Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Poder, religión y sociedad en la Guadalajara del siglo XVII

 | 
Thomas Calvo

Segunda parte. Religión popular y piedad barroca

Capítulo X. Los grupos populares: una sociedad abigarrada

Texte intégral

  • 1 AIPG, J. Ramírez, t. 1, fol. 61v-63v.
  • 2 Como ciertas determinantes pertenecen al diferentes categorías a la vez, esto explica que la suma (...)

1Démonos una idea de la complejidad de esta sociedad a través de la lista de deudores del mercader Diego Francisco de Ortega —ex yerno de Gamboa— en 1682,1 e intentemos un esbozo de antroponimia social. Para el comerciante se trata de identificar con la mayor eficacia posible a sus 79 deudores. Algunos que pertenecen al mismo medio que Ortega (o sea que están cerca de la élite) son lo bastante conocidos como para prescindir de cualquier dato concreto (33 en total), como Gerónimo de Robles o don Diego de Villaseñor. Otros sin duda pertenecen al mismo mundo, pero por ser vecinos de otras poblaciones están menos presentes y su nombre va seguido del domicilio, por ejemplo Diego Verdugo, de Culiacán, o el bachiller don Gaspar de Padilla, beneficiario de Juanacatlán (16 deudores). Este último ejemplo nos remite a otra categoría —pero siempre dentro del universo de la élite— donde, por deferencia tanto como por afán de precisión, la función o el título acompañan al nombre: el bachiller Pedro de Heredia, o el regidor Pedro de Huerta (9 en total); predominan los padres y los bachilleres presbíteros, lo cual subraya el respeto debido a la Iglesia. Viene luego un grupo muy mezclado, definido por la actividad, en donde encontramos por igual a Constantino el sillero o al escribano Gregorio Gallegos. Francisco de León el pintor o Peralta el de la tenería (9 créditos); este conjunto ya se inscribe profundamente en los grupos populares. Los dos ejemplos extremos —los de Constantino y Peralta— donde la identidad se halla amputada, suplantada parcialmente por la función, son reveladores. Aún más: en el caso de Peralta hay un elemento manifiesto de dependencia —o de posesión— del que éste sería objeto. Si seguimos bajando a los sótanos sociales de la lista llegamos hasta los desposeídos, o sea aquellos cuya identidad está básicamente bajo el poder de otro, como Tomás, “de la casa de mi compadre Urisar”; Ignacio, “el de Roque Díaz”, o Chepillo, “el mulatillo de mi señor” (su suegro Gamboa). Puede suceder que la identidad, en lo más bajo de la escala, se diluya por completo, como en el caso del “negrito del cautivo”. No sólo hay dependientes o sumisos; en el mismo nivel, pero aparte, está cierto número de individuos únicamente definidos por el mote burlón o amable que revela el estado de sus relaciones con la sociedad: “Pimienta” o “la Sordita, hermana de la chichigua” (nodriza) (4 individuos). Otros, por supuesto, tienen una personalidad social dominada por ciertas características muy precisas, en particular la etnia, pero como ésta no deja de ser demasiado vaga, se añade normalmente otro elemento: “Don Luis, indio de San Pedro”, “la negra de las catanitas” (4 casos).2 No nos pondremos a intentar inútiles juegos estadísticos pero, por modesto que sea, el documento revela que a medida que vamos descendiendo por los estratos sociales el individuo se borra cada vez más y se halla atrapado en una red de determinantes variadas y que sumergen su personalidad: oficio, etnia, dependencia personal o familiar...

Barreras entreabiertas más abajo

  • 3 Carlos de Sigüenza y Góngora, Alboroto y motín de México del 8 de junio 1692, ed. Irving Leonard, (...)

“No les paresió a los indios que verían estto el que quedavan bien sino entravan a la partte en tan considerable despoxo y, mancomunándose con aquéllos y con unos y otros quantos mulattos, negros, chinos, mestisos, lobos y vilísimos españoles, así gachupines como criollos allí se hallaran, cayeron de golpe sobre los cajones”.3

2Se habrá comprendido fácilmente que este ambiente de lucha de clases no se sitúa en Guadalajara, sino en la ciudad de México en 1692. Podemos ser presa de algún escrúpulo por iniciar el estudio con un hecho tan extraordinario y fuera de nuestra ciudad. Pero por encima de las circunstancias mismas, este texto nos interesa aquí por la contradicción que surge: ante un magma indistinto de revoltosos y rateros que se agitan hombro a hombro, el autor —o sea el “republicano”— conserva su sistema de codificación, hace un inventario minucioso de las categorías incluso cuando en la realidad se borran ante la categoría del rebelde. Pero podemos preguntarnos si no es esa misma ilusión que albergaba la administración —civil o religiosa—, de la que somos en gran medida tributarios, la que mantenía en su lugar las barreras en parte rebasadas.

  • 4 BPEJ, siglo xviii, leg. 4, exp. 5. En 1686 el virrey prohibió al alcalde mayor de Sinaloa “con que (...)
  • 5 Sobre Rodrigo y Antonio, véase Actas de Cabildo, t. 1, p. 154; para Luis véase el capítulo sobre l (...)

3Es la propia administración la que mantiene en pie un amplia red de prohibiciones, de reglas y de exclusividades. Las castas (mezcla de sangre) están excluidas, aun en las regiones pobres en gente, de los empleos administrativos subalternos, y la limpieza de sangre sigue siendo un medio para el acceso a los puestos burocráticos. Así, Antonio Morelos, que practica “el ejercicio de la pluma” en la administración real de Guadalajara, puede decirse “español y christiano viejo, limpio de toda mala rrasa”.4 Si dejamos aparte los empleos de muy escaso prestigio social —pregonero, alguacil— que a veces podían ser ocupados por esclavos, los cargos municipales también están por completo vedados a los no españoles. Criollos y gachupines se los heredan de padre a hijo, con lo que crean dinastías de pequeños y medianos funcionarios, como los Campos. Esta familia parece haber sido muy apreciada por las diversas autoridades. El padre, hacia principios del siglo, acumulaba los empleos de portero, veedor de carnicerías, fiel de las medidas. En 1615, su hijo Antonio fue nombrado alcaide de la cárcel; por su parte, Luis de Campos, sin duda otro pariente, prestó sus servicios al presidente Baeza como repartidor de indios.5

4En cuanto a los obstáculos que hay para el acceso de los no españoles (incluyendo los mestizos) a las órdenes religiosas, éstos eran por lo menos tan grandes como los demás, y la exclusividad quizás era aún mayor, ya que frenaba las ambiciones hasta de los hijos ilegítimos de buenas familias y, por ejemplo en el caso de la Compañía de Jesús, ponía cortapisas a los mestizos —que en otras órdenes eran admitidos con bastante facilidad.

5La sociedad hispánica colonial es una sociedad asediada desde el interior. Esto resulta evidente cuando se lee la legislación indiana. La prohibición de portar armas está pensada cuidadosamente; es absoluta para el conjunto de los afromexicanos, aunque sean esclavos de los virreyes, limitativa en el caso de los mestizos, que pueden obtener licencias, derogada para los esclavos de alguaciles mayores que tenían que hacer respetar el orden. En cada momento de efervescencia el soberano recordaba la legislación, como a raíz del tumulto de 1692 en la ciudad de México. Había disposiciones secundarias que reforzaban esa medida original. Así, estaba prohibido en teoría que los negros salieran de noche a las calles; en caso de sedición de esos mismos grupos, la justicia expeditiva era de rigor. Por otra parte, se buscaba limitar los contactos entre comunidades, especialmente cuando se trataba de los mestizos, siempre dispuestos a explotar a sus medios hermanos.

6El miedo es vencido si reina el orden, si cada quien se mantiene en su lugar. La daga y la espada que lleva el mulato en el costado no sólo son subversivas porque pueden matar, sino también porque permiten a su posesor casi igualarse con los españoles. Es el afán de jerarquización el que guía en parte las leyes suntuarias que se dictan en las Indias y que prohíben a las negras y mulatas libres usar seda, mantos, oro y perlas. Sin embargo, es evidente que también hay preocupaciones de orden moral y económico que dictan estas restricciones y las hacen abarcar también el mundo de los españoles (por ejemplo en lo relativo a las carrozas y las gualdrapas).

  • 6 Actas de Cabildo, t. 1, p. 90.

7La prohibición de vender bebidas alcohólicas (pulque adulterado, vino de coco, vino de Castilla) a los indios forma parte del mismo complejo de preocupaciones y es extensible a otros grupos. En 1611 el ayuntamiento de Guadalajara prohíbe la venta de vino no sólo a los indios sino también a los negros.6

  • 7 ídem., ley 3.
  • 8 Véase capítulo sobre la ciudad y el campo.
  • 9 S. Zavala y M. Castelo, Fuentes para la historia del trabajo, t. 6, núm. 576.
  • 10 M. González Navarro, Repartimientos..., p. 196.

8Además de las reglas limitativas, negativas, hay otras que buscan enmarcar y definir los diversos grupos y las fronteras que los separan de las etnias superiores; la línea divisoria se situaba inmediatamente por abajo del grado de mestizos. Éstos, en efecto, quedaban exentos del pago de tributo, al cual no escapaban ni los mulatos ni los negros ni, por supuesto, los indios. Incluso se exige a los afromexicanos que vivan en casa de un amo (cuando son libres) para que la percepción del impuesto sea más fácil7. Existe para las colectividades indígenas la exigencia del repartimiento, trabajo obligatorio retribuido en las tierras de los españoles o incluso para los requerimientos de la ciudad.8 En esta Nueva Galicia muy poco poblada, la necesidad de gente hace que esta práctica se conserve por más tiempo que en otras regiones. En la Nueva España fue teóricamente suprimida en 1632 con el fin de favorecer el mercado libre de mano de obra en el mundo rural.9 Todavía en el siglo xviii, en la región de Guadalajara, la falta de trabajadores paralizaba esa liberación. En 1728 se tuvo que mantener un repartimiento porque no se presentaron voluntarios.10

  • 11 Ha sido tema de algunos estudios en un marco general, y sobre todo para el siglo xvi —periodo más (...)
  • 12 Véase J. P. Berthe, op. cit., p. 204.
  • 13 A. Sarabia, Don Luis de Velasco, pp. 308-309.
  • 14 ASMG, Sagrario, libro 1 de bautismos, matrimonios y defunciones, fol. 199r.
  • 15 G. Porres Muñoz, La frontera, p. 70; 202 fueron liberados en Parral, 72 en Zacatecas y 5 en Guadal (...)

9Existe sobre todo ese tajo esencial que separa a los esclavos del resto de la población. La realidad de la esclavitud de costumbre se vincula con la población afromexicana. La servidumbre de los indígenas es menos conocida, pero igualmente real.11 Aunque desde el XVI se promulgaron medidas abolicionistas,12 no se aplicaron bien en la Nueva Galicia, pues parte de la administración las rechazaba, y los propietarios de esclavos cometían numerosos abusos.13 En 1603 no es raro encontrar esclavos indios en el archivo del Sagrario de Guadalajara.14 La existencia de un ambiente de guerra autorizaba el mantenimiento de esta práctica; no fue sino en 1672 cuando la Audiencia de Guadalajara anunció que había liberado, de conformidad con las cédulas reales, a los indios chichimecas de la esclavitud perpetua.15 Todavía por algún tiempo siguieron transitando por Guadalajara jóvenes chichimecas, forma disfrazada de esclavitud.

10Se da, pues, una discriminación brutal o sutil que no pueden hacernos olvidar los escasos ejemplos de éxito de algunos tránsfugas. Esa discriminación está en todas partes desde el nacimiento hasta la muerte: los hijos ilegítimos, más bien de piel oscura, de condición servil; los muertos distribuidos en los lugares de sepultura según su riqueza y su origen; el que algunos patricios hayan deseado ser enterrados junto al cementerio de los indios y esclavos no significaba poner en tela de juicio los principos de segregación sino que era un gesto que los integraba aún más al sistema de valores cristianos. No obstante, esa voluntad de compartir en el más allá el lugar de los más despreciados no podría haberse dado en un medio social y mental demasiado tenso y lleno de hostilidad recíproca. Por sobre los principios, incluso por sobre ciertos discursos, está la práctica cotidiana.

  • 16 Véase López de Velasco, Geografía y descripción, p. 43, donde los mestizos quedan casi al nivel de (...)
  • 17 Véase el capítulo sobre el peso de la gente.

11Dicha práctica cotidiana consistía en acomodos con las reglas, por no decir desviaciones. La posición del mestizo es aquí característica; a veces era valorizada a través de su origen de “hijo de español” —es así como parece concebirlo Arregui—, a veces aparece como viciada por la hibridización y la ilegitimidad —éste era casi siempre el discurso peninsular.16 Tal inestabilidad explica el que por mucho tiempo el grupo parezca haber estado jaloneado entre los dos sectores más claramente individualizados desde el punto de vista social, los españoles y los mulatos. Mota y Escobar, por ejemplo, los pone entre paréntesis; en forma notoria, los pocos datos demográficos recopilados subestiman su número en la sociedad tapatía.17 Quizá se trataba de un mecanismo de defensa de la sociedad de castas, pues efectivamente la condición legal de los mestizos (no tributarios y que disponían de libertades más amplias), al ser superior a la del conjunto de las castas, permitía saltarse un paso, y abrir tal categoría a un número muy grande habría significado un debilitamiento de las barreras.

