Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Entre Zacapu y río Lerma

 | 
Brigitte Faugère-Kalfon

Conclusión. Adaptaciones e interacciones humanas en la Vertiente Lerma

Texte intégral

1La vertiente meridional del Lerma tiene huellas de una ocupación humana que se remonta al tercer milenio a.C. Sin embargo, disponemos de poca información respecto a las poblaciones arcaicas, y lo esencial de nuestros conocimientos se refiere más bien a un periodo que va del siglo vii al xvi de nuestra era. Después de la formación y el apogeo de una sociedad agraria fechada de la época clásica, se produjeron diversas modificaciones en la organización socio-política de la región que parecen estar en relación con los grandes trastornos que afectaron la totalidad del norte de Mesoamérica en el comienzo del Postclásico.

2A lo largo de todo este trabajo, hemos observado cómo la interpretación de los datos arqueológicos recogidos se articula en dos grandes tendencias: por una parte, se aprecia una considerable continuidad cultural que es el reflejo, entre otras cosas, de la buena adaptación de los grupos humanos a su entorno natural; pero, por otra parte, parece que este sector ha sido objeto de influencias y de intrusiones de grupos alógenos que han representado determinantes papeles en la historia local.

3Volveremos a tomar aquí, de manera sintética, los datos que permiten definir, en las modalidades de la ocupación, la continuidad cultural y los que hablan de interacciones culturales. Estas informaciones nos permitirán establecer un balance de las investigaciones realizadas hasta el presente en esta subregión de la Vertiente Lerma y volver a incluir nuestros resultados en el contexto más general de Mesoamérica. Sin embargo, conviene recordar que el esquema propuesto es preliminar y que está sujeto a diversos ajustes, que serán necesarios cuando la profundización de los conocimientos referentes a las regiones centro-occidentales de México permita obtener una visión más definitiva de los problemas aquí abordados.

Continuidad cultural y adaptaciones humanas

4Durante el periodo que se extiende desde mediados del Clásico hasta el final del Postclásico Temprano, la distribución de los sitios, el patrón de asentamiento y la arquitectura de la mayoría de los establecimientos siguen siendo, globalmente, bastante estables y dan testimonio de una sociedad cuya actividad principal es la agricultura. Según los vestigios hasta hoy conservados, esta agricultura está basada, en gran parte, en el acondicionamiento de varias terrazas que ocupan las laderas de los relieves: las redes así creadas pueden ser muy extensas, y en el Postclásico Reciente se explotan todavía ciertos sectores. El cultivo en terrazas es, mucho más que desde otros puntos de vista, un elemento de permanencia.

5Aproximadamente, desde 800 d.C. a 1200 d.C., el desplazamiento de los sitios agrícolas en el interior de las cuencas, así como de una cuenca a otra, no implica realmente una modificación en la jerarquía de los asentamientos ni en la arquitectura. Los establecimientos están organizados en grupos, y cada grupo parece poseer su propia organización interna. En el interior de cada uno, el hábitat está disperso. En el dominio de la arquitectura, se observan varias constantes: una acomodación en plazas escalonadas sobre la pendiente; la presencia de bases piramidales en grados, de plano subcuadrado o rectangular; la frecuente utilización de plataformas, que sirven de basamento, tanto para las bases piramidales como para las residencias importantes y las simples casas.

6De la misma manera, desde el Clásico al Postclásico, la cerámica evoluciona poco y los cambios proceden más por deslizamientos graduales de un complejo a otro que por la brusca aparición de series de nuevos tipos. De hecho, la evolución de la cerámica parece indicar la adquisición progresiva de nuevas técnicas y de ciertas formas decorativas, quizá por difusión, más bien que la implantación rápida y masiva de tipos hasta entonces desconocidos, lo que podría corresponder sobre todo a la llegada de nuevas poblaciones. Esta manera de transformación habla también a favor de una permanencia cultural en la región.

7Por su parte, las redes de intercambios parecen modificarse poco, al menos hasta el comienzo de la fase Milpillas (1200 d.C). Los productos parecen haber circulado a lo largo del eje este-oeste, que sigue el río Lerma, enlazando el Altiplano Central con el Occidente mexicano y, luego, con la costa del Pacífico. Los corredores perpendiculares que enlazan el Bajío con la zona de la Sierra Tarasca parecen haber representado un papel determinante en la circulación norte-sur. Pero en el Postclásico Reciente, nuestra zona parece no estar en contacto más que con el sur, en el que se producen el nacimiento y el apogeo del reino tarasco.

8También es perceptible la continuidad cultural, si se consideran las representaciones rupestres. Los petroglifos encontrados en la región se han clasificado en una sola tradición que agrupa grafismos geométricos, espirales, líneas onduladas, círculos y cúpulas, realizados con técnicas de grabado poco variadas. La inmensa mayoría de las obras grabadas procede de sitios fechados del Clásico Reciente/Final y del Postclásico Temprano. La uniformidad de las obras grabadas podría ser el reflejo de una permanencia de cultos y de creencias a lo largo de unos cuatro siglos.

9Así pues, el conjunto de estos elementos contribuye a comprobar una notable continuidad cultural en la región de la Vertiente Lerma, sobre todo entre el Clásico y el Postclásico Temprano.

Papel representado por las poblaciones alógenas en la evolución del poblamiento

10Si bien ciertas modificaciones que han marcado la historia de los grupos humanos de la región parecen deberse a causas internas, otras, en cambio, podrían ser la consecuencia de grandes trastornos que hubieran afectado el curso del Postclásico en buena parte de Mesoamérica; nos referimos a las migraciones que se sucedieron en varias oleadas y que dieron nacimiento especialmente a la cultura tolteca y, más tarde, a la cultura azteca. Los elementos de que disponemos son la evolución de la distribución de los asentamientos, la de los tipos de sitios y de la arquitectura, de las redes de intercambios, de la lítica y del arte rupestre.

11La distribución de los sitios empieza a modificarse de manera sensible a partir de la fase Palacio; la consolidación de la expansión territorial que se observa va también acompañada de la aparición de los sitios periféricos del borde sur, que antes estaba poco poblado. Pero, en la fase Milpillas se produce un verdadero repliegue hacia esa misma parte meridional. Así pues, el centro de nuestra región está prácticamente desocupado; los sedentarios se repliegan hacia la sierra y otros grupos diferentes se dedican a ocupar los abrigos del noroeste. Paralelamente, aumenta el número de sitios que contienen un centro ceremonial o acondicionamientos con fines defensivos.

12También en la arquitectura aparecen nuevos elementos: es el caso de las canchas de juego de pelota en forma de I; los recintos ceremoniales se protegen tras espesas murallas de lajas; las estructuras se adornan con pórticos y pilares rectangulares de inspiración nórdica. En la fase Milpillas, el único centro ceremonial en un contexto agrícola presenta, por su parte, largas plataformas paralelas que soportan superestructuras.

13Durante la fase Milpillas, también la red de intercambio parece evolucionar y orientarse principalmente hacia el sur: la mayoría de las transacciones debían de desarrollarse en el interior mismo de la entidad tarasca, incluso si los corredores seguían permitiendo las relaciones con el valle del río Lerma.

14El estudio del material lítico ha permitido la identificación de varios complejos, que pueden indicar –al menos para el Postclásico Reciente– dos diferentes entidades culturales.

  • Los agricultores –que fueron los que originaron varias zonas de fabricación de artefactos líticos y un complejo con considerable proporción de herramientas sobre lascas y sobre navajas, y poco abundantes puntas de proyectil– vivieron principalmente en los sitios arquitectónicos. Sin embargo, su grado de sedentarismo puede haber sido variable y/o cíclico, en ciertas épocas, especialmente en las de transición, como al comienzo de la fase Lupe y al de la fase Palacio.
  • Los cazadores crearon unos complejos con gran densidad de lascas de desechos de talla, de núcleos, de herramientas sobre lascas de obsidiana o rocas andesíticas y de abundantes puntas de proyectil. Éstos ocuparon los abrigos, probablemente en el curso de la fase Milpillas.

15Finalmente, las pinturas rupestres, que pertenecen a una tradición diferente de la de los petroglifos, podrían haberlas realizado esos grupos de cazadores. Los grafismos son a la vez figurativos y geométricos, y forman verdaderas composiciones cuyo sentido –aunque para nosotros sea difícil de percibir– parece referirse a prácticas iniciáticas y rituales.

16La tradición mejor representada –“México semiárido”– parecen haberla realizado pequeños grupos de nómadas pertenecientes a una facción chichimeca (término considerado aquí como calificativo cultural, referente a un modo de subsistencia), que hubieran visitado la región en varias ocasiones, durante el Postclásico.

17Las modificaciones de la fase Palacio, y sobre todo de la fase Milpillas, parecen pues explicarse por las influencias y /o la intervención en la región de poblaciones alógenas. Las de la fase Palacio tienen como contrapeso una indudable continuidad cultural, aunque también una influencia o una presencia de pequeños grupos, procedentes de Jalisco-Zacatecas, habría podido contribuir a una reorientación de la sociedad.

18En cuanto a la fase Milpillas, ella presencia la formación de una verdadera frontera entre tarascos y chichimecas, probablemente pertenecientes al grupo de los guainares.

19El intento de reconstitución diacrónica de la población antigua de la subregión de la Vertiente Lerma se apoya en el análisis de la evolución del conjunto de los vestigios materiales localizados durante los trabajos de campo, tanto de prospección como de excavaciones. Considerados separadamente, estos vestigios no habrían aportado quizá suficientes elementos para alcanzar resultados de orden cronológico-cultural; pero lo que ha permitido formular las principales hipótesis que hemos presentado aquí ha sido la coherencia del comportamiento de los unos con los otros y a través de la secuencia cronológica. Pero quedan todavía muchos puntos en los que hay que profundizar, especialmente nuestra comprensión de las fases de transiciones y de los motores del cambio.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1996

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540