Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Identidades nacionales y Estado moderno en Centroamérica

 | 
Arturo Taracena
, 
Jean Piel

3. Construcción del Estado moderno

Cambios en el Estado guatemalteco en el siglo XIX1

Ralphlee Woodward JR.

Texte intégral

  • 1 Unaversión inglesa de estaponcncia apareció en la obra red actada por Carol A. Smith, Gualemalan I (...)

1El surgimiento de un Estado nacional guatemalteco se hizo evidente a consecuencia de la Reforma Liberal de 1871, pero fue en cierto grado un proceso evolutivo que había comenzado desde hacía un siglo o más. De hecho, los acontecimientos principales que dividieron y destrozaron el anterior Reino de Guatemala, en el siglo diecinueve, fueron en gran medida el resultado de cambios ocurridos a través del imperio Español en las últimas décadas del período colonial. Los monarcas Borbones de España del siglo dieciocho trataron, a través de una serie de reformas administrativas, militares, económicas y eclesiásticas de revertir la decadencia que el siglo xvii había comportado para el prestigio y el poder Español. Lo que los historiadores han denominado las “Reformas borbónicas” fueron una serie de decisiones frecuentemente no relacionadas, tomadas colectivamente entre 1714 y el fin del siglo dieciocho. Sin embargo, las políticas borbónicas colocaron las bases para el desarrollo del Estado liberal capitalista que, con el tiempo, estaría asociado al partido Liberal en Guatemala entre 1871 y 1944. Gran parte de la reforma administrativa se concentró en centralizar el sistema imperial español, lo cual creó esencialmente una estructura ministerial más moderna en la cumbre y clarificó las líneas de mando con las colonias. Incluyó, con base en el modelo borbónico desarrollado en Francia, la destinación de intendentes en las colonias, con amplios poderes sobre asuntos financieros y militares.

  • 1 Thomas M. Fiehrer. The Baron de Carondeletas an Agent of Bourbon Reform: A study of Spanish Coloni (...)
  • 2 Miles L. Wortman. Governement and Society in Central America, 1680-1840. (New York: Columbia Unive (...)

2Aunque ningún intendente fue designado para Guatemala misma, la designación de intendentes para Chiapas, Honduras, Nicaragua y El Salvador en 1786, contribuyó al creciente separatismo de estas provincias y a la definición del Estado moderno de Guatemala en sus límites territoriales actuales.1 Si bien esto impulsó de manera no intencional la fragmentación de América Central, otras reformas administrativas y militares fueron diseñadas para fortalecer la autoridad del Gobierno central en la Ciudad de Guatemala, al tiempo que las reformas eclesiásticas comenzaban a restringir el poder tradicional del clero, dando inicio al anticlericalismo oficial que caracterizó la política Liberal en Guatemala a lo largo del siglo diecinueve. Lo fundamental de las reformas, sin embargo, fueron las revisiones comerciales y económicas que buscaron expandir el comercio español y aumentar los ingresos del gobierno por medio del aumento rápido de las exportaciones de productos agrícolas y minerales; ello originó una transición de las tradiciones agrarias feudales a un modelo de desarrollo capitalista, orientado hacia la exportación, rumbo que ha continuado hasta el presente.2

  • 3 Murdo J. MacLeod. Spanish Central America. ASocioeconomic History, 1520-1720. (Berkeley: Universit (...)

3En Guatemala, la mayoría de la población se dedicaba a la agricultura de subsistencia, ya sea en tierras comunitarias ejidales o en haciendas de propietarios criollos. La producción excedente iba a las ciudades y los pueblos. La capital, Santiago, era la única ciudad importante. Allí, la actividad principal era la administración eclesiástica y política del reino, incluido el control del comercio de toda el área de Chiapas a Costa Rica. La ganadería era la actividad importante entre los criollos rurales quienes imitaban el estilo de vida que sus antepasados habían traído del sur de España en el siglo xvi. Las pequeñas granjas poseídas por ladinos producían trigo y otros productos de consumo, pero la mayor parte del alimento provenía de las comunidades indígenas. De hecho, la producción indígena de los bienes de subsistencia era la base de la vida y la supervivencia. El capital extranjero de cierta importancia se establece a partir del siglo xvi, pero representa una parte menor del cuadro socioeconómico total.3

LAS REFORMAS BORBONICAS

4La respuesta de los Borbones españoles a la revolución industrial en el norte de Europa estimuló un cambio notable hacia la producción agrícola orientada a la exportación en mucha partes del imperio. Medidas como la reducción de impuestos al comercio y un libre intercambio fueron un incentivo para la producción, la expansión de la esclavitud africana, el fomento de nuevas tecnologías, el mejoramiento de las vías terrestres y de navegación, de leyes más liberales de crédito y de acumulación de capital, así como formas más fáciles para la adquisición de tierras para la agricultura y la autorización de nuevas organizaciones comerciales. Todo ello promovió un crecimiento capitalista que se apartó de la agricultura de subsistencia y dio inicio a la fase de las plantaciones orientadas a la exportación. América Central no fue la más notable de las áreas que sobrellevó este cambio, pero estuvo definitivamente dentro de ese patrón a lo largo del siglo. Gran parte de la expansión de la exportación agrícola se dio en el Salvador, Guatemala estuvo involucrada estrechamente en el cambio de ambos patrones de producción y el financiamiento de las exportaciones del añil.

  • 4 Wilbur E. Menaray. The Kingdon of Guatemala During the Reign of Claries III, 1759-1788. (Disertaci (...)

5Cuando estallaron las guerras originadas por la Revolución Francesa ese crecimiento fue detenido en Guatemala, lo que ocasionó una depresión grave durante el cuarto siglo anterior a la independencia.4

  • 5 David Browning. El Salvador: Landscape and Society. (Oxford: Clarendon Press, 1971), pp. 111-138.
  • 6 Ralph Lee Woodward Jr. Privilegio de clase y desarrollo económico: Guatemala 1793a 1871. (San José (...)

6América Central fue atraída al sistema económico del Atlántico Norte, que proveía las divisas para incrementar las importaciones de mercancías extranjeras por parte de la élite criolla guatemalteca. Inevitablemente, los beneficios no fueron distribuidos uniformemente entre la población. La expansión de las exportaciones provocó cambios en el uso de las tierras y generó un proceso de usurpación de las tierras tradicionalmente indígenas por parte de los ladinos. La demanda de tierra y fuerza de trabajo del añil y otros productos de exportación presionaron a las comunidades indígenas en las áreas más densamente pobladas.5 Aún más, la demanda de capital dio más énfasis a las transacciones de dinero, alejando la economía del trueque que había caracterizado gran parte del comercio interno. El aumento del comercio, tanto legal así como ilegal (el contrabando), exigió el desarrollo de caminos y puertos, por lo que el gobierno guatemalteco tuvo que poner mayor atención a su inadecuada estructura de comunicaciones.6

  • 7 Ralph Lee Woodward Jr. “The Economy of Central America at the Close of the Colonial Period” en Est (...)

7El aumento de la producción, el comercio de ultramar y lo que posteriormente se denominaría la “modernización” de América Central añadieron una carga sobre las clases más bajas, cuyo trabajo fue explotado sin una adecuada compensación en las labores de extracción de productos agrícolas y minerales, así como en obras en caminos y otros trabajos públicos. La conversión de tierras de subsistencia para exportación trajo consigo una reducción de los recursos alimenticios, lo cual conduciría con el tiempo a la desnutrición o a la dependencia en las importaciones de alimentos. Un problema que alcanzó proporciones alarmantes en algunas partes del istmo en el siglo xx.7

  • 8 Alberto Herrate. La unión de centroamérica (tragedia y esperanza). 2a. ed. (Guatemala: Ministerio (...)

8Otro factor de importancia en la evolución de la estructura política guatemalteca fue la expansión de los ayuntamientos (gobierno municipal) a finales del periodo colonial. El ayuntamiento había sido la fortaleza de la elite criolla en la capital. Los ayuntamientos provinciales concurrieron a fortalecer las identidades regionales. Tras años de inactividad, numerosas corporaciones municipales comenzaron a funcionar después de 1800. Para 1810, excluyendo los municipios indígenas, había ayuntamientos que funcionaban en la ciudad de Guatemala, San Salvador, San Miguel, Ciudad Real, Comayagua, León, Granada, Nueva Segovia, Cartago, Sonsonate, Tegucigalpa, San Vicente, Rivas, Quetzaltenango y Santa Ana. Con excepción de la capital, solamente el pueblo de Quetzaltenango estaba dentro de los límites actuales de Guatemala, lo que sugiere la importancia del desarrollo de este acontecimiento en el emergente nacionalismo de las provincias centroamericanas. El número de ayuntamientos en función se expandió rápidamente a raíz del establecimiento de las Cortes de Cádiz en 1810; ello ofreció una oportunidad para una mayor expresión política local a fines del periodo colonial que, en gran parte, estaba impregnado de un espíritu separatista en contra el dominio de la ciudad de Guatemala.8

9Paradójicamente, otro efecto de la expansión económica del siglo xviii fue el aumento de la interdependencia económica entre las provincias. El comercio intercolonial había sido desalentado en la mayor parte del periodo colonial en defensa de los monopolios comerciales de Sevilla, México y Lima. No obstante, los Borbones revisaron gradualmente esta política para permitirles a los centroamericanos posibilidades más amplias de comercio tanto dentro como fuera del reino. Más aún, el aumento del contrabando a lo largo de la costa del Caribe aumentó las oportunidades para comerciar entre los mismos centroamericanos.

  • 9 Ciro F.S. Cardoso y Héctor Perez Brignoli. Centroaméricay la economia occidental (1520-1930). (San (...)

10Dentro del reino, se dio un movimiento mucho mayor de comerciantes, intelectuales, burócratas y del clero. La ciudad de Guatemala fue, por supuesto, la metrópoli para toda esta gente. Un número significativo de agresivos inmigrantes peninsulares, en gran parte procedentes del norte de España, vino a Guatemala en este periodo y logró casarse con representantes de familias criollas bien establecidas, asumiendo papeles de mayor importancia en el crecimiento comercial que estaba ocurriendo. Estos inmigrantes fueron vitales para la transición capitalista que estaba desarrollándose.9

  • 10 Ralph Lee Woodward Jr. “Economicand Social Origins of the Guatemalan Political Parties (1773-1823) (...)

11Los cambios económicos forjados por las Reformas borbónicas causaron inevitablemente reacciones entre quienes no compartían los beneficios o que se sentían amenazados por los cambios. Entre las elites, la naciente estructura capitalista estuvo en el origen de los partidos Liberales que dominarían gran parte de los siglos xix y xx en América Central. Aquellos que dudaban acerca de los métodos o la oportunidad de los cambios y que estaban apegados a ¡deas más tradicionales de tipo neofeudal, formaron el núcleo de los partidos conservadores, y su fortaleza en Guatemala estaba concentrada en Consulado de Comercio, establecido por la Corona en 1793. Estas dos fracciones políticas lucharían tenazmente durante el siglo xix hasta el triunfo de los Liberales después de 1860. La creciente demanda de tierra y fuerza de trabajo para los cultivos de exportación perjudicó la relación entre criollos, ladinos e indígenas, proveyendo, inevitablemente, interrogantes sobre la justeza de las políticas capitalistas y contribuyendo a crear tensiones entre las clases más bajas.10

LA CONSTITUCION DE CADIZ EN 1812

  • 11 Rodriguez, 1978:79-80.

12Las guerras napoleónicas y la lucha posterior para la independencia española e n América determinó nuevas tensiones y deformaciones en el Estado guatemalteco al alba del siglo diecinueve. La influencia poderosa del liberalismo estuvo presente tanto en el gobierno español impuesto por la Francia de José Bonaparte, como en el gobierno de resistencia en Cádiz, que se ganó la lealtad de la mayoría de las colonias americanas, incluyendo Guatemala, pues la representación de las colonias dio, por primera vez, a los criollos centroamericanos voz y voto directo en el gobierno Español y en la redacción de la importante Constitución de 1812. Aun si los criollos habían argumentado que los indígenas debían de ser tomados en cuenta como base para una representación colonial en las Cortes, fueron cuidadosos en garantizar que solamente ellos fueran seleccionados como representantes.11 Los indígenas recibieron considerable atención en Cádiz, como lo ha señalado Rodríguez:

  • 12 Ibid, p. 84.

Los diputados de Cádiz estuvieron de acuerdo en que el indígena era el americano olvidado, que había vivido siempre en condiciones miserables y que algo había que hacer por él. El reconocimiento de la situación del indígena no era nuevo en la historia española. A través del periodo colonial, algunos funcionarios españoles habían legislado en favor de él. Sin duda fue aplicada ocasionalmente esta ley; sin embargo, frecuentemente fue ignorada debido a las presiones de intereses en ultramar. Los americanos en Cádiz enfatizaron la victimización del indígena en su controversia con los españoles sobre la cuestión americana. Los abusos de los corregidores y del repartimiento de baratijas a los indígenas dieron pie para que se asumiera dicha posición. Pero, en el acaloramiento de los argumentos, los españoles que habían vivido en el Nuevo Mundo acusaron a los criollos americanos de abusar de los indígenas sin misericordia. En ocasiones, estas élites locales preferían enganches de trabajos obligatorios al pago de sueldos regulares. Independientemente de las acusaciones y contra acusaciones, los portavoces de ambos lados estaban de acuerdo en que la Reforma borbónica estaba agotada.12

13Los legisladores de Cádiz debatieron asuntos tales como la propiedad agraria y la fuerza de trabajo indígena y emitieron numerosas disposiciones dirigidas tanto a proteger al indígena como a asegurar su igualdad frente a otros sujetos. Los indígenas saludaron la abolición del odiado tributo, pero al entender que ahora tendrían que pagar otros impuestos —al igual que las demás personas— provocó un considerable resentimiento entre ellos en Guatemala y fue un factor importante en su creciente descontento durante el periodo de la independencia.

  • 13 Ibid, pp. 84- 86.

14Otras leyes proveían para la distribución de tierras públicas a los indígenas y de medios para ayudarles a desarrollar su propia producción y también se reconoció su derecho a vender su tierra a terceros. Las reformas de Cádiz tenían un cariz humanitario, pero en realidad fueron utilizadas más tarde como un instrumento para transferir tierras indígenas y públicas a empresarios agrícolas para el desarrollo de las plantaciones.13

  • 14 Rodriguez 1978 y Patricia Brady Schmit. Guatemalan Political Parties: Development of Interest Grou (...)

15La Constitución de Cádiz, lo cual sirvió de modelo para la mayoría de las constituciones adoptadas después de la independencia, dio lugar a cambios importantes en el Estado guatemalteco. Especialmente significativos, en función de la relación entre el Estado y la población, fueron las disposiciones para la elección de concejos municipales y de una diputación provincial —que fue el primer paso hacia una Asamblea Legislativa—, de una limitada libertad de prensa y de la representación colonial en las Cortes Españolas. La celebración de elecciones en el reino a partir de 1810 impulsó un proceso de participación política abierta y de discusión tanto en el ámbito municipal como en el nacional, que hicieron repentinamente de la política parte esencial de la vida centroamericana, al menos entre las clases propietarias. La revocación de estas reformas a raíz de la restauración de Fernando VII, tras la derrota de Napoleón en 1814, provocó un cambio abrupto en Guatemalay la restauración de un régimen autoritario por parte del capitán General José de Bustamante. No obstante, la Revolución española de 1820 reestableció la Constitución y provocó una agitada discusión política en la capital centroamericana, que conduciría directamente a la independencia y a los disturbios que siguieron a la ruptura del antiguo reino.14 Las reformas políticas generadas por la Constitución dieron definición y consistencia política a los criollos liberales, quienes habían comenzado ya a articular una serie de reclamos económicos y sociales.

  • 15 Ralph Lee Woodward Jr. “Central America from Independence toc. 1870” en The Cambridge History of L (...)

16Una acalorada discusión en la prensa entre liberales y moderados antecedió la proclamación de la Independencia. Pedro Molina, un médico de parentela ilegítima y sin vínculos cercanos a las principales familias, pero que representaba a los intelectuales criollos, desafió por primera vez abiertamente a las instituciones tradicionales y la perpetuación del gobierno español. Del lado opuesto se encontraba José Cecilio del Valle, de una familia de hacendados hondurenos, quien había llegado a la capital para estudiar, convirtiéndose en uno de los principales intelectuales y abogados de la colonia, ampliamente respetado por la élite criolla. Del Valle consolidó su posición durante los años de Bustamante en calidad de funcionario leal del gobierno, y su postura aconsejaba moderación en relación con la Independencia. Las familias criollas más importantes, encabezadas por el clan Aycinena, apoyaron las agitaciones populares dirigidas por Molina, porque habían sufrido daños considerables a raíz de la estricta aplicación de las disposiciones en materia fiscal y en contra del contrabando en el régimen de Bustamante. Al mismo tiempo, estaban intranquilas con el regreso al poder de los liberales españoles. José Cecilio del Valle, por otra parte, contó con el apoyo del gobierno colonial y de otros residentes peninsulares, los opositores al libre comercio y los criollos tradicionalmente conservadores.15

LA INDEPENDENCIA

17La nueva importancia de los gobiernos locales se hizo más patente a medida que el plan de Agustín de Iturbide, para la independencia del virreinato de Nueva España, fue expandiéndose hacia el sur en 1821. Los ayuntamientos en cada ciudad reaccionaron independientemente a los sucesos de México. En Chiapas, los ayuntamientos de Comitán, Ciudad Real y Tuxtla se manifestaron en agosto separadamente a favor del plan y a inicios de septiembre se unieron al México independiente. En Guatemala, el Capitán General en funciones, Gabino Gaínza, accedió el 14 de septiembre a solicitud de la Diputación Provincial a celebrar una reunión general con los representantes de las principales instituciones. Al día siguiente, en una tempestuosa sesión, criollos y dirigentes peninsulares discutieron sobre la situación, mientras afuera la muchedumbre vociferaba por la Independencia. Al fin y al cabo, la mayoría de los delegados votaron por la independencia. Pero en realidad nada cambió. La burocracia española, encabezada por Gaínza, permaneció en su lugar. Los patricios guatemaltecos pasaron a ocupar el control del gobierno y de la economía. Luego, habiendo logrado escapar del régimen liberal español, la élite criolla ya no tenía necesidad de mantener su alianza con Molina y con los liberales radicales: así nació el partido Conservador.

