Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Poder, religión y sociedad en la Guadalajara del siglo XVII

 | 
Thomas Calvo

Segunda parte. Religión popular y piedad barroca

Capítulo V. La impregnación religiosa

Texte intégral

  • 1 AGN, Clero regular y secular, vol. 24, fol. 24 (app. 1717).

“Dios mío, a quien humilde clamo en tan fuerte agonía.”1

¿Religión popular o “piedad barroca”?

  • 2 Mota Padilla, p. 390.

1Tenemos ya visto que la ciudad de Guadalaxara está murada de fuertes torres que la protegen”:2 visión inesperada. ¿Se habrá convertido Guadalajara en una ciudad amurallada al modo medieval?

2En realidad, el único cerco es el de los inmensos huertos conventua-les, y la única defensa contra el enemigo (el rayo, las hormigas, la peste...) son las frágiles estatuillas taumaturgas de los alrededores; a eso se refiere Mota Padilla. ¿Se trata de un simple efecto de estilo? Sin embargo, sigamos la descripción del mismo autor de la agitación en la ciudad el 24 y 25 de marzo de 1629:

  • 3 P. 287.

“danzas y saraos causando diversión la enmascarada de los gremios y las lanzas que se corrieron en las calles... continuáronse aquella noche las invenciones de fuegos como la antecedente, haciéndose un día de cuarenta horas”.3

3Pero detengámos aquí, o más bien tomemos el lugar de cualquiera de los tapatíos de entonces, volteemos a nuestro alrededor. Miremos el panorama de la ciudad que describe el mapa de 1800 y sólo veremos resaltar cúpulas y campanarios. Penetremos en tal o tal residencia particu-lar, tienda o casucha: en las paredes hay cuadros religiosos, crucifijos y rosarios colgados; a los pies del enfermo, conjuros, magia, oraciones y medicina se reparten la responsabilidad de la curación o del desenlace fatal. Tras las fórmulas estereotipadas que encabezan los testamentos y algunos contratos comerciales hay una aceptación general de la Iglesia, sus santos y su dogma; a través de las cláusulas se ve la preocupación por un “buen fin”, por el cumplimiento de los preceptos, tanto o más que por los afanes de los sobrevivientes. Entre los testigos presenciales en las nume-rosas informaciones recabadas sobre tal o tal culto milagroso, hay pocos que no se declaren agraciados ellos mismos, que no hayan ofrecido exvotos.

4La antropología religiosa se dedica a hacer aflorar los mitos, a analizarlos, a reducirlos, a compararlos. ¿Hemos de seguir tal camino? Estamos en un universo cristiano —por lo tanto relativamente bien cir-cunscrito—, con un cursor cronológico (en este terreno, una vez sufridos los traumatismos iniciales, las grandes estructuras evolucionan poco al paso de varias generaciones) de débil amplitud, con ambiciones básicamen-te limitadas a la sociología. Pese a todo, ciertos enfoques, la exhumación de toda una simbología a través de los gestos, los ritos, el peso respectivo del mito y el rito en la simbiosis que forman, serán para nosotros una dimensión suplementaria, en particular develarán ciertos vínculos entre el cuerpo y lo trascendente, el cuerpo y la naturaleza. Uno de esos vínculos vitales es la curación milagrosa o mágica, según el caso.

5También estamos en el crucero de los continentes —blanco, cobrizo, negro, incluso amarillo—; los mestizajes étnicos y sociales no pudieron dejar de afectar la esfera religiosa. ¿El imperialismo conquistador del catolicismo extirpó por completo el paganismo indígena? ¿Logró trasplan-tarse la semilla africana al suelo profundamente labrado de la cultura colonial? ¿Y qué ocurre, por su parte, con la “pureza original” del catoli-cismo hispánico, incluso postridentino? Aquí se plantea todo el problema de los sincretismos: sincretismos religiosos, pero también mágicos, ya que en los márgenes del fenómeno sagrado se injertan la hechicería y las “supersiciones” en que degeneran gran parte de las creencias desviadas, oprimi-das, mutiladas. El conjunto puede repercutir sobre otra dialéctica más oculta, más cruel que la que antes señalábamos entre lo profano y lo sagrado. También es rica en enseñanzas, ya que puede deslindar los con-tornos de otros enfrentamientos entre la religión clerical y la religión popular, o las élites y las masas...

