Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Entre Zacapu y río Lerma

 | 
Brigitte Faugère-Kalfon

Capítulo 1. La región de la Vertiente Lerma hoy y ayer

Texte intégral

1La región estudiada se encuentra en la porción central del norte de Michoacán (Figs. 2 y 3), y posee una indudable unidad fisonómica (O. Gougeon 1987 y 1991; J.-N. Labat 1988 y 1992).

2Al sur, su límite pasa por la pequeña cuenca de Caurio de Guadalupe, que representa la última depresión antes del comienzo de los contrafuertes de la “meseta” tarasca y el sector del Malpaís de Zacapu, modificado por los más recientes episodios volcánicos.

3El límite norte, que parece arbitrariamente definido por la carretera que va de Penjamillo a Angamacútiro, corresponde en realidad, de manera bastante precisa, al comienzo de las tierras aluviales de la depresión del Lerma (Fig. 4). Del sur al norte, la altitud pasa de 2 100 a 1 700 metros, en un declive bastante acusado, interrumpido a veces por conos volcánicos de pequeñas dimensiones (Fig. 5), y por algunas cuencas intermontañosas, como las de Panindícuaro-Aguanuato o de Caurio.

4Del este al oeste, la región está jalonada por tres sistemas principales de drenaje, que tienen una orientación aproximadamente sur-norte, común a varias barrancas de la región. Al este, se encuentra el valle del río Angulo, verdadero corredor que enlaza el antiguo lago de Zacapu con el Bajío. En el centro, aparece una depresión menos marcada, sobre todo en la parte sur, recorrida por el arroyo Epeján y que desemboca en San Isidro. Al oeste, se encuentra la falla de Penjamillo-Los Fresnos-Acuitzeramo, que linda con los volcanes del Prieto y de Zináparo, con extensos yacimientos de obsidiana. La zona así delimitada abarca una buena parte de los municipios de Penjamillo, Panindícuaro y Angamacútiro, incluyendo porciones reducidas de los de Tlazazalca, Purépero, Zacapu y Villa Jiménez.

MARCO ECOLÓGICO: ALGUNAS APORTACIONES DE LAS CIENCIAS DE LA NATURALEZA

Geología y Pedología

5La geología de la región está determinada, ante todo, por la formación del Eje Neovolcánico transversal, cuyos edificios basálticos y andesíticos datan del Cuaternario, pero el sector había quedado, ya antes, considerablemente afectado por los movimientos tectónicos, manifestados particularmente por el hundimiento del Bajío, con la formación de varias fallas, orientadas ENE-OSO o N-S (A. Demant 1992), que atestiguan que forma parte de la periferia de una fosa tectónica. Esta zona periférica fue víctima de hundimientos transversales, de los que son testigos directos las fallas de Penjamillo-Los Fresnos y de Panindícuaro (A. Demant 1981). Estas fallas están limitadas por macizos volcánicos, que corresponden, por su alineación, a las fracturas de fines del Terciario. Aparte esas cuencas, bastante vastas, la pendiente contiene multitud de pequeñas depresiones de origen volcánico, espacios evitados por las coladas de lavas basálticas, y que forman a veces verdaderos circos, llamados localmente “joyas”(0. Gougeon 1987 y 1991).

6La mayoría de los suelos explotados hoy día por el hombre son vertisoles topomorfos de color negro. Tales suelos se encuentran frecuentemente en las depresiones y en las pendientes de los macizos, permitiendo el cultivo del maíz, del garbanzo, del frijol y del chile. Las cosechas de las milpas son anuales, salvo en los pocos sectores en los que la irrigación permite cosechas bienales. Las unidades fisonómicas de llano y de pendiente contienen siempre suelos más delgados, a veces erosionados, y, a causa de múltiples factores analizados por O. Gougeon (1987 y 1991), están dedicados principalmente a la cría de cabras y de bovinos. El hábitat moderno está agrupado en las cuencas próximas a las tierras cultivadas. Por esas cuencas corren arroyos en la época de las lluvias; pero los manantiales y las resurgencias –abundantes en el conjunto de los sectores bajos– proporcionan el abastecimiento de agua durante todo el año.

Figura 2 - La zona del Proyecto Michoacán con las subregiones.

Hidrografía, clima y vegetación

7El río Lerma forma parte de uno de los más importantes sistemas hidrográficos de la República Mexicana: el del Lerma-Chapala-Santiago (Correa Pérez coord. 1974). Nace en el Estado de México, al sur del valle de Toluca, se dirige hacia el noroeste, hasta tocar la punta sur del estado de Querétaro, para entrar luego en el estado de Guanajuato y, antes de desembocar en el lago de Chapala, sirve de límite entre los estados de Guanajuato y Jalisco, al norte, y de Michoacán, al sur. En nuestros días, el río Lerma tiene un caudal reducido, pero conserva una importante acción erosiva (Fig. 6).

8En los municipios de Angamacútiro y Penjamillo, el Lerma recibe las aguas de varios arroyos y ríos, el más importante de los cuales es el río Angulo, que nace en el antiguo lago de Zacapu. Esta corriente de agua recibe varios pequeños afluentes, procedentes de manantiales, algunos utilizados por sus valores curativos. Los arroyos torrenciales que desembocan en la cuenca del Lerma, al nivel de San Isidro y de Penjamillo, tienen caudales francamente inferiores al del río Angulo.

9El clima es tropical, con una larga temporada seca (J.-N. Labat 1985 y 1992) y se caracteriza por una temperatura media anual de 18-20°C. Las precipitaciones se concentran entre junio y septiembre, y la tasa pluviométrica alcanza aproximadamente 800 mm al año. En la temporada seca, que dura de 7 a 8 meses, se producen las temperaturas más bajas, que alcanzan, enpromedio, 13-14°C. Los meses más cálidos son los anteriores y los posteriores a la temporada de las lluvias.

Figura 3 - Mapa de la subregión de la Vertiente Lerma.

