Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo IV. De guardián a labrador

Texte intégral

1Su padre pone a Victoriano a ayudarles a arar las tierras para enseñarlos a manejar el arado y los bueyes y ya no volvió a ser guardián ahunque siempre por la miseria que tenia. Sus ropas heran andrajosas, faltos de alimentos pero él siempre contento.

2Todos los hijos al lado de sus padres. A veces levantaba buenas cosechas y a veces pocas. Siempre viviendo con el poder de Dios que no desampara a nadie.

3Asi se fue desarroyandose poco a poco y siempre axpiraba a ser un defensor de cristo. Se fue formando joven empesando a sentir su amor propio. Se dedicó a la caseria cuando acabaron sus tareas de la yunta y en ratos que tenia de libertad. Cazaba liebres, conoejos, patos etc yendo a venderlos a Sn Miguel y sacar dinero para llevar algo a su casa de alimentos y de ropita para vestirse.

4Asi estuvo por mucho tiempo al lado de sus padres siendo siempre su vida de mucha miseria. Pero sus padres siempre instruian a sus familia en sus deveres de cristianos católicos dandoles mucha resignación y mucho temor de Dios y formandoles un carácter fuerte para lo que viniera en la vida.

5Victoriano hera un joven de habla apasible gruesa y no hera de mal corazón, hera compasibo con el prójimo, nada de rencorista, parece se hiba formado bien; y también sus hermanos y hermanas. Y poco a poco como fue sacando dinero de su trabajo fue comprando sus armas porque siempre le gustaban.

6El lic. Andrés Lozano al verle su aficción y como hera buen tirador un dia le trajo de México una Carabina 30-30 fina y bonita con su estuche afelpado por dentro para Victoriano fue un verdadero placer y gratitud que no hayaba con que palabras agradeser el regalo de su patrón.

7Luego que ya tubo armas mas potentes como la que le habian regalado, su pistola y hotra que habia comprado, y él de más edad se vá con más amigos a la cazeria de venados y de coyotes y seguido los mataban y asi sacaba más dinero de las carne de los venados y vendia las pieles tanto de los venados como de los coyotes.

8A veces mandaban arreglar los cueros para hacer pues buenas chamarras que para él heran una elegancia.

9Siempre año por año sembraba sus tierras y cuando tenia tiempo se hiba de caceria y sus padres además se preocupaban porque se confesara seguido y educandolos según ellos hiban podiendo.

10Yba agarrando mucha enerjia, amor, y temor a Dios.

11Pasaban los años y él axpiraba por amejorar su vida, la de sus padres y hermanos.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540