Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Poder, religión y sociedad en la Guadalajara del siglo XVII

 | 
Thomas Calvo

Segunda parte. Religión popular y piedad barroca

Capítulo IX. Las élites

Texte intégral

1Las cosas cambian de época en época para las élites. La realidad de antes de 1600, cuando la ciudad todavía está poblada de encomenderos rentistas de los campos indígenas, y la de 1700, dominada (al menos en lo económico) por los grandes mercaderes, no son sino parcialmente comparables. ¿Qué es lo que cambia? ¿Qué es lo inmutable? A estas preguntas esenciales podemos asociar otras: ¿qué es lo que une y lo que separa a las diversas élites que habitan las casas principales de la ciudad?

2Pero, definida de esta manera, la élite es un estado en el que uno nace o en el que se instala. También es más que eso, en particular vista desde abajo: es una aspiración, un esfuerzo, una sucesión de argucias y de fracasos para intentar infiltrarse en ella. En tal dialéctica entre el ser y el querer, los contornos que antes sugeríamos pueden nublarse. De ahí surge una primera necesidad urgente: poder separar el grano de la paja, luego las élites potenciales de las auténticas. Tal distinción fue establecida por el propio grupo dominante, en general a partir de la imagen que se formaba de sí mismo. Esa imagen es fundamental, ya que a través de ella emerge toda la ideología vehiculada por la élite y que permea al conjunto de la sociedad.

La honra: ¿herencia social o “patrimonio del alma”?

  • 1 Arregui, op. cit., p. 97

3Evocar conceptos en el marco tapatío (o neogallego) del siglo xvii no es cosa fácil, porque nos hallamos en un mundo donde las teorizaciones no son moneda corriente. En el abanico de las cualidades que Arregui atribuye a sus conciudadanos, que según él "saben de todo", sólo falta, precisamente, la faceta del pensador. Pero no podía ser de otra manera cuando era necesario ser capaz simultáneamente de domar un caballo, reparar un arma y curar a un enfermo.1 Habrá que examinar más de cerca las actitudes que las palabras. Pero a fin de cuentas poco importa, pues los silencios son igualmente significativos, y sólo un enfoque multidimensional puede restituirnos toda la complejidad de ciertos principios insertos en una sociedad.

  • 2 Ambos términos pueden ser asimilados, aun cuando hay quien establece una distinción entre el honor (...)
  • 3 Retomamos aquí el análisis de J. A. Maravall, op. cit., pp. 16-17

4Puesto que se trata de una élite del Antiguo Régimen y profundamente hispánica, la honra, el honor,2 está en el centro del debate y se revela a la vez como factor de integración que sitúa al individuo en una posición dada, como móvil social que dicta en buena parte la conducta del sujeto y como valor compensatorio que permite soportar las restricciones padecidas precisamente a través de las funciones anteriores.3

  • 4 AGI, Guad. 8, carta del 17-4-1607, cap. 9
  • 5 Idem.
  • 6 Idem
  • 7 “Pero bastará decir que los españoles de acá son como los de allá, y del mismo valor y virtud, com (...)

5Las escasas veces que aparece mencionado, siempre se plantea como un elemento previo que se da por sentado y nunca se define. A veces incluso sólo se alude a él veladamente, como cuando el oidor Vallecillo señala al rey que en las Indias las “penas afrentosas” son particularmente mal toleradas. Evoca el caso de dos reos azotados con varas que se aliaron con los ingleses desembarcados en Chacala, en la costa del Pacífico de la Nueva Galicia,4 y concluye que “en las Indias e hechado de ver que se sienten estas [penas] más que la misma muerte”.5 Señalemos además que Vallecillo no habla de honra en su sentido amplio, sino de "hombres de punto o briosos”,6 lo que nos permite comprender el ejemplo presentado. Si indagamos más, Arregui nos dará mayores explicaciones, pero siempre en términos velados: evoca a los mestizos, producto de “dos sangres”, algunos de los cuales son “muy ágiles y alentados y de mucho honor, cosa que debe de repugnar mucho a la sangre india”. Para comprender, pues, cuáles son las cualidades atribuidas a la honra, hemos de referirnos a “los españoles de acá”, que “son como los de allá, y del mismo valor y virtud, como de la misma sangre”. En otras palabras, la honra tiene su origen en la sangre y es la fuente del valor y la virtud. Se trata, pues, de una noción muy aristocrática que encontramos en los escritos de un criollo de la Nueva Galicia.7

  • 8 Es éste el argumento de López de Velasco contra los criollos, tanto más cuanto que los “portadores (...)
  • 9 “Protestados allá en Castilla cómo no son enviados sino a cultivar la tierra... y el que se salier (...)
  • 10 Por ejemplo: “son las hijas de españoles nacidas en esta villa comúnmente hermosas y dotadas de un (...)
  • 11 Idem.

6La concepción de Arregui es clara: el conquistador se reconoce en la noción racista, el colono-soldado en la exaltación guerrera. Pero no deja de tener también ciertas debilidades. Por ejemplo, al determinismo biológico que supone se puede contraponer otro más de orden geográfico. Quizá la sangre transmita las cualidades de la raza española, pero en los trópicos el cuerpo y el alma cambian, se alteran, y los europeos poco a poco se acercan a los autóctonos.8 En su voluntad por agrupar a todos los españoles-criollos bajo el paradigma de la nobleza guerrera, Arregui olvida que era imposible asimilar a todos los españoles a la élite y por lo tanto envolverlos en tal ideal. Por otra parte, ese mundo fronterizo (del cual Guadalajara sólo participa tangencialmente, pero que Arregui conocía mejor desde Tepic), ciertamente sin renegar del valor, la virtud y la honra que lo guían, fue capaz de crear sociedades donde tales principios sugieren la competencia de otros, como la virtud de la sencillez, la valentía de no distinguirse. Es éste el sentido de una carta enviada de Guadalajara por un franciscano al emperador, donde sugería la implantación a lo largo del país de pequeñas comunidades de campesinos españoles que no fueran sino agricultores y donde la distinción se considerara un yerro.9 Pensaba que de esa forma se podría limpiar la comarca de todos aquellos vagabundos transformados en condes famélicos y tahúres profesionales. Era también una sociedad semejante, opuesta a todo ideal aristocrático y devuelta a una especie de estado providencial de naturaleza, la que Mota y Escobar contempló al visitar Culiacán hacia 1600, que tenía costumbres y formas de ser fuera del tiempo, una sencillez, una reciedumbre y una ingenuidad todavía no corrompidas,10 una población comparable “a la primera familia que tuvo Adán y sus hijos”.11 Se comprende que en tal contexto la honra, principios de jerarquización, haya encontrado dificultades para imponerse como concepto.

  • 12 AGI, México 263, inventario del 16-1-1625.
  • 13 AGI, México 262, inventario del 28-7-1622.

7Fuera de esto, los textos callan y no es posible decir si la sociedad —salvo excepciones como Arregui— se desprendió de ese principio de la honra. Sin embargo, debe de haberle sido difícil mantenerlo vigoroso en un contexto en el que carecía casi por completo de una de sus bases: la nobleza. La diferenciación por órdenes es un concepto en gran medida fuera de lugar en América, incluso rechazado por la Corona y la Iglesia más allá de la distinción que reside en la simple “limpieza de sangre”. Nunca se pidieron cartas de hidalguía para formar parte de los ayuntamientos, por prestigiosos que fueran, como los de la ciudad de México o Lima, y con mayor razón el de Guadalajara, a diferencia por ejemplo de los 24 miembros del cabildo sevillano, que debían ser todos nobles. No encontramos una sola cruz de las órdenes militares entre los regidores de Guadalajara en los siglos xvi y xvii y los títulos de nobleza brillan por su ausencia. Incluso alguien como Alonso Dávalos Bracamonte, primer conde de Miravalle en 1690, marido de una tapatía y con grandes propiedades en la región de Acaponeta, vivió casi toda su vida en la ciudad de México. En Guadalajara no hubo más auténticos nobles que los que venían de otras partes y casi siempre de paso. En 1622-25, de los cerca de 50 funcionarios que dejaron su inventario de bienes sólo había dos nobles de antiguo abolengo. Uno de ellos, don Francisco Enríquez Pimentel, sobrino del marqués de Vax, simplemente reside en la ciudad (“estante”) antes de ir a asumir su puesto de alcalde mayor de Culiacán.12 El otro, don Juan de Arredondo Bracamonte, llegó a las Indias con una carta de recomendación de Felipe III, fue maestresala del virrey marqués de Monterrey y realizó distintas actividades en Guatemala antes de seguir a Guadalajara a su primo hermano el obispo Juan del Valle. Fue varias veces alcalde mayor.13 Se percibe muy claramente lo que los atrajo a la región: puestos lucrativos a los que el privilegio de su nacimiento les daba acceso por encima del conjunto de los pobladores. Incluso el grupo de los conquistadores, que habría podido forjar un embrión de nobleza neogallega, no dejó sino pocos vestigios. Una vez más se trata de un fenómeno americano, pero posiblemente más acentuado aquí.

  • 14 AGI, Guad. 27, carta al rey del presidente del 30-4-1700.

8Quizás estemos, pues, ante una élite sin antepasados ni privilegios. Esto es verificable en el siglo xvii, pero con matices que nos revela la respuesta que da el presidente de la Audiencia a la proposición (ánonima) de establecer el impuesto “de pecho”, o sea el tributo que debían pagar los españoles que no pudiesen mostrar cartas de nobleza. Señala con ironía que el anonimato adoptado por el autor (sin duda un gachupín de Zacatecas) es prudente, ya que al poner en entredicho “la honra de todos” podría correr algún peligro. Recuerda luego que en España, para evitar lo embarazoso de tales pesquisas, las ciudades preferían pagar esos impuestos de su propio erario. Sobre todo, hace hincapié en que en estas regiones desérticas, donde cada español debe ser considerado como veterano militar ante los enemigos, y con el fin de mantener la obediencia de negros y mulatos, ese tipo de imposición sería malinterpretado. Y tampoco podían olvidarse las mezclas étnicas efectuadas desde la conquista y todo el descrédito que podría caer sobre las familias que por entonces (1700) se mantienen con “virtud y caudal, estimación y aprecio”.14 Para este eclesiástico (el presidente Cevallos fue inquisidor), la honra se define con un sentido más social que para Arregui: se menciona la virtud, pero esta vez asociada a la riqueza, y no hay más honra que la reconocida, aceptada, apreciada por el público. En ese díptico compuesto por la expresión de la honra (virtud-riqueza) y el reconocimiento de la misma (estima y consideración) sólo falta un término: el linaje. Pero no puede ser de otro modo, dado lo que escribe sobre los orígenes de esas familias. Queda un punto importante por esclarecer en cuanto a si la riqueza remplazará a la sangre en tal sistema de valores. El hidalgo del Lazarillo de Tormes es un pobre diablo en quien no se reconocería la élite que se instituye en los siglos xvi y xvii, que también es un grupo de poder, para el cual la transmisión de la virtud se da más por vías sociológicas (educación, medio, incluso alimentación) que a través de la sangre. Quiere decir que para ellos la riqueza es tan necesaria y tan honorable como la galería de retratos de antepasados. Pero, a diferencia del linaje, la fortuna no podía constituir una legitimación, pues el rico no dejaba de ser sino hijo de sus obras, en lugar de acceder al rango de hidalgo. Pero no era poco en un medio fuertemente impregnado del espíritu de la Contrarreforma.

La sociedad del “valer más”

  • 15 A. de Ciudad Real, Tratado curioso y docto, t. 2, p. 92.