  • 18 BPEJ, Arch. Judicial civil de la real Audiencia, caja 57, exp. 9, fol. 60v.

12La imprecisión de la terminología étnica y la incertidumbre sobre los orígenes ofrecían por otra parte múltiples escapatorias del enrejado de las castas. Con el tiempo y la dilución de los diversos fenotipos, los márgenes de aproximación se ampliaron. En 1750, cuando se trató de hacer la cuenta de los tributarios del barrio de Mexicalzingo, los responsables añaden a la lista de “mulatos, mestizos, coyotes” otra de “perzonas que aunque dixeron ser españoles, se sospechó no serlo, y dho. Señor alcalde de segundo voto mandó asentarlos”.18

13En esta sociedad que nos empeñamos en considerar flexible —ya que no abierta—, la dialéctica entre la legislación y la práctica a menudo implica concesiones, que se expresan en términos de dinero y de corrupción. En tiempos de Baeza hay que hacer hincapié en la segunda. En noviembre de 1650, el visitador encargado de inquirir acerca de la administración del presidente descubrió todo un mecanismo de extorsión:

  • 19 AGI, Esc. de Cám., 386 -C-, pieza 6, fol. 93v.

“Haviéndose prohivido por le dicho señor presidente que ningún negro, mulato ni chino pudiese tener tienda pública, ni traer armas, ni las negras y mulatas mantos y cosa de seda, oro y perlas, después dello se les hechó repartimiento, y compusieron para que usasen de lo susodicho”.19

14Claro está que de esos dineros no entró nada en las arcas públicas. La investigación puso de manifiesto las brutalidades que sufrieron algunas mujeres y reveló que las desnudaban y les hacían otras ofensas a quienes se rehusaban a pagar los 50 pesos exigidos (que era una suma importante). Muchas se escondieron, casi todas recurrieron a valimientos y así las “composiciones” en general iban de 12 a 25 pesos.

  • 20 AGI, Guad. 7, “autos y diligencias que... hizo el señor lie. Gaspar de la Fuente en la población y (...)
  • 21 AGI, Guad. 11, exp. 75, carta del fiscal al Consejo del 23-3-1671.

15La prohibición de la venta de alcohol a los indígenes (y en ciertas circunstancias a las castas) no era en absoluto realista y finalmente, más que evitar los abusos, los fomentaba. En las minas, la venta de vino a los indios mineros era incluso para los comerciantes un medio de lucro poco escrupuloso; como difícilmente podía ser eliminada, el visitador Gaspar de la Fuente fijó en Sierra de Pinos un máximo de un real de vino por día.20 Las autoridades llegaron a interrogarse acerca de si había que privarse de jugosas entradas de dinero: en 1671 el fiscal de la Audiencia, tras constatar que los vinos de coco abundaban, que su prohibición por parte de la Audiencia había favorecido la expansión de otras bebidas más nocivas (alcohol de caña, de maíz, de tuna), se preguntaba acerca de la pertinencia de la medida. Incluso argumentaba que “los vinos de Colima y Mescalillo son intrínsecamente buenos como informan los médicos, saludable y medicinal su bebida”.21 Por su parte, la corona podría recibir los mismos impuestos que se percibían sobre el pulque en la ciudad de México.

  • 22 AGI, Guad. 25, exp. 17, carta del rey del 25-3-1694.

16Cuando funcionarios de la corona inquieren acerca de los permisos de portar armas concedidos a no españoles, el presidente afirma que, de 1680 a 1694, sólo otorgó 14 licencias a mulatos, tomando como criterio las buenas costumbres, la ausencia de vicios y la posesión de un patrimonio que había que proteger, lo cual equivale a decir que se trataba de personas “asimiladas”. Actuó así por afán de “alentar esta nación de los mulatos para qualquier frangente y que ayudasen y favoreciesen a los españoles”;22 entre esas “frangentes” (emergencias) estaban los frecuentes rumores de desembarcos de piratas y las continuas invasiones de indios chichimecas. No se puede ser más claro. Tras una “certificación”, se daba la lista de los beneficiarios, donde es interesante constatar la completa adecuación a los criterios de exención. No se otorgaba fácilmente el permiso

  • 23 Idem, certificación sobre los permisos del 13-3-1694.

“para traer espada y daga a la sinta en poblado con vayna serrada de la marca ordinaria y fuera de poblado para poder traer arcabús de la marca permitida y de llave”.23

  • 24 Idem, carta del 25-3-1694.

17O sea que todavía a fines del siglo xvii la sociedad hispánica se consideraba asediada: el enemigo seguía siendo el indígena, y el aliado era el otro trasplantado, el africano. Cuando el presidente se enteró de la explosión de junio de 1692 en la ciudad de México, tomó medidas para advertir a los españoles y demás “gente de razón” (mestizos y esos mismos mulatos “asimilados”) que tuvieran listas sus armas, pólvora y municiones. Al mismo tiempo, hizo desarmar a los indígenas.24 Quizá la interrupción de la importación de negros hacia 1640 y el “blanqueo” progresivo de los afromexicanos (tanto social como étnico) habían favorecido un acercamiento entre criollos y mulatos tras un corto periodo de tensión: hacia 1621-22, una de las principales causas de las denuncias al Santo Oficio había sido la fobia de las patricias hacia sus propias criadas y esclavas mulatas y negras.

  • 25 Op. cit., p. 145. Véase también lo que dice de los negros en Culiacán, pp. 101-102, “muy viciosos”
  • 26 Arregui, op. cit., pp. 75-76.
  • 27 AGI, Guad. 12, carta de la Audienca del 1-7-1673, exp. 36.

18Esto habría que incluirlo en la dinámica de apertura y de cerrazón: apertura hacia los unos, cerrazón hacia los otros, con matices según las épocas. Todavía hacia 1600-1620, la imagen de los afromexicanos es deplorable y se inscribe en la psicosis de miedo y desconfianza evocada; para Mota y Escobar, son malos y viciosos, tanto los libres como los esclavos (aunque señala que si bien es malo poseer criados negros, es peor no tenerlos).25 Por su parte, Arregui, unos años después, no podía dejar de evocar la maldición que pesaba sobre la raza de Cam.26 Después se da una evolución: cuando en 1673 se busca hacer pagar tributo a los negros y mulatos, se otorgan dos exenciones importantes, una a los afromexicanos que habían participado en las operaciones militares en el puerto de Salagua —o sea que se reconocía el mérito militar y la actuación de los aliados—, la otra a los hijos de mulatos casados con españolas, lo que significa que la promoción por medio del matrimonio no sólo era tolerada, sino incluso recompensada a través de la progenitura.27

Una hipotética estratigrafía social

  • 28 AIPG, Diego P. de Rivera, 1666, fol. 347v.
  • 29 En 1623 el capítulo describe a Martín Casillas, alarife de la catedral, como “viejo y pobre”, Dávi (...)
  • 30 Véase T. Calvo, “Les travaux et les peines d'un estanciero”, p. 43.

19En este vaivén entre cerrojos y apertura, es inútil tratar de averiguar quién saldrá ganando, ya que la dimensión personal puede falsearlo todo. Aún más, el momento biográfico elegido tiene importancia; la vejez, sobre todo, se revela como un momento difícil, de merma económica y, hasta cierto punto, de igualación y nivelación. Como en el caso del japonés Luis de Encio, quien tras haber sido un mercader por lo menos de mediana envergadura, se halla totalmente desposeído en el momento de su muerte y se mantiene gracias a la ayuda que le da su yerno Juan de Páez, “ussando de caridad y misericordia”.28 En este ejemplo, el origen del empobrecimiento hay que achacarlo a los malos negocios, en particular un contrato de compañía celebrado con un poderoso, el capitán don Miguel de Pinedo y Carbajal, cuyos familiares literalmente delapidaron el capital comprometido. Encio no pudo hacer nada para contrarrestar lo ocurrido, posiblemente debido a una falta de energía que quizá pueda atribuirse a la edad. Encio también agotó la herencia materna de su única hija, por lo que no habría podido alegar que se arruinó a causa de una dote demasiado grande que hubiera amputado la mayor parte del patrimonio. Las obligadas donaciones a los hijos casados, las dotes de las hijas (incluyendo las religiosas), las restituciones (a la familia de la esposa difunta) se multiplicaban con la edad, y a menudo la vejez fue sinónimo de pobreza, incluso en el caso de personajes eminentes.29 Por supuesto que éstos muy rara vez pasaron realmente a formar parte de los grupos populares, pues casi siempre operaba la solidaridad familiar. Sin embargo, se daba el caso de peninsulares sin auténtica raigambre que, hacia el fin de sus días, podía sumirse en el anonimato más completo, e incluso buscar como una salida posible la caída en la indigencia. En el mejor de los casos se integraban al nutrido grupo de los pobres vergonzantes, del cual el capitán Pedro de Anda nos ha dejado un fiel retrato a través de sí mismo y de sus hijas.30 De Anda todavía está en buena edad y es un habitante del medio rural que muere en los caminos. Ana Rodríguez Gutiérrez y su segundo esposo, Alonso Rodríguez de la Vega, son una pareja de viejos desprotegidos. Ana había tenido dos hijos de su primer matrimonio; la hija ya había recibido su “legítima” (o sea su parte de herencia), pero no así el hijo, comerciante de Guadalajara, quien incluso había gastado alrededor de 500 pesos en la manuntención de los ancianos. Éstos le ceden su casa en el barrio de Santo Domingo, a condición de que se encargue de los gastos de su entierro y que

  • 31 AIPG, Nic. del Castillo, t. 3, fol. 182-183.

“Durante los días de nuestra vida nos ha de asistir como hasta aquí lo ha hecho con lo nesesario para nuestro sustento”.31

20Este contrato vitalicio es relativamente raro, pero las donaciones entre vivos son moneda corriente y encubren sin duda, en forma tácita, este tipo de acuerdos...

  • 32 Véanse por ejemplo los testamentos de Tomás de Salas, natural de los reinos de Castilla, AIPG, Asc (...)

21Los peninsulares, gente de paso (“estante”) y buhoneros, se identifican fácilmente por el inventario de sus bienes: un lecho con dos sábanas y una almohada, viejas petacas de cuero donde hay algunas camisas y calzones, uno o dos trajes igualmente usados. La fortuna se reduce a las armas —arcabuz, espada y daga—, a los arreos, al caballo. Si se trata de un buhonero, la lista de su mercancía prolonga el inventario.32

  • 33 AGI, Guad. 25, exp. 17, certificación del 13-3-1694.
  • 34 AIPG, T. de Orendáin, 1660, fol. 87-89.
  • 35 Ya hemos conocido al personaje, por ejemplo en el capítulo sobre la sociedad de castas y sociedad (...)
  • 36 BPEJ, B. de difuntos, siglo xvii, leg. 4, exp. 14.

22También se nos muestra a través de sus testamentos algunos pequeños propietarios rurales de los aledaños de Guadalajara, más estables pero inmersos en un universo material también bastante estrecho. Casi todos son criollos y mestizos, aunque también hay algunas propiedades de mulatos, como la de los 5 hermanos Rodríguez que heredaron de su padre español una “hacienda crecida” de ganado cerca de la costa, quizás en la región de Acaponeta.33 Pero nos estamos alejando de Guadalajara. Si volvemos a los aledaños (Analco), el testamento de Alonso López ofrece cierto interés. Este personaje semirrural posee un sitio y algunas tierras a la salida de la ciudad donde tiene 37 vacas lecheras y algunos asnos, ovejas y bueyes de yunta. Por lo demás, todo se reduce a la cama en que duerme, a la “pobre ropa de mi vestir”, una silla de montar y una vieja espada. Añadamos que este hombre —no sabemos si es criollo— vive en la sociedad indígena, pues su albacea es su compadre, un “indio principal” de Analco.34 Francisco Pérez, vecino de Guadalajara pero terrateniente modesto en Zapopan, es mestizo, aunque no lo diga en su memoria que hace las veces de testamento;35 también él está vinculado por sus negocios con la comunidad indígena (arrendamiento de tierras, préstamos), pero como es yerno putativo de Agustín de Gamboa tiene un pie en los círculos urbanos.36

  • 37 AIPG, T. de Orendáin, 1653, fol. 118-119.

