslado. Ello contribuye a hacer del contrabando de personas un negocio jugosísimo que, según la Organización Internacional del Trabajo, en la actualidad genera más de 30 mil millones de dólares anuales.19

53El mercado se ha expandido a tal grado que la “industria” se ha diversifïcado desde las versiones más sofisticadas, que incluyen tecnologia de punta, hasta las más improvisadas, donde polleros solitarios ofrecen cruzar a nado o con flotadores en los brazos (Martínez, 2005: 5). Asimismo, los polleros se han especializado en actividades variadas. Según la tipología de Nájar (2003), es posible encontrar las siguientes variantes involucradas en el contrabando de indocumentados:

[j]untadores que trabajan en las plazas o centrales de autobuses; cuidadores que vigilan la actividad en las casas de huéspedes; viajeros que acompañan a los migrantes durante los traslados, que pueden iniciar en sus comunidades o desde el sitio al que llegan hasta la línea; y también están los guias, responsables de cruzar el río Bravo o de las caminatas en el desierto y que aprendieron el camino al cruzar ellos mismos, a veces incluso al pagar el viaje a otros coyotes... raiteros, trabajan en Estados Unidos, generalmente son personas con residencia legal o ciudadaños norteamericanos que esperan a los indocumentados en las carreteras y casas de seguridad designadas por el pollero. Su tarea consiste en trasladarlos en autos o camionetas a las ciudades donde serán distribuidos hacia su destino final; cobradores: en los eslabones conocidos de la cadena de traficantes ocupan uno de los sitios más altos, sin llegar a ser los jefes. Se encargan de cobrar el dinero al entregar a los migrantes, o bien, de cobrar el rescate cuando éstos son secuestrados por los polleros (Nájar, 2003).

54A ellos habrá que sumar los bajapollos, dedicados a asaltar migrantes. Para Alonso (2001), cada categoría puede dividirse a su vez en distintas subcategorías y esta division forma parte de una estrategia para evitar ser acusado de violation del Artículo 138 de la vigente Ley General de Población mexicaña, que aplica penas de cárcel a los traficantes de personas

  • 20 La Comisión Interamericaña de Derechos Humanos establece diferencias entre los tres fenómenos en fu (...)

55El dinamismo del proceso migratorio en Veracruz ha favorecido que toda la variedad de formas de coyotaje haya asentado rápidamente sus reaies en la región, de manera que se ofertan opciones para la conducción, contrabando y trata de personas,20 que puedan ser cubiertos por los bolsillos de todo tipo de usuarios. Así, es factible encontrar redes de enganchadores de otros estados, como Puebla o Oaxaca, de comunidades cercañas, como Huatusco, Martínez de la Torre o Bella Esperanza, o polleros establecidos dentro de las mismas localidades, donde se encuentran posibilidades desde las más sofisticadas —que proveen el viaje en avión a la frontera—, hasta aquellos migrantes que se aventuran solos e intentan obtener ayuda para el cruce prácticamente en la línea fronteriza, ya sea con las redes de traficantes que operan en el bordo o con polleros improvisados que ofrecen sus servicios por módicas cuotas:

Vienen de otros lados. Del lado del volcán, de La Perla, de por allá. Vienen de más arriba... ahora sí de donde está el volcán. Pero ha habido personas de aquí que también han querido meterse en eso. Y los que vienen de otros lados, los mismos que ya se han ido los conectan. Entonces hay personas de acá que dicen “sí quieres yo te paso, yo ya soy coyote, y dame tanto y yo te pas”; porque están viendo que así van a ganar más fácil su dinero. Y vienen y engañan a la gente, o sea, ese es el problema, que vienen y engañan a la gente (José Antonio, 38 años, profesor de primaria, Atlahuilco).

Pus de aquí... bueno, de aquí conseguimos un pollero de allá de Puebla y entonces él nos llevó porque vino por nosotros. Y entonces nos llevó y nos pasó bien. Lo único malo fue que en el desierto nos atacó la migra y ya por poco nos agarraba allá. Entonces de ahí fuimos ahí. Cuando nos atacó eran como las 11 de la noche (Flaviaño, 32 años, migrante de retorno, Atlahuilco).

56Como ha sido señalado por Alonso (2001), coyotes y polleros son actores sociales heterogéneos y de confiabilidad variable, que pueden contar con infraestructura altamente organizada o actuar en contubemio con grupos de “bajadores” o “asaltapollos” de alta peligrosidad. Lo que resulta claro es que la cadena de involucrados se multiplica y cada uno exige una tajada de las ganancias:

Coyote es el que viene a conseguir la gente, es el que dice: “te voy a llevar” —y te dice— “mira, te voy a llevar por tanto dinero”, y tu le dices: “¿en cuánto sale?”, y te dice: “no, pus de 17 a 18 varosö”. Lo contratas y te vas. Entonces, de ahí, ya viene el pollero, que es el que lo lleva a uno; y éste te dice: “ahora, mira, nos vamos a ir tal día”, y ya trae su camioneta o su autobús y se va, y ya ése es el pollero. Y llegando allá, qué sé yo, al Altar, Sonora, Sonoyta o al Naco, y ellos allá tienen conectado el guía; y éste es el que sabe el camino, es el que te va a pasar por el desierto. Entonces ya éste te pone al lugar donde vas y se vuelve a regresar... Aquí hay uno que cobra mil pesos por persona para conseguir a un coyote (Raúl, 32 años, migrante de retorno, Mahuixtlán).

57Con frecuencia, los enganchadores recorren los pueblos animando a la gente a irse, o entre los mismos migrantes potenciales se corre la voz de una próxima salida, se organiza una junta informativa y se dan cita en alguna de las comunidades. Una vez reunido el grupo de personas de la misma localidad y de los pueblos circunvecinos, se fija el día para emprender la partida con destino a la frontera.

Vienen aquí al pueblo los coyotes, hacen juntas y quien quiera ir va. El grupo ya está armado, nomás que cuando van a ir en la junta nada más ponen la fecha, la hora, cómo debe uno de comportarse y todo eso. De aquí nos llevaron en una camioneta a Xalapa, en Xalapa, de la terminal de camiones nos llevaron a México y de México a Caborca, que es la ciudad fronteriza. Ya de ahí nos pasó otro coyote (Lilia, 24 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

  • 21 Central de autobuses de la ciudad de Xalapa.

La mayoría de los de aquí se van de ilegales, o sea, sin papeles. Contratan al famoso coyote, y ya ése junta gente y se los lleva. Luego nada más ves ahí por el campo de la colonia San Luis que llega un camion cuando son muchos y se trepan. Y nada más ves a sus familiares que se despiden de ellos y las carillas de ellos que quieren chillar. O sea, sí se ve feo, porque los que están casados con hijos chicos ahí están todos esperando a que se vayan. Y ya los coyotes he oído que vienen de fueras o sea de José Miahuatlán y les cobran ahora entre 22 ó 24 mil pesos, por ahí de dinero. Ellos primero mandan a alguien a preguntar sí alguien se quiere ir para Estados Unidos o quén está interesado, y así se va corriendo la voz, hasta que se juntan unos y ya empiezan a pedir información acerca de cuándo sale y cuánto cuesta el viaje. Hay veces que cuando tienen muchos en una comunidad que ya acompletan el viaje, pos ahí va el carro a traerlos. Y cuando son nada más unos dos o tres, pues los sacan en camioneta y se los llevan a caxa21 para que salgan a México, y ya ahí, veces en avión o sí no en carro hasta allá (Gonzalo, 21 años, amigo de migrantes, Tuzamapan).

58No es raro que esta práctica sea utilizada por hábiles timadores quienes, aprovechándose del espejismo de participar del llamado “usueño americano”, estafan a los incautos con falsas promesas:

La otra vez vino un sujeto que dijo que necesitaba a algunas personas para trabajar en Estados Unidos y dijo que el pago iba a ser un buen dinero por hora. A unos, pues los movió la ambition y dieron un anticipo, sin embargo, lo que dieron a ése, que se los roba. Creo que de 1 500 pesos por persona y que los cita ahí en las Trancas y nunca llegó el camion, ni él. Pero fïjate, algunos quedaron escamados, pero al ver que otros se han ido y la han hecho, pues se les olvida lo que pasó y se animan a volverse a ir (agente municipal, 50 años, padre de migrante, Tuzamapan).

59Los defraudadores han desarrollado creativos métodos para engañar a sus víctimas que suelen incluir falsas razones sociales, con locales, teléfonos y papelería apócrifa.