9El caballo (con sus diversos arreos) es un elemento importante de ese arte de vivir, además de los servicios que presta como medio de transporte. No sólo la Guadalajara del siglo xvii, sino todo el México no indígena se identifica con el jinete de virtudes viriles que aún hoy en día encarna el charro, estereotipo de cierta mexicanidad. No cabe duda que una de las cunas de la charrería es nuestra región; en cualquier caso es ahí donde en 1586 el comisario fray Alonso Ponce pudo admirar la destreza de un jinete español; sin saberlo, asistía a la génesis del deporte nacional mexicano.15 Pero tales hazañas campiranas no son sino una vertiente de esta civilización del caballo, en su origen calcadas de las faenas cotidianas de los vaqueros y, por lo tanto, reservadas a la plebe del campo. La aristocracia se sitúa en un ámbito donde el “parecer” desemboca en una jerarquía, y el mundo del caballo constituye —con otros— una de las reglas de cálculo de ese universo. La estampa de las monturas, el lujo de sus arreos, las competencias y desafíos que acompañan cualquier despliegue de jinetes favorecen esa perpetua relación con vara de medir que es una de las características de una sociedad fundada sobre la honra, ese “valer más” de que dan testimonio los textos de la época.

  • 16 Véase J. Palomino y Cañedo, Los protocolos, pp. 57-58.
  • 17 AGI, México 263, inventario del 6-12-1622.

10Francisco de Zaldívar, hijo de conquistador y muerto en 1589, daba gran importancia a sus caballos “de rúa” —que diferenciaba expresamente de los “de camino”—, ya que uno de ellos fue legado con todos sus arreos a uno de sus parientes. Prestaba particular atención a los jaeces, con frecuencia guarnecidos de plata, que ocupaban un gran arcón de vaqueta forrado de bocací, y a los que había que sumar otras cinco sillas finas, una de ellas con sus gualdrapas.16 El conjunto podía tener un valor bastante elevado. En 1622, los dos caballos de rúa con todos sus arreos de un patricio como el alguacil mayor de la Audiencia, Juan González de Apodaca, fueron valuados en 2 000 pesos.17 La posesión de un caballo de rúa no sólo es signo de honorabilidad y riqueza, sino también de estabilidad; todos los casos que hemos encontrado se refieren a vecinos de Guadalajara, o al menos a personas muy vinculadas con la ciudad por residencia. Los personajes auténticamente nobles, pero que simplemente estaban de paso, como don Francisco Enríquez Pimentel, no tenían por qué preocuparse de tales objetos de lujo. El arte del parecer es por esencia urbano, por no decir capitalino. Se expresaba casi siempre en esas grandes fiestas cuyos fastos ya hemos evocado. Es muy probable que Francisco de Zaldívar haya participado en los combates y justas de 1572 con motivo del nacimiento del infante don Fernando, que los otros hayan intervenido en las “soldadescas”, “cañas” y corridas de toros que marcaban la llegada de los presidentes de la Audiencia a la ciudad.

  • 18 Una de las últimas menciones se halla entre las últimas voluntades de un peninsular muerto en 1658 (...)

11Hay en los caballos destreros o de rúa algo de profundamente aristocrático y exclusivo de una fracción de la élite —menos de la quinta parte de los notables, según nuestros inventarios de 1622-25—; son posesión de los descendientes de los conquistadores, los altos funcionarios, los terratenientes y letrados. El resto —en particular la élite mercantil— queda excluido. En la cronología también se denotan claramente ciertas restricciones. Después de 1625 desaparecen las menciones explícitas de caballos de rúa en los inventarios, y las de gualdrapas no van más allá de mediados del siglo.18

  • 19 “Una espada de cavega de oro de China”, AIPG, Francisco-de Orendáin, 1638, fol. 128v.
  • 20 J. Palomino, op. cit., pp. 58 y 60

12La posesión de armas, otro elemento indisociable de la panoplia del jinete, está más extendida, pero sin embargo conserva su asociación con el ideal de vida del grupo dominante. Aquí, una vez más, se puede establecer la distinción entre armas “utilitarias” (cada vez menos en la ciudad, lo sabemos) y armas de aparato. Éstas son demasquinadas, guarnecidas de oro y plata, acompañadas de vainas, tahalíes y dagas. A su muerte, hacia 1637, el maestre de campo Francisco de Pareja deja una espada de pomo de “oro de China”.19 Unas décadas antes, Francisco de Zaldívar poseía entre otras muchas cosas avíos de guerra con una espada y daga incrustadas de plata y otras doradas, con tahalí bordado de hilo de oro.20

  • 21 Hacia 1650, el doctor don Cristóbal de Torre, con sus dos criados —un mulato y un negro—”, se echó (...)
  • 22 Véase el capítulo sobre la ilegitimidad.
  • 23 AGI, Guad. 12, exp. 52, carta del oidor al Consejo del 26-11-1674.
  • 24 “Muchas palabras descompuestas”, BPEJ, Arch. judicial civil de la real Audiencia, Memoriales, 30-1 (...)

13Sería raro que, en tal contexto, la violencia no fuera un medio privilegiado de expresión en toda la sociedad, pero también que la élite no hubiese puesto el ejemplo en la materia. e incluso aquellos de quienes podría esperarse más cordura, como los magistrados, quienes sin embargo disponían de muchos otros instrumentos de presión. Para los oidores, el medio más eficaz de alejar a sus rivales era todavía la brutalidad.21 Se comprende el resentimiento de algunos subditos, que a veces se expresa con la misma fuerza. No faltan los atentados contra magistrados.22 a veces por parte de enemigos improbables, como cuando cierto franciscano amenaza al oidor encargado de un proceso en su contra. Es cierto que hay una justicia inmanente: el magistrado atacado era don Tomás Pizarro, quien no titubeó en recurrir a los mismos procedimientos.23 Los odios que agitan este microcosmos desembocan en gestos terribles: en 1618 un benemérito —descendiente de conquistadores—, Juan Michel, cubre de escarnio el cuerpo yacente del presidente Pérez Merchán.24

  • 25 En 1655 Manuel Aparicio fue apresado “por la questión de cuchilladas que trabó con Diego de Vega y (...)

14Hay violencia, pero no necesariamente sanguinaria. Los contados tiros, estocadas y emboscadas que evocamos parecen haber hecho más ruido que daño efectivo. Si bien entre los Memoriales de la década de 1610 se registran algunos casos de vendetta, éstos tienen que ver con zonas apartadas (por ejemplo Lagos) y además afectan más la honra (cuernos, por ejemplo) que la integridad física. Es cierto que se trata de asuntos en los que los mecanismos de encadenamiento fatal fueron interrumpidos en forma drástica por la intervención de la Audiencia. En la propia Guadala-jara parece que la élite tenía plena conciencia de los riesgos que acarreaba una violencia incontrolada y que, por lo tanto, se contuvo. En pleno siglo xvii, en un universo viril, a través de todo el cúmulo de documentos analizados no encontramos sino una sola alusión que prueba que hubo un duelo.25 Es posible que el destino de ciertos valentones, truncado brutalmente por el garrote del verdugo, haya hecho reflexionar a más de alguno. La suerte corrida por Martín Gamón, “malísimo incorregible” según Tello, fue ejemplar. Por sobre el favoritismo y los excesos denunciados, la autoridad colegiada ejercida por la Audiencia con innegable firmeza fue en la capital una garantía de tranquilidad: he aquí un punto más a su favor.

15Si se quiere hallar confirmación de nuestras aseveraciones, la encontramos en los escritos de Arregui, ese viejo hombre de espada convertido en clérigo (difícilmente hallaríamos algo mejor), quien afirma que Guadalajara

  • 26 P. 119.

“es la congregación más pacífica que debe de haber en los reinos de Su Magestad y donde apenas se ve espada desnuda ni pendencias”.26

  • 27 “Esta plaza de presidente está algo desluzida con no poder probeer algún criado o dos porque españ (...)
  • 28 Véase el capítulo sobre los grupos populares.
  • 29 AGI, México 262, inventario del 8-7-1622.

16La servidumbre era un elemento de prestigo importante por el cual se apreciaba el poder del amo, y no es aquí ya necesario explayarse acerca del interés que podía revestir un clan multiforme. Más bien conviene evocar las quejas de algunos magistrados que juzgan su situación poco brillante por faltarles criados.27 El caso de los esclavos —objetos de lujo o instrumentos de relación— merece desarrollarse con más amplitud,28 pero claro está que pueden encontrarse todo tipo de casos, y ello en el seno de la misma casa patricia. El oidor Bartolomé de la Canal posee en total 15 esclavos, de los cuales 4 varones le sirven como lacayos y pajes (he aquí la parte de lucimiento y 6 mujeres sin duda se ocupan de distintos quehaceres domésticos (nos preguntamos dónde termina el lujo y empieza el simple interés); a ellos hay que sumar 5 niños que alegran la vivienda en espera de tomar su lugar en el gran teatro en el que participan los adultos.29

  • 30 Op. cit., pp. 118-119
  • 31 AIPG, T. de Ascoide, 1692, fol. 328 y ss., cláusula 87. Al hacer su inventario en 1622, el notario (...)

17Cuando se habla de alhajas, de libreas, de carrozas, se desvanece cualquier ambigüedad y a través de esos elementos aparece el esplendor del tren de vida cortesano, “todo seda y todo gala”, según la bella expresión de Arregui.30 Las cadenas de oro que relucían sobre el jubón oscuro eran particularmente apreciadas. A su muerte, Agustín de Gamboa no tenía menos de 7, más otras dos de plata.31 Para completar, tenía también todo un juego de botones de filigrana de oro que pesaban más de 4 marcos.

  • 32 El presidente, dos oidores de cuatro y el capitán José de Sontoria y del Corro, viejo soldado que (...)
  • 33 Véase Mota Padilla, op. cit., p. 242

18Hasta para atravesar los pocos metros que separaban su palacio de la catedral de la ciudad de México el virrey debía, por aparato, utilizar la carroza; esto significa que, en tratándose de coches, la realidad no suntuaria carecía de importancia, pues las calles estaban minadas por baches y fuera del cuadro central no había ninguna por la que pudieran circular los coches, y por el estilo eran los caminos, pero todo eso no hacía menos apetecibles esos vehículos, objetos particularmente costosos, inútiles, pero por lo mismo muy apreciados en aquella sociedad extrovertida. El monarca comprendió los peligros que ello entrañaba, pero fue incapaz de imponer límites. Su número creció progresivamente con la riqueza de la ciudad. En 1622-25, para los cerca de 50 funcionarios y notables de los cuales tenemos inventarios de bienes, sólo había 4 carrozas o coches.32 Claro que debió de haber más, en particular entre los eclesiásticos, pero no dejaban de ser pocos en total. En tiempos de Mota Padilla, hacia 1740, había más de 80, y ningún notable habría incurrido en el descrédito de ir a caballo.33

  • 34 Arregui: “con la igualdad que debe de correr en todo el mundo, tanto los que viven de su trabajo — (...)
  • 35 Véase el capítulo sobre los transportes.

19Todo esto va medido, decretado, graduado según el rango y las funciones de cada quien.34 En tal contexto, la moda cumple diversas funciones esenciales: la continua renovación que aporta mantiene la necesaria estimulación, ese espíritu de competencia cuya necesidad en esta sociedad del “valer más” y del “valer menos” ya hemos señalado. La moda, consecuencia de una apertura de la realidad tapatía hacia el mundo,35 ampliaba los horizontes de la ciudad. A fines del siglo (y con cierta exageración) fray Antonio Escaray señalaba que:

  • 36 Idem.

“Oy parecen las mugeres y los hombres Flamencos, otro día Ingleses, otro día Alemanes, otro día Franceses, otro día Griegos, otro día Armenios.. .”.36

Estatutos, honra, dinero

  • 37 Murió sin duda hacia 1709, en buena medida insolvente si hemos de creer las recriminaciones del co (...)