23Por más que Francisco Pérez se autocalifique de “pobre”, se halla en un proceso de ascenso social, pero frecuenta a pequeños terratenientes y sus viudas que, arruinados, se repliegan sobre la ciudad. Francisco de Villalobos es un antiguo propietario de la región de la Magdalena que tuvo que dejar toda su heredad en manos de don Pedro de Vidarte y Pardo para pagar parte de sus deudas. Fuera de ciertos créditos dudosos, no le queda más que la tradicional silla de montar y sus complementos, la espada y la daga, el arcabuz y un traje raído.37

  • 38 También pueden ser pintores —recordemos la tradició tarasca—, oficiales de ensamblador —cf. AGI, E (...)
  • 39 AGI, Guad. 172, “testimonio de los autos formados por el señor don Fernando de Urrutia...”, en 171 (...)
  • 40 BPEJ, B. de difuntos, siglo xvii, leg. 2, exp. 13.
  • 41 AIPG, T. de Ascoide, t. 3, fol. 1.
  • 42 Véase el capítulo sobre el comercio. En la misma fecha (hacia 1650) estos dos asiáticos tenían un (...)
  • 43 Por ejemplo el mulato Soriano, los “chinos” Castilla y Encio y, por supuesto, Martínez de Riofrío, (...)

24Si volteamos hacia el medio urbano, el sitio principal lo ocupa el pequeño comercio. Tratemos de recalcar dos hechos importantes: está parcialmente en manos de afromexicanos y es ampliamente femenino. En efecto, si los indígenas son bastante numerosos entre los oficiales y otros trabajadores manuales no muy calificados,38 los mulatos, los negros y algunos asiáticos parecen tener predilección por las actividades terciarias. Desde los que venden clandestinamente, con canastillas,39 hasta los que tienen una tienda, como el mulato Domingo Tello,40 o Miguel Antonio Soriano, que recibe de un gran mercader un préstamo de 658 pesos.41 No podríamos olvidar al “chino” Francisco de Castilla ni a Luis de Encio.42 Y por supuesto está el caso singular del cuarterón Francisco Martínez de Riofrío. Algunos de esos nombres nos son familiares: estamos ante un grupo activo, bien integrado y en situación ascendente. Mientras que la mayoría de los personajes evocados hasta aquí —en particular los semirrurales— eran totalmente analfabetos, una proporción notable de estos pequeños mercaderes sabe firmar.43

  • 44 AIPG, T. de Orendáin, 1653, fol. 119-121; en cuanto a doña Lorenza López, sin duda célibe, simplem (...)
  • 45 AIPG, Diego P. de Rivera, t. 7, fol. 53v-55.
  • 46 Aunque este testamento no sea estrictamente tapatío, lo incluimos por su interés; véase AIPG, Dieg (...)

25El pequeño comercio es también ampliamente femenino, y aquí se establece un equilibrio entre criollas y mulatas, aunque sobre bases bastante distintas. Si bien hay criollas —o que se supone que lo son— como doña Lorenza López o Francisca de Ribera que tienen tiendas, no siempre se ocupan de ellas directamente, aunque sean viudas y pese a los riesgos de no hacerlo. Así, por ejemplo, el marido de Francisca de Rojas recibió de ésta una dote de 200 pesos, con los que él abrió una tienda; cuando murió el marido, el capital bruto era de 1 000 pesos. Ya viuda, Francisca confió el manejo de sus bienes a Alonso de Sosa, quien se volvió loco; sólo recuperó 300 pesos. Vencida por cansancio, se casó y confió a su nuevo marido la pequeña fortuna.44 Las mulatas tienen menos trabas y administran sus bienes con mayor autonomía, ya que no muchas se casan, de ahí que exista un número relativamente elevado de testamentos. Se nos ofrecen todas las posibilidades, desde la sencilla y modesta pequeña comerciante, como María de Salazar, que tiene “una tendesuela de mercadurías”,45 hasta la gran mujer que se revela a través del testamento de la antigua esclava negra Inés López, originaria y vecina de Aguascalientes.46 En una fecha tan temprana como 1637, esta mujer no sólo logró sacudirse el yugo de la esclavitud, sino incluso conquistar un lugar propio en un medio todavía más ingrato que el de Guadalajara. Era propietaria de una casa en Aguas-calientes y metida en una actividad de trueque, ya que es acreedora de numerosas deudas en las que se mezclan plata acuñada, harina, trigo, chile y diversos animales. La herencia es para su hija, que sigue siendo esclava.

  • 47 Sería interesante saber la etnia del marido Juan Ramírez, pero no se especifica, véase AIPG, T. de (...)
  • 48 Véase más arriba.

26Incluso entre las personas de sangre mezclada existe una aristocracia que se conforma en mayor medida a los modos y usos de una élite. Francisca Leal es mulata, pero puede exigir que la entierren en la catedral, junto a su madre; además, está casada, lo cual en 1659 constituye, en ese medio, un signo claro de honorabilidad. La composición del ajuar que deja en testamento sin duda no tiene la magnificencia que hallamos en las grandes mansiones, pero sorprende por su variedad y buen gusto: 4 sartas de perlas, tres anillos de oro con piedras semipreciosas, ropa fina y en buen estado.47 Esta búsqueda de cierto nivel de lujo es bastante generalizada entre esas mujeres y representa a la vez una revancha y la prueba externa de su éxito. El inventario de la pequeña comerciante mulata María de Salazar, donde hallamos vajilla de China, manto de Sevilla y camisas finas, nos deja la misma impresión.48

  • 49 BPEJ manuscrito 64, libro de cuentas de San Agustín, fol. 2.
  • 50 AIPG, J. Ramírez, t. 5, fol. 256-258; AIPG, T. de Ascoide, t. 1, fol. 161-162.
  • 51 Tiene por ejemplo dos caballos, una espada y una daga nuevas, una carabina y su estuche... AIPG, N (...)

27El análisis del mundo artesanal es mucho más decepcionante. Algunas escasas anotaciones permiten definir una estructura de salarios. En 1653 el carpintero español que trabaja en la obra de San Agustín gana un peso al día, el maestro albañil gana 5 reales y sus peones dos reales y medio. Los indios que se encargan de la limpieza se conforman con un real y medio. Las jerarquías profesionales y étnicas al parecer se respetaban49. Apenas disponemos de unos 6 testamentos (2% del total) que parecen corresponder a este medio, sin que estemos siempre demasiado seguros ni podamos saber el oficio ejercido. Son documentos a menudo pobres, sin enumeración ni de las herramientas ni del ajuar doméstico. Un orfebre se limita a consignar entre sus posesiones “la erramienta de platero que tengo”; otro artesano se conforma con mencionar como bienes “los que están de puerta adentro de mi casa, con la herramienta de mi oficio”, sin que éste pueda siquiera ser especificado.50 Todo ello no revela miseria, antes al contrario, ya que dos terceras partes saben firmar y no faltan las propiedades inmobiliarias (una o varias casas), y el testamento más “parlanchín”, el del orfebre (?) don José de Gugurrón revela gustos de lujo de hombre bien nacido.51 Pero es indudable que, en general, no salimos de una honrada mediocridad, de las que tienen poco que contar.

  • 52 Véase el capítulo sobre la sociedad de castas.

28En todo esto no hay más que estudios de caso, por lo tanto difícilmente podemos hablar de una estratigrafía, sobre todo en la medida en que ésta se debe definir claramente y supone una jerarquía que hemos titubeado en imponer en lo que no deja de ser un grupo intermedio (entre la élite, por una parte, y los esclavos e indios por la otra). Si se suprime ese hilo conductor que aún es en el siglo xvii la etnia, se pierde por completo la demostración. En este segmento que va de los pobres a los desheredados —quizás el 50% de la población—52 se opera todo un proceso de decantación: legítimos y criollos absorbidos hacia arriba, ilegítimos y afromexicanos hacia abajo. Pero la efervescencia que remueve toda la zona fronteriza y la inestabilidad permanente o temporal (vagos, migrantes, ambulantes...) agitan este ámbito intermedio más que los otros e impiden cualquier conclusión definitiva.

29Cuando se trata de bucear en las profundidades de la sociedad, las barreras se imponen, los criterios étnicos y de condición vuelven a ser totalmente operativos: los indios y los esclavos están atrapados en las redes de la sociedad de castas mucho más firmemente que cualquier otro grupo.

Los indios: los asimilados y los otros

  • 53 En una descripción del pueblo de Jalisco de 1814 se dice: “es de advertir que los Indios no lo son (...)

30Hay pocos indígenas en Guadalajara, y cada vez menos. Además, los indios que se agrupan ahí son todos desarraigados. Todavía a principios del siglo xvii, el flujo no se había agotado. Muchas veces hemos tenido que detenernos en esta simbiosis que se crea entre la ciudad criolla y el campo indígena. Es probable que durante el día la población india de la ciudad se haya visto considerablemente engrosada por las migraciones cotidianas de arrieros, tapixques, vendedores y personas que desempeñaban otros pequeños oficios. Es imposible disociar la problemática del indígena “urbanizado” de la del indio en su “medio natural”, o sea el pueblo. Así, a principios del siglo xix, cuando habían ya desaparecido todos los demás criterios de etnicidad, lo indio todavía seguía asimilado al habitat rural agrupado.53

  • 54 Véase el capítulo sobre el peso de la gente.
  • 55 AGI, Guad. 12, exp. 6, autos de la Audiencia del 25-2-1671.
  • 56 AIPG, Francisco de Orendáin, 1632, fol. 61.
  • 57 De los siete miembros del gobierno de Mexicalzingo en 1666 hay dos que saben firmar (AIPG, Diego P (...)
  • 58 El término ladino se refiere aquí a los indios que hablan castellano.
  • 59 BPEJ, Arch, jud. civil, caja 57, exp. 9, fol. 46r.

31En 1692-1702 no hay en el Sagrario más que 2% de indios, lo que equivale a decir que el contexto es totalmente aculturador. En cuanto a las puertas de la ciudad, la penetración no indígena se acentúa con el siglo con los “pueblos” de Mexicalzingo y Analco.54 Se da un paso esencial en 1671, ya que en esa fecha se suprime el corregimiento de Analco y los dos barrios quedan bajo la administración directa del ayuntamiento. Pese a todo, se mantiene una apariencia de autonomía en ambas comunidades indígenas, pues conservan sus autoridades (alcaldes, regidores y topiles).55 Persisten, pues, dos barrios de la ciudad donde las estructuras indígenas perduran más allá de 1700, pero es evidente que la aculturación muy pronto gana terreno. Cuando en 1632 las autoridades de Analco presentan un recurso ante la Audiencia, se indica claramente que se trata de “indios ladinos que hablan y entienden la lengua castellana como cualquiera español”.56 La escritura comienza a extenderse entre esta élite indígena; siempre hay entre sus autoridades algunos principales capaces de firmar.57 Luego la cultura dominante pasa de las élites a la masa. Para 1747 todos los indígenas de Analco son lo suficientemente ladinos58 como para prescindir de los servicios de un intérprete.59

  • 60 Véase Mota y Escobar, op. cit., p. 32.
  • 61 AGI, Guad. 7, “Relación de las cosas suscedidas en las serranías de choras y tepehuanes”, 28-5-160 (...)

32Si se amplía el círculo más allá de Guadalajara, también se extiende la aculturación en el medio rural por distintos medios, en particular por la imitación de los españoles, la adopción de elementos de su economía (comercio, posesión de recuas), de su modo de vivir (ropa, comida, sobre todo la carne)60 El lujo y el prestigio podían hacer milagros. Hacia 1604, el tlatoani de los terribles coras (en la sierra de Nayarit) había mandado pedir al capitán del presidio de Acaponeta una vajilla de China, que éste se apresuró a enviarle.61

  • 62 Aquí sólo Jocotepec tomó a pecho delegar siete u ocho, jinetes, véase A. de Ciudad Real, Tratado.. (...)
  • 63 En Ahuacatlán fue recibido por 40 jinetes indígenas, op. cit., p. 125.
  • 64 Véanse las pp. 137 y 153; la importancia de los mercaderes indígenas de Sayula queda de manifiesto (...)

33El caballo fue un vehículo particularmente activo en la integración del indio neogallego al universo del colonizador. Si en la Nueva España, más particularmente en la meseta central, la posesión de caballos por los indígenas era un hecho poco corriente, reservado a algunos nobles, las circunstancias son muy otras en la Nueva Galicia. Aquí, por razones económicas (el establecimiento de postas de relevo en los caminos) las autoridades alentaron a los indígenas a tener caballos. Por otras razones (vastas extensiones dedicadas a la cría de ganado) los indígenas tuvieron que adoptar muy rápido el caballo. El viaje del fraile Ponce a fines del siglo xvii aporta un testimonio muy preciso. Muchas veces el comisario fue recibido a la entrada de los pueblos por grupos de jinetes indígenas. En realidad no parece que sea un fenómeno limitado a la parte central de la Nueva Galicia (la región de Guadalajara), quizá ya demasiado mestiza, y donde la agricultura indígena contrasta bastante claramente con la ganadería, que está en manos de los españoles.62 Su predominio (según este relato) es marcado sobre todo en la región de Nayarit,63 donde la función guerrera del caballo se afirma contra los indios bravos, y en el sur de la Nueva Galicia, en los confines de Colima y Michoacán, donde existen auténticas burguesías indígenas.64 El caballo es, sin embargo, un arma de doble filo: ya en tiempos del fraile Ponce también el chichimeca ha adoptado ese instrumento de combate. Por último, si queremos evocar la importancia del caballo —y de lo que lo rodea— en fecha muy temprana dentro del proceso de aculturación, basta con releer la escena que contempló en Techaluta el comisario franciscano:

  • 65 Op. cit., p. 152.

