Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Identidades nacionales y Estado moderno en Centroamérica

 | 
Arturo Taracena
, 
Jean Piel

4. Nación, género y etnia

Guatemala en el período liberal: patria chica, patria grande

Reflexiones Sobre el Estado y la Comunidad en Transición

Todd Little-Siebold

Texte intégral

PROLOGO

1Los conceptos de nacionalismo y nacionalidad han retomado importancia en los últimos años debido a los hechos históricos que se viven actualmente en todas partes del mundo. Mientras que “naciones” como la Unión Soviética y Yugoslavia se fragmentan, en otros países surgen formas distintas de “etno-nacionalismo”, las cuales valorizan lealtades de antaño, basadas en etnias, lugares y subgrupos. Estos últimos representan un reto casi insuperable para los Estado-naciones que surgieron durante el último siglo y medio. Al mismo tiempo que estos procesos centrifugales carcomen a la nación “desde abajo”, fuerzas supra-nacionales —como la Unión Europea— representan otro tipo de reto frente a la ¡dea de la nación, tal como se conceptualiza en el siglo xx.

2Partiendo de una perspectiva histórica, debemos aceptar que la nación o el Estado-nación, como un método socio-político de organización, es un fenómeno históricamente nuevo, surgido en el siglo xviii y que actualmente experimenta un proceso de re-definición y cambio. Ante estos cambios, la comunidad académica tiene la oportunidad de ofrecer nuevas perspectivas sobre la viabilidad y realidad del Estado-nación. Luego de apreciar esta situación global, el caso de Centroamérica ofrece un campo apropiado para su estudio, en una región increíblemente diversa en términos de condiciones culturales, geográficas, políticas y sociales.

3Este ensayo ofrece una consideración del problema del Estado-nación en la historiografía de Centroamérica y analiza la experiencia local/regional de la vida estatal/nacional. Asimismo, los dos conceptos de “patria” como una retórica de común denominador utilizada en dos percepciones, “la patria” que percibe el historiador y “la patria” compartida por la población. La comparación de esta idea retórica resulta interesante. Propongo que si podemos entender la diferencia entre la multitud de patrias imaginadas y vividas en Centroamérica, podríamos acercarnos mucho más al tema del balance histórico del Estado-nación en Centroamérica. Aplico la idea de patria, porque este concepto revela el problema de la articulación de la sociedad en general con las distintas comunidades constituyentes de esa sociedad, además de enfocar el proceso ideológico de la construcción de un Estado-nación.

INTRODUCCIÓN

4El Estado, la Nación y el Estado-nación son conceptos diferentes, que muchas veces se usan de manera intercambiable. La confusión de estos términos refleja la perplejidad intelectual más importante de la realidad histórica centroamericana y la manera en que nosotros —como historiadores— estudiamos esa realidad. Este ensayo es un primer paso para discutir cómo estudiamos el pasado y descubrir cuáles son las bases de la discusión. Al parecer hay un desacuerdo profundo entre los académicos que quieren conocer la realidad a través de estos conceptos confusos y los que quieren redefinir los conceptos a través del análisis empírico de la realidad histórica. Es importantísimo iniciar con este debate entre tendencias teóricas y empíricas, ya que revela un debate ideológico que está, hoy en día, dirigiendo nuestro trabajo colectivo. Si no tenemos claras las implicaciones de este debate, no podremos seguir el camino que nos ayude a rescatar las voces del pasado.

5Si estamos realizando un trabajo a nivel científico y nuestro fin es saber más sobre el Estado-nación en Centroamérica, debemos plantear hipótesis que podamos usar como base de investigación. En vez de asumir la existencia de un Estado-nación en Centroamérica, debemos hacernos las siguientes preguntas “¿Qué es un Estado-nación?”, “¿cuáles son sus características definidas?”, y “¿en qué momento histórico surgió tal fenómeno?”

6Siguiendo las ideas de la física y aplicando las leyes de la entropía, propongo una manera de entender la realidad histórica del Estado-nación en Centroamérica. Para dinamizar nuestro entendimiento del pasado, ofrezco la idea de que el mundo histórico de la región no es estático y que cada acción tiene una reacción. Entonces, en cuanto al estudio del Estado-nación quiero proponer la siguiente hipótesis: “las fuerzas centrífugas contra “el Estado” crecen en proporción casi igual y opuesta al crecimiento de dicha institución”. En otras palabras, el funcionamiento de un Estado no es un proceso unidireccional, sino más bien un proceso dinámico que tiene una multitud de resultados contingentes que se definen por la relación entre mundo, Estado-nación y pueblo.

7En este ensayo presento estudios de dos regiones distintas de Guatemala para ilustrar esta dinámica. Escogí San Marcos y Chiquimula en las fronteras de la República con México y Honduras respectivamente, ya que constituyen un buen laboratorio para entender las fuerzas centrífugas activas en Guatemala en el siglo xix y la realidad del Estado-nación en el país. No puedo confirmar ni descontar mi hipótesis, pero creo que estos dos casos son un aporte a nuestro entendimiento de que el cambio a escala local/regional, por su naturaleza, es un proceso continuo.

8Esta hipótesis es una contribución al debate actual de los científicos sociales que han visto la construcción del Estado-nación en las repúblicas de Centroamérica como una imposición desde arriba hacia abajo. Sin embargo, la realidad histórica es mucho más complicada. No es solamente cómo estudiamos el Estado-nación, sino a qué nivel de abstracción lo estudiamos, pues revela mucho sobre lo que queremos saber.

9Las tendencias historiográficas nos ayudan a entender los debates de hoy. Por esta razón, discutiré estas tendencias primero, para así enfocar sobre qué sabemos, qué hemos estudiado y cuáles son los fundamentos ideológicos de cada tendencia. Por ejemplo, por qué querían los autores liberales del siglo xix escribir sobre Centroamérica como una patria con una experiencia compartida y por qué continúa esta tendencia hoy en día entre algunos académicos centroamericanos y norteamericanos. Igualmente, por qué las perspectivas sub-nacionales siempre han sido una tradición en la historia. ¿Son estos reflejo de dos corrientes intelectuales e ideológicas que retan la perspectiva nacional y el proyecto de la nación?

HISTORIOGRAFÍA DE LAS PATRIAS

10Como es sabido, el estudio de los historiadores anteriores sirve de guía para entender las raíces del estudio actual de la historia. El análisis de cómo los historiadores se han referido a la región de Centroamérica nos ayuda a comprender las tendencias historiográficas a través del tiempo. Podemos entender, entonces, a la historiografía como un ejercicio en donde se estudia la historia intelectual que define la disciplina. Aquí, el análisis historiográfico no se hará en términos de la cronología de la literatura histórica ni en términos temáticos como generalmente se hace, sino de discutir los enfoques geográficos, o sea las unidades o niveles de análisis que han utilizado los historiadores en los últimos ciento vienticinco años. Con el fin de delinear las tendencias, utilizaré la retórica de “Patrias” como abreviatura de los enfoques geográficos, porque creo que el nivel que escogemos revela mucho sobre nuestras suposiciones de qué es importante y qué no. Esta aproximación revela enfoques y preguntas compartidas, que muestran cuáles son las tradiciones más fuertes en la herencia académica que nos afecta. Esta forma de analizar la historiografía ayuda a identificar quiénes comparten ciertas hipótesis, aunque estemos tratando con historiadores de tiempos e ideologías diferentes. Estas tendencias historiográficas son: “Patria Inmensa”, “Patria Grandísima”, “Patria Grande” y “Patria Chica”.

  • 1 J.H. Parry, “Spain and America Before 17400” in The Cambridge History of Latin America Vol. 1 (Cam (...)
  • 2 Manuel Lucena Samoral, ed. La Historia de Iberoamérica 3 Vols. (Madrid: 1987).

11La primera tendencia en la historiografía puede denominarse la historia de la “Patria Inmensa”. Esta tendencia propone una historia iberoamericana que parte de la historia compartida de un pasado imperial e ibérico. La historia de la “Patria Inmensa” se manifestó con fuerza especialmente alrededor del quinto centenario del contacto entre “el viejo” y “el nuevo mundo”. Podría decirse que este es un tipo de historiografía que proviene de los viejos imperios Español y Portugués. Las obras más conocidas de este tipo enfatizan la importancia de la herencia política, social y cultural de los tres siglos de dominio imperial. Los trabajos de J.H. Elliot y otros, que se publicaron explícitamente por motivo del quinto centenario, representan el resurgimiento de esta tendencia.1 La Historia de Iberoamérica es la expresión clásica de una historia basada en la noción implícita de una patria compartida en el pasado.2

12El fundamento básico de esta tendencia es que “Iberoamérica” es una unidad orgánica, basada más que todo en la historia cultural compartida y que esta implica una historia social, una historia política y una historia económica relativamente unidas. El énfasis en lo cultural revela una tendencia intelectual/ideológica muy clara, que ha sido muy fuerte en obras españolas sobre su viejo imperio. Aparentemente, porque refuerza la idea de un mundo hispano verdadero, hoy en día.

  • 3 Lorenzo Montúfar Rivera, Reseña Histórica de Centro América 7 Vols, (Guatemala: 1878-1888).
  • 4 Murdo MacLeod, Spanish Central America: A Socio-Economic History, 1520-1720 (Berkeley: 1973); Edel (...)

13La segunda tendencia es la historia de la “Patria Grandísima”, que trata la región de Centroamérica como una unidad de análisis. Esta tendencia es una de las más duraderas e influyentes en la historiografía de la región. Lorenzo Montúfar Rivera (1823-1908), en su trabajo polémico y magistral en siete volúmenes (1878-1888), Reseña histórica de Centro América, funda la tradición moderna de la historiografía que se practica en el Istmo.3 Montúfar y los que le siguieron desenfatizaron el Estado-nación como un enfoque y se orientaron hacia el estudio de los procesos meta-regionales. Esta tendencia incluye obras por autores tan diversos como Murdo MacLeod, Edelberto Torres Rivas, Antonio Batres Jáuregui, Ralph Lee Woodward y Héctor Pérez Brignoli.4 Estos, representantes de una tradición radicalmente diversa con enfoques muy distintos sobre tema y tiempo, comparten la idea de que podemos abordar patrones para toda la región al nivel supra-nacional.

14Esta convicción impulsó a varios autores de toda Centroamérica y del extranjero a lanzar una obra que ilustra en su título y contenido esta tendencia historiográf ica: La Historia General de Centro América, publicada en 1993 por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales — FLACSO—, teniendo como raison d'etre el intento de sintetizar lo que se sabe sobre la historia de la región y de presentar dicha historia en una forma accesible. La Historia General de Centro América es una contribución definitiva a la historia de la región y una tradición en la historia de la “Patria Grandísima”.

15En términos de las tendencias historiográficas, la “Patria Grandísima” tiene muchos seguidores y al parecer es una de las tendencias que más o menos domina el discurso histórico sobre la realidad de la región en la actualidad. El por qué de la tendencia es muy interesante, dada la existencia de un grupo tan diverso que utiliza dicha perspectiva. Creo que esta posición intelectual/ideológica refleja una esperanza duradera del renacimiento de Centroamérica como una región unida e importante. La fragmentación histórica del Istmo en repúblicas tan pequeñas implica una marginalización política y económica en el mundo globalizado de hoy. Esta es una convicción compartida, irónicamente, por los viejos liberales como Lorenzo Montúfary los “dependistas” como Edelberto Torres-Rivas y refleja un tipo de idealismo político disfrazado de historia.

16La tercera tendencia —que le sigue a la anterior en fuerza— es la de la “Patria Grande”. Esta tendencia refleja el interés en la nación o la república como el nivel de organización destacado. Utilizando únicamente el caso de la tradición historiográfica en Guatemala podemos observar que esa forma de escribir sobre el pasado esperó varias generaciones luego de ser fundada la tradición de historia centroamericana para aparecer. Francisco Lainfiesta escribió la primera historia de Guatemala en la década de 1880, pero su obra Apuntamientos para la historia de Guatemala es más bien una especie de memoria o recopilación contemporánea, que una historia en sí. La tendencia a escribir la historia de Guatemala como un proyecto concreto se inició con la fundación de la Sociedad de Geografía e Historia de Guatemala en 1923 y empezó a crecer a partir de la cuarta década del presente siglo.

  • 5 Para ejemplos de esta tendencia vease: Julio Castellanos Cambranes, Café y campesinos en Guatemala (...)

17En las décadas de los setentas y ochentas creció aún más la tendencia de la “Patria Grande”. Una obra clave de esta —y en la historiografía de Guatemala en general— es La Patria del Criollo, de Severo Martínez Peláez, publicada en 1973. A partir de esa fecha surgen gran cantidad de historiadores, que ven las problemáticas del pasado en términos de la República. La producción de monografías académicas sobre elites, café, trabajo rural y población indígena, entre otros temas, aumentaron nuestro conocimiento de la realidad histórica de Guatemala.5

  • 6 Jorge Luján, editor general, Historia General de Guatemala 6 Vols. (Guatemala: en prensa).

18Esta tendencia también ha tratado de sintetizar la historia a este nivel, como en la obra Historia General de Guatemala, editada por Jorge Luján Muñoz.6 Similar al trabajo de síntesis sobre Centroamérica, este proyecto busca reunir el conocimiento acumulado de la historia de la “Patria Grande” en una obra de varios volúmenes. La historiografía de Guatemala como ejemplo de la tendencia de la historia nacional demuestra que, además de producir textos para la enseñanza primaria y secundaria, la historia de la República de Guatemala está basada en dos tendencias. Primero, la tendencia a la historiografía nacionalista y segundo, la tendencia académica hacia las monografías delimitadas.

19La posición intelectual/ideológica reflejada por la historia de la “Patria Grande” es tal vez la posición normativa en la historiografía europea de los siglos xix y xx. Basada en la necesidad de justificar los hechos de una nación por medio de una historia nacional. A un nivel mucho más práctico —especialmente en relación con los historiadores extranjeros— una monografía limitada sobre un tema y un país es el modelo de trabajo “profesional”, que empieza con las tesis de maestría o doctorado, base de la contribución historiográfica de muchos autores.

20La última tendencia historiográfica que voy a explorar es la historia de la “Patria Chica” o sea, la historia regional y local. De las tendencias mencionadas aquí, esta última es la más reciente. La historia escrita desde esta visión parece surgir de la tradición europea de historia local y regional, con inspiraciones del pasado, especialmente de la historia colonial de Latinoamérica, creando el interés por estudiar la experiencia cotidiana en la historia. En pocas palabras, la historia de la “Patria Chica” es la expresión de la ambición de escribir una historia social difícil de escribir a escala nacional.

  • 7 Charles Gibson, Aztecs under Spanish Rule: A History of the Indians of the Valley of Mexico, 1519- (...)
  • 8 Ejemplos de esta tendencia son: Stephen Webre, ed., Sociedad colonial en Guatemala: estudios regio (...)

21Entre las obras y los autores más relevantes que inspiran esta tendencia están Aztecs Under Spanish Rule (1964) de Charles Gibson y La Formation des grands domaines au Mexique (1952) de Francois Chevalier.7 Estas dos obras, aunque tratan sobre México, han tenido repercusiones profundas en la historiografía de toda Latinoamérica. En la historiografía de Guatemala, estos trabajos impulsaron a una nueva generación de historiadores con una base más empírica y con un enfoque regional y/o local. Robert Carmack, Christopher Lutz, George Lovell, Julio Pinto Soria, Adriaan van Oss y toda una generación de nuevos historiadores han enfocado la historia de la “Patria Chica”.8

22La tendencia de historias subnacionales refleja una posición de escepticismo intelectual sobre cómo podemos construir un entendimiento de la vida cotidiana y, además, una tendencia más empírica. También dentro de la misma cabe un grupo de cronistas locales y regionales, que muchas veces escriben monografías de un pueblo o departamento en forma de cierto tipo de civismo local/regional.

23La idea de estudiar las patrias múltiples de una sociedad a nivel académico se basa, más que todo, en un rechazo completo de la tendencia de historia nacional y de la historia oficial, y propone que la historia de la sociedad solamente puede ser construida “desde abajo”, con estudios empíricos.

24Todo este discurso de patrias no es más que una manera de clasificar los niveles o las perspectivas de análisis, enfocando las premisas básicas de cada tendencia. Estas diversas tendencias reflejan un debate bastante profundo sobre la historia. Debate sobre lo que es la “comunidad imaginada” del pueblo y sobre cuál es la unidad sobresaliente de análisis que va a aclarar el pasado. Pero cada una de estas tendencias refleja una serie de creencias ideológicas referente a lo que es importante y lo que no lo es.

25Las preguntas operativas aquí son ¿importante para quién?, e, ¿importante para qué? En términos claros, qué es lo que queremos decir, a quiénes queremos escuchar y cuál es nuestra meta político-ideológica como historiadores. Es decir, si cuando estamos hablando de un balance histórico del Estado-nación en Centroamérica asumimos la existencia de tal unidad, cuando en realidad su existencia debería de ser una hipótesis. Como discutimos arriba: ¿existía un Estado-nación en Centroamérica? Los siguientes casos tratan de responder a esta pregunta desde una perspectiva regional/local, ya que no veo otra alternativa de responder a las preguntas planteadas sobre el Estado-nación, sin antes examinar empíricamente la articulación de la experiencia local con la construcción de un Estado-nación.

PERSPECTIVAS REGIONALES Y LOCALES

26Una forma de abarcar la discusión sobre el Estado-nación en Centroamérica es explorar estas hipótesis con estudios concretos y sistemáticos basados en investigación archivística. Con base en mi investigación sobre los límites del Estado en el siglo xix y el siglo xx en dos regiones de Guatemala (San Marcos y Chiquimula), puedo ofrecer respuestas tentativas a tales hipótesis.

27La primera reflexión sobre el Estado-nación en Centroamérica que aparece en el curso de mi investigación es que debemos poner más atención en la naturaleza del Estado colonial para entender el Estado-nación en la época republicana. Términos como borbónico, absolutista y habsburgano probablemente nos ayudarían a entender las mareas del poder estatal sobre el tiempo mejor que términos como autoritariano, militarístimo y dependiente.

28La lucha del poder central por imponer sus deseos a la población no es una lucha nueva, sino que ha caracterizado la relación entre gobernantes y gobernados a través de los siglos. Si consideramos al Estado Liberal como la renovación de la expresión natural de las aspiraciones absolutistas de los reyes borbónicos del siglo xviii, podemos ver, por ejemplo, que la primera generación de liberales en Guatemala fracasó debido a que carecían de los implementos con que contaban sus predecesores borbónicos. No tenían una alianza con la Iglesia, no tenían subsidios imperiales, no tenían milicias coloniales y no tenían la fuerza unificadora que poseía el sistema imperial. En fin, los liberales trataron de hacer más a nivel estatal con menos implementos. Considerando estas características comparativamente, me parece que no debemos concentrarnos en preguntar por qué fracasaron ni por qué un Estado minimalista conservador pudo llenar el vacío estatal por tanto tiempo. La realidad es que con el fin de la colonia, Guatemala experimentó un proceso sucesivo y degenerativo del Estado a lo largo de cincuenta años.

29A escala local y regional, podemos ver fácilmente la disolución del control del Estado entre los últimos años del siglo xviii y la mitad del siglo xix, con la certeza de que los padrones coloniales sí hicieron un recuento de la mayoría de los habitantes, enumeraron a los miembros de cada familia por habitación, señalando los individuos ausentes. El control sobre una sociedad implica, en parte, conocer quiénes la constituyen y al respecto, los gobiernos del fin de la colonia tenían mucho más control que cualquier gobierno republicano hasta la segunda mitad del siglo xx. No es pura coincidencia que el primer gobierno liberal, después de la rebelión de 1871, realizara un empadronamiento general. Tampoco lo es que no lograra tal objetivo.

30Esta observación conlleva a un enfoque regional/local sobre el Estado. Antes de tocar el tema del Estado en el periodo republicano debemos preguntarnos en forma hipotética si existía un Estado o varios pueblos-Estado interconectados, guardando cierta autonomía. Siguiendo la discusión de Adriaan van Oss sobre las ciudades-Estado autárquicas durante la colonia, con distintas esferas de influencia, podemos preguntarnos cuáles cambios podrían superar dicha autarquía. En la mayoría de los casos, ésta y los censos generados a lo largo de varias generaciones reflejan parte del fin institucionalizado con el fracaso de la Federación Centroamericana y la formación de las cinco repúblicas de Centroamérica. En Guatemala siguieron los conflictos entre los pueblos/Estados de la Ciudad de Guatemala, Quezaltenango, Chiquimula y las Verapaces. Esto no implica que los centros regionales tenían la fuerza de separarse completamente de la capital, pero sí implica que la capital tenía que tomar en cuenta el balance de poder regional en sus decisiones y que si las iniciativas supra regionales (o sea a nivel “nacional”) atacaban las bases del poder regional, la nación se podía desintegrar.

31Las fuerzas centrífugas en Guatemala en el siglo xix, dirigidas y controladas por grupos locales y regionales (aunque muchas veces fuera de control), rompieron la rutina de control central y en varias oportunidades surgieron alternativas a nivel su nacional y alianzas multinacionales, que amenazaron al Estado-nación de tal manera que podemos decir que estas fuerzas establecieron los regímenes de caudillos regionales (Rafael Carrera, Justo Rufino Barrios, Serapio Cruz) y supranacionales (Agustín Iturbide, Francisco Morazán), como los árbitros en última instancia de la sobrevivencia del Estado-nación.

32La época de la Federación, por ejemplo, fue una época de indecisiones en cuanto a la construcción de un Estado-nación sobre bases supra regionales. Transcurrieron más o menos tres décadas antes de que las varias fuerzas subregionales lograran negociar un orden aceptable entre las visiones de una patria centroamericana, una patria provinciana, y una patria aún más subdividida. Esta negociación fue la raíz del conflicto violento inter e intraestatal por más de cien años y, quizá, hasta la fecha.

33La lucha centralista en Guatemala ha sido una lucha continua a través de los siglos, laque posiblemente empezó con el Estado K'iche' y que hoy en día aún continúa en varias partes de Guatemala. Para reconocer los límites del Estado-nación en el siglo xix podemos considerar dos ejemplos concretos. El primero, el de una rebelión en San Marcos en 1850 y el segundo, la situación en el oriente de Guatemala entre 1838 y 1885.

SAN MARCOS: MOTIN, REBELION Y LOS LÍMITES DEL ESTADO

34El caso de San Marcos en 1850 ilustra los límites del Estado al mando de Rafael Carrera. También indica quiénes tenían que intervenir en las situaciones en donde el Estado no podía actuar y —en este aspecto— nos proporciona una base hipotética de la conquista del Estado por los liberales en 1871.

  • 9 Tacaná y Tutuapa son dos pueblos en la frontera con México. Tacaná era un pueblo de más o menos 13 (...)

35En enero de 1850, el Juez de Primera Instancia de San Marcos escribe al Corregidor de Quezaltenango, su superior inmediato, describiéndole la situación bastante complicada en los municipios de Tacaná y Tutuapa.9 Los dos pueblos manifestaban aires de rebelión. El juez pasó dos días averiguando la situación y luego contestó al Corregidor para explicar la situación en Tutuapa, en términos que revelan las actitudes gubernamentales ante la rebeliones. Este pueblo,

  • 10 Enfasis mío, Archivo General de Centroamérica, B Legajo 28549, Expediente 2, M. Fuentes Franco, Ju (...)

...cuyos vecinos son naturales, hicieron un motín en contra el Juez del mismo pueblo, el gobernador, y dos ladinos, a quienes pusieron presos..., según los datos hasta ahora adquiridos, parece no ser una sublevación sino solo contra aquel funcionario por algunas arbitrariedades cometidas en su destino.10

  • 11 Idem.

36La realidad revelada en esta carta es compleja. Primero, demuestra que el Estado solo tenía un representante oficial en el pueblo, el Juez Presbítero, quien estaba en alianza con dos ladinos y el gobernador. Como no tenemos más documentación sobre este motín, no podemos saber cuáles eran las “arbitrariedades” que el juez había cometido ni por qué la gente del pueblo lo levantó. Lo que sí sabemos es que el Estado no lo consideró un ataque contra él, sino contra un agente del Estado. Probablemente, el Juez sufrió el castigo por sus “arbitrariedades”, ya que el Estado no consideró que tenía la obligación de proteger al funcionario involucrado. Aún más, es interesante ver que el Juez de Primera Instancia de San Marcos reportó al Corregidor que: “...el otro pueblo verdaderamente sublevado es el de Tacaná donde..., la clase indígena se había sublevado contra los ladinos a quienes dieron a palos.”11

  • 12 Archivo General de Centroamérica, B Legajo 28549, Expediente 17, M. Fuentes Franco, Juez de Primer (...)

37Al día siguiente, aquel aclaró que los indígenas de Tacaná “apaliaron a unas personas y rompieron los trastos de otras que tenían ventas en la plaza”.12

38Este texto revela, además, en la opinión del representate más alto del distrito, que la rebelión fue una acción de la clase indígena contra los ladinos. Estos dos casos que reporta el mismo Juez ilustran cómo el Estado percibía la rebelión de la clase indígena contra los ladinos como una amenaza mayorque la rebelión popular provocada por el abuso físico de un representante del Estado.

  • 13 Archivo General de Centroamérica, B Legajo 28549, Expediente 18, Corregidor al M. Fuentes Franco, (...)

39La respuesta del Corregidor es aún más reveladora en cuanto a los límites del Estado. En contestación a la pregunta del Juez de Primera Instancia sobre lo que debería hacer el Corregidor en Quezaltenango, explica de una manera franca y clara las limitaciones del poder del Estado. Expone que nadie va a hacer nada contra los del motín en Tutuapa ni contra los rebeldes de Tacaná, arguyendo que no quiere problemas con “la clase indígena por medio de la fuerza para evitar una provocación a la guerra de castas” y que, según órdenes específicas del presidente Carrera, “...no es prudente exponer esta guarnición, ni a ser dividida, ni a ser usar ellos contra los pueblos de indios, en los casos como en el presente no puedes tener seguro...que...el uso de la fuerza diminuta para contener los sublevados...13

40La situación militar del Estado en 1850 en el altiplano de Guatemala era tan precaria, que los comandantes tenían órdenes de no salir de las guarniciones.

41Esta “rebelión” manifiesta la incertidumbre de la situación del Estado luego de los años de control por parte del caudillo conservador Rafael Carrera. Incertidumbre en relación con la población indígena e incertidumbre en cuanto a la habilidad de controlar a la población, en general, a base de la fuerza.

42Aún más interesante es ver que el Juez de Primera Instancia de San Marcos escribió al Corregidor diciéndole que no tenía por qué preocuparse, porque “desde ayer mismo se reunieron 35 hombres patriotas que encomendados al Alcalde Segundo de esta Villa se fueron a Tutuapa con el fin de sacar de la cárcel a los presos” y que varios ciudadanos patriotas de San Pedro/San Marcos y Quezaltenango fueron a imponer el orden. Al considerar esta situación, es muy provocativo que los ladinos del Corregimiento hayan ido a imponer orden donde el ejército no se arriesgaba a hacerlo. Tal vez amenazados por el levantamiento y con un sentido que para ellos pesaba más en la balanza, los “patriotas” ladinos tomaron una decisión y usaron armas para reprimir el motín y la rebelión. Para el Estado, el riesgo de hacer algo era mayor que no hacer nada, mientras que para los ladinos de San Marcos y Quezaltenango la situación era al contrario.

43A este respecto propongo una hipótesis: esta realidad era una de las fuerzas motivadoras para la conquista del Estado por los ladinos liberales en 1871. Sin un Estado fuerte que se arriesgue a proteger a cualquier funcionario ladino contra la masa indígena, los ladinos estarían a la merced de fuerzas fuera de su control. Es especialmente importante recordar que los vecinos “patriotas” de San Marcos y Quezaltenango fueron los que formaron el liderazgo del movimiento “liberal” de 1871. No sería pretencioso asumir que entre los vigilantes que suprimieron los problemas en Tutuapa y Tacana en 1850 se encontraban personas de apellido Barrios, hermanos, tíos, primos o abuelos del caudillo regional Rufino, quien asumiría el poder dos décadas después. Parte de la visión regional de los caudillos occidentales de 1871 era la de un Estado suficientemente fuerte para proteger sus intereses contra la población indígena. Por lo tanto, si entendemos los límites del Estado en 1850 podemos entender el sueño de los liberales en 1871.

EL ORIENTE DE GUATEMALA EN EL SIGLO XIX

44Lo irónico de los cambios en Guatemala entre la primera mitad y los últimos años del siglo xix es que hay mucho alboroto sobre cómo los liberales vinieron a imponer un nuevo orden basado en la riqueza del café y construyeron un Estado suficientemente fuerte para proteger la clase dominante cafetalera. Como hemos visto, ese era el sueño de los “liberales” del occidente en 1850, que en 1871 lograron conquistar el Estado. La clave en la discusión sobre la época liberal debiera de centrarse en la base misma. En otras palabras, debiéramos preguntarnos si los liberales lograron o no realizar su sueño.

45Los desórdenes en Tacaná y Tutuapa en 1850 formaban parte de un proceso que definió el sueño del liberalismo guatemalteco —que en realidad era un proyecto regional— impuesto por la fuerza de las armas en una rebelión que el Estado conquistó militarmente. También es instructivo estudiar los límites del Estado liberal. Sabemos que el Estado conservador era muy limitado en su espacio de maniobra contra las fuerzas sociales fuera de su control. Pero la historia da a entender que los liberales sí lograron construir un Estado más fuerte.

46Como hipótesis me pregunto si los liberales construyeron tal Estado. La historia del Oriente de Guatemala, una generación después de la “revolución” liberal de 1871, constituye un caso particular para explorar esta hipótesis. Después de los años de guerra constante y la pacificación del Oriente, entre 1871 y 1875, este volvió a ser una región que no estaba en rebelión abierta contra el Estado. Sin embargo, tampoco podría considerarse como una región en estado de paz. Las subvenciones ofrecidas a las escuelas, la fundación de instituciones educativas y la reorganización administrativa complació un poco a una región ignorada y olvidada por muchos años. No obstante, los rebeldes, montañeses, bandidos y revoltosos continuaron emergiendo de la tierra infértil del Oriente.

47Los eventos de 1885 revelan muy claramente el nivel de control del Estado en el Oriente. Siendo una región fronteriza, los departamentos de Chiquimula, Jutiapa, Jalapa y Zacapa siempre se manifestaron dentro del campo de muchos conflictos supra-nacionales. La idea que los historiadores sostienen de un Estado-nación liberal fuerte, burocratizado y militarizado, que proviene del contexto histórico del centro del país, se pone en duda ante la situación conflictiva que presenta el Oriente.

  • 14 Véase los listados de contribución de caminos que demuestran las filiaciones militares en la regió (...)

48Los representantes locales de la región recibieron órdenes de reunir a las milicias locales para apoyar la guerra que inició el caudillo Justo Rufino Barrios con el fin de imponer la Unión Centroamericana. Como el Oriente era la base estratégica del nuevo ejército ladino guatemalteco, el gobierno tenía expectativas de reunir muchas tropas milicianas, lo cual logró según documentos que indican cómo varios pueblos tenían hasta una cuarta parte de la población masculina inscrita.14

49El 23 de marzo de 1885, el Comandante Local de Quesaltepeque (municipio entre Chiquimula y Esquipulas) escribió al Jefe Político de Chiquimula, quien a su vez tenía el cargo de Comandante de Armas. A su superior administrativo y militar, el Comandante Local dio malas noticias:

  • 15 Archivo General de Centroamérica, Jefatura Política de Chiquimula, Bulto 1885, Declaraciónde Mardo (...)

...reuní los cabos que se encuentran en esta población, repartiéndolos a los diferentes lugares donde se encuentran los soldados y yo mismo en persona traté de reunir los de ésta misma población. Resultando no encontrarse más que solo los enfermos y tan solo tres alentados.15

  • 16 Idem.

50El comandante, para concluir, agrega que aunque era “bastante vergonzoso me es manifestarlos al Señor General pero la verdad” era que no había tropa.16

51Situaciones similares ocurrieron en otros pueblos y no le quedaba más remedio al Estado liberal que amenazar a los desertores.

52Tal vez, a raíz de las amenazas o quizá por efecto de la guerra con El Salvador, la región desató un levantamiento tan solo dos semanas después del intento de reclutamiento. El ocho de abril apareció en Quesaltepeque un “Ejército Regenerador”, encabezado por un oficial local llamado Mardoqueo Sandoval. El cabecilla escribió a varios pueblos aledaños invitándoles a participar en la rebelión. Asimismo, escribió al comandante local de Camotán, lo siguiente:

Estoy aquí al frente de un numeroso i valiente ejercito compuesto solo de paisanos guatemaltecos, que lleva el nombre Regenerador i tiene por único objeto aliviara los pueblos de tantas cargas, contribuciones o pechos dejandolos en completa libertad para que se consagren á sus propios trabajos i al exclusivo cuidado de sus familias i para que en adelante nadie pueda exijirles servicios personales sín su correspondiente pago.
De hoi a mañana prosigo mi marcha a Chiquimula i sí allá me hacen resistencia, a mi pesar la venceré derramando sangre preciosa que he procurado ¡procuraré siempre economisar —Para esta obra de la Regeneración espero que Uds. en unión a todos los vecinos de ese, nos presten sus auxilios, viendo armados con escopetas ó armas blancas que tengan— aquí tenemos toda clase de parque i recursos, i si Ud.s nos ayudan serán nuestros buenos amigos i si no trataremos como enemigo.
Soy de Ud. Atentamente su Servidor
Mardogo Sandoval

53Esta carta es una voz fascinante de su tiempo, tanto para el Estado como para los que tratan de interpretar el pasado, ya que muestra claramente un movimiento organizado, muy bien articulado, que rechaza las exacciones estatales sobre la población de la región. Dicha rebelión, de la cual no sabemos mucho aparte del contenido de esta correspondencia, aparenta haber tenido una resonancia significativa en Quesaltepeque y sus alrededores. Con el mismo mensaje, el “Ejército Regenerador” creció, se subsidió y desapareció luego de movilizarse en varios pueblos, sin mayor confrontación militar.

  • 17 Archivo General de Centroamérica, Jefatura Política de Chiquimula, Bulto 1885, Comandante de Armas (...)

54Menos de un mes después del primer pronunciamiento, el Comandante de Armas le escribe a un preocupado comandante local de Esquipulas que “la facción” de Sandoval había huido a El Salvador y que allí se estaba concentrado.17 Después de una segunda ronda de desorden, el levantamiento murió lentamente en los siguientes meses.

  • 18 Archivo General de Centroamérica, Jefatura Política de Chiquimula, Bulto 1885, Ministerio de Guerr (...)

55En mayo, el Secretario de Guerra le escribió al Comandante de Armas de Chiquimula, que Sandoval había dejado armas y simpatizantes en cerca de veinte pueblos y parajes, y que tenía que recoger dichas armas.18

  • 19 Archivo General de Centroamérica, Jefatura Política de Chiquimula, Bulto 1885, Comandante de Armas (...)

56Aunque los facciosos habían desaparecido como una fuerza militar, el camino entre Chiquimula y Esquipulas estaba “plagado de resentidos de aquella procedencia”.19 Tal como se conoce a lo largo de la historia del Oriente, los asesinatos, los robos y el desorden eran los reyes de los caminos en el campo. La insatisfacción se volvió una raison de être para los “bandidos” y “facciosos”. El gobierno estaba muy preocupado, porque muchos desertores de la guerra contra El Salvador volvieron a sus pueblos con nuevas “Remington”, y tenían el potencial de transformar el desorden en otro tipo de problema.

57¿Cuál fue la respuesta del Estado frente al levantamiento? ¿Qué opciones tenía? El Estado fuerte, militarizado, nunca confrontó militarmente a las fuerzas rebeldes, según lo que he podido encontrar hasta la fecha. Posiblemente, no podía castigar a los responsables y participantes por miedo de crear otro levantamiento. La región estaba llena de tropas desertoras con armas modernas. Los caminos eran intransitables. La única opción para el Gobierno era no hacer nada y el nuevo presidente —Manuel Lisandro Barillas— escribió al Comandante de Armas de Chiquimula, para informarle que había firmado un decreto presidencial de amnistía para los “facciosos”.

58Barillas, quien solo un mes antes había ordenado al Comandante de Armas recoger las armas de la facción de Sandoval en su cargo de Ministro de la Guerra, señalaba que en el decreto comprendido se hallaban todos “los complicados en los inmediatos acontecimientos sediciosos ocurridos en esos departamentos” y, por tanto:

  • 20 Archivo General de Centroamérica, Jefatura Política de Chiquimula, Bulto 1885, Manuel Lisandro Bar (...)

...no molestará Ud. a todos aquellos que voluntariamente y con carácter tranquilo vuelvan a sus respectivos domicilios, siempre que su conducta sea intractable en lo sucesivo, y antes por el contrario les prestará amplia garantía haciéndoles comprender que el Gobierno está en la mejor disposición de protegerles y apoyar a todo ciudadano.20

59La opción de dar una amnistía e ignorar el problema era la única posible para Barillas en ese momento. Confrontado a milicias fantasmas, rebeliones y armas modernas en manos de la población civil, el gobierno perdonó a los involucrados en todos los movimientos “sediciosos”, porque no tenía los implementos para imponer otras medidas.

60En términos claros, el Gobierno negoció un compromiso regional para calmar la situación, tal como lo hiciera antes Carrera para mantener cierta paz, mientras que la falta de una negociación similar le costaría el poder a Gálvez, quien no aprendió de la política regional que ejerció, ocasión tras ocasión el Gobierno colonial.

CONCLUSIONES

61El caso del Oriente, en 1885, puede ser uno de muchos otros casos que revelan la política de arreglos y negociación a escala local de los gobiernos liberales del siglo xix y del siglo xx. Los gobernantes debían medir el espacio para ejercer sus maniobras e instrumentos a su disposición. Los dos casos que aquí presento, aunque de carácter anecdótico, sirven para ilustrar la necesidad de revisar la síntesis histórica actual que se tiene del Estado en cuanto a su articulación con las regiones que constituyen “la patria”. La fase de sintetizar la documentación de archivo que he encontrado para las regiones de San Marcos y Chiquimula, me da la clave para entender que el Estado en el periodo liberal radica en comprender la relación de éste con los pueblos, en donde se evidencia a lo largo del tiempo un proceso de negociación constante.

62Para comprender la articulación y desarticulación del poder a escala nacional con poderes regionales y poderes locales bajo los dos partidos políticos que gobernaron en el primer siglo de la independencia, tenemos que preguntarnos quiénes son los actores en todos los niveles, qué querían y qué instrumentos tuvieron para cumplir con sus deseos.

63He tratado de mostrar en la discusión historiográfica y la histórica que hay una gran disonancia entre los sueños de los gobernantes y su habilidad para crear y reproducirlos en la realidad por largos periodos. Más o menos en los años de la rebelión de 1885 en el Oriente, Lorenzo Montúfar presentó al mundo una visión liberal de la historia y lanzó un proyecto intelectual de convencer a la población de que los liberales eran los hijos de la ilustración y que querían transformar a su patria. Interpuesta entre el sueño de ideólogos, como Montúfar, y la realización de tal sueño había una población fragmentada y antipática que obstaculizaba el camino.

64Por demasiado tiempo, los historiadores han leído y creído los sueños de los gobernantes. Sus discursos, memorias, propagandas han formado nuestra visión de la mayor parte del siglo pasado y del presente. Por esta razón, hemos escrito una historia que es unidireccional, enfocada en la capital y de carácter estático, dando como resultado en historia política, una historia de generalidades y tendencias.

65Para entender mejor la famosa “vida cotidiana” o reconstruir una historia social de poder, no tenemos que abandonar la visión de las elites y gobernantes. No debemos ignorar a estos actores y sus implicaciones, porque sus visiones establecieron normas de poder y porque constituyen parte integral de la historia. Pero el proceso de la transformación de sus visiones a una realidad concreta dependía de las realidades y visiones que circundan fuera de la capital en los pueblos y las aldeas de todo el territorio.

66Entre la política nacional y la práctica regional/local todo era un universo de compromiso, redefinición y negociación de los términos de reciprocidad. En este proceso, las varias “patrias” estaban en competencia con fines en pleno conflicto, pero también con áreas de interés compartido. El choque de la “Patria Grande” y la “Patria Chica”, y la negociación permanente de los términos de relación, también estaba condicionado por el contexto circundante, en el istmo y en el mundo.

67Para apreciar la riqueza de la historia debemos aceptar que la realidad histórica es una realidad contingente con una multitud de posibles resultados. El Estado sí impuso sus deseos en los pueblos, pero también en muchas ocasiones no tuvo los recursos ni la fuerza para hacerlo. A escala regional/local, el Estado podía resultar débil, con muy pocos recursos y muy pocos seguidores.

68Al descubrir la diversidad de los posibles resultados y rechazar los sueños de los gobernantes como la verdad, llegaremos mucho más allá para conocer a los diversos pueblos de Guatemala como actores en la historia de sus distintas patrias. La disonancia entre las aspiraciones de los gobernantes y de las patrias variadas de la sociedad puede darnos una apreciación del proceso de la historia y de la procesualidad del cambio.

69La negociación, redefinición, reproducción y reinvención de las relaciones de poder a escalas global, nacional, regional y local nos dirigen a un pasado mil veces más rico que el de una historia del Estado monolítico, que impone su voluntad sobre una población victimizada. Este tipo de historia de los dirigentes ha servido a los gobernantes y a sus opositores, creando héroes y villanos. El teatro de moralidad que hemos producido en lugar de historia ha escondido un sinfín de actores humanos del pasado.

70Espero que esta crítica de la historiografía haya revelado algo sobre el proceso de estudiar la historia, pues el cómo preguntamos y el qué queremos saber ha dirigido nuestro trabajo colectivo al conocimiento de la historia de una sola de las “patrias” de Guatemala. Hemos reconstruido una patria imaginada y abstracta, sin integrar la historia de los pueblos que condicionaron la dirección y los ritmos de cambio en una manera desigual pero crucial. Los facciosos, rebeldes, bandidos y turbas de Tutuapa, Tacaná, Quesaltepeque y otros pueblos jugaron un papel clave en la formación del Estado-nación en Guatemala, al revelar y manipular los límites del poder estatal. En el proceso redefinieron las reglas y, en parte, condicionaron el futuro.

71En conclusión, no quiero decir que podemos entender el pasado solamente desde la perspectiva de los pueblos. Tenemos que tener una comprensión global de la totalidad de actores y una apreciación de las fuerzas en juego. Pero, por lo menos, en Guatemala debemos reconstruir la historia de la “Patria Chica”, para tener la base de una historia de la “Patria Grande” o “Patria Inmensa”.

Notes

1 J.H. Parry, “Spain and America Before 17400” in The Cambridge History of Latin America Vol. 1 (Cambridge: 1986); J.H. Parry, Spain and Its World, 1500-1700 (New Haven: 1989); y Guillermo Franco Vásquezy Juan Manuel Casal, Historia política y social de Iberoamérica: Investigaciones y Ensayos (Montevideo: 1992).

2 Manuel Lucena Samoral, ed. La Historia de Iberoamérica 3 Vols. (Madrid: 1987).

3 Lorenzo Montúfar Rivera, Reseña Histórica de Centro América 7 Vols, (Guatemala: 1878-1888).

4 Murdo MacLeod, Spanish Central America: A Socio-Economic History, 1520-1720 (Berkeley: 1973); Edelberto Torres-Rivas, Interpretación del desarrollo centroamericano (Santiago: 1968); Ralph Lee Woodward, Central America: A Nation Divided (New York: 1976); Antonio Batres Jáuregui, La América Central ante la historia 3 vols. (Guatemala: 1915-1949) y Héctor Pérez-Brignoli, Breve Historia de Centroamérica (Madrid: 1986).

5 Para ejemplos de esta tendencia vease: Julio Castellanos Cambranes, Café y campesinos en Guatemala, 1853-1897(Guatemala:1985); David McCreery, “Debt Servitude in Rural Guatemala, 1876-1936” en Hispanic American Historical Review63 (1983), 735-759; Jim Handy, Gift of the Devil: A History of Guatemala (Boston: 1984), Carol Smith ed., Guatemalan Indians and the State (Austin: 1990); and R. L. Woodward Rafael Carrera and the Emergence of the Republic of Guatemala (Athens, Georgia: 1994).

6 Jorge Luján, editor general, Historia General de Guatemala 6 Vols. (Guatemala: en prensa).

7 Charles Gibson, Aztecs under Spanish Rule: A History of the Indians of the Valley of Mexico, 1519-1810(Stanford: 1964); and Francois Chevalier, La Formation des grands domaines au Mexique (Paris: 1952).

8 Ejemplos de esta tendencia son: Stephen Webre, ed., Sociedad colonial en Guatemala: estudios regionales y locales (Antigua: 1989); W. George Lovell, Conquest and Survival in Colonial Guatemala: A Historical Geography of the Cuchumatán Highlands, 1549-1821 (Kingston y Montreal: 1985); Michel Bertrand, Terre et société coloniale. Les communautés maya-quiché de la región de Rabinal, des orígenes au siécle xix (México: 1987); Adriaan van Oss, Catholic Colonialism: A Parish History of Guatemala, 1524-1821 (London: 1986); Christopher H. Lutz, Historia Sociodemográfica de Santiago de Guatemala, 1541-1773 (Antigua: 1987); y Jean Piel, Sajcabajá: Muerto y Resurrección de un Pueblo de Guatemala, 1500-1970 (Guatemala y México: 1989).

9 Tacaná y Tutuapa son dos pueblos en la frontera con México. Tacaná era un pueblo de más o menos 1300 habitantes con una población no-indígena de alrededor de 15 familias y Tutuapa era un pueblo de alrededor de 600 habitantes sin gente ladina.

10 Enfasis mío, Archivo General de Centroamérica, B Legajo 28549, Expediente 2, M. Fuentes Franco, Juez de Primera Instancia al Corregidor, 4 de enero, 1850.

11 Idem.

12 Archivo General de Centroamérica, B Legajo 28549, Expediente 17, M. Fuentes Franco, Juez de Primera Instancia al Corregidor, 4 de enero, 1850, segunda carta del día.

13 Archivo General de Centroamérica, B Legajo 28549, Expediente 18, Corregidor al M. Fuentes Franco, Juez de Primera Instancia, enero, 1850.

14 Véase los listados de contribución de caminos que demuestran las filiaciones militares en la región, Archivo General de Centroamérica, Jefatura Política de Chiquimula, Bulto 1885.

15 Archivo General de Centroamérica, Jefatura Política de Chiquimula, Bulto 1885, Declaraciónde Mardoqueo Sandoval, abril 1885.

16 Idem.

17 Archivo General de Centroamérica, Jefatura Política de Chiquimula, Bulto 1885, Comandante de Armas al Comandante Local de Esquipulas, abril 18, 1885.

18 Archivo General de Centroamérica, Jefatura Política de Chiquimula, Bulto 1885, Ministerio de Guerra al Comandante de Armas, mayo 20, 1885.

19 Archivo General de Centroamérica, Jefatura Política de Chiquimula, Bulto 1885, Comandante de Armas al Comandante Local de Esquipulas, abril 18, 1885.

20 Archivo General de Centroamérica, Jefatura Política de Chiquimula, Bulto 1885, Manuel Lisandro Barillas al Jefe Político de Chiquimula, junio 19,1885.

Auteur

Tulane University

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540