20Era relativamente fácil progresar dentro de ciertos círculos, pero el paso de uno a otro resultaba difícil, casi imposible. Se podía simplemente esperar romper la barrera al cambiar de una generación a otra. Volvamos a nuestros cómplices en esta cuestión del ascenso social, por ejemplo los japoneses Encio y Páez. El suegro se limita a actuar en el ámbito del pequeño comercio, y simplemente pasa de la venta callejera a la tienda, aunque logra tener roce con lo más granado de la ciudad; por su parte, el yerno se cuela de rondón en un peldaño superior, el de los “negocios”, y se convierte en uno de los mercaderes más poderosos de la ciudad, pero no logra ir más allá, pese a sus funciones de mayordomo de la catedral. Se puede establecer un paralelismo con los dos Gamboa, tío y sobrino. Agustín es un gran hombre de negocios, sin duda el amo oculto de Guadalajara hacia 1690. Surgido del comercio, logra ampliar su campo de acción a las minas y, después, las tierras. Pero choca con una doble barrera social y política: no obtiene ningún cargo oficial de importancia que materialice su poder económico. Hemos constatado que no siempre era bien aceptado por la cúspide de la pirámide; jamás accedió a ese signo de notoriedad, no ya de nobleza, que es el título de don. Su sobrino Alejandro, por su parte, lo tuvo desde el principio, fue sargento mayor, tesorero de la Santa Cruzada, alguacil mayor del Santo Oficio, alcalde ordinario. Acumuló sin dificultad los signos externos del éxito social. Si no llegó más lejos fue porque no tenía la madera de su tío y porque se pasó los cerca de tres lustros que lo sobrevivió perdiendo lo que Agustín había ganado.37

  • 38 Véase AGN, Real fisco, vol. 48, fol. 60r, y su inventario en AGI, México 262.
  • 39 Véase J. Amaya, Ameca (bioteca), p. 70; y J. Palomino y Cañedo, Los protocolos, pp. 249 y ss.

21Quizás Agustín de Gamboa cometió el error de no interesarse en la tierra a buen tiempo. La importancia de los bienes raíces en esta sociedad debe ser sometida a discusión. Económicamente, su peso no deja de ser muy limitado; entre los inventarios de 1622-25, la tierra representa apenas el 7 % del capital bruto y, aun cuando la proporción se haya inflado después con la multiplicación de las inversiones rurales, resulta dudoso que tal aumento haya sido drástico. Lo que en otras partes podía constituir la principal ventaja del capital inmobiliario, o sea su perennidad, se observa aquí sujeto a numerosos avatares; los mayorazgos, que por definición son particularmente sensibles a este argumento, se dividen en tierras y superficie urbana construida (portales de Apodaca, de Porres...). No obstante, el latifundio (y también las tierras mineras) con frecuencia sustituye a la encomienda y, por lo tanto, se instaura con todo y su repartimiento de almas enmedio de una población servil (esclavos, peones) que produce la apariencia de otra forma de clientelismo: el meollo lo constituye la vivienda familiar —y señorial— y la capilla donde oficia un clérigo a sueldo del amo de la hacienda. Así, la posesión del latifundio reviste una importancia social de primer orden, incluso en el medio urbano, y la tierra se convierte en el instrumento privilegiado que permite acceder al ideal de vida que es el de la sociedad tradicional. El acceso a la propiedad de la tierra era la varita de virtud que permitía reducir el purgatorio social que todo advenedizo debía padecer y hacerse aceptar más rápidamente. A sabiendas de ello o no, fue el camino que eligieron, tras inicios bastante poco brillantes en el comercio, hombres como el alférez mayor Francisco Suárez de Ibarra, convertido en ganadero después de haber sido buhonero38 y que fue uno de los primeros que lograron romper la barrera que separaba los círculos económicos y políticos. Fue como propietario de la gran hacienda de Cuisillos, mucho más que como antiguo (y mediocre) escribano, que Juan González de Apodaca adquirió un sitio en el muy estrecho círculo de los grandes notables tapatíos hacia 1600.39

Compartimentación y compensaciones: beneméritos, patricios y mercaderes

22No hubo auténtica nobleza mexicana. Su fracaso se debe principalmente al de los beneméritos, que fueron su posible embrión. En un principio, el grupo se vertebra alrededor del derecho de conquista y colonización, pues agrupa a todos los descendientes de los conquistadores y los pobladores, pero progresivamente aumenta con los miembros de la élite patricia (grandes terratenientes, familiares de magistrados) inmersos en un proceso de decadencia. Los inevitables emparentamientos y los vínculos forjados entre ambos grupos evidentemente facilitaban la integración. Tanto más cuanto que algunas escasas familias de beneméritos lograron mantener su antiguo esplendor y siguieron figurando hasta el siglo xviii entre los patricios, a veces gracias a ciertas fusiones, como la de las familias Mota y Padilla.

  • 40 BPEJ, Arch. judicial civil real... 41-11-48, petición presentada por el fiscal el 22-2-1634.

23Aunque esos beneméritos no tuvieran cartas de hidalguía, el grupo poseía una innegable homogeneidad, incluyendo la de orden legal, ya que sus miembros podían aspirar a ser inscritos en el memorial de los pretensores (relación de los aspirantes a puestos públicos) que mantenía actualizado el escribano de cámara de la Audiencia.40 Sobre todo en el siglo xvii, el retrato del benemérito podría haberse inspirado en mucho en el del hidalgo del Lazarillo de Tormes : rancio abolengo, pobreza vergonzante y los estigmas de una decadencia que se pretende imputable al servicio real. Sobre este punto abundan los ejemplos. Hacia 1622, el nieto del conquistador Francisco de Vargas afirmaba no haber heredado nada de su padre, pues éste, aunque ocupó numerosos puestos públicos,

  • 41 AGI, México 263, inventario de Melchor de Vargas Tenorio del 19-9-1622.

“no dejó hazienda alguna y murió pobre por aver serbido a vuestra real persona limpiamente en el uso y aución de sus oficios”.41

24A través de sus escritos se ve surgir una filosofía del fracaso —o más bien de la pobreza— profundamente medieval y cristiana a la vez, cuyo mejor intérprete es aquí Andrés Venegas, aun cuando este escribano —instalado en Guadalajara desde 1578— sólo se haya convertido en benemérito por simbiosis. También en su caso afirma que:

  • 42 AGI, México 2262, inventario del 27-7-1622.

“en todos estos oficios e salido siempre más pobre que entré en ellos... porque nunca e querido enpobrezer a nadie por engrosarme a mí, ni e querido ninguno de los dichos officios en propriedad aunque e tenido muy grande ocazión para ello y que se me a ofrecido ayjuda y socorro para comprarlos por parecerme que assí conviene a mi conciencia”.42

  • 43 López de Velasco, Geografía, p. 261; J. Parry, The Audiencia, pp. 122-123.
  • 44 Mota y Escobar, p. 46. De hecho la “lista de los pueblos de encomenderos deste reyno de la Nueva G (...)
  • 45 AGI, Contaduría 865, “de los pesos devidos cobrar de los pueblos de encomenderos” para 1620.
  • 46 AGI, Guad. 10, “Tasaciones de los pueblos...” 16-8-1644; en 1600 representaban el 39% del efectivo (...)

25Tal mentalidad, sin embargo, es más resultado que causa de su decadencia. Los orígenes de su caída son múltiples. En primer término está la rápida descomposición de lo que constituyó en el siglo xvi la columna vertebral del grupo, los encomenderos. El brutal descenso de la población indígena necesariamente acarreó el de los ingresos del tributo asignado. Progresivamente las encomiendas concedidas a partir de los años 1520-1530 llegaron a la segunda y tercera vidas y pudieron así ser luego recuperadas por la Corona. Hacia 1570 había 55 encomenderos entre los 1 500 vecinos de la Nueva Galicia, y ninguna enconmienda había sido declarada vacante.43 Hacia 1600 sólo quedaban 26 encomenderos, y evidentemente ninguno estaba en la primera vida.44 Veinte años después sólo quedaban 21 beneficiarios para el conjunto del reino,45 y el descenso continuó, pero a un ritmo más lento que en el centro de México. Todavía en 1644, el 31 % de los contribuyentes estaban sometidos al régimen (para entonces meramente teórico) de la encomienda.46 Es evidente que su poder era ya muy débil.

  • 47 AGI, Contaduría, leg. 863(1), op. cit., y J. Amaya, Ameca (bioteca), pp. 6-8.
  • 48 AGI, Guad. 6, carta de la Audiencia del 7-11-1597.
  • 49 Véase por ejemplo el inventario de bienes de don Diego de Padilla y Ávila del 27-7-1622 —AGI, Méxi (...)
  • 50 Véase el capítulo sobre el poder local.

26Los interesados intentaron remediar la situación por diversos medios y algunos se exiliaron a otras comarcas. Muchos buscaron una salida honorable en el mismo lugar, a través de las minas y el acaparamiento de tierras. Luis de Ahumada puede servirnos aquí como ejemplo. Era hijo del conquistador Francisco Estrada y era encomendero de Guachinango (zona minera) y gran acaparador de tierras en el valla de Ameca.47 Pero no había nada más fluctuante que dichas actividades en la Nueva Galicia de los siglos xvi y xvii. Paralelamente, el grupo trató de colonizar —con el apoyo real— el poder político local, reservándose los puestos de alcaldes mayores. Aquí una vez más, pese a auténticos éxitos, sobre todo en el siglo xvi, hubo muchas irregularidades. Como el rey estaba lejos, operaban el nepotismo y redes todopoderosas de influencias. En un reino que sigue siendo pobre a lo largo de parte del siglo xvii, esos cargos obtenidos en principio para garantizar “honra y sustento” de los beneméritos48 podían no ser sino espejismos. Evidentemente es difícil dar total credibilidad a las declaraciones de los interesados, pero constituyen una especie de haz de presunciones imposibles de descartar. En primer término, está la modestia indiscutible de los salarios asignados, y más aún la manera de percibir éstos del propio erario del distrito, que debía ser autosuficiente, pero no era siempre el caso. Al no bastar los tributos y los ingresos de justicia, el alcalde se quedaba sin sueldo.49 Sabemos ya que había muchas maneras de ordenar a los subditos,50 pero ello suponía un sentido de los negocios que el benemérito no siempre tenía, distritos suficientemente ricos —y no es en absoluto seguro que hayan estado reservados prioritariamente para estos menesterosos. Resulta probable que sólo a partir de la segunda mitad del siglo xvii, con el rápido desarrollo de la actividad económica, se hayan vuelto rentables los cargos locales, pero para entonces ya prácticamente no quedaban beneméritos que los disfrutaran.

  • 51 Véase por ejemplo los casos del chantre Diego Flores de la Torre, AGI, Guad. 64, exp. 48 del 5-11- (...)

27Esa plebe aristocrática del siglo xvii, reducida a la magra pitanza de las alcaldías mayores (en el mejor de los casos), estaba sin embargo formada por vágos de la brillante caballería que, en el siglo xvi, había animado con sus torneos y sus fiestas la vida de la nueva capital. Sin duda ahí habían adquirido hábitos de ocio, de lujo, pero sobre todo se habían arruinado y no habían dejado a sus descendientes del siglo xvii más que un universo menesteroso y quimérico, a veces reducido a un caballo, una espada, un título de don y la esperanza siempre pospuesta de alguna prebenda. Con mucha frecuencia la salida honorable era la Iglesia, donde podían hacer una carrera a veces brillante gracias a las protecciones de que gozaban.51

  • 52 Mota y Escobar, p. 44.
  • 53 Op. cit., p. 115: “aunque este ejercicio [la equitación] ha caído de cuatro o seis años a esta par (...)

28Hay que proguntarnos si se puede establecer una cronología de este proceso de decadencia. Ya en 1600 está lo suficientemente claro como para que Mota y Escobar lo perciba y evoque a esos “vecinos principales” que vivían con lujo y honores y que han sido remplazados por los recién venidos de España.52 En las décadas subsecuentes, los progresos del comercio asestan otro golpe a la preponderancia de ese mundillo aristocrático, como lo señala Arregui hacia 1621.53 En 1661 podemos considerar que la caída se ha consumado y el grupo está en vías de desaparición. En respuesta a una averiguación real sobre las personas de calidad, el Presidente no puede dar el nombre de ningún laico,

  • 54 AGI, Guad. 10, exp. 50, carta del 5-3-1661.

