Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Poder, religión y sociedad en la Guadalajara del siglo XVII

 | 
Thomas Calvo

Primera parte. El peso del poder: la capital de Nueva Galicia

Capítulo III. La Iglesia tapatía: el verbo encarnado

Texte intégral

La población eclesiástica

1Es posible estimar el personal del clero secular: el obispo, el capítulo con doce miembros, media docena de capellanes subsidiados por la Iglesia o por la Audiencia, el cura párroco del Sagrario y sus dos o tres ayudantes... si añadimos algunos oficiales —entre ellos, los más importantes serían los secretarios de gobierno del obispo— encargados de echar a andar toda esta maquinaria, llegamos a un número aproximado de 30 “permanentes”, número que se mantiene casi igual a lo largo del siglo.

  • 1 Cf. Biblioteca de Toledo, “Razón y Noticias...”, fol. 1 y 7. Por lo que respecta a la erección de (...)

2Pero todavía queda una población flotante, que va desde aquellos que sólo han recibido las órdenes menores hasta los “beneficiados” eclesiásticos de paso por la ciudad. El mismo carácter polimorfo de esta población contribuye en gran manera al arraigo de la Iglesia en el corazón de la sociedad tapatía. Es difícil calcular en cifras, es necesario acudir al registro parroquial del Sagrario y, tomando en cuenta las características propias del registro tapatío de las sepulturas, limitarse al periodo 1670-1701. Hay en ese momento en la ciudad 1.5% de clérigos seculares, es decir, alrededor de 150 individuos al final del siglo, si se piensa que Guadalajara casi llegaba a los 10 000 habitantes. Quitando los 30 “permanentes”, resultan 100 o 120 hombres de iglesia sin funciones (y con frecuencia sin ingresos) ni oficios bien definidos. Cifra excesiva si se considera lo modesto de nuestra ciudad en el aspecto económico o, como dicen los textos, “la cortedad”. Hay indicios de que se llegó a una especie de tope al final del siglo, porque en 1770, según el censo efectuado en Guadalajara, hay 109 clérigos en una población de 22 394 habitantes.1

  • 2 AGI, Guad., leg. 30, 4 fol.

3Pero es todavía más importante el lugar que ocupa el clero regular. Una buena introducción la constituye el reporte del obispo al Consejo de Indias, el 12 de marzo de 1652, sobre el estado de los conventos (“sobre el estado en que al presente se hallan los conventos de aquella ciudad”).2 San Francisco es el más antiguo e importante de todos, y tiene comúnmente religiosos; San Agustín cuenta con 12; la Compañía de Jesús tiene 10, Santo Domingo, por razones económicas, restringe a 6 el número de 12 obligatorio en sus estatutos; la Merced cuenta con 10 religiosos; eso sin olvidar el convento-hospital de San Juan de Dios, manejado por 5 o 6 religiosos. El convento de los carmelitas descalzos es caso aparte, porque su existencia es intermitente en los dos primeros siglos de la colonia: cuando se abre, alberga 6 habitantes. En total: para estas fechas, hay 7 conventos de varones y 11Q religiosos.

  • 3 BN, Madrid, Diez de la la Calle, “Noticias”, manuscrito 3023, fol. 268r.

4A ellos hay que añadir el único convento de religiosas en la Nueva Galicia, Santa María de Gracia, con un futuro de expansión muy promisorio al ser la única opción para mujeres: en 1598, menos de diez años después de su fundación efectiva, tiene ya 40 monjas profesas, 20 novicias, 13 religiosas de servicio, situación que lo ubica entre los grandes conventos de mujeres del mundo hispánico. En 1651, según el censo levantado por el cura del Sagrario, Santa María de Gracia albergaba a 97 mujeres, incluyendo algunas siervas (¿y esclavas?) laics.3

  • 4 Para lo que se refiere al nombre de “vecinos”, véase Borah, El siglo..., p. 58; el de “religiosos” (...)

5A mediados del siglo se pueden catalogar cerca de 200 religiosos en una ciudad que no sobrepasa los 5 000 habitantes: el 4% de la población, contando a los indígenas. Sin embargo, el caso de Guadalajara no es más que un término medio entre la ciudad de Puebla (en 1650 hay 1 400 religiosos: 800 hombres y 600 mujeres en una población de 1 000 “vecinos”) y la de México (2 000 religiosos, la mitad hombres y la mitad mujeres entre 8 000 “vecinos”).4

  • 5 Sobre el nacimiento de este convento, véase Mota Padilla, Historia..., pp. 402-406; E. López, op. (...)
  • 6 Mota Padilla, Historia..., t. 2, p. 789.

6En la última década del siglo llegan tres nuevas fundaciones: el convento de carmelitas descalzas de Santa Teresa que por fin pone su primera piedra en 1690 después de trámites complicados que se remontaban a 1617; al terminarse los trabajos en 1695 hay 4 religiosas y 3 novicias.5 Poco después se funda el convento de las dominicas de Jesús María, pero hasta 1722 no pasó de ser un beaterio con no más de 8 beatas;6 por último, se creó en el año de 1694 la congregación de sacerdotes oblatos, con 6 padres fundadores; estas tres fundaciones compensan con creces la desaparición del convento de carmelitas. Por lo demás, no hay datos que permitan asegurar, después de 1652, un crecimiento de la población de los conventos, y la cifra aproximativa de 220 religiosos, hombres y mujeres, parece estar muy cercana a la realidad.

7En 1650 la ciudad contaba con un 5.6% de no laicos entre sus 5 000 habitantes; hacia 1700, de 10 000 habitantes 370 eran gente de iglesia, es decir, el 3.7%; en 1770, según “La razón y noticia de el obispado de Guadalajara...”, habría en la ciudad 345 religiosos y 109 clérigos seculares de los 22 848 tapados, lo cual significa el 1.98%, proporción claramente inferior a las de años precedentes.

Reclutamiento y etnia

  • 7 Cf. Tello, libro III, pp. 59-60.
  • 8 Mota Padilla, Historia..., p. 415.
  • 9 Sobre la decisión pontificia, consúltese Palomino y Cañedo, Los protocolos..., p. 269. Cuando Jose (...)

8Las proporciones mencionadas se refieren al conjunto de la población pero la Iglesia reclutaba a sus miembros casi exclusivamente entre la población blanca. No hemos encontrado datos ciertos sobre gentes de iglesia de origen no europeo: el caso de Francisco Tenorio, indio que profesó como franciscano, se ubica en el siglo xvi, y además se trata de un religioso ordenado sacerdote en España;7 hacia 1700, entre las 8 beatas fundadoras de Jesús María 2 eran “morenas” y 2 indias; pero cuando se decretó y realizó la clausura en 1722 sólo quedaba una de ellas y ésa no recibió el hábito religioso;8 por último, a lo que sabemos, las únicas tapatías que triunfaron de las prohibiciones —y eso en un contexto completamente extraordinario— fueron las 3 hijas de Juan de Páez, mezcla de sangre japonesa e indígena; ellas obtuvieron de las más altas autoridades, en 1677-1678, el derecho de entrar como monjas al prestigiado convento de Santa María de Gracia... Pero la calculada lentitud de las autoridades fue, en realidad, otra forma de ostracismo: cuando llegaron los permisos, las 3 hermanas se habían cansado de esperar, se habían casado por segunda vez, y hasta se habían muerto.9

  • 10 Diez de la Calle, op. cit. A los 1 829 españoles agregamos 200 religiosos no mencionados ahí.
  • 11 Sobre lo relativo a esta familia, cf. ASMG, libro 3 de sepulturas, fol. 9r; E. López, op. cit., pp (...)

9Si en el año de 1651 hay 280 “clericales” y la población blanca de la ciudad es de 2 089 individuos,10 hay que admitir una proporción de 14% de “blancos” ingresados en las órdenes (hombres y mujeres). Pero es evidente que el “saldo migratorio” clerical es muy positivo en Guadalajara, se alimenta tal vez de España, más en calidad que en cantidad, y tiene relación con el conjunto de la región. También existen vocaciones tardías, como la de Mota Padilla, que celebró su primera misa a los 69 años.11

  • 12 “Siendo mercader este clérigo con tienda publica en la placa, cortó la mano a otro mercader por cu (...)

10Esto explica circunstancias que podrían parecer extraordinarias, como la de encontrar en los sitiales del capítulo al deán, licenciado don Baltazar de Peña y Medina, al lado de su padre el “racionero”, licenciado don Marcos de la Peña y Mendoza; aquí tendríamos que usar el término de “dinastía clerical”, pero en sentido inverso, ya que el hijo entró de clérigo 25 años antes que su padre, el cual fue también cura de Tequila. El caso de Marcos de la Peña parece estar vinculado a motivos poco recomendables, según el arcediano Diego Flores de la Torre: “Siendo mercader este clérigo con tienda pública en la placa, cortó la mano a otro mercader por cuio temor se ordenó sacerdote”.12

Reclutamiento y sociedad

11En este contexto no es de sorprender que buen número de familias tapatías tengan uno o varios miembros religiosos o sacerdotes. ¿Cuáles pueden haber sido los motivos que produjeron esa actitud: económicos, sociales o —según las apariencias— netamente religiosos?

  • 13 AIPG, J. Ramírez, t. V, fol. 79.
  • 14 Véase también el capítulo sobre la vida provinciana, y AIPG, Nicolás del Castillo, t. VII, fol. 50

12Así como hay dinastías, hay, sobre todo, familias clericales en donde abundan las gentes de iglesia. Hacia 1740, el mayor de los Gómez de Parada es obispo de Guadalajara, su hermano menor deán del capítulo tapatío y 4 de sus hermanas religiosas de Santa María de Gracia, una de ellas priora; ejemplo notable de una familia que acapara en su provecho lo esencial del poder de una institución como la Iglesia, tan celosa de su autoridad. Es un caso excepcional, ya que muchas otras familias fracasaron al intentar lo mismo. En 1688 hay 3 hermanos Sarmiento; uno de ellos —¿quizás el mayor?— es laico y administra la hacienda azucarera de Autlán, en donde es vicario su hermano, bachiller. Las esperanzas de la familia están puestas en el licenciado Francisco Sarmiento, abogado de la Audiencia y que solicita entrar al capítulo. Hay además un número “incierto” de hijas, todas menores de edad, y entre ellas al menos una está a punto de profesar en Santa María de Gracia.13 Don Francisco Sarmiento fracasó en 1692: no pudo ser canónigo, ocupó durante un tiempo las funciones de secretario de gobierno en el obispado, y se retiró en 1699 —sin duda muy amargado— a la población de Ameca, en donde fue cura: la estrategia no dio resultado.14

  • 15 ASMG, libro 2 de sepulturas, fol. 129v.

13¿Qué llevó a las 3 hermanas Páez a querer entrar por la puerta grande al convento de Santa María? Puede haber sido la esperanza de la protección pacificadora de la Iglesia y la clausura contra un siglo de bronce, tanto más rudo para ellas, huérfanas “de sangre mezclada”; o bien, la preocupación por ascender socialmente... a menos que no sea el fervor unido a la gratitud hacia una institución que tanto había favorecido a su padre —que fue uno de los protegidos del capítulo. Y en el caso de José Gutiérrez de Velasco, ¿sería que quiso asegurarse intercesores eficaces en el más allá, y por ese motivo “colocó” a sus 4 hijos, uno como presbítero, el segundo jesuita, el tercero franciscano y el cuarto agustino? Y si no llegó a establecer a su hija como monja —quizá pensaba en Santa María de Gracia—, fue sin duda porque se lo impidió la muerte.15

  • 16 Testamento de Joseph de Alcarazo en AIPG, Hernando Enríquez del Castillo, t. 2, fol. 93-94. Testam (...)

14Hay motivos más difíciles de discernir. Por ejemplo, don Pedro de Arcarazo hace entrar a 2 de sus hijas a Santa María de Gracia, tal vez para desinteresarlas de la herencia y no fraccionar unas tierras aparentemente no muy grandes en la región de Amula-Autlán. Esta táctica había tenido éxito en la generación anterior: en 1652, José de Alcarazo (sin duda hermano del anterior), novicio en San Francisco, redacta su testamento antes de pronunciar los votos definitivos, y lega lo esencial de sus bienes a su madre, para que ella los reparta en la familia.16

  • 17 AIPG, N. del Castillo, t. 3, fol. 46.

15Para terminar, el caso más notable, el de la familia Vidarte y Pardo, de gran relevancia social en Guadalajara a finales del siglo xvii: don Pedro de Vidarte y Pardo fue cura del Sagrario, al mismo tiempo 7 de sus hermanas pronunciaron sus votos en Santa María de Gracia y otra, casada, murió en olor de santidad en Puebla, víctima de sus penitencias. Su viudo tenía que seguir el ejemplo... y don Pedro Hurtado de Mendoza, de la orden de Santiago, llegó a ser licenciado y presbítero.17 Sería demasiado simple etiquetar esta situación de la familia Vidarte y Pardo como “estrategia patrimonial”. Otros muchos factores intervenían, sin duda alguna: emulación y competencia con otras familias de alta posición social, tradición familiar, piedad profunda fomentada por una esmerada educación. Mota Padilla escribe a propósito de la familia:

  • 18 “Pues era la casa el dechado que los demás padres de familias deseaban imitar, y así lograron en l (...)

“La casa era el modelo que los otros padres de familia querían imitar, y así lograron en los hijos el fruto de los cuidados con que los educaron”.18

  • 19 Sobre el presbítero Alcarazo véase AIPG, T. de Ascoide, 1692, fol. 265 y 270.

16Otra finalidad tenían también esos “injertos” masivos de algunas familias en el tronco eclesiástico, y era la de poder infiltrar la red de la Iglesia y su poder; hermanos, hermanas y primos se impulsaban y sostenían. El caso notorio de los Gómez de Parada lo repiten los Alcarazo, en un nivel más modesto pero igualmente claro: al final del siglo, dos hermanas religiosas en Santa María de Gracia, su tío (?) fray José de Alcarazo ha sido ya dos veces provincial de los franciscanos de Jalisco, y el licenciado y presbítero don Pedro de Alcarazo,19 pariente sin duda, ocupa un puesto clave como mayordomo de la catedral y de Santa María de Gracia, simultáneamente. En este mundo cerrado los recién llegados y los aislados no tenían éxito.

  • 20 Cf. AIPG, T. de Ascoide, t. 2, fol. 4r.

17Parece que estamos ante un predominio de la importancia de las vocaciones “familiares” y una baja de las individuales. No podría ser de otra manera si desde la adolescencia se impulsaba a los hijos en esa dirección. Al morir el “escribano de la real hacienda” Lorenzo de los Reyes Servantes, 4 de sus 5 hijos mayores —entre los 16 y 24 años— habían ingresado ya en alguna orden: el camino estaba trazado para los menores.20

Los obispos: “gachupines” criollizados

18En la cumbre está el obispo. Presentado por el rey, investido por el papa, parecería que este doble padrinazgo reforzaba su autoridad; de hecho, lo que cuenta es la decisión real, y la aprobación pontificia era sólo fórmula, tanto así que el prelado ordinariamente se embarcaba hacia el Nuevo Mundo antes de recibir la bula pontificia. Con mucha frecuencia, el monarca utiliza al obispo como a cualquier funcionario y lo manipula como un contrapeso frente al poder laico o bien lo utiliza en el ajedrez colonial porque lo considera más libre frente a las fuerzas sociales enfrentadas en el terreno político. El rey espera del obispo que asuma el papel de informante. En fin, el prestigio político y social inherente a la función episcopal, más que sostener al obispo, lo perjudica, ya que lo hace presa de jugadas contradictorias para las que no está preparado de ordinario.

19Eso, en cuanto a la función; en cuanto al hombre hay que reconocer que, a pesar de los defectos que hayan tenido, los obispos de los dos primeros siglos de la colonia inspiran respeto por sus cualidades morales e intelectuales. Basta con mencionar el espíritu de caridad que los anima, la inteligencia clara y el valor de Mota y Escobar, el rigorismo apasionado de don Juan de Santiago de León Garabito, dos personalidades que dejaron profunda huella en el episcopado de la Nueva Galicia en la “época alta” colonial. Aunque algunas veces su entorno aparece dudoso, sus vidas privadas son generalmente irreprochables; el desafortunado episodio —que permanece como misterio— de don Juan Sánchez Duque de Estrada, víctima de escritos calumniosos —“pasquines”, dice su contemporáneo Tello— que aceleraron su muerte, no basta para alterar nuestro juicio.

  • 21 AIPG, Hernando Enríquez del Castillo, t. 2.
  • 22 AIPG, Hernando Enríquez del Castillo, t. 1, 1641, fol. 42.

20No obstante, estos obispos tenían también sus debilidades, y muy reales: dejando a un lado sus temperamentos abruptos que los puso en situaciones difíciles frente a la autoridad laica, si es que no desembocaban, como en fray Pedro de Ayala, en una franca incompetencia, detengámonos más bien en otro rasgo típico de la época: el nepotismo, el favoritismo, del que no se libraron los obispos, como tantos otros poderosos. Así, don Juan López de Miranda y Belasco llegó con el equipaje del obispo Duque de Estrada; se había casado con una sobrina del prelado, cuando éste era un simple cura en España (recibió en esa ocasión 500 ducados castellanos con lo que el eclesiástico dotaba a la sobrina); la Nueva España decepcionó a López de Miranda, a pesar de haber obtenido ya un puesto de alcalde mayor, y en 1641 proyecta su regreso a España con su esposa. Como “regalo” de despedida, el obispo le dio 6 000 pesos y todavía añadió una esclava;21 hay que saber que este donativo representaba casi un año de los ingresos del obispo que ya para entonces llevaba tres años y medio como titular. Más modestamente, don Juan Ruiz Colmenero, en 1652, donó a dos sobrinas originarias de Toledo 2 000 pesos en reales. 22

  • 23 A lo largo del primer siglo de la colonia se generaliza la preponderancia de los religiosos: hubo (...)

21El promedio de edad para la presentación del obispo es relativamente alto: 49 años. Esto se mantiene, con excepción de la segunda mitad del siglo xviii, en que el obispado parece ser “inicio de carrera” para jóvenes talentosos, como don Manuel Fernández de Santa Cruz con 35 años, don Juan León de Garabito con 36. Como era de esperarse, todos los obispos son de orígenes prestigiados, “de antiguo abolengo”, como dicen algunas veces sus biógrafos. La excepción sería el frágil Sánchez Duque de Estrada, proveniente de familia muy modesta. Aunque predominan los que vienen del clero secular, hay también buen número de religiosos: de los 8 primeros titulares efectivos, la mitad son religiosos:23 franciscano, dominico, benedictino y mercedario. Aunque con logros muy diversos: uno de ellos fue prácticamente expulsado de su obispado, otro prefirió renunciar a él después de ocho años de gobierno. En general, cuando el prelado tapatío llegaba a su capital, tenía ya iniciada una carrera completa —más los religiosos que los del clero secular. En la mayoría de los casos había un doctorado aprobado, ejercicio de funciones importantes y desempeño de responsabilidades: chantre, deán, algunas veces hasta general de su orden (como fray Juan del Valle) y oidor de la Audiencia de Guadalajara. Hay que señalar, sin embargo, que, de todos, solamente un titular había sido ya obispo efectivo: don Leonel de Cervantes y Carbajal, primero, en 1620 prelado de Santa Marta, después, en 1625 de Santiago de Cuba, enseguida noveno titular efectivo de la Nueva Galicia, para pasar en 1637 a la sede de Oaxaca; carrera episcopal nutrida y totalmente americana (aunque había efectuado parte de sus estudios en Salamanca y Sigüenza).

  • 24 A. C. van Oss, “Comparing colonial bishopries...”, p. 60.

22A finales del siglo xvi y en las décadas siguientes la Iglesia, clave de promoción social y dispensadora de riqueza y prestigio, fue el escenario de las luchas de clanes, en su forma más estructurada; y por “clanes” entendemos criollos y peninsulares. Entre los 15 titulares que gobernaron efectivamente la diócesis, sólo hay tres nacidos en América, más exactamente en la Nueva España. Aparentemente la proporción es clara: el nivel superior de la casta sacerdotal está ocupado, monopolizado casi por “gachupines”. De hecho, al estudiar el pasado de los obispos surgen matices dignos de tomarse en consideración: Mendiola, aunque de origen peninsular, debía sentirse muy vinculado a los criollos, ya que llegó a la Nueva España a los 21 años, obtuvo allí sus grados universitarios, y no abandonó nunca la tierra americana, en la que murió. La mayoría de los prelados “gachupines” tenían ya una experiencia más o menos larga del medio, y algunos habían hecho en América buena parte de su carrera. En total, sólo hay seis obispos que parecen haber sido promovidos sin conocimiento ni experiencia de América, y esto conduce a dos observaciones: con excepción de Pedro de Ayala, los otros cinco se sitúan precisamente en los dos últimos tercios del siglo xvii, todos son canónigos de catedrales españolas (Alcalá de Henares, Ciudad Rodrigo, Murcia, Segovia, Badajoz), y llegan uno tras otro a la sede episcopal tapatía. Como si este episcopado de pronto se hubiera convertido en providencial salida para capítulos influyentes, pero empobrecidos, de la España “post siglo de oro”.24 Se da entonces una verdadera “cacería” de obispados americanos, por parte de los canónigos peninsulares más hábiles o mejor relacionados en la corte.

El capítulo, elemento clave

23Este príncipe de la Iglesia, el obispo, se apoya en su senado, elemento de influencia preponderante, cuyo lugar es esencial, no sólo para el gobierno de la diócesis, sino también para la vida económica y social de la ciudad. La función original del capítulo es asegurar el esplendor del culto divino en la catedral, para lo cual le ayudan el maestro de ceremonias, los capellanes de coro, multitud de cantares, músicos, monaguillos y otros ministros (sacristanes, “campanero”, “perrero”); en particular, los miembros del cabildo debían celebrar diariamente la misma y recitar en el coro las horas canónicas (Oficio Divino). También en forma colegiada aconsejaban al prelado en asuntos importantes, aseguraban una buena administración en lo tocante a las finanzas de la Iglesia, no solamente en lo referente a la catedral (rentas de diezmos, hipotecas, aniversarios y otros ingresos), sino también en lo que concernía a otras instituciones (convento de Santa María de Gracia, hospital de San Miguel, capillas, cofradías...).

24En caso de sede vacante el conjunto de la función de autoridad recaía en el capítulo; esto era relativamente habitual teniendo en cuenta la avanzada edad de algunos titulares, las promociones, la lentidud de la administración y más que nada lo difícil y tardado de los transportes; el siglo xvi ejemplifica singularmente esta situación, ya que hay solamente 31 años de “presencia de obispo” y 22 de sede vacante.

  • 25 ASMG, libro 1 de bautismos, matrimonios y sepulturas, fol. 190r.
  • 26 “Historia”, pp. 282-285; E. López, “Libros de Actas...”, pp. 348 y ss. Las dos listas deben comple (...)

25En conjunto, de los 153 primeros años de la Iglesia tapatía, hay 37 de sede vacante, lo cual no tiene nada de excepcional, ya que la catedral de Caracas tiene sede vacante 75 años de los 277 que van de 1531 a 1808. A nivel individual, los miembros del capítulo podían ser investidos de funciones diversas, en particular en los dominios de la enseñanza y de la ortodoxia: por lo menos hasta 1626 aparece entre los canónigos un “mastrescuela”,25 y varios de los comisarios del Santo Oficio eran parte del cabildo. El prestigio que les daban esas funciones, su sabiduría y su riqueza es otro elemento que explica el papel predominante del grupo de canónigos en la ciudad: los vítores de los candidatos a las “canonjías de oficio” ponían a la ciudad en ebullición... De ahí el interés que presenta el estudiar detalladamente sus orígenes. En lo que toca a Guadalajara, esa investigación es posible a partir de las dos listas de nombres, una elaborada por Mota Padilla y la otra por Joaquín Pizano, hacia mediados del siglo xix.26

26Puesto que el patronato real abarcaba la “presentación” de todos los eclesiásticos, se puede afirmar que los miembros del capítulo, de hecho, eran nombrados por el rey, según las modalidades definidas en la “Cédula Magna” de Felipe II y que aparecen también en las Leyes de Indias (libro I, título VI, leyes 4, 15, 19): tan sólo las canonjías de oficio (en Guadalajara había dos, la doctoral y la magistral, antes del final del siglo xvii) suscitaban verdaderos concursos entre candidatos (ley 7). En esas condiciones es lógico deducir que la intriga era el único medio de acceder a lo que para muchos era un pedestal; también, que los peninsulares estaban en abierta situación de ventaja.

  • 27 “He omitido la expresión de la patria de donde fueron todos los dichos prebendados, y lo hubiera h (...)

27Pero las cosas no son tan sencillas como parecen; la única forma de llegar a una certeza será conociendo el origen geográfico de un número sufiente de prebendados. Por lo pronto, reconozcamos modestamente, con Mota Padilla, que es un acercamiento difícil.27

  • 28 “Debe gloriarse Guadalaxara de haber tenido más de veinte, y especialmente han sido dueños de la c (...)

28Sin embargo, el mismo Mota Padilla añade que la ciudad ha sido el origen de más de 20; 28si su lista contiene un total de 95 canónigos, entonces más de la quinta parte son auténticos tapatíos en el siglo xvi y en el xvii.

  • 29 Cf. J. F. Schwaller, “The secular clergy in sixteenth century México”, p. 238.

29De nuevo, el caso de Guadalajara no es excepción: en la ciudad de México, hacia 1590, de los 25 canónigos de la catedral, entre 14 y 20 eran criollos.29 Hay varias razones que lo explican: la ley 19, del libro I, título VI, especificaba que los prelados debían mandar a España, con cada flota, no solamente una lista de prebendas vacantes, sino también los nombres de los sacerdotes beneméritos; además, como lo sobrentiende Mota Padilla, las dos canonjías “de oficio” eran como el trofeo de la Nueva Galicia, dadas las circunstancias que rodeaban la elección de los titulares a través de un concurso supervisado por las autoridades locales.

  • 30 AGI, Guad., leg. 1. AGI, Guad., 56.
  • 31 Garibi, Historia, t. 2, p. 135.

30En fin, se puede pensar que la pobreza de la diócesis30 protegió mucho tiempo al capítulo tapatío de una marejada proveniente del otro lado del Atlántico.31

  • 32 El bachiller Bartolomé Sabina pasó directamente del curato de S. Juan Mistepeque, donde era “benef (...)

31El arraigo del capítulo en el suelo de la Nueva Galicia se debió a su asombrosa estabilidad y al ascenso tan lento de las carreras en el seno mismo de la sala capitular. Los pocos casos de curricula que fue posible reconstituir lo demuestran: durante el siglo xvii sólo hay un dignatario que llegó como caído del cielo, sin recorrer la escala normal. Todos los demás hicieron la carrera, en más o menos tiempo, en el capítulo tapatío; 32en general, esto pedía mucho tiempo: los 5 prebendados que recorrieron en su totalidad desde el escalón inferior (“racionero”) hasta la cima (“deán”) emplearon en promedio 20 años.

  • 33 Creación de la “canongía magistral” (1672-74), cf. Condumex, C.R., núm. 96 del 12-8-1672.

32Pero a partir de las canonjías “de oficio” al final del siglo,33 aparecieron dos tipos diferentes de carrera: una, larga y truncada, que casi nunca llegaba a los niveles superiores de las dignidades; la otra más rápida, desembocando en el cargo de deán. Un grupo replegado en sí mismo, inbuido en sus privilegios, tapatío por origen o por adopción... y en casi todos los casos habiendo conquistado a la fuerza los grados universitarios en México, y hasta en España.

CUADRO V. TÍTULOS UNIVERSITARIOS DE LOS CAPITULARES AL INICIAR LA CARRERA (1620-1700)

CUADRO V. TÍTULOS UNIVERSITARIOS DE LOS CAPITULARES AL INICIAR LA CARRERA (1620-1700)

Fuente: E. López, “Compendio de los libros de Actas”.

33Este cuadro requiere algunas aclaraciones; es posible que algunos “racioneros” hayan podido subir al mismo tiempo los escalones universitarios y los peldaños capitulares, y esto no lo tiene en cuenta el cuadro. Sin duda los que lo hicieron así fueron aquéllos carentes de títulos al comienzo de la carrera. Un esbozo de periodización del cuadro permitiría notar progresión en el nivel de los diplomas, en especial para el último cuarto del siglo. Por último, lo que aparece muy claro es la fuerte homogeneidad de este grupo constituido por la élite universitaria: el 62.5% pertenecen a los tres grados superiores. Por supuesto, no siempre fue así, en los tiempos heroicos del siglo xvi algunos no sabían siquiera leer latín.

34¿Habrá un elemento nuevo de diversidad al estudiar el origen social de los titulaes de la prebenda? Es dudoso, más bien volveremos a encontrar a nuestras “familias sacerdotales”.

  • 34 Cf. J. Palomino y Cañedo, op. cit., p. 239.
  • 35 Es cierto que un siglo antes Hernando Díaz de Aguero, canónigo de Guadalajara, era también sobrino (...)

35Buen lugar ocupan las familias de letrados, cuyo prestigio y tradición universitaria tenían que florecer en el seno del capítulo. La mayoría de las grandes familias notariales tuvieron ahí representantes: el canónigo Fernando de Venegas es hermano de Andrés de Venegas (notario en los años 1606-1625); en este caso, llegó primero el capitular puesto que hizo venir a Andrés desde la lejana España, pero después el sobrino Rodrigo de Angulo se unió también a la augusta compañía.34 El bachiller Alonso de Orendáin es sin duda alguna uno de los hijos del notario Francisco de Orendáin. Merece atención especial el caso de la familia Rubio Félix: el padre, Diego Rubio, inició su carrera como mayordomo de la catedral, hizo fortuna y compró en 1603 un cargo de notario; al morir, en 1619, deja tres hijos, dos de ellos clérigos: uno de ellos, el bachiller Pedro Rubio Félix, llega a ser “racionero” en 1673, siendo ya de edad avanzada:35 instrucción, talento, éxito social y servicios prestados desembocan en la sala capitular, aunque sea tardíamente.

  • 36 BPEG, Archivo civil, 4-11-48. AGI, Guad. 11.
  • 37 Serrera, op. cit., pp. 122 y 160; y Amaya, Ameca... appendice, p. 16.

36Por lo que respecta a los grados superiores —familias de oidores o de oficiales de finanzas— no es tan fácil encontrar ejemplos, dado que su presencia en el medio capitular es menor que la de otras familias de menos categoría social, por lo menos hasta el fin del siglo xvii: en los últios años encontramos uno de los primeros casos, con la familia Miranda Villaissan, cuando don José era fiscal de la Audiencia y don Antonio canónigo;36 en años posteriores, en 1721, Sebastián Feijoo, hijo del oidor don Francisco de Feijoo, y licenciado, entró a su vez al capítulo. Nuestra opinión es que había tres razones para explicar esa ausencia: la pobreza de la Iglesia de la Nueva Galicia, pobreza que se mantuvo durante décadas, hizo que esa familias buscaran prebendas más lucrativas, como las de México: tal fue el caso de don Juan de Pareja y Rivera, hijo y cuñado de oidores tapatíos.37 Otra razón sería el escaso número de altos responsables y, por último, la inestabilidad geográfica de estas familias siempre sujetas a nombramientos que los hacían dejar la ciudad.

  • 38 R. Serrera, op. cit., p. 160, referente al licenciado Miranda Villaissan, y Amaya, op. cit., p. 10 (...)
  • 39 “Gobernadores que vienen desos reynos de Castilla vienen pobres y traen a todo su linage consigo.. (...)

37La tierra y las propiedades en bienes raíces urbanos aparecen como garantía de perennidad, aunque engañosa; representantes típicos son los Casillas —propietarios de terrenos y construcciones urbanas, o de encomiendas—, los Porres —fundadores de uno de los primeros mayorazgos en la Nueva Galicia—, los Arriola —establecidos en Autlán y Ameca— 38 y hasta el archidiácono licenciado Antonio Miranda Villaissan, que heredó a principios del siglo xviii dos importantes haciendas de la cuenca de Ameca, “El Cabezón” y “La Vega”. La presencia del comercio entre los capitulares es más bien escasa, con excepción de su intermedio entre 1660 y 1690; las dinastías de comerciantes son cortas y prefieren el mostrador a la facultad de teología; tal vez, también se sienten aisladas a pesar de su poder económico y les es muy difícil forzar el cerco de esta academia cerrada que es el capítulo: al menos, eso se puede deducir del tumulto de 1692, cuando el intento de los mercaderes para imponer a su candidato se frenó con la explosión de cólera de “los de la tierra” y el fracaso de la Audiencia, unida los comerciantes.39 esta vez a los comerciantes.

  • 40 “Gobernadores que vienen desos reynos de Castilla vienen pobres y traen a todo su linage consigo.. (...)
  • 41 “Hijo [el padre] del mercader más rico y poderoso que ha habido en esta ciudad de Guadalaxaja, sie (...)
  • 42 El licenciado Marcos de la Peña puede ser considerado como antiguo servidor del capítulo, pues ya (...)

38Este conflicto nos revela que la brecha tradicional entre “gachupines y comerciantes” de un lado y criollos “beneméritos” del otro se deja sentir hasta en la sala capitular... y en algunos casos en su interior. Ese parece ser el caso de los conflictos entre el arcediano Diego Flores de la Torre y el obispo don Francisco Verdín de Molina, originario de Murcia, de cuyo lado estaba la “dinastía” de la Peña. El arcediano aparece como el tipo clásico del criollo, descendiente “por los cuatro costados” de conquistadores, adversario a muerte de los gobernadores peninsulares que venían a enriquecerse con todo y su linaje, defensor a ultranza de los nacidos en esta tierra. En su “informe de causa propria” que manda al Consejo revela el conflicto con el obispo; don Francisco, en nombre de la moral cristiana en vigor en Europa, y habiendo llegado poco tiempo antes de España, quiere obligar a un hermano del capitular a casarse con una “india viuda y su tributaria”, que es su concubina. Diego Flores de la Torre se opone, pretendiendo que “se casasse con igual suyo”.40 En cuanto a su rechazo hacia los de la Peña, padre e hijo, tal vez se explica por las características dudosas de estos eclesiásticos, pero sobre todo por las rivalidades, la irritación del noble frente a hombres sin alcurnia ni letras (“sin letras ningunas”), comerciante e hijo de comerciante, de moralidad cuestionable.41 Cuando el padre se ordenó sacerdote rompió brutalmente —al menos en teoría— con su condición de comerciante, y don Bartolomé llegó al capítulo tanto en calidad de “hijo de sacerdote” como en la de “nieto de mercader”; más tarde, el licenciado Marcos ya convertido en “racionero” era el padre del deán, y ya no el antiguo comerciante que veinte años antes estigmatizara al arcediano Diego Flores de la Torre.42

  • 43 E. López, “Libros de Actas”, p. 139.
  • 44 E. López, op. cit., p. 353.

39Por último, hay entre los capitulares un grupo modesto, el de los viejos servidores a los que se quería recompensar al final de su carrera: éste parece ser el caso del primer “racionero” del capítulo, el padre Pablo Castante Herrera, que tomó posesión de su cargo y prebenda el 27 de enero de 1598 sin tener después ninguna otra promoción. En 1611 el capítulo decía de él que había servido a la catedral durante más de 36 años en diversos empleos.43 Otro servidor, el licenciado Francisco Gil de Trujillo, fue médico del capítulo y canónigo hacia 1620.44

  • 45 Cf. AGI, Guad. 40, exp. 49.

40Todavía en el siglo xvi el capítulo tenía un cierto aire turbulento, a semejanza del mundo en gestación que lo veía nacer, pero después todo parece indicar una evolución radical hacia el carácter venerable del grupo. Los ascensos siguen siendo tardíos, aunque la aspiración al cargo se dé en plena juventud: recién salido de la universidad de México don José Gutiérrez de Espinosa —de las mejores familias de Guadalajara a pesar de las huellas de “gran negocio”— presenta su “memorial” para obtener una prebenda; esto sucede en 1695, y sólo hasta 1730 recibe la recompensa a su paciente espera... muy tarde ya para que considerara posible otra promoción.45

Los religiosos

41Los libros que asientan las “profesiones y tomas de hábito” del convento de San Francisco contienen con frecuencia los mismos apellidos que se han mencionado: Orendáin, Cordero, o bien otros todavía más conocidos, como Ávalos y Saavedra, ligado a una de las encomiendas más antiguas e importantes en la Nueva Galicia, Enríquez del Castillo (familia notarial), Flores de la Torre, Ponce de Villavicencio. Las familias terratenientes y de profesión liberal dominan también aquí, por lo menos cualitativamente. Sin embargo, hay apellidos oscuros de pequeños comerciantes o artesanos tapatíos, para quienes el tener uno o varios hijos en la orden franciscana era, por un lado, signo de promoción social, y por el otro una forma de frenar el empobrecimiento resultante de la fuerte presión demográfica. Las tres familias tapatías que lograron tener a dos de sus hijos en el convento eran hogares modestos, con muchos hijos; la familia de Diego

  • 46 Garibi, Recopilación, pp. 53-131.

42Chavarín y María López, con 5; la de Cristóbal de Andrade y María Chava-rín, con 7. Hay una ausencia notable: ningún apellido de grandes comerciantes; tal vez porque su riqueza imponía la necesidad de tener gente de confianza en la administración, y también porque los ideales de esta orden pobre y mendicante estaban muy lejos del concepto y la práctica de la vida que ellos tipificaban.46

  • 47 Más que con los “vecinos” españoles (en escaso número), hay que relacionar a los novicios de Ahual (...)

43“Dinastía terrateniente” no necesariamente significa medio rural, y bien lo demuestra el estudio del origen geográfico de los novicios de San Francisco: en el periodo comprendido entre 1640 y 1699, las dos capitales, México y Guadalajara, proveen el 47.4% del total de novicios, mientras que una cantidad considerable proviene de grandes poblaciones activas del suroeste del actual estado de Jalisco, como Ahualulco, Cocula y Autlán.47 Hay también postulantes del Bajío, específicamente de Querétaro, y esto podría explicarse por el impacto urbano en esa zona de auge demográfico y agrícola, a pesar de estar alejada de Guadalajara. En comparación, la importancia de los nacidos en Zacatecas aparece muy reducida, reforzando una constante del siglo xvii en la Nueva Galicia: la progresiva ruptura del conjunto en dos células autónomas.

  • 48 Morales, op. cit., p. 73. El periodo de observación que abarca este estudio es el conjunto del sig (...)
  • 49 A. López, “Misiones”, en Est. Hist., enero de 1960, p. 17.
  • 50 Sobre la alternancia y sus problemas, consúltese M. Cuevas, Historia de la Iglesia en México, Méxi (...)

44Es de mucha importancia el predominio de la región de Guadalajara, al incorporar hasta las provincias subordinadas del suroeste, la costa de Nayarit y de Jalisco: todo eso abarcaba la provincia franciscana de Santiago. Tanto más cuanto que el número de “hijos de la provincia” (españoles-peninsulares que tomaron el hábito en la provincia) sorprende por su escaso número: a penas 5.6% del total, siendo que en la provincia vecina del Santo Evangelio llega a 31%.48 ¿Sería que la pobreza tan conocida del norte, su alejamiento, contribuían a mantenerlo como un recinto cerrado? Eso parece decir entre líneas el procurador general de la provincia de Xalisco en la memoria que dirige a la Audiencia en 1633, sobre el espinoso tema de la falta de religiosos.49 El principio de alternancia se adoptó desde 1613 en la provincia del Santo Evangelio según la regla de la “ternativa” —compartir responsabilidades entre españoles, criollos e “hijos de la provincia”—, pero hasta 1618 se decidió para la provincia de Santiago, en el capítulo general de Salamanca, y el 19 de noviembre de 1619 se adoptó en el diffinitorio realizado en el convento de Zapotlán, para poner fin a las intrigas y rivalidades de los religiosos. La escasez del quórum obligó entonces a una simplificación saludable, modificando un tanto las disposiciones tomadas en la provincia vecina y limitando así los riesgos de fricciones. El conjunto de estas disposiciones se ratificó más tarde, en el diffinitorio de Guadalajara, el 31 de julio de 1620.50

  • 51 “La molestia de los empetros de personas de respeto de la ciudad”, cf. Mota Padilla, Historia, p. (...)

45La oposición entre españoles y criollos amenazaba la buena marcha de las elecciones, pero esta oposición perdió vigor a lo largo del siglo xvii, primero por la regla de la alternancia y después por la superioridad aplastante de los autóctonos; el verdadero obstáculo fue la presión externa de los poderosos, a tal punto que los franciscanos preferían tener sus “conclaves” en poblados indígenas, por ejemplo Sayula, más bien que en las ciudades de españoles, sobre todo Guadalajara, en donde estaban a merced de muchas solicitaciones.51

  • 52 AIPG, N. del Castillo, t. 6, fol. 71-76.
  • 53 AIPG, J. Ramírez, t. V, fol. 120.

46Por lo que respecta a las religiosas, es decir, las dominicas de Santa María de Gracia, sólo disponemos de un material muy reducido, algunos testamentos redactados por las novicias la víspera de pronunciar sus votos. La dote que se exigía a las monjas “de velo y voto”, 3 000 pesos, es semejante, superior incluso, al promedio de las dotes tapatías en la misma época y, sobre todo, la Iglesia era menos acomodaticia, más puntillosa que algunos yernos que tenían que esperar para recibir las cantidades prometidas; además, a los gastos de dote, equipo, recepción, había que añadir la renta extraordinaria que las mejores familias daban a sus religiosas “para ayuda a [sus] nezesidades religiosas”; era cuestión de prestigio que la monja tuviera el suficiente decoro; eso es lo que piden, por ejemplo, las dos hijas religiosas a su padre, el capitán Juan Ruiz Galindo, vecino de Tuscacuesco; la petición se hace antes de pronunciar juntas sus votos en Santa María de Gracia. Cierto es que en el futuro, como lo garantizan los testamentos de las dos hermanas, la casi totalidad de las sumas recibidas volverían al gremio familiar, pero no obstante esa previsión, en el momento mismo la situación era más ruinosa que en el caso de un buen matrimonio, en especial para el viejo capitán, que tenía pocas esperanzas de sobrevivir a sus hijas.52 En cuanto a los 3 000 pesos de la dote, la costumbre del convento exigía que permanecieran como su propiedad después de la muerte de la religiosa.53

  • 54 AIPG, J. Ramírez, t. 2, fol. 119-129.
  • 55 AIPG, J. Ramírez, t. 5, fol. 27-32.

47De nuevo la familia Vidarte y Pardo aparece como el ejemplo más extraordinario y más aleccionador, ya que demuestra que no había reglas generales ni para la cantidad de la dote, ni para su posible retorno al patrimonio familiar. El 11 de julio de 1683 el presbítero don Pedro Vidarte y Pardo se vio obligado a hipotecar los bienes familiares (“haciendas de ganado mayor y labranza” en la jurisdicción de Isatlán casi todas), para poder pagar 7 dotes correspondientes a sus 7 hermanas, religiosas de Santa María de Gracia: 1 de 9 000 pesos, 3 de 8 000, 2 de 6 000, y 1 de 1 000 pesos. Seis de esas dotes, después de la muerte de las beneficiarias, volverían a la familia (“al trunco de los bienes de los dichos mis padres”), y una sola (la de 6 000 pesos) quedaría definitivamente enterrada en la Iglesia debiendo servir para fundar capellanías. Aunque tratándose de jóvenes, era muy remoto que regresaran a la familia esos miles de pesos, y si lo hacían sería cuando ya sus padres hubieran muerto. Mientras tanto, tan sólo para el mantenimiento de sus familiares monjas, el presbítero tenía que entregar cada año la bagatela de 2 300 pesos.54 Tratándose de religiosas profesas, es posible que esa suma fuera la renta extraordinaria, o que hasta se aumentara esa cantidad. En este caso, cada año habría 3 300 pesos que pasarían de las tierras del clérigo a los bienes de Santa María de Gracia. El patrimonio no podía enfrentar esa sangría anual: en 1688 los acreedores se impacientaban, el primero de todos Agustín de Gamboa; se ordenó el embargo... La familia hizo un intento desesperado, y el cuñado, don Pedro Hurtado de Mendoza, se presentó como aval, en nombre de sus hijos, garantizando el pago de las hipotecas desde Puebla, en donde residía; pero la operación no podía tener éxito,55 y los Gamboa —Agustín y su sobrino— salieron ganando.

  • 56 Diego P. de Rivera, 1666, fol. 456 y ss.

48En estas condiciones no se puede afirmar con certeza que el convento haya sido esencialmente el refugio de las hijas de familia honorable pero empobrecida o de hijas menores sin dote. Al contrario, según se desprende de las actas que pudimos consultar, aparecen tres perfiles diferentes entre las que ingresaban a Santa María de Gracia: ante todo, las religiosas provenientes de familias ricas, habiendo ingresado muy jóvenes al convento, por vocación y/o por tradición familiar. De nuevo, el ejemplo nos lo da la familia Vidarte y Pardo: la hija del capitán Pedro Vidarte y Pardo, minero del real de Amajaque, tiene a su servicio en el convento nada menos que tres esclavas. Los casos evocados —familias Alcarazo, Ruiz Galindo, Vidarte y Pardo— prueban la presencia predominante de las familias terratenientes; podríamos añadir que esos casos afirman la supremacía del oeste de la Nueva Galicia, de Autlán a Compostela (englobando su anexo de las provincias subordinadas). Las tres fuentes de riqueza, ganado, plata y azúcar, habían corrido en abundancia para algunas familias provincianas ricas y ávidas de notoriedad: como la familia Mora (cuya fortuna comenzó con el padre, Diego, y una de cuyas hijas, doña Tomasa de Cueba, entró al convento de Santa María de Gracia), arraigada en la región de Compostela, orgullosa de su ingenio azucarero y de su “hacienda de sacar plata”, y proclamando que eran las más “valiossas y quantiossas” del nuevo reino.56 Pero el predominio de las familias terratenientes se explica sobre todo por razones prácticas; ante la imposibilidad de desmembrar un patrimonio constituido por tierras y haciendas, era mejor —como lo afirmaron los herederos de Mora— sacrificar una vez los 3 000 pesos de una dote y suprimir a una heredera en potencia.

49Vienen después las religiosas de familia honorable pero con menos fortuna, y que se veían obligadas a contar con la generosidad de algún pariente rico para suplir lo magro de su herencia. Curiosamente, los dos ejemplos más claros nos llegan de Autlán, de religiosas de las familias Sarmiento y Arcarazo. Algunas veces la búsqueda de donadores generosos se sale del cuadro familiar, y todos los medios son buenos para completar la cantidad requerida por el convento.

  • 57 Respecto al organista, cf. AIPG, N. del Castillo, t. 3, fol. 229; véase también el testamento de v (...)

50No hay que olvidar a la tercera categoría, de edad madura, el grupo de viudas que encontraban en la clausura descanso, protección y calma necesaria para los últimos años de su vida; generalmente su patrimonio era suficiente para abrirles las puertas del convento, ya que había crecido a lo largo de los años, ya sea por herencias diversas, ya sea por una vida de trabajo.57

  • 58 Cf. AIPG, concerniente a la dote de María de Aguilar, de Cocula, J. Ramírez, t. 5, fol. III; cf. D (...)
  • 59 Jusepa de Sandoval, cf. AIPG, Diego P. de Rivera (1651), fol. 19-20r; la madre Ana de Jesús, AIPG, (...)

51Aparte, perteneciendo a un mundo totalmente diferente, hay que mencionar a las religiosas legas y a las begüinas: grises, pobres, es decir, más cerca del verdadero llamado religioso a una vocación de entrega que las jóvenes “patricias” o las maduras matronas ya descritas. Jusepa de Sandoval logró reunir los 500 pesos exigidos como dote para entrar como religiosa lega de Santa María, pero lo pudo hacer gracias a que solicitó la caridad de varios tapatíos. Y éste fue un caso excepcional, quizá justificado por circunstancias morales especiales, porque en realidad la dote de “medio velo” o “velo blanco” era de 1 500 pesos.58 La madre Ana de Jesús, begüina de Santa Teresa, murió en la pobreza total: ella misma dice “tan sumamente pobre”, sin más bienes que algunas estampas, su cama, un colchón y dos sábanas. 59

Un clero a la medida de su época

  • 60 “Honvre muy practico e cursado en las cosas desta tierra y en la guerra”, J. Palomino, op. cit., p (...)
  • 61 Como la del 20 de junio de 1634: “que ningún capitular entre en el coro ni el cabildo con baculo, (...)
  • 62 “Entraron catorse o quinse frailes por la puerta de la iglesia, los dos dellos con garrotes en las (...)

52Gaspar de Contreras, canónigo conquistador, pertenece de lleno a su tiempo. En 1580 siguió al doctor Orozco en su expedición “llevando armas y caballos”, y se le presentaba como experto en materia militar.60 Como parte de un capítulo a menudo turbulento estaba en un lugar que le correspondía; sólo hay que recordar las prohibiciones reiteradas (y, por lo tanto, ignoradas) sobre la introducción de armas al coro de canónigos.61 Los franciscanos provocaron un tumulto el 5 de agosto de 1621 cuando defendían al fugitivo Juan Benegas a la vez que el derecho de asilo de la orden.62 Todas las grandes conmociones del siglo xvii tapatío tuvieron en su origen a eclesiásticos, como en 1667 y 1692, cuando intentaron defender sus derechos espada o bastón en la mano o cuando arrastraban a toda la ciudad a las danzas endiabladas de los “vitores” entre pretendientes a las prebendas.

53Para esos cuerpos jóvenes la violencia no era más que una de las manifestaciones vitales, la otra era la sensualidad.

  • 63 AGN, Inquisición, t. 304, fol. 27r.
  • 64 El 6-5-1621 el comisario del Santo Oficio de Guadalajara manda ocho expedientes a México, tres de (...)

54Los clérigos tapatíos, si no dudaban en infringir las reglas, también guardaban cierta discreción: así, los hermanos Casillas —uno presbítero y el otro dominico— compartían en paz y armonía los favores de una mestiza, doméstica de otro hermano Casillas, hasta que los remordimientos de la mujer detuvieron la situación.63 No hay que olvidar tampoco a los sacerdotes “solicitantes” que con mayor o menor éxito trataban de convertir el confesionario en lugar de citas.64

  • 65 “Con notable fama y voz de que estava amancevado con una yndia hermossa que llaman la sierba. La c (...)
  • 66 AGN, Inquisición, t. 471, exp. 74.

55¿Cinismo, inconsciencia, provocación o seguridad de impunidad? Lo cierto es que hay algunos que asumen abiertamente su sexualidad, como fray Juan de Abrejo, guardián de Xalisco, de quien se escandalizaba el oidor Arévalo Sedeño cuando al visitarlo vio que vivía con una bella india a la cual había mandado hacer vestidos con las mismas telas que recubrían el altar.65 Tal vez pensaban en él —y en otros muchos ejemplos semejantes— Juan Agustín y Juan García Mondragón cuando en 1606 discurrían sobre los méritos del estado sacerdotal comparándolo con el matrimonio: concluyeron, contra uno de los principios de la institución religiosa, que el matrimonio era superior en méritos al sacerdocio. Para explicar su actitud no es necesario pensar en influencias erasmianas o luteranas: les bastaba la simple observación. 66

  • 67 AGN, Inquisición, t. 308, fol. 116.

56El miedo a la sexualidad y a sus influencias corruptoras sobre los religiosos en especial llevó a fray Francisco de Barrio, provincial de los franciscanos, a una actitud drástica, limitando la autoridad de los confesores de su orden y obligando a las mujeres a confesarse sólo con él, normas que mantenía con inquebrantable rigor.67

  • 68 “Vivio religiosa y recoletamente descalzo sin usar lienzo y fue muy abstinente continuo ayunador y (...)
  • 69 “Reparo de la necesidad, y no a la profanidad de calsones, jubones, puntas... medias de color, col (...)

57No hay que olvidar que los franciscanos y otros religiosos virtuosos no dejaron más huella que los retratos (hagiográficos) que de ellos hizo el padre Tello; el de fray Martín López es particularmente edificante: “vivió de forma religiosa y muy recogido, descalzo, sin usar tela, y fue muy abstinente, perpetuo ayunador, muy casto y pobre y muy vigilante”.68 ¿Estos retratos son representativos? Probablemente, si seguimos los documentos de los provinciales franciscanos, redactados en función de la mayoría, y que contienen exhortaciones a la moderación, para que los religiosos se contenten con lo justo necesario y eviten las “profanidades” como encajes, listones y otros.69

  • 70 BPEJ, Archivo judicial civil, 30-1-1620, “libro de memoriales desta real audiencia”, sin folio, co (...)

58Si se quiere saber más sobre conventos, hay que completar el cuadro y añadir al expediente el de Santa María de Gracia. Los conventos de mujeres del siglo xvii en México no tienen buena forma entre los historiadores. En Santa María de Gracia vivían más de 200 religiosas, colegialas, domésticas y esclavas, hasta mujeres de dudosa moralidad que eran obligadas a pasar un tiempo en el convento mientras se creaba un lugar de verdadero “recogimiento” para ellas (apareció en el siglo xviii).70 Mujeres en situación ambigua todas; es decir, unas enclaustradas de por vida, otras por un tiempo, otras todavía libres de moverse en la ciudad (siempre dentro de los límites de su servidumbre). Una ciudad pequeña dentro de la ciudad, cientos de mujeres y de jóvenes en un recinto cerrado disponiendo de jardines y fuentes; cada celda monacal pareciéndose un poco a una casa pequeña con su corral, su gallinero, cocina propia en donde religiosas y domésticas confeccionaban pasteles, pan, manjares delicados, tanto para ellas como para satisfacer la gula de la ciudad.

  • 71 Véase C. Castañeda, La educación..., p. 324.

59¿Emparedadas, enmuralladas? Es mucho decir, ya que por las visitas de familiares y amigos no perdían el contacto con la vida de la ciudad.71

  • 72 Garibi, op. cit., t. 2, p. 453.
  • 73 Clausura y servidumbre: ejemplo característico es el de Bartola de San Juan, mulata esclava, encla (...)

60A fin de cuentas, parecería que Santa María de Gracia atravesó el siglo sin obstáculos, encontrando siempre avales y defensores en los más altos niveles: en su lecho de muerte, el obispo Colmenero, en 1663, reconocía que en los 16 años que gobernó a las dominicas no tuvo nada que reprocharles.72 Los registros de la Inquisición, que fueron tan duros con los religiosos, otorgan a Santa María un satisfecit al no mencionar el convento: entre el fárrago de denuncias contra los religiosos, no se encuentra ninguna que pueda sugerir la menor relajación del convento: cuando se le evoca es tan sólo a través de tal o tal esclava de religiosas, sin que la contaminación parezca haber ido más allá, y sin que el expediente revele otra cosa que fricciones, a veces enmascaradas y sutiles, a veces brutales, pero siempre dolorosas entre personalidades en tensión extrema por la convivencia.73

  • 74 “¡Ay de ti que dejaste a Dios por un hombre...! ¿Qué se hicieron tantos años de monasterio? ¿En qu (...)

61Si toda leyenda se basa en un fondo de verdad, la de los infortunados hijos del oidor Pareja merece ser recordada, tanto más cuanto que atravesó los siglos: el hijo, don Diego, joven rebelde, escogió finalmente el estado eclesiástico sin por eso poner fin a su libertinaje; murió asesinado. La hija, educada en el convento de Santa María de Gracia y de temperamento profundamente místico, deseaba ser religiosa, pero su padre prefirió casarla; pronto entró en total depresión y se dice que sin cesar exclamaba: “Ay, pobre de ti que dejaste a Dios por un hombre... ¿de qué sirvieron tantos años de convento? ¿en qué pararon tantas gracias divinas?” y por fin se ahorcó:74 así, en el espíritu popular se consideraba que el hábito clerical era incapaz de domar las pasiones de los jóvenes, pero en cambio la clausura de Santa María de Gracia era vista como un puerto de salvación, de oración y meditación y favorecido por la gracia divina.

  • 75 Cf. Castañeda, La educación, t. 1, pp. 10-19.
  • 76 “Ha habido exceso ordenando a personas muy idiotas que casi en romance no saben leer; asi mismo se (...)

62Mucho más grave era la carencia de preparación del bajo clero, una de las llagas de la Iglesia colonial y tal vez todavía más de la Iglesia de la Nueva Galicia, en donde tardaron tanto en aparecer las estructuras universitarias requeridas para implantar una formación adecuada de los sacerdotes.75 En su carta al rey del 15 de marzo de 1570 el oidor Alarcón se queja de la ordenación de “personas idiotas”, casi analfabetas y de orígenes dudosos.76

  • 77 “Predicar y confessar en todo este dicho ob[is]p[a]do a hombres tan solamente que hablan la lengua (...)
  • 78 “No asistian en ellas por cuya causa las servian los feligreses quien fuese cura de dichos pueblos (...)

63Los franciscanos, teniendo a su cargo gran número de “doctrinas”, carecen agudamente del personal necesario. Cuando en 1681 el obispo Santiago de León Garabito visita el territorio de Nuevo León se escandaliza de la mala calidad de los religiosos, la mayoría sin títulos ni licencias: el que atiende la misión de Santa Teresa del Alamillo es tan ignorante (“corto”) que el obispo le ordena ahí mismo que abandone el pueblo y se presente en dos meses ante su superior en Zacatecas.77 Desde 1678, y recién instalado en su cargo, Garabito había atacado otra debilidad de los franciscanos: su ausentismo, advirtiendo al rey “que en las doctrinas de los pueblos de Atoyac, Teocuitatlán, Sentipac y Amaquequa” los curas propietarios, franciscanos todos, no asistían.78 Pero en niveles superiores hay toda una pléyade de hombres que honran al conjunto del mundo clerical, especialmente en el siglo xvii. Los pocos escritores tapatíos de este siglo pertenecen todos al clero. Mota y Escobar fue el primero que abrió el camino, dejando una espléndida descripción de la Nueva Galicia, en estilo clásico. El haber sido de capa y espada no impidió al licenciado Domingo Lázaro de Arregui el hacer buenos estudios de teología; espíritu sólido, sin perder su frescura ingenua, supo cautivar el interés de los poderosos, que gustaban de su conversación, le pedían consejos en casos difíciles —tenía fama de ser versado en astrología— y lo juzgaron digno —a pesar de ser un sencillo cura de una lejana provincia— de retomar la obra del obispo Mota y Escobar, es decir, una nueva descripción del reino, lo que hizo con grandes honores.

64Fray Antonio Tello escribía a la manera de los monjes medievales que elaboraron las crónicas, para su comunidad y para la posteridad, seguro de que sus escritos, celosamente conservados entre los tesoros de la biblioteca franciscana, serían leídos siempre. Historiador, apologista y hasta geógrafo, revela la naturaleza de un verdadero escritor al narrar con estilo barroco las páginas esenciales de la naciente historia de la Nueva Galicia y de Guadalajara. La crónica de Tello es de difícil acceso y de estilo alambicado, le tocaría a otro franciscano decantar, clarificar y completar tan profusa producción: fray Nicolás de Ornelas y Mendoza, que tomó el hábito en 1682, en el convento de Guadalajara.

  • 79 Garibi, op. cit., t. 2, fol. 178-179.
  • 80 En 1876 se enviaron libros al convento de San Agustín, siendo el intermediario Alonso de Segura, B (...)
  • 81 En su testamento de 1589 el canónigo Hernando Venegas lega a su sobrino “mis libros salvo los de m (...)

65Hay otros nombres: el deán Antonio Ávila de la Cadena, que presidió el capítulo por más de 20 años, se vio honrado con la amistad de Bernardo de Balbuena, ya que le dedicó su Grandeza mexicana, y él mismo se dedicó a la poesía, aunque sólo se conserva uno de sus sonetos, el dedicado a la gloria de su amigo.79 En esta ciudad de Guadalajara, sede de una audiencia, es notable que los únicos que parecen preocuparse por el mundo de los libros son los eclesiásticos.80 En Guadalajara, las únicas bibliotecas privadas dignas de tal nombre son las de los canónigos.81

  • 82 Véase M. Mathes, Un centro cultural novogalaico, p. 65.
  • 83 Idem, p. 39. Se podría citar varios vocabularios de la lengua mejicana, así como un ejemplar valio (...)
  • 84 Idem, p. 68.

66Entre las bibliotecas más importantes está la del convento de San Francisco. En 1610 fray Francisco de Barrios hizo el inventario: había entonces 479 títulos y 812 volúmenes, sin contar 21 manuscritos diversos.82 El origen y el destino de esta biblioteca explica la preponderancia de las obras religiosas: más de las dos terceras partes (71%) del conjunto, sin contar las numerosas obras de moral. Una buena parte de los libros laicos son todavía instrumentos de trabajo, como ese “arte de la lengua mejicana” o un “manual de indios”.83 También hay, a pesar de todo, una veintena de obras ajenas a esas orientaciones, aparecen Cicerón y Virgilio al lado de Santo Tomás de Aquino y San Buenaventura; una de las últimas ediciones de las Epístolas familiares de Antonio de Guevara (la del año 1595) tiene ya su lugar.84 La sabia selección de las obras indica conocimiento real del mundo de los libros y cierta apertura de espíritu. Al lado de los grandes centros intelectuales españoles como Madrid o Salamanca está todo lo que había en Europa como centros importantes de impresión, en especial Lyon, Amberes, París, Colonia.

67En conclusión, el clero parece apto para desempeñar su papel de guía.

Notes

1 Cf. Biblioteca de Toledo, “Razón y Noticias...”, fol. 1 y 7. Por lo que respecta a la erección de las medias-capellanías, la primera se remonta a 1767, cuando don Nicolás López Portillo toma posesión de ella, cf. E. López, “Libros de Actas”, pp. 215-216. Las otras recibieron un titular en los meses siguientes.

2 AGI, Guad., leg. 30, 4 fol.

3 BN, Madrid, Diez de la la Calle, “Noticias”, manuscrito 3023, fol. 268r.

4 Para lo que se refiere al nombre de “vecinos”, véase Borah, El siglo..., p. 58; el de “religiosos”, Israel, “Race, Class...”, p. 48.

5 Sobre el nacimiento de este convento, véase Mota Padilla, Historia..., pp. 402-406; E. López, op. cit., p. 144.

6 Mota Padilla, Historia..., t. 2, p. 789.

7 Cf. Tello, libro III, pp. 59-60.

8 Mota Padilla, Historia..., p. 415.

9 Sobre la decisión pontificia, consúltese Palomino y Cañedo, Los protocolos..., p. 269. Cuando Josefa de Páez muere en 1672, estaba casada; un año después, Juana se casó con su cuñado; Margarita, al morir en 1682, era la esposa de Asencio de Araeta, cf. ASMG, libro 1 de matrimonios, fol. 34r, y libro 2 de sepulturas, fol. 92v.

10 Diez de la Calle, op. cit. A los 1 829 españoles agregamos 200 religiosos no mencionados ahí.

11 Sobre lo relativo a esta familia, cf. ASMG, libro 3 de sepulturas, fol. 9r; E. López, op. cit., pp. 161 y 170; Mota Padilla, p. 284. Mucho más tarde, en 1786, el capítulo vivió otro ejemplo, más modesto, en que el padre y el hijo se sucedieron en las funciones de “celador”, E. López, op. cit., pp. 232-233.

12 “Siendo mercader este clérigo con tienda publica en la placa, cortó la mano a otro mercader por cuio temor se ordenó de sacerdote”, AGI, Guad. 11, exp. 34, carta a la reina, del 28-4-1668.

13 AIPG, J. Ramírez, t. V, fol. 79.

14 Véase también el capítulo sobre la vida provinciana, y AIPG, Nicolás del Castillo, t. VII, fol. 50.

15 ASMG, libro 2 de sepulturas, fol. 129v.

16 Testamento de Joseph de Alcarazo en AIPG, Hernando Enríquez del Castillo, t. 2, fol. 93-94. Testamento de don Pedro de Arcarazo en AIPG, Nicolás del Castillo, t. 4 (1696), fol. 71v-73.

17 AIPG, N. del Castillo, t. 3, fol. 46.

18 “Pues era la casa el dechado que los demás padres de familias deseaban imitar, y así lograron en los hijos el fruto de los esmeros con que los educaron.”

19 Sobre el presbítero Alcarazo véase AIPG, T. de Ascoide, 1692, fol. 265 y 270.

20 Cf. AIPG, T. de Ascoide, t. 2, fol. 4r.

21 AIPG, Hernando Enríquez del Castillo, t. 2.

22 AIPG, Hernando Enríquez del Castillo, t. 1, 1641, fol. 42.

23 A lo largo del primer siglo de la colonia se generaliza la preponderancia de los religiosos: hubo 201 entre los 302 obispos nombrados entre 1504 y 1620. Cf. Enrique Dussel, “El Episcopado hispanoamericano, institución misionera en defensa del indio”, 1504 a 1620, Cuernavaca, México, 1969.

24 A. C. van Oss, “Comparing colonial bishopries...”, p. 60.

25 ASMG, libro 1 de bautismos, matrimonios y sepulturas, fol. 190r.

26 “Historia”, pp. 282-285; E. López, “Libros de Actas...”, pp. 348 y ss. Las dos listas deben completarse con los registros de sepulturas del Sagrario y con el resumen de los “Libros de Actas”. Por lo demás, sería necesario disponer de testamentos y otros documentos más importantes que los que pudimos consultar.

27 “He omitido la expresión de la patria de donde fueron todos los dichos prebendados, y lo hubiera hecho si los hubiera sabido.”

28 “Debe gloriarse Guadalaxara de haber tenido más de veinte, y especialmente han sido dueños de la canongia magistral, hasta... ahora.”

29 Cf. J. F. Schwaller, “The secular clergy in sixteenth century México”, p. 238.

30 AGI, Guad., leg. 1. AGI, Guad., 56.

31 Garibi, Historia, t. 2, p. 135.

32 El bachiller Bartolomé Sabina pasó directamente del curato de S. Juan Mistepeque, donde era “beneficiado” el arcedianato de Guadalajara; C.R. del 7-3-1653, Buen Retiro, en Condumex, cédula río de la Nueva Galicia, cédula núm. 20.

33 Creación de la “canongía magistral” (1672-74), cf. Condumex, C.R., núm. 96 del 12-8-1672.

34 Cf. J. Palomino y Cañedo, op. cit., p. 239.

35 Es cierto que un siglo antes Hernando Díaz de Aguero, canónigo de Guadalajara, era también sobrino del presidente Orozco, AGI, Guad., leg. 6, carta del presidente del 4-3-1577.

36 BPEG, Archivo civil, 4-11-48. AGI, Guad. 11.

37 Serrera, op. cit., pp. 122 y 160; y Amaya, Ameca... appendice, p. 16.

38 R. Serrera, op. cit., p. 160, referente al licenciado Miranda Villaissan, y Amaya, op. cit., p. 105.

39 “Gobernadores que vienen desos reynos de Castilla vienen pobres y traen a todo su linage consigo...”; “gobernadores nacidos y criados en esta tierra... que no quitan nada ni hacen daño...”, AGI, Guad. 64, informe del 5-11-1667, exp. 48.

40 “Gobernadores que vienen desos reynos de Castilla vienen pobres y traen a todo su linage consigo...”; “gobernadores nacidos y criados en esta tierra... que no quitan nada ni hacen daño...”, AGI, Guad. 64, informe del 5-11-1667, exp. 48.

41 “Hijo [el padre] del mercader más rico y poderoso que ha habido en esta ciudad de Guadalaxaja, siendo mercader este clerigo con tienda pública en la plaza... con la concubina dentro de su casa y con hijos más de veinte y quatro años”, AGI, Guad. 11, exp. 34.

42 El licenciado Marcos de la Peña puede ser considerado como antiguo servidor del capítulo, pues ya desde 1654 ejercía la importante función de contador de las rentas de diezmos de la catedral, AGN, clero regular y secular, vol. 24, fol. 210.

43 E. López, “Libros de Actas”, p. 139.

44 E. López, op. cit., p. 353.

45 Cf. AGI, Guad. 40, exp. 49.

46 Garibi, Recopilación, pp. 53-131.

47 Más que con los “vecinos” españoles (en escaso número), hay que relacionar a los novicios de Ahualulco con algunas familias mineras, fieles a su convento y a la orden franciscana. Cf. Gerhard, A guide lo the historical..., p. 157.

48 Morales, op. cit., p. 73. El periodo de observación que abarca este estudio es el conjunto del siglo XVII; la importancia de los “hijos de la provincia” fue decreciendo a lo largo del siglo, y este dato no es verificable en Guadalajara por lo reducido de la muestra.

49 A. López, “Misiones”, en Est. Hist., enero de 1960, p. 17.

50 Sobre la alternancia y sus problemas, consúltese M. Cuevas, Historia de la Iglesia en México, México, 1923, p. 239. Para la “ternativa” entre los franciscanos, F. Morales, op. cit., pp. 69-70. Para la alternancia en la orden dominica, cf. J. Lafaye, “La regle de l'alternance...”, en Cahiers de l'Institut des Hautes Etudes de l'Amérique Latine, pp. 99-110.

51 “La molestia de los empetros de personas de respeto de la ciudad”, cf. Mota Padilla, Historia, p. 272; véase también Códice franciscano, p. 125.

52 AIPG, N. del Castillo, t. 6, fol. 71-76.

53 AIPG, J. Ramírez, t. V, fol. 120.

54 AIPG, J. Ramírez, t. 2, fol. 119-129.

55 AIPG, J. Ramírez, t. 5, fol. 27-32.

56 Diego P. de Rivera, 1666, fol. 456 y ss.

57 Respecto al organista, cf. AIPG, N. del Castillo, t. 3, fol. 229; véase también el testamento de viuda, novicia en Santa María de Gracia, idem, t. 1, fol. 43-50r.

58 Cf. AIPG, concerniente a la dote de María de Aguilar, de Cocula, J. Ramírez, t. 5, fol. III; cf. D. Romero de Swain, “Boletín...”, p. 6.

59 Jusepa de Sandoval, cf. AIPG, Diego P. de Rivera (1651), fol. 19-20r; la madre Ana de Jesús, AIPG, N. del Castillo, t. 2, fol. 190-91.

60 “Honvre muy practico e cursado en las cosas desta tierra y en la guerra”, J. Palomino, op. cit., pp. 170-171.

61 Como la del 20 de junio de 1634: “que ningún capitular entre en el coro ni el cabildo con baculo, ni armas ofensibas, ni defensibas bajo ningún pretexto...”, cf. E. López, op. cit., p. 150. Se repite el 1-6-1646 en un momento en que la tensión debió ser muy fuerte en el cabildo, pues algunos días después el deán tuvo que castigar a dos prebendados “por haberse maltratado de palabra en el mismo cabildo”, idem, p. 155.

62 “Entraron catorse o quinse frailes por la puerta de la iglesia, los dos dellos con garrotes en las manos... y no echo de ver [el oidor] si los demas frailes llebaban palos o otras armas... y empesaron a esgrimir y dando de palos a una parte y a otra alcansaron con ellos algunos de los que tenian dicho preso”, cf. BPEG, civil, 8-11-107; llegó a suceder que los conflictos internos provocaran escenas escandalosas, como en Sayula el 9-7-1653, cuando se enfrentaron dos facciones de franciscanos “prevenidos e con boces alteradas y descompuestas, con armas y otras que tienen prevenidas para resistir...”, idem, 8-19-115.

63 AGN, Inquisición, t. 304, fol. 27r.

64 El 6-5-1621 el comisario del Santo Oficio de Guadalajara manda ocho expedientes a México, tres de ellos concernientes a franciscanos —uno era el predicador de San Francisco de Guadalajara— por solicitación; y añade “sin duda que ay nescesidad de castigo por la soltura que ay en esta gente”, AGN, Inquisición, t. 339, fol. 601-602.

65 “Con notable fama y voz de que estava amancevado con una yndia hermossa que llaman la sierba. La cual entre otras publicidades salió un dia con un guipil muy rico y con unas naguas de terciopelo... y este mismo dia dixo missa el dicho guardian con una casulla nueva y en el altar pusso un frontal nuevo del mismo terciopelo de las naguas de la yndia...”, cf. AGI, Guad., leg. 8, carta de Arévalo Sedeño del 31-10-1611.

66 AGN, Inquisición, t. 471, exp. 74.

67 AGN, Inquisición, t. 308, fol. 116.

68 “Vivio religiosa y recoletamente descalzo sin usar lienzo y fue muy abstinente continuo ayunador y castisimo y pobresimo y muy vigilante”, Tello, libro III, p. 75.

69 “Reparo de la necesidad, y no a la profanidad de calsones, jubones, puntas... medias de color, colonias en el calsado, que todo esto es engaño del demonio”, BPEJ, manuscrito núm. 49, t. I, fol. 128.

70 BPEJ, Archivo judicial civil, 30-1-1620, “libro de memoriales desta real audiencia”, sin folio, con fecha del 22-10-1620.

71 Véase C. Castañeda, La educación..., p. 324.

72 Garibi, op. cit., t. 2, p. 453.

73 Clausura y servidumbre: ejemplo característico es el de Bartola de San Juan, mulata esclava, enclaustrada con su ama y con sólo veinte años de edad. Tuvo un pleito con una religiosa a propósito de un confesor —no deja de tener interés el origen del asunto—, y dejó escapar su desesperación en esas escenas clásicas de apostasía y sacrilegio. Cf. AGN, Inq., t. 643, exp. 1.

74 “¡Ay de ti que dejaste a Dios por un hombre...! ¿Qué se hicieron tantos años de monasterio? ¿En que pararon tantas mercedes divinas?”, Mota Padilla, Historia..., pp. 336-337.

75 Cf. Castañeda, La educación, t. 1, pp. 10-19.

76 “Ha habido exceso ordenando a personas muy idiotas que casi en romance no saben leer; asi mismo se ha ordenado que han sido estancieros y servido por mozos sin examinar si son cristianos o moros o judios o de otra generacion y luego desde a muy pocos dias dicen misa que parece grande indecencia de tan alta dignidad hoy servir de lo que tengo dicho y mañana verlos decir misa y tan idiotas que lo masculino hacen feminino y lo singular plural”, citado por Garibi, Historia de la Iglesia, t. 1, pp. 668-669.

77 “Predicar y confessar en todo este dicho ob[is]p[a]do a hombres tan solamente que hablan la lengua castellana y no ha mujeres”, “parecio estar muy corto en la doctrina moral y no saver ni entender el idioma mexicano”, cf. AAG, visitas a franciscanos, s. XVII.

78 “No asistian en ellas por cuya causa las servian los feligreses quien fuese cura de dichos pueblos”, INAH, sec. Guad., rollo 20, manuscrito. BPEJ, vol. 30, fol. 150-151.

79 Garibi, op. cit., t. 2, fol. 178-179.

80 En 1876 se enviaron libros al convento de San Agustín, siendo el intermediario Alonso de Segura, BPEJ, Bienes de difuntos, s. XVI, leg. 2, exp. 5. También hay que recordar a los trece franciscanos (entre ellos A. Tello) que en 1619 se embarcaron en España rumbo a la Nueva Galicia, trayendo con ellos 5.5 toneladas de libros y ropa, cf. L. Gómez Cañedo, “Nuevos datos”, en Jalisco antes..., p. 221.

81 En su testamento de 1589 el canónigo Hernando Venegas lega a su sobrino “mis libros salvo los de musica que mando a esta santa iglesia”, cf. Palomino, op. cit., p. 82. En el inventario hecho después de la muerte del canónigo Casillas se anotan “treinta y dos cuerpos de libros y el brebiario grande guarnesido de plata”, y al margen: “de los libros dos ajenos y tres que no tienen balor”, cf. AIPG, Diego P. de Rivera, t. 7, fol. 28. Al hacer a su sobrino el donativo de una parte de su mobiliario, el chantre don Gaspar Fernández Cordero le ofrece “cien libros mas o menos de barios autores”, idem. Ascoide, t. 1, fol. 51v-52. Es cierto que también los oidores se interesan por los libros; consúltese el capítulo sobre las élites.

82 Véase M. Mathes, Un centro cultural novogalaico, p. 65.

83 Idem, p. 39. Se podría citar varios vocabularios de la lengua mejicana, así como un ejemplar valioso del Arte de la lengua mexicana de Alonso de Molina, publicado en México en 1571, p. 69.

84 Idem, p. 68.

Table des illustrations

Titre CUADRO V. TÍTULOS UNIVERSITARIOS DE LOS CAPITULARES AL INICIAR LA CARRERA (1620-1700)
Légende Fuente: E. López, “Compendio de los libros de Actas”.
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/3303/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 22k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1991

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540

Acheter