“Salieron cuatro indios de a caballo vestidos de librea, los tres con sendas espadas y uno con pistolete, y hiciéronle fiesta corriendo sus caballos, y arremetiendo a otros indios de a pie que iban en traje de chichimecas”.65

  • 66 Véase el capítulo sobre la inmigración.
  • 67 Véase el capítulo sobre la sociedad de castas y de clases.
  • 68 Véase el capítulo sobre la ilegitimidad y el de la sociedad de castas y de clases.

34En términos generales, podemos pensar que los procesos de aculturación fueron progresivos y diferenciados según los medios. En Guadalajara, no hay duda que a principios de siglo uno de los elementos fundamentales para comprender los rápidos progresos de la asimilación es el mantenimiento, hasta por 1620-1630, de una corriente de inmigración indígena.66Sin embargo, la desestabilización favorable a una aculturación rápida no es total. Buena parte de los migrantes se reclutan en una zona relativamente cercana, por lo que no sufren más que un desarraigo limitado y, sobre todo, cerca del 40% de ellos se casan con personas provenientes de la localidad de origen. También hemos señalado que a principios de siglo y en la parroquia del Sagrario el comportamiento sociológico de los indígenas presenta aspectos particulares que perfilan lo que todavía podemos llamar una comunidad relativamente al margen de los otros grupos dominados: una tasa de ilegitimidad de alrededor del 38%, mientras que la de las castas fluctúa entre el 60 y el 74%. Pero también debemos recordar que por la misma época la ilegitimidad sólo afectaba al 5 o 6% de los bautismos de indios en el Anáhuac. Tal parece que la ciudad ya causaba sus estragos. El otro criterio que podemos adoptar es el de la endogamia, mucho más practicada en los medios indígenas que entre las castas.67 A fin de cuentas, no cabe duda que la asimilación se da, pero que está lejos de haber culminado hacia 1600-1620. En algunas décadas, la disminución de esta comunidad conduce a una integración acelerada y, finalmente, en el seno de la parroquia del Sagrario, hacia 1700, ya nada distingue la conducta de los naturales de la de los otros grupos.68

  • 69 AGI, Guad. 6, carta del lic. Pinedo al rey del 28-3-1600.

35Nada, salvo una situación todavía más deprimida y oprimida que la del promedio de las personas de sangre mezclada. Al describir la situación desesperada de los indios de la región hacia 1600, sometidos a una auténtica hecatombe, desposeídos y sin protección, el fiscal licenciado Pinedo deja escapar esta imagen terrible: “los Indios es sangre muerta que no clama”.69 Si la situación es grave en el campo, donde los hatos de los criollos asedian y destruyen las milpas de los indígenas, todavía es más cruda en el medio urbano, donde una auténtica losa de piedra parece pesar sobre el débil grupo indígena. No hay aquí nada comparable con los mercaderes mulatos, con las coquetas mulatas que nos han dejado sus testamentos, sino más bien abismos de miseria y explotación: mientras que en términos generales el 12% de la población de Guadalajara puede ser considerada pobre de solemnidad, o sea indigente, la proporción entre los indios alcanza cerca del 50 por ciento.

  • 70 Cerca de Juchipila (en Cuxpala) Francisco Juan pide al visitador licenciado Dávalos y Toledo un pe (...)
  • 71 Op. cit., t. 2, p. 149.
  • 72 BPEJ, Arch. criminal de la real Audiencia, sin anotación cuando se consultó. Documento incompleto, (...)

36Si queremos encontrar indios acomodados, habrá que alejarnos del medio urbano, sin duda aculturador, pero sobre todo opresivo, y llegar al campo donde los indios labradores no son raros,70 y sobre todo a los cruceros comerciales, en particular Sayula, donde ya en 1587 el compañero del fraile Ponce señalaba que “hay entre ellos [los indios] muchos y muy gruesos mercaderes”.71 Ese nivel de fortuna puede a veces ser medido: a su muerte, Juan de Iniesta, indígena de Zapotlán, deja a su hija, entre otros bienes, la suma de 2 000 pesos.72

  • 73 “Ni yo he visto jamás indio que tenga colchón en que dormir, aunque sea de los que se llaman ricos (...)
  • 74 BPEJ, B. de difuntos., siglo xvii, leg. 2, exp. 19, fol. 1.

37Es a través de esta élite indígena como se difunden en el campo las formas más avanzadas de aculturación. En 1656 el inventario de bienes de un matrimonio indígena de Zapopan describe una casa “de techado”, con sala y aposento; la presencia de una cama y un colchón (elementos desusados en ese medio),73 de manteles, de grabados y de vajilla de Talavera revela la difusión de los modelos hispánicos y cierto nivel de bienestar, aunque todo con sus límites, pues a pesar de tales objetos y de la proximidad de Guadalajara, la lengua castellana no ha penetrado en el medio con la misma facilidad, ya que el esposo es interrogado a través de un intérprete.74 Esos límites a la difusión del modelo urbano —no digamos ya hispánico— en el contexto rural indio ya han sido sugeridos cuando se trató de explicar las diferencias entre las tasas de ilegitimidad en Guadalajara y en los pueblos de los alrededores, cuando examinamos la endogamia geográfica de la parroquia de San Francisco.

38Es innegable que, una vez pasados los primeros choques tras la conquista, las comunidades rurales lograron evitar el peor desastre, o sea una destrucción radical. Al tiempo que adoptaban buena parte de la economía y los signos externos de la sociedad urbana hispánica, mantuvieron conductas autónomas aun cuando resulte imposible determinar aquí lo que corresponde a la herencia prehispánica y lo que fue impuesto por los franciscanos. Muchos aspectos distinguen a los ladinos de la ciudad, ahogados en la marea del anonimato miserable, destinados a convertirse en esos léperos que en el siglo xix dan mala reputación a Guadalajara, de los campesinos indígenas de los aledaños; pero la diferenciación esencial viene de la tierra, a la vez elemento de identificación de arraigo y de sobrevivencia. Sin ella, en la ciudad el indígena no existe en cuanto tal, no es sino una subcasta; en el medio rural sigue siendo miembro de una comunidad real.

  • 75 BPEJ, Arch. judicial civil de la real Audiencia, Memoriales, op. cit., con fecha del 29-1-1616.
  • 76 AIPG, Tierras y aguas, t. 1, exp. 3, visita del lic. Dávalos y Toledo, fol. 104v.
  • 77 Véase la visita del Lic. Dávalos y Toledo, op. cit., fol. 79v, 89r; y visita del Lic. Gaspar de la (...)

39Sin embargo, el medio rural no es idílico. Desde antes de 1600 los españoles y sus hatos restringieron el fundo comunitario indígena; en el último tercio del siglo la dinámica demográfica favorece una peor depredación, como en Zapopan. La realidad del repartimiento y los abusos que lo acompañan, en particular en tiempos del presidente Baeza, constituyen un elemento más de desestructuración; hambre, vejaciones y brutalidades son los términos que aparecen una y otra vez, con la huida como sola respuesta. Hay otra, desastrosa: el alcoholismo. Éste es un azote propiciado por la rapacidad de algunos españoles y funcionarios. Hacia 1616 Martín de Arriola y Pedro de Medina venden vino de coco en los pueblos al suroeste de la ciudad;75 en Suchitlán (jurisdicción de Mexticacán) el ministro de la mesta comercializa vino de Castilla entre los indios.76 Además, los propios indígenas eran capaces de producir sus alcoholes, como en Colimi-11a y Matatlán, donde hacían vinos de toda clase, en Mexticacán, donde la ebriedad tenía por base la fermentación del maíz y el maguey. En Copala (a cuatro leguas de Guadalajara) el alcohol de caña producía los mismos efectos.77

  • 78 Véase el capítulo sobre la sociedad de castas y de clases.

40A fin de cuentas, los habitantes del campo apenas vivían mejor que sus congéneres de la ciudad, fuera de una pequeña élite. Quizás existían en las profundidades de los barrios de Analco o Mexicalzingo algunos artesanos indígenas, algunos músicos de la catedral —de origen noble— relativamente acomodados. No lo dudamos; si existen algunos rastros de ello en el archivo parroquial del Sagrario, podemos pensar que debe de haber habido mucho más a este respecto en los registros mutilados de San Francisco.78 Pero más alla de estas conjeturas quedamos reducidos a la impotencia. El indio urbanizado es una persona taciturna, casi ausente del medio tapatío.

La esclavitud doméstica, una realidad urbana

41El esclavo resulta mucho menos misterioso; no es que sea él mismo locuaz, pero al tener un mayor peso demográfico y económico en la ciudad, al gozar del dudoso privilegio de ser también una mercancía, está mejor documentado. Su importancia a través del mundo ibérico en la época clásica así como la originalidad y la profundidad de los problemas que se plantean acerca de él justifican una abundante literatura histórica.

  • 79 Véase BPEJ, B. de difuntos, siglo xvii, leg. 3, exp. 13, fol. 162r.
  • 80 AIPG, T. de Orendáin, 1653, fol. 19r.
  • 81 AGN, Inquisición, t. 303, fol. 507v.
  • 82 Véase el capítulo sobre la ilegitimidad.

42En Las Siete Partidas, promulgadas entre 1263 y 1265 por Alfonso X el Sabio, el esclavo aparece como un ser humano creado por Dios, con personalidad legal y diversos derechos y obligaciones. Se garantiza el derecho de contraer matrimonio, el acceso a los tribunales, su facultad de prestar tetimonio. Y, sobre todo, esas leyes son favorables a su liberación. Es este sistema el que se introdujo después de 1500 en el Nuevo Mundo y cuya vigencia podemos comprobar a través de numerosas anécdotas. Las declaraciones de esclavos ante los tribunales son numerosísimas.79 Un simple vistazo al registro matrimonial basta para demostrar que también se respetaba el derecho al matrimonio de los esclavos, al menos en términos generales. En 1653, el convento de San Agustín de Guadalajara vende un esclavo que se había casado y que, por ello, ya no estaba capacitado para servir a los monjes.80 Cuando los cónyuges no tenían la misma libertad de movimiento o no pertenecían al mismo amo había que buscar un arreglo; por ejemplo, una esclava negra de Ana de Contreras tenía permiso de visitar todos los sábados a su marido, encerrado en el obraje de la ciudad. Por cierto que se aprovechó de tal permiso para procurar su huida.81 Estas dos anécdotas bastarían para demostrar que, pese a todo, eran raros los propietarios inclinados a favorecer el casamiento de sus esclavos, salvo quizá los jesuitas.82

  • 83 Páez Brotchie, El Archivo Judicial, p. 46.
  • 84 Idem, p. 47.
  • 85 BPEJ, Arch. judicial civil de la real Audiencia, 121-1-1311.
  • 86 BPEJ, Memoriales, doc. ya citado, deliberación del 6-6-1619.
  • 87 P. Arregui Zamorano, La Audiencia de México, p. 204.

43Las Siete Partidas reconocen el derecho del esclavo a la dignidad humana, y ya hemos mencionado la protesta desgarradora del mulato Francisco de Paula, azotado por órdenes de su amo. Se trata de una dignidad que no puede de ninguna manera ser ignorada por el interlocutor, un elemento importante en un mundo donde todo se regía dentro del plano personal. El propio Francisco fue a buscar la protección directa de la Audiencia, la cual se la concedió.83 Si resultó ineficaz fue porque había relaciones todavía más directas, más estrechas, que unían el esclavo al amo, el oidor De la Selva, sin que sea necesario evocar una condición infrahumana. Fue por cierto por haber atentado contra su integridad como ser humano por lo que el mulato fue finalmente condenado por la Audiencia.84 Pero si bien se consideraba en teoría al esclavo como un semejante, también es cierto que estaba particularmente inerme, sometido a la arbitrariedad más absoluta, incluso a la crueldad. Sin duda casi todo se quedaba encerrado en el secreto de los patios, pero a veces el asunto podía salir a la luz del día. Por ejemplo, Josefa de la Cruz, esclava (con sus dos hijas) de unas herederas jóvenes de Santa María de Lagos, presenta una denuncia en 1708 contra los excesos cometidos, se queja de azotes, de garrotazos, de hambres, enseña sus cicatrices y, en desesperación de causa, abandona la casa de sus verdugas sin que éstas logren recuperarla (por lo menos inmediatamente).85 En cuanto a la actitud de la autoridad, ésta resulta contradictoria en la materia: en 1619 la Audiencia, al tener que juzgar por robo y por la muerte de un esclavo, tras muchos titubeos no condena más que el robo.86 En cambio, en tiempos en que el luego presidente Vera era alcalde del crimen en la ciudad de México, fue sancionado por haber mandado torturar a un esclavo.87

  • 88 Véase ASMG, libro 2 de entierros, fol. 48v, acta de abril de 1675.
  • 89 Robles, Diario de sucesos, t. 1, pp. 252-253.
  • 90 “La herramienta de poner vedrieras y hacer sarcillos”, ASMG, libro 3 de entierros, fol. 93r.
  • 91 AIPG, Enríquez del Castillo, t. 1, fol. 23r; el padre es mulato libre, fecha de 1641.
  • 92 Véase el testamento del maestro carpintero Diego de Baena, AIPG, Diego P. de Rivera, t. 5, 1655, f (...)

44El esclavo, a quien podían arrebatársele hasta sus hijos, no podía ser considerado apto para disponer del menor bien personal; hasta la cobija con que se cubría por la noche pertenecía al amo. Fue porque se la robaron por lo que Francisco de Paula recibió un castigo cruel de parte de su dueño. Es cierto que la manumisión del esclavo podía ir acompañada del otorgamiento de parte de la herencia del amo, o incluso de toda, sin ningún obstáculo; así, una mujer pudo legar todos sus bienes a su esclavo, al tiempo que lo liberaba.88 Incluso hubo en la ciudad de México un caso que Robles califica como “prodigioso”: don Pedro de Vasconcelos, ciego de nacimiento y que estudió filosofía, hizo a uno de sus esclavos heredero del mayorazgo fundado por su padre.89 Fuera de la manumisión, el esclavo también podía tener acceso a los bienes materiales en una forma al menos tácita. Algunas actas revelan esta ambigüedad. Doña Francisca Enríquez legó a un esclavo mulato, y sin que fuera cuestión de manumisión, la herramienta que necesitaba para ganarse la vida y poder comprar su libertad.90 En otras circunstancias, se ve que la condición del esclavo no es una nada jurídica. Así, una viuda de Guadalajara autoriza a su esclava, una mulata, a dar un poder a su hermano (también esclavo de la susodicha). Así, podía recibir la herencia paterna “sin que le sea impedido por razón de ser esclavo”.91 Fuera del marco jurídico, la libertad de maniobra de los esclavos era aún mayor y variaba en función de la personalidad de cada quien. Una mulata “blanca” esclava del oidor Barrera se revela como activa usurera que recibe cosas en prenda; no sabemos si sólo trabajaba para sí misma o si su amo tenía algún interés directo en el negocio.92

  • 93 Véase el capítulo sobre Guadalajara de la Nueva Galicia y el capítulo sobre la inmigración.
  • 94 J. Palomino, Los protocolos, p. 69, pp. 85-91, p. 239.
  • 95 Ibid., p. 77.

45Sabemos que desde la fundación de la ciudad podían encontrarse en los campos de los alrededores a los primeros afromexicanos, llegados casi al mismo tiempo que los conquistadores y los primeros colonos.93 El movimiento se confirmó luego, e incluso antes de la época de Mota y Escobar, algunas concentraciones se daban en las principales familias. Por ejemplo, el mercader Miguel de Ribera tenía seis esclavos, y el republicano Pedro de Narváez poseía un importante capital de fuerza de trabajo: quince esclavos domésticos en Guadalajara, más 32 que trabajaban en las minas de Chimal-titán. Resulta interesante observar que dicho capital provenía la mitad de compras y la otra mitad prácticamente de la reproducción entre 1566 (fecha de su probable llegada) y 1590, cuando murió.94 Incluso en casas menos opulentas, y antes de 1600, el número de esclavos podía ser relativamente importante. Los bienes de doña Francisca de Velasco, viuda, no eran muchos (“pues todo es poco”), pero tenía siete esclavos (de los que dos eran indias).95 Su caso (y otros sobre los que habremos de volver) plantea dos cuestiones: el acceso de las mujeres a la propiedad esclavista quizá se vio favorecido por ciertas circunstancias. En esa fase de depauperación que comienza con el principio de la vejez y de la que antes hablamos el esclavo era quizás el último “bien mueble” del que se desprendía la gente, ignoramos si por razones sentimentales o de rentabilidad.

46Pero estas consideraciones están subordinadas a otra que resulta esencial, que es la del peso demográfico de la esclavitud en la ciudad. A primera vista parece cosa fácil determinarlo, pues nos bastaría con recurrir a los archivos parroquiales, como lo hemos hecho en otras circunstancias.

CUADRO XI. BAUTIZOS DE RECIÉN NACIDOS EN EL SAGRARIO: ESCLAVOS Y LIBRES (1600-1699). TOTALES QUINQUENALES

CUADRO XI. BAUTIZOS DE RECIÉN NACIDOS EN EL SAGRARIO: ESCLAVOS Y LIBRES (1600-1699). TOTALES QUINQUENALES

Fuentes: ASMG, diversos libros de bautismos.

  • 96 En particular entre 1635 y 1649, entre 1680 y 1689.
  • 97 Además de la probable subestimación del número de esclavos, nuestro método adolece también de un d (...)

47Pero desafortunadamente la confiabilidad del registro de bautismos es muy dudosa en este sentido; resultan evidentes en ciertos momentos el subregistro de los esclavos recién nacidos y la ausencia de mención de su condición,96 por tales motivos ni siquiera podemos asegurar que los puntos culminantes reflejen una realidad exacta. Si admitimos que el conjunto de los porcentajes se establece por omisión, podemos plantear algunos hitos: hacia 1600, los esclavos representaban alrededor del 20% de la población, según la proporción de los bautismos. 97 Con el aumento de las importaciones de esclavos durante el primer tercio del siglo el grupo crece y representa acerca del 28% de la población hacia 1620-24. Más allá su importancia disminuye, con 17% de la población en 1650-54 y 13% a finales del siglo. Incluso tomando en cuenta todas las reservas acerca de nuestro método de aproximación, es evidente que el ritmo de crecimiento no coincide con el de la ciudad. Si queremos una confirmación tangencial, veamos que entre 1685 y 1699 se sepultan en la parroquia del Sagrario 157 esclavos, o sea 11% del conjunto de la población adulta, cifra muy cercana a la resultante del registro bautismal por la misma época.

  • 98 73 hombres contra 185 mujeres.
  • 99 Era sobre todo la más buscada: de las 21 criadas cuya etnia conocemos a raíz de su muerte para 167 (...)
  • 100 AIPG, T. de Ascoide, t. 1, fol. 18v.

48Hallar las causas de este decreto es una de las cuestiones esenciales que se nos plantean. Claro está que hay que evocar una inversión del saldo migratorio del grupo, positivo para la primera mitad del siglo, y al parecer negativo después, cuando la extensión de la actividad minera y de ciertos cultivos (como la caña) exigieron más mano de obra, en particular servil y comprada en el mercado tapatío. Ese éxodo explicaría la relación de masculinidad extraordinariamente baja que constituye una de las características de esta población: sólo hay 39 varones en la población esclava adulta enterrada en el Sagrario entre 1680 y 1699.98 Tal desequilibrio ya fue abordado en el contexto general de la población urbana, simplemente se ve agravado en el grupo servil dado que sus destinos podían ser manipulados mucho más fácilmente. Si los hombres hallaban ocupación en la artesanía y ciertos empleos domésticos (Francisco de Paula era cochero del oidor Enríquez de la Selva, otros eran pajes...), tenían que competir sobre todo —en esta ciudad terciaria— con los ofiales libres. Las esclavas, por su parte, competían en las tareas domésticas con las mujeres de sangre mezclada y las indias, que eran las criadas baratas y no requerían la inversión que implicaba una esclava joven. Pero ésta tenía ciertas ventajas sobre la sirvienta india:99 sus amos podían obtener beneficios de su capacidad de reproducción. Además, como a menudo la esclava era en gran medida de sangre mixta (cada vez son menos raras las esclavas “blancas”) y se había criado en la casa de los amos como nodriza y acompañante, la distancia cultural que la separaba de los españoles era menor que en el caso de la india. A menudo se confiaban a la esclava responsabilidades importantes, incluso la administración de una tienda por cuenta del dueño.100 Por último, la posesión de esclavas satisfacía la vanidad de los amos más que tener una india, que era una simple criada.

CUADRO XII. VENTAS DE ESCLAVOS VARONES: EDADES Y PRECIOS (1630-1699)

CUADRO XII. VENTAS DE ESCLAVOS VARONES: EDADES Y PRECIOS (1630-1699)

Fuente: Contratos de venta de esclavos conforme a los resgistros notariales (AIPG).
* Comprendre otras etnias, además de mulato y negro.
** Promedio calculado con base en las ventas en que se incluye le edad,
*** Total de las ventas en las que no se menciona la edad.

  • 101 El sueldo de un esclavo en las minas, que se entregaba a su amo, era de 6 pesos por mes; si se tom (...)

49El relativo descenso demográfico de la esclavitud pudo tener otras causas, por ejemplo una acentuación de la política de manumisión relacionada con la toma de conciencia de la débil rentabilidad del esclavo comparada con el trabajo del asalariado libre. Los pocos indicios de que disponemos revelan que, hacia 1650, la explotación de los esclavos es todavía una operación rentable que podía aportar un interés bruto de entre 14 y 20%, o sea muy aceptable.101 El problema espinoso de la amortización complica las cosas, ya que el valor del capital, al principio ascendente y luego estable, decrece a partir de cierta edad. En efecto, el valor máximo de un esclavo se sitúa entre los 20 y los 30 años, por supuesto cuando su fuerza productiva llega a su apogeo. Luego decrece, salvo en ciertos casos excepcionales donde el valor técnico compensa ampliamente la disminución de las fuerzas físicas. Más allá de los 45 años (sobre todo para los hombres) puede calcularse que el desgaste reduce su valor comercial, y prácticamente ya no se dan las ventas. El estudio de los precios aporta otras respuestas importantes, en particular sobre la evolución del interés económico del trabajo servil. Dos mediciones, entre 1630-1658 y 1675-1699, ilustran ciertas modificaciones: el valor promedio del esclavo varón disminuye sensiblemente (cerca del 10%) para una edad muy cercana (19 a 20 años), en cambio, el precio de la mujer se mantiene e incluso tiene una ligera tendencia a aumentar, pues la edad no introduce demasiadas interferencias. Muy probablemente la importancia puramente económica de la esclavitud en su versión masculina decrece: el mercado urbano por definición nunca fue muy consumidor, y el mercado rural se desplaza cada vez más a otras formas de trabajo con el repunte demográfico. En cambio, el interés social que representa la esclavitud doméstica femenina todavía conserva ampliamente una tendencia ascendente en una ciudad enriquecida, muy terciarizada. Claro que incluso en este caso no podemos descartar los intereses de orden económico: la mujer tenía la ventaja de propiciar el crecimiento de capital gracias a su capacidad reproductiva.

  • 102 Se pasa de 480 pesos a 350 pesos para los hombres, y de 403 pesos a 368 pesos para las mujeres.

50Pero los contemporáneos estaban en contacto directo con la realidad y es su punto de vista el más importante. Un análisis detallado de las ventas por categorías de edad introduce al menos una duda en cuanto a la importancia real concedida al poder reproductivo del esclavo. Si situamos el momento de fertilidad máxima entre los 20 y los 29 años, la caída de los precios que se registra inmediatamente a partir de los 30 años en la venta de esclavas no refleja este estado de cosas; el descenso es incluso inferior al del precio de los esclavos hombres.102 Al igual que para los hombres, debido en parte a la experiencia, se da un ligero repunte de los precios entre los 35 y los 39 años, fuera de todo contexto de fertilidad. No se rompe el paralelismo de las dos curvas sino después de los 40 años; quizá la desaparición de cualquier posibilidad de maternidad explique el desplome de los precios de las mujeres, pero resultaría curioso que no hayan también sido sensibles al descenso inevitable de la fecundidad a partir del principio de la treintena.

CUADRO XIII. MUJERES ESCLAVAS: EDADES Y PRECIOS (1630-1699)

CUADRO XIII. MUJERES ESCLAVAS: EDADES Y PRECIOS (1630-1699)

Fuente: Véase el cuadro XII.

  • 103 Por otra parte, era indispensable limitarse a momentos en que el registro de la mención “esclavo” (...)

51Este enfoque del valor del poder reproductivo del esclavo es burdo, ya que pueden interferir múltiples elementos. Resulta preferible basarse en una fuente más directa, por ejemplo los bautismos de jóvenes esclavos, y buscar si no hay en ciertos ámbitos una propensión a fomentar esa fecundidad. Como no podíamos trabajar más que con fes de bautismo donde se mencionara el nombre del dueño —cosa poco sistemática—, no hemos podido definir nuestra periodicidad.103

  • 104 “Por estar pobre su ama”, ASMG, libro 2 de entierros, fol. 35r.
  • 105 AIPG, prot. T. de Orendáin, t. 4, 1672, fol. 61.
  • 106 “Otorgamos cesión y traspaso de las dichas dos partes que en la dicha mulata tenemos”, AIPG, Nic. (...)