“porque los nazidos y hijos de conquistadores se an muerto los más y los que an quedado se hallan muy retirados en algunas haziendas de campo que les dejaron sus padres”54

29Hay en este pasaje una anotación suplementaria importante: esos beneméritos se han hecho cada vez menos urbanos. "Pobres vergonzantes", ocultan su miseria en comarcas recónditas; alcaldes mayores, se la pasan en montes y valles. Por último, la ciudad y ellos se codean, pero con cierto desprecio recíproco.

  • 55 Véase el capítulo sobre los poderes locales. Podemos añadir a los Motas y los Padillas, aunque sus (...)
  • 56 Contrato de arrendamiento celebrado con Diego Pérez de Rivera, AIPG, T. de Orendáin, 1653, fol. 50
  • 57 Véase el capítulo sobre las migraciones.

30Para muchos, los patricios del siglo xvii (llamémoslos así a falta de mejor nombre) son precisamente esos recién venidos de que ya hablaba Mota y Escobar hacia 1600. Pese a todo, el grupo sigue siendo heterogéneo. En primera fila están los grandes propietarios de tierras o minas, sean o no nuevos ricos. También se reparten entre la ciudad y el campo, pero se inclinan más a una o al otro dependiendo de la ubicación de sus propiedades. Porres y Apodaca, cuyas tierras quedan apenas a unas cuantas leguas de la ciudad, son más bien citadinos, e incluso tienen la veleidad —frustrada— de dirigir los asuntos municipales.55 Los Rodríguez Ponce, instalados entre Guachinango y Autlán, o sea a bastantes leguas, se autodenominan vecinos de Guachinango pero no desdeñan los asuntos de la ciudad, donde permanecen por largas temporadas. Francisco II incluso compra el cargo de escribano de cámara y gobierno de la Audiencia, que por cierto nunca ejerció.56 Lázaro Domingo de Arregui, propietario de las cercanías de Tepic, sólo estuvo por breves temporadas en Guadalajara, donde dejó algunos rastros en los archivos notariales (por venta de esclavos, por ejemplo),57 pero mantenía relaciones estrechas con la burocracia y estaba lo suficientemente informado para dejarnos una descripción precisa de la capital. Más allá, los vínculos se aflojan: los Dávalos Bracamontes cerca de Acaponeta, los Rincón Gallardo en Aguascalientes, quedan en gran medida fuera de la órbita de atracción de Guadalajara.

  • 58 Capítulo sobre la Audiencia.
  • 59 AGI, Guad. 10, carta del presidente del 15-6-1629.
  • 60 Es cierto que no residían en Guadalajara: una era de Durango, otra de Zacatecas, y la tercera era (...)
  • 61 Véase la genealogía de los Porres Villavicencio.
  • 62 Véase la genealogía de los Vidarte y Pardo. Ya hemos evocado en diversas ocasiones al personaje de (...)
  • 63 Véase el capítulo sobre la Audiencia.

31El segundo grupo de patricios está formado por los parientes de los magistrados —hijos, yernos y hermanos— que por supuesto gozan de altos valimientos y del prestigio que aureola a la Audiencia y todo lo que tiene que ver con ella. Este grupo ya ha sido largamente analizado a partir de los ejemplos de los presidentes Vera y Baeza.58 En menor grado, los oidores también llegaban rodeados por su clan. Hacia 1629, el licenciado don Diego Medrano (él mismo casado con una hija de Diego Martínez Gallardo, rico hacendado) tenía consigo tres hermanos, dos sobrinos y dos primos, todos con cargos.59 Esos recién venidos se integraban en pie de igualdad con los poderosos de la localidad; así, los tres hermanos del fiscal don Gerónimo de Alzate se casaron con ricas herederas del reino.60 No hay ninguna familia de la élite patricia cuyo árbol genealógico no tenga el injerto de alguien ligado al mundo de la alta administración.61 Para algunos incluso, como los Vidarte y Pardo, Pareja y Rivera, son sus raíces las que están vinculadas con la Audiencia.62 Sin embargo, incluso en estos casos, el medio local prevalecía, el origen peninsular pronto era olvidado y el forastero se veía fagocitado; al sobrino del oidor, el capitán don Pedro de Vidarte y Pardo, no se le consideraba más que como minero y gran terrateniente del Occidente de México. Los Vera, que por un tiempo lograron mezclarse con los prestigiados linajes Mota y Padilla, muy pronto desaparecieron de la escena.63

FIGURA 1. GENEALOGÍA DE LOS RODRÍGUEZ-PONCE

FIGURA 1. GENEALOGÍA DE LOS RODRÍGUEZ-PONCE

Fuentes: L. Amaya, Ameca, bioteca, pp. 144-146. AGI, Guad. 40, exp. 4, carta del presidente del 24-6-1677.

  • 64 Hasta el punto que ningún letrado se atrevía a firmar las denuncias hechas en su contra: BPEJ, Arc (...)

32Queda una última franja, de contornos menos nítidos, que es el patriciado estrictamente urbano donde dominan los letrados y los técnicos de la palabra: oficiales de la Audiencia y de la caja real (los funcionarios de finanzas son particularmente apreciados), escribanos y, sobre todo, abogados, cuyo perfil de estudios, cercano a esa “aristocracia del talento” que son los oidores, es un elemento importante de prestigio. En el primer tercio del siglo xvii, el licenciado en derecho Hernando Costilla, apoyado por el oidor Bartolomé de la Canal, era un personaje todopoderoso.64 Pero la extensión del grupo era bastante limitada en su parte inferior. Parece ser que los procuradores generalmente quedaban excluidos; nunca accedieron a funciones honoríficas —milicia o ayuntamiento. El carácter venal cada vez más marcado de ciertos puestos que eran comprados por mercaderes acarreaba también una pérdida de prestigio. Al tratar de “cajerillo” a Miguel de Amezcua, el oidor Enríquez de la Selva no sólo insultaba al comerciante, sino también al canciller de la Audiencia, pues lo era. Excepcionalmente, algunos auténticos aristócratas, como Pareja y Rivera, Guevara y Contreras, parecen tener una vocación —al menos hacia el final de su vida— centrada en la ciudad; uno de ellos tejió sobre ella un red que extendió también sobre las regiones ganaderas, el otro aceptó el cargo de alcalde ordinario de Guadalajara.

  • 65 En 1679 el hogar de don Lorenzo Vizcaíno sólo tiene cinco miembros; él mismo a veces es calificado (...)

33Lo único imperdonable en este medio cerrado es el fracaso, el empobrecimiento, con lo que se corre el riesgo de caer aún más bajo incluso que el grupo de los beneméritos, quienes por lo menos tienen un capital inalienable en su patrimonio genealógico. El capítulo anterior termina con el ejemplo de la caída de los Casillas en menos de una centuria; quizás también nos venga a la mente la decadencia del mayorazgo de los Villaseñor a lo largo del siglo. Podríamos evocar asimismo a la familia del general Sebastián Vizcaíno, quien ocupó cargos de primera importancia a principios del siglo xvii (embajador en Japón, entre otros) y recibió en recompensa una encomienda en la región de Sayula, pero cuyos descendientes eran a fines del siglo oscuros mercaderes de Guadalajara.65

FIGURA 2. GENEALOGÍA DE LOS VIDARTE Y PARDO. CÓMO DESAPARECE UN LINAJE DE LA NUEVA GALICIA

FIGURA 2. GENEALOGÍA DE LOS VIDARTE Y PARDO. CÓMO DESAPARECE UN LINAJE DE LA NUEVA GALICIA

Fuentes: BPEJ, Arch, judicial civil de la real Audiencia, 4-11-48, AIPG, J. Ramírez, t. 5, fol. 27

  • 66 Véase cuadro V.
  • 67 Idem.

34Con el tiempo se efectúa la inevitable mezcolanza, y cada miembro de ese grupo de los patricios se encuentra en el centro de una constelación familiar. Eso demuestra el estudio de los ascendientes, descendientes y parientes políticos del capitán donjuán García de Castro, quien muere en 1719.66 Se halla n reunidos alrededor del lecho del agonizante los negocios, la magistratura y el gobierno municipal con Cueto Bustamante, el gran comercio y la Iglesia con los Gutiérrez Espinoza (uno de ellos es cura de Zapopan ese año), la autoridad política y la nobleza con el oidor Villavicencio, y un poco de todo eso a la vez con los García de Castro padre e hijo. Los frágiles compartimientos estancos que evocábamos quedan abolidos, pero la fecha es muy significativa, ya que anteriormente hubiese sido mucho menos clara la entreveración del comercio con los poderes políticos. Sin embargo, tomemos en cuenta que el origen mucho más mercantil que aristocrático de la familia desequilibra un tanto la realidad. Por esas fechas, las actividades de Cueto Bustamante (que se desarrollaban hacia 1650) parecen haber sido olvidadas, y su riqueza mal habida (con el presidente Baeza entre otros) se ha tornado honorable en el seno de “una de las primeras familias... en calidad, honra y virtud”.67

  • 68 P. 119.

35Huelga insistir sobre la importancia del comercio y los mercaderes que organizaron la economía regional e hicieron despertar a una ciudad que hasta alrededor de 1600 había vivido absorta en torneos y fiestas y parecía ignorar que los días del esplendor de los encomenderos estaban contados. De ahí las envidias que muy pronto se manifiestan: los beneméritos fueron progresivamente marginados y parte de los patricios, más vinculados con el mundo rural, aceptaron de mal agrado ese éxito comercial. Arregui lo demuestra implícitamente cuando, tras declarar que el oficio de labrador —básicamente reservado a esos beneméritos— es el más ingrato de todos, añade que “fuera de los mercaderes hay pocos hombres ricos”.68 De ahí ese ostracismo, esa irritación de que fueron víctimas hasta finales del siglo los hombres del comercio, aun cuando en la segunda mitad del siglo sea ya evidente que desde el punto de vista social han ganado la partida. El año de 1666, con el protagonismo de Agustín de Gamboa durante las fiestas en honor de Carlos II, es una fecha de primera importancia. Los pocos indicios de intolerancia que todavía encontramos luego —sobre todo con motivo del vítor de 1692— no reflejan sino escaramuzas de retaguardia.

FIGURA 3. GENEALOGÍA DE LOS PORRES VILLAVISENCIO. EN LA ENCRUCIJADA DE LOS SISTEMAS DE ALIANZAS

FIGURA 3. GENEALOGÍA DE LOS PORRES VILLAVISENCIO. EN LA ENCRUCIJADA DE LOS SISTEMAS DE ALIANZAS

Fuentes: J Amaya, Bioteca, pp. 157-159. AGN, Inq., t. 339, fol. 564-574. AGI, México 263, inventario de don Juan Medrano. AIPG, J. Ramírez, t. 2, fol 199.

36Los mercaderes supieron implantar con astucia todo un sistema de compensaciones. La línea divisoria interna que separa a los hombres de negocios y grandes comerciantes (mayoristas) de los simples tenderos y vendedores ambulantes fue aprovechada en el paciente trabajo de conquista social que realizaron los más poderosos, desentendiéndose del grueso del contingente. La primera posibilidad consiste en adquirir tierras.

37La apertura cada vez mayor de uno de los dos grandes cuerpos de la sociedad, la Iglesia, a los mercaderes fue también un elemento del que éstos se valieron. No se trataba realmente de la integración en las hueste religiosas, pues ésta fue bastante limitada en su conjunto, en razón de ciertos prejuicios y de la competencia de grupos más prestigiosos, sino más bien de los sistemas de alianzas que se contraían a través de puestos de confianza, como el de síndico de los franciscanos, mayordomo de la catedral, banqueros de las diversas instituciones religiosas. Sabemos todo lo que debe alguien como Juan de Páez, mercader japonés, a la catedral, cuyo hombre de negocios fue por un tiempo.

  • 69 Sus vínculos con el Presidente Baeza fueron menos estrechos, pues los métodos de ese magistrado no (...)
  • 70 El oidor de Guadalajara doctor don José Osorio Espinoza de los Monteros da poderes a dos vecinos d (...)
  • 71 AGI, Guad. 25, carta del bachiller al rey del 4-6-1693.
  • 72 AGI, Guad. 1, exp. 4.

