Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Las regiones ante la globalización

 | 
Carlos Alba
, 
Ilán Bizberg
, 
Hélène Rivière d’Arc

Segunda Parte. Los actores económicos

La notable elasticidad de los distritos industriales de la toscana

Gabi Dei Оttаti

Texte intégral

INTRODUCCIÓN

  • 1 Entre los trabajos más conocidos (publicados fuera de Italia) que abordan el tema de los distritos (...)
  • 2 Véase también Harrison (1994b) y Blim (1992).

1El notable éxito de los distritos industriales italianos ha sido reconocido internacionalmente, especialmente durante la última década.1 Sus logros se han considerado particularmente sorprendentes debido a lo pequeño de las empresas localizadas en ellos, y a que se dedican a “sectores tradicionales”, como son los de textiles, vestido y muebles. Sin embargo, durante los años ochenta, después de varias décadas de desarrollo continuo basado en la proliferación de unidades industriales especializadas, algunos distritos italianos pasaron por un periodo de cambio y restructuración. En consecuencia, hace poco se declaró la crisis de los distritos e incluso se llegó a afirmar que el “distrito industrial”, como forma de desarrollo socioeconómico, ya no era viable dada su “subyacente contingencia y su extrema inestabilidad” (Harrison, 1994a).2

  • 3 Sobre el desarrollo económico de La Toscana, véase también irpet (1975) y Mori (1986). Sobre el co (...)

2Como en otras regiones del centro y el noreste de Italia, la forma predominante de desarrollo de La Toscana, después de la segunda guerra mundial, ha sido el “distrito industrial”, esto es, “un área industrial integrada que produce economías externas para la empresa, e incluso para el sector industrial en cuanto a tecnología, pero internas para la red ’sectorial, social y territorial’” (Becattini, 1978:114).3

3Por lo tanto, un análisis de los cambios ocurridos en los distritos toscanos podría ser de particular interés, no sólo para ayudar a las comunidades locales de La Toscana a construir su propio futuro, sino —lo que es más importante— para valorar si el “distrito industrial” puede ser una forma viable de desarrollo socioeconómico.

4Si bien el crecimiento industrial de la posguerra en La Toscana ha sido impulsado por los distritos, no todas las áreas industriales de la región son sistemas de producción de pequeñas empresas especializadas. A lo largo de la costa, por ejemplo, hay áreas turísticas industriales donde grandes plantas dedicadas al acero (en Piombino) o a los productos químicos (en Livorno) dominan el paisaje local (Becattini, 1978: 113). Desde luego, no consideraremos aquí el caso de estas áreas.

  • 4 Según el método de identificación espacial adoptado por Fabio Sforzi, en La Toscana hay un total d (...)

5Asimismo, existen algunos sistemas de producción locales como la industria del mármol y de la piedra para construcción de Carrara, o la de joyería de metales preciosos de Arezzo, que no suelen identificarse como distritos industriales, debido a que difieren en algún aspecto del ideal canónico. El sistema de producción de Carrara, por ejemplo, se localiza en un área turística, mientras que el sistema de producción joyera de Arezzo está situado en un centro urbano; no obstante, ambos se parecen a los distritos industriales, tanto desde el punto de vista de su organización como del de su comportamiento en las exportaciones en sectores característicos de los productos “hechos en Italia” (Porter, 1990:421-435). En consecuencia, un estudio completo del desarrollo en los distritos toscanos deberá incluir dichos “cuasidistritos”, lo cual extiende la lista de sistemas locales que deben investigarse.4

  • 5 El distrito de Empoli incluye los seis municipios siguientes de la provincia de Florencia: Capraia (...)

6Sin embargo, por limitaciones de espacio y en cuanto a la información disponible, este artículo se centrará solamente en cinco de los distritos industriales bien establecidos de La Toscana: el sistema de producción del vestido de Empoli, el distrito dedicado al curtido de piel en Santa Croce sull’Arno, el distrito textil de Prato, el sistema de producción de mobiliario de Poggibonsi y el sistema de producción de calzado de Monsummano (véase el mapa 1 y el cuadro 1 ).5

  • 6 Véase Innocenti y Giovannini (1995); Dei Ottati (1993, 1994b, 1995).

7Los materiales usados en este artículo provienen de diferentes fuentes; en cuanto a los datos estadísticos, los principales son el censo general de población y el censo general de industrias y servicios de 1981 y 1991. No obstante, para la interpretación de las tendencias recientes, he usado la mayoría de los estudios que existen sobre cada uno de los distritos considerados. Además, en el caso de Prato, he podido recurrir a los resultados de investigaciones recientes en las que he participado, así como a un gran fondo de información acumulada durante años de investigación que personalmente he realizado sobre dicho distrito.6 En cuanto a los otros, la información extraída del censo y los estudios disponibles ha sido complementada con entrevistas realizadas a representantes del gobierno local, a funcionarios de las asociaciones de industriales y artesanos locales, a empresarios y al personal de los centros de servicio.

Mapa 1
La Toscana ( Localizacion de cinco distritos industriales)

Mapa 1La Toscana ( Localizacion de cinco distritos industriales)

8En adelante, esbozaré primero los cambios en el contexto de la competencia externa y pasaré luego a las principales estrategias de ajuste adoptadas por las empresas locales. Posteriormente revisaré las transformaciones ocurridas en los distritos industriales de La Toscana, tanto en lo que se refiere a los cambios en el empleo, como a la restructuración industrial, y cerraré con algunos comentarios finales.

CUADRO 1
Cinco distritos industriales de La Toscana y de Italia, 1991
(Area, población, tasa de empleo y de población por empresa)

CUADRO 1 Cinco distritos industriales de La Toscana y de Italia, 1991 (Area, población, tasa de empleo y de población por empresa)

Nota: La tasa de empleo es obtenida por la razón entre el total de población empleada (incluyendo empleados, empleadores y autoeinpleados) y la población residente; y la tasa de población residente para las empresas en todos los sectores localizados en el distrito.
Fuente: Istat, Censo de Población, 1991 y Censo de Industrias y Servicios, 1991 y de nuestra propia elaboración.

CAMBIOS EN EL CONTEXTO DE LA COMPETENCIA

9Después de la segunda guerra mundial, la mayor parte de los distritos industriales de La Toscana experimentaron un largo periodo de crecimiento prácticamente ininterrumpido, tanto en lo que se refiere al número de empresas industriales como al nivel de empleo. Gracias a una combinación de factores, que incluye una amplia oferta de mano de obra local, así como la formación y la creciente complejidad de las “redes sectoriales, sociales y territoriales” mencionadas anteriormente, los distritos industriales toscanos lograron, en primer lugar, sacar ventaja de la larga fase de crecimiento en el consumo ocurrida en los países occidentales durante las décadas de 1950 y 1960, para luego seguir prosperando incluso durante los años setenta, cuando la demanda de bienes de consumo se volvió cada vez más diferenciada y variable.

10Sin embargo, durante la década de 1980 hubo un cambio en el contexto de la competencia internacional y nacional de los sectores característicos de los distritos toscanos (entre los cuales se incluyen, por ejemplo, los textiles, el vestido, los artículos de piel y el calzado). En algunas industrias surgió la competencia de los países con costos de mano de obra bajos, en particular en lo que se refiere al vestido y el calzado; dicha competencia se vio acentuada por la brusca caída en el valor del dólar estadunidense, en 1985, y por la revaluación de la lira italiana (en términos reales) durante la segunda mitad de los años ochenta (Graziani, 1994).

  • 7 Entre 1985 y 1990, la producción de textiles de lana cardada cayó decreció 40% en Prato y aproxima (...)

11Además, en la mayor parte de los sectores característicos de los distritos de La Toscana, el consumo creció a un ritmo más lento que el ingreso. Asimismo, aunado al estancamiento del consumo general en esos sectores, la demanda de algunos productos en los que dichos distritos se habían especializado cayó drásticamente, debido a los cambios en las preferencias y estilos de vida de la gente. Éste fue el caso, por ejemplo, de las telas de lana cardada de Prato,7 los mocasines “tubulares” de Monsummano y los juegos de dormitorio de Poggibonsi.

ESTRATEGIAS DE AJUSTE DE LAS EMPRESAS LOCALES

  • 8 Debido a la división del trabajo existente entre las empresas del distrito industrial, se pueden d (...)

12Posiblemente la importancia de los cambios en el contexto externo fue al principio subestimada por muchas de las “empresas finales”, es decir, las que se especializan en el diseño y la venta de los productos del distrito.8 Después de todo, su receta empresarial había tenido un largo historial de éxito. Por su parte, la demanda de consumo se volvió cada vez más variable y fragmentada, lo cual hizo que fuera más difícil interpretar los cambios que estaban ocurriendo. No obstante, puede decirse que, en general, las empresas locales han sabido reaccionar ante las nuevas condiciones y, a menudo, por emulación, las nuevas estrategias se han diseminado con rapidez por todo el distrito.

13Pese a la variedad de situaciones específicas y de decisiones tomadas para afrontar los retos del exterior, las empresas de los distritos de La Toscana han respondido principalmente con una o más de las siguientes tácticas: i) diversificación e innovación de productos; ii) elevación de la calidad; iiі) especialización comercial.

  • 9 Acerca del distrito industrial como un medio creativo, véase Becattini G., (1991),y Bellandi (1992 (...)

