Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Modernidad con pies de barro

 | 
Isabelle Rousseau

Tercera parte. Los procesos político-electorales en América Central, México y el Caribe: transición a la democracia a través del filtro de la modernidad

VIII. El sufragio costarricense en 1994, ¿un juicio a la democracia?

Texte intégral

LAS ELECCIONES COMO FESTIVIDAD

1″Las elecciones en Costa Rica son una buena ocasión para festejar″, éste es el lema repetido incansablemente, y que casi le choca a la gente ajena al asunto, más bien acostumbrada a que se haga alarde de seriedad y de gravedad en un momento crucial en que se juega el futuro de la nación.

  • 1 El significado de las siglas es el siguiente: pln, Partido de Liberación Nacional, y PUSC, Partido (...)

2Esta identificación colectiva del proceso electoral con la fiesta encuentra su justificación en la realización de la paz y de la democracia. Las elecciones pueden adquirir esta característica porque Costa Rica vive en la democracia y quiere ser un ejemplo de paz y de tranquilidad, al menos para el resto de América Central; éste es el credo popular que funda el orgullo nacional. En este contexto, la paz y la democracia que el proceso electoral destaca son presentadas por la clase política de los dos partidos mayoritarios (pln y pusc )1 como privilegios excepcionales que cada individuo, cada organización social, económica o partidaria tiene que procurar proteger a toda costa. Los diversos medios de difusión (prensa, radio y televisión) son pilares esenciales para la preservación del equilibrio del sistema, sin olvidar el papel considerable que desempeña la Iglesia al respecto. No bien clausurada la campaña electoral, y hasta el momento de la toma de poder —el 8 de mayo— empiezan a transmitir una serie de mensajes que realiza la unión nacional (la unión de la familia costarricense) como principio clave que permitirá olvidar las divisiones que el proceso electoral engendrará fatalmente.

3Esta búsqueda de unidad nacional y la dimensión lúdica y regocijante del proceso electoral parecen estrechamente ligados. El interés que los costarricenses tienen tradicionalmente por el futbol ha servido sin duda de base para convertir la contienda electoral en verdadera competición deportiva, desdramatizando de antemano sus verdaderas implicaciones.

4Si bien la similitud con una competición deportiva es flagrante, no es ni gratuita ni fortuita. El uso sistemático de símbolos comunes pone en evidencia esta similitud. Cada uno de los dos equipos protagonistas se identifica primero con unos colores (los verdes para el equipo del pln y los rojos para el del pusc) y luego con la persona y la personalidad de los candidatos (José María Figueres Olsen y Miguel Ángel Rodríguez); en cambio, los grandes objetivos nacionales y los programas de gobierno —la mayoría de las veces ignorados— nunca sirven de emblema para atraer a la gente. Las banderas y/o la ropa (sus colores, las camisetas con el rostro del candidato...) que lucen los partidarios permiten identificarles pero sobre todo son un indicador y un instrumento de sondeo poco científicos pero sin ninguna duda muy eficaces, que sirven además para convencer a los indecisos.

5Por otro lado, el match deportivo sirve para justificar simbólicamente el bipartidismo; así como éste presenta solamente dos equipos, las elecciones se juegan entre dos candidatos y dos partidos, los dos partidos mayoritarios (pln y pusc), mientras que las pequeñas formaciones partidarias son invisibles en esta festividad de colores (no tienen banderas ondeando en los techos y en los coches, ni uniformes, ni puestos de información a la disposición de los electores...) Vencidos de antemano por la batalla de los colores, ¡parece difícil que estos pequeños partidos ganen la batalla de los electores!

6Esta contienda alcanzó su apogeo el día de las elecciones (domingo 6 de febrero de 1994). Paradójicamente, el elector, lejos de escoger libremente, se convierte en verdadera presa de una maquinaria cuya fuerza esencial es la capacidad de organización y de movilización de cada uno de los equipos. Frente a los centros electorales, los niños y adolescentes de cada partido son verdaderos señuelos. Por otro lado, el atraso (¿intencional?) en la actualización del censo obliga a una gran parte de la población a ir a votar en centros extremadamente lejos de su domicilio actual. Los medios de transporte se vuelven vitales, por lo que el partido que resulta más efectivo en este sector aumenta mucho sus posibilidades de ganar.

7Los días subsecuentes a las elecciones en Costa Rica recuerdan también lo que suele ocurrir con las competiciones deportivas: pasado ya el sabor de los resultados (amargo para unos y alegre para los otros), la vida cotidiana vuelve a su cauce. El lunes, un día después de las elecciones, es día ″muerto″ en que cada uno ″digiere″ los resultados emitidos; descanso indispensable para ″recuperar″ la energía invertida en la batalla, lo que permite, desde el martes, retomar el ritmo cotidiano. Aceptado ya el resultado de las elecciones, el ganador e incluso el perdedor se dedican ampliamente a restablecer la tranquilidad y a incitar a la reconciliación de sus partidarios respectivos.

LAS ELECCIONES DEL 6 DE FEBRERO EN COSTA RICA: ¿UNAS ELECCIONES PARTICULARES?

Una campaña electoral atípica: ¿amenaza para la democracia?

8Desde el inicio de la campaña electoral aparecieron ciertos elementos inéditos:

  1. Se caracterizó por una extrema violencia verbal y estuvo impregnada de un fuerte acento de orden ético y moral. Fi-gueres fue acusado (entre otros cargos) y llevado ante los tribunales por el supuesto asesinato de un narcotraficante, y la reputación de comerciante honesto de Rodríguez se vio opacada. La lucha adquirió un tenor personalista en detrimento de la discusión seria de los objetivos nacionales y de los programas de los candidatos. Los múltiples ataques lanzados más contra los candidatos que contra sus partidos son prueba de ello.
  2. El descuido de las referencias a los programas propició el florecimiento de una sobreoferta de promesas electorales, concretadas en una distribución desenfrenada de toda clase de beneficios (escolaridad, transporte, alojamiento gratuitos...). Esto provocó una singular desbandada en la credulidad de los electores.
  3. El recurso más sistemático a medios de sondeo suscitó cierto revuelo. En tanto que este nuevo instrumento provocó gran interés entre los futuros electores, al mismo tiempo quebrantó la confianza de los dos partidos mayoritarios.2 Se inició así una serie de debates en torno al carácter democrático de la publicación de estos sondeos. Por lo demás, el representante de Demosgopia apuntó que los institutos de sondeo se vieron en la obligación de reajustar sus cuestionarios a las características particulares de esta campaña electoral.3
  4. En fin, la probabilidad de que se desembocara en resultados electorales en extremo cerrados hizo temer seriamente por la tranquilidad poselectoral4 o por cualquier fenómeno que pudiera comprometer la reputación de Costa Rica de ser un oasis de paz y armonía. El temor evidente de forzar los engranajes del sistema manifiesta de alguna manera su gran fragilidad. Este mismo temor incitó a multiplicar los llamados a la no abstención.5

9La suma de estos nuevos factores durante la campaña electoral puso de relieve la precariedad de ciertos engranajes y mecanismos del sistema democrático costarricense al que el veredicto de las urnas vendrá a dar un mentís.

Los resultados electorales: el retorno a la normalidad

10Contrariamente a este cuadro atípico y a los temores que haya podido engendrar, el resultado de los escrutinios tuvo como consecuencia un retorno a la normalidad.

  • 6 1953, José Figueres (pln); 1958, Mario Echandi (Unión Nacional); 1962, Francisco Orlich (pln); 196 (...)

11La alternancia de partidos tuvo lugar una vez más; alternancia sui generis desde el punto de vista histórico puesto que ha habido dos presidencias sucesivas para el pln contra una sola gestión presidencial para la oposición (que después de 1982 se convertirá en el pusc).6

12Pese a los temores y las predicciones de los pesimistas, el comportamiento electoral de este último sufragio es a fin de cuentas muy semejante al anterior, más de lo previsto por las proyecciones preelectorales (calculado en términos de diferencia de porcentaje entre las dos grandes formaciones partidistas):

  • 7 La tercera fuerza, dirigida por Miguel Salguero, alcanzó el 1.9 por ciento de los votos, mientras (...)

Note7

13El abstencionismo conservó exactamente la misma proporción que en 1986 y en 1990: hoy es de 18.7 por ciento, mientras que en los dos últimos sufragios había sido de 18.2 por ciento.

  • 8 En 1982, el candidato del pln se llevó la victoria con 58.8 por ciento de los votos, sobre el 33.6 (...)

14Cabe observar a este respecto que la diferencia entre los dos partidos mayoritarios ha ido tendiendo notoriamente a reducirse desde las elecciones de 1990.8

  • 9 En las últimas elecciones, de 57 diputados 29 fueron elegidos para el pln, 24 para el pusc y 4 par (...)

15De igual modo, los resultados de las elecciones legislativas respetan las tradiciones: cuando el pln gana la presidencia, lleva también la mayoría al Parlamento (que no siempre ocurre con la oposición, como en el caso de la administración de José Joaquín Trejos o la de Mario Echandi).9

16Fenómeno paradójico: el triunfo de una gestión gubernamental no garantiza en absoluto, contrariamente a toda lógica, el triunfo electoral para el candidato del mismo partido en las elecciones presidenciales siguientes. Ejemplo de esto son las dos últimas administraciones: el Premio Nobel de la Paz que coronó el gobierno de Óscar Arias no le aseguró la sucesión al candidato de su partido (pln) en 1990. Y la dirección asumida por Calderón (pusc), aunque no gozó del mismo prestigio en el plano internacional, tuvo un balance final positivo; ello no impidió que el candidato del partido de oposición ganara la contienda electoral el 6 de febrero pasado.

17Estas observaciones nos llevan a formular dos hipótesis plausibles:

  1. Es posible que este fenómeno exprese la prevalencia del personalismo (encarnado por el prestigio del dirigente) por sobre la formación partidaria. Calderón y Figueres son hijos de los dos grandes protagonistas de la historia moderna de Costa Rica, garantía suficiente para asegurarles el veredicto favorable en las urnas.10
  2. Los candidatos a la futura presidencia del partido en el poder han sido, en los dos casos, los detentadores de facciones opuestas en el seno mismo de su partido (Miguel Ángel Rodríguez representa al grupo que era minoritario dentro del pusc en 1990, cuando la candidatura de Calderón). Los nuevos candidatos no gozan, pues, necesariamente del prestigio de la administración saliente; con frecuencia han tenido incluso que entrar en la batalla electoral sin la ventaja del apoyo explícito del presidente en funciones.

Interpretaciones de la victoria de José María Figueres

  • 11 En detalle, y región por región, los resultados en porcentajes publicados por el periódico La Repú (...)

18¿Indexación de la gestión de Calderón? Calderón Fournier, actual jefe de Estado, rechaza que la derrota de su partido el 6 de febrero pasado refleje el fracaso de su gestión personal. Como ya dijimos, no parece haber una relación causal directa entre una administración exitosa y el decreto de los sufragios para la gestión siguiente. Además, aun cuando la campaña de Figueres haya aprovechado y subrayado profusamente los errores y las insuficiencias del programa calderonista —principalmente su política social—, la estimación global del gobierno 1990-1994 no parece ser tan negativa si nos apoyamos en las cifras oficiales: 6 por ciento de crecimiento promedio del pib y reducción del desempleo y de la inflación (esta última en el orden del 7 por ciento). Por el contrario, parecería que uno de los factores clave de este fracaso fue la notoria falta de previsión y de organización por parte del equipo de campaña del pusc. Cuando menos esto es lo que se desprende la entrevista que el periódico La Nación hizo al jefe de campaña y al ex candidato de este partido y que publicó la mañana del 7 de febrero. Ambos admitieron haber sido menos eficientes que sus adversarios en este terreno (especialmente en cuanto al transporte colectivo el día de las elecciones). El voto rural, favorable en mayor medida al pln, con excepción del estado de Limón, zona rural próxima a la capital, constituiría una confirmación de esta versión.11

19Según ellos, en el origen de estas insuficiencias está un problema de financiamiento (recuérdese el reciente viaje de Rodríguez a Panamá en busca de ayuda económica). ¿Se trata de una desestimación del costo total de la campaña, que reflejaría un alza imprevisible en comparación con las elecciones anteriores? En este orden de ideas, sería igualmente necesario precisar el papel y el monto de las aportaciones de las dos grandes organizaciones internacionales —la Democracia Cristiana y la Internacional Socialista— vinculadas cada una con un partido. ¿Cómo habría que interpretar, por ejemplo, la súbita aparición del símbolo de la Internacional Socialista en la bandera blanca y verde del pln exactamente diez días antes de las elecciones? ¿Se estaría pensando acaso en repercusiones favorables para los partidos ligados a esta Internacional en las próximas elecciones de los países vecinos (El Salvador y Panamá, específicamente)?

  • 12 Es revelador que el día del cierre de la campaña Óscar Arias, ex presidente, y cuya esposa había s (...)
  • 13 ″El hombre que los costarricenses llamaron hasta su muerte 'don Pepe' ha sido excepcional, una ver (...)

20Significación del triunfo de José María Figueres y del pln. En vista de la virulencia de los ataques personales en contra de José María Figueres, y teniendo presente además la fuerte oposición que su candidatura levantó dentro de su propio partido,12 el triunfo del candidato del pln es una herencia cuando menos parcial del prestigio de su padre. Efectivamente, José Figueres, ″don Pepe″, ha pasado a formar parte del panteón de los héroes nacionales.13 Fundador del pln, fue también fundador del sistema político actual; se dice que fue el guía con la misión de conducir el país hacia la democracia y el progreso.

21Sin embargo, la candidatura del hijo de don Pepe establece algunos puntos de ruptura con el espíritu del progenitor del pln. Por un lado, la elección de José María Figueres refleja curiosamente la sepultura de la generación del 48. Si ya 1986 había gestado el giro generacional (por primera vez el presidente elegido no pertenecía a la generación de 1948), el triunfo de Figueres viene a acentuarlo. El nuevo jefe de Estado raya apenas los treinta y cinco años y su equipo está compuesto también, en su mayoría, por elementos en extremo jóvenes. Hecho que confirma una tendencia regional, expresada con toda claridad por el jefe de Estado mexicano, Carlos Salinas de Gortari, en su penúltimo mensaje a la nación, el 1o de noviembre de 1993: ″Somos la generación del cambio.″ Si la frase carece de ambigüedad dentro del contexto mexicano, cabe plantearse la siguiente pregunta para el caso de Costa Rica: ¿de qué tipo de cambio será protagonista la generación de Figueres?

22Por otro lado, su programa no es estrictamente fiel al espíritu que animaba al figuerismo de otro tiempo. Ciertamente la parte de su política que podía traducirse en frases electorales insistió en los yerros heredados por la política neoliberal, columna vertebral de las políticas de su predecesor, para hacer resaltar la necesidad de reforzamiento del aspecto social (habitación popular, salud, educación) y sindical (las quejas levantadas por el pln ante la aflcio americana contra la política de promoción del ″solidarismo″ de Calderón Fournier son elocuentes). Pese a todo, Figueres reiteró su apoyo incondicional a la política económica de apertura comercial, inaugurada por el Tratado de Libre Comercio entre los tres países de América del Norte. La particular insistencia en la cuestión educativa es la tendencia natural de esta política económica y comercial (necesidad de una fuerza laboral bien capacitada para que sea competitiva).

  • 14 En cambio, la tercera fuerza política —el Partido de la Fuerza Democrática (reagrupación reciente (...)

23Figueres parece ser el perfecto adepto de la doctrina salinista en México —el liberalismo social—, proposición que no es fundamentalmente diferente de la de su rival. Único contrapeso ″ideológico″ a los efectos negativos de las políticas económica, financiera y social demasiado ortodoxas, el llamado ″liberalismo social″ es la postura de moda hoy en América Latina.14

EL FENÓMENO ELECTORAL, ¿ABOGADO DEL DIABLO DE LA DEMOCRACIA COSTARRICENSE?

La democracia como búsqueda de la transparencia electoral

24La transparencia parece haberse convertido casi en una obsesión de los distintos gobiernos costarricenses. Es casi una carta de presentación. Vinculada a la garantía de la paz y de la tranquilidad nacionales, sostiene una postura importante, razón por la cual en las diferentes administraciones posteriores a 1948 se dieron los medios idóneos para garantizarla. Diversos mecanismos manifiestan esta búsqueda de neutralidad y de claridad, si no es que efectivamente garantizan su buen funcionamiento.

  1. La neutralidad de la instancia encargada de organizar, conducir y supervisar las elecciones: el Tribunal Supremo para las Elecciones (tse). Esta jurisdicción electoral fue creada en 1948. Sus resoluciones son inapelables y su independencia respecto del Ejecutivo es completa: sus magistrados (de tres a seis) son elegidos por un periodo de seis años entre los jueces de la Suprema Corte de Justicia y su presidente (actualmente el licenciado Rafael Villegas) se escoge entre los magistrados del Tribunal por un periodo equivalente. El Registro Civil depende también del tse, y esto aumenta la imparcialidad del proceso electoral (es la instancia encargada de establecer los papeles de identidad, documentos indispensables para ejercer el derecho de voto).
  2. Recurrir más sistemáticamente a los sondeos acentúa este esfuerzo de imparcialidad, de objetividad y de neutralidad, aun cuando, como ya dijimos, hayan sido el objeto de fuertes debates. Sobre todo cuando el canal 7 de televisión (privada), a las seis y un minuto de la tarde del domingo, anunció el triunfo de Figueres (51.2 por ciento) sobre M.A. Rodríguez (47 por ciento).15
  3. La rapidez ejemplar con que se dan los resultados de las elecciones constituye otro de los elementos esenciales en este afán de nitidez. La instancia oficial, el tse, dio a conocer los resultados hacia las nueve de la noche (resultados que, aunque incompletos, no podían cuestionar ya fundamentalmente una depuración exhaustiva).
  4. La promoción de una concentración y una gran visibilidad del proceso electoral mediante diferentes estrategias (turismo electoral, múltiples observadores extranjeros —casi un centenar—) cuyo objetivo era precaver la ″buena conducta electoral″ del régimen.
  5. La neutralidad partidaria de todos los miembros vinculados con el tse ha sido ostentosamente propagada.16

25La educación cívica sirve de basamento a este esfuerzo colectivo de transparencia. Se inicia con un verdadero bombardeo de los medios de comunicación, que hacen el elogio impresionante de la paz y la democracia nacionales, producto y garantía de estas virtudes cívicas. El voto de los niños, instituido por el Colegio Nacional de Economistas, además de ser una experiencia única en América Latina para no hablar del mundo, pretende ser sobre todo una experiencia pedagógica. Este esfuerzo culmina con una fustigación social del abstencionismo.

  • 17 El domingo en la noche, a las 9:21 p.m., desde el salón Chirripó del hotel Corobicí, el candidato (...)

26La actitud de ″juego limpio″ de los dos rivales,17 una vez emitido el veredicto de las urnas, es consecuencia lógica de la asimilación de la justa electoral a un juego deportivo, pero también de la educación cívica. La soporta a su vez un llamamiento a la reunificación nacional lanzado por los dos ex candidatos.

¿Una democracia formal?

27No obstante, sobre el fondo de transparencia persisten nubes considerables que empañan la imagen primordial de este país.

  • 18 El Partido de la Fuerza Democrática, cuando nos entrevistamos con ellos el 4 de febrero, recordaba (...)

28La cuestión del financiamiento de los partidos es esencial pero aparentemente dolorosa. Por una parte, el costo exorbitante de las campañas, fenómeno de por sí poco aceptable, es reprobable tratándose de un país poco próspero y en el que subsisten grandes desigualdades sociales.18 Por otra parte, las disposiciones legales respecto al financiamiento de las campañas suscitan un rechazo cada vez mayor de los partidos de menor envergadura. Como nunca llegan a obtener el 5 por ciento de los votos, no tienen el beneficio de la ayuda gubernamental, círculo vicioso que propicia su marginalidad en el sistema electoral.

29Por su parte, los grandes empresarios y los príncipes de las finanzas se prestan a completar la suma que aporta el Estado. Todos participan en la subvención de los dos partidos, en vista de la relativa incertidumbre de los resultados; sin embargo, su intervención económica condiciona las políticas futuras de la próxima administración. Lo cual nos lleva a pensar que no existen, a este respecto, diferencias fundamentales entre los dos partidos, sin contar que acentúa de modo indudable el aspecto de clase cerrada del grupo dirigente (the ruling class, en el sentido que le da Wright Mills). Ironía del destino, muchos empresarios, ante la inflación de los costos de la campaña electoral, prefieren trabajar para el tse durante el periodo electoral; su neutralidad obligada les permite no tener que desatar los cordones de la bolsa...

  • 19 Una revisión de la biografía de los candidatos de los dos partidos mayoritarios de esta última ele (...)
  • 20 Por ejemplo, Miguel Salgado, candidato del Partido de la Fuerza Democrática, es campesino.
  • 21 En el encuentro con el Partido de la Fuerza Democrática, supervisado por uno de los magistrados de (...)

30Por último, el papel bastante dudoso del financiamiento de las campañas con el dinero de las drogas (que reconocieron los dos partidos para la campaña electoral de 1990) opaca esta voluntad de limpidez. El bipartidismo sólidamente anclado en las costumbres contrasta con la apertura declarada del régimen. Por una parte, el bipartidismo es un valor inculcado desde la niñez. Es notable, por ejemplo, que el sufragio de los niños se exprese únicamente en favor de los dos grandes partidos. Por otra parte, implica una esclerosis relativa de la política de reclutamiento y de movilidad de la clase dirigente costarricense. No es excesivo afirmar que una oligarquía detenta las riendas del poder.19 Una comparación con los candidatos de los partidos' minoritarios es del todo elocuente.20 Además, a su marginación se agrega la intolerancia que respecto a ellos manifiestan tanto el pln como el pusc ante las críticas que éstos hacen del régimen bipartidista.21 Solamente la Cámara de Diputados les ofrece un medio oportuno de tener una existencia útil: con sus cuatro diputados (de un total de cincuenta y siete), esta vez desempeñarán el papel del ″gran elector″.

31Si se considera el margen de maniobra y de diferencia de programas, en extremo reducido, entre los dos partidos mayoritarios, y si se tiene en cuenta la existencia de una clase dirigente homogénea, cabe preguntarse si existe una opción de gobierno real. ¿No encontramos en este sistema bipartidista un ejemplo perfecto de un ″pri de dos cabezas″ que, además, tiene la ventaja de ofrecer una imagen de alternancia en el poder que para empezar impide toda acusación de autoritarismo o de dictadura de partido?

  • 22 A este respecto, el Partido de la Fuerza Democrática reclama una modificación de las modalidades d (...)
  • 23 Disociar la fecha de las elecciones presidenciales de la de las elecciones municipales para dar ma (...)

32Un presidencialismo exacerbado al que acompaña un centralismo imponente.22 De ahí el llamado cada vez más estridente para reinsuflar de vida al poder municipal. A este respecto, la proposición de José María Figueres, ratificada por los miembros de su partido, es ante todo formal y restrictiva.23

El carácter sui generis de la democracia costarricense

33De toda evidencia no se puede desconocer los aspectos positivos de un sistema político que hasta ahora ha sabido garantizar a su población la paz y una relativa prosperidad económica dentro de una región afectada por la violencia y el atraso socioeconómico. Con todo, esto no debe ocultar el hecho de que la concepción democrática parece estar restringida exclusivamente a la esfera electoral.

34Sin pretender meter mano en los límites importantes —en términos de representatividad— que engendra un bipartidismo a tal punto institucionalizado, parecería que la definición primigenia de la noción de democracia —tal como la comprendieron, definieron y practicaron los atenienses del siglo v antes de Jesucristo— habla de la existencia de un espacio público (el ágora) donde se ponen a discusión los grandes objetivos de la nación y los medios propuestos para su obtención. Así comprendida, la puesta en marcha de la democracia rebasa el trabajo de educación cívica basado sobre todo en la exaltación del voto como un derecho y un privilegio fundamentales (condición necesaria pero no suficiente). La ciudadanía, en tanto que participación de los miembros de la sociedad en la formación de la voluntad colectiva, no puede reducirse exclusivamente a la ciudadanía política (haciendo posible la democracia política cuya expresión electoral se manifiesta a través del ejercicio del derecho de voto y de la militancia dentro de los partidos políticos), sino que debe integrar su plena dimensión a una democracia social —o, más exactamente, a una vida social democrática que presupone una disputa por los proyectos realmente diferentes de organización de la sociedad. Desde el punto de vista pedagógico, debe despertar en los espíritus un interés y una seriedad en las discusiones previas sobre la elección de los objetivos nacionales, único camino viable para llegar a una verdadera pluralidad en términos de ofertas electorales. La teatralización de la lucha electoral corre el riesgo de minimizar las posturas políticas, que siguen siendo, de cualquier forma, la programación y la realización de un acuerdo de base sobre la organización de la vida de la ciudad. La creencia manifiesta en un binomio ″apertura democrática-no gobernabilidad″ ofrece el riesgo de reducir la democracia a una simple cuestión formal que la estabilidad política de un país no puede justificar plenamente, pese al orgullo nacional que la acompaña.

Notes

1 El significado de las siglas es el siguiente: pln, Partido de Liberación Nacional, y PUSC, Partido Unión Social Cristiana.

2 Las dos reuniones que tuvimos —la primera con el director de uno de los principales diarios del país, La República, y la otra con cuatro institutos de sondeo— nos permitieron sacar estas conclusiones. En ambas se mencionaron las diversas presiones y chantajes de que fueron objeto en el curso de la campaña. Por ejemplo, el director de La República habló de las amenazas recibidas por el periódico después de haber publicado el resultado de los sondeos favorables al pln.

3 Parece ser también que es la primera vez, dentro de la historia electoral nacional, que estos institutos realizan encuestas telefónicas.

4 El debate que tuvo lugar en La República fue muy revelador a este respecto: se refirió particularmente al peligro que podría representar para la estabilidad del país una divergencia demasiado débil entre los dos candidatos.

5 El papel de la Iglesia católica en este llamamiento no fue nada desdeñable.

6 1953, José Figueres (pln); 1958, Mario Echandi (Unión Nacional); 1962, Francisco Orlich (pln); 1966, José Joaquín Trejos (Unificación Nacional); 1970, José Figueres (pln); 1974, Daniel Oduber (pln); 1978, Rodrigo Carazo (Coalición Unidad); 1982, Luis A. Monge pln); 1986, Óscar Arias (pln); 1990, Rafael A. Calderón (Unidad Social Cristiana) y, por último, 1994, José María Figueres Olguen (pln).

7 La tercera fuerza, dirigida por Miguel Salguero, alcanzó el 1.9 por ciento de los votos, mientras que los demás partidos pequeños (cuatro) reunieron el 0.9 por ciento de los sufragios emitidos.

8 En 1982, el candidato del pln se llevó la victoria con 58.8 por ciento de los votos, sobre el 33.6 por ciento para la Coalición Unidad, mientras que en 1986 el pln ganó con un 52.3 por ciento de los votos contra 45.7 por ciento para el candidato del pusc. Cabe anotar que estas cifras se calcularon sobre la base del total de los votos válidos, es decir, sin tomar en cuenta los votos nulos y los votos en blanco.

9 En las últimas elecciones, de 57 diputados 29 fueron elegidos para el pln, 24 para el pusc y 4 para las distintas formaciones pequeñas (de los cuales dos fueron para la tercera fuerza, el Partido Fuerza Democrática).

10 El caso de Cuauhtémoc Cárdenas en México es en cierto modo similar, aun cuando los resultados electorales hayan sido diferentes.

11 En detalle, y región por región, los resultados en porcentajes publicados por el periódico La República el 8 de febrero son los siguientes:Image

12 Es revelador que el día del cierre de la campaña Óscar Arias, ex presidente, y cuya esposa había sido derrotada durante las elecciones primarias por el partido de Figueres, se decidió a manifestarse apelando a los electores a votar por el pln, cuidándose de no pronunciar el nombre del candidato.

13 ″El hombre que los costarricenses llamaron hasta su muerte 'don Pepe' ha sido excepcional, una verdadera 'leyenda viva'″ (Realidad, núm. 11, 1985). ″Muchos lo idolatraban, otros lo odiaban pero todos lo respetaban″ (Olivier Dabéne, Costo Rica: juicio a ¡a democracia, flacso-cemca, 1992, p. 215).

14 En cambio, la tercera fuerza política —el Partido de la Fuerza Democrática (reagrupación reciente de diferentes formaciones y de diversos grupos de izquierda)— emitió críticas extremadamente severas a esta política de apertura durante el encuentro fomentado por el tse entre los observadores internacionales y los dirigentes de este partido en la Asamblea Legislativa.

15 Siendo que las casillas cerraban a las seis en punto. Estos resultados se calcularon a partir de la selección y el seguimiento de quince casillas muy representativas en la emisión de sus resultados ya desde varias elecciones atrás. Fue un riesgo calculado de este canal televisivo que, por su precisión, dio más valor a esta herramienta estadística.

16 Al extremo de que, por ejemplo, un delegado del tse acompañante de un observador internacional rompería esta regla si lo acompañara a la sede de un partido político, cualquiera que fuese. Y se podrían multiplicar los ejemplos.

17 El domingo en la noche, a las 9:21 p.m., desde el salón Chirripó del hotel Corobicí, el candidato del pusc, M.A. Rodríguez, anunció que aceptaba la decisión popular; luego explicó que durante media hora había tratado de localizar a su adversario sin conseguirlo, para felicitarlo y desearle buena suerte. Semejante actitud, que parece natural en la mayor parte de los países occidentales, es digna de mención en América Central.

18 El Partido de la Fuerza Democrática, cuando nos entrevistamos con ellos el 4 de febrero, recordaba que esta campaña había costado, en términos relativos, 22 veces más que la campaña de Clinton en Estados Unidos, más que la campaña de la totalidad de los partidos políticos franceses durante las últimas elecciones legislativas, y más que el total de gastos de las diferentes formaciones políticas españolas durante su última campaña electoral.

19 Una revisión de la biografía de los candidatos de los dos partidos mayoritarios de esta última elección lo manifiesta claramente: los dos son acaudalados hombres de empresa en este país.

20 Por ejemplo, Miguel Salgado, candidato del Partido de la Fuerza Democrática, es campesino.

21 En el encuentro con el Partido de la Fuerza Democrática, supervisado por uno de los magistrados del tse, nos sorprendió que el presidente, irritado por las críticas bastante severas que este partido hacía de la democracia costarricense, sobre todo porque estaba dirigida a un grupo de observadores internacionales, levantará la sesión inopinadamente, cerrando así la posibilidad del diálogo.

22 A este respecto, el Partido de la Fuerza Democrática reclama una modificación de las modalidades de designación de candidatos a la Asamblea. Invoca también la necesidad de introducir en la Constitución la figura del referéndum.

23 Disociar la fecha de las elecciones presidenciales de la de las elecciones municipales para dar mayor realce a estas últimas.

Table des illustrations

Légende Note7
URL http://books.openedition.org/cemca/docannexe/image/2946/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 15k

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540