Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo XXIII: Tesoros que existen enterrados

Texte intégral

1Después de dos largos años de revolución y que en esos tiempos habia muchas personas bondadosas que daban mucho dinero a todos los jefes y principalmente a Victoriano, tenian mucho dinero junto los jefes y para no andarlo cargando lo sepultaban en la tierra o en alguna parte.

2Mientras tenian oportunidad de hacer sus compras como armamento, parque, etc. Y a veces no ocupaban ese dinero porque ya se los mandaban regalados y a veces enterraban hasta armas que tenian de sobra y a veces tenia dinero prestado con algunas personas.

3Se cuentan que todavia existen muchos tesoros enterrados, según relaciones de personas que más o menos se dieron cuenta, más no saben el sitio exacto donde pueden estar pero un más menos se dise que en el Cerro del “Aguila” jurisdicción de Arandas en la mentada Fragua que se encuentra al lado sur del cerro.

4Puede haber tres o cuatro entierros de bastante plata en la Angostura, ese según verciones fue sacado.

5En el cerro del Aguila fue encontrado otro dinero por unos muchachos que se encontraron en un escarbadero una moneda de a peso; siguieron escarbando y encontraron el demás dinero, pero los demás valores no han sido encontrados. Se cuenta de otra relación en el “Salto Prieto lugar donde con frecuencia asistia el (14). Ahí según se cuenta puede haber 2 o 3 entierros de plata y oro y asi en muchos lugares puede haber donde él asistia como por ejemplo en el cerro “Pelón” en el cerro de la “Peña” y en el del “Caracol”. En el Salto Prieto puede estar en una cueva donde el asistia con 10 soldados (o se la que se ve en la estampa) que podian estar comodamente.

6Es una cavidad entre las rocas que sólo tiene una entrada por una pared de la barranca.

7Está como a la mitad del salto con una puerta angosta, que nunca fue encontrada por los federales.

8Además según versiones se encuentran más tesoros que no se pueden describir exactamente, porque andaban por muchas partes.

9Hay personas de las que tenian ese dinero, que quedaron ricas, y muy bien, les tocó según por lo que se ve ese dinero es bien habido. ¿Quién se los reclama? El dueño ya no existe.

10He aquí una hazaña horroroza de una mujer exploradora de Govierno.

11Fue en Agosto de 1928 cuando se verificó este hecho horroroso iba crusando esta dicha mujer en su exploración de Arandas con rumbo a Sn Julián.

12Fue detenida por los cristeros en un callejón de un rancho llamado “La Galera” propiedad de los Srs. González. La agarraron por sospechoza porque ya la habian visto varias veces pasar por esos rumbo y nomás pasaba y en seguida venia el Gobierno directamente a donde los cristeros estaban.

13Victoriano dio la orden de que fuera detenida para investigarla y para registrarla haber que traia en sus ropas harapientas. Donde la empiezan a esculcarla ella dise; de valde que son “Cristeros” buenos y honrados y se atreven a esculcar a una mujer en estas forma en ves de respetar mis años y mis canas.

14Pero como Victoriano sospechaba algo en ella les dá la orden a sus soldados y les dise;

15¡Esculquenle hasta la boca!._ empesando el esculque y aquella mujer endemoniada los tapaba a blasfemas y a manotazos en su propia defenza._ Les fueron encontrados un montón de papeles y cartas entre sus ropas dandose cuenta de que era una efectiva exploradora y como ya se aproximaba la puesta del sol, Victoriano les dise a su gente. ¡Tráigansela y vamonos a dormir al cerro del “Aguila” para imbestigarla, a ver que más le sacamos!...

16En esta parte donde investigaron a la mujer fue en la Fragua o banco de herrar caballos.

17Ahí le dijeron que se encomedara a Dios por que la iban a fusilar, y antes de eso que confesara todo. Efectivamente soy exploradora y le sirvo al govierno en esa forma y no me importa lo que me sobrevenga ni les imploro su perdón. Ellos siempre le desian a cada paso, que se encomendara a la Virgen de Guadalupe y ella les contestaba. ¿Cómo me voy a encomendr a una mujer igual que yó?._

18No cesaba de blasfemar a Dios a los santos y a ellos. En ver que no le aceptaba nada de ninguna propoción, y como ya era de noche y no se oia nomas del susurro de las hojas movidas por un fuerte viento, el estridor de grillos y el auyar de coyotes en aquel cerro misterioso. Victoriano da la orden de que se lleven a dormir a una casa cercana como a 50 mtrs de la fragua a la mujer para que pasara la noche. La manda con 6 seis soldados para que fuera resguardada por la noche. En esa casa, los familiares la atendieron muy bien dandole de cenar.

19Le ofrecieron un jarro lleno de leche, lo cual la acepto gustosamente. Las familias le dijeron que si no le hacia daño con las bilis.

20Ella contesto: ¡Esos gorrudos no me asustan!. Si acaso me matan, yo no le tengo miedo a la muerte. De esa manera cenó hasta quedar safisfecha.

21Después de cenar la llevaron a una cuarto donde iba a dormir empesando a ver imágenes que reprecentan a los del cielo. ¿Cuál cielo? Pregunta ella; las familias de la casa le disen: pídale a los santos para ver si Dios por medio de ellos le conceda el milagro.

22Yo no tengo esa creencia; ¡ y por favor quiero dormirme, contesto; le arreglaron su cama y las familias se fueron horrorizadas y pensativas por aquel caso no podiendo provar sueño en toda la noche lo cual, ella durmió perfectamente.

23Otro dia por la mañana le hacen una pregunta ¿Esta dispuesta y arrepentida para que haga su confeción con un sacerdote de la tropa que se encuentra en este cerro? ¡ya me enfadaron con eso ¿si me van a matar que aguardan? _ al cabo yo sé que me pagarán con la misma el govierno handa muy cercas de ustedes.

24Van con el (14) a preguntarle los soldados que ¿qué se deveria hacer con aquella mujer? Él contesta... ¡ yo no quiero ser felónico con nadie y menos con una mujer, los dejo libres, hagan con ella lo que quieran, si quieren denle la libertad o sino... afusilenla. ¡Que sea afusilada! Se oyó la voz de la tropa. Asi fue, se la llevan de la casita y ya donde estaban retirados ahí la fusilaron.

25Según se cuenta le dieron algunos balazos y no se moria; pero no demostraba ningún arrepentimiento los cuales ya se negaban a disparar más tiros, hasta que un soldado llamado Miguel Perez por no verla tanto penar le dipara el tiro de gracia en la frente quedando muerta en el acto.

26Según se cuenta en las tradiciones de los cristeros esa fantástica mujer era hombre disfrasado en mujer.

27Los Rebeldes salieron ese dia a otro cerro cercano y las famlias de la casa se fueron a donde habian oido los diparos encontrando a la mujer muerta, por lo cual, ellos se ponen a hacer una fosas para dale sepultura. ¡Cual no seria el horror que recibieron esas pobres gentes al ver ese cadaver tan feo aspectro, que reprecentaba ver muerto con una desesperación furiosa, teniendo el pelo de la cabesas grifo o parado, los ojos abiertos la boca abierta y algunas otras contracciones desfiguradas.

28Demostraba un gesto de colera: Después de que le dieron sepultura los familiares de la casa, hacen su mudanza a otro rancho lejos de ahí, por que seguido se les reprecentaba aquel espectáculo trajico y horroroso. Asi es como finalizó la tragedia de dicha exploradora muerta por el soldado Cristero Miguel Perez.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540