60Por su parte, otros migrantes potenciales prefieren irse en grupo o hasta solos, cargados únicamente con la férrea voluntad de llegar a alguna de las ciudades fronterizas y ahí tratar de atravesar la línea con el menor dispendio posible:

Una persona que es de acá de Piedras Negras, Veracruz, era conocido de un hermaño de mi ex esposa, él fue quien me proporciono el teléfono ése, y ya yo me conecté con esa persona y entablamos ya el arreglo, pero telefónicamente. Pero ni sabía cuánto me iba a cobrar ni cómo iba a hacer ni nada, simplemente dijo: “buscame en tal parte”. Y entonces yo llegué en ese lugar, que era un hotel en donde esa persona conectaba a las personas que iba a conectar. Y sí, llegué ahí a Agua Prieta a conocer lo más bajo de migrantes, del mojado, del ilegal, de todo. En el sentido de que prácticamente es una ciudad que sus negocios son todos chuecos: el robarse entre ellos mismos a la gente ilegal. O sea, vienen unos conmigo yo los cruzo por allá, ya mando a mi grupo, el rival manda a su grupo, se los roba en el camino para cruzarlos y ganarse el precio del dinero del traslado de la gente. Incluso a mí me sucedió, porque yo crucé con una persona, pero como en la frontera es cruzar la línea brincándose una cerca un poquito alta, caímos del otro lado y como cerca está otra ciudad de Estados Unidos que es Douglas, Arizona, el movimiento debe ser muy rápido, porque como conecta a todo con el pueblo, Migración está constante ahí. Entonces es un albur cruzar, son treinta más o menos del grupo los que cruzamos en ese momento. Todos de diferente coyote. Y ya del otro lado es el robo de la gente porque cada quien corre por tratar de cruzar esa parte (Víctor, 37 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

61Sin embargo, de cualquier manera que se intente la empresa, el cruce es siempre un periodo liminar, expuesto e incierto, cuyo término es indefinido y en el que cualquier cosa puede suceder, hasta la muerte. Durante ese trance, se pierde la calidad de persona, de miembro de una comunidad y de individuo capaz de tomar decisiones propias para convertirse en un “polio” más, objeto de los vaivenes de la fortuna. La “migra”, las bandas de cholos, los asaltantes, las rencillas entre coyotes por un lado, o bien el profesionalismo del pollero y la relación de paisanaje o amistad que guarde con la red social del migrante, son factores que condicionan el éxito o fracaso de la empresa, pero que se sitúan fuera del control del individuo:

Uno va con el guía, uno no sabe[...] y ya del cobro[...] va dependiendo del coyote que uno busque. Amí me salió en 14 [mil] esta vez. La otra vez sí me salió caro, la otra vez que estuve me salió en[...] como en 24 mil pesos. Y la primera vez fueron 16 [mil]. Le digo porque eso me pasó a mó esta vez que vine. Yo venía con un señor, pero llegando allá en la frontera a mí y a otro de Tlaltetela nos agarraron otros coyotes diferentes a los que nosotros veníamos. Entonces por esos caminamos tres días y me cobró como tres mil pesos más, y a mí me cruzaron. Que nos agarran por ahí y me dijeron: “sí tú tienes posibilidad de conseguir el dinero consíguelo, porque mientras más rápido lo tengamos aquí más rápido vas a llegar y sí no, aquí te dejamos una semana, vamos a ver cómo pasas” (Benito, 39 años, migrante, Tuzamapan).

[La primera vez] nosotros nos fuimos solos de aquí a Matamoros y ya en Matamoros anduvimos buscando coyote. Pero como un coyote nos quitó mil pesos, o sea nos transearon, anduvimos ahí buscando, y me dice mi hermana: “¿sabes qué?, mejor búscate otro”, o sea que ellos querían que les diéramos dinero, pero dice mi hermana: “no, porque no te traen hasta acá, nomás te van a dejar”. Ahorita ya va a ser un mes que se volvió a ir mi esposo pero ya pasaron, gracias a Dios, hicieron [...] ¿qué?, cuatro días nada más, pero dice que dos veces los agarró la migra y los regresaron. Ellos pasaron por Miguel Alemán, ya no pasaron por Matamoros, ora pasaron por otra parte [...] Yo esta vez que me fui yo pasé por aquí por Matamoros, por San Luis Potosí, de aquí nos fuimos a México y ya de ahí nos llevaron más allá, porque nosotros nos fuimos en autobús y agarramos coyote allá. Pero como nos transearon, pues ya mi hermana me mandó uno de Houston para acá, porque ese señor ya lo conocían que era coyote y ya con ése pasamos (Flor, 27 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

62Una vez superado el riesgo de ser víctima de alguna estafa o robo por parte de los polleros, los migrantes se enfrentan al peligro aún mayor que representa el cruce de la línea. Las rutas son diversas y abarcan todos los estados de la frontera, pero se cambian constantemente para evitar que se “calienten”, es decir, ante el aumento en el flujo de personas, se incrementa su dificultad por volverse más vigiladas. La gran mayoría de los migrantes pasa por el desierto, siendo las ciudades de inicio de la travesía más mencionadas por los encuestados El Altar, Caborca, Agua Prieta y Naco, en Sonora; una minoría refiere haber cruzado por Baja California y es menor aún el número de los que pasan por Tamaulipas (véase tabla 8 en el anexo).

63Los relatos de las dificultades padecidas durante el trayecto se repiten ad infinitum, convirtiéndose en verdaderas épicas de sobrevivencia, solidaridad e ingenio, donde pareciera ser que lo único que cambia son los nombres de los protagonistas, no así los sufrimientos y percances.

Pasamos por Nuevo Laredo y cruzamos el río. Me acuerdo que caminamos cuatro días y tres noches hasta que llegamos a un pueblito que se llama Encinal, Texas. Nos metimos en un taller que estaba abandonado y nos escondimos. Después llegó la señora que nos iba a llevar y nos dijo que nos iba a llevar a Texas por 500 dólares. Nosotros llegamos sin coyote, porque uno de nosotros, o sea de los que iban conmigo, ya había ido, y pus ya se sabía el camino. Por mero, hermanita de mi alma, nos morimos de hambre, cuando íbamos el tercer día!olvídate! En esa ocasión nos caímos a un pantano, pasamos en el desierto y había muchos nopales. Llevábamos agua pero se nos acabó y tuvimos que ir a buscar más. Fíjate, a base de agua nos mantuvimos, sin comida y sin nada. Nos llevó el esposo de la coyota en una van y la coyota iba más adelante en un coche. Ellos se comunicaban por radio por sí las dudas había algo, pero no. Después todo fue bien fácil, nos llevaron hasta la puerta de la casa. Allá llegamos con Toño y llegamos bien mal, desbarataos; la ropa desgarrada, nomás espinas y bueno muy, muy mal. Teníamos un hambre que sentíamos que las tripas se nos iban hacer cachos (Ángel, 39 años, migrante de retorno, Colonia Enríquez).

64En la mayoría de los relatos, los entrevistados narran modus operandi similares de los polleros: recorridos a pie por el desierto que duran entre unas horas y varios días, arribo a alguna zona habitada, con frecuencia lo que denominan “reserva” o “reservación india”, alojamiento en casas de seguridad y de ahí traslado en vehículo, generalmente hacinados como “polios”, a Tucson o Phoenix, en Arizona, para luego ser repartidos a los puntos de destino. El hambre, la sed, el agotamiento, el miedo y la angustia son companeros constantes en la experiencia de los migrantes:

  • 22 Se refiere a las camionetas tipo van con capacidad para 15 pasajeros.

Después de caminar y caminar, llegamos a un lugar a donde nos iban según a recoger, y ya cuando nosotros nos dimos cuenta ya venía la camioneta, pero en la camioneta éramos 27 personas para una mini ven22 y pues íbamos como jitomates ahí en la reja todos apilados. Y así nos fuimos y ya unos desfalleciendo de agotados. Nos fuimos así sin comer, sin tomar agua. Hasta que por fin que llegamos a un lugar y ahí nos medio dieron un poquito de comer y me acuerdo que llegamos a la ciudad de Kentucky y nos quedamos en una granja grande de americaños y ahí nos acostamos y pasamos la noche (Israël, 29 años, migrante de retorno Tuzamapan).

[El pollero] nos dijo: “miren, como a las cuatro va a llegar una camioneta ven y nada más va a pegar un pitido, y cuando lo escuchen, nosotros ya debemos de estar ahí”. Entonces que nos paramos como a las 3:30 de la mañana y estábamos pendientes de la camioneta para correr, pues estaba cerquita, ponle como a 50 metros. Que escuchamos el pitido y todos que empiezan a meterse a la ven, pero yo me esperé a lo último porque ya me habían dicho cómo estaba la jugada, y que me dicen: “ah, ya no cabe”, que contesto: “¡ah, cómo no voy a caber!, sí nada más van ustedes”, y que me les aviento encima. Esto porque ya me habían dicho: “no vayas a intentar meterte primero, mi hermano, tú siempre estáte hasta atrás”. Esto me lo dijeron aquí en el pueblo, porque allá no te dicen nada. Y ya que nos acomodamos, y ¡n’hombre!, ya como a la hora pues todos rajaos, pues ¡imagínese! 32 en una camioneta ven, todos amontonados y cargándote como a dos o tres. Y así íbamos pasando pueblitos, y le decíamos al guía: “¿ya mero llegamos?” y éste nos contestaba: “sí, ya mero llegamos, falta como una hora”. Fueron cuatro horas lo que caminamos en la camioneta y ¡n’hombre!, pues todos cansadísimos (Ángel, 59 años, migrante de retorno).

65La Patrulla Fronteriza, la migra, constituye una amenaza más para el arribo exitoso al lugar de destino. Desde 1924, éste es el organismo responsable de detener, interrogar, arrestar y deportar a quienes intentan ingresar de forma irregular a Estados Unidos, cuyas acciones han contribuido a convertir a los mexicanos en el arquetipo de la ilegalidad y criminalidad para la sociedad estadounidense (Lytle, 2004: 5).

  • 23 Madriz (1997: 345 y ss.) en su estudio sobre las percepciones de la violencia en mujeres estadounid (...)

66La simbólica del otro desempeña un papel fundamental que perpetúa y justifica las condiciones de explotación y la violación de los derechos humaños (Córdova, 2004).23

En Arizona, ahí nos agarraron los de la migra porque había un retén. La mayoría [de los agentes] son mexicanos. Hay uno que otro gringo, luego se ve, se conoce luego. Nos esposaron, pero no nos golpearon; y ahí estuvimos como dos días encerrados. Pienso que es como una cárcel, porque es un cuarto con reja y toda la gente ahí. Nos tomaron huellas de los dedos, nos tomaron fotos y datos personales, todo en español. Me preguntaron por mi papá, sí era casado y que cuántos hijos tenía, les dije que ninguno, que era soltero. Ya de ahí te dan un papelito y lo meten a uno a un cuarto bien frío, como ya había gente ahí que ya habían agarrado antes, ya todos habían agarrado las cobijas. No recuerdo a cuántos nos agarraron, pero sí lo de un autobus lleno, éramos más de 60 de diferentes lados. O sea, agarran a unos, los detienen, llegan otros hasta que se completa lo de uno o dos carros, ya lo regresan a uno. Un día nos agarraban, al otro día lo intentábamos, luego decían que había mucho vigilante, nos regresábamos. Luego otra vez nos íbamos; o sea que no había ni un día que descansáramos. Luego nos agarró migración de Estados Unidos y nos encerraron otra vez. Y de ahí me regresaron a San Luis Rio Colorado, ahí nos soltaron. Pero de ahí, como ya no queríamos regresarnos para acá, volvimos a hacer el intento por Mexicali, otra vez cruzamos, ahí ya fue menos, ya nomás caminamos una noche (Lencho, 26 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

  • 24 Durante el curso de la investigation, ninguno de los y las entrevistadas afirmó haber sido víctima (...)

67Por añadidura, los migrantes se hallán expuestos a ser víctimas de algún delito por parte de las bandas de asaltantes que operan en ambos lados de la frontera, a los que a veces se denomina cholos.24

Pasamos por Agua Prieta, Sonora, y ahí nos cayó la noche, eran como las 10 de la noche; y ya caminamos como unas cinco horas. Pero antes de llegar al último lindero, en un pueblo que se llama Douglas, que ya es de los americanos, ahí nos asaltaron unos encapuchados. Nosotros éramos como 60 personas y nos asaltaron. Y un hombre cortó cartucho y dijo que cualquier movimiento que hiciéramos iba a matar a cualquiera de nosotros. Y pues muchos llevaban que de 800 pesos, que 500 pesos, 300 pesos. Yo nada más llevaba 50 pesos en la boisa. Y un señor que estaba delante de mí llevaba 100 dólares y luego se los metió debajo del calzón. Y pues ahí nos tuvieron como una hora hincados ahí en la arenilla. Y pues ya terminaron ora sí de basculiarnos; y a mí de hecho los 50 pesos ni me los quitaron, porque como era de los últimos, me registraron de carrera y a los otros les quitaron relojes y muchas cosas. Ya se nos hicieron las 6 de la manana y nos agarró migración y dijeron: “no, pues yo sé que hay como 60 personas y no quieren salir”. Y uno de migración dijo que sí no salían que se iban a atener a las consecuencias con él. Y ya ése que nos dice: “salgan”. Y ya salimos, y que nos agarran. Nos metieron en la cárcel y nos tuvieron ahí un rato, nos tuvieron como unas dos horas; y después nos sacaron y nos mandaron para acá. Ya en la noche lo volvimos a intentar y pasamos, pero ya no hubo ningún asalto (Raúl, 32 años, migrante de retomo, Mahuixtlán).

También hay que cuidarse de ésos que les dicen cholos. Ésos quitan el dinero. A nosotros nos pasó. Ésos no sólo se lo quitan a uno, le arrancan a uno el pantalón y todo. Siempre hay raterías, tú sabes, como en México. Más tardamos en el camino, cuando nos rodean como 16 y nosotros éramos cuatro, éramos pocos. Ellos son buenos cuando vienen entre manada, pero hay que tenerles valor. Cuando veníamos con los caminadores —los que lo encaminan a uno en el desierto—, me decía el chavo: “mira, nos cobran, no es que no me quiera comprometer, pero ¿quieres una pistola?”, —dice— “matan a todos aquí y no les hacen nada, porque esa gente también a nosotros ya nos tienen hasta acá, porque traemos gente de fuera, [y los cholos] necesitan dinero, agarran las cosas más buenas, zapatos buenos, y te dejan a ti de lo peor”. Le digo: “no, la verdad yo no vengo buscando eso, yo quiero pasar y no quiero problemas” (Baldomero, migrante, 40 años. Mahuixtlán).

Nosotros hicimos tres veces el intento por ahí y diario nos salían. Una vez veníamos en un pueblo y nos encueraron. así nos bajaron el pantalón porque ya saben que ahí trae uno el dinero, no sé por qué parte, no. Y ahí nos tenían ellos... ya qué podía uno hacer, pues eran más ellos y nosotros bien poquitos. Entonces ya nos tenían hasta el copete. Llegó el momento en que uno dijo: “a cada rato nos están chingando... ¡denles sus chingadazos!” y como fue. sí uno quiere se agarra uno a chingadazos, pero le digo a él: “somos bien poquitos, nos van a rechingar como sea”. Y nos quitaron todo (Arturo, 23 años, migrante de retorno, Xomotla).

68Nada garantiza, además, que una vez en territorio estadounidense, los migrantes no vayan a ser víctimas de delitos cometidos por bandas organizadas. Asímismo, en los últimos años se ha puesto de moda una práctica de extorsión a los familiares de los migrantes que constantemente se encuentran a la espera de noticias de su ser querido: el secuestro. La percepción de la población en México es que hay contubernio entre las bandas delictivas y los grupos de coyotes que trasladan a los migrantes, ya que conocen santo y seña de las familias en las localidades de origen y sus posibilidades económicas:

Fíjate que hace como dos meses a uno de mis muchachos que trabaja en Kentucky; al más chico, tiene 20 años, me lo secuestraron gente mala. Creo que fueron los mismos pinches coyotes. A éste lo secuestraron en Phoenix y me pidieron de rescate aproximadamente 32 mil pesos. Lo bueno es que tenía unos ahorros y no tuve que vender nada, y también mi hijo el mayor que trabaja también por allá me ayudó. La noticia me la dieron cuando estaba yo cenando y me dijeron que sí ahí vivía fulanito, y les dije que sí y ya que lo pasan y él me dijo que lo tenían secuestrado y que querían tanto de dinero... Ahorita estoy bien enojado, y me dan ganas de denunciar a los coyotes, porque yo conozco a unos de aquí; pero la misma gente me dice que no (Marcos, agente municipal, 42 años, padre de dos migrantes, Tuzamapan).

  • 25 Rubio-Goldsmith et al. (2006: 30) señalan que antes del “efecto embudo”, entre 1990 y 2000, Califor (...)
  • 26 La misma fuente reporta la cifra de 51 muertes durante el primer trimestre del año 2003 (Diario de (...)

69Sin embargo, el principal peligro que enfrentan quienes pretenden llegar al territorio estadounidense es la muerte, debido a las condiciones actuales del cruce. El creciente número de cadáveres encontrado en el sector Tucson de la Patrulla Fronteriza es atribuido tanto a las consecuencias del “efecto embudo” que cañaliza al flujo de personas hacia el desierto,25 como a la falta de experiencia de los migrantes provenientes de las nuevas regiones emisoras del centro y sureste (como Veracruz, Chiapas, Tabasco y la península de Yucatán) (Rubio-Goldsmith et al, 2006: 57). En el caso de Veracruz, por ejemplo, de las 636 defunciones de migrantes mexicanos reportadas en 2002 (La jornada, 24/01/2003), 187 correspondieron a veracruzanos, de las cuales 68 por ciento se atribuye a eventos derivados de las condiciones topográficas y climáticas de la travesía (asfixia, hipotermia, deshidratación, accidentes o ahogamientos) y el resto a accidentes automovilísticos, causas naturales y crímenes violentas (Diario de Xalapa, 09/02/2003).26

70No obstante los obstáculos a los que puede enfrentarse el migrante, la voluntad para continuar con la empresa es mayor y los relatos enfatizan la tenacidad de los aspirantes:

Estuvo duro. Porque la primera vez no conocí migración y ya esta segunda vez me agarraron 12 veces y tardé un mes sin pasar. O sea, estuve un mes ahí en la frontera. Y pues bajé de peso, bajé como diez kilos porque me mal pasaba yo, pues me agarraban en la noche, luego me soltaban hasta el otro día como a las 11 ó 12 de la noche y sin comer. Y ya luego comía, pero me la vivía pensando en que tenía que pasar. Y ya hasta la de 13 veces logré pasar. Y sí estuvo duro (Samuel, 24 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

71Por otra parte, las posibilidades son muchas y existen también relatos que señalan las pocas incomodidades del viaje, la seguridad del trayecto o el sentido de responsabilidad del pollero en su acuerdo de llevar al migrante seguro a su lugar de destino:

Yo me fui de ilegal, pero nada más te puedo contar una pequeña parte. No, pues cruzamos el desierto de Sonora de día, a las 11 de la mañana, poco a poco y llevábamos suficiente agua y fue como sí no lo hubiéramos pasado, pues no hubo peligro de nada, más que unas culebras, pero de ahí no pasa. Iba yo acompañado de varias personas de diferentes lados y todos pasamos bien, no hubo nada de peligro, creo que fue suerte porque dicen que el peligro está en la mañana. Dicen, la verdad no me consta, pero dicen que la gente puede violar o matar (Fausto, 26 años, migrante de retorno, Xomotla).

