Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Génesis, culturas y espacios en Michoacán

 | 
Véronique Darras

Presentación

Véronique Darras

Texte intégral

1Este volumen réune varias contribuciones sobre investigaciones recientes en Michoacán que tratan de reconstituir dinámicas históricas y culturales regionales para entender fenómenos de mayor amplitud tal como el surgimiento de Tula o la formación del Estado Tarasco.

2Tres espacios geográficos —que fueron viveros culturales sumamente importantes para el destino del Michoacán prehispánico y del México central— son explorados con temáticas específicas y desde perspectivas diferentes: el Centro-Norte, que aparece como el foco principal de los acontecimientos sociopolíticos de principios del siglo xiii que desembocan en la aparición de la entidad política tarasca; el Noreste, que ocupa la posición compleja de interfaz cultural, entre el territorio tarasco, el Bajío y la Cuenca de México; y la Costa Norte de Michoacán, que es una región periférica desconocida arqueológicamente, pero donde supuestamente ocurrieron fenómenos esenciales para entender los desarrollos culturales del Occidente de México.

3Son varios los proyectos que se han desarrollado últimamente en el Centro-Norte de Michoacán, impulsados por esa necesidad de comprender con mayor precisión los procesos culturales que precedieron y prepararon la formación del Estado Tarasco. En esta búsqueda, la aportación de los trabajos del cemca fue sustancial dado que sus esfuerzos se concentraron en la región de Zacapu, desde la cual, según el relato mítico de la Relación de Michoacán, los líderes uacusechas habían empezado sus conquistas políticas y territoriales. Quince años después de su inicio, las investigaciones del cemca pueden dar una visión a la vez detallada y sinóptica de las dinámicas culturales regionales y proporcionar algunas claves para entenderlas. De esto da cuenta la mayoría de los trabajos publicados aquí y que fueron presentados en el simposio “Génesis del Estado Tarasco: nuevas aproximaciones entnohistóricas y arqueológicas en el Centro-Norte de Michoacán”, organizado en el marco de la XXIV Mesa Redonda de la Sociedad Mexicana de Antropología (5 y 11 de agosto de 1996, en Tepic, Nayarit).

4La primera contribución (Arnauld y Faugère-Kalfon) retoma el conjunto de informaciones recogido por el equipo de arqueólogos del cemca y reconstituye la dinámica demográfica en el espacio regional y en el tiempo largo, es decir, desde el final del Preclásico hasta el Pos-clásico Tardío. Los autores establecen une relación estrecha entre la historia del poblamiento local y la evolución de las estructuras políticas tarascas mientras sugieren que pequeños grupos sedentarios norteños emigraron a la región durante el final del Clásico y se integraron al substrato local. La evolución del contexto social en esta región es particularmente perceptible a través de las formas de ocupación del espacio que aparecen durante el Posclásico, en las cercanías de Zacapu, y que reflejan una nueva organización sociopolítica. Es lo que examina Migeon, mediante el estudio del poblamiento y del patrón de asentamiento en el malpaís de Zacapu, mientras Michelet enfoca su trabajo hacia la estructura y organización interna de los grandes sitios que se crearon en él como testimonio de un nuevo sistema político.

5Dejando la perspectiva puramente arqueológica, los dos artículos que aparecen después ofrecen puntos de vista con enfoques más bien etnohistóricos y analizan temas míticos que ilustran las prerrogativas ideológicas del linaje tarasco que va tomando el poder. En su contribución, Darras parte de la Relación de Michoacán y desemboca en el campo de la arqueología para interrogarse sobre el papel desempeñado por la obsidiana, en el caso de los pueblos tarascos. Hace una reseña de las referencias a esta piedra que permite ver su función simbólica en el proceso de afirmación política de los líderes. Con el estudio de los temas del venado y de los fogones sagrados en el mismo relato, Faugère-Kalfon demuestra cómo ciertos ritos fueron utilizados por los uacusechas para imponerse y cómo constituyeron ejes determinantes de su estructuración ideológica.

6Con esos artículos se concluyen las reflexiones sobre la emergencia del Estado Tarasco para dar paso a una contribución más orientada hacia el México central, la cual, sin embargo, se vincula estrechamente con los temas ya discutidos. Presentado en el simposio “Coyotlatelco: investigaciones recientes y discusión histórica en las áreas de Tula, Hidalgo y Cuenca de México” de la misma mesa redonda, el trabajo de Healan examina la obsidiana de la región de Ucareo-Zinapécuaro para entender mejor los acontecimientos culturales sucedidos en el Epi-clásico no sólo en el Centro-Norte sino también, y sobre todo, en la cuenca de México.

7Finalmente, después de haber explorado los volcanes y lagos michoacanos, esta obra termina por un recorrido tropical de la costa Norte de Michoacán efectuado por Novella y Moguel Cos quienes proporcionan sus primeros resultados y perspectivas de investigaciones y desvelan los vínculos de las poblaciones costeras con distintos focos culturales del Occidente de México.

8Los Ángeles, mayo de 1997

Auteur

CNRS-GRAL, Toulouse

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1998

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540