Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo III. Grán Tirador

Texte intégral

1Ycomo hera fuerte desde su nacimiento pronto fue un grán tirador que pocos animales se le escabapan. Un dia le dijo su padre; ... Sabrás que tienes que cuidar unos animales y mañana por la mañana tendrás que empezar.

2Victoriano como hera obediente no dijo nada; pero el penzaba en su dentro que tenia miedo por alla solo. Luego se vá con su mamá y le dise; Dile a mi papá que yo no vaya a cuidar porque tengo miedo; y la madre le dise: si, tienes que ir, te llevarás tu escopeta para que te defiendas de algún peligro porque de ser “guardián” no te escaparás. Es compromiso que tu padre se hechó con los patrones y tendras que hacerlo.

3Pero yo hando descalzo y hay muchas espinas dice el nino, pero es compromizo si no lo hicieras tu padre y tus hermanos no sembrarán sus tierras. Y mañana tendrás que ir sin excuza ni pretesto.

4Otro dia por la mañana agarra su bastimento y se vá a una distancia como de legua y media con todo y su ganado que tenia que cuidar.

5A veces se entretenia siguiendo pajaritos, a veces se asustaba de cualquier animal que veia a lo lejos o cualquier cosas, y lo peor de todo a veces se dormia y los animales dañaban las milpas, venia el patrón y lo regañaba y el se ponia a llorar.

6A veces por los regaños y porque se acordaba de su casa y con mucho sentimiento desia y se preguntaba. ¿Por qué me traeran por acá? Cualquier animal me matará.

7Por la tarde cuando el sol se estaba ocultando en el ocidente ¡que gusto recibia! Penzando en sus padres y hermanos que en aquellos momentos estarian soltando sus yuntas para que fueran con él para ayudarle con el ganado e ir a su casa. Y desia: Ahora sí que voy a llegar con mi madre para que me de de cenar y en seguida a dormir. Y después de llega a su casa, su madre lo recibe con un beso, le dá su cena, le reza sus oraciones y se acuesta.

8A veces de estar dormido en la noche a altas horas despertaba llorando, es que estaba soñando que veia algún animal de los que el les tenia miedo.

9Otro dia por la mañana su madre lo santigua y les rezan sus oraciones al Angel de la Guarda y por fin se vá a su destino sufriendo diariamente.

10A veces por el calor que hace diariamente que hace tan fuerte en los meses de agua por las tormentas y granizales fuertes, a veces sus padres y hermanos los llevaban con las vacas por las tardes entumido y asustado diciendole a su padre con lagrimas en sus ojos: si me haces cuidar más tiempo, padre yo me muero de miedo por los rayos, los granizales y las tormentas y su padre tambien lloraba con el porque no podía remediarlo y le decia; no tengas miedo nosotros andamos cerca de ti y estaremos al pendiente y te protejeremos en cualquier forma de cuanto puedamos.

11Asi pasa el tiempo y llega el tiempo de recoger las cocechas y para él fue mucho gusto.

12Todavia tenia un poco de sufrimiento, en el tiempo de invierno que se levanta de mañana a cuidar su ganado y descalzo y con poca cobija y las fuertes heladas del mes de diciembre lo hacian entumirse y temblar de frio.

13Mientras poco a poco hiba calentando el sol poniéndose Victoriano contento, gustoso tras los pajaritos que veia. A algunos los mataba a pedradas y otros se hiban heridos con la escopeta cuando se la llevaba. Se perfeccionaba y más acertaba sus tiros y asi por fin llego el tiempo de que el ganado quedó en libertad y él también a descanzar mientras llegó el tiempo y la edad de 13 años. Siendo guardián de 8 hasta los 13 años.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540