Figura 4 - Fotografía de la Vertiente Lerma desde el sitio El Palacio de San Antonio Carupo. En el fondo se distingue el Bajío.

Figura 5 - Fotografía del cerro del Metate. A una altura superior a los 2 000 metros se encuentra todavía un bosque residual de encinos.

Figura 6 - El río Lerma a la altura del pueblo de Santa Fe.

10El conjunto de estos fenómenos permite el desarrollo de una cobertura vegetal relativamente variada, según la altitud, pero en la actualidad extremadamente degradada por el hombre, ya que, allí donde los bosques ocupaban un lugar importante, la agricultura, el superpastoreo, las actividades artesanales, como la fabricación de carbón o la construcción de viviendas, han contribuido a la casi total destrucción de la vegetación original.

11Hoy día, la región está cubierta de formaciones secundarias bajas, más o menos densas y variadas, según las zonas (véase J.-N. Labat 1992).

12Sin embargo, subsisten huellas de diversas formaciones vegetales, dominadas por el bosque tropical caducifolio, que está particularmente adaptado a ese bioclima (J.-N. Labat 1992), y todavía bien conservado en las barrancas (Fig. 8), así como en ciertos sectores de pendiente; está compuesto sobre todo de huizaches (Acacia famesiana), casahuates (Ipomea murncoides) y de palos dulces (Eysenhardtia polystachya).

Figura 7 - La barranca de La Pila, Tirimácuaro. Arroyos temporales alimentan las tinajas donde se conserva el agua a lo largo de la temporada seca.

Figura 8 - El bosque tropical caducifolio bien conservado de la barranca del Salto, municipio de Penjamillo.

13En los fondos aluviales y en los rellanos, subsisten algunos vestigios de un bosque espinoso; y el estrato arbóreo comprende esencialmente mezquites (Prosopis laevitaga) (J. Rzedowski 1987).

14En las cimas, y más exactamente en las que sobrepasan los 2 200 metros de altitud, se encuentra un bosque bajo de encino con muchos árboles jóvenes (Fig. 5). Aparte las diversas variedades de encinos (Quercus sp.), está compuesto de tepames (Alnus sp.) y de madroños (Arbutus sp.)

15En un entorno tan variado, resultaban reales las posibilidades de desarrollo de la fauna; pero en el momento actual, se encuentra muy reducida, en relación con el paisaje vegetal, si se la compara con lo que era apenas hace unos decenios, cuando todavía era frecuente la caza del venado.

16Estos datos ecológicos ofrecen una unidad fisonómica relativamente homogénea que, por la topografía, la naturaleza de la vegetación y la distribución de los suelos, se opone a la zona situada inmediatamente al sur (O. Gougeon 1987 y 1991; J.-N. Labat 1988 y 1991). Por lo tanto pertenece a una unidad intermedia, los Bajíos de Michoacán, mientras que la cuenca de Zacapu forma ya parte de la Sierra Tarasca (J. Rzedowski 1978,1987). Como observa O. Gougeon (1987: 9), estamos realmente en un “espacio de contacto” entre dos paisajes. A pesar de una indudable degradación, sufrida por el entorno desde la Conquista, las informaciones que nos permiten reconstituir en parte el medio natural de la época prehispánica y sus variaciones tienden a demostrar que, por lo menos desde el siglo xi, la región ha representado ese papel de zona de transición ecológica.

Reconstitución del medio ecológico antiguo

17Cuando se evocan las transformaciones de un medio natural, en periodos antiguos, se piensa primeramente en las posibles modificaciones del clima.

18Generalmente, se considera que, entre 500 y 1000 o 1200 d.C, el clima de la parte norte de Mesoamérica fue más bien favorable al desarrollo de la agricultura gracias a una humedad relativamente elevada, tendencia que parece haberse invertido en los alrededores del año 1000 y, en todo caso, con seguridad, después de 1200 d.C, por una evolución climática dirigida hacia una creciente sequía (P. Armillas 1964; D. Michelet 1984; R. B. Brown 1992).

19Un perfil polínico establecido en la Hoya de San Nicolás de Parangueo y analizado por R. B. Brown (1984, 1992), parece confirmar ese esquema, matizándolo. Es particularmente interesante para nosotros, ya que la localización de la Hoya (próxima a la pequeña población de Valle de Santiago, estado de Guanajuato) hace que se trate de un entorno completamente comparable al de la vertiente sur del Lerma en Michoacán. Este perfil demuestra que el periodo comprendido entre el Clásico Medio y el comienzo del Postclásico (zona II: 200 d.C. a 1100-1200 d.C.) se caracteriza por sucesivas evoluciones bastante definidas del equilibrio ecológico, sensibles particularmente por variaciones de la tasa de pinus: después de una regeneración en el Clásico Medio, el Epiclásico podría quedar marcado por una importante disminución “de acuerdo con la ocupación más densa y su abandono subsiguiente” (R. B. Brown 1984). Desgraciadamente, sigue resultando difícil la interpretación de esta evolución, ya que ningún elemento permite precisar si tiene por causa las actividades humanas o bien un cambio climático. Sin embargo, si se tratase de un cambio climático, se habría producido hacia 900-1000 y no hacia 1200. Este resultado es muy interesante, puesto que este periodo de 900-1000 d.C. deja ver, en nuestra subregión de la vertiente del Lerma, muy claras modificaciones de la ocupación, sin que haya habido forzosamente una baja de la población. El advenimiento de un cambio climático en 1000 ó en 1200 lo pusieron y siguen poniéndolo en tela de juicio diferentes autores para los que las crisis socio-políticas y los movimientos de población que se produjeron en aquella época, y que marcaron tanto la historia del Altiplano Central mexicano en el Postclásico, podrían ser la causa del hundimiento de la frontera norte (véanse, particularmente, E. Nalda 1976; C. Castañeda et al. 1988).

