Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las regiones ante la globalización

 | 
Carlos Alba
, 
Ilán Bizberg
, 
Hélène Rivière d’Arc

Tercera Parte. Restructuración, competitividad y productividad económica

Las regiones como actores económicos: el caso de Pennsylvania, con referencias generales a los casos de Nuevo León, México, y Westfalia del Rhin del norte

José Luis Méndez

Texte intégral

INTRODUCCIÓN

1Ante la retirada de las instancias gubernamentales nacionales y un contexto socioeconómico muy cambiante, en los últimos años varios estados subnacionales se han convertido en importantes actores, en términos económicos, políticos e incluso internacionales.

2Una de las nuevas áreas en donde dichos estados se han mostrado especialmente activos, es la promoción industrial, no sólo por la multiplicación de programas y recursos, sino por su mayor innovación. En lugar de las políticas industriales basadas en los subsidios y la “caza” de industrias foráneas, muchas regiones han ejecutado programas orientados a fomentar el desarrollo de empresas locales a través de apoyos infraestructurales.

3Este fenómeno se ha venido dando especialmente en América y Europa. Se pueden mencionar los casos de West-falia del Rhin del Norte, Baden-Wurttemberg y Bavaria, en Alemania (Hassink, 1992; Gabriel, 1990; Alien, 1989; Lehm-bruch, 1989), Emilia Romagna y Lombardía, en Italia (Gabriel, 1990; Storper, 1993), Escocia, en Gran Bretaña (Singh y Borzutzky, 1988), Lorraine, en Francia (Schmidt), entre otros.

4La creciente importancia de las regiones y del “mesogo-bierno” en Europa ha sido reconocida por diversos autores (Sharpe, 1987 y 1993; Streeck y Schmitter, 1991; Teufel, 1992). Hay cierto acuerdo en que, como ha dicho Daniel Bell, “los Estados nacionales son muy pequeños para solucionar los grandes problemas y muy grandes para atacar los problemas pequeños”.

5En el caso de América, observamos el desarrollo de casos o tendencias similares. En Estados Unidos, los años ochenta fueron la era del “nuevo rol económico de los Estados” o de la “emergencia del Estado empresarial” (Fosler, 1988; Eisen-ger, 1988; Osborne, 1988; Wilson, 1993). Asimismo, en varios países de América Latina como Brasil, Perú o México, la descentralización constituyó en los años ochenta una demanda generalizada y a veces una política importante; de esta manera, también aquí se ha dado una reactivación de las regiones. En función de la importancia de este tema, en 1991 inicié una investigación sobre el mismo. El objetivo es analizar más a fondo la forma en que este nuevo activismo industrial se ha dado en las regiones, a través del estudio de tres casos de política industrial subregional: el valle del Monon-gahela en Estados Unidos, el valle del Ruhr en Alemania y el valle de la ciudad de Monterrey en México. Estas tres subre-giones se ubican dentro de tres estados —Pennsylvania, West-falia del Rhin del Norte y Nuevo León, respectivamente. Los valles del Rhur, el Monongahela y Monterrey no han funcionado de manera institucionalizada como entidades político-administrativas; más bien, han constituido una variedad de ciudades con sus propios gobiernos locales. Esta fragmentación ha sido una de las razones por las que en los tres casos los gobiernos estatales han sido los encargados de diseñar y financiar las políticas hacia dichas subregiones. De hecho, los problemas de éstas implicaron el diseño de políticas de fomento de alcance estatal, sobre las que he enfocado mi interés.

  • 1 José Luis Méndez, "Federalismo, regiones y política industrial en Nuevo León, México, y Westfalia (...)

6Un primer producto de dicha investigación, que se refiere únicamenente a los casos de Monterrey y el Rhur, fue publicado en 1996.1 En dicho ensayo se hace referencia a la metodología de la investigación y se justifica esta comparación de casos tan divergentes. El presente artículo se refiere básicamente a la región de Pennsylvania. Con todo, se juzgó conveniente incluir algunas referencias generales al debate teórico y a los otros dos casos, para lo cual me basé en el artículo ya publicado.

DISCUSIÓN TEÓRICA

7Una de las preguntas centrales del campo de las políticas públicas ha sido ¿por qué cuando una “situación” se convierte en un “problema” público, entra en la agenda inmediata de un gobierno y lleva a la puesta en marcha de políticas públicas más “activas”; es decir, más coordinadas, con mayores recursos y más acciones? (Méndez, 1993).

8Esta y otras preguntas han generado diferencias entre varios enfoques explicativos. Mi investigación se concentra en el debate entre dos de ellos: el de los “estilos nacionales de políticas” y el que he llamado modelo “ecológico” (Méndez, 1993).

9El enfoque de los estilos nacionales señala básicamente que las instituciones y la cultura de un país son la variable fundamental para explicar la naturaleza de las políticas públicas. Países con tradiciones estatistas —por ejemplo México— tenderían a considerar más situaciones como problemas públicos y a tener políticas más activas en el sentido arriba indicado. Por el contrario, en países con tradiciones pluralistas, más actores participarían en las políticas y las tendencias hacia la fragmentación serían más fuertes; por lo tanto, tendrían menos políticas públicas y éstas serían menos activas. Lo anterior tendería a darse en diferentes sectores y a ser más o menos constante a lo largo de varios periodos de tiempo.

10El segundo modelo, que he denominado “ecológico”, se centra en las coyunturas históricas particulares que rodean a las políticas públicas; es decir, en la forma en que su medio ambiente evoluciona (de ahí la denominación de ecológico). Sostiene que el grado de activismo de las políticas dependerá del número y del tipo de factores que conformen dicho medio ambiente. Por ejemplo, afirma que si una sensación de crisis, una coalición política homogénea y una percepción de soluciones efectivas y accesibles para dicha crisis coinciden en un momento determinado, tenderán a surgir políticas activas en el área donde se dé la crisis. Si esos factores no existen, independientemente del país o del sector, las políticas más bien tenderían a ser pasivas. Así, plantea que para que se dé una política activa no basta una crisis, sino que esta crisis sea puesta en evidencia o usada por ciertas coaliciones dentro del Estado para promover programas específicos.

11A continuación se ilustrará este último enfoque en el caso del valle del Monongahela y, en forma más breve, por ya haberse expuesto anteriormente, de Monterrey y el Rhur.

LA POLÍTICA DE FOMENTO INDUSTRIAL EN PENNSYLVANIA Y EL VALLE DEL MONONGAHELA

12El valle del río Monongahela se encuentra en la parte suroeste del estado de Pennsylvania, a su vez localizado en el noreste de Estados Unidos (entre Ohio, Nueva York, Nueva Jersey y Maryland). Es un área formada por varias ciudades y condados y que a mediados de los años ochenta tenía alrededor de dos millones de habitantes, mientras que Pennsylvania contaba con casi doce millones (el cuarto estado más poblado de Estados Unidos). El gobierno subnacional ha contado con secretarías (llamadas departamentos) para cada sector, incluyendo el Departamento de Comercio, dedicado entre otras cosas, a la promoción industrial, y gemelo estatal del Departamento de Comercio del gobierno federal. Como en el caso alemán, el gobierno estatal tiene una importante autonomía, recursos propios y la responsabilidad de la política de desarrollo regional dentro de su área. También se trata de un caso complejo en cuanto a relaciones intergubernamentales, probablemente entre Nuevo León y Westfalia. Cuatro niveles de gobierno tienen influencia sobre las políticas públicas: las ciudades, los condados, el estado y la federación. En Estados Unidos, los estados subnacionales especialmente, pero también los condados y las ciudades, han desplegado una importante capacidad financiera y de acción tanto en la formulación como en la ejecución de políticas. Por otro lado, ha habido una competencia electoral importante entre los demócratas y los republicanos, sobre todo en el Congreso, pero también en diferentes niveles guberna-mental-administrativos. Así, en general, el universo de actores sociopolíticos es también amplio y complejo. También en este caso habremos de obviar mucha de esta complejidad, a fin de centrarme en los puntos que deseo destacar.

