Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Memorias de Victor López (Condensado de David)

Actividades del grupo de Jalpa de Canovas GTO

Texte intégral

1Duró la gente dispersa por unas 2 semanas para reorgnizarse en la última semana de abril estuvieron en el Valle del Norte, entre el rancho de Gpe. Y la Hda de Frias, como ocho dias; de alli mismo pasaron a las rancherias del Toro. Estaba ahí la gente de Jalpa y como jefe el coronel Victor Lopez, cuando llegó a ese mismo lugar el padre Pedroza con su regimiento, después de dos dias de permanencia en ese lugar, a las 8 de la mañana fueron atacados por sorpresa por el rejimiento de caballeria a las ordenes del general Pablo Rodríguez; no hubo tiempo para organizar resistencia y se emprendió la fuga en dirección al Tecolote, de Jalpa, hasta llegar a un punto entre la puerta de Jalpa y Sn. Angel donde se hicieron fuertes en un lienzo de (cerca) piedra aproximadamente como una hora, cuando advirtieron que les hacian un movimiento en forma de sitio, por Jalpa y Sn Angel, desalojaron aquellas posiciones y siguieron con enemigos por todos lados, por el Ojo de Agua, la Tinaja, guaracha, el Verjel y Cuachaloles, puntos en que se hicieron fuerte el padre Pedroza, Jesús Macías y el Coronel Victor Lopez, en vista de que ya era poca la gente federal que los perseguia, estos dos jefes, con cien hombres hicieron retroceder a los guachos, continuando hacia el Poniente su marcha hasta llegar a las 6 de la tarde al Rancho de los Sauces, cerca de Tolimán, reunindose con el grueso de la tropa.

2En la madrugada del dia siguiente, la gente del padre Pedro González de Jalpa se le mando dispersar quedandose él alli mismo con unos 6 soldados, (Jesús Rojas, Lorenzo Hernández, Eulogio Gonzáles, Hipolito Flores, y otros acompañandolos el dueño del rancho don Gerardo Mojica y su hijo Juán, al coronel Victor López con dos soldados como conocedores del terreno, los mandaron a encaminar la gente del padre Don. Aristeo Pedroza acompañandolos hasta el rancho de la Laguna de Piedra, para que tomaran ahí el rumbo del cerro del Arroyo.

3A los tres dias de estar en los Sauces al padre Don Pedro Gonzáles y sus acompañantes les cayó de sorprezá el General Espiridión Rodríguez Escobar, en tal forma que solo la Providencia pudo salvarlos habiendo tenido que salir de entre los atacantes, protejidos por una cerca de piedra y dejandoles todo, caballos, etc. Y saliendo con el rumbo del Salitrillo y llegando a Veredas y al cerro del Carrizo, en donde casi lo trillaron en sus escondites.

4Aproximadamente duró la gente disperza dos meses, por una parte devido a las condiciones desfavorables de la situación de la misma gente por los descalabros que habian tenido y por otra, por causa de la reconcentración.

5Despedimos la gente de los Altos nos regresamos al rancho de Guadalupe de Jalpa, el suscrito y J. Guadalupe Martinez, posteriormente Capitán lero en el regimiento del Coronel Rodolfo Loza Márquez. Además Melquiadis Echeveste capitán 2° del mismo regimiento.

6Al llegar por la noche fueron informados de que ahí estaban los federales que antes los habian perseguido, esperamos que ellos acabaran de cenar y se recojieron en el campamento, y enseguida entraron a cenar al rancho también ellos. Pasaron ocho dias en los entornos del rancho de Guadalupe, inesperadamente y por providencia de Nuestro Señor se encontraron con el P. Pedro González en el rancho del Ramblás, comieron en la Presa del Rio Turbio; al atardecer se levantaron a se pusieron en marcha para estar ya entrada la noche en el rancho del Toro.

7En ese lugar y en esa fecha manifestó el mecionado padre a Victor Lopez su determinación de ir a Silao, Guanajuato con la esperanza de conseguir parque, pero si alli no lo conseguia se pasaria a México más si en México no podia proverse de pertrechos iria hasta los Edos. Unidos de América.

8Le dió orden a Victor el padre Pedro González de que no depusiera su actitud de lucha, y le dio instrucciones para que estuviera al pendiente de que la gente no dejara las armas y los caballos, y que estuvieran listos para reorganisarse cuando recibieran ordenes de algún jefe ya fuera militar o civil.

9El padre Pedro González se fue hasta Estados U. Del Norte y de allá le escribió a Victor, ratificandole la orden y las instrucciones que antes le habia dado de palabra. No lo volvieron a ver durante todo el tiempo que duró el movimiento. Por unas tres semanas pasaron por aquellos lugares que quedan anotados. La presa del Rio Turbio, el vallado del monte, el Cerro de Sn Matias, el Monte Grande y el lugar a donde ocurrian a dormir la Galera de Guadalupe Viejo. Más debido a que los go-viernistas destacados en Jalpa los perseguian y acosaban constantemente y llegaba ya a ser un serio peligro la permanecia de ellos por alli.

10Resolvieron retirarse y asi lo hicieron.

11Pasaron al Juaquiguero y estuvieron dos dias, enseguida se trasladaron al Rancho Seco. Los compañeros los dejaron solo a Victor para ir a sus casa y el solo se pasó a la mesa de los Timbes, de dia se protejia en una cueva que estaba por el lado del Salitrillo, donde escondia también su caballo, y por la noche subia y la pasaba en compañia de unos muchachos conosidos de él, de apellido Fernandez.

12En Rancho Seco le pasó un detalle. Tenian un compañero llamado Demetrio Pacheco, cuya conducta no era nada recomendable, principalmente en la forma de pedir o exijir de los pacíficos lo que les era necesario para la causa, llegando a cometer robos a lo descarado; Victor lo reconvenia y el se daba por ofendido.

13Se encontraban en el mencionado sitio y estuvieron a punto de dispararse las pistolas, más la intervención oportuna de alguna persona, evitó, el lance, posteriormente pasando Victor solo por la puerta de la Tetona le tirotearon Demetrio y otros dos soldados y cuando ya traia orden de desarmarlo de parte de Victoriano Ramírez el (14) se encontró al compañero Marquitos González quién le informó que en la Ordeña en una invitación a comer lo habian matado a Demetrio por la causa ya mencionada.

14Estaba Victor en la Mesa de los Timbes en compañía de la familia Hernández, cuando el compañero Marquitos González le notificó que en casa del Sr. D. Pedro Rubio, en Casas Balancas (hoy Sn. Felipe de Jesús) habia para él una comunicación del Lic. D. Miguel Gomes Loza. Acompañado por Florentino y Antonio Fernández bajó al cañón de Jalpa, recibió el meniconado oficio en el que se le ordenaba que juntara la gente y se dirigiera a Santa Maria del Valle con el fin de entrevistarse e incorporarse con Victoriano Ramirez (El Catorse). No quiere pasar un hecho que demuestra la buena disposición de los campesinos hacia ellos los Cristeros. Cuando estaba en casa del P. Sr. Rubio, como a las 11 de la noche cayó una fuerte tormenta que llenó de agua todos los caminos; y para que Victor no se mojara se empeñaron a llevarlo alzado en sus hombros los hermanos Fernández antes mencionados hasta su casa y asi lo hicieron.

15FIN

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540