Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Modernidad con pies de barro

 | 
Isabelle Rousseau

Tercera parte. Los procesos político-electorales en América Central, México y el Caribe: transición a la democracia a través del filtro de la modernidad

VII. Urnas y democracia

Texte intégral

1La caída de los regímenes autoritarios en América Latina ha suscitado reflexiones, debates e interrogantes realizados desde diferentes enfoques. Algunos se han ensayado a construir una teoría de la transición a la democracia apoyándose en la idea de una “globalización”, como vía única de la implantación democrática; otros buscaron respetar la diversidad de las transiciones políticas a través de estudios empíricos.

2Para América Latina, 1994 ha sido un año electoral: diecinueve elecciones en dieciséis países, entre sufragios para comicios locales y/o nacionales y llamados a las urnas para renovar los poderes Legislativos o Ejecutivos. En este marco general, la presentación de los cuatro ensayos siguientes centra su interés en rescatar el estado de la situación político-electoral que ha prevalecido en algunos países de este sub-continente durante el año 94. Dirigir la mirada sobre la emergencia de prácticas políticas democráticas en un periodo de consolidación democrática —es decir cuando la estructura institucional ya está establecida— constituirá el hilo conductor de esta tercera parte.

3No pretendemos establecer una comparación entre diversos sistemas electorales buscando llegar a conclusiones que podrían resultar pertinentes para la consecución democrática; lo que no impide que esos cuatro análisis que enseguida presentaremos, por estar articulados alrededor de una misma problemática, fomenten la producción de un conjunto de cuestiones que podrían alimentar un interés comparativo.

  • 1 Organización No Gubernamental ubicada en San José (Costa Rica). El Centro de Asesoría y Promoción (...)
  • 2 International Fondation for Electoral Systems es una Organización No Gubernamental ubicada en Wash (...)

4Son el producto de misiones de observación electoral que hemos emprendido como miembros de las delegaciones constituidas por el Centro de Asistencia y Promoción Electoral del Instituto Interamericano de Derechos Humanos (capel-iidh),1 para los sufragios de Costa Rica y de El Salvador, y por la Fundación Internacional para los Sistemas Electorales (ifes),2 en cuanto a los comicios dominicanos y mexicanos. Todos fueron escritos cuando apenas los conteos oficiales se daban a conocer. En dos ocasiones, por las circunstancias locales, han sido reflexiones inconclusas: asistimos únicamente a la primera vuelta de los comicios salvadoreños; en el caso dominicano, el conflicto poselectoral, que duró aproximadamente dos meses, fue tan (sino más) importante como la preparación y el desarrollo de la jornada electoral. Sin embargo, creemos que la incompletitud de la información vertida no afecta de manera fundamental la pertinencia de esas reflexiones.

5A nuestro entender, el aporte de estos cuatro estudios consiste más en la descripción de la situación pre-electoral (preparación de los funcionarios, educación civil, confección o revisión de las listas electorales, aspectos de logística electoral como el transporte de los votantes, acuerdos partidistas, papel de los observadores antes y después de las elecciones...) y de la jornada electoral, que en un análisis minucioso de los resultados y de la recomposición del mapa de las diversas fuerzas electorales después de los sufragios.

6Sin duda, esos elementos (preparación y desarrollo de los comicios) son marcadores más fidedignos del rumbo seguido por un proceso democratizador que lo que pueden proyectar los resultados finales.

7En la cruzada democrática, debe relativizarse el peso y el alcance del voto, bien sea en cuanto al acceso o a la consolidación de los regímenes democráticos. Obviamente, la participación ciudadana es fuente y resultado del proceso democratizado; como tal, el voto no sólo representa un instrumento de cambios sustanciales en el comportamiento de un cierto número de actores; es también como una radiografía puntual del poder y de la sociedad. Sin embargo, es difícil medir su alcance: un proceso electoral “dentro de las normas” da cuenta solamente del grado de madurez de la sociedad y del gobierno. Nunca asegura la consolidación de los demás factores y menos la irreversibilidad del proceso. ¿Es el voto un instrumento de transformación de los regímenes o su resultado más inmediato? Dicho de otra manera, la cabal comprensión del fenómeno electoral abarca múltiples factores, aparentemente ajenos al sufragio, desde las condiciones socioeconómicas prevalecientes, el debilitamiento de los mecanismos tradicionales de regulación de las demandas sociales, el afianzamiento previo de mecanismos alternos, el estado del ajedrez político en su conjunto... Las modalidades de su combinación son vitales para entender la dimensión del proceso político-electoral.

8Quizás la pregunta central que podría animar el interés y la curiosidad del lector al leer esos cuatro artículos sea la siguiente: si la democracia no es únicamente un objetivo sino también un modo de convivencia política que permite la gestión de los conflictos, ¿hasta dónde ha contribuido el voto a fomentarla?

Notes

1 Organización No Gubernamental ubicada en San José (Costa Rica). El Centro de Asesoría y Promoción Electoral del iidh fue creado el 14 de enero de 1983, como un programa especializado en el tema de las elecciones. Desde su instalación, ha realizado múltiples actividades de asistencia técnica, observación de elecciones, y eventos académicos de educación y promoción electoral, únicamente en países latinoamericanos.

2 International Fondation for Electoral Systems es una Organización No Gubernamental ubicada en Washinton, USA. Ofrece servicios técnicos y de educación electoral para preparar los sufragios en países en vía de democratización (sin excluir los países que gozan de una larga tradición democrática). Los proyectos de ifes incluyen la asistencia técnica pre-electoral, la formación de los funcionarios electorales, la logística electoral, la educación cívica y electoral y, finalmente, la conducción de misiones de observación el día de los comicios, ifes ha trabajado en esta óptica, desde 1987, en más de 70 países en el mundo.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540