Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo XXIX. Mas Martires en los años de la Revolución Cristera y cortas “viografias”

Texte intégral

1Aquí tenemos otro echo verodico de otro martir, el Pbro Elias del Socorro Nieves de Yuridia del Edo de Guanajuato.

2Este sacerdote estaba en un pueblo pequeño del estado mencionado escondido entre sus vecinos.

3Asi paso mucho tiempo dando misa como podia y auxiliando a morivundos a la hora de su muerte, y todos como lo querian entrañablemente nunca querian descubrirlo, pero como hay algunos que pienzan difierente o no guardan el secreto cuando todo lo platican se fue extendiendo la voz hasta llegar a oidos de la federación.

4Inmediatamente que se dan cuenta se ván al pueblo para agarrarlo pricionero y como no lo encontraron ahí porque habian venido dos hombres a llevarselo a auxiliar a un morivundo y a darle los útimos sacrametos. Entraron a la casa del padre y como no lo hayaron se fueron. Estaba solamente un sirbiente del padre. Lo agarraron para que les dijera donde se encontraba y como se negó a entregarlo lo pusieron para fusilarlo y este por el miedo al fin lo entrega. Diciendoles que se encontraba en una casa de un rancho auxiliando un moribundo.

5Se ván inmediatamente agarrandolo pricionero, pero dos hombres de la casa no lo desamparan, lo siguen hacia a donde lo llevaban.

6Los federales le disen a los hombres: Uds. Quedense al padre solamente lo llevamos a un paseo.

7Pero nada les importa a ellos y se ván tras ellos porque maliceaban para que lo querian y como lo querian tanto tenian el gusto de morir junto con él, y después de caminarlos largo rato por la noche, les dicen los hombres; ¿Tan largo está el paseo? Si este paseo es hasta el otro lado del mundo, si ustedes también quieren acompañarlos pueden ir dentro de poco tiempo. Claro que si lo acompañamos, con ese fin salimos de nuestras casas, pera librarlo o a morir con él. ¿Qué mejor dicha queremos?

8Entonses Elias del Socorro Nieves les dise a su compañeros: Udes. No tienen porque morir y están libres, sólo yo soy el que debe morir además ustedes tienen sus familias y les hacen falta; yo soy solo y no le hago falta a nadie.

9¡Pues al revés padre! Ud es el que hace falta y no nosotros para hacer el bién a todos nuestros prójimos.

10Tanto insitieron hasta que oyeron las voses de capitán disiendo ¡ya enfadaron mucho!

11¡Ambos serán fusilados!

12El padre les hecha la bendición disiendo: ¡Dentro de poco rato estaremos en el cielo.

13Inmediatamente los fusilan a los dos hombres y antes de fucilar al Pbro. éste les pide una merced.

14Ellos disen que si y les dise:

15Quiero darles la bendición.

16Imajinaos; cual fue la maravilla, todos los soldados del pelotón, caen postrados en tierra de hinojos, como si un ser invisible los huviera postrado en tierra, los cuales; no quisieron disparar contra él, pero el jefe del pelotón, saca de improviso su pistola dandole unos balasos al padre, caliendo este luego muerto y con la señal de la cruz en la mano que acababa de darles la bendición a sus enemigos como señal de perdón.

17Después de su muerte fueron sacados sus santos restos y trasladados a su pueblo natal.

MARTIRES DE ARANDAS JAL.

18Después de la 2° reconcentración fueron martirizados en Arandas Jal los siguientes: Ramón Saines, Domingo Arias y Francisco Valadez.

19Ramón era un hombre acomodado pero bondadoso y bueno con la gente, igual que sus dos compañeros de martirio.

20Todo el tiempo de revolución hasta los dias de su muerte tenia escondites donde tenia sacerdotes, y estos tenian su culto para desir la misa y algunas otras cosas.

21Esactamente lo sabia que esto lo hiria a costar la vida.

22Ramón Saines tenia su esposa no menos bondadosa que él, y además era una mujer que poseia todas las cualidades que contiene una mujer hermosa.

23Después de vivir en continuo peligro estos hombres tocó, o mas bien le tocó la mala suerte a Ramón S. De ser entregados a los federales.

24Los agarran pricionero despues de investigarlos a los tres, y como no pudieron sacarles ninguna razón, ni pudieron encontrarles los padres que tenian con ellos recurrieron al martirio y a la tortura.

25Primeramente les quitaron las plantas de los piez con navajas de rasurar, haciendolos luego andar, para ver si por medio de eso entregaban todo lo que se sabia que tenian escondido.

26En esto llega la esposa de Ramón y al ver aquella atrosidad con su eposo, les ofre-sia una cantidad favulosa de dinero en plata y oro porque dejaran libre a su marido que tanto queria, pero no le admitieron ni le oyeron sus súplicas, solo la despidieron para seguir en su obra.

27Asi los tuvieron por espacio de algunas horas atormentandolos con lo más cruel para ver si asi descubrian lo que tanto querian.

28Después de desplanarlos, los flajelaban, los insultaban etc, pero nada conseguian, y como ya se encontraban casi muertos tuvieron que afusilarlos. Después de fusilados entregaron sus cuerpos a sus familiares para que les dieran sepultura.

29Todo el pueblo de Arandas se encontraba con profunda tristeza, al ver estos hechos tán despiadados e injustos.

30Constantemente en las casas de los tres martires no cezaban de estar entrando y saliendo la gente a velarlos, a resales y a ir a consolar a sus aflijidos familiares.

31Asi es, como fue el martirio de estos 3 martires de Arandas, Ramón Saines, Pedro Valadez y Domingo Arias.

32La Sra de Ramón Saines, como queria mucho a su esposo no fue buena desde la muerte de su marido y poco a poco fue acabando con sus dias porque no podia olvidar a su esposo que yacia martirizado cruelmente y dia a dia lo llevaba gravado en su mente hasta que por fin fue muerta en poco tiempo más.

33Se fue atrás de su esposo a quién tanto queria tocandoles de nuevo estar juntos en el sepulcro y en el cielo, si Dios se los llevó a su reino.

34Estos martires como todos los que murieron en esa época fueron muertos por defender una causa justa, por amor a Dios y su madre la Virgen Santisima de Guadalupe.

35Y asi igual que estos martires hubo infinidad pero no de todos se sabe por no haber datos suficientes y como todo se olvida después de la felicidad.

36Dice un dicho: “Los goses borran los sufrimientos”.

37El 15 de octubre de 1928 fue ahorcado el presbitero Dón Tranquilino Ubiarco en la Alameda de Tepatitlán Jal.

38Fue aprehendido en la botica del Doctor Hernández, llevandoselos las tropas federales donde inmediatamente fue ahorcado de la rama de un árbol, eucalipto, cuyo árbol después de un tiempo se secó.

39Por ese tiempo en el mismo pueblo de Tepatitlán se encontraba otro sacerdote que apellidaba “Salinas” que fue protegido por el C. Precidente de Tepa. Llamado Quirino Navarro, el cual, era ahijado de dicho Pbro. (cuyo Nombre se desconose)

40Este sacerdote, o sea Tranquilino no demnostraba ninguna expreción desfigurada como los demás que asi mueren. _ Murió como se dise, con la verdadera gracia de Dios. Luego que murio como es original de todos con la deseperación sacan la lengua, el cual con este sacerdote fue lo contrario, no se vió ninguna contracción desfigurada en su rostro.

41La alameda donde fue ahorcado se encuentra al sur de dicho pueblo que en la actualidad es la salida a la ciudad de Guadalajara.

42Ese dia fue un dia de tristeza para el pueblo de Tepatitlán por la pérdida de su santo padre, soplaba un fuerte ventarrón y con unas nuves de color obscuro o que formaban conquios unas con otras, crusando el espacio, dichos fenómenos atmosféricos demostraban su tristesa y aumentaba la de la gente que presenciaban aquel cadaver mesido por el viento suavemente. Fue pués una gran tristeza por la perdida de su padre, por tantos favores que de él recibian constantemente la mayoria de la gente.

43Y después de su muerte que lo vajaron del árbol, fue sepultado en el cementerio con toda la gracia para un sacerdote. Sus restos después de 5 años fueron trasladados a una obstera cripta de la parroquia de Tepatitlán, Jal. R. I. P.

JESÚS MÁRQUEZ

44Pocos dias después de que se consumó el fradicidio del Pbro. Tranquilino se consumó otro echo en el pueblo de Tepa.

45El govierno indignado y llevando a cabo sus propositos asesinos agarraron pri-cionera a la esposa del cabesilla Jesús Márquez creyendo que asi lo podrian localizar facilmente. Pero fue lo contrario no lo lograron.

46En ver que no surtió efecto eso, enseguida inventaron un hecho horroroso de infanticidio.

47Las fuersas callistas agarran pricionero a un niño como de a 10 años de edad, hermano de Jesús M. Con el mismo fín de tenerlo como rehén para ver si podian agarrarlo facilmente a dicho cabesilla.

48El niño al verse pricionero por los federales y amenazandolo con la muerte si no les desia donde se encontraba.

49Cuando no tuviernon a Jesús Márques en el plazo convenido del rescate del hermano y de su mujer lo llevaron al campo, donde fue fusilado el niño inmediatamente.

50El niño ya se encontraba casi próximo a la muete con el susto. En ese tiempo el asistente de Jesús M era el Sr. Justiniano Barba.

51Justiniano y Jesús Márquez se encontraban sitiados en el Rio Berde. Pudo Justi salir con travajo del sitio saliendo por entre el agua de dicho rio, logrando al fin, volviendose a reunir con su jefe Jesús Márques.

52Por el año de 1929 que se encotraba en la precidencia Emilio P. Gil exijieron el amnisticio de todos los jefes cristeros que se precentran ante el govierno para que demostraran señal de amistad pero no era efectiva y mucho menos con los cabesi-llas, al que agarraban lo iban desapareciendo poco a poco.

53Quedó una gavilla del cabesilla Victoriano apodado El Chivero según se save era ahijado de Victoriano el (14).

54El Chivero todavia traia rencor y coraje por la muerte de su padrino el (14) y como mayormente no se supo con certeza quién fue el asesino del (14) nada más habia sospechas.

55Victoriano Ramirez (El Chivero) con investigaciones de quién habia sido tuvo sospecha sobre un sujeto llamado Jesús Jiménez apodado El Almenilla.

56Los dos jefes o sea Victoriano el Chibero y Jesús Jiménes todavia traian sus soldados ahunque nada más eran como 4 o 5.

57Victoriano El Chivero lo perseguia constantemente para ver si podia vengarse matandolo porque creia que era complise o el verdadero asesino de Victoriano Ramires el (14).

58Fue un Domingo por cierto cuando llegó Jesús Jiménez al pueblito de Sta Ma. Del Valle Jal con 2 o tres soldados.

59Almorzó muy contento en ese pueblo con sus soldados, saliendo luego con rumbo a un rancho llamado La Escondida hacia el noreste.

60Para ir a dicho rancho se pasa por callejón.

61Dicho rancho es una loma alta con pequeñas propiedades. En seguimiento de Jesús Jimenes ya hiba su rival Victoriano El Chivero que poco antes ya habia salido de Sta Ma preguntando por él y como supo que acababa de salir se vá tras el, alcanzandolo como a la mitad del callejón.

62Sin más ni más le marca el alto descargandole la pistola en el pecho quedando bién muerto.

63En el pueblo de Sta Maria se oyeron los tiros de la pistola por estar a corta distancia.

64Inmediatamente llegó el aviso que estaba muerto Jesús Jiménez.

65El Delegado juntó gente del pueblo para recojerlo en camilla de palo. El cadaver lo velaron en una carroceria propiedad de Don Domingo Arias.

66Como fue en Domingo habia multitud de gente que constantemente le rezaban. Mientras llegó el tiempo de sepultarlo.

67Asi pasó el tiempo y Portes Jil nuevo precidente sigue en combinación con Calles.

68Empiezan a amenazar a la Iglecia queriendo implantar la inmoralidad y poner en grandes situaciones la Iglecia nuevamente. Se empieza a verificar otra segunda revolución y empiezan a recuperar fondos nuevamente para emprender otra nueva revolución y como no tenian confianza en el Govierno y como estaban comprometidos mejor deseaban otra nueva revolución que se llevó a cabo después de poco tiempo.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540