13El valle del Monongahela inició su proceso de industrialización basado en el acero y el carbón hacia 1860 y tuvo una fase de rápido crecimiento entre esa década y finales del siglo xIX (época de una importante inmigración, especialmente de irlandeses, polacos y alemanes). En general, la expansión duró hasta los años sesenta, aunque con paréntesis como el de la depresión de los años treinta. En el periodo 1945-1960, la región, especialmente el condado de Allegheny donde se encuentra Pittsburgh, vivió el “Renacimiento I”. Éste consistió en un crecimiento económico y urbano, empujado por la Conferencia de Desarrollo Comunitario de Allegheny, compuesta por una variedad de organizaciones comunitarias pero lidereada por las principales corporaciones del condado; 1959 marcaría el parteaguas de esta historia. En ese año, por primera vez la importaciones excedieron a las exportaciones de acero. Las utilidades de la industria comenzaron a declinar, en buena medida por la competencia del exterior y los altos costos laborales. Las empresas comenzaron a presionar por menores impuestos y salarios y a resistir las regulaciones ambientales, pero poco hicieron por resolver los problemas estructurales del sector. Conforme los años sesenta avanzaron, organizaciones regionales como la Conferencia arriba mencionada enfocaron su atención hacia temas como el bienestar, los derechos civiles y la educación (Muller, 1989:40).

14Pese a que desde los años sesenta, la región comenzó su declive, el desempleo en Pennsylvania se mantuvo en niveles por debajo de la media nacional. Sin embargo, el estado comenzaría a sufrir una pérdida de población y empleos a partir de principios de los años setenta. Con todo, no sería sino hasta 1976 que el primer foco rojo se encendería; en este año, el desempleo sobrepasaría la media nacional (Hansen, 1991:4).

15En Pennsylvania, el fomento económico ha estado presente desde tiempos coloniales. Sin embargo, hasta los años ochenta, dicho fomento pocas veces había redundado en una política industrial con programas o estrategias explícitas, diversificadas e institucionalizadas. Las actividades de fomento básicamente se limitaban a mantenener los impuestos comparativamente bajos y a buscar el establecimiento de grandes plantas industriales en el estado (Hansen 1991:10).

16De 1975 a 1979 el estado fue gobernado por Milton Shapp. Aunque este gobernador ejercería una política industrial, ya que formuló y llevó adelante algunos programas de fomento, vio la solución a los problemas del estado y del valle de Monongahela en la atracción de grandes inversiones.

17Así, su política se concentraría en la instalación de una planta Volkswagen. En 1975, Pennsylvania ganó el concurso por atraer a esta planta, que en 1978 comenzó a funcionar en New Stanton, precisamente en el suroeste del estado. Sin embargo, nunca obtuvo ganancias, lo que la llevó a un bajo nivel de operaciones y a su cierre en 1987. La atención de la política de fomento se enfocó básicamente a apoyar a esta planta, que implicaba un costo considerado de 100 millones de dólares en exenciones fiscales, subsidios directos y la construcción de una carretera (Hansen 1989:104). Tales actividades no parecen haber requerido de un nivel mayor de coordinación. Por todo esto, bien se podría calificar la política industrial de Shapp como limitada y poco institucionalizada, y en ese sentido, como pasiva o a lo sumo semiactiva.

18En 1979, un republicano, Dick Thornburgh sería elegido gobernador. En su primer año, se concentró en reordenar las finanzas públicas y la administración del estado en general (McDonough, 1981:5 y 8). El nuevo gobernador señalaría en ese entonces que “no hay prioridad más alta que la restauración de la confianza pública” en el gobierno (Thornburgh 1, 1979), ya que dicha confianza se había deteriorado seriamente por el caos fiscal y los escándalos de corrupción del gobierno de Shapp.

19Al comienzo de su mandato, el gobernador veía al desarrollo económico como un problema serio, por lo que declararía que “una de las prioridades más altas es el empleo” (Thornburgh 1, 1979). Así, en 1979 incrementó de manera importante el fomento industrial con varias medidas:

  1. Revitalizó el Consejo de Planeación estatal nombrando importantes líderes de varios sectores. Conjuntamente con la Oficina de Desarrollo de Políticas, el Consejo comenzó a formular un plan estratégico para el desarrollo del estado (Thornburgh, 1988:204; Brunel y Burke, 1987:202). A fin de elaborar este plan, en 1979, 1980 y 1981 se organizaron discusiones a lo largo del estado sobre las necesidades y perspectivas de desarrollo estatal.
  2. Activó un Comité de Desarrollo Económico del Gabinete, a cuyas reuniones los secretarios debían asistir personalmente, para lidiar rápida y coordinadamente con las necesidades más inmediatas de las empresas y el desarrollo económico (entrevista Pl).
  3. Estableció un Consejo Consultivo del Gobernador para la Pequeña Empresa, presidido por el vicegobernador, así como un Centro de Promoción de la Pequeña Empresa (McDonough, 1981).
  4. Para el año fiscal 1979-1980, aumentó de 4 a 15 millones los recursos de la Autoridad para el Desarrollo Industrial de Pennsylvania (pida). Este organismo otorga créditos de bajo interés a las industrias.

20En 1980 Thornburgh declararía unas veces que la creación de empleos era una de sus más altas prioridades, y otras, que era su prioridad. En todo caso, en este año tomó importantes medidas:

  1. Elevó los recursos de pida de 15 a casi 20 millones de dólares para el año fiscal 1980-1981 (Thornburgh 2, 1980).
  2. Realizó viajes de promoción a Japón y China (Pittsburgh Gazette, números 1, 7 y 20 de marzo de 1980).
  3. En diciembre firmó un decreto que permitía a las pequeñas empresas deducir de impuestos hasta por tres años sus pérdidas de operación (McDonough, 1981).
  4. Reorientó el crédito otorgado por pida hacia las pequeñas empresas. Así, en 1980 el porcentaje de crédito otorgado por pida pasa de 43% a 68% del total (McDonough, 1981:8).

21Sin embargo, un análisis presupuestal de los últimos dos años del primer periodo del gobernador, indica que la importancia de la política industrial bajaría, a juzgar por el menor porcentaje de recursos asignados a las organizaciones encargadas de las mismas (Gobierno del Estado de Pennsylvania, Mensaje de Presupuesto, 1985-1987). El menor nivel de activismo de la política industrial en estos años también se vería reflejado por menores reportes periodísticos de acciones de fomento.

22Este declive del activismo gubernamental parece haber coincidido con una percepción más alentadora de la economía. En febrero de 1981 el gobernador aún veía serios problemas de desempleo. Sin embargo, también señalaba signos de mejoría en la economía local y nacional (Thornburgh 2, 1981).

23Aparte de la instalación de algunas oficinas de promoción en el exterior, en 1981 sólo parece haberse dado otra acción significativa. Después de tres años, una comisión representativa de todos los sectores publicaría finalmente, en septiembre, el reporte “Opciones de Pennsylvania”. Este plan “estratégico” señalaría varias posibilidades de acción en seis líneas generales: 1) mejoramiento del clima empresarial vía desregulación, reducción de impuestos, más crédito y promoción de las exportaciones; 2) la diversificación económica; 3) nueva tecnología; 4) reentrenamiento técnico; 5) rehabilitación de la infraestructura, y 6) mejoramiento del nivel de vida. El Comité de Desarrollo Económico creado en 1979 se encargaría de poner en marcha estos objetivos (Thornburgh, 1988:204).

24De esta forma surgió el primer Plan de Desarrollo en la historia de Pennsylvania. El hecho de que el plan se propusiese sólo presentar opciones y no ser un plan maestro, así como el alejamiento del mismo de la concepción tradicional de “caza de plantas industriales” se debió en parte a la influencia del Milrite, un consejo obrero-patronal semipúblico, creado en 1978, y que al mismo tiempo que el Consejo de Planeación, había comenzado a estudiar la situación del estado y a presentar nuevas propuestas.

25Sin embargo, buena parte de los observadores y casi todos los participantes de la política industrial entrevistados coinciden en que el dinamizador principal de la nueva política de fomento fue Walt Plosila, un doctor en administración pública que pareció combinar bien las habilidades académicas con las políticas. Plosila estaría al frente de la Oficina de Desarrollo de Políticas (la cual fungía como el soporte técnico del Consejo de Planeación) en el primer periodo de Thornburgh, y en el Departamento de Comercio en el segundo (Osborne, 1988; Gittel, 1990; entrevistas Pl a la P5). No obstante, había también otras personas, como los diputados Geist (republicano) y Murphy (demócrata; entrevista P6 y P7), así como los miembros del Consejo Milrite (Clifford Jones, presidente de la Cámara de Comercio estatal y Robert McYntyre, vicepresidente de la afl-cio estatal; entrevista P8). Así que también en este caso se logró conformar una poderosa coalición desarrollista, en gran medida activada por un “empresario político”. Esta coalición, sin embargo, parece haberse desarrollado más gradualmente que en Nuevo León, ya que quizá no fue sino hasta fines de 1981 o principios de 1982 que el grupo se consolidaría y empezaría a empujar propuestas comunes. Por ejemplo, a principios de 1982 propuso la creación de un organismo de promoción de desarrollo tecnológico-económico, que se consolidó en diciembre, al crearse la Sociedad Ben Franklin.

26En 1982, Thornburgh fue electo para un segundo periodo. Hacia finales de ese año, ya era claro que veía la situación económica de nuevo con preocupación, por lo que en diciembre declaró que el desarrollo económico sería la “prioridad número uno“ (Pittsburgh Press, 19 de diciembre de 1982) y no ya sólo una de las prioridades. Su nueva percepción dio impulso a la creación de la Sociedad Ben Franklin. Esta sociedad se dedicaría a la promoción de tecnología avanzada, a través de un esquema descentralizado en varios puntos del estado (uno de ellos, la ciudad de Pittsburgh). Su constitución como sociedad implicó una independencia o descentralización administrativa importante respecto del gobierno estatal central. Recibiría una partida de un millón de dólares para el año fiscal 1982-1983.

27En el discurso inaugural del gobernador, en enero de 1983, el cambio en la visión de la economía sería mucho más claro. El gobernador declaró que Pennsylvania vivía “una crisis aún más persistente y profunda“ que la de confianza vivida a principios de su primer periodo. Señaló que si bien en 1979 el problema era la corrupción, y la tasa de desempleo era de 6.5%, “hoy es de 12.5%” (Pittsburgh Press, 18 de enero de 1983); de manera que “una respuesta inmediata es requerida” (Thornburgh 2, 1983).

28Pese a estas declaraciones, los demócratas que dominaban el Congreso lo atacarían por haber sido poco claro en su lucha contra la recesión (Pittsburgh Gazette, 10 de enero de 1983 y 19 de enero de 1993). Presionado por la crisis y la oposición, en 1983 Thornburgh comenzaría a tomar una serie de medidas de fomento; a los que éstas marcaron una clara tendencia ascendente hacia una política activa que duró cuando menos hasta finales de 1985.

29Así, en febrero la propuesta de presupuesto para el año fiscal 1983-1984 ofreció un aumento de 1 a 10 millones para la Sociedad Ben Franklin, programas de entrenamiento laboral, un plan crediticio de emergencia, entre otras medidas (Pittsburgh Press, 3 de febrero de 1983). Ese mismo mes, reorganizó el Departamento de Comercio y aún más importante, ascendió a Plosila de una posición de planeación a una de mando en dicho departamento (Pittsburgh Gazette, 25 de feberero de 1983). En abril propondría un aumento de impuestos y otras medidas para enfrentar la recesión (Pittsburgh Gazette, 19 de abril de 1983).

30En mayo, los demócratas presentaron un plan económico llamado Pennpride. Este proponía un aumento de impuestos de 45% para financiar un programa masivo de desarrollo económico con tres agencias y 28 programas (Pittsburgh Press, 25 de mayo de 1983). Este plan causó un debate en el estado, especialmente entre Thornburgh y los representantes demócratas. El gobernador atacó el plan demócrata como un “enfoque tradicional democrático liberal de tratar de solucionar cada problema tirándole dinero” (Pittsburgh Press, 2 de junio de 1983). Los demócratas insistían en que Thornburgh no había dado respuesta a la crisis. El gobernador señaló que sí había respondido, para lo cual mencionó a la Sociedad Ben Franklin y presentó un reporte sobre el estado y las perspectivas de desarrollo económico. En este documento destacaba un ordenamiento y priorización en seis áreas, de sus proyectos de fomento del periodo pasado, que eran las líneas que, a su juicio, se debían seguir en el futuro: 1) clima de negocios; 2) industria tradicional; 3) tecnología avanzada; 4) entrenamiento laboral; 5) infraestructura, y 6) calidad de vida (Thornburgh, 4 de abril de 1983). Señalaba que la economía del estado se encontraba en transición, por lo que recomendaba enfocar los esfuerzos hacia la tecnología avanzada.

31El plan Pennpride no logró reunir el apoyo suficiente en el Congreso para ser aprobado, aunque los demócratas consiguieron mayores recursos para el fomento (Pittsburgh Press, 21 y 22 de junio de 1983).

32Hacia finales de 1983 las perspectivas comenzaron a mejorar, por lo que la urgencia de las medidas económicas se fueron reduciendo paulatinamente.

33Con todo, hacia finales de 1983 y principios de 1984 entre los políticos de Harrisburg aún prevalecía una sensación de que no se estaba haciendo suficiente para promover el desarrollo económico, especialmente entre los demócratas que no habían logrado la aprobación de su grandioso paquete de acciones del año anterior. Así, en diciembre de 1983 Thornburgh iría a China y en enero de 1984 a Alemania e Inglaterra, para promover, en parte, al estado. Aún más, el gobernador insistiría en la importancia del fomento al presentar su mensaje de presupuesto para 1984-1985 en febrero de 1984. Finalmente, promovería una emisión de bonos estatales por 190 millones de dólares para financiar un programa de fomento.

34Por lo que se refiere a la propuesta de presupuesto, el gobernador declaró que “el veredicto sobre nuestro futuro se ve mucho más prometedor este febrero de 1984 que en febrero de 1983... nuestra recaudación se incrementa de nuevo... “. Sin embargo, agregó: ”nuestra primera y más importante prioridad debe ser continuar en un curso adecuado hacia el empleo y la recuperación económica“ (Thornburgh, 2 de febrero de 1984). El gobernador ofreció ahora dos tipos de razones para esto: 1) ”La recuperación siempre ha sido más lenta y difícil para Pennsylvania que para otros muchos estados... y nuestra prueba (“trial”) de la transición continúa“ (ibidem). Hay que crear ”un clima económico que permita en el futuro a Pennsylvania aprovechar al máximo esta recuperación económica nacional... “ (ibidem).

35En la propuesta de presupuesto para 1984-1985 el gobernador incluía un reporte especial sobre la estrategia de desarrollo económico, que reflejó un mayor ordenamiento de las acciones a tomar (siguiendo las seis líneas de trabajo ya mencionadas).

36Así, el gobernador recomendó importantes medidas, como doblar el presupuesto de la Sociedad Ben Franklin, de 10 a 20 millones de dólares; usar 1% de fondos de retiro para capital de riesgo; un aumento de los fondos de pida de 15 a 20 millones; 12 millones para calificar a 151 millones de fondos federales vía el Decreto de Sociedad para el entrenamiento laboral; 30% de aumento para entrenamiento laboral dirigido (de 4.6 a 6 millones); una disminución de 10% en los ingresos corporativos, y otros recortes.

37Además, como mencioné anteriormente, dado el descontento de los demócratas que no pudieron ver su programa aprobado en 1983 y el hecho de que los problemas persistían en ciertas regiones como el Monongahela, el gobernador (a decir de Osborne, 1988:64) instruiría a su equipo económico a negociar un programa económico de compromiso con los líderes demócratas. Así, desde los primeros meses de 1984, representantes de ambas cámaras y el equipo del gobernador comenzaron a discutir una emisión de bonos del Estado por 190 millones de dólares para un programa de desarrollo económico; la emisión fue aprobada por los ciudadanos en un referéndum, en abril de 1984. Se dio inicio entonces a un programa de desarrollo de tres años, llamado perf. Este programa implicaba un aumento en términos absolutos y relativos de los recursos para el fomento industrial (Gobierno del Estado de Pennsylvania, Mensaje de Presupuesto, 1984-1987).

38No obstante, una vez tomadas estas medidas y con una economía de nuevo en ascenso, la importancia del tema económico continuaría reduciéndose en 1984. En agosto del mismo año el gobernador se referiría al desarrollo económico ya no como “la” prioridad sino, de nuevo, como “una” de las prioridades de su gobierno (Thornburgh, 9 de agosto de 1984).

39En su mensaje de presentación del presupuesto 1985-1986, mencionó que “aunque aún hay mucho por hacer, me da gusto poder reportar que Pennsylvania está trabajando de nuevo. Hay 356 000 personas más trabajando hoy que durante las profundidades de la depresión hace dos años. Nuestra tasa de desempleo bajó de 13.8% [...] a 7.7% reportado la semana pasada... ” (Thornburgh, 2 de marno de 1985). Con todo, el gobernador señaló que “el presupuesto que estoy presentando ante ustedes reconoce que si bien Pennsylvania está trabajando de nuevo, no todos los pobladores del estado han encontrado trabajo [...] que el superávit del estado hoy se puede convertir en el déficit de mañana... ” (ibidem).

40Así, aunque para el gobernador, la importancia del fomento industrial empezó a bajar, el perf era algo ya aprobado, por lo que en el año fiscal 1985-1986 el gasto en fomento industrial dio un salto tremendo respecto al de 1984-1985 (pasó de 0.8% a 1.7% del presupuesto total de esos años) (Gobierno del Estado de Pennsylvania, Mensaje de Presupuesto, 1984-1987).

41Por otra parte, debe mencionarse que en 1984 la Conferencia de Desarrollo Comunitario de Allegenhy desarrolló y publicó un plan de acción para el condado (Giarratani y Houston, 1989, p. 80). En 1985, la ciudad de Pittsburgh y el condado de Allegenhy propusieron el Plan Estrategia 21, que incluye una variedad de acciones de desarrollo en diversos campos como la robótica, la tecnología biomédica, la tecnología avanzada, el desarrollo del aereopuerto, etc. En 1986, el Senado aprobó otorgar 200 millones de dólares para este plan.

42Aun cuando, como se puede ver, todavía existía una suerte e inercia favorable a la promoción, para febrero de 1986 la situación ya era claramente distinta. En su mensaje de presentación de presupuesto, el gobernador declaró que la tasa de desempleo de 1985 había sido la menor en cinco años (Thornburgh, 2 de marzo de 1986). Con todo, afirmó que “para asegurar el progreso económico que hemos logrado [...] recomiendo que continuemos, complementemos y en algunos casos afinemos las exitosas iniciativas que han contribuido a nuestra impresionante recuperación económica” (ibidem).

43En febrero de 1986, el gobernador recomendó varias medidas de fomento para el año fiscal 1986-1987, como un aumento de 25 a 28 millones en el presupuesto para la Sociedad Ben Franklin; 5 millones para otras organizaciones de promoción tecnológica; un aumento de 25%, hasta 15 millones para pida; un “programa de renacimiento” para comunidades empobrecidas y un programa de recuperación económica para el suroeste de Pennsylvania (ibidem).

44Estas medidas reflejan que el gobernador aún daba importancia al fomento industrial, aunque ya no como antes. Con la información obtenida hasta el momento, resulta difícil juzgar el nivel de actividad del fomento en los últimos meses del segundo periodo de Thornburgh. Con todo, un análisis preliminar basado en algunos indicadores muestra una reducción en dicho nivel. Por un lado, así lo percibieron varios participantes importantes de la política de fomento (entrevistas P3 y P4). Además, se dio un marcado descenso a la partida de fomento industrial en el año fiscal 1986-1987 respecto al de 1985-1986 (pasa de 1.7% a 0.6% del presupuesto total de esos años) (Gobierno del Estado de Pennsylvania, Mensaje de Presupuesto, 1984-1987). Finalmente, no encontré reportes periodísticos de acciones significativas de fomento en este último periodo.

45El siguiente gobernador, Robert Casey, mantendría varias instituciones de fomento, como el pida y la Asociación Ben Franklin, aunque sin darles un impulso mucho mayor.

46Para fines de los años ochenta la economía del estado no era boyante, sin embargo, se había estabilizado. El valle del Monongahela seguía resintiendo los efectos de las fuertes tendencias recesivas de los años anteriores, especialmente los sectores tradicionalmente más pobres. Con todo, el estado y parte del valle, por ejemplo el condado de Allegenhy, habían logrado diversificar su base económica hacia la industria biomédica, los servicios educativos y corporativos, y el desarrollo de tecnología avanzada.

LA POLÍTICA INDUSTRIAL EN EL RUHR Y WESTFALIA DEL RHIN DEL NORTE

47La región del Ruhr, mejor conocida en Alemania como el Ruhrgebiet (cuenca del Ruhr), es un área que cubre varias ciudades del noroeste de Westfalia del Rhin del Norte; a principios de los años noventa era la aglomeración industrial más grande de Europa (Kommunalverband Ruhrgebiet, 1990; Hennings y Kunzmann, 1993). El gobierno de Westfalia tiene una importante autonomía, recursos propios y la responsabilidad de la política de desarrollo regional dentro de su área.

48Hacia mediados de los años setenta uno de los pilares económicos del área —el acero— comenzó a deteriorarse visiblemente. Se hizo evidente que la región producía más acero del que se podía vender competitivamente, ya que otros países habían comenzado a producirlo también, a veces con tecnologías más modernas y eficientes. Así, el desempleo comenzaría a aumentar marcadamente (Hassink, 1992: 48-49); y para septiembre de 1988 era 15.1% en el Ruhr, 9% en Westfalia del Rhin del norte y 8.1% en Alemania.

49La región ha experimentado varios programas de revita-lización desde fines de los años sesenta. Como no hay una entidad político-administrativa de la región del Ruhr —en realidad está compuesta por varias comunidades con una tradición de competencia entre sí—, muchas de las iniciativas han sido formuladas por el gobierno estatal y federal (Federal Ministry for Regional Planning 1991).

50Sin embargo, los programas de asistencia de los años sesenta y setenta no cambiaron la mentalidad jerárquica y protomonopólica de la gran empresa en la región (Grabher, 1991: 67-69) y no pudieron evitar la agudización de la crisis, sobre todo a partir de 1974 (Petzina, 1988:507). A finales de los años setenta, las tasas de desempleo en el Ruhrgebiet comenzaron a situarse considerablemente por encima de la media nacional (Klemmer, 1988:522). La percepción de una fuerte crisis en esos años llevó a la celebración de una “conferencia”, en la que diversos grupos del Ruhr y funcionarios estatales discutieron la situación y las alternativas. Como resultado, se aprobó un nuevo programa, el Aktions-programm Ruhrgebiet 1980-1984 (apr, Programa de Acción del Ruhr) (Hesse, 1988:555; ocde, 1989). A este programa se le asignaron 6 900 millones de marcos, 77.4% con fondos del estado de Westfalia y 21.2% provenientes de la federación (gobierno del estado de Westfalia del Rhin del Norte, s.f.:32). Además, entre 1981 y 1984, el gobierno de Westfalia logró que la Comunidad Europea canalizara 2 400 millones de marcos alemanes al estado, en buena medida para asistir a las industrias acerera y del carbón (Anderson, 1992:174).

51La crisis económica no fue el único factor importante para la emergencia del apr. Hay evidencia de que en 1979 se formó una coalición desarrollista integrada por actores estatales, semi-estatales y privados (Anderson incluso habla del desarrollo de un “pluralismo corporativo”; Anderson, 1922). Catalizadores importantes de esta coalición fueron dos organizaciones del Ruhr: la Komunalvervand Ruhrgebiet (kvr, asociación de comunas del Ruhr) y la Industrie-und Handels-kammern des Rhurgebiets (una asociación de las diversas cámaras empresariales de la región). A su vez, hay cierta evidencia que indica la existencia, desde entonces, de importantes “empresarios de políticas”, como Andreas Schlieper, que ha tenido un contacto cercano con las comunidades del área.

52Este programa se vio menos marcado por los divisionis-mos regionales y partidarios, pues la crisis era más grave, las otras regiones ya estaban siendo beneficiadas mediante el mecanismo de misión conjunta, y los blancos de asistencia fueron menos favoritistas, con el impulso al desarrollo tecnológico y a la pequeña y mediana empresas (Anderson, 1992: 176-178). El objetivo del programa fue lograr cambios estructurales a través de más de 80 acciones en siete áreas. Se incluyeron medidas de apoyo para desempleados (como el reentrenamiento), la promoción de la tecnología y de la investigación en universidades, la reutilización de lotes, el mejoramiento del financiamiento, medidas ecológicas y culturales, la promoción de la pequeña industria, etcétera.

53El apr parece haber tenido logros importantes, al menos comparado con los programas anteriores. Sin embargo, no estuvo exento de problemas. La ejecución de algunas medidas fue lenta (debido a errores de diseño) o no se realizó; pese al surgimiento de nuevas coaliciones innovadoras, éste y otros programas no pudieron impedir que las coaliciones obrero-patronales de las grandes industrias lograran mantener las políticas proteccionistas y subsidiadoras (Hesse, 1988: 556-557).

54De esta forma, en 1987 el deterioro del clima económico y de negocios llegó a un récord histórico. La industria acere-ra anunció cierres de fundidoras en una escala sin precedentes. Esto se dio conjuntamente con una fuerte crisis de la industria del carbón (Ministerio de Economía y Tecnología, 1992; Hennings y Kunzmann, 1933:1). La amenaza de cerrar una fundidora por parte de la familia Krupp desató una ola de protestas y violencia; los obreros bloquearon una carretera, entre otros actos de protesta que duraron varios días. Pese a que las movilizaciones fueron noticia nacional, no generaron la misma reacción que antes por parte del gobierno federal o de las entidades europeas, las cuales veían al Ruhr-gebiet como una región de viejas coaliciones redistributivas que sólo estaban defendiendo su ineficiencia.

55Ante la crisis de 1987, el gobierno de Westfalia formuló una nueva política de promoción económica denominada Zukunfts-initiative Montanregionen (zim, programa para el futuro de la región del acero y carbón). Para financiar este programa, se presentó un presupuesto de 2 000 millones de marcos para cuatro años (1 500 millones del estado de Westfalia, 400 millones de la federación y 130 millones de la Comunidad Europea) (ocde, 1989:34; Hennings y Kunzmann, 1993:9). En diciembre de 1992, el Ministerio de Economía (1992:15) reportó que se habían dispuesto 1 070 millones de marcos. Especialmente importante ha sido que el zim implicó una visión diferente de la forma y los objetivos de la política. En lugar de diseñar un programa global desde arriba, como el de 1980-1984, esta iniciativa invitó a los actores locales a impulsar planes de desarrollo, aunque dentro de ciertos parámetros que los orientaban hacia la innovación y los sectores económicos más dinámicos. Con esto, se buscó fomentar nuevas coaliciones de desarrollo. El abanico de participantes se abrió a nuevos actores como universidades, funcionarios locales dinámicos, pequeñas empresas, ciudadanos, etc., además de los viejos sectores patronales y obreros. Se dividió al Ruhr en seis subregiones que abarcan cada una varias comunidades y se les pidió a las mismas realizar conferencias locales, donde diversos grupos del área discutieran y acordaran los proyectos a proponer para su financiamiento. El objetivo era aumentar la cooperación intergrupal, interlocal e intrarregional, a fin de alcanzar economías de escala y no desperdiciar recursos. Esta propuesta de “regionalización” fue la solución a una nueva coyuntura que implicaba mayores dificultades para encontrar fondos y un ambiente de mayor competencia; se puede decir que constituyó una especie de “descentralización de la penuria” (Anderson, 1992b).

56Este programa tuvo una muy buena recepción y fue extendido a todo el estado de Westfalia en 1989 (programa zin). En esto parece haber tenido un papel importante un grupo denominado Expertenkommission Montanregionen (Panel de Expertos en el Acero y el Carbón), a su vez dirigido por el profesor Paul Mikat (Ministerio de Economía y Tecnología de Westfalia del Rhin del Norte, 1992:16) (pareciera que Schlieper jugó también un papel importante para el zim y zin, aunque como un miembro más de una coalición joven e innovadora). Hacia 1993, casi todas las regiones del estado habían elaborado sus planes locales.

57La evolución de la situación a partir de 1988 representa una transición del claro divisionismo y juego de suma cero de los años sesenta, a una mayor cooperación entre actores —ahora ya no sólo de tipo corporativo—, así como a un mayor activismo de las políticas. Este mayor compromiso de los actores locales parece haberse debido a tres factores: 1) la sensación de agravamiento de la crisis, en parte explicada por las reticencias del gobierno federal y la comisión europea a apoyar a la región. 2) La consolidación de coaliciones más innovadoras de sectores públicos, semipúblicos y privados, que usaron las coyunturas de crisis a fin de empujar nuevos programas. En este sentido, varios autores y entrevistados coinciden en la importancia que ciertas coaliciones tuvieron en estos procesos; incluso hay evidencias que apuntan hacia la presencia, dentro de dichas coaliciones, de importantes “empresarios de políticas”, como el caso de Schlieper o Mikat. 3) La existencia de “soluciones” que lograron un cierto consenso e incluso generaron mayor motivación, ya que implicaron un procedimiento más descentralizado y blancos de asistencia definidos en términos más generales, como el desarrollo tecnológico y de pequeños negocios.

58Hacia 1991, las evaluaciones del zim eran en general positivas (por ejemplo la de Heinze y Voelzkow, 1992). La economía del Ruhr mejoró y la tasa de desempleo bajo de 15% a 11.3% de 1982 a 1991, entre otros efectos positivos. Sin embargo, conforme avanzaron los noventa, la situación desmejoró y las críticas aumentaron. El programa ha sido acusado de haber regionalizado al Ruhr con criterios administrativos y no económicos (Waniek, 1993), además de implicar un sistema complicado y obscuro de aprobación de proyectos (Hennings y Kunzmann, 1993:13), entre otras críticas.

LA POLÍTICA INDUSTRIAL EN MONTERREY Y NUEVO LEÓN

59El estado de Nuevo León, y más específicamente los diversos municipios que forman la zona metropolitana de Monterrey, ha constituido desde principios del siglo xx la segunda región industrial de la república mexicana, después de la zona metropolitana de la ciudad de México.

60Como se sabe, en 1982 México comenzó a sufrir una fuerte crisis económica que duraría cuando menos hasta el final de los años ochenta. Dicha crisis golpeó de manera especial a Monterrey. En el momento que la crisis se da, el gobernador del estado, Alfonso Martínez Domínguez, se encontraba a la mitad de su sexenio y en el proceso de ejecución de un gran proyecto de desarrollo urbano en el centro de la ciudad. Su visión de gobernar en gran medida estuvo centrada en la negociación política y las políticas públicas “visibles”, es decir, de construcción de obra pública. Su respuesta a la situación se limitó a continuar su proyecto urbano y a negociar el “salvamento” por parte del gobierno federal de los grupos económicos locales.

61Aunque en Nuevo León se podría hablar de la existencia de una política industrial subnacional incluso desde el siglo XIX, podemos decir que ésta se ha acercado más a una política “pasiva” (Méndez, 1993). A lo largo de los años se limitó básicamente a mínimas concesiones fiscales, la venta subsidiada o regalo de terrenos, el control laboral y el desarrollo de infraestructura. Martínez no fue la excepción a esta tradición. Si bien dio un cierto apoyo al desarrollo de parques industriales, además de promover el otorgamiento de créditos y estímulos fiscales a las empresas (Martínez, 1984), el apoyo fue limitado. En agosto de 1985 asumiría la guberna-tura Jorge Treviño. Su administración comenzó en medio de una crisis económica (Plan Nuevo León, 1986:8), marcada por un alto desempleo, lentas tasas de crecimiento, alta inflación y carencia de recursos federales. Las relaciones con las cámaras empresariales eran tensas.

62Debido a esta sensación de crisis, el gobierno de Treviño, aparte de cumplir las funciones de servicios sociales, obra pública y orden público, se convertirá en un activo impulsor económico, tanto en términos locales como internacionales.

63Varios indicadores mostrarían la emergencia de una política industrial activa. Por un lado, en 1986 el gobernador señala que “hoy más que nunca, el gobierno del estado debe tener conciencia de lo trascendente que resulta su papel en el fomento de las actividades industriales [...] la industrialización que antaño se daba por inercia casi natural, debe darse ahora con el concurso de una acción inducida” (Treviño, 1986:25). Estas declaraciones no serían meramente retóricas. El gobernador implementaría una serie de acciones.

64En primer lugar, Treviño formuló el primer plan estatal de desarrollo en la historia del estado, el Plan Nuevo León, basándose en las reuniones con la población que realizó en su campaña. El objetivo de este plan era “coordinar los esfuerzos de los distintos sectores de nuestra comunidad” (Treviño, 1986:23).

65A sólo siete días de haber iniciado su periodo, Treviño estableció el Consejo Estatal para el Financiamiento y Desarrollo Industrial, cuyo propósito principal era la descentralización del crédito. Éste fue el primer consejo de su tipo en México (Treviño, 1986:25).

66Al principio de su administración, Treviño fundó Fomicro, un fideicomiso dirigido a proveer las garantías financieras y la asesoría técnica necesarias para que los microempresarios pudiesen conseguir crédito bancario. Fomicro pronto se convertiría en el primer fondo en cuanto a garantías otorgadas en la república. Por estas fechas también creó Promofin, un fideicomiso dirigido a canalizar crédito a pequeñas y medianas agroindustrias de exportación.

67A juzgar por un análisis hemerográfico y varias de las entrevistas realizadas, detrás de la nueva política industrial que emergió en el sexenio de Treviño, estuvo como dinami-zador principal un industrial regiomontano, Antonio Villa-real. Otra figura importante fue Genaro Leal, el secretario de Fomento Industrial y Comercial, un empresario que se había caracterizado por su dinamismo empresarial y político. En un principio, parece haberse dado una pugna por el control de la política de fomento; sin embargo, probablemente por esta pugna combinada con razones de tipo personal, Leal renunció a finales de 1986. Así, todo parece indicar que, para principios de 1987, Villareal logró conformar y liderear una coalición más o menos homogénea de personas alrededor del fomento industrial.

  • 2 Para un análisis del cierre de Fundidora Monterrey, y su división de Aceros Planos, puede consulta (...)

68Si al principio del gobierno de Treviño las condiciones económicas y de empleo ya eran difíciles, en 1986 la crisis se agudizaría. El punto culminante se inició en mayo, con el anuncio de la quiebra de las industrias acereras Fundidora de Monterrey y Aceros Planos.2 El mismo gobernador reconocería en 1988 que estos momentos fueron los más difíciles de su mandato hasta ese entonces (Treviño, 1988).

69La agudización de la crisis aceleró los esfuerzos del estado por fomentar el crecimiento económico. Sin embargo, no existía un acuerdo en torno a si el fomento debería hacerse vía el desarrollo de parques industriales, maquiladoras o microempresas. La política de creación de parques industriales era la más vieja (Garza, 1992). Llegar a un consenso se dificultó porque el sector obrero organizado parece haber tenido una importante reticencia al fomento de las maquiladoras, por pensarse que éstas implicarían condiciones desfavorables de trabajo y una mayor dependencia externa. Además existe la idea de que los empresarios tampoco se interesan en las maquiladoras por considerar que éstas podrían competir con ellos por la mano de obra.

70Hacia 1987, el fomento de maquiladoras, de microempresas y en cierta medida del desarrollo tecnológico parecen haberse finalmente consolidado como la “solución” al problema del desempleo (El Norte, 26 de junio de 1986, 7 de mayo, 16 de febrero y 12 de septiembre de 1987). Al gobernador le permitiría salvar la cara sin necesidad de grandes recusos locales o federales (que no tenía). Para la iniciativa privada, sería una forma concertada de promoción económica y no la substitución de los empresarios vía la intervención directa del Estado en la economía.

71Una vez acordada la “solución”, y ya con una percepción de la crisis y la existencia de una coalición desarrollista, el activismo de la política industrial aumentaría a partir de 1987 y 1988.

72Primero se crearía, en enero de 1987, Proexport un fideicomiso orientado a la promoción de las exportaciones y las maquiladoras (El Norte, 26 de octubre de 1987,l de enero de 1988). Los esfuerzos de coordinación local e intergubernamental se incrementarían a partir de febrero de 1987. En lo que restó del año, por ejemplo, se establecieron el Subco-mité Sectorial de Fomento Industrial y Energéticos del Estado de Nuevo León (El Norte, 27 de febrero de 1987), el Subcomité Especial para la Pequeña y Micro Empresa (González, 1988:70; Montes, 1988), y el Subcomité de Ciencia y Tecnología del Coplade (El Norte, 15 de agosto de 1987).

73Entre mayo de 1987 y febrero de 1988, Jorge Treviño, Antonio Villarreal y Raúl Salinas Lozano (senador por el estado de Nuevo León) viajan a Chicago, Londres (El Norte, 18 y 26 de mayo de 1987), Nueva York (El Norte, 26 de octubre de 1987 y 1 de enero de 1988) y Texas para promover a Nuevo León e instalar oficinas en algunos de esos lugares (Excélsior, 12 de febrero de 1988).

74En julio de 1988, unos días antes del cumplimiento de la mitad del periodo de Treviño, Villareal declaró que la creación de 295 microindustrias y 50 maquiladoras mostraba que la administración estatal había cumplido su compromiso de ser un “activo e innovador agente de fomento industrial”.

75En 1988 las actividades de fomento continuarían, aunque la adición de nuevas organizaciones y actividades sería menor. En marzo de 1990, se crea un Consejo Metropolitano de Calidad (El Diario de Monterrey, 31 de marzo de 1990) y en junio se anuncia un programa dirigido a fomentar las exportaciones de los pequeños y medianos empresarios. En agosto de 1990 se firma un convenio entre el gobierno del estado y el Consejo Nacional para las Exportaciones (Conacex), en el cual se establece que aquél daría todas las facilidades burocráticas para la agilización de los trámites de las exportaciones (El Norte, 21 de agosto de 1990).

76El nivel de activismo parece haberse reducido en 1991, ya que la prensa no reportó ningún suceso de importacia relacionado con el área. Entre las razones de esto pueden estar la percepción de una mejor situación económica a partir de 1989, que ya existía una política industrial en marcha y el hecho de que hubiera terminado el periodo de gobierno.

77En 1990, 1991 y 1992, Monterrey empezó a crecer de nuevo, lo cual se manifestó en una disminución del desempleo. Aunque no se ha alcanzado el nivel de cooperación de los caso alemán y estadounidense, ya que la región observa una conformación político-cultural bastante menos integra-dora, el descontento laboral disminuyó y se generó incluso un nuevo clima de optimismo. El antagonismo tradicional de las cámaras empresariales, por ejemplo, disminuyó notablemente y dio lugar a una actitud más cooperativa a partir de 1988 (aunque esto se debió en parte a las políticas económicas de Salinas de Gortari). No obstante, hacia 1993, debido a una ola recesiva nacional, la economía del estado comenzó a resentir de nuevo algunos problemas. Esto demuestra que, como en el caso alemán, la región ha estado y muy probablemente seguirá estando sujeta a ciclos económicos.

COMENTARIOS FINALES

78Como hemos visto, tanto el caso de Pennsylvania como los de Nuevo León y Westfalia del norte mostraron en los años ochenta una clara tendencia a la aplicación de políticas industriales más activas y coordinadas que en otras épocas. La evidencia presentada apunta, en los tres casos, hacia una explicación basada en la confluencia de varios factores: crisis, coaliciones económico-políticas (y empresarios políticos) preparadas para “usar” dichas crisis como “ventanas de oportunidad” para sus proyectos, y soluciones que lograron el acuerdo de los diversos actores regionales. Aunque no los niegan, esta evidencia matiza la influencia de los factores culturales o institucionales.

79En cuanto a los efectos de estas políticas, después de la aplicación de las mismas se notó una mejoría económica en los tres valles (aunque con variaciones). Sin embargo, es muy difícil saber en qué medida esta recuperación se debió al ciclo económico; es decir, a una recuperación general del contexto regional. Con todo, creo que estas políticas cuando menos han creado nuevos empleos, sin incurrir en un gasto desproporcionado.

80En las tres regiones se nota una similitud en ciertos instrumentos clave, como el apoyo al surgimiento de nuevos negocios o al desarrollo tecnológico. Esto bien puede deberse a la existencia de redes internacionales de conocimiento y de expertos. Sin embargo, con frecuencia se piensa que los pequeños negocios y el impulso tecnológico son varitas mágicas del desarrollo, cuando en realidad implican difíciles y lentos procesos de reconversión (Massey, Quintas y Wield, 1991).

81En buena medida como producto de las crisis sufridas en los años ochenta, las economías de Nuevo León, Westfalia del Rhin del Norte y Pennsylvania se han modernizado. Las experiencias más exitosas parecen haber sido las del valle del Monongahela y del Ruhrgebiet. El primero de éstos se caracterizó de manera especial por el desarrollo de partenerships entre sector público, privado y universitario, con lo que se consiguió alterar profundamente la naturaleza del valle. Cualquier visitante de Pittsburgh puede ver hoy en día cómo la ciudad se limpió y transformó radicalmante. El éxito relativo de Pennsylvania confirma que el reto para las regiones se centra en el desarrollo de redes efectivas de actores. Algunas de las características de estas redes se encuentran indicadas en la bibliografía sobre los “Milieux innovadores” de desarrollo (Aydalot y Keeble, 1988; Camagni, 1991 y 1992; véase también Scott y Storper, 1992 y Storper, 1993).

82Sin embargo, la reconversión de la fuerza de trabajo es algo que suena muy bien, pero que ha implicado un proceso lento y desesperante, que resulta difícil y hasta doloroso para muchos trabajadores, especialmente para los de mayor edad. Además de que un buen número de obreros no han podido o querido reentrenarse y muchos de los que han encontrado nuevos trabajos en el valle del Monongahela se quejan de que reciben menores remuneraciones (Newsweek, 14 de junio de 1993).

FUENTES DE INFORMACIÓN

83Entrevistas (realizadas en Pennsylvania en junio de 1991)

84Pl Funcionario de nivel intermedio del gobierno de Dick Thornburgh.

85P2 Funcionario de nivel intermedio del gobierno de Dick Thornburgh.

86P3 Funcionario de nivel intermedio del Departamento de Comercio de Pennsylvania durante el gobierno de Dick Thornburgh.

87P4 Alto funcionario del gobierno de Dick Thornburgh.

88P5 Funcionario de nivel intermedio del gobierno de Dick Thornburgh.

89P6 Diputado local del Congreso del estado de Pennsylvania.

90P7 Diputado local del Congreso de Pennsylvania.

91P8 Miembro del Milrite.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

Allen, C.S. (1989), “Corporatism and Regional Economic Policies in the Federal Republic of Germany: The 'Meso' Politics of Industrial Adjustment”, Publius: The Journal of Federalism, núm 19.

Anderson, J. (1993), “Skeptical reflections on a Europe of Regions: Britain, Germany, and the ERDF”, Journal of Public Policy, num. 10.

— (1992), The Territorial Imperative, New York, Cambridge University Press.

— (1988), “Territorial networks of interaction in Britain and Germany: Regions and the politics of economic decline”, tesis de doctorado, Yale, Yale University.

Aydalot, P. y Keeble, D. (1988), High Technology Industry and Innovative Environments, Londres, Routledge.

Bennet, R. J. (1990), “Decentralization and Local Economic Development”, en R. J. Bennett (ed.), Decentralization Local Governments, and Markets. Towards a Post-Welfare Agenda, Oxford, Clarendon Press.

Brunel, A y Burke, M. (1987), “Pennsylvania”, en J. Scmandt y R. Wilson, Promoting High-Technology Industry, Boulder, Col. Wes-tview Press, p. 202.

Bunge, M. (1985), La investigación científica, Madrid, Ariel.

Butzin, B. (1989), “Regional life cycles and problems of revitalisa-tion in the Ruhr”, en M. de Smith y E. Wever, Regional and Local Economic Policies and Technology, Amsterdam, Royal Netherlands Geographical Society.

Buzzel, Robert (1969), “Competitive Behavior and Product Life Cycles”, en John S. Wright and Jac L. Goldstucker, The New Ideas for Succesful Marketing, Chicago, American Marketing Association, pp. 46-68.

Camagni, R.P. (1992), “Development Scenarios and Policy Guidelines for the Lagging Regions in the 1990s”, Regional Studies, vol. 26, núm. 4.

— (ed.) (1991), Innovation Networks: Spatial Perspectives, Londres, Belhaven-Pinter.

Cantú, E. (1988), “Sistema de Planeación Estatal”, en varios autores, Nuevo León avanza; la obra de Jorge Treviño en tres años de gobierno, Monterrey, PRI.

Cerutti, M. (1983), Burguesía y capitalismo en Monterrey, Monterrey, Claves Latinoamericanas.

Cohen, M., J. March y J. Olsen (1973), “A garbage can of model of organization choice”, Administrative Science Quarterly.

Dente, B. y Kjllberg, F. (1988), “Introduction”, en B. Dentex y F. Kjllberg (eds.), The dynamics of industrial change, Londres, Sage.

Duverger, M. (1983), Métodos en las ciencias sociales, México, Ariel.

Eaking, Marshall C. (1989), “Industrialization on the periphery: Belo Horizonte, Brazil and Monterrey, México”, ponencia presentada en Latin American Association Meeting, San Juan de Puerto Rico, 22 septiembre.

Eisinger, P.K. (1988), The Rise of the Entrepenurial State. State and Local Economic Developement Policy in the United States, Wisconsin, Universiy of Winsconsin Press.

Federal Ministry for Regional Planning Building and Urban Development (1991), Regional Planning Report of the Federal Republic of Germany -Summary, Oldenburg, A. Littmann gmbh+co kg.

Fiorelli, F. (1990), “Economic Dynamics in the 'Powerful Areas' of Europe: the Case of the Ruhr”, reporte presentado en el Foro Internacional “Le politiche industriali per il Sud-Europe”, Taormani, 12-13 de octubre.

Fosler, R. (1988), The New Economic Role of American States, Nueva York, Oxford University Press.

Gabriel, J. (1990), “Innovation-Oriented Policy in Regions with High Growth Dynamics: Three Winners in the Process of Structural Change - A Comparison of Baden-Württemberg, Massachusetts and Emilia Romagna”, en H.J. Ewers y J. Allesch (eds.), Innovation and Regional Development, Nueva York, Walter de Gruyter.

Garza, G. (1992), Desconcentración espacial, tecnología y localización industrial en México; los parques y ciudades industriales, 1953-1988, México, El Colegio de México.

Giarratani, F. y Houston, D. (1988), “Economic change in the Pittsburgh region”, en J.J. Hesse (ed.), Regional Structural Change and Industrial policy in International Perspective: United States, Great Britain, France, Federal Republic of Germany, Baden, Nomos Verlagsgesellschaft.

Gittel, R. (1990), “Managing the development process: Community strategies in economic revitalization”, Journal of Political Analysis and Management, Fall.

Gobierno Constitucional del Estado de Nuevo León (1986), Plan Nuevo León, Monterrey, Secretaría de Administración, Dirección de Servicios Generales.

Gobierno del Estado de Westfalia del Norte (s.f.), “Politik für das Rhurgebeit; Das Aktionsprogramm; Kurfassung”, Dusseldorf, Gobierno del Estado de Westfalia del Norte.

González, F. (1988), “Fomento industrial y comercial”, El Norte, p. 70.

Grabher, G. (1991), “Rebuilding cathedrals in the Desert: New Patterns of Cooperation between Large and Small Firsm in the Coal, Iron and Steel Complex of the German Rhur Area”, en E.M. Bergman, G. Maier y F. Todtling (eds.), Regions Reconsidered; Economic Networks, Innovation and Local Development in Industrialized Countries, Nueva York, Mansel.

Hansen, Susan B. (1989), “Industrial policy and Corporatism in the American States”, Governance: An International Journal of Policy Administration, vol. 2, núm. 2, p. 104.

— (1988), “State Governments and Industrial Policy in the U.S.:

The case of Pennsylvania” en Hesse, J. J. (ed.), op. cit.

— “Economic Development Policy in Pennsylvania”, University of Pittsburg, artículo por publicarse.

Hassink, R. (1992), Regional innovation policy: Case-studies from the Ruhr Area, Baden-Württemberg and the North East of England, Utrecht, Netherlands Geographic Studies.

Heinz, R. G. y H. Voelzkow (1992), Anexo 6, en Ministry of Economics and Technology of Nodrhein-Westfalen, Regionali-zation: New Approaches to Structural Policy in Nordrhein-Westfalen, Dusseldorf, Ministry of Economics and Technology of Nodrhein-Westfalen.

Hennings, G. y K. R. Kunzmann (1993), “Local Economic Development in a Traditional Industrial Area: The Case of the Ruhr-gebiet”, en P. B. Meyer (ed.), Comparative Studies in Local Economic Development, Londres, Greenwood Press.

— y K. R. Kunzmann, “Reestructuring an Industrial Economy: Breaking up Traditional Structures in Dortmund/Germany”, en Fox-Przeworski, Goddard, de Johg (eds.), Urban Rengeneration in a Changing Economy, Oxford, Claredon Press.

Hesse, J.J. (1988), “The Ruhr Area: Politics and Policies of Revita-lization” en Hesse J.J. (ed.), op. cit.

Hudson, R. y D. Sadler (1985), “Communities in Crisis: The Social and Political Effects of Steel Closures in France, West Germany and the United Kingdom”, Urban Affairs Quarterly, vol. 21, núm. 2.

Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (1989), Cetec, Centro de Tecnología Avanzada para la Producción, Monterrey, Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

Klemmer, P. (1988), “Adaptation Problems of Old Industrial Areas: The Ruhr Area as an Example”, en J. J. Hesse (ed.) op cit.

Lehmbruch, G. (1989), “Institutional Linkages and Policy Networks in the Federal System of West Germany”, Publius: The Journal of Federalism, núm. 19.

Marcou, G. (1990), “Regional Development, Local Intervention, and National Policies in France: New Tendencies”, Decentralization, Local Governments and Markets. Towards a Post-Welfate Agenda, Oxford, Claredon Press.

Makiavelo (pseudónimo) (1987), El Norte, 16 de febrero.

Martínez Domínguez, A. (1984), Informe de Gobierno, Monterrey, Gobierno del Estado de Nuevo León.

Massey, D. P. Quintas y D. Wield (1991), High-Tech Fantasies: Science Parks in Society and Space, Londres, Routledge.

McDonough, S. (1981), “Governor Dick Thornburgh is bearish on Pennsyl-vania small business”, The smaller manufacturer, núms. 5 y 8.

Melgar, L. (1991), “Emerging Alternative Forms of Economic Development: the Industrialization Process of Monterrey, Nuevo León”, ponencia presentada en Annual Meeting Latin American Studies Association, Washington, D.C., abril 4-6.

Méndez, J. L. (1990), “La reforma de descentralización en el Perú, 1978-1989”, Foro Internacional, núm. 121, julio-septiembre.

— (1993), “Las políticas públicas como variables dependientes. Hacia un análisis más integral de las políticas públicas”, Foro Internacional, enero.

Ministry of Economics and Technology of Nodrhein-Westfalen (1992), Regionalization: New Approaches to Structural Policy in Nordrhein-Weslfalen, Dusseldorf, Ministry of Economics and Technology of Nodrhein-Westfalen.

Montes Gonzáles, G. (1988), “Política de Fomento Industrial en el Estado de Nuevo León”, Revista de Teoría y Praxis Administrativa, abril-septiembre.

Montoya Retta, R. (1990), “Fomento Industrial en Nuevo León: ¿Ejemplo Nacional? ”, El Financiero, miércoles 5 de septiembre.

Moreira Rodríguez, H. y A. Ramos Garza (1992), “Perspectiva de los mercados laborales de Nuevo León en la década de los noventa”, Estrategia, núm. 10, julio.

Muller, E. (1988), “Historical aspects of Regional structural change in the Pitssburgh region”, en I.I. Hesse (ed.), op. cit.

Nelson, B. J. (1984), Making an issue of child abuse, Chicago, The University of Chicago Press.

Nolen, D. (ed.) (1991), Descentralización política y consolidación democrática, Caracas, Nueva Sociedad.

Nordlinger, E. A. (1981), On the autonomy of the democratic state, Cambridge, Harvard University Press.

ocde (1989), Regional policies in Germany, Paris.

Osborne, D. (1988), “Pennsylvania: The Economic Development Model”, en Laboratories of Democracy, Boston, Harvard ocde. Business School Press.

Outlook (1982), “Interview: Governor Dick Thornburg Analyzes Pennsylvania's Economy”, Outlook, vol. 2, núm. 1.

Petzina, D. (1988), “The Ruhr Area: Historical Development”, en J J. Hesse, op cit.

Pickvance, Ch. y Preteceille, E. (1991), State reestructuring and local power, Nueva York, Pinter.

Pozas, M. de los A. (1993), Industrial restructuring in Mexico; corporate adaptation, technological innovation and changing patterns of industrial relations in Monterrey, San Diego, Center for EEUU-Mexican Studies, University of California at San Diego.

Proexport Nuevo León, “Informe de actividades desarrolladas en 1990 y acumuladas por el periodo 1987-1990” (mimeo).

Saragoza, A. (1988), The Monterrey elite and the Mexican State 1880-1940, Austin, University of Texas Press.

Sartori, G. (1984), La política: lógica y método en las ciencias sociales, México, Fondo de Cultura Económica.

Scott, A.J. y M. Storper (1992), Pathways to Industrialization and Regional Development, Londres, Routledge.

Schmidt, V. (1988), “Industrial management under the Socialists in France. Decentralized Dirigisme at the National and Local levels”, en Comparative Politics, octubre.

Sharpe, L.J. (1987), “The West European State: The Territorial Dimension”, en West European Politics, vol. 10.

— (1993), The Rise of Meso Government in Europe, Londres, Sage Publications.

Scharpf, F. W. (1988), “The joint-Decision Trap: Lessons from German Federalism and European Integration”, Public Administration, otoño.

Singh, V.P. y S. Borzutsky (1988), “The Sate of the Mature Industrial Regions in Western Europe and North America”, Urban Studies, 25.

Storper, M. (1993), “Regional 'worlds' of Production: Learning and Innovation in the Technology Districts of France, Italy and the EEUU”, Regional Studies, vol. 27, núm. 5.

Speckhard, R. (1982), “Public policy studies: Coming to terms with reality”, The Journal of the Northeastern Political Science Association, primavera.

Streeck, W. y Schmitter, P.C. (1991), “From National Corporatism to Transnational Pluralism”, Politics and Society, junio.

Teufel, E. (1992), “Federalismo como marco de ordenamiento para Europa”, Contribuciones, núm. 4.

Teune, H., y Przeworski, A. (1970), Logic of Comparative Social Inquiry, New York, Wiley Inerscience.

Thornburgh, Dick (1979), “Mensaje inaugural”, Pennsylvania (mimeo), enero.

— (1983), Propuesta de Presupuesto. Gobierno del Estado de Pennsylvania, Estados Unidos.

— (1984), Propesta de Presupuesto, Gobierno del Estado de Pennsylvania, Estados Unidos.

— (1985), Propuesta de Presupuesto, Gobierno del Estado de Pennsylvania, Estados Unidos.

— (1986), Propuesta de Presupuesto, Gobierno del Estado de Pennsylvania, Estados Unidos.

— (1987), Propuesta de Presupuesto, Gobierno del Estado de Pennsylvania, Estados Unidos.

— (1983), “Mensaje Inaugural”, Pennsylvania, Estados Unidos, (mimeo).

— (1983), Economic Development in Pennsylvania.

— (1984), Guías de política y programas para la preparación del presupuesto 1985-1986, Harrisburgh, PA, Gobierno del Estado de Pennsylvania, Estados Unidos.

— (1988), “The Pennsylvania Experience: The State's Role in an Era of Economic Transition”, Commentary, vol. 12, núm. 1, primavera, p. 204.

Torres, B. (comp.) (1986), Descentralización y democracia en México, México, El Colegio de México.

Treviño,J. (1986), Primer Informe de Gobierno, Monterrey, Gobierno del Estado de Nuevo León, p. 25.

— (1988) (entrevista), El Diario de Monterrey, 28 de julio.

— (1986), Primer Informe de Gobierno, Monterrey, Gobierno del Estado de Nuevo León, p. 23.

— (1987), Segundo Informe de Gobierno, Monterrey, Gobierno del Estado de Nuevo León.

— (1988), Tercer Informe de Gobierno, Monterrey, Gobierno del Estado de Nuevo León.

— (1989), Cuarto Informe de Gobierno, Monterrey, Gobierno del Estado de Nuevo León.

— (1990), Quinto Informe de Gobierno, Monterrey, Gobierno del Estado de Nuevo León.

— (1991), Sexto Informe de Gobierno, Monterrey, Gobierno del Estado de Nuevo León.

— (1991), Seis Años de Gobierno 1985-1991, Monterrey, Gobierno del Estado de Nuevo León.

— (1988) (entrevista), El Diario de Monterrey, 28 de julio de 1988. Vellinga, M. (1988), Desigualdad, poder y cambio social en Monterrey, México, Siglo XXI.

— (1989), Industrialización, burguesía y clase obrera en México: el caso Monterrey, México, Siglo XXI, tercera edición aumentada. (1989), “The Dynamic of Peripheral Capitalist Development: Socioeconomic Effects of Industrialization in Monterrey, Mexico”, ponencia presentada en LASA XV International Congress, San Juan de Puerto Rico, septiembre, 21-23.

Villareal, A. (1988), “Industria maquiladora y fomento a la microin-dustria”, en varios, Nuevo León avanza..., op. cit.

Vizcaya, I. (1971), Los orígenes de la industrialización de Monterrey (1967-1920), Monterrey, Librería del Tecnológico.

Waniek, R.W. (1993), “A new approach towards decentralization in North-Rhine Westphalia”, Regional Studies, vol. 27, p. 5.

Wilson, R.H. (1993), Sates and the Economy. Policymaking and Decentralization, Westport, Praeger.

Zapata, J. (1989), La muerte de Fundidora, México, Noriega Editores-Editorial Limusa.

Notes

1 José Luis Méndez, "Federalismo, regiones y política industrial en Nuevo León, México, y Westfalia del Rhin del Norte, en Alemania", en Carlos Alba (comp.), México y Alemania; dos países en transición, México, El Colegio de México, 1996.

2 Para un análisis del cierre de Fundidora Monterrey, y su división de Aceros Planos, puede consultarse Zapata, 1989.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540