Ya cuando nos agarra un pollero buena onda, ya no hay gastos de nosotros, sino que él paga todo: hospedajes, comidas. Hasta que nos entrega allá, el cumple con entregamos con las personas (Jorge, 25 años, migrante de retorno, Mahuixtlán).

72Varias circunstancias pueden influir para que, sin descontar el factor azar, la travesía sea menos riesgosa y el trato de los polleros más amable: la época del año en que se intenta el cruce, es decir, durante los meses templados y no de temperaturas extremas; la solidaridad de los compañeros de viaje; la precaución de no liquidar el costo del traslado previamente, sino al llegar al punto de destino; y el conocimiento que se tenga del pollero, sí es vecino de la comunidad del contratante del servicio, donde continuará residiendo, o sí mantiene lazos de amistad, parentesco o compadrazgo con algún miembro de la familia del migrante. Por ello, es acertada la apreciación de Kauffer en el sentido de que “[I]a imagen de aprovechado y de delincuente es en parte inexacta. El pollero está inserto en la vida de las comunidades fronterizas ubicadas a ambos lados de la línea [pero también de las del resto del país]; su presencia es esencial para las economías internas y ocupa un lugar preponderante en la dinámica social de las mismas” (2003: 11). Así, por ejemplo, al ser cuestionada doña Gonzala, de Monte Blanco, durante una entrevista, sí podría recomendar a un pollero, respondió que “los polleros sólo ayudan a parientes o amigos a pasar”.

73El caso de algunos migrantes de esta localidad que se dirigen a Los Ángeles es particular, ya que la solidez y amplitud de las redes familiares en ese destino les permite conseguir documentos para entrar legalmente. así lo expresa un joven migrante que cuenta con una familia extendida viviendo desde hace más de 30 años en esa ciudad:

Yo me fui con la esposa de un primo y un tío que ya son residentes allá. Me fui en avión de aquí a Tijuana y de ahí pasé por la línea, como cualquiera, normal, con una mica chueca, así les dicen allá. Ésas las venden los mismos polleros [...] te dan una con una foto que se parezca a ti y tienes que aprenderte el nombre de la tarjeta en la noche, para que al otro día que te pregunten sepas y pases [...] y sí, en la fila para el cruce vas nerviosón, sobre todo sí es la primera vez (Guadalupe, migrante de retorno, Monte Blanco).

74Ello garantiza la integridad del migrante y asegura la llegada a su destino de manera satisfactoria. La encuesta arrojó que los migrantes del centro del estado dilatan en promedio 12 días para realizar el cruce de la frontera, independientemente de los mcdios que elijan para hacerlo. La gráfica 9 desglosa esta información por cada una de las localidades estudiadas.

Gráfica 9. Tiempo promedio que tomó cruzar a Estados Unidos, según localidad, 2003

Gráfica 9. Tiempo promedio que tomó cruzar a Estados Unidos, según localidad, 2003

Fuente: Elaboración propia con base en la encuesta “Impacto de la migración internacional en el medio rural del centro de Veracruz”.

Arribanda al lugar de destino, la condición indocumentada y el proceso de adaptación

  • 27 El crecimiento de la población latinoamericaña en algunas ciudades de la región sureste de Estados (...)

75Así como en México encontramos que nuevas regiones se están incorporando a los flujos migratorios como resultado de la crisis económica generalizada y de la formación y desarrollo de las redes sociales, entre otros, en Estados Unidos también está ocurriendo una diversificación de los sitios de destino, al sumar al circuito regiones del territorio estadounidense predominantemente urbanas que antes no recibían inmigrantes, entre las que por su novedad destaca el llamado “sur profundo”.27 Varios factores influyen en ello: a) la demanda de trabajadores no agrícolas durante todo el año en la economía estadounidense; b) los cambios en la legislación de país vecino a raíz de la Ley Simpson-Rodino, que favorecieron la reunificación familiar; y c) la madurez y expansion de las redes migratorias (Marcelli y Cornelius, 2001; Massey et al., 2002). Esto ha propiciado un giro en las formas en que los trabajadores indocumentados mexicanos se insertan en la economía y el territorio de Estados Unidos.

76De tal manera, el uso de mano de obra indocumentada se ha convertido en un rasgo estructural de la economía de algunos estados del país vecino. Cornélius (1999) resalta las ventajas de estas contrataciones para los empleadores: a) el constante flujo de trabajadores migrantes; b) la percepción positiva de la capacidad de trabajo y la ética laboral de los migrantes en comparación con los anglos y otras minorías raciales; y c) la escasa presencia de sanción para los patrones. Esto a pesar de las disposiciones enunciadas en la ley de 1996 que responsabiliza a los patrones de verificar el estatus migratorio de sus trabajadores.

77En este tenor, la elección de un destino en Estados Unidos se encuentra fuertemente condicionada por la posibilidad de contar con una red social que dé soporte al(a) recién llegado(a), la cual resulta de importancia vital para lograr una buena adaptación en el lugar de arribo. Aunque los principales destinos de los veracruzanos siguen siendo los estados de California, Illinois y Texas, es significativo que el primero de ellos lo sea para los migrantes de Monte Blanco, los más antiguos, y para los de Mahuixtlán; mientras que en los otros dos residen principalmente los de Xomotla y Ciudad Enríquez, comunidades vecinas que mantienen fuertes lazos sociales. El análisis de las sociedades de llegada también da cuenta de las transformaciones que están teniendo lugar en el proceso migratorio, es decir, en la apertura y diversificación de los destinos en Estados Unidos, pues otros estados como Georgia, Florida, Alabama, Carolina del Norte y del Sur están cobrando creciente interés, concentrando alrededor de 30 por ciento de las preferencias de los jarochos. El cuadro 15 resume los resultados de la encuesta en este rubro (véase el desglose por comunidad en la tabla 9 del anexo).

Ilustración 6. Destinos principales de la población veracruzana en Estados Unidos

Ilustración 6. Destinos principales de la población veracruzana en Estados Unidos

Fuente: Encuesta “Impacto de la migración internacional en el medio rural del centro de Veracruz”.

78Asímismo, más de la mitad de los encuestados llegó a residir con familiares, aunque un buen número de ellos, cerca de 34 por ciento, vive con amigos y/o conocidos, tanto de su pueblo natal como de las comunidades circunvecinas. Esta red brinda apoyo al proporcionar orientación, vivienda temporal, ayuda en la obtención de empleo y, a veces, subvenciona la manutención del migrante neófito en tanto puede empezar a recibir ingresos y sufragar sus propios gastos:

Yo llegué con mis hermanos. Estuve como dos meses sin trabajar, mientras mis hermaños me mantenían, pus no tenía para comer ni para calzar, ni para la renta. La verdad ellos me echaron la mano (Raúl, 22 años, migrante de retomo, Colonia Enríquez).

Él [paga] el teléfono; la comida entre todos los que se unen ahí, son como 20. Y en cada condado, es decir, en una misma hilera de casas, ya ve usted que dicen que son de madera. Y hay 20 y 30 y 40 de aquí mismo de Tuzamapan, toda la gente es de aquí o de Bella Esperanza o de Vaquería (Laura, 29 años, esposa de migrante, Tuzamapan).

Cuadro 15. Principales destinos en Estados Unidos de la población emigrante veracruzana

Cuadro 15. Principales destinos en Estados Unidos de la población emigrante veracruzana

Fuente: Encuesta “Impacto de la Migración Internacional en el medio Rural del centro de Veracruz014”.

Note * : Los otros estados mencionados son: Minnesota, Oklahoma, Wisconsin, Indiana, Nevada, Utah, Missouri, Kentucky, Arkansas, Michigan, Kansas, Nueva Jersey. Arizona, Oregon, Louisiana y Nueva York.
Note ** : Las ciudades mencionadas fueron Tijuana y Puebla, únicamente por migrantes de Monte Blanco.

  • 28 Por proceso de adaptación estamos entendiendo el conjunto selectivo de aprendizajes y reajustes que (...)

79El desconocimiento de la lengua inglesa, el bajo nivel comparativo de escolaridad, las diferencias culturales, de por sí sustanciales, se ven exacerbadas por la condición indocumentada de casi la totalidad de los individuos entrevistados en esta investigación. El proceso de adaptación a la nueva sociedad requiere de la adquisición de habilidades y de la comprensión de códigos muy alejados de la vida cotidiana en sus comunidades de procedencia.28

La mayoría de los latinos se enfrenta a ese problema. Pero conforme vayas sabiendo comunicarte con el inglés vas subiendo de puesto y te van aumentando el salario. Y sin embargo, sí sólo sabes español y te vas confiando de lo que los latinos te digan, es cosa perdida. Muchas veces por envidias el manager te dice lo que tienes que hacer en inglés y sí le caes bien,qué bueno, y sí le entendiste qué bueno. Y sí no, ya te fregaste (Raúl, 22 años, migrante de retorno, Colonia Enríquez).

80La obtention de vivienda también representa un obstáculo por la carencia de documentos que permitan arrendar un espacio habitacional de forma regular, pues se exige un número de seguro social, cuentas bancarias y fuertes depósitos; requisitos todos que no se hallan al alcance de los migrantes. Esto llega a propiciar abusos por parte de arrendadores poco escrupulosos que cobran por persona y compactan a la mayor cantidad de individuos en reducidos espacios que no satisfacen mínimos estándares de higiene, seguridad y calidad (Atiles y Bohon, 2002: 5).

Yo iba a quedarme con [mi cuñado], no se pudo porque ya había mucha gente. Ento’s el señor que rentaba el departamento no me quiso dar el permiso de quedarme ahí. Se quedó nada más mi primo y el otro amigo. Eran 18 en una minisala, minicocina y minicuarto y minibaño. l Équería meterle más gente, entre más gente estuviera, [le convenía] porque es una renta por persona. Más bien los demás no quisieron. Ahí [mi cuñado] pagaba 150 dólares por él y yo donde vivía pagaba 250 dólares. Ento’s después hubo la oportunidad de pasarme con él y él me dijo: “aprovecha ahorita que hay chance”. “No, pus ¿sabes qué? Sí”. Porque cuando yo me pasé para donde él estaba, pagaba 170 y dije son 80 dólares menos, muy buenos (Omar, 26 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

81Incluso se ha estudiado cómo las llamadas “camas calientes”, en referencia a condiciones de hacinamiento extremo en las viviendas, pueden representar un escollo importante en el proceso de adaptación de los migrantes a las sociedades de destino (Atiles y Bohon, 2002a: 7).

  • 29 Esto confirma lo reportado en otras investigaciones respecto al giro en la forma en que los trabaja (...)

82Una vez instalado(a) en términos residenciales, el siguiente paso es conseguir un empleo lo más rápidamente posible para empezar a enviar remesas al lugar de origen, pues, de lo contrario, la familia puede padecer penurias mientras los réditos de la deuda se acumulan. En este tenor, las experiencias relatadas por los migrantes son muy diversas, desde aquellos y aquellas que partieron con trabajo asegurado, hasta los que tardaron un par de meses en conseguir empleo. Asimismo, las actividades reportadas son de escasa calificación y bajos salarios, y abarcan todos los sectores económicos: en la agricultura, sembrando y pizcando diversos cultivos, como tabaco, naranja, manzana, arándanos, o en la silvicultura; en la industria, desempeñándose como obreros de la construcción, o en aserraderos o empacadoras de alimentos; y en el sector servicios, como empleados de restaurantes, tintorerías, en la decoration y arreglo de jardines, o bien de intendentes en toda clase de empresas. Algunos recorren varias ciudades o estados buscando las mejores opciones laborales:29

Encontré trabajo allá en Florida y ahí trabajé cortando naranja. Y de ahí me fui para Michigan y allá sí trabajé en una empacadora de tomate y sembrando plantas y, por último, en una fábrica para piezas de carros y en otra de sillas y nada más. De ahí me regresé otra vez para Florida y estuve seis meses, o sea, ya fue ahorita último. Otra vez a cortar naranja; pero ya de ahí, como hacía bastantísimo calor y eso, me fui para el sur de Carolina y trabajé en una verdulería, y ya. En Michigan tardé para conseguir, como unos veinte días, yo creo. O sea, de hecho ahí trabajaba un mes y dos no, porque no había trabajo. Luego ya estaba trabajando más o menos y salen con que te piden el inglés o papeles buenos, o sea, nada más no tiene uno eso y pues le quitan a uno el trabajo. Te dicen que vas a descansar una o dos semanas y que te van hablar, pero ni madres, ya no te vuelven a hablar. Hay oficinas de trabajo y ahí ya llena uno la aplicación, que es como una solicitud de empleo, y ya te hacen un examen de la sangre y todo eso. Y deja uno su nombre y ya cuando sale un trabajo le habían a uno, o sí no, porque va muchisísima gente... como en diciembre es cuando más gente hay, porque es tiempo de frío. Y se va uno tempraño a formar, como a las 4 de la mañana a esperar sí sale algo para que lo manden a uno a trabajar. Allá se gana por hora y el mínimo que gané fue de 5.25 dólares y trabajaba ocho horas. Había veces que trabajaba once horas, pero sería una o dos veces por semana (Julio, 23 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

83Es frecuente que los migrantes se contraten en dos empleos, o, incluso, hemos encontrado casos extremos en que el trabajador se hallá laborando en tres lugares distintos:

Ellos laboran en dos partes, mi hijo trabaja en la cocina de un hotel lavando parrillas por la noche y por el día trabaja limpiando baños en un taller. Entra a trabajar a las 2 de la tarde y sale a las 10 de la noche y ya luego a las 12 entra al hotel y sale a las 7 de la mañana. El otro también tiene dos trabajos: uno en un hotel y otro de vigilante y también le pagan bien. Y luego en un hotel limpia y desinfecta las albercas de hotel (Susana, 40 años, madré de migrantes, Mahuixtlán).

Ellos trabajan, tienen diferentes trabajos. Mi hijo trabaja en hotel, en la noche, en la cocina, en un sistema caliente donde lavan parrillas, ollas. Y en el día trabaja limpiando baños en un taller de aviones... tiene dos turnos, en el día entra a las 2 de la tarde y sale a las 10 de la noche y de ahí entra a las 12 al hotel y sale a las 6 de la mañana. Onofre ahorita también tiene dos turnos, andaba trabajando en un hotel y en el dia nomás vigilando que no falten papeles y sacando cartones, eso es lo que hace. Y le pagan bien, porque ahorita ya le mandé a decir a su señora que le va a mandar más dinero; y Beto también tiene dos trabajos, en el hotel desinfecta las albercas del hotel y en día no sé qué cosa es lo que haga (Marcelina, 45 años, madré de migrante, Chiltoyac).

84Para un migrante que tiene como objetivo, además del sostenimiento de la familia, la construction de su casa, es casí indispensable trabajar dos turnos, ya que los gastos de manutention en los lugares de destino son muy altos.

85Allá el trabajo es muy exigente [...] son esclavos del reloj. Muchos trabajan tiempo y medio, muchos trabajan doble jomada. El salario que allá se gana es el mínimo, nadie gana más, el salario mínimo son 6.65 por hora, es el salario que gana cualquier paisano. Algunos tienen la suerte de tener tiempo y medio, algunos al ano ya están ganando 7.50. Otros por antigüedad ganan más. O sea que ahí depende de las ganas que tenga de trabajar. En California la situación es difícil porque es un estado muy caro, parece que el más caro en Estados Unidos. Un paisano soltero la puede librar con el salario mínimo. sí quiere sacarle un poquito a ese salario mínimo para mandar a la familia, pues tiene que vivir en convoy [...] lo que le llamamos convoy [...] cinco o seis paisas en un apartamento, porque sí algo es caro es la renta. Un apartamento de una recamara vale 600 dólares, sí usted hace números, un trabajador viene ganando mil dólares al mes. O sea que un migrante que quiere alquilar su departamento no le alcance para comer, de ahí que la mayoría de los paisas viven en convoy [...] ahí se ayudan entre todos (don Laurencio, 65 años, migrante de retorno, Monte Blanco).

86Vemos de esta manera, cómo los migrantes del centro de Veracruz se insertan en los diversos sectores y ramas de la producción de las “nuevas regiones” geográficas y económicas en Estados Unidos, ocupando las posiciones más bajas de un mercado de trabajo flexible, segmentado y polarizado. La sobreexplotación a la que se someten estos trabajadores indocumentados está asociada con el régimen flexible de acumulación de capital, que requiere mano de obra sumamente barata, poco calificada y móvil; una fuerza de trabajo que se adapte a las necesidades actuales de la reproducción del capital (canales, 2002; Harvey, 1989; Sassen, 1998). En este contexto, la manera en que esta población se incorpora a la sociedad norteamericana asume diversas formas.

  • 30 Versiones anteriores del resto de este apartado pueden consultarse en Córdova, 2005; y Córdova, en (...)

87La investigación ha permitido establecer tres fases como recurso analítico del proceso de adaptación de los trabajadores migrantes a la sociedad receptora, que aunque se hallán en función del tiempo de permanencia, cada una puede tener duración y curso variables dependiendo de una combinación de factores relacionados tanto con sus destrezas personales, como con la consolidación y grado de apoyo que reciba de su red social. Taies fases pueden denominarse: aislamiento, mimetismo y aclimatación.30

88La fase de aislamiento está permeada por una sensación de extrema fragilidad e inseguridad. En ella, el individuo se siente imposibilitado para salir de su residencia sin compañia, de hacer preguntas a extraños, realizar una llamada telefónica o, incluso, contestar el aparato. Depende en gran medida de la buena voluntad del resto del grupo para acompañarlo o ayudarlo a satisfacer sus necesidades. Durante esta fase puede ser fácil presa de fraudes o abusos, debido a su desconocimiento de las normas y leyes laborales estadounidenses, situación que se ve agravada por la escasa o nula competencia lingüistica en inglés.

