Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Belice: una historia olvidada

 | 
Mónica Toussaint Ribot

Origen del asentamiento de cortadores

Texte intégral

LA TIERRA Y LOS HOMBRES

1Belice, situado en la costa caribeña de Centroamérica, colinda al norte con México y al sur y al oeste con Guatemala. Su capital es desde 1970 Belmopán. El país tiene una extensión de 22 963 kilómetros cuadrados, que lo convierten en el segundo más pequeño en el continente. Comparativamente tiene el doble de tamaño que Jamaica y es sólo un poco más grande que El Salvador. Las aguas costeras contienen una barrera coralina que es la segunda en el mundo por su extensión.

2Predomina en Belice un clima subtropical templado por los vientos alisios, con una temperatura media que fluctúa entre los 18 y los 20 grados centígrados, con excepción de las regiones altas de las montañas Mayas y de la sierra de Pinos, donde las temperaturas son más frías sobre todo en los meses de invierno. Las estaciones son únicamente dos: la húmeda y la seca, pero su duración es diferente en el norte y en el sur del territorio. La estación seca abarca en el norte los meses de febrero a mayo, mientras que en el sur sólo se habla de ella en el mes de marzo. Por lo mismo, la precipitación pluvial varía desde 1 300 milímetros en Corozal hasta 4 400 en Punta Gorda. Además, se producen grandes variaciones de un año a otro, lo cual repercute directamente en la agricultura del país.

3De aquí que los factores climáticos hayan tenido vital importancia en la historia económica de Belice al generarse un ciclo laboral estacional en la explotación forestal. Así, la estación seca está destinada al corte mientras que la húmeda es la estación propicia para realizar la tarea de conducir los troncos flotando hacia el mar, labor que se ve facilitada debido a que los ríos se encuentran crecidos.

4De gran importancia para la vida política, económica y social de los beliceños han sido los huracanes. Los ciclones tropicales provenientes del mar Caribe y del mar de las Antillas en otoño contribuyen, si no llegan directamente a Belice, a aumentar la altura anual de la lluvia; pero en ciertos casos, cuando el huracán alcanza las costas beliceñas, los vientos de hasta 300 km por hora y las consecuentes inundaciones son causa de graves daños en las cosechas, destrucción de viviendas y, en ocasiones, pérdida de vidas. En cambio, los nortes que afectan al Golfo de México desde los últimos meses del año hasta el inicio de la primavera, llegan muy atenuados al país y sólo ocasionan ligeros descensos en la temperatura.

5Durante años, la comunicación de los pobladores de Belice se llevaba a cabo a través de los ríos, especialmente los del norte del país los cuales son aptos para la navegación. De ellos, destacaremos cuatro: el río Hondo, que forma la frontera norte con México; el río Nuevo, que corre paralelo 10 millas al sur en dirección a la bahía de Chetumal; el río Belice, antes río Viejo, nace en las colinas del suroeste del país y desemboca en el Caribe; y el río Sibún (Siboon), el más corto, llega al mar, al sur de la ciudad de Belice. En contraste, los del sur son ríos cortos que nacen en las montañas Mayas y van en dirección sur o sureste hacia el mar. Son poco navegables y debido a sus rápidos se han convertido más bien en un obstáculo para el hombre.

6La región montañosa, ubicada en el centro-sur del país, está formada por las montañas Mayas y Cockscomb, macizo en el que la mayor altura es la del pico Victoria con 1 222 metros. Parte de este sistema es la montaña Pine Ridge o sierra de Pinos, situada al noroeste del macizo principal. Las montañas Mayas son también importantes debido a que dividen al país en dos grandes vertientes: la del norte, con los ríos Hondo, Nuevo, Belice y Sibún; y la del este, con los ríos Stann, Mono, Hondo, Golden, Grande, Moho, Temash y Sarstún (Sarstoon).

7En el norte del país, al igual que en Quintana Roo, los suelos son poco produndos, aunque en las llanuras aluviales de los ríos Hondo, Nuevo, Belice y Sibún son más profundos, con menos arcilla y más fértiles. En las llanuras costeras del centro y del sur los suelos contienen gran cantidad de arena y son propicios para el desarrollo de sabanas y de bosques de coniferas, mientras que en la región de los cayos los suelos de las lagunas costeras contienen arcilla y limo y son de color negro o café. El bosque tropical con caoba y chicoza-pote predomina alrededor de las montañas Mayas. Ahí los suelos son rojos o negros y favorables para el desarrollo forestal. En los valles y al pie del macizo montañoso los suelos son rojos, profundos y fértiles. Finalmente, en la región de Toledo se trata de suelos profundos y fértiles en algunas zonas y, en otras, arcillosos.

8A partir de sus recursos naturales podemos dividir al país en tres zonas: los valles tropicales, el bosque y el pantano. De hecho el 90 % del territorio corresponde al bosque, pero sólo una parte puede utilizarse para la explotación forestal. La zona productora contiene más de 500 especies; de ellas únicamente 15 o 20 tienen valor comercial y las principales son el cedro, la caoba y el palo de rosa. Es por eso que la explotación forestal más que intensiva es selectiva. Las plantas tropicales incluyen arroz, sorgo, mandioca, cítricos, cacao y plátano; no obstante, la pequeña parte del territorio apta para la agricultura es poco accesible. En cuanto a los recursos minerales, son escasos en Belice. No es sino hasta hace pocos años que el descubrimiento de algunos yacimientos petroleros hizo aún más codiciado el territorio.

9La población estimada de Belice en 1985 fue de 166 200 dividida en 3 grupos étnicos principales: criollos (con influencia africana), mestizos (español y maya) y garífunas (black caribs). Hay también una pequeña comunidad menonita de origen europeo. Además, la estructura multirracial de la sociedad beliceña incluye chinos, árabes, ingleses, salvadoreños, etc.; 62 % de la población son católicos y 38 %, protestantes, incluidos anglicanos, metodistas, bautistas, nazarenos, pentecostales y testigos de Jehová. En Belice se habla inglés, español, maya (yucateco, mopán y kekchi) y caribe (mezcla de arawak-carib con elementos africanos); de ellos, el idioma oficial es el inglés, aunque el español es el idioma nativo de 40 % de la población y el segundo idioma de otro 20 %. Casi todos los habitantes hablan un dialecto inglés denominado criollo.

10El país se divide en 6 distritos administrativos: Belice, Corozal, Cayo, Orange Walk, Stann Creek y Toledo. Las principales ciudades son Belice (Belize city, antigua capital con 40 000 habitantes) y Belmopán (la nueva capital, con 3 000 habitantes), pero también son importantes las ciudades de Corozal, Dangrica (antes Stann Creek) y Orange Walk, en el norte, Punta Gorda, en el sur, y San Ignacio, al oeste.

LOS PRIMEROS POBLADORES

11Las primeras huellas de ocupación del territorio proceden de una población-base, antigua, amerindia, de comunidades premayas: grupos de pescadores-cazadores, recolectores, preagrícolas, sin alfarería ni edificaciones monumentales. Una serie de desarrollos tecnoeconómicos locales junto con múltiples y amplios movimientos poblacionales marcan la prehistoria maya en esta área.

12Se piensa que los primeros mayas se asentaron entre los años 2 000 y 1 000 antes de Cristo, en el territorio que en nuestros días corresponde a Yucatán, Chiapas y Tabasco en México, y a Guatemala, Belice, El Salvador y Honduras, en Centroamérica. Los mayas desarrollaron una civilización basada en el cultivo del maíz; ésta tuvo su apogeo durante el periodo conocido como clásico, entre los años 300 y 900 después de Cristo.

13A lo largo de seis siglos, la actividad maya tuvo un mayor florecimiento en el área central —el Petén, Tabasco, Belice, parte de Honduras y parte de Guatemala— quedando un tanto relegadas, aunque no excluidas, la parte norte (Yucatán) y la parte sur (altos de Guatemala y Chiapas, El Salvador y la costa del Pacífico). Destacan los avances mayas en astronomía, matemáticas, arquitectura, escultura, escritura jeroglífica y en la medición del tiempo.

14La civilización maya dejó su huella en Belice de diversas maneras. Unas de ellas fueron las pinturas de Santa Rita (posclásico) de corte netamente mixteco-Puebla, destruidas por los indígenas antes de que fueran copiadas completamente. También se han encontrado muestras de cerámica elaborada en el periodo clásico. Asimismo, la presencia de los mayas en Belice se ha puesto de manifiesto gracias a los hallazgos arqueológicos. Por medio de las excavaciones se han descubierto diversos sitios y centros ceremoniales mayas. Entre los más importantes se encuentran el gran sitio de Lamanai, en el noroeste, cuyo preclásico tiene rasgos olmecoides, y el de Caracol, al sur (que en un tiempo conquistó Tikal), el cual parece haber sido uno de los más grandes en toda el área maya. Otros sitios mayas en Belice son: Lubaantum y Nim li punit (cerca de la costa sur) y Altun Ha, Noh mul, Xunantunich, Colha y Santa Rita (al centro-oeste).

15En el siglo x d. c., la civilización maya se vino abajo. Al respecto se han elaborado diversas interpretaciones. Las epidemias, los cambios climáticos, la guerra, el agotamiento de la tierra, el aumento de la población o los motivos religiosos se han utilizado como elementos explicativos de la migración maya del área central a la parte norte de la península de Yucatán. Durante este periodo, entre los siglos x y xii d.c, las influencias de dicha cultura en Belice correspondieron a las cuencas de los ríos Hondo y Nuevo, en donde se han estudiado montículos tales como los de Corozal, San Andrés, Santa Rita, Saltillo, Caledonia y Orange Walk. Así, cuando los españoles arribaron en el siglo xvi, sólo encontraron en el área central algunos asentamientos indígenas bastante dispersos.

ESPAÑA EXPLORA EL CONTINENTE

16Una vez que Colón hubo informado a los Reyes Católicos acerca de sus descubrimientos en el nuevo mundo, éstos consideraron la necesidad de garantizar el monopolio español sobre las tierras americanas con el beneplácito de la Iglesia católica. De aquí que el papa Alejandro VI, español de nacimiento, dictara la bula del 3 de mayo de 1493 en la cual se otorgaban a perpetuidad a España los derechos absolutos sobre las islas y continentes descubiertos por Colón, prohibiéndose acudir a ellos y comerciar sin el permiso de las autoridades españolas.

17Con el fin de precisar claramente los límites de la concesión a España, Alejandro VI dictó al día siguiente la segunda bula ínter Caetera. En ella, el papa dividía al mundo en dos mitades —el hemisferio occidental para España y el oriental para Portugal— por medio de una línea que pasaba por los dos polos como meridiano a una distancia de 100 leguas (5 572 km) al oeste de las Azores y de las islas del cabo Verde.

18Las exploraciones españolas continuaron y, en 1502, en su cuarto viaje, Colón descubrió y dio nombre a la bahía de Honduras para luego marchar hacia el sur con rumbo a Panamá. Años más tarde Pinzón y Solís arribaron al golfo de Honduras y se dirigieron hacia el occidente hasta llegar al golfo Dulce y luego en dirección a lo largo de lo que hoy es la costa de Belice. También algunos marinos españoles, entre ellos Gonzalo Guerrero, naufragaron en 1511 en las costas yucatecas, pero fue hasta el año 1517 cuando Francisco Hernández de Córdoba descubrió la actual península de Yucatán. Le siguieron las expediciones de 1518 y 1519 al Golfo de México, la primera encabezada por Juan de Grijalba, en la cual se descubrió la laguna de Términos y, la segunda, dirigida por Hernán Cortés. Ambas expediciones, que habían salido de Cuba por orden del gobernador Diego Velázquez, fueron el preámbulo de la lucha que culminó con la conquista del imperio mexica.

19Desde México se inició la conquista de Guatemala y se envío, además, una expedición para colonizar Honduras. El propio Cortés marchó en 1524 a Honduras, al mando de 140 soldados y 300 indios. En su camino hacia el golfo Dulce, Cortés parece haber pasado por el extremo suroeste del territorio de Belice y atravesado el río Sarstún, para regresar después por mar a México.

20La conquista de Yucatán se llevó a cabo en 1527, después de lo cual se le nombró provincia bajo el mando del gobernador Francisco Montejo, quien se supone recorrió la costa de Belice junto con Alonso Dávila en su retirada hacia Trujillo frente a los indios hostiles, previa a la consumación de la conquista. Al año siguiente, Montejo recorrió las costas de Yucatán y Belice buscando un lugar propicio para crear un asentamiento, pero encontró el litoral beliceño prácticamente inhabitable. Otro intento de colonización al sur de Yucatán fue el emprendido por Alonso Dávila, quien fue enviado por Montejo en 1531 a fundar un asentamiento en Che-tumal, al norte del río Hondo. Al ser expulsado de Chetumal por los ataques indígenas, Dávila tuvo que huir por la costa de Belice y confirmó la impresión de Montejo en el sentido de que el área al sur de Chetumal era poco apropiada para ser colonizada.

21En esa época la provincia de Yucatán se extendía hasta el río de Ulúa, al sureste del golfo Dulce. Además, a partir de 1535, Monte-jo tuvo a su cargo la gubernatura de la provincia de Honduras y, por lo tanto, era responsable del litoral de la bahía de Honduras. Sin embargo, en 1544 se retiró a Montejo del cargo de gobernador de Honduras quedando la zona del río de Ulúa como parte de dicha provincia. No obstante, Montejo consideró que el golfo Dulce todavía formaba parte de Yucatán, por lo que en 1546 y 1547 envió sendas expediciones las cuales, pasando a través de Belice, se dirigieron al golfo Dulce para fundar un asentamiento con la idea de convertirlo en un centro comercial.

22Así, la frontera sur de Yucatán nunca estuvo muy claramente definida y, en 1549, Montejo fue obligado a retirarse del golfo Dulce quedando su autoridad limitada sólo a Yucatán. Después de la primera mitad del siglo xvi no hay evidencia de mayores expediciones por lo cual los intereses españoles quedaron en manos de unos cuantos misioneros. Un grupo de franciscanos emprendieron la labor de evangelización en 1618 en el Peten y cerca del río Belice —ya desde 1582 habían edificado Indian Church cerca de Lamanai, la cual fue quemada en 1641 mientras que algunos dominicos transitaron de Verapaz a Bacalar en 1677, pasando también por Belice.

23De esta manera, los españoles descubrieron y recorrieron el territorio de Belice ya con expediciones militares, a través de intentos de colonización o por medio de los misioneros dedicados a evangelizar a los indígenas. Pero en ningún caso los españoles se establecieron de manera más o menos permanente. Al quedar desocupado, Belice se convirtió en un espacio abierto a la infiltración de otros europeos.

PIRATAS, CORSARIOS Y BUCANEROS

24A principios del siglo xvii ingleses, franceses, holandeses y europeos en general mostraron gran interés en el nuevo mundo, especialmente en las islas del Caribe y algunos en la parte norte y sur del continente. Sus intenciones eran muy diversas; para unos, el fin consistía en crear asentamientos permanentes en América mientras que para otros el objeto era el enriquecimiento a través del comercio clandestino. Así, al tiempo que Raleigh buscaba El Dorado en América del Sur, otros formaron compañías comerciales y, con el patronato real, fundaron una serie de colonias. Los ingleses se establecieron en Virginia, St. Kitts, Nevis, Barbados, Antigua y Montserrat; los franceses en Martinica y Guadalupe; los holandeses en Curazao.

25Pero, ¿de dónde provenían estos hombres? ¿Cuáles eran sus objetivos? Algunos buscaban hacerse ricos, otros huían de la persecución religiosa y algunos más sólo deseaban una forma de subsistencia. Para muchos, la solución a sus problemas fue la piratería.

26Según la ley romana, la piratería podía definirse como la depredación cometida en alta mar para provecho personal, con intención de hacer daño, es decir, cometida no de acuerdo con las formalidades de la guerra. Interpretaciones más modernas han definido al pirata como un criminal independiente que robaba naves de todas las nacionalidades en cualquier lugar, o lo han utilizado como término genérico para hablar de corsarios, bucaneros y filibusteros. Por ello es necesario detenernos en este momento para hacer varias distinciones.

27Corsario era el autorizado por su gobierno para atacar naves extranjeras, generalmente españolas. Tenían patente de corso o comisión de represalias, la cual daba al portador el derecho de tomar la ley en sus propias manos. Si un barco mercante inglés era desprovisto de su carga o era robado, podía obtener licencia real para resarcirse de su pérdida asaltando cualquier barco de la nacionalidad del barco atacante. Por otra parte, los bucaneros eran originalmente quienes cazaban y vendían carne ahumada a los barcos. Posteriormente, los bucaneros se dedicaron a la captura de naves, transformándose en filibusteros. La palabra filibustero viene del holandés Vrij buiter, el que captura el botín, que se transformó en inglés a fre booter y, luego, pasó al francés como filibustier.

28Para todos ellos, el enemigo común era España. De aquí que tanto corsarios como filibusteros europeos —los primeros con autorización de sus gobiernos y los segundos sin ella— se dedicaron a la piratería en contra de los barcos españoles. Su centro de operaciones, entre otras actividades para el abastecimiento de comida (fundamentalmente carne ahumada y agua dulce), fue la isla Tortuga. Se piensa también que en su afán de apoderarse de las riquezas de los barcos españoles que salían de la Habana, los piratas ingleses John Hawkins y Francis Drake llegaron a utilizar el territorio de Belice —particularmente las montañas Mayas o las Cockscomb y los cayos— para refugiarse y abastecerse de agua y comida.

29No obstante, la práctica de la piratería día a día se tornaba más difícil y, por lo mismo, corsarios y filibusteros eran cada vez más violentos con los marinos españoles. Se produjo entonces una pérdida gradual de apoyo de los gobiernos que los respaldaban, por lo que muchos volvieron los ojos a la explotación y al comercio del palo de tinte asentándose, fundamentalmente, en la bahía de Campeche y en la bahía de Honduras.

LA LEYENDA DE WALLACE

30En el origen del asentamiento de cortadores de madera en Belice (the bay seulement) destaca la figura de un bucanero escocés, Peter Wallace, jefe de un grupo de bucaneros franceses e ingleses que estuvieron el la isla Tortuga, de la cual fueron expulsados en 1640. Algunas fuentes sitúan el primer asentamiento en 1638, fecha en que un grupo de marinos británicos se asentaron cerca del río Belice después de un naufragio. Otros hablan de 1650 como el momento en que los ingleses llegaron a Belice por primera vez.

31Bancroft, en su Historia de América Central, afirma que el escocés Peter Wallace llegó a tierra en la desembocadura del río Belice con 80 marinos, siendo los primeros en establecerse. Señala tambien que su nombre se le dio al río y al asentamiento. En los Annales de Jamaica se habla del bucanero Willis como el primero que llegó y de ahí se deriva el nombre de Belice. Otro más, el historiador guatemalteco Asturias, plantea incluso que Wallace era el lugarteniente de sir Walter Raleigh y que visitó Belice antes de 1620.

32Así, mientras que para algunos el nombre de Belice proviene de una alteración fonética de Wallace (Wallace-Vallis-Balis-Belize) otros lo derivan de tres posibles palabras mayas: Belakin (tierra hacia el mar); Balitz (tierra de los itzá); Beliz (aguas lodosas).

LOS CORTADORES SE ESTABLECEN

33Originalmente, Belice no fue establecido formalmente como colonia por alguna autoridad británica. Más allá de leyendas y tradiciones, los corsarios y bucaneros que abandonaron la actividad pirática se establecieron paulatinamente en las bahías de Campeche y Honduras y se dedicaron a la explotación del palo de tinte, producto del cual se extraía el colorante para la lana en tonos de negro, gris, morado y rojo. Dado que el palo de tinte crece abundantemente en los climas tropicales, no es necesario cultivarlo; únicamente hay que talarlo y transportarlo.

34Ya desde el año 1550, los españoles lo habían explotado en el golfo de Campeche y gozaban del monopolio en cuanto a su explotación y comercialización, llegando a venderlo a 100 libras esterlinas la tonelada. Esta situación se transformó el crearse —a lo largo del siglo xvii, especialmente en la segunda mitad— una serie de asentamientos de cortadores de madera en las costas de la península de Yucatán.

35Para 1670, existían pequeños asentamientos de cortadores de madera en la laguna de Términos, Trist island, Beef island, bahía de Campeche y cabo Catoche. Se calcula que el número de cortadores ascendía entonces a 700 blancos y que todavía no se había introducido ningún negro. Años más tarde, cuando los ingleses fueron expulsados definitivamente de Campeche después de sucesivos intentos de desalojo, se trasladaron todos ellos a Belice, con lo cual se incrementó la importancia de este asentamiento.

LA PRESENCIA INGLESA SE LEGALIZA

36Paso a paso, Inglaterra consolidaba su posición en América. El único aspecto negativo era la piratería, elemento que no sólo desprestigiaba a los ingleses en nuestro continente sino que, y es lo más importante, le generaba conflictos y tensiones con los demás países europeos. Por ello Carlos II, rey de Inglaterra, decidió suprimir la piratería mediante el Tratado de Madrid de 1667. Sin embargo, la prohibición de la actividad pirática obligó de alguna manera a los ingleses a dedicarse directamente a la obtención del producto, a pesar de que la vida de los cortadores se desarrollaba en condiciones sumamente adversas. En virtud de este tratado, el monopolio español sobre la explotación del palo de tinte se vino abajo.

37Como consecuencia de los conflictos entre las potencias europeas, se acordó en 1670 un armisticio entre España e Inglaterra, el cual fue firmado en Madrid por los plenipotenciarios de las coronas española y británica respectivamente, Gaspar de Bracamonte y Guzmán, conde de Peñaranda, y William Godolphin, caballero de la Espuela Dorada. Dicho convenio, conocido como tratado de Madrid o Tratado Godolphin, legalizó la presencia inglesa en el continente americano.

38Por medio de este tratado, se reconoció el derecho de Inglaterra sobre las tierras e islas en América y las Indias occidentales, que tenía hasta ese momento. Sin embargo, no se especificaron cuáles eran esas posesiones, así que sólo las que tenían un gobierno constituido como Jamaica, Barbados y Nueva Inglaterra quedaron claramente en manos británicas, mientras que los lugares más apartados de la península de Yucatán permanecieron en una situación más cuestionable.

39Los problemas se suscitaron debido a que las interpretaciones española y británica del tratado diferían en algunos aspectos. Los españoles mantenían la posición de que el tratado reconocía los derechos ingleses sobre aquellas posesiones que contaban con algún tipo de reconocimiento diplomático; Belice quedaba pues excluido ya que, en ese momento, los británicos no tenían derecho de dominio o soberanía sobre él. Por su parte, los ingleses reclamaban el derecho de posesión sobre Belice.

40Para los cortadores, el Tratado Godolphin significó una seguridad y un respaldo a sus derechos a lo largo del siglo xviii pero, pese a ello, tuvieron que enfrentarse al escaso apoyo del gobierno británico y a la falta de reconocimiento por parte de los españoles.

41Con todo, en esta época el reino español no estaba en contra de las actividades de los británicos en Yucatán, por lo que los oficiales españoles en las colonias más bien ignoraban a los cortadores. Paralelamente, los sucesivos gobernadores de Jamaica, entre ellos Modyford, intentaron regular el comercio de palo de tinte dándole en cierto sentido un carácter legal, pero debido a la falta de apoyo por parte de Londres dicho intento estuvo condenado al fracaso.

42Pronto los españoles empezaron a sentirse afectados por la actividad de los cortadores británicos. Considerando que ello ponía en peligro al monopolio hispano, se publicó en 1672 una real cédula que decretaba que el comercio de palo de tinte era ilegal y autorizaba la confiscación de barcos madereros extranjeros. En suma, cualquier actividad comercial en puerto español sin licencia sería considerada y juzgada como pirata. Como consecuencia, se incrementaron los ataques a los barcos cargados de palo de tinte.

43A partir de entonces, Inglaterra inició una campaña en el terreno diplomático con la finalidad de obtener la libertad de comerciar con dicho producto. Godolphin, embajador británico en Madrid, trató infructuosamente de obtener el reconocimiento español de los derechos británicos en el área del Caribe. Es más, Gran Bretaña no logró siquiera la reparación de los daños por los barcos que le habían sido hundidos. Sin embargo, a pesar de estos ataques, el comercio continuó.

44Los ataques contra los cortadores británicos se llevaron a cabo por diversas vías. Al tiempo que el Consejo de Comercio sugería al gobernador de Jamaica que desalentara a los cortadores y los persuadiera para que trabajaran en las plantaciones jamaiquinas, la isla Trist era atacada por los españoles (1680) debiendo huir los británicos a Veracruz, en donde fueron puestos en prisión. En el año 1681, sir Thomas Lynch, gobernador de Jamaica, intentó nuevamente prohibir el comercio del palo de tinte, enviando una expedición naval al mando del capitán Coxon a la bahía de Honduras; con el fin de desalojar a los cortadores; ésta fracasó y Coxon se dedicó al comercio de palo de tinte. Todo esto se vio reforzado por los continuos ataques españoles contra los cortadores asentados en la bahía de Campeche, obligando finalmente a los cortadores a trasladar sus actividades a un área cercana a Belice.

45No obstante, el comercio continuó e incluso se registró cierta actividad comercial entre los cortadores británicos y las colonias de Nueva Inglaterra. Por ende, los conflictos siguieron adelante ya que mientras Inglaterra mantenía su interés en los asentamientos de palo de tinte, fundamentalmente debido al valor comercial de la madera, España defendía tanto su monopolio comercial como su posición territorial. Años después, cuando Inglaterra y España vieron realmente la magnitud de los recursos madereros en Belice, ambas intentaron modificar el contenido del Tratado de 1670, la primera para agregar algunos artículos que hicieran referencia explícita a los colonos británicos y, la segunda, para asegurar la soberanía sobre el territorio.

46Esta situación culminó en 1713 con el Tratado de Utrecht el cual, si bien posibilitó el incremento de la actividad comercial británica en las colonias españolas, no reconoció los derechos de los cortadores de palo de tinte; sólo confirmaba la cláusula del Tratado de 1670 que contemplaba la ocupación inglesa como una concesión a la Gran Bretaña. Por lo mismo, y a pesar de los diversos tratados que intentaron acabar con la piratería, ésta continuó a lo largo del siglo xviii y uno de los más representativos fue el pirata apodado Barba-negra.

Bibliographie

BIBLIOGRAFÍA

Calderón Quijano, José Antonio, Belice, 1663 (?)-1821: historia de los establecimientos británicos del río Valis, hasta la independencia de Hispanoamérica, Escuela de Estudios Hispanoamericanos de la Universidad de Sevilla, Sevilla, 1944, 503 pp.

Dobson, Narda, A history of Belize, Longman Caribbean, Londres, 1973, 361 pp.

Donohoe, William Arlington, A history of British Honduras, Provincial Publishing Co., Montreal, 1946, 116 pp.

Gibbs, Archibald, British Honduras: a historical and descriptive account of the colony from its seulement, 1670, Sampsonhow, Marston, Searle and Rivington, Londres, 1883, 198 pp.

Vivó, Jorge, Belice: país y pueblo; evolución económica y política, unam, sobretiro del Anuario de Geografía, Mexico, 1967, 88 pp.

Waddell, D.A.G., British Honduras, a historical and contemporary survey, Oxford University Press, Londres, 1961, 151 pp.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1996

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540