14Entre las estrategias de ajuste adoptadas más ampliamente por las empresas de estos distritos, se encuentra la diversificación e innovación de productos; esto se traduce en un cambio a productos y mercados diferentes que, por lo general, se lleva a cabo ampliando la gama de artículos que ofrecen. Así, por ejemplo, en Prato, las “empresas finales” han añadido a las tradicionales telas de lana cardada, las de lana peinada y, en especial, las telas de lino, seda, viscosa o algodón propias para el verano; las empresas de Poggibonsi han pasado de la producción de juegos completos para sala y dormitorio, a muebles para baño, cocinas integrales, sillas y piezas sueltas; las empresas de calzado de Monsummano han cambiado de la producción de mocasines a otros tipos de zapato; y las curtidurías de Santa Croce compensaron la caída en la demanda de la industria nacional del calzado, incrementando las exportaciones y vendiendo sus productos también a las industrias del vestido y del mueble. Una vez que una o varias empresas del distrito identifican y obtienen éxito con una nueva estrategia, ésta normalmente es imitada con pocas variaciones por otras empresas locales, de modo que el proceso de diversificación de productos y mercados se difunde rápidamente en el sistema. A veces, dicho proceso conduce a verdaderas innovaciones (productos que son completamente nuevos, no simplemente nuevos para el distrito), gracias al aumento en la variedad de materiales y tecnologías usadas localmente y, en consecuencia, a que existen más posibilidades para combinarlos.9 En Prato, por ejemplo, la introducción de la seda en el ciclo de producción local, indujo la creación de la llamada “seda lavada”, una nueva clase de tela con un acabado especial que fue muy bien recibida por los consumidores.

  • 10 Por citar sólo un ejemplo, considérese que los modelos presentados por las empresas de calzado de (...)

15Una segunda estrategia seguida por las empresas de los distritos toscanos es la elevación de la calidad: esto significa que se han desplazado hacia segmentos del mercado más altos, no sólo en el sentido de mejor calidad intrínseca, sino también de diseños más a la moda,10 o incluso que satisfacen normas técnicas particulares o condiciones de entrega solicitadas por los clientes. Ésta fue la estrategia adoptada frecuentemente por las empresas que mantenían una especialización en los productos tradicionales del distrito, en cuya producción podían sacar ventaja de la notable cantidad de habilidades acumuladas localmente.

  • 11 Sin embargo, por lo general, la adquisición de bienes completamente acabados se limita a algún art (...)

16Una tercera estrategia adoptada por dichas empresas ha sido el aumento en la especialización comercial. Frente a la caída en la demanda de productos característicos del distrito, y en parte debido a la creciente competencia de precios, algunas firmas, a fin de recobrar rentabilidad, empezaron a comprar productos del exterior, a menudo los importaron de países cuyos costos de mano de obra son más bajos, en lugar de ordenarlos a los subcontratistas locales. En ocasiones se han adquirido productos intermedios fabricados fuera del distrito con el propósito de terminarlos localmente y luego comercializarlos; pero también se han dado casos en que se han comprado productos acabados para revenderlos directamente a los consumidores de Italia y del extranjero.11

CAMBIOS EN LOS DISTRITOS INDUSTRIALES

El cambio en el empleo del sector industrial al de servicios

17El efecto más evidente de los cambios en el contexto externo, y de las estrategias de ajuste adoptadas por las empresas, sobre los distritos toscanos como sistemas locales, ha sido una disminución del empleo en la industria (véanse los cuadros 2 y 3) y también, por lo general, del número de empresas en el mismo sector.

18La tendencia internacional hacia una reducción de los empleos en la industria se reflejó en Italia, durante la década de 1970, mediante la caída del empleo en las grandes empresas de los llamados sectores modernos (como los de los vehículos, los productos químicos y el acero), tendencia que luego continuó y se generalizó en los años ochenta. De hecho, durante esta década, el empleo en el sector de las manufacturas cayó en todo el país en más de 10% y alcanzó 30% en las grandes empresas (las que emplean a más de 100 personas), y aproximadamente 20% en el Piamonte, una de las regiones industrializadas líderes de Italia. Así, la caída del empleo en el sector industrial ocurrida en los distritos tosca-nos parece ser parte de una tendencia más general.

Cuadro 2
Cinco distritos industriales de La Toscana y de Italia 1981 y 1991
(Distribución porcentual de la fuerza de trabajo por sector)

Cuadro 2Cinco distritos industriales de La Toscana y de Italia 1981 y 1991(Distribución porcentual de la fuerza de trabajo por sector)

Nota: Incluye a todas las personas empleadas o en posibilidad de trabajar.
Fuente: Istat, Censo de Población, 1981 y 1991 y de nuestra propia elaboración.

Cuadro З
Empleo por sector en cinco distritos industriales de La Toscana, 1981 y 1991

Cuadro ЗEmpleo por sector en cinco distritos industriales de La Toscana, 1981 y 1991

Fuente: Istat, Censo de Industria y Servicios, 1981 y 1991, y de nuestra propia elaboración.

19Datos del censo general de industrias y servicios de 1981 y 1991 (cuadro 3) demuestran la importancia del fenómeno para cada uno de los distritos considerados en el presente artículo. De este modo, durante la década de 1980, Santa Croce y Poggibonsi sufrieron una reducción del empleo en la industria de aproximadamente 8%, los de Empoli y Prato perdieron, respectivamente, 11 y 14%, mientras que en Monsummano la caída alcanzó 27 por ciento.

  • 12 En Italia, entre 1981 y 1991, el crecimiento general del empleo en el sector servicios fue sólo 15 (...)

20El cuadro 3 muestra también que, durante el mismo periodo, la reducción del empleo en el sector industrial, para todos los distritos excepto Monsummano, ha sido compensada, incluso con creces, por un aumento paralelo en el sector servicios; aumento que en la mayoría de los distritos alcanzó casi 30%, en comparación con las cifras de 1981.12

21Sin embargo, a pesar del notable cambio hacia el sector servicios, los cuadros 2 y 3 demuestran la persistente importancia de la industria en la economía local. De hecho, en todos los distritos —salvo en Monsummano, el cual, sin embargo, incluye el área turística de Montecatini Terme (baños termales) que abarca tres municipios de los seis que comprende el distrito—, más de la mitad de todo el empleo pertenecía, en 1991, al sector industrial.

  • 13 En el distrito de Poggibonsi, tanto la industria de la cristalería (en Colle Valdelsa) como la ind (...)

22Por otro lado, además de Poggibonsi que no es un distrito monosectorial,13 la ocupación manufacturera local sigue concentrándose en una sola industria y en actividades relacionadas con ésta. En Santa Croce, por ejemplo, en 1991, los empleos en el área de la piel y la curtiduría abarcaban 81% del total del empleo del sector manufacturero, y en el distrito de Prato, a pesar de la contracción del sistema textil local, 71% del trabajo en las manufacturas permaneció dentro de los textiles (véase el cuadro 4).

  • 14 El crecimiento del empleo en los servicios al productor en los distritos toscanos, calculados a pa (...)

23También cabe mencionar que, en los distritos de La Toscana, una gran parte del crecimiento del sector servicios obedeció a un brusco aumento en los servicios al productor que, directa o indirectamente, están relacionados con la restructuración de la industria local.14

Cuadro 4
Empresas y empleo en la industria manufacturera y de la industria localizada en cinco distritos industriales de La Toscana, 1991

Cuadro 4Empresas y empleo en la industria manufacturera y de la industria localizada en cinco distritos industriales de La Toscana, 1991

Fuente: Istat, Censo de Industria y Servicios, 1991 y de nuestra propia elaboración.

24Finalmente, debe señalarse que los distritos considerados tienen una tasa de empleo relativamente alta (en algunos casos alcanza cinco puntos más que el promedio de Italia), con una estructura económica que sigue caracterizándose por un gran número de pequeñas empresas. Según el censo de 1991, hay aproximadamente una empresa por cada diez residentes, y una unidad industrial por cada 23 a 30 personas (véase el cuadro 1).

RESTRUCTURACIÓN INDUSTRIAL

Cambios en la división del trabajo entre las empresas, dentro y fuera del distrito

25Los cambios en el contexto externo y en las estrategias de las empresas no sólo dieron como resultado una reducción del empleo industrial; también generaron una amplia restructuración del sistema de producción local, la cual por lo regular trajo consigo un acortamiento del ciclo productivo establecido y la diversificación de los procesos de producción que se llevan a cabo en el distrito.

Cambios en la división del trabajo dentro del distrito

  • 15 En Prato, por ejemplo, entre 1949 y 1952, tuvo lugar el desmoronamiento de las fábricas de lana de (...)

26Antes de considerar los cambios en la división del trabajo ocurridos en la mayor parte de los distritos de La Toscana, cabe hacer una breve mención acerca de la restructuración que tuvo lugar en el sistema de fabricación de muebles de Poggibonsi, ya que éste difiere de los demás casos y hace pensar en algunos cambios similares que se presentaron en otros distritos toscanos durante los años cincuenta.15 En Poggibonsi, al inicio de la década de 1980, las empresas locales de fabricación de mobiliario pasaron por un proceso de desintegración vertical y especialización que siguió a un periodo de dificultades, principalmente debido a los ya mencionados cambios en la demanda. Hasta ese entonces, casi todas las empresas de muebles de Poggibonsi eran fábricas de ciclo completo, esto es, realizaban internamente todas las etapas necesarias para producir el mobiliario que vendían en el mercado. No obstante, el cambio fundamental en el tipo de muebles producidos, condujo a una transformación radical.

27Como consecuencia de la restructuración, parte de las empresas de ciclo completo comenzaron a especializarse en el acabado y venta del producto final, subcontratando las demás etapas de la producción. Otras, en cambio, se especializaron en unas parte del proceso de producción de muebles, y de este modo se convirtieron en ”empresas de etapa” o subcontratistas. Además, muchos de los trabajadores que perdieron su empleo debido a la restructuración de las empresas de ciclo completo, compraron maquinaria de segunda mano y comenzaron a trabajar por su cuenta como subcontratistas.

