Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Una resistencia india

 | 
Cécile Gouy-Gilbert

Introducción

Texte intégral

1Desde el siglo xvi hasta el primer cuarto del siglo xx, los indios yaquis no dejaron de oponerse a quienes querían imponerles su ley. La primera imagen que se tiene del yaqui es la del indio rebelde y resistente, confirmada a lo largo de los múltiples combates y revueltas que marcan la historia de la tribu. En México, como en todo el continente americano, se encuentran pocos ejemplos de constancia y obstinación semejantes, de negarse a sufrir una dominación externa.

2Por su historia, se atribuye la admirable capacidad de resistencia de los yaquis a una naturaleza singular, intrínseca de esta etnia. Con estos indios se perfila, en efecto, una historia que no pertenece al orden de la transformación sino de la repetición. Todo ocurre como si, a pesar de la instauración de los actores históricos, de los hechos, incluso de los intereses en juego, se repitiera incansablemente un solo y mismo acto de resistencia.

3Esta aparente invariabilidad puede volverse obsesiva si se toma en cuenta que el mejor especialista de los yaquis, el profesor Edward H. Spicer, después de haber consagrado gran parte de su vida al estudio de esta etnia, se abocara al análisis de otras comunidades resistentes, como la de los vascos.

4La perplejidad del etnólogo puede, pues, transformarse en el deseo de poner en escena al indio “auténtico”, y con mayor razón al ver que el lugar destinado a los yaquis en el Museo de Antropología de México es muy reducido. Estos indios, que no han sido magnificados como los de Yucatán, los de Chiapas o los de cualquier otro lado, aún están por ser descubiertos. Es verdad que uno se turba ante la aparente trivialidad de indios sin artesania, que usan jeans y sombreros texanos, y se parecen más al cow-boy ilustrado para niños que al indio del etnólogo, pero se puede ver sin duda en esta sobriedad, en esta negativa del signo, el indicio de una diferencia tan incrustada en una realidad social, que es difícil de percibir.

  • 1 Pensamos en particular en la historieta ilustrada Los que conmovieron al mundo. La Revolución Mexi (...)

5Otro escollo surge cuando se estudia a los yaquis. Numerosos historiadores mexicanos subrayan, como hecho notable, la participación de indios en el proceso revolucionario y, en particular, la de los yaquis. Este hecho, mencionado con frecuencia, se inscribe en la leyenda revolucionaria popularizada y a veces ilustrada.1

6Afirmar que los yaquis participaron en la Revolución tiene un impacto ideológico considerable, puesto que se da a entender que una parte de los habitantes originarios renunciaron parcialmente a su calidad específica, al diluirse en esta simbiosis del pasado y del porvenir que fue la Revolución Mexicana. De esta manera, los yaquis contribuyeron a legitimar la revolución de la pequeña y la mediana burguesía mexicana, al garantizar la colaboración de los habitantes originarios de esa tierra, lo cual dio lugar al planteamiento del tema —cuya importancia es bien conocida en México— de la reconciliación de las culturas.

7La gran difusión de las obras de Castaneda ha traído consigo una popularidad dudosa para los yaquis. Si el “brujo” en cuestión proviene, en la mejor de las hipótesis, de la parte de la etnia establecida en los Estados Unidos, no se puede hacer referencia a los yaquis sin tomar en cuenta las experiencias místicas de este antropólogo norteamericano, como sucede con Artaud y los indios de la Tarahumara.

8Los diversos asedios de los cuales los yaquis han sido objeto, no han contribuido en gran medida a proporcionar un mejor conocimiento de esta etnia, sino que han provocado la limitación de la trascendencia de los trabajos de E. H. Spicer, cuya mayor parte se sitúa en un nivel etnográfico.

9De la información disponible en la actualidad sobre la tribu yaqui, resulta que la resistencia de esta etnia ha tomado un curso particular en cada uno de los diferentes grandes periodos históricos. Así pues, para facilitar nuestra tarea dividiremos en periodo colonial, Independencia, Revolución y periodo contemporáneo.

10El estudio del periodo revolucionario debió ser privilegiado, pero ha sido imposible prescindir del conocimiento de los periodos precedentes. Si el examen del periodo revolucionario permitiera establecer que la oposición persistente de los yaquis se explica con amplitud por la manera en que está ligada a los vaivenes del conjunto de la historia de México, habría sido igual para los periodos anteriores. La situación particular que ha caracterizado siempre a los yaquis parece deberse tanto a su singular capacidad de resistencia como a la repetición de cierto modo de inserción de la historia de esta etnia en la historia general mexicana.

11Sacar a la luz estos fenómenos que se repiten en periodos muy diferentes, se ha vuelto el principal objeto de esta obra. Más que determinar la calidad específica de la tribu yaqui, nos hemos dedicado a comprender la calidad específica de su historia. Para esto, hemos tenido que ubicarnos en la compleja y particular historia del estado de Sonora.

12La dificultad del análisis se debe a la importancia que cobró la vida política de este estado a nivel nacional, sobre todo en el periodo revolucionario. De esta estrecha unión entre lo local y lo nacional, resulta que los efectos de los acontecimientos políticos locales pueden ser apreciados al mismo tiempo sobre diferentes planos. La organización de la vida política sonorense obliga a precisar constantemente cuál es, en una coyuntura dada, el nivel donde el análisis debe mantenerse para ser pertinente. Los desplazamientos que esto engendra constituyen una primera dificultad, puesto que los diferentes grupos actuantes, cada uno con una lógica propia, oscilan a menudo entre lo local y lo nacional.

13Una de las consecuencias de la supremacía de lo político es que la lógica económica que tendía a desarrollarse (la de la colonización) no ha cesado de ser contrariada. Esto sólo incrementa la complejidad, ya que en el caso de Sonora no se puede decretar que tal instancia es, de una vez por todas, más determinante que otra. Lo político y lo económico se jerarquizan y se articulan de manera específica según las coyunturas históricas.

14Tratar de comprender las razones de la resistencia de los indios yaquis nos ha conducido a penetrar en el campo de la etnohistoria. Sin embargo, dentro del marco del último capítulo, consagrado al periodo contemporáneo, fue posible proporcionar un carácter etnológico a nuestro trabajo, pero se trata tan sólo de notas sobre una realidad étnica comprendidas superficialmente.

15Agreguemos a este preámbulo algunas líneas sobre el aspecto geofísico del territorio yaqui. Situada al noroeste de México, la zona yaqui se caracteriza por un clima semidesértico donde las temperaturas son elevadas todo el año (50° en verano). Sin embargo, éstas pueden descender en invierno hasta menos de 3o, bajo el efecto de una influencia continental debida a la proximidad de la sierra.

16La vegetación natural se limita a chaparrales espinosos y a diversas variedades de cactus gigantes. Sin agua, aquí es imposible desarrollar la menor agricultura. Las dos estaciones húmedas (verano e invierno) sólo atenúan la sequedad del clima, pues las lluvias son escasas (300 mm por año) y la humedad muy débil debido a una evaporación 10 veces superior a las precipitaciones. Por eso la cuestión del agua es esencial en el territorio yaqui.

17Situado en la parte baja del estado de Sonora (Mapa 1), en la actuabdad está circunscrito al oeste por la planicie costera del Golfo de California, al noroeste y al este por los contrafuertes de la Sierra Madre Occidental y al sur por el río Yaqui. Este río se modificó constantemente y su lecho, ahora seco, está marcado por una cortina de árboles.

18El río Yaqui, cuya importancia veremos más tarde, nace en una parte de la Sierra Madre situada en el estado de Chihuahua, bajo el nombre de Papigochic, a tres mil metros de altitud. Toma el nombre de Yaqui al unirse con el Bavispe. De 680 kilómetros de largo, recorre las montañas durante sus primeros 530 kilómetros, que corresponden a la zona de captación donde se escalonan, de río arriba a abajo, tres presas: la Angostura, construida en 1942 en el curso superior del Bavispe; la Plutarco Elias Calles y la Oviachic (o Alvaro Obregón), puestas a funcionar en 1963 y 1952, respectivamente. La presa Plutarco Elias Calles fue construida para captar el resto de las aguas del Yaqui, cuyo lecho se encuentra seco la mayor parte del año. Esto provocó la rápida transformación de una vegetación y de un paisaje, los cuales, tiempo atrás, asombraron a los conquistadores.

Mapa 1. Localización del territorio yaqui.

Notes

1 Pensamos en particular en la historieta ilustrada Los que conmovieron al mundo. La Revolución Mexicana, Organización Editorial Novaro, S.A., México, 1973.

Table des illustrations

Légende Mapa 1. Localización del territorio yaqui.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3357/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 269k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1985

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540