52En primer término, hay claras concordancias entre un periodo y otro: para 1670-74, el 71% de los esclavos bautizados pertenecen a “pequeños propietarios” (uno o dos bautismos solamente para el periodo), el 74% para 1694-1698. Esta continuidad se halla también en la cúspide, ya que si el capitán Agustín de Gamboa hizo bautizar a 12 recién nacidos (además de dos adultos) en 1670-74, son los esclavos de su sobrino los que constituyen el grupo domínate para el periodo siguiente. La real atomización al nivel de los propietarios (1.54 esclavos en promedio por amo para el periodo 1670-74, y 1.45 luego) plantea un problema que consiste en saber si podemos concluir que se trata de una propiedad muy corriente y accesible en el medio urbano —ya que no hay menos de 121 propietarios en 1670-1674. Claro está que la concentración del capital humano era mayor en el medio rural, en particular en las minas. De hecho hay casos en Guadalajara donde la distancia económica entre el amo y el esclavo parece ser bastante ilusoria, sin que se prejuzgue el resto, o sea lo esencial, en esta sociedad de castas. En 1673 el ama de Ana Camacho es tan pobre que la esclava tiene que ser enterrada de limosna.104 Pese a que su muerte en 1672 poseía dos mulatas, doña Magdalena Calderón no dejó ni con qué pagar los gastos de su entierro y se tuvo que vender a una de las esclavas.105 Los caprichos de los repartos sucesorios pueden contribuir a esta redistribución más o menos generalizada de la posesión de esclavos. Se llega a veces a situaciones absurdas, en que el esclavo se halla sujeto a dos o hasta tres amos. Hubo dos hermanos que cedieron al tercero las dos cuartas partes de esclava que poseían.106

  • 107 ASMG, libro 3 de entierros, fol. 38v-39r.
  • 108 IPG, Enríquez del Castillo, t. 1, 1648, fol. 30.
  • 109 En 1694 una monja de la ciudad de México saca 250 pesos de la venta en Guadalajara de dos mulatill (...)
  • 110 AIPG, Diego P. de Rivera, fol. 99v-100r.
  • 111 Sobre el valor reproductivo de los esclavos, véase G. Freyre, Maîtres et esclaves, p. 301; C. A. P (...)

53En un periodo largo la misma esclava puede dar a luz a un número respetable de niños. En marzo de 1692 Francisca Averra manumite a la madre de 8 esclavos.107 Dos negras del presbítero Villalobos, por cierto hábil negociante, le proporcionaron, entre hijos y nietos, por lo menos 10 esclavos.108 Sin embargo, queda de manifiesto que no hay un empeño sistemático de explotación con fines directamente lucrativos de la fertilidad de los esclavos, aun cuando ésta pueda representar una ventaja no desdeñable.109 En 1650 los bienes de Antonio Francolín, nativo de Sevilla, son evaluados en 1 382 pesos, 1 300 de los cuales corresponden a una esclava negra y sus 5 hijos pequeños. Es cierto que es un caso excepcional.110 Pero las circunstancias se trastrocan por completo si tal fecundidad es buscada por sí misma: existe el riesgo de perder a la madre en el parto, hay una pérdida parcial de la fuerza de trabajo durante algunos meses y resulta imposible vender al niño antes de los 4 o 5 años, y eso a un precio todavía relativamente bajo (alrededor de 100 pesos).111

  • 112 Véase los cuadros V y VI.
  • 113 ASMG, libro 3 de entierros, fol. 43v.
  • 114 AIPG, T. de Orendáin, 1660, fol. 69r.
  • 115 Véase el capítulo sobre el mercado monetario, cuadro I.
  • 116 AIPG, Diego P. de Rivera, 1650-1652, fol. 78v.
  • 117 ASMG, libro 2 de entierros, fol. 100r.

54El mundo de la esclavitud urbana es un universo feminizado, y no sólo desde el punto de vista servil. Hay un equilibrio casi perfecto entre propietarios masculinos y femeninos.112 Claro está que el enfoque desde el ángulo de la maternidad tiende a privilegiar a las mujeres, incluso del lado de los amos. Sin duda, pero en ese grupo, que en esta segunda mitad del siglo se recluta sobre todo desde el interior, la posesión de las mujeres es sin duda la clave. Si dejamos aparte a los dos Gamboa, los grupos de esclavos más importantes en el marco urbano se hallan en manos de mujeres. Así, la señora Flores de Palencia, muerta en agosto de 1692, dos veces viuda de mercaderes (este detalle tiene aquí importancia), posee 12 esclavos.113 Por su parte, doña Teresa de Contreras y Salazar, viuda de oirdor, deja a su muerte 19 esclavos.114 Estos dos ejemplos sugieren de nuevo que, pese al talante fácilmente movilizable de ese bien, era sin embargo distinto de otras posesiones, y en algunas circunstancias se podía preferir acumularlo más que deshacerse de él. Excepto cuando se trata de transmitirlo a un ser querido, bajo la forma de dote. Son raras las jóvenes casadas o religiosas de buena familia que no hayan recibido como parte de su ajuar una o varias esclavas.115 A menudo se trataba de compañeras de juegos; por ejemplo, en 1650 se compra para una chiquilla de 7 años una negrita de 11 o 12 años que había pertenecido a su difunta tía.116 Las circunstancias de la esclavitud doméstica mantenían en contacto permanente a amas y esclavas. Podían así nacer odios profundos, pero con mayor frecuencia sin duda surgía una estima recíproca, una complicidad incluso. Hubo quien nombró a su esclava heredera universal, hubo quien la liberó y le regaló además un manto con encajes, 5 o 6 vacas, tres burros... bienes para comenzar una nueva vida.117

  • 118 Véase el capítulo precedente, y C. A. Palmer, Blacks in Mexico, p. 43.
  • 119 AIPG, T. de Orendáin, 1660, fol. 69r.

55¿De qué puede servir un esclavo en la Guadalajara del siglo xvii? En el medio rural la respuesta parece más clara: proveer mano de obra a las haciendas y minas. En el medio urbano, en una sociedad donde los contrastes quizá sean más limitados, el esclavo se convierte en un elemento de esta sociedad del “parecer” ya evocada, un artículo básico de lujo, fuera del marco estricto de la producción. Vivir rodeado de esclavos armados forma parte del ideal de la élite y es para ella tan importante que no titubea en correr el riesgo de ciertos desórdenes.118 En una ciudad de letrados se hace sentir la necesidad de una servidumbre más o menos parasitaria, de ahí la importancia de las criadas y esclavas. Pero no todo se resume en este motivo. La presencia de 6 y hasta de 19 esclavos en casa de personas con una situación financiera aparentemente modesta sugiere otras pistas: el afecto, formas de solidaridades familiares en las que la sangre es sustituida por la pertenencia; no olvidemos que el esclavo casi siempre recibía el apellido del amo y lo conservaba aun cuando ya fuese liberto. De otro modo no entendemos por qué doña Teresa de Contreras y Salazar, viuda de un magistrado, sin fortuna ni actividades particulares, conservaba 19 esclavos, en su mayoría mujeres con sus hijos y nietos.119 También hay en la dueña segundas intenciones de tipo económico, porque el trabajo del esclavo representa ingresos más o menos regulares, aunque no siempre muy honorables. Así, en Zacatecas (pero las cosas no deben de haber sido muy distintas en Guadalajara), el oidor don Francisco Feijoo Centellas promulgó un auto contra el

“grave excesso con que algunas personas acostumbran echar de su casa las esclavas con el grabamen de que ganen para su sustento y vestido y cierta pensión con nombre de tequio o jornal para sus amos, apremiándolos y castigándolos (sic) en no correspondiendo a la satisfasión o paga della, de que resultan grabíssimos ymconbenientes, ynquietudes y alterasiones a la república y lo que más es, escandalosas ofenssas a Dios Nuestro Señor... Mando que ninguna persona de cualquiera calidad o condisión que sea con pretexto alguno no solicite ni consienta que semejante género de vida sus esclavos tengan, antes sí les recojan y substenten, y si llegare a partes recogidas, casas decentes y donde sin el riesgo referido tengan la utilidad que pudieren, o de no las vendan”.

  • 120 AGI, Guad. 149, “testimonio del quaderno principal de la visita general que hizo...,”, fol. 100v-1 (...)

56El amo cuyas esclavas fueran vistas en semejantes condiciones sería castigado con una multa de 100 pesos.120

57Una fracción cuya importancia es difícil evaluar, pero necesariamente reducida si se toma en cuenta la débil relación de masculinidad, estaba directamente involucrada en la producción. Los pocos obrajes que existieron en la Guadalajara del siglo xvii parecen haber funcionado básicamente con mano de obra negra y servil. Incluso la artesanía era una salida para ciertos amos que buscaban colocar a sus esclavos. Esto al parecer estaba reservado a aquellos que tenían la suerte de gozar de la estima de su dueño y para quienes el aprendizaje era el primer paso de la autonomía y luego de la liberación. El acta de manumisión del joven mulato José de Villegas (de 14 años) es bastante explícita. Su ama, una viuda,

  • 121 AIPG, T. de Orendáin, 1659, fol. 62v. Otro caso bastante semejante: doña María Ortiz educó a Pedro (...)

“lo puso por aprendiz de sastre y ha salido official y virtuoso y le tiene en lugar de hijo por su buen proceder y porque siempre ha respectado y querido a la dicha otorgante y humildemente obedezido y servido acudiéndola con lo que ha podido y ganado en el dicho officio, asistiéndola en sus trabaxos y necessidades... y así por lo dicho como porque espera lo hará en adelante”.121

  • 122 Véase Nicolás de Yrolo, La política de escripturas, fol. 39v-40.

58Esta acta tiene otro interés, pues nos permite penetrar en ciertas motivaciones que pudieron conducir a ese momento fundamental de la vida del esclavo, la manumisión. Resulta muy característica por la necesidad de dar una justificación, cosa que los amos casi siempre creen necesario formular, por la relación familiar que se ha establecido entre ambos seres, el valor de recompensa que se atribuye al acto y, por último, la mención del interés del propietario —en este caso o menos sobrentendido. Porque cuando la manumisión (alhorria) era otorgada graciosamente, los vínculos entre el antiguo amo y el nuevo liberto no se rompían, y el segundo seguía debiendo al primero respeto y lealtad.122

  • 123 En Parral entre 1632 y 1657 se señalan 26 manumisiones por rescate, 29 a título gracioso, cf. Maye (...)
  • 124 AIPG, Nic. del Castillo, t. 2, fol. 303v-304.
  • 125 AIPG, Enríquez del Castillo, t. 1, fol. 57.
  • 126 ASMG, libro de entierros, fol. 59r.

59Por supuesto que los motivos que llevaban a la manumisión eran diversos y a veces mezclados; el interés propio del amo a quien el esclavo paga su rescate.123 Doña Luisa Berregas otorgó la libertad a un esclavo que hasta entonces se había encargado de su manutención contra la entrega de cuatro pesos por mes, suma que debía seguir entregando hasta la muerte de su “bienhechora”. Nada parece haber cambiado entre ambos personajes, simplemente el uno recibía la garantía del respeto del otro y tenía el sentimiento de haber hecho una obra pía, y el otro adquiría una nueva dignidad.124 Los motivos religiosos pueden reafirmarse aún más: una viuda liberó a su esclavo contra la promesa de mandar decir 6 misas anuales en memoria de su ama cuando muriera.125 Tampoco podían faltar razones especiosas, como en el caso de don Diego Flores de la Torre, quien otorgó la libertad a uno de sus esclavos “por viejo”.126

CUADRO XIV. LIBERACIÓN DE ESCLAVOS EN GUADALAJARA (1630-1699)

CUADRO XIV. LIBERACIÓN DE ESCLAVOS EN GUADALAJARA (1630-1699)

Fuente: AIPG, diversos registros notariales.

  • 127 AIPG, T. de Orendáin, 1658-62, fol. 21v.
  • 128 AIPG, T. de Orendáin, 1653, fol. 30v.
  • 129 Idem.

60El mero interés no puede explicarlo todo. Los vínculos familiares más o menos disimulados fueron a menudo la razón de la manumisión o del pago de rescate. También hay circunstancias veladas, como las que envuelven la carta de horro de un “mulatillo morisco” blanco y rubio de seis años, liberado por doña Micaela Velázquez, heredera de su padre.127 Más directamente, el padre podía lograr el rescate de su hijo sobre todo cuando él mismo era español. Al parecer la esclavitud no era un baldón suficiente para hacer olvidar los vínculos de la solidaridad familiar. Así, el licenciado Gerónimo de Zamora Orozco fue hasta Michoacán (cuenca de Tanguansícuaro) para pagar el rescate de su sobrina, a la cual su abuelo Juan de Zamora luego otorgó la libertad128 “para tenerla en la educasión y crianza que se requiere”.129

  • 130 AIPG, Diego P. de Rivera, t. 4, fol. 6-7.
  • 131 Véase por ejemplo aipg, J. Ramírez, t. 4, fol. 273v-274r, donde se trata de un racionero.