20Parece ser que desde los siglos xi-xiii, el clima ha evolucionado globalmente poco; sin embargo, la cobertura vegetal ha sufrido una importante degradación, a causa del aumento de la presión humana, desde el comienzo del periodo colonial. Ahora bien, los elementos aportados por la geografía y la botánica pueden permitir una reconstitución de los paisajes vegetales. Así, la mayoría del espacio debería haber estado ocupada por un bosque primario bajo caducifolio, a menos de 2 300 metros de altitud (J.-N. Labat 1987) y por un mezquital, en los fondos aluviales. Las cimas estaban probablemente cubiertas por un bosque de pinos y encinos, que debió de aparecer desde los 2 000 metros y que era todavía frecuente en la primera mitad del siglo xx (O. Gougeon 1987: 61)

21En resumen, recordaremos los principales elementos de la ecología propia de la región estudiada:

  • Nuestro sector constituye una unidad fisonómica bastante homogénea.
  • La topografía y la vegetación demuestran que nos encontramos en una zona situada en la confluencia de dos paisajes: entre la Sierra, al sur, y el Bajío, al norte. La cobertura vegetal se compone de un bosque tropical caducifolio y unos cuantos bolsones de mezquital, mientras que un poco más arriba, se observan huellas de bosques de encinos y de pinos.
  • El final del siglo x está marcado por un giro en la historia de la ocupación; sin embargo, las causas de ese giro no están totalmente explicadas. Para unos, el clima varió de un régimen de lluvias favorable a la agricultura, hacia la sequía, mientras que para otros, la causa de los cambios observados en la arqueología de la región debe de haber sido de un orden estrictamente político-social.

LA APORTACIÓN DE LOS TEXTOS

22Ciertos textos nos aportan informaciones sobre la historia de la población antigua y la situación de los grupos humanos que vivían en la región antes y en el momento de la conquista española.

23El estudio de los archivos, efectuado por varios historiadores, que frecuentemente encontraremos citados aquí, ha permitido un acercamiento a la ocupación colonial, en la que las reglas que regían la propiedad de la tierra y las prácticas agrícolas mantenían a menudo el modelo prehispánico, modificado en función de las necesidades de la política y de la administración españolas. Tal estudio aporta conocimientos, a nivel local, que conciernen particularmente a los pueblos de Tlazazalca y Panindícuaro.

24Los documentos más construidos (compilaciones realizadas a petición de los españoles –en parte con el fin de conocer y dominar mejor a los pueblos conquistados– y descripciones de los cronistas, que datan del siglo xvi), permiten tener una visión más global de la historia, de la vida y de las relaciones de los tarascos y de las tribus que vivían en las orillas del río Lerma.

Los pueblos coloniales

25Las primeras fuentes utilizables en materia de historia local son muy frecuentemente los textos y documentos oficiales sobre la distribución de las tierras, empezando por las ordenanzas y mercedes reales que otorgaban la atribución de las encomiendas a los españoles que se habían ilustrado en las guerras de la Conquista. Los actos de venta y los documentos consagrados a los reglamentos de los litigios sobre la tierra (véase el Departamento de Justicia del Archivo General de Indias, Sevilla), así como los archivos parroquiales, completan útilmente nuestras informaciones sobre las modalidades de la propiedad de la tierra y la modificación del medio ecológico en el siglo xvi.

Evolución de la organización territorial

26Las ordenanzas otorgando las primeras encomiendas en Michoacán, a partir de 1524, describen la forma en que los españoles se instalaron en la región. El establecimiento de esas encomiendas tenía por objeto inicial la enseñanza de la fe y de la práctica católica. Más tarde, se utilizaron, en el plano económico y estratégico, como puntos de aprovisionamiento de los colonos que explotaban las minas de Michoacán y de Guanajuato, y como bases para la conquista de la “Gran Chichimeca”.

  • 1 Un documento conservado en Penjamillo mismo parece situar la fundación de ese pueblo precisamente (...)

27En nuestra región, no hubo realmente una creación de ciudades, sino que los que llegaban iban instalándose en el emplazamiento de ciertas aldeas indígenas ya existentes en la época prehispánica (M. I. Piñón Flores 1984: 114). Excepto el pueblo de Penjamillo, para el que, a pesar de todo, disponemos de muy pocas informaciones1, y también a pesar de las peripecias provocadas por las reformas de las Reducciones indígenas de 1560, que desplazaron, al menos temporalmente, a los habitantes, los pueblos no habían cambiado de lugar en el tiempo, y se encontraban superpuestos o yuxtapuestos en los establecimientos prehispánicos. La arqueología confirma que en los pueblos contemporáneos existen huellas de ocupaciones anteriores a la penetración española, y las familias de nuestros informantes locales nos han señalado, casi sistemáticamente, vestigios materiales, pero nunca ha sido posible fecharlos con certidumbre ni determinar la exacta naturaleza de la ocupación. La tierra era tradicionalmente poseida en forma comunitaria y los habitantes no explotaban más que la superficie que necesitaban, de modo que existían extensiones relativamente vastas dejadas en baldío. La comunidad agraria seguía siendo, como en el pasado, el sostén de la nobleza entonces indígena y española.

TLAZAZALCA Y PANINDÍCUARO

28Respecto a Tlazazalca –llamada en otros tiempos Uralca y considerada por los textos como un pueblo tarasco que se situaba en la frontera norte del reino– la Relación de la Plata menciona a Antón de Arriaga como encomendero, a partir de 1524 ó de 1528: este español fue compañero de C. de Olid en la conquista de Michoacán (J. B. Warren 1977: 218), en 1522. Después de la muerte de Arriaga, en octubre de 1534, Tlazazalca volvió a ser posesión de la Corona; también se dieron algunas tierras a los caciques locales que, rápida y frecuentemente, se pusieron a vender parcelas a los españoles. La población real de las tierras pertenecientes al pueblo fue formándose durante los años 1570-1590 (M. I. Piñón Flores 1984: 127).

29La mayor parte de la población indígena hablaba tarasco, aunque aparentemente hubiera también gente de lengua nahuatl; detalle éste que apoya el análisis de P. Gerhard (1972: 327), que insiste en la gran diversidad étnica de las poblaciones que ocupaban el sector norte de la región en la época prehispánica:

  • 2 “La zona del Norte parece haber sido un lugar de reunión de varias tribus: guamares, guachichiles, (...)

