Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo XXIV. Traiciones

Texte intégral

1Agosto de 1928. El precidente Calles que no dejaba de recibir cartas, que no podia acabar con los cristeros, antes más al contrario, aumentaba el número. Reune su “Camara de Consejos” para inventar un plán para ver si le daba resultado por que ya llevaba perdida una grán cantidad de su gente, y sin embargo a los Cristeros les hacian pocas bajas por la razón de que los Cristeros les precentaban combate donde les gustaba, y cuando no, corrian; que al fin todos los cerros eran sus casas.

2Esperaban al govierno donde más les gustaba les hacian buén tiroteo, matandoles en algunas ocaciones a muchos soldados, y en seguida corrian dejandolos encolerizados; se les hacian perididas como un puño de moscas. Y decian: asi; ¡¿Cuándo los acabamos!? No precentan un combate en forma, asi la llevamos de perder.

3Mientras tanto el precidente organizaba sus planes traidores. Tenia dos planes preparados:

4El primero era mandarles un jefe que se adhiriera con los Cristeros, que si aceptaban el jefe desempeñaria buenos cargos porque era agusado.

5El segundo plan era otra segunda reconcentración de más largo tiempo para ver si surtia efecto para que los cristeros perecieran.

6El jefe traidor tenia por apelativo Valdes más su nombre nunca lo dio. Dicho jefe se pone hacia con los Rebeldes bien aconsejado de cómo llevaria sus planes y como se deveria precentar.

7Llega con Victoriano Ramirez y se precenta con él manifestandole su deseo.

8Señor Victoriano... le dice _ le traigo una buena propuesta, ahunque no me este el desirlo pero se lo digo a fabor de ustedes. Yo soy un hombre ilustrado, se bastante milicia y puedo desempeñar algunos cargos de mando en la tropa. Yo son de la capital de Mexico y e sentido gran simpatia y mucho gusto por ingresar con ustedes para ver si por medio de la civilización llegamos a más y si Ud. Me dá un carguito, seré parte de su ejercito para ver si de algo le sirvo.

9El pobre de Victoriano sin sospechar nada, él pensó que seria un beneficio para ellos.

10Inmediatamente le dá orden y el nombramiento de Mayor empezando a desarrollar sus traiciones.

11Primeramente su fin de Valdéz fue ganarse la simpatia de todos los generales, capitanes y cabesillas de los Cristeros y Valdéz precentando mucha educación y cortesia empezando disque a darles civilización haciendoles marchar y algunos simulacros de guerra. ¡¡ Pobres Cristeros!! Más se creyeron de él, pero su codicia por el dicho Valdéz era el dinero, oro, y plata que habia en esos tiempos. Como los Rebeldes no querian malquistarse mucho con la gente llevados por el temor a Dios andaban escasos de dinero en algunas ocaciones.

12Valdéz ideó luego un robo. Deberían robar una cantidad de bueyes a la Hacienda de Guadalupe y como los demás no querian aceptar eso él inciste diciendo ¿cómo podremos sostenernos. Por fin después de tantas contradiciones se dirigen a dicha Hda. O verificar su proposito del robo arreando la cantidad de 40 bueyes siendo de los mejores.

13Los depositan en un rancho llamado “Las Pintas” un rancho boscoso de mucha huizachera. De ahí se dirigen a un cerro cercano donde les llega el aviso de que el govierno estaba cercas de los Rebeldes.

14La gente de Victoriano, la de José Ma. Arias Cap 2o y la de Alejo Gonzalez cuando ven al Govierno a cerca distancia se preparan en un cerro para hacerle frente al enemigo.

15El govierno al ver a los Rebeldes arriba del cerro se empiezan a detener. Entonses el Mayor Valdes que le habian confiando el mando (y so pena de muerte al que des-ovedeciera las ordenes).

16Inmediatamente despacha a José Ma. Arias con 10 hombres al encuentro de los federales. El Mayor penzaba que así poco a poco iría acabando con la gente cristera mandandolos de a pocos para que los mataran y en esas forma no sopecharian nada de él.

17Esos diez abanzan hacia el govierno por la bajada del cerro. Hacia cercas del camino donde venia la federación atravezaba una cerca de piedra.

18Ya unos y otros a cercas distancia. El govierno no hacia lucha por dispararles. Los Cristeros cuando ven esto que no los atacaban, brincan la cerca tres hombres y donde los ven al otro lado les empiezan a hacer fuego como a distancia de 100 mts haciendo el avanse en forma de círculo para agarrarlos pricioneros. Los Cristeros donde ven eso dán la huida pero muy difícilmente por ir atrás de ellos a corta distancia.

19A un Sr. Apellidado Villa y a otro Lozano un cabesilla los iba insistiendo a que se rindieran porque los iva casi agarrandolos con la mano. El sr. Villa dipara la pistola sobre el cabesilla acertandole un tiro en la cabeza logrando matarlo. A Villa le mataron el caballo. Andando a pie no tuvo otro remedio mas de caminar por el cerro no siendo visto por el enemigo que se entretenia siguiendo a los otros.

20Mientras José María y Lozano con su gente suben el cerro para juntarse con sus gentes.

21Pero cuando subieron que disgusto les causó al ver que ya no se encontraba ninguno. Habian corriendo. Pero Alejo González se para diciendo; no es justo que nos vayamos mientras los otros compañeros pueda ser que perezcan.

22Ahí los esperan y se juntan con los perseguidos.

23Entonses le dise Lozano a Victoriano la tropa:

24El soldado Villa esta entre el gobierno con bastante peligro.

25Vamos le dise Alejo a Lozano con el Mayor a ver que nos dise.

26Se arrimaron con él infomandole del asunto.

27Valdés dise que fueran otra vez los mismos por que él quería acabar con el teniente del (14) que era Lozano. Entonses Lozano se le hecha ensima diciendole a Valdes. ¡Ud. Lo quiere es acabar con nosotros¡ ¿por qué no vamos todos?

28Entonses el Mayor contesta: ¿sabes la pena que tiene el que desobedese o no acepta lo que se le manda?... Afusilamiento... ¡En eso tope!; pero no es justicia ni es correcto de un Mayor exponer unos cuantos soldados a la muerte.

29Toda la tropa dijo que no deverian fusilarlo porque era de justicia. ¿Por qué no vamos todos?

30El govierno premanecia abajo del cerro. No le preocupaba el combate porque sabian que Valdes mandaría de a pocos para poderlos agarrar facilmente pricioneros.

31Mientras tanto el soldado Villa alcanza a sus compañeros dandole un caballo para caminar más delante y al mismo tiempo celebrando su bienvenida preguntandole como se habia salvado.

32Luego que el Gobierno vio que ya no les mandaron mas jente se dán la retirada.

33El principal crimen y de donde le agarraron más idea a Victoriano fue de una entrada que dio en Sn. Miguel en el mes de octubre._ Cuando la gente supo que venia el (14) se atimultó toda la sociedad niños, mujeres hombres etc. El llega en compañía de muchos personajes como era el padre Vega, Pedroza Gorostieta y algunos más. Donde iba imaginar semejante timulto de gente hacia él. Querian abrazarlo con mucho cariño, le abentaban flores, serpentinas, conffetti etc. Gritando: ¡Viva Cristo Rey! Viva Victoriano Ramírez y muera el mal Govierno.

34Fue un trinfo para él como su entrada al Cielo.

35Algunos le hacian regalos de dinero, otros de ropa para él y para su tropa, otros llegaban con canastos ya repletos de riquisimas biandas que no hallaba donde amontonar todos aquellos regalos.

36Victoriano en medio de aquel triunfo sentia más grande su humillación por ver que el era bien recibido y sus superiores nó. Le gritaba a toda la gente Victoriano; yo no soy digno de tantos honores y de este recibimiento. ¿Qué acaso no ván nuestros superiores? Ellos si son dignos de todo respeto.

37¡Ay ván los generales también, el general Gorostrieta, el Mayor Valdez el padre Vega, Pedroza, González! Pero la gente atimultada no le hacian caso a él era al que le hacian los honores y sólo para él eran todos sus corazones, sin importarles a los demás jefes.

38Por toda la gente se oian los entusiastas gritos de Viva Cristo Rey, la Virgen de Gpe y V. Ramirez.

39Ahí fue donde se despertó mas el odio de Valdés contra él. Tratando de engañar a todos los cabesillas y sacerdotes acuzandolos de muchos falsos.

40Al siguiente dia Victoriano se vá con su gente a un rancho propiedad del Sr. Rosalio Campos governista. Ahí estaban acampados. Handaban unos cristeros en Sn. Miguel el Alto Jal. Trayendo proviciones. El govierno los sorprendió en el pueblo. Se vá el Govierno tras ellos. Como a unos 4 kilometros del pueblo le tocó la mala suerte a uno de los Cristeros llamado Francisco Cervantes que por apodo le decian la “Purriche”.

41Lo mataron el dia que habia ascendido al grado de “Cabo” porque era muy baliente y como para handar a caballo ni hablar, brincaba cercas, obstáculos, zanjones etc. Y me es imposible describir todas sus hazañas como baliente y de a caballo que era._ También fue muerto otro jóven llamado Elias Orosco Villaseñor.

42En el regreso a Sn Miguel a Pancho la Purriche le pusieron una soga en los pies, lo desnudaron y le entraron arrastrando hasta el centro del pueblo disque para escarmiento de los demás.

UN CHOQUE CON LOS AGRARISTAS EN LAS PUERTAS DE SN JUÁN, GTO.

43Fue con la gente Cristera del cap. Ibarra también el jefe Rodrigues o sea el Diablo Berde y el padre González. Aproximadamente unos 200 Rebeldes. Donde los agraris-tas los ven se ponen de acuerdo les hacen frente pero como los Rebeldes y los jefes eran los más valientes y los más desalmados. Se les fueron como unos leones no dandoles tiempo hasta agarrarlos todos los cuales algunos fueron fusilados.

44Les quitaron todo el parque y el dinero que traian.

45Al jefe de los agraristas se lo llevan afuera de la hacienda. Los Cristeros encuentran a unas mujeres que les dicen a los Cristeros. ¡Ay derecho viene una fila de federales los cuales eran la gente del general Zeta Martines que traia bastante gente de caballeria e infanteria. Los cristeros vieron que no tenian otro remedio más de escapar dijeron uno a otro de los jefes cristeros ¡Y a este agrarista que les hacemos. El Diablo” sin esperar ninguna aclaración le abienta una descarga de pistola dejan-dolo muerto.

46Entoses empiezan el tiroteo con el govierno pero como ya la puesta del sol se acercaba se hicieron unos cuantos disparos y los rebeldes dieron la salida. El enemigo ahi se quedó acampado y además viendo a cuantos agraristas habian matado. Entonses Z. Martines se llena de cólera poniendose a pensar ¿cómo seria bueno acabar o venser a los cristeros? Porque si les presentamos un combate, luego luego corren y siempre haciendonos bajas ya sea con los agraristas o con nuestra gente y si los seguimo són unos venados para correr por los ceros. Asi es que esa noche lo pensó y no hayó la manera de cómo trabajar con su gente porque el habia pensado que con la infanteria que traia los iba a vencer pero es que ahí no habia ni modo de seguirlos, ¿a pie a quien seguirian? Y como el traia ganas de encontrarse con ellos le tocó la de malas que ya estaba obscureciendo.

47Ahí penso fue Cristo Rey y la Virgen de Gpe de veras ayudaban a los Cristeros.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540