Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo X. El levantamiento en marcha y progrezo

Texte intégral

1El “Catorse” se para enfrente y les dice: de aquí en lo adelante haremos la lucha por aprender un poco de milica.

2Gritandoles, ademas. -¡Listos! A montar y a caballo y todos al mismo tiempo montan y esperan las ordenes de su jefe para saber hacia que rumbo devian tomar. ¡Vamos! Les dise a Sta Maria y en seguida a Sn. Julián que yo se allá nos espera Don Miguel Hernández con su gente que acaba de levantarse en armas y a conferenciar un rato con él.

3Llegan a Santa Maria alineados ya con su bandera por lo cual hera el alboroto de mucha gente que axpiraban por eso del levantamiento.

4Los Cristeros por el camino pedian algunas reliquias o estampas de la Virgen de Guadalupe, de Cristo Rey y se las acomodan, unos en el sombrero, otros en las bolsas de las chamarras que las cargaban como escudos.

5Siguen su camino por donde van conferenciando con muchas gentes las cuales unos les hiban dando dinero, otros les daban comida, y algunos se quedaban ya convidados para el levantamiento, mientras compraban sus armas.

6Las mujeres por el camino les llevaban de comer como queso, tortillas, frijoles, leche etc. Demostraban que también querian dar su ayuda.

7Y hasta los mismos niños donde veian al “Catorse” desian estas palabras de ánimo! Yo tambien me boy con ustedes.

8Era un 8 de enero de 1927 habia un biento helado, poco fuerte. Pero un dia hermoso nublado hacia el norte, todos esos fenomenos de la Naturaleza los empujaba hacia delante de su empreza, sin pensar en lo que pudiera sobrebenirles más adelante. Y siguen su camino. Siempre que hiban pasando por ranchos, asi sucesibamente hiban encontrando toda clase de alimentos que no les bastaba en sus mochilas que ya no cabia tanta provición, asi tambien como dinero, y hombres que esperaban elementos para engrosar las filas.

9Los niños se subian a los arboles y a las cercas para verlos perder en el horizonte que se veian blanquear por el sol que les caia por las espaldas que ya a esa hora, hera la caida del sol.

10Hombres, mujeres y niños sentían su corasón henchido de plaser y de ánimo por ver aquellos hombres que hiban por el camino en defenza de Cristo Rey.

11La gente de Victoriano por fin llegan a San Julian cauzando la más grande admiración de la gente, lo cual al mismo tiempo ya sabian de lo que se trataba. Porque Don Miguel Hdez. ya andaba en lo mismo, conquistando su guerreros y recabando fondos para emprender la salida hacia Arandas Jal.

12Otro dia por la mañana llega Victoriano al centro de San Julián se dirije a una casa de comersio preguntando por Don Miguel y le contesta que handaban en ajencias de levantamiento.

13Inmediatamente manda él una persona para que lo conduscan a su precencia de Don Miguel. Inmediatamente lo traen se entrevista, se hacen su saludo militar.

14Se abrazan en señal de regosijo, lo invita al establecimiento donde él estaba organizando sus preparativos para el levantamiento. Al otro dia 11 de enero de 1927 llegan al establecimiento donde tenia hombres alertas y a sus ordenes por lo cual sintieron mucho gusto.

15Al ver que ya habia mas gente del levantamiento y más quien los acompañara a la salida a Arandas otro dia.

16Le dán a Victoriano su asiento de preferencia como jefe. Su jente se acomoda según habia habiendo lugar para ellos.

17Enrrollan su bandera y la descansan en un cuarto donde estaba. Acomodando todos sus preparativos para el levantamiento en armas.

18Asi muchas personas partidarias arreglan la cena para llevarles. Al mismo tiempo otros se ocupaban en llevarles de cenar a los caballos que ya estaban guardados en el mesón resguardados por un centinela de la gente de Victoriano.

19Todo se pone en orden. Cenan y se van a conferenciar los dos jefes y sus Edos. Mayores de Victoriano y de Don Miguel.

20En ese establecimiento muchos ricos estaban llegando para dar dinero en ayuda a Don Miguel en su empreza.

21Llegan y les hacen su carabana en señal de saludo, dejando su óbulo. Asi sucesibamente ván llegando muchos hombres ayudando según en lo que hiban pudiendo.

22Los dos jefes dán las repetidas gracias al público del dinero ya recibido que se junto.

23Se junto en esa conferencia la cantidad aproximadamente de 2,000.00 pesos.

24Los que ayudaron en esa empreza se despiden porque hera ya de noche. Se aproximaban como las 10 de la noche.

25Le dán el despedimento saludandolos y todo el público creaba esta frase “¡buena suerte y que Dios los ayude”! El público se retira y ellos quedan conferenciando mientras que los soldados arreglaban los dormitorios.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540