Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo XVII. Combate en Sn Julian

Texte intégral

1Amanese el jueves Santo o sea un (18) 15 de marzo de 1927. Pasa una hora, otra, y otra y como a las nueve de la mañana se sube Victoriano al Templo y con sus gemelos o binoculares viendo a la tropa federal que se dirigia al pueblito de Sn Julián donde se encontraban ellos.

2El teniente manda que se pite el cuerno en señal de alerta o mando; empezando a posicionarse en las casas de altos y azoteas y principalmente en la torre donde se subieron aproximadamente como 25 hombres y los demás en sus posisiones.

3La gente pacifica hacia un alarde pavoroso, se oian cerrar puertas se escuchaban niños llorando etc.

4Mientras tanto el general Rodrigues avanzaba invadiendo el pueblo alderredor formando sitio y empezando el fuego. Oyendose las primeras descargas como si un motor estuviera trabajando que no bajaba de 600 disparos de continuo.

5A las orillas del pueblo se detienen porque no podian avanzar aposicionandose para defenderse porque los “Cristeros” le cerraban el paso porque veian que los estaban localizando de las alturas. Ellos cuando se dan cuenta que estaban perdiendo muchos soldados.

6A la torre abientan todas sus descargas.

7Los “Cristeros” que se encontraban en la torre nomás asomaban la cabeza o daban un poco de blanco luego los tapaban en balas con sus potentes mausseress y ametralladoras, porque como ya hemos dicho el general E. Rodrigues traia un ejercito especializado en hombres, bien cibilizada su gente en la milicia algunos -según se dise- heran extrangeros tenian a que atenerse por eso traian su vanagloria y su orgullo.

8Los Rebeldes también seguido estaban haciendo bajas, cuando no mataban un federal mataban un caballo. A la gente de Rodrígues no les importaba eso y seguian avanzando y el clarin que no cesaba de dar voses de mando, y el cuerno de la gente del (14) que se encontraban en la torre tampoco no dejaba de estarlo pitando.

9Asi es que trompetas, clarines, gritos, cuernos, balazos aire y polvareda hera un estruendo pavorozo y lastimero.

10Los de las rancherias proximas veian el polvaredón, alcanzando a oír balazos gritos en insultos de unos para los otros.

11Imajinense que en “Semana Santa” són unos dias tristes y airosos y el sol hasta amarillento y opaco por estar próxima la muerte de nuestro Sr. J: C._ sus hijos que se encontraban en combate cuantos irían a morir por consecuencias del combate y el “Diablo” que en esa hora andaba desatando sus fuerzas satanicas desarroyadas en manos de los hombres.

12Pasan tres horas. Un rebelde de los que estaban en la torre da blanco asomando la cabeza acertandole un tiro en la frente cayendo muerto como de rayo sin moverse para nada.

13La federación seguia avanzando sin importarles tanta gente que les mataban por lo cual los tenian reducidos a una cuadra alrededor del pueblo.

14Cual no seria la angustia que tendria Victoriano al verse tan reducidos y tan solo con pensar que si duraban dos o tres dias con uno tendrían para morirse de hambre o de sed, o por las balas contrarias o además si se acababan los alimentos.

15El combate seguia cerrado y en algún poco de descanso se oian las vociferaciones de ofensas, algunos echaban gritos carcageados demostrando que no tenian miedo gritandoles el (14) que en dia jueves no peleaba porque heran dias santos y que en dias santos estaba prohivido hacer el menor daño a los prójimos. Los federales les contestaban ¡Fanáticos ¡¡Hipócritas! No quieren matar a nadie y nos llevan quién sabe cuantos matados. El govierno se encontraba algo defalcado de gente.

16El general Rodrigues casi lloraba al ver tanta gente de la más consentida muerta sin poderla rescatar porque yá les habian matado muchos.

17Los Rebeldes también se encontraban congojados porque ya nomás les faltaba que se subieran a la torre. Tanto los rebeldes como los federales esperaban el socorro con gentes partidarias en su protección y ayuda.

18Eran como las 3 de la tarde cuando Rodrigues tocó reunión para pasar lista para ver que tanta gente le faltaba se sorprendió mucho al ver que le faltaba más o menos 100 hombres, dandose las remetida adentro del pueblo para no dejar salir el sitio.

19Ahora nos toca ver como se encontraba toda la gente pacífica; sin almorzar y sin comer, algunos por el susto, otros porque no tenían su proviciones nesesarias._

20¿Quién se atrevería a salir en esa hora de tempestad de balas? _ Su pensamiento de ellos se unia con el de los Rebeldes; que si el sitio o combate duraba 2 o 3 dias hiban a perecer todos ahunque fuera en distintas formas.

21En unas casas rezaban “Magnificas” “Rosarios” y hotras oraciones pidiendole a Dios que los perdonara por si les tocaba morir. Haciendo su confeción y comunión espiritual.

22En ese momento el fuego habia cesado un poco, cuando el (14) hecha los gemelos de la torre para ver a todos lados, para ver si veia algo. De improviso vió resultar a lo lejos al sureste sintió un grán impreción pensando que si venian en su ayuda pronto verian su triunfo y si heran federales pronto estarían en el otro mundo a no ser que les quedaba una sola esperanza. El sol estaba próximo a ocultarse y vendria la noche para ver si podian salirse rompiendo el sitio, haciendo el ánimo de morir o vivir de un momento a hotro; ahunque de todos modos estaba dificil.

23De los federales ya quedaban pocos.

24Poco a poco fue extendiendose la noticia entre los cristeros de la tropa que se acercaba. La tropa que venia ya venia lista porque oia el combate y bien sabian que tendrían que hayar su partido y para darles ayuda y socorrelos en el peligro.

25También el gobierno estaba en espera de sus defensores porque sabian que en pueblos cercanos habia gobierno pero no se daban cuenta de la tropa que venia acercandose por estar pelando desde abajo, por esa razón no se daban cuenta de lo que pudiera venir. Solo veian muertos y heridos por todas partes. Su tropa vastante defalcada que yá se hayaban en ánimos de dejar el campo de batalla, y darse por vencidos. Pero sabian también el grán miedo que tenian los Cristeros al ver que aquella tropa se acercaba más y más.....

26Enfurecida y al galope de sus caballos que tarde se les hacia llegar, para defender a sus compañeros, pero se delataban por estar a larga distancia. De pronto solo lograron verlos con los anteojos después ya los veian más cercas pero no se distinguia la bandera ni señal alguna de que gente heran. Los Rebeldes empezaron a gritar y a tener esperanzas que fueran compañeros como si un ser invicible les huviera dicho y les gritaban a los federales.

27¡ya lo veran al rato cuando lleguen nuestros compañeros! No quedará ni rastro de ustedes.

28Lo mismo lo creian los federales que si llegaran más federales los acabarían ahí como los tenian encerrados.

29Esto lo desian los federales como contradición pero ni siquiera se imaginaban que venian tropas efectivas.

30Después de tanto combatir desde la mañana como hasta las 4 de la tarde tan cansado estaba el govierno como los revolucionarios cristeros y el fuego habia cesado un poco ya se ohian pocos balazos. Se veia en el firmamento una nuve espeza de tierra y humareda que se hiba esparciendo poco a poco por el espacio, se notaba el sol opaco por la humareda que tapaba los rayos solares más bien parecia un eclips total de sol, se veia un panorama triste y horroroso.

31Sólo nomás con oir tanto lamento de heridos y ver tantos muertos, se hacia una imaginación y una semejanza al Calvario por ser Jueves santo dia de pación y verse todo aquel espectáculo lleno de un fuerte aironazo que se sernia en el Universo y se veian caer algunas hojas, papeles, basuras y parecia que solas se empujaban hacia delante por no caer en aquel lugar lleno de muertos y agonizantes, se veian las tropas extaciadas y atónitas como si sus penzamientos vagaran por otras partes.

32En ese rato reinaba la calma después de la tempestad cuando de improviso los federales vieron la tropa que se acercaba y gritando con todas sus fuersas: ¡se vino el indio Amaro! Se vino el indio Amaro!

33Pero no hera el indio Amaro sino el general Cristero Don Miguel Hernández que venia a dar ayuda a sus compañeros llegando con su bandera tricolor, la de las tres garantias que los de la torre ya estaban al tanto que heran sus mismo compañeros. ¡Que gusto.... que regosijo pensando en que Dios les habia hecho el milagro y que facil saldrian de su sitio que ya en gritos de todos desian a favor de quien quien venian y de que gente heran empezando a atacar a los federales por distintas partes.

34Don Miguel dividió sus tropas en tres columnas; una atacaría por el sur y el oeste, otra por el oriente y el norte, y otra más, a cuyo mando iria él personalmente, ata-caria por el sureste. Las banderas se desplegaron; resonaron las trompetas, y el grito de ¡Viva Cristo Rey y Sta Ma. De Guadalupe!, de pronto los federales resistieron, pero cogidos a dos fuegos. Y ante aquel magnifico movimiento envolviente ordenado por el general Hernández, muy pronto tuvieron que ceder.

35Entonses si fue el colmo de la matanza federal porque se verificaba un segundo sitio y de ver que no tenian otro remedio que ya quedaban pocos empezando meterse a las casas algunos disfrazandose para ver si podian salvarse.

36Los Reveldes y Federal todos rebueltos se renobó nuevamente el combate como al principio.

37Los federales ya casi no hacian fuego, muchos habian huido ya y algunos estaban en las casas disfrazandose (como ya hemos dicho) de paizanos para defenderse. Algunos federales que estaban en algún lugar poco sitiado corrian en sus caballos para defenderse que heran como 90 federales a los cuales ni siquiera los persiguien los Cristeros, sino que se quedan encantados encantados levantando el campo y felicitandose y abrazandose por que los ayudaron y los defendieron perfectamente, empezando a salir la gente pacifica de sus casas todos con mucho gusto.

38Empiezan a entrar a las casas empezando a encontrar federales disfrazados.

39Los reconocen por sus caras desconosidas, sorrascadas por los rayos solares y que heran desconosidos para Don Miguel Hernándes que hera nativo de San Julián y conocía toda la gente.

40Les hacen preguntas y aseguran de ser paizanos de allí pero las mujeres demuestran que son federales sacando sus uniformes.

41¡Pobres hombres! Parecen sumirse en el suelo al verse aclaradas sus muertes.

42Los agarran pricioneros haciendoles vestirse tomando su forma primitiva como federales; y asi susecibamente van sacando pricioneros de todas las casas, ajustando la cantidad de 20 pricioneros escapandose solamente el general Espiridion R. Escobar por estar en casas de unos ricos governistas y aprovechando la caida de la noche que a esa hora ya eran las 7 de la noche.

43Los Srs. Ricos de quien hablamos mandan un correo a los federales que sobraron que estubieran en una parte señalada para condusir al general Rodrigues con ellos.

44Ensillan unos caballos poniendolos a orillas del pueblito mientras hacian su simulacro saliendo vestido de mujer. La gente cristrera se encontraba disperzada por todo el pueblo descansando por haber combatido casi todo el dia y otros resguardando los 20 pricioneros para darles destino otro dia.

45En ese mientras disfrazan a Rodrigues vistiendolo de mujer como si llevaran a una viejesita, llevandola del codo por sus hijos (asi se reprecentaba el cuadro) pudiendo pasar libremente hasta llegar a sus caballos preparados para irse a juntar con el resto de los federales. Todo le salió perfectamente montan en sus caballos y se van corriendo acompanado por varios soldados que los esperaban.

46Juan González, cristero copado por la federación, que aun vive, avandonó su montura y se refugió en una casita que en el Rabalero habia momentos después pasaba por ahí el general Rodrigues con varios soldados. Estos pretendieron hacer fuego hacia la casita; pero el general Rodrigues, preso de pánico lo impidio disiendo; “¡No sean bárbaros, nos los echan encima!”

47Creia que en la casita estaba un grupo de cristeros...

48El general Rodrigues dejó a los bienechores recompenzados con bastante dinero por haberles librado su vida.

49Llegan con sus soldados a donde los estaban esperando los otros. Pasa lista y se encuentra derrotado por completo le podia toda su gente porque hera gente especializada que le habian dado de lo mejor del ejérsito.

50Se veia humillada su soverbia por las palabras que le habia dado ante el precidente Elias Calles que el con 300 soldados escogidos acabaria con los cristeros. Fue al contrario, al verse tan derrotado nomas con unos 75 hombres sin armas, sin dinero y derrotados por completo y en medio de la obscuridad de la noche de un fuerte ventarrón que soplaba y que los molestaba a cada paso. _ …

51Esa noche el general E. Rodrígues sentia como Hernán Cortés, llorando al pié de un árbol la derrota; y sentia tan sólo una esperanza, que amaneciera otro dia para ir al pueblo mas cercano para poner partes y telegramas a su precidente que le mandara 2 o tres mil hombres.

52Esto penzaba; pero ya estaba en lugar seguro a orillas de un cerro y al pié de un árbol después de haber trancitado con todos sus soldados todos sus pelones y todas sus formas de vengarse y después de haber llorado su derrota, lo agota el cansancio por todo un dia de combate y peligro y en una camita que pudieran arreglarle sus soldados con lo mejor que pudieron; se recuesta para dormir y descansar y a los soldados les ordena pasar la noche en vela y alertas para que en caso de peligro lo despierten para poderse librar pero dise un adagio: ...” Que no hay casa tan segura como la recién robada.

53Amanese el dia 19 de marzo de 1927 y los cristeros y pacíficos se levantan al esclarecer empezando los “Rebeldes” a recoger el campo.

54Mucha gente pacifica haciendo caridad curando y recogiendo los heridos a casas particulares. Ademas ayudando a bien morir a muchos agonizantes y dando sepultura a los muertos en el “panteón” que todo el dia lo emplearon en esos asuntos. Los Cristeros recogiendo su botin, armas, parque, y dinero y algunos objetos de valor que por mcuhas partes encontraban de los que tiraban los federales.

55Los Cristeros, el menos, ya traia 2 armas y mucho gusto. Por donde quiera se oian voces de alegria diciendo: ¡Ahora ya les podemos precentar otro combate!._

56Imaginense que fue contrario el botin como se los habia dicho el general Espiridión Rodrigues Escobar a sus soldados, que si lograban el triunfo mas bien lo tenian seguro que todo el botín seria para ellos, dandoles manos libres a lo que se les antojara y ver sido al contrario. Como dice otro adagio; ¡El que se humilla sera ensalsado, y el que se ensalsa sera humillado!.

57Asi le paso a nuestro general Rodrigues que venia a llevarse la cabeza del (14) amarrada de los tientos de su silla, (según, dijo un tal Rangel en Sn Juan de los Lagos Jal.)

58Todo fue en vano, haber llegado su humillación hasta ver reprecentado una mujer para poderse escapar. Y entre poco también tendria la misma humillación del precidente Elias Calles al tener noticias de la primera grán derrota en un pueblito de los Altos de Jalisco que Calles lo nombraba como el “Gallinero de la República Mexicana”. Pero dentro de ese gallinero le salieron puros gallos que le dieron fatiga.

59Por fin se precentan unos soldados con Victoriano a preguntarle que que penzaba que se haga con los pricioneros, que si acaso los fusilaban y Victoriano les dise: “¡yo a mi no me gusta matar gente indefenza, si quieren, mejor denles sus armas y nos agarramos de vuelta, ha ver si les toca escapar o morir.

60Pero los soldados insiten y no quieren que asi se haga. Entonses les dise Victoriano: ¡Vallan con Don Miguel y él les dirá lo que piense hacer con ellos. Van con Don Miguel y les dá la orden de fusilamiento. Como a las 10 de la mañana los sacan al campo, donde van a ser fusilados. Estos al ver su muerte segura empiezan a hacer súplicas y a desirles los cargos que desempeñaban y proponiendoles engrozar con ellos, y ayudarlos según sus puestos que desempeñaban.

61Uno desia; disque era ingeniero otro artillero y otro médico de la corporación etc. Pero no le diron importancia nada de lo que les dijeron. _

62Por fin el médico al ver que la hora se les aproximaba a la muerte, le suplican que le consedan una merced. Que lo lleven a precencia de Victoriano siguiera para conoser al hombre que de tantas hazañas se contaba.

63Se la conseden; y lo conducen a la precencia de Victoriano, el cual, al verlo, se le arrodilla pidiendole perdón diciendole: Tengo noticias que que usted, es hombre bueno por lo tanto le pido que me perdone, yo soy médico y puedo ayudarlos en muchas cosas, nunca los traicionaré._ esto conmueve al “Catorse” y le dice: ¡Porque no viniste más pronto!. Yo, y le di orden a mi general Don Miguel que hiciera lo que él quiera. De ahí se lo llevan a donde estaban los otros que ahí se encontaban Don Miguel espernadolos para la ejecución.

64Llega, los forma y busca entre los soldados de los suyos para ver quién se resolvia a matarlos.

65Se resuelven 2 soldados de Zapotlanejo matandolos con puñales porque les era prohivido gastar parque cuando no habia peligro.

66Asi acabaron con aquellos grandes personajes de la gente especializada del general Espiridión Rodrigues Escobar.

67Asi quedó concluido el combate que hubo en Sn Julián, un rinconsito del Gallinero de la República. Nombre que le dio Elias C. Al estado de Jalisco.

68Después del combate se compuso un hermos corrido que lleva por nombre:

El Combate de San Julián.

El dia 19 de marzo
Escrito por la Piedad,
Hubo un combate muy fuerte
Murió una grán cantidad,
Allí les ganó el “Catorse”
Al gobierno en realidad.

La guerra de Sn Julián
De verla daba temor,
Hiba perdiendo el “Catorse”
Pero le ayudó el Señor,
Por ser en jueves Santo
Dia de Pación,

Victoriano les decía
Que un dia jueves no peleaba
Porque era dia de los santos
Los peloncitos desian, que
El plazo se les llegaba.

Victoriano puso un parte
Al Sr. Miguel Hedez.
Alistate con tu gente,
Se vienen todos cables,
Que Rodrigues viene fuerte
Nos espera en esos planes.

En los campos de batalla
Hay muchas cosas tiradas
Donde asustan al gobierno
A gritos y a carcajadas
que por no gastar el parque
los mataban a pedradas.

Como a las tres de la tarde
Rodrigues tocó reunión
Ya me acabaron mi gente
Todos esos de la Unión
Ya me acabaron mi gente,
Ya no alcanza salvación

Gritaban los de la Unión
Con mausseress y fusiles,
Viva el Edo. Mayor
De Victoriano Ramirez.

Ese general Rodrígues
En la tronata corrió
Como traia buen caballo
El caballo lo salvó
tiró la capa y la gorra
Un Rebelde lo alcanzó

Ese general Rodrígues
no háyaba ni que hacer,
Buscando rebozo y naguas
Pa’ Poderse defender
Buscando rebozo y naguas
Pa’ Vestirse de mujer.

Desia el general Rodrigues
Ya me voy a mi aeroplano,
Ya me voy a defender,
De miedo de Victoriano
Y de Don Miguel Hdez.
Que se agarran en lo plano.

69FIN

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540