38Y además muy pronto hubo un grupo de presión comercial, a través del gremio de los mercaderes, los diputados, la organización de percepción de encabezonamiento (reparto de los derechos arrendados) de la alcabala. El ayuntamiento se plegó gustoso a las exigencias del comercio en este terreno. De ahí al ejercicio subterráneo del poder no hay más que un paso, que Gamboa franquea en la segunda mitad del siglo, al estar muy vinculado con los presidentes de la Audiencia que sucedieron a Baeza.69 Incluso los socios de negocios de Gamboa se convierten en apoderados de los presidentes.70 Heredó tal influencia don Alejandro de Gamboa, de quien dice el bachiller Bartolomé Rodríguez Palma en 1693 que era un hombre poderoso, dueño de más de 600 000 pesos y amigo íntimo de don Alonso de Ceballos, presiente de la Audiencia.71 Sin embargo, ese poder del comercio tuvo sus límites. En particular, los vínculos directos entre los mundos de la política y el negocio a menudo eran tenues. Vera y su familia, muchos presidentes, oidores y alcaldes mayores lograron boicotear al comercio en beneficio propio, incluso vendiendo artículos en sus casas o en las calles. Los ejemplos son innumerables; baste evocar las acusaciones hechas por Juan de Quiroz, vecino de Zacatecas encarcelado en Guadalajara, contra el decano de los oidores, Damián Gentil de Párraga, quien a través de testaferros monopolizaba las carnicerías de Sierra de Pinos y hacía criar novilos que mandaba a la ciudad de México, de donde importaba mercancía que luego vendía en Guadalajara sin pagar la alcabala. También traficaba con vino de coco de Colima.72

FIGURA 4. GENEALOGÍA DE LOS MOTA. LA FUSIÓN DE SANGRE DE LOS CONQUISTADORES

FIGURA 4. GENEALOGÍA DE LOS MOTA. LA FUSIÓN DE SANGRE DE LOS CONQUISTADORES

Fuentes: J. Amaya, Bioteca, p. 110. Véase el círculo del presidente Vera (figura). Dávila Garibi, introd. a Historia de Mola Padilla.

  • 73 AGI, México 262, inventario del 29-7-1622.
  • 74 Cf. T. Calvo, “Le précapitalisme aux champs”.
  • 75 AGÍ, México 263, inventario del 3-1-1625; Actas de Cabildo,
  • 76 Por lo menos al nivel del título, pues no olvidemos que Pareja era “tratante en ganados”.

39Francois Chevalier llamó la atención sobre la proliferación en el siglo xvii de los títulos militares —sobre todo el de capitán— en el medio rural. La misma constatación puede hacerse en la ciudad. Falta comprender el sentido profundo de esto y vincularlo con el universo mercantil. En la primera mitad del siglo xvii los títulos parecen todavía ser privilegio de personas que ejercen (o ejercieron en el pasado) responsabilidades militares reales o funciones de autoridad, como los alcaldes mayores. El capitán Francisco Calderón, por ejemplo, fue soldado en las galeras de España de 1595 a 1597, y luego capitán de presidio;73 el maestre de campo don Francisco de Pareja y Rivera fue alcalde mayor de Ramos,74 el capitán don Diego de Unzueta Ibarra fue alcalde mayor de Llerena antes de convertirse, en 1633, en alcalde ordinario de Guadalajara.75 Se trata de aristócratas (Unzueta es sobrino de Francisco de Ibarra) para quienes el título militar no es un adorno vano, porque son hombres de espada que nada deben al comercio.76

  • 77 Actas de Cabildo, t. 1, p. 135
  • 78 Idem, pp. 143-145.

40Esos títulos fueron ganados fuera de la ciudad; en ella, la milicia está en un estado embrionario. Cuando en 1613 se trata de formar una soldadesca, no hay ninguna organización a la cual recurrir, y tienen que sacarse de la manga oficiales para comandarla (capitán, sargento mayor, alférez, sargento). Esos oficiales improvisados (y provisionales) son el reflejo del medio urbano, ya que, de los 4, dos son mercaderes y uno funcionario (probablemente de la Audiencia). Así, el comercio parece colarse en la institución por la puerta trasera.77 Pero todavía era demasiado pronto. Al año siguente, la lista del repartimiento de la alcabala que tiene unos 50 nombres (la mayoría de mercaderes) no menciona ningún grado militar.78

FIGURA 5. EL PARENTESCO EN EL MEDIO ARISTOCRÁTICO. EL CASO DEL EXREGIDOR DON JUAN GARCÍA DE CASTRO (1719)

FIGURA 5. EL PARENTESCO EN EL MEDIO ARISTOCRÁTICO. EL CASO DEL EXREGIDOR DON JUAN GARCÍA DE CASTRO (1719)

Fuente: AHMG, Actas de Cabildo, t. 5 (1716-1733), fol. 59.

  • 79 Idem, pp. 231-233
  • 80 “Porque con la igualdad de sus portes, fuese armonioso el acompañamiento, por lo que toca a la cab (...)

41Sin embargo, van precisándose la organización de la institución y el lugar de cada quien, con motivo, una vez más, de ceremonias solemnes. Así ocurre en la jura hecha a Felipe IV en 1621, cuyos detalles hay que analizar.79 La Audiencia salió del palacio con gran séquito de caballería, y a la entrada de la plaza fue recibida por una compañía de infantería cuyo capitán era el alcalde ordinario, y cuyo alférez era José de Lima (o sea que lo era real y permanentemente), secretario del ayuntamiento. Había, pues, dos compañías, una de caballo y otra de a pie, cuyas características se aclaran con motivo del cumpleaños del mismo soberano en 1663. El alférez mayor (esta vez provisional) fue el mercader Agustín de Gamboa, con quien rivalizaron en magnificiencia todos los demás vecinos y republicanos —o sea los patricios antes aludidos— “por lo que toca a la caballería”;80 pero

  • 81 Idem.

“También el comercio hizo su deber, con un bien formado trozo de infantería española, cuyos soldados, aunque bisoños, se mostraban en la destreza veteranos, por la que adquirieron en el ejercicio de los precedentes ensayos”.81

42La división queda clara: caballería aristocrática, infantería del comercio según una costumbre ya establecida. La presencia de Gamboa (preludio de su apoteosis de 1666) confirma el ingreso del mundo de los negocios en el estado mayor militar. En realidad el capitán Agustín de Gamboa se contentaba con recoger los laureles cortados por otros, porque el primer auténtico mercader tapatío que se lanzó resueltamente a la liza parece haber sido Francisco de Reynoso, quien en 1645, nombrado alcalde ordinario, ya luce el grado de capitán. También es cierto que hacia el final de su vida parece distanciarse del comercio. Fue el primer mercader que lograra penetrar en los dos ámbitos hasta entonces exclusivos de los republicanos.

43Al aspirar a los títulos militares, los mercaderes dan un paso hacia el mundo de los patricios. Pero no dejan de conservar su originalidad, manifiesta a través de un modo de vida más urbano aunque no más sedentario, pues si alguien recorría los caminos eran ellos. También eran menos dependientes de la servidumbre —menos numerosa que en las casas patricias— y estaban más cerca del ideal de vida de la familia moderna. A través de sus testamentos podemos recoger ciertos testimonios de amor conyugal. Los largos años pasados juntos detrás del mostrador acercaban al hombre y la mujer y creaban una mutua estima. Algunas mujeres tenían por ello gran libertad de movimiento. A su muerte, el mercader Juan de Mendoza entregó la tutela de sus hijos a su esposa,

  • 82 AIPG, J. Ramírez, t. 5, fol. 15-16.

“la qual por su gran gobierno y suficiencia y que con su industria y cuidado me ha aiudado a ganar los bienes que tengo”.82

  • 83 AIPG, Diego P. de Rivera, t. 6, fol. 139.

44Por su parte, el gran comerciante Juan Luis de Isla Solórzano, que debía ausentarse con frecuencia, firma un poder para que su esposa se encargue de la administración general de su fortuna.83 Vemos aquí un bosquejo del comportamiento burgués moderno, que no excluye, una vez más, ciertas ambigüedades. Así, la política matrimonial “clásica” tendiente a aglutinar a los grandes mercaderes (Gamboa, Gutiérrez-Espinoza) se aproxima en cuanto a sus métodos a la de los grandes señores feudales. Es cierto que su finalidad es diferente, pues no se trata de unir tierras y afirmar una hegemonía, sino de concentrar un capital y, sobre todo, sacar provecho de las habilidades de aquellos a quienes el oidor De la Selva llamaba “cajerillos”.

FIGURA 6. PARENTESCO ENTRE FAMILIAS DE FUNCIONARIOS

FIGURA 6. PARENTESCO ENTRE FAMILIAS DE FUNCIONARIOS

Fuente: AGI, Guad. 39, exp. 7, Servicios de don Luis de Mena, Madrid, 18-3-1671.

La magistratura y el alto clero

  • 84 Mota Padilla, op. cit., p. 242
  • 85 AGI, México 262, inventario del 25-7-1622.

45Estamos aquí en un mundo aparte y por encima. Son los 6 funcionarios de la Audiencia, quizá los dos oficiales reales de la Caja, el obispo, su provisor y los cerca de 10 canónigos. O sea unas 20 personas, cuando todos los cargos están ocupados —lo cual rara vez ocurre—, que manejan en gran medida la ciudad. Se sitúan aparte incluso por su apariencia exterior, ya que todos son togados. Felipe II llamó al orden al conjunto de los oidores americanos que desdeñaban el uso de la toga.84 La prenda principal era la garnacha (de armiño) que la acompañaba, objeto de alto precio que casi siempre encontramos en los inventarios de los magistrados. En 1622, el oidor don Diego de Medrano tenía 6, tres de ellas confeccionadas en España, con un valor de 600 pesos.85 Hasta sus caballos recibían un trato preferencial, ya que eran los únicos autorizados para usar gualdrapas multicolores de telas finas. Se trataba por todos los medios de que sobresalieran del común de los mortales. Por lo tanto, escapaban al conjunto de reglas de definición, de compartimentación y de compensación antes evocadas. Su problema no es saber dónde situarse, sino cómo asumir la posición dominante adquirida. Para los magistrados y el clero la problemática y las respuestas aportadas se plantean en términos diferentes.

  • 86 Véase el capítulo sobre la Audiencia.
  • 87 L. Páez Brotchie, La Nueva Galicia, p. 51
  • 88 Lo cual prueba que su caso, aun cuando no sea excepcional, queda un tanto fuera de las normas. Ya (...)
  • 89 AGI, Guad. 148, pieza 2, carta del padre fray Juan de Merlo del 20-11-1691 al obispo.
  • 90 “Informe del cabildo ecclesiástico de 1570”, op. cit., p. 489
  • 91 AGI, Guad. 64, carta del capítulo al rey del 30-4-1618.
  • 92 AGI, Guad. 6, carta de Vera del 20-4-1598.
  • 93 J. Palomino y Cañedo, Los protocolos, p. 177
  • 94 AGI, Guad. 11, exp. 38.
  • 95 AGI, Guad. 39, testamento fechado el 12-7-1663.

46Por lo que respecta a los magistrados, las características “profesionales” del grupo son esenciales, pero ya no es necesario volver sobre ellas86 más que para comprender la actitud social de esos funcionarios y las consecuencias resultantes para el conjunto de la sociedad. Ya en otros momentos hemos analizado ciertos aspectos “económicos” de su actividad, como su dominio sobre los dineros y las repercusiones que ello tuvo sobre la economía. Es en principio sobre este modelo como hay que concebir su impacto social, consecuencia de su propia gravitación a través de la región neogallega. El esprit de corps, la pertenencia al consejo del rey, el sentimiento de formar parte de la servidumbre “noble” del monarca, tanto como la realidad efectiva de los poderes de la Audiencia, explican el desprecio y la altanería de ciertos oidores hacia los vasallos de su amo. El licenciado Pedro Enríquez de la Selva era excéntrico, pero su defecto se acentuaba aún más por esa parcela de autoridad real de la cual se creía investido, y no entendía cómo alguien como su persona podía recibir algo de individuos tales como el canciller y el primer secretario de su Audiencias.87 No contento con haber provocado el suicidio de uno de sus esclavos, Enríquez de la Selva llegó hasta agotar la paciencia de sus colegas del Consejo de Indias.88 La afirmación de la propia virilidad y, en contraparte, la humillación de los otros “machos” cuya honra había sido ofendida es otra expresión de ese talante. El ejemplo más notorio fue el del oidor Feijoo, quien durante su visita a la región de Zacatecas se introdujo a la fuerza en muchas viviendas para asediar a mujeres casadas, desafiando a quienes intentaban oponérsele.89 En cambio, en tratándose de sus propias mujeres, se mostraban extremadamente puntillosos; algunos llegaron hasta amenazar con palizas al obispo si éste se atrevía a desplazar a sus mujeres en las filas de bancos de la iglesia.90 Sus esposas, suegras, hermanas y cuñadas, al ser consagrada la catedral, impidieron el paso sin que el capítulo pudiera hacer nada al respecto.91 En ese sentimiento de pertenencia al “clan real” hay elementos que están a medio camino entre los principios políticos heredados de Roma y de la Edad Media, en particular las prácticas corruptas más desvergonzadas según nuestros criterios. Precisamente cuando toda su familia se ha enseñoreado de la economía del reino, sobre todo su yerno Altamirano, el presidente Vera pide al rey que “le dé de comer” al mencionado yerno y a uno de sus hijos mediante el otorgamiento de encomiendas de indios. El arcaísmo del lenguaje es ya en sí revelador.92 Las recriminaciones, las protestas de devoción y hasta de sacrificio y de pobreza sufridos en aras del real servicio abundan en la correspondencia de la Audiencia. Algunas están justificadas. Los peligros de la navegación costaban caro a las familias de los magistrados, zarandeadas por el Pacífico y el Atlántico. En 1581, el oidor Altamirano perdió a su mujer, dos hijos y cinco criados en un naufragio a la altura de las costas españolas.93 La esposa del oidor Juan de Bolívar y Cruz murió tras una penosa travesía de siete meses entre las Filipinas y México.94 Otros tipos de sacrificio —en particular la pobreza soportada en aras de la lealtad a la Corona— son más dudosos, en todo caso más difíciles de verificar, dados los múltiples subterfugios y pretextos utilizados. En un caso concreto se puede apreciar con qué vara miden los magistrados su precariedad: el doctor don Gerónimo de Aldas y Hernández hace gala en su testamento de su "mucha necesidad y pobreza”.95 Su viuda insiste, y afirma que el magistrado murió,

  • 96 AGI, Guad. 39, carta de doña Francisca de Arellano y Zúñiga al rey sin fecha (1665), exp. 4.

“dejando tan sumamente pobres a la suplicante y a cinco hijos... con que lo enterraron de limosna diferentes piadosas no habiendo dexado un real de hacienda”.96

47Pero es esa misma viuda quien, al casarse con el mayorazgo don Luis de Porras y Villavicencio, aportó a éste el capital (9 000 pesos) que necesitaban sus tierras. No obstante, es cierto que 9 000 pesos de patrimonio es poco para alguien que, como Aldas, ocupó por 16 años el cargo de oidor en Guadalajara. Hay que reconocer que, incluso en tiempos del presidente Baeza, hubo magistrados honestos.

  • 97 F. Chevalier, La formation..., p. 215
  • 98 AGI, Guad. 9, carta del presidente Baeza del 10-3-1646.
  • 99 Los tres magistrados en funciones son compadres, “en este reyno como en el Perú, el compadrazgo es (...)
  • 100 “Los vecinos, despoblando y desamparando sus casas y su vecindad, se iban por los montes y desiert (...)
  • 101 Véase por ejemplo los legados píos del oidor Gaspar de la Fuente en favor de Toledo, ASMG, libro 1 (...)

48Sería, pues, un error el querer medir a todos los jueces de la Audiencia con el mismo rasero. Arévalo Sedeño, a su manera, fue un buen juez; Paz Vallecillo y Aldas y Hernández fueron magistrados honestos. Vera no fue ni bueno ni honrado, pero su puño de hierro sostuvo a Guadalajara en su primera expansión. Las extorsiones de Baeza tuvieron la desgracia de coincidir con una coyuntura difícil. Sus tácticas sociales también fueron a menudo distintas. En algunos se ve un rigorismo marcado, una puntillosa observancia de las reglas de aislamiento dictadas por el soberano. De ahí la endogamia que podemos seguir a través de la reconstrucción de las familias o las genealogías de ciertos funcionarios. Esto es particularmente cierto respecto de las mujeres del grupo —hijas o viudas— cuyas virtudes (incluyendo las pecuniarias) había que mantener dentro del medio. Doña Leonor Pareja y Rivera, hija de un oidor de Guadalajara, se casa sucesivamente con dos oidores.97 Su hija se casa con el hermano del fiscal de la Audiencia don Gerónimo de Alzate, quien se casó con la viuda del presidente Canseco.98 Además de las alianzas matrimoniales, las relaciones de compadrazgo podían también vincular estrechamente a ciertos magistrados, como declaró el presidente en 1661.99 Las consecuencias de esta cerrazón son contradictorias; hay intransigencia, pero también cierta honradez. El ejemplo más característico sería el del oidor Arévalo Sedeño, gachupín, casado con una peninsular y dueño de algunas heredades en España. Su antipatía hacia Guadalajara sólo era comparable a la del ayuntamiento en contra suya; en 1615, éste hacía una descripción apocalíptica de las consecuencias de los actos del juez, y en particular afirmaba que la ciudad estaba en vías de desertificación.100 Aun cuando tales excesos sean raros, está claro que en la mayoría de esos transplantados persiste un apego a la patria chica peninsular, que se manifiesta sobre todo a la hora de la muerte.101 Esto podía alimentar el desprecio ya acentuado contra “los de la tierra”.

  • 102 Véase AIPG, J. Ramírez, t. 3, fol. 88; AGI, Esc. de Cám., 3386 -C-; AGI, Guad. 10, carta del oidor (...)
  • 103 Colec, de doc... Guad., t. 2, pp. 105-106.
  • 104 Las acusaciones de Juan de Quiroz en 1633 son particularmente detalladas, AGI, Guad. 1, exp. 4.
  • 105 Una carta al rey de don Pedro Lomelín de Ceballos (1-8-1692) acusa al fiscal Martínez Hidalgo de j (...)

49Sin embargo, la actitud opuesta, la de apertura, era tan frecuente o más que la de rechazo, y al parecer más difícil de detectar puesto que era en gran medida ilegal. Ya se ha visto que casi no hay grandes familias que no tengan uno o varios miembros de la magistratura en sus ramas colaterales. A veces las redes resultan inextricables y cada cuando se observan resurgimientos. Don Gaspar Clemente de Medrano y Parada fue hijo del oidor Medrano y Pacheco y de la hermana de un minero de Motaxe. Él mismo se estableció como terrateniente en Juanacatlán, cerca de Guadalajara. Su hija se casó con el fiscal de la Audiencia de Guatemala don Pedro de Barreda. ¿Cuál habrá sido el vínculo? Sin duda don Francisco de Barreda, que fue oidor de Guadalajara unos treinta años antes, donde se casó con gran sigilo con la hija del alguacil mayor don Francisco de Mendoza.102 Existen irregularidades que parecen simples pecados veniales, como cuando cierto oidor compra una huerta del tamaño de una gran plaza de España,103 o cosas rutinarias, como las innumerables acusaciones de complicidad o trafique.104 Tratar de remediar esto era como querer llegar a la luna. Progresivamente disminuyeron las acusaciones, sobre todo las que denunciaban vinculaciones con la élite mercantil. Hacia fines del siglo los clamores ya sólo denunciaban a los magistrados coludidos con “gente baxa”, lo cual da pruebas de cierta homogeneización a nivel de la élite de los oidores y los comerciantes.105

50Hay que dejar aparte el caso del presidente Baeza (y de algunos otros), donde la cerrazón y el desdén se combinan con los arreglos y trapisondas. Como hemos podido ver, su sistema iba en un solo sentido, era egocéntrico. Había pocos contactos con el medio fuera de aquellos que tenían fines estrictos de explotación. Tocamos aquí la situación posiblemente más perniciosa para el conjunto del cuerpo social, cuando no la más común.

  • 106 AGI, Guad. 11, exp. 38, cartas del 20-4-1669 y 4-6-1671.
  • 107 “Yten un lienzo original del Caravacho de más de bara de alto, avaluado en cien pesos”, “Yten un q (...)
  • 108 Idem, fol. 309r.
  • 109 AIPG, J. Ramírez, t. 5, fol. 122-126.

51En muchos sentidos la situación, el prestigio social del alto clero es comparable al de los magistrados. Después de todo, unos y otros servían al mismo amo que los nombraba: el rey. Es cierto que la Iglesia también buscaba servir a Dios, y se dan casos en que la carrera episcopal o capitular atrae a los oidores. Uno de ellos incluso logró dar el salto: el oidor Men-diola murió como obispo de la Nueva Galicia y en olor de santidad. El presidente Alonso Cevallos pasó el final de sus días solicitando un obispado. Viejo y cansado, el oidor licenciado Juan de Bolívar y Cruz solicitó de la reina regente una prebenda en las iglesias de Puebla o México, también sin éxito.106 En su manera de vivir no hay nada que distinga fundamentalmente al canónigo y el obispo de los demás grupos de la élite. A través del diezmo participan en toda la economía regional y contribuyen como gestores a la pujanza de la Nueva Galicia. Si existen pese a todo ciertos matices, éstos se deben a una mayor solidez de base, a un arte de vivir más refinado. El inventario de sus bienes que hacen levantar el obispo Verdín de Molina al tomar posesión en 1666 nos hace entrar en un universo desusado en Guadalajara, ya que incluye, entre otras cosas, un lienzo de Caravaggio y otro de Velázquez107 y un ajuar de un lujo insólito. Así, el obispo Verdín tiene para su uso personal un juego de 60 camisas y calzones, cada uno valuado en 20 pesos, de tela fina (los calzones de Su Ilustrísima estaban adornados con encaje flamenco en las piernas).108 Las fortunas, por su parte, son amplias, y para constatarlo baste con repasar testamentos y legados. Algunos tenían ya tras de sí una sólida base familiar, como el arcediano don Francisco de Cueto Bustamante, hijo del negociante don Diego de Cueto Bustamante, cuyo albacea fue también; 109 otros, como el murciano don Simón Ruiz Conejero, hacen fortuna ya en sus cargos.

  • 110 El arcediano Cueto Bustamante, originario de Guadalajara, pasó un tiempo en España, como él mismo (...)

52El alto clero está mejor integrado en la élite tapatía que los magistrados, pues no existe ningún impedimento social que pese sobre él, y sus orígenes son en parte neogallegos. Esa implantación regional sólo se distingue por la educación recibida en la ciudad de México o en España110 y por la necesaria reserva del estado eclesiástico.

53Por sobre esas leves diferencias, las similitudes dominan en la cúspide de la élite. Simplemente el grupo de oidores es a veces el punto de partida de la aristocracia regional (los Vidarte y Pardo, los Mediano), y el grupo de los capitulares es la desembocadura (tanto para terratenientes como los Arriola como para mercaderes como los Peña). Así, gracias a la existencia de esos dos nichos, encuentra y fija su lugar una élite que muy a menudo nos ha dado impresión de inestabilidad.

  • 111 AGI, México 262, inventario de Medrano del 25-7-1622; y AGN, Clero regular y secular, t. 166: vent (...)

54Ambos grupos tienen los rasgos originales de esa aristocracia de servicio que se fundamenta en la delegación de un poder que viene de lo alto, y que puede ser (al menos en el caso de los oidores) retirado directamente. Es ésta una nueva forma de legitimación que no tiene nada que ver con la vieja nobleza (ni siquiera con los beneméritos). Tiene dos fuentes: el rey, pero también el saber. Sus estudios y grados universitarios son el equivalente de los títulos de nobleza; sus bibliotecas, que siempre mencionan en los inventarios, son sus instrumentos de trabajo. Un joven oidor como don Diego de Medrano tenía consigo 400 volúmenes; un decano, 358 libros.111

55La ausencia de cualquier embrión de nobleza de espada, o su sumisión a esa nobleza togada, mucho más abierta, más flexible y más preparada, es un elemento esencial que transfigura el conjunto de la élite tapatía y la tiñe de cierta modernidad.

Conclusión: una élite frágil

  • 112 Véase por ejemplo el asunto de la aduana, capítulo sobre el comercio.
  • 113 AGI, Guad. 27, carta dirigida al rey el 30-4-1700. Véase también el capítulo sobre el mercado mone (...)

56Entre 1600 y 1700 la evolución fue clara: las transformaciones económicas acentuaron los reajustes internos. El ascenso de la función comercial propició la instalación de los mercaderes en el seno del grupo, aun cuando ello se diera de manera indirecta. En sentido opuesto, las dificultades del sector minero, cierto resquebrajamiento de las grandes propiedades rurales y la desaparición de las encomiendas costaron caro a los sectores tradicionales, y en primer término a los beneméritos. Pero nada es todavía definitivo hacia 1700. En particular, la posición de los mercaderes plantea aún ciertos problemas. Su poderío social descansa más que nada en su envergadura económica, pero ésta parece diluirse hacia principios del siglo xviii.112 Se le reprochan su riqueza y sus prácticas usurarias, sobre todo hacia los mineros, como declaraba por 1607 el oidor Paz Vallecillo. Pero también aquí hay una evolución. En 1700, el presidente de la Audiencia insistía, en cambio, en el papel motor que desempeñaba el comerciante inversionista en el mismo contexto, y llegaba hasta afirmar que el verdadero minero era el mercader.113

  • 114 Véase el capítulo sobre el comercio.
  • 115 AGI, Guad. 40, exp. 11, petición del 7-8-1683.

57Además, existe una dificultad para situar al grupo mercantil. Por algún punto en el interior de su esfera pasa la frontera que separa a la élite del grueso de la población. El lindero es muy difícil de definir, pues los destinos personales y las torpezas individuales con frecuencia borran las huellas. Sabemos del brillante éxito del japonés Juan de Páez, debido a su habilidad y su inteligencia.114 Pero habrá que ver los errores cometidos por el cuarterón Francisco Martínez de Riofrío. Éste era hijo natural de don Francisco de Riofrío y Vega, presbítero, y de una mulata libre. Como tal, no podía heredar más que una sexta parte de los bienes del padre. Por la década de 1680 se revela como mercader activo, que servía a menudo de intermediario en numerosas transacciones (como fiador en los reconocimientos de deudas). Con ello sin duda se aficionó a las cosas de leguleyos, lo cual podía además ayudarle a borrar el baldón que llevaba a cuestas y que le impedía pertenecer al grupo que por otro lado frecuentaba. Compró de tapadillo, sin revelar su origen, un cargo de escribano y notario de Indias. Después, sin duda por temor a una denuncia, pidió al rey la dispensa de su “defecto” para poder seguir ejerciendo. Fue la peor torpeza: el Consejo se Indias quizá se habría hecho de la vista gorda ante una genealogía dudosa, pero no podía dejar pasar tantas irregularidades puestas en evidencia. Se le retiró el título de escribano y se le impuso una multa de 100 ducados.115 Su ascenso social quedó así definitivamente truncado.

58Hay otros factores de debilidad. Algunos son evidentes en una sociedad dominada por una élite donde se codean los descendientes de los conquistadores (el principio de la espada), los magistrados (el principio de autoridad) y los clérigos (el principio divino). Los tres son hostiles a los negocios, a la ganancia burguesa. Pero hay algo más grave: estamos en un mundo agitado por un perpetuo movimiento browniano donde el forastero inspira indefectiblemente desconfianza a los ricos o a los funcionarios. Y, en distintos grados, el mercader puede hallarse asimilado dentro de una amalgama que va desde el negociante hasta el vago, pasando por el buhonero, el gachupín, el portugués y el judío. También cuenta la falta de raíces; no tanto el no poseer tierras (el patricio maestre de campo pareja tampoco las tenía) cuanto la falta de contacto directo con actividades y productos “nobles” como la plata y el ganado. Aquí emerge de nuevo un ideal de vida “señorial” e hispánico, con el caballo como pieza central. La política matrimonial de los mercaderes, donde la transmisión de las actividades se hace a través de los yernos (o los sobrinos) trunca las dinastías; incluso resulta difícil seguir las familias a lo largo de dos generaciones. Pero es cierto que este problema no es sólo de los comerciantes, pues abarca a toda la élite.

59Exite una fragilidad congénita en el grupo en su conjunto, son verdaderos estatutos —el principio de la limpieza de sangre es aquí un filtro poco eficaz—, con una concepción de la degradación bastante a contrapelo. Esta no se aplica de arriba hacia abajo, y los patricios no conocen límites, sino de abajo hacia arriba, como una barrera —si bien permeable y elástica. La ausencia de auténticos inventarios de grandes antepasados —fuera de los Mota, los Padilla y algunos otros— relacionada con la deserción de las mesnadas de Guzmán, con las luchas contra los indígenas y con el progresivo empobrecimiento, es también un elemento desestabilizador.

60Así, pues, tenemos una inestabilidad más grande de lo que sería de esperar, una posición ideológica y una conceptualización muy pobres, muy limitadas, compuestas básicamente por algunos arcaísmos, y además numerosas exclusividades. A fin de cuentas, la flor y nata estuvo formada por los trasplantados (los oidores) y los tolerados (los mercaderes); efectivamente, era difícil ver surgir sobre tales bases una auténtica nobleza. Nada podría ocultar la amargura de las desigualdades, que estalla en el benemérito Juan Michel contra el cadáver del presidente, en el patricio Gerónimo Conde contra el presidente Vera, en Roque Díaz Calleros contra algunos nuevos ricos.

61Estas pugnas internas quizá se expresaban con mayor fuerza cuando que la presión ascendente de los grupos inferiores seguía siendo débil. Eso es, al menos, lo que queda por demostrar.

Notes

1 Arregui, op. cit., p. 97

2 Ambos términos pueden ser asimilados, aun cuando hay quien establece una distinción entre el honor que el individuo debe a su ser y la honra que deriva de su estado o posición, pero “la personne et le rang ne se séparent jamais” (Corneille); por su parte, Covarrubias escribía en 1611: “honor vale lo mismo que honra”, Tesoro, p. 696; véase para la discusión J. A. Maravall, Poder, honor y élites, pp. 27-29.

3 Retomamos aquí el análisis de J. A. Maravall, op. cit., pp. 16-17

4 AGI, Guad. 8, carta del 17-4-1607, cap. 9

5 Idem.

6 Idem

7 “Pero bastará decir que los españoles de acá son como los de allá, y del mismo valor y virtud, como de la misma sangre. Y los indios son indios de la calidad y condiciones dichas. Y los que de estas dos sangres proceden son llamados mestizos y los hay de muy buen natural, muy ágiles y alentados y de mucho honor, cosa que debe de repugnar mucho a la sangre india”, op. cit., p. 98.

8 Es éste el argumento de López de Velasco contra los criollos, tanto más cuanto que los “portadores de genes” que pasaron a las Indias eran a menudo “espíritus inquietos y perdidos”, Geografía, pp. 36-38

9 “Protestados allá en Castilla cómo no son enviados sino a cultivar la tierra... y el que se saliere a mayores que los afrentarán y lo volverán a España a su costa”, texto de fray Juan de Armellones del 20-9-1554, citado por S. Zavala, El servicio personal, t. II, pp. 121-122

10 Por ejemplo: “son las hijas de españoles nacidas en esta villa comúnmente hermosas y dotadas de una honesta sencillez, como lugar no pasajero ni cursado de gente extranjera”, pp. 101-102.

11 Idem.

12 AGI, México 263, inventario del 16-1-1625.

13 AGI, México 262, inventario del 28-7-1622.

14 AGI, Guad. 27, carta al rey del presidente del 30-4-1700.

15 A. de Ciudad Real, Tratado curioso y docto, t. 2, p. 92.

16 Véase J. Palomino y Cañedo, Los protocolos, pp. 57-58.

17 AGI, México 263, inventario del 6-12-1622.

18 Una de las últimas menciones se halla entre las últimas voluntades de un peninsular muerto en 1658, quien hereda todos sus arreos a su ahijada, cf. ASMG, libro 5 de entierros, fol. 108r.

19 “Una espada de cavega de oro de China”, AIPG, Francisco-de Orendáin, 1638, fol. 128v.

20 J. Palomino, op. cit., pp. 58 y 60

21 Hacia 1650, el doctor don Cristóbal de Torre, con sus dos criados —un mulato y un negro—”, se echó encima del marido de su amante, quien volvió a su casa en forma inoportuna; en lo sucesivo trató varias veces de mandarlo matar, AGÍ, Esc. de Cám. 386c, acusación hecha por Mateo de Oballe el 5-9-1650. Don Tomás Pizarro mandó tirar un “carabinazo” a un rival que cortejaba a su amiga, AGI, Guad. 32, exp. 22, carta anónima del 24-4-1678.

22 Véase el capítulo sobre la ilegitimidad.

23 AGI, Guad. 12, exp. 52, carta del oidor al Consejo del 26-11-1674.

24 “Muchas palabras descompuestas”, BPEJ, Arch. judicial civil de la real Audiencia, Memoriales, 30-1-1620, con fecha del 14-8-1618

25 En 1655 Manuel Aparicio fue apresado “por la questión de cuchilladas que trabó con Diego de Vega y de Safio en el campo”, AIPG, Diego P. de Rivera, t. 5, fol. 150.

26 P. 119.

27 “Esta plaza de presidente está algo desluzida con no poder probeer algún criado o dos porque españoles no los ay que sirban por salario en esta ciudad”, AGI, Guad. 9, carta del presidente Otalora al Consejo del 7-10-1623.

28 Véase el capítulo sobre los grupos populares.

29 AGI, México 262, inventario del 8-7-1622.

30 Op. cit., pp. 118-119

31 AIPG, T. de Ascoide, 1692, fol. 328 y ss., cláusula 87. Al hacer su inventario en 1622, el notario José de Lima señala además de su guardarropa (estimado en 400 pesos) “una buelta de cadena de oro que yo traygo de ordinario y dos sintillos de oro”, uno de ellos con piedras preciosas, y dos anillos, todo esto por 200 pesos.

32 El presidente, dos oidores de cuatro y el capitán José de Sontoria y del Corro, viejo soldado que hizo un rico matrimonio. El del oidor Diego de Medrano está descrito con precisión: “un coche aforrado en tercio pelo llano de china carmesí con clavasón nuebo”, y dos juegos de ruedas nuevas, todo con un valor de 700 pesos, México 262, inventario del 25-7-1622.

33 Véase Mota Padilla, op. cit., p. 242

34 Arregui: “con la igualdad que debe de correr en todo el mundo, tanto los que viven de su trabajo —que por acá son pocos— como los que heredan y tienen rentas; y lo mismo cuanto a calidades y ejercicios”, pp. 118-119

35 Véase el capítulo sobre los transportes.

36 Idem.

37 Murió sin duda hacia 1709, en buena medida insolvente si hemos de creer las recriminaciones del convento de Santa Teresa de Jesús por esas fechas; véase AAG, obispos, cartas pastorales, edictos y circulares, “Relación jurada...” Sobre los méritos sociales de Alejandro, véase AGI, Guad. 23, fol. 253, carta del presidente al rey del 1-6-1690, y fol. 682 y 685; y Guad. 32, exp. 28

38 Véase AGN, Real fisco, vol. 48, fol. 60r, y su inventario en AGI, México 262.

39 Véase J. Amaya, Ameca (bioteca), p. 70; y J. Palomino y Cañedo, Los protocolos, pp. 249 y ss.

40 BPEJ, Arch. judicial civil real... 41-11-48, petición presentada por el fiscal el 22-2-1634.

41 AGI, México 263, inventario de Melchor de Vargas Tenorio del 19-9-1622.

42 AGI, México 2262, inventario del 27-7-1622.

43 López de Velasco, Geografía, p. 261; J. Parry, The Audiencia, pp. 122-123.

44 Mota y Escobar, p. 46. De hecho la “lista de los pueblos de encomenderos deste reyno de la Nueva Galicia” de 1600 menciona 31 encomenderos, con un promedio de 121 tributarios para cada uno de ellos, AGI, Contaduría, leg. 863(1).

45 AGI, Contaduría 865, “de los pesos devidos cobrar de los pueblos de encomenderos” para 1620.

46 AGI, Guad. 10, “Tasaciones de los pueblos...” 16-8-1644; en 1600 representaban el 39% del efectivo, AGI, Contaduría, leg. 863(1), op. cit..

47 AGI, Contaduría, leg. 863(1), op. cit., y J. Amaya, Ameca (bioteca), pp. 6-8.

48 AGI, Guad. 6, carta de la Audiencia del 7-11-1597.

49 Véase por ejemplo el inventario de bienes de don Diego de Padilla y Ávila del 27-7-1622 —AGI, México 262—; en Mexticacán y Tecotán donde estuvo un año recibió 130 pesos, “que para dar mayo y tortillas a mi gente no tube”. En Llerena sólo recuperó 300 pesos en una estancia total de tres años y cinco meses: “salí empeñado en tres mil pesos”; sin embargo, en este caso nos asalta cierto escepticismo...

50 Véase el capítulo sobre el poder local.

51 Véase por ejemplo los casos del chantre Diego Flores de la Torre, AGI, Guad. 64, exp. 48 del 5-11-1667; del doctor don Diego González de Arriola, AGI, Guad. 24, exp. 2, carta de la Audiencia del 29-5-93 e “informe de méritos”.

52 Mota y Escobar, p. 44.

53 Op. cit., p. 115: “aunque este ejercicio [la equitación] ha caído de cuatro o seis años a esta parte con haberse engrandecido en este tiempo en otras cosas la ciudad”.

54 AGI, Guad. 10, exp. 50, carta del 5-3-1661.

55 Véase el capítulo sobre los poderes locales. Podemos añadir a los Motas y los Padillas, aunque sus propiedades estuviesen más lejos —en Juchipila, en Lagos—: muchos de sus miembros ejercieron responsabilidades municipales.

56 Contrato de arrendamiento celebrado con Diego Pérez de Rivera, AIPG, T. de Orendáin, 1653, fol. 50.

57 Véase el capítulo sobre las migraciones.

58 Capítulo sobre la Audiencia.

59 AGI, Guad. 10, carta del presidente del 15-6-1629.

60 Es cierto que no residían en Guadalajara: una era de Durango, otra de Zacatecas, y la tercera era hija y nieta de oidores de Guadalajara pero su padre estaba entonces en la ciudad de México. Su cuarto hermano, eclesiástico, había sido nombrado visitador por el capítulo; véase AGI, Guad. 10, exp. 60, información recabada el 10-10-1646 por el presidente Baeza.

61 Véase la genealogía de los Porres Villavicencio.

62 Véase la genealogía de los Vidarte y Pardo. Ya hemos evocado en diversas ocasiones al personaje del maestre de campo Francisco de Rivera y Pareja, hijo del oidor licenciado don Francisco de Pareja.

63 Véase el capítulo sobre la Audiencia.

64 Hasta el punto que ningún letrado se atrevía a firmar las denuncias hechas en su contra: BPEJ, Arch. judicial criminal real Audiencia, sin referencia.

65 En 1679 el hogar de don Lorenzo Vizcaíno sólo tiene cinco miembros; él mismo a veces es calificado de mercader. Véase aac, Padrones, hojas sueltas, padrón de 1679, ya citado. Él mismo se dice mercader en su testamento, AIPG, J. Ramírez, t. 2, fol. 195.

66 Véase cuadro V.

67 Idem.

68 P. 119.

69 Sus vínculos con el Presidente Baeza fueron menos estrechos, pues los métodos de ese magistrado no eran de los que exigían un asociado.

70 El oidor de Guadalajara doctor don José Osorio Espinoza de los Monteros da poderes a dos vecinos de Cádiz (caballeros de Santiago) con quienes Gamboa por cierto tiene negocios, cf. AIPG, T. de Ascoide, 1692, fol. 350-351r, y testamento de Gamboa, idem, fol. 328-341, cláusula 83.

71 AGI, Guad. 25, carta del bachiller al rey del 4-6-1693.

72 AGI, Guad. 1, exp. 4.

73 AGI, México 262, inventario del 29-7-1622.

74 Cf. T. Calvo, “Le précapitalisme aux champs”.

75 AGÍ, México 263, inventario del 3-1-1625; Actas de Cabildo,

76 Por lo menos al nivel del título, pues no olvidemos que Pareja era “tratante en ganados”.

77 Actas de Cabildo, t. 1, p. 135

78 Idem, pp. 143-145.

79 Idem, pp. 231-233

80 “Porque con la igualdad de sus portes, fuese armonioso el acompañamiento, por lo que toca a la caballería”, Mota Padilla, pp. 367-68

81 Idem.

82 AIPG, J. Ramírez, t. 5, fol. 15-16.

83 AIPG, Diego P. de Rivera, t. 6, fol. 139.

84 Mota Padilla, op. cit., p. 242

85 AGI, México 262, inventario del 25-7-1622.

86 Véase el capítulo sobre la Audiencia.

87 L. Páez Brotchie, La Nueva Galicia, p. 51

88 Lo cual prueba que su caso, aun cuando no sea excepcional, queda un tanto fuera de las normas. Ya había sido trasladado (“puesto en depósito”) de la Audiencia de Guatemala. En 1695 el fiscal del Consejo de Indias le aconsejaba “se porte con quietud, templanza y sosiego... sin causar la más mínima inquietud o perturbazión”, AGI, Guad. 25, exp. 14, fol. 496, consulta del 30-4-1695.

89 AGI, Guad. 148, pieza 2, carta del padre fray Juan de Merlo del 20-11-1691 al obispo.

90 “Informe del cabildo ecclesiástico de 1570”, op. cit., p. 489

91 AGI, Guad. 64, carta del capítulo al rey del 30-4-1618.

92 AGI, Guad. 6, carta de Vera del 20-4-1598.

93 J. Palomino y Cañedo, Los protocolos, p. 177

94 AGI, Guad. 11, exp. 38.

95 AGI, Guad. 39, testamento fechado el 12-7-1663.

96 AGI, Guad. 39, carta de doña Francisca de Arellano y Zúñiga al rey sin fecha (1665), exp. 4.

97 F. Chevalier, La formation..., p. 215

98 AGI, Guad. 9, carta del presidente Baeza del 10-3-1646.

99 Los tres magistrados en funciones son compadres, “en este reyno como en el Perú, el compadrazgo es el mayor parentesco que se contrae... fuera de este parentesco son amigos de toda ley”, AGI, Guad. 10, carta del presidente del 5-3-1661.

100 “Los vecinos, despoblando y desamparando sus casas y su vecindad, se iban por los montes y desiertos”, A. de Cabildo, t. 1, p. 159. Lo menos que puede decirse es que el ayuntamiento no mide sus palabras. Véase también el inventario de los bienes del oidor, AGI, México 263, hecho en México el 3-11-1623.

101 Véase por ejemplo los legados píos del oidor Gaspar de la Fuente en favor de Toledo, ASMG, libro 1 de bautismos, matrimonios y entierros, fol. 1.

102 Véase AIPG, J. Ramírez, t. 3, fol. 88; AGI, Esc. de Cám., 3386 -C-; AGI, Guad. 10, carta del oidor don Francisco de Barreda al rey desde la ciudad de México del 20-3-1661.

103 Colec, de doc... Guad., t. 2, pp. 105-106.

104 Las acusaciones de Juan de Quiroz en 1633 son particularmente detalladas, AGI, Guad. 1, exp. 4.

105 Una carta al rey de don Pedro Lomelín de Ceballos (1-8-1692) acusa al fiscal Martínez Hidalgo de jugar con “gente baxa y oficiales mecánicos como son Juan Gallegos, Zapatero, Luis Martín Oficial de sillero de corasas (sic) y caparazones y Joseph de Castro a quien llaman muerto de frío, barbero", AGI, GUAD. 40, exp. 14

106 AGI, Guad. 11, exp. 38, cartas del 20-4-1669 y 4-6-1671.

107 “Yten un lienzo original del Caravacho de más de bara de alto, avaluado en cien pesos”, “Yten un quadro de Sto Thomás de Aquino original de Velázquez avaluado en ciento y cinqta pesos”, AIPG, Diego P. de Rivera, 1666, fol. 305. Por supuesto que podemos dudar de su autenticidad.

108 Idem, fol. 309r.

109 AIPG, J. Ramírez, t. 5, fol. 122-126.

110 El arcediano Cueto Bustamante, originario de Guadalajara, pasó un tiempo en España, como él mismo informa en su testamento, doc. cit.

111 AGI, México 262, inventario de Medrano del 25-7-1622; y AGN, Clero regular y secular, t. 166: venta en almoneda de los bienes del decano don Lázaro Ximénez de Palacios.

112 Véase por ejemplo el asunto de la aduana, capítulo sobre el comercio.

113 AGI, Guad. 27, carta dirigida al rey el 30-4-1700. Véase también el capítulo sobre el mercado monetario.

114 Véase el capítulo sobre el comercio.

115 AGI, Guad. 40, exp. 11, petición del 7-8-1683.

Table des illustrations

Titre FIGURA 1. GENEALOGÍA DE LOS RODRÍGUEZ-PONCE
Légende Fuentes: L. Amaya, Ameca, bioteca, pp. 144-146. AGI, Guad. 40, exp. 4, carta del presidente del 24-6-1677.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3310/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 262k
Titre FIGURA 2. GENEALOGÍA DE LOS VIDARTE Y PARDO. CÓMO DESAPARECE UN LINAJE DE LA NUEVA GALICIA
Légende Fuentes: BPEJ, Arch, judicial civil de la real Audiencia, 4-11-48, AIPG, J. Ramírez, t. 5, fol. 27
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3310/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 194k
Titre FIGURA 3. GENEALOGÍA DE LOS PORRES VILLAVISENCIO. EN LA ENCRUCIJADA DE LOS SISTEMAS DE ALIANZAS
Légende Fuentes: J Amaya, Bioteca, pp. 157-159. AGN, Inq., t. 339, fol. 564-574. AGI, México 263, inventario de don Juan Medrano. AIPG, J. Ramírez, t. 2, fol 199.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3310/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 255k
Titre FIGURA 4. GENEALOGÍA DE LOS MOTA. LA FUSIÓN DE SANGRE DE LOS CONQUISTADORES
Légende Fuentes: J. Amaya, Bioteca, p. 110. Véase el círculo del presidente Vera (figura). Dávila Garibi, introd. a Historia de Mola Padilla.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3310/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 345k
Titre FIGURA 5. EL PARENTESCO EN EL MEDIO ARISTOCRÁTICO. EL CASO DEL EXREGIDOR DON JUAN GARCÍA DE CASTRO (1719)
Légende Fuente: AHMG, Actas de Cabildo, t. 5 (1716-1733), fol. 59.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3310/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 298k
Titre FIGURA 6. PARENTESCO ENTRE FAMILIAS DE FUNCIONARIOS
Légende Fuente: AGI, Guad. 39, exp. 7, Servicios de don Luis de Mena, Madrid, 18-3-1671.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3310/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 159k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter