Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Identidades nacionales y Estado moderno en Centroamérica

 | 
Arturo Taracena
, 
Jean Piel

2. Construcción de las identidades nacionales

Hacia la “auto-inmigración”

El nacionalismo oficial en Costa Rica 1870-1930

Steven Palmer

Texte intégral

  • 1 “Mensaje del Señor Presidente de la República presentado al Congreso Constitucional, 1908”, en Car (...)
  • 2 “Mensaje del Señor Presidente de la República al Congreso Constitucional [1929]”, en Meléndez se, (...)

1En 1908, el presidente Cleto González Víquez explicó al Congreso Constitucional que “traer inmigrantes es aumentar población con elementos que no siempre resultan útiles y que en todo caso vienen a participar de las desventajas de ciudades y poblados sin higiene; sanear pueblos es aumentar y mejorar la población indígena [sic], que por razón de clima, costumbres, idioma y otras circunstancias, es la más apetecible.”1 Este fue el razonamiento detrás de la política que González Víquez luego denominaría “la auto-inmigración”: llevar al máximo la producción y la reproducción nacional por medio de una baja en la tasa de mortalidad infantil y la ¡mplementación de medidas moral y biológicamente sanitarias en toda la República.2

2El hecho de que González Víquez utilice la frase “población indígena” para describir la mayoría de los residentes de Costa Rica y el tenor de su comentario, nos indica que, al iniciar el presente siglo, los intelectuales del Estado Liberal costarricense tomaban como resueltas varias cuestiones de suma importancia en la concepción de una idea de nación. Primero, habían acordado que la población existente era una raza singular, homogénea, y nacional por naturaleza. Segundo, representaron esta raza, concebida en términos organicistas, como una base satisfactoria para seguir en el camino de la prosperidad y la modernidad. Tercero, insistieron, sin embargo, en que este organismo nacional necesitaba de una política intervencionista del Estado, de protección social y de saneamiento, para mantener su pureza, y seguir creciendo y produciendo a un ritmo óptimo.

I

  • 3 Véa Steven Palmer, “Sociedad Anónima, Cultura Oficial: Inventando la Nación en Costa Rica, 1848-19 (...)

3En otra ocasión, he intentado demostrar que el nacionalismo costarricense surgió hasta el último tercio del siglo xix y que era un nacionalismo oficial. Es decir, producto de intelectuales que trabajaban de cerca con el Estado, y diseminado desde arriba hacía abajo de modo consistente y uniforme para moldear sujetos nacionales conforme a las necesidades del liberalismo oligárquico. Las ¡deas de comunidad política antes de 1870, tanto en el ámbito oficial como en el popular, aunque a veces proto-nacionales de distintas maneras, nunca se cristalizaron en un nacionalismo coherente. Esto se dio en razón de que las comunidades políticas heredadas de la colonia seguían efectivas y poderosas hasta por lo menos a mediados del siglo xix; los mecanismos para construir y diseminar una idea de nación no existían; y aunque los modelos de república y nación se conocían en Costa Rica desde principios del Siglo xix, eran incorporados de modo desigual y descontinuo, y de todas maneras señalaban que la micro-nación no tenía futuro, sino que tendría que juntarse a un ente político mayor (como una nueva Federación de Centroamérica, por más que esa parecía un sueño distante).3

  • 4 Ernst Gellner, Naciones y nacionalismos (Madrid, 1988), p. 17; E.J. Hobsbawm, Nations and National (...)
  • 5 El libro más influyente en el repensamiento del fenómeno por los académicos anglohablantes ha sido (...)

4En esto estaba siguiendo los planteamientos y conclusiones de los recientes y fructíferos estudios del nacionalismo, los de Eric Hobsbawm y Ernst Gellner en particular, que han demostrado que son los nacionalismos y los Estados los que hacen las naciones y no al revés.4 La nación, por más que asuma una realidad histórica en las prácticas de sus sujetos, es una construcción cultural —un artefacto— y no un espíritu que se revela, o una mera reflexión o expresión de algo preexistente, más esencial, o más determinante. Esta manera de concebir el fenómeno enfatiza que, en términos sociales y políticos, los nacionalismos tienden a diseminarse desde arriba hacía abajo. Aun cuando los nacionalismos casi siempre localizan parte de su autoridad en una supuesta cultura folclórica emanada de los estratos populares (e invariablemente rurales), es claro que sus unidades y uniformidades resultan de las tareas de intelectuales letrados y urbanos involucrados en la articulación de una cultura dominante (o de una cultura que busca ser dominante).5

II

5Según mi punto de vista, entonces, el primer nacionalismo en Costa Rica, con algún grado de continuidad a través del tiempo, era el discurso prometeico de ladictadura del General Tomás Guardia (1870-1882) que fundó el Estado moderno en Costa Rica. Esta configuración nacional estaba compuesto por los elementos del mismo Guardia como figura paternal de la proto-nación del Valle Central, y el Ferrocarril Nacional como fuego del progreso que iba a realizar el destino manifiesto de Costa Rica fuera de la Meseta.

  • 6 Para una reconstrucción cuidadosa de la concepción liberal clásica de la nación, véase Hobsbawm, N (...)

6Curiosamente, aunque el discurso nacional de la época de Guardia era en ese sentido colonialista, no se preocupó por la cuestión de la raza. Seguía reflejando la concepción utilitaria de la nación que tenía el liberalismo clásico en el siglo xix. Para ello, cuestiones de raza, idioma, costumbre y cultura eran cosas pragmáticas, no esenciales ni definitorias: la nación era una unidad social y unos recursos que, por medio de una política y una economía liberal, realizarían el progreso.6

  • 7 El articulo de El Ferrocarril está citado en Jeffrey Casey Gaspar, “El Ferrocarril al Atlántico en (...)

7Aunque existían reglamentos para excluir gentes de ciertas razas consideradas menos deseables que inmigrantes blancos, no se consideraba como un peligro nacional permitir su entrada, sobre todo si las condiciones económicas lo exigían. En 1872, por ejemplo, el periódico oficial, El Ferrocarril, se pronunció favorablemente acerca de los hábitos industriosos de los miles de chinos a punto de ser traídos al país; en 1876, un informe de Eusebio Figueroa acerca de cómo sacar el máximo provecho del ferrocarril, y que imaginaba el proceso como análogo a la colonización de Cochinchina por Francia, no ve ningún inconveniente para la nación en traer trabajadores negros para poblar y hacer productiva la costa del Caribe.7

8Este nacionalismo fracasó con la bancarrota del Estado y la entrega del ferrocarril a una empresa extranjera en 1884. Sus contradicciones no desaparecen, dado que el futuro desarrollo de la zona bananera, bajo el dominio de la United Fruit Co., iba a ser una herida perpetua en las extremidades de la figura nacional. Sin embargo, el régimen de Guardia había preparado el terreno para el surgimiento de otra red de imágenes nacionales, esta vez más popular e histórica, y respaldada por instituciones más poderosas para extenderla entre el pueblo.

III

  • 8 Véase, al respecto, Flora Ovares et al., La Casa Paterna. Escritura y Nación en Costa Rica (San Jo (...)

9Entre 1881 y 1897 en Costa Rica todo vuelve a ser nacional: se establece en San José el Archivo Nacional, la Biblioteca Nacional, el Teatro Nacional, el Parque Nacional y el Monumento Nacional. Este último consagra la Guerra Nacional de 1856-57, recuperada en los años 1880 como una guerra de independencia suplente. De los muertos en aquella guerra, el Estado sacó del olvido a un héroe nacional, Juan Santamaría, jornalero e hijo ilegítimo, redescubierto como prototipo del sujeto nacional a partir de 1885, y beatificado en 1891 con una estatua en Alajuela, su ciudad natal. Es la época de la creación de una función ética o educadora con las reformas administrativas y educativas que dirige el Estado Liberal. El floreciente periodismo de la década ve desarrollar en sus páginas una historiografía nacional y, unos años después, una literatura nacional.8 Podemos agregar a esta lista la creación de la imagen de una Raza Nacional.

  • 9 Véase Lowell Gudmundson, “De ‘Negro’ a ‘Blanco’ en la Hispanoamérica del Siglo xix; la Asimilación (...)

10Un reconocimiento de la cuestión racial, por supuesto, no era ajeno a los pueblos de Costa Rica. Aunque no es un tema muy tratado en la historiografía moderna, Lowell Gudmundson en particular ha revelado algunos puntos centrales en la cuestión de la asimilación racial en la Costa Rica decimonónica. Gudmundson postula que durante la primera mitad del siglo xix, entre el 10 y el 20 por ciento de la población del altiplano costarricense era afroamericana, descendientes mulatos, pardos y negros esclavos.9 Alrededor del 15 por ciento de la población, al empezar el siglo, era considerado ‘indios’.

  • 10 Felipe Molina, Bosquejo Histórico de la República de Costa Rica (New York, 1851), p. 28.

11Aparte de una pequeña capa de españoles, el resto de la población era mestiza. Por razones que no han sido bien estudiadas, semejantes distinciones oficiales desaparecen con el transcurso de la primera mitad del siglo. Tal vez esto se dio en parte gracias a los ojos de viajeros impresionados, después de viajes por el istmo, por la relativa escasez de población indígena, y la ausencia de agudas divisiones étnicas entre las demás gentes hispanohablantes del Valle Central. Lo cierto es que hay una temprana designación oficial de la población mestiza y española como “blanca”. Por ejemplo, en su texto de 1851, publicado para vender a Costa Rica en el exterior, Felipe Molina declara que el país tenía “90.000 blancos”, aunque agregaba a esta suma “10.000 indios, inclusive las tribus salvajes....”10

  • 11 Iván Molina Jiménez, Costa Rica (1800-1850). El Legado Colonial y la Génesis del Capitalismo (San (...)

12Puede ser que estemos viendo una marca en la formación de una temprana identificación proto-nacional a nivel oficial. No obstante, mientras esperamos más investigación al respecto, es importante recordar que esta manera de dividir la raza fija las reglas y técnicas minuciosas para establecer purezas y contaminaciones raciales que surgen con el racismo científico de la segunda mitad del siglo. Segundo, la designación de Molina es genérica, y no especifica un atributo de nacionalidad. Finalmente, como demuestran Gudmundson e Iván Molina, el ‘blanqueamiento’ era un afán constante entre los pueblos de Costa Rica durante el siglo xix, y una estrategia de movilidad social. La existencia de esta corriente dentro de la cultura en sí misma indica un fuerte reconocimiento entre la población de una importante heterogeneidad racial en Costa Rica.11

  • 12 “Memoria de Instrucción Pública [1885]”, en Rodríguez Vega, Antología del Pensamiento Liberal, p. (...)

13A partir de la década de 1880, sin embargo, los liberales costarricenses categóricamente negaron la existencia de semejante diferenciación racial dentro de la población nacional, y hablaron felizmente de lo que Mauro Fernández, director de la reforma educativa, designó “una raza homogénea”, en su primera “Memoria de Educación” de 1885.12 Insistir en esta homogeneidad llegó a ser una de las principales metas de los ideólogos liberales en los próximos veinte años.

  • 13 La Gaceta, 15 junio 1887, p. 635.

14Podemos ver un ejemplo chistoso de esto en el hecho de que el apodo del héroe nacional, Juan Santamaría, era “Erizo”, una palabra que connotaba rasgos mulatos. La sobrevivencia del apodo, probablemente heredada de una leyenda oral alajuelense, aún después de la conversión de Santamaría en héroe oficial, nos da una muestra de la negociación constante entre la cultura oral popular y la cultura escrita y oficial. Sin embargo, en 1887, el incansable ideólogo liberal, Pío Víquez recuperó agresivamente al héroe para la raza homogénea. En La Gaceta oficial, escribió Víquez que, “cubría su cabeza un pelo encrespado y rudo, no poco semejante al de la raza africana; pero en su tipo se descubrían los rasgos característicos de la nuestra”.13

15Esto debe hacernos recordar que aunque los nacionalismos inevitablemente se apropian de narrativas, imágenes y figuras de las culturas populares, los reubican dentro de discursos homogéneos e ideológicamente motivados que no tienen ninguna congruencia esencial con sus fuentes populares, tanto proto-nacionales como no nacionales.

16Implícita en la narrativa nacional que construyeron los liberales estaba una visión de los orígenes imaginados de la raza costarricense. Podemos empezar con los Elementos de Historia de Costa Rica [1892] de Francisco Montero Barrantes. El libro empieza su narrativa con una biografía de Colón, ubicando así los orígenes nacionales de Costa Rica en España. Continúa con una sección breve sobre los indios bárbaros encontrados por los conquistadores, y luego menciona el tratamiento cruel e indecente del sistema de repartimiento. Según esta historia, ese último era la causa del hecho de que “fue desapareciendo su raza poco a poco hasta quedar en escaso número en los dos siglos siguientes”. La última mención de indios en esta obra de 700 páginas aparece en la página 87, y se refiere al motín de los indígenas de Talamanca en 1709. La población indígena simplemente desaparece antes de la época post-colonial.

  • 14 Francisco Montero Barrantes, Elementos de Historia de Costa Rica, 2 vols. (San José, 1892), I: 18, (...)
  • 15 Francisco Montero Barrantes, Compendio de la Historia de Costa Rica [1892], 2a ed., (San José, 189 (...)

17No hay ninguna mención del mestizaje en la obra de Montero Barrantes.14 Su Compendio de Historia de Costa Rica, una versión corta de los Elementos, destinada a ser el texto escolar oficial entre 1892 y 1909, contiene las palabras “indio” y “mestizo” solamente una vez, ambas en el contexto de un acontecimiento de finales del Siglo xvii, y nunca utiliza las palabras “negro”, “mulato”, “pardo” o “esclavo”.15

  • 16 “Informe Sobre la Provincia de Guanacaste”, La Gaceta, 4 marzo 1891, p. 1; Geografía de Costa Rica(...)

18Esto no debe sorprender viniendo de un autor que, en un informe oficial sobre la Provincia de Guanacaste, decidió no mencionar la cultura y costumbres distintas de sus variadas poblaciones indígenas y mestizas. Las pinta exactamente en los mismos términos con que el discurso oficial pintaba al pueblo de la Meseta: pacífico y trabajador. El informe luego formaría parte de su Geografía de Costa Rica, también utilizada como texto escolar. En ella, declara Montero Barrantes que “con poquísimo, casi insignificante diferencia, todos los habitantes de Costa Rica pertenecen a la raza blanca.... La población es homogénea, y forma un todo compacto y unido por iguales vínculos de todas clases.”16

  • 17 Puede parecer extraño ubicar a Thiel como un intelectual liberal, considerando el fuerte choque en (...)

19Véamos el caso interesante de dos contribuciones del Arzobispo Bernardo Thiel en la Revista de Costa Rica en el Siglo xix, una antología patrocinada por el Estado al finalizar el siglo para celebrar el progreso que había logrado el país.17 Para las páginas introductorias del tomo, Thiel diseñó un “árbol histórico de los pueblos de Costa Rica”. Las raíces del árbol están designadas cada una con el nombre de un grupo indígena nativo de la parte del istmo que corresponde a Costa Rica: Nahuas, Caribes, Güetares, Bugabas, Chorotegas y así sucesivamente. Las ramas florecientes están designadas con los nombres de las aldeas mayores de la Costa Rica contemporánea. El tronco de conquista y colonización española ha transformado a los pueblos originales de Costa Rica en la “raza homogénea” del siglo xix por medio de un proceso natural y orgánico.

  • 18 Bernardo Augusto Thiel, “Arbol Histórico de los Pueblos de Costa Rica” y “Monografía de la Poblaci (...)

20Esta representación romántica está confirmada, en el mismo tomo, en su largo ensayo demográfico, Monografía de la Población de la República de Costa Rica en el Siglo xix. Con respecto al periodo colonial, Thiel explica que la disminución de “la raza indígena pura” se debía principalmente a la guerra entre tribus, al antropofaguismo, la esterilidad, la debilidad física frente a las epidemias traídas desde afuera y al mestizaje. Este mestizaje ha resultado no solo en la conservación de la sangre indígena, sino en su “invigoración” por estar corriendo dentro de una nueva raza, la costarricense. No obstante, según el ensayo de Thiel, “desde principios del Siglo xix va desapareciendo, de año en año, la costumbre de anotar las razas de las personas, perdiéndose por completo poco después del establecimiento de la República; de modo que en el siguiente capítulo [sobre el Siglo xix] no nos ocuparemos más en estas consideraciones y distinciones.”18 Ahora, esta declaración es bastante extraordinaria, dado que Thiel mismo pasó, una buena parte de su vida, visitando a las comunidades indígenas, documentando sus costumbres, lenguas y condiciones, y haciendo una obra misionaria entre ellas.

21El texto escolar más exitoso en la historia de Costa Rica ha sido la Cartilla Histórica de Costa Rica, de Ricardo Fernández Guardia, publicado en 1909 y reeditado sin cambios fundamentales hasta los años 1960. Este nos informa que, aunque la Conquista fue al inicio un desastre para los Indios, “en cambio recibieron la religión y civilización cristianas, los ganados, plantas y artes del Viejo Mundo, el idioma castellano y otros bienes que ahora disfrutamos”. El mestizaje inherente en la evolución histórica de Costa Rica está implícito en la transición fluida de la segunda persona plural del pasado, a la primera persona plural del “nosotros” europeizado, contemporáneo. Sin embargo, Fernández Guardia subraya la preponderancia de lo blanco en este proceso de mestizaje. Los indígenas eran más débiles y, por razones no explicitadas, “la raza indígena iba desapareciendo rápidamente” con el cierre de la época colonial.”Muchos de los conquistadores se casaron con indias. De estas uniones se originó la raza “indoespañola o mestiza”. Según Fernández Guardia, “estas familias son las progenituras de la gran mayoría de los costarricenses”.

  • 19 Ricardo Fernández Guardia, Cartilla Histórica de Costa Rica [1909], 6a ed. (San José: Imprenta Leh (...)

22Sin embargo, esos cincuenta y resto conquistadores originales tenían genes de un poder mítico: eran “hombres de hierro, forjados por ocho siglos de guerra contra los moros” —hombres bastante avanzados de edad, también—, una característica que permite al autor insistir que “solo en cuatro de las repúblicas hispanoamericanas predomina actualmente la raza blanca; una de ellas es Costa Rica.” Las otras repúblicas son, por supuesto, Argentina, Chile y Uruguay, países con quien los liberales costarricenses querían compararse.19

23Característica de esta estrategia de reconocer y borrar el mestizaje dentro de la misma operación es que depende fundamentalmente de una desvalorización de lo femenino —mujeres indias— y el atributo de primordialidad y autoridad a los conquistadores masculinos blancos. En el proceso, sin embargo, la raza nacional se naturaliza por medio de la subordinación de la mujer indígena (que viene a representar a la sociedad indígena entera, ya que en el discurso los hombres indígenas no son actores en el proceso de mestizaje). Los liberales, entonces, reconocieron una gota de sangre indígena, pero solo a la distancia, y borraron la herencia africana totalmente. No había mestizaje para manchar el crecimiento de un pueblo homogéneo y nacional, que los liberales concibieron como ya constituido en el momento de la llegada del siglo xix, la Independencia y la República (dentro del discurso nacional se había confundido los tres acontecimientos discretos en un mismo momento originario).

24Ahora, debemos preguntarnos, ¿por qué necesitaron los liberales costarricenses fundamentar su nacionalismo en una raza homogénea y blanca?, ¿cuáles condiciones les permitieron hacerlo?

  • 20 Hobsbawm, Nations and Nationalism Since 1780, pp. 104-109.

25A partir de 1860 aparecieron los nuevos discursos racistas de Europa, con su novedad y poder. Ello debido a un cientificismo posibilitado por la apropiación de los esquemas del evolucionismo de Darwin y por los descubrimientos de Pasteur y Koch en el campo de la bacteriología. Estos, unidos a los conceptos derivados de la biología ya común entre los positivistas, pronto introdujo dentro de las concepciones de nacionalidad una preocupación por la pureza y la contaminación de una comunidad ahora entendida como un organismo. Como anota Hobsbawm, la conexión entre raza y nación se hace hasta muy tarde en el siglo xix, después del auge de las nuevas teorías racistas. Sin embargo, era un matrimonio casi inevitable, dado que a través del siglo xix los movimientos nacionalistas habían introducido criterios de pureza lingüística y costumbrista como principios legitimadores de la existencia política de una nación.20

  • 21 Para una síntesis reciente de la historiografía del asunto, véase Richard Graham, “Introduction”, (...)

26Obviamente, para países mestizos y multiétnicos, las consecuencias de tal requisito de la ‘nación-idad’ moderna podrían ser desastrosas. La articulación de la cuestión de nación con la de raza siguió varios caminos en América Latina, y no es el caso aquí articular todas sus variantes. Empero, fue precisamente en los países donde el etnocidio era más concretado y la asimilación más avanzada, donde más insistieron los intelectuales liberales en la importancia de una nación de raza homogénea y pura.21 Efectivamente, esto es lo que ocurrió en Costa Rica.

  • 22 Gudmundson, “De ‘Negro’ a ‘Blanco’”, p. 328.
  • 23 Véase, al respecto, Jeffrey Gould, “‘Vana Ilusión’! The Highland Indians and the Myth of Nicaragua (...)
  • 24 Thomas E. Skidmore, “Racial Ideas and Social Policy in Brazil, 1870-1940”, en Graham, Idea of Race (...)
  • 25 Aline Helg, “Race in Argentina and Cuba, 1880-1930: Theory, Policies and Popular Reaction”, en Gra (...)

27Como señala Gudmundson, factores estructurales, de corte social y demográfico, habían predeterminado la asimilación racial antes de que surgiera la necesidad de teorizar la cuestión de la raza, y enrollarla en la imagen de la nación.22 En el resto de Centroamérica —como lo ha demostrado Geffrey Gould—, la persistencia de fuertes culturas indígenas exigieron difíciles esfuerzos de construir una identidad mestiza para el sujeto nacional.23 En Brasil, los intelectuales liberales depositaron sus esperanzas en el blanqueamiento para la creación de un sujeto nacional en el futuro.24 En Argentina, la política de blanqueamiento —demasiado exitosa— por medio de la inmigración masiva condujo a una angustia nacional acerca de la preponderancia de sangre no-argentina dentro del país.25 Los liberales costarricenses, mientras tanto, parecían haber disfrutado el lujo de pintar una nación históricamente de raza homogénea y efectivamente blanca.

28Como hemos visto, era una ficción. Pero, por un lado, las historias de la raza son siempre ficciones. Más importante aún, era unaficción creíble por varias razones. Primero, los grupos que claramente no podían aspirar a formar parte de la raza homogénea —los grupos indígenas, una buena parte de los guanacastecos y los negros anglicados de Limón— vivían en las márgenes de la República, en términos geográficos, demográficos, políticos y económicos. Segundo, a pesar de la pérdida de tierras que sufrieron las comunidades indígenas frente a la expansión cafatelera, las actividades económicas más vitales en Costa Rica no se habían mantenido por una explotación directamente basada en la diferenciación cultural o racial desde antes del siglo xix. Tercero, la población de la Meseta, durante la primera mitad del siglo xix, había compartido un repertorio cultural bastante parecido, y la diferenciación cultural que empezó a experimentar Costa Rica con el auge cafetalero se basó en divisiones espaciales (ciudad/campo) y clasistas y no estamentales. Podemos también especular que la gran mayoría de los residentes mestizos de Costa Rica, por más que podían haber estado conscientes de una inferioridad socialmente construida con base en el color de su piel, apenas rechazarían su igualación dentro del discurso oficial.

29Debemos mantener esto al nivel de especulación precisamente porque uno de los motivos que tenían los liberales para postular una raza homogénea era convencer a las clases inferiores que pertenecían a la misma ‘familia nacional’ de los grupos dominantes. Al hacer esto, buscaban evitar una identificación clasista, que podía encontrar un reforzamiento en una autoimagen étnica. Tal equivalencia entre autoimagen de clase y etnia seguramente jugó un papel entre los bananeros negros de Limón y entre los campesinos guanacastecos, pero necesitamos más investigación antes de pronunciar lo contrario para la gente del campo en la Meseta.

  • 26 Arodys Robles Soto, “Patrones de Población de Costa Rica, 1860-1930”, Avances de Investigación (CI (...)
  • 27 Ron Harpelle, “The Social and Political Integration of West Indians in Costa Rica: 1930-50”, Journ (...)

30Quiero agregar una nota final sobre las motivaciones para la cristalización de esta imagen de la raza nacional. El fracaso del ferrocarril nacional que condujo a la pérdida de la soberanía de facto sobre la provincia de Limón, volvió a ser una preocupación aún más fuerte con el establecimiento en esa zona de una población de ‘raza’ y cultura distinta. En el censo de 1892, los negros antillanos eran revelados como el grupo más numeroso de inmigrantes en Costa Rica.26 Además, ocuparon una posición en ciertos sentidos privilegiada dentro de una industria de creciente importancia en la economía nacional.27 Tales inquietudes tal vez ayudaron a borrar la herencia africana de las narrativas de la raza nacional. Lo cierto es que, junto con el nuevo racismo científico, se eliminó cualquier espacio para los limonenses dentro del discurso nacional. Más aún, estas preocupaciones coadyuvaron al rechazo categórico de la idea de que elementos no blancos podrían naturalizarse como parte de la población nacional en Costa Rica.

  • 28 Bienvenido Ortiz Cartín, comp., Copilación de Leyes, Decretos y Circulares Referentes a Medicina e (...)

31Este cambio se manifestó claramente en la Ley de Inmigración de 1897. El Ejecutivo se reservó el derecho de impedir la entrada de miembros de las razas china, árabe, turca, siria, armenia y gitana, dado un juicio de que eran “nocivas al progreso y bienestar de la República.” Esto porque, “por su raza, sus hábitos de vida y espíritu aventurero e inadaptable a un medio ambiente de orden y de trabajo, serían en el país motivo de degeneración fisiológica y elementos propicios para el desarrollo de la holganza y el vicio”.28 Aunque las políticas discriminatorias de la inmigración nunca terminaron completamente con la entrada de gentes consideradas como de razas inferiores, la puerta estabasimbólicamente cerrada. Con una base racial felizmente homogénea, pero con la República que sufría siempre de una escasez de mano de obra, al Estado Liberal le quedó solo una ruta por seguir: el nacionalismo terapéutico.

IV

  • 29 Robert A. Nye, Crime, Madness and Politics in Modern France: the Medical Concept of National Decli (...)

32Si la patología social que regía las inquietudes de una decadencia nacional en la Francia de “fin de siécle” era la disminuida tasa de natalidad (frente a la de Alemania en particular), la de Costa Rica ésta era lo que el Ministro de Gobernación llamó en 1908 las “sabidas...al tas cifras de la mortalidad de la infancia”. La idea ya desarrollada de la raza nacional no permitió dudas acerca de la calidad innata del organismo. La responsabilidad fue atribuida a las pobres costumbres higiénicas, agua contaminada y parásitos entre “la clase pobre”.29 Había empezado la época de la ‘auto-inmigración’. Y, ‘gobernar es poblar’ fue transformado en ‘gobernar es sanear’.

  • 30 Mauro Fernández, La Anquilostomiasis y la Agricultura (San José, 1907), pp. 5-9.

33En 1907, Mauro Fernández, un médico e hijo del gran reformador de la educación, dirigió la palabra a la Sociedad Nacional de Agricultura acerca de la importancia de erradicar la anquilostomiasis, una infección parasitaria recién identificada conocida popularmente como ‘cansancio’. Enfatizó que la pobre salud de los residentes del país era la principal causa de la escasez de mano de obra. “La higiene es una ciencia casi desconocida por nuestros campesinos”, les explicó. Y, aunque el pueblo del Pacífico litoral era “el tipo clásico del indolente”, sujeto de infinitas quejas acerca de esos “peones perezosos”, el descubrimiento de la anquilostomiasis había probado que los residentes de las regiones más afectadas no eran indolentes ni perezosos por naturaleza. Terminó su discurso reiterando que “un número inmenso de los brazos de la República son brazos sin fuerza, agotados por una enfermedad que es la peor rémora para la prosperidad de nuestro país y para la conservación de nuestra raza.”30

  • 31 Hay una presunción común de que el tratamiento de la anquilostomiasis en Costa Rica fue un especie (...)

34Entre 1908 y 1930, los campesinos aprenderían algo de la ciencia de la higiene, algo nuevo del Estado y, posiblemente, también algo nuevo de la nación. El programa de erradicación de la anquilostomiasis fue llevado a cabo en tres etapas: entre 1908 y 1915 por un pequeño equipo del Estado; entre 1915 y 1921 por un equipo costarricense dirigido por la Fundación Rockefeller y, después de 1921, por el mismo equipo, pero ya convertido en la Subsecretaría y luego Secretaría de Salubridad Pública y Protección Social.31

  • 32 Memoria de Salubridad Pública y Protección Social, 1930-1931 (San José, 1932), p. 9.

35Esto implicó un proceso masivo de propaganda oral, panfletara y eventualmente fílmica en toda la República. Así como un programa agresivo y sistemático de exámenes, tratamientos y construcción obligatoria de excusados. En 1930, el Ministro de Salubridad, Solón Núñez, pudo declarar—y con buena evidencia para respaldarse— que casi un ciento por ciento de los residentes del país había experimentado un examen de sangre y de excremento por un agente del Estado trabajando según principios científicos. Ya no era posible hablar de un Estado ‘laissez-faire’. Y, aunque no sabemos todavía qué grado de acogida tenía la campaña entre el pueblo, Núñez declaró en 1931, de manera un poco surrealista, que se podía ver una “continua afluencia de gentes a todos los laboratorios en busca de que sus heces sean examinadas.”32 Hasta el excremento se había convertido en un vehículo para la formación de un sentimiento de nacionalismo entre los costarricenses.

V

  • 33 “Conferecia del Profesor Luís Felipe González Flores, Presidente del PANI, dictada en la Escuela J (...)

36Las mismas preocupaciones acerca de la salud de la raza habían conducido, a partir de 1910, a una serie de obras filantrópicas, subvencionadas por el Estado, para mejorar las condiciones de la maternidad entre las mujeres pobres. Estos esfuerzos encontraron su última expresión estatal en 1930, con la creación del Patronato Nacional de la Infancia. Según Luis Felipe González Flores —su principal promotor y primer director—, entre las metas principales del PANI estaban las del “control de la natalidad de las familias numerosas en las clases pobres; [y la] lucha contra el mestizaje para la selección racial y restricción para el mismo objeto de la inmigración indeseable.”33

  • 34 “Discurso de Luis Felipe González Flores al Congreso, 2 de mayo de 1929”, al introducir el proyect (...)

37Cuando, en mayo de 1929, González Flores introdujo en el Congreso la legislación para la creación del PANI, hizo una referencia explícita a la política de González Víquez con la cual empezaremos nuestra reflexión. “Ya un ¡lustre estadista nacional lo hizo ver así cuando expresó que no hay mejor inmigración que la que nos viene del vientre de la madre; expresión que sintetiza todo un programa del gobierno.”34 En esta fantasía de un nacionalismo endogámico, los sujetos nacionales se generan por medio del cuerpo de la mujer pura costarricense; pero, en efecto, es el cuerpo de la nación mantenido en su estado ‘natural’, por medio de su subordinación a una política estatal que rige todos los factores de la reproducción.

  • 35 Gudmundson, “De ‘Negro’ a ‘Blanco’”, p. 328

38La manera en que los liberales costarricenses construyeron la identidad racial del sujeto nacional condujo, en las palabras se Gudmundson a “una autoexaltación basada en un origen racial español manifestamente más puro que el de sus vecinos centroamericanos y latinoamericanos.”35 Debemos incluir a esta lista, sus vecinos de las comunidades indígenas, de la provincia de Limón y de la península de Nicoya. Pues, aunque presentes en la definición numérica de la población nacional, no existieron dentro de su representación ideológica. Sería dejada a las futuras generaciones de costumbristas la tarea de sacar a estos pueblos de la zona gris que ocupaban en el discurso nacional. Un proceso todavía lejos de haber sido completado. Sin embargo, la idea de una raza homogénea costarricense dio coherencia a la narrativa nacional contada a la gente de la Meseta Central, día tras día, en las escuelas, plazas y diarios del país, y a largo plazo, no parece haber encontrado ninguna narrativa alternativa de parte del pueblo (aunque encontró una narrativa disidente en distintos pueblos). Finalmente, esta historia liberal sirvió para dar ímpetu a un precoz desenvolvimiento del Estado en la política social.

Notes

1 “Mensaje del Señor Presidente de la República presentado al Congreso Constitucional, 1908”, en Carlos Meléndez Ch., comp., Mensajes Presidenciales (1906-1916), IV. San José: Academia de Geografía e Historia, 1980-1991. p. 41.

2 “Mensaje del Señor Presidente de la República al Congreso Constitucional [1929]”, en Meléndez se, (1928-1940), Vl:31.

3 Véa Steven Palmer, “Sociedad Anónima, Cultura Oficial: Inventando la Nación en Costa Rica, 1848-1900”, en Iván Molina Jiménez y Steven Palmer, Héroes al Gusto y Libros de Moda, Sociedad y Cambio Cultural en Costa Rica (1750/1900). San José: Editorial Porvenir, 1992.

4 Ernst Gellner, Naciones y nacionalismos (Madrid, 1988), p. 17; E.J. Hobsbawm, Nations and Nationalismo Since 1780: Programme, Myth, Reality (Cambridge, 1990), p. 10.

5 El libro más influyente en el repensamiento del fenómeno por los académicos anglohablantes ha sido el de Benedict Anderson, Imagined Communities:Reflections on the Originand Spread of Nationalism [1983], 2a ed. (London, 1991). El nuevo enfoque debe mucho a la reconsideración del nacionalismo por los marxistas de la Nueva Izquierda en Inglaterra, preocupados por entender el surgimiento de neo-nacionalismos en Escocia y Gales: véase el libro de Tom Nairn, The Break-up of Britain: Crisis and Neo-nationalism [1977], 2a ed. (London, 1981); y la colección de E.J. Hobsbawm y Terence Ranger, eds., The Invention of Tradition (Cambridge, 1983). De hecho, publicaciones de la Nueva Izquierda británica también sirvieron como el foro amplio para la presentación de dos de las perspectivas teóricas más interesantes y originales sobre el asunto, provenientes de intelectuales latinoamericanos: Ernesto Laclau, “Fascism and Ideology” and “Towards a Theory of Populism”, en Politics and Ideology in Marxist Theory (London, 1977), and Roberto Schwarz, “Brazilian Culture: Nationalism by Elimination”, New Left Review 167, 1988.

6 Para una reconstrucción cuidadosa de la concepción liberal clásica de la nación, véase Hobsbawm, Nations and Nationalism Since 1780, pp. 30-39.

7 El articulo de El Ferrocarril está citado en Jeffrey Casey Gaspar, “El Ferrocarril al Atlántico en Costa Rica (1871-1874)”, Anuario de Estudios Centroamericanos, 1976, p. 319; Eusebio Figueroa, “Informe”, en Eugenio Rodríguez Vega, ed., Antología del Pensamiento Liberal. (San José: Editorial Costa Rica, 1979). pp. 111-120.

8 Véase, al respecto, Flora Ovares et al., La Casa Paterna. Escritura y Nación en Costa Rica (San José, 1993); y Alvaro Quesada Soto, La Formación de la Narrativa Nacional Costarricense (1890-1910) (San José, 1986).

9 Véase Lowell Gudmundson, “De ‘Negro’ a ‘Blanco’ en la Hispanoamérica del Siglo xix; la Asimilación Afroamericana en Argentina y Costa Rica”, Mesoamérica No. 12, 1986, p. 312.

10 Felipe Molina, Bosquejo Histórico de la República de Costa Rica (New York, 1851), p. 28.

11 Iván Molina Jiménez, Costa Rica (1800-1850). El Legado Colonial y la Génesis del Capitalismo (San José: Editorial de la Universidad de Costa Rica, 1979), pp. 60-62.

12 “Memoria de Instrucción Pública [1885]”, en Rodríguez Vega, Antología del Pensamiento Liberal, p. 164.

13 La Gaceta, 15 junio 1887, p. 635.

14 Francisco Montero Barrantes, Elementos de Historia de Costa Rica, 2 vols. (San José, 1892), I: 18, 44, 87.

15 Francisco Montero Barrantes, Compendio de la Historia de Costa Rica [1892], 2a ed., (San José, 1896), p. 19; véase, sobre el uso oficial del texto de Montero Barrantes, Juan Rafael Quesada, “El Nacimiento de la Historiografía en Costa Rica”, Revista de Historia (Costa Rica), Número especial, 1988, pp. 75-76, fn. 51.

16 “Informe Sobre la Provincia de Guanacaste”, La Gaceta, 4 marzo 1891, p. 1; Geografía de Costa Rica (Barcelona: Tipografía de José Cunill Sala, 1892), p. 149.

17 Puede parecer extraño ubicar a Thiel como un intelectual liberal, considerando el fuerte choque entre el Arzobispo y el Estado en 1884, y los subsiguientes luchas anti-liberales organizadas por la Iglesia. Sin embargo, después de la ‘paz’ de 1895, cuando era obvio que la Iglesia tendría que jugar un papel político subordinado, este se incorporó al proyecto nacional oficial. Evidencia de esto se ve en las circunstancias de su funeral en 1901. No solo fue enterrado con plenos honores oficiales, sino con una banda que tocó el “Duelo de la Patria”, escrita originalmente para la procesión funeraria de Guardia en 1882. Un diario progresista elogió a este gran intelectual católico, nacido en Alemania y denunciado en 1884 por ser un foráneo peligroso, diciendo que “difícilmente podrá la nación recuperar el tesoro inestimable que desaparece”; Fígaro, 24 julio 1901, p. 3.

18 Bernardo Augusto Thiel, “Arbol Histórico de los Pueblos de Costa Rica” y “Monografía de la Población de la República de Costa Rica en el Siglo xix', en Revista de Costa Rica en el Siglo xix (San José, 1902), pp. ix, 24.

19 Ricardo Fernández Guardia, Cartilla Histórica de Costa Rica [1909], 6a ed. (San José: Imprenta Lehmann, 1933), pp. 40,44, 69. Estoy endeudado con la interpretación de la Cartilla de Rina Cáceres Gómez, Lo Que Se Cuenta en Costa Rica. Un Análisis del Discurso Histórico Oficial de Dos Textos de la Enseñanza de la Historia en Costa Rica, Tésis de Licenciatura en Historia, Universidad de Costa Rica, 1985.

20 Hobsbawm, Nations and Nationalism Since 1780, pp. 104-109.

21 Para una síntesis reciente de la historiografía del asunto, véase Richard Graham, “Introduction”, en Graham, ed., The Idea of Race in Latín America, 1870-1940 (Austin, Texas, 1990), pp. 3-4.

22 Gudmundson, “De ‘Negro’ a ‘Blanco’”, p. 328.

23 Véase, al respecto, Jeffrey Gould, “‘Vana Ilusión’! The Highland Indians and the Myth of Nicaragua Mestiza, 1880-1925”, Hispanic American Histórica! Review 73:3,1993.

24 Thomas E. Skidmore, “Racial Ideas and Social Policy in Brazil, 1870-1940”, en Graham, Idea of Race in Latín America, pp. 9-10.

25 Aline Helg, “Race in Argentina and Cuba, 1880-1930: Theory, Policies and Popular Reaction”, en Graham, Idea of Race in Latin America, pp. 39-47.

26 Arodys Robles Soto, “Patrones de Población de Costa Rica, 1860-1930”, Avances de Investigación (CIHUCR), no. 14,1986, p. 13.

27 Ron Harpelle, “The Social and Political Integration of West Indians in Costa Rica: 1930-50”, Journal of Latín American Studies, N° 25,1993, pp. 104-105.

28 Bienvenido Ortiz Cartín, comp., Copilación de Leyes, Decretos y Circulares Referentes a Medicina e Higiene del Año 1821 hasta 1920(San José, 1921), p. 99.

29 Robert A. Nye, Crime, Madness and Politics in Modern France: the Medical Concept of National Decline (Princeton, N.J., 1984), pp. 132-69; Memoria de Gobernación y Policía, 1907-1908 (San José, 1908), p. Ixvii.

30 Mauro Fernández, La Anquilostomiasis y la Agricultura (San José, 1907), pp. 5-9.

31 Hay una presunción común de que el tratamiento de la anquilostomiasis en Costa Rica fue un especie de imposición del coloso del Norte, con la Fundación Rockefeller trabajando cerca de la United Fruit Company para sanear la mano de obra en el Pacífico, en espera de un eventual desplazamiento de la bananera hacia aquella zona. En realidad, el Estado costarricense empezó a subvencionar un modesto programa de tratamiento del anquilostomiasis en 1908, antes de que la organización Rockefeller se interesase por primera vez en la cuestión de esta enfermedad en el sur de los Estados Unidos (este último fue su plan piloto que iba a ensanchar a un nivel global a partir de 1914).

32 Memoria de Salubridad Pública y Protección Social, 1930-1931 (San José, 1932), p. 9.

33 “Conferecia del Profesor Luís Felipe González Flores, Presidente del PANI, dictada en la Escuela Jesús Jiménez a los maestros de Cartago, 8 noviembre 1930”, Boletín del Patronato Nacional de la Infancia, año I, N° 2,1930, p. 34.

34 “Discurso de Luis Felipe González Flores al Congreso, 2 de mayo de 1929”, al introducir el proyecto de ley para la creación del Patronato Nacional de la Infancia; ANCR Congreso 15.861, f. 4.

35 Gudmundson, “De ‘Negro’ a ‘Blanco’”, p. 328

Auteur

Université de Montréal

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540