Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Modernidad con pies de barro

 | 
Isabelle Rousseau

Prólogo

Francisco Javier Alejo

Texte intégral

1La aportación de los observadores extranjeros al conocimiento de México y "lo mexicano" ha sido siempre valiosa. El caso de Isabelle Rousseau es especial, pues si bien es biológica y culturalmente francesa, aun sin tomar en cuenta su obsesiva preocupación por el método, su pasión por México, y su amplia y profunda exposición a lo mexicano, de alguna manera y medida la han contaminado, la han dotado de un ingrediente de oriundez. Alguien podría decir que tal vez ya sepa demasiado.

2La colección Miscelánea, de ensayos y artículos que aquí nos ofrece Isabelle Rousseau, revela tanto el avance de su conocimiento sobre la fenomenología política mexicana como su afán de compartir, comunicar, y exponer a la crítica sus hallazgos y conclusiones. Bienvenida al debate.

3México se encuentra nuevamente inmerso en uno de los momentos de más alta algidez de su histórica, casi incesante, búsqueda de la modernidad. Viviendo y padeciendo sus inmensas, dolorosas, tal vez vergonzosas, contradicciones, en todos los ámbitos y órdenes. Las paradojas congénitas, adquiridas y desarrolladas obsesionan y nublan la inteligencia. La confusión generalizada nos topa de bruces con la perspectiva, ¡ay! comprobable, de la ruptura.

4Todo sistema complejo contiene dentro de sí mismo fuerzas homeostáticas que tienden a preservarlo. La dinámica de cada sistema desarrolla fuerzas o factores de cambio. La fuerza o rigidez de los factores de preservación puede determinar que la única forma practicable sea la ruptura, la crisis completa, la destrucción del sistema mismo.

5El sistema político que surgió de la Revolución mexicana contenía poderosas fuerzas de preservación, que le permitieron transitar a lo largo de numerosas y graves crisis, durante casi tres cuartos de siglo. El régimen presidencialista y su capacidad de generar consensos y compromisos cambiantes, a través del partido gobernante, sin duda constituyó la más poderosa y eficaz de esas fuerzas. Un factor cultural, también específico de México, aportó considerable fuerza preservadora y estabilizadora: el singular patriotismo de los mexicanos, junto con el poderoso papel simbólico del presidente de la República en esta materia. La reforma agraria primero y el proteccionismo industrial después, crearon amplias y crecientes fuerzas sociales y políticas interesadas en la preservación del sistema. Todo parecía indicar que sería eterno: nacionalista, cerrado, aglutinante, concertador y popular. Error fundamental: haber ignorado las consecuencias de la explosión demográfica y de la transformación en los asentamientos humanos.

6Emergieron inevitablemente fuerzas y factores de cambio: clases medias, grupos y sectores exportadores, inversionistas privados, pero especialmente la incapacidad manifiesta del sistema para continuar aportando desarrollo estable a la sociedad y para darle expresión a la nueva diversidad de intereses y puntos de vista. Estamos inmersos en el proceso de construir un nuevo sistema político y social. Todos deseamos que sea sin ruptura. Veremos.

7La lectura del material salido del taller de Isabelle Rousseau, que se nos ofrece en este volumen, es estimulante y sin duda contribuirá al debate general.

8Marzo de 1995

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540