Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo XII: Agarran de sorpresa a los civiles en Arandas, Jal.

Texte intégral

1Por fin los dos jefes el (14) y Don Miguel llegan a las orillas de Arandas, organizando la gente para la entrada por distintos lados; para agarrar de sorpreza al gobierno Cibil.

2Al llegar los Rebeldes, les dispararon tiros a cerca distancia y los policias ni fuego hicieron._ Se rindieron al ver que se trataba de gente levantada en armas.

3A Arandas ya llegaron como 30 hombres de los cuales muchos no traian armas como ya hemos dicho. Unos train una “daga” algunos traian sables, otros palos, hachas, rosaderas etc.

4Esta gente de verla daba lastima, unos a mas de traer malas armas, traian unas garras de huaraches, su sombreros desgarrados, mochos, su bestido todos remendados, otros hiban en pelo de sus caballo, algunos no traian ni freno y otros nomás en “suadero”.

5Los caballos heran los unicos que estaban más o menos para lo que se nesesitaba; sin embargo los cristeros que se handaban levantando en armas no demostraban la menor tristeza, siempre andaban alegres.

6En sus caballos por donde handaban en el centro o en las orillas del pueblo se oian alegres voces de los cristeros. Se notaba que traian gusto y que no tenian miedo.

7Mientras Victoriano y Don Miguel hacen que los lleven a presencia de Don Espiridión Asencio que estaba principiando tambien su levantamiento.

8Dicho jefe tenia algunos elementos ya; como parque y algunas armas y su lista de todos sus hombres que hiban a engrosar las filas.

9Por fin llegan a su casa lo saludan. Luego que los conose siente sorpreza porque los ve de sorpreza y al mismo tiempo siente gusto para pasarlos a su casa para ver que hiban a opinar acerca de su movimiento.

10Se pasan los tres jefes solos; a sus tenientes los despachan a dar ordenes a sus soldados para que llevaran los caballos a los mesones para que cenaran y que volvieran los dos tenientes en seguida con mas soldados para el resguardo de sus jefes.

11Les mandan que se estubieran listos; por que de un momento a otro podia sorprenderlos la federación y asi poder defenderse cuando menos escondiendose o corriendo porque traian muy poco parque.

12Esto no se hacia muy publicamente porque tenian miedo de que en el pueblo hubiera governistas de que pudieran hasta matarlos a traición.

13Por lo tanto pasan la noche los tres jefes en casa del jefe del levantamiento en Arandas.

14Lo mas de la noche lo pasan conferenciando y opinando en que forma hiban a mandar traer las armas a Guadalajara.

15Otro dia por la mañana del dia 12 de enero de 1927 que hera dia que se celebraba la fiesta de nuestra Sra. De Guadalupe en Arandas.

16Otras veses en ese dia era un dia memorable de regocijo y de mucha musica, cohetes y todo lo propio de una fiesta. Dichos cohetes fueron el dia 11 cuando llegaron los cristeros creyendo que la policia se les hiba a hechar ensima.

17Ese dia 12 la gente que se veia heran pacificos y cristeros. Imagínense que distinta fiesta en vez de alegria habia miedo, angustia y dolor esperando que de un momento a otro llegara el gobierno y podria haber muertos.

18Los jefes que estaban en casa de Don Espiridión, desayunan; y salen a reunirse con su gente para travajarle al asunto donde los estaban esperando otros dos bienhechores que estaban en ayuda en otra forma, no en armas.

19Dichos hombres ya tenian un tanto de dinero reunido. Entonses Victoriano, Don Miguel y Don Espíridión piensan que quienes otros mejor podrian traer las armas y parque que se nesesitaba. Esos dos hombres tenian por nombre Pedro Valadez el uno y Ramón Saines el otros los cuales al fin de la revolución fueron martires por Cristo Rey.

20A esos dos hombres les dán un tanto de dinero para las armas y el parque; para darles a los que no tenían y preparar a los que estaban por levantarse que nomas armas y parque esperaban. Arreglan unos costales como para traer alguna mercansia y se van de viaje en unos burros hasta Atotonilco dejando ahí los burros para agarrar el tren a Ocotlán y de a Guadalajara. Tendrían que durar 4 o 5 dias para arreglar su contrabando.

21Por fin llegan a Guad. Saliendoles más o menos bien.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540