Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

México Francia

 | 
Javier Pérez Siller

El mundo de las representaciones

El afrancesamiento modernista de la Revista Azul (1894-1896): ¿Un arte decadente o una apología del progreso positivista?

La Francisation moderniste de la « Revista Azul » (1894-1896) : un art décadent ou une apologie du progrès positiviste ?

Adela E. Pineda Franco

Résumé

En el presente ensayo, exploramos los límites de la propuesta modernista como discurso poético alternativo a la infraestructura positivista del régimen de Porfirio Díaz (1876-1911), a través de un estudio de la intermediación francesa en la Revista Azul (1894-1896). Considerada la primera revista modernista en México, esta publicación era, paradójicamente, el suplemento dominical de El Partido Liberal, periódico semioficial del porfiriato. Estudiamos la manera en que la ecléctica producción francesa publicada en la revista influyó en la configuración «modernista» (antipositivista) del grupo a partir de dos tópicos asociados a la estética decadente francesa: el culto del arte por el arte y las representaciones de la mujer y del héroe decadentes. Del estudio se concluye que en la revista la estética decadente fue ambivalente; permitió a los modernistas participar en el carnaval finisecular como enjuiciadores, pero, a la vez, como rectificadores del progreso positivista.

Nous explorons dans cet essai les limites du projet moderniste comme discours poétique alternatif, face à la base positiviste du régime de Porfirio Díaz (1876-1911), par une étude de l'intercession francaise dans la Revista Azul (1894-1896). Considérée comme la première revue moderniste du Mexique, cette publication formait, paradoxalement, le supplément dominical de El Partido Liberal, journal semi-officiel du porfiriat. Il s'agit de voir de quelle façon l'éclectique production francaise publiée dans la revue a influencé le « modernisme » (antipositivisme) du groupe à travers deux topiques associés à l'esthétique décadente francaise : le culte de l'art pour l'art et les représentations de la femme et du héros décadents. II ressort que l'esthétique décadente de la revue fut ambivalente: elle permit aux modernistes de participer au carnaval de fin de siècle à la fois comme accusateurs mais aussi comme réformateurs du progrés positiviste.

Texte intégral

Carmen, heroína de los Poemas crueles de Luis G. Urbina, se concibió como el prototipo de la mujer decadente. En la visión determinista de Urbina, esta heroína es castigada por su debilidad moral y su propensión al vicio.
(Revista Azul, 9 de junio de 1895).

  • 1 Entre las figuras centrales del movimiento destacan: José Marti y Julián del Casal en Cuba, Rubén D (...)
  • 2 De los Paradis artificiels; citado en Philippe Jullian, Dreamers of Decadence. Symbolist Painters o (...)
  • 3 En palabras de Rubén Darío, la figura central del modernismo hispanoamericano, se evidencia este af (...)
  • 4 Usamos el término «sensibilidad» para denominar el modernismo porque permite la inclusión de las mú (...)
  • 5 En 1894 surgieron numerosas revistas de tendencia modernista en Hispanoamérica, entre otras: Cosmóp (...)
  • 6 Véase, en obras citadas, Adam Sharman (pp. 322 y 337) y Mercedes Serna (pp. 129-137) para una revis (...)

1En las postrimerías del siglo xix, un grupo de jóvenes escritores, en su mayoría poetas, empezaba a darse a conocer en las capitales latinoamericanas más importantes.1 Afirmaban, con Charles Baudelaire, que la verdadera realidad no estaba en las cosas naturales sino en los sueños.2 Suponían que la función del arte radicaba en la traducción de esta «realidad» a un lenguaje especial, un lenguaje que retara las insuficiencias espirituales de la era positivista.3 Se autodenominaron modernistas e inauguraron una sensibilidad literaria evasiva a definiciones precisas.4 A pesar de la diversidad de estilos y estrategias que los caracterizaban como individualidades artísticas, conformaron una comunidad literaria identificable, a través de las revistas literarias de la época,5 precisamente por su explícito rechazo al positivismo epocal y al nacionalismo literario, mediante una filiación a la doctrina del arte por el arte y mediante una actitud abierta al intercambio cultural, principalmente con Francia. Esta convicción de cancelar cualquier posible vínculo con un legado positivista constituyó un punto de partida, polémico pero constante, para los estudiosos del movimiento.6

  • 7 Rubén Darío y el modernismo. Circunstancia socioeconómica de un arte americano, Caracas, Ediciones (...)
  • 8 Sobre el positivismo, véanse las obras citadas al respecto, y los trabajos de Walter Simon, Donald (...)

2No obstante, esta autolegitimación no dejó de ser problemática debido a la ambigüedad en la definición tanto del modernismo como del positivismo. El espectro ideológico del modernismo y del positivismo encerró una diversidad heterogénea de filosofías, escuelas, estilos, tendencias y términos que no podían ser excluyentes entre sí. El crítico Ángel Rama señala que en el modernismo se produce una superposición de estéticas, muchas veces consideradas antagónicas en el orbe europeo, tales como el simbolismo y el parnasianismo.7 Asimismo, del concepto positivismo derivan varios significados. A pesar de que, en su estricto sentido filosófico, el positivismo constituye una teoría del conocimiento atribuida a Auguste Comte (Francia, 1798-1857), éste penetró la esfera latinoamericana como un conjunto híbrido de teorías filosóficas y sociales, muchas veces antagónicas entre sí, en el que cabían Comte, Hippolyte Taine, Emile Littré, Pierre Laffitte y Ernest Renan, así como los ingleses Stuart Mill, Herbert Spencer, Charles Darwin, Alexander Bain, y Thomas Henry Huxley.8 El traslape entre ambas corrientes se evidencia claramente en las publicaciones periódicas de la época, vehículos primordiales de polémicas pero también de conciliación cultural. Un buen ejemplo es la Revisto Azul en México. Fue fundada por Manuel Gutiérrez Nájera (México, 1859-1895) y Carlos Díaz Dufóo (México, 1861-1941) el 6 de mayo de 1894 y se publicó hasta el 15 de octubre de 1896 en 128 números. Se consideraba la primera revista modernista en México. Paradójicamente, era el suplemento dominical de El Partido Liberal, periódico semioficial del porfiriato.

Portada de la Revista Azul, primer número del 6 de mayo de 1894. Sus fundadores: Carlos Diaz Dufóo y Manuel Gutiérrez Nájera.

  • 9 Para algunos críticos como Guy Michaud, en Europa, el ubicuo decadentismo fue un sentimentalismo la (...)
  • 10 Díaz Dufóo, con 224 escritos, y Manuel Gutiérrez Nájera, con 91, se apoyaron en el credo de Osear W (...)
  • 11 Entre los más importantes colaboradores hispanoamericanos estaban Rubén Darío, Nicanor Bolet Peraza (...)
  • 12 Debido a su cercana asociación a la infraestructura del porfiriato, varios historiadores, Leopoldo (...)
  • 13 Dada la discrepancia entre un arte decadente y la modernidad incompleta latinoamericana, el mismo D (...)
  • 14 Sylvia Molloy, en: «Too Wilde for Comfort: Desire and Ideology in Fin-de-Siècle Spanish America», S (...)

3Dentro de la ecléctica producción de la revista (característica del modernismo hispanoamericano) es posible rescatar la postura decadente que enarbolaron sus fundadores y colaboradores más asiduos a través de la lección externa, principalmente francesa. En Europa, el decadentismo reveló su modernidad estética al cuestionar la ética positivista y su optimismo burgués mediante un rechazo a las prescripciones morales victorianas y mediante una exploración autorreflexiva y erótica de las ansiedades ocultas que esta moralidad clausuraba.9 Los fundadores de la revista, Gutiérrez Nájera y Díaz Dufóo, fueron los responsables de teorizar el decadentismo en crónicas y ensayos al contraponer el arte al progreso positivista.10 Esta postura se apoyaba en diversas traducciones (poesías, crónicas, ensayos y cuentos) de escritores europeos, en su mayoría franceses, así como en la producción de los escritores hispanoamericanos asociados al modernismo.11 No obstante, la selección, presentación e interpretación de esta producción en la Revista Azul (RA en adelante) es indicativa de la manera en que el decadentismo, el progreso positivista y la moralidad católica se integraron en un mismo paradigma que respondía a una política cultural de carácter conciliatorio, característica del régimen de Díaz. Durante el porfiriato, el desarrollo de una conciencia nacional estaba ligado a la puesta en práctica de teorías de regeneración, no sólo económica, sino también de carácter social, político y cultural. El positivismo en México, base intelectual para la praxis «liberal» del poder central, fue un instrumento eficaz para ello.12 De aquí que, para los modernistas, la estética decadente haya sido un antifaz que les permitió manejar un rostro ambiguo.13 Con esta máscara habrían de participar en el carnaval moderno finisecular como enjuiciadores pero, a la vez, como rectificadores del progreso positivista.14

Se considera a Carlos Diaz Dufóo el teórico principal de la estética decadente en la Revista Azul. Entre su cuantiosa producción destaca el texto «Los tristes» (21 de octubre de 1894, p. 385). En éste, Diaz Dufóo considera que la enfermedad, en especial la neurosis y la tristeza de fin de siglo, son consecuencia directa del progreso material y positivista especialmente en las sensibilidades artísticas: «Somos un alma enferma que soporta un cadáver».

4

Carlos Díaz Dufóo en la Revista Moderna de México.

  • 15 Principalmente «El Beato Calasanz» de Justo Sierra (que no trataremos en el presente ensayo), «Una (...)

5En el presente ensayo, exploramos los límites de la propuesta modernista en México como discurso poético alternativo a la infraestructura positivista del régimen de Porfirio Díaz a través de un estudio de la intermediación francesa en la RA. Estudiamos la manera en que la producción francesa publicada en la revista influyó en la configuración «modernista« del grupo a partir de dos tópicos asociados a la estética decadente: el culto del arte por el arte y la representación del héroe decadente. Para cada uno de estos tópicos, la revista publicó posturas contrarias y algunas veces subversivas a la moralidad oficial provenientes de escritores europeos (franceses en su mayoría) e hispanoamericanos; sin embargo, priorizó aquellos textos y aquellos autores que pudieran conciliar facciones antagónicas y que ayudaran a resolver la identidad cultural nacional en términos homogéneos.15 Dichas negociaciones revelan los límites de la propuesta modernista como un arte decadente.

6

«Al pie de la escalera» es el articulo Inaugural de la Revista Azul (6 de mayo de 1894, p. 1) Este texto programático, firmado por El Duque Job (seudónimo más conocido de Manuel Gutiérrez Nájera) establece la postura de la revista frente al clima positivista del porfiriato como una publicación del arte por el arte: «En los gobiernos parlamentarios, cada ministerio entrante presenta su programa (...) ¡Yo nunca he tenido un programa! (...( El arte es nuestro principe y señor».

Una ojeada a la producción francesa de la revista

  • 16 El número de escritores franceses es el mayor de todos los autores extranjeros publicados por la re (...)
  • 17 De Bourget. por ejemplo, aparecen algunas selecciones de Ultramar (en torno a los Estados Unidos) y (...)
  • 18 La casa de los Goncourt, por ejemplo, aparece en la revista como un espacio simbólico del ecléctico (...)
  • 19 Para una lista completa, consultar el índice de la RA de Díaz Alejo (op. cit.).
  • 20 Diaz Dufóo, «Salammbó», RA, 1.7 (17 jun. 1894), pp. 116-117. De Loti aparecen selecciones de su lib (...)

7Los 71 escritores franceses que publicó la RA forman un conjunto misceláneo de corrientes estéticas de los siglos xviii y xix.16 Aparecen textos (poesía y prosa) firmados por autores tan diversos como Emile Zola, Paul Verlaine, Hippolyte Taine, Ernest Renan, Alfred de Musset, Guy de Maupassant, Leconte de Lisie, los hermanos Goncourt, Gustave Flaubert. Paul Bourget, Théophile Gautier, José María de Heredia, Alexandre Dumas, Charles Baudelaire, Jules Laforgue, Alphonse Daudet y Victor Hugo. No obstante, la revista publicó textos poco representativos de las filosofías o estéticas que definían a estos escritores.17 Algunos de ellos (los hermanos Goncourt y Baudelaire principalmente) aparecen en la revista como figuras simbólicas de una literatura moderna a la que se pretende acceder.18 Sin embargo, su obra propiamente dicha es comentada superficialmente y, en la mayoría de los casos, escasamente reproducida. La mayoría de los autores franceses publicados participan con una o dos contribuciones únicamente; tal es el caso de Vincent Antoine Arnault, Théodore de Banville, Barbey d'Aurevilly, Camille Bellaigue, Emile Bergerat, Hector Berlioz, Tristan Bernard, Léon Cladel, André Chébier, Lucien Descaves, Alberto Delpit, Paul Déroulède, Camille Flammarion, Paul de Saint-Víctor y Eugène Vachette.19 Con excepción de Baudelaire (8 contribuciones), Bourget (10 contribuciones), Heredia (6 contribuciones), Leconte de Lisie (7 contribuciones), Daudet (8 contribuciones) y Maupassant (9 contribuciones), los escritores con mayor número de publicaciones fueron aquellos que, hoy día, han sido relegados y, en ciertos casos, olvidados por el público y la crítica. Entre éstos citamos a Francois Coppée (9 contribuciones), Jules Lemaitre (7 contribuciones), René Maizeroy (10 contribuciones), Marcel Prévost (6 contribuciones), Jean Richepin (7 contribuciones) y Louis Robert (6 contribuciones). Sin duda, Catulle Mendès (con 16 contribuciones) y Pierre Loti (con 9 contribuciones) juegan un papel importante en la orientación de la revista. Las crónicas de viaje de Loti constituyen la corriente orientalista representativa (a pesar de la aclamada y decadente Salammbó que reseñara Díaz Dufóo).20 Los poemas y pequeños relatos en prosa de Mendès, por su parte, no son más que una guía de acceso fácil a los paraísos artificiales baudelairianos, ya que, en realidad, representan un París sin gouffres. También es de notar que pocas publicaciones subrayaron la línea simbolista de poetas como Arthur Rimbaud y Stéphane Mallarmé; tampoco aparecen aquellos narradores francamente decadentistas como Joris-Karl Huysmans, Elémnir Burges, Joseph Péladan, Jean Lorrain, Edouard Dujardin y Rachilde. El personaje decadente que inmortaliza la novela A Rebours (1884) de Huysmans se discute en crónicas y ensayos por los fundadores de la revista y, como veremos más adelante, encuentra una réplica aberrante en la figura de ciertos poetas hispanoamericanos; no obstante, la presencia francesa en este tópico es insignificante. Con excepción de los relatos de Anatole France y Jules Lemaitre. los textos franceses que conceptualizan el bien y el mal más allá de los parámetros morales Victorianos, lo hacen dentro de los límites estratégicos del relato realista; el tono objetivante y. en ocasiones, sutilmente moralizante del narrador suaviza el erotismo bizarro, la ambigüedad moral o la empatia decadente que caracterizó la prosa de Huysmans. En general, la producción francesa en la revista no constituye un programa artístico definido, tampoco apoya una estética o una sensibilidad particular; más bien parece ser un inventario de actitudes y creencias popularizadas durante el porfiriato, entre otros: el sentimiento liberal de la romantizada revolución francesa, el paradójico amor-odio por el progreso de los Estados Unidos, los viajes por el lejano oriente, las imaginarias incursiones en la Grecia clásica y la Francia dieciochesca, la fiesta galante, el adulterio, el suicidio, el crimen pasional, la legalidad de los duelos, la prostitución, el teatro, y el lugar del arte en la sociedad utilitaria contemporánea. Muchos de estos relatos se acercan al estilo de Maupassant, otros al de Leconte de Lisie, y otros más al de Baudelaire, pero la mayoría cultiva la ligereza humorística o sentimental del folletín. No obstante, a pesar de su heterogeneidad, este asimétrico conglomerado de publicaciones fue un pilar para establecer políticas de conciliación cultural entre el espíritu modernista programático de la RA y las facciones culturales divergentes a este espíritu, como veremos a continuación.

«El cruzamiento de la litera tura», publicado en la Revista Azul el 9 de septiembre di 1694 (pp. 289-292), ha sido citado profusamente para identificar a Manuel Gutiérrez. Nájera, su autor, con e modernismo hispanoamerica no. En éste, el Duque Job se manifiesta en contra de la li teratura realista de corte na cionalista y favorece «el libre cambio de ideas», especial mente con Francia.

Paul Bourget, quien, en sus Essais de Psychologie Contemporaine (1883) y bajo una perspectiva psicologista, favoreciera la postura decadente en la literatura moderna, particularmente en la obra de Baudelaire, fue comentado, citado y reproducido en la Revista Azul.
Revista Azul,
14 de junio de 1896.

Una de las temáticas de la literatura decadente europea fue el orientalismo, presente en obras como Salammbô y La tentation de Saint Antoine de Gustave Flaubert. En la Revista Azul, el orientalismo francés quedó representado en los textos de Pierre Loti. Su libro. Le désert (1895) fue reseñado favorablemente el 3 de marzo de 1895, por considerarse el testimonio de un espíritu moderno abrumado por la atmósfera citadina: «Se leerá con avidez este libro porque nos lleva muy lejos, nos aprovecha ese sacudimiento del viaje, el espíritu pobre de una atmósfera viciada, llámese ciudad o retrete o buardilla» (pp. 217-218).

Las políticas del arte por el arte

  • 21 Las palabras de Gérard de Nerval son ilustrativas de esta postura:«[...] la mezquina raza que busca (...)
  • 22 RA, 1.1 (6 mayo 1894), p. 1.
  • 23 Varios de los Poèmes Antiques y Barbares de Leconte de Lisie y de los Trophées de Heredia fueron tr (...)
  • 24 Se ha discutido la manera en que los modernistas superaron a sus modelos franceses, en su mayoría p (...)
  • 25 Casi siempre, la ciudad de México, una promesa de París, fungía como microcosmos para representar a (...)

8En el artículo inaugural de la RA, «Al pie de la escalera», Gutiérrez Nájera manifiesta la postura artepurista que caracterizó al decadentismo,21 y que sostuvo programáticamente la revista: «En los gobiernos parlamentarios, cada ministerio entrante presenta su programa [...] ¡Yo nunca he tenido un programa! [...] El arte es nuestro Príncipe y Señor»22 No obstante, ni Gérard de Nerval, ni Baudelaire ni el excéntrico irlandés Osear Wilde juegan un papel importante en esta orientación; más bien son los poetas parnasianos franceses Francois Coppée, Théophile Gautier, Leconte de Lisie y José María de Heredia (los más frecuentemente traducidos para la RA), los que contribuyen a hacer de esta publicación un vehículo puramente literario desligado de la política y lo social.23 Asimismo, numerosos poemas de las colecciones Versos sencillos (1891) e Ismaelillo (1882) del cubano José Martí y de Prosas profanas (1896) del nicaragüense Rubén Darío, divulgados en la revista, revelan una inventiva asimilación modernista de este parnasianismo francés.24 No obstante, el artepurismo estaba también íntimamente ligado, fuera de la esfera estética, a la representación moderna del país, fundamentada en el paradigma francés.25

9

El tema de las drogas alucinatorias como vehículo de exploración de! subconsciente, tan popular entre los escritores decadentes europeos a partir de la obra de Thomas de Quincey, aparece en la Revista Azul en los textos de varios autores europeos e hispanoamericanos, siendo Charles Baudelaire el más sobresaliente. De Baudelaire, además de «El haschisch» (publicado en el número del 29 de septiembre de 1895, pp. 339-340) proveniente de Los paraísos artificiales, la revista publicó «Embriagaos» y otros fragmentos del Spleen de Paris.

  • 26 Tal es el caso de «De Ultramar; 2.25 (21 abr. 1895), pp. 402-404, de Paul Bourget, y de algunos cap (...)
  • 27 En «El cruzamiento de la literatura», Gutiérrez Nájera se opone al proyecto nacional al argumentar (...)
  • 28 Para el origen del nombre de la revista véase en la RA: «El bautismo de la Revista Azul» 1.7 (17 ju (...)
  • 29 «El bautismo de la Revista Azul, 1.7 (17 jun. 1894), p. 97.

10Si los Estados Unidos aparecían, en la mayoría de los casos, como símbolo del pragmatismo y el materialismo epocal en crónicas de viajeros franceses y latinoamericanos, Francia era representada como cuna del arte y la cultura.26 Los modernistas de la RA se opusieron al proyecto literario realista y costumbrista al favorecer «el cruzamiento de la literatura»,27 pero, principalmente, al privilegiar la presencia francesa en la revista. La interrelación del arte por el arte con la filiación francesa queda manifiesta en el propio título de esta publicación,28 así como en el explícito promulgamiento de su fundador, Gutiérrez Nájera, y de sus colaboradores modernistas como: «espíritus franceses deportados a tierras americanas».29

Los poetas Paul Verlaine (1844-1896) y Arthur Rimbaud (1854-1891). La poética de Verlaine fue ampliamente asimilada y comentada por los modernistas de la Revista Azul, lo que no ocurrió con la de Rimbaud. quien fue redescubierto por la vanguardia latinoamericana del siglo xx.
Detalle de
Le Coin de table, cuadro de Henri Fantin-Latour, 1872.

En «El bautismo de la Revista Azul» (17 de junio de 1894, p. 97), Manuel Gutiérrez Nájera relaciona la postura arte-purista de la publicación con su franco afrancesamiento, denominando a sus colaboradores más asiduos como «espiritus franceses deportados a tierras americanas».

  • 30 Véase de Díaz Dufóo en la RA: 1.9 (1 jul. 1894), p. 144; 1.10 (8 jul. 1894), p. 160; 1.11 (15 jul. (...)
  • 31 El mejor ejemplo es de Francois Coppée, quien singulariza el sufrimiento de la esposa de Carnot y h (...)

11A pesar de su manifiesto torremarfilista, no sólo la literatura, sino también la política francesa interesaba a la revista. A través de una cuidadosa selección de acontecimientos cotidianos franceses, se favorecía una orientación política contraria a tendencias socialistas o anarquistas que desequilibraran la paz porfiriana. Un ejemplo es la cobertura del asesinato del presidente francés Sadi Carnot por Díaz Dufóo y Gutiérrez Nájera. Ambos escritores se valieron del suceso para condenar repetidamente el anarquismo.30 Esta postura política también se apoyaba en la publicación de reseñas francesas sobre la muerte de Carnot, en las que la pérdida nacional se particularizaba con el fin de incidir en el nivel emotivo del lector y así establecer una complicidad entre la literatura y la política.31

  • 32 Entre otros, el poema de Béranger «Le vieux sergent», 3.8 (23 jun. 1895). pp. 116 y 118 y las «Imág (...)
  • 33 Gutiérrez Nájera lo caracteriza de la siguiente manera: «Morelos fue el hombre de la energía y del (...)
  • 34 Como es sabido, Díaz subió al poder después de una rebelión en contra de Juárez. Irónicamente, el p (...)
  • 35 «Una página de historia nacional», RA, 2.5 (2 (dic. 1894), pp. 72-73.
  • 36 «Juárez», RA, 3.12 (21 jul. 1895). p. 177.
  • 37 Gutiérrez Nájera escribe: «No es el mar con su hervor de espuma [...] es la roca en que se estrella (...)

12Por medio de la retórica del artepurismo también se afirmaron valores trascendentales como amor patriótico, sacrificio y bondad, a través de la glorificación de héroes nacionales y de emblemas femeninos que reconciliaran facciones opuestas. El papel de la literatura francesa fue preponderante. Una selección de crónicas, relatos y poemas provenientes de escritores franceses, en su mayoría menores, exalta el sentimiento patriótico y liberal emergido de la revolución francesa, a través de argumentos sentimentales, épicos, o simplemente anecdóticos.32 Estas narraciones se complementan con aquellos escritos mexicanos que adoptan el sentimiento patriótico del republicanismo francés para caracterizar a los héroes nacionales de México. Dos figuras patrióticas resaltan en la RA: Miguel Hidalgo33 y, más importante en términos cuantitativos. Benito Juárez.34 A pesar de que la RA, suplemento de El Partido Liberal, se declaró ajena a la orientación política del mismo, la representación de Juárez como padre del liberalismo, manifiesta en el épico romanticismo de Guillermo Prieto35 y en el estilo parnasiano de Gutiérrez Nájera,36 indica lo contrario. Frecuentemente, los escritores parnasianos franceses representaban al poeta ímplicito de sus poemas como un escultor que cincelaba materiales duros simbólicos de un arte imperecedero. En la semblanza parnasiana del «Duque Job» (seudónimo de Gutiérrez Nájera), el poeta ímplicito captura a Juárez en la piedra, revelando su calidad atemporal que reta las cambiantes formas del mar.37 Este retrato constituye entonces una alegoría tanto del arte como del liberalismo.

El poeta Francois Coppée (1842-1908); tal vez el poeta parnasiano más popular en México. Diversas traducciones de su prosa en torno a la muerte del presidente francés Sadi Carnot aparecieron en la RA con el fin de condenar el anarquismo.
James Maharg.
Literatura Hispanoamericana: los primeros modernistas, Madrid, Ed. La muralla, 1983.

  • 38 Tal como «Imágenes versicolores» de Cladel, op. cit.
  • 39 En: «Carmen Romero Rubio de Díaz», RA, 1.11 (15 jul. 1894), p. 162.
  • 40 En: «Azul Pálido», RA, 1.11 (15 jul. 1894), p. 176. Benedict Anderson señala que la temporalidad me (...)

13Otra estrategia encaminada a resucitar el espíritu nacional es la representación de la mujer como madre universal y como figura central del patriotismo. Algunos relatos franceses destacan personajes femeninos con características ideales y patrióticas,38 siendo, sin lugar a dudas, el retrato de Madame Carnot por Coppée el más representativo. En el ámbito mexicano, este retrato encuentra su paralelo en las semblanzas de la primera dama, Carmen Rubio de Díaz, elaboradas por Gutiérrez Nájera y Díaz Dufóo. La de Gutiérrez Nájera traduce literariamente las cualidades femeninas atribuidas a doña Carmen -amor, caridad y devoción- en valores universales de una nación democrática.39 De igual forma, Carmen es representada por Díaz Dufóo como símbolo del arte universal y de la nación liberal a través de una concepción mesiánica del tiempo que resalta su permanente idealidad: «Mañana se ha adelantado a hoy, porque mañana tiene un ideal y lleva nombre: se llama Carmen y es Caridad».40

14

Charles Baudelaire (1821-1867). Aparece en la Revista Azul como el arquetipo del decadentismo en su versión francesa.
James Maharg, op. cit.

  • 41 Jean Pierrot, The Decadent Imagination, I88O-I90O, Trad. Derek Coltman, Chicago, Univ. of Chicago P (...)
  • 42 De Baudelaire se publicaron en la RA: «El camino del infierno», 4.26 (26 abr. 1896), p. 413, y de L (...)
  • 43 Charbonnel, citado en Jean Pierrot, op. cit., p. 87.
  • 44 «Myrrha» se publicó en la RA en episodios: 3.13 (28 jul. 1895), pp. 199-203; 3.14 (4 ag. 1895), pp. (...)
  • 45 En el relato «Lamia» de Anatole France, el personaje de María Magdalena es objeto de una mirada eró (...)
  • 46 Este aspecto en la obra casaliana ha sido estudiado por Osear Montero en Erotismo y representación (...)
  • 47 Ver RA, 4.8 (22 dic. 1895), p. 116.
  • 48 RA, 5.13 (26 jul. 1896), pp. 195-198.
  • 49 «Decadencia y vampirismo en el modernismo hispanoamericano». Ver obras citadas.

15Por el reverso de este paradigma femenino ideal, la revista daba espacio a un reclamo decadente, del que surgía una mujer ambigua que fluctuaba entre el sentimiento místico y el goce sexual. Según Jean Pierrot, a partir de la incertidumbre religiosa que el mismo positivismo había acarreado, muchos artistas decadentes interrelacionaron lo religioso y lo erótico con fines estéticos.41 Dicha combinación aparece en la revista en algunos poemas de Charles Baudelaire,42 cuya obra ha sido definida por ciertos críticos como: «un conglomerado de sensualidad epicúrea y de cristianismo estético».43 En los relatos «Myrrha» de Jules Lemaitre y «Poncio Pilatos» de Anatole France, el elemento cristiano se desarrolla bajo una perspectiva puramente estética al sensualizarse y adquirir un sentido pagano y bizarro.44 Con el fin de explorar un erotismo reprimido, los personajes femeninos de estos escritores se acercan más a María Magdalena que a la Virgen María.45 En algunos poemas y relatos modernistas hispanoamericanos publicados por la revista, la voz poética, enfáticamente erótica, cuestiona, a través de una sensualidad refinada incluso por lo grotesco, las restricciones morales de la época victoriana. Muchos modernistas se valieron de la mitología y la simbología religiosa para explorar subjetiva e imaginariamente una sensualidad prohibida. Algunos poemas del cubano Julián del Casal publicados en la RA se valen de mitos y leyendas para enmascarar una latente homosexualidad.46 En el poema «En misa de gallo» del español Salvador Rueda, las creyentes son representadas como objetos de deseo. El poema revela un sentido lúdico al racionalizar el sentido erótico de la atmósfera religiosa.47 Relatos como «Los ojos de Lina» del peruano Clemente Palma también enfatizan la ambigüedad moral del personaje femenino y cuestionan su candidez a través del sarcasmo y la ironía sadomasoquista.48 Gabriela Mora ha estudiado la veta decadentista de este escritor en el ya referido artículo.49

16

«Una juventud», uno de los poemas crueles de Urbina considerado un poema decadente. No obstante, este texto incorpora una visión determinista de la vida y asume una moralidad católica al castigar al personaje femenino por su ingénita condición adúltera.

  • 50 RA, 3.6 (9 jun. 1895), pp. 83-91.
  • 51 Ibid., p. 89.

17A pesar de este espacio divergente y menor que abrió la RA con respecto a la sexualidad y a la representación femenina decadente, la misma revista privilegió, con repetidos comentarios y reseñas, un largo poema narrativo, titulado «Una juventud» y escrito por un joven poeta mexicano, ya considerado modernista, Luis G. Urbina.50 Basado en un conocimiento determinista seudocientífico sobre la herencia, este poema narrativo caracteriza la moralidad del personaje femenino como signo de divergencia del proyecto cultural de la nación. Cuenta la historia de Juan y de su hija congénitamente enferma; ambos han sido abandonados por la esposa-madre, la cual tiene una incurable propensión al vicio. A lo largo del poema, Juan confronta el dilema de asumir un papel maternal o dejar morir a la hija que, al ser mujer, está destinada a perpetuar, por vías hereditarias, el vicio de la madre: «Del seno de dos perversidades brotó la flor de cieno».51

  • 52 Gutiérrez Nájera empleó la caracterización del artista decadente de Paul Bourget para describir a U (...)
  • 53 «Luis G. Urbina», RA, 3.7 (17 jun. 1895), p. 107. Otro ejemplo es el poema «El Beato Calasanz» por (...)

18A pesar de su determinismo, el poema de Urbina se interpretó, con el auspicio de teóricos franceses, como una pieza auténticamente decadente y, por ende, moderna y cosmopolita.52 Sin embargo, en el poema no hay ambigüedad en la representación femenina ni tampoco una sensualización de la voz narrativa. Éste sostiene la validez de valores convencionales en torno a la maternidad y al amor romántico, al expresar un abierto temor a la mujer pecaminosa. La modernidad «decadente» de Urbina que aclamaron sus coetáneos de la RA al admirar su depurada eficacia parnasiana encerraba, en realidad, una actitud disciplinaria en cuanto al papel social y cultural de la mujer. Cabe señalar que el parnasianismo fungió muchas veces en la RA como estrategia de la crítica para legitimar temas divergentes al consenso cultural; por ejemplo, Ángel de Campo hizo notar la armoniosa conjunción entre la ciencia y la poesía (rasgo parnasiano) que lograba el poema de Urbina: «un bisturí con deliciosas incrustaciones de nácar».53

El héroe decadente

  • 54 Introducción en: The Dedalus Book of Decadence (Moral Ruins), ed. Brian Stableford, Sawtry, Dedalus (...)
  • 55 El héroe decadente aparece también como personaje en La course à la mort (1885) de Edouard Rod y en (...)

19Brian Stableford señala que, en Europa, bajo el influjo científico de la época, el artista decadente se concebía como un neurasténico: «un individuo físicamente débil y ultrasensitivo [...] poseído permanentemente por apatía e impotencia espiritual».54 Sin duda, es Des Esseintes, el personaje central de A Rebours el que mejor tipifica esta figura, víctima de los excesos de la civilización.55 La transposición del héroe decadente al contexto latinoamericano no se llevó a cabo sin cierta ambigüedad. En la RA, el poeta cubano Julián del Casal es quien mejor lo ejemplifica. El hastío de Casal, artista incomprendido, no derivaba de una civilización envejecida, sino de una carencia de ella. Por esta razón, Rubén Darío lo caracterizaba como un exiliado, un hijo de Francia deportado a tierras americanas:

  • 56 «Julián del Casal», RA, 3.25 (20 oct. 1895), p. 394.

Nació allí en las Antillas, como Leconte de Lisle en la isla de Borbón, y la emperatriz Josefina en la Martinica. ¡La casualidad tiene sus ocurrencias! Si Casal hubiese nacido en París [...]. Yo me descubro respetuoso ante ese portentoso y desventurado soñador que apareció, por capricho de la suerte, en un tiempo y en un país en donde, como Des Esseintes, viviría martirizado y sería siempre extranjero.56

  • 57 Véase, por ejemplo, Froylán Turcios, «El Duque Job», RA, 3.5 (2 jun. 1895), pp. 77-79.
  • 58 El positivista Manuel Flores escribe en la RA: «La bohemia es un bosque de Dandy florido [...] dond (...)

20Gutiérrez Nájera se compara frecuentemente Casal a lo largo de la revista al ser descrito como su alma gemela.57 Sin embargo, rara vez es descrito como exiliado o como extranjero (a pesar de su afrancesamiento), ya que su figura pública -mucho más importante que la de Casal en el contexto mexicano- habría de purgar del estilo decadente todo rasgo amenazante. Según sus críticos, la locura, el escepticismo religioso, el solipsismo, la homosexualidad e incluso la bohemia le resultaron ajenos.58

Primera edición (1883) de los Cuentos frágiles de Manuel Gutiérrez Nájera, muchos de los cuales fueron publicados en la Revista Azul.

  • 59 Díaz Dufóo, «Alrededor del lecho», RA, 2.14 (3 feb. 1895), p. 214.
  • 60 No cabe duda que, con un agudo sentido de la teatralidad, el irlandés Osear Wilde personificaba el (...)
  • 61 «El Duque Job», RA, 4.14 (2 feb. 1896), p. 213.
  • 62 Philippe Jullian, op. cit., p. 26.
  • 63 Adalberto Esteva señala sobre Gutiérrez Nájera: «Más que por genio, eres inmortal por tu bondad» (« (...)
  • 64 En varias crónicas, el Duque Job destaca su profesión de fe católica. «Asunción», RA, 1.16 (19 ag. (...)

21Los críticos de Gutiérrez Nájera vieron en su figura, más que a un poeta maldito, a un dandy de impecable apariencia: «Pantalón claro, levita negra, con un clavel rojo en el ojal».59 Su sentido de teatralidad, a diferencia del de Osear Wilde,60 se interpretó como signo de regeneración positivista y no de rebelión decadente. Flores ilustra esta interpretación: «Nájera [...] fue el primero que se aventuró en llevar gardenia en el ojal, [...] a pagar a sus acreedores, y que comenzando por respetarse a si mismo acabó por hacer respetables la literatura y la poesía».61 Los dandies eran principalmente estetas, y los estetas «no tenían más patria que la belleza».62 Sin embargo, Gutiérrez Nájera fue caracterizado como un ciudadano ejemplar, el cual pasaría a la posteridad gracias a su bondad.63 Muchas veces, esta bondad se asociaba al arraigado catolicismo que profesaba el propio poeta.64

  • 65 «Azul Pálido», RA, 4.14 (2 feb. 1896), p. 223.

22A su muerte, la figura conciliatoria de Gutiérrez Nájera (poeta modernista defensor del decadentismo pero, a la vez, promotor de una ética positivista del trabajo, de una actitud cívica y de una espiritualidad católica), vino a fortalecer el mito liberal del porfiriato al ser emparentado simbólicamente con Benito Juárez. En un homenaje al Duque Job, Díaz Dufóo señala: «Y ahora vamos a su tumba, transformando el dolor que mira hacia la fosa en dolor que mira hacia la estrella [...] a decirle lo que él ante el sepulcro de Juárez: Capitán [...] estamos listos!»65 Ante el sepulcro, ambas personalidades se convirtieron en iconos nacionales y dejaron de ser intelectuales contradictorios.

«El fundador de la Revista Azul» (10 de febrero de 1895, p. 230), de Carlos Díaz Dufóo es uno de los múltiples textos que aparecieron en homenaje al fundador a raíz de su muerte. La función de estos escritos fue la de inmortalizar a Gutiérrez Nájera como el emblema del modernismo mexicano y a la revista como el foro idóneo para la diseminación de un arte cosmopolita y moderno.

  • 66 Antes de su muerte, la revista había publicado cuarenta textos de Gutiérrez Nájera (cinco poemas, o (...)
  • 67 Poemas como «Non omnis morian» (1.1, 6 mayo 1894, p. 8), «Mariposas» (2.15, 10 feb. 1895, pp. 235-2 (...)

23Cabe señalar que la promoción y canonización de Gutiérrez Nájera como escritor modelo tuvo lugar principalmente después de su prematura muerte acaecida en 1895. Fue entonces cuando la revista publicó más de dieciocho homenajes, reseñas y semblanzas sobre su fundador. La obra misma de Gutiérrez Nájera siguió publicándose aún con mayor frecuencia, lo cual revela el curso de su canonización.66 La distribución de la obra del Duque Job en la RA no sólo indica la intención de promover su obra, sino la importancia que se le asignó a su poesía. Más que como prosista, la crítica hacía énfasis en la figura del poeta, romántico y cosmopolita, pero, sobre todo, decorativo del escenario porfiriano.67

  • 68 Nos referimos al juicio inaugural de esta crítica hispanista que emitiera Juan Valera en su prólogo (...)
  • 69 En Gullón, El modernismo visto por los modernistas, op. cit., p. 95.
  • 70 México, Fondo de Cultura Económica, 1954, p. 53.
  • 71 Nuevamente Rama, que sitúa a la generación modernista en un aparte de aguas (la década de 1880) ent (...)

24Curiosamente, pese a la enfática interpretación de Gutiérrez Nájera como poeta, es, sin duda alguna, su prosa la que cumple un papel importante en la revista. En ésta se evidencia la labor programática del fundador como teórico del modernismo, defensor del artepurismo y del «galicismo mental» tan censurado por los críticos españoles.68 Pero no sólo eso. sus crónicas y relatos recrean la difícil tarea del escritor finisecular que pretendía conjugar las paradojas de la modernidad, y ser, a la vez, decadente y positivista, parnasiano y romántico, realista y artepurista. Para muchos, la prosa frivola y preciosista de los modernistas es el resultado de una lectura equívoca de sus modelos franceses, los que, como hemos visto, fueron en su mayoría escritores ménores. En una de las primeras encuestas realizadas sobre el significado del controversial modernismo (la que auspició la revista española Gente Vieja en 1902) ya se perfilaba una interpretación desfavorable de su afrancesamiento. Eduardo L. Chávarri escribió una «defensa» del modernismo durante esta encuesta al dividirlo en dos grandes formas: «una que proviene de su origen y de su desenvolvimiento en los países del Norte de Europa, y otra que nace principalmente en París. [...] una dirección hacia el 'espíritu' y otra hacia la forma exterior más o menos ornamental.»69 Más tarde, en su Breve historia del modernismo, Max Henríquez Ureña habría de difundir el estudio del modernismo en base a dos periodos: uno afrancesado «que culmina en refinamiento artificioso» y otro de «manifestaciones intensas ante el eterno misterio de la vida y de la muerte».70 Sin embargo, varios críticos han visto en el sincretismo y, particularmente en el afrancesamiento, la clave de la modernidad latinoamericana en el campo cultural del fin de siglo. Los estudios de Ángel Rama (ver obras citadas), por ejemplo, sugieren que el modernismo es una estética sintomática de la modernidad latinoamericana, ya que ésta despliega las contradicciones del sistema oligárquico que la produce precisamente a través de su condición «sincrética». Rama teoriza dicho proceso sincrético como la respuesta a la relación de dependencia latinoamericana con la modernidad occidental. En el campo de la cultura, esta relación se traduce, según la interpretación de Rama, en originales invenciones generadas por un afán de novedad y por una simétrica resistencia a abandonar los valores ya adquiridos. En el caso concreto de la RA. la selección francesa y la interpretación programática de ésta dentro de la revista revela una orientación conciliatoria, más que contradictoria del orden cultural; no obstante, los textos aislados de su fundador, Manuel Gutiérrez Nájera, abordan el eclecticismo y el afrancesamiento a partir de una lectura maliciosamente incrédula, no sólo del decadentismo sino también del progreso positivista. El estudio detallado de la prosa suspicaz de Gutiérrez Nájera en contraposición a la crítica laudatoria que se ejerció sobre él durante su tiempo es motivo de otro ensayo. Aquí sólo señalamos lo que lúcidamente apuntó su coetáneo, Ángel de Campo Micrós, al percibir en el Duque Job el paradigma del escritor modernista que emergía de una coyuntura socioeconómica.71 En palabras de Micrós,

  • 72 «El Duque Job», RA, 4.14 (2 feb. 1896), p. 221.

[...] el Duque ha sido una excepción [...] siendo apreciado y admirado cuando [...] el criterio nacional no está para comprenderlo [...]. La obra más difícil, esa literatura frágil, ¡rizada [sic], cambiante, caprichosa [...] es la que menos se paga.72

  • 73 Rama, haciendo un ajuste de la visión trascendentalista swedenborgiana de la estética modernista, a (...)
  • 74 Ejemplos de ello en la RA son el relato «Dame du Cœur» (2.6, 9 dic. 1894, p. 86) y la crónica «Pues (...)
  • 75 Las máscaras democráticas, op. cit., p. 166.

25Y es que la chispeante oralidad de los narradores-hablantes de sus crónicas y relatos constituye un lenguaje enmascarado, cargado de dobles sentidos. En los escritores modernistas, el enmascaramiento constituyó un vehículo oblicuo para liberar las sujeciones morales, sociales y retóricas, al abrir en el campo de la sonoridad una pluridimensionalidad de significaciones.73 Las máscaras (decadentes, positivistas, románticas o simplemente parlantes) en los textos del Duque Job recrean con magistral sutileza la discrepante asimilación del progreso occidental al contexto cultural y político de México, a través de un registro oral que incide suspicazmente en el registro letrado. Muchos de sus relatos cuestionan la autoridad discursiva de la retórica asimilada (ya sea romántica, positivista o decadente) mediante los acentos, los giros lingüísticos y la picardía de la oralidad74 En general, la reconstrucción del coloquialismo bajo la base fonética de la poética modernista constituyó la alternativa moderna a la buscada «independencia» cultural latinoamericana. Dicha operación, interpretada por Ángel Rama como una polarización entre la norma culta y el registro del habla se resuelve, en el caso modernista, en un mensaje artístico que ha conquistado la autonomía por haber asumido el registro fonético de una estética sensualista, y que se democratizó, pese a su esforzada aristocracia, al dejar fluir una dicción americana.75

26

Una de las pocas fotografías publicadas por la Revista Azul: Manuel Gutiérrez Nájera con motivo de su fallecimiento (3 de febrero de 1895).

  • 76 Estudios Mexicanos, México. Fondo de Cultura Económica, 1984, p. 220.

27Digamos que la sutileza najeriana, que Pedro Henríquez Ureña calificara de «Flor de ingenio penetrante»,76 lo llevó a proponer un conocimiento ajeno al positivista, aunque no fuera decadente, en la medida en que se valía de la impostura y de la ironía para mostrar que la ficción no podría reinstaurar del todo el espacio orgánico que la modernidad había desplazado, pero sí generar una forma literaria indisciplinada (el texto modernista) que desplegara las contradicciones de la propia revista en torno a su propuesta directriz, siempre frustrada, de purificar el lenguaje literario del paradigma positivista del «progreso».

Obras citadas

28Anderson, Benedict, Imagined Communities. Reflectionson the Origin and Spread of Nationalism, London/New York, Verso, 1991.

29Carter, Boyd (ed.), Manuel Gutiérrez Nájera. Estudio y escritos inéditos, México,

30Andrea. 1956.

31Carter. Boyd y Joan Carter (eds.), Manuel Gutiérrez Nájera. Florilegio crítico conmemorativo, México. Andrea. 1966.

32Charlton, Donald G.. Positivist Thought in France During the Second Empire, 1852-1870, Oxford. Clarendon Press, 1959.

33Chavarri, Eduardo L., «¿Qué es el modernismo y qué significa como escuela dentro del arte en general y de la literatura en particular?», en: Ricardo Gullón (ed.). El modernismo visto por los modernistas, Barcelona, Labor.1980, pp. 91-98.

34Darío, Rubén. Azul. Carta-prólogo de ]uan Valera. Buenos Aires. Espasa-Calpe, 1944.

  • «Los colores del estandarte», en Ricardo Gullón (ed.). El modernismo visto por los modernistas. Barcelona. Labor, 1980, pp. 49-57.

  • Prosas profanas y otros poemas. París/México, Librería de la viuda de Charles Bouret. 1925.

35Díaz Alejo. Ana Elena y Ernesto Prado Velázquez, Índice de ¡a Revista Azul (1894-1896) y Estudio Preliminar. México, unam, 1968.

36Gilman. Richard, Decadente. the Strange Life of an Epithet, New York, Farrar, Straus. and Giroux, 1979.

37Guillón, Ricardo, Direcciones del modernismo, Madrid, Credos, 1971.

38— (ed.). El modernismo visto por los modernistas, Barcelona. Labor. 1980.

39González Pérez. Aníbal. La crónica modernista hispanoamericana. Madrid, Porrúa Turanzas. 1983.

40Hale;. Charles. «Political and Social Ideas in Latin America. 1870-1930», The Cambridge History of Latin America. Ed. Leslie Bethell. vol. 4. Cambridge,

41Cambridge Univ. Press. 1986, pp. 367-441.

42—. The Transformation of Liberalism in ¡Late Nineteenth-Century México. Prince-

43ton, Princeton UP, 1989.

44Henríquez Ureña. Max. Breve historia del modernismo, México, Fondo de Cultura Económica, 1955.

45Henríquez Ureña. Pedro. Estudios Mexicanos, México. Fondo de Cultura Económica. 1984.

46Jay. Martin. Fin-De-Siécle Socialism and Other Essays, London. Routledge. Chapmanand Hall. 1988.

47Jitrik. Noé, Las contradicciones del modernismo: productividad poética y situación sociológica. México. El Colegio de México. 1978.

48Jullian. Philippe. Dreamers of Decadence. Symbolist Painters of the 1890's, Trad. Robert Baldick. New York, Praeger. 1971.

49Litvak, Lily (ed.). El modernismo. Madrid. Taurus, 1975.

50Lloreda, Waldo César. «Sobre el modernismo en general: Algunos problemas», Revista de Estudios Hispánicos, 12 (1985). pp. 169-176.

51Molloy, Sylvia. «Too Wilde for Comfort: Desire and Ideology in Fin-de-Siècle Spanish America». Social Text. 32 (1992). pp. 187-201.

52Montaldo. Graciela R.. Sensibilidad amenazada. Fin de siglo y modernismo, Buenos Aires. Beatriz Viterbo, 1994.

53—, «El terror letrado. (Sobre el modernismo latinoamericano)». Revista de Crítica literaria Latinoamericana, 40 (1994). pp. 281-291.

54Mora. Gabriela. «Decadencia y vampirismo en el modernismo hispanoamericano: Un cuento de Clemente Palma», Revista de Crítica Literaria Latinoamericana. 46(1997), pp. 191-198.

55Onis, Federico de, España en América: estudios, ensayos y discursos sobre temas españoles e hispanoamericanos. Río Piedras. Univ. de Puerto Rico. 1955.

56Ortega, Bertin, «Gutiérrez Nájera y sus contemporáneos: Afrancesamiento versus nacionalismo», Texto Crítico. 14.38 (1988), pp. 118-126.

57Pierrot, Jean. The Decadent Imagination. 1880-1900. Trad. Derek Coliman, Chicago, The Univ. of Chicago Press. 1981.

58Raat, William D., El positivismo durante el porfiriato. México. Secretaría de Educación Pública, 1975.

59Rama, Ángel, Las máscaras democráticas del modernismo, Montevideo, Fundación Ángel Rama, 1985.

60—, Rubén Darío y el modernismo (circunstancia socioeconómica de un arte americano). Caracas, Ediciones de la Biblioteca de la Univ. Central de Venezuela, 1970.

61Ramos, Julio, Desencuentros de la modernidad en América Latina. Literatura y Política en el siglo xix, México. Fondo de Cultura Económica. 1989.

62Revista Azul, Manuel Gutiérrez Nájera y Carlos Díaz Dufóo (eds.). México, Tipografía de El Partido Liberal, 1894-1896. 5 vols.

63Sanin Caro, Baldomero, Letras colombianas, México. Fondo de Cultura Económica, 1944.

64Serna Arnáiz, Mercedes, «Positivismo y modernismo: encuentros y desencuentros». Cuadernos Hispanoamericanos, 529-30(1994). pp. 129-137.

65Sharman, Adam, «Modernismo, positivismo y (des)herencia en el discurso de la historia literaria», en: Richard A. Cardwell y Bernard McGuirk (eds.). ¿Qué es el modernismo? Nueva encuesta: nuevas lecturas. Boulder. Society of Spanish and Spanish-American Studies, 1993, pp. 319-338.

66Simon. Walter M., European Positivism in the Nineteenth Century. An Essay in Intellectual History. Ithaca. Cornell Univ. Press. 1963.

67Stableford. Brian, Introducción de The Dedalus Book of Decadence (Moral Ruins). Ed. Brian Stableford. Sawtry. Dedalus. 1990. pp. 1-83.

68Villegas, Abelardo (ed.). Positivismo y porfirismo. México. Secretaría de Educación Pública, 1972.

69Yurkiévich. Saúl. Celebración del modernismo. Barcelona. Tusquets. 1976.

70Zea. Leopoldo. El positivismo en México. México. Fondo de Cultura Económica. 1990.

Notes

1 Entre las figuras centrales del movimiento destacan: José Marti y Julián del Casal en Cuba, Rubén Dario en Nicaragua y después en Chile, México y Argentina, Manuel Gutiérrez Nájera en México y José Asunción Silva en Colombia.

2 De los Paradis artificiels; citado en Philippe Jullian, Dreamers of Decadence. Symbolist Painters of the 1890's Trad. Robert Baldick, New York, Praeger, 1971, p. 256: «natural things exist only a little, reality lies only in dreams».

3 En palabras de Rubén Darío, la figura central del modernismo hispanoamericano, se evidencia este afán por autonomizar el lenguaje literario de las esferas políticas: «Yo detesto la vida y el tiempo en que me tocó nacer; y a un presidente de la República no podré saludarle en el idioma en que te cantaría a tí, oh Halagaball de cuya corte -oro, seda mármol- me acuerdo en sueños [...]» («Palabras liminares». Prosas profanas, París/México, Librería de la viuda de Charles Bouret, 1925, p. 49).

4 Usamos el término «sensibilidad» para denominar el modernismo porque permite la inclusión de las múltiples definiciones que lo han caracterizado. El rasgo dominante de este polémico fenómeno literario es su carácter heterogéneo. Para ir más allá de la reducida denominación de «movimiento», varios críticos, casi desde el momento de su emergencia, ensayaron definiciones abarcadoras, entre otras: «una tendencia general de la hora» (Baldomcro Sanín Cano, Letras Colombianas, México, Fondo de Cultura Económica, 1944, p. 177], «una actitud» (Juan Ramón Jiménez, citado en Ricardo Gullón, Direcciones del modernismo, Madrid, Gredos, 1977, p. 30), «la forma hispánica de la crisis universal de las letras» (Federico de Onís, España en América: estudios, ensayos y discursos sobre temas españoles e hispanoamericanos, Río Piedras, Univ. de Puerto Rico, 1955, p. 182). Para una breve historiografía del modernismo, véase el artículo de Waldo Lloreda, «Sobre el modernismo en general: Algunos problemas», Revista de Estudios Hispánicos, 12 (1985), pp. 169-176.

5 En 1894 surgieron numerosas revistas de tendencia modernista en Hispanoamérica, entre otras: Cosmópolis y El Cojo Ilustrado en Caracas, El Iris en Lima, Revista de América en Buenos Aires, El Mundo en México y la Revista Gris en Bogotá. En México, la Revista Azul de 1894 antecedió a la Revista Moderna aparecida en 1898.

6 Véase, en obras citadas, Adam Sharman (pp. 322 y 337) y Mercedes Serna (pp. 129-137) para una revisión de la critica sobre el modernismo que ha enfatizado la postura antipositivista del mismo.

7 Rubén Darío y el modernismo. Circunstancia socioeconómica de un arte americano, Caracas, Ediciones de la Biblioteca de la Univ. Central de Venezuela, 1970, p. 42). De aquí que explique el modernismo como una dinámica producción acumulativa, caracterizada por: «sucesivas incorporaciones externas y sucesivas inventivas respuestas internas (...) que se acumulan combinándose de diversas maneras [...)» [Las máscaras democráticas del modernismo, Montevideo, Fundación Ángel Rama, 1985, p. 61). El sincretismo de la estética modernista ha sido estudiado también por Saúl Yurkievich, Noé Jitrik, Julio Ramos, Graciela Montaldo y Aníbal González Pérez, entre otros.

8 Sobre el positivismo, véanse las obras citadas al respecto, y los trabajos de Walter Simon, Donald Charlton, Leopoldo Zea, William Raat y Charles Hale en las obras citadas.

9 Para algunos críticos como Guy Michaud, en Europa, el ubicuo decadentismo fue un sentimentalismo laxo superado por el movimiento simbolista que tuvo lugar entre 1880 y 1895 (en: Jean Pierrot, The Decadent Imagination. 1880-1900, Trad. Derek Coltman, Chicago, Univ. of Chicago Press, 1981, p. 5). Richard Gilman también ubica históricamente el decadentismo en el siglo xix, como un ecléctico movimiento estético ocurrido principalmente en Francia e Inglaterra que se caracterizaba por un vital rechazo al optimismo burgués [Decadence. The Strange Life of an Epithet, New York, Farrar, Straus, and Giroux, 1979, p. 23). A pesar de su heterogeneidad, muchos críticos, entre otros Martin Jay, Philippe Jullian y Jean Pierrot (véanse las obras citadas de estos autores), el decadentismo es síntoma de una crisis de representación y de una fractura de la epistemología judeocristiana que el mismo orden positivista había acarreado, por lo tanto constituye una estética moderna, precursora del vanguardismo. Gabriela Mora hace énfasis en las ambigüedades del decadentismo: «La unión de goce y temor se muestra en el vaivén de atracción y rechazo de la ciencia, del sexo, de la muerte y de la misma modernidad» («Decadencia y vampirismo en el modernismo hispanoamericano: Un cuento de Clemente Palma», Revista de Critica Literaria Latinoamericana, 46 [1997], p. 191).

10 Díaz Dufóo, con 224 escritos, y Manuel Gutiérrez Nájera, con 91, se apoyaron en el credo de Osear Wilde de que «El arte es completamente inútil» (Wilde, «Sobre Arte», RA, 5.3 [17 mayo 1896], p. 47) para contraponer la práctica estética al utilitarismo. Díaz Dufóo interpreta ciertas prácticas anti-utilitarias (la lasitud, la locura y la enfermedad) como respuestas a la crisis ontológica y epistemológica que el positivismo había acarreado. Véanse, en la RA: «Los tristes», 1.25 (21 oct. 1894), p. 385, «Un problema fin de siglo», 1.23 (7 oct. 1894), p. 357 y «Azul Pálido», 2.26 (28 abr. 1895), p. 420. Díaz Dufóo también refuta, en el terreno del arte, las premisas de Max Nordau sobre el decadentismo en «Degeneresencia», 1.6 (10 jun. 1894), pp. 83-85. A Flaubert, D'Annunzio e Ibsen los denomina decadentes y, por lo tanto, modernos en: «El dolor de la producción», 3.14 (4 ag. 1895), pp. 209-210, «Gabriel D'Annunzio», 4.12 (19 ene. 1896), pp. 178-182, y «Azul Pálido», 2.26 (28 abr. 1895), p. 420. Con un nosotros, incluye a los modernistas Casal y Gutiérrez Nájera dentro del grupo de estos decadentes europeos en «Azul Pálido», 2.26 (28 abr. 1895), p. 420. Díaz Dufóo redefinió el concepto de la literatura «nacional» al relacionarlo con la incertidumbre ontológica que caracterizaba al arte decadente europeo y del que México debía ser partícipe si creía en su modernidad: «ni el espectáculo de la naturaleza (...) ha podido servirnos de refugio (...) y sin fe en un pasado de que carecemos y desconfiados del presente somos tal vez los primeros en sufrir las consecuencias de la violenta crisis que hoy pesa sobre los espíritus y de que la literatura (...) se encuentra invadida» («Cuentos y Fantasías», RA, 5.5, 1 dic. 1895, p. 66). Por su parte, en la RA, Gutiérrez Nájera teoriza explícitamente el papel del arte a través de una interpretación del decadentismo como crisis espiritual que el positivismo había acarreado en «Hamlet», 4.2 (12 ene. 1896), pp. 161-165; «La vida artificial», 1.12 (22 jul. 1894), pp. 177-179 y «Lázaro el mudo», 4.20 (15 mar. 1896), pp. 303-305. Bajo el influjo de Paul Bourget, define el arte como un campo antiutilitario en «Al pie de la escalera», 1.1 (6 mayo 1894), pp. 1-2, «El bautismo de la Revista Azul; 1.7 (17 jun. 1894), p. 97 y en sus bocetos de Casal (2.16 [17 feb. 1895], p. 246) y de Leconte de Lisie (1.15 [12 ag. 1894), pp. 231-235). Favorece la universalización del arte moderno en «El cruzamiento en literatura» [RA, 1.9 [9 sept. 1894], pp. 289-292) al proponer el intercambio cultural con Francia para romper la dependencia de España. Concibe la RA como un foro para la diseminación de una literatura «pura» y cosmopolita. Gutiérrez Nájera había sostenido estas posturas desde 1876 en debate con Francisco Sosa y Pantaleón Tovar en los periódicos El Federalista, La Iberia y El Monitor Republicano, cuando delineó el perfil de una nueva estética al refutar las actitudes moralistas y positivistas de la vieja guardia en torno a la literatura. Para un resumen de esta polémica, ver: Boyd Carter, Manuel Gutiérrez Nájera. Estudio y escritos inéditos, México, Andrea, 1956, pp. 29-80.

11 Entre los más importantes colaboradores hispanoamericanos estaban Rubén Darío, Nicanor Bolet Peraza, Arturo Ambrogi, Salvador Rueda, Julián del Casal y José Martí. Entre los mexicanos, además de los fundadores y del editor Luis Gonzaga Urbina, cabe citar a José Juan Tablada, Amado Nervo, Jesús E. Valenzuela, Jesús Urueta, Balbino Dávalos, Rafael Delgado, Alberto Leduc y Francisco M. de Olaguíbel. Estos escritores formaron la Revista Moderna en 1898.

12 Debido a su cercana asociación a la infraestructura del porfiriato, varios historiadores, Leopoldo Zea y Abelardo Villegas entre otros, consideran el positivismo mexicano como un pragmatismo social. (Véanse las obras citadas de estos autores). Otros prefieren denominarlo «política científica» [scientific politics para Charles Hale en: «Political and Social Ideas in Latin America, 1870-1930», The Cambridge History of Latin America, Ed. Leslic Bethell, Vol. 4, Cambridge, Cambridge Univ. Press, 1986, p. 388). Hale concibe que el punto de partida para una historia de las ideas del porfiriato no es el paradigma positivista (tan ubicuo) sino el mito liberal en el que se sustentó el régimen (The Transformation of Liberalism in Late Nineteenth-Century Mexico, Princeton, Princeton Univ. Press, 1989).

13 Dada la discrepancia entre un arte decadente y la modernidad incompleta latinoamericana, el mismo Díaz Dufóo resaltó el carácter enmascarado y artificial del decadentismo: «El decadentismo americano es un niño que se hace viejo. No creáis en sus blancas barbas: Son postizas» (Diaz Dufóo, «Azul Pálido», RA, 1.11, 15 julio 1894, p. 175).

14 Sylvia Molloy, en: «Too Wilde for Comfort: Desire and Ideology in Fin-de-Siècle Spanish America», Social Text, 32 (1992), pp. 187-201, sostiene esta tesis al estudiar la recepción del decadentismo de Wilde en las obras de Darío y Martí. Para Molloy, el decadentismo modernista es un doble discurso: degenerativo y regenerativo.

15 Principalmente «El Beato Calasanz» de Justo Sierra (que no trataremos en el presente ensayo), «Una juventud» de Luis G. Urbina y la profusa critica aparecida en tomo a figura literaria de Gutiérrez Nájera.

16 El número de escritores franceses es el mayor de todos los autores extranjeros publicados por la revista; también destacan, por su número, españoles, venezolanos, cubanos y, en mucho menor cantidad, autores provenientes de otros países latinoamericanos y europeos. Sobre las publicaciones francesas aparecidas en la RA, consúltese: Ana Elena Díaz Alejo y Ernesto Prado Velázquez, Índice de la Revista Azul (1894-1896) y estudio preliminar, México, Unam, 1968.

17 De Bourget. por ejemplo, aparecen algunas selecciones de Ultramar (en torno a los Estados Unidos) y de Cosmópolis (un boceto de León xiii), así como un fragmento de Un idilio trágico y algunos croquis descriptivos sobre la prostitución en Londres y en París. De Verlaine, la revista publica un sólo poema de Sagesse, que, lejos de representar su lado decadente, anuncia su reconversión al catolicismo. De Laforgue, un breve relato poco representativo de sus incursiones poéticas.

18 La casa de los Goncourt, por ejemplo, aparece en la revista como un espacio simbólico del ecléctico arte finisecular en las crónicas de viaje de Federico Gamboa («De mi diario intimo», 1.1, 6 mayo 1894, pp. 12-15) y en los juicios intimistas de Alphonse Daudet que narra la muerte de Edmundo Goncourt («La muerte de Edmundo de Goncourt», 1.19, 6 sept. 1896, pp. 291-294). Baudelaire aparece en el busto de Théodore de Banville basado en el retrato de Baudelaire a los veinte años de Emile Deroy («Baudelaire», 1.3, 20 mayo 1894, p. 47).

19 Para una lista completa, consultar el índice de la RA de Díaz Alejo (op. cit.).

20 Diaz Dufóo, «Salammbó», RA, 1.7 (17 jun. 1894), pp. 116-117. De Loti aparecen selecciones de su libro El desierto, así como otros episodios de sus viajes a Japón, Tailandia, Marruecos y Tierra Santa. Consultar el índice de la RA (op. cit.).

21 Las palabras de Gérard de Nerval son ilustrativas de esta postura:«[...] la mezquina raza que busca posición y honores nos alejó de las esferas de actividad política. Lo único que nos quedaba, a nosotros los poetas era la torre de marfil a la que ascendimos para aislarnos de las multitudes. En aquellas alturas respiramos al fin el aire sensato de la soledad» (citado en: Richard Gilman, Decadence. The Strange Life of an Epithet, New York, Farrar, Straus and Giroux, 1979, p. 79, la traducción es nuestra).

22 RA, 1.1 (6 mayo 1894), p. 1.

23 Varios de los Poèmes Antiques y Barbares de Leconte de Lisie y de los Trophées de Heredia fueron traducidos por Justo Sierra. Ver: RA, 1.8 (24 jun. 1894), pp. 115-116 y 131-132. De hecho, la revista dedicó un número entero a Leconte de Lisie. Ver: RA, 1.13 (29 jul. 1894) y 1.15 (12 ag. 1894).

24 Se ha discutido la manera en que los modernistas superaron a sus modelos franceses, en su mayoría parnasianos o poetas menores. Darío en carta a Paul Groussac señala este rasgo (ver: Rubén Darío, «Los colores del estandarte» en Ricardo Gullón, El modernismo visto por los modernistas, Barcelona, Labor, 1980, pp. 49-57). La RA publicó, de Versos sencillos «Viene de gorro y casquete» (fragmento del poema xv), «Para modelo de un dios» (poema xxxi), «Tiene el leopardo un abrigo» (poema xliv), «Ayer la vi en el salón» (poema xxi), «El enemigo brutal» (poema xxvii), «El rayo surca, sangriento» (poema xxx), en: RA, 3.23 (6 oct. 1895), p. 363; 4.12 (19 ene. 1896), p. 185; 5.9 (28 jun. 1896), p. 133; 5.9 (28 jun. 1896), pp. 133-134. De Ismaelillo: «Príncipe enano», «Musa traviesa» y «Mi caballero». Véanse los números: 1.23 (7 oct. 1894), pp. 359-362; 2.20 (20 ene. 1895), p. 183. De Darío, véase «Los centauros», 4.20 (15 mar. 1896), pp. 315-316.

25 Casi siempre, la ciudad de México, una promesa de París, fungía como microcosmos para representar a la nación en relatos y crónicas de autores mexicanos. Esta capital se personificaba como una francesita debutante que expresaba, por primera vez, el glamour de la modernidad: «La República es una señorita que acaba de vestirse de largo y concurre ya al mundo» (Díaz Dufóo. «Azul Pálido», 2.21 [24 mar. 1895], p. 340).

26 Tal es el caso de «De Ultramar; 2.25 (21 abr. 1895), pp. 402-404, de Paul Bourget, y de algunos capítulos del libro de viajes Feuilles de route aux Etats-Unis (en: RA, 5.5, 31 mayo 1896, pp. 67-70 y 5.14, 2 ag. 1896, pp. 215-217), escritos por Eugène-Hector (alias Léo Claretie). Estas crónicas destacan el pragmatismo y la vulgaridad de la vida norteamericana. También la crónica de viaje sobre Chicago por el mexicano Ángel de Campo (Micrós) ilustra, mediante rasgos naturalistas, los lados oscuros del progreso norteamericano («Una tarde de nostalgia», 1.1, 6 mayo 1894, pp. 8-11). No obstante, «Lawn Tennis» (2.5, 2 dic. 1894, p. 81) de Paul Bourget sublima la viril belleza femenina norteamericana. «A1I right» de Nicanor Bolet Peraza (2.14, 3 feb. 1895, pp. 219-220) despliega una visión positiva de la eficacia americana. En cuanto a la representación del esplendor francés, véase la crónica «De mi diario íntimo» (1.1, 6 may. 1894, pp. 12-15) de Federico Gamboa. En ésta, Edmond de Goncourt conduce al sorprendido viajero mexicano por jardines y salones que evocan un ecléctico museo donde diversas corrientes y estilos se conjugan para dar una versión muy fin de siglo del arte y la cultura europeas.

27 En «El cruzamiento de la literatura», Gutiérrez Nájera se opone al proyecto nacional al argumentar que «El libre cambio es bueno en el comercio intelectual» (1.19, 9 sept. 1894, p. 289). No obstante, esta explícita afinidad con los artepuristas no impidió la presencia, aunque menor, del movimiento nacionalista en la RA. Citemos los poemas de Ignacio Manuel Altamirano (2.9, 30 dic. 1894, p. 139; 2.24, 14 abr. 1895, p. 379), Guillermo Prieto (1.13, 29 jul. 1894, p. 196; 2.4, 25 nov. 1894, p. 62; 4.16, 16 feb. 1896, pp. 250-252) y el comentario de Juan de Dios Peza al poema «Flor de luna» de Manuel Larrañaga Portugal («Flor de Luna, poema de Manuel Larrañaga Portugal, prólogo de Juan de Dios Peza», 1.12, 22 jul. 1894, p. 184).

28 Para el origen del nombre de la revista véase en la RA: «El bautismo de la Revista Azul» 1.7 (17 jun. 1894), pp. 97-98. También consúltese: Boyd Carter «La Revista Azul La resurrección fallida», en: Lily Litvak, ed., El modernismo, Madrid, Taurus, 1975, pp. 337-356. Carter documenta los usos simbólicos y cromáticos del término azul (azure) entre poetas alemanes y franceses, en particular Novalis, Victor Hugo y Alfred de Vigny. Carter concluye que el uso simbólico de azul por Nájera está íntimamente relacionado con el de Théophile Gautier en su colección de poesías Emaux et Camées (1852). Carter también menciona el poema «La beauté» de Baudelaire y «L'Azur» de Mallarmé como posibles fuentes.

29 «El bautismo de la Revista Azul, 1.7 (17 jun. 1894), p. 97.

30 Véase de Díaz Dufóo en la RA: 1.9 (1 jul. 1894), p. 144; 1.10 (8 jul. 1894), p. 160; 1.11 (15 jul. 1894). p. 175. Gutiérrez Nájera, por su parte, expresa: «átomo de inmensa epidemia: el anarquismo» («La muerte de Sadi Carnot», 1.9, 1 jul. 1894. p. 129).

31 El mejor ejemplo es de Francois Coppée, quien singulariza el sufrimiento de la esposa de Carnot y hace de la pérdida nacional, una pérdida familiar («Madame Carnot», 1.12, 22 jul. 1894, p. 191). Los lectores de la revista habrían de interpretar este texto como un relato informativo, pero también como una pieza literaria escrita por un respetado escritor parnasiano.

32 Entre otros, el poema de Béranger «Le vieux sergent», 3.8 (23 jun. 1895). pp. 116 y 118 y las «Imágenes versicolores», 1.23 (7 oct. 1894), pp. 362-364 de Cladel.

33 Gutiérrez Nájera lo caracteriza de la siguiente manera: «Morelos fue el hombre de la energía y del valor; Hidalgo el de la bondad y fe; aquél fue el héroe, éste es el Padre» («El padre», RA, 1.20, 16 sept. 1894, p. 306). Hidalgo también aparece como padre fundador en: «Retazos», RA, 5.20 (13 sept. 1896), pp. 305-307 y en «Pelayo-Hidalgo», RA, 3.20 (15 sept. 1895), pp. 305-306 de Díaz Dufóo.

34 Como es sabido, Díaz subió al poder después de una rebelión en contra de Juárez. Irónicamente, el porfiriato inaugura el revisionismo histórico que haría de Juárez el padre del liberalismo oficial. El periódico El Partido Liberal, cuyo suplemento era la RA, constituyó uno de los principales vehículos para llevar a cabo esta canonización.

35 «Una página de historia nacional», RA, 2.5 (2 (dic. 1894), pp. 72-73.

36 «Juárez», RA, 3.12 (21 jul. 1895). p. 177.

37 Gutiérrez Nájera escribe: «No es el mar con su hervor de espuma [...] es la roca en que se estrella el mar [...). Aparece en su augusta tranquilidad como la imagen viva de la patria. Su espíritu sigue viviendo en la generación de sus contemporáneos y en la del porvenir. Juárez vive» (Id.).

38 Tal como «Imágenes versicolores» de Cladel, op. cit.

39 En: «Carmen Romero Rubio de Díaz», RA, 1.11 (15 jul. 1894), p. 162.

40 En: «Azul Pálido», RA, 1.11 (15 jul. 1894), p. 176. Benedict Anderson señala que la temporalidad mesiánica. propia de los sistemas dinásticos y religiosos, se basaba en la simultaneidad del pasado y del futuro en un presente instantáneo (Imagined Communities. Reflections on the Origin and Spread of Nationalism, London/New York, Verso, 1991, p. 24).

41 Jean Pierrot, The Decadent Imagination, I88O-I90O, Trad. Derek Coltman, Chicago, Univ. of Chicago Press, 1981, p. 97.

42 De Baudelaire se publicaron en la RA: «El camino del infierno», 4.26 (26 abr. 1896), p. 413, y de Le Spleen de Paris: «El loco y la Venus», 1.2 (15 jul. 1894), p. 167, «La desesperación de la anciana», 3.8 (23 jun. 1895), p. 127, «Cabellera negra», 4.5 (1 dic. 1895), p. 77, «Embriagados», 4.13 (26 ene. 1896), p. 203, «Mi ideal», 4.21 (22 mar. 1896), p. 328, «¿Cuál es la verdadera?», 4.24 (12 abr. 1894), p. 381 y «El haschich», 3.22 (29 sept. 1895), pp. 339-340.

43 Charbonnel, citado en Jean Pierrot, op. cit., p. 87.

44 «Myrrha» se publicó en la RA en episodios: 3.13 (28 jul. 1895), pp. 199-203; 3.14 (4 ag. 1895), pp. 219-221, y 3.15 (11 ag. 1895), pp. 237-239. Situado en la época de la persecución romana del cristianismo, este relato narra cómo la fe de una joven cristiana se pone a prueba al experimentar una sensual y a la vez mística fascinación por el emperador Nerón. Este último es representado como un héroe decadente, abatido por el hastio de la vida. «Poncio Pilatos» se publicó en la RA (2.24, 14 abr. 1895, pp. 377-378).

45 En el relato «Lamia» de Anatole France, el personaje de María Magdalena es objeto de una mirada erótica y pagana: «¡Ah! bailan con tanta languidez las mujeres de Siria. Yo conocí a una [...]. Me gustaban sus danzas bárbaras, sus cantos tristes, su carne perfumada con incienso y la somnolencia en que parecía vivir (...]. La busqué por todas partes y después de algunos meses supe casualmente que se había unido a un tropel de hombres y mujeres que seguían a un joven taumaturgo galilco. Se llamaba Jesús [...] fue crucificado por no sé que crimen» (2.24, 14 abr. 1895, p. 378).

46 Este aspecto en la obra casaliana ha sido estudiado por Osear Montero en Erotismo y representación en Julián del Casal, Amsterdam, Rodopi, 1993.

47 Ver RA, 4.8 (22 dic. 1895), p. 116.

48 RA, 5.13 (26 jul. 1896), pp. 195-198.

49 «Decadencia y vampirismo en el modernismo hispanoamericano». Ver obras citadas.

50 RA, 3.6 (9 jun. 1895), pp. 83-91.

51 Ibid., p. 89.

52 Gutiérrez Nájera empleó la caracterización del artista decadente de Paul Bourget para describir a Urbina: «¿Qué lee? las flores del mal de Baudelaire, la vida de Jesús de Renán, la Salambo [sic] de Flaubert, el Tilomas Grainborge de Taine, o el Rojo y Negro de Beyle (...]» (3.7, 16 jun. 1895, p. 100).

53 «Luis G. Urbina», RA, 3.7 (17 jun. 1895), p. 107. Otro ejemplo es el poema «El Beato Calasanz» por Justo Sierra (2.14, nov. 1894, pp. 8-20), el cual aborda el secularismo del siglo sin tomar partidos. «El beato Calasanz» fue recibido favorablemente por diversos facciones culturales en la RA que interpretaron el poema como una obra del arte por el arte. Véanse: Manuel Flores. «El beato Calasanz», 2.3 (18 nov. 1894), pp. 37-40; Gutiérrez Nájera, «La primera de Calasanz», 2.2 (11 nov. 1894), pp. 90-93, y Díaz Dufóo, «Azul Pálido», 2.2 (11 nov. 1894), pp. 35-36.

54 Introducción en: The Dedalus Book of Decadence (Moral Ruins), ed. Brian Stableford, Sawtry, Dedalus, 1990, p. 23.

55 El héroe decadente aparece también como personaje en La course à la mort (1885) de Edouard Rod y en Satine (1890) de Rémy de Gourmont.

56 «Julián del Casal», RA, 3.25 (20 oct. 1895), p. 394.

57 Véase, por ejemplo, Froylán Turcios, «El Duque Job», RA, 3.5 (2 jun. 1895), pp. 77-79.

58 El positivista Manuel Flores escribe en la RA: «La bohemia es un bosque de Dandy florido [...] donde se goza de plena libertad, y en donde vienen a solarzarse las musas, pero en cuyas encrucijadas y vericuetos anida una cuadrilla de bandoleros: los vicios» («El Duque Job», RA, 4.14, 2 feb. 1896, p. 213).

59 Díaz Dufóo, «Alrededor del lecho», RA, 2.14 (3 feb. 1895), p. 214.

60 No cabe duda que, con un agudo sentido de la teatralidad, el irlandés Osear Wilde personificaba el prototipo de la decadencia inglesa: «una intoxicadora subversión del orden natural [...] un exponente y un maniqui de un modo de vida estético, proclamando lánguidamente su superioridad a los estilos prácticos de la vida burguresa» (en Gilman, op. cit., p. 128). Incluso los poetas modernistas hispanoamericanos, quienes aclamaban su mensaje poético habrían de cuestionarlo como figura pública por constituir una amenaza a la retórica nacional de sus respectivos países (Molloy, op. cit., pp. 189-195).

61 «El Duque Job», RA, 4.14 (2 feb. 1896), p. 213.

62 Philippe Jullian, op. cit., p. 26.

63 Adalberto Esteva señala sobre Gutiérrez Nájera: «Más que por genio, eres inmortal por tu bondad» («A Manuel Gutiérrez Nájera», RA, 4.14, 2 feb. 1896, p. 216).

64 En varias crónicas, el Duque Job destaca su profesión de fe católica. «Asunción», RA, 1.16 (19 ag. 1894), pp. 241-242; «La Virgen de Guadalupe», RA, 2.6 (9 dic. 1894), p. 90, y «Las almas muertas», RA, 4.23 (5 abr. 1896), pp. 351-354 son representativas de esta tendencia. En la crónica «Asunción», Gutiérrez Nájera caracteriza a la Virgen María como el emblema de la maternidad universal.

65 «Azul Pálido», RA, 4.14 (2 feb. 1896), p. 223.

66 Antes de su muerte, la revista había publicado cuarenta textos de Gutiérrez Nájera (cinco poemas, ocho ensayos, veinte crónicas y siete relatos). Después de su muerte se publicaron 43 textos (diez poemas, cuatro ensayos, veintitrés crónicas y seis relatos). Boyd y Joan Carter compilaron la crítica aparecida en RA en torno a Gutiérrez Nájera en: Florilegio critico conmemorativo, México, Andrea, 1966, pp. 25-94.

67 Poemas como «Non omnis morian» (1.1, 6 mayo 1894, p. 8), «Mariposas» (2.15, 10 feb. 1895, pp. 235-236). «La serenata de Schubert. (4.14, 2 feb. 1896, pp. 209-210) y «Mis enlutadas» (4.14, 2 feb. 1896. pp. 210-211) revelan una innovadora asimilación del romanticismo, el parnasianismo y el impresionismo europeos. No obstante, Gutiérrez Nájera también publicó poemas laudatorios, cercanos al nacionalismo institucional, tales como «A Vicente Riva Palacio» (1.2, 13 mayo 1894, p. 27) y «Versos de álbum» (2.9. 30 dic. 1894, p. 137).

68 Nos referimos al juicio inaugural de esta crítica hispanista que emitiera Juan Valera en su prólogo a Azul (1888) de Rubén Darío. Valera reconoció la inesperada originalidad del poeta nicaragüense pero reprobó su actitud afrancesada, calificándola de «galicismo mental». Ver: Azul. Curta-prólogo de Juan Valera, Buenos Aires, Espasa-Calpe, 1944.

69 En Gullón, El modernismo visto por los modernistas, op. cit., p. 95.

70 México, Fondo de Cultura Económica, 1954, p. 53.

71 Nuevamente Rama, que sitúa a la generación modernista en un aparte de aguas (la década de 1880) entre el letrado y el escritor profesional, establece una estrecha relación entre el estilo modernista y la experiencia directa de la modernización a la que se enfrentaron estos poetas. Subraya la importancia de la división del trabajo, la consecuente profesionalización del artista al ingresar al mercado como productor individual, y los nuevos canales de producción literaria (el café literario, la bohemia, el autodidactismo y el periódico) en las transformaciones del estilo, para poder interpretar el torremarfilismo y el galicismo como una postura marginal. Estos poetas habían perdido el mecenazgo del antiguo régimen letrado, de aquí que su torremarfilismo y su galicismo fuera, en realidad, una paradójica respuesta a la democratización que socialmente los había marginado (Las máscaras democráticas, op. cit., p. 137).

72 «El Duque Job», RA, 4.14 (2 feb. 1896), p. 221.

73 Rama, haciendo un ajuste de la visión trascendentalista swedenborgiana de la estética modernista, apunta a este uso enmascarado del lenguaje en las Prosas profanas de Darío: «Ya el poeta de Prosas profanas intuía que podían construirse otras máscaras mediante su propio instrumento poético, que este era capaz de disolver el en-sí-mismo de las palabras para que éstas pudieran [...] entremezclarse en el baile de máscaras que devenía el poema y que el enmascaramiento de las palabras liberaba también una energía del goce que transitaba por el erizamiento de los sonidos» (en: Las máscaras democráticas, op. cit., p. 163). En el caso de Gutiérrez Nájera, Bertin Ortega («Gutiérrez Nájera y sus contemporáneos: afranecsamiento versus nacionalismo», Texto Crítico, 14.38 (1988), pp. 118-126) destaca el tono intimista de los narradores-hablantes del Duque Job, cuyo lenguaje siempre se presenta ambivalente por sus dobles sentidos.

74 Ejemplos de ello en la RA son el relato «Dame du Cœur» (2.6, 9 dic. 1894, p. 86) y la crónica «Puestas de Sol» (2.20, 17 mar. 1895, pp. 309-311). En ésta, el narrador (hablante) exalta el progreso positivista, pero sólo en apariencia, ya que la oralidad del discurso sugiere el simulacro de su representación retórica.

75 Las máscaras democráticas, op. cit., p. 166.

76 Estudios Mexicanos, México. Fondo de Cultura Económica, 1984, p. 220.

Table des illustrations

Légende Carmen, heroína de los Poemas crueles de Luis G. Urbina, se concibió como el prototipo de la mujer decadente. En la visión determinista de Urbina, esta heroína es castigada por su debilidad moral y su propensión al vicio.(Revista Azul, 9 de junio de 1895).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4082/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 112k
Légende Portada de la Revista Azul, primer número del 6 de mayo de 1894. Sus fundadores: Carlos Diaz Dufóo y Manuel Gutiérrez Nájera.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4082/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Légende Se considera a Carlos Diaz Dufóo el teórico principal de la estética decadente en la Revista Azul. Entre su cuantiosa producción destaca el texto «Los tristes» (21 de octubre de 1894, p. 385). En éste, Diaz Dufóo considera que la enfermedad, en especial la neurosis y la tristeza de fin de siglo, son consecuencia directa del progreso material y positivista especialmente en las sensibilidades artísticas: «Somos un alma enferma que soporta un cadáver».
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4082/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 12k
Légende Carlos Díaz Dufóo en la Revista Moderna de México.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4082/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 52k
Légende «Al pie de la escalera» es el articulo Inaugural de la Revista Azul (6 de mayo de 1894, p. 1) Este texto programático, firmado por El Duque Job (seudónimo más conocido de Manuel Gutiérrez Nájera) establece la postura de la revista frente al clima positivista del porfiriato como una publicación del arte por el arte: «En los gobiernos parlamentarios, cada ministerio entrante presenta su programa (...) ¡Yo nunca he tenido un programa! (...( El arte es nuestro principe y señor».
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4082/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Légende «El cruzamiento de la litera tura», publicado en la Revista Azul el 9 de septiembre di 1694 (pp. 289-292), ha sido citado profusamente para identificar a Manuel Gutiérrez. Nájera, su autor, con e modernismo hispanoamerica no. En éste, el Duque Job se manifiesta en contra de la li teratura realista de corte na cionalista y favorece «el libre cambio de ideas», especial mente con Francia.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4082/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 48k
Légende Paul Bourget, quien, en sus Essais de Psychologie Contemporaine (1883) y bajo una perspectiva psicologista, favoreciera la postura decadente en la literatura moderna, particularmente en la obra de Baudelaire, fue comentado, citado y reproducido en la Revista Azul.Revista Azul, 14 de junio de 1896.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4082/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 36k
Légende Una de las temáticas de la literatura decadente europea fue el orientalismo, presente en obras como Salammbô y La tentation de Saint Antoine de Gustave Flaubert. En la Revista Azul, el orientalismo francés quedó representado en los textos de Pierre Loti. Su libro. Le désert (1895) fue reseñado favorablemente el 3 de marzo de 1895, por considerarse el testimonio de un espíritu moderno abrumado por la atmósfera citadina: «Se leerá con avidez este libro porque nos lleva muy lejos, nos aprovecha ese sacudimiento del viaje, el espíritu pobre de una atmósfera viciada, llámese ciudad o retrete o buardilla» (pp. 217-218).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4082/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 44k
Légende El tema de las drogas alucinatorias como vehículo de exploración de! subconsciente, tan popular entre los escritores decadentes europeos a partir de la obra de Thomas de Quincey, aparece en la Revista Azul en los textos de varios autores europeos e hispanoamericanos, siendo Charles Baudelaire el más sobresaliente. De Baudelaire, además de «El haschisch» (publicado en el número del 29 de septiembre de 1895, pp. 339-340) proveniente de Los paraísos artificiales, la revista publicó «Embriagaos» y otros fragmentos del Spleen de Paris.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4082/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 116k
Légende Los poetas Paul Verlaine (1844-1896) y Arthur Rimbaud (1854-1891). La poética de Verlaine fue ampliamente asimilada y comentada por los modernistas de la Revista Azul, lo que no ocurrió con la de Rimbaud. quien fue redescubierto por la vanguardia latinoamericana del siglo xx.Detalle de Le Coin de table, cuadro de Henri Fantin-Latour, 1872.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4082/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 140k
Légende En «El bautismo de la Revista Azul» (17 de junio de 1894, p. 97), Manuel Gutiérrez Nájera relaciona la postura arte-purista de la publicación con su franco afrancesamiento, denominando a sus colaboradores más asiduos como «espiritus franceses deportados a tierras americanas».
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4082/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 76k
Légende El poeta Francois Coppée (1842-1908); tal vez el poeta parnasiano más popular en México. Diversas traducciones de su prosa en torno a la muerte del presidente francés Sadi Carnot aparecieron en la RA con el fin de condenar el anarquismo.James Maharg. Literatura Hispanoamericana: los primeros modernistas, Madrid, Ed. La muralla, 1983.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4082/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 92k
Légende Charles Baudelaire (1821-1867). Aparece en la Revista Azul como el arquetipo del decadentismo en su versión francesa.James Maharg, op. cit.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4082/img-13.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Légende «Una juventud», uno de los poemas crueles de Urbina considerado un poema decadente. No obstante, este texto incorpora una visión determinista de la vida y asume una moralidad católica al castigar al personaje femenino por su ingénita condición adúltera.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4082/img-14.jpg
Fichier image/jpeg, 56k
Légende Primera edición (1883) de los Cuentos frágiles de Manuel Gutiérrez Nájera, muchos de los cuales fueron publicados en la Revista Azul.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4082/img-15.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Légende «El fundador de la Revista Azul» (10 de febrero de 1895, p. 230), de Carlos Díaz Dufóo es uno de los múltiples textos que aparecieron en homenaje al fundador a raíz de su muerte. La función de estos escritos fue la de inmortalizar a Gutiérrez Nájera como el emblema del modernismo mexicano y a la revista como el foro idóneo para la diseminación de un arte cosmopolita y moderno.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4082/img-16.jpg
Fichier image/jpeg, 68k
Légende Una de las pocas fotografías publicadas por la Revista Azul: Manuel Gutiérrez Nájera con motivo de su fallecimiento (3 de febrero de 1895).
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/4082/img-17.jpg
Fichier image/jpeg, 66k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter