Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las regiones ante la globalización

 | 
Carlos Alba
, 
Ilán Bizberg
, 
Hélène Rivière d’Arc

Segunda Parte. Los actores económicos

Identidad espacial y redes de empresarios en la recomposición de los espacios asiáticos

El caso de Taiwan y Singapur

Catherine Paix

Texte intégral

  • 1 La diáspora china representa alrededor de 50 millones de personas en el mundo, de las cuales 47 mi (...)
  • 2 Taiwan no ha dejado de recibir desde mediados de los ochenta un flujo considerable de capitales ex (...)

1No es un secreto para nadie el que los empresarios chinos de la diáspora, y en primer lugar los de Taiwan y Singapur, sean hoy actores decisivos del crecimiento en Asia del Pacífico y contribuyan activamente a través de sus redes a dibujar el nuevo mapa de esta región del mundo.1 Además, están persuadidos de que el advenimiento anunciado del siglo del Pacífico concretiza el progreso ineludible de una región en la que los chinos juegan un papel clave, así como el ascenso esperado de China a la posición de primera potencia mundial. De hecho, en tan sólo unos años, han contribuido a que Taiwan y Singapur pasaran de simple polo de localización del capital internacional, a una posición céntrica regional, convirtiendo a estos países en puntos clave de difusión de los capitales y de las técnicas en Asia —específicamente en China—, lo que ha fortalecido su integración económica mundial, y los ha convertido en centros privilegiados de mediación de la penetración de las firmas extranjeras.2 Asimismo, en el marco de un nuevo reparto de las tareas regionales, son los principales motores del surgimiento de estos nuevos espacios de crecimiento transnacionales que proliferan en Asia, y de una integración regional cuya originalidad radica en que no se estructura en torno a una institucionalización de las relaciones entre estados, sino a la movilidad de los capitales y de los hombres, así como a la fuerza de sus redes.

  • 3 Este movimiento de internacionalización se caracterizó por un incremento de las inversiones en Est (...)

2Tanto en Singapur como en Taiwan, los empresarios reaccionaron muy rápidamente ante el nuevo contexto internacional de los ochenta y la liberalización de los países asiáticos y de China, lo que organizó la delocalización de sus actividades de mano de obra y su imposición en los mercados de la región. Lo anterior dio origen a los nuevos “círculos de crecimiento” que unen a Taiwan con Hong Kong y con China del sur, y a Singapur con Indonesia y Malasia; y figuran entre los mayores inversionistas en toda Asia. Pero simultáneamente a esta expansión, han emprendido una adaptación rápida de sus actividades a los sectores más competitivos, y han desarrollado una estrategia de internacionalización general a escala mundial, según orientaciones que tienden a fortalecer tanto la posición céntrica regional, como su afirmación en el mercado internacional.3 En Taiwan, han reafirmado su vocación industrial al imponerse en sectores de alta tecnología, y garantizado una diversificación de sus actividades en los servicios, en el contexto de liberalización de la economía y de desarrollo del mercado interno. En Singapur, han desarrollado una estrategia similar pero mediante el fortalecimiento de su vocación en los servicios, lo que refuerza su papel de centro regional y de base para las empresas extranjeras, fomentado por el gobierno de esta ciudad-Estado. En ambos casos, estas estrategias se ven consolidadas por un creciente dinamismo empresarial, que se ha concretado en una reafirmación de las burguesías constituidas durante los periodos anteriores y en el surgimiento de una nueva generación de empresarios que desempeñan el papel de catalizadores en esas adaptaciones.

3En fin, no se puede considerar la reciente posición de Taiwan y Singapur y sus nuevas formas de integración al espacio asiático y mundial, como simples efectos de proximidad y de impulso económico ligados a su posición diferencial en Asia y a las estrategias de delocalización del capital, que han desarrollado o aprovechado; tampoco podemos limitarnos a una aproximación territorial para interpretarlas. Estos replanteamientos proceden de una construcción voluntaria, que va mucho más allá del campo económico, y es indisocia-ble de la manera en que los empresarios reinterpretan su historia y sus relaciones con China, y perciben la posición de su territorio, en el marco del nuevo contexto asiático e internacional y de las rápidas mutaciones internas que tienen que enfrentar. También proceden, debido principalmente a su pertenencia a la diáspora china, de una capacidad particular para pensarse o imaginar su acción en espacios muy vastos, así como de facultades excepcionales para establecer relaciones a diferentes escalas.

4Trataré por consiguiente la cuestión de la competitividad de estos países y de las dinámicas empresariales que la fomentan desde mediados de los ochenta, e insistiré, desde una perspectiva histórica y comparativa, en la identidad de los empresarios y en la singularidad de su concepción del espacio en cada contexto territorial, para lo que destacaré dos puntos: las representaciones, los espacios de referencia y las redes a diferentes escalas con base en las cuales replantean sus estrategias y reconstruyen su identidad y lo que ésto ha implicado como cambios en sus prácticas y su visión de la sociedad y del espacio, tanto del territorio al que pertenecen como de sus espacios de referencia.

5En efecto, más allá del mito del éxito económico y de algunos rasgos de convergencia entre estos países, habrá que ver si los empresarios de Taiwán y de Singapur tienen la capacidad para superar el papel de simple mediación del capital internacional y realizar, conjuntamente a la afirmación de posición céntrica en la región, la ambición de mundialidad que estos países manifestaron muy temprano para preservar su autonomía. Es también preciso apreciar lo que los distingue y a qué rasgos corresponden los límites de su acción y la posición específica de cada uno de ellos.

DOS VENTAJAS EN LA COMPETENCIA MUNDIAL: PENSAR EL TERRITORIO Y EL MUNDO AL MISMO TIEMPO; IMAGINARSE A TRAVÉS DE REDES

6La nueva posición de Taiwan y Singapur no se puede disociar de la manera en que los gobiernos de estos países han manejado su apertura al capital internacional en el periodo anterior, ni de su constante afán de afirmación territorial. Dichos estados se constituyeron en ruptura y en oposición respecto a sus territorios de origen —China y Malasia— y han manifestado muy temprano su diferencia frente al entorno regional, al proyectar su economía en el espacio internacional y al manifestar la ambición de convertirse en modelos exitosos del desarrollo capitalista en Asia. Desde luego la posición de adelanto excepcional que acabaron por adquirir en la región, se debe en gran parte a la elaboración de una estrategia favorable al desarrollo de las empresas locales, destinada a orientar su dependencia de las firmas extranjeras en el sentido de la acumulación y del desarrollo interno; todo ello desembocó en la formación de poderosas burguesías. Pero la rapidez con la que estos países reaccionaron ante el contexto de los ochenta y las nuevas dinámicas empresariales que lo caracterizaron, corresponde estrechamente a las condiciones y las estrategias de expansión de estos empresarios (Paix y Petit, 1990a, 1990b).

7Si bien su trayectoria económica ha sido diferente —comerciante y financiera en un caso, industrial en el otro— los empresarios de Singapur y de Taiwan comparten algunos rasgos de identidad relacionados con su historia y sus orígenes, cuya reactualización resulta decisiva en su capacidad de adaptación y de internacionalización, así como en su recomposición. En efecto, parecen sacar de su historia particular dos ventajas esenciales en la competencia mundial; una facultad de pensar el territorio y el mundo al mismo tiempo; una capacidad de concebirse como parte de una red.

Las herencias de la historia: fuertes potencialidades empresriales; burguesías abiertas hacia varios mundos

8La movilidad geográfica y mental que muestran hoy los empresarios de Singapur y de Taiwan no es nueva. Se arraiga profundamente en una práctica transnacional antigua y en una larga experiencia de mediación entre Asia —específicamente en China— y el mundo exterior.

9En Singapur, la burguesía de origen chino que constituye hoy el núcleo fuerte de los empresarios locales, es a la vez antigua y heteróclita. Está formada principalmente por dos grupos: uno, cuyo ascenso durante el periodo colonial se basó en la explotación y la colecta de las materias primas y en funciones de la mediación comercial y financiera entre las firmas europeas y la región; es la fracción más arraigada en Singapur. El otro, de origen comerciante y /o industrial cuya acumulación inicial, a principios de siglo o más recientemente, se realizó fuera de Singapur, pero hizo de la ciudad una de sus bases en la región (Paix y Petit, 1986, 1987).

10Todos estos grupos familiares provienen de las comunidades de comerciantes instaladas desde hace mucho tiempo en la región, y han llegado con las olas de inmigración China atraídas, a finales del siglo xix, por la explotación colonial; tienen como características el haber fundado su expansión en una base “transnacional” y haberse apoyado en la dispersión familiar y la constitución de redes de comunidades estructuradas en torno a múltiples asociaciones de empresarios o de ayuda mutua y de solidaridad de clanes que suelen haber fomentado. Otra de sus características ligada a la precedente, es por una parte, el haber desarrollado a largo plazo una lógica muy especulativa que han perpetuado, y por otra, el haber mantenido una independencia considerable respecto al Estado (Paix y Petit, 1990; Paix, 1993; Margolin, 1988 y 1989; Rodan, 1989; Yoshihara, 1989; Clad, 1989).

11Gracias a la extensión espacial del respaldo de una comunidad dispersa y a sus lazos con China, algunos de estos empresarios se impusieron muy rápidamente como los intermediarios indispensables entre las grandes compañías europeas y las poblaciones locales, controlando la inmigración —y por ende la mano de obra— y desarrollando redes muy extensas de pequeños intermediarios comerciales que dependían de ellos (Lim y Gosling, 1983). Luego, con base en ello y aprovechando la expansión de las funciones de bodega de Singapur, se diversificaron rápidamente en el sector financiero creando bancos que son hoy el florón de la actividad financiera de Singapur. Además de resistir a las contingencias del mercado, esta capacidad de juego en varios espacios y niveles de relaciones les permitió también, desde principios de siglo, ampliar su campo de acción económica mucho más allá de la región cercana, en Asia y en China.

12Gracias a esta posición de intermediarios, que se conjugaba con una ambición de éxito económico y de afirmación frente a China, se impusieron también durante todo este periodo como los mediadores esenciales a nivel cultural y político; líderes de su comunidad en Singapur, fueron los intermediarios entre la población china y el poder colonial. Activos partidarios de la revolución republicana china y de la difusión de las ideas modernistas en su país, desempeñaron también un papel importante en el desarrollo de China y en su apertura hacia el exterior, por medio de sus inversiones o por sus intervenciones socioculturales y políticas, alentadas por los llamados ansiosos de las autoridades a los chinos de la diáspora para que contribuyeran a la recuperación de su economía, así como por su deseo de reconocimiento por parte de China. En este marco, se afirmaron hasta la guerra como los portavoces de los chinos de ultramar, haciendo de Singapur el centro de la diáspora en Asia (Hwang Yen Ching, 1976; Godley, 1981; Yong, 1987; Paix y Petit, 1991).

13En el periodo posterior a la independencia y a la apertura de Singapur al capital internacional durante los años sesenta, esta burguesía prosiguió su expansión con las mismas orientaciones. En primer lugar, fortaleció su papel de intermediario comercial de las firmas extranjeras en Malasia y en Indonesia, al reactivar las redes de relaciones que tenía en la región. No se orientó hacia la industria, que seguía en manos de las firmas extranjeras y del Estado, pero sin perder su gran independencia; apoyó ampliamente tanto la voluntad del gobierno de destacar a Singapur en la región, como la estrategia de apertura basada en el desarrollo conjunto de la industria de exportación y de servicios, que podía convertir de nuevo al único “Estado chino” de la región en una base estable para los chinos de la diáspora. Se valió de la rápida expansión de la isla a raíz de la delocalización de los capitales extranjeros, para consolidar sus posiciones en los sectores que le eran familiares (el comercio, las finanzas y el sector inmobiliario). Por otra parte, se renovó con nuevos grupos de negociantes que se habían destacado en los países vecinos gracias a su proximidad con el poder político, los cuales hicieron que Singapur se volviera otra vez un refugio para sus capitales y una de sus bases de operación en Asia. Todo ello le permitió fortalecer sus relaciones con los grupos de negociantes chinos de la región, así como extender sus actividades a toda Asia —ya sea a través de sus bancos o de participaciones financieras cruzadas—, fenómenos alentados por la persistencia de una lógica especulativa y su estrecho margen de maniobra en Singapur (Paix, 1993).

  • 4 Después del censo de 1990, la población de Singapur era de casi tres millones de personas, de las (...)
  • 5 En Singapur, las grandes empresas controladas por el Estado y las firmas extranjeras siguen siendo (...)

14De modo que los empresarios chinos siempre han combinado un doble arraigo territorial y regional con una gran experiencia internacional. Esta característica se vio fortalecida por la “policulturalidad” de la población de Singapur y la presencia de otras diásporas,4 así como por la atracción, constante desde los años sesenta, de las firmas extranjeras a Singapur. Es cierto que la economía seguía siendo controlada por las firmas extranjeras y un poderoso sector estatal, pero Singapur no dejaba de contar con considerables potencialidades empresariales en el contexto de la liberalización de los países asiáticos y de China. Éstas se han visto confirmadas durante la última década por la expansión de los antiguos grupos y el surgimiento de una nueva clase empresarial en las actividades de vanguardia, así como por una afirmación de los empresarios frente al Estado.5

  • 6 En Taiwán, la participación de las inversiones directas extranjeras en la formación del capital si (...)

15En Taiwan, donde la colonización japonesa había impedido el surgimiento de una burguesía, la formación de una clase de empresarios locales es más reciente. Existe desde los cincuenta, cuando el gobierno nacionalista chino refugiado en la isla emprendió su política de sustitución de importaciones, pero sólo se manifestó verdaderamente a partir de los años sesenta, cuando Taiwan se abrió a los capitales extranjeros y a la exportación. Compuesto por un grupo reducido de industriales que huyeron de China en 1949, así como por taiwaneses establecidos en la isla desde hace mucho tiempo y entre los cuales algunos habían adquirido una experiencia industrial y comercial en las empresas japonesas, la nueva clase de empresarios se constituyó en una base esencialmente industrial, al ubicarse totalmente en la órbita de Estados Unidos y Japón. Debido a las condiciones particulares de su desarrollo, se distingue también de Singapur, por un dinamismo empresarial sumamente fuerte que se ha manifestado, conjuntamente a la formación de poderosos grupos capitalistas que controlan una parte considerable de la economía, a través de la renovación constante de pequeños y medianos empresarios industriales que han mostrado grandes capacidades de adaptación6 (Paix y Petit, 1990a, 1990b; Gold, 1981, 1986).

16Al igual que en Singapur, su desarrollo se arraiga en la memoria de una práctica transnacional ya antigua y se ha constituido en bases semejantes en varios aspectos: la mediación entre las firmas extranjeras y la sociedad local, junto con la persistencia de una lógica patrimonial afirmada y la constitución de redes familiares, étnicas y empresariales a la vez densas y flexibles que los ponen en una posición de independencia respecto al Estado; una posición de relativa “exterioridad” y de inseguridad para con China que se ha concretado tanto en un afán de éxito económico y de fuerte afirmación territorial, como en la preservación o el desarrollo de sus relaciones en el seno de las diáspora.

17Los chinos de Taiwan cuentan con una fuerte tradición agrícola, pero al igual que sus homólogos de la diáspora, siempre hicieron negocios con China y el resto de Asia. Bajo la colonización japonesa, algunas de las grandes familias acaudaladas que se habían sometido al poder colonial desempeñaron un papel de mediación entre China y Japón (Gold, 1981). Muy apegados a China, aunque se hayan desligado muy temprano de ella y siempre hayan reivindicado su independencia insular, los miembros de la élite taiwanesa también habían apoyado el movimiento republicano chino y afirmado su ambición de contribuir a la recuperación de China (Hamley, 1964).

18Es en gran parte su manera de reanudar muy rápidamente sus relaciones con los japoneses lo que les ha permitido garantizar una movilidad social también rápida hacia la empresa. Si bien la constitución de una clase empresarial en Taiwan corresponde claramente a la voluntad del gobierno nacionalista, y si una parte de la burguesía de Taiwan debe su ascenso en los años cincuenta al apoyo del Estado, la mayor parte de los empresarios han respaldado su expansión a partir de los años sesenta, cuando se impusieron, a través de la maquila, como intermediarios privilegiados entre las firmas japonesas o europeas y la sociedad local, apoyándose en redes de pequeñas empresas, también subcontratadas por las primeras. La posición de exclusión social y política en la que se encontraba la élite taiwanesa y la situación de gran inseguridad y de ruptura con China en la que se veían los empresarios de la época, explican en gran parte la estrategia destinada a preservar su independencia respecto al poder y darles los medios para un ascenso y un reconocimiento social que les faltaba. Aunque no todos compartían la ambición del kmt de reconquista política de China, afirmaron de este modo su deseo de poner a Taiwán en posición de “éxito económico” y de superioridad respecto a China, y confortaron la estrategia del gobierno en este sentido; cumplieron con todo ello al demostrar capacidades de adaptación continua en el sector industrial (Paix y Petit, 1990b, 1991a).

19Aunque su expansión se haya efectuado “dando la espalda” a China y a la región, los empresarios de Taiwan nunca dejaron de mantener relaciones estrechas con los medios de la diáspora en Asia —particularmente con los de Singapur y Hong Kong— así como con los de Estados Unidos, donde algunos miembros de su familia se habían establecido, ya sea por medio de sus relaciones personales y menos frecuentemente de inversiones realizadas en Asia, a través de asociaciones o en el marco de las relaciones diplomáticas. La dispersión de las familias, tanto antes como después de 1949, y la inseguridad inherente a la situación geopolítica de Taiwán han contribuido a ello, pero por razones obvias estas relaciones fueron cuidadosamente preservadas por el kmt y sus órganos de propaganda, tanto desde Taiwan como desde el exterior, particularmente de Hong Kong. Los taiwaneses de origen y por supuesto los empresarios venidos del continente en 1949, nunca han dejado de mantener, a pesar de la ruptura con China, sus relaciones personales y familiares con el otro lado del estrecho.

20En los años ochenta, cuando el esfuerzo de adaptación y de internacionalización de las empresas se planteó como la única forma de mantener el crecimiento y que simultáneamente la apertura de los mercados asiáticos y de China les podía ofrecer nuevas oportunidades de expansión en Asia, los empresarios de Taiwan y Singapur se veían en una posición ventajosa. Contaban con lazos estrechos de confianza con las firmas extranjeras y con redes muy diversificadas, a menudo poderosas, en los medios de negociantes chinos y al más alto nivel del poder político en la región. Su ascenso, que se había caracterizado por una adaptación constante a las normas técnicas internacionales y a nuevos conocimientos o experiencias, los situaba también en una posición de cambio, y podían contar con los logros de las políticas llevadas a cabo en el periodo anterior, que habían creado las condiciones de una mayor atracción de las firmas extranjeras junto con las bases de una renovación de las capacidades y competencias empresariales.

La valorización de los recursos humanos y relacionales de la diáspora

21En los años ochenta, los empresarios fueron sometidos, como es bien sabido, a un imperativo esencial: adquirir nuevas capacidades y tecnologías para incrementar la productividad de las empresas o entablar una readaptación en sectores más eficientes que les permitieran preservar su ventaja comparativa respecto a las firmas extranjeras y su competitividad en el mercado mundial, así como, en el caso de Taiwán, resistir a la liberalización forzada de su mercado interno.

  • 7 Hasta finales de los años ochenta el sector bancario en Taiwan estaba totalmente controlado por el (...)

22Estas readaptaciones no se hicieron sin dificultades. Se vieron obstaculizadas en ambos casos por una escasez de mano de obra calificada y de redes de acceso directo al mercado internacional, así como por una fuerte retención de ciertas tecnologías por parte de las grandes firmas internacionales. Pero lo cierto es que la fase de transición y de crisis a mediados de los años ochenta, que acarreó muchas quiebras y desapariciones de empresas, particularmente en las actividades que requerían de más mano de obra, fue reveladora de una impresionante capacidad de adaptación por parte de los empresarios. En tan sólo unos años, los industriales de Taiwán pasaron muy rápidamente a producciones más sofisticadas, y se impusieron en nuevos sectores, como por ejemplo la computación; con la misma rapidez, aprovecharon la liberalización de la economía, impuesta en parte por Estados Unidos, para invertir en nuevos sectores que no les eran familiares: la banca, el comercio y la distribución comercial, y más ampliamente el servicio a las empresas.7 En Singapur, donde los empresarios siempre tuvieron una influencia más limitada en la economía y habían mantenido su actividad en sectores reducidos, el periodo posterior a la crisis de los años ochenta se caracterizó también por una creciente competitividad en los servicios —en los sectores tradicionales, como la banca, las finanzas y el inmobiliario— así como en los servicios a las empresas, con el surgimiento de una nueva clase de empresarios profesionales (Paix y Riviére d’Arc, 1994; Leer Tsao Yuan y Low, 1990).

  • 8 En Taiwan, la proporción de los gastos de investigación y desarrollo en el pnb, que sólo era 0.48% (...)
  • 9 En 1990, el gobierno de Singapur elaboró un plan nacional de desarrollo tecnológico muy ambicioso (...)

23La velocidad con la que los empresarios han abordado el viraje decisivo no se puede disociar de los logros ligados a las estrategias de desarrollo elaboradas por los gobiernos de estos países a partir de los años sesenta, ni de sus facultades de anticipación que se manifestaron desde finales de los años setenta y principios de los años ochenta a través de esfuerzos constantes para garantizar una elevación de las aptitudes técnicas e industriales y mantener a su territorio en una posición de ventaja comparativa para las firmas extranjeras al adquirir nuevas tecnologías (Ho, 1978; Margolin, 1989; Ro-dan, 1989; Maurer y Régnier, 1989; Gamblin, 1992; Simon y Kau, 1992; Law, 1991). Desde este periodo, la gran atención que se daba a la enseñanza se redobló con esfuerzos a favor de la formación de ingenieros y de científicos, con inversiones considerables en materia de infraestructura industrial y de investigación, así como con nuevas medidas incentivas destinadas a ayudar a las empresas locales a adquirir nuevas tecnologías o a fomentar la creación de empresas innovadoras en sectores competitivos internacionales. Es el caso en Taiwan, con la creación de parques industriales destinados a las empresas de alta tecnología, como el de Hsinchu a principios de los ochenta; con la formación de empresas “modelo” y de institutos de investigación que garantizan la transferencia al sector privado de tecnologías extranjeras o que sirven de polo de innovación para las empresas locales; y más ampliamente con inversiones considerables en materia de infraestructura y de investigación (una de las prioridades del gobierno en el marco del plan sexenal de 1991), y la participación activa del Estado en el financiamiento de empresas mixtas que asocian las grandes empresas locales y las firmas extranjeras.8 Ocurre lo mismo en Singapur, donde desde finales de los años sesenta, el gobierno había anticipado una readaptación hacia sectores de más alta tecnología así como la delocalización de las producciones que utilizan mucha mano de obra, y había tomado medidas de incremento salarial; a mediados de los años ochenta el Estado ha realizado grandes inversiones para el desarrollo de empresas de alta tecnología en asociación con firmas extranjeras, así como para la creación de un ambiente favorable. Desde principios de los años noventa, la importancia otorgada a la formación se ha visto fortalecida por el desarrollo de institutos de tecnología y de centros de investigación integrados a zonas industriales especializadas y por apoyos activos a las pequeñas y medianas empresas innovadoras.9 En ambos casos, y a pesar de una falta crucial de mano de obra calificada, la constante intervención del Estado creó el ambiente muy propicio para una reorientación de la economía hacia nuevos sectores y para un creciente dinamismo de las empresas locales; todo ello gracias también a la instauración de grandes proyectos de infraestructura en el sector de las comunicaciones y de la información que han jugado un papel atractivo para las firmas multinacionales, y a la segunda ola de delocalización de los países extranjeros —particularmente japoneses— que las empresas locales supieron aprovechar.

24En distintos grados, la inmersión de los empresarios en medios altamente internacionalizados y sus relaciones estrechas con las grandes firmas extranjeras había contribuido también a una elevación constante de los conocimientos y de las aptitudes, ya sea por medio de la maquila y del empleo, o de la llegada al mercado de trabajo de una nueva generación de profesionales más abiertos a la cultura occidental y más preparados.

25Pero más allá de estos logros, un primer elemento que parece determinante en la creciente competitividad de estos países, junto con el surgimiento de una nueva generación de profesionales y un clima favorable para una movilización social en la empresa, es la capacidad de aprovechar los recursos de la diáspora para atraer competencias externas que les permitan compensar sus deficiencias en este sector y les dé mayores oportunidades de acceder a tecnologías innovadoras, y más ampliamente a las redes mundiales necesarias para dedicarse a nuevas actividades y diversificar sus mercados.

26Tanto en Taiwan como en Singapur, la liberalización de los países asiáticos y las nuevas coacciones a las que se vieron sometidos tuvieron lugar en un momento clave de transición social caracterizado por la aparición de una importante clase media; transición que sólo vio surgir paralelamente una democratización en el caso de Taiwan, pero que se manifestó en ambos casos por medio de una renovación de las generaciones en las empresas, y de una intensa movilidad empresarial de profesionales —provenientes de la burguesía o de las nuevas clases medias— con un nivel de formación elevado, una capacidad técnica, y nuevas relaciones con las firmas extranjeras; una generación a menudo formada en empresas extranjeras y que, gracias a sus experiencias profesionales y al capital técnico y relacional que supo adquirir, es capaz de entrar a nuevos sectores de actividad y de introducir cambios prometedores de una mayor competitividad.

27La apertura de los países asiáticos y los nuevos imperativos de internacionalización a los cuales fueron sometidos los empresarios desde mediados de los años ochenta así como la competencia más dura que esta situación implicó, generaron una mayor movilidad de los hombres, que llevó a los empresarios a tomar conciencia de los recursos en términos de aptitudes humanas de la diáspora y de las posibilidades que les podía abrir en el contexto de la mundialización.

28De modo que desde principios de los años ochenta en Taiwan y un poco después en Singapur, los gobiernos procuraron compensar la falta de mano de obra calificada y la fuga de cerebros (brain drain) al crear, gracias a medidas incentivas, las posibilidades de una atracción de los profesionales de la diáspora —particularmente los de Hong Kong y de Estados Unidos— en los sectores de altas tecnologías. De acuerdo con esta estrategia, se tomaron en seguida medidas para inducir a los empresarios a invertir en Europa o en Estados Unidos, con el fin de soslayar las medidas proteccionistas, y sobre todo, de poder adquirir tecnologías y redes de distribución a través de la compra de empresas extranjeras.

  • 10 Entre las empresas del parque industrial de altas tecnologías de Hsinchu, cuyo número pasó de 56 e (...)

29La aplicación de esta estrategia resultó más eficiente en Taiwan, donde tanto el proceso de democratización emprendido a finales de los años ochenta como las posibilidades de implantación ofrecidas, hicieron que regresaran de Estados Unidos grandes cantidades de profesionales chinos, a menudo originarios de Taiwan. Lo anterior también contribuyó al surgimiento y a la consolidación, junto a los grandes grupos industriales, de una nueva clase de empresarios en las altas tecnologías, cuyo ascenso fue muy rápido y que desempeñaron un papel de catalizador, influyente en el desplazamiento de profesionales hacia Taiwan y más ampliamente en la dinamización de un tejido empresarial en estos sectores de actividad. Provenientes de las clases medias emigradas a Estados Unidos, donde recibieron una formación de ingenieros en las grandes universidades y adquirieron experiencia en las grandes firmas extranjeras, suelen apoyar su expansión en toda una comunidad de ingenieros que atrajeron con ellos y que como ellos, dieron sus primeros pasos en Estados Unidos. Gracias a estas redes de experiencia y de relaciones establecidas con las firmas estadunidense, que han mantenido al crear antenas en la Silicon Valley para poder participar en la difusión de las innovaciones, algunos de ellos pudieron pasar muy rápidamente de la maquila a una verdadera colaboración con las grandes firmas extranjeras.10

  • 11 Para incrementar el pool de competencias locales, el gobierno de Singapur instauró una reglamentac (...)

30En Singapur, que no cuenta con lazos tan estrechos con la diáspora de Estados Unidos, y donde el autoritarismo constante del gobierno alienta más bien el brain drain, la situación es un poco distinta. Las potencialidades industriales y las posibilidades de atracción de los miembros competentes de la diáspora son más reducidas y el gobierno de Singapur ha desarrollado una estrategia diversificada para atraer a los ingenieros y científicos del extranjero —de los países del Este por ejemplo—.11Las grandes empresas aprovecharon también el regreso de profesionales formados en el extranjero, a los cuales se sumaron recientemente unos chinos de Hong Kong que buscaban un lugar estable antes de 1997.

31Más allá de las políticas gubernamentales, lo que parece desempeñar un papel clave en las capacidades actuales de los empresarios para abrirse a nuevos mercados, adquirir conocimientos o establecer relaciones más estrechas con las firmas extranjeras, es la movilización de las redes sociales, políticas y profesionales en el seno de la diáspora, y ello —lo que es nuevo— en una base más colectiva y a escala mundial. Es también en este marco, en el que se desarrolla una mayor profesionalización de las relaciones en la diáspora —que solían basarse en los lazos familiares o de confianza personal— así como una toma de conciencia más clara de su poder político y social. Esta identificación más fuerte con la diáspora en su conjunto se ha impulsado desde mediados de los años ochenta por una mayor movilidad de los hombres y de los capitales, y en el marco de la reubicación de su producción empleadora de mano de obra y de participaciones financieras cruzadas, por un fortalecimiento rápido de los lazos entre los empresarios, echando mano de todas las redes posibles —individuales, familiares y de clanes. Paralelamente, desde principios de los años noventa se organizaron foros mundiales anuales de empresarios chinos —el primero fue una iniciativa de la Cámara China de Comercio de Singapur (sccc)—, prolifera-ron las delegaciones profesionales en el extranjero, y en el caso de Taiwan, se observó una reactivación intensa de sus poderosas camarillas en Estados Unidos que contribuyen a dotar a los empresarios de redes más adecuadas, ya sea para entrar en nuevos mercados, negociar nuevas alianzas con las firmas extranjeras o adquirir nuevas tecnologías o experiencias, y más globalmente acceder a los medios de negocios internacionales (sccc, 1991). Además, sus inversiones externas se han ampliado considerablemente y su expansión en los mercados occidentales les ha permitido reducir en gran parte su dependencia del mercado norteamericano. En Singapur, la revalorización de los recursos de la diáspora y de sus redes les hizo tomar conciencia de la riqueza que representa el multiculturalismo de la población. Los empresarios chinos, alentados por el gobierno, empiezan de este modo a establecer relaciones con los medios de negocios de la diás-pora indú que les pueden proporcionar las experiencias profesionales que les faltan, o redes de acceso a nuevos mercados.

La exaltación del cosmopolitismo y la facultad de combinar constantemente redes regionales y mundiales: un papel de mediación reafirmado

32Un segundo elemento que influye en la competitividad de esos países y en los constantes logros de los empresarios, y que explica también la reactivación de sus redes en el seno de la diáspora y de sus multipertenencias, son sus considerables posibilidades de implantación y de acceso a los mercados asiáticos y chinos, que les permiten desempeñar a mayor escala un papel de mediación económica y cultural en Asia y cumplir en parte con uno de los imperativos que se les impuso desde los años ochenta: la diversificación de sus mercados.

33La expansión de los empresarios locales durante la última década se apoyó principalmente en la reubicación en Asia y en China de las producciones empleadoras de mano de obra que subcontratan para firmas extranjeras en Taiwan o en Singapur, así como en una extensión de sus relaciones comerciales en la región.

34Las redes de acceso a los mercados asiáticos y a China son muy variadas, según se trate de grandes grupos que se respaldan en un fortalecimiento de sus relaciones de negocios y que cuentan con nexos políticos a los más altos niveles, o bien, de pequeñas empresas. En cuanto a los circuitos utilizados, difieren también entre Taiwán y Singapur, debido particularmente a su situación política distinta respecto a China, y a la densidad variable de las redes con las que cuentan los empresarios. Los de Singapur tienen un acceso más fácil a las redes que les permiten implantarse o entrar en nuevos mercados de Asia del sureste que los de Taiwán, los cuales se ven a veces obligados a echar mano de las relaciones con sus primos de Singapur. Los de Taiwán cuentan con mayores oportunidades en China; pero de manera general, su implantación en Asia implica la combinación simultánea de todo tipo de relaciones: familiares, personales, de clanes o profesionales y políticas en el seno de la diáspora, y se apoya en la colaboración con socios chinos y asiáticos, lo que les da grandes facilidades para acceder a todos los recursos humanos y materiales necesarios para el funcionamiento de sus empresas o la información acerca del mercado. Se basa cada vez más en una profesionalización de las relaciones, la cual, en el contexto de ascenso de nuevas clases medias muy preparadas en Asia y de la informatización de las operaciones, aumenta sus posibilidades de control a distancia de sus actividades en la región. Desde luego, todas estas posibilidades de implantación se vieron facilitadas por los fuertes enlaces que esta expansión ha creado entre los medios de negocios chinos y los de la región, así como por la densificación creciente de las redes de la diáspora en las grandes ciudades de Asia, y prioritariamente en Hong Kong, donde transitan sus operaciones en China.

35La rapidez con la que los empresarios de Taiwán y Singapur han reubicado sus producciones empleadoras de mano de obra y extendido sus actividades en Asia y en China, se debe en gran parte a la reactivación de las relaciones que habían establecido o mantenido en la región, y no se puede disociar de una movilidad mental y geográfica apegada a sus orígenes. Muy pronto se percataron de la oportunidad que representaba la apertura de los mercados asiáticos y de China, y a mediados de los años ochenta ya habían empezado a extenderse en la región, gracias a su capital relacional y a menudo, de manera muy informal, soslayando las reglamentaciones estatales y rebasando las fronteras; es el caso particular de los empresarios taiwaneses que invirtieron rápidamente en el continente antes siquiera de la liberalización del control cambiario y a pesar de que sean imposibles las relaciones directas con China. En cuanto a la magnitud de su movimiento de expansión, que se apoya en una estrategia que abarca toda Asia, se debe en gran parte a su cosmopolitismo así como a la ambigüedad de sus relaciones con China, que los incita a una dispersión muy amplia de sus inversiones. En efecto, cuentan con una larga experiencia de las prácticas occidentales y asiáticas junto con un conocimiento lingüístico y cultural recientemente fortalecido por la llegada de una nueva generación formada en el extranjero, que los ubica en la conjunción de todo el mundo y que les da posibilidades inmensas para interponerse en la apertura de los países asiáticos ante las firmas extranjeras y difundir las competencias necesarias para su inserción en el mercado mundial. Esta posición se vio fortalecida en la última década, por el papel de modelo que tienen en Asia y los llamados insistentes y repetidos de China y de los países asiáticos para atraer sus competencias, que los convirtieron en intermediarios indispensables de la penetración de las firmas extranjeras en la región (Wang Gungwu, 1991; Paix y Petit, 1991b).

36Pero lo que cuenta, son las nuevas capacidades de desarrollo que todo esto les ha dado en su propio país. En efecto, es antes que nada gracias a esta expansión en Asia que los grandes y pequeños empresarios han logrado financiar la readaptación de sus empresas. En la industria, gracias a la fiabilidad de las empresas que han creado en el exterior, la reubicación de sus producciones empleadoras de mano de obra les ha permitido preservar su posición de maquiladora para las firmas extranjeras y a través de ello el acceso al mercado internacional, que aún no conocían en los años ochenta. De modo que los contratos de maquila se negocian y se concluyen directamente en Taipei y Singapur; pero su expansión en Asia y en China y las ganancias que ésta les proporcionó también les han permitido diversificar sus actividades en nuevos sectores o modernizar sus empresas en un sentido que mantuviera su competitividad en los mercados externos e internos, y sobre todo, establecer en ese marco nuevas alianzas con las firmas extranjeras. Esto resulta particularmente cierto en Taiwán, pero ambos países han consolidado a lo largo de los años su papel de mediación del capital internacional en Asia, ya sea mediante la maquiladora o de asociaciones basadas en un reparto de las aptitudes; todo ello se acentuó últimamente debido a las dificultades que encuentran las firmas extranjeras para implantarse en China y a las incertidumbres que amenazan su porvenir, así como el de Hong Kong después de 1997, además de las estrategias de regionalización emprendidas por el Estado en ambos países.

37En efecto, este papel creciente de mediación económica y cultural que se concreta hoy en considerables movimientos de capital e inversiones muy importantes en la región, recibió el apoyo determinado desde mediados de los años ochenta de los gobiernos de ambos países y de China, que vio en ellos modelos de eficiencia de los que podría inspirarse, y que desde principios de los años ochenta ha recurrido a los capitales y a la eficiencia de los chinos del exterior, incluso los de Taiwan.

38En Singapur, el gobierno fue el instigador de un acuerdo con Malasia e Indonesia para facilitar la reubicación de las empresas de mano de obra en sus fronteras, pero preservándole a la ciudad Estado su papel de base de operaciones de las firmas extranjeras en la región, que se concretó a principios de los años noventa en la creación del triángulo de crecimiento que une a Singapur con Johore y con las islas de Riau (Lee Tsao Yuan, 1991). Desde principios de los años ochenta, y mucho antes del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con China, reanudó sus relaciones privilegiadas con las autoridades chinas al imponerse como mediador en la apertura de este país hacia el exterior. Al acercarse a los medios chinos de Singapur y al desarrollar una política de “nueva sinización” de la isla, contribuyó ampliamente a la negociación de importantes contratos en el mercado chino y facilitó el acceso de las firmas locales en China. En Taiwán, la situación es un tanto diferente, debido al conflicto político con China, que se sigue traduciendo hoy en día por una ausencia de relaciones políticas entre ambas orillas del estrecho, a pesar de la magnitud de los intercambios y de los flujos de capitales que han convertido a Taiwan en uno de los principales inversionistas en China y el segundo socio comercial después de Estados Unidos. La formación del triángulo de crecimiento que une a Taiwán con Hong Kong y China del Sur sólo se debe a la iniciativa de los empresarios, y el gobierno incluso intenta limitar una integración demasiado fuerte con el continente que le quitaría sus posibilidades de negociación política con China (Simon y Kau, 1992). Pero por lo mismo, apoyó la internacionalización de las empresas en otros países de Asia para que Taiwán preserve su autonomía y fortalezca sus relaciones económicas con China, con el fin de tener más peso en la solución del conflicto entre ambas partes. Y al igual que Singapur, defiende ahora una política destinada a imponer a Taiwán como centro financiero y sede de las firmas extranjeras que operan en la región.

39Tanto en Taiwán como en Singapur, las estrategias de internacionalización y las redes externas desarrolladas conjuntamente por los empresarios y el Estado han contribuido ampliamente a la adaptación de su economía así como a la adquisición de una posición céntrica regional. Asimismo fortalecieron un deseo constante de otorgar a su territorio una posición de vanguardia y de modelo económico en Asia.

Una fuerte movilización de la identidad

40Un tercer elemento que juega un papel importante en la adaptación de esas economías y en las nuevas dinámicas empresariales que la impulsan es, a nivel de las representaciones y del discurso, la exaltación y la reactualización por parte de los empresarios y de las élites políticas de algunos rasgos de identidad sociocultural, territorial y espacial (replanteados ante las mutaciones actuales de su sociedad y los nuevos imperativos de la competencia mundial), que pueden contribuir a mantener su competitividad internacional y las estrategias económicas que han emprendido.

41En efecto, la manera en que estos países se distinguieron de su entorno regional y la posición de modelo y adelanto que acabaron por adquirir habían creado un sentimiento de apego a la identidad territorial (que fue reactivado desde los años ochenta por el nuevo contexto internacional y regional y la llegada de una generación más arraigada a la realidad nacional y muy apegada a la preservación de los logros del periodo anterior), que los empresarios han manifestado al desarrollar un discurso muy ofensivo acerca de su identidad, destinado a legitimar su afán de afirmación territorial y la nueva posición de su país.

42Tanto en Taiwán como en Singapur, la construcción de ese discurso —constitutivo de las estrategias de adaptación y de internacionalización que han desarrollado desde mediados de los años ochenta y del nuevo papel que empezaron a jugar en Asia y en China—, se apoya antes que nada en el resurgimiento de algunos rasgos de su historia y de su cultura destinados a dar una nueva interpretación de su especificidad territorial y de las ventajas comparativas con las que cuentan para mantener a su territorio en una posición de doble centralidad regional y mundial, y de independencia respecto a la región. En Singapur, las posibilidades de expansión en Asia y en China, así como la idea de suplantar en parte a Hong Kong después de 1997, los llevaron a reconsiderar su identidad china, insistiendo en sus orígenes y en las cualidades propias de su pertenencia a la diáspora que pueden fortalecer su posición frente al Estado y estimular su expansión regional: el espíritu empresarial y los valores ligados a la energía pionera de sus predecesores, sus facultades para elaborar redes, así como el poder de los chinos de Asia. Pero la recesión de mediados de los años ochenta hizo que resurgiera en las mentes la fragilidad de Singapur, un islote chino perdido en el mundo malayo y muy dependiente del exterior. También el crecimiento acelerado de los países asiáticos y de China, que perciben como una amenaza de inestabilidad política en la región, los llevan a matizar estas afirmaciones y a destacar otros aspectos de su identidad: el cosmopolitismo y el policulturalismo de Singapur —el cual permite su internacionalización y la posición de Global City de la ciudad Estado— así como —de acuerdo con la ideología gubernamental para impulsar el proceso de regionalización en el cual participan activamente—, los valores asiáticos que compartirían con los países vecinos y que legitimaría el ascenso de Asia frente a Occidente. En Taiwán, donde la democratización emprendida a finales de los años ochenta vio surgir un fuerte movimiento de independencia nacional, y donde el proceso de integración económica con el continente provoca el temor a un regreso en el seno de China, los empresarios echan mano de varios rasgos de su historia antigua reprimidos durante los últimos cuarenta años o de su historia reciente que caracterizan su singularidad en el mundo chino y asiático y que avivan su deseo de mantener a Taiwan en una posición de independencia respecto a China, al fortalecer su doble papel regional e internacional; la oposición histórica de la sociedad taiwanesa frente a China; su identidad insular en el conf luyente de China y Japón y sus diferencias respecto a la sociedad china a raíz de su historia colonial y postcolonial y más recientemente de su transición a la democracia que la distingue en toda Asia. Pero, al igual que en Singapur, insisten en su proximidad cultural con los chinos de ultramar y su pertenencia al espacio de la diáspora, y subrayan su cosmopolitismo como una de las principales ventajas en la nueva posición económica de Taiwán.

43En ambos casos, esta voluntad de reafirmación territorial se basó también en la reconstrucción de una imagen de ellos mismos y de su cultura económica destinada a crear nuevamente una cohesión en su grupo y a respaldar su adaptación al contexto internacional. En efecto, tanto en Taiwán como en Singapur, las necesidades de readaptación a las que fueron sometidos los empresarios locales, así como sus repentinas pérdidas de competitividad en ciertos sectores, junto con una recomposición rápida de la clase empresarial y un cambio de comportamientos debido a la llegada de una nueva generación, han quebrantado el capitalismo familiar chino y generado todo un discurso acerca del advenimiento necesario de empresarios de un “nuevo tipo”, cuyos logros económicos se apoyarían en un nuevo sincretismo entre las prácticas modernas de gestión y algunos valores y concepciones propios de la sociedad de esos países. Esta imagen reconstruida, que fue en parte una iniciativa de la nueva generación de empresarios y profesionales formados en las empresas occidentales, así como de intelectuales en general, destaca dos aspectos nuevos del funcionamiento de las empresas que cumplen con los criterios mundiales de la competitividad: el profesionalismo por una parte, y por otra, prácticas de gestión desapegadas del personalismo y del familiarismo. Pero integra también dos tipos de comportamientos que los empresarios consideran como esenciales en su competitividad y sus palabras claves —la flexibilidad y la creatividad—; piensan con razón que la reactualización de estos comportamientos puede resultar crucial en el contexto actual: una fuerte movilidad mental y espacial conjugada con un funcionamiento por medio de redes y con una apertura muy amplia hacia el mundo, cuya eficacia económica se vería duplicada por la pequeña dimensión de las empresas; una ética excepcional del trabajo, del esfuerzo y del ahorro, así como del conocimiento, arraigada en la memoria de la inseguridad y cuya persistencia y eficiencia serían indisociables del espíritu empresarial, de la movilidad social que siguen animando hasta la fecha estas sociedades, y de la reactualización de las prácticas paternalistas que fundamentan las relaciones sociales en las empresas.

  • 12 En efecto, existen al respecto numerosas convergencias de puntos de vista entre los empresarios y (...)

44Todas estas representaciones y construcciones ideológicas, fuertemente impregnadas de culturalismo, resultan a veces algo míticas, y ocultan parte de las deficiencias actuales de los empresarios o las dificultades con las que se enfrentan. En Singapur, la apertura hacia el mundo y su supuesto profesionalismo, contradicen en parte su aislamiento regional y la persistencia de prácticas familiares que limitan su expansión, y en ambos casos es cierto que la exaltación de las virtudes del confucianismo representa una adaptación ante los nuevos comportamientos relacionados con la entrada a la era del consumismo, los cuales se oponen a ellas. Pero legitiman y al mismo tiempo generan un cambio en las prácticas y las estrategias que resulta palpable, y que se ha concretado durante los últimos años mediante logros económicos y de un creciente dinamismo empresarial. Si bien perciben ahora su acción en un espacio que va mucho más allá de su territorio, y si consideran como sus nuevos apéndices —los nuevos triángulos de crecimiento— y más ampliamente Asia, como un espacio al que pertenecen, al mismo tiempo han consolidado su posición y readaptado sus actividades en un sentido que conforta su afán de afirmación nacional. No cabe duda de que en el periodo de transición y de replanteamiento actual, ha resultado clave para estas evoluciones, el que los gobiernos de esos países respalden sus estrategias de desarrollo y su nueva posición económica en un discurso de identidad muy movilizador acerca de las condiciones locales de los logros económicos, y el que hayan anticipado las evoluciones al poner de manifiesto sus ambiciones y lo que, según ellos, haría la singularidad de su territorio.12

Una posición más afirmada en la economía y en la sociedad: la reactualización de las prácticas y de las redes internas

45Más allá del discurso y desde un punto de vista interno, lo que parece desempeñar un papel importante en la adaptación y la modernización de las empresas, o que determina la entrada de los empresarios a nuevos sectores de actividad más competitivos, son por una parte sus aptitudes técnicas y de gestión, así como sus facultades para movilizar a una mano de obra calificada, y por otra, una gran movilidad de los asalariados calificados hacia la empresa que contribuye tanto a una renovación de las empresas locales en sectores más competitivos, como a la flexibilidad de aquéllas, y que da lugar a la formación de nuevas redes empresariales.

46Estas dinámicas se deben en parte al potencial de competencias adquirido localmente y a la presencia de las firmas extranjeras. Pero también reflejan la concepción que los empresarios tienen de las relaciones sociales internas y externas a la empresa, así como la creación o la movilización de redes más adecuadas y adaptadas a las dificultades que tienen que enfrentar hoy en día. Y en ambos casos se arraigan en una exacerbación particularmente fuerte de las lógicas familiares y patrimoniales inherentes a su historia, que se agudiza en el periodo actual por el surgimiento de una clase media de profesionales que cuentan con altas potencialidades empresariales.

47En fin, lo que los empresarios consideran como el centro de sus preocupaciones actuales, y la mejor ventaja con la que cuentan para mejorar la eficiencia de sus empresas y su entrada en sectores más competitivos, son los hombres. A pesar del nivel de calificación adquirido por estos países, uno de sus mayores obstáculos es la falta drástica de mano de obra calificada, que se empeoró en el contexto de un mercado de trabajo muy tenso, debido por una parte a una gran movilidad de los trabajadores que genera un alza de los salarios y dificulta la estabilización de las competencias en la empresa, y por otra, cambios de comportamiento que tienden a alejar la mano de obra de la industria, junto con los desplazamientos sectoriales de mano de obra que han caracterizado la adaptación de las empresas y la diversificación de la economía.

48Si bien son considerables las dificultades actuales, al parecer la atención creciente de los empresarios hacia la enseñanza y la constitución de redes que den acceso a una mano de obra calificada representan un primer intento para superarlas. Es el caso en Taiwán, donde siempre se le ha otorgado una gran importancia a la formación, y donde esta herencia se vio fortalecida por el número cada vez mayor de empresarios de la nueva generación que han creado a lo largo de estos últimos años institutos de formación técnica o escuelas. Pero paralelamente a eso, los empresarios han consolidado sus relaciones con las universidades y los centros de investigación en los que fueron formados, o con los asalariados de las empresas en las que tuvieron sus primeras experiencias profesionales —particularmente las firmas extranjeras— para adquirir nuevos conocimientos.

49Aunque les cueste trabajo estabilizar la mano de obra, se valen de dos tipos de relaciones que contribuyen a fortalecer su competitividad y que les han permitido durante estos últimos años diversificar sus actividades y establecer nuevas alianzas con las firmas extranjeras.

50En el seno de la empresa, los empresarios —y particularmente los de la nueva generación— rompieron progresivamente con el sistema de relaciones familiares y de confianza personal que sigue rigiendo el funcionamiento de numerosos grupos, y fomentaron una profesionalización de las relaciones, la cual mejoró las aptitudes de las empresas para entrar en nuevos sectores y cumplir con los imperativos del mercado internacional. Pero al mismo tiempo han mantenido relaciones paternalistas y no contractuales con sus empleados, y pueden contar con un sentido muy fuerte de la jerarquía vertical de las relaciones y con la persistencia de una ética del trabajo muy alta por parte de los asalariados, que crean las condiciones de una “presurización” considerable de la fuerza de trabajo (Redding, 1990; Paix y Petit, 1991a). Compensada de este modo, la movilidad de los asalariados es aprovechada en el sentido de una mayor flexibilidad, lo que explica en parte el que, gracias a una competencia que se eleva rápidamente, las empresas hayan podido preservar su posición de maquiladoras en el mercado internacional o negociar nuevas formas de asociación con las firmas extranjeras que les permitan acceder a nuevas tecnologías, y ello a pesar de crecientes costos salariales.

51Por otra parte, los empresarios que dirigen los grupos familiares de tipo “conglomerado” han reproducido ampliamente el funcionamiento por medio de redes en las que apoyan su expansión, y aprovechado el surgimiento de una clase de empresarios profesionales formados en las firmas extranjeras y más abiertos a participaciones financieras externas para extender sus actividades a nuevos sectores, al asociarse en la creación de sus empresas. Ahora bien, en contextos en los que la movilidad de los asalariados calificados hacia la empresa es intensa, es cierto que más allá de las relaciones entre las empresas y el sector de maquila, este funcionamiento por redes, que se apoya en participaciones cruzadas entre miembros de una misma familia o en asociaciones informales de financiamiento, y últimamente, como en Taiwán, en la formación de consorcios, ha contribuido a impulsar la recomposición de un tejido de empresas en nuevos sectores.

52Otro elemento que influye a nivel nacional en las capacidades de adaptación de los empresarios es, junto con su afirmación en el ámbito político —aunque ésta sea muy distinta en los dos países— una cuantiosa ayuda del Estado para acelerar la adaptación de las empresas, particularmente por medio de asociaciones que reúnen firmas extranjeras, participación estatal y empresas locales. En Taiwán, los grandes grupos locales siempre han mantenido una gran independencia respecto al Estado; ante la expansión de sus actividades en Asia y en China que desvía una parte de sus capitales, sus relaciones con el gobierno resultaron algo conflictivas. Pero se ven confrontados en el marco de la democratización y de la integración económica acelerada de Taiwan a China, a una inestabilidad política latente que refuerza su voluntad de adaptación, y apoyan activamente la política del gobierno en este sentido. Y es cierto que a pesar de las dificultades que siguen encontrando, el apoyo del Estado ha contribuido ampliamente a su manejo de las altas tecnologías, así como al rápido ascenso de una nueva clase de empresarios en este campo. En Singapur, la situación es distinta, debido a la escasa inserción de la burguesía en el sector industrial; si bien el Estado ha emprendido una política de privatización, no ha dejado de mantener y hasta de fortalecer durante los últimos años su control de la economía mediante las grandes empresas que dirige (Low, 1991; Vennewald, 1994). Pero el periodo reciente se ha caracterizado por un acercamiento entre el Estado y los medios de negocios chinos que pretenden mantener a Singapur en una posición fuerte en la región, así como por un apoyo más activo del gobierno a las pequeñas y medianas empresas en los sectores innovadores que contribuyen a dinamizar el tejido empresarial (Chalmers, 1992). En ambos casos, su expansión actual los lleva a adquirir una posición más firme.

LOS LÍMITES DE LA COMPETITIVIDAD

53Actualmente y más allá de algunas convergencias, las posibilidades de expansión de los empresarios de Taiwán y Singapur son variables, así como el papel que pueden desempeñar en el replanteamiento de la posición que esperan para sus países respectivos.

54En Taiwán, los empresarios en general y los grandes grupos en particular no sólo tienen una posición clave en la economía, que se ve fortalecida por su expansión, sino que cuentan con redes extensas y diversificadas a escala mundial. Lo que hace su fuerza, es el conjugar redes de competencias técnicas y científicas considerables tanto a nivel local como en Estados Unidos, con una gran experiencia industrial y con un tejido de pequeñas y medianas empresas muy flexibles, así como el haber emprendido una diversificación de sus actividades en los servicios, sin dejar de elevar sus capacidades industriales. Esa fuerza se debe también a su capacidad para conciliar relaciones estrechas con firmas extranjeras, con lazos privilegiados con China, así como con relaciones en el seno de la diáspora, a una escala que va mucho más allá del marco de la región propiamente dicha —particularmente en Estados Unidos y en Japón—. Lo que consideran como su territorio predilecto: Taiwán, China del sur, Asia y sus espacios de referencia, no ha dejado de ampliarse. Por lo tanto, pueden esperar que se confirme su papel de mediación, ya que cuentan con una dimensión a la vez regional y mundial.

55Pero les quedan todavía muchas dificultades que superar para poder imponerse más allá de la región y adquirir una autonomía frente al mercado mundial. Han adquirido posiciones clave en ciertos sectores, particularmente en la industria de alta tecnología, pero sólo en producciones masivas y todavía les cuesta trabajo imponerse con su propio nombre. Siguen siendo muy dependientes de los insumos y de las tecnologías extranjeras —particularmente de las firmas japonesas— y sus márgenes de ganancia, que suelen ser muy reducidos, limitan las posibilidades de inversión. Es todavía muy frecuente que trabajen con base en acuerdos de maquiladora, y si bien su adaptación a nuevos sectores es admirable, su internacionalización se asemeja la mayoría de las veces a una delocalización. A nivel internacional, las compras de empresas han desembocado en pérdidas considerables, a pesar de que tengan mayores oportunidades que sus primos de Singapur para implantarse en el extranjero, particularmente en Estados Unidos. Pero aún son pocos los que se han aventurado allá, y de manera general planean su futuro en Asia y en China. Por último, si bien tienen grandes capacidades para asociarse con firmas extranjeras, y si la democratización del régimen puede constituir una ventaja al respecto, aún no se ha concretado el papel que Taiwán podría desempeñar como base regional de sus operaciones, debido a las deficiencias todavía muy grandes en las comunicaciones y en el sector financiero, así como a la inestabilidad latente que impera hoy en el país. Todo depende del arreglo político que Taiwán logre obtener de sus negociaciones con China, y su capacidad para imponerse como centro de servicios —lo que ya se empezó a hacer—, pero en este sentido, es cierto que no gozan de las ventajas de sus homólogos de Singapur.

56En Singapur los grandes grupos privados no desempeñan un papel tan importante en la economía, y el tejido de las pequeñas y medianas empresas, aunque últimamente haya sido muy dinámico, sigue siendo reducido. Las grandes firmas extranjeras prevalecen junto con las de capitales mixtos controladas por el Estado, y son sin duda las que más se han internacionalizado y aprovechado la apertura de los países asiáticos y de China.

57A pesar de las redes muy densas que han tejido con los medios de la diáspora en Asia, las capacidades de expansión de los empresarios locales y sus redes de competencia son también menos extensas que las de sus homólogos de Taiwan, salvo en el caso de los grupos importantes, que son poco numerosos. Algunos de ellos mantienen relaciones privilegiadas con China mediante del intermediario de sus lazos con los medios de negocios de la diáspora o de sus nexos políticos, y realizaron cuantiosas inversiones en este país (Paix y Petit, 1991b; Paix, 1993). Pero en su conjunto, si bien perciben la apertura de China como una oportunidad económica que hay que aprovechar y si comparten con todos los chinos la ambición de ver a ese país imponerse verdaderamente en el escenario mundial, los empresarios de Singapur están muy alejados de aquél tanto lingüística como social y mentalmente. Muchos de ellos redescubren su país de origen con asombro, e incluso con algo de desconfianza, y por lo tanto es más difícil que desempeñen un papel de mediación entre las firmas extranjeras y China (con excepción de las grandes empresas estatales y los grupos de negocios dominantes). Por otra parte, conservan una mentalidad más tradicional, debido a sus actividades comerciales y a la antigüedad de sus relaciones con los países vecinos. La mayoría se sigue limitando a su región cercana y se apoya más en relaciones de confianza personal o en lazos familiares que en relaciones profesionales, lo que limita su expansión. A nivel internacional, aunque sus inversiones en Europa se han incrementado y diversificado, los grupos de negocios han encontrado ciertas dificultades para implantarse fuera de su ámbito regional.

58Sin embargo, durante estos últimos años han adquirido un mayor peso en el sector financiero y en los servicios, y continuaron fortaleciendo sus relaciones con todos los grupos chinos de la región y de Hong Kong, así como de Australia, lo que consolida sus cimientos regionales en una base más amplia y preserva su papel de mediación. El acercamiento a la comunidad indú empieza a orientarlos hacia Asia del sur. Y es cierto que la renovación actual de la clase empresarial, con la llegada de una nueva generación a la vez muy calificada y cosmopolita que impulsa cambios considerables en el funcionamiento de las empresas y que empieza a afirmarse en la industria y en los servicios de vanguardia, contribuye simultáneamente a fortalecer la posición que ha adquirido Singapur como polo de servicios y base regional de operaciones de las firmas multinacionales.

59Por lo tanto los empresarios de Taiwán y de Singapur contemplan papeles muy distintos y sus capacidades de expansión tienen límites. Pero combinan, gracias a su historia y a su pertenencia a la diáspora, una “policulturalidad” que los sitúa en la conjunción de todos los mundos, con un sentido muy fuerte de su identidad comunitaria y ahora de su identidad nacional, y con una posición económica cuya especificidad resulta pertinente; todo ello constituye una serie de ventajas importantes en el marco de la globalización. También combinan sabiamente lo formal con lo informal, una fuerte cohesión comunitaria con grandes capacidades de individuación, una independencia respecto al Estado con una mayor afirmación política y con grandes convergencias de sus acciones y de sus puntos de vista respectivos. Más que otros, parecen contar de este modo con aptitudes para conectarse con algunas redes o para crear o reactivar ciertas relaciones que les permitan conseguir una mayor competitividad económica y para conciliar sus particularismos locales con los nuevos imperativos económicos mundiales. Ellos mismos suelen decir que “los chinos nunca ven el sol acostarse”. Y a ese nivel, en un mundo en el que “el espacio que escasea es el del encuentro” (Guéhenno, 1993) y en que la competitividad de los territorios depende más que nunca de los hombres y de su facultad de acceder a los flujos de información y de manejarlos, es cierto que conjugan formas particulares de apego a su país con un don de ubicuidad y de contacto relacional que son ilustrativos de la nueva relación con el espacio que la mundialización impone a las sociedades.

60Sin embargo, estos fenómenos no se dan solamente en Asia. El análisis comparativo con el norte de México demuestra de este modo que el surgimiento de nuevos espacios de crecimiento está estrechamente ligado a la apertura de los empresarios hacia el exterior así como a la amplitud de sus redes sociales y profesionales, pero que también depende de la reactivación de una identidad forjada en la adversidad, en oposición al Estado y al territorio al que pertenecen, junto con un intenso deseo de afirmación y de reconocimiento territorial (Paix y Riviére d’Arc, 1994). No cabe duda que en la fase de transición actual, en la que cada sociedad está replanteando su situación, la nueva calificación de los territorios y su posición en el escenario mundial están más ligados que nunca a la fuerza de las representaciones y de los discursos que motivan las estrategias y las prácticas de los actores, así como a la capacidad de éstos para ir más allá de su historia y fomentar o imaginar una nueva imagen de sí mismos y de su territorio.

61La manera en que los empresarios de Taiwán y Singapur replantean su posición económica y su creatividad al respecto, son muy ilustrativas de estos fenómenos. Sin embargo, habrá que ver si, en el contexto de los cambios actuales de sociedad y de un proceso de democratización, ya sea efectivo o reivindicado, estos países, que han logrado imponerse a nivel económico, serán capaces de crear un nuevo modelo de gestión de la sociedad compatible con sus ambiciones.

Bibliographie

Bibliografía

Bergére, M. Cl. (1993), Réforme du Communisme et capitalisme chinois d’outre-mer, Nouveaux Mondes, Centre de Recherche Enterprises et Sociétes, núm. 2, Génova, Italia.

Besson D. y Lantéri M. (1994), Ansea, la décennie prodigieuse. Essai sur le développement en Asie du Sud-Est, en La Documentation Française, París, Francia.

— (1984), Business Groups in Taiwan 1983-1984, China Credit Information Service Ltd. R.O.C.

— (1993), Business Groups in Taiwan 1992-1993, China Credit Information Service Ltd. R.O.C.

Cabestan, J.P. (1995), Taiwan-Chine Populaire: L’impossible reúnification, Dunod, ifri, París.

Chalmers, Ian (1992), “Weakening State controls and ideological change in Singapore: the emergence of local capital as a political forcé”, en Working Paper, Asia Research Centre, Murdoch University, Australia.

Chew Soon Beng (1988), Small firms in Singapore, Oxford University Press, Singapur.

Clad, J. (1989), Behind the myth, business, money and power in Southeast Asia, Unwin Hyman, Londres.

Clammer, J. (1993), “Deconstructing values: The establisment of a national ideology and its implications for Singapore’s political future”, en G. Rodan (ed.), Singapore Changes Guard: Social, Political and Economic Directions in the 1990’s, Longmen Cheshire, Nueva York.

— (1992/1993), Le Myth de la race et de la Chine ancienne parmi les Chinois d’outre-mer, States, núm. 7, CNRS, París.

Gamblin, A. (1992), Taiwan - La victore du dragon, sedes, París.

Godley, M. (1981), The Mandarin-capitalists from Nanynag overseas chinese enterprise in the modernization of China, 1893-1911, Cambridge University, Cambridge.

Gold, T.B. (1986), State and society in the Taiwan miracle, M.E. Sharpe, Nueva York.

— (1981), Dependant development in Taiwan, Harvard University, Cambridge, Massachussets.

Guéhenno, J. M. (1993), La fin de la démocratie, Flammarion, París.

Guiheux, G. (1995), “Les conglomérats taiwanais”, Economie Internationale, primer trimestre, París.

Ho, P.S. (1978), Economic Development of Taiwan, 1860-1970, New Haven, Yale.

Hwang Yen, Ching (1976), The overseas chinese and the 1911 revolution, Oxford University Press, Oxford.

Kuo-Shu, Liang (1993), The evolution of Taiwan’s economy in the emerging Asia-Pacific century, Industry of Free China, vol. LXXX, núm. 3, septiembre, Council for Economie Planning and Development, Executive Yuan, Taipei, R.O.C.

Lai Tse-Han, R.H. Myers y Wei Wou (1991), A tragic beginning –The Taiwan uprising of february 28, 1947, Stanford University Press, California.

Lamley, H. (1964), The Taiwan litarati and early japanee rule - 1895-1915 -Japanese oceupation and subsequent responses to colinal rule and modernization, University of Washington, Washington.

Law, L. (1991), The political economy of privatization in Singapore, Me Graw Hill Book, Singapur.

Lee Tsao Yuan y Linda Low (1990), Local entrepreneurship in Singapore - Private and State, Institute of Policy Studies, Time Academic press, Singapur.

— (ed.) (1991), Growth triangle - The Johor- Singapore-Riau Experience, iseas, Institute of Southeast Asian Studies, Singapur.

Lim, L.Y.C. y L.A.P. Gosling (1983), The chínese in southeast Asia, Maruzen, Singapur.

Margolin, J.L. (1988), “Naissance d’une bourgeoisie asiatique non étatique; Les Chinois d’outre-mer en péninsule Malaise au 19é et au début du 20é siécle”, en Pour une histoire du Développement, etats, sociétés, développement, L’Harmattan, París.

— (1989), Singapour 1959-1987, genèse d’un Nouveau pays industriel, L’Harmattan, París.

— (1993), Moniteur du Commerce International (Le MOCI), núm. 1086, CFCE, París.

Maurer, J.L. y Régnier (eds.) (1989), La nouvelle Asie industrielle: enjeux, stratégies et perspectives, Instiut Universitaire des Hautes Etudes Internationales, puf, Genova.

Pann, L. (1990), Sons of the yelbw emperor: A history of the chinese diaspora, Little Brown y Co., Boston.

Paix, C. y M. Petit (1986), Itinéraries et stratégies d’une bourgeoisie: Le cas de Singapour, Strates, núm. 1, cnrs, París, pp. 49-119.

— (1987), La bourgeoisie de Singapour: Une prosopographie, Strates, núm. 2, París, pp. 117-128.

— (1990a), Géostratégies du capital et de l’État á Taiwan et Singapour, Strates, núm. 5, París, pp. 59-81.

— (1990b), “Logiques héritées, nouvelles stratégies: les groupes capitalistes de Taiwan et Singapour face aux défis de l’internationalization”, en C. Paix (ed.), Les bourgeoisies des tiers mondes d’hier á aujourd’hui, Tiers Monde, núm. 124, octubre-diciembre, pp. 735-762.

— (1991a), “L’enterprise à Taiwan: Le pouvoir des mots”, Revue Française de Gestion, núm. 82, París.

— (1991b), “Quand les entrepreneurs de Singapour jouent la carte de la Chine... L’Histoire d’une ambition”, en J.L. Margolin (ed.), Malaysia-Singapour: Le fer lance de l’Ásie du Sud-Est, L’Harmattan, París.

— (1993), “The domestic bourgeoisie: How entrepreneurial?, how international?”, en G. Rodan (ed.), Singapore changes guard -Social, political and economic directions in the 1990’s, Longmen Cheshire, Dt Martins’s Press, Nueva York.

Paix, C. y H. Riviére d’Arc (1994), Les entrepreneurs, acteurs et médiateurs de la nouvelle étape d’internationalisation des deux cotés du Pacifique: Taiwan, Singapour et le Nord-Mexique, Ministére de la Recherche, mimeo, París.

Redding S., Gordon (1990), The spirit of chínese capitalism, Walter de Gruyter, Berlín-Nueva York.

Régnier, P. (1987), Singapour et son environnement régional-Etude d’une cité-Etat au sein du monde Malais, Presses Universitaires de France, Génova.

Rodan, G. (1989), The political economy of Singapore’s industrialization: national state and international capital, Macmillan, Londres.

Simon, D.F. y Y.M. Kau Michael (ed.) (1992), Taiwan beyond the economic miracle, M.E. Sharpe, Nueva York.

Singapore Chinese Chamber of Commerce & Industry (1991), First Chinese Entrepreneurs Convention- A global network, núms. 10-12, Singapur, agosto.

— (1992), Singapore’s Corporate Sector: Size, composition and financial structure, Departament of Statistics, Singapur.

— (1991), Singapore’s Statistical Data Book 1993, Council for Economic Planning & Development, Taipei, R.O.C.

Sree, Kumar (1991), Towards new horizons, Southeast Asian Affairs, iseas, Singapur.

Trolliet, P. (1994), La diaspora chinoise, colección Que sais-je?, Presses Universitaires de France, París.

Vennewald, W. (1994), “Technocrats in the state enterprise system of Singapore”, Working Paper, Asia Research Centre, Murdoch University, Australia.

Wang Gungwu (1991), China and the chinese overseas, Times Academic Press, Singapur.

Young, C.F. (1987), Tan Kah-Kee, the making of an overseas chinese legend, Singapour, Oxford University Press, Singapur.

Yoshihara, Kunio, The rise of Erstatz capitalism in southeast Asia, Oxford University Press, Singapur.

Notes

1 La diáspora china representa alrededor de 50 millones de personas en el mundo, de las cuales 47 millones están en Asia (incluidos Taiwan, Hong Kong y Macao). Su poder financiero es considerable, dado que se estiman los ingresos de los chinos de Asia en un monto equivalente al producto nacional bruto de China, y la diáspora proporciona las dos terceras partes de las inversiones privadas en este país (Redding, 1990; Trolliet, 1994; Bergère, 1993).

2 Taiwan no ha dejado de recibir desde mediados de los ochenta un flujo considerable de capitales extranjeros provenientes de Estados Unidos, Japón y los países europeos. De acuerdo con datos oficiales, el monto de las inversiones extranjeras pasó de 4.7 mil millones de dólares americanos entre 1952 y 1986, a 9.3 entre 1987 y 1992, es decir, un total acumulado de 14 mil millones de dólares, a los que se suman las inversiones de los chinos de ultramar, 81.3 mil millones de dólares entre 1987 y 1992) (Taiwan Statistical Data, Book 1993, Economic Planing and Development, Republic of China). Pero al mismo tiempo, desde la segunda mitad de los años ochenta, cuando el gobierno liberalizó el control cambiario en 1987, y luego autorizó la libre circulación de las personas por China en 1988, Taiwan se convirtió en uno de los principales inversionistas en este país, y la isla se está imponiendo ahora como el segundo polo de integración regional después de Japón. Si bien resulta difícil apreciar con exactitud la verdadera magnitud de estos flujos, dada la importancia de las transacciones informales (de acuerdo con las estadísticas oficiales las inversiones en el exterior habrían sido de 5.3 mil millones de dólares entre 1987 y 1992), en realidad se estimaban las inversiones de Taiwan en Asia en más de 13 mil millones de dólares en 1991. En cuanto a las inversiones en China, alcanzarían 6% del total de las inversiones extranjeras directas, o sea, casi 7 mil millones de dólares en 1992. (Le Moci, 1993; Kuo-Shu Liang,1993; Besson y Lantéri, 1994; Feer, 22 de septiembre de 1994). Paralelamente, los intercambios comerciales con Asia se incrementaron en una fuerte proporción, al pasar de 13% en 1982 (excluyendo a Japón) a 24.6% del conjunto de los intercambios externos en 1992.
En Singapur también aumentaron las inversiones en el extranjero durante la última década, particularmente en Asia (67% en 1989), pero con una diversificación geográfica aún más marcada. Según los datos oficiales, y excluyendo las inversiones de los grandes organismos públicos encargados de la gestión de las reservas del país y de las instituciones bancarias y financieras, las inversiones externas del sector privado pasaron de 1.3 a 8.4 mil millones de dólares entre 1976 y 1989; es decir, más de 20% del pib, y Singapur era en 1992 el quinto inversionista en China (Singapore’s Investment Abroad, 1991). Por otra parte, Singapur ha confirmado su papel de centro de las inversiones extranjeras, ya que su monto acumulado pasó de 6 mil millones de dólares en 1980 a 25 en 1989.

3 Este movimiento de internacionalización se caracterizó por un incremento de las inversiones en Estados Unidos y en los países europeos. Aunque sea difícil estimar exactamente la proporción de estos flujos, las inversiones de Taiwan en Estados Unidos habrían alcanzado los 3.8 millones de dólares entre 1987 y 1992 (Taiwan Statistical Book, 1993). En Singapur también se incrementó la proporción de las inversiones en el extranjero, al pasar éstas de 1.9% a 5.4% hacia Estados Unidos y de 3 a 6.9% hacia los países europeos entre 1981 y 1989 (Singapore's Investment Abroad, 1991).
En ambos casos, la reestructuración de la economía se caracterizó por una gran expansión de las actividades de los servicios. En Taiwan, cuya economía está dominada por la industria (42 % del pib en 1992), la proporción de los servicios en el pib pasó de 47.9% a 55.1%, entre 1982 y 1992. En Singapur, donde las funciones terciarias desempeñan un papel preponderante (más de 65% del pib en 1991), esta expansión se caracterizó por una creciente especialización en las actividades financieras y en los servicios a las empresas, así como en los transportes y comunicaciones, cuyas proporciones en el pib pasaron respectivamente de 15.8% a 20.3% y de 12% a 14% entre 1980 y 1990 (Economic Survey of Singapore, 1991). En 1989, 65% de las inversiones locales se destinaban a las actividades de servicios, en lugar de 53.5% en 1980, y la proporción de las inversiones en este sector pasó por su parte de 16% en 1980 a 32% en 1989 (Singapore’s Investment Abroad, 1991).
Por lo que respecta a la industria, cuya disminución en el pib disminuyó ligeramente, su expansión se caracterizó en ambos casos por el desarrollo de actividades con fuerte intensidad de capital y de tecnología (industria pesada, electrónica e informática). En Taiwan su proporción en la producción (56.7% en 1991) no ha dejado de elevarse a expensas de las industrias ligeras (43.3% en 1991) (The ROC YearBook, 1993) con una mayor especialización en la electrónica y en los aparatos eléctricos que ocupan el primer lugar en las exportaciones desde 1987 (22.2 millones de dólares; es decir, más de la cuarta parte de las exportaciones industriales en 1992). Taiwan se impuso muy particularmente en la producción de materiales informáticos que representaba en 1991 más de 10% de la producción industrial, es decir, 6.9 millones de dólares, y constituía una de las tres primeras industrias exportadoras de la isla, particularmente las relacionadas con microcompu-tadoras (la décima parte de las que se fabrican en el mundo). Sus exportaciones en materia de equipo electrónico (hardware) la ubicaban en la cuarta posición mundial en 1994, detrás de Japón, Estados Unidos y Alemania (Feer, 17 de febrero de 1994).
En Singapur, la industria siguió registrando elevadas tasas de crecimiento, paralelamente a la consolidación de las actividades de servicios (casi 10% en 1990), y ello muy particularmente en tres sectores principales: las producciones eléctricas y electrónicas cuya tasa de crecimiento era de 13% en 1990 y cuya proporción en el output industrial alcanzaba 38.8% en 1989, así como los productos químicos y petroleros (Economic Survey of Singapore, 1990). Las inversiones extranjeras, que prevalecen en la industria, han contribuido ampliamente a esta expansión, como en el sector de la electrónica, donde las inversiones industriales extranjeras pasaron de 11.9% a 15.2% en 1989.

4 Después del censo de 1990, la población de Singapur era de casi tres millones de personas, de las cuales 78% son de origen chino, 14.5 de origen malayo, y 7% de origen indú, a los cuales se deben sumar 15% de residentes extranjeros. Existen cuatro idiomas oficiales (inglés, chino, malayo y tamil).

5 En Singapur, las grandes empresas controladas por el Estado y las firmas extranjeras siguen siendo los principales actores de la economía. De hecho, en 1989 estas últimas controlaban 22.8% de las empresas y 72.5% de los capitales. La proporción de inversiones extranjeras alcanzó 82.5% en 1991 (Economic Survey of Singapore, 1991). En cuanto a las empresas controladas por el Estado —que suelen ser empresas mixtas que asocian capitales extranjeros—, su peso en la economía, de por sí considerable, se incrementó aún más durante los últimos años en todos los sectores de actividad. Su cantidad, que era 450 pasó a ser 566 en 1990, y en la misma fecha, el conjunto del sector estatal poseía 44.4% de los capitales de las sociedades locales y 74.7% de los productos locales (Vennewald, 1994). Por su parte, el sector privado local está compuesto de una mayoría de pequeñas y medianas empresas: 93% de las 71 000 empresas locales son pme pero su participación en el valor agregado sólo era de 25% (Economic Survey of Singapore, 1990); a nivel de las 500 mayores empresas de Singapur, sólo representaba una tercera parte de los establecimientos y un poco más de la cuarta parte del volumen de negocios (Lee Tsao Yuan y Linda Low, 1990). Sin embargo, no hay que subestimar la importancia de los empresarios locales en la economía. Si bien su participación en la producción sigue siendo reducida, su peso en los servicios es mucho mayor; particularmente en los servicios no financieros (comercio, construcción, transporte y almacenamiento, servicios a las empresas, seguros e inmobiliario). De modo que a nivel de las sociedades por acciones, la proporción de los capitales locales era respectivamente 48, 66, 75 y 74% en 1989 (Singapore's Corporate Sector, 1990). Aunque son poco numerosos, los grupos capitalistas locales ocupan una posición clave en el sector bancario y financiero y han diversificado y extendido mucho sus actividades en el extranjero durante la última década. Los grandes bancos tienen intereses en todos los sectores de la economía (es el caso de la ocbc que invirtió en la electrónica), y en general se impusieron en toda Asia y en China mediante cuantiosas inversiones en la construcción y el inmobiliario (construcción de zonas industriales en China y en Vietnam, por ejemplo). Por su parte, las pme se vieron favorecidas por un nuevo impulso debido a la gran movilidad de los profesionales formados en las firmas extranjeras hacia la empresa, así como a la renovación de las generaciones, que se han traducido en una creciente productividad y una mayor competitividad en el mercado internacional.

6 En Taiwán, la participación de las inversiones directas extranjeras en la formación del capital siguió siendo más reducida (aproximadamente 15%), así como la de las empresas públicas (de 10 a 15% del pnb), y el peso de los grupos capitalistas locales en la economía, que de por sí era mucho más importante que en Singapur, se ha visto fortalecido aún más durante los últimos quince años. De modo que la participación de los 100 primeros grupos de empresas privadas en el pnb, el cual se evaluaba en 31% en 1983, pasó a casi 40% en 1991: gracias a una mayor diversificación de sus actividades, aumentó considerablemente. Entre los 100 primeros, el número de grupos que no controlaba más de 5 a 7 empresas, pasó de 53 a 36 entre 1982 y 1992, mientras que el número de los que controlan entre 6 y 17 empresas pasó de 42 a 59 (Business Groups in Taiwan, 1993). Paralelamente a estos grupos, las pequeñas y medianas empresas, cuyo número alcanzaba 860 000 en 1992, demuestran un gran dinamismo, ya que 70% de sus ingresos proviene de la exportación (Guiheux, 1995).

7 Hasta finales de los años ochenta el sector bancario en Taiwan estaba totalmente controlado por el gobierno. Aplicada la liberalización del sector bancaio, en 1989, que contemplaba la privatización de tres bancos comerciales controlados por el Estado y la adjudicación de licencias bancarias al sector privado local, desembocó en la creación, a principios de 1995, de 15 nuevos bancos por parte de los mayores grupos privados del país.

8 En Taiwan, la proporción de los gastos de investigación y desarrollo en el pnb, que sólo era 0.48% en 1978, pasó de 0.82% en 1982 a 1.7% en 1993 y alcanzaría 2.2% en 1996, según las previsiones del último plan de desarrollo científico y técnico 1991-1996 (The roc Yearbook, 1993, Feer, 17 de febrero de 1994). En el marco de esta política, que fue completada por considerables esfuerzos de la enseñanza superior, la intervención del Estado se ha concentrado muy particularmente en la creación de grandes empresas en sectores estratégicos de la industria electrónica e informática: United Microelectronics Corp (umc) con la firma norteamericana rca en 1979 y Taiwan Semiconductor Manufacturing Corp (tsmc) con Phillips, en 1987 para la fabricación de circuitos integrados por ejemplo, así como en el desarrollo de dos institutos de investigación industrial al servicio del sector privado: el Industrial Technology Research Institute (itri) y el Institute for Information Technology. Una de las principales características de la intervención del Estado a ese nivel fue el haber creado las condiciones de una sinergia entre las firmas locales y extranjeras en nuevos sectores de la electrónica y la informática, procurando reducir la dependencia tecnológica de la isla, e incitando a las grandes empresas locales a invertir en nuevos sectores. Durante el último periodo, el Estado apoyó financieramente alianzas estratégicas entre las firmas locales y extranjeras en sectores de vanguardia: por ejemplo, en 1989, para la creación de una fábrica de semiconductores, por el líder de la informática taiwanesa acer y Texas Instruments. Y como señal de que ya se puso en marcha la dinámica, los grandes grupos privados planeaban invertir 5.3 miles de millones de dólares en la construcción de diez fábricas de semiconductores, de las cuales la mitad se dedicaban a fabricar memorias (Feer, 9 de febrero de 1995).

9 En 1990, el gobierno de Singapur elaboró un plan nacional de desarrollo tecnológico muy ambicioso (National Technology Plan) destinado a elevar el nivel de las competencias locales, las capacidades de investigación y la difusión de las nuevas tecnologías mediante la creación, en 1991, del National Science and Technology Board, destinado a promover la investigación en el sector privado; al establecimiento de relaciones más estrechas entre los institutos universitarios y la industria mediante la creación de centros de transferencia de teconologías al sector privado; apoyo a las pme innovadoras por medio de la instalación para las empresas de 18 parques que cuentan con una alta concentración de institutos de investigación y de actividades de alta tecnología, etc... (Sree Kumar, 1991). Este plan ambicioso que tiene como lema el hacer de Singapur “una ciudad inteligente”, al haber optado por un desarrollo máximo de los medios informáticos para incrementar la productividad de las empresas y compensar la falta de mano de obra, se realizó paralelamente a inversiones considerables para inducir a las empresas a informatizar sus operaciones; es el caso de la red Tradernet que permite acelerar todas las transacciones portuarias y da a Singapur un adelanto considerable respecto a todos los demás puertos de la región en términos de productividad. Por otra parte, el Estado controla, a través de sus principales holdings y en asociación con las mayores firmas mundiales, grandes empresas que han jugado un papel clave en la readaptación de la industria y han invertido sumas considerables en el extranjero con el fin de transferir tecnologías hacia Singapur, como en el caso de Singapore Technology Corp, cuyas inversiones en la petroquímica, las biotecnologías y la aeroespacial son impresionantes (Low, 1991).

10 Entre las empresas del parque industrial de altas tecnologías de Hsinchu, cuyo número pasó de 56 en 1986 a 150 en 1994, 73 fueron creadas por ingenieros y ejecutivos de empresas formados en las mayores sociedades norteamericanas. Se estima además que unos 6 000 ingenieros experimentados y 20 000 diplomados en el extranjero habrían regresado a Taiwan desde 1990 y que la mayoría de ellos se habría dirigido hacia las empresas privadas más que hacia la universidad.

11 Para incrementar el pool de competencias locales, el gobierno de Singapur instauró una reglamentación más flexible para los profesionales en materia de inmigración desde 1990, e intentó desarrollar redes de competencia en el extranjero, como por ejemplo, la creación de “clubs” destinados a acercar a los singa-purianos que viven en el extranjero, y el desarrollo de un Programa de Recursos Humanos Internacionales (International Manpower Program; Sree Kumar, 1991).

12 En efecto, existen al respecto numerosas convergencias de puntos de vista entre los empresarios y las élites dirigentes. Pero en Singapur, el discurso gubernamental es desde luego más contundente y también más culturalista. Asimismo, las élites intentaron contrarrestar el surgimiento de nuevos comportamientos sociales y de oposición al autoritarismo del poder (que se ha caracterizado últimamente por una pérdida de su influencia política y que ven como un obstáculo para proseguir el desarrollo económico), al crear una “ideología nacional” basada en cierto número de valores considerados como “asiáticos” que constituirían la identidad de Singapur y garantizarían su éxito económico, y al desarrollar de este modo un discurso que trasciende el marco nacional sobre los valores asiáticos que aseguran la unidad y la superioridad de Asia frente a Occidente (Clammer, 1993).

Auteur

Laboratoire Strates-cnrs, París

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540