Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Identidades nacionales y Estado moderno en Centroamérica

 | 
Arturo Taracena
, 
Jean Piel

2. Construcción de las identidades nacionales

Los limites del poder en la era de Barrios

Hector Lindo Fuentes

Texte intégral

1A las cuatro de la mañana del domingo 14 de marzo de 1861, los habitantes de Zacatecoluca se despertaron con el estruendo de salvas de artillería y la trompeta de diana.

  • 1 Gaceta Oficial, abril 20, 1861. La mayoría de los artículos de la Gaceta sobre el retrato se encue (...)

2El retrato de su excelencia el señor Presidente de la República, Capitán General Gerardo Barrios, colocado en un hermoso dosel en la sala de la casa de habitación del gobernador del Departamento de la Paz, don Rafael Osorio, estaba a punto de ser llevado a la Gobernación por una comisión compuesta por tres individuos: un militar, un regidor y un paisano. Las celebraciones se desarrollaron en medio del entusiasmo público y duraron hasta las seis de la tarde, con la participación de la municipalidad en pleno, el juez de primera instancia y el cura.1

  • 2 Esta es, quizás, una pregunta anacrónica, puesto que las horas de levantarse en las comunidades se (...)

3Zacatecoluca no fue la única capital de departamento que recibió el retrato del presidente Barrios. La cabecera del Departamento de Cuscatlán lo hizo el 17 de marzo. La descripción del acontecimiento publicada en la Gaceta, ayuda a comprender una de las interrogantes que quedaron de la descripción de las ceremonias de Zacatecoluca. ¿Por qué había que despertarse tan temprano?2 La respuesta es que había que adornar Suchitoto.

  • 3 García. Diccionario Histórico, tomo 4, p. 149.

4Doce cuadras de calles se engalanaron con colgaduras y cortinas, las casas con banderas y las esquinas con arcos. En medio de estas decoraciones pasó el retrato gozando del complemento acústico de explosiones de cohetes y repique de campanas hasta que por fin llegó a su destino: “un hermoso dosel adornado con todo lujo, y con cortinas y colgaduras de los colores del pabellón salvadoreño, en cuyo lugar había un puesto determinado para colocar el cuadro, entre la Constitución de la República, que estaba a la derecha y los códigos a la izquierda.”3 El 18 de mayo, le tocó a la ciudad de San Miguel recibir otro retrato conducido por los oficiales de una compañía de cien hombres. El domingo 26 le llegó su turno a San Vicente.

5El occidente de la República no se vio privado de estos placeres. Aun los pueblos que no estaban destinados a recibir retrato aprovechaban su tránsito para rendirle homenaje. Así, la efigie del Capitán General destinada a presidir los salones de la Gobernación de Santa Ana tuvo que detenerse en varias poblaciones. Como bien dijo el alcalde de Coatepeque: “¿Acaso permaneceríamos fríos espectadores de los Víctores y aplausos con que ha sido recibido por los otros pueblos nuestros hermanos?”. Las autoridades de Chalchuapa también desdeñaron el papel de fríos espectadores y enviaron una comisión a Coatepeque para recoger el retrato a fin de que pasara un par de días como huésped de su alcaldía. Y, ya que había llegado a Chalchuapa, un pequeño desvío a Atiquizaya no era gran cosa, de forma que los prohombres de esta última localidad, ni lerdos ni perezosos, hicieron arreglos para recibir el retrato también por unos días. Con tanto retraso , la Gobernación de Santa Ana no pudo contemplar la efigie presidencial sino hasta el 22 de junio de 1861.

  • 4 Manuel Irungaray era originario de Guatemala, yerno de Pedro Molina y antiguo compañero del Genera (...)

6Cabe señalar que había ciertafalta de espontaneidad en todos estos preparativos. Desde San Salvador el Ministro de Relaciones, Don Manuel Irungaray, organizaba la coreografía y recibía de antemano copia de los programas que organizaban los gobernadores en cada una de las poblaciones.4 La descripción misma del paroxismo público ante el uniformado retrato no deja de ser sospechosa. La Gaceta Oficial publicaba los relatos enviados por gobernadores que conscientemente participaban en la campaña propagandística, por lo que no sería aventurado suponer que en estas circunstancias su retórica sucumbía ocasionalmente a las tentaciones de la hipérbole, la sinécdoque y la metonimia.

7Para aquellos incapaces de leer la incansable prosa propagandística de la Gaceta Oficial (la mayoría de la población en un país en gran medida analfabeta) había que buscar otras formas de poner a su alcance el mensaje presidencial. El viaje del retrato y los discursos que lo rodeaban cumplían con esta misión. Los desplazamientos del Capitán General en persona eran otra ocasión ideal para establecer contacto directo con los habitantes. A principios de 1861, Barrios regresó de una importante visita oficial a Guatemala donde había buscado limar sus diferencias con Carrera. Su barco llegó a Acajutla y en la ruta a San Salvador celebró el éxito de sus gestiones en el país vecino con agasajos en Nahuizalco, Izalco y Santa Ana, además de Coatepeque, Quezaltepeque, Nejapa y Mejicanos, prácticamente todos los pueblos que quedaban a lo largo del camino.

8El recuento del arribo a San Salvador que apareció en la Gaceta Oficial da una idea de la impresión que se quería dejar en el público:

  • 5 Gaceta Oficial, febrero 13,1861.

Desde las siete de la mañana de dicho día se en arbolaron banderas en casi todas las casas de la población: se adornaron las puertas y ventanas con cortinas y colgaduras diferentes, y las calles por donde debía pasarla comitiva hasta el pueblo de Mejicanos, con arcos de todo gusto ...La entrada se verificó a las cinco y media de la tarde, en medio de los Víctores de la muchedumbre, repiques, salvas de artillería y dianas de la música marcial.5

  • 6 Gaceta Oficial, febrero 13 a mayo 15, 1861.

9Pero, las poblaciones alejadas del camino de Acajutla a San Salvador no se quedaron al margen de las celebraciones. La Gaceta publicó una carta de los jefes y oficiales de las milicias de San Vicente y otra de la municipalidad de Suchitoto, en la cual felicitaba a Barrios por su exitosa misión. Este fue el comienzo de una campaña que duró tres meses en la que prácticamente todos los números del periódico oficial incluían cartas de localidades, desde San Miguel hasta Chelatenango y desde Sensutepeque hasta Sensembra. En las poblaciones más grandes como Usulután, la corporación municipal y el cuadro de oficiales de las milicias enviaban cartas separadas.6

  • 7 Gaceta Oficial, junio 15, 1861.

10Los viajes de carácter personal también ofrecían oportunidades para que el caudillo reforzara su imagen de gobernante con amplio apoyo popular. Si el presidente visitaba su departamento natal, San Miguel, recibía “continuos festejos y demostraciones inequívocas del vecindario, de su adhesión y simpatías. Corridas de toros, espectáculos públicos diferentes, simulacros militares, y dos suntuosos bailes”. El viaje de regreso a San Salvador era también ocasión para hacer acto de presencia en sitios de importancia como San Vicente, donde los habitantes “improvisaron vistosos y elegantes arcos en toda la calle de la entrada: las casas fueron adornadas con banderas y cortinas, y muchísimas personas salieron a encontrarle llenas de regocijo.” En ocasión del mismo viaje, los cojutepequenses enviaron “una comisión de personas notables a felicitarle a San Vicente y a recabar la promesa de que se detendría allá uno o dos días. El recibimiento que Cojutepeque le hizo, ha sido magnífico. No bajaron ni mil personas que salieron montadas a encontrarle”. Como seguimiento a las visitas y festejos, la Gaceta publicó cartas de las autoridades de las poblaciones visitadas que felicitaban al Capitán General por haber pasado por sus pueblos e insinuaba que el limitado espacio impedía publicar otras muchas.7

  • 8 Gaceta Oficial, agosto 7, 24, 1861.
  • 9 Gaceta Oficial, enero 16, 1861.
  • 10 Gaceta Oficial, septiembre 25, 1861.

11La técnica propagandística de publicar cartas de felicitación se empleaba repetidamente para ampliar al máximo el efecto de cualquier política. ¡Se declaraba una exención de impuestos a la exportación de azúcar en pilón! La publicación del decreto era seguida por votos de gratitud de la ciudad de Santa Ana, importante centro de cultivo de caña.8 ¡Se otorgaban ejidos a San Vicente! La alcaldía municipal imprimía y distribuía una hoja suelta y la Gaceta reproducía el contenido de la misma.9 ¡Se perdonaba al pueblo de San Esteban una deuda por tierras de ejidos contraída treinta años antes! El pueblo proclamaba a los cuatro vientos sus votos de gratitud.10

  • 11 Gaceta Oficial, octubre 5, 9, 10, 12, 1861.

12La imagen de un país habitado por ciudadanos agradecidos se reiteraba con ocasión del cumpleaños del Capitán General, con la publiación de efusivas cartas de felicitación enviadas por diversos grupos, además de acrósticos, canciones y poemas (escritos en un estilo curiosamente homogéneo a pesar de haber sido enviados desde distintos puntos del país).11

  • 12 Podemos pensar en Barrios. El último libro de John Lynch Caudillos in Spanish America, 1800-1850. (...)

13Este ingenioso e insistente uso de propaganda para ensalzar al mandatario sugiere que no se podía dar por sentado el apoyo popular, había que persuadir al público de que se estaba haciendo una gran labor. De hecho, la necesidad de tanta propanganda pone en evidencia la debilidad del poder ejecutivo de la época. El gobernante con las mejores intenciones no tenía ni los recursos económicos ni las instituciones para que sus decisiones afectaran las acciones de autoridades más allá de unos cuantos kilómetros de la capital.12 La actividad propagandística de Barrios subraya la debilidad del Estado central a mediados del siglo xix.

  • 13 López Vallecillos. Gerardo Barrios, tomo 2, p. 41.
  • 14 López Vallecillos. Gerardo Barrios, tomo 2, pp. 48-63.