6El de religión popular es un término al cual nos íbamos acercando y que no nos habíamos atrevido a escribir, sin duda por falta de certeza, pero también porque en el contexto de la Guadalajara del siglo xvii no deja de suscitar numerosos problemas. Lo popular supondría la existencia de prácticas culturales más específicamente reservadas a los medios domina-dos que se satisfarían con gestos, ritos, mitos tradicionales, y que más tarde se llamarán “folklóricos”, cuando se haya tomado conciencia de su especi-ficidad en relación con la cultura de los grupos dominantes. Pero, ¿existe tal especificidad en el medio neogallego? Más allá de una rápida etnología religiosa que definiría ciertas distinciones entre indígenas, negros bozales (nacidos en África) y los demás que constituyen la inmensa multitud urba-na, y que además podría pasar por alto ciertos procesos de mimetismo y subestimar el fervor de los conversos, y por encima de la estrecha casta sacerdotal, ¿estamos seguros de que, salvo ciertos matices, el comporta-miento religioso del patricio sea sensiblemente distinto al del plebeyo? En otros términos, ¿existe un “folklore tapatío” en pleno siglo xvii?

Los pequeños soportes de la devoción

  • 4 AGN, Inq., t. 335, fol. 9.

7Y cuando en 1622 fran Juan Bautista de Ahuacatlán denuncia al gascón Pedro Rochín, quien en un acceso de cólera destruyó un rosario, tres estampas de Nuestra Señora y una de Cristo en la Columna pertenecientes a su joven cuñada, ¿no pone el dedo a la vez en el “ajuar” que toda joven de buena crianza debe tener —rosarios, estampas piadosas—, y sobre los principios medulares de la Reforma católica —oraciones, la Virgen, Cris-to—, o sea todo lo que un supuesto luterano como Rochín debía aborrecer?4

  • 5 BPEJ, Bienes de difuntos, siglo xvii, leg. 12, exp. 24, fol. 9v: “cinco rossarios biejos traídos”, (...)
  • 6 BPEJ, Bienes de difuntos, siglo xvii, leg. 4, exp. 14.
  • 7 Bienes de difuntos, siglo xvii, leg. 2, exp. 8, fol. 92v.

8Al recorrer distintos inventarios aflora a la superficie toda una “pequeña panoplia” de la piedad. Lo más anodino (pero no lo menos significativo) está sin duda representado por los rosarios. Su importancia es tan real que el objeto incluso tiene cierto valor económico. La demanda es tal que cualquier tienda dispone de existencias adaptadas a las necesida-des específicas de su clientela. En la tienda del ropavejero-usurero Andrés de Herrera hay algunos rosarios usados entre los trapos y otros objetos empeñados.5 Hay tres docenas en la canastilla de un modesto buhonero, entre los listones, las agujas y demás menudencias.6 En 1635, una de las principales tiendas de la ciudad recibe de México no menos de 140 docenas de rosarios, de los cuales al menos una parte proviene de Oaxaca, por un total de 157 pesos y 4 tomines, más dos rosarios de cristal con un valor de 10 pesos cada uno, o sea objetos de lujo que las patricias gustaban de tener entre las manos. En total, esto representa más del 7% del valor de las mercancías enviadas en esa ocasión. Por excepcional que pueda ser, el ejemplo muestra que el sitio que ocupan estos “molinos de oraciones” podía a veces ser importante cuantitativamente.7 No se distinguen en la práctica de otros productos manufacturados; como ellos, tienen que reco-rrer grandes distancias. A veces son fabricados en Oaxaca o Michoacán, región tradicional de artesanía que abasteció al Occidente de artículos piadosos desde el siglo xvi, pero más generalmente llegan en grandes cantidades de Europa, son comprados en la ciudad de México o en Puebla y los encontramos en los envíos destinados a los confines (Chiametla o Sonora).

  • 8 Cf. Florencia, Origen de los dos..., p. 23.

9Es un producto de gran consumo, cuyo valor mercantil —por uni-dad— es muy bajo, salvo excepciones. Y la misma constatación parece ser aplicable a las oraciones estereotipadas de las cuales el rosario es soporte, y que son recitadas concienzudamente. En efecto, resulta sorprendente que las dotes y los inventarios post mortem que se complacen en enumerar hasta la última falda, el último dedal o listón, mencionen más raramente la existencia de rosarios. Puede sorprendernos que junto a los anillos, pen-dientes y pulseras encontremos tan pocos rosarios que hayan accedido a la dignidad de alhajas. Considerados en el fondo objetos utilitarios, fueron uno de los instrumentos de devoción cuya recuperación por la función estética fue limitada, sin duda porque ante todo formaban parte de la panoplia del devoto, del penitente. No fue sino cuando el cura de Zapopan lo llevó ante la imagen de la Virgen y le dio un rosario para que rezara y lo usara alrededor del cuello, cuando el joven indio Juan, hasta entonces loco furioso, se curó y se convirtió en uno de los limosneros de Nuestra Señora de Zapopan.8 Rosario y Virgen: se nos manifiesta así la devoción tridentina.

  • 9 AIPG, T. de Orendáin, 1660, fol. 38. En la canastilla de Juan de Dios Bolívar, buhonero, se señala (...)
  • 10 Cierto número de estos objetos eran fabricados en Guadalajara y quizá vendidos directamente por lo (...)
  • 11 AGN, Real fisco, vol. 42, exp. 10, fol. 170, y BPEJ, Bienes de difuntos, siglo xvii, leg. 1, exp. (...)

10Otros objetos participan de esa modestia, perdidos entre los abalo-rios, los botones y la pacotilla: son pequeñas cruces que se encuentran en casi en todos los hogares, de materiales diversos pero baratos (bronce, hueso). Entre los bienes “notables” que dejó a su muerte Ana de Báez, junto a su ropa de cama, guardarropas y pacotilla, hay “una crusesita de bronze embutida”.9 Estos objetos, de uso más limitado que los rosarios, aparecen en forma menos masiva en los inventarios de las tiendas,10 y siempre a precios ínfimos. Hacia 1645 Duarte de León Jaramillo había enviado a Chiametla dos docenas de crucifijos de bronce —que valían en total 2 pesos. Unas décadas antes encontramos entre los cachivaches de Andrés de He-rrera “una hechura de una imagen de bronce muy pequeña”, junto con una vara de medir rota, todo valuado en medio peso.11

11Pero, insensiblemente, vamos subiendo en la jerarquía del mobilia-rio religioso, los materiales preciosos toman el relevo, la finalidad se hace más ambigua. Está claro que la función de los relicarios (abundan en las casas acomodadas) de tamaño modesto, especie de vitrinas de objetos santos (la cubierta a menudo es de cristal), es precisa; pero si son de plata fácil-mente se les asimila a la vajilla, a los simples lingotes de plata junto a los cuales los encontramos en los inventarios. Si tienen piedras preciosas en-gastadas, o esmaltes, o adornos de oro, entonces nada los distingue de otras alhajas, cuyo destino pueden compartir —incluso llegan a ser empeñados.

12El libro, mucho más neutro desde el punto de vista emocional, también desempeña aquí un papel. El libro es un bien relativamente escaso, y sobre todo en la medida en que existe, en que circula en los medios populares, es simplemente una prolongación de la cultura oral, de las prácticas religiosas efectivas que progresivamente vamos descubriendo y las cuales enriquecen más que corrige. Si, como lo hemos visto, en el siglo xvi la vida espiritual podía nutrirse de lecturas religosas abundantes, relativamente variadas e incluso en los límites de la ortodoxia, el Santo Oficio se encarga de poner orden ahí en los años 1572-1586, y en adelante los grupos no cultos van a verse limitados a una literatura de la cual desafortunadamente nos han quedado pocas huellas, salvo —una vez más— a través del inventario de una tienda. Pero si bien sólo disponemos de títulos, felizmente son muy evocadores y revelan una demanda popular muy precisa. Entre otras mercancías encontramos, pues:

  • 77 quadernillos de eclesiásticos de diferentes santos nuebos
  • 13 ofrecimientos del rosario de la hora
  • 13 de pliegos de misas de diferentes santos
  • 11 rezos de la bula de San Gregorio y testamentos de San Carlos
  • 22 comedias
  • 21 catecismos
  • 4 libritos de ramilletes de divinas flores12
  • 6 manos de ofrecimientos del rosario
  • 4 manos de diferentes coplas
  • 2 docenas de libritos de las novenas de San Antonio
  • 2 docenas de libritos de las novenas de San Caletano (sic)
  • 1 libro nuevo del ofrecimiento de los dolores de Nuestra Señora.13

13Son libros modestos, con un valor también moderado (menos de 0.5% del total de la tienda), pero que reflejan la preocupación por el ritual (misas), el culto de los santos, el gusto por la oración, la veneración de la Virgen, y también el carácter festivo de esa piedad en la que se llevan bien comedias, poesías, canciones y cosas sagradas. Hay de todo, hasta la garan-tía doctrinal que aportan los catecismos.

Inventarios iconográficos

  • 14 Cf. Inventario de bienes de Diego Francisco de Ortega, J. Ramírez, t. I, fol. 65r.

14Aquí, una vez más, el destino de estos cuadros, grabados, estatuas y otras obras de arte no es unívoco. A veces los límites respecto de los pequeños instrumentos de devoción-alhajas antes mencionados son muy tenues, al tratarse por ejemplo de crucifijos de marfil, de estatuillas de plata y otras miniaturas. Pero el criterio esencial es con frecuencia el tamaño, que más allá de una cuarta (de vara) impide en general considerarlos más que como obras de arte destinadas a estimular la devoción tanto como a halagar el orgullo de su propietario. Los inventarios separan claramente lo que llaman “cosas de pinzel” (aun cuando se incluyan entre ellas las estatuas) del resto.14

  • 15 BPEJ, ms. núm. 54, fol. 327, en 1673.

15Ese empeño por multiplicar los cuadros hasta varias decenas en algunos inventarios, como si quisieran tapizar los muros (idea que por cierto no habría que descartar...) es muy propio de la Iglesia de la Contra-rreforma. El entusiasmo es, pues, compartido incluso por aquellos que podríamos suponer más desconfiados ante esta proliferación de una reli-gión que se materializa a través de las imágenes. Así, los franciscanos tienen una auténtica pinacoteca religosa en la capilla de la enfermería, donde hay dos Cristos camino del calvario, 5 Vírgenes en distintas actitu-des, un nacimiento, 5 San Franciscos, sin contar al arcángel Miguel, la familia de la Virgen, unos 15 apóstoles y santos diversos, de San Antonio a San Felipe de Jesús pasando por San Luis, todos de distintos tamaños, de madera, óleos o grabados.15 Se trata de un resumen impresionante de la historia del Nuevo Testamento y de la Iglesia y de una afirmación del valor didáctico y simbólico de la imagen, tal como se concibieron en el concilio de Trento.

CUADRO VII. INVENTARIOS ICONOGRÁFICOS

CUADRO VII. INVENTARIOS ICONOGRÁFICOS

Fuentes: AIPG, registros notariales.

  • 16 Hemos incluido un inventario de principios del siglo xviii (1718), el del canciller de la Audienci (...)
  • 17 BPEJ, Bienes de difuntos, siglo xvii, leg. 2, exp. 19, fol. 1, para los indígenas. E idem, exp. 9, (...)
  • 18 AIPG, Prot. Hernando Enríquez del Castillo, t. II, fol. 40.

16No disponemos más que de 17 inventarios utilizables, que nos hacen penetrar en intimidades tan diversas como las del obispo Verdín de Molina, una pareja de indios de Zapopan o un pobre maestro zapatero de Guada-lajara.16 La presencia de las imágenes es casi generalizada, y hay que llegar a un nivel muy bajo —al del zapatero— para no encontrarlas. Hasta entre los modestos indígenas de Zapopan en 1656 hallamos por los menos una media docena de hechuras e imágenes.17 Se registran en total 432 obras inventariadas, y la palma se la lleva doña María de Porras Baranda, en cuya casa hay, en 1652, 33 láminas de Michoacán, 31 cuadros (liensos) de diferen-tes santos, 25 cuadros más pequeños y dos hechuras de Cristos de Michoacán.18

  • 19 “Rana de oro de esmeralda, una hechura de un baco de perlas y oro”, AGI, México 263, inventario fe (...)
  • 20 En 1718 el canciller de la Audiencia posee “un lienzo pequeño del Señor Phelipe quinto”, cuya valu (...)

17Menos de un cuadro de cada 5 es de temas profanos, y posiblemente éstos no sean sino vestigios de una época ida, la del humanismo del siglo xvi. La rana y el Baco de oro que encontramos en 1622 entre las alhajas de Juan González de Apodaca Rubín forman parte de la misma tradición en vías de desaparición.19 Entre esos cuadros “laicos”, muchos se refieren a otro fervor —esta vez dinástico—, ya que son retratos de reyes de España.20

  • 21 AIPG, Francisco de Orendáin, 1638, fol. 126.
  • 22 AIPG, Diego P. de Rivera, 1666, fol. 305.
  • 23 De las 18 obras inventoriadas como composiciones religiosas hay 3 huidas a Egipto, 4 nacimientos y (...)

18En una aplastante mayoría de las obras religiosas no hay más que un personaje representado: la Virgen, Cristo o un santo. Las grandes compo-siciones son estereotipadas. Don Francisco de Pareja y Rivera dejó a sus herederos en 1638 un cuadro pintado en China que presentaba a la Virgen con 4 santos a los lados.21 Las de carácter “histórico” son muy poco numero-sas;22 básicamente se trata de algunos nacimientos, huidas a Egipto o pasiones de Cristo, es decir, episodios bien conocidos, eminentemente dramáticos, que asocian a la Virgen y Cristo, ternura y devoción, sin ninguna pretensión pedagógica.23 En este siglo xvii, en esta región toda-vía parcialmente aislada, las sensibilidades avanzan quizá con mayor rapi-dez que sus soportes materiales, y la iconografía sigue siendo tradicional en cuanto a su tratamiento y revela sobre todo un “arte de manifestación” —para retomar la expresión de Malraux— más que un arte de educación. No es de extrañar que la única composición que hace referencia a una representación simbólica más elaborada esté en la pinacoteca del prelado, “un lienzo de San Joseph, el Niño y San Juan”, que es a la vez un resumen impactante de la vida de Cristo y de su misión como lazo de unión entre el Antiguo y el Nuevo Testamento.

  • 24 Aunque resulta dudoso que se trate solamente de la mexicana.

19Entre las 209 obras de inspiración religiosa inventariadas, la Virgen sola o con el Niño aparece 34 veces, bajo las más diversas advocaciones: las hispánicas del Carmen y la Soledad figuran bastante, pero aparecen cada vez más, a medida que pasan las décadas, la Inmaculada Concepción y la postridentina Virgen del Rosario —su culto se impone por entonces en toda su catolicidad, y Guadalajara muestra que, también en materia reli-giosa, las modas llegan rápido a este “fin del mundo” que es la Nueva Galicia—, y sobre todo las Vírgenes autóctonas de Zapopan (en forma modesta) y Guadalupe.24 La veneración de la Virgen no tiene par más que en la dedicada a su Hijo, que figura sólo en 28 obras, esencialmente a través de estatuas del Niño Jesús y representaciones patéticas de la crucifixión.

  • 25 En su estructura, esta devoción pictórica tiene afinidades muy cercanas con las de los medios lati (...)
  • 26 Cf. Mota Padilla, p. 386.

20La mayor parte de los intercesores la representa el grupo de los santos —que aparecen en 113 obras. Ahí encontramos un buen contingente del santoral, unos 30 nombres. Tal diversidad es reflejo de una individua-lización de las prácticas de devoción. Entre las figuras que más hallamos está San Francisco (y un San Antonio de Padua), o sea la referencia a una piedad urbana, popular, un llamamiento a la caridad misericordiosa, una proclamación de la fe en los milagros. Después vienen en pie de igualdad San Pedro, San Juan y San José; aquí vemos una vez más la afirmación de la ortodoxia postridentina, un regreso a los dos principales intercesores —Cristo y la Virgen—, un esbozo de santificación de la familia.25 Si se trata de protección, la de los hombres parece haber sido más eficaz, ya que representan dos terceras partes de las efigies, más de cuatro quintas partes de las obras. La presencia de Santa Teresa de Jesús entre las santas se sitúa en la confluencia del influjo hispánico, de la tradición mística y de la renovación postridentina. Santiago sólo aparece en dos cuadros: la época de los conquistadores ha sido olvidada. En cuanto al culto “americano” de Santa Rosa de Lima, canonizada en 1671, parece haber estado ya implan-tado en Guadalajara desde antes de fines de siglo, según la iconografía y los avances de la tercera orden dominica.26

21Volvamos a nuestra medida-patrón de partida: casi todas las familias viven rodeadas de imágenes; sin embargo, de los 194 testamentos conside-rados para el siglo xvii, apenas 35 —o sea el 18%— hacen mención expresa (aunque a veces fugaz) de tal presencia.

22Pero algunos objetos son dignos de mención, merecen un último pensamiento, una última iniciativa por parte del testador. ¿Será porque la carga emocional, espiritual que encierran es más fuerte? Esto se aplica a los grandes lienzos —la Asunción de la Virgen, la doble Trinidad— y figuras de bulto —la Inmaculada Concepción, San Nicolás Tolentino— que adornan los diversos oratorios de ese minero ya mencionado.

  • 27 Es cierto que en cuatro casos no se especifica el monto. En dos casos disponemos de la dote o el i (...)

23Se ha efectuado, pues, una decantación que se manifiesta en las cifras: menos de veinte inventarios permitieron detectar más de 400 obras diversas, pero cerca de 200 testamentos apenas señalan 136.27 También está muy clara a través de los temas: ya no hay ningún cuadro de inspira-ción profana. Mejor aún, Gerónima de Báez y el bachiller de Diego de Herrera (cura del Sagrario), que hacia mediados de siglo habían sido sin duda alguna dueños de dos de las mejores colecciones de obras no religio-sas, se limitan a decir muy significativamente que son posesores de “algu-nos lienzos y pinturas”, sin duda por indiferencia, pero también por pudor.

  • 28 La Virgen aparece 26 veces, o sea cerca de la tercera parte del conjunto de las obras explícitamen (...)
  • 29 Cf. ASMG, libro núm. 5, mat., def., baut., fol. 121v.

24Se observa una elección muy clara que privilegia las devociones esenciales: Cristo y, sobre todo, la Virgen, en detrimento del santoral.28 El Niño Jesús casi desaparece aquí, pues sin duda su carácter encantador no cuadra con los horrores de la muerte que enfrentan los testadores, mien-tras que el Cristo crucificado, patético, pero también símbolo de la reden-ción, es más que nunca apropiado a las circunstancias. Contrariamente a los inventarios, la Inmaculada Concepción lleva la delantera a la Virgen de Guadalupe. La escultura (“hechuras” y “bulto”) reviste aquí la impor-tancia relativa que estaba lejos de tener en los documentos más neutros estudiados hasta aquí, sin duda porque el sentimiento se apega más al volumen, pero también porque la estatua evoca más el mobiliario religioso de las iglesias —a menudo los cuadros estaban relegados a las sacristías. En ciertos casos precisos incluso la identificación con el objeto devoto encontrado más precisamente en los recintos sacros es total, ya que algunas de esas estatuas —o crucifijos— son legadas junto con su baldaquino y, sobre todo, su tabernáculo, incluso su mesa —casi un altar— sobre la que descansan normalmente.29

  • 30 ASMG, libro núm. 5, mat., baut. y entierros, fol. 109r.

25Si la práctica religiosa es tan a menudo ostentosa, es porque busca ser exteriorizada; si se adhiere a elementos tan externos como el barrio, un edificio o tal grupo, es porque es una manera de encontrar su sitio en la comunidad, de identificarse. Pero si las distancias sociales delimitan áreas materiales distintas en cuanto al mobiliario devoto —el rosario que lega el negro Estrada a la Inmaculada Concepción del convento de San Francisco (en cierto modo su parroquia) puede equiparse al anillo de diamantes donado por el doctor Ortega a la aristocrática Nuestra Señora del Rosario de la ciudad de México—,30 el alcance profundo del gesto que lo anima cambia poco.

26Sin duda tal cohesión debe mucho a la manera directa y vibrante con que se vive la piedad, para la cual las obras plásticas son en buena parte catalizadores.

Notes

1 AGN, Clero regular y secular, vol. 24, fol. 24 (app. 1717).

2 Mota Padilla, p. 390.

3 P. 287.

4 AGN, Inq., t. 335, fol. 9.

5 BPEJ, Bienes de difuntos, siglo xvii, leg. 12, exp. 24, fol. 9v: “cinco rossarios biejos traídos”, por seis reales.

6 BPEJ, Bienes de difuntos, siglo xvii, leg. 4, exp. 14.

7 Bienes de difuntos, siglo xvii, leg. 2, exp. 8, fol. 92v.

8 Cf. Florencia, Origen de los dos..., p. 23.

9 AIPG, T. de Orendáin, 1660, fol. 38. En la canastilla de Juan de Dios Bolívar, buhonero, se señalan “dos crusesitas de güeso”, BPEJ, Bienes de difuntos, siglo xvii, leg. 4, exp. 14.

10 Cierto número de estos objetos eran fabricados en Guadalajara y quizá vendidos directamente por los plateros; entre los instrumentos dejados a su muerte por don José de Gugurrón hay “treinta pares de moldes de diferentes echuras de vronze”, cf. AIPGG, Prot. N. del Castillo, t. IV, fol. 46.

11 AGN, Real fisco, vol. 42, exp. 10, fol. 170, y BPEJ, Bienes de difuntos, siglo xvii, leg. 1, exp. 24.

12 Esta literatura piadosa, eminentemente popular, se hallaba bajo vigilancia. En 1673 el Santo Oficio, que sin embargo parecía haber perdido interés por los libros desde décadas atrás, pide al comisario de Guadalajara —como a los de Puebla y Oaxaca— que recoja todos los ejemplares de una obra titulada Ramillete de flores, cf. AGN, Inq., t. 624, exp. 11.

13 1690, BPEJ, Arch. Criminal, leg. 2, exp. 7, fol. 28-31.

14 Cf. Inventario de bienes de Diego Francisco de Ortega, J. Ramírez, t. I, fol. 65r.

15 BPEJ, ms. núm. 54, fol. 327, en 1673.

16 Hemos incluido un inventario de principios del siglo xviii (1718), el del canciller de la Audiencia don Diego Tristán de Velasco Salazar, BPEJ, Judicial civil, C-33-6-441, por considerar que la imponente colección que revela debió constituirse en buena parte durante el siglo xvii. Esta muestra no puede, por supuesto, pretender ser representativa de la sociedad tapatía, pues salvo tres o cuatro excepciones está constituida por individuos ricos y dominantes.

17 BPEJ, Bienes de difuntos, siglo xvii, leg. 2, exp. 19, fol. 1, para los indígenas. E idem, exp. 9, para el artesano.

18 AIPG, Prot. Hernando Enríquez del Castillo, t. II, fol. 40.

19 “Rana de oro de esmeralda, una hechura de un baco de perlas y oro”, AGI, México 263, inventario fechado el 6-12-1622.

20 En 1718 el canciller de la Audiencia posee “un lienzo pequeño del Señor Phelipe quinto”, cuya valuación —un peso— no es exactamente halagüeña para el soberano. Cf. BPEJ, Judicial civil, C-33-6-441.

21 AIPG, Francisco de Orendáin, 1638, fol. 126.

22 AIPG, Diego P. de Rivera, 1666, fol. 305.

23 De las 18 obras inventoriadas como composiciones religiosas hay 3 huidas a Egipto, 4 nacimientos y 3 pasiones de Cristo.

24 Aunque resulta dudoso que se trate solamente de la mexicana.

25 En su estructura, esta devoción pictórica tiene afinidades muy cercanas con las de los medios latinos de la misma época; surgen los mismos nombres —o casi—; cf. G. Labrot, “Images, tableaux et statuaire dans les testaments napolitains (xviie-xviiie siècle”, en Rev. Hist., jul.-sept. 1982, pp. 158-159. Simplemente la de Guadalajara es más cercana a la tonalidad popular napolitana que a la aristocrática.

26 Cf. Mota Padilla, p. 386.

27 Es cierto que en cuatro casos no se especifica el monto. En dos casos disponemos de la dote o el inventario correspondiente, y entonces habría que añadir cerca de sesenta obras más.

28 La Virgen aparece 26 veces, o sea cerca de la tercera parte del conjunto de las obras explícitamente calificadas como religiosas. Cristo aparece 17 veces, o sea en el 21%.

29 Cf. ASMG, libro núm. 5, mat., def., baut., fol. 121v.

30 ASMG, libro núm. 5, mat., baut. y entierros, fol. 109r.

Table des illustrations

Titre CUADRO VII. INVENTARIOS ICONOGRÁFICOS
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3306/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3306/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 130k
Légende Fuentes: AIPG, registros notariales.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3306/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 122k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter