Version classiqueVersion mobile
OpenEdition Books

Modernidad con pies de barro

 | 
Isabelle Rousseau

Agradecimientos

Texte intégral

1Con una pizca de buen humor, bien se me hubiera podido ocurrir titular esta recopilación de textos: "Reflexiones de una quinceañera mexicana" (incluso ya rebasé los quince).

2Claro, mis andanzas en los diversos ámbitos del país (institucional, regional y cultural) no me han llevado desde un principio hacia el austero estudio del sistema político mexicano. Se trata de una pasión tardía; casi una enfermedad de adolescencia. Tampoco esos años previos fueron tiempos de ocio; han sido de una formación lenta, tediosa pero también gozosa.

3Y es que, en este sendero pedagógico, he tenido la ventaja de múltiples guías. Muchos quedarán para siempre como rostros anónimos, fugaces apariciones: sus mensajes consistieron en la transmisión de impresiones —algunas imborrables— que de repente me hicieron sentir lo que la lógica cartesiana me prohibía abordar. Otros tienen nombres y apellidos: son los maestros de una educación “semiformal”. Pocos han sido mis verdaderos mentores. A todos les debo mucho; los errores de interpretación o de visión quedan bajo mi única responsabilidad —¿malformación congénita debida a mi origen francés?

4Ante todo, no quiero olvidar a la Universidad Autónoma de Sinaloa; en este proceso de aprendizaje, ha sido mi verdadera alma mater. La labor de revisión curricular que me tocó emprender entonces bajo los auspicios de nuevos paradigmas educativos más acordes a los tiempos nacionales (crisis y modernización; estábamos en los albores de los años ochenta) representó mucho más que una simple talacha. Ha sido un impresionante curso intensivo en acondicionamiento cultural. No puedo sino agradecer también a la uas por el apoyo que me brindò cuando decidí volar con mis propias alas, abandonar las temáticas regionales y "subir" a la capital con mi caudal de conocimientos para enfrentar el estudio —todavía muy vago, en mi cabeza— de las élites mexicanas.

5El gran riesgo era que una provinciana —extranjera y adolescente, para colmo— se perdiese en los andamiajes de la gran ciudad y en los tejemanejes de un mundo en el cual los deslindes entre política y politiquería no son siempre claros. Me salvó el inmenso privilegio de toparme con personas que me otorgaron el beneficio de la duda y aceptaron abrirme sus puertas.

6Dos destacan en haberme tendido la mano cuando la mayoría todavía estaba a la expectativa:

7Pedro Ojeda Paullada quien aceptó, desde el primer encuentro —¿por curiosidad, compasión, diversión frente a este espíritu inquieto pero tan ingenuo en la materia?—, apadrinarme (en el sentido más noble de la palabra) y franquearme las puertas —inaccesibles si no— de las oficinas de la alta administración de su país.

8Jean Meyer cuyo apoyo, discreto pero eficaz tanto institucional como moral y personal, me permitió alcanzar la seguridad necesaria para balbucear mis primeros juicios y empezar a opinar en foros públicos.

9También, con una constancia y una intensidad idénticas, Francisco Javier Alejo, Roderic Ai Camp y Carlos Arriola han sostenido siempre mis esfuerzos, mi ánimo.

10Con Francisco Javier Alejo he sostenido múltiples y largas conversaciones. Le agradezco la paciencia que ha manifestado en cada momento al exponer con brillantez, ante una mente reacia e incrédula —la reiteración ha sido una de sus armas más poderosas—, las sutilezas del arte de gobernar en México.

11Roderic Ai Camp, desde el inicio, me brindó su afecto (sin duda le recordaba sus debuts) y puso a mi disposición, además de su experiencia, sus resultados.

12Carlos Arriola se comportó como un verdadero padre nutricio; me alimentó a marchas forzadas y de manera continua con un amplio material, temeroso —creo yo— de que este contacto con el mundo del poder, fascinante para el profano, me hiciera perder la cabeza...

13Gracias también a todos aquellos que desde los horizontes político-ideológicos más variados y desde las trincheras más diversas —administrativas, empresariales, sindicales, académicas y periodísticas— aceptaron darme lo más precioso y preciado en la existencia: un poco de su tiempo. Varios ya son amigos entrañables.

14Tres de ellos merecen una mención especial: Lilia Rubio, Paule y Emile Rosenstein, quienes me han demostrado una amistad ejemplar en todo momento.

15Igualmente, aprecio el apoyo siempre firme que me han manifestado Alain Rouquié y Paul Dijoud, ambos ex embajadores de Francia en este territorio.

16La tercera parte de este libro no hubiera sido posible sin el apoyo institucional de Guy Christophe (delegado regional para América Central) que ha propiciado mi acercamiento con las misiones de observación electoral en esta subregión. Mi más amplio reconocimiento también para capel-iidh e ifes así como para sus directores respectivos, Daniel Zovato y Richard Soudriette.

17Tampoco hubiera sido posible armar este libro sin la oportunidad que me brindaron diversos medios periodísticos y académicos, aquí y en Francia, al darme un espacio para publicar; quiero mencionar en particular a El Nacional, Notimex y l’Ordinaire du Mexicaniste.

18Last but not least, tengo que confesar que el gran culpable de este libro —toda historia tiene su lobo— es Thomas Calvo, actual director del cemca. Él es el verdadero autor intelectual de la colección Miscelánea y el que tuvo la idea de reunir en una sola obra esta gran cantidad de artículos. El mínimo sentido de justicia me obliga a denunciarlo públicamente. Estoy asimismo obligada a reconocer y agradecerle sus estímulos —que toman las formas más distintas— tanto institucional como personal.

19Caen también por cómplices, aunque sea por pena mucho menor, Joëlle Gaillac y Carlos Alvarado, encargados los dos del trabajo editorial. Un agradecimiento especial a Concepción Azuar que ha perseguido ferozmente mis “galicismos”.

20Finalmente que el lector sea indulgente con los errores de juventud... que éstos no nublen los posibles aciertos de estos razonamientos fragmentados.

21Si el tránsito a la modernidad es tan largo y doloroso como lo es el de la adolescencia, a México todavía le falta camino por recorrer... sin embargo, a pesar de los tropiezos y de los contratiempos, quiero confiar que va por buena senda.

© Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 1995

Conditions d’utilisation : http://www.openedition.org/6540