14No es que no hubiera objetivos precisos. Barrios explicó su programa de gobierno en sus primeros informes. Al instalarse el Consejo Consultivo de El Salvador, el 14 de septiembre de 1859, pronunció un discurso en el que explicaba sus ideas sobre las tareas de los gobernantes, “Hacer imperar la ley”, decía; “darle fuerza al gobierno; moralizar nuestros pueblos; castigar a los criminales y prevenir los delitos con una administración de justicia propia, pronta y eficaz; desterrar los abusos; mejorar la educación pública; alejar al malvado y llamar a los buenos al servicio público: esto es lo que he hecho”.13 Un informe a la Cámara de Diputados en 1860 complementaba la lista. En general, él veía la actividad del Estado concentrándose en los siguientes campos: elaboración de leyes y administración de justicia, instrucción pública, construcción de caminos y mejora de puertos, y profesionalización del ejército.14

  • 15 Santiago Malaina S.J. “Actas del Congreso del Estado de San Salvador, libro segundo”, Revista del (...)
  • 16 Isidro Menéndez. Recopilación de las leyes del Salvador en Centro-América, 2 tomos. (Guatemala: Im (...)

15Cabe mencionar que esta lista no era en absoluto novedosa, los predecesores de Barrios habían mostrado las mismas preocupaciones. El Congreso constituyente del Estado de San Salvador, que redactó la Constitución del Estado en 1824, revela una agenda similar a la contenida en los discursos de cuatro décadas más tarde, con sus comisiones de guerra, de instrucción pública, de justicia.15 Asimismo, las leyes que estimulaban la construcción de caminos datan de 1823.16 Es decir, tan pronto como las autoridades del país obtuvieron la independencia empezaron a pensar en las cosas que preocupaban a Barrios.

  • 17 La importancia que se daba al ejército se puede apreciar de forma indirecta en los planes para la (...)

16La recopilación de leyes de Isidro Menéndez, de amplio uso durante la segunda mitad del siglo, se había publicado en 1858 por encargo del presidente San Martín. La educación y la construcción de caminos habían sido preocupación constante de cada uno de los regímenes desde la independencia. El ejército, en un período de frecuentes guerras, siempre había estado en la mente de las autoridades.17

  • 18 Gaceta Oficial, marzo 9,1861.

17Pero la forma en que se habían enfocado la mayoría de los problemas dejaba las decisiones a nivel local. La construcción de escuelas es un ejemplo. El General podía hacerse presente en la presentación de exámenes en las escuelas de Santa Ana, pero si bien es cierto que él tenía un gran interés en la educación y hacía esfuerzos para promoverla, la operación de la mayoría de éstas escapaba totalmente de su control. Solo tres de los preceptores de Santa Ana se pagaban con el fondo de instrucción pública, el resto lo pagaban las municipalidades o directamente los padres de familia.18

  • 19 Lasadas municipales de San Vicente contienen abundante información sobre la actitud independiente (...)

18En principio puede decirse que en vista de la fragmentación de poder que siguió a la independencia y a la autoridad de recursos, la toma de decisiones a nivel local era un arreglo eminentemente práctico. ¿Era esta una decisión consciente de descentralizar o un ejemplo de la debilidad del Estado central? Los documentos de mediados de siglo sugieren que para entonces el Estado central buscaba concentrar sus acciones y simplemente no podía. Las órdenes que se enviaban desde el ejecutivo a las municipalidades se ignoraban con impunidad. En las actas de la municipalidad de San Vicente hay ejemplos claros de las prerrogativas que se arrojaban los ayuntamientos.19 Actos como el de la Municipalidad de San Vicente, que se rehusó a cambiar de secretario cuando se lo pedía el gobernador, no eran raros.

  • 20 Gaceta Oficial, diciembre 19, 1860.

19Esta no era una querella secundaria, los secretarios municipales se consideraban personas de importancia. Como decía J.Camilo Galván, el comisionado enviado por Barrios para informar sobre el estado de los pueblos de la República, “los Secretarios Municipales son, sin temor a equivocarme, el termómetro por el cual puede conocerse a primera vista el estado de adelanto o de atraso de nuestros pueblos de inferior orden...”20

20Si el Presidente en San Salvador quería llevar a cabo un programa de gobierno tenía que apoyarse en un aparato burocrático, ten ía que contar con fondos para financiar sus actividades, requería de un ejército para imponer su autoridad, pero a mediados del siglo xix, estos instrumentos del Estado todavía estaban poco desarrollados.

  • 21 Esta información proviene de presupuestos de la época que se encuentran convenientemente recopilad (...)

21Con solo dos ministros y una docena de personas en sus oficinas, incluyendo al portero, los presidentes contaban con pocos recursos para hacer llegar su influencia lejos de San Salvador o para tratar muchos asuntos a la vez. Lo poco que hacían tenía que recibir la propaganda más estruendosa y se debía percibir como acción personal del presidente. Los otros poderes del Estado, el Judicial y el Legislativo, estaban en condiciones más precarias que el Ejecutivo. El Poder Judicial estaba compuesto por veinticuatro personas y el Legislativo, que tenía menos personal, se reunía dos meses al año y solamente el archivero y el portero trabajaban a tiempo completo.21

  • 22 Gaceta Oficial, noviembre 7, 860.

22La dificultad del aparato burocrático de tener influencia lejos de San Salvador se puede comprobar en los informes de los gobernadores. Ni siquiera la labor de supervisión que arrojaban los delegados del gobierno central se llevaba a cabo con puntualidad. La Gaceta Oficial se quejaba de que los gobernadores no cumplían debidamente con su responsabilidad legal de visitar anualmente los pueblos bajo su jurisdicción ni supervisaban adecuadamente las secretarías municipales, juzgados y parroquias.22La implicación del editorial era que durante el gobierno de Barrios las cosas habían cambiado.

23En 1861, todos los gobernadores, con la excepción del de San Miguel, enviaron informes entusiastas sobre el progreso de sus departamentos. La modesta escala de sus acciones salta a la vista a pesar de los esfuerzos de presentar una imagen favorable. En Chalatenango, el ingenioso gobernador usó dinero del ramo de conmutaciones de tres reos (que aparentemente pagaron para que se les conmutaran las sentencias) para reparar un puente sobre el Río de Colco. El resto de obras públicas patrocinadas por el gobernador se redujo a la construcción de dos calabozos (cuya construcción y diseño se describen con la minuciosidad que hubiera merecido un sistema de irrigación completo) y el nombramiento de un juez de medidas para resolver una disputa de tierras.

  • 23 Gaceta Oficial, agosto 11, 860.

24La sección sobre la reparación de caminos muestra que el principal poder del gobernador era el de persuasión. Los caminos, dice el informe, “se conservan traficables, y para mejorarlos se ha ordenado a las municipalidades compongan respectivamente los suyos con la mejor formalidad y esmero, encargándoles cumplan exactamente con lo que dispone la ley.” La verdad es que la construcción de la mayoría de los caminos era de jurisdicción local y, como se indica anteriormente, las municipalidades decidían si les convenía o no aceptar las sugerencias de los gobernadores. El comentario final del gobernador contribuye a colocar sus problemas en la perspectiva adecuada: “Estas obras han ocupado enteramente la atención de la autoridad; y como tenemos tan pocos recursos no se ha podido hacer otra mejora...”23

  • 24 Gaceta Oficial, agosto 14, 1861.

25Cuando tenía recursos disponibles, el gobierno central hacía esfuerzos por promover obras públicas. La gobernación de Cuscatlán, por ejemplo, recibió, “por disposición del Excmo. Sr. Presidente Capitán General Don Gerardo Barrios”, quinientos pesos para mejorar el camino a la capital.24

  • 25 Gaceta Oficial, abril 20, 861.

26Los gobernadores también podían canalizar fondos locales para llevar a cabo las obras. El ejemplo del gobernador de Sonsonate ¡lustra este punto. El usó fondos de arbitrios, del impuesto sobre el ganado de repasto y de las cofradías para la compostura del altar de la iglesia, y ropajes para el culto y del fondo de trabajadores para el aseo y compostura de calles.25

27Si bien era cierto que algunos gobernadores podían obtener la cooperación de las autoridades locales, los presidentes no siempre podían contar con la cooperación de los gobernadores mismos. Los datos disponibles sugieren que éstos no eran exactamente títeres que se podían reemplazar de la noche a la mañana al capricho del presidente. Los mismos informes publicados en la Gaceta dan idea de una cierta rebeldía.

  • 26 Gaceta Oficial, febrero 18, 1860.
  • 27 La disputa con el clero empezó en febrero de 1860 con la expulsión de los capuchinos y el consecue (...)
  • 28 Gaceta Oficial, marzo 2, 861.
  • 29 Gaceta Oficial, abril 27, 861.

28Pocos meses después de que el Sr. Presidente se enfrascó en un conflicto con el Obispo por el decreto que decía que el Patronato Eclesiástico correspondía a la nación, usando como justificación parcial “que casi todas las iglesias parroquiales de la República están enteramente destruidas”, y que los párrocos no se interesaban “en mantener o edificar iglesias”, varios gobernadores lo desmintieron con sus informes.26 Así, el gobernador de Cuscatlán alababa al cura por pagar los gastos de la construcción de la casa conventual, edificio que merecía abundantes elogios.27 Los párrocos de Santa Ana recibían especial mención en el informe del gobernador de ese departamento por su diligencia en la reparación de iglesias.28 El nuevo campanario de calicanto de Zacatecoluca,” sólido y de hermosa figura”, fue posible gracias a la “dirección y solicitud del Señor Cura Don Tomás Dubón”, quien, además, había contribuido con sus propios fondos, según el informe del gobernador de La Paz.29

  • 30 Gaceta Oficial, abril 27, 861.

29La debilidad de las autoridades de San Salvador resulta más clara todavía en los informes del comisionado Don J.Camilo Galván, enviado por Barrios para informar sobre el estado de los pueblos de la República. Aun en los pueblos cercanos a San Salvador, el comisionado observaba que las leyes se aplicaban o no, de acuerdo con los deseos de las autoridades locales. Para apoyar su argumento mencionaba que muchos delitos quedaban impunes y cuando no era así las penas impuestas no eran las que señalaba la ley. Además, no se registraban los impuestos municipales, se alteraban las tarifas, y a veces no se cobraban del todo. Esta autonomía, señalaba el comisionado, era aún más notable en los pueblos indígenas.30

  • 31 Gaceta Oficial, septiembre 1, 860. Las administraciones regionales se encontraban en San Salvador, (...)

30Parte del problema era que las autoridades en San Salvador tenían pocos recursos para distribuir y hacer sentir que tenían algo con qué contribuir al bienestar local. Mientras no se pudieran aumentar las exportaciones las aduanas de los puertos (las más fáciles de controlar) escasamente podían cooperar con el erario. Sus aportes estaban muy por detrás de los del monopolio de aguardiente y de las alcabalas internas. La mayor parte de los ingresos del gobierno se recolectaban en administraciones regionales (catorce en total, sin contar la tesorería general de San Salvador).31 Es más, el gobierno central podía disponer libremente solo de una fracción del modesto ingreso recolectado. Las autoridades locales tenían gran injerencia sobre los gastos.

  • 32 Gaceta Oficial, octubre 24, 1860.
    Informe de la administración de rentas de San Miguel, octubre 1, (...)

31Veamos, como ejemplo, la forma en que la administración de rentas de San Miguel, una de las más importantes, resumía sus gastos. Casi la mitad de lo que entraba a esta administración se gastaba localmente (para pagar sueldos, alquileres, pensiones, etc), una quinta parte se enviaba a otras tesorerías, una sexta parte se dedicaba a amortizar bonos (la deuda interna era con frecuencia el resultado de los gastos de la inestabilidad política del pasado reciente) y, finalmente, otra sexta parte llegaba al gobierno central.32 Esto quiere decir que había amplias oportunidades para que los poderes locales influyeran en las decisiones de cómo y cuándo pagar a los oficiales del ejército, a los maestros, obreros de caminos, pensiones, etc. Con estas limitaciones, ¿cómo podía el gobierno central llevar a cabo su misión en todos los rincones del país? Muy modestamente.

32Sí los esfuerzos para aunar recursos y llevar a cabo obras no llegaban muy lejos, el principal instrumento de coerción, el ejército, tampoco era del todo útil. A pesar de que a nadie se le escapaba la importancia del ejército para consolidar el poder del Estado, la institución todavía estaba poco organizada y el control desde San Salvador no estaba garantizado. En San Miguel una décima parte del ingreso se destinaba a pagar a jefes y oficiales. Lo importante aquí, no es solo la pequeñez de los gastos, sino que también quedaban a discreción local.

  • 33 Para un ejemplo más temprano (1851) de una comunidad que se rehusaba a proporcionar soldados ver e (...)
  • 34 Gaceta Oficial, marzo 20, 1861. El armamento total era: 301 fusiles, 228 bayonetas, 5 retacos, 19 (...)

33El tamaño de los ejércitos era difícil de medir. El gobernador del Departamento de Santa Ana (que entonces incluía al de Ahuachapán), en sus informes sobre de los ejércitos, establecía la distinción entre el tamaño del batallón de milicias, con 523 hombre entre oficiales y soldados, y la “fuerza efectiva” de 49 hombres. Dada la actitud propagandística de la Gaceta no es sorprendente que el tamaño del batallón de milicias haya recibido prioridad en el orden de publicación. Sin embargo, las milicias eran una fuerza de reserva sin entrenar que, a la hora del reclutamiento, podía materializarse o no.33 Los caudillos locales jugaban un importante papel a la hora de los reclutamientos. Una ¡dea más precisa del límite de las fuerzas de Santa Ana está en el informe sobre el armamento: 301 fusiles y menos de cinco balas por fusil, suficiente quizás para una pequeña batalla.34 Si acaso las cifras no eran exactas, pecaban por exageración. ¿A quién se le hubiera ocurrido publicar en los periódicos que la frontera con Guatemala estaba mal protegida?

  • 35 Gaceta Oficial, julio 31,1861.
  • 36 Gaceta Oficial, septiembre 28, 1861. La fuerza total en el Departamento de San Salvador era de 794 (...)

34Los informes sobre las milicias de otros departamentos no eran más prometedores, la milicia de Chalatenango constaba de “tres compañías con 349 plazas, y está, puede decirse, organizada.”35 El “puede decirse” del informe de Chalatenango parece aclararse en una descripción del Batallón No.1, Guardia Nacional de Honor, de San Salvador. La descripción no era halagüeña, “no se encontrará en la presente revista”, decía, “toda disciplina que es apetecible, por carecer de una academia permanente, donde pudieran los señores oficiales adquirir los principios de la educación militar.”36

35Los problemas del gobierno central no se limitaban a la falta de control de las autoridades locales, también tenían un rival a escala nacional: la Iglesia Católica. Los conflictos entre Barrios y el Obispo se entienden como parte de la lucha entre liberales y conservadores, pero también se pueden ver como esfuerzos por dar al Estado la primacía sobre otras instituciones. (Aquí se puede ver el ejemplo de otros grandes centralizadores, vienen a la memoria los problemas de Carlos III con los jesuitas en el siglo xviii).

36La Iglesia salvadoreña no se distinguía por sus riquezas, de forma que se pueden dejar de lado los motivos económicos, pero con cinco vicarías y cincuenta y tres parroquias, el Obispo tenía a su disposición una organización más eficiente que la del gobierno central. Es más, el Obispo tenía verdadera autoridad sobre los párrocos, influencia sobre los fieles, y mecanismos de comunicación. Un mensaje del prelado leído el domingo en todas las parroquias, tenía más efecto práctico que un mensaje del Presidente publicado en la Gaceta o enviado a las municipalidades, que decidían si publicarlo o, quizás, enviar al pregonero con su pito y su tambor.

37Aparte de las consideraciones ideológicas en el conflicto Iglesia-Estado, que no se pueden ignorar, cualquier Estado que se respete debe establecer su primacía sobre otras instituciones. De hecho, en el debate con las autoridades eclesiásticas se decía de la forma más explícita que el Estado salvadoreño no podía permitir que otra institución se sintiera fuera de su jurisdicción.

  • 37 Para un recuento de los logros de Barrios ver el discurso de Ceferino Alberto Osegueda en Comité d (...)
  • 38 López Vallecillos. Gerardo Barrios, tomo 2, p. 42
  • 39 El General Melo murió en México poco después de dejar El Salvador, ver la Gaceta Oficial, julio 4, (...)
  • 40 La Gaceta reconoce esto de forma explícita. Gaceta Oficial, julio 24, 1861. No se trata de negarle (...)

38Ante las dificultades de imponer su autoridad sobre las municipalidades y sobre la Iglesia, no es sorprendente que el Capitán General, a pesar de su innegable dinamismo, no haya podido hacer mucho progreso en las tareas que se propuso durante su accidentado período en el poder. A él se le atribuyen la organización de las milicias, el dar impulso a la instrucción pública, y el decreto de códigos.37 Autores más recientes añaden los incentivos fiscales que otorgó al cultivo del café.38 En ninguna de estas actividades la administración de Barrios fue dramáticamente más exitosa que las de sus antecesores. Los esfuerzos por profesionalizar al ejército no se consolidaron. El primer instructor extranjero, el General Don José María Melo, quien se decía había luchado con Bolívar, no duró ni un año en su trabajo y lo mismo ocurrió con los instructores franceses que dejaron el país después de la derrota de 1863.39 La educación estaba en gran medida en manos locales y la preparación de códigos había empezado con sus predecesores. El principal Código que se adoptó bajo Barrios fue el Código Civil, que según decía la misma Gaceta era una copia del chileno.40

  • 41 El relato por Lorenzo Montúfar, en el cual describe la ejecución de Barrios se reproduce en Comité (...)
  • 42 La actuación de González en 1863 aparece resumida en Francisco Monterrey. Historia de El Salvador, (...)

39Ante el problema de identificar los logros tangibles de Barrios, su popularidad a lo largo de la historia sugiere una agenda de investigación fascinante. ¿Por qué es una figura tan prominente en nuestra historia? La respuesta a esta pregunta nos diría más acerca del siglo xx que del xix, más acerca de los admiradores que del admirado. No se puede negar que su vinculación con Morazán, su muerte trágica, y su amistad personal con algunos de los propagandistas liberales más exitosos de la época, como Lorenzo Montúfar y Juan José Cañas, fueron un primer paso para asegurarse la posteridad. (Lorenzo Montúfar, en particular contribuyó con su historia y con su heroica descripción de la muerte del Capitán General).41 La falta de competencia de los otros líderes liberales en el Salvador también ayudó, Santiago González traicionó a Barrios y Zaldívar fue ministro del conservador Dueñas, lo cual los descalificó para el papel de héroes liberales.42 Quizás, solo Francisco Menéndez se le acerca en la imaginación popular.

  • 43 Discurso pronunciado por Don Manuel Salamanca el 29 de agosto de 1922 ante el monumento de Barrios (...)
  • 44 Discurso por Carlos A. Llanos, en Sociedad Cooperativa “Gerardo Barrios 29 de Agosto”, Homenaje tr (...)

40El culto a Barrios cambió con el tiempo y parecía tener la forma de esa mancha de tinta que los psicólogos muestran a sus pacientes quienes ven en ella desde libélulas hasta calaveras. Así es como en un solo discurso se pudiera comparar al Capitán General a Morazán, Atlacatl, Bakunín, Judas Macabeo, José Garibaldi, Filoctetes, Cristo, Sócrates y Josué.43 En momentos de entusiasmos populistas se le ha vinculado con las masas populares y se ha dicho que era presidente del pueblo y para el pueblo. Al mismo tiempo se ha hablado sobre su victoria sobre Carrera en términos abiertamente racistas: “se impuso al cholo de Mataquesquintla, al dios de las indiadas, al indio pérfido y cruel.”44 A finales del siglo xx entre sus defensores más exaltados se encuentran los miembros del ejército que han nombrado en su honor a la escuela de oficiales.

  • 45 Para dar un ejemplo de cómo una mejor comprensión de la política afecta nuestra habilidad para dil (...)

41Pero dicho culto se basa en un listado de sus logros colocados fuera de contexto. La simple enumeración de las limitaciones con que se enfrentaba un presidente de mediados del siglo xix para llevar a cabo un programa de gobierno, cualquiera que este fuera, tiene implicaciones para la agenda de investigación de los historiadores de finales del siglo xx. Como queda claro, dada la falta de recursos y de instituciones, la influencia de los presidentes sobre la vida nacional estaba destinada a ser en extremo limitada, el estudio de esta época en términos de personalidades y presidentes no ayuda a esclarecer mucho la vida política. Una historia política más compleja tiene que comprender la relación entre el Estado central y el nivel local. Las municipalidades y las comunidades merecen una mayor atención, la que hasta ahora empiezan a recibir.45

42Es de esperarse que las preocupaciones más abstractas que llaman la atención a historiadores interesados en América Latina (temas por lo demás importantes como asuntos de identidad o de historia cultutral) no releguen una vez más la investigación de nuestra historia política. El tema es poco interesante para otras historiografías que ya cuentan con obras significativas que tratan del tema, pero en nuestro caso, el trabajo todavía está por hacerse.

Notes

1 Gaceta Oficial, abril 20, 1861. La mayoría de los artículos de la Gaceta sobre el retrato se encuentran reproducidos en Miguel Angel García. Diccionario Histórico Enciclopédico de la República de El Salvador, tomo 4. (San Salvador: Imprenta “La Salvadoreña”, 1932), pag. 147.

2 Esta es, quizás, una pregunta anacrónica, puesto que las horas de levantarse en las comunidades semirrurales de mediados del XIX estaban regidas por el canto del gallo y no por el camión de la basura como ocurre en el pueblo donde vive el autor.

3 García. Diccionario Histórico, tomo 4, p. 149.

4 Manuel Irungaray era originario de Guatemala, yerno de Pedro Molina y antiguo compañero del General Morazán. Italo López Vallecillos. Gerardo Barrios y su tiempo. 2 tomos. (San Salvador: Dirección General de Publicaciones, 1967), tomo 2, p. 121.

5 Gaceta Oficial, febrero 13,1861.

6 Gaceta Oficial, febrero 13 a mayo 15, 1861.

7 Gaceta Oficial, junio 15, 1861.

8 Gaceta Oficial, agosto 7, 24, 1861.

9 Gaceta Oficial, enero 16, 1861.

10 Gaceta Oficial, septiembre 25, 1861.

11 Gaceta Oficial, octubre 5, 9, 10, 12, 1861.

12 Podemos pensar en Barrios. El último libro de John Lynch Caudillos in Spanish America, 1800-1850. (Oxford: Clarendon Press, 1992), ofrece una amplia perspectiva de la literatura teórica sobre el caudillaje.

13 López Vallecillos. Gerardo Barrios, tomo 2, p. 41.

14 López Vallecillos. Gerardo Barrios, tomo 2, pp. 48-63.

15 Santiago Malaina S.J. “Actas del Congreso del Estado de San Salvador, libro segundo”, Revista del Departamento de Historia y Hemeroteca, Vol. 3 No.2 Segunda época, pp. 133,143 y 146.

16 Isidro Menéndez. Recopilación de las leyes del Salvador en Centro-América, 2 tomos. (Guatemala: Imprenta de L. Luna, 1855), tomo 1, p. 256.

17 La importancia que se daba al ejército se puede apreciar de forma indirecta en los planes para la Nueva San Salvador antes de la llegada de Barrios al poder. Uno de los diseños de la nueva capital difería sustancialmente de las convenciones urbanas de la colonia. La nueva ciudad iba a estar rodeada por un bulevar enjardinado de quince cuadras de lado y, en lugar de tener una plaza central, como correspondía a las convenciones de la colonia, tendría como foco principal un corredor de edificios públicos presidido por un cuartel colocado a la entrada de la ciudad, ocupando cuatro manzanas. En contraste, la casa de gobierno, el cabildo, y la catedral ocupaban tan solo una manzana cada uno. Este proyecto no se llevó a cabo, pero indica que era frecuente ver al ejército como una de las instituciones claves para el desarrollo del Estado. Es más, los promotores de la Nueva San Salvador eran los principales enemigos de Barrios y contaban con individuos como Francisco Dueñas y Ciriaco Choto. El plano se encuentra en el Mapa General de la República de Salvador, levantado por Maximilian V. Sonnenstern por orden de su Excelencia Sr. Don Rafael Campo, 1859.

18 Gaceta Oficial, marzo 9,1861.

19 Lasadas municipales de San Vicente contienen abundante información sobre la actitud independiente de las municipalidades ante los gobiernos en la década de los cincuenta. Archivo General de la Nación, Sección Gobernación (San Vicente), Caja No.25, Sección 1, 1853.

20 Gaceta Oficial, diciembre 19, 1860.

21 Esta información proviene de presupuestos de la época que se encuentran convenientemente recopilados en un volumen de decretos legislativos empastado que se encuentra en la Biblioteca Pública de Nueva York. Salvador. A collection of official documents and laws, 1857-1867.

22 Gaceta Oficial, noviembre 7, 860.

23 Gaceta Oficial, agosto 11, 860.

24 Gaceta Oficial, agosto 14, 1861.

25 Gaceta Oficial, abril 20, 861.

26 Gaceta Oficial, febrero 18, 1860.

27 La disputa con el clero empezó en febrero de 1860 con la expulsión de los capuchinos y el consecuente decreto del Patronato Eclesiástico, y se recrudeció después del 15 de septiembre de 1861, cuando un funcionario del gobierno pronunció un discurso abiertamente anticlerical. Una buena colección de documentos de esta disputa se encuentra en José D. Gámez. Gerardo Barrios ante la posteridad. San Salvador: Dirección General de Publicaciones, 1966. El informe del Gobernador de Cuscatlán aparece en la Gaceta Oficial, agosto 14, 1861.

28 Gaceta Oficial, marzo 2, 861.

29 Gaceta Oficial, abril 27, 861.

30 Gaceta Oficial, abril 27, 861.

31 Gaceta Oficial, septiembre 1, 860. Las administraciones regionales se encontraban en San Salvador, Cojutepeque, San Vicente, Zacatecoluca, Suchitoto, Chalatenango, Tejutla, Sensuntepeque, Metapán, Santa Ana, Sonsonate, Opico y Ahuachapán.

32 Gaceta Oficial, octubre 24, 1860.
Informe de la administración de rentas de San Miguel, octubre 1, 1859 - septiembre 31, 1860.
GASTOS
Viáticos y dietas de Diputados y Senadores 420,00
Sueldos civiles 3.921,18
de jefes y oficiales 6.018,05
de preceptores 4.171,00
Haberes de la fuerza 12.438,00
Pensiones de inválidos 60,00
de empleados retirados 319,09
Alquileres de casas 434,00
Honorarios del administrador y comisariosl 1.878,88
Gastosordinarios 1.763,75
extraordinarios del supremo Gobierno 765,87
militares 845,12
Libramientos contra el erario 4.402,70
de abono general 1.901,93
amortización de bonos de 1° y 2° clase 1.867,22
de 3° clase 9.311,81
Enteros en otras tesorerías 13.001,01
SUMA 63.803,67
Los ingresos de San Miguel representaban una octava parte de las entradas totales (515.682 pesos en 1860). Ver la transcripción del informe del Ministro de Hacienda y Guerra en López Vallecillos, Gerardo Barrios, tomo 2, p. 237.

33 Para un ejemplo más temprano (1851) de una comunidad que se rehusaba a proporcionar soldados ver el caso de Guaimoco en Archivo General de la Nación, Sección Jurídica A N° 21 legajo 30.

34 Gaceta Oficial, marzo 20, 1861. El armamento total era: 301 fusiles, 228 bayonetas, 5 retacos, 19 lanzas, 108 tahalíes, 176 cartucheras, 300 piedras de chispa, 1330 tiros de fusíl, 3 hachuelas, 2 submueyes, 1 baquetón, 4 cajas de guerra, 1 corneta, 136 pantalones, 100 blusas, 54 cotones, 91 sinchos, (SIC), 50 charrateras, 116 gorros de cuartel, 100 quepis.

35 Gaceta Oficial, julio 31,1861.

36 Gaceta Oficial, septiembre 28, 1861. La fuerza total en el Departamento de San Salvador era de 794 hombres.

37 Para un recuento de los logros de Barrios ver el discurso de Ceferino Alberto Osegueda en Comité de Festejos Pro-Gerardo Barrios, Discursos pronunciados en nombre del Comité de Festejos “Pro-Gerardo Barrios” 29 de Agosto con motivo del Aniversario de la Muerte del Capitán General Gerardo Barrios. (San Salvador: Imprenta Nacional, 1922), p. 18. Los aspectos militares los discutió el General José Tomás Calderón, en un discurso pronunciado a nombre del Ejército el día 29 de agosto de 1922, ante la estatua ecuestre del Capitán General Gerardo Barrios, Comité de Festejos, Discursos pronunciados, p. 22.

38 López Vallecillos. Gerardo Barrios, tomo 2, p. 42

39 El General Melo murió en México poco después de dejar El Salvador, ver la Gaceta Oficial, julio 4, 1860.

40 La Gaceta reconoce esto de forma explícita. Gaceta Oficial, julio 24, 1861. No se trata de negarle méritos a la administración de Barrios, el dinamismo del Capitán General era considerable y su fundación de escuelas “normales” para preparar futuros maestros fue loable, pero sí hay que comprender los límites de lo que podía hacer.

41 El relato por Lorenzo Montúfar, en el cual describe la ejecución de Barrios se reproduce en Comité de Festejos, Discursos pronunciados, pp. 13-15.

42 La actuación de González en 1863 aparece resumida en Francisco Monterrey. Historia de El Salvador, anotaciones cronológicas. 2 tomos. (San Salvador: Editorial Universitaria, 1978), tomo 2, p. 299. El Dr. Rafael Zaldivar fue nombrado Ministro de Hacienda y Guerra en 1871. Monterrey, Historia, tomo 2, p,358. El culto a Barrios fue patrocinado a nivel oficial con la llegada de los liberales al poder. El primer monumento a Barrios se inauguró en 1880, durante la presidencia de Zaldívar y el segundo durante la presidencia de Figueroa. Comité de Festejos, Discursos pronunciados, p. 23.

43 Discurso pronunciado por Don Manuel Salamanca el 29 de agosto de 1922 ante el monumento de Barrios. Comité de Festejos, Discursos ponunciados, p.4.

44 Discurso por Carlos A. Llanos, en Sociedad Cooperativa “Gerardo Barrios 29 de Agosto”, Homenaje tributado a la memoria del héroe Capitán General Gerardo Barrios, en el 63 aniversario de su muerte. (San Salvador: Imprenta Nacional, 1928), p.21.

45 Para dar un ejemplo de cómo una mejor comprensión de la política afecta nuestra habilidad para dilucidar otros temas, permítanme citar el caso de los ejidos. Barrios, como liberal, buscó disminuir el papel de la propiedad comunal, pero, por otro lado, siguió otorgando ejidos. ¿Se debió esto a una cierta vocación populista, como se ha sugerido, o se debió a su necesidad de complacer a municipalidades revoltosas? La ausencia de una historia política detallada del siglo xix nos impide esclarecer este tipo de preguntas.

Auteur

Fordham University

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540