Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las regiones ante la globalización

 | 
Carlos Alba
, 
Ilán Bizberg
, 
Hélène Rivière d’Arc

Tercera Parte. Restructuración, competitividad y productividad económica

El contraste social y macroeconómico de dos ajustes: corea del sur y México en los ochenta

Enrique Valencia Lomelí

Texte intégral

  • 1 Analizamos dos periodos de ajuste en ambos países: Corea, de 1979 a 1986 y de 1987 a 1992; México, (...)

1Las economías de Corea del sur y de México, durante nuestro periodo de estudio, fueron sometidas a políticas de ajuste severo1 cuyos resultados consideramos ejemplares para el debate y el análisis acerca de la relación entre este tipo de políticas, las crisis y los modos de desarrollo, y para la discusión sobre las alternativas de política económica.

  • 2 Según los regulacionistas, un modo de desarrollo es la conjunción, la coherencia, de un régimen de (...)

2El objetivo de nuestra comparación no es la búsqueda de un modelo (imposible) a imitar, sino la demostración práctica de que varias salidas a las crisis de los años ochenta son posibles, según las diferentes políticas económicas anudadas al tejido social propio de cada modo de desarrollo.2 La existencia de una sola alternativa económica —la liberaliza-ción promovida por el fmi— es negada por los resultados de este trabajo, realizado con los instrumentos teóricos de la escuela francesa de la regulación.

  • 3 Bien entendu: más un cambio de zonas que de posiciones exactas.

3Podemos simbolizar, después del análisis de los ajustes estudiados, el juego en el que se encuentran las economías coreana y mexicana. Corea y México realizan una especie de enroque, de cambio de posiciones3 sobre el tablero mundial, en la lucha por superar la crisis, por reforzar su modo de desarrollo y por encontrar un mejor lugar en la competitividad mundial: de un lado, México, viniendo de una economía semifordista (y heterogénea) se sumerge en una especie de neotaylorismo (también heterogéneo); del otro, Corea se encuentra en el crucero de una transformación mayor, dejando el viejo taylorismo y transitando hacia una especie de fordismo mezclado con lógicas todavía tayloristas e incluso postfordistas.

LOS REGÍMENES DE ACUMULACIÓN

  • 4 Según los análisis de la regulación y, en particular de Lanzarotti (1993) el régimen de acumulació (...)

4El régimen coreano de acumulación4 debía superar una crisis de rentabilidad y de competitividad de los años setenta. Los ajustes fueron un “choque productivista” al régimen de acumulación para restablecer sus regularidades (tasa de crecimiento de la productividad superior a la tasa de aumento de los salario reales y de la tasa de capital por cabeza), dado que ellos impusieron o negociaron —según el periodo— un aumento brutal de la productividad del trabajo (11 y 12.2%, en promedio anual, durante el primer y el segundo ajustes, respectivamente) superior a los incrementos al salario real (4.7 y 11.1%, en promedio anual, durante el primero y el segundo ajustes, respectivamente) y de la intensificación de capital. Al final de nuestro periodo de estudio, el régimen de acumulación había logrado su cambio hacia las industrias y exportaciones más intensivas en capital y de tecnología más avanzada, aunque las importaciones de tecnología se intensificaron.

  • 5 También según los análisis de la regulación (Aboites, 1987 y Roman, 1994), el régimen mexicano fue (...)

5El régimen de acumulación mexicano,5 por su parte, debía superar una crisis de rentabilidad (a la mitad de los años setenta) y después de debilitamiento de la productividad y de una inserción internacional dependiente de una sola materia prima. Los ajustes fueron un “choque competitivo” al régimen de acumulación para, a la vez, resolver la crisis e intentar un cambio hacia un proyecto industrial-exportador. El carácter de “competitivo”, un resultado de la correlación de fuerzas, significó que los ajustes impusieron una mejora en la competitividad vía la redución del salario real (-8.8% en promedio anual durante el primer ajuste y muy débil recuperación de 0.8%, en promedio anual, durante el segundo), la política de cambio (especialmente en el periodo 1982-1988), sin un mejoramiento significativo de la productividad al menos en comparación con Corea (1.4% y 3.7% en promedio anual durante el primer y el segundo ajustes, respectivemente). Al final de nuestro periodo de estudio, el régimen de acumulación mexicano transitaba, en efecto, hacia el tipo industrial-exportador, centrado en las exportaciones de la industria “maquiladora” y de las manufacturas de ramas intensivas en capital y de tecnología más avanzada.

LAS ESTRATEGIAS DE LOS AJUSTES Y LA ORTODOXIA

6El choque competitivo mexicano favoreció la elección de estrategias neotayloristas, especialmente ligadas a la “flexibilidad defensiva” (Leborgne y Lipietz, 1992). El choque pro-ductivista coreano incitó la adopción de estrategias fordistas e incluso de ciertos aspectos de la “flexibilitad ofensiva” (Leborgne y Lipietz, 1992), sin abandonar todos los resortes tayloristas, sobre todo en el primer ajuste.

  • 6 fmi, 1987 (Fondo Monetario Internacional).

7Los ajustes corenos analizados aquí, en contra de las ideas comunes, no constituyeron una expresión de las políticas de ajuste ortodoxas, aunque Corea haya firmado acuerdos con el fmi de 1980 a 1986 y haya adoptado un ajuste para eliminar el excedente de la cuenta corriente después de 1987. Los instrumentos utilizados por las autoridades coreanas, en el contexto de su red institucional y de su modo de regulación, muchas veces se alejaron de la ortodoxia del fmi.6

8Al contrario, los ajustes mexicanos acordados con el fmi entre 1982 y 1992 se aproximaron más a la ortodoxia de este organismo financiero, sin llegar a representar su adecuación perfecta. Los dos países intentaron adaptar las políticas de ajuste a sus acuerdos y redes institucionales; pero México, en varias ocasiones adaptó sus instituciones, a dichas políticas e incluso rompió así ciertos acuerdos institucionales. La terapia de choque mexicana, propia de la ortodoxia de las políticas de ajuste, no aseguró una salida más definitiva de la crisis. Según nosotros, el ajuste mexicano fue un caso de ruptura de formas institucionales sin la creación social, performance, de otras formas o acuerdos sociales. Este rompimiento podría haber trabado la dinamización del régimen de acumulación.

9¿Cómo llegamos a estas conclusiones simbólico-topográ-ficas y de caracterización de los ajustes? Presentaremos a continuación ocho propuestas analíticas que nos llevaron a tales conclusiones.

LA SUPERIODAD MACROECONÓMICA Y SOCIAL DE LOS AJUSTES COREANOS

10En primer lugar, simplemente, lo que se destaca con claridad es la superioridad de los ajustes coreanos tanto en el plan macroeconómico como en el de varios indicadores sociales.

11Mientras que los ajustes de Corea no fueron recesivos y, todavía más, mientras que la economía coreana alimentada por la fuerte productividad mantuvo elevadas tasas de crecimiento, el primer ajuste mexicano fue evidentemente recesivo y el segundo permitió apenas una recuperación tímida del crecimiento (gráficas 1 y 2). Los instrumentos de los ajustes mexicanos golpearon e inhibieron los resortes tradicionales del crecimiento sin crear nuevas palancas; los instrumentos de los ajustes coreanos cuidadosamente evitaron romper, en un lapso considerable, con el crecimiento, y fueron utilizados para crecer con más estabilidad.

12Dos de los objetivos considerados por los dirigentes de estos a países fueron la reducción de la inflación y del déficit de las finanzas públicas. Corea pudo rápidamente desde el primer ajuste, alcanzar sus objetivos sin sacrificar el crecimiento; en el segundo ajuste, la inflación y el déficit de las finanzas públicas retomaron fuerza, pero sin acelerarse. Además, en Corea no hubo un objetivo de mantener —costara lo que costara— el excedente de las finanzas públicas. En México, los círculos viciosos y fuga de capitales-devaluación-inflación y peso del servicio de la deuda pública (interna y externa)-déficit público, impidieron durante el primer ajuste llegar a los fines propuestos. Incluso ciertos instrumentos de las políticas de ajuste reforzaron la dinámica inflacionaria y deficitaria. El ajuste fue reforzado en 1987-1988; la reducción de la inflación y el objetivo del excedente de las cuentas públicas se convirtieron en centrales, y durante el segundo ajuste, a través de políticas ortodoxas y heterodoxas, la inflación fue reducida fuertemente y el excedente finaciero del sector público fue logrado. Sin embargo, para alcanzar estos objetivos, el crecimiento fue sacrificado y la sobrevaluación del peso anunciaba ya el regreso de los ajustes forzados y bruscos.

Gráfica 1. Indicadores macroeconómicos Corea (1965-1991)

Gráfica 1. Indicadores macroeconómicos Corea (1965-1991)

Fuente: Valencia, 1995.

Gráfica 2. Indicadores macroeconómicos México (1965-1992)

Gráfica 2. Indicadores macroeconómicos México (1965-1992)

Nota: Inflación dividida entre diez.

13En los momento más agudos de las crisis de Corea y de México, sus fuertes déficit de la cuenta corriente eran también una fuente de preocupación fundamental. Corea planeó, durante el primer ajuste, la eliminación en el mediano plazo de su déficit sin un choque brutal a las importaciones, vía la promoción de las exportaciones y el refuerzo del ahorro interno (sin disminuir la inversión). El excedente llegó al final del primer ajuste y Corea utilizaría, en la segunda fase, los nuevos fondos disponibles para desarrollar un proceso de desendeudamiento frente al exterior, contra la opinión de algunos consejeros cercanos al fmi y al bm. Después de que Corea logró ser un país excedentario, las presiones internacionales —más allá de los mecanismos tradicionales por medio del fmi— se incrementaron para forzarla a eliminar su excedente. Al final de la segunda fase de nuestra investigación, los déficit corrientes regresaron de nuevo, pero la economía coreana había ya aligerado notablemente el peso de su deuda exterior y había alejado la posibilidad del acoplamiento de la restricción financiera y de la restricción comercial externas.

14México experimentó, en el contexto de la escasez de capitales y de la crisis internacional de la deuda, el proceso inverso y, durante su primer ajuste buscó rápidamente el excedente corriente por la vía de un choque brutal a las importaciones y de la promoción de las exportaciones manufactureras apoyadas por el “choque competitivo”. Los nuevos fondos disponibles fueron utilizados para mantener el servicio de la deuda exterior, en plena renegociación de la deuda. Lograda una renegociación más importante de la deuda y abierto el aparato productivo luego de una liberalización comercial abrupta, en la segunda etapa de nuestro estudio, la economía mexicana reencontró los déficit de la cuenta corriente y, todavía más, las autoridades toleraron su agudización confiadas en la llegada de los capitales extranjeros al mercado financiero mexicano, la mayor parte invertidos en los instrumentos a corto plazo. Al final del segundo periodo, México, con una deuda interna pública aligerada, no había disminuido sustancialmente sus obligaciones con el exterior (si tomamos en cuenta la deuda “interna” en manos de extranjeros) y el déficit corriente exigía aún más ahorro exterior.

15Sin dejar de señalar ni los problemas del autoritarismo todavía presente en la sociedad coreana durante los periodos analizados, ni los choques a los “acuerdos implícitos” de la relación salarial en el primer ajuste, los resultados sociales de dichos ajustes fueron claramente más exitosos en Corea que en Mexico. Mientras que en Corea, los salarios reales directo e indirecto (gráficas 3 y 4) aumentaron vigorosamente, sobre todo en el segundo ajuste, en México estos salarios cayeron fuertemente en la la primera fase para recuperarse modestamente durante la segunda, sin llegar a rescatar los porcentajes perdidos. De esta manera, la participación de las remuneraciones en el pib de Corea superó claramente la de México (gráfica 5) y la diferencia se aproximó a 20 puntos del pib, y el peso de los gastos sociales en relación con el pib de los dos países se igualó prácticamente después de la fuerte diferencia favorable a México en 1979. En fin, si consideramos el creci miento, el pib per cápita (medido en dólares corrientes) de Corea cayó solamente en 1980 y después rebasó el de México, el cual disminuyó sobre todo durante la primera fase y se recuperó en la segunda. Si en 1979, el pib por cabeza de México era un poco superior a este indicador de Corea, en 1992 éste era ya un poco menos del doble de aquel.

Gráfica 3. Salarios manufactureros reales Corea y México (1979-1992)

Gráfica 3. Salarios manufactureros reales Corea y México (1979-1992)

Gráfica 4. Gastos sociales Corea y México (1979-1991)

Gráfica 4. Gastos sociales Corea y México (1979-1991)

Gráfica 5. Remuneración de los salarios /pib Corea y México (1979-1992)

Gráfica 5. Remuneración de los salarios /pib Corea y México (1979-1992)

LA ANTICIPACIÓN O EL AJUSTE IMPUESTO

16En segundo lugar, ¿cuál fue el tiempo de adopción de los ajustes? El ajuste ¿fue una anticipación, en el contexto de un modo de regulación de posibles crisis mayores, o fue forzado, una “contrainte” sin posibilidad de diferirlo o, en cierta manera, fue un efecto de las circunstancias?

17Visto en un examen retrospectivo, el ajuste coreano fue en cierta manera una anticipación de posibles crisis internas mayores y de restricciones externas más graves, posibilitada tanto por su modo de regulación y su régimen de acumulación como por una configuración internacional relativamente favorable. El régimen de acumulación coreano acusaba ya desde fines de los años setenta signos de deterioro, además de que su modo de regulación se encontraba sometido a conflictos sociales contra el autoritarismo y, aún más, los incrementos en los precios del petróleo y de las tasas de interés internacionales amenazaban con profundizar los problemas del modo de desarrollo. En el cuadro del modo de regulación coreano, en el que la planificación estatal tiene un lugar determinante, las autoridades emprendieron un ajuste antes del tournant monetariste (Lipietz, 1986) de 1981 a 1982, y evitaron los préstamos a corto plazo; para resolver los problemas de competitividad, la dictadura fue exacerbada e impuso un ajuste a la relación salarial.

18Cuando la crisis internacional de la deuda se instaló en la escena, el ajuste coreano actuaba ya después de un buen tiempo. En plena crisis de la deuda, fieles a las anticipaciones de su planificación, los responsables coreanos optaron por un desendeudamiento externo significativo a pesar de las evaluaciones sobre los márgenes de endeudamiento todavía significativos de la economía coreana. Las autoridades coreanas, acusadas incluso de estar obsesionadas en aligerar la dependencia financiera, querían evitar una posible crisis financiera engarzada con otras crisis. En efecto, entre 1987 y 1988 la crisis política (los límites de la dictadura) y los conflictos comerciales con Estados Unidos se desencadenaron. La apertura comercial y el retorno del déficit corriente se reencontraron así con una estructura financiera menos débil. Corea pudo así evitar confrontarse a una crisis financiera encadenada a estas otras crisis.

19Al contrario, el ajuste mexicano fue un hecho que no podía retrasarse más a causa sobre todo de las debilidades del modo de desarrollo y también debido a una especie de imposición de la configuración internacional. La crisis era de tal amplitud, en el contexto de la restricción exterior propia a su régimen de acumulación, que fue necesario un ajuste después de la caída de los precios del petróleo (fuerte dependencia a un solo producto de exportación) y del periodo de la alza en las tasas de interés (fuerte peso de la deuda externa y de su servicio). La urgencia del ajuste —¿cuál?, es otra discusión— era un handicap porque exigía acciones bajo presión, no siempre las más apropiadas (como lo mostraría también el caso de 1994).

20En agosto de 1982, la capacidad de servir a la deuda se había agotado; la fuga de capitales y el déficit corriente eran importantes; la devaluación se agudizaba, el crecimiento y la productividad se desinflaban. Los créditos a corto plazo, contratados poco antes de la crisis de 1982, debían ser pagados, lo mismo que las muy elevadas tasas de interés. Las autoridades se encontraban así frente al fait accompli y eligieron el choque competitivo y el choque a las importaciones como los medios, respectivamente, de cambio de régimen de acumulación hacia un régimen industrial-exportador y de liberación de un excedente corriente para mantener el servicio de la deuda.

ENCADENAMIENTO O CONTRADICCIÓN DE LOS INSTRUMENTOS DE AJUSTE UTILIZADOS

21En tercer lugar, ¿cuál fue el encadenamiento (corto plazo, mediano plazo, largo plazo) del ajuste? Los instrumentos utilizados ¿favorecieron el engarce de los diferentes niveles de objetivos? Los instrumentos utilizados ¿no provocaron efectos contradictorios?

  • 7 En el uso coreano, estas industrias incluyen a las ramas del papel, química y productos petroleros (...)

22Como lo muestran bien Hillcoat y Lanzarotti, el ajuste coreano engarzó correctemente el corto y el largo plazos. De entrada, en el primer ajuste, el objetivo era la estabilización, ciertamente, pero también la continuidad del proceso de cambio de una inserción internacional centrada en las exportaciones de la industria ligera hacia otra centrada en las exportaciones “pesadas”.7 Es decir, antes del primer ajuste, Corea había planificado este cambio estructural e invertido fuertemente para lograr esta nueva inserción; incluso esta fuerte inversión había generado problemas de inestabilidad. Sin embargo, durante este primer ajuste, la economía coreana pudo utilizar una capacidad instalada muy importante para reforzar sus exportaciones y para sostener el crecimiento; logró reforzar una dinámica de productividad significativa sin exigir una caída de los salarios reales para mejorar la competitividad.

23Durante el segundo ajuste, presionada la economía coreana a absorber su excedente de cuenta corriente, la demanda interior, en el cuadro de las poderosas alzas salariales reales, sostendrá el crecimiento, e incluso la tasa de extraversión de Corea disminuirá (véase la gráfica 6). El objetivo del ajuste esta vez de nuevo no irá contra las tendencias del régimen de acumulación, porque, también contra las ideas comúnmente trasmitidas, el crecimiento de Corea no depende solamente del comercio exterior.

Gráfica 6. Tasa de extraversión Corea (1965 1992)

Gráfica 6. Tasa de extraversión Corea (1965 1992)

24A la diferencia de Corea, un programa de cambio a largo plazo no precedió a las políticas de ajuste mexicanas; a partir de los años setenta, la economía mexicana buscaba varias salidas a la crisis pero no se ofrecía un nuevo plan de largo plazo consistente, las autoridades confiaban sobre todo en el atout petrolero. Esta vez, los objetivos de las políticas de ajuste de México juntaron en un mismo paquete el corto y el largo plazos. La idea ambiciosa era estabilizar rápidamente, sostener el servicio de la deuda exterior (e interior) y, al mismo tiempo, poner las bases del cambio de modo de desarrollo para recuperar las tasas de crecimiento históricas y reforzarse frente a la restricción externa. Para lograr todo esto, las autoridades mexicanas decidieron romper algunas de las antiguas instituciones (y acuerdos implícitos), ya inoperantes según el análisis oficial. ¡Enorme tarea!

25La apertura de la economía, la promoción de las exportaciones manufactureras, la reducción de la inflación y la desaparición del déficit de las finanzas públicas se volvieron los objetivos centrales (y hasta obsesivas); sin embargo, el crecimiento no llega aún a la cita y en los últimos años la restricción exterior se manifestó al máximo. Las nuevas instituciones creadas o los nuevos acuerdos buscados, claramente, no han expresado todavía el performance esperado.

26El problema fue que, en la primera fase del ajuste, los instrumentos escogidos para el cambio estructural (en particular la devaluación) y el objetivo de sostener —costara lo que costara— el servicio de la deuda, se opusieron a la estabilización de corto plazo (inflación, déficit público, crecimiento). La estabilización planificada inicialmente para alcanzarse en dos años debió esperar cerca de diez. Cierto, las exportaciones manufactureras fueron promovidas a través del choque competitivo; pero los esfuerzos de estabilización tuvieron que profundizarse.

27La segunda etapa del ajuste, sin olvidar los objetivos a mediano y largo plazos, subrayó los de la estabilización y logró reducir fuertemente la inflación y alcanzar un excedente de las finanzas públicas. Pero los instrumentos escogidos (en particular el uso de la tasa de cambio —como ancla de los precios— y la apertura comercial —como presión a la moderación de la inflación— minaron los márgenes del choque competitivo y debilitaron la economía mexicana frente a la restricción exterior: el déficit de la cuenta corriente aumentó sin precedente y, de nuevo, los créditos a corto plazo fueron la forma de financiamiento de este déficit, esta vez al interior del sistema financiero nacional. Además, los resultados a propósito del crecimiento fueron magros en el contexto de la depresión salarial.

  • 8 El modo de regulación es el conjunto de formas institucionales (creación de la moneda, relación sa (...)
  • 9 El paradigma tecnológico se define como los principios generales de organización del trabajo y de (...)

28La estabilización o los cambios estructurales buscados ¿se encadenaron con las lógicas (o instituciones) del modo de desarrollo? ¿Significó el ajuste una terapia de choque sin tomar en cuenta a las instituciones del modo de desarrollo? ¿No rompió la política de ajuste con las lógicas (o con las instituciones) del modo de desarrollo? Si las fracturó, ¿favoreció la creación de nuevas lógicas (o instituciones) eficientes? En nuestra investigación, analizamos estas cuestiones a propósito de diversas formas de regulación8 y en relación al paradigma tecnológico.9 Veamos los resultados (conclusiones cuatro a ocho).

EL AJUSTE Y EL ROL DEL ESTADO

29En cuarto lugar, ¿cuál fue la relación entre el ajuste y el rol del Estado en la regulación coreana y en la mexicana?¿Fue disminuida significativamente la intervención del Estado o el rol tradicional de los Estados coreano y mexicano en la regulación económica fue sostenido o incluso reforzado?

  • 10 Es decir, la garantía de la validación de la producción, el apoyo a los inversionistas seleccionad (...)

30Para empezar, los ajustes coreanos no se sometieron a la regla de las políticas de ajuste ortodoxas en cuanto a la intervención del Estado. Durante el periodo analizado, dichas políticas trataban de modificar la forma de la intervención del Estado, pero el carácter imperativo de ésta y la planificación estatal se mantuvieron. El rasgo de “reciprocidad incompleta”10 de la relación Estado-capital no desapareció del todo en la regulación coreana. El Estado sigue utilizando el arma estratégica del crédito dirigido, de la política industrial y de las decisiones dirigidas a los problemas centrales.

  • 11 Conjunto de empresas, con las más vanadas actividades económicas, propiedad de un inversionista o (...)

31En síntesis, aunque Corea haya vivido —y experimenta aún— una recomposición de fuerzas sociales, el peso del Estado en las decisiones económicas y en la planificación eratodavía determinante al final de nuestro segundo periodo. Sin embargo, los chaebols11 exigían cada vez más ser considerados como verdaderos socios, el sector militar confirmaba su declive y el Estado dejaba de utilizar ciertos instrumentos (por ejemplo, los tratamientos fiscales preferenciales).

32Por otra parte, los gastos públicos reales no disminuyeron en Corea; éstos continuaron jugando un rol anticíclico para sostener el crecimiento y la privatización —salvo los bancos-no fue un proceso significativo del ajuste. Las erogaciones sociales aumentaron significativemente y las instituciones de seguridad social se desarrollaron de manera importante.

33Por lo que se refiere al caso mexicano, la reevaluación de la intervención del Estado es ambivalente. De un lado, en la tradición de la regulación mexicana, los ajustes fueron propiciados por las potencialidades del Estado y, especialmente, por el refuerzo del presidencialismo (en el marco de una democratización retrasada) durante la segunda fase. Subrayamos la imposición del ajuste a los sindicatos, la imposición de la liberalización comercial a los industriales y la política de los pactos, concertadas las tres con los grandes grupos privados y los sectores financiero y exportador.

34Pero, según la ortodoxia de las políticas de ajuste, el rol importante del Estado mexicano como inversionista, palanca central del crecimiento, fue profundamente afectado y la participación pública en la inversión total disminuyó fuertemente (gráficas 7 y 8). Al inicio, las razones invocadas fueron las del saneamiento de las finanzas públicas; después, la reducción del peso económico del Estado y la instauración de una nueva dinámica del crecimiento sostenida por el sector privado. Mas, la significativa dinámica reencontrada de la inversión privada, fue insuficiente para sostener el crecimiento.

Gráfica 7. Comercio exterior México (1960-1992)

Gráfica 7. Comercio exterior México (1960-1992)

Gráfica 8. Inversión del sector público/inversión total México (1960-1991)

Gráfica 8. Inversión del sector público/inversión total México (1960-1991)

35Otros aspectos del ajuste mexicano —cercanos la mayor parte a la ortodoxia de las políticas de ajuste— en cuanto al rol del Estado, fueron la disminución de sus gastos progra-mables incluso en un contexto de recesión, la fuerte privatización de empresas industriales, financieras, mineras y de las comunicaciones (gráfica 9), y la disminución de los créditos dirigidos sobre todo durante la segunda etapa del ajuste. Además, en la primera fase, los gastos sociales disminuyeron fuertemente y después, en la segunda, aumentaron pero sin recuperar el retardo acumulado en aquella.

36En síntesis, tanto el saneamiento de las finanzas públicas (entendido como el excedente financiero público) como la reducción del peso económico del Estado, fueron algunas de las prioridades fundamentales del ajuste. En torno a esto, la muy fuerte reducción de los gastos en intereses alcanzada explicó una parte significativa de la reducción y después la eliminación del déficit público.

Gráfica 9. Empresas públicas (1963-1991)

Gráfica 9. Empresas públicas (1963-1991)

37En este contexto, lo mismo que en el caso coreano, los grandes grupos privados, el sector financiero y el sector exportador demandan al Estado ser considerados como verdaderos socios. Excepto que, en el caso mexicano, los hombres de negocios más fuertes tienen dos instrumentos poderosos de presión: la moneda (fuga de capitales) y el crédito al Estado (tensión sobre las tasas de interés). Los lazos entre estos sectores y, sobre todo, el presidente (y su gabinete económico) fue reforzado durante la segunda parte del ajuste, lo que permitió el control del tipo de cambio.

LA REGULACIÓN MONETARIA Y EL AJUSTE

  • 12 Para Lipietz (1986), la antevalidación es el reconocimiento a priori, que los bancos hacen al otor (...)

38En quinto lugar, icuál fue la relación entre el ajuste y la regulación monetaria de las economías coreana y mexicana? ¿Fue alimentado el circuito de la confianza, en particular la “antevalidación”,12 o fue roto a modo de política restrictiva? ¿Fue suficiente el ahorro interno para financiar la inversión exigida o, dada la insuficiencia, la economía tuvo que acudir al ahorro externo o incluso la inversión tuvo que ser disminuida? ¿Los agregados monetarios fueron restringidos o manifestaron una política expansiva? ¿Cuál fue, en este cuadro, el rol de la política de cambio?

  • 13 Lipietz (1983), toma este concepto de J. Kornai, economista húngaro. En la restricción presupuesta (...)

39En una economía con el habitus de la “restricción presupuestaria suave”,13 los ajustes coreanos no incitaron ni un choque monetario, ni un choque o disminución al crédito bancario, ni la eliminación de uno de los instrumentos privilegiados de política industrial, el crédito “dirigido” por el Estado. En general, la “antevalidación” fue más juiciosa que durante la era Park, y la expansión monetaria (M2) fue frenada (ralentie) sin cuestionar el proceso de crecimiento. Así, los sectores elegidos por el Estado encontraron aún el crédito.

40La “antevalidación” (y circuito de la confianza) fue asegurada en Corea por la expansión (también ralentie) del crédito doméstico y, en el primer ajuste, por la expansión también del crédito externo; en el segundo periodo, la economía se inclina hacia una regulación bancaria, más que todo, nacional. En este circuito, el peso de los créditos dirigidos aumentó durante esta segunda etapa.

41Aunque el debate se intensificó y aunque la mayor parte de las tasas de interés preferenciales hayan sido eliminadas, las autoridades coreanas se mostraron reticentes a dejar este instrumento de política industrial; el crédito dirigido (véase la gráfica 10). De esta manera, si nosotros añadimos el control sobre el banco central y la lenta liberalización de las tasas de interés, el Estado mantuvo una fuerza determinante en el sistema financiero, a pesar de la privatización bancaria y del proyecto de liberalización financiera. Sin embargo, la creciente importancia de los chaebols en las instituciones financieras no bancarias, demostró que la liberalización financiera los favoreció.

Gráfica 10. Peso de los créditos dirigidos Corea (1970-1990)

Gráfica 10. Peso de los créditos dirigidos Corea (1970-1990)

42Al inicio del ajuste, Corea tuvo que recurrir significativamente al ahorro externo para sostener las tasas elevadas de inversión (superiores a 30% del pib) y para reforzar el circuito de la confianza. Mas, para evitar esta dependencia del ahorro externo, las autoridades, alarmadas, incitaron fuertemente el ahorro doméstico (bancario y no bancario) sin disminuir la inversión e incluso aumentándola; Corea llegaría a ser de esta manera un país de alto nivel de ahorro y excedentario. Después de 1990, en el cuadro del ajuste para un país con excedente corriente, la inversión rebasará otra vez al ahorro doméstico y la economía deberá de nuevo acudir al expediente del ahorro exterior (en el contexto de la disminución del peso de la deuda exterior: en 1990, 13% del pib).

43Con la eliminación de varios subsidios a las exportaciones, la política de cambio, vía la devaluación del won se volverá un factor de incitación a las exportaciones y un mecanismo regulador frente a los déficits comerciales. Esta política fue sostenida en general, salvo de 1987 a 1989 cuando el won fue revaluado en el marco de las presiones internacionales y de las políticas para eliminar el excedente comercial de esos años.

44La política monetaria del ajuste mexicano, al contrario de las políticas coreanas, subrayó el choque al crédito, una política monetaria y financiera “ortodoxa” para reducir la inflación; lo que hemos calificado de rechazo a la “antevalidación” con los resultados recesivos que se conocen. El “circuito de la confianza” fue así cortado. Sobre todo en la primera fase del ajuste, cuando los agregados monetarios (M1 t M2) cayeron, el recurso al crédito doméstico fue frenado y, además, el sector público captó la mayor parte del crédito doméstico para pagar el servicio de la deuda interior y exterior; de tal forma que el sector privado experimentó una especie de “restricción presupuestaria dura”.

45En la segunda etapa, a pesar de la expansión monetaria, de nuevo disminuyó el crédito doméstico a causa de la “política prudente de crédito”; sin embargo, durante esta etapa, una parte importante de éste fue dirigida al sector privado después del saneamiento de las finanzas públicas, lo que permitió el aumento de la inversión privada.

46Por otra parte, el objetivo de acudir al crédito bancario exterior en general fue mantener el servicio de la deuda exterior más que sostener el crecimiento.

47El crédito (dirigido) de los bancos de desarrollo fue aumentado en 1985 y 1987, en el contexto de la caída del crecimiento; pero, en general, este tipo de crédito fue fuertemente disminuido, especialmente durante la segunda fase del ajuste. El Estado vio así debilitarse notablemente un instrumento de reactivación (véase la gráfica 11).

Gráfica 11. Crédito de los bancos de desarrollo México (1964-1991)

Gráfica 11. Crédito de los bancos de desarrollo México (1964-1991)

48Sin una “antevalidación” dinámica, la inversión cayó de manera importante en el primer ajuste. El ahorro interno (apenas superior a 20% del pib), a pesar de la fuga de capitales, fue suficiente para financiar esta débil inversión (menos de 20% del pib). Con la recuperación del dinamismo de la inversión privada durante el segundo ajuste y la debilidad del ahorro interno (por abajo de 20% del pib), la economía debió acudir al ahorro externo esta vez a través de las inversiones de portafolio; las obligaciones con el exterior —deuda renegociada e inversiones extranjeras en el mercado financiero mexicano— mantuvieron así un peso significativo (aproximadamente 40% del pib). Las políticas de impulso al ahorro bancario y no bancario fueron, de esta forma, insuficientes.

49La política de cambio en el primer periodo de ajuste, a través de la subvaluación del peso, se volvió un factor de incitación de las exportaciones manufactureras y de protección comercial en el contexto del excedente comercial. Se trata de una expresión del “choque competitivo”. Mas, durante la segunda fase, y esta vez en el marco del regreso del déficit comercial, la política de cambio vía la política de apreciación se convirtió en un factor de apertura comercial y de control de la inflación, con los riesgos de sobrevaluación del peso y de recaída en los ajustes bruscos.

EL AJUSTE Y LA INSERCIÓN INTERNACIONAL

50En sexto lugar, ¿cuál fue la relación entre el ajuste y la inserción internacional de las economías coreana y mexicana? ¿Incitó el ajuste una nueva inserción internacional? Mediante cuáles políticas? o ¿se encadenó el ajuste con las tendencias del antiguo modo de regulación y con los antiguos proyectos?

51En el caso coreano, el ajuste se encadenó claramente con las tendencias de la inserción internacional. La economía coreana, fuertemente integrada al mercado internacional, tenía ya durante los años setenta, una tasa de extraversión próxima a 50% del pib. En la primera fase del ajuste, esta extraversión fue reforzada notablemente en una configuración internacional favorable (las famosas tres “bendiciones”); y en la segunda, dado el dinamismo de la demanda interna, aquélla disminuyó, y en 1992 se acercó de nuevo a 50 por ciento.

52Sin embargo, esta integración no significó, aun en los ajustes, una apertura comercial rápida y sin discriminación. A pesar de la relativa aceleración de la apertura comercial bajo la presión internacional (los rubros liberados de los permisos de importación pasaron de 67.6% en 1979 a 97.2% en 1991), Corea mantuvo su estrategia de apertura lenta: después de 25 años de ingreso al gatt, llegó a este índice de liberalización de las importaciones próximo a 100%. De esta manera, la apertura no romperá con la industria local, la cual tendrá más tiempo que la industria mexicana para adaptarse a la competitividad.

53Corea había emprendido, antes de los ajustes de nuestra investigación, un proyecto de inserción internacional por el camino de la promoción de las exportaciones manufactureras “pesadas”. Los ajustes, un “choque productivista”, vendrán a apuntalar este proyecto en el contexto de fuertes alzas salariales y de la productividad. Corea podrá así afrontar los problemas de competitividad; pero, al final de la segunda fase, la cuestión estaba otra vez sobre el tapete a causa del resurgimiento de estos problemas con los principales competidores de la región asiática.

54La integración de Corea al mercado internacional, antes y durante el ajuste, se dio por las ligas comerciales y tecnológicas con varios países, sobre todo con Estados Unidos y Japón: un poco más de 50% del comercio coreano que era asegurado por los Estados Unidos (primer comprador de Corea) y de Japón (primer vendedor de Corea); al final de la segunda etapa, Corea atacó otros mercados, y en particular el asiático (sin incluir a Japón), llegó a ser también muy significativo e incluso rebasó como comprador de las exportaciones coreanas a Estados Unidos.

55Sin embargo, el recurso de Corea a las importaciones de tecnología sobre todo de Estados Unidos y después de Japón es más fuerte: 80% de éstas provenían de ambos países durante la segunda fase del ajuste, y la mayor parte era dirigida hacia las industrias de punta coreanas. Además, en este periodo de los ajustes, Corea continuó recurriendo significativamente a las importaciones de bienes de capital (aproximadamente un tercio de la fbcf, en el segundo ajuste, fue asegurado vía las importaciones), pero de manera menos fuerte que México y en una tendencia a la baja durante este segundo periodo, hasta llegar a menos de 30% de la fbcf en 1991.

56En cuanto a México, los ajustes trataron de cambiar radicalmente la inserción internacional de la economía nacional. Se trataba de uno de los objetivos más importantes a mediano y a largo plazos. La economía cerrada debía convertirse en abierta; una economía dependiente de las exportaciones de petróleo debía volverse exportadora de bienes manufacturados. En efecto, la tasa de extraversión aumentó para llegar a representar casi un cuarto del pib sin “maquiladoras” y cerca de un tercio con “maquiladoras”.

57Esta integración fue promovida a través de la apertura comercial rápida (política de choque y, además, impuesta) y de la promoción a las exportaciones manufactureras. Así, de ser una economía cerrada (la cual había tratado de abrirse en 1979-1981 y había incrementado sus exportaciones/pib por el petróleo), el aparato productivo deberá acostumbrarse rápidamente a la competencia de las importaciones aunque las devaluaciones de la primera fase del ajuste hayan jugado el rol de protección. Para llegar al mismo porcentaje de apertura que el de Corea en 1991, bastaron solamente ocho años después del refuerzo de la apertura comercial (1985) y del inicio de las negociaciones para entrar al gatt. Al comenzar el ajuste, los rubros liberados eran 0; en 1992, 98.4%. El boom de las importaciones fue notable y la industria local resintió fuertemente esta política. El déficit comercial aumentó sin comparación con varios decenios, en el segundo ajuste, lo que planteó la pregunta acerca de su financiamiento; la respuesta: el recurso a la inversión extranjera de portafolio y sus riesgos.

58Una nueva inserción internacional de la economía mexicana se aseguró a través de las exportaciones manufactureras de algunas ramas “pesadas” (en el sentido coreano) y el dinamismo de las exportaciones de las “maquiladoras”. El cambio de la estructura de las exportaciones fue logrado y al final del segundo ajuste las exportaciones manufactureras representaron ya más de 60% del total (sin “maquiladoras”, y 77% con “maquiladoras”). Durante los ajustes, una tendencia de las exportaciones manufactureras se confirmó: el reforzamiento de las exportaciones relacionadas con las ramas maquinaria-equipo y química-plástica (60% del total). Esta integración fue promovida por las fuertes devaluaciones de 1982-1988 y por los “choques competitivos” al salario.

59La economía mexicana, durante los ajustes, se integró aún más con la economía de los Estados Unidos a causa de la firma del tlc y de los flujos comerciales: casi dos tercios del comercio mexicano se dio con Estados Unidos. La integración internacional de Corea se mostró así mediante un comercio más diversificado que el mexicano, y al fin, esta nueva inserción no significó una reducción del uso de bienes de capital comprados en el exterior (estas importaciones representaron más de 40% de la fbcf en 1991, frente a 28% de Corea). Con la política de apreciación del peso (segundo ajuste) y la apertura comercial, las importaciones de estos bienes aumentaron más fuertemente que la producción interna. La falta de creación de tecnología continuará así, como una característica de la inserción internacional de la economía mexicana, ratificada además por el ínfimo gasto en ciencia y tecnología.

EL AJUSTE Y LA RELACIÓN SALARIAL

60En séptimo lugar, ¿cuál fue la relación entre el ajuste y la forma salarial coreana y mexicana? Los acuerdos implícitos (o explícitos) de la relación salarial ¿fueron renovados o simplemente adaptados? o ¿fueron estos acuerdos prácticamente eliminados o cuestionados por una política de choque? Si fueron debilitados, ¿facilitaron la creación de nuevos acuerdos?

61La respuesta por lo que respecta a la relación salarial coreana no es uniforme. Después de las crisis huelguistas de 1980, y sobre todo de 1987-1989, el bloque hegemónico duda a propósito de las readaptaciones necesarias a realizar en los acuerdos sociales. Los límites de las reacciones tayloristas de la relación salarial fueron evidentes y, en todo caso, la frontera entre los dos ajustes debe ser subrayada. La primera reacción fue la tradicional: el recurso al autoritarismo para resolver la crisis de la competitividad y del régimen de acumulación; la segunda fue menos tajante, sometido el bloque hegemónico a las presiones sindicales y a las presiones por la democratización: el autoritarismo se mantuvo, pero mezclado con los procesos de apertura y de desarrollo de las instituciones fordistas.

  • 14 Éstos suponían una especie de intercambio: control sindical y autoritarismo, Dero fuertes aumentos (...)

62El “choque productivista” de la primera etapa del ajuste bajo el refuerzo de la dictadura, golpeó los acuerdos o pactos implícitos14 y preparó una crisis sin precedente de la relación salarial: el aumento al salario real fue frenado (e incluso hubo disminución en 1981-1982). La salarización fue frenada, el desempleo aumentó en 1980-1983 por primera vez después de veinte años; las condiciones de trabajo —ya de por sí penosas— se deterioraron, especialmente para las mujeres (aumento de la jornada semanal de trabajo, de la tasa de rotación, alto a la mejora de las condiciones de seguridad del trabajo). Y la codificación de la relación salarial se hizo aún más restrictiva para los sindicatos y el corporativismo “exclu-yente” fue apuntalado a través de una mayor ingerencia estatal en la vida sindical.

63Sin embargo, no todas las puertas fueron cerradas. En este cuadro restrictivo, el salario indirecto aumentó y el incremento del consumo de bienes duraderos fue ofrecido a los asalariados.

64Este choque condujo a la crisis abierta de la relación salarial en 1987 y 1989, mezclada con la lucha por la la democratización. Bajo la presión sindical, el segundo ajuste, en el contexto de la demanda interna reforzada, significó el regreso de los acuerdos implícitos: muy fuerte aumento al salario real, profundización de la salarización (cerca ya de 60% de la población ocupada en 1991), mejoramiento desigual de las condiciones de trabajo (disminución de cinco horas de la jornada semanal de trabajo y de la tasa de rotación, aunque la tasa de accidentes industriales mortales se haya estancado y la jornada semanal sea todavía muy larga en las pequeñas empresas). Además, la transformación de la norma de consumo, hacia las normas “fordistas”, se confirmó; el desarrollo de las instituciones fordistas salariales y de seguridad social avanzaron (instauración del sistema del salario mínimo, extensión de la cobertura de los sistemas de seguridad social —seguro contra accidentes, seguro de enfermedad y retiro— y preparación del seguro del desempleo), y el salario indirecto se mantuvo a la alza.

65Sin embargo, la codificación de la relación salarial permanece aún en el carácter restrictivo y, según nosotros, se situaría exactamente antes de la puerta de entrada del fordismo: el bloque hegemónico no reconoce todavía, enteramente, a los sindicatos como interlocutores válidos y como representantes de los intereses legítimos para negociar abiertamente la mejora de la competitividad y de la productividad. A pesar de los cambios legales y sobre todo de la posibilidad también legal de abrir sindicatos en las pequeñas empresas, el derecho de organización sindical, la negociación colectiva y el derecho de huelga quedaron aún limitados. Las posibilidades de intervención de las autoridades en la organización interna de los sindicatos se mantuvieron. Varios de los aspectos de la relación salarial están aún en cuestion: ¿cómo negociar, por una parte, la profundización de la democratización sindical y, por la otra, el apoyo a la competitividad y a la dinámica de la productividad?

  • 15 El cual ligaba la cooperación del asalariado a la consecución de ventajas como el aumento del sala (...)

66La relación salarial semifordista mexicana estaba ya en crisis y las políticas de ajuste, asociadas a los métodos de choque, la agudizaron sin crear nuevos acuerdos sociales sólidos. El pacto “implícito”15 fue seriamente socavado. La imposición de las políticas de ajuste en lo que se refiere a la relación salarial se asemeja sobre todo a las dinámicas neotayloristas; el intercambio ofrecido a los trabajadores fue solamente mantener el empleo en medio de las condiciones recesivas y durante el segundo ajuste se da la recuperación del salario indirecto y el débil aumento de los salarios reales directos.

67El “choque competitivo” del primer ajuste fue muy significativo e inauguró explícitamente un nuevo método de formación salarial: el salario nominal debería ser fijado de acuerdo con la inflación esperada (y no con la inflación pasada). El salario real, directo e indirecto, cayó fuertemente; la salarización fue frenada y el empleo manufacturero disminuyó. Durante el segundo ajuste, la salarización continuó a la baja (en 1991, 55.3% de la población ocupada) y la creación de empleos frenó, pero el salario real indirecto aumentó y el salario real directo de las manufacturas aumentó apenas débilmente; signo de la segmentación y de la polarización del aparato productivo, el salario real mínimo se mantuvo fuertemente a la baja.

68Durante las dos fases del ajuste, las autoridades impusieron, en los hechos, una nueva codificación de la relación salarial. En el marco de una crisis de la representación sindical corporativa, la intervención del Estado en la vida sindical y en los conflictos del trabajo fue fortalecida (por ejemplo, la obligación reforzada del registro de los comités directivos sindicales, la utilización recurrente de la declaración de las huelgas como “inexistentes” y la imposición de las “concertaciones” para resolver los conflictos del trabajo).

69Una de las cuestiones fundamentales de la relación salarial mexicana al final del segundo ajuste, es cómo lograr la creación social de nuevos acuerdos en un contexto de imposiciones. Parece que, al menos un sector de los trabajadores rehusaron el “choque competitivo” y la neotaylorización a través de la salida del empleo asalariado hacia el autoempleo.

EL AJUSTE Y EL PARADIGMA TECNOLÓGICO

70En octavo lugar, ¿cuál fue la relación entre el ajuste y el paradigma tecnológico coreano y el mexicano? ¿Qué tipo de compromiso favorece el ajuste: aquél del contrato de trabajo rígido o aquél de la flexibilización? ¿Qué tipo de implicación favorece el ajuste: la individual o la colectiva? o ¿favorece el ajuste la polarización de las tareas y la no implicación?

71El primer ajuste coreano, en el marco del “choque productivista”, favoreció claramente el refuerzo del neotaylorismo del paradigma tecnológico: una mayor flexibilidad del empleo y del salario; las invitaciones a la implicación de los trabajadores, incluso de un núcleo estable de las empresas habituado al paternalismo, fueron debilitadas; una reducción de la importancia de la formación profesional y de las ventajas salariales para los estratos de trabajadores más calificados; los mecanismos de negociación, a través de los sindicatos y de los Consejos de los Trabajadores y de Dirección, fueron también fuertemente debilitados.

72Pero el segundo ajuste favoreció la limitación de los aspectos autoritarios y de la flexibilización del empleo y del salario; además, incitó a la renovación de las invitaciones para el compromiso de los trabajadores mediante el aumento de la oferta de formación, del refuerzo a los mecanismos de negociación (fuerte aumento del número de sindicatos y de los Consejos de los Trabajadores y de Dirección) y de la oferta de más ventajas o contrapartidas salariales de las grandes empresas.

73Al final de esta segunda fase, encontramos los siguientes elementos entrecruzados en el paradigma tecnológico coreano: de un lado, las invitaciones a la participación (también incluyendo ciertos aspectos postfordistas limitados) y de sus contrapartidas para los trabajadores y, del otro, el neotaylorismo, sobre todo para las mujeres y para los trabajadores menos calificados.

74La evolución del paradigma tecnológico de México nos parece más contrastada. La consigna: a la modernización vía la flexibilización de los antiguos contratos rígidos de trabajo, los contratos de la “Revolución Mexicana”. Además, este proyecto fue puesto en marcha sin buscar activamente la participación de los trabajadores en la lucha por mejorar la productividad y por apuntalar la competividad. En la primera fase del ajuste, sobre todo, la flexibilidad salarial fue impuesta; en la segunda, fue completada por una flexibilización defensiva de los contratos de trabajo, y cimentada por su carácter unilateral e incluso autoritario, para asegurar la nueva inserción internacional de la economía mexicana. México se sumergió así en el neotaylorismo.

75A pesar tanto de la retórica japonizante de las nuevas relaciones profesionales como de la firma, bajo los mecanismos corporativos, de un Acuerdo Nacional para el Mejoramiento de la Productividad y de la Calidad, las invitaciones a la participación de los trabajadores fueron débiles. Según algunos investigadores, las innovaciones organizacionales serían restringidas a taylorizar la producción, a polarizar pues las tareas, sin buscar la participación responsable de los operadores. Pero el desarrollo de las exportaciones de las industrias de tecnología más avanzada y una mayor participación en la estructura del empleo manufacturero de los trabajadores más calificados estarían en contradicción con este paradigma neotaylorista.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

Aboites, J. (1987), Industrialisation et développment agricole au Mexique: une analyse du régime d’accumulation de long terme (1939-1985), Cepremap, París.

— (1989), Industrialización y desarrollo agrícola en México, uam-ed. PyV, México.

Amsden, A. H. (1989), Asia’s next giant. South Korea and Late Industrialisation, Oxford University Press, Nueva York.

Aspe, P. (1993), El camino mexicano de la transformación económica, fce , México.

Balassa, B. y J. Williamson (1989), Les réussites du Sud-Est asiatique dans le commerce mondial, en la tradución de Adjusting to Success: Balance of Payments Policy in the East Asian nics, Economica, París.

Boyer, R. (1987), La théorie de la régulation: une analyse critique, Aglama-La Découverte, París.

— (1990B), South Korea: a wonder land for regulation approach studies, Cepremap-cnrs-ehess, Paris.

— (1992), « Les alternatives au fordisme des années 1980 au xxie siècle », en Georges Benko y Alain Lipietz, Les régions qui gagnent, puf, Paris, pp. 189-223.

fmi, Theoretical Aspects of the Design of Fund-Supported Adjustment Programs, Occasional Paper 55, fmi, Washington, 1987.

Fontaine, J. M. (1989), « Diagnostics et remèdes proposés parle Fonds-Monétaire pour TAfrique », en Revue Tiers Monde, t. XXX, núm 117, enero-marzo, pp. 175-186.

Hillcoat, G. y M. Lanzarotti (1989), Políticas de ajuste y regímenes de acumulación. Los casos de Argentina y Corea del Sur, cre-iedes, Paris.

L’Heriteau, M. F. (1990), Le Fonds Monétaire Internationale et les pays du Tiers Monde, iedes-puf, 2a. edición, París,.

Lanzarotti, M. (1992A), La Corée du Sud: une sortie du sous-développment, iedes-puf, París,

Leborgne, D. y A. Lipietz (1987), L’après fordisme es son espace, Cepremap, núm. 8807, París.

— y A. Lipietz (1989), Pour éviter l’Europe à deux vitesses, Cepremap, núm. 8923, París.

— y A. Lipietz (1992), « Flexibilité offensive, flexibilité défensive: deux stratégies sociales dans la production des nouveaux espaces économiques », en Georges Benko y Alain Lipietz, Les régions qui gagnent, puf, Paris, pp. 347-377.

Lipietz, A. (1983), Le monde enchanté. De la valeur à l’envol inflationniste, La Découverte/Maspero, París.

— (1986), Mirages et miracles. Problèmes d’industrialisation dans le tiers monde, La Découverte, París.

— (1989), Choisir l’audace. Une alternative pour le xxie siècle, La Découverte, Paris.

ocde, Estudios Económicos de la ocde: México, ocde, Paris, 1992.

Roman, I. (1994), Vision des périodes du rapport salarial mexicain en fonction de l’intervention étatique, tesis, Université de Paris X, Nanterre.

Sakong, I. (1993), Korea in the World Economy, Institut for International Economic, Washington.

Valencia Lomeli, E. (1995), Deux ajustements, deux trajectoires: les Politiques d’Ajustement de la Corée du Sud et du Mexique (1979-1992), tesis en proceso, Université de Paris VII, Paris.

Woo, J. (1991), Race to the swift. State and finance in korean industrialization, Columbia University Press, Nueva York.

You, J. (1989), Is fordism coming to Korea?: Changing capital-labour relations in Korea, Wider project, polycopie, marzo, Harvard.

Notes

1 Analizamos dos periodos de ajuste en ambos países: Corea, de 1979 a 1986 y de 1987 a 1992; México, de 1982 a 1987 y de diciembre de 1987 a 1992. Los dos ajustes de México fueron para una economía con déficit en la cuenta corriente; el primero de Corea, también, pero el segundo fue ya para una economía con excedente de la cuenta corriente. Los dos ajustes de México y el primero de Corea fueron producto de acuerdos con el fmi.

2 Según los regulacionistas, un modo de desarrollo es la conjunción, la coherencia, de un régimen de acumulación, de un modo de regulación y de un paradigma industrial o forma de organización del trabajo, en el contexto de una configuración internacional (Lipietz, 1989, y Leborgne y Lipietz, 1987).

3 Bien entendu: más un cambio de zonas que de posiciones exactas.

4 Según los análisis de la regulación y, en particular de Lanzarotti (1993) el régimen de acumulación coreano era caracterizado como industrial-exportador, a la vez reposaba sobre la exportación y el consumo no duradero, centrado sobre las industrias y las exportaciones “ligeras” y transitando hacia las industrias y las exportaciones más intensivas en capital y de tecnología más avanzada.

5 También según los análisis de la regulación (Aboites, 1987 y Roman, 1994), el régimen mexicano fue caracterizado como una especie de subfordismo, en el que cohabitaban varias lógicas, centrado en la industrialización de sustitución de importaciones con un fuerte dinamismo de las subsecciones de bienes de consumo duradero y de la de bienes intermediarios. Este régimen debía acudir a las importaciones de bienes de capital de los países industríales, financiadas por las exportaciones agrícolas y después por las petroleras.

6 fmi, 1987 (Fondo Monetario Internacional).

7 En el uso coreano, estas industrias incluyen a las ramas del papel, química y productos petroleros, productos metálicos básicos, maquinaria y equipo. Las industrias ligeras comprenden las ramas de alimentos y tabaco, textiles, productos de madera, editorial y otras (Sakong, 1993).

8 El modo de regulación es el conjunto de formas institucionales (creación de la moneda, relación salarial, formas de competencia, forma de intervención del Estado y modalidades de adhesión al sistema internacional) que sostendrá el régimen de acumulación (Boyer, 1986). Según Lipietz (1986), para que un esquema de acumulación se realice y se reproduzca duraderamente, hace falta que formas institucionales, procedimientos, hábitos, actúen como fuerzas coercitivas o incitadoras y conduzcan a los agentes privados a conformarse con tal esquema. Estas formas institucionales son las reglas del juego explícitas, codificadas por hábito, por acuerdos, en el marco de una correlación de fuerzas dada.

9 El paradigma tecnológico se define como los principios generales de organización del trabajo y de uso de las técnicas, en el seno de las firmas y entre empresas (formas de división del trabajo) (Lipietz, 1989 y Leborgne y Lipietz, 1987).

10 Es decir, la garantía de la validación de la producción, el apoyo a los inversionistas seleccionados y la amenaza en caso de no seguimiento de las directrices estatales (Sakong, 1993).

11 Conjunto de empresas, con las más vanadas actividades económicas, propiedad de un inversionista o de una familia.

12 Para Lipietz (1986), la antevalidación es el reconocimiento a priori, que los bancos hacen al otorgar un crédito, de la validez social de un trabajo desarrollado de manera privada. El crédito será así un juicio de los bancos, una anticipación, acerca del trabajo apoyado: éste será validado.

13 Lipietz (1983), toma este concepto de J. Kornai, economista húngaro. En la restricción presupuestaria dura, sin crédito, sólo se puede gastar el dinero que se tiene y si se invierte de manera equivocada es la catástrofe; en la restricción presupuestaria suave el problema será encontrar los medios de producción y la fuerza de trabajo porque el dinero se encontrará siempre y si hubiera pérdidas el Estado pagaría.

14 Éstos suponían una especie de intercambio: control sindical y autoritarismo, Dero fuertes aumentos del salario real y de la salarización.

15 El cual ligaba la cooperación del asalariado a la consecución de ventajas como el aumento del salario real, de la salarización y del desarrollo de los contratos colectivos, a través de la organización corporativa.

Table des illustrations

Titre Gráfica 1. Indicadores macroeconómicos Corea (1965-1991)
Légende Fuente: Valencia, 1995.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3734/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 114k
Titre Gráfica 2. Indicadores macroeconómicos México (1965-1992)
Légende Nota: Inflación dividida entre diez.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3734/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 117k
Titre Gráfica 3. Salarios manufactureros reales Corea y México (1979-1992)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3734/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 79k
Titre Gráfica 4. Gastos sociales Corea y México (1979-1991)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3734/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 81k
Titre Gráfica 5. Remuneración de los salarios /pib Corea y México (1979-1992)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3734/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 71k
Titre Gráfica 6. Tasa de extraversión Corea (1965 1992)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3734/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 78k
Titre Gráfica 7. Comercio exterior México (1960-1992)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3734/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 106k
Titre Gráfica 8. Inversión del sector público/inversión total México (1960-1991)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3734/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 73k
Titre Gráfica 9. Empresas públicas (1963-1991)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3734/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 72k
Titre Gráfica 10. Peso de los créditos dirigidos Corea (1970-1990)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3734/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 70k
Titre Gráfica 11. Crédito de los bancos de desarrollo México (1964-1991)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3734/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 105k

Auteur

Observatorio Social, Universidad de Guadalajara.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540