“The area to the north seems to have been a meeting place of several tribes, Guamares, Guachichiles, and perhaps Tecuexes. The lord of Cirapo (Chilchota) was subject to the cazonci and supplied warriors in the campaigns to extend Tarascan hegemony in the west; that of Uralca (Tlazazalca) probably had the same function”2.

30Una misma multiplicidad étnica queda igualmente testificada por textos que se refieren a la región del lago de Chapala (C. Baus de Czitröm 1982).

31En 1561, Tlazazalca contaba con 850 tributarios, 220 de los cuales eran chichimecas (P. Gerhard 1972: 327).

32Por su parte, Panindícuaro tuvo su primer encomendero hacia 1527, en la persona de Juan Villaseñor, hidalgo español llegado a México en 1524 y que participó en las conquistas de Zacatecas, de Nueva Galicia y de la Mixteca. Tierras dependientes de Angamacútiro y probablemente de Epejan y Aguanuato, le pertenecieron también. Es sabido que el excesivo peso de las cargas para los indígenas, así como las enfermedades traidas de Europa, produjeron una considerable baja en la demografía, baja acentuada por un movimiento de los habitantes en huida de los establecimientos españoles (Reyes García 1986: 126).

33Por otra parte, el reglamento de los litigios que se produjeron entre los señores provinciales y locales demuestra que una parte de las tierras dependientes de Panindícuaro pertenecía a Pablo Huitzimengari, descendiente directo del cazonci. En efecto, los españoles habían reconocido ciertos privilegios a la nobleza indígena, especialmente permitiéndole conservar una parte de las propiedades que eran suyas en la época prehispánica. Así fue cómo Antonio Huitzimengari fue el primero en recibir las tierras directamente heredadas del cazonci, entre ellas las correspondientes a la zona occidental de Panindícuaro, Carupo, Epejan y Aguanuato. Más tarde, a raíz de la muerte del último descendiente directo del rey tarasco, Pablo Huitzimengari, esas tierras pasaron por herencia a ser propiedad de la mestiza Beatriz de Castilleja, que pronto se convirtió en una de las más ricas propietarias de Michoacán.

34Al final del siglo, la densidad de población de Panindícuaro, Aguanuato y Epejan era escasa, con un promedio, en total, para cada pueblo, de 40 familias, por lo que es razonable considerar que con la baja demográfica sufrida en el siglo xvi, la población prehispánica no debía de ser inferior a esa cantidad.

Explotación de la tierra y modificación del medio ecológico

35No todas las tierras se utilizaban para la agricultura, antes de la llegada de los españoles a Michoacán; en efecto, los bosques y los yermos constituían reservas de caza, la que representaba, incluso para los sedentarios, una importante contribución para la alimentación.

36Sin embargo, pronto surgieron importantes presiones, consistentes, particularmente, en luchas entre las aldeas, debidas a la llegada de gran número de colonos y a una nueva forma de explotación de los recursos. El conjunto de las tierras de la región era entonces –como sigue siéndolo– poco favorable, globalmente, a la agricultura, y los españoles las dedicaron especialmente a la cría de ganado. Las haciendas de ganado mayor o de ganado menor se multiplicaron, y no era raro que los animales se salieran del perímetro de la propiedad y devastaran los cultivos de las parcelas colindantes. Aunque la cría de ganado constituía la actividad dominante, el cultivo del trigo y del maíz pudo, de todos modos, desarrollarse en aquellas cuencas.

37Los vestigios de aquellas haciendas son absolutamente localizables en la actualidad; la de Santa María, situada en el valle de San Isidro, y habiendo pertenecido probablemente a la familia Villaseñor, está bien conservada y, con sus grandes corrales, es característica de la economía ganadera de la época colonial.

  • 3 Todos los pueblos que datan de la Colonia contienen casas cuyas magníficas armazones no habrían po (...)

38Ya en el comienzo de la Colonia, comenzó a manifestarse la reducción de las superficies boscosas. El superpastoreo, el corte de leña para el consumo diario de las familias, la construcción3 y otras actividades, como la fabricación de carbón, que alcanzó un verdadero auge durante el siglo xix y comienzos del xx, no permitieron más que una mínima renovación del bosque.

La población en la época prehispánica

39Entre las fuentes referentes a Michoacán, es la Relación de Michoacán la principal en el relato de la historia del pueblo tarasco. Pero, ¿es esta obra realmente fidedigna para una reconstitución histórica? La mayoría de los autores (véanse principalmente los artículos del volumen La cultura Purhé, 1981, o la presentación del texto en la edición de J. M. G. Le Clezio 1984) la consideran un documento de inspiración francamente indígena y opinan que las informaciones que contiene son fidedignas. A pesar de que el texto se haya realizado por encargo del gobierno español y que el recopilador haya formado parte del grupo de los conquistadores, el estilo de la redacción no es europeo; especialmente el gran relato que forma la segunda parte del texto original parece tomar con fidelidad la enseñanza que los sacerdotes trasmitían al pueblo tarasco durante las grandes fiestas religiosas. Sin embargo, habrá que tener en cuenta el hecho de que se trata de un texto que representa el discurso “oficial”, es decir el de la élite que está en el poder y que es consciente de la necesidad de justificar su posición y sus particularidades (C. Arnauld y D. Michelet 1991).

40En cuanto a Guanajuato, hay que recurrir a las diferentes crónicas que tratan de los estados del norte y, especialmente, a las de G. de las Casas, P. de Ahumada y A. Ponce, ampliamente citadas e interpretadas en la Guerra Chichimeca de P. Powell (1977).

Figura 9 - Casas coloniales que rodean el zócalo del pueblo de Caurio de Guadalupe.

  • 4 En particular, los realizados a partir del diccionario de Gilberti, 1962, y del estudio de Orozco (...)

41Los archivos parroquiales, las Relaciones geográficas y los estudios de lingüística4 han completado útilmente la documentación de los buscadores de la historia de la región.

42Veamos ahora cuál era la situación de las poblaciones prehispánicas en el momento de la Conquista. ¿Qué nos dicen los textos sobre la frontera norte del reino tarasco? ¿Qué podemos aprender sobre las relaciones existentes entre los grupos en presencia en el Postclásico?

La frontera

43A decir verdad, pocos son los detalles que se nos han dado a conocer sobre la frontera, aparte las precisiones sobre su localización. Se diría que, en la mayoría de su trazado, ha carecido de cohesión política, tanto del lado de los nómadas como del de los sedentarios (P. Gerhard 1982: 4-5). Parece ser que, en general, las comunidades eran de tipo disperso, de modo que cada familia vivía junto a su milpa, con algunas aglomeraciones más importantes, que hacían las veces de “centros” y ejercían las funciones ceremoniales, administrativas y de mercado. Cerca de nuestra región, al este del lago de Chapala, en lo que llegaría a ser la alcaldía mayor de La Barca, existían varias poblaciones de alta densidad. Es probable que los tarascos hubieran efectuado, en ese lugar, importantes invasiones, incluso quizá repetidas veces, sin permanecer allí en el momento de la Conquista. En efecto, cuando Nuño de Guzmán hizo su expedición hacia lo que hoy día es Jalisco, después del asesinato del cazonci en Puruándiro, se dice que caminó durante seis días a través de la región chichimeca, hasta llegar a orillas del lago, lo que lógicamente hace suponer que pasara, por la cuenca del Lerma, cerca de nuestra región, que está situada entre Puruándiro y Chapala. Según P. Gerhard –una vez más–, los alrededores del lago estaban entonces ocupados por cazadores-recolectores guachichiles, mientras que las orillas mismas de la laguna contenían aldeas de sedentarios que tenían nombres tarascos.

44Finalmente, es posible citar algunos datos más generales, que conciernen al desplome de la frontera norte, en el sector primeramente del “imperio” tarasco de comienzos del siglo xvi, y luego del azteca, durante las primeras entradas de los españoles. En efecto, se precisa que las fuerzas militares de cada entidad se reagruparon para hacer frente al enemigo más amenazador: los aztecas contra los tarascos, y el hombre blanco contra los aztecas. Tales atropamientos podrían haberlos aprovechado los nómadas para penetrar entonces en los territorios ocupados por los sedentarios (P. Gerhard 1972). Por lo demás, sabemos que en la región de Tlazazalca, los chichimecas siguieron efectuando raids hasta los años de 1570 y tantos; en cambio, en el siglo xvii, habían desaparecido casi totalmente.

45Tal conjunto de informaciones dispersas permite formular ciertas hipótesis sobre la constitución y la evolución de la frontera en nuestra región.

  • Los pueblos que rendían tributo al cazonci, es decir Tlazazalca, Panindícuaro, Carupo, Aguanuato y Espejan, debían de tener una función económica esencialmente agrícola. En el corazón de esta zona y de las regiones colindantes, parece haber existido cierta heterogeneidad lingüística y quizá también cultural, en la que se habían codeado tarascos, tecuexes, cocas, nahuas.
  • Por lo demás, es probable que la frontera sufriese diferentes fluctuaciones, durante la consolidación y la estabilización del “imperio” tarasco. Debieron de efectuarse diversas tentativas de conquista en dirección a regiones más septentrionales, especialmente en Guanajuato y en el sector oriental de Jalisco, para la instalación de avanzadas, o incluso para imponer un estado de sumisión más acentuada. Cabe imaginar que el “imperio” alcanzara su máxima extensión hacia 1470-1480; pero que, a partir de las primeras grandes luchas contra el imperio azteca, las fuerzas tarascas se concentraran en el borde oriental del reino, lo que habría provocado el desmoronamiento de la frontera norte.
  • Los textos nos dan una visión extremadamente conflictiva de la frontera. De su lectura se desprende que la región debió de constituir, durante una gran parte del Postclásico Tardío, una zona de conflictos, y su defensa debía de materializarse, normalmente, con la presencia de lugares protegidos (para la frontera noreste del reino, véase Gorenstein 1985). Pero hay que subrayar que, sobre este tema, damos crédito únicamente a las voces de los españoles y de los tarascos.

46Tratemos de ver ahora lo que nos aportan las fuentes sobre los grupos tarascos y chichimecas presentes a lo largo de esta frontera.

Pretarascos y tarascos

47Ya hemos visto que la principal fuente antigua concerniente a la cultura tarasca es la Relación de Michoacán. Pero lo que aquí nos interesa es, más que los muchos detalles que contiene sobre el corazón del reino, el contenido histórico-cultural y, en especial, su versión sobre el génesis del pueblo tarasco, sobre la creación del “imperio” y sobre los datos de orden económico, principalmente los que se refieren a la organización de las aldeas y de sus producciones.

EL ORIGEN DE LOS TARASCOS

48El reino purhépecha parece haber nacido de la alianza y del mestizaje de dos conjuntos de poblaciones emparentadas y, sin embargo, muy distantes unas de otras por su forma de vida. En el siglo x de nuestra era, la región de Zacapu estaba habitada por una población de agricultores y de pescadores politeístas: los zacapuireti, que vivían en las inmediaciones de Zacapu; los eneani, de la Sierra; los uecamecya o urendietiecha, de las orillas de los lagos de Pátzcuaro y de Zirahuén (F. Ruiz 1986). Todos estos grupos hablaban la misma lengua purhé, con algunas variantes. Parece que cada grupo hubiera estado fragmentado, incluso si, en diferentes conjuntos, los pueblos reconociesen la autoridad de un mismo rey; así, el rey Ziranzirancámaro dominaba la jerarquía social de los zizampanecha de Naranján, cuando Ticatame y los uacusecha llegaron a Zacapu. Más tarde, cuando se produjo la rebelión de Naranján, las diferentes comunidades de zizampanecha, o una parte de ellas, se sublevaron contra Ticatame; de modo que aparentemente existía una multitud de jefes locales, dependientes de reyes.

49Los recién llegados a esta región eran los uacusecha, grupo de guerreros nómadas, que vivían de la caza y de la recolección, llamados chichimecas en la Relación. Hay que tomar aquí el término “chichimeca” en su sentido más amplio, es decir el de extranjero no sedentarizado, ya que si en este texto se habla mucho del vagabundeo de los chichimecas, nada indica su lugar de origen. El Lienzo de Jucutacato se ha interpretado a menudo como el relato de su peregrinaje, pero las informaciones que aporta son bastante vagas y controvertibles. Ciertos autores creen en un origen nórdico (A. Tello 1891) o incluso consideran como procedencia las regiones nororientales de México, y en particular de la Huasteca (M. Castro Leal 1982), mientras que otros ponen de relieve algunos acercamientos lingüísticos entre el tarasco y el quechua, para proponer un origen situado en América del sur, que atañería entonces al conjunto de los grupos de lengua purhé y no sólo a los uacusecha (M. Swadesh 1969). También es posible suponer, teniendo en cuenta la proximidad del límite entre nómadas y sedentarios –límite, por lo demás, movedizo, como ya hemos visto– que no habrá que buscar muy lejos el origen de los uacusecha. En un reciente artículo, D. Michelet propone, a partir de las observaciones arqueológicas efectuadas alrededor de la cuenca de Zacapu, una nueva interpretación de la Relación, que no sólo apoya la tesis de un origen próximo de los uacusecha, sino que saca también a la luz el aspecto mítico de la emergencia de la entidad tarasca. En efecto, si bien en el plano arqueológico, es perceptible una profunda reorganización de la población en el siglo xiii, de ninguna manera, resulta posible ponerla en relación con la llegada masiva de una nueva población, francamente diferente del grupo étnico-cultural que parece estar establecido en el lugar o en sus alrededores desde hace varios siglos (D. Michelet 1989: 7).

50La Relación, que transmite la versión oficial de la historia, cuenta que el pueblo errante de los uacusecha, guiado por su dios principal Curicaueri y su rey Ticatame, llegó a Zacapu, donde decidió instalarse. A raiz del encuentro de esos recién llegados con los agricultores de Naranján, y del reconocimiento de su parentesco, Ticatame se casó con una hija de Ziranzirancámaro. Su descendencia simboliza el nuevo pueblo, politeista pero guiado por Curicaueri, que habría de construir un extenso reino abarcando desde el Bajío, al norte, hacia el Océano Pacífico, al sur.

LA CREACIÓN DEL “IMPERIO”

51Este proceso de dominio progresivo de un territorio comenzó, a partir de Zacapu, por la conquista por Ticatame de la Meseta. Se efectuó una serie de alianzas con los jefes locales, que prefirieron seguir el ejemplo de Naranján, mejor que arriesgarse a tener más conflictos. Al cabo de una larga serie de conquistas, el territorio dominado por los tarascos, llegó a extenderse hasta el Océano Pacífico por el suroeste, Acámbaro, por el noreste, las regiones vecinas del lago de Chapala, por el oeste, y el Lerma, por el norte. A fines del siglo xv fue cuando el “imperio” alcanzó su máximo esplendor. Los uacusecha pudieron al fin establecer entonces su hegemonía sobre los demás grupos, lo que permitió el nacimiento de una civilización extremadamente rica, apoyada en una sociedad jerarquizada y profundamente religiosa.

52En efecto, el rey, o cazonci, representaba la encarnación de Curicaueri, dios del fuego y de la guerra, dios que había conducido al pueblo errante a las tierras en las que se estableció. La jerarquía y la organización social descansaban en el carácter divino del poder central. La clase dirigente estaba compuesta de sacerdotes, de jefes militares y de “señores valerosos” o quenguariecha, parientes o aliados del cazonci. En las provincias, el poder lo ejercían los caciques o caiacha capacha, administradores de justicia, agentes de tribus y representantes de diversas actividades económicas. La organización de las aldeas y de las actividades económicas locales estaba también muy encasillada, lo que permitía un control directo y absoluto, ejercido por el poder central. La estabilidad económica parece no haber empezado a desmoronarse antes de la aparición de los primeros presagios que anunciaban la llegada del hombre blanco.

LA VIDA EN LOS PUEBLOS

53La vida de los pueblos descansaba principalmente en las actividades agrícolas. Las reglas de propiedad de la tierra se derivan de la estructura del “imperio”. El cazonci, representante de Curicaueri en la tierra, era propietario de casi la totalidad del territorio; se reservaba “las montañas, las colinas, las barrancas, los manantiales, las superficies llanas...”, según nos dice el Codex Plancarte (p. 235, citado por G. Sánchez Díaz 1981: 205). Sin embargo, existía la posibilidad de redistribuir la tierra, distribuciones que beneficiaban principalmente al grupo dominante. En cuanto a los “purhépecha”, es decir a la gente común, cultivaban las tierras comunales cuyo usufructo les permitía el poder central, a cambio de tributos.

54La unidad de base para la asignación de tierras o su usufructo era la familia nuclear. El jefe de familia podía trasmitir, por herencia, las parcelas que cultivaba.

55Las actividades relacionadas con la subsistencia dominaban fuertemente la vida de las aldeas. La lista de los tributos permite conocer los productos cultivados más abundantes: maíz, frijol, chile, así como algodón en las tierras bajas (C. S. Paredes Martínez 1976).

56Así pues, la sociedad tarasca estaba muy jerarquizada y comprendía toda una serie de diferentes estatutos sociales, que permitían el control de los purhépecha.

Los “chichimecas”

57La palabra nahuatl chichimeca, que podría tener por traducción “perro sucio”, expresa la visión mesoamericana, tomada luego por los españoles, de esas tribus septentrionales cuya cultura, forma de vida y organización social diferían notablemente de las del imperio azteca. Por otra parte, es más que probable que las constantes presiones ejercidas por los nómadas sobre la frontera norte de las zonas sedentarias reforzaran la percepción negativa de los mesoamericanos respecto a esos grupos. En realidad, bajo la apelación de chichimecas se reagrupan poblaciones que poseían entre sí puntos comunes, presentando también características propias y un sentimiento étnico desarrollado. Así, los territorios ocupados por los cuatro grupos más importantes: pames, guachichiles, zacatecos y guamares eran objeto de rivalidades y de frecuentes guerras.

58Al centralismo de la sociedad azteca se opone el fraccionamiento del poder; al sedentarismo, un nomadismo cíclico que, sin embargo, permitía el desarrollo, en ciertas condiciones, de islotes de agricultura, casi siempre temporales. Así pues, la característica de nómada no fue, en esas poblaciones, ni universal ni permanente. Por su parte, la Relación de Michoacán utiliza, como ya hemos visto, el vocablo chichimecas en un sentido bastante particular: Son extranjeros venidos de fuera para conquistar un territorio, guerreros que habrán de formar la futura nobleza del reino tarasco.

59Por todo ello, sería vano aquí y estaría fuera de lugar tratar de establecer una descripción de la forma de vida de los chichimecas en general. En cambio, es posible estudiar lo que nos dicen las fuentes etnohistóricas sobre la distribución y la organización de los grupos que vivían, en el siglo xvi, al borde del reino tarasco. Se trata de los guamares, que vivían particularmente en las inmediaciones de la Vertiente Lerma, y de los guachichiles, establecidos más al oeste, cerca del lago de Chapala (P. Gerhard 1982). Estos dos grupos están descritos en el conjunto de los textos como los más valientes, belicosos y destructores de todos los chichimecas (véase, especialmente, G. de las Casas, citado por P. W. Powell 1977: 52). Estas características los oponen particularmente a los pacíficos pames, considerados como los más mesoamericanos de los chichimecas.

TERRITORIO Y HÁBITAT DE LOS GUAMARES

60El territorio ocupado por los guamares en el siglo xvi era relativamente reducido, si se lo compara con el de los guachichiles y con el de los zacatecos (mapa en P. W. Powell 1977: 49). Constituía, no obstante, una vasta superficie, centrada en Guanajuato, y que se extendía al noroeste hasta Aguascalientes, al este, hasta Querétaro, y, a veces, hasta más allá del Lerma, al sur (P. W. Powell 1977: 52). Los territorios chichimecas aparecen siempre como inhospitalarios, áridos y escarpados, pero ricos en recursos vegetales, como cactáceas y mezquite –que estaban preparados bajo diversas formas-, y en animales de caza. El medio ecológico y la forma de vida nómada inducen a una resistencia física que asombraba a los españoles; así, el padre Pedro Muñoz escribió diciendo:

“duermen en la tierra desnuda, empantanada con perpetua sanidad; sufren mortales fríos, nieves, hambres y calores, y por ningún suceso adverso que los acaezca, se entristecen” (D. Muñoz 1965).

61Cuando no viajaban, los grupos vivían en grutas, cuevas o en chozas de hierba y ramajes, descritas como si tuvieran un plano circular u ovalado. La elección del emplazamiento para la instalación de un pueblo estaba basada en la localización de un lugar que habría de estar protegido, según los textos, que hablan de crestas de montañas, de tupidos bosques, de barrancos profundos e inaccesibles (P. W. Powell 1977: 30). Según Powell (idem: 54), los guamares estimaban particularmente los fondos y las paredes de los barrancos cubiertos de árboles.

62Otros estudios subrayan la importancia de la proximidad del agua para la elección del lugar de residencia, ya que, como observa P. Gerhard, la posición de los puntos de agua ha sido determinante en las migraciones. Un punto de agua permanente parece haber sido el centro del territorio recorrido en la búsqueda de alimento, lo que implicaría que la superficie ocupada por los nómadas habría sido casi más fija que aquélla en la que los agricultores se iban extendiendo. En la época de la Conquista, el establecimiento guamare más importante debió de estar cerca de Pénjamo, Guanajuato.

ORGANIZACIÓN POLÍTICA Y SOCIAL

63P. W. Powell (idem: 52) observa que un escritor del siglo xvi habla constantemente de los guamares como de una confederación. ¿Significaría esto, acaso, que existía entre ellos, en la época prehispánica, un comienzo de organización política, o bien, se trataba sencillamente de alianzas temporales para luchar contra enemigos e invasores? Resulta difícil decidirlo, pero los textos parecen indicar más bien una organización política original débil y muy fragmentada, que, por lo demás, debía de variar sensiblemente según el grado de nomadismo y de sedentarismo.

64En general, los chichimecas vivían en grupos reducidos, que no pasaban de cien personas, sin jerarquía social bien definida, pero en el seno de los cuales podían distinguirse varias entidades que correspondían a una división bastante elemental de las tareas:

  • Los hombres eran, ante todo, guerreros y cazadores, y la guerra parece haber sido, al origen de un esbozo de diferenciación social. Si dominaba el individualismo, se destacaban entre los guerreros las personalidades conocidas por su valor y su sabiduría, las cuales, en caso de tensión, podían ejercer las funciones de verdaderos jefes. Las sucesiones se regulaban aparentemente por el asesinato, el desafío o la elección. A los niños varones se les preparaba desde pequeños para guerreros y cazadores, y se les iniciaba en el uso del arco desde la primera infancia.
  • Entre los guamares y entre los guachichiles, la mujer tenía más libertad que en los demás grupos. Libertad que se ejercía, sin embargo, únicamente al nivel de la célula familiar, ya que la mujer, aparentemente, no tenía acceso al poder político. No obstante, en algunos grupos vecinos de esos, especialmente en los tecuexes, que parecen haber sido sus aliados durante la guerra del Mixtón, había mujeres caciques (C. Baus de Czitröm 1982:13). Además las mujeres contribuían eficazmente a la organización económica, ya que eran ellas quienes se encargaban de la recolección.
  • A los chamanes, que representaban el papel de sacerdotes y de médicos, se les honraba particularmente (fray Juan Guadalupe Soriano, citado por F. Rodriguez 1985). Si bien el dominio religioso parece haber estado allí menos estructurado que en Mesoamérica, existían, al menos, muchos ritos referentes principalmente al culto de las fuerzas naturales. La naturaleza, con la que los nómadas vivían realmente en simbiosis, era objeto de particular veneración, pues adoraban al sol, a las estrellas, a los árboles, a las demás plantas y a las rocas. Los presagios y el miedo al “mal de ojo” tenían una indudable influencia en la vida política, social e individual (F. Rodriguez 1985). La utilización de estupefacientes, como el peyotl, contribuía a permitir un encuentro más absoluto con las fuerzas de la naturaleza. La sangre ocupaba un gran lugar en los rituales, pues los guamares y los guachichiles se teñían los cabellos de rojo y sentían una marcada afición a las pinturas corporales de ese color. También aparece, en los guerreros, el culto a los huesos, que simbolizaban la fuerza física y espiritual.

ORGANIZACIÓN ECONÓMICA

65La facilidad de adaptación, indispensable en el nomadismo, iba a la par con un buen conocimiento de las características físicas de su territorio, y, además, con una gran aptitud para utilizar las riquezas naturales de los entornos áridos. Las cactáceas y el mezquite constituían la base de la alimentación vegetal, que completaban con la aportación de bayas y de raíces, según la temporada. Las mujeres se encargaban de la recolección y de la preparación de los alimentos; en cambio, de los hombres dependía el aprovisionamiento de proteínas animales, pues la caza y la pesca eran su principal actividad, fuera de los periodos de guerra.

66Los trueques parecen haber estado limitados globalmente a ciertos tipos de piedras, destinadas a la elaboración de artefactos útiles, ya que los nómadas daban poco valor a los objetos materiales que, por lo demás, les habrían estorbado en sus traslados. Las ofrendas rituales consistían más bien en presas de caza, en largos huesos humanos... Los periodos de tensiones intertribales de que hablan las fuentes, probablemente no eran permanentes antes de la penetración española, y no se puede desechar la hipótesis de que se produjeran encuentros pacíficos entre diferentes grupos, incluso entre nómadas y agricultores no implicados en las empresas guerreras y expansionistas, a fin de efectuar intercambios comerciales.

67Como resultado de la descripción del aporte de los textos al estudio de la frontera norte del reino tarasco, parece necesario recordar las ideas clave que se han obtenido. La zona de la vertiente sur del Lerma constituía no solamente una región de transición ecológica, sino también, en el momento de la Conquista, un sector de transición cultural, materializado por la presencia de la frontera del “imperio” tarasco. Como en el resto de la frontera norte, su trazado sufrió fluctuaciones, incluso durante el Postclásico; y es muy posible que haya sido ubicada más al norte durante la edad de oro del reino.

68Frente a los tarascos, debió de haber principalmente guamares, que habrían ejercido una presión constante sobre la frontera, pues varios factores explican esas tensiones: el reino tarasco era, por naturaleza, expansionista, lo que queda justificado por la incesante búsqueda de cautivos destinados a los sacrificios y por la necesidad de agrandar el dominio, en el que se venerase a Curicaueri como dios dominante. A la sociedad tarasca, considerablemente jerarquizada, se oponían grupos en los que predominaba el individualismo, pero en los que la guerra trazaba un esbozo de organización social, ya que los hombres eran fundamentalmente guerreros y cazadores. En ese contexto, no podían vivir en armonía aquellas dos entidades, por lo que resultaban inevitables las hostilidades.

69Sin embargo, hay que considerar que la situación del Postclásico Final responde a las condiciones particulares que ya hemos evocado y que contribuyeron a formar una verdadera frontera. En el transcurso de periodos precedentes, pudieron prevalecer muy diferentes contextos.

Notes

1 Un documento conservado en Penjamillo mismo parece situar la fundación de ese pueblo precisamente en 1560. La población de Carupo y de Epejan se trasladó allí a raíz de la formación de las congregaciones, en 1604.

2 “La zona del Norte parece haber sido un lugar de reunión de varias tribus: guamares, guachichiles, y quizá tecuexes. El señor de Cirapo (Chilchota) era súbdito del cazonci y le proporcionaba guerreros en las campañas para extender la hegemonía tarasca hacia el oeste; y el de Uralca (Tlazazalca) tuvo probablemente la misma función.”

3 Todos los pueblos que datan de la Colonia contienen casas cuyas magníficas armazones no habrían podido realizarse hoy día con los productos locales. Véase la ilustración Fig. 9.

4 En particular, los realizados a partir del diccionario de Gilberti, 1962, y del estudio de Orozco y Berra, 1864.

Table des illustrations

Légende Figura 2 - La zona del Proyecto Michoacán con las subregiones.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3326/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 1,7M
Légende Figura 3 - Mapa de la subregión de la Vertiente Lerma.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3326/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 961k
Légende Figura 4 - Fotografía de la Vertiente Lerma desde el sitio El Palacio de San Antonio Carupo. En el fondo se distingue el Bajío.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3326/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 679k
Légende Figura 5 - Fotografía del cerro del Metate. A una altura superior a los 2 000 metros se encuentra todavía un bosque residual de encinos.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3326/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 523k
Légende Figura 6 - El río Lerma a la altura del pueblo de Santa Fe.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3326/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 599k
Légende Figura 7 - La barranca de La Pila, Tirimácuaro. Arroyos temporales alimentan las tinajas donde se conserva el agua a lo largo de la temporada seca.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3326/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 1,2M
Légende Figura 8 - El bosque tropical caducifolio bien conservado de la barranca del Salto, municipio de Penjamillo.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3326/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 672k
Légende Figura 9 - Casas coloniales que rodean el zócalo del pueblo de Caurio de Guadalupe.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3326/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 1,1M

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1996

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540