Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo XVIII. “Combate de Cuquio, Jal.”

Texte intégral

1Después del combate el general Rodriguez y el resto de sus soldados que le sobraron se van al pueblo de Lagos de Moreno Jal. Y alli por telefono tiene una conferencia con Calles pidiendole unos 2000 soldados porque el asunto estaba algo serio. Que lo habian derrotado por completo y que los mandara sin excusa para esperarlos en Guadalajara.

2Calles los manda inmediatamente.

3El general Espiridión se viene a juntar con los mas federales que handaban en los Altos como hera el general Garza y otros mas haciendose la pinta como de 1 000 soldados.

4El general Rodrigues tiene una plática con Garza donde le dise: en Sn Julián me han derrotado por completo y fui a Lagos Jal. A pedir federación siendo como 2 000 soldados y que tenemos que ir a esperarlos a Guadalajara.

5Yo y tú nos iremos detras de esos cristeros que yo sé que salieron con rumbo a Sn. Miguel el Alto para ver lo más que los podemos arrimar a Guad. Para reunimos y atacarlos todos juntos a ver si en esa forma los podemos derrotar.

6Los Rebeldes también hacian sus juntas; andando ganosos porque habian tenido el primer triunfo en Sn. Julián, Jal.

7El 20 de marzo se concentraron al oriente de Sn Julián, como a 4 kilómetros en Mesita de los Galindo, el 21 salieron al poniente llegando a Sn. Miguel el Alto, pasaron la noche, al siguiente dia pasaron al Valle de Guadalupe, el 23 a “Cañadas, el 24 a Temaca, el 25 a Yahualica siempre perseguidos muy de cerca por el enemigo que hiba en persecución de ellos.

8El 26 estando estando en la Hacienda del “Durazno” se precenta un señor a caballo bien montado y bien armado con su asistente y pregunta, ¿Quién es el jefe de ustedes? Señalando con la mano le dijeron; es el coronel Hernándes aquel que está ahí acompañado de los saserdotes para que los trate con respeto...

9Dicho hombre de quien hablamos era cabesilla llamado José Estévez orijinario Cuquio, Jal. Le pregunta Hernández, ¿Cuántos hombres comanda?, y le dise 100 son mis soldados y vengo a ponerme a sus ordenes para lo que se le ofresca. Aprovecharemos sus servicios señor Estévez, ya que parece es inevitable el que tengamos que hacerle frente al Govierno que tán de cerca nos ha venido persiguiendo. Estévez se precentó con 12 hombres.

10El 27 de marzo hicieron su entrada a Cuquio Jal. Lugar de orígen del Padre Pedro González recibiendo el pueblo con derroche de entusiasmo, y una expontánea aclamación como fervientes vivas a Cristo Rey, Snta Ma. De Guadalupe y bienvenida al Padre Pedro Gonzáles asi también a los cristeros.

11Terminando esta manifestación en el kiosco con una sentida pieza oratoria del Padre González exhortando a su pueblo a dejar la cobardía e ir a la defenza de los sagrados derechos de la Iglesia y todos y cada una de las libertades conculcadas por un funesto enemigo.

12Aquel pueblo expontaneo los proveé con lo necesario para comer y como tuvieron avisos frecuentes de la proximidad del enemigo, casi todo fue velar y estar en guardia.

13Ya pasaban dos dias y una noche y la gente estaba con hambre por permanecer firmes en sus posiciones.

14Don Miguel Hernández ordena que todas las avanzadas regresen a almorzar e inmediatamente después del almuerso que (todo se hizo con rapidez) todos ensillan sus caballos para ir a atacar al govierno a sus posiciones, ya que no se determinaba avanzar hacia donde lo esperaban.

15Asi se hizo: Gerardo Torrez Moreno, Juán Mojica Padilla, Victor Lopez, Rafael González y José Mendez, oficiales de Miguel Hernández con partes de su gente atacarian al lado norte, sobre un cerro donde se habia posicionado el govierno en una cerca o parte de el comandados por el general Garza y Rodríguez Escobar y más gente federal venidos de Guadalajara o sea los 2 000 hombres que habia pedido Rodriguez.

16Los Padres Vega, González y Miguel Hernandes al oriente para evitar fueran copados o sitiados por el enemigo que se extendia en circulo para ponerlos en sitio.

17José Estevez al suroeste, Victoriano Ramirez al Poniente. Los que atacan al lado Norte desalojan al govierno de sus posiciones y le hacen varias vajas y como pierdan algunos de los suyos en tán peligroza empresa el gobierno ordena ¡avanse! Y ahunque hiba perdiendo mucha gente, mal caian unos cuando tocan, avanse, pecho en tierra, y mal se enderezaban los sardos cuando eran derribados por los cristeros que se batian como leones, pero cual no seria la sorpreza cuando al (14) ya lo habian desalojado a él y a sus gente y el enemigo les hiba poniendo sitio.

18Estevez también ya se habia ido.

19Como dos horas pasaban, o tenian de combatir y al estruendo de los truenos que no bajaban cerca de 2 000 de continuo quedaron sordos y solo se entendian al movimiento de los labios, todo fue uno, quedar los lugares de Ramirez y Estevez solos y el enemigo estar sobre ellos pero eran sitiados y no les quedo otro recurso que la voz de salvese cada quién como pueda.

20Desesperados y rifandose la última carta con sus agrehesores, a cual más se encomendaban a Dios y se batian en retiradas rompiendo los sitios que les gustaban todo lugar libre para evadirse.

21Fue un combate de los más espantosos, encontrandose todos revueltos, solo Dios con su grán poder pudo defenderlos y peleando, buscando el modo de para huir y defenderse.

22¡Cuantos perdieron sus caballos en el combate y otros tenian que sacarlos en ancas de sus caballos para defenderlos. Algunos haciendo el ánimo de morir por no tener la facilidad de salvarse.

23Pero mientras los mataban, ellos hacian muchas vajas a las fuerzas callistas.

24Veamos aquí un caso lastimoso que pasó. Handaban dos hermanos en el combate, nativos de Sta. Ma. Del Valle Jal., los cuales se llamaban Antonio y Martin Franco.

25Uno de ellos fue herido por las valas contrarias y caido del caballo, y en la refriega el otro hermano dio con él.

26Imaginense que sentiria éste al ver a su hermano herido. Haciendo lucha de agarrarlo para montarlo en el caballo. No siendo posible hacerlo y herido por el sentimiento y el dolor por su hermano y viendo que no habia otro remedio se apea de su caballo a hacer recistencia, como a defenderlo en cazo de que pudiera o a morir juntos. El hermano herido, le insite en que se salve diciendole al otro: ¡imposible que te deje hermano mio!... Asi es que los dos hermanos posicionados, ahunque de todos modos su muerte era segura. Siguieron dando fuego al enemigo cauzando muchas bajas.

27El enemigo indignado al ver lo que aquellos dos estaban haciendo y habian hecho. Se agolpan sobre ellos furioso, trillandolos y pisoteandolos y por último matandolos, siendo el fin, de estos dos hermanos que no tuvieron otro remedio nomás de la muerte por Cristo Rey.

28Datos dados por los mismos cristeros.

29Veamos otro cazo de un anciano alteño. Se hallaban casi a salvo y como traia su buena arma y bastante parque, se bajaba de su caballo con bastante calma, haciendo tiros certeros, con mucha recignación sin importarle nada de su vida ni el dolor de la muerte por si acaso le llegaba.

30Pasaban muchos compañeros y le desian: Sr. No es el hecho para combatir sino para salvarnos, disiendo él, yo desde que me levante y me di de alta fue con el fin de defender mi Religión, a Cristo y a Sta. Ma. De Guadalupe, que me importa morir cuando haga muchas bajas al enemigo, ahunque muera, otros veran el triunfo, Dios me pagará en la gloria mi patriotismo como héroe. Todo esto lo hacia y lo desia sinseramente sin ninguna alabanza propia._ Asi fue él haciendo fuego al govierno dandole casi alcanse sin recibir ningún rozón de bala en su cuerpo.

31Se veia aquel espectaculo comparado según se veia como un hormiguero cuando se enojan si alguien les estropea su nido o guarida.

32Aquí tenemos otro hecho de un cristero llamado Nacho Jiménez. Le mataron el caballo quedando para su defenza sus dos pistolas con sus carrilleras de parque, se le amontonaban los federales y los rechazaba con sus pistolas.

33Llegando en esa forma a un lienzo o cerca de piedras sin ser visto y como otros les quitaban el paso y el tiempo al gobieno el avanzó hasta salirle adelante a sus compañeros, levantandolo en ancas de sus caballos.

34Después lo buscaba el govierno en medio de la confución no encontrando la forma de cómo hubiera desaparecido.

35Los rebeldes por fin logran salirse de aquellas partes tán travajosas, (porque el combate fue entre unos cerros) brincando peñas, sanjones y chaparrales hasta donde lograron salir a lo parejo, o sea a una extención cenagosa donde pudieron correr a toda velocidad en sus caballos.

36El Govierno ya no lo siguió. Retrocedió para atrás a levantar el campo haciendo a los pacíficos enterrar a los muertos.

37Los heridos Cristeros los acababan de matar en forma salvaje, mandando a los de ellos a curar a Guadalajara.

38Los Cristeros de ese combate ya que se encontaron lejos y sin peligro se dirigen hacia el Oriente encontrandose algo derrotados y no podiendo hacer frente a otro combate, se juntan todos los jefes a opinar lo que deverian hacer mientras recuperaban parque suficiente. La orden fue de que todos se disperzaran.

39Esto se hizo por los últimos de marzo de 1927 tendrian que durar unos 15 o 22 dias mientras los proveían de parque los contrabandistas o personas que asi ayudaban.

40Mientras handaban dispersados procuraban a no darse a ver mucho, lo más asistian en los cerros boscosos escondidos entre las cuevas o en los árboles frondosos. Se veian gavillitas de 5, 10, o 20 hombres dispersados, si vian al govierno le sacaban la buelta para otra parte.

41Victoriano Ramírez el “Catorse” que se encontraba con su gente disperzada a los alrededores de Sta. Maria del Valle en los cerros llamados “El Aguila que se encuentra al sureste de Sta Ma del Valle en el cerro “Pelón” o sino en otro de la “Peña” que se encuentra al Poniente.

42También se encontraban en un cerro llamado “Vallejo” un cerro chico pero con buena altura para poder ver por todos lados.

43Asi susecivamente todos los jefes ganaron a sus tierras en su dispersion donde conosian sus escondites mas seguros.

44Se veian mujeres señoritas y hombres de los pueblos cercanos, personas decentes agotadas por el cansancio y el sufrimiento trayendoles hasta los cerros donde se encontraban pertrechos de guerra, armas, parque y algunas comunicaciones de los jefes de quién recibian todo esto. Imajinense al peligro que se exponian y cuantos perdieron sus vidas en esa forma.

45También habia muchos exploradores governistas que no se cuenta los que perdieron sus vidas, que los agarraban con cartas y comunicaciones de una parte a otra haciendolos morir ahorcados en las ramas de los árboles.

46Desde luego aqui tenemos uno de los primeros martires los que conducian elementos a los cristeros que fue el gran Lic. Anacleto G. Flores junto con los dos hermanos Vargas y el precidente acejotaemero. Todos estos de la ciudad de Guadalajara Jal. Donde tenemos el onor de relatarles todo lo acontecido de dichas personas.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540