Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Modernidad con pies de barro

 | 
Isabelle Rousseau

Segunda parte. La modernidad salinişta

IV. Un sexenio a través de los informes presidenciales

Texte intégral

LA PERTINENCIA DEL ANÁLISIS DISCURSIVO EN EL ANÁLISIS ESTRATÉGICO

  • 1 Por ejemplo, en caso de conflictos con un sector dado o en una región específica, el jefe del Ejec (...)
  • 2 Además, el representante parlamentario, hasta la fecha, siempre ha sido un miembro de la fracción (...)

1El discurso de toma de posesión y los seis informes que rinde el mandatario mexicano pertenecen a las pocas obligaciones constitucionales bajo las cuales el jefe del Ejecutivo debe rendir cuentas —a través de sus representantes— al pueblo que lo ha elegido. Con excepción de circunstancias muy especiales, aquí sí, la separación de poderes ha sido tomada al pie de la letra: los encuentros entre el Ejecutivo y el Legislativo son contados.1 Además, se trata de una comparecencia muy sui generis pues la Constitución no prevé la posibilidad de un verdadero debate. El derecho de respuesta está muy bien canalizado: un legislador, designado de antemano por la Cámara de Diputados, lee un discurso redactado con anterioridad y la Cámara, por comisiones, analizará el contenido del informe en los días siguientes para luego dar a conocer al mandatario sus sugerencias al respecto. Es un informe con características de monólogo,2 según los reclamos más sentidos de la oposición (pan y prd, sobre todo).

2Por otro lado, la relevancia de cada uno de los seis informes se adecua a un ritual ligado al lugar que ocupa en la rueda sexenal; las directrices y las grandes orientaciones de cada uno sigue fielmente los momentos fuertes del sexenio; y las lecturas que inducen también se pliegan a este calendario peculiar. Por ejemplo, el discurso de toma de posesión y el tercer informe delimitan el campo conceptual a través del cual se va a mover el sexenio (o la segunda mitad de éste). A su vez, el último informe se presenta como una evaluación final (la mayor parte del tiempo bastante optimista) de la gestión que acaba de concluir. Mientras el segundo y cuarto informes cumplen simples requisitos, el quinto da la señal para autorizar el destape. La gestión salinista fue muy ejemplar a este respecto. Discurso de posesión y primer informe construyeron el referencial de modernidad que vertebra luego el sistema de políticas públicas durante todo el sexenio. El segundo y sobre todo el tercero consolidarán ese marco referencial, permitiendo así emprender las grandes reformas constitucionales sin haber antes, el 5 de marzo de 1992, presentado lo que vendrá a ser la piedra filosofal del salinismo: el ″liberalismo social″. Y el sexto informe ha sido un balance exhaustivo de los logros del sexenio.

3Además, la jerarquización implícita o explícita de las categorías y los conceptos presentados dejan intuir, al que esté un tanto enterado de las alianzas internas entre grupos, el nombre de los grupos, facciones o individuos que son los verdaderos mediadores, es decir los padres legítimos del algoritmo político.

4Evidentemente, representan solamente un nivel de comprensión adentro de todas las estrategias que los diversos actores pueden desarrollar en un sistema de acción concreto. Sin embargo, no se debe despreciar esta etapa por ser meramente discursiva. Su importancia reside en que aclara el conjunto de valores globales (las creencias de base de la sociedad así como una serie de normas que las acompañan) que delimitan el campo intelectual alrededor del cual los conflictos sociales van a organizarse.

5Sin embargo, no permiten ilustrar las estrategias corporativas utilizadas por los diferentes círculos que intervienen en la toma de decisiones: ni revela la identidad de los constructores y negociadores de la matriz referencial o de los paradigmas, ni tampoco deja entrever los procesamientos intersecretariales usados y menos la complejidad y la heterogeneidad de las reglas y de las limitaciones que pesan sobre las decisiones.

6Lectura oficial de los acontecimientos que afectan al país, su papel se reduce a presentar los referenciales que permiten jerarquizar la maraña de fuerzas y salir así del dilema de la ″hiperelección″. Ofrecen pues una mirada pertinente —aunque insuficiente— de las grandes directrices que orientan un sexenio.

EL ESTADO MEXICANO, UNA REVOLUCIÓN COPERNICANA BAJO EL MANDATO DE SALINAS DE GORTARI (UNA LECTURA DEL MENSAJE DE TOMA DE POSESIÓN Y DE LOS TRES PRIMEROS INFORMES)

7Si tradicionalmente el mensaje de toma de posesión de los presidentes mexicanos se ha caracterizado por ser un llamado a la unidad nacional y por presentar en términos generales el perfil de la nueva administración, en cambio los informes —cada uno con su papel específico asignado por el calendario político sexenal y por la coyuntura— se habían visto reducidos a no ser más que meros catálogos de las acciones y de las realizaciones del año (o sexenio) transcurrido. En otros términos, mientras el papel del mensaje de toma de posesión definía el nivel y la naturaleza de los problemas políticos, trazando por ende la agenda política del futuro gobierno (así como sus prioridades) siempre con la indeterminación debida para poder ser objeto de consensos, los informes guardaban un carácter más técnico y meramente informativo. Es cierto que, en este sentido, Carlos Salinas de Gortari imprime un sello distinto a sus discursos.

8Si bien su mensaje de toma de posesión conserva el tradicional papel de trazar las líneas generales acerca del rumbo que el futuro gobierno pretenderá proseguir, en cambio todos sus informes (y con mayor razón, los tres primeros) pretendieron ser aleccionadores. Se asignaron la tarea de precisar y redefinir las visiones (y, por ende, los conceptos y las nociones que las sustentan) que van a guiar al gobierno en turno y ser la base para definir las nuevas normas colectivas y los procedimientos (mecanismos, estrategias y tácticas) políticos, económicos y sociales. En síntesis, fueron una de las manifestaciones del cambio cultural, en el sentido más extenso de la palabra, que se pretendía generar. En este sentido, son verdaderas lecciones y explicaciones que ofrece entonces el mandatario que se adjudica en estos momentos el rol de ″gran educador″.

9Y no es casual. Carlos Salinas de Gortari (y su equipo más cercano) desde el principio, bajo los términos de ″modernización″, preparación del ″cambio″ y ″reforma del Estado″, ofrece una transformación total del algoritmo político, del referencial global que componen el campo cognoscitivo en la toma de decisiones. De hecho, trastoca por completo el conjunto de los valores que constituye las creencias de base de la sociedad mexicana, creencias que sus gobernantes le habían inculcado desde hace medio siglo como el alfa y el omega, la piedra filosofal de la identidad nacional, germen y garantía a la vez de una convivencia social pacífica; asimismo, Salinas transforma la serie de normas que dictan las posibles conductas. Modifica la representación que la sociedad se hacía acerca de su relación con el mundo y le presenta una nueva modalidad que debiera ser más operacional para enfrentar los embates del fin del siglo.

10La forma de lección que ofrecen los informes de Salinas acentúa una vez más el carácter dirigista del cambio, el rol de ″guía″, hasta de ″mesías″, que puede alentar el presidencialismo mexicano. En este sentido, Salinas cumple a cabalidad con su papel de gran Tlatoani. Lo que significa subyacentemente que, a pesar de que consenso y concertación parecían serlo todo, la sociedad mexicana (en sus diversos sectores, capas y núcleos), con sus contadas excepciones, poco o nada ha sido copartícipe de esta decisión y definición moderniza-doras. Por lo cual es sumamente importante enterarla del cambio, explicarle sus peculiaridades, las visiones que lo sustentan y que, a partir de este momento, serán las únicas válidas, acertadas y aceptadas (las otras serán remanentes nostálgicos de un pasado que es presentado como afuncional hoy en día). El mandatario sabe bien que la reforma que propone quedará como letra muerta si no está acompañada por un cambio de mentalidades (y por supuesto de visiones y creencias) de parte de una buena fracción del conjunto social. En este sentido, sabe que el éxito de esas medidas no se puede hacer a espaldas de la sociedad; hay, pues, que ganar adeptos so pena de fracasar. Esta es una de las principales misiones de los informes: educar, concientizar, alentar y convencer para hacer discípulos. Por esto Salinas ha sido tan repetitivo y reiterativo en sus diferentes discursos: el mensaje debe ser claro para todos.

11Evidentemente esos informes ofrecen solamente el producto acabado: el nuevo algoritmo-base de las futuras políticas públicas. No son una clave para descifrar ni cómo se ha montado el nuevo referencial ni quién (quiénes) ha sido el principal responsable intelectual. Es decir no permiten por sí solos vislumbrar cuáles han sido las etapas que han marcado la representación y luego la formulación de los que aparecieron en un momento dado como ″problemas″, enigmas, anomalías ante las cuales había que aportar una solución. Lo que parece seguro es que este nuevo algoritmo tiene mínimamente un sexenio de haberse gestado, aun y cuando no había revelado a plenitud sus rasgos. Tampoco revelan la identidad de los ″mediadores″, de aquellos actores que han apuntalado y precisado los conceptos, las normas, las visiones —progenitores del nuevo algoritmo político— y que ocupan una posición verdaderamente estratégica en el sistema de decisiones (aun cuando no aparecen en el organigrama formal de la alta administración). Tampoco indica la identidad de los grupos o facciones que han presentado y peleado por visiones alternas, antagónicas, ni los argumentos que han esgrimido para defenderlos. Solamente ofrecen la visión del ganador sin precisar la amplitud ni el vigor de las fuerzas opuestas a este paradigma.

12¿En qué ha consistido exactamente el cambio de algoritmo político salinista? ¿Cómo lo ha programado y presentado a través de los diferentes discursos? La presentación del nuevo paradigma político cubrió varias etapas (a pesar de haber sido plenamente identificado y constituido desde el inicio del mandato). El discurso de toma de posesión enfatizó la necesidad de la modernización precisando los grandes ejes (acuerdos nacionales) sin entrar en muchos detalles. En cambio, el primer informe constituyó la verdadera presentación y defensa del nuevo paradigma. El segundo y tercer informes precisaron algunos aspectos (sobre todo referentes al Tratado de Libre Comercio, verdadera extensión de la nueva filosofía en el plano de las relaciones exteriores y comerciales) y afianzaron y consolidaron los conceptos emitidos en el primer discurso.

13De hecho, el mensaje de toma de posesión fue a la vez una justificación de la necesaria modernización (nacionalista, democrática y popular), planteando asimismo los grandes ejes (acuerdos) alrededor de los cuales se iba a fundamentar: ampliar la vida democrática, recuperar la economía y la estabilidad y mejorar el bienestar popular. En sí, esos tres acuerdos no son muy novedosos; cada mandatario expresa lo mismo (crecimiento, democracia y justica social); sólo los lemas son distintos. Comprueban a lo sumo el reconocimiento de cada mandatario acerca de los problemas que acechan al país. En cambio, difieren en la concreción de ese pliegue de buenas intenciones (llamado ″enunciado de objetivos″). A su alrededor, el nuevo mandatario precisa una agenda política para el primer año: una reforma electoral (″reforma demorática por la cual convoca a los partidos políticos al diálogo″) y la renegociación de la deuda (viene a ser el punto nodal de la recuperación después de haber ″corregido las deficiencias estructurales″). En cambio los programas de política social no sólo se antojan de más largo plazo sino que además tienen destinatarios distintos: mientras el Pronasol viene dirigido a los sectores internos (los marginados), la lucha contra el narcotráfico tiene como meta lograr la aprobación de los vecinos del norte (indispensable para la buena prosecución de planes comunes).

14En este sentido, el mensaje de toma de posesión viene insistiendo sobre la modernización y la agenda del primer año de gobierno más que sobre la explicitación del nuevo paradigma, tarea asignada al primer informe.

15Su título (″La reforma del Estado: vuelta al origen″) no es casual. Inscribe el nuevo paradigma en armonía con los principios revolucionarios de 1917 (concretados en la Constitución). El contenido del discurso lo precisa: frente a una desviación del espíritu revolucionario, a la cual conllevaba el viejo algoritmo (la grave crisis económica del 82 es la mejor prueba de la ineficiencia de este paradigma), su reforma adquiere rango de ″purificación″. La evocación ″vuelta al origen″ tampoco es fortuita: la reforma va a tocar una pieza clave tanto del sistema político mexicano como de las creencias y esperanzas que giran a su alrededor: el papel y el tamaño del Estado mexicano. El estatismo que volvía obeso al Estado mexicano se fundamentaba sobre la ecuación: ″A mayor Estado, mayor justica social y mayor progreso económico″.

16Conservando los mismos términos, Salinas cambia las medidas: ″A menor Estado, mayor justicia social y mayor progreso.″ Evidentemente la diferencia cuantitativa se funda sobre una diferencia cualitativa: un Estado con otro matiz. Si, en la concepción anterior, el papel de gran administrador iba ligado de la mano con la atención social, la nueva administración cuestiona fuertemente este nexo causal. En este sentido, Salinas lleva a sus últimas consecuencias un planteamiento que la gestión de Miguel de la Madrid había esbozado. Si De la Madrid subrayaba la necesidad de una fuerte dieta adelgazante para un Estado que se perfilaba como pésimo empresario, nunca estableció un vínculo entre un Estado chico en lo económico y grande en lo social. En esto consiste uno de los mayores aportes de Salinas a este principio de corte neoliberal. Lo cual no sólo será el fundamento teórico y práctico del Pronasol sino que también anuncia la famosa doctrina del liberalismo social, establecida en marzo de 1992. En este sentido, Salinas opera una verdadera revolución co-pernicana con el concepto de Estado.

17En el calendario político, parece que era el momento propicio. Durante el mensaje de toma de posesión, presentar con exhaustividad su visión y la magnitud de los cambios hubiera asustado; sobre todo, con la carga de dudas que pesaban sobre su elección (Cárdenas y los suyos no lo bajaban de ″usurpador″). Tuvo primero que legitimarse para poder operar cambios drásticos. Esa fue la tarea del primer año de gobierno a través de tres logros: la reforma electoral (y la entrega de una gubernatura a un candidato de la oposición), con la participación y el apoyo de una de las principales fuerzas electorales y partidistas; la renegociación de la deuda; y los golpes asestados a los viejos caciques que súbitamente transformaron las cárceles mexicanas en verdadera ″arca de Noé″ (un espécimen, de cada sector, encarcelado). Por otro lado, al esperar más tiempo para presentar el nuevo paradigma (el segundo informe por ejemplo), hubiera sido igual de contraproducente, por llegar demasiado tarde en la lógica sexenal. En cambio, en el segundo y el tercer informes podía darse el lujo de precisar, consolidar las ideas emitidas en el primero. Su papel principal consistió en extender el cambio de percepción sobre el Estado y aplicarlo a las delicadas cuestiones de las relaciones internacionales (comercio exterior). Se requirieron dos informes para presentar el Tratado de Libre Comercio. El segundo informe prepara las mentes; el tercero presenta la versión final. Los dos se enfocan a precisar y trabajar los conceptos de soberanía y de nacionalismo: el segundo informe vincula hábilmente las nociones de solidaridad con la de soberanía (″Un Estado que sabe ser solidario con los suyos al interior no puede ser más que un gran defensor de la soberanía nacional hacia el exterior″); el tercero vincula la modernidad con el nacionalismo.

18En otros términos, a partir del tercer informe se puede decir que ya está listo el marco conceptual que permitirá así al mandatario presentar las grandes reformas del sexenio; posibilidad reforzada por la recuperación numérica del pri en el Congreso de la Unión.

19En este aspecto, la parte más técnica de los informes (lo que suele llamar el mandatario ″los hechos″) apareció como búsqueda de una coherencia interna entre lo dicho y lo hecho, el referente global y los referentes sectoriales, mostrando así la factibilidad y la pertinencia de la reforma paradigmática.

20Por el tamaño de los cambios, Salinas ha puesto mayor énfasis que sus precesores para alentar a la población a seguir adelante. Sus mensajes a la nación (ya no al Congreso de la Unión) son verdaderas ″porras″ a la población no sólo para animarla —reanimarla— sino sobre todo para inculcarle confianza en sí misma. Este último rasgo es de suma importancia: demuestra la sensibilidad del jefe frente al escepticismo de sus tropas, testigos y objetos muchas veces de los sueños y de las ilusiones que hasta ahora ha llevado consigo el esfuerzo modernizador.

21Frente a este esfuerzo magistral de precisión conceptual por parte del presidente, las verdaderas preguntas siguen siendo: ¿hasta dónde ha sido captado el mensaje?, ¿cuáles son los sectores que han sido más sensibles a esta argumentación?, ¿hasta dónde esas lecciones pueden tener impacto sobre un cambio de actitudes y mentalidades, cuando tienen que vencer por un lado la inercia del grueso de la población y sobre todo los intereses desplazados de varios sectores políticos, sindicales, empresariales?, preguntas esenciales pues tal transformación parece ser la condición sine qua non para un cambio real de políticas públicas.

22Para el observador —el que mira silenciosamente los métodos empleados para transformar (revolucionar) un sistema— esos cursos dictados frente a la nación, si bien son imprescindibles, no bastan si no están sustentados por un conjunto de acciones (más que todo en el plano cultural) que vienen a respaldar y otorgar crédito a esas nuevas concepciones.

23¿Hasta dónde la administración salinista ha logrado penetrar y transformar el capital cultural de la población para no dejar como letra muerta el sentido de esos informes?

LOS RETOS DE LA CONSOLIDACIÓN MODERNIZADORA*

  • * Publicado en l'Ordinaire du mexicaniste, gral, Toulouse, oct-déc. 1992, se refiere al cuarto infor (...)

24Antecedente cronológico de las reformas espectaculares que se iban a gestar durante el año siguiente, el tercer informe tenía una doble misión: recordar los grandes principios sobre los cuales se edificó el sistema político (y, por ende, la nación) y asegurar que la ola reformadora no los tocaría en lo sustancial. Indicaba una pausa en el camino antes del jactancioso asalto modernizador. El cuarto informe, después del registro legal de las diversas reformas, adopta un tono diferente: se presenta como una exhortación que el presidente Salinas resume en una sola palabra: consolidar lo reformado. La voluntad explícita que se dibuja es la de trazar los retos y los rumbos del fin del sexenio: concretar, hacer efectivo un cambio que, por el momento, ha quedado plasmado, antes que nada, a nivel constitucional. Indica así la dimensión y la dificultad de la tarea a realizar: se trata de pasar la prueba de fuego de la viabilidad y duración del proyecto del gobierno de Carlos Salinas de Gortari. De lograrse su institucionalización, ipso facto el actual presidente adquirirá una dimensión histórica personal, más allá de las futuras contingencias sexenales.

25En síntesis, Salinas está enfrentando lo que no dejó de asombrar al historiador Charles Hale en su estudio del liberalismo del siglo xix: la imposición (e institucionalización), por parte de una pequeña élite, de un proyecto ajeno a las creencias y prácticas profundas de las grandes mayorías.

26Este mensaje presidencial asimismo marca un parteaguas (el fin de los cambios radicales y el inicio de su consolidación), apaciguando de golpe los ánimos especulativos que se desencadenaron últimamente (reelección presidencial, modificaciones radicales a la Ley Federal del Trabajo...).

27De entrada, el presidente reitera dos ideas que si bien pueden parecer a priori antagónicas, son complementarias: su propio compromiso con el cambio y, paralelamente, la continuidad que ha tenido su administración.

  • 3 La oposición de izquierda, y en particular el Partido de la Revolución Democrática (prd), ha sido (...)

28La reafirmación del cambio como hilo conductor de su gestión le permite presentarse como el digno continuador del espíritu de la Revolución mexicana, a pesar de las acusaciones de las cuales ha sido objeto.3 (″El extraordinario movimiento liberal del siglo xix y la gran Revolución mexicana nos heredaron la visión política del país... es una visión de cambio, porque fue precisamente la capacidad de transformarnos lo que ha asegurado nuestra permanencia como nación. ″)

29La búsquedad de la continuidad en su gestión personal, a su vez, es garantía de estabilidad por ser el signo visible de un sustrato firme, un proyecto de nación que está anclado en el pasado del país. Es también sinónimo de un esfuerzo permanente para adecuar, en todos los planos, los compromisos con los actos y las realizaciones. Más que tratar de verificar empíricamente la veracidad de tal aserción, lo interesante reside en lo siguiente: si bien este gobierno se inició bajo los auspicios de una ruptura en el equilibrio en casi todos los campos, sin embargo aquélla se ha llevado a cabo bajo control (″había rumbos claros″). ¿Quizás el mensaje sea dirigido en primer término a los miembros de su propio partido que han manifestado, en este sentido, algún tipo de desconfianza?

30En contraparte, el último tercio del sexenio tendrá que emplearse en la recuperación del equilibrio, principio toral en la supervivencia del sistema político mexicano. En este sentido, el concepto de ″liberalismo social″, que acentúa la idea de un justo medio entre dos excesos —el liberalismo y el socialismo (estatismo) a ultranza— ha sido la piedra angular de esta administración. En la lógica del poder, es un concepto que permite, a la vez, justificar los cambios y asegurar la continuidad. Por eso, vertebra el informe; y es núcleo de los dos grandes ejes de la atención presidencial: el entorno internacional (con su contraseña, el nacionalismo) y las reformas de inspiración liberal, con su contrapeso: la justicia social.

Las circunstancias mundiales y la reivindicación del nacionalismo

  • 4 ″Un mundo unipolar en lo militar y multipolar en lo comercial, tecnológico y financiero. ″

31Es notoria la atención dedicada a los acontecimientos internacionales: éstos abren y cierran el informe. Más que nunca, sus repercusiones en la política interna son visibles; determinan ampliamente el éxito del proyecto económico y son aleccionadores en lo político. La dualidad4 que rige las circunstancias mundiales origina la adopción de la dicotomía mexicana: la búsqueda de la apertura y de la diversificación en lo económico y el refuerzo del nacionalismo (¿estatismo?) en lo político.

  • 5 La alusión implícita de Salinas al rechazo de los daneses al Tratado de Maastrich así como el fort (...)

32Hasta cierto punto, la viabilidad del proyecto de Salinas está circunscrito al ámbito internacional. Es obvio en lo económico: las repercusiones inmediatas que ha llevado la recesión de las economías más avanzadas sobre el deterioro mexicano en los términos del intercambio (disminución de los precios de las materias primas agrícolas y mineras) hablan por sí mismas. No lo es menos en lo político. La disolución de la urss con el consecuente predominio militar y político de los Estados Unidos subraya la inconsistencia y el peligro de un esquema político basado sobre la lógica económica. De paso, justifican la reafirmación de la presencia del Estado en la conducción del país y, por ende, el llamado al nacionalismo, sustento de la soberanía. En la misma tónica, la referencia al Viejo Continente —pionero, hasta hace poco, en la defensa de los valores supranacionales—5 sirve de paradigma para recordar la actualidad y la fuerza de los sentimientos nacionalistas. Los acontecimientos externos, entonces, sustentan y recalcan la pertinencia de una doble lógica como vía mexicana.

Liberalismo económico y justicia social

33Si alguna vez hubo dudas en el énfasis económico de la modernización salinista, la naturaleza de las reformas adoptadas recientemente y la amplitud (casi una tercera parte del discurso) que el cuarto informe dedica a este tema, las borra.

  • 6 Sobre todo por parte de la iniciativa privada. El comienzo de una fuga de capitales y los aumentos (...)

34Es una cuestión de prioridades: al igual que en el liberalismo social, en donde el sustantivo es liberal y el adjetivo es social, en el proyecto salinista, el éxito de la economía es el sustantivo: condiciona el éxito de las otras medidas (en particular, de la política social). Las dificultades que empiezan a vislumbrarse en este campo —haciendo peligrar el conjunto del programa— justifican tal esmero en el mensaje presidencial. El reporte tiene que ser preciso pero también alentador para calmar toda clase de inquietudes.6 Es una reafirmación tajante de la validez de los principios adoptados: abatir la inflación mediante la estabilidad de precios (lo que implica austeridad) es la única vía para lograr y consolidar el crecimiento económico, el cual, a su vez, condiciona el monto del gasto social. Los focos rojos que se encienden actualmente o bien encuentran justificación como parte inherente del proceso (Cf. el exceso en las importaciones) o bien son presentados como mera derivación de la situación internacional (recesión mundial, bajas en los precios internacionales de ciertos productos). El modelo es intachable; más importante, no permitirá recaer en la crisis a la cual había conllevado un endeudamiento externo excesivo.

35El informe está atravesado por un lema reiterado a la manera de un leitmotiv: El rumbo es correcto; sin embargo, no asegura por sí sólo el éxito: el esfuerzo debe proseguir y ser tarea común.

36En otros términos, si las decisiones y las reformas fueron producto de la visión y la voluntad de unos cuantos, en cambio, la consolidación es tarea de todos; implica corresponsabilidad. Las reformas puestas en marcha a nivel constitucional no son más que herramientas útiles a la práctica, impulsos necesarios pero no suficientes. Es su correcto manejo el que determinará la naturaleza y la profundidad de su alcance en la dirección perseguida. Y las bases de un manejo correcto residen en las actitudes y los valores de todos: el trabajo y la perseverancia como fundamentos de un cambio de mentalidades. En este sentido, más que un reporte de los avances alcanzados, este informe es un verdadero pliego petitorio de carácter moral. El pueblo mexicano aparece entonces como el depositario, en última instancia, del éxito o del fracaso del proyecto que su presidente ha echado a andar.

  • 7 A este respecto, es digno de mencionar el señalamiento que hizo en México,algunos días después del (...)

37El incentivo abarca todos los campos, pero se hace más explícito en lo económico: la disciplina fiscal tendrá que proseguir con la misma severidad ″aun cuando la inflación habrá alcanzado un sólo dígito″;7 el Tratado de Libre Comercio ″no es la solución a todos nuestros problemas ni sustituye el esfuerzo que nos corresponde realizar″; aunque la reforma al artículo 27 constitucional y una nueva ley agraria hayan sido aprobadas, los beneficios ″requieren de tiempo para madurar, por lo que debemos continuar y profundizar todas las acciones que fructificarán en el mediano y largo plazos.″

38Si las reformas han sido las herramientas para la modernización y el cambio del país, el liberalismo social es el manual que indica la manera correcta de usar esos instrumentos. En su doble faceta, el liberalismo social es una recuperación del legado de las grandes corrientes que han impregnado la historia nacional (el movimiento liberal del siglo xix y el movimiento de revolución social, herencia de los inicios de este siglo).

39En política, el liberalismo está vinculado a la idea de ″respeto″: el respeto a los derechos humanos, el respeto a los derechos de las regiones (federalismo) y el respeto a los derechos, la presencia y la competición de las organizaciones partidistas. Colocado como ″una convicción ética y política″, el respeto responde, quizás por encima de todo, a una convicción económica. El enlistado de las acciones que emprendió el gobierno para alentar el federalismo, por ejemplo, recuerda que la política del ″Laissez Faire″ requiere agentes autónomos y responsables. Además, invocar el respeto como parámetro para medir los excesos posibles de la apertura y de la competitividad permite tomar distancias con la asimilación del ″liberalismo″ con la ″ley de la jungla″. En la más pura tradición liberal, Salinas deposita su confianza en la ley, referente último.

40En cambio, el álgido problema de la democracia está ligado con la otra cara de la moneda: la justicia social. La naturaleza y la operación de la política social ″abre un espacio para el ejercicio de la democracia directa vinculada a lo inmediato, a lo cercano y cotidiano... paralela, pero no reñida, con las instituciones representativas″. Enmarca así la especificidad de la democracia a la mexicana. Si las democracias occidentales han fundamentado el principio democrático en la filosofía liberal (libertad e idea de representatividad legal), con su carga histórica, México hace descansar el principio democrático en la filosofía social (búsqueda de la igualdad en aras de justicia).

41Así concebida, la democracia está condicionada, hasta cierto punto, por el buen desempeño de la economía. En cambio, la cuestión electoral —sobre la cual se hubiera podido esperar más énfasis por las pasiones que ha desatado últimamente— está abordada con mucha sobriedad, tanto en el tono como en el contenido. Fiel a los supuestos liberales (la competencia), se acepta el fin del partido casi único que alentará tareas específicas por parte del gobierno: además de la credencial electoral con fotografía, más importantes son los tres anuncios sobre el financiamiento transparente de los partidos, el tope a los costos de las campañas y el uso de los medios de comunicación y los procedimientos que garanticen imparcialidad en las contiendas electorales); en la misma lógica, su contrapartida viene a ser la corresponsabilidad de todos los partidos para la construcción, calidad y porvenir de la democracia.

Los retos de la concreción modernizadora

42Más que un balance (en donde se establecen los saldos tanto negativos como positivos), este informe cumple una función eminentemente política: incentivar a la consolidación del cambio. Por lo tanto, enfatiza sobre todo los logros. Actitud que arriesga convertirse en contraproducente. Que no se señalen los rezagos, fallas o problemas —cuando en ciertos casos son tan obvios— podría ser interpretado como signo de mala fe, poniendo en tela de juicio consecuentemente las intenciones de transparencia que repetidas veces ha adelantado este gobierno.

43Y los retos no son menores. La pretendida institucionalización de los cambios tendrá que hacer frente a un cuadro económico y político que se antoja complejo, por lo menos en un futuro inmediato. Y tendrá que salir bien librada si quiere demostrar la bondad de la reforma.

44Sin embargo, quizás el dilema mayor radique en dos fenómenos: el peso de las resistencias y de los bloqueos tanto de las viejas estructuras como de los hombres y la ausencia de órganos intermediarios así como de un nuevo personal político-administrativo (más a nivel de cuadros intermedios que a nivel cupular), lo cual ha tenido como principal efecto, hasta el momento, el refuerzo del personalismo, del centralismo y del verticalismo en la toma de decisiones y la operación de acciones.

45Tal es el precio de la modalidad que se eligió para impulsar el cambio: la imposición de un proyecto por un pequeño grupo al conjunto de la sociedad, la cual no tiene ni las referencias culturales y vivenciales suficientes para entenderlo en toda su complejidad ni quizás los deseos fundamentales para aceptarlo. Lo curioso es que este informe de alguna manera se presenta como una transferencia de poder y de responsabilidad: mientras el impulso inicial del proyecto dependía de la cúpula, su buen andar reposa en las mayorías. Marca el camino de un tránsito del voluntarismo político (concepción y operación de un proyecto) a un fenómeno cultural y social (problema de la comprensión y aceptación de un proyecto antagónico con los valores y los intereses inmediatos de la gran mayoría).

46La resolución positiva de esta transferencia es imperativa si el presidente Salinas quiere asegurar la perpetuación de su proyecto. No lo hubiera podido señalar más claramente: las reformas ya iniciadas deben convertirse en ″prácticas cotidianas que trasciendan a los individuos y se conviertan en instituciones. Es la fundación de instituciones lo que ha fortalecido a nuestra patria″.

47¿Qué tanto se podrá, enmarcado por un calendario tan apretado —la sucesión presidencial y la puesta en funcionamiento del Tratado de Libre Comercio—, fomentar hábitos distintos (en la sociedad y en los partidos), única base real y sólida para el afianzamiento de la modernización plasmada hasta ahora principalmente en la Constitución?

48Paralelamente, está subyacente el problema de un divorcio tajante entre los valores (liberalismo, apertura, democracia, transparencia, respeto...) que, a la vez sustentan este proyecto modernizador y del cual éste se reclama permanentemente, y los métodos con los cuales se ha echado a andar, fundamentados en esos hábitos que el mismo modelo condena: la imposición y el autoritarismo. ¿Hasta dónde es posible sostener tal divorcio cuando están debilitados —sin tener todavía reemplazo— los nexos, los cuerpos intermediarios que permitían hilar con cierta armonía y habilidad las perspectivas modernizadoras con los valores tradicionales? (Cf. los caciques, las corporaciones...).

49¿Hasta qué punto será posible mantener tal divorcio cuando las elecciones en el país del principal socio comercial llevaron al poder a un partido que se muestra más intransigente con la cuestión de la democracia y de la transparencia?

50Y, por fin, si la consolidación logra concretarse, ¿no sería el origen de una necesaria reunificación de esa dualidad de principios que ha sido una de las bases tan sui generis y tan exitosas de la política a la mexicana: el liberalismo en materia económica y el estatismo en cuestiones políticas? Es decir, si el modelo se enseña fecundo a nivel económico, ¿acaso no alentaría a aprovechar en lo político la bonanza de aquellos principios que se muestran tan fecundos económicamente? ¿Y no traerán aparejado un cambio de conducta que tendrá efectos en lo político?

LOS QUINTOS INFORMES PRESIDENCIALES*

  • * Este artículo analiza el quinto informe que rindió el jefe del Estado y del gobierno mexicanos, Ca (...)

51La lógica sexenal canaliza y predetermina a la vez el sentido de los grandes acontecimientos en el país. Los informes presidenciales no escapan a este ritmo; si bien todos son importantes, algunos adquieren mayor relevancia por el lugar que ocupan en la rueda sexenal. Es el caso, por ejemplo, del quinto informe.

52Por un lado, es el informe de la despedida, una suerte de adiós del presidente en turno. El quinto informe da luz verde al ″destape″ del candidato del pri, lo cual significa una pérdida real de poder para el mandatario en turno, aun cuando siga conservando formalmente el cargo constitucional todavía un poco más de un año. Con una pizca de nostalgia, es sobre todo el informe del recuento, de la recapitulación, del balance; el que establece el deber y el haber, lo que se ha hecho y lo que falta por hacerse, al que son tan proclives los hombres del gobierno. En este sentido, el telón de fondo del quinto informe de gobierno es eminentemente político.

53Por el otro, abre la puerta a tres eventos de suma trascendencia y tiene que abonar el terreno para que cada uno de ellos se despliegue de la mejor manera posible. La designación inminente del sucesor, la campaña electoral del candidato priísta y las elecciones presidenciales son los tres grandes desafíos que encara el quinto informe. El mensaje que entrega el jefe de la nación en esta ocasión es de alguna manera una respuesta a esos retos. Debe dibujar el panorama interno y externo de tal manera que el sucesor —cuando llegue el momento de hacer pública su nominación— aparezca como el candidato natural, el más apto para resolver los problemas vigentes, lo que permite, por lo menos, debilitar los desgarres internos de la clase política. Y, en vista de preparar unas elecciones favorables al candidato del pri, se requiere trazar un cuadro global alentador, sea cual fuere la gravedad de la situación nacional.

54Por todo eso, el quinto informe está imbuido por el fantasma de la sucesión. El destape es el tema implícito, candente, a sotto voce. Fomenta un juego muy parecido a este juego infantil de las escondidillas. La clase política está suspendida a las palabras presidenciales en afanosa búsqueda de signos y pistas que permitan discernir, con el menor equívoco posible, el nombre del futuro sucesor sin dejar de tener el ojo puesto sobre los aspirantes a la candidatura priísta con ganas de descubrir gestos o ademanes significativos; por su lado, el presidente se afana en complicar la adivinanza entrecruzando elogios a los diversos aspirantes, enviando mensajes contrapuestos mientras, por su lado, los precandidatos se entregan a la tarea de conservar la calma, la serenidad, la ecuanimidad y un casi absoluto mutismo, sabidos de que —como algún día lo pronosticó el jerarca don Fidel Veláz-quez: ″El que se mueve no sale en la foto″.

55Los penúltimos mensajes a la nación de los dos mandatarios precedentes respetaron ese marco presucesorio.

56La serie de problemas explosivos que ya se estaban acumulando pero que —por la inercia de los fenómenos económicos— quedaban todavía fuera de la vista de las grandes mayorías, obligaron a José López Portillo a edificar un mensaje encuadrado por dos requisitos casi contrapuestos: preparar las mentalidades a la llegada de cambios muy serios porque ése iba a ser el panorama prevaleciente durante la campaña electoral; y, en el mismo momento, tranquilizar los ánimos pregonando la fuerza institucional que preserva del desorden y permite conservar el control. De aquí, la construcción de su discurso alrededor de dos expresiones: ″los cambios exigen cambios″ y ″los cambios exigen estructuras″. Paralelamente, su discurso dejaba en claro la índole económica de los problemas nacionales propiciando pocas dudas entonces acerca del nombre del sucesor. El mismo López Portillo lo recuerda en sus memorias, Mis tiempos:

  • 8 Mis tiempos; biografía y testimonio político, José López Portillo, vol. II, Fernández Editores, 19 (...)

Los dos últimos posibles precandidatos eran Javier García Panlagua y Miguel de la Madrid... Uno, para el caso de que se desordenara el país por la crisis económica y se necesitara una mano fuerte y de sabia raíz popular; el otro, para el caso de que la expresión crítica fuera fundamentalmente financiera. Como esto último es lo que básicamente ocurría, el Partido se fijó en... Miguel de la Madrid.88

57El quinto mensaje de Miguel de la Madrid también respetó las reglas implícitas en vigor. El mensaje fue doble: por un lado, subrayar la gravedad de la crisis que había azotado al país y, paralelamente, la naturaleza y el grado del esfuerzo emprendido con los consiguientes resultados, predominantemente en cuestiones económicas. Tal vez la tesis que mejor sintetizó entonces este discurso presidencial fue la luz de esperanza que dejó entrever: ″Nuestro tiempo ya no es de emergencia sino de renovación″, es decir un prudente optimismo con base a una evaluación positiva del tejido institucional con el que cuenta el país para hacer frente a la adversidad. Por el otro lado, se empeñó en destacar nítidamente que los resultados se cosecharían en el sexenio siguiente: ″un gobierno responsable no busca logros y avances durante el periodo de su mandato... el proceso no se agota en una administración″, lo que dejaba en claro que el sucesor tendría que presentar un perfil muy acorde a los lineamientos seguidos desde 1982 para evitar que se revirtiesen los logros alcanzados y por alcanzar, al menos en lo económico.

58El penúltimo informe que acaba de ofrecer el actual mandatario sigue fiel a las tradiciones del sistema aunque innova en algunos aspectos.

59Consciente de su ubicación en el marco sexenal, Salinas presenta un doble informe: primero, ofrece un breve pero eficaz balance anual; luego, dedica la mayor parte de su discurso a una recapitulación de su administración. Son mensajes complementarios.

El balance anual bajo los signos del avance y de la consolidación del cambio

60La evaluación del año transcurrido abre el quinto informe y marca el tono general del discurso: alentador, optimista sin dejar de ser realista. Preconizar la efectividad del avance y de la consolidación de ″la Reforma a la Revolución″ permite al mandatario ratificar la idoneidad del camino seguido y, por lo tanto, reforzar la idea de continuismo. Subraya la coherencia que ha sabido guardar su administración; recalca también que los tiempos actuales y por venir son momentos de fortalecimiento y ya no de transformaciones, previniendo así contra un doble peligro y un doble temor que ya venían siendo costumbre desde hace dos décadas: la imprevisibilidad del sexto año y la asociación entre cambio sexenal y cambio de rumbos y de opciones en la política nacional.

Tres consideraciones vertebran el balance quinquenal salinista

61Nucleados alrededor de un redimensionamiento de la soberanía nacional, considerada como principio toral de toda acción, y desembocando sobre un lema alentador —″México es más fuerte″—, tres ejes destacan como pautas originales e innovadoras con relación a los penúltimos informes de los dos presidentes anteriores:

62Una visión del futuro anclada en un sentido institucional. Quizás sea la mayor novedad en un quinto mensaje a la nación pues ni José López Portillo ni Miguel de la Madrid, demasiado ocupados en atender los focos rojos que encendían el fin de sus sexenios respectivos, se atrevieron a trazar con tanta nitidez el camino por seguir y menos a colocar su propia administración como parteaguas entre dos siglos, dos generaciones, dos tiempos históricos (la Revolución y la Reforma de la Revolución)...

63Esta visión del futuro otorga sentido a las modificaciones operadas (″hemos plantado las semillas″) y se sustenta a la vez sobre el cambio generacional (″somos la generación del cambio″). Aquella renovación en la clase político-administrativa fue quizás el factor principal que hizo posible las reformas; le toca también ser el actor privilegiado para ″continuar la tarea, concluir el propósito, alcanzar las metas″.

64Sin embargo, el diseño del porvenir nunca se plantea como la visión de un futuro demoledor del pasado; al contrario, su fuerza estriba en su profundo reconocimiento, respeto e integración de las tradiciones. Permite así a Salinas inscribir su obra en el marco de la institucionalidad, dejando en segundo lugar todo protagonismo personal.

65Una doctrina —el liberalismo social— dotada de una doble paternidad: Benito Juárez y Emiliano Zapata. Esta visión del futuro se respalda en una doctrina, un marco ideológico —el liberalismo social— que, por lo menos en lo que sirve a los propósitos del informe, adquiere dimensión e inspiración históricas con el juarismo y el zapatismo.

66Olvidando la persona de Jesús Reyes Heroles que, en algún momento, sirvió a los propósitos de la nueva filosofía, esta vez Salinas utiliza el nombre de Benito Juárez como en-carnanación —por su doble figura de liberal y republicano— del respeto a la soberanía nacional. Respaldada por la historia y la geografía del país, la soberanía opera como una garantía frente a los temores que más de un sector expresa en este momento de gran y múltiple apertura comercial. La reiteración de Carlos Salinas sobre lo que él define casi como el alfa y el omega de toda acción colectiva, la ″esencia misma de nuestro ser nacional″, le permite distanciarse de aquellas ″grandes naciones industrializadas que insisten en que la soberanía es hoy un concepto obsoleto″ y soslayar de manera inequívoca su valía per se, que le impide ″ser un valor pasado de moda″, sometida a las leyes del mercado como cualquier otra mercancía. Ampararse con la figura de Juárez, por otro lado, es una estrategia discursiva hábil que permite al mandatario invalidar la comparación que se ha venido haciendo muy a menudo entre el ″salinismo″ y el porfiriato.

67Siempre bajo el rubro liberal, el mandatario ha insistido también en el esfuerzo de diversificación de las relaciones diplomáticas y económicas de México con el exterior. Afloja un tanto el peso y la importancia que se había otorgado durante el último año al Tratado de Libre Comercio con los vecinos del norte cuyo destino es más que inseguro en este periodo otoñal. Como ya lo había recordado en sus informes anteriores, Salinas no deja de rememorar la función puramente instrumental del tlc en contraste con ″los esfuerzos internos, el ahorro, la productividad, la calidad″. Esto le da pauta para subrayar el carácter inofensivo de su no-ratificación y adelantar que sus beneficios en parte ya han sido cobrados (el interés de los europeos hacia México y los acuerdos comerciales con los demás países latinoamericanos: Chile, Colombia y Venezuela, por lo pronto).

68La convicción social que ilustra la persona de Emiliano Zapata se plasma en dos temas, correlacionados, en los cuales la reiteración de Salinas ha sido notoria: el campo y las políticas de índole social, entre las cuales destaca el Pronasol. Ambos tienen en común una referencia a los sectores marginados o menos beneficiados por esos cambios económicos que se han venido gestando desde el inicio del sexenio. Explica la redoblada atención e inversión que se les está otorgando: un financiamiento total al campo, superior en 27% al de 1992; el nivel más alto en lo que va del siglo en el gasto nacional para la educación; un aumento del gasto social en casi 80% en términos reales durante los cinco últimos años, es decir una erogación superior al 50% del presupuesto federal. Tampoco se puede descartar la intención electoral, siendo finalmente los sectores más fieles en términos de captación de votos.

69La situación drástica en la cual está inmersa el campo, además de apuntar el fracaso rotundo de la reforma al 27 constitucional, plantea uno de los problemas cruciales que el próximo sexenio tendrá que encarar con firmeza, con mayor razón si entra en vigor el tlc. El presidente lo recordaba: ¡afecta a un cuarto de la población del país, la cual participa solamente con el 8% del pib!

70La referencia prolongada a las políticas sociales desarrolladas durante esta administración demuestra sencillamente que vienen siendo el principal sector de acción que queda para el Estado en una nación en la cual el sector privado ya tiene entre sus manos, en gran parte, las riendas de la economía.

71El llamado al pacto de civilidad como ademán democrático. Evocar la renovación de los poderes Ejecutivo y Legislativo federales y de la Asamblea de Representantes del Distrito Federal constituye otra novedad de peso con los quintos informes anteriores. Enfrentar la cuestión invitando a las fuerzas vivas del país a un acuerdo mínimo para respetar las reglas del juego quiere ser una medida eficaz en contra de la posible repetición de los sucesos poselectorales, tanto del 88 como después del 88. Al asumir un compromiso personal con la transparencia electoral y al convocar al amparo de la legalidad, Salinas lanza una advertencia a dos tipos de interlocutores: a los funcionarios de su propio partido anclados a viejas prácticas, por lo menos turbias, y a la oposición que ha sabido aprovechar la situación para forzar a negociaciones poselectorales. Es cierto, sin embargo, que dentro de la oposición el primer destinatario de tal pacto es el prd. Conocido por sus posiciones de intransigencia, fue el único partido por ejemplo en negarse a firmar el acuerdo con lo cual cada fuerza política renunciaba a interpelar al presidente de la República durante la lectura del informe. El alcance político de esta convocatoria es innegable: le permite conseguir la aprobación de los sectores modernos y de la comunidad internacional y, bajo esta doble apreciación, obliga a la oposición a la reciprocidad. Pero también este pacto tal y como ha sido lanzado presenta una doble fragilidad; por un lado, la apelación a la voluntad general de los diferentes actores hace hincapié implícitamente en la ineficiencia del aparato jurídico-legal restando importancia al alcance de la reforma electoral recién aprobada. En todo caso, ¿será suficiente un llamado de esta naturaleza para remediar la carencia de madurez político-cívica vigente en el país? Por otro lado, es un pacto cuya ambigüedad deriva de la naturaleza del lugar desde donde se formuló: la Presidencia. Ahí, el presidente resulta ser juez y parte a la vez; si bien se emitió desde la institucio-nalidad que representa la Presidencia se aplicará, sin embargo, desde la ventanilla del partido que gobierna al país.

72La administración de Salinas demuestra su vigor como pocos antes de él lo habían hecho durante un penúltimo mensaje a la nación, aun cuando, hay que reconocerlo, tanto López Portillo como De la Madrid se habían empeñado en pintar una situación favorable que no comprometiera el éxito del futuro candidato. La evocación repetititiva del ″México es más fuerte″ puede verse como un método de autosugestión que efectivamente sirva para levantar los ánimos y para proseguir con la consolidación de las reformas, brindar credibilidad al ambiente macroeconómico y, paralelamente, enfrentar mejor los embates de la oposición (interna y externa al pri).

73En ningún quinto informe presidencial los signos futuristas han sido muy claros. Como de costumbre, muchos articulistas nacionales se esforzaron en contabilizar las alusiones, las referencias a tal o cual presidenciable o al área de su competencia. Los dos únicos reconocimientos explícitos (el Ejército y Jaime Serra Puche) que ha hecho Carlos Salinas de Gortari no podrán ser de utilidad ninguna para el futurismo inmediato. Por otro lado, como lo han apuntado varios observadores, las referencias a las cuestiones económicas, educativas y sociales han ocupado un espacio más o menos idéntico; sólo el Distrito Federal ha detenido un poco más la atención del jefe de la nación.

74Frente a tal enigma, ¿debe buscarse la respuesta a través de las figuras de Benito Juárez y Emiliano Zapata, dignos de la admiración del presidente en turno? Si fuera cierto, la verdadera pregunta sería entonces de índole matemática: ¿debe el sucesor ser el punto de intersección de las personalidades de ambos protagonistas, un justo medio entre los dos o bien solamente ubicarse dentro del amplio abanico que abren las posibilidades ideológicas extremas que representan esos dos personajes?

Notes

1 Por ejemplo, en caso de conflictos con un sector dado o en una región específica, el jefe del Ejecutivo negocia directamente con los dirigentes del movimiento; ha sido también una manera de disminuir el reconocimiento y la función de los parlamentarios.

2 Además, el representante parlamentario, hasta la fecha, siempre ha sido un miembro de la fracción priísta, por ser el grupo parlamentario dominante, lo cual reduce todavía más el margen y el significado de diálogo.

3 La oposición de izquierda, y en particular el Partido de la Revolución Democrática (prd), ha sido la principal protagonista de este enjuiciamiento el cual, paralelamente, le ha permitido presentarse como la verdadera heredera del legado revolucionario de 1917. Aun y cuando no lo haya expresado de manera tan nítida, el llamado grupo de los políticos de viejo cuño del pri ha dejado entrever, en muchas ocasiones, con algún tipo de preocupación, su acuerdo con esta opinión.

4 ″Un mundo unipolar en lo militar y multipolar en lo comercial, tecnológico y financiero. ″

5 La alusión implícita de Salinas al rechazo de los daneses al Tratado de Maastrich así como el fortalecimiento de los reclamos nacionalistas en Europa Central y Europa del Este es más que obvia.

6 Sobre todo por parte de la iniciativa privada. El comienzo de una fuga de capitales y los aumentos de precios descontrolados que se empezaron a generar provocaron el adelanto sorpresivo en la firma del nuevo Pacto (Pacto de Estabilidad, Crecimiento y Empleo)

7 A este respecto, es digno de mencionar el señalamiento que hizo en México,algunos días después del mensaje presidencial, el profesor del Massachussets Institute of Technology (mit), Rudiger Dornbusch: refiriéndose a la crisis monetaria europea, mencionó el peligro que se corre cuando se sacrifica el crecimiento económico en aras de alcanzar una inflación de un sólo dígito. Su recomendación para el país, en síntesis, sería más bien un modelo parecido —si no igual— al chileno (país que registra una inflación superior al 15 por ciento anual, con niveles de crecimiento del pib de 10 por ciento o más).

8 Mis tiempos; biografía y testimonio político, José López Portillo, vol. II, Fernández Editores, 1988, pp. 1109.

Notes de fin

* Publicado en l'Ordinaire du mexicaniste, gral, Toulouse, oct-déc. 1992, se refiere al cuarto informe de gobierno de Carlos Salinas de Gortari, pronunciado el 1o de noviembre de 1992, ante el Congreso de la Unión.

* Este artículo analiza el quinto informe que rindió el jefe del Estado y del gobierno mexicanos, Carlos Salinas de Gortari, el 1o de noviembre de 1993, ante al Congreso de la Unión. Fue publicado en l'Ordinaire du mexicaniste, Groupe de Recherche sur l'Amérique Latine (gral), Université de Toulouse Le Mirail, Toulouse, oct-déc. 1993.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540