61Tal solidaridad tendía a ser todavía más fuerte en los niveles populares cercanos de la condición de esclavo. Podía incluso entonces adquirir las formas amplias de la beneficiencia: Andrés de Sanabria y Villegas, mulato esclavo del general don Diego de Villegas Sandoval, vecino de la ciudad de México, huyó de casa de su amo. En enero de 1650 estaba en la cárcel en Guadalajara. El director de una compañía de cómicos, Juan Pérez, y su esposa Juana de Villegas (quizá pariente del esclavo) pidieron prestados 150 pesos. Luego Juan Pérez, Tomás de Herrera y Juan Pérez el mozo acompañaron al apoderado del general ante el escribano, y el esclavo fue liberado contra el pago de 200 pesos.130 Algunas cartas de horro son conmovedoras. Los padres esclavos liberan primero a su hijos porque el costo es menos alto, quizá también para tener la certeza de no perderlos. Cuando no se disponía de apoyo familiar, quedaba al esclavo un último recurso: apelar a una persona que le hiciese un préstamo, lo cual parece haber sucedido con cierta facilidad, pues además se trataba de una especie de obra de misericordia. Muchos de esos bienhechores eran eclesiásticos.131

62No todos corrían con tanta suerte. Muchos se resignaban, otros recurrían a diversos expedientes. Lo más sencillo era entablar una insidiosa lucha de fuerzas en la cual el amo no siempre salía ganando. Algunos se arrogaban por sí solos una total libertad de maniobra, como aquella esclava de la que se queja el mercader en cuya casa fue depositada como fianza:

  • 132 BPEJ, B. de difuntos, siglo xvii, leg. 4, exp. 9.

“Y ha más tiempo de cinco años que no sólo no está en mi casa, sino que ni la cara le veo, andándosse ésta a su libertad y de pueblo en pueblo, y con el pretexto de estar enferma, venir su madre a decirme me serviría en su lugar; a quien le he pagado de salario en cada mes dos pesos”.132

  • 133 AHMG, Actas de Cabildo, vol. 1, fol. 258v, acta del 19-5-1639, pero registrada el 15-1-1658.
  • 134 Mota y Escobar, op. cit., p. 90.
  • 135 BPEJ, B. de difuntos, siglo xvii, leg. 4, exp. 8.

63Como último recurso quedaba la huida. Era algo lo bastante corriente como para que en 1639 el presidente Canseco sintiera la necesidad de fijar tarifas para la captura de esclavos.133 La huida podía verse facilitada por la naturaleza misma de la zona, en gran medida despoblada, la inestabilidad de las poblaciones con las que el esclavo podía confundirse y ciertas complicidades, como la de los chichimecas, quienes llegaron a acoger prófugos. Esto a veces podía dar pie al nacimiento de comunidades con carácter original, como ese enigmático “pueblo de los mulatos” descrito a principios del siglo xvii por Mota y Escobar. Tenía 20 vecinos, descendientes de indios y negros, que esgrimían lanzas y arcabuces. Quizá se tratara de vestigios de algún antiguo palenque, o de tropas temporales reclutadas para la lucha contra los chichimecas.134 Por interés, por humanidad, incluso por amistad, ciertos españoles a veces acogían esclavos que huían, e incluso más. Matías Banejas, vecino de Mascota, recibió y puso a trabajar como sastre a un mulato perteneciente a un presbítero de Guadalajara. Cuando llegaron a prender al esclavo, Banejas prometió 500 pesos para su liberación, y añadió que aquel pobre era “hombre de bien”.135

  • 136 “Un negro herrado en el rostro con un letrero que dize Antonio Ximénez” (el nombre del dueño), AIP (...)

64El fugitivo con frecuencia era capturado, incluso después de años. Su color de piel, quizás algunas actitudes, lo delataban con facilidad. Aun cuando podían confundirse sin problemas en la multitud, había casos en que los amos tomaban una precaución feroz, la de marcarlos, algunos incluso hacían grabar su nombre en la cara de los desdichados.136

65Pese a todo, no hubo nunca en el contexto tapatío una rebelión de los negros. En primer lugar porque muy pronto el hombre negro fue raro y el “mulato blanco” casi se convirtió en la regla. Luego porque las modalidades de manumisión parecen haber sido amplias e incluso haber rebasado poco a poco el simple potencial reproductor del grupo esclavo, de ahí su disminución progresiva. También por ello vemos multiplicarse los libertos y libres, grupo intermedio que, como hemos constatado, era sensible ante el destino de sus hermanos aún esclavizados, pero que no se podía identificar con ellos. Por último, existe bajo el techo de las grandes mansiones, en el interior de los patios, un clima paternalista alienante, cuidadosamente mantenido por los amos, donde compañeros de juego, nodrizas, viejos criados, concubinas y medios hermanos de piel oscura se codean con los miembros de la familia dominante. A veces ni siquiera se sabe bien a bien quién es quién. Por ejemplo, cuando muere intestado Lucas García, vecino de Ostotipac, se hace necesario aclarar lo siguiente:

  • 137 BPEJ, B. de difuntos, siglo xvii, leg. 2, exp. 17, fol. 14v.

“Que un chino llamado Jusepe, biejo, le serbia y estaba en poder de su mujer, Jusepa Ramos, el cual no se save si es libre u osclavo porque le llamava de hijo y a algunas beses le vi desir que hera libre y no esclavo”,137

66o sea que no se sabía si formaba parte o no de los bienes del difunto. La cuestión era quizás un poco ociosa para esta clase de viejos criados, esclavos o no, que finalmente habían adquirido cierto lugar en la casa, que se comportaban con una familiaridad aceptada por sus amos y disponían quizá de una libertad de movimiento comparable a la de ciertos criados de las comedias del Siglo de Oro... Si esto podía suceder en el medio rural, en Ostotipac, también y con mayor razón debe de haber ocurrido en la ciudad.

¿Una sociedad sin desgarraduras profundas?

67Sería vano querer esconder ciertas realidades, como la explotación de los más miserables —indios en particular—, como la brutalidad de ciertos hechos —los esclavos herrados— o de ciertas actitudes —especialmente entre los miembros de la élite. Del mismo modo, no podemos ser insensibles a los abismos que separan a más de tres cuartas partes de la población (pobre o muy pobre) de los pocos afortunados.

68Pese a tales contrastres, no hay sin embargo malestar profundo en esa sociedad que de manera paulatina va abriéndose, donde ninguna exclusión parece ser definitiva. La legión de ilegítimos y expósitos fue recogida y repartida entre las familias sin que hubiese necesidad de recurrir a las instituciones religiosas o de otro tipo. Si hay antagonismos entre un grupo y otro, se mantienen velados y a menudo no pasan de ser roces verbales.

69¿De dónde vendrá esa auténtica flexibilidad, esa ausencia de drama social declarado? En primer lugar está el amplio campo en que se mueve cada uno de los tres grandes grupos —élite, sectores populares, masa de los indios y esclavos— y que permite, pese a barreras difícilmente franqueables, un cierto juego de promoción social del que pueden beneficiarse, cada uno a su manera, el esclavo liberto, el indio recuero, el mulato con un oficio, el marcader que accede a los honores municipales. Hay luego un ambiente paternalista que encontramos a través de toda esta sociedad, donde el presidente de la Audiencia trata directamente con el esclavo que viene a quejarse con él.

70Además, Guadalajara es el arranque hacia el norte lejano, la frontera, o sea la válvula de todo el México colonial. Encuentra en él un escape para las tensiones que habrían podido resquebrajar en forma peligrosa su medio ambiente. A todo lo largo de la época colonial, era posible para los más impacientes marcharse de la ciudad y lanzarse al septentrión en busca del el espejismo plateado.

71Por último, hay un elemento esencial de estabilidad sobre el cual hasta ahora nadie ha insistido, y es la mujer. Guadalajara es una ciudad feminizada, lo hemos dicho repetidas veces. Esto no sólo influye sobre ciertas actitudes, sino que también marca en forma profunda el clima social de una ciudad en la cual la mujer tiene un margen de maniobra. Es un lugar común afirmar que, fuera de las viudas y las religiosas, las mujeres mexicanas del tiempo de la Colonia no eran sino perpetuas menores de edad, sin iniciativa. Esto sería cierto si estuviéramos en el marco general de una sociedad fuertemente estructurada. Fuera de las criollas, está claro que los medios de control sobre la población femenina son limitados, como lo revela la debilidad de las tasas de endogamia. Además, en una sociedad con tantos candados se establecen siempre compensaciones y equilibrios ocultos. Por golpeadas y despreciadas que hayan sido, ciertas mujeres supieron ser astutas, rechazan los tabúes (como el aborto, por ejemplo), incluso aterrorizar mediante prácticas de hechicería a sus amos y señores. El capital servil está en parte en sus manos, e incluso el capital en metálico —a través de la dote, las herencias, ciertas prácticas comerciales. Como centro del hogar (donde, a falta de marido, muchas veces son el único elemento constitutivo), encarnan y salvaguardan esa estabilidad que es uno de los elementos de la “paz social” que predomina en la superficie del universo tapatío del siglo xvii.

Notes

1 AIPG, J. Ramírez, t. 1, fol. 61v-63v.

2 Como ciertas determinantes pertenecen al diferentes categorías a la vez, esto explica que la suma total analizada supere el número de individuos.

3 Carlos de Sigüenza y Góngora, Alboroto y motín de México del 8 de junio 1692, ed. Irving Leonard, México, 1932, p. 70.

4 BPEJ, siglo xviii, leg. 4, exp. 5. En 1686 el virrey prohibió al alcalde mayor de Sinaloa “con que no nombréis por teniente ni alguacil a ningún mestizo ni mulato...”, citado por L. Navarro García, Sonora y Sinaloa, p. 91.

5 Sobre Rodrigo y Antonio, véase Actas de Cabildo, t. 1, p. 154; para Luis véase el capítulo sobre la Audiencia.

6 Actas de Cabildo, t. 1, p. 90.

7 ídem., ley 3.

8 Véase capítulo sobre la ciudad y el campo.

9 S. Zavala y M. Castelo, Fuentes para la historia del trabajo, t. 6, núm. 576.

10 M. González Navarro, Repartimientos..., p. 196.

11 Ha sido tema de algunos estudios en un marco general, y sobre todo para el siglo xvi —periodo más directamente concernido. Para la Nueva España, véase más precisamente J. P. Berthe, “Aspects de l'esclavage des indiens...”.

12 Véase J. P. Berthe, op. cit., p. 204.

13 A. Sarabia, Don Luis de Velasco, pp. 308-309.

14 ASMG, Sagrario, libro 1 de bautismos, matrimonios y defunciones, fol. 199r.

15 G. Porres Muñoz, La frontera, p. 70; 202 fueron liberados en Parral, 72 en Zacatecas y 5 en Guadalajara.

16 Véase López de Velasco, Geografía y descripción, p. 43, donde los mestizos quedan casi al nivel de los mulatos.

17 Véase el capítulo sobre el peso de la gente.

18 BPEJ, Arch. Judicial civil de la real Audiencia, caja 57, exp. 9, fol. 60v.

19 AGI, Esc. de Cám., 386 -C-, pieza 6, fol. 93v.

20 AGI, Guad. 7, “autos y diligencias que... hizo el señor lie. Gaspar de la Fuente en la población y descubrimiento de Cierra de Pinos”, 1603.

21 AGI, Guad. 11, exp. 75, carta del fiscal al Consejo del 23-3-1671.

22 AGI, Guad. 25, exp. 17, carta del rey del 25-3-1694.

23 Idem, certificación sobre los permisos del 13-3-1694.

24 Idem, carta del 25-3-1694.

25 Op. cit., p. 145. Véase también lo que dice de los negros en Culiacán, pp. 101-102, “muy viciosos”.

26 Arregui, op. cit., pp. 75-76.

27 AGI, Guad. 12, carta de la Audienca del 1-7-1673, exp. 36.

28 AIPG, Diego P. de Rivera, 1666, fol. 347v.

29 En 1623 el capítulo describe a Martín Casillas, alarife de la catedral, como “viejo y pobre”, Dávila Garibi, Historia de la Iglesia, t. 2, p. 272. Hacia la misma época, Florián Palomino y Rendón, quien había sido alguacil mayor y luego alcalde ordinario de la ciudad, moría pobre: “no tuvo para missas”, declaró el cura, ASMG, libro 1 de bautismos, matrimonios y defunciones, fol. 182.

30 Véase T. Calvo, “Les travaux et les peines d'un estanciero”, p. 43.

31 AIPG, Nic. del Castillo, t. 3, fol. 182-183.

32 Véanse por ejemplo los testamentos de Tomás de Salas, natural de los reinos de Castilla, AIPG, Ascoide, t. 1, fol. 122-123; o el del portugués Lorenzo Gonzales, AIPG, Nic. del Castillo, t. 2, fol. 286-288r.

33 AGI, Guad. 25, exp. 17, certificación del 13-3-1694.

34 AIPG, T. de Orendáin, 1660, fol. 87-89.

35 Ya hemos conocido al personaje, por ejemplo en el capítulo sobre la sociedad de castas y sociedad de clases.

36 BPEJ, B. de difuntos, siglo xvii, leg. 4, exp. 14.

37 AIPG, T. de Orendáin, 1653, fol. 118-119.

38 También pueden ser pintores —recordemos la tradició tarasca—, oficiales de ensamblador —cf. AGI, Esc. de Cám., 386 -C-, denuncia de Onofre de Olalla contra el presidente Baeza del 2-6-1651—, o barrenderos encargados de limpiar la obra de la nueva iglesia de San Agustín, cf. BPEJ, manuscrito 64, fol. 2.

39 AGI, Guad. 172, “testimonio de los autos formados por el señor don Fernando de Urrutia...”, en 1717.

40 BPEJ, B. de difuntos, siglo xvii, leg. 2, exp. 13.

41 AIPG, T. de Ascoide, t. 3, fol. 1.

42 Véase el capítulo sobre el comercio. En la misma fecha (hacia 1650) estos dos asiáticos tenían un émulo en la persona de Cristóbal Lorenzo, “chino” que vive “junto a la carnicería desta ciudad donde tiene una tienda de menudencias”, AGI, Esc. de Cám., 386 -C-, pieza 6, fol. 101v.

43 Por ejemplo el mulato Soriano, los “chinos” Castilla y Encio y, por supuesto, Martínez de Riofrío, quien pertenece a un estrato claramente superior.

44 AIPG, T. de Orendáin, 1653, fol. 119-121; en cuanto a doña Lorenza López, sin duda célibe, simplemente sabemos que tenía “una tienda de géneros comestibles”, AIPG, J. Ramírez, t. 1, fol. 157-158.

45 AIPG, Diego P. de Rivera, t. 7, fol. 53v-55.

46 Aunque este testamento no sea estrictamente tapatío, lo incluimos por su interés; véase AIPG, Diego P. de Rivera, t. 1, fol. 15-17.

47 Sería interesante saber la etnia del marido Juan Ramírez, pero no se especifica, véase AIPG, T. de Orendáin, 1659, fol. 2-3.

48 Véase más arriba.

49 BPEJ manuscrito 64, libro de cuentas de San Agustín, fol. 2.

50 AIPG, J. Ramírez, t. 5, fol. 256-258; AIPG, T. de Ascoide, t. 1, fol. 161-162.

51 Tiene por ejemplo dos caballos, una espada y una daga nuevas, una carabina y su estuche... AIPG, Nic. del Castillo, t. IV, fol. 44-47.

52 Véase el capítulo sobre la sociedad de castas.

53 En una descripción del pueblo de Jalisco de 1814 se dice: “es de advertir que los Indios no lo son realmente sino mestisos y negros dados a pueblo, pues aunque en los primitivos tiempos se hayavan indios puros... Pero ya dados a pueblo se reputan por Indios, y por lo mismo viven sujetos a sus mis[mas] costumbres”, citado por J. Meyer, Esperando a Lozada, Zamora, 1984, pp. 17-19.

54 Véase el capítulo sobre el peso de la gente.

55 AGI, Guad. 12, exp. 6, autos de la Audiencia del 25-2-1671.

56 AIPG, Francisco de Orendáin, 1632, fol. 61.

57 De los siete miembros del gobierno de Mexicalzingo en 1666 hay dos que saben firmar (AIPG, Diego P. de Rivera, 1666, fol. 471); iguales cifras para Analco en 1682, AIPG, J. Ramírez, t. 1, fol. 24-25.

58 El término ladino se refiere aquí a los indios que hablan castellano.

59 BPEJ, Arch, jud. civil, caja 57, exp. 9, fol. 46r.

60 Véase Mota y Escobar, op. cit., p. 32.

61 AGI, Guad. 7, “Relación de las cosas suscedidas en las serranías de choras y tepehuanes”, 28-5-1604.

62 Aquí sólo Jocotepec tomó a pecho delegar siete u ocho, jinetes, véase A. de Ciudad Real, Tratado..., t. 2, p. 87.

63 En Ahuacatlán fue recibido por 40 jinetes indígenas, op. cit., p. 125.

64 Véanse las pp. 137 y 153; la importancia de los mercaderes indígenas de Sayula queda de manifiesto, op. cit., p. 149.

65 Op. cit., p. 152.

66 Véase el capítulo sobre la inmigración.

67 Véase el capítulo sobre la sociedad de castas y de clases.

68 Véase el capítulo sobre la ilegitimidad y el de la sociedad de castas y de clases.

69 AGI, Guad. 6, carta del lic. Pinedo al rey del 28-3-1600.

70 Cerca de Juchipila (en Cuxpala) Francisco Juan pide al visitador licenciado Dávalos y Toledo un permiso “para poder andar a caballo con silla y freno y espuelas y para poder tener requa y juntas de bueyes”; en Guaxúcar (Galtenango) los indígenas solicitan autorizaciones semejantes, AIPG, tierras y aguas, t. 1, exp. 3, vista del lic. Dávalos y Toledo, fol. 178r.

71 Op. cit., t. 2, p. 149.

72 BPEJ, Arch. criminal de la real Audiencia, sin anotación cuando se consultó. Documento incompleto, sin fecha determinada; dada la escritura, sin duda data de principios del siglo xvii.

73 “Ni yo he visto jamás indio que tenga colchón en que dormir, aunque sea de los que se llaman ricos”, Arregui, op. cit., p. 96.

74 BPEJ, B. de difuntos., siglo xvii, leg. 2, exp. 19, fol. 1.

75 BPEJ, Arch. judicial civil de la real Audiencia, Memoriales, op. cit., con fecha del 29-1-1616.

76 AIPG, Tierras y aguas, t. 1, exp. 3, visita del lic. Dávalos y Toledo, fol. 104v.

77 Véase la visita del Lic. Dávalos y Toledo, op. cit., fol. 79v, 89r; y visita del Lic. Gaspar de la Fuente, AGI, Contad., 874, ramo 2.

78 Véase el capítulo sobre la sociedad de castas y de clases.

79 Véase BPEJ, B. de difuntos, siglo xvii, leg. 3, exp. 13, fol. 162r.

80 AIPG, T. de Orendáin, 1653, fol. 19r.

81 AGN, Inquisición, t. 303, fol. 507v.

82 Véase el capítulo sobre la ilegitimidad.

83 Páez Brotchie, El Archivo Judicial, p. 46.

84 Idem, p. 47.

85 BPEJ, Arch. judicial civil de la real Audiencia, 121-1-1311.

86 BPEJ, Memoriales, doc. ya citado, deliberación del 6-6-1619.

87 P. Arregui Zamorano, La Audiencia de México, p. 204.

88 Véase ASMG, libro 2 de entierros, fol. 48v, acta de abril de 1675.

89 Robles, Diario de sucesos, t. 1, pp. 252-253.

90 “La herramienta de poner vedrieras y hacer sarcillos”, ASMG, libro 3 de entierros, fol. 93r.

91 AIPG, Enríquez del Castillo, t. 1, fol. 23r; el padre es mulato libre, fecha de 1641.

92 Véase el testamento del maestro carpintero Diego de Baena, AIPG, Diego P. de Rivera, t. 5, 1655, fol. 16.

93 Véase el capítulo sobre Guadalajara de la Nueva Galicia y el capítulo sobre la inmigración.

94 J. Palomino, Los protocolos, p. 69, pp. 85-91, p. 239.

95 Ibid., p. 77.

96 En particular entre 1635 y 1649, entre 1680 y 1689.

97 Además de la probable subestimación del número de esclavos, nuestro método adolece también de un defecto grave: supone la misma tasa de natalidad por esclavos y libres; lo cual está menos que probado. La estructura por sexos es particularmente desequilibrada. Pero como no hay ninguna posibilidad de certidumbre en cuanto a la fecundidad de las esclavas, no se puede ir más allá. Admitamos simplemente que nuestras cifras son burdas e indicativas.

98 73 hombres contra 185 mujeres.

99 Era sobre todo la más buscada: de las 21 criadas cuya etnia conocemos a raíz de su muerte para 1670-1699, 13 son indígenas, las de sangre mezclada tienen trabajos más “técnicos” como cocineras, comadronas...

100 AIPG, T. de Ascoide, t. 1, fol. 18v.

101 El sueldo de un esclavo en las minas, que se entregaba a su amo, era de 6 pesos por mes; si se toma en cuenta que el valor promedio de un esclavo era de alrededor de 350 pesos, el beneficio sería aquí del 20%. Cf. AIPG, T. de Orendáin, 1653, fol. 42v. En 1650 el trabajo anual de una esclava se estima en un valor de 50 pesos, o sea el 14% del capital invertido, cf. AIPG, Diego P. de Rivera, 1650-1652, fol. 91.

102 Se pasa de 480 pesos a 350 pesos para los hombres, y de 403 pesos a 368 pesos para las mujeres.

103 Por otra parte, era indispensable limitarse a momentos en que el registro de la mención “esclavo” es también satisfactoria.

104 “Por estar pobre su ama”, ASMG, libro 2 de entierros, fol. 35r.

105 AIPG, prot. T. de Orendáin, t. 4, 1672, fol. 61.

106 “Otorgamos cesión y traspaso de las dichas dos partes que en la dicha mulata tenemos”, AIPG, Nic. del Castillo, t. 3, fol. 101v.

107 ASMG, libro 3 de entierros, fol. 38v-39r.

108 IPG, Enríquez del Castillo, t. 1, 1648, fol. 30.

109 En 1694 una monja de la ciudad de México saca 250 pesos de la venta en Guadalajara de dos mulatillos hijos de una de sus esclavas, de 7 y 5 años, AIPG, Nic. del Castillo, t. 2, fol. 145-146. Motivo invocado por la religiosa: “por hallarme al presente mui enferma y necesitada y deviendo y no tener con que curarme y tener una celda calléndose”.

110 AIPG, Diego P. de Rivera, fol. 99v-100r.

111 Sobre el valor reproductivo de los esclavos, véase G. Freyre, Maîtres et esclaves, p. 301; C. A. Palmer, Slaves of the While God, desafortunadamente no aborda el tema.

112 Véase los cuadros V y VI.

113 ASMG, libro 3 de entierros, fol. 43v.

114 AIPG, T. de Orendáin, 1660, fol. 69r.

115 Véase el capítulo sobre el mercado monetario, cuadro I.

116 AIPG, Diego P. de Rivera, 1650-1652, fol. 78v.

117 ASMG, libro 2 de entierros, fol. 100r.

118 Véase el capítulo precedente, y C. A. Palmer, Blacks in Mexico, p. 43.

119 AIPG, T. de Orendáin, 1660, fol. 69r.

120 AGI, Guad. 149, “testimonio del quaderno principal de la visita general que hizo...,”, fol. 100v-101 (pieza 5).

121 AIPG, T. de Orendáin, 1659, fol. 62v. Otro caso bastante semejante: doña María Ortiz educó a Pedro Ortiz, mulato prieto, lo hizo aprender el oficio de zapatero y lo liberó a causa del “mucho amor y buenas obras que le devo”, AIPG, J. Ramírez, t. 1, fol. 132-133.

122 Véase Nicolás de Yrolo, La política de escripturas, fol. 39v-40.

123 En Parral entre 1632 y 1657 se señalan 26 manumisiones por rescate, 29 a título gracioso, cf. Mayer, The Black Slaves, p. 87.

124 AIPG, Nic. del Castillo, t. 2, fol. 303v-304.

125 AIPG, Enríquez del Castillo, t. 1, fol. 57.

126 ASMG, libro de entierros, fol. 59r.

127 AIPG, T. de Orendáin, 1658-62, fol. 21v.

128 AIPG, T. de Orendáin, 1653, fol. 30v.

129 Idem.

130 AIPG, Diego P. de Rivera, t. 4, fol. 6-7.

131 Véase por ejemplo aipg, J. Ramírez, t. 4, fol. 273v-274r, donde se trata de un racionero.

132 BPEJ, B. de difuntos, siglo xvii, leg. 4, exp. 9.

133 AHMG, Actas de Cabildo, vol. 1, fol. 258v, acta del 19-5-1639, pero registrada el 15-1-1658.

134 Mota y Escobar, op. cit., p. 90.

135 BPEJ, B. de difuntos, siglo xvii, leg. 4, exp. 8.

136 “Un negro herrado en el rostro con un letrero que dize Antonio Ximénez” (el nombre del dueño), AIPG, Enríquez del Castillo, t. 1, fol. 9r.

137 BPEJ, B. de difuntos, siglo xvii, leg. 2, exp. 17, fol. 14v.

Table des illustrations

Titre CUADRO XI. BAUTIZOS DE RECIÉN NACIDOS EN EL SAGRARIO: ESCLAVOS Y LIBRES (1600-1699). TOTALES QUINQUENALES
Légende Fuentes: ASMG, diversos libros de bautismos.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3311/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 244k
Titre CUADRO XII. VENTAS DE ESCLAVOS VARONES: EDADES Y PRECIOS (1630-1699)
Légende Fuente: Contratos de venta de esclavos conforme a los resgistros notariales (AIPG).* Comprendre otras etnias, además de mulato y negro.** Promedio calculado con base en las ventas en que se incluye le edad,*** Total de las ventas en las que no se menciona la edad.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3311/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 243k
Titre CUADRO XIII. MUJERES ESCLAVAS: EDADES Y PRECIOS (1630-1699)
Légende Fuente: Véase el cuadro XII.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3311/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 221k
Titre CUADRO XIV. LIBERACIÓN DE ESCLAVOS EN GUADALAJARA (1630-1699)
Légende Fuente: AIPG, diversos registros notariales.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3311/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 98k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter