Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Biografía. Juan Francisco Hernández Hurtado

Texte intégral

Juan Francisco Hernández Hurtado, nació el 16 de Junio de 1916.

Hijo de Nicanor Hernández y de Amada Hurtado.

Originario del Rancho El Muerto. Jurisdicción de Santa María del Valle.

Era miembro de una familia compuesta por 9 hijos, siete hombres y dos mujeres.

Juan Francisco era el octavo de la familia, su hermano mayor Jesús, enseguida Cruz, el tercer miembro era su hermana Rosario, después José, Rafaela, Carlos, Refugio, en octavo lugar Juan Francisco y el último de la familia es Ramón.

Sus hermanos cuentan que de niño se distinguió por su capacidad intelectual.

A la edad de siete años aprendió a leer con la ayuda de unas primas.

También a la edad de siete años aprendió a trabajar el barro, fabricaba pitos de barro, los quemaba para darles duración.

Cuando tenía diez años hacía flores de papel y las vendía.

Siempre demostró habilidades manuales.

Cuando tenía 15 años padeció una enfermedad grave. Tuvo que ir a Guadalajara donde llegó con un primo hermano de su mamá, era un sacerdote con el cuál se quedó quince días mientras se recuperaba.

Después los papás acordaron que se quedara un tiempo con el sacerdote para que pudiera estudiar. Empezó a estudiar música en el templo en donde estaba su tío.

Al cumplir 20 años se vino a Santa María y desempeñó el oficio de sastre.

Cuando regresó a su casa compró un violín, el cual se enseñó a tocarlo muy bien.

Con los conocimientos de música que adquirió en Guadalajara, y además la habilidad que él poseía, se integró como miembro de la Banda de Música de Santa María, que la organizó el Padre Salomón Tovar G.

Otra afición que tenía Juan Francisco eran los caballos ligeros. Le gustaban las carreras de caballo.

Además de las múltiples actividades que realizaba, el ser el sastre del pueblo y miembro de la banda de música, adquirió otro oficio más. Llegó a Santa María un doctor de Veracruz con el que hizo una gran amistad.

Éste doctor le enseñó cosas elementales de medicina, a diario estudiaba lo que el doctor le decía, además de acompañar al doctor en las consultas. Por su capacidad pronto aprendió a inyectar y a recetar.

Cuando el doctor tuvo que regresarse a Veracruz Juan Francisco duró un tiempo haciendo las veces de un doctor en el pueblo, pues él recetaba a las personas de Santa María y de las rancherías cercanas.

Por lo que cuentan de Juan Francisco era una persona con deseos de superación, pues a pesar de vivir en un lugar como Santa María procuró servir a su comunidad, queriendo siempre trabajar haciendo obras en beneficio de la misma.

También era comerciante, pues se dedicaba a la compra-venta de animales.

Otra razón que nos habla del espíritu de servicio de Juan Francisco es el interés por dejar a la región un libro en el que nos enseña y relata la importancia de la memoria histórica. Una historia que como Alteños no podemos ni debemos de ignorar, puesto que es una piedra angular de nuestra identidad, de nuestras raíces.

A la edad de 33 años empezó a escribir el libro de Tierra de Cristeros y la vida de Victoriano Ramírez. Su mayor deseo era hacer llegar este libro a la población alteña.

Cuando se interesó por hacerlo todavía obtuvo testimonios de personas que anduvieron en la Revolución, además de haberla vivido y así poder contar con mayor sensibilidad los acontecimientos.

El sueño de poder editar el libro no lo pudo realizar, pues murió a la edad de 43 años, diez años después que inició la redacción de este documento.

Juan Francisco Hernández Hurtado murió el día 31 de agosto de 1959.

Este personaje que nos demuestra con sus actividades la importancia del servicio a una comunidad. Su espíritu de servicio, su amor a la Iglesia, y su profunda sencillez con la que relata esta historia, sirve para que profundicemos, razonemos y analicemos, la importancia de la memoria histórica que hoy en día se remota al día anterior. La juventud de hoy en día no le da la importancia debida al conocimiento de los hechos que forjaron nuestra patria, nuestra libertad y nuestra religión.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540