Muchas noches no dormí de pensar cómo voy a conseguir trabajo, cómo voy a ir a tal parte, cómo voy a comprarme un carro, cómo voy a sacar papeles, cómo voy a sacar licencia. Porque sí no tiene uno carro allá en Estados Unidos, uno no puede manobriar; a fuerza tienes que tener un carro (Pedro, 45 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

Yo me sentía agüitao, porque siempre los que están en Estados Unidos y tienen más tiempo de estar allá, como que te ven abajo y les vale y llaman la atención de los demás y todos te ignoran. Después de unos días, me dice mi tío: “vas a ir a trabajar a un restaurante de mesero”. Pero yo, zonzo, podía estar a la vuelta de la esquina y no daba dónde era. Mi tío me compró ropa para poder empezar a trabajar, me acuerdo que fue un pantalon azul y una camisa blanca. Cuando se llegó la hora de ir al trabajo, mi tío no me quiso llevar y entonces salí y me senté en una piedra y me puse triste y dije: “nunca me habían humillado tanto como aquí”, —y dije— “qué poca madre, algún día les voy a demostrar”. Ese trabajo lo perdí, pues nunca pude llegar. Luego unos amigos me dijeron: “te voy a llevar a que hagas unas aplicaciones”. Fíjate que un amigo mío nos llenaba las aplicaciones, él ya sabía cómo llenarlas. Entonces yo como ya más o menos tenía quince días de estar allí, yo salía a buscar trabajo y me perdía. Luego me metía a los restaurantes, donde quiera, perdí la maldita vergüenza y dije: ”¡vámonos a la chingada!, yo a lo que vine fue a trabajar“ (Sofío, 21 años, migrante de retorno, Colonia Enríquez).

89Estas emociones se expresan en un sentimiento de falta de libertad para moverse o para realizar actividades de recreación en lugares públicos donde, se teme, la condición de extranjero se hará évidente y se corre el riesgo de caer en manos de las autoridades migratorias, la “migra”. La adquisición de documentos falsos le permite conseguir trabajo, pero lo mantienen en perpetuo miedo de caer en manos de la policía.

La verdad, como dice los Tigres del Norte “aunque la jaula sea de oro [...]”. Allá está encerrado uno nada más. No es igual que aquí [...] México es un país libre y allá no estábamos libres (Ignacio, 30 años, migrante de retomo, Tuzamapan).

No hay palabras, nada más tienes que apretar tu garganta para no llorar y mirar para adelante. Se cree y se dice fácil, pero no lo es. Ya que se está en la frontera la situación empieza dura, porque mientras estás en México con dinero dominas todo. A partir de ahí con los americanos es díficil el trato, tú no puedes comunicarte. Uno va de ilegal, y siempre vas a estar marcado por la ley, desde que partes de la raya divisoria de Estados Unidos con México. Y con el miedo de que te agarre la “migra”, a cada momento se siente miedo. ahí no hay valor (Arnulfo, 38 años, migrante de retomo, Tuzamapan).

Yo llegaba de mi trabajo a mi casa. Nos hacíamos de comer, uno hacía una cosa y otro el aseo de la casa. Al otro día temprano a las 6 de la mañana otra vez p’arriba, sólo los domingos que salía a depositar el dinero o a traer el mandado, pero salíamos todos juntos... (Fernando, 23 años, migrante de retomo, Xomotla).

90En una segunda etapa, la de mimetismo, el migrante se encuentra más familiarizado con su entorno y ha adquirido habilidades indispensables para comunicarse, así como para realizar actividades por su cuenta. Conoce, asímismo, las limitaciones de lo que puede y no puede hacer con los documentos falsos que ha debido adquirir y trata de evitar las situaciones en que su presencia resuite evidente. Ha aprendido también a identificar los potenciales peligros, tanto en términos de individuos, grupos o lugares.

Los pinches negros, son feos esos hombres. No trabajan, son poquitos, son contados los negros que trabajan y, de hecho, cuando sale uno de trabajar y pues luego cuando cobra uno el dinero o sea el cheque los viernes, ya llegan y te asaltan los cabrones, se llevan las cosas (Javier, 32 años, migrante de retomo, Mahuixtlán).

  • 31 Estadunidenses blancos.

Los dos patrones que tuve sí se portaron bien. Los que se portan mal son los negros porque dicen que les quitamos el trabajo. Pero es lógico que nosotros como migrantes vamos a trabajar en lo que caiga, y los negros no. Por eso los bolillos31 simplemente quieren avance en el trabajo y es lógico que van a correr a un negro porque nada más trabaja 40 horas y los mexicanos o todo hispano trabaja más de 40 (Enrique, 33 años, migrante de retomo, Tuzamapan).

91Debido a que el uso del automóvil es en algunas urbes de primera necesidad y es casi imposible conseguir una licencia de manejo, el migrante procura no llamar la atención de las autoridades de tránsito mediante el estricto apego a los reglamentos.

Allá también me hice de un coche, porque es muy indispensable para los trabajos. Luego te tocan trabajos a una hora de donde vives y pura autopista, y está lejísimos, y sí no tienes carro, pues los que tienen te dan el aventón. Pero te cobran 20 o 30 dólares a según la distancia. Y pues sí ellos no van a trabajar y te atienes, pierdes el día. sí tienes que comprarte tu carro (Luis, 48 años, migrante, Tuzamapan).

92En ocasiones, esta fase se vive de manera bastante esquizoide porque los documentos comprados están, en muchos de los casos, a nombre de otras personas y corresponden a números de seguro social verdaderos, pero resultan indispensables para resolver los problemas de vivienda o laborales.

Para rentar el departamento sí hubo problemas porque te piden el seguro para rentar y una companera presentó el seguro chueco, entonces así le dieron el apartamento. Pero te sirve sólo para algunas cosas. Para ir a migración no puedes presentarlo, ni para ir al consulado tampoco, no puedes andarlo trayendo en la boisa porque la policía te lo va a sacar, tienen una máquina especial donde lo checan. En los trabajos sí funciona porque el manager le dices que no tienes papeles y sí puedes presentar ése. Y el manager... a veces son mexicanos y son buena gente, pero hay veces que no. A mí me tocó la suerte que fue tranquilo ahí [donde trabajé] (Lorena, 23 años, migrante de retorno, Tuzamapan)

Son puros papeles chuecos que allá usa uno. Pa’ ir a cobrar a los bancos, pa’ cambiar tu cheque ya quieren papeles de allá... y cómo le va uno a hacer, si va uno de “mojao” (Alberto, 22 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

Como uno no sabe inglés, ni las costumbres de allá, pues trabajas en lo que te den. Yo trabajé de lavaplatos y de muchas cosas. Eso sí para trabajar consigues unos papeles chuecos que te cuestan 80 dólares: el social y la aidi (Rafael, 29 años, migrante de retorno, Colonia Enríquez).

93Durante la fase de aclimatación, el inmigrante posee los conocimientos necesarios para entender el sistema y puede obtener servicios, como educación y salud, con mayor seguridad. Tiene, asimismo, la posibilidad de sortear los obstáculos que representa su desventaja migratoria con éxito e, incluso, pedir la intervention de la ley contra abusos o malos tratos. Una vez aclimatado, el individuo se puede involucrar en organizaciones que trabajan por los derechos de los inmigrantes o que luchan por el acceso a servicios. El sentimiento de vulnerabilidad da paso a la apreciación de los beneficios que ofrece una sociedad más ordenada.

Estados Unidos es respetuoso y la ley es respetuosa. Allá sí se ejecuta la ley y aquí en México no. No, allá por eso al que se pasa lo matan también por no respetar. Por eso es bonito Estados Unidos. Eso sí, sí cometes algún error, pues sí lo encierran a uno porque la ley es más dura que aquí (Gerardo, 42 años, migrante de retomo, Mahuixtlán).

Mira, hay mucha gente que te dice o que espanta a la propia gente mexicaña, que la migra anda suelta. que la migra tal... no es cierto. Tú puedes andar en Los Ángeles, en Chicago, en Nueva York, donde tú quieras ir suelto. Pa’arriba, pa’abajo, al mercado, para allá, donde tú quieras. Puedes entrar a cualquier lugar mientras tengas dinero y manera de comunicarte, entras a cualquier lugar. Hasta a Las Vegas puedes ir aunque seas ilegal, ¡okay! Lo que pasa es que mucha gente no sé porqué espanta a la demás gente. Claro, yo te lo voy a comentar, en el viaje que yo hice de Los Ángeles a Chicago, yo atravesé las Vegas, atravesé varias ciudades sin problema (Adrián, 30 años, migrante de retorno, Tuzamapan).

94Así, resulta claro que, en muchos sentidos, el éxito del proceso de insertion y la rapidez en lograr la adaptación depende en gran medida de la red social de apoyo. Sin embargo, también se relaciona con la posibilidad de desarrollar habilidades y capitalizar recursos y saberes. Por ejemplo, estar en posesión de un auto puede significar el allegarse recursos extra por concepto de transportación de otros migrantes parientes, vecinos o amigos, de ida y vuelta del hogar a los centros de trabajo, o bien el cobro por apoyos en trámites que requieren negociación en inglés. Las mujeres, sobre todo las que no cuentan con empleo, suelen recibir un ingreso por realizar las faenas domésticas por cuenta de los miembros del grupo familiar/residencial, como limpiar la casa, cocinar o el cuidado infantil. Asímismo, las que han adquirido conocimientos para lograr servicios de salud o educativos, reciben alguna compensación monetaria por prestar ayuda a aquellas, recién llegadas o más tímidas, que desconocen las vías adecuadas para obtenerlos.

Yo no tengo trabajo. Tengo al niño chiquito y a la otra niña de cinco años, tons ya no pude seguir trabajando. Como yo tengo carro, yo las llevo a las que me piden que viven por aquí mismo, que a la clínica de la iglesia, o que al mol. Ellas luego me dan para la gasolina y mis dólares. O así, me entiendes. Y nunca yo les digo “oye, es tanto”. Es lo que ellas me quieran dar y así me voy ayudando (Jacqueline, 23 años, migrante, Carolina del Sur).

