Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Entre Zacapu y río Lerma

 | 
Brigitte Faugère-Kalfon

Introducción

Texte intégral

1Entre las tierras altas del Eje Neovolcánico y el Bajío guanajuatense, se encuentra la porción central de la vertiente sur del Lerma, incluida actualmente en el estado de Michoacán (Fig. 1). Los geógrafos (O. Gougeon 1987 y 1991) y los botánicos (J. Rzedowski 1987 y J.-N. Labat 1988 y 1992) consideran que esta zona es un sector ecológico de transición, como el puente de encuentro de dos tipos de paisaje.

2Desde el punto de vista humano y, específicamente en los tiempos prehispánicos, el valle del río Lerma puede considerarse igualmente como una antigua zona de transición cultural y como el punto de contacto entre dos grupos fuertemente contrastados. En efecto, el mismo río parece marcar el límite septentrional de la Mesoamérica del siglo xvi; al sur, frontera entre los grandes reinos postclásicos, y, al norte, el vasto territorio de las tribus chichimecas, con la forma de vida itinerante de los cazadores-recolectores nómadas y guerreros. Desde los trabajos pioneros de P. Kirchhoff (1943) y de W. Jiménez Moreno (1943), el estudio de esta frontera no ha cesado realmente de interesar a los arqueólogos y a los etnohistoriadores. Pero no tenemos la intención de insistir aquí detalladamente en los resultados de esas investigaciones que, por lo demás, ya han sido objeto de varias síntesis recientes (véanse, por ejemplo, B. Braniff 1989; R. B. Brown 1985, C. Castañeda et alii 1988 o D. Michelet, en prensa).

Figura 1 - Ubicación del estado de Michoacán y de la subregión de la Vertiente Lerma.

3Si bien se han logrado progresos que permiten empezar a precisar la naturaleza de esta frontera y sus fluctuaciones geográficas a través del tiempo, queda, sin embargo, mucho por hacer. Una buena apreciación de los fenómenos relacionados con una zona fronteriza de este género requiere la realización de trabajos precisos sobre extensas regiones. Siendo esto así, la multiplicación de estudios regionales, durante los últimos años, en los diferentes sectores de Durango, Zacatecas, Jalisco y Guanajuato (véanse, entre otros, C. Castañeda et alii 1988 y 1989; M. A. Hers 1989; P. Jiménez B. 1989; P. C. Weigand 1990) ha permitido, indiscutiblemente, una evaluación mejor de la población de la macrorregión tratada, a veces calificada como “Mesoamérica marginal”, así como del papel fundamental que habría podido representar en el nacimiento de los imperios postclásicos (M. A. Hers 1989; B. Faugère-Kalfon 1991).

4Dicho esto, hay que reconocer que, a pesar de los progresos realizados, subsisten todavía muchas lagunas, lo que se debe particularmente al hecho de que varias regiones permanecen inexploradas.

5La vertiente meridional del valle del Lerma en Michoacán, formaba parte de esas regiones; ahora bien, teniendo en cuenta su posición geográfica, esta zona era susceptible de aportar importantes precisiones sobre los antecedentes, la formación y el “funcionamiento” de la frontera tardía de Mesoamérica. En efecto, en el Postclásico, este espacio, situado en las márgenes del reino tarasco, pertenece, en realidad, al cinturón interno de la frontera.

Investigaciones anteriores sobre la región

6Como el resto de la región del Proyecto del cemca en Michoacán (D. Michelet 1992), el sector de la Vertiente Lerma se caracteriza por la escasez de investigaciones arqueológicas efectuadas hasta estos últimos años. Los conocimientos de que disponíamos antes de emprender nuestros propios trabajos se referían, en realidad, exclusivamente a la zona de San Antonio Carupo (MICH. 103).

7A principios de siglo, C. Lumholtz (1904:420) señaló la existencia de este lugar de monumentos prehis-pánicos; y, mucho más recientemente, el centro de ese mismo sitio quedó oficialmente delimitado y parcialmente despejado y restaurado por el inah (R. Carrasco 1982). Así como Tingambato (R. Piña Chan y K. Oi 1982) San Antonio Carupo presenta particularidades arquitectónicas y una disposición bastante diferentes a las de los establecimientos tarascos, por lo que era posible suponer que procedía, al menos en parte, de una fase cronológicamente anterior.

8Añadamos a esta referencia los trabajos, al sur de nuestro sector, de C. Lumholtz (1986), A. Caso (1930) y M. K. Freddolino (1973), precisamente en las cercanías de la moderna ciudad de Zacapu, lo que demostraba la presencia en ese lugar, de una fuerte ocupación tarasca y de huellas más modestas, probablemente del Clásico.

Los textos

9Por su parte, las fuentes etnohistóricas aportan informes a menudo precisos en cuanto a la época tarasca, y confirman, particularmente, que la frontera norte del reino pasaba a través de nuestra subregión. La Relación de Michoacán, escrita hacia 1540, a petición de los españoles, según testimonio de los sacerdotes y “ancianos” sobrevivientes de la corte del cazonci Tangaxoan, último rey de los purépechas, es el relato de la historia del pueblo tarasco, la descripción de sus creencias y de su sociedad. Según ese texto, la civilización que descubrieron los españoles parece ser el resultado de la alianza y de un mestizaje de agricultores, habitantes de las orillas de los lagos y de cazadores nómadas uacusechas, mencionados repetidas veces en el texto como chichimecas y procedentes por tanto del norte. La fundación de un verdadero imperio por Tariácuri no habrá sido anterior al siglo xiv.

10Por otra parte, es posible considerar a otros cronistas, como Pedro de Ahumada y Gonzalo de las Casas, que describieron la guerra de los chichimecas. En sus textos, está expuesta la situación de las tribus chichi-mecas en la época de la Conquista, así como la forma en que se llevó violentamente a cabo su pacificación, al precio de una casi total exterminación.

11El estudio de esos relatos y de varios fondos de archivos (en ciertos casos municipales y parroquiales) ha permitido la reconstrucción etnohistórica de la población indígena del siglo xvi (P. Kirchhoff 1943; W. Jiménez Moreno 1977; P. W. Powell 1977; P. Gerhard 1982; M. I. Piñón Flores 1984). La frontera norte del imperio tarasco pasaba por Tlazazalca, llamada Uralca antes de la Conquista, y por el corazón mismo de nuestra región. Enfrente del reino centralizado de los tarascos, había pueblos guerreros nómadas o seminómadas, cuya subsistencia dependía esencialmente de la caza y la recolección: los guamares vivían al norte y al este, los guachichiles, al nivel de la desembocadura del Lerma, en el lago de Chapala (P. Gerhard 1982: 40).

Las perspectivas de la investigación

12Aunque escasos, los datos arqueológicos y etnohistóricos de que disponíamos antes de emprender nuestros trabajos, sugerían varios ejes de investigación.

  • Era importante, en primer lugar, determinar eventuales ocupaciones anteriores al siglo xii, y especialmente interesarse por lo que pudo haber existido en el periodo clásico, ya que es la época en que se produjo, en gran parte del norte de Mesoamérica, el apogeo de la población sedentaria.
  • La posición geográfica de la región permitía también a priori estudiar la evolución de la población poco antes de la instauración del reino tarasco y, principalmente, las modificaciones que habrían podido acompañar la eventual llegada a ese sector de poblaciones exógenas; además, era posible tratar de identificar los incidentes locales de la formación de una fuerte entidad política y económica.
  • Finalmente, existía, por supuesto, la posibilidad de comprobar, por medio de la arqueología, la presencia de la frontera norte del reino y analizar las relaciones nómadas/tarascos y su evolución en el transcurso del Postclásico.

13Un total de 101 localidades de características morfológicas variadas y diseminadas por diversos entornos, más contrastados de lo que podría parecer a primera vista, una amplia cronología, aunque centrada entre los siglos viii y xvi de nuestra era, materiales arqueológicos variados y, sobre todo, desigualmente distribuidos, forman las principales piezas en que se apoya nuestra reconstitución de la historia de la población de esta zona.

14En las siguientes páginas, partiremos de una presentación de la zona de trabajo (Cap. 1) y del corpus de los lugares que se han localizado en ella (Cap. 2). A continuación, examinaremos los elementos que han permitido la identificación de varias fases y diversos complejos culturales (Cap. 3). Después, se presentarán las diferentes categorías de vestigios observados o recogidos, que son otros tantos elementos constitutivos de los complejos definidos (Cap. 4). Una vez puestos en su lugar estos elementos, será posible reorganizarlos en una perspectiva sintética y diacrónica, y esbozar así la historia de la población de nuestra zona (Cap. 5).

Table des illustrations

Légende Figura 1 - Ubicación del estado de Michoacán y de la subregión de la Vertiente Lerma.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3325/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 184k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1996

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540