Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

¡Tierra de cristeros!

 | 
Juan Francisco Hernández Hurtado

Capítulo II. Camino a Sn. Miguel

Texte intégral

1Asi transcurrió el tiempo y el niño seguia creciendo y todo lo guardaba en su imaginación porque de este modo no podria ni sabia leer y nunca supo, y al ajustar 10 años después de verlo enseñado su madre a rezar y a santiguarse con tanto sacrificio se llegó el dia en que tenia que hacer la “Primera Comunión”

2Su madre lo preparó con su ropita muy asiadita para llevarlo al pueblo mas cercano del rancho que hera Sn Miguel el Alto, llamado por los anteriores “Sn Miguel de los Alcalanes” y ya cuando todo estubo listo se fue la mamá con sus hijos desde un dia antes en la tarde al pueblo a que su hijo Victoriano Ramirez hiciera su Primera Comunión.

3Ese dia por la tarde Victoriano se confezó y su madre por un lado dandole valor porque los niños del rancho faltos de roce social son uraños. Lo llama el saserdote y se confieza y después lo recoje su madre lo lleva a la casa donde habian pasado. Le dá su merienda, lo va a acostar le hace rezar sus oraciones de costumbre y le empieza a explicar todo cosa por cosa de lo que iba a recibir en la Comunión: Hijo ¿Sabes lo que vas recibir en la Comunión?_ es el cuerpo y sangre de Nto,. Sr. Jesucristo, por lo cual te debes de arrimar con toda devoción y respeto, con tus manos juntas tus ojos bajos y todo tu cuerpecito recojido y umildimente, porque el Rey de los Cielos y Tierra va a tu corazón.

4Y el asustado y penzativo porque el cadecia de algunos conosimientos; pero al mismo tiempo ya sabia de lo que se trataba, por lo que su madre le contaba. Entonses lo acuesta diciendole: duermete para muy temprano irnos a la misa de “8”. Ese dia el niño despierta muy pronto y le dise a su madre: mamá ¿ya nos vamos? Hera muy de mañana y ella le dise duerme yo te hablare cuando sea hora y yo misma te llevaré.

5Pasan las horas y se oyen las llamadas, lo despierta y lo prepara le pone su ropita muy limpia, lo agarra de la mano y lo conduse a la Iglesia entregandoselo a su padrino. El niño asustado le dise a su madre; Mamá... ¿dónde me esperarás? Yo hijo, en las puertas del templo.

6Tu padrino te traerá conmigo pero después de que se haya terminado la misa y que ya haya comulgado.

7El padrino lo agarra de la mano y se lo lleva a la varda del comulgatorio y ayi esperan hasta que el sacerdote les dá la Comunión.

8Hera dia de Comunión General y todos los demás niños tenian sus reclinatorios sus padrinos y ellos muy arreglados y Victoriano los veia y se desia para su dentro... ¿Por qué mi padrino no lo aria conmigo como los otros padrinos con sus niños? Será porque semos pobres y estamos mal vestidos, pero esta bueno y lo que queria hera recibir a Dios y con eso soy feliz.

9Cuando el sacerdote acaba la conzagración y se vienen hacia ellos con la santa Hostia les empieza a explicar diciendoles. ¿Ven niños, esta forma redonda de pan? Es el niño Jesús impreso en el pan y quiere entrar dentro de sus corazones, recibanlo dignamente y que Dios los haga santos para que vayan al cielo con El al paraizo de los Bienabenturados que es el cielo. Pues con mucha reberencia y devoción se arrima y les dá la Comunión a todos. La reciben y los hacen ofrecerla y sigue el padre diciendo la misa.

10Victoriano gustoso que ya habia recibido al Niño Jesús, que yá estaba en su corazón. Se acaba la misa, se persignan y salen y su madre ya los esperaba. Se van a donde estaban posados, llegan y se desayunan y le hacen algunas preguntas de su primera comunión y le dicen: ¿te gustó? _ Si... mucho pero mamá ¿por qué a mi no me pusieron como los otros niños? Estaban incados no como yo, yo estaba en el zuelo. Le contesta la madre con las lagrimas en los ojos. Tú, tus padrinos y tus padres somos pobres y por eso tu no tenias reclinatorios.

11Pero Mamá, si somos pobres Dios asi nos quedrá. Si, Dios es el único que es parejo con sus hijos.

12El a pobres y a ricos nos lleva al cielo, si; pero si guardamos los Santos Mandamientos de la Ley de Dios y de la Santa Madre Iglecia Apostólica y Romana.

13Acaban su plática y se arreglan para salir al rancho de Buena Vista para ir con su padre que se habia quedado trabajando y en su compañía una de sus hijas; la mayor, que se habia quedado para hacerle su comida y el trabajo de su casa. Llega la madre y empieza a ayudarle en el trabajo._

14El niño como vivian en el campo (que se divertian) via a sus otros hermanos que se divertian con una escopeta para cazar animales silvestres. A él también le gustaba y empezaba a llevarse la escopeta para enseñarse a la caseria.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2003

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540