Mira, hay personas que te llevan y te cobran 20 ó 25 dólares, esto fue en Chicago. Cuando me cambié con mi hermano, no sentí la necesidad de comprar coche, porque él tiene sucarro. Él no tiene licencia. Fijate que en una ocasión lo agarró la patrulla, íbamos para trabajar y se prendieron las luces y se lo llevaron. No lo golpearon, ni lo maltrataron, pero sí se llevaron su coche. Después fuimos a pagar la multa y lo llevaron a corte. Estuvo encerrado una noche y un día (Sergio, 26 años, migrante de retorno, Colonia Enríquez).

95De tal forma, el complejo entramado de derechos y obligaciones anclado en la reciprocidad que se vive en los lugares de procedencia, puede adquirir tintes mercantiles en el contexto de la migración, en el entendido de que ésa es la manera en que se vive el cotidiano “allá”. La diferenciación cultural del espacio social transnacional permite la conservación de los lazos afectivos sin que se sean violentados por prácticas negativamente sancionadas en uno u otro extremo del continuum espacial (Córdova, en prensa).

96A pesar de verse de improviso insertos en sociedades con culturas muy alejadas de la propia, los migrantes han creado espacios para desarrollar su vida cotidiana, refrendar su identidad y expresarse culturalmente en ambientes de relativa seguridad. Las redes sociales ayudan a establecer residencia en los mismos conjuntos de departamentos o asentamientos de casas rodantes, a menudo nucleados en torno a tiendas o restaurantes mexicanos. El papel que desempeñan estos establecimientos es vital para la comunidad migrante, pues funcionan como centros de reunión, agencias informativas de todo tipo (empleo, vivienda, transporte, dependencias públicas, servicios de salud y demás), permiten la continuidad de rasgos culturales al vender productos mexicanos (ropa, alimentas, música, remedios tradicionales) y facilitan la creación y el mantenimiento del espacio social transnacional al ofrecer servicios telefónicos, de envío de remesas, así como de adquisición de boletos de diversos medios de transporte (Lacy, 2007).

97Otros espacios para el fortalecimiento de lazos comunitarios son los dedicados a la recreación y al ocio, como la formación de una liga de futbol o beisbol, los bailes populares y las fiestas privadas. Todos ellos son practicados por los veracruzanos en los diversos destinos y facilitan la incorporation de los migrantes a las nuevas sociedades. Este proceso, no obstante, actúa en función de las diversas posibilidades individuales y grupales con que cuenten los sujetos.

98No todo, sin embargo, es tan armonioso entre las personas de origen común, los amigos o los familiares del otro lado. Con alguna frecuencia se escucha el reclamo de la falta de solidaridad que existe entre los mismos paisanos.

Ahora sí, como dicen, el mexicano es más mula entre uno mexicano. Si tú trabajas con un patron mexicano contratista, le roba más dinero a uno como mexicano, vaya. Yo trabajé en chino, en vietnamín, pero no quise trabajar en ningún tiempo con mexicanos. De por sí yollevaba de aquí que no iba a trabajar con mexicanos. Mi hermano me dijo que los chinos son buenos. Pero un mexicano, voy, y me saca a patadas; por racismo, porque ellos ya saben y uno como mexicano no lo tratan bien. Más bien se quieren sentir ellos los más altos porque tardan allá, a lo mejor porque lo ven a uno así como los de aquí, así como indígena, pues[...] (Epifanio, migrante de retorno, 32 años, Atlauilco).

A veces uno como emigración, uno como indocumentado —allá te dicen— quisiera para no cruzar el desierto que el gobierno nos diera el permiso unos meses o años [...] sacar visa. Tal vez nosotros hacemos lo más posible para pagar una visa, para mí me gustaría eso, que dijera y que ayudara a los jóvenes que son interesados y que tienen ganas de trabajar en el Norte, que nos diera un permiso de un año y nosotros cumpliríamos con los requisitos para trabajar. Sí, yo me sentiría feliz que me dieran 10 meses y yo cumpliría con mis requisitos... (Adán, migrante de retorno, 26 años, Atlahuilco).

Sí, mira aquí somos muy amigos y allá no somos nada. Allá, como dice el dicho “tienes más de otra gente, que de tu misma gente”. Yo allá hice muchos amigos, pero con los de tu pueblo no. Ellos te dan la espalda. Allá existe mucho la envidia. Los de tu pueblo te dan la espalda cuando justo tú necesitas la ayuda. Se siente muy triste porque somos del mismo pueblo. Allá me tope con uno del rancho que su propia familia le dio la espalda y yo le ayudé. Él perdió el trabajo y fue cuando le dieron la espalda y ya se quería regresar. Como yo sufrí y me ayudaron, yo también lo ayudé (Ángel, 39 años, migrante de retorno, Colonia Enríquez).

99Vemos, pues, como el fenómeno migratorio de sur a norte es un proceso de extrema complejidad, que ofrece múltiples aristas políticas, económicas, demográficas, sociales, culturales y éticas. Si a ello sumamos un carácter indocumentado e irregular generalizado, como es el caso de la migration laboral de veracruzanos hacia Estados Unidos, la polarización de intereses, apreciaciones, discursos y prácticas se agudiza aún más, en tanto que las repercusiones que acarrea se manifiestan desde las esferas más íntimas de la vida familiar, incluyendo las prácticas comunitarias en los lugares de destino, hasta las políticas nacionales y multilaterales de los estados nacionales involucrados.

100De algunos de los aspectos que versan sobre la experiencia de vivir el espacio social transnational, tratará el siguiente capítulo.

Notes

1 Mario Pérez distingue tres tipos de redes sociales: las redes densas, las redes difusas y la inexistencia de red. El primer tipo incluye a los lazos familiares cercanos, el segundo tipo se refiere a los vínculos de amistad y de paisanaje, y el tercero se refiere a la migración de gente que no cuenta con el apoyo de una red (2003: 157). Al respecto, consideramos que el entramado social en el que se sustenta la red incluye diversos niveles de relaciones donde se entremezclan el parentesco, la amistad y el paisanaje. Desde nuestro punto de vista, lo importante es destacar la densidad de las redes, es decir, su complejidad y fuerte engranaje.

2 A partir de la noción de capital, varios especialistas en estudios sobre migración conceptualizan a las redes sociales como capital social, es decir, como un conjunto de recursos que el migrante obtiene o posee y a través del cual se sirve para transformar este recurso en posibilidades de alcanzar otros intereses o recursos, como empleo y dinero (“altos salarios”) en Estados Unidos. Al poseer el capital social (en forma de relaciones sociales con migrantes), los migrantes potenciales o nuevos migrantes acceden a un empleo que les proporciona mayores ingresos que los que obtienen en sus lugares de origen (Palloni y et al., 2001).

3 En la primera etapa, parte entre 10 y 19 por ciento de la población en edad de migrar, se trata principalmente de hombres jóvenes casados y solteros, que pertenecen al sector medio de la población. A medida que avanza el proceso, la migración tiende a ser menos selectiva en términos socioeconómicos. En la segunda etapa se incrementa el índice migratorio a 20-29 por ciento de la población en edad de migrar, en esta etapa empiezan a salir las mujeres. Para la tercera etapa el índice es de 30-39 por ciento, las mujeres comienzan a participar aceleradamente en el flujo migratorio junto con los niños para alcanzar al jefe de familia; en la cuarta etapa más de 40 por ciento de la población en edad de migrar sale y de ésta, la participación de las mujeres alcanza 20 por ciento (Massey et al., 1994).

4 Las nuevas teorías sobre transnacionalismo representan un cambio en las perspectivas duales de la migración, que entienden el fenómeno como algo fijo, y a los migrantes como población estable.

5 La notion de “transnacionalismo desde abajo” (Guarnizo y Smith, 1999) concibe ”... un proceso multifacético y multilocal... [tratando de] discernir cómo afecta este proceso las relaciones de poder, los constructos culturales, las interacciones económicas y, más general, la organización social a nivel de la localidad... [e intenta así, trascender el] binario local-global que domina un segmento significativo del discurso académico actual (Guarnizo y Smith, 1999: 89).

6 Información proporcionada por el agente municipal de Chiltoyac, señor Régulo Tejeda. Según los datos del Censo General de Población de 2000 y del Conteo de Población para 2005, la población total de Chiltoyac descendió de 2 268 personas a 2 228, y la población masculina entre 10 y 40 años lo hizo de 605 a 539 entre el año 2000 y 2005.

7 Entrevista realizada con el agente municipal señor Marcos Lara, en octobre de 2004, en Tuzamapan, Veracruz. De acuerdo con el Censo General de Población y Vivienda del año 2000, en Tuzamapan la población total ascendía a 6 424 habitantes.

8 Cornelius (1999), al hablar de las muchas ventajas de contratar indocumentados para los empleadores, resalta que las redes sociales de migrantes proporcionan fuerza de trabajo sin esfuerzo alguno mediante el reclutamiento de familiares y paisaños.

9 Actualmente, don Laurencio y su esposa viven en Monte Blanco, aunque viajan constantemente a Los Ángeles, ya que el señor está enfermo y recibe atención médica allá. Tienen la calidad migratoria de “residentes”.

10 La polémica al interior de las teorías de la migración en torno a sí la decisión de migrar es un asunto individual o del grupo familiar puede consultarse en Massey et al., 2000; Palloni et al., 2001.

11 Las leyes de 1996, The Illegal Immigration Reform and Immigrant Responsibility Act y The Personal Responsibility and Work Opportunity Reconciliation Act, al negar acceso a los inmigrantes irregulares a los servicios básicos, también impactaron a los inmigrantes legales, obligándolos a buscar la ciudadanía, y, por extensión, los colocaron en posición de favorecer la entrada al país de sus familiares más cercanos sin restricciones (Massey et al., 2002: 91-96).

12 Es interesante observar cómo, al ampliarse las localidades de destino y expandirse por todo el territorio estadounidense hacia regiones que anteriormente no recibían población migrante, los desplazamientos obligan a los viajeros a enfrentarse a situaciones inéditas, por ejemplo, la “negociación de la línea de color”, observada por Lacy (2007) en los estados del llamado “sur profundo”, donde los migrantes, al quedar fuera de la tradicional division entre “negros” y ôblancos”, son objeto de los ataques de ambas colectividades.

13 Hoffman Plastic Compound, Inc. v. NLRB, 122 S. Ct. 1275 (2002). La NLRB había autorizado una indemnización de 67 mil dólares al trabajador José Castro, quien fuera despedido en 1989 por involucrarse en activismo sindical. En una audiencia posterior, Castro admitió haber presentado documentos de identidad falsos, lo que constituye una violación a las leyes federales de inmigración. El 27 de marzo de 2002, la Suprema Corte determinó que permitir la indemnización a un indocumentado, aunque haya sido injustamente despedido de su trabajo, condonaría el quebrantamiento previo de las leyes de inmigración y alentaría sus futuras violaciones (Barron, 2002; Baird, 2003).

14 Resulta evidente que la condición migratoria indocumentada es un fenómeno relativamente reciente, producto de la exigencia de portary exhibir documentos para el ingreso a un territorio que requiere de un aparato de control y vigilancia de las fronteras, así como de sanción a las trasgresiones. En el caso de Estados Unidos, el Acta de Inmigración de 1924, con la consecuente creación de la Patrulla Fronteriza, marcó un parteaguas que “construyó” la figura del “extranjero ilegal”, convirtiendo a los sujetos en “ilegítimos”, “invisibles”, “desprotegidos”, “culpables”, “explotados”, “marginalizados”, “inmorales” e “imposibilitados de ser medidos y contados” (véase Messias, 1996: 239).

15 Escobar define la catástrofe como “[...] un cambio cualitativo que representa una disminución drástica de la capacidad de satisfacer las necesidades del grupo. La definición de vulnerabilidad de una unidad doméstica, así, es entonces un riesgo alto de sufrir una catástrofe” (2003: 11. Cursivas en el original).

16 Esto puede ser resultado del tipo de organización socio-espacial que se observa en la localidad, conocido como paraje. Los parajes son complejos residenciales basados parcialmente en lazos de parentesco patrilineales cuya referencia es la proximidad de los bosques y los campos de cultivo. Su naturaleza social y política implica la propiedad común de la tierra y de la casa que se sostiene a través de las generaciones, pero se apoya en una membresía dual a través, no sólo de la filiation, sino también de la residencia, lo que permite incorporar en una misma categoría de personas a parientes por consanguinidad y por afinidad (Rodríguez López, 2003: 54-55; Córdova, en prensa a).

17 El genérico coyote alude a un “intermediario” en transacciones de todo tipo, caracterizado por ocupar una posición jerárquica en relaciones asimétricas y desempeñar un papel social del que hay que desconfiar (Alonso, 2001). Kauffer (2003: 10-11) afirma que pollero deriva de la palabra pollo, con el que se hace referencia a los migrantes, ya sea para esconder el “objeto del negocio” o por desprecio al considerarlos una simple mercancía, cuyas condiciones de traslado se asemejan a las de las gallinas: encierro y hacinamiento en poco espacio.

18 Según ha sido declarado en la prensa, la seguridad fronteriza será cada vez más estricta, ya que Estados Unidos planea expandir la Patrulla Fronteriza de 11 mil agentes a 18 mil antes de 2008. Además, Washington planea construir 1 125 kilómetres adicionales de muro fronterizo (La Jornada,”, 28/12/06).

19 http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/178407/ index.php).

20 La Comisión Interamericaña de Derechos Humanos establece diferencias entre los tres fenómenos en función tanto de la intención de quien las ejecuta. como de la condición o situación de quienes son objeto de ellas: conducción: acción de individuos que sólo se dedican a ayudar a las personas a cruzar fronteras o a transportarlas a sus destinos; contrabando: acciones de quienes han desarrollado redes capaces de proveer un servicio completo para trabajadores migratorios y sus familias, que incluyen, entre otros, transporte, documentation, guía, protection y contacto con empleadores en los países receptores. Ambos casos implican una transacción comercial mutuamente acordada donde, más que una víctima, el trabajador migratorio es un cliente; y trata de personas: implica elementos de violencia, coerción, y engaño con el objetivo de explotar a personas (usualmente mujeres y menores de edad) para obtener un beneficio monetario, que esté acompañado de una conducta posterior al ingreso a un Estado. Es decir, la persona migrante queda bajo la esfera de control de la persona que comete la trata, quien la obliga a desarrollar una actividad económica como contraprestación por el servicio que se le prestó por haberla llevado al país de destino (cidh, 2002).

21 Central de autobuses de la ciudad de Xalapa.

22 Se refiere a las camionetas tipo van con capacidad para 15 pasajeros.

23 Madriz (1997: 345 y ss.) en su estudio sobre las percepciones de la violencia en mujeres estadounidenses, documenta que las representaciones del criminal por excelencia están fuertemente racializadas, centrándose en latinos “ilegales” y negros pobres, a quienes se considera trastornados, salvajes e inhumanos.

24 Durante el curso de la investigation, ninguno de los y las entrevistadas afirmó haber sido víctima de grupos paramilitares o de vigilantes de corte racista o xenófobo que operan en la frontera. Grupos como el Homeland defense volunteers o el Minuleman project patrullan el área para evitar la entrada de migrantes indocumentados de origen latino, se encuentran fuertemente armados y buscan detener a quienes intentan cruzan la frontera e internarse en territorio estadounidense y entregarlos a la Patrulla Fronteriza (cidh, 2002).

25 Rubio-Goldsmith et al. (2006: 30) señalan que antes del “efecto embudo”, entre 1990 y 2000, California recibía 54 por ciento de todos los migrantes indocumentados de los Estados Unidos, mientras que a partir de 2000, la cifra se reduce a 18 por ciento.

26 La misma fuente reporta la cifra de 51 muertes durante el primer trimestre del año 2003 (Diario de Xalapa, 04/04/2003). Por su parte, el Instituto Binacional de Migración de la Universidad de Arizona reporta que entre 1990 y 2005, del total de cadáveres recobrados en el sector Tucson de la Patrulla Fronteriza, de 55 por ciento ha sido identificado su lugar de procedencia: 27 por ciento proviene de las regiones centro y sureste, 11.8 por ciento de la región tradicional, 9.9 por ciento de los estados de norte y 6 por ciento no procedía de México (Rubio-Goldsmith et al., 2006: 57).

27 El crecimiento de la población latinoamericaña en algunas ciudades de la región sureste de Estados Unidos ha alcanzado tasas altísimas durante la última década, por ejemplo: Fayetteville (1 630.1 por ciento); Greensboro (776.7 por ciento) o Raleigh (704.7 por ciento) (véase Mohl, 2003: 39).

28 Por proceso de adaptación estamos entendiendo el conjunto selectivo de aprendizajes y reajustes que implica para un individuo su inserción a un medio social que résulta ajeno y extraño para él o ella. Esto supone un esfuerzo personal de comprensión de los rasgos culturales de la sociedad de arribo y la pretensión conciente por plegar ciertas conductas a las expectativas del entorno, pero también involucra el intenta de oponerse y resistirse a algunas de ellas como defensa de la propia identidad, tanto individual como colectiva.

29 Esto confirma lo reportado en otras investigaciones respecto al giro en la forma en que los trabajadores indocumentados mexicanos se insertan en la economía y el territorio estadounidense, al incrementarse la demanda de trabajadores no agrícolas en el mercado laboral de ese país y al contar con empleos no estacionales durante todo el año, lo que ha favorecido la prolongation de las estancias de los migrantes (Marcelli y Cornelius, 2001).

30 Versiones anteriores del resto de este apartado pueden consultarse en Córdova, 2005; y Córdova, en prensa.

31 Estadunidenses blancos.

Table des illustrations

Titre Gráfica 8. Costo promedio del viaje a Estados Unidos, por localidad, 2003
Légende Fuente: Encuesta “Impacto de la migración internacional en el medio rural del centro de Veracruz”.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/501/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 188k
Titre Gráfica 9. Tiempo promedio que tomó cruzar a Estados Unidos, según localidad, 2003
Légende Fuente: Elaboración propia con base en la encuesta “Impacto de la migración internacional en el medio rural del centro de Veracruz”.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/501/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 124k
Titre Ilustración 6. Destinos principales de la población veracruzana en Estados Unidos
Légende Fuente: Encuesta “Impacto de la migración internacional en el medio rural del centro de Veracruz”.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/501/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 332k
Titre Cuadro 15. Principales destinos en Estados Unidos de la población emigrante veracruzana
Légende Fuente: Encuesta “Impacto de la Migración Internacional en el medio Rural del centro de Veracruz014”.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/501/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 157k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2008

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter

Volume papier

Chargement

Unavailable