28La nueva división del trabajo entre las empresas locales se ajustó particularmente a los cambios en los productos manufacturados: cocinas integrales y muebles para baño, en lugar de juegos completos de sala y dormitorio. De hecho, los nuevos productos, junto con una reforma apropiada de la división del trabajo, ofrecieron la posibilidad de estandarizar la fabricación de piezas componentes, así como la oportunidad de montarlas en varias formas distintas; esto facilitó la adaptación de beneficios finales a los cambios del diseño y a los requerimientos del consumidor.

29Aparte de Poggibonsi, al final de los años setenta, en los demás distritos había ya una división del trabajo bien desarrollada entre las empresas locales: algunas de ellas se habían especializado en la comercialización y el diseño de productos hechos en el distrito (“empresas finales”), mientras que muchas otras se especializaron en algunas etapas del proceso de producción o sólo en una de ellas (“empresas de etapa”). La restructuración ocurrida durante la década de 1980 dio lugar, por lo general, a una compleja redefinición de la división del trabajo y de la especialización tanto entre las empresas del distrito, como dentro de cada una de ellas. A fin de entender la razón de ser de dicha redefinición, es útil distinguir entre el ciclo de producción de los productos característicos del distrito y el de los nuevos artículos introducidos por las firmas que adoptaron una estrategia de diversificación e innovación.

  • 16 Una medida de la caída en el uso del trapo, por parte de la industria textil de Prato es que, entr (...)

30En lo que se refiere al ciclo de los productos característicos del distrito, en algunas etapas (a menudo las iniciales que implican menor valor agregado) la reestructuración trajo consigo una reducción del número de empresas locales y de empleo, mientras que en otras (con frecuencia las finales) produjo un aumento. Así, por ejemplo, en Prato, la clasificación de trapo,16 el carbonizado de fibras y la cardadura sufrieron una severa reducción que se relacionó, al mismo tiempo, con un aumento en las operaciones de acabado de las telas. O bien, para citar otro ejemplo, en el sistema de fabricación de calzado de Monsummano, la producción de palas de zapato disminuyó, pero el acabado del calzado siguió haciéndose localmente y las actividades relacionadas con el diseño y la preparación de colecciones de muestra crecieron; esto también impulsó el surgimiento de nuevas firmas especializadas en el diseño y los servicios de asesoría para la comercialización.

  • 17 Acerca de la estrategia de diversificación de las empresas especializadas en productos completamen (...)

31También las estrategias de diversificación e innovación, adoptadas por muchas firmas para satisfacer los cambios en la demanda, alteraron la división del trabajo entre las empresas del sistema local, así como dentro de cada una de ellas. De hecho, la introducción de nuevos productos favoreció el desarrollo de otras actividades especializadas. En el distrito de Prato, por ejemplo, la contracción del número de gente empleada en la producción de telas de lana para invierno resultó parcialmente compensada por un aumento de la gente empleada en la fabricación de telas de verano hechas de otras fibras, así como por el crecimiento de los productos completamente nuevos, como las pieles y los cueros de imitación, las telas no tejidas y los textiles de uso industrial.17 En el distrito de Santa Croce, la estrategia de diversificación de productos provocó una sustitución parcial de la piel de bovino por las de ovino, cerdo y reptil.

La nueva división del trabajo entre el interior y el exterior de los distritos

32La amplia restructuración industrial ocurrida durante los años ochenta implicó también importantes cambios en la división del trabajo entre el interior y el exterior de los distritos. De hecho, la contracción de las etapas iniciales del ciclo productivo se vio acompañada por un abastecimiento proveniente del exterior del distrito que cubrió dichas etapas; lo que representa un rompimiento con el pasado, cuando los distritos tenían un notable grado de autosuficiencia productiva, esto es, las “empresas finales” adquirían (a menudo en el extranjero) materias primas que eran totalmente transformadas por subcontratistas especializados locales. Sin embargo, después de la reciente restructuración, una parte de la producción intermedia es subcontratada o comprada fuera de los distritos, y de ésta, posiblemente la mayor parte es importada de países cuyos costos de mano de obra son más bajos.

  • 18 Las cifras acerca de la importación de productos de lana intermedios y de wet-blue se refieren a L (...)

33Si bien es difícil valorar la importancia que el abastecimiento externo ha alcanzado ya en cada distrito, el patrón de importaciones de algunos productos intermedios y semiacabados ofrece una vía indirecta para entender el fenómeno. Durante el periodo de 1986-1993, por ejemplo, la cantidad de hilo de lana importado en el distrito de Prato creció cerca de 185% (alcanzó aproximadamente las 6 000 toneladas en 1993), y la cantidad de tela de lana semiacabada importada se incrementó en 262% (llegó casi a las 1 700 toneladas en 1993).18 La importación de prendas de fibras vegetales en la provincia de Florencia (que incluye el sistema de Empoli) creció en 130% (alcanzó aproximadamente las 22 000 toneladas en 1993). En contraste, el aumento de importaciones de piel semicurtida (wet-blue) experimentado por el distrito de Santa Croce fue mucho menor (sólo 23% entre 1986 y 1993), debido a las dificultades para asegurar calidad necesaria, tanto de materias primas como de mano de obra, en las etapas iniciales del proceso de producción de la piel curtida de primera calidad. Durante la década de 1980, las “empresas finales” no sólo compraron productos intermedios hechos fuera del distrito, sino que incrementaron la subcontratación fuera del sistema local, si bien es cierto que normalmente en cantidades limitadas de producción y para artículos especiales. Investigaciones recientes realizadas en varios distritos de La Toscana confirman dicha interpretación. En el sistema de producción de calzado de Monsummano, así como en el distrito textil de Prato, por ejemplo, la mayor parte de la producción sigue haciéndose localmente: aproximadamente 70% del valor total de la producción subcontratada por las empresas de calzado de Monsummano es fabricada por subcontratistas locales (cee-Force, 1993:157), mientras que 73% de las “empresas finales” de Prato subcontratan más de la mitad de su producción en el distrito, y 40% de ellas han fabricado localmente incluso más de 90% de su producción (iris, 1994:106).

34No obstante, subcontratar fuera del sistema local es ahora una realidad en la mayoría de los distritos, como lo confirman estudios recientes. En la industria del vestido de Empoli, más o menos 30% del valor de la producción se fabrica fuera de la región y 17%, en el extranjero (Promomo-da, 1993:18), mientras que 16% de la producción subcontratada por las firmas de calzado de Monsummano proviene de empresas del exterior de la región (cee-Force, 1993:157). También en el distrito de Prato, cerca de la mitad de las “empresas finales” subcontratan una pequeña parte de su producción a empresas localizadas en el norte de Italia (por lo general no rebasan 30%), y aproximadamente 25% de las mismas han establecido relaciones de subcontratación con compañías extranjeras (iris, 1994:117).

35Asimismo, para entender mejor el abastecimiento externo, es útil distinguir entre el ciclo productivo de los bienes característicos del distrito y el de los nuevos productos introducidos para hacer frente a los cambios en el contexto competitivo. En lo concerniente a la producción de las etapas iniciales del ciclo característico del distrito, el abastecimiento externo proveniente de regiones con costos de mano de obra más bajos ha permitido que las empresas locales mantengan su posición en el mercado, y que el distrito como sistema se especialice en las etapas y actividades productivas que requieren más altas habilidades y que son más rentables. Así, esta clase de abastecimiento externo debe mirarse positivamente, como un medio por el cual el distrito puede conservar su competitividad.

  • 19 Las cifras de las importaciones muestran cómo los nuevos patrones de abastecimiento externo facili (...)

36Otra forma de abastecimiento externo se presenta cuando las firmas buscan los componentes que requieren para fabricar nuevos productos como parte de una estrategia de diversificación. Así, por ejemplo, los hilos de lino y seda están siendo comprados por las “empresas finales” de Prato,19 y las empresas de Poggibonsi están adquiriendo paneles y muebles semiacabados hechos de madera maciza de Véneto. De nuevo, dicho abastecimiento externo tiene una función positiva en la medida en que permite un rápido y a menudo exitoso ajuste a los cambios en la demanda, mediante la adopción de una estrategia de diversificación e innovación que requiere la rápida adquisición de nuevos recursos especializados (sobre todo habilidades) que no es posible encontrar localmente con facilidad.

37Resulta complejo y difícil evaluar el efecto de este segundo tipo de abastecimiento externo en la futura vitalidad del distrito como sistema, dado que, al menos a corto plazo, i) reduce la “complejidad local de las relaciones intra e interindustriales” entre las empresas (Becattini, 1989:132), y ii) tiende a acelerar la obsolescencia de las habilidades acumuladas en el distrito. Tradicionalmente, esta complejidad local de las relaciones industriales y las habilidades acumuladas son parte fundamental en la base de donde dependen muchas de las ventajas competitivas de los distritos. Sin embargo, a mayor plazo, la introducción de nuevos productos y procesos por parte de empresas innovadoras debería promover un desarrollo local de material especializado y, sobre todo, de los recursos humanos requeridos por las nuevas combinaciones producto-mercado. Si tal desarrollo ocurre, es probable que también se mantenga la complejidad local de las relaciones intra e interindustriales entre las empresas, lo cual es de gran importancia para la coordinación de sus diferentes actividades (Dei Ottati, 1994:465-466).

  • 20 Investigaciones recientes han descubierto que los subcontratistas de Empoli venden 23% de su produ (...)

38También cabe mencionar que los subcontratistas locales han empezado a producir para firmas que están fuera del distrito. Por ejemplo, algunos productores de muebles en Poggibonsi reciben pedidos de empresas de Pesaro (Las Marcas) y de Brianza (Lombardia). Los subcontratistas especializados de Empoli y Prato también han establecido relaciones de producción con empresas del exterior del distrito.20

39Así, los datos recogidos y el comportamiento reciente de los distritos toscanos nos llevan a pensar que son capaces de renovarse y, por lo tanto, de reproducirse como sistemas locales viables.

Otros cambios en las relaciones entre empresas, tanto dentro como fuera de los dütritos

40Los extensos cambios en la división del trabajo bosquejados en la sección anterior también trajeron consigo una restructuración organizativa, que a su vez implicó una nueva definición de las relaciones entre empresas, tanto dentro como fuera de los distritos.

Evolución de las relaciones entre empresas dentro del distrito

41Respecto a la evolución de las relaciones entre empresas dentro del sistema local, un tipo importante de restructuración fue el desarrollo de grupos empresariales en la mayoría de los distritos toscanos. Por “grupo empresarial” entiendo una colección estable de empresas unidas por lazos económicos y sociales (como las relaciones de subcontratación y los lazos de parentesco entre los empresarios), los cuales crean una atmósfera de lealtad entre las personas que trabajan en ellas. Los grupos empresariales pueden dividirse en dos tipos: los formales, cuyas empresas están conectadas por alguna relación de propiedad, y los informales, cuyas empresas, además de ser legalmente independientes, no han establecido ninguna relación de propiedad.

  • 21 Entre las razones para la formación de grupos empresariales formales están el ahorro y los impuest (...)
  • 22 Para mayores datos sobre la formación de grupos formales en el distrito de Prato, véase pdup (1975 (...)

42El surgimiento de pequeños grupos empresariales formales, controlados por una o más familias locales, se remonta en su mayoría a la década de 1970. En esa época, por complejas y múltiples razones,21 a algunas de las firmas de mayor éxito les pareció útil separar sus operaciones comerciales y de manufactura de sus actividades financieras, estableciendo para estas últimas un holding adecuado o una compañía de bienes raíces, propiedad de varios miembros de la familia.22

43Sin embargo, fue durante los años ochenta cuando este núcleo inicial realmente se desarrolló, tanto con la formación de nuevos grupos empresariales, como con la consolidación de los ya existentes. Los últimos crecieron por la fundación de nuevas unidades (como solía suceder en el pasado), así como por la adquisición de compañías que ya estaban en operación pero que tal vez se encontraban en dificultades financieras, debido a la falta de pedidos, ocasionada por los cambios en la demanda.

  • 23 La tendencia al agrupamiento de las empresas no se relaciona únicamente con el desarrollo de los g (...)

44Por lo regular, estos grupos empresariales formales comprenden firmas especializadas en diferentes productos o en diferentes etapas del ciclo de producción. Suelen incluir una sociedad matriz, un holding, una compañía de bienes raíces, una o más unidades de producción, según el número de productos que fabrican, y varias “empresas de etapa” especializadas en algunas fases de la producción estratégicas para el ramo específico del grupo. La sociedad matriz se encarga principalmente de realizar el diseño de muestras, de la comercialización de productos finales, a menudo de la compra de materias primas o de productos intermedios, y de la coordinación de la producción. Esta normalmente se realiza en varias empresas de etapa distintas, de las cuales una pequeña proporción son copropiedades y, por lo tanto, pertenecen al grupo formal. Incluso las “empresas de etapa” especializadas y que son copropiedad suelen trabajar también para otros clientes, lo cual permite a la sociedad matriz seguir siendo flexible, y a las empresas de etapa obtener economías de escala y regirse por el mercado en cuanto a su eficiencia.23

45Los datos sobre los grupos empresariales que existen actualmente en los distritos de La Toscana son muy escasos; esto se debe, en parte, a que ni siquiera los grupos formales son fáciles de detectar, ya que las relaciones de propiedad entre las compañías a menudo se establecen mediante inversiones personales hechas por distintos miembros de la misma familia. Así, es imposible hacer una estimación precisa de su número.

  • 24 Algunos datos acerca de la presencia de grupos empresariales en los distritos de La Toscana pueden (...)

46Sin embargo, a partir de un estudio ya mencionado, ha salido a la luz que, en el distrito de Prato, aproximadamente 10% de las “empresas finales” tienen acciones en otras compañías, que por lo general son empresas de etapa locales especializadas. Estas últimas, a su vez, son copropiedad de otras compañías en 14% de los casos y el copropietario suele ser un holding o una sociedad matriz de un grupo formal local (iris, 1994:122, 129). En cualquier caso, la información disponible nos lleva a creer que el número absoluto de grupos empresariales formales en cada distrito no es muy grande.24

47No obstante, dado que los grupos formales son dirigidos por familias locales con una larga tradición empresarial (cuando menos de dos o tres generaciones), y que suelen incluir firmas que están entre las más innovadoras, tienden a influir en el sistema local. Pero su influencia deriva, principalmente, no de la concentración financiera, sino del hecho de que sus exitosas estrategias son adoptadas de inmediato por otras firmas del distrito, lo cual amplifica su efecto.

  • 25 Sobre los grupos empresariales informales en los distritos toscanos, véase, por ejemplo, Mariani ( (...)

48La restructuración organizativa ocurrida en los distritos toscanos durante la década de 1980, también tuvo como consecuencia la expansión de los grupos informales, esto es, una colección estable de empresas ligadas principalmente por lazos culturales y sociales fortalecidos con el paso del tiempo mediante contactos personales frecuentes, intercambio de información y repetidas transacciones. Por desgracia, hay todavía menos información disponible acerca de los grupos empresariales informales, en vista de que prácticamente son agrupamientos invisibles, a pesar de que su importancia es muy clara para quienes participan en ellos. No obstante, varios estudios y las entrevistas que hemos realizado han revelado que en los años recientes la relación entre empresas finales y empresas de etapa se ha vuelto más estable y, al mismo tiempo, más diferenciada que en el pasado. Por ejemplo, una investigación reciente de 289 empresas textiles de Prato reveló que las relaciones de subcon-tratación se han vuelto más estables para 77% de las empresas finales y para 75% de las empresas de etapa (iris, 1994: 114). Una tendencia similar ha aparecido en otros distritos, donde las relaciones económicas preferenciales entre los círculos de empresarios locales se han expandido.25

49Otro estudio reciente ha mostrado que actualmente esas empresas finales tienden a compartir con sus subcontratistas estables —los cuales son por lo general empresas independientes— información del mercado, planeación de la producción y, en ocasiones, inversiones (Forlai, 1993:76). Más aún, existe una práctica que está empezando a generalizarse entre las empresas finales que pertenecen a un grupo informal y que consiste en un proceso mediante el cual se hace la compra de nuevas máquinas que se colocan, en forma gratuita, en las instalaciones de los subcontratistas independientes que forman parte del grupo; a cambio, las empresas finales esperan y reciben una garantía no escrita de que las máquinas serán usadas para surtir sus pedidos cuando lo requieran. En palabras de un empresario local, las firmas de un grupo informal están unidas por fuertes lazos sociales emanados de una constante experiencia de trabajo en común, durante la cual se han desarrollado un lenguaje compartido y la confianza mutua (Aiello, 1993:45).

50De esta manera, aun cuando es razonable pensar que los grupos informales tampoco son nuevos en los distritos tosca-nos, los datos reunidos nos permiten concluir que se desarrollaron fuertemente durante los años ochenta. Esto deja de lado la pregunta de por qué el fenómeno de los grupos sólo se ha manifestado en los últimos años. Las razones, creo, se relacionan tanto con las estrategias adoptadas por las firmas locales ante las nuevas condiciones existentes en los mercados nacionales e internacionales, y ante los cambios que dichas condiciones provocaron en la división del trabajo entre las empresas.

51De hecho, para que la diversificación de productos y la elevación de la calidad tengan éxito, es necesaria una mayor integración y una coordinación más estrecha entre las distintas actividades especializadas de las diferentes empresas, de lo que se requería en el pasado; cuando la variedad de productos se limitaba a los artículos tradicionales, los requisitos de calidad eran menores y las condiciones de entrega menos estrictas.

52Asimismo, la sustitución de actividades tradicionales y de menor valor agregado por otras nuevas, relacionadas con la diversificación de productos y el mejoramiento de la calidad, requieren considerables inversiones en nuevas plantas y habilidades que difieren de las necesarias para productos y procesos que ya están establecidos localmente. Por lo tanto, dichas actividades son de alto riesgo, en particular para los subcontratistas especializados que tienen escaso contacto con los cambiantes mercados finales.

  • 26 Sobre la coordinación “casi automática” característica del distrito industrial, véase Dei Ottati G (...)

53En consecuencia, es lógico que las relaciones entre “empresas finales” y “empresas de etapa” hayan tendido hacia una mayor estabilidad y una integración más sólida, lo cual ha dado lugar a una extensión de los grupos empresariales informales y formales. Las características de los nuevos productos y procesos han requerido una coordinación menos ”automática” y más “planeada” entre las distintas empresas especializadas.26

54Además, el elevado riesgo de las inversiones ha hecho necesaria la existencia de algún mecanismo de seguridad o de riesgo compartido entre los distintos socios que participan en la nueva actividad.

  • 27 Sobre transacciones de interrelación, véase Bell c. (1988); sobre transacciones de interrelación e (...)
  • 28 Sobre las inversiones en reputación personal y la coordinación de transacciones de riesgo en el di (...)

55Los empresarios formales generan una cuasi integración dentro del grupo y satisfacen claramente las dos necesidades antes mencionadas. Pero, en el distrito industrial, los grupos informales también pueden bastar para dicho propósito. De hecho, el ambiente socioeconómico característico del distrito favorece la celebración de arreglos contractuales especiales, por ejemplo, transacciones de interrelación;27 además, el ambiente distrital promueve las inversiones en prestigio personal.28 Todo esto lleva fácilmente a la constitución de grupos empresariales, incluso cuando entre las empresas participantes no hay relaciones de propiedad. Efectivamente, arreglos como los de las transacciones de interelación e inversión en prestigio crean un incentivo social y económico para la cooperación recíproca y el ajuste mutuo entre los socios. Esto se debe al aumento en el costo del abandono de cada integrante del grupo y, sobre todo, al desarrollo de fuertes lazos sociales.

Evolución de las relaciones entre empresas locales y externas

  • 29 En Emilia Romagna, por ejemplo, aproximadamente 24% de las principales adquisiciones de empresas l (...)

56Evidentemente, los cambios en la división del trabajo entre el interior y el exterior del distrito discutidos antes también han dado lugar a una evolución en las relaciones entre las empresas locales y las compañías del exterior del distrito; sin embargo, antes de considerar dicha evolución, cabe señalar que en los distritos toscanos examinados no he encontrado datos de casos importantes de adquisiciones por parte de corporaciones externas, nacionales o multinacionales. A diferencia de lo que ha ocurrido en los últimos años en otras regiones de Italia,29 el único ejemplo notable de transferencia de propiedad de empresas locales a una compañía externa más grande ha sido la de dos empresas de hilados de Prato, por parte del grupo Benetton, en 1991. No obstante, en el distrito de Prato hay cientos de fábricas de hilados y la adquisición de dos de ellas no alteró significativamente el funcionamiento del mercado local de hilados. Además, la captación externa de una empresa local no siempre tiene consecuencias negativas para la vitalidad del sistema, si, por ejemplo, la empresa local objeto de compra mantiene la administración de su producción, y la adquisición da lugar a inversiones innovadoras, especialmente en nuevas habilidades, que de otra forma sería imposible obtener; incluso, dicha adquisición externa puede contribuir a mejorar la dinámica del distrito y, en consecuencia, a que siga reproduciéndose como un sistema local viable.

57Más importante, aunque no muy común, es la existencia del fenómeno opuesto, esto es, la compra de compañías externas por parte de las empresas del distrito. Con base en un estudio acerca de 35 grupos empresariales de Prato, por ejemplo, salió a la luz que algunos de ellos poseían acciones de compañías localizadas en otros sistemas textiles italianos, como los de Carpi, Biella y Vicenza (Costi, 1993). Asimismo, algunos de estos grupos tienen inversiones en el extranjero, especialmente en compañías de comercialización que promueven la venta de sus productos en países como Japón o Estados Unidos. Del mismo modo, empresas y grupos medianos de Santa Croce han comprado acciones en curtidurías de Centro y Sudamérica, así como en otras partes del mundo. En estos casos, las inversiones en el extranjero han tenido, esencialmente, el doble propósito de remediar la escasez en el suministro de pieles y cueros sin curtir, y evitar que los costos y las dificultades aumenten por el cumplimiento de las leyes ambientales italianas (Bartolini, 1994; Caporale, 1995).

  • 30 A menudo las inversiones extranjeras en unidades comerciales tienen el propósito adicional de perm (...)

58Un estudio muy reciente sobre la internacionalización productiva de los distritos de La Toscana (Cavalieri, 1995), ofrece información interesante acerca de las adquisiciones de firmas externas por parte de empresas locales. Dicho estudio confirma que la compra de acciones de compañías extranjeras suele acompañarse de relaciones de subcontratación con las firmas externas. Esto prueba que, a fin de reducir los costos de producción, la subcontratación internacional frecuentemente se da en etapas intensivas de trabajo y de bajo valor agregado. Sin embargo, también hay muchas inversiones en compañías extranjeras que tienen más bien el propósito de ganar acceso al suministro de materias primas, o bien a nuevos mercados finales.30

59Ese mismo estudio revela que las empresas toscanas que adquieren acciones de compañías extranjeras son, en promedio, muy pequeñas (menos de ocho empleados cada una). Asimismo, da a conocer el papel esencial que normalmente desempeñan los intermediarios locales en el establecimiento de contactos con las empresas extranjeras, en especial en la subcontratación internacional. En realidad, debido a su conocimiento sobre los productores extranjeros y a su buena reputación personal entre los empresarios del distrito, estos intermediarios están en posición de ofrecer algún tipo de garantía en cuanto al comportamiento que la compañía extranjera presenta a las empresas locales. Así, en el distrito industrial, las inversiones en reputación personal son esencíales no sólo para la coordinación de las transacciones dentro del sistema locai, sino quizás también para la coordinación de transacciones con socios externos.

COMENTARIOS FINALES Y CONCLUSIONES

60Indudablemente, durante los años ochenta, los distritos industriales de La Toscana se transformaron bajo la presión de retos externos como, por ejemplo, las reducciones en el nivel de demanda de los productos que tradicionalmente elaboraban.

61Sin embargo, los distritos han demostrado en general una notable elasticidad y capacidad para adaptarse a un contexto competitivo que es cada vez más global y cambiante. Es verdad que, después de varias décadas de crecimiento, hubo una caída del empleo en el sector industrial; pero éste se vio compensado con creces por una expansión del sector servicios, particularmente en lo que se refiere a los servicios al productor. De hecho, hay una tendencia general de los servicios a crecer y a tener un papel cada vez más estratégico en la producción manufacturera. Así, el cambio del empleo industrial podría interpretarse como un indicador de la capacidad de los distritos para restructurarse y adaptarse.

62La reducción de la autosuficiencia productiva, que se manifiesta en el uso parcial de los servicios de subcontratistas ajenos al sistema local, ha representado una ruptura con el pasado. Sin embargo, si examinamos el caso más de cerca, el abastecimiento externo no necesariamente debería interpretarse como un signo de decadencia. Por el contrario, hemos visto que por lo regular permitió a las empresas locales concentrarse en actividades estratégicas, como el diseño, la preparación de colecciones de muestra, la comercialización, o bien, la especialización en etapas de producción con mayor valor agregado, como el acabado. Por otra parte, también hemos visto que la subcontratación fuera del distrito a menudo aceleró el proceso de diversificación e innovación de productos que fue esencial para el éxito de la adaptación a las nuevas condiciones del mercado.

63Asimismo hemos mencionado el tema de la tendencia hacia el “agrupamiento empresarial”. A primera vista, esta tendencia parece implicar un cambio hacia una organización más jerárquica. De ser así, seguramente representaría una transformación en las relaciones entre las empresas locales, las cuales, en un distrito industrial, se caracterizan normalmente por una mezcla de competencia y cooperación (Becat-tini, 1990:45-46; Brusco, 1992:179-182; DeiOttati, 1991). No obstante, también en este caso, un examen más minucioso revela que la clase de “agrupamiento” desarrollado en los distritos de La Toscana debería entenderse más como una forma de estructura de organización interna bilateral, que como una estructura jerárquica o unificada (Williamson, 1985:75-78 y cap. 4 y 8). Hemos visto, en efecto, que el “agrupamiento” consiste básicamente en una estabilización de las relaciones interempresariales, por medio de fuertes lazos sociales y confianza mutua, entre grupos informales, lo cual permite una coordinación estratégica bilateral o multilateral entre los mismos. A veces, sin embargo, estos lazos sociales (con frecuencia de parentesco) se complementan con inversiones de capital que dan lugar a grupos formales; pero, aun en éstos, las inversiones en cuestión suelen ser participaciones minoritarias o cruzadas, cuyo propósito es más bien garantizar la reciprocidad entre las empresas socias, que asegurar el control de la propiedad y la coordinación jerárquica de una de ellas sobre las demás.

  • 31 Hemos visto que ni siquiera las empresas de propiedad conjunta tienen relaciones de subcontratació (...)

64Ciertamente, la restructuración ocurrida en los distritos toscanos no ha dado lugar a una organización jerárquica; sino que más bien parece haber causado un cambio de una “coordinación cuasiautomática” (Marshall, 1923:599) a una forma de organización interna más consciente y “planeada”, entre socios autónomos que cooperan mutuamente. Fue necesaria una coordinación más estrecha tanto para satisfacer los nuevos requerimientos impuestos por la competencia, como para apoyar las nuevas inversiones de riesgo. Sin embargo, lo que debe señalarse aquí es que dicha necesidad de los distritos de La Toscana tiende a satisfacerse en mayor grado mediante inversiones en reputación personal y alianzas contractuales especiales que alientan la continuidad de la relación entre las partes, y no por medio del control de la propiedad y la supervisión jerárquica. Esta es, por lo tanto, una restructuración particularmente acorde al medio del distrito industrial que normalmente se caracteriza por prácticas de cooperación mutua (Dei Ottati, 1994a). Tal restructuración mantiene, en gran medida, tanto la autonomía de cada empresa,31 como la flexibilidad del distrito industrial, lo cual contribuye a su reproducción como un sistema viable.

65Por lo tanto, la evidencia nos permite concluir que, con todo, los distritos industriales de La Toscana han sido capaces de conservar su identidad básica, a pesar de haber cambiado, o paradójicamente, debido justamente a este mismo hecho (Becattini, 1989:132).

  • 32 Santa Croce, por ejemplo, aumentó sus exportaciones de piel 45%, y Prato sus textiles 18%, en un p (...)

66Un signo de la sostenida viabilidad económica de los distritos es su persistencia en las exportaciones; por ejemplo, Santa Croce tuvo, en 1993, 22% del total de las exportaciones de pieles y cueros curtidos de Italia; en el mismo año, Prato sumó aproximadamente 20% de todas las exportaciones italianas de textiles; mientras que Empoli reunió casi 7% de las de ropa. Además, las últimas cifras muestran que las exportaciones de los distritos toscanos están creciendo a un ritmo acelerado y, lo que es más importante, en la mayoría de los casos, el incremento empezó antes de la devaluación de la lira en septiembre de 1992.32

  • 33 Para mayores datos sobre el hecho de que los costos de mano de obra per capita en el distrito de P (...)

67Por otra parte, a pesar de las dificultades de la restructuración, los distritos toscanos han sido capaces de mantener un nivel de vida relativamente bueno. Hemos visto que la tasa de empleo es generalmente más alta que la de toda Italia y que el espíritu empresarial sigue vigente (véase el cuadro 1). También los salarios de los obreros son mejores que los del promedio nacional (véase el cuadro 5),33 y la proporción de gente que vive en casa propia está cerca de 75%, en la mayoría de los distritos de La Toscana, mientras que en Florencia, como comparación, dicha proporción sólo alcanza 60% (istat, Censo de Población, 1991).

Cuadro 5
Exportaciones por sectores en algunos distritos de La Toscana e Italia
( Variaciones porcentuales de los primeros seis meses de 1992 a los primeros meses de 1993)

Cuadro 5Exportaciones por sectores en algunos distritos de La Toscana e Italia( Variaciones porcentuales de los primeros seis meses de 1992 a los primeros meses de 1993)

Fuente: irpet.
*Elaboración de los datos para las provincias de Florencia, Pisa y Siena.

  • 34 Sobre el papel de los niveles de mano de obra en el dearrollo económico y la reestructuración indu (...)

68Así, estos indicadores apoyan la opinión de que la restructuración ocurrida en los distritos toscanos se parece más a un modelo high road que a un low road; esto es, se acerca más a la búsqueda de competitividad mediante la innovación, el mejoramiento de la calidad y la explotación de nuevos nichos del mercado, que a la explotación de la mano de obra más baja (Sengenberger у Руkе, 1992:11-13).34

  • 35 Sobre la importancia de la interacción permanente entre el conocimiento localizado tácito y el con (...)

69En conjunto, las consideraciones anteriores podrían llevar a la conclusión de que La Toscana, o incluso todos los sistemas locales organizados según el arquetipo del distrito industrial, continuarán automáticamente reproduciéndose y repitiendo su éxito a lo largo del tiempo. De hecho, dicha conclusión no sólo es falsa (como lo demuestra, por ejemplo, el declive de los distritos industriales ingleses del siglo xix), sino, lo que es peor es engañosa y peligrosa. Es más, si como he argumentado en otro texto (Dei Ottati, 1994c), el apoyo de las instituciones locales ha sido necesario para la reproducción de los distritos industriales en el pasado, ahora que la producción se ha globalizado y que el ritmo del mercado y de las innovaciones tecnológicas se ha acelerado, la necesidad de la intervención institucional es aún mayor. En particular, se requiere apoyo institucional eficaz para: i) la renovación acelerada y el mejoramiento de las fuentes localizadas de conocimiento industrial y know-how,35 así como para ti) garantizar una cooperación más consciente y predeterminada entre los múltiples actores en competencia (individuales, colectivos, públicos y privados) que pueblan el distrito.

  • 36 Algunos ejemplos de instituciones de difusión de nuevas habilidades en los distritos industriales (...)
  • 37 Sobre la necesidad de apoyo institucional para la “cooperación constructiva”, véase Wilkinson F. y (...)
  • 38 Sobre el papel esencial de la acción pública y la politica en el mantenimiento de los sistemas loc (...)

70De hecho, el aumento en la velocidad y la variedad de las innovaciones exige la inyección y difusión de habilidades nuevas y parcialmente heterogéneas; pero dicha necesidad, en especial en un sistema de empresas pequeñas y medianas, sólo puede satisfacerse mediante alguna forma de organización colectiva.36 De igual modo, la reducida autosuficiencia productiva de los distritos y la introducción de innovaciones sustanciales implican costos y beneficios que no deben distribuirse de manera demasiado injusta entre los actores locales, si se quiere mantener la “cooperación constructiva” entre ellos (Marshall, 1923:598).37 Por lo tanto, quizás un objetivo primordial de la intervención institucional debería ser la provisión de foros para intercambios y debates regulares entre los distintos grupos de interés (por ejemplo, representantes de los patrones, los trabajadores, el gobierno local, los bancos, las instituciones de investigación y capacitación, etc.) a fin de garantizar un entendimiento compartido de los problemas locales y llegar a establecer programas de acción de común acuerdo.38

71Sin duda, la difusión de nuevas habilidades y la promoción de coaliciones progresivas eficaces no son tareas sencillas, pero sí son requerimientos urgentes para la propia supervivencia de los distritos industriales, dado que, como lo reconoció Alfred Marshall, “incluso un poco de terquedad o inercia puede arruinar la propia cuna de una industria cuyas condiciones estén cambiando” (1923:287).

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

Aiello, G. (1993), L’evoluzione della impresa impannatoriale pratese, Florencia, Capponi.

Amin, A (1996), “Santa Croce in context or how industrial districts respond to the restructuring of world market”, en R. Leonardi y R. Nanetti (comps.), Regional Development in a Modern European Economy: The Case of Tuscany, Londres, Pinter Publishers.

Arpes (1982), Studio conoscitivo sul settore della concia, pelletteria e calzature, Regione Toscana, Florencia.

Bartolini, S. (1994), “Dinamiche di concentrazione della proprieta’ a Santa Croce sull’Arno”, en M. Bellandi y M. Russo (comps.), Distretti industriali: e cambiamento economico locale, Turin, Rosem-bergy Seiller.

Becattini, G. y E. Rullani (1993), “Sistema locale e mercato globale”, Economia e Politica industriale, núm. 80.

— (1978), “The Development of Light Industry in Tuscany: An Interpretation”, Economic Notes, nums. 2-3.

— (1989), “Sectors and /оr districts: some remarks on the conceptual foundations of industrial economics”, en E. Goodman y J. Bamford (comps.), Small Firms and Industrial Districts in Italy, Londres, Routledge.

— (1990), “The Marshallian industrial district as a socio-economic notion”, en F. Руке, G. Becattini y W. Sengenberger (comps.), Industrial Districts and Internation Cooperation in Italy, Génova, International Institute for Labour Studies.

— (1991), “The industrial district as a creative milieu”, en G. Benko y M. Dunford (comps.), Industrial Change and Regional Development, Londres, P. Belhaven

Bell, C. (1988), “Credit markets and interlinked transactions, en H. Chenery y T. Srinivasan (comps.), Handbook of Development Economics, Amsterdam, North Holland.

Bellandi, M. y M. Russo (comps.) (1994), Distretti industriali e cambiamento economico locale, Turin, Rosenberg 8c Seilier.

— (1992), “The incentives to decentralized industrial creativity in local systems of small firms”, Revue d’economie industrielle, num. 59.

— (1993), “Structure and Change in the Industrial District”, Studi e discussioni, Dip. di Scienze Econ., Universita’ di Firenze, núm. 85, Florencia.

Benko, G. y A. Lipietz (comps.) (1992), Les regions qui gagnent. Districts et reseaux: les nouveaux paradigmes de la géographie économique, Paris, Pub.

Best, M. (1990), The New Competition. Institutions of Industrial Restructuring, Cambridge, Polity Press.

Bianchi, P. y G. Gualtieri (1990), ”Emilia-Romagna and its industrial districts: the evolution of a model”, en R. Leonardi y R. Nanetti (comps.), The Regions and European Integration, The case of Emilia-Romagna, Londres, Pinter Publishers.

— (1992), “Levels of Policy and the Nature of Post-fordist Competition”, en M. Storper y A. Scott (comps.), Pathways to Industrialization and Regional Development.

Blim, M. (1992), “Flexibly Specialized Industrial Districts at Middle Age: A Preliminary Exploration of their Present and Future Prospects”, Boston, Northeastern University, mimeo.

Bortolotti, F. y L. Casai (1996), “Il Valdarno inferiore. Un distretto esemplare”, en F. Bortolotti (сотр.), Il mosaico e il progetto, Milán, 1res Toscana-Angeli.

— (1994), “L’Alta Valdelsa. La crescita dell’industria meccanica”, en F. Bortolotti (comp.), Il mosaico e il progetto, Milán, 1res Toscana-Angeli.

Brusco, S. (1992), “Small Firms and the Provision of Real Services”, en F. Руке y W. Sengenberger (comps.), Industrial Districts and Local Economic Regeneration.

— (1994), “Servizi reali, formazione professionale e competenze: una prospettiva”, en M. Bellandi y M. Russo (comps.), Distretti industriali e cambiamento economico locale.

Caporale, A. (1995), “Internazionalizzazione e decentramento produttivo nel distretto conciario di Santa Croce sull’Arno”, en A. Cavalieri (a cura di), L’internazionalizzazione del processo produttivo nei sistemi locali di piccola impresa in Toscana.

Cappiello, Μ. Α. (1992), “I distretti industriali calzaturieri della Toscana e della Marche”, en F. Nuti (a cura di), / distretti dell’industria manifatturiera in Italia, vol. II, Milán, Angeli.

Cavalieri, A. (a cura di) (1995), L’internazionalizzazione del processo produttivo nei sistemi locali di piccola impresa in Toscana, Milán, irpet-Franco Angeli.

CEE-Force (1993), Fabbisogni di competenze professionali dei lavoratori e degli imprenditori e dei servizi alle imprese nel settore calzaturiero nell’area di Pistoia, Pistoia.

Costi, D. (1993), “Una indagine sui gruppi di imprese nel distretto industriale di Prato”, tesis en economía política, Universita’ di Firenze, Facoltà’ di Economia e Commercio, a.a. 1992-1993.

Crestanello, P. (1995), “Change in ten industrial districts during the eighties: a proposal of analysis”, mimeo.

Dei Ottati, G. (1991), “The economic bases of diffuse Industrialization”, International Studies of Management Organization”, vol. 21, num. 1

— (1993), “Il sistema tessile pratese nel secondo Dopoguerra: nascita, sviluppo e trasformazione di un distretto industriale”, in Atti del convegno Ambienti e tipologie dell’industrializzazione, Regione Piemonte, Turin, Fondazione Luigi Einaudi.

— (1994a), “Trust Interlinking Transactions and Credit in the Industrial District”, Cambridge Journal of Economics, vol. 18, num. 6.

— (1994b), “Prato and its Evolution in a European context”, en R. Leonardi and R. Nanetti (comps.), Regional Development in a Modern European Economy, The case of Tuscany, Londres, Pinter Publishers.

— (1994c), “Cooperation and Competition in the Industrial District as an Organization Model”, European Planning Studies, num. 4.

— (1995), “Changes in the district of Prato during the ’80: towards a more conscious and constructed industrial district”, European Planning Studies”, (forthcoming).

Forlai, L. (1993), “Prato tra crisi e nuove strategie”, Quaderni dell’Osservatorio, Associazione intercomunale pratese, Prato.

Freschi, A. (1992), I centri di servizio alle imprese in Toscana, Regione Toscana, Florencia.

Giovannini, P. y R. Innocenti (a cura di) (1995), Società’, economia e territorio, Milán, Anseli.

— (1990), “La costruzione sociale del distretto e le sue transformazioni”, en P. Perulli (сотр.), Le relazioni industriali nella piccola impresa, Milán, Angeli.

Graziani, A. (1994), “L’esperienza italiana nel Sistema Monetario Europeo”, en F. R. Pizzuti (a cura di), L’economia italiana dagli anni Settanta agli anni Novanta, Milán, MacGraw-Hill.

Harrison, В. (1994a), The Italian Industrial Districts and the Crisis of the Cooperative Form: Part I and Part II, “European Planning Studies”, nums. 1 у 2.

— (1994b), Lean and Mean. The changing landscape of corporate power in the age of flexibility, Nueva York, Basic Books.

IRSIS ( 1994), Società, economia e territorio a Prato. Indagine per il nuovo piano regolatore, Pratto, Comune di Prato.

IRPET (1975), Lo sviluppo economico della Toscana con particolare riguardo all’industrializzazione leggera (a cura di) G. Becattini, Guaraldi, Florencia.

ISTAT (1981), 6 Censimento generare dell’industria e dei servai, Roma.

— (1981), 12 Censimento generale della Popolazione, Roma.

— (1991), 7 Censimento generale dell’industria e dei servin, Roma.

— 13 Censimento generale della Popolazione, Roma.

Leonardi, R y R Nanetti (comps.) (1994), Regional Development in a Modem European Economy: The Case of Tuscany, Pinter, Londres.

Mariani, G. (1992), “Il distretto conciario del Valdarno Inferiore”, en F. Nuti (a cura di), I distretti dell’industria manifatturiera in Italia, vol. II, Milán, Angeli.

Marshal, Α. (1923), Industry and Trade, cuarta edición, Londres, Macmillan.

Mori, G. (a cura di) (1986), La Toscana, in Storia d’Italia. Le Regioni dall’unita’ ad oggi, Turin, Einaudi.

PDUP (Partito di unita’ proletaria per il comunismo) (1975), “Decentramento Produttivo, crisi tessile, alternativa di classe”, mimeo, Prato.

Piore, М. у С. Sabei (1984), The Second Industrial Divide, Nueva York, Basic Books.

Porter, M. (1990), The competitive advantage of nations, Londres, Macmillan.

Promomoda (1993), “Il distretto industriale di EmPoli: analisi del settore abbigliamento”, Empoli, mimeo.

Руkе, F. у W. Sengenberger (comps.) (1992), Industrial Dütricts and Local Economic Regeneration, Génova, International Institute for Labour Studies.

— G. Becattini у W. Sengenberger (comps.) (1990), Industrial Districts and Interfirm Co-operation in Italy, Génova, International Institute for Labour Studies.

Romagnoli, S. (1995), “L’area empolese fra crisi e decentramento internazionale”, en Cavalieri A. (a cura di), L’internazionalizzazione del processo produttivo nei sistemi locali di piccola impresa in Toscana.

Sabel, C. (1982), Work and Politics. The Division of Labor in Industry, Cambridge, Cambridge U. P.

Scott, A. (1995) “The geographic foundations of industrial performance”, contribution to the International Conference, en Com-petitividad territorial y recomposición socio-política, México, El Colegio de México, 25-27 de abril.

Sengenberger, W. y F. Руkе (1992), “Industrial districts and local economic regeneration: Research, and policy issues”, en F. Руке у W. Sengenberger (comps.), Industrial districts and local economic regeneration.

— (1994), “Labour standards: An institutional framework for restructuring and development”, en W. Sengenberger у D. Campbell (comps), Creating economic opportunities.The role of labour standards in industrial restructuring, Génova, IILS.

Sforzi, F. (1994), “The Tuscan model: an interpretation in light of recent trends”, en R. Leonardi y R. Nanetti, 1994.

Signorini, F. (1994), “Una verifica quantitativa dell’effetto distretto”, Sviluppo locale, num. 1.

Storper, M. y A. Scott (comps.) (1992), Pathways to industrialization and regional development, Londres, Routledge.

UIP (Unione Industriale Pratese) (1990), Relazione del consiglio direttivo.

Wilkinson, F. y J. You (1994), “Competition and cooperation: Toward understanding industrial districts”, Review of Political Economy, julio.

Williamson, 0. (1985), The Economic Institutions of Capitalism. Firms, Markets, Relational Contracting, Nueva York, The Free Press.

Zagnoli, P. (1993), Percorsi di diversificazione dei distretti industriali: il caso di Prato, Turin, Giappichelli.

Notes

1 Entre los trabajos más conocidos (publicados fuera de Italia) que abordan el tema de los distritos industríales italianos, véase Sabel (1982), Piore y Sabel (1984), Best (1990), Руkе, Becattini y Sengenberger (1990), Benko y Lipietz (1992), Storper y Scott (1992).

2 Véase también Harrison (1994b) y Blim (1992).

3 Sobre el desarrollo económico de La Toscana, véase también irpet (1975) y Mori (1986). Sobre el concepto de distrito industrial, véase Becattini (1989 y 1990) también las contribuciones incluidas en Руkе, Becattini, Sengenberger, (1990); Руке y Sengenberger (1992).

4 Según el método de identificación espacial adoptado por Fabio Sforzi, en La Toscana hay un total de ocho distritos industriales canónicos, Sforzi (1994, pp. 101-102).

5 El distrito de Empoli incluye los seis municipios siguientes de la provincia de Florencia: Capraia e Limite, Cerreto Guidi, Empoli, Montelupo Fiorentino, Montes-pei toli y Vinci.
El distrito de Santa Croce sull’Arno abarca los seis municipios siguientes, cinco de los cuales pertenecen a la provincia de Pisa; y Fucecchio a la de Florencia, Castelfranco di sotto, Montopoli, San Miniato, Santa Croce, Santa Maria a la de Monte, Fucecchio.
El distrito de Prato comprende los trece municipios siguientes, diez de los cuales están en la provincia de Florencia y tres (Agliana, Montale y Quarrata) en la de Pistoia: Barberino di Mugello, Calenzano, Campi Bisenzio, Cantagallo, Carmignano, Montemurlo, Poggio a Caiano, Prato, Vaiano, Vernio, Agliana, Montale y Quarrata.
El distrito de Poggibonsi incluye los cuatro municipios siguientes, tres de los cuales pertenecen a la provincia de Florencia y el restante (Casóle d’Elsa) a la provincia de Siena: Casole d’Elsa, Colle Val d’Elsa, Poggibonsi, Barberino Val d’Elsa.
El distrito de Monsummano comprende los seis municipios siguientes de la provincia de Pistoia: Buggiano, Massa e Cozzile, Monsummano, Montecatini Terme, Pieve a Nievole, Ponte Buggianese.

6 Véase Innocenti y Giovannini (1995); Dei Ottati (1993, 1994b, 1995).

7 Entre 1985 y 1990, la producción de textiles de lana cardada cayó decreció 40% en Prato y aproximadamente 30% en Italia uip (Unione Industriale Pratese), Relazione del consiglio direttivo, 1990.

8 Debido a la división del trabajo existente entre las empresas del distrito industrial, se pueden distinguir dos tipos diferentes: las “empresas finales”, que tienen contacto directo con los mercados y las “empresas de etapa” o subcontratis-tas que se especializan en algunas etapas de la producción.

9 Acerca del distrito industrial como un medio creativo, véase Becattini G., (1991),y Bellandi (1992). Sobre los patrones de cambio económico en el “distrito industrial”, véase Bellandi M., 1993.

10 Por citar sólo un ejemplo, considérese que los modelos presentados por las empresas de calzado de Monsummano en sus colecciones aumentaron de un promedio de 87 en 1980 a 221 en 1992 (cee-Force, 1993, pp. 133).

11 Sin embargo, por lo general, la adquisición de bienes completamente acabados se limita a algún artículo en especial, el cual tiene el propósito de completar la gama de productos que se ofrecen a los clientes. Para más datos sobre el sistema de calzado de Monsummano, véase cee-Force, 1993, pp. 152-153.

12 En Italia, entre 1981 y 1991, el crecimiento general del empleo en el sector servicios fue sólo 15 por ciento.

13 En el distrito de Poggibonsi, tanto la industria de la cristalería (en Colle Valdelsa) como la industria mecánica tienen una larga tradición; en particular esta última (la cual también incluye la fabricación de maquinaria para carpintería) se desarrolló de manera significativa durante los últimos años.

14 El crecimiento del empleo en los servicios al productor en los distritos toscanos, calculados a partir de los datos de los censos de 1981 y 1991, va desde un 100% de aumento en Santa Croce y Monsummano, hasta 184% en Poggibonsi. Además, en todos los distritos considerados, los nuevos empleos en los servicios al productor superan 30% de los nuevos empleos en el sector servicios, incluido el sector público. Sin embargo, cuando se estima la cantidad de servicios al productor que se proveen en los distritos industriales, deberían incluirse todos los que normalmente ofrecen las asociaciones de industriales y artesanos locales, los cuales no aparecen en los datos del censo, y los que proporcionan los centros de servicios especiales reales. Para mayor información sobre los centros de servicios en La Toscana, véase Freschi (1992).

15 En Prato, por ejemplo, entre 1949 y 1952, tuvo lugar el desmoronamiento de las fábricas de lana de ciclo completo, véase Dei Ottati (1994b).

16 Una medida de la caída en el uso del trapo, por parte de la industria textil de Prato es que, entre 1985 y 1993, la cantidad de trapo importada en el distrito cayó casi 50%, aproximadamente de 93 000 a 45 000 toneladas.

17 Acerca de la estrategia de diversificación de las empresas especializadas en productos completamente nuevos para el distrito de Prato, véase Zagnoli (1993).

18 Las cifras acerca de la importación de productos de lana intermedios y de wet-blue se refieren a La Toscana, véase Cavalieri (1995). Sin embargo, las empresas de Prato y de Santa Croce compran respectivamente, casi la totalidad de dichos productos.

19 Las cifras de las importaciones muestran cómo los nuevos patrones de abastecimiento externo facilitan la diversificación de productos. Por ejemplo, en el distrito de Prato, las importaciones de hilo de seda, que eran solamente de una tonelada en 1985, alcanzaron 126 toneladas en 1992; y las importaciones de hilo de lino aumentaron de alrededor de 2 000 toneladas en 1985 a más de 5 000 en 1993.

20 Investigaciones recientes han descubierto que los subcontratistas de Empoli venden 23% de su producción (en términos de volumen de ventas) a empresas localizadas en el norte de Italia, y 4% en el extranjero (Romagnoli, 1995); mientras que 17% de los subcontratistas de Prato reciben actualmente pedidos del norte de Italia (iris, 1994, p. 117).

21 Entre las razones para la formación de grupos empresariales formales están el ahorro y los impuestos, la posibilidad de separar la administración de las unidades de producción y comercialización, del control del propietario, y la posibilidad de diversificar los productos.

22 Para mayores datos sobre la formación de grupos formales en el distrito de Prato, véase pdup (1975), y para el caso de Santa Croce, véase arpes 1982).

23 La tendencia al agrupamiento de las empresas no se relaciona únicamente con el desarrollo de los grupos empresariales lidereados por las “empresas finales”. Por el contrario, también abarca casos interesantes de consorcios y otros conjuntos de “empresas de etapa” especializadas en la misma operación. Ejemplos de lo anterior son los dos consorcios formados entre las empresas de tejido de Prato llamadas “Gruppo Tessile Gulliver” y “Grantessuto”.

24 Algunos datos acerca de la presencia de grupos empresariales en los distritos de La Toscana pueden encontrarse en Amin A. (1994); Bartolini (1994); Bortolotti y Casai ( 1994). En lo que se refiere al distrito de Santa Croce; iris (1994), en cuanto al distrito de Prato; Cappiello (1992), acerca de los sistemas locales de producción de calzado de La Toscana.

25 Sobre los grupos empresariales informales en los distritos toscanos, véase, por ejemplo, Mariani (1992) y Cappiello (1992).

26 Sobre la coordinación “casi automática” característica del distrito industrial, véase Dei Ottati G. (1991).

27 Sobre transacciones de interrelación, véase Bell c. (1988); sobre transacciones de interrelación en el distrito industrial y, en particular, las de subcontratación y crédito, véase Dei Ottati G. (1994a). Un estudio en el distrito de Prato ha revelado que dichas transacciones de subcontratación y crédito son dos veces más frecuentes que las relaciones de propiedad entre las empresas locales: de hecho, aproximadamente 20% de las “empresas finales” declararon haber financiado recientemente nuevas máquinas o edificios de sus subcontratistas. Cf. mis (1994, p.134).

28 Sobre las inversiones en reputación personal y la coordinación de transacciones de riesgo en el distrito industrial, véase Dei Ottati (1994a y 1994c).

29 En Emilia Romagna, por ejemplo, aproximadamente 24% de las principales adquisiciones de empresas locales ocurridas entre 1983 y 1988 fueron hechas por grupos de capital extranjero. Véase P. Bianchi (1992) y Gualtieri (1990, p. 98). En los casos de adquisición de empresas por parte de compañías externas de otras legiones de Italia, véase P. Crestanello (1995).

30 A menudo las inversiones extranjeras en unidades comerciales tienen el propósito adicional de permitir una respuesta más rápida y generalmente ofrecer un mejor servicio al cliente.

31 Hemos visto que ni siquiera las empresas de propiedad conjunta tienen relaciones de subcontratación exclusivas con su empresa matriz.

32 Santa Croce, por ejemplo, aumentó sus exportaciones de piel 45%, y Prato sus textiles 18%, en un periodo de doce meses, entre 1992 y 1993. Asimismo, de 1986 a 1993, las exportaciones de tela de lana de La Toscana (en la práctica, proveniente casi completamente del distrito de Prato) se elevaron 80% y las de telas de fibras vegetales 100%; las exportaciones de piel curtida de La Toscana (del distrito de Santa Croce) crecieron 169% (Cavalieri, 1995).

33 Para mayores datos sobre el hecho de que los costos de mano de obra per capita en el distrito de Prato (y Biella) son más altos que para toda la industria de la lana italiana, véase F. Signorini, 1994.

34 Sobre el papel de los niveles de mano de obra en el dearrollo económico y la reestructuración industrial, véase Sengenberger, 1994, pp. 3-41.

35 Sobre la importancia de la interacción permanente entre el conocimiento localizado tácito y el conocimiento explícito globalizado para la reproducción de los sistemas locales viables, véase Becattini y Rullani en este volumen.

36 Algunos ejemplos de instituciones de difusión de nuevas habilidades en los distritos industriales pueden encontrarse en S. Brusco, 1994.

37 Sobre la necesidad de apoyo institucional para la “cooperación constructiva”, véase Wilkinson F. yJ. You, 1994.

38 Sobre el papel esencial de la acción pública y la politica en el mantenimiento de los sistemas locales dinámicos, y sobre los enfoques políticos radicalmente diferentes que requieren, véase A. Scott ( 1995), Acerca de este tema, y con referencia particular a la nueva política regional de la Comunidad Europea, véase Bianchi (1992).

Table des illustrations

Titre Mapa 1La Toscana ( Localizacion de cinco distritos industriales)
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3715/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 268k
Titre CUADRO 1 Cinco distritos industriales de La Toscana y de Italia, 1991 (Area, población, tasa de empleo y de población por empresa)
Légende Nota: La tasa de empleo es obtenida por la razón entre el total de población empleada (incluyendo empleados, empleadores y autoeinpleados) y la población residente; y la tasa de población residente para las empresas en todos los sectores localizados en el distrito.Fuente: Istat, Censo de Población, 1991 y Censo de Industrias y Servicios, 1991 y de nuestra propia elaboración.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3715/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 160k
Titre Cuadro 2Cinco distritos industriales de La Toscana y de Italia 1981 y 1991(Distribución porcentual de la fuerza de trabajo por sector)
Légende Nota: Incluye a todas las personas empleadas o en posibilidad de trabajar.Fuente: Istat, Censo de Población, 1981 y 1991 y de nuestra propia elaboración.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3715/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 171k
Titre Cuadro ЗEmpleo por sector en cinco distritos industriales de La Toscana, 1981 y 1991
Légende Fuente: Istat, Censo de Industria y Servicios, 1981 y 1991, y de nuestra propia elaboración.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3715/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 209k
Titre Cuadro 4Empresas y empleo en la industria manufacturera y de la industria localizada en cinco distritos industriales de La Toscana, 1991
Légende Fuente: Istat, Censo de Industria y Servicios, 1991 y de nuestra propia elaboración.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3715/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 175k
Titre Cuadro 5Exportaciones por sectores en algunos distritos de La Toscana e Italia( Variaciones porcentuales de los primeros seis meses de 1992 a los primeros meses de 1993)
Légende Fuente: irpet.*Elaboración de los datos para las provincias de Florencia, Pisa y Siena.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3715/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 109k

Auteur

Universidad de Florencia, Departamento de Economía.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540