Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo XIII: Sorpreza y Desamoralizamiento

Texte intégral

1Como Calles todos los dias recibia noticias se daba cuenta bién donde estaban los Rebeldes.

2Le ordena al General Ubaldo Garza que inmediatamente saliera con rumbo a los Altos y que preparara 100 hombres para que lo acompanaran a Arandas.

3Embarcan sus caballos en un tren de carga biniendose también el ejército en ese trén, unos cuidando los caballos y otros en la parte exterior del trén.

4Llegan a Atotonilco otro dia como a las 4 de la tarde desembarcando sus caballos y distribuyendolos entre todos los soldados.

5Cual no seria (de toda) la sorpreza de toda la gente Atotolniquenza porque se daban cuenta que en Arandas estaban los levantados que heran como 30 hombres con armas y esperando armas como unos 70 hombres.

6Los Rebeldes tenian 2 o 3 dias en Arandas.

7Como estaban pocos acostumbrados a la milicia y por lo cual no la conosian, para dormir se quitaban toda su ropa, hasta los huaraches como si no esperaran peligro.

8El general Garza nomas desembarca sus caballos en Atotonilco inmediatamente se ponen en camino hacia Arandas; no por el camino pero con la dirección y como se encontraba algo lejos pasaron toda la tarde y partes de la noche para llegar.

9Llegan a orillas de Arandas como a media noche. Donde habia rastrojo les dán de cenar a sus caballos pero ni la montura le quitaron.

10Ahí se recuestan un rato y esperan hasta que esclaresca porque heran partes extrañas para ellos y por lo tanto tenian el peligro cercas.

11Poco antes de que se viera bien Garza ordena a su gente para sitiar a los Rebeldes repartiendo sus abanzadas por distintas partes esperando el mando de ejecución por medio del toque de los clarines.

12Cual no seria la sorpreza para los Rebeldes al oir el toque de los clarines y el galope de los caballos que se acercaban hacia ellos que se encontraban en los mesones sin los jefes que se encontraban en otra casa particular. Se desian unos a los otros:_ ¡hasta aquí llegó nuestro levantamiento!

13Inmediatamente unos agarran sus ropas para vestirse, otros sus armas para defenderse; pero inutilmente porque ya estaban en su precencia; ya los traian a unos desarmadolos a otros a los abentones; algunos hasta se reían de ellos ni las armas les quitaron porque ninguna servia, despachandolos inmediatamente a sus casas a trabajar. Los Cristeros no todos estaban en la misma parte, algunos se alcanzaron a escapar mas o menos como a la mitad.

14Los dos jefes se escaparon bistiendose de paizanos a reunirse con su gente.

15De ese suseso se dezamoralizó el jefe de Arandas. Luego que vieron que los habian asustado, y como el jefe hera hombre que tenia mucho dinero pensó que no tendria mesecidad de sufrir y no tenia una convicción firme para su empreza.

16A los 4 o 5 dias llegan los del contrabando que heran los que fueron a traer las armas. En esto llegan a Arandas donde encontraron muchas novedades. En seguida se pasan con Don Espiridión y lo encuentran contrariamente a seguir en la revolución por el susto que le habian sacado los federales.

17Entoses le dicen a Don Espiridión que , que hacian con las armas y el parque el cual les contesta que se las entregaran a los otros jefes y se pusieran en acuerdo con ellos; para que si uds. Quieren seguir ayudando quede de por ustedes.

18Los dos hombres que traian todas sus intenciones de ayudar dicen: ¡Adelante! No hay que desasnimarnos. E inmediatamente se van a buscar a los otros jefes que heran Victoriano y Dón Miguel. Los hayan y le comunican que el parque y las armas estaban en Arandas las cuales heran como 200 mausseress y como 4000 cartuchos. Están a sus ordenes mi jefe. Dijo Pedro y Ramón.

19Todos los soldados cristeros recibieron gusto de la grán noticia. Inmediatamente se ván a recojerlas a Arandas; ya no tenian peligro que los volviera a atacar Garza.

20Andaba ambulante de pueblo en pueblo y por los ranchos. Donde vieron las armas, el jefe las reparte diciendoles lo que él pensaba: ¡Muchachos! Mi opinión es esta; handar por los cerros y no dar mucha vista para recuperar más elementos y más gente; para que no nos suseda lo que nos susedió en Arandas y podamos precentar combates.

21La gente Cristera de Arandas se vinieron ya con sus bastantes armas a un cerro llamado ¡El Aguila” y siempre handaban de cerro en cerro acomodandose en las partes mas altas de donde viniera el peligro.

22Hacian pilares de piedra de dos o tres mts. De altura o a veses más altos o a veces se aprovechaban de los frontones más altos del cerro y ahí tenian sus espias turnándose cada rato según tenian ordenes. Esto hera de dia y de noche; cierto que de noche no vian pero a ver que rumores se oían y de donde sentian el peligro para que no los agarraran dormidos.

23Victoriano queria enseñarles cosas necesarias y ejercitarlos a manejar armas, andar a caballo y para hacer más potentes sus tropas.

24Entre ellos andaba un herrero y en lo más voscoso del cerro del Aguila establecieron la fragua provicional para herrar caballos y para hacer cosas nesesarias que nesesitaban.

25Entre más y más habia más hombres que llegaban con Victoriano a darse de alta y otros se ocupaban de traerles proviciones.

26Hasta las mismas mujeres se ocupaban en traerles elementos. El parque lo traian en unas carrilleras de manta; estas las cargaban debajo de sus bestidos dando asi su ayuda las mujeres en arrimar el parque y otras en traerles tortillas.

27Hiban hombres con canastas de parque en parte de noche; tambien a llevarles la alimentación según en el cerro que se hallaban y cuando no les bastaba esto mataban reces para comer carne y cuando por algún caso no podian llevarles la alimentación ellos mismos preparaban su comida y hechaban las tortillas.

28En esta tropa habia muchos que sabian preparar alimentos y algunos otros oficios que les heran necesarios para ellos mismos.

29El ejercito Federal que handaba trás de ellos no les dejaba estar en paz en ninguna parte.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540