  • 16 Ibid, pp. 474-476.

18La decisión tomada en la Ciudad de Guatemala a favor de la independencia debió ser extensiva para todo el Reino. Sin embargo, la idea de una participación local era en ese momento tan poderosa que cada municipio votó separadamente conforme las noticias viajaban hacia el sur. Todos aceptaron la independencia de España, pero hubo diferencias en sus enfoques sobre el futuro, de modo que conforme se abría el período nacional, América Central se encontró fragmentada políticamente y atrapada en una serie de tentativas separatistas y locales. Mientras que los conservadores centroamericanos por lo general apoyaban la anexión a México, los liberales demandaban una federación republicana independiente. Aun así, estos controlaban el aparato de gobierno de Guatemala, y en la mayoría de los otros Estados, los conservadores tuvieron éxito en impedir los esfuerzos liberales por resistir a la anexión, contando para ello con la ayuda del ejército mexicano. Sin embargo, la disputa llevó a una guerra entre San Salvador y Guatemala e inauguró el período de violencia que caracterizaría la primera mitad de siglo de la independencia centroamericana.16

  • 17 Audiencias, por ejemplo, se convirtió en cortes territoriales y ayuntamientos en municipalidades. (...)

19La adhesión de Guatemala a México tuvo corta vida, pues el Imperio se derrumbó con el Plan de Casa Mata en 1823. Los liberales mexicanos establecieron entonces una república. Con las noticias de la renuncia de Agustín de Iturbide, las provincias centroamericanas respondieron entusiastamente al llamado para establecer un congreso constituyente centroamericano, el cual, bajo la presidencia del sacerdote liberal salvadoreño José Matías Delgado, declaró el primero de julio de 1823 que el anterior Reino se proclamaba una República libre e independiente, bajo el nombre de “Provincias Unidas del Centro de América”. El reconocimiento de México vino casi inmediatamente, en el momento en que el Congreso se reunía para redactar el borrador de una Constitución republicana. El documento redactado en 1824 reflejó las posiciones liberales en relación con el gobierno y expresó el resentimiento en contra del clan patricio conservador de la Ciudad de Guatemala, que se había instalado en el poder inicialmente. Actuaron con tempestividad para abolir privilegios de clase, todo título de distinción, realeza o nobleza, incluyendo hasta el uso de “don”. El mismo decreto prohibía el uso de todo título eclesiástico, con excepción de “padre”, y cambió la terminología utilizada para describir las instituciones principales de gobierno.17

20Mientras que los liberales eran mayoría en el Ejecutivo, el Congreso incluyó una importante representación de moderados y conservadores. El documento final fue un compromiso que mezcló elementos de la Constitución Española de 1812 y de la Constitución de Estados Unidos de 1789, pero fue ampliamente reconocido como una constitución pro-liberal. Consecuente con el pensamiento liberal de igualdad, esta reconoció legalmente a todo ciudadano, garantizando su “libertad, igualdad, seguridad y propiedad”. También declaró fuera de la ley a la esclavitud y proveyó una extensa lista de libertades individuales garantizadas, y preservó la religión católica romana como religión de Estado, “con exclusión del ejercicio público de cualquier otra”. Asimismo, no aprobó disposiciones especiales para la protección de los indígenas.

  • 18 Ricardo Gallardo. Las Constituciones de la República Federal de Centro América. 2 vols. (Madrid: I (...)
  • 19 Philip Flemion. “States Rights and Partisan Politics' en Hispanic American Historical Review, 53 ( (...)

21La característica central de esta Constitución, que tendría una repercusión considerable en la trayectoria de la Federación, fue su dimensión de legislatura unicameral, con ramas ejecutivas y judiciales relativamente débiles. Mientras la mayor parte del poder federal residió en el poder legislativo, esta también estableció cinco legislaturas y gobiernos en igual número de Estados autónomos, estructurados similarmente.18 Esta Constitución fijó las bases para un gobierno federal que otorgó poca atención a la tradición política del país y no proveyó un marco adecuado de autoridad y de recursos al gobierno central.19

  • 20 Robert S.Smith. “Financing the Central American Federation, 1821-1838” en Hispanic American Histor (...)

22La Constitución por sí misma, sin embargo, no fue la causa principal del fracaso de la Federación. Este esfuerzo republicano estuvo afectado desde el principio por serias rivalidades personales, faccionales y territoriales, que ningún gobierno podía contener. No obstante, la estructura tanto de los Estados como del gobierno federal contribuyeron a profundizar la brecha entre las expectativas y los logros de las primeras décadas de independencia. La tradición hispánica de un liderazgo ejecutivo fuerte no pudo ser superada tan fácilmente, y las disposiciones constitucionales de una legislación fuerte creó serios conflictos entre las dos ramas del gobierno. Aun más, las continuas dificultades económicas y la poca disponibilidad de recursos tanto para los Estados como para el gobierno federal contribuyeron al fracaso del país para desarrollar la infrastructura y los servicios necesarios a una nación próspera, tal como los liberales habían prometido.20

23La sangrienta guerra civil de 1826 a 1829 dejó al país débil y dividido. La victoria liberal, con el liderazgo del general hondureno Francisco Morazán, provocó el encarcelamiento y exilio de importantes dirigentes conservadores y del clero, lo cual abrió el espacio para que los liberales pudieran impulsar sus reformas económicas y políticas. José Francisco Barrundia tipificaba a los liberales radicales que dirigieron el esfuerzo liberal en las décadas de 1820 y de 1830 por transformar la excolonia española en un Estado moderno y progresista. Barrundia impulsó y le dio seguimiento a este proyecto bajo la administración del Dr. Mariano Gálvez, gobernador de Guatemala desde 1831 hasta 1837.

LOS LIBERALES Y LOS CONSERVADORES

24Gálvez acompañó los esfuerzos entusiastas y reformistas de los liberales por modernizar Guatemala. En el gobierno federal de Morazán, estos comenzaron por destruir lo que quedaba de la estructura institucional del período hispánico. Abolieron el Consulado de Comercio y otras instituciones coloniales. Expulsaron las órdenes religiosas, al Arzobispo y a otros conocidos religiosos en una explosión de anticlericalismo que golpeó el prestigio y los privilegios tradicionales del clero. Entre 1829 y 1831, el gobierno guatemalteco censuró la correspondencia eclesiástica, se apoderó de los fondos de la Iglesia y confiscó las propiedades de las órdenes religiosas. Luego, en 1832, Gálvez abolió la recolección del diezmo, suprimió varias festividades religiosas, confiscó más propiedades de la Iglesia, revocó el derecho del clero de escribir a placer y legitimó la herencia de propiedades para los hijos de clérigos. Posteriormente, la legislación guatemalteca autorizó el matrimonio civil, legalizó el divorcio y suspendió la supervisión de la Iglesia sobre la educación.

  • 21 Mario Rodriguez. “The Livingston Codes in the Guatemala Crisis of 1837-1838” en Applied Enlightenm (...)

25Bajo el liderazgo de Barrundia, lo legislativo buscó reemplazar la estructura institucional y legal española por instrumentos más modernos, inspirados directamente de los paradigmas norteamericanos y franceses. El movimiento culminante de esta tendencia se dio en 1836, cuando Guatemala adoptó el Código de Derecho Penal de Louisiana, escrito por Eduardo Livingston, pero rechazado por las autoridades de Louisiana en 1826 por considerar que se alejaba demasiado de la tradición legalista romana.21

26Las reformas liberales teóricamente favorecían a los indígenas, garantizándoles igualdad ante la ley y acceso a más tierra y mejores oportunidades. En la práctica, sin embargo, la mayoría de los indígenas no tenían los recursos ni la educación para aprovechar esa oportunidad. El liberalismo simplemente los expuso a una mayor explotación. En el corazón del Estado liberal había simplemente el deseo de un rápido crecimiento económico a través de la expansión de las agroexportaciones. De esta manera, el proceso iniciado con las Reformas borbónicas recibió un nuevo impulso y contribuyó a una resistencia creciente de los pueblos indígenas, especialmente en El Salvador y Guatemala.

  • 22 Pedro Tobar Cruz. Los montañeses. 2a. ed. Guatemala: Ministerio de Educación Pública, 1959. (Bibli (...)

27El período federal presenció la primera ola de reformismo liberal que llegaría a dominar a Guatemala después de 1871. Este contemplaba un Estado fuerte, que ayudaría al capital privado a desarrollar los recursos agrícolas. Los desórdenes y el descontento público de las dos primeras décadas de la independencia nacional y el fracaso del gobierno federal para establecer su preeminencia sobre los gobiernos estatales, dejaron como legado un gobierno débil, con un legislativo teóricamente fuerte, que en tiempos de crisis delegaban la mayor parte de su poder en el primer mandatario. Los levantamientos rurales que comenzaron en 1837 provocaron finalmente una crisis entre el Legislativo y el Ejecutivo, que terminó por derrumbar el gobierno de Gálvez en 1838 y desembocó en tres décadas durante las cuales el Estado estuvo dominado por la élite conservadora de la ciudad de Guatemala. La historia de este gran levantamiento, que llevó al poder a Rafael Carrera, ha sido explicada en otra parte.22 Se trató de una reacción popular poderosa contra las reformas liberales, la cual culminó con el desplome final de la Federación centroamericana y la dominación de Guatemala por parte del caudillo Carrera, durante la mayor parte del período que va 1839 hasta su muerte en 1865.

28Aun si al gobierno de Carrera justamente se le reconoce el mérito de haber defendido los intereses indígenas a mediados del siglo xix, debe quedar claro que el principal beneficiario de la sublevación de Carrera en 1837 fue la élite conservadora y aristocrática de la ciudad de Guatemala.

29El decreto de Mariano Gálvez del 26 de julio de 1837 permitió a los exiliados conservadores de 1829 poder regresar a Guatemala y, así, asumir muchos de ellos posiciones de responsabilidad tanto en el sector privado como en el público, aun antes de la victoria de Carrera en 1838. Juan José Aycinena lidereó su unión como una fuerza política. Tal como este, muchos eran clérigos o encabezaban familias importantes de comerciantes y de hacendados. Habían perdido su prestigio tras la derrota sufrida a manos de Morazán en 1829, pero ya para 1839 habían sido nuevamente aceptados en la vida social y económica del Estado, y se unieron a miembros liberales de la vieja élite, tales como José Franciso Barrundia, Manuel Arrivillaga y Miguel García Granados en la conducción del gobierno. Este sector había sufrido mucho desde comienzos del siglo xix, pero aún eran el elemento más estable de la clase alta guatemalteca. Sus intereses económicos estaban bien representados por medio de su fuero, el Consulado, reestablecido en agosto de 1839. Además, sus posiciones en la jerarquía de la Iglesia guatemalteca y en el Cabildo de la ciudad de Guatemala les permitieron consolidar su influencia en las instituciones más poderosas del Estado, especialmente después de la caída de Gálvez y durante la ascensión de Carrera al poder militar.

EL ESTADO CONSERVADOR

30Bajo Carrera, quien controló el Estado en forma casi permanente hasta 1865, se reestableció una autoridad ejecutiva fuerte. El Gobierno central era considerablemente pequeño y consistía principalmente de los ministros de Gobierno (Gobernación), de Relaciones Exteriores y Asuntos Eclesiásticos y de Finanzas y Guerra, con algunos pocos funcionarios para ayudarles en sus tareas. Puesto que una misma persona frecuentemente ejercía más de uno de estos cargos ministeriales al mismo tiempo, había normalmente solo dos o tres ministros en el gobierno y cada uno tenía un pequeño equipo técnico. Hasta el departamento de finanzas contaba con no más de una docena de funcionarios. Asimismo, el aparato judicial estaba constituido por un fiscal general y algunos jueces. El ejército era el gasto principal del gobierno después del de la deuda de servicio y consumía de un tercio a la mitad del presupuesto anual, pero no era tan grande como en épocas modernas. La acción gubernamental del país fue ejecutada principalmente por los corregidores — uno para cada departamento—, designados por el presidente. Estos eran generalmente, aunque no siempre, militares y tenían amplios poderes de policía, finanzas y administración general en sus jurisdicciones, sirviendo también como justicias de paz y jueces.

31Trabajaban estrechamente con los gobiernos municipales y con las diversas corporaciones privadas, tales como la Iglesia o el Consulado, que funcionaban en sus departamentos, y con los terratenientes de la región, quienes contaban con los corregidores para hacer valer las leyes para su protección. El órgano legislativo se reunía anualmente, pero su autoridad era poca, sirviendo principalmente como un foro para legitimar la voluntad del caudillo y para formular leyes e implementar sus políticas. Existía un pequeño Consejo de Estado, cuyo nombre y composición cambiaba periódicamente, con la función de asesorar regularmente al presidente. En esencia, gran parte del proceso de centralización que había caracterizado a las Reformas liberales fue eliminado y se dio un retroceso real hacia la tradición habsburga de un gobierno más descentralizado, más feudal, con una autoridad fuerte que recaía en el Capitán General (título que Carrera también llevaba, además del de Presidente) y en los comandantes políticos locales (corregidores).

32Durante los desórdenes del inicio de 1840, a la cabeza del Estado estuvo Mariano Rivera Paz, un político de Cobán (Verapaz), eficaz en el manejo de la delicada relación entre Carrera y la élite de la ciudad de Guatemala. En su primer informe anual a la Asamblea Constituyente el 31 de mayo de 1839, dio el tono conservador del nuevo gobierno valiéndose de un análisis sobre el pasado y de un programa para el futuro. Destacó que las pasiones de los primeros años de la Independencia habían sido “la exaltación de todo lo nuevo y el deseo de destruir todo lo que existía”. Los liberales, dijo, “proscribieron la moderación y la prudencia calificándolas con nombres detestables, tales como “servilismo y retrogradación”, de modo que “hombres honrados y pacíficos huían de los negocios públicos perseguidos por el furor revolucionario, que condujo al país a la miseria, y desorganización en que se encuentra”. Pero ahora, agregó, la sociedad, “por su instinto de conservación está tratando de reorganizarse”. Recordó, asimismo, los programas liberales “mal dirigidos” y las violaciones de los derechos, recurriendo al sentimentalismo que rodeaba a estos temas y a la participación de las masas rurales en este diálogo:

No había seguridad personal, ni respeto por la propiedad, ni la libertad, ni justicia. Los decretos sobre el divorcio, y matrimonio civil provocaron un grande escándalo, así porque chocaban con nuestras costumbres, como por la inteligencia que generalmente se les dio: El honrado campesino cuya conciencia había sido ya atormentada de mil modos, no encontró segura la honestidad de sus hijas, ni aún en el recinto de su pobre choza, y vio desaparecer la paz doméstica que es el último asilo de los desgraciados. El haberse querido establecer violentamente los códigos proyectados para la Louisiana, dio por único e inmediato resultado la suspensión repentina de la administración de justicia, la escandalosa impunidad de los delincuentes, y por consecuencia, la inseguridad y la alarma, que debe producir naturalmente en un pueblo la ausencia de sus jueces y de majistrados.

33Rivera Paz recordó a la Asamblea cómo el mal manejo fiscal, las impopulares políticas retributivas, el trabajo forzado y servicio militar obligatorio habían contribuido a forjar una voluntad de resistencia entre la gente que provocó la Revolución de Carrera en Mita y la Guerra de la Montaña. Acusó a los liberales de ignorar repetidamente la voluntad popular en Guatemala, pues fue con Carrera, quien al fin restauró la paz, una vez que el país reanudó su comercio y su vida normal, “se dio principio á una reconciliación sincera”. Morazán había destruido las fuerzas armadas de Guatemala, incorporándolas en el ejército federal o desbandándolas. Desde la óptica de Rivera Paz, aquel, en alianza con Francisco Ferreraen Honduras, había sido el salvador del Estado y de la República.

34Una vez roto el pacto federal, Rivera Paz instó a la Asamblea a reconstruir Guatemala sobre la base de la paz y la prosperidad. El restablecimiento del poder y del prestigio del clero católico romano —una característica prominente de los años de Carrera— fue una de las primeras demandas a los legisladores “un grande esfuerzo patriótico y constante”, para satisfacer “las necesidades y deseos religiosos de nuestro pueblo... No hay ejemplos ni en la antigüedad, ni en los tiempos modernos, de un pueblo que no tenga religión”, instando ala Asamblea a decretar “solemnemente que el gobierno del Estado profese y respete la Religión Católica”.

35La restauración del poder de la Iglesia fue la primera prioridad en su esfuerzo de retornar a la seguridad y a la tranquilidad de la era hispánica. Rivera Paz también solicitó a la Asamblea restablecer “en cuanto fuere adaptable, la forma que establecían las leyes Españolas para el gobierno político”. Enfatizaba sobre ese punto: “Si no hemos podido ni aún establecer las leyes nuevas, mientras se nos da una constitución adecuada, ¿qué podemos hacer, sino buscar bajo la forma antigua siquiera la paz y seguridad que ella nos daba?”

36Propuso lo mismo para el sistema judicial, la estructura tributaria, los gobiernos municipales, así como la restauración del Consulado de Comercio para promover el desarrollo de la agricultura y el comercio, según los modelos tradicionales. Señaló, además, que la educación pública—haciendo alusión al sistema educativo previo bajo control de la Iglesia—, se encontraba en un desorden total, especialmente fuera de la capital, por lo que tenía que ser corregido. Repitió constantemente un argumento de los conservadores, según el cual:

el querer traer á nuestros países los adelantos y mejoras que se han hecho en la lejislación de los pueblos cultos, sin estar preparados para recibirlas, no ha producido mas que trastornos y males, alejando los objetos deseados. Nuestro liberalismo debe limitarse á prepararlos pueblos generalizando en ellos la educación y mejorando sus costumbres.

  • 23 Mario Rivera Paz. Memoria que presentó a la Asamblea Constituyente, en su primera sesión, el Conse (...)
  • 24 Rafael Carrera. “Felicitación del General de Brigada Rafael Carrera a la Asamblea Constituyente de (...)

37El sistema educativo que existía antes de la Independencia —argumentaba—, a pesar de sus defectos, ofrecía una base para el desarrollo en vez que grandes e impracticables proyectos. Por encima de todo era necesario proveer la instrucción básica en los pequeños poblados, pues, mientras que la legislación liberal había pretendido establecer un sistema obligatorio más sofisticado: “hemos visto desaparecer hasta las pocas escuelas de primeras letras que habían antes de la independencia”.23 Carrera, por su parte, también envió un mensaje a la Asamblea, instándola a sustituir la legislación liberal con “un sistema que esté en armonía con las necesidades del país, que sea conforme á nuestras costumbres y especialmente á los principios religiosos que profesamos”.24

38De esta manera, el Estado guatemalteco cambió el liberalismo que había dominado el país desde la Independencia en 1821 por un retorno a la seguridad social y política del sistema colonial español. Este vuelco, en gran parte hecho posible por las demandas populares con el apoyo de una gran cantidad de pobres, indígenas y ladinos rurales, dejaría una huella profunda en muchos de ellos y contribuiría a la supervivencia de las distintas culturas indígenas en Guatemala, pese a que muchas de sus comunidades habían sido rápidamente absorbidas por la expansión del capitalismo agroexportador en otras regiones de América Latina.

  • 25 Una solicitud con más de ochocientas firmas había sido presentada a la Asamblea el 11 de junio sol (...)

39Bajo la presión de las armas de Carrera y de las élites terratenientes, comerciales y eclesiásticas de la capital, la Asamblea trabajó expeditamente, comenzando por restablecer las órdenes religiosas y emitiendo una invitación al Arzobispo exilado Ramón Casáus y Torres para que regresase a Guatemala.25 Al felicitar a la Asamblea por estas disposiciones, Carrera reafirmó el compromiso de la revolución con un Estado teocrático:

  • 26 “Rafael Carrera, General de Brigada de las armas del Estado, á los pueblos que componen” en El Tie (...)

Nuestros opresores en el exceso de su desesperación desde lejos nos insultan llamándonos bárbaros, salvajes, fanáticos y serviles. Lo que más irrita su furor es, elverque después de haber agotado sus esfuerzos para estender la desmoralización y la impiedad, los pueblos restituidos á su libertad, estén dando pruebas de que todo el empeño para corromperlos no ha producido otro efecto, que afianzaren nuestros el amor a la relijión santa que heredamos de nuestros padres. Por sostenerlos nos armamos, y hemos triunfado venciendo mil obstáculos. Ahora que no nos ocultan los designios de nuestros antiguos opresores, sabremos morir antes que ver vez más insultada nuestra relijión, profanando y robando nuestros templos.
Seamos firmes en nuestras resoluciones, y unidos por unos mismos sentimientos seremos invencibles.26

  • 27 El Tiempo, Guatemala julio-diciembre 1839.
  • 28 Actas de la Asamblea. 1 (5) octubre 19,1839:24).
  • 29 El Tiempo 1 (24), Guatemala, agosto 15 de 1839 p. 95 y Woodward (1966): 14-16 y 101-206. En relaci (...)
  • 30 EITiempo, 1 (39) Guatemala, octubre 11 de 1839 pp.153-154; 1 (45),3de noviembre de 1839, pp.178-17 (...)

40Durante el resto de 1839 continuó la consolidación conservadora y el restablecimiento de las instituciones y las costumbres hispánicas,27 y dio inicio el proceso de devolución dé las propiedades eclesiásticas.28 En agosto, la Asamblea restableció la Casa de Moneda Nacional y la Corporación del Comerciante.29 Posteriormente se rehabilitó la función de corregidor, se restableció la supervisión de la Iglesia sobre la educación, se fundó un Banco nacional y se reactivó el examen de residencia para todos los oficiales públicos del Estado.30

  • 31 Archivo General de Centro América, B, leg. 214, exp. 4941, fol 607; Gaceta Oficial, 1 (44) junio 1 (...)
  • 32 El Tiempo, 1 (57). Guatemala, diciembre 11 de 1839, pp. 225-226.
  • 33 Pineda de Mont. 1869-1872: 2, 263.
  • 34 Gaceta extraordinaria, Guatemala, agosto 14 de 1841.
  • 35 El Tiempo, 1 (6), Guatemala, diciembre 21 de 1839, pp. 225-226.
  • 36 EITiempo, 1 (146), Guatemala, noviembre 2 de 1840 y Lorenzo Montúfar. Reseña histórica de Centro A (...)
  • 37 Ver EITiempo, 1 (56), Guatemala, diciembre 7 de 1839, pp. 221-222 para una revisión de los logros (...)

41Los legisladores cerraron su primera sesión con más decretos diseñados para restaurar la tradición hispánica. Redujeron los impuestos de los alimentos en respuesta a las demandas del pueblo31 y restablecieron el monopolio sobre las bebidas alcohólicas.32 Asimismo, abolieron completamente el detestado impuesto de la capitación,33 pero al mismo tiempo se restauró el impuesto del diezmo y se reforzó su recolección.34 Finalmente, decretaron una nueva “Declaración de los Derechos del Estado y sus habitantes”, que, aunque mantuvo muchas libertades civiles, revirtió la dirección del Estado hacia el autoritarismo.35 La religión Católica romana una vez más se convirtió en la religión oficial y recuperó su fuero y su cabildo eclesiástico.36 La sesión se prorrogó poniendo punto final a la revolución Liberal postindependentista.37

42El gobierno de Carrera estuvo caracterizado por un control descentralizado, en contraste con las dictaduras liberales que habrían de seguirle. Mientras que la palabra de Carrera fue ley, la maquinaria real de su gobierno era bastante pequeña. Tuvo solamente dos ministros en el comienzo de su régimen y, aunque éstos a veces aumentaban a cuatro, por lo general eran tres. Las oficinas y agencias del gobierno fueron pocas, las corporaciones para-estatales seguían los patrones desarrollados bajo el régimen español, llevando la mayor parte de las funciones posteriormente asociadas con el gobierno. Así, la Iglesia mantuvo la supervisión de las escuelas, los hospitales y otras instituciones caritativas. El Consulado supervisaba la construcción y mantenimiento de carreteras, puentes y las instalaciones portuarias, y junto con la Sociedad Económica de Amigos del País promovió la producción y diversificación económica. Las corporaciones municipales autónomas, tanto en la capital como en los departamentos, desempeñaron funciones relativas al gobierno, tales como la policía, el orden público y el mantenimiento de calles, plazas y mercados, pese a que el Gobierno central se interesó esporádicamente en tales funciones. Por otra parte, la corporación de abogados y las asociaciones de médicos (Colegio de abogados y Protomedicato) realizaron actividades referentes a sus profesiones y a la defensa de sus propios intereses, tales como la codificación de las leyes y la supervisión de las farmacias. Había, asimismo, una Corte Suprema (sucesora de la audiencia colonial) designada por el órgano ejecutivo y dependiente de este y algunos otros tribunales de gobierno, pero gran parte de la administración de justicia estaba aún en manos de las corporaciones (Consulado, Iglesia, Universidad, aparato militar, etc.). Las apelaciones de estos fueros, excepto el caso del cabildo eclesiástico, se remitían a la Corte Suprema.

  • 38 Ralph Lee Woodward Jr. “Population and Development in Guatemala, 1840-1879” en SECÓLAS Annals, Jou (...)

43La principal innovación que sobrevivió a las reformas liberales de las experiencias de Cádiz y de la Independencia fue la convocación anual de una Asamblea, elegida para un mes o dos, con la tarea de hacer ejecutar las leyes y aprobar las acciones del caudillo Carrera. Estaba subordinada a los intereses de éste y en la práctica era menos importante que el Consejo de Estado, el cual estaba compuesto por el caudillo y las principales autoridades, las cuales legislaban y gobernaban en forma regular. Carrera también formó un Consejo de Guerra para asesorarlo ocasionalmente en asuntos militares. El ejército, excepto en tiempo de guerra, era relativamente pequeño y claramente subordinado al caudillo. Sus oficiales y hasta sus tropas desarrapadas ocupaban una posición especialmente privilegiada en la vida guatemalteca, de la cual abusaban frecuentemente.38

  • 39 Entre los conservadores más prominentes durante la era de Carrera se encuentran: Luis y José Batre (...)

44Después de 1855, Carrera pasó especialmente gran parte de su tiempo lejos de la capital, en sus fincas, en los balnearios para la salud de Amatitlán y Escuintla o recorriendo el país. Mantuvo con mano firme las riendas del gobierno, pero debido a estas largas ausencias, sus ministros y el Consejo de Estado integrados por un grupo de conservadores e ilustrados patricios (muchos de los cuales formaban parte la extensa familia del Marqués de Aycinena), fueron los que efectivamente gobernaron el Estado.39

  • 40 La situación era muy parecida a la descrita por Eric Wolf y Edward Hansen en “Caudillo Politics: A (...)
  • 41 Estos registros para mediados del siglo diecinueve en el AGCA no están en su mayoría clasificados, (...)

45La autoridad en el campo permaneció en manos de los terratenientes y de los jefes políticos —corregidores— designados por el caudillo en cada departamento, hacia quien la lealtad era su primer responsabilidad. Estos gobernadores locales tenían un enorme poder sobre sus mini-reinos.40 Los expedientes de los corregidores en los archivos del Ministerio del Interior (Gobernación) reflejan su posición de poder con respecto a las comunidades indígenas bajo su jurisdicción y su relación directa con el caudillo.41

Las políticas Indígenas de Carrera

46La nueva actitud del gobierno hacia los indígenas corresponde con el retorno a las tradiciones hispánicas. El 16 de agosto de 1839, la Asamblea Constituyente, al reconocer que los indígenas eran la mayoría de la población del Estado y que era de interés público no solo “protejer a ésta clase numerosa de la sociedad, sino también fomentarla, mejorando sus costumbres y civilización”, emitió un código en ese sentido. El comité congresil señaló que el régimen liberal había maltratado y explotado a los indígenas en el marco de un sistema que ponía como pretexto su igualdad, y destacó que el sistema colonial era realmente mucho mejor. Tal sistema “los compelía al trabajo, los sugetaba al servicio público en ciertas cosas y al pago de contribuciones; pero también les daba protección contra los influyentes y poderosos en sus reclamos de tierras”. Les garantizaba cuidados y bienestar para su propia autoestima, añadía el comité.

  • 42 Asamblea Constituyente. “Dictamen á la Comisión de organización provisional sobre establecer un ré (...)

47Los liberales habían abolido todo eso y, por consiguiente, los indígenas habían perdido el respeto por la ley y el orden. El nuevo código rechazaba decididamente la ¡dea de Gálvez de incorporar a los indígenas a la civilización occidental. Hasta pidió el restablecimiento del oficio de intérpretes e instruyó a los funcionarios departamentales para traducir tal decreto a las lenguas indígenas. El programa de Gálvez tenía por objetivo colocar a los indígenas dentro de un marco conceptual de igualdad. Los conservadores aseguraban que esto significaba explotación, con el peligro de rebelión y violencia. En lugar de eso, ellos les ofrecían un trato paternalista y protección.42

  • 43 Rodríguez. 1955:30.

48Este enfoque político no les confirió a los indígenas, por supuesto, la autonomía ni la igualdad. Como Mario Rodríguez ha señalado, los indígenas, en efecto, recibieron por su apoyo a la derrota de los liberales “el retorno a su condición de ciudadanos de segunda clase”.43 Sin embargo, los conservadores desafiaban las tentativas liberales de poner en práctica leyes generales, partiendo de que los habitantes del Estado eran “iguales en sus costumbres, civilización, y circunstancias”. Los indígenas, para ellos, tenían diferencias culturales, económicas y políticas y, por lo tanto, las leyes debían reconocer tales diferencias. Consideraban que, aún si la aculturación hacia estos con base en normas occidentales podía ser un objetivo deseable, ésta tomaría mucho tiempo. Mientras tanto, los indígenas y los blancos deberían ser tratados separadamente, con leyes que diferenciaran y no intentaran sugerir una igualdad en donde no existía. En teoría, por lo menos, el enfoque conservador le ofreció al indígena protección contra una explotación excesiva, lo que le valió su supervivencia cultural. Rodíguez cita como ejemplo del pensamiento conservador un texto aparecido en El Café de Guatemala, el 8 de septiembre de 1839:

Otro principio que se ha querido establecer entre nosotros, es el de leyes generales para nuestra sociedad, como si fuese igual en costumbres, civilización y circunstancias. Si el indígena paga por hábito y por efecto de su antigua legislación municipal, la contribución directa sin oposición, y el ladino o el blanco la rechaza. Sus hábitos, sus inclinaciones son distintas, ¿deberán ser iguales las leyes para estos dos pueblos?
Nosotros pensamos con algún fundamento que mientras no se confundan entre sí por el curso lento de la ilustración; único medio de conseguirlo, es necesario de manejarlos con una total separación, y para esto es menestar que las leyes difieran y no sean iguales.

49Rodríguez también provee un buen ejemplo de la crítica liberal a la política conservadora sobre el indígena en una cita de El Popular, publicado en Quetzaltenango el 4 de diciembre de 1839:

Pero, ¿ dónde está el principio, dónde la justicia para nulificar todos los derechos y todas la capacidades de los indígenas, quizá más sutiles que las vuestras (hablando con el debido respeto) de unas masas que conocieron ya de las instituciones libres, que aunque tropesando, ya crecieron sin andadores, y que últimamente no se han sublevado sino por vuestras sugestiones malignas y ciego impulso ? Que no han encruelecido sino por vuestra hipocresía de fanatismo religioso, soplando todo su veneno continuamente sobre ellos, contra toda idea liberal y todo hombre pensador; de unas masas agitadas por vuestra ambición, que os colocaron en el poder y que creyéndoos de buena fe han tomado vuestra venganza insensata por religión, y vuestra prostitución imbécil por docilidad. Si los libres erraron en igualarlos en derechos y en reconocerlos por hombres; nunca ésto puede ser un error de la ambición y de la tiranía, nunca el cálculo del interés privado; más vosotros desdeñándoos de ellos y abatiéndolos después de serviros de sus espadas y de sus preocupaciones ¿ no merecéis que ellos os conozcan alguna vez y os aprecien en vuestro debido valor? El decreto, pues, que se ha dado es digno de la Asamblea Constituyente, está en todo su espíritu retrógrado, en todas sus miras de dominación esclusiva, y sobre todo, en su odiosidad a la independencia y en su amor a la servidumbre colonial. Es consecuencia precisa de tal régimen el restablecimiento de los azotes; el de los trabajos forzados por los que ya anhela la comisión, y es consiguiente todo el rigor del despotismo antiguo bajo los corregidores, alcaldes mayores y sátrapas españoles, inquisidores y frayles. Su obra será cumplida, y de la misma esclavitud brotarán (según estos sabios originales) poblaciones cultas regeneradas por el despotismo—. Tales son sus máximas, y tales sus decretos y su práctica legislativa.

  • 44 Keith Miceli. “Rafael carrera: Defender and Promoter of Peasent Interests in Guatemala, 1837-1848” (...)
  • 45 Julio Castellanos Cambranes. Café y campesinos en Guatemala, 1853-1897. (Guatemala: Editorial Univ (...)

50La principal problemática histórica con respecto a si los indígenas en Guatemala se beneficiaron con la restauración de su “ciudadanía de segunda clase”, ha sido tratada en otras partes. Especialmente por Keith Miceli, quien sugiere que la política en pro del indígena por parte de Carrera, de hecho lo protegió de nuevas usurpaciones de sus tierras y de la explotación de su fuerza de trabajo durante la década de 1840. Después de 1850, esa protección comenzó a atenuarse conforme Carrera se involucró más con la élite guatemalteca.44 El trabajo de Julio Castellanos Cambranes sobre el café en Guatemala en el siglo xix corrobora esa interpretación, pero de las pruebas que presenta en cuanto a la usurpación de tierras indígenas y el trabajo en las actividades de agroexportación queda claro que los indígenas no se encontraban seriamente amenazados durante la era de Carrera. Carrera mismo actuó frecuentemente en defensa de las tierras y de los intereses de los indígenas. Inmediatamente después de la muerte de éste en 1865, primero bajo la administración del General Vicente Cerna y aún después de la Revolución Liberal de 1871, se llevó a cabo una usurpación de las tierras y una explotación en mayor escala de fuerza de trabajo indígenas.45

  • 46 Woodward 1966 41 -51; Castellanos Cambranes 1985:53-55,81 -119.

51Sin lugar a dudas, es cierto que el boomóe la cochinilla en el centro de Guatemala —que dio inicios por iniciativas liberales en la década de 1820 y alcanzó su climax durante los años conservadores— se produjo en tierras sustraídas a la producción de subsistencia y en otras propiedades indígenas usurpadas en las proximidades de Antigua y Amatitlán, pero ello tuvo poco impacto en los populosos distritos indígenas de los Altos. Con el tiempo fue la producción de café la que estableció la clase del finquero, que amenazó tanto la subsistencia como la supervivencia cultural de los indígenas.46

52La creciente demanda de tierra y fuerza de trabajo indígena requerida por las plantaciones del café se puede decir que comenzó, tal como Castellanos Cambranes sugiere, en ladécadade 1850. No obstante, su impacto no fue determinante sino hasta después de 1865, no solo debido a que la cantidad de la producción de café permaneció relativamente baja hasta entonces, sino también a que la política conservadora alentó la producción de café por parte de las comunidades indígenas, en contraposición al énfasis que la política liberal otorgaba a las plantaciones individuales.

53En Verapaz se puede ver un ejemplo del enfoque conservador en cuanto a tierras comunitarias para la producción de café y al mismo tiempo tener una idea de cómo esto se convirtió en un primer paso de la transferencia de esas tierras a manos privadas en época sucesiva. Las áreas que anteriormente producían materia prima de tinte fueron entre las primeras transformadas para la producción de café; también otras áreas en Verapaz y Los Altos, pertenecientes a personas no representadas en la fracción conservadora que controlaba el gobierno, adquirieron importancia para este cultivo.

  • 47 Gaceta de Guatemala, 11 (30), Guatemala, junio 4 de 1859, pp.1-2.

54Muchos de estos productores de café, especialmente en Los Altos, con el tiempo se asociaron con la oposición Liberal en contra la élite guatemalteca. Las tierras comunitarias fueron utilizadas para la producción de café en gran escala y comenzó el proceso de transferencia de estas tierras a manos privadas. Este proceso fue promovido especialmente en Verapaz, un área relativamente atrasada hasta la llegada del cultivo de café. La Orden Dominica la había dominado en el periodo colonial y había permitido la continuación de la propiedad comunal. El municipio de Cobán, alentado por el corregidor departamental, hizo todo tipo de esfuerzos para promover el cultivo del café y el azúcar en las tierras públicas a partir de 1859. El 30 de mayo de ese año, el gobierno de Carrera aprobó un plan para que el municipio pudiese prestar a individuos particulares de sus fondos hasta 500 pesos, a un interés anual del 6 por ciento hasta por cinco años, para la protección y desarrollo de la agricultura. Con garantía de propiedad real, podía ser adquirido en préstamo el doble de esa cantidad. También autorizó, como lo había hecho en otros lugares, al municipio de Cobán y a las demás municipalidades de Verapaz a alquilar sus tierras comunales para el cultivo del café al precio de un real por “cuerda” por año. Cuando los alquileres no eran pagados por dos años, el gobierno podía recuperar esas tierras y el corregidor estaba habilitado para implementar tal disposición. Al proveer tanto tierra como capital para el desarrollo, el gobierno de Verapaz aseguraba que estaba abriendo el camino para que “las clases pobres” se transformaran en propietarios cafetaleros.47

  • 48 Gaceta de Guatemala, 11 (66) de noviembre 16 de 1859, p.1 y 12 (11), de junio 14 de 1860, p.1.
  • 49 Gaceta de Guatemala, 13(33), Guatemala, abril 13 de 1862, p.2; El Noticioso, 1 (10), Guatemala, di (...)

55Hacia fines de octubre de 1859, siete cafetaleros habían recibido fondos municipales en el marco de este arreglo y en junio de 1860 se había ya estimulado considerablemente el cultivo de café. En pocos años, Verapaz se convertió en una de las principales regiones productoras.48 Hacia el pimero de marzo de 1862, había treinta y nueve fincas de café en Cobán, otras treinta y dos cerca de San Pedro Carcha y cuatro en San Miguel Tucurú. Según informes del corregidor, casi setenta mil plantas de café estaban ya produciendo en el departamento y otras dos millones más en distintas etapas de crecimiento.49

  • 50 Aycinena al Ministro de Gobernación, Guatemala, abril 17 de 1866. AGCA, B, leg 28604.

56Juan José de Aycinena destacó que hacia 1865 había un crecimiento notable del cultivo del café en Verapaz e instó al gobierno a utilizar aún más las tierras comunales. La construcción de un nuevo camino a Salamá—aseguraba— facilitaría la comercialización del café de Verapaz.50

  • 51 Juan E. Valdés, Corregidor de Verapaz, al Ministro de Gobernación, Salamá, Abril 28 de 1866. AGCA,(...)

57Por otra parte, existen pruebas en los archivos del Ministerio de Gobernación de que el sistema de alquiler de tierras públicas del departamento daba lugar a abusos y corrupción. Acusaciones en contra del comisario político en Carcha, Miguel Molina, en 1866, por el mal manejo de fondos públicos procedentes de la producción de café sugiere que abusos de este tipo podían ocurrir y probablemente ocurrieron. En ese entonces, pero principalmente después de 1865, estos alquileres públicos eran por diversos medios transferidos a propiedades privadas.51

CONCLUSIÓN

58No ha sido la intención aquí detallar las condiciones reales de los indígenas bajo los conservadores, sino simplemente indicar el cambio significativo de dirección que la política de gobierno tomó a partir de 1839. La alianza de Carrera con los indígenas y los campesinos ladinos en la insurrección reaccionaria de 1837 confirmó la tendencia liberal hacia una organización de la tierra y de la fuerza de trabajo dirigida hacia la agro-exportación, que fue iniciada con las Reformas borbónicas del siglo dieciocho. Aún si Carrera, como Miceli y otros han apuntado, intervino frecuentemente y en persona para defender las tierras y los derechos de los indígenas, la élite conservadora de la ciudad de Guatemala rechazó la política de igualdad impulsada por los liberales, que había y habría conducido más tarde a la explotación de las propiedades y de la mano de obra indígenas.

  • 52 The Poverty of Progress: Latin America in the Ninetheenth Century. (Berkeley: University of Califo (...)

59No obstante, tomando un rumbo totalmente contrario al rumbo general mundial en el siglo diecinueve, la política conservadora de protección y segregación de las comunidades indígenas, como lo ha sugerido Bradford Bums en su Poverty of progress,52 ofreció un modelo alternativo de desarrollo, el cual puso un mayor énfasis en el sistema de subsistencia que en el sistema exportador y en la estabilidad de la organización social tradicional de la comunidad, frente al nacionalismo económico que enfatizaba el capitalismo liberal durante el siglo diecinueve en America Latina.

Notes

1 Thomas M. Fiehrer. The Baron de Carondeletas an Agent of Bourbon Reform: A study of Spanish Colonial Administration inthe Years of the French Revolution. (Disertación doctoral) (Tulane University, New Orleans, 1977), pp. 96-365.

2 Miles L. Wortman. Governement and Society in Central America, 1680-1840. (New York: Columbia University Press, 1982), pp. 127-156.

3 Murdo J. MacLeod. Spanish Central America. ASocioeconomic History, 1520-1720. (Berkeley: University of Carolina Press, 1973), pp. 348-373 y Ralph Lee Woodward Jr. Central America. A nation Divided. 2a.ed. (New York: Oxsford University Press, 1985), pp. 25-60.

4 Wilbur E. Menaray. The Kingdon of Guatemala During the Reign of Claries III, 1759-1788. (Disertación doctoral). (University of North Carolina, Chapel Hill, 1975) y Woodward, 1985:61-91.

5 David Browning. El Salvador: Landscape and Society. (Oxford: Clarendon Press, 1971), pp. 111-138.

6 Ralph Lee Woodward Jr. Privilegio de clase y desarrollo económico: Guatemala 1793a 1871. (San José: EDUCA, 1981),pp. 71-77 y 109-115.

7 Ralph Lee Woodward Jr. “The Economy of Central America at the Close of the Colonial Period” en Estudios del Reino de Guatemala. homenaje al profesor S.D. Markman, editados por Duncan Kinkead. Sevilla: Escuela de Estudios Hispano-Americanos, 1985, pp. 117-120.

8 Alberto Herrate. La unión de centroamérica (tragedia y esperanza). 2a. ed. (Guatemala: Ministerio de Educación Pública, 1963), p. 104 y Mario Rodríguez. The Cadiz Experiment in Central America, 1808-1826. (Berkeley: University of California Press. 1978), pp.92-112.

9 Ciro F.S. Cardoso y Héctor Perez Brignoli. Centroaméricay la economia occidental (1520-1930). (San José: Editorial Universidad de Costa Rica, 1977), pp. 87-110.

10 Ralph Lee Woodward Jr. “Economicand Social Origins of the Guatemalan Political Parties (1773-1823)” en Hispanic American Historical Review, 45 (1965). pp. 544-566 y Julio C. Pinto Soria. Raíces históricas del Estado en Centroamérica. 2a. ed. (Guatemala: Editorial Universitaria, 1983).

11 Rodriguez, 1978:79-80.

12 Ibid, p. 84.

13 Ibid, pp. 84- 86.

14 Rodriguez 1978 y Patricia Brady Schmit. Guatemalan Political Parties: Development of Interest Groups, 1820-1822. (Disertacion doctoral). (Tulane University, New Orleans, 1978).

15 Ralph Lee Woodward Jr. “Central America from Independence toc. 1870” en The Cambridge History of Latin America.Vol.3, editada por Leslie Bethell. (Cambridge: Cambridge University Press, 1985), pp. 471-477.

16 Ibid, pp. 474-476.

17 Audiencias, por ejemplo, se convirtió en cortes territoriales y ayuntamientos en municipalidades. Alejandro Marure. Efemérides de los hechos notables acaecidos en la República de Guatemala de Centro-América desde el año de 1821 hasta el de 1842. 2a. ed. (Guatemala: El Progreso, 1895), pp. 11 -12 y Isidro Menéndez. Recopilación de leyes del Salvador en Centro América. 2a. ed. (San salvador: Imprenta Nacional, 1959), 1:20,126.

18 Ricardo Gallardo. Las Constituciones de la República Federal de Centro América. 2 vols. (Madrid: Instituto de Estudios Políticos, 1958), 2:703-738.

19 Philip Flemion. “States Rights and Partisan Politics' en Hispanic American Historical Review, 53 (1973): 600-618.

20 Robert S.Smith. “Financing the Central American Federation, 1821-1838” en Hispanic American Historical Review, 43 (1963): 483-510.

21 Mario Rodriguez. “The Livingston Codes in the Guatemala Crisis of 1837-1838” en Applied Enlightenment: 19th. Century, 1839-1839. (NewOrleans: MARI, Tulane University, 1972). (Middle American Research Institute, Publication, 23). pp. 3-32; Jorge Luis Arrióla. Gálvez en la Encrucijada. (México: Costa-Am ic, 1961 ), pp. 195- 243 y Grant Lions. “Louisiana an the Livingston Codes” en Louisiana History, 15 ( 1974): 243-272.

22 Pedro Tobar Cruz. Los montañeses. 2a. ed. Guatemala: Ministerio de Educación Pública, 1959. (Biblioteca Guatemalteca de Cultura Popular, 30); Luis BeltranenaSinibaldi. Fundación de la República de Guatemala. (Guatemala: Tipografía Nacional, 1971). (Edicionesdel Sesquicentenario de la Independencia); Ralph Lee Woodward Jr. “Social Revolution in Guatemala:The Carrera Revolt” en Applied Enlightenment: 19th. Century Liberalism. (New Orleans: MARI, Tulane University, 1972). (Middle American Research Institute, 23) e Hazel M.B. Ingersoll. The War of the Mountain. A Study of the Reactionary Peasant Insurgency in Guatemala, 1837-1873. (Disertación Doctoral). (George Washington University, Washington, 1972).

23 Mario Rivera Paz. Memoria que presentó a la Asamblea Constituyente, en su primera sesión, el Consejero Gefe del Estado de Guatemala, por medio del Secretario del Despacho de Relaciones. (Guatemala: Imprenta del Gobierno del Estado, 1839).

24 Rafael Carrera. “Felicitación del General de Brigada Rafael Carrera a la Asamblea Constituyente del Estado” en El Tiempo, Guatemala, 14 de junio de 1839. Se leyó este mensaje a la Asamblea, el 13 de junio. Actas de la Asamblea. (Guatemala) 1 (15), 19 de octubre de 1839. p. 23.

25 Una solicitud con más de ochocientas firmas había sido presentada a la Asamblea el 11 de junio solicitando esto. Acras de la Asamblea 1 (2) agosto 27,1839:10 y (5) octubre 19,1839:21-22; El Tiempo, Guatemala, 21 junio al 15 de julio 1839; Pineda de Mont 1869-1872,1:242-243 y 273.

26 “Rafael Carrera, General de Brigada de las armas del Estado, á los pueblos que componen” en El Tiempo, Guatemala, 18 de julio de 1839.

27 El Tiempo, Guatemala julio-diciembre 1839.

28 Actas de la Asamblea. 1 (5) octubre 19,1839:24).

29 El Tiempo 1 (24), Guatemala, agosto 15 de 1839 p. 95 y Woodward (1966): 14-16 y 101-206. En relaciona cuestiones de moneda, ver Manuel Pavón “Informe del Consulado sobre monedas del Sur en circulación, Guatemala, 20 de junio de 1840” en El Tiempo, Guatemala, 28 de junio y 5 de diciembre de 1840.

30 EITiempo, 1 (39) Guatemala, octubre 11 de 1839 pp.153-154; 1 (45),3de noviembre de 1839, pp.178-179y 1 (48), noviembre 14de 1839.p. 189;Pinedade Mont. 1869-1872, 1:504511.

31 Archivo General de Centro América, B, leg. 214, exp. 4941, fol 607; Gaceta Oficial, 1 (44) junio 10 de 1842, p. 191.

32 El Tiempo, 1 (57). Guatemala, diciembre 11 de 1839, pp. 225-226.

33 Pineda de Mont. 1869-1872: 2, 263.

34 Gaceta extraordinaria, Guatemala, agosto 14 de 1841.

35 El Tiempo, 1 (6), Guatemala, diciembre 21 de 1839, pp. 225-226.

36 EITiempo, 1 (146), Guatemala, noviembre 2 de 1840 y Lorenzo Montúfar. Reseña histórica de Centro América, 7 vols. (Guatemala: Tipografía de El Progreso, 1878-1887), 3:381 -382.

37 Ver EITiempo, 1 (56), Guatemala, diciembre 7 de 1839, pp. 221-222 para una revisión de los logros de la Asamblea conservadora.

38 Ralph Lee Woodward Jr. “Population and Development in Guatemala, 1840-1879” en SECÓLAS Annals, Journal of the South Eastern Council on Latin American Studies, 14.(1983): 5-6.

39 Entre los conservadores más prominentes durante la era de Carrera se encuentran: Luis y José Batres, Manuel Francisco Pavón, Manuel Echeverría, José Milla Vidaurre, Andrés Andreu y Manuel Cerezo. Losconservadoresmásextremistas, principalmente representantes del clero, fueron: Antonio de Larrazábal y Arrivillaga, José María de Castilla, Francisco de Paula García Peláez, Bernardo Pinol Aycinena, Basilio Zeceña, Jorge Viteri Ungo, Javier y José María de Urruela, José Mariano González, Marcelo Molina Mata, Marcial Zebadúa, Joaquín Duran, Manuel Joaquín Dardón, José Luna, José Farfán y José Antonio de Irisarri. En la década de 1840, varios conocidos liberales también trabajaron con Carrera, entre ellos Miguel de Larreinaga, Miguel García Granados, Alejandro Marure, Felipe Molina Bedoya, José Mariano Vidarre y José Antonio Lavarre. Posteriormente, algunos de estos liberales siguieron manteniendo sus escaños en la Asamblea, pero luego no ganaron más cargos electivos. Para un estudio pormenorizado de los principales miembros del clan de Aycinena, véase David L. Chandler. Juan José Aycinena: idealista conservador de Guatemala del siglo xix. (Antigua Guatemala: CIRMA, 1988) y “Peace through Disunion: Father Juan José de Aycinena and the Fall of the Central American Federation” en The Americas, 46. (1989): 137-158.

40 La situación era muy parecida a la descrita por Eric Wolf y Edward Hansen en “Caudillo Politics: A Structural Analysis” en Comparative Studies in Society and History, 9. (1967): 168-179.

41 Estos registros para mediados del siglo diecinueve en el AGCA no están en su mayoría clasificados, aunque se encuentran organizados cronológicamente en legados. Están, sin embargo, a disposición de los investigadores y actualmente están siendo catalogados por el personal del archivo. Ver Woodward, “Population and Development”, (1983).

42 Asamblea Constituyente. “Dictamen á la Comisión de organización provisional sobre establecer un régimen de protección y fomento en favor de los indios” en El Tiempo, 1(27), Guatemala, agosto 30 de 1839, p. 106.

43 Rodríguez. 1955:30.

44 Keith Miceli. “Rafael carrera: Defender and Promoter of Peasent Interests in Guatemala, 1837-1848” en The Americas, 31(197): 72-95; Ralph Lee Woodward Jr. “Liberalism, Conservatism, and the Response of the Peasents of La Montaña to the Government of Guatemala, 1821-1850” en Plantation Society in the Americas, 1 (1979): 109-129; Robert A. Naylor “Guatemala: Indian Attitudes toward Land Tenure” en Journal of Inter-American Studies, 9 (1967): 626-629 y 634; Smith, Carol A. “Local History in a Global Context: Social and Economic Transitions in Western Guatemala” en Comparative Studies in Society and History, 26 (1984): 200-202.

45 Julio Castellanos Cambranes. Café y campesinos en Guatemala, 1853-1897. (Guatemala: Editorial Universitaria, 1985),pp. 40-264 passim.

46 Woodward 1966 41 -51; Castellanos Cambranes 1985:53-55,81 -119.

47 Gaceta de Guatemala, 11 (30), Guatemala, junio 4 de 1859, pp.1-2.

48 Gaceta de Guatemala, 11 (66) de noviembre 16 de 1859, p.1 y 12 (11), de junio 14 de 1860, p.1.

49 Gaceta de Guatemala, 13(33), Guatemala, abril 13 de 1862, p.2; El Noticioso, 1 (10), Guatemala, diciembre 28 de 1861, pp. 2-3.

50 Aycinena al Ministro de Gobernación, Guatemala, abril 17 de 1866. AGCA, B, leg 28604.

51 Juan E. Valdés, Corregidor de Verapaz, al Ministro de Gobernación, Salamá, Abril 28 de 1866. AGCA, B, leg. 28604.

52 The Poverty of Progress: Latin America in the Ninetheenth Century. (Berkeley: University of California Press, 1980).
Una versión inglesa de esta ponencia apareció en la obra redactada por Carol A. Smith, Guatemalan Indians and State: 1540 to 1988. (Austin: University of Texas Press, 1990), pp. 52-71.

Notes de fin

1 Unaversión inglesa de estaponcncia apareció en la obra red actada por Carol A. Smith, Gualemalan Indians and State: 1540 to 1988. (Austin: University of Texas Press, 1990), pp. 52-